Samuel Vila¿ES RAZONABLE    LA FE CRISTIANA?                 3
EDITORIAL CLIEGalvani, 11308224 TERRASSA (Barcelona)E-mail: libros@clie.eshttp://www.clie.es¿ES RAZONABLE LA FE CRISTIANA?...
ÍndiceI. ¿Existe Dios? … … … … … … … … … … …                7II. ¿Hay propósito en la Creación?                11  Palabra...
V. ¿Quién era Jesucristo?                            30    Por qué se dejaban matar en los circos romanos    No podían ser...
I                 ¿EXISTE DIOS?    Muchos hombres, al llegar a la edad de la razón,no pueden menos que hacerse preguntas c...
que la inventada por los hombres, ya que está forma-da por elementos mucho más sutiles que el acero o elplástico, e incluy...
llegado a existir nada, pues la nada no puede producirnada.    De los dos misterios, ¿cuál es el más razonable yprobable? ...
le llega el tiempo de partir o de dejar de ser, según lasapariencias. Seguramente Dios no trajo el espíritu delhombre al a...
II        ¿HAY PROPÓSITO EN LA             CREACIÓN?    La Biblia dice que «las cosas invisibles de Él, sueterno poder y d...
titud. Han desaparecido muchos tabús e imaginariosdogmas religiosos, pero no ha podido desaparecer nidesaparecerá la relig...
Nos dicen los científicos que puede ser un des-prendimiento de material nebuloso del sol, cuandoéste se hallaba en período...
dancia la fabricó en este mundo, en contraste con laLuna y otros planetas totalmente secos!Hombres y no peces    Pero como...
Cinco propósitos cumplidosen un solo elemento     ¿Quién no ha pensado en lo maravilloso y afortu-nado que es el que la ti...
do para la preservación y desarrollo de la vida      sobre nuestro planeta, tenga la no menos con-      veniente cualidad ...
carbono y sustancias nitrogenadas, las cuales pode-mos asimilar para alimentar, a la vez, las células vivasde nuestro cuer...
III           ¿SOMOS ANIMALES            DESARROLLADOS?    Hoy en día son pocos los que niegan de un modoabsoluto la exist...
impulso interior que se llama instinto; no hay en ellosiniciativa intelectual ni tampoco progreso. La abejaconstruye un pa...
Por la misma razón poseemos conciencia moral.¿Quién es este yo que se levanta contra el otro yo parajuzgarle y condenarle ...
o células cerebrales? No, éstas son meros agentestransmisivos de las ideas. «Yo estoy triste con la no-ticia que acabo de ...
cienden totalmente las cualidades de la materia. Niaun estudiando la materia en su forma esencial, esdecir, como átomos fo...
Mientras la ciencia no haya descifrado de unmodo absoluto e innegable ambos misterios, tanto elde la organización del Univ...
IV              ¿EXISTE UN JUICIO              TRAS LA MUERTE?    El hecho de que tengamos conciencia moral noshace presen...
escuchar sus enseñanzas, y los habitantes de las pri-meras no lo habían tenido.    Algunas personas se preguntan: ¿Pero es...
nosotros nos consideremos a nosotros mismos bastan-te buenos. La Sagrada Escritura dice: «Si nuestrocorazón no nos reprend...
sentarlo de alguna manera que contradiga la nociónde justicia que todos reconocemos debe poseer elCreador en grado superla...
parecería ante aquella perfección absoluta que en tér-minos teológicos llamamos santidad.Descubrimiento fatal    Esto lo s...
habido conceptos falsos de pecado, que conviene rec-tificar. Sin embargo, el pecado es una triste realidadque, tras haber ...
V      ¿QUIÉN ERA JESUCRISTO?    Algunos dirán: ¿qué pruebas tenemos de que Je-sucristo era el Hijo de Dios y de que amó a...
son la hacienda, la familia y la vida. Una cosa es darcrédito a una leyenda, y otra muy distinta es sacrifi-carse hasta ta...
inventar el dogma de la divinidad de Jesús. Los au-tores de los libros del Nuevo Testamento eran hebreosmonoteístas para q...
quien dijo que era. Se necesitaba ser Dios encarnado,o estar loco de remate, para declarar: «El que quisieresalvar su vida...
y habló como habló, debió ser lo que Él dijo que era,el Hijo de Dios.Debió ser lo que dijo    Los hombres que más han comb...
VI        ¿RESUCITÓ JESUCRISTO?     La resurrección de Jesucristo es el pilar fundamen-tal de la fe cristiana, pues todas ...
vez, pues todas afirmaban que le habían visto y hastacomido con Él, e incluso repitieron las palabras queles había dicho. ...
No pudo ser un fraude     Otros, interesados en negar la resurrección, handicho que quizá los discípulos robaron el cuerpo...
cuerpo muerto, jamás habrían estado dispuestos a lossacrificios que les impuso la predicación del Cristoresucitado.    Es ...
haber demostrado que tenía un cuerpo glorificado deun orden superior, según los describe el apóstol Pablocon la expresión ...
mismo día estaría con Él en su reino, sino todo lo quenos ha prometido también a nosotros.    Es por esta causa que el apó...
VII  UN SUSTITUTO INDISPENSABLE    Algunas personas arguyen: ¿Cómo podían sersuficientes los sufrimientos de un solo justo...
identificarse con una humanidad de seres caídos, a finde que pudieran ser levantados por su gracia, los quea ella se acoja...
elevó una oración expresando el gozo que sentía portener el privilegio de sellar el testimonio de su fe consu propia vida....
—Baja de la cruz y demuestra tu poder –le decíanburlonamente sus enemigos.     —Baja de la cruz, y sálvanos también a noso...
grandes palabras del apóstol Pablo: «El amor de Cris-to nos constriñe, pensando esto, que si uno murió portodos, luego tod...
El sacrificio del Verbo de Dios hecho hombretransforma todos nuestros pensamientos con respectoal Supremo Hacedor; lo acer...
Jesús mío, pues todo esto lo sufriste por mí, te humi-llaste haciéndote un hombre de carne y huesos siendoel Dios Todopode...
VIII           RELIGIÓN PERSONAL    Por una serie de motivos históricos que no vamosa considerar en este momento, es poco ...
desde arriba, sino por la atracción de su amor obrandoen los individuos uno a uno, por la influencia delEspíritu Santo, qu...
del todo, no ceje en su empeño ni se desanime, sinoprosiga en la búsqueda hasta que quede usted persua-dido de estasTres v...
ellos estén también conmigo, para que vean mi gloriaque me has dado» (Juan 17:24).    ¿Dice usted que esto es ilusorio? No...
Acepte a Jesucristo como su sustituto y Salvadorpersonal; dígaselo en oración íntima y secreta. Élmismo explicó: «Vete a t...
Cuando haya hecho tal descubrimiento en lo másíntimo de su conciencia, empezará a vivir una nuevavida de satisfacción y es...
IX           JESÚS VA A VOLVER    Cuando consideramos el panorama político deeste mundo dividido en dos bandos: el de las ...
Sólo de dos maneras: o los chicos se ponían de acuer-do y apagaban simultáneamente las dos candelas, obajaba el padre al j...
mundo no puede haberse formado a sí mismo sino quetenemos un Padre espiritual en los cielos, y que loshombres somos, por t...
Y por otra parte, estar personalmente bien prepa-rados para la segunda venida de Jesucristo.Cuatro señales del fin    No p...
(usando la misma palabra del profeta Daniel), no unciento por ciento, sino millares de veces por ciento, yaque hemos pasad...
Finalmente, sobre la quinta señal, el apóstol Pablonos advierte de que en los últimos días reinarán unainmoralidad y un ab...
dice que su venida será inesperada y representará unatremenda sorpresa para el mundo entero, sobre todopara aquellos que t...
para que cuando nos llame por medio de la muerteo Él venga a recoger a los que le esperan, y poner pazy orden en este mund...
X      LA SUPREMA CONDICIÓN    En pláticas anteriores nos hemos referido a laimperfección de nuestro carácter humano y a l...
todos, todos, queremos verlo y residir en él, inclusolos que dudan de su realidad, por si acaso…    ¿Cómo transformar nues...
tante es ir con la mayoría, siguiendo una tradiciónfamiliar; este es el caso de todas las naciones del nortede Europa, así...
eran todas personas a las que se suponía salvos yseguros de su futuro eterno. Así lo afirman cada unode los apóstoles.    ...
Dios, por la fe en él y no lo ha creído, no puede pedirotra oportunidad, pues la fe al otro lado de la muerteno tendría ni...
conciencias y sus vidas haciéndoles moralmente nue-vas personas. Esto es a lo que Jesucristo en su pláticacon Nicodemo lla...
cimiento; entonces Jesús mismo le aclaró el significa-do de sus palabras diciéndole: «Como Moisés levantóla serpiente en e...
XI         Sl DESCUIDÁRAMOS…          Por tanto debemos prestar mucha atención a las     cosas que hemos oído no sea que m...
poca estima el conocimiento de Dios y la salvaciónobrada por Cristo en favor nuestro. ¿Será éste tal vezel caso de algunos...
Dios. Reciba, pues, hoy a Cristo como a su Salvador–si no lo ha hecho ya– con toda sinceridad y empiecea vivir desde ahora...
XII          PROSIGUIENDO EN     LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD         Y éstos fueron más nobles que los de Tesalónica,     pue...
ciosas e instructivas cartas. Finalmente le recomenda-mos leer los tres primeros y los tres últimos capítulosdel Apocalips...
Más evidencias de la existencia del alma     ¿Envejece el espíritu?     ¿Sobrevive el alma al cuerpo?     ¿Por qué permite...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Es razonable la fe cristiana_Samuel Vila

528 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
528
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Es razonable la fe cristiana_Samuel Vila

  1. 1. Samuel Vila¿ES RAZONABLE LA FE CRISTIANA? 3
  2. 2. EDITORIAL CLIEGalvani, 11308224 TERRASSA (Barcelona)E-mail: libros@clie.eshttp://www.clie.es¿ES RAZONABLE LA FE CRISTIANA?© 2002, Editorial CLIEDepósito Legal:ISBN: 84-8267-336-XImpreso en los Talleres Gráficos de la M.C.E. Horeb,E.R. nº 2.910 SE– Polígono Industrial Can Trias,C/Ramon Llull, 20– 08232 VILADECAVALLS (Barcelona)Printed in SpainClasifíquese: 545 EVANGELIZACIÓN: Libaros para inconversos - Ateos y escépticos C.T.C. 02-07-0545-04Referencia: 22.03.774
  3. 3. ÍndiceI. ¿Existe Dios? … … … … … … … … … … … 7II. ¿Hay propósito en la Creación? 11 Palabras del segundo Presidente de la Generalidad de Cataluña Hombres y no peces Cinco propósitos cumplidos en un solo elemento Razón del equilibrio ecológico ¿Afortunadas casualidades?III. ¿Somos animales desarrollados? 18 El hombre, un pequeño creador La compasión y el remordimiento no son fruto del cerebro Computadora y secretario ¿Quién inventó la computadora?IV. ¿Existe un juicio tras la muerte? 24 Las leyes de Dios son inflexibles Aptitud necesaria Descubrimiento fatal 5
  4. 4. V. ¿Quién era Jesucristo? 30 Por qué se dejaban matar en los circos romanos No podían ser falsarios Declaraciones sublimes o irrazonables Debió ser lo que dijoVI. ¿Resucitó Jesucristo? 35 Ilusión o realidad No pudo ser un fraudeVII. Un sustituto indispensable 41VIII. Religión personal 48 Tres verdades esencialesIX. Jesús va a volver 54 ¿Cómo acabará el desorden del mundo? Cinco señales del finX. La suprema condición 62Conversión, ¿cómo y a quién?Todos seguros de su salvación eternaJustificados y transformadosXI. Si descuidáramos... 69XII. Prosiguiendo en la búsqueda de la verdad 726
  5. 5. I ¿EXISTE DIOS? Muchos hombres, al llegar a la edad de la razón,no pueden menos que hacerse preguntas como las queyo me hice allá por los 14 años, cuando empecé adudar de la fe que me habían enseñado mis padres. —No soy ya un niño –me dije–; no quiero ser unhipócrita aparentando creer lo que no sea cierto. Hay quie-nes dicen que no hay Dios y otros afirman que lo hay. ¿Existe Dios o no existe? Pero si no hay Dios, ¿de dónde proceden todas lascosas que nos rodean organizadas de un modo tanadmirable? ¿Es producto de la casualidad el mundoy sus maravillas? No parece posible, pues serían de-masiadas casualidades acertadas. Estudiaba con afán las hipótesis de la teoría de laevolución. Leí varias veces los tres tomos de El origende las especies, de Carlos Darwin. Algunos con-ceptosme parecían razonables, mientras que otros supuestosme parecían totalmente imposibles y absurdos amenos de intervenir en ellos un poder inteligente, unpropósito intencionado superior a todo el esfuerzo odeseo de los seres vivientes en su proceso de evolu-ción. No me parecía lógico que el simple deseo de verde un animalito ciego, bastara para crear el mara-villosísimo glóbulo del ojo, tan parecido a una cámarafotográfica, muchísimo más complicada y perfecta 7
  6. 6. que la inventada por los hombres, ya que está forma-da por elementos mucho más sutiles que el acero o elplástico, e incluye en su inimaginable pequeñez losórganos necesarios para producir no sólo la visión,sino también la transmisión, o –diríamos hoy– la te-levisión al interior del cerebro. Lo mismo me decíaacerca del oído, con su tímpano, huesecillos interme-dios y órgano de Corti para la transmisión de lossonidos al interior del cerebro; y sobre todo de laasombrosa computadora que representa el cerebro,localizado en el interior del cráneo. Y ante semejante duda surgían con redobladafuerza aquellas preguntas aún más importantes, porafectarme más personalmente; es decir: ¿qué pasacuando morimos?, ¿quedamos reducidos a la nada, oexiste algo superior a la materia que permanece vivoaparte de nuestro cuerpo? En otras palabras, ¿esnuestro «yo» materia o es espíritu? Todo ello me trajo al siguiente dilema: o bien lamateria es la causa y origen de todas las cosas queexisten, o bien un Espíritu Universal, anterior a lamateria, es la causa de ésta y también de su admirableorganización. ¿Cuál de estas dos respuestas es la más razonable?No hay que negar que ambas son misteriosas. Que Dios exista desde la eternidad es algo difícilde concebir, pero no lo es menos el suponer que lamateria existe de por sí desde siempre. Algo empero debe haber existido de por sí, puesde la nada ninguna cosa puede salir. Si alguna vez nohubiese existido nada en el Universo, nunca hubiera8
  7. 7. llegado a existir nada, pues la nada no puede producirnada. De los dos misterios, ¿cuál es el más razonable yprobable? Si lo eterno es la materia, ¿cómo pudo lamateria inteligente organizarse a sí misma como lovemos en la disposición de los elementos, la tierra, elaire, el agua, las lluvias, las estaciones y los órganostan maravillosos que poseen todos los seres vivos?¿Cómo se puede iniciar o formar la inteligencia demateria ininteligente? Nadie puede dar lo que no tie-ne. Ahora bien, la materia simple, lo que conocemos,tocamos y palpamos, constituido por lo que científi-camente se llaman moléculas de diver-sas sustancias,no poseen inteligencia de por sí; sin embargo, sehallan organizados como si la tuviesen. Cada cosa,cada elemento del universo, así como cada miembrode los cuerpos vivos, se halla en su lugar, formandotodo ello mundos y seres verdaderamente maravillosos. Esto significa, me decía a mí mismo, que no so-mos huérfanos como seres inteligentes en un universoinmenso de materia inerte e ininteligente, sino quetenemos un padre: aquel Padre Celestial que vino arevelarnos Jesucristo; y que no existimos por puracasualidad, pues ello es hasta irracional el pensarlo. Por otra parte, sentimos que la vida es demasiadocorta para ser el objetivo absoluto de los maravillososdones y aspiraciones que parecen ser originados porel mismo Ser indudablemente sapientí-simo y pode-roso que ha puesto en orden el universo. Apenas se ha dado cuenta el hombre o la mujerde algunas de las maravillas que le rodean cuando ya 9
  8. 8. le llega el tiempo de partir o de dejar de ser, según lasapariencias. Seguramente Dios no trajo el espíritu delhombre al alto grado de desarrollo alcanzado por laraza humana sin otro propósito que el de hacerlodesaparecer en la nada. Alguien ha dicho que o bientenemos que figurarnos a Dios como un niño que seentretiene en hacer burbujas de jabón por el purogusto de verlas desaparecer, o bien hemos de pensarde Él como de un padre que está educando a unafamilia de hijos para la eternidad. Me preocupaba mucho ver que la inmensa mayo-ría de tales criaturas se hallan en condiciones pésimaspara realizar tal educación. Esto sería cruel y absurdosi todo terminara con la muerte; pero resulta todo máscomprensible y más lógico, si la vida presente essolamente una etapa de nuestra existencia, la inicial,ya que no tenemos recuerdo de ninguna cosa anteriora nuestro nacimiento (por más que algunos lo pre-tenden, aunque al menos no es la experiencia comúnen los seres humanos). Por consiguiente, debemospreocuparnos acerca de cuáles son los propósitos deeste ser inteligente para con la raza humana, la únicaque puede darse cuenta de que vive y le repugna laidea de morir. De otro modo, sería la vida y la historiade la humanidad un conjunto de atroces injusticias, ynosotros no somos animales para conformarnos conesto, sino que tenemos conciencia moral. Del mismo modo que no somos más sabios que elCreador (la Naturaleza bien nos lo prueba), tampocoes posible que seamos más justos que Dios, y asíresultaría si todo terminara con la muerte.10
  9. 9. II ¿HAY PROPÓSITO EN LA CREACIÓN? La Biblia dice que «las cosas invisibles de Él, sueterno poder y divinidad se hacen visibles desde lacreación del mundo, siendo entendidas por medio delas cosas hechas, de modo que no tienen excusa»(Romanos 1:20). Esto significa que las pruebas de que Dios existeson tan numerosas que sólo el hombre que cierra susojos a toda evidencia, y sus oídos a todo razonamien-to, negándose simplemente a pensar, es el que puedepermanecer en su incredulidad, sobre todo en el sigloen que vivimos. Es innegable que hay misterios en lareligión y que muchos hombres pensadores se handesligado de las sociedades u organizaciones re-ligiosas que han querido establecer dogmas y pidena ellos la adhesión de las mentes humanas sobre labase de su autoridad. Estamos en un siglo de libertadde pensamiento, cuando nadie es obligado a pensarsobre los misterios religiosos de una determinadamanera bajo la amenaza de coacción o persecución.Siempre ha habido grandes genios en la humanidadque no se han conformado al pensamiento estereoti-pado de la mayoría. En este siglo de libertad no senecesita ser un genio ni un héroe para asumir tal ac- 11
  10. 10. titud. Han desaparecido muchos tabús e imaginariosdogmas religiosos, pero no ha podido desaparecer nidesaparecerá la religión.Palabras del segundo Presidentede La Generalidad de Cataluña Recuerdo muy bien lo que dijo un gran catalánque fue el segundo presidente de la Generalitat deCatalunya, el desafortunado y llorado Lluis Com-panys. Personalmente le oí decir desde la emisora deRadio Barcelona, tratando de apaciguar a quienescreían que el alzamiento del general Franco, y laguerra a que dio lugar, les deba el derecho de incen-diar iglesias y conventos: «No os canséis en vano, yconcentremos todos nuestros esfuerzos para atendera los frentes de guerra, pues mientras haya mentesque piensen, y el misterio de la muerte, subsistirá lareligión». Lo cierto es que después de dar mil vueltas sobreel tema del origen de todas las cosas, la vida o lamuerte, el 90 % de los científicos más notables denuestros días está volviendo a la idea de que existe,que debe existir por fuerza, un poder inteligentedetrás de la naturaleza y que una evolución casual noes la respuesta a los innumerables misterios y secretosdel Universo. Por ejemplo: ¿Cuál es, pues, el origen del mundoen que vivimos?12
  11. 11. Nos dicen los científicos que puede ser un des-prendimiento de material nebuloso del sol, cuandoéste se hallaba en período de formación hace muchosmillones de años. Lo que nosotros hallamos en el presente es que elmundo está formado por materia en estado sólido,líquido y gaseoso y que toda esta materia está com-puesta por átomos constituidos a su vez por electro-nes y protones. Todos los protones, neutrones y elec-trones del universo son iguales, pero no se hallanasociados del mismo modo, y ello es la razón de ladiversidad de la materia. El átomo más simple tiene un solo protón y unsolo electrón dando vueltas alrededor de su núcleo;por esto es el menos pesado y se llama hidrógeno. Hayotros gases invisibles y ligeros, pero más pesados queel hidrógeno; por ejemplo, el oxígeno que tiene 8protones, 8 neutrones y 8 electrones. Pero con sola-mente gases el Creador no habría construido unmundo como éste en el que vivimos. Se necesitabanelementos más sólidos. Variando la contextura delátomo, se aumenta el peso y solidez de la materia. Porejemplo, un átomo de 28 protones y otros tantosneutrones y electrones es hierro; con 70 protones esoro, y así podríamos mencionar un centenar de ma-teriales desde el hidrógeno y el helio, tan ligeros, hastael uranio, que es el más pesado de todos los metalesy el más rico en electrones. Con la combinación de dos gases, el oxígeno y elhidrógeno, Dios formó el agua, ¡y con cuánta abun- 13
  12. 12. dancia la fabricó en este mundo, en contraste con laLuna y otros planetas totalmente secos!Hombres y no peces Pero como Dios se proponía crear, como final ycorona de la creación, a un ser inteligente hecho a suimagen y semejanza, quiso que éste pudiera gozar demucho más que de los beneficios de un mundo acuá-tico, es decir, no quiso que los hombres fuéramospeces; por tal motivo hizo elevar las montañas me-diante la fuerza del fuego interior y surgió la tierrasólida del primitivo mar universal. Inevitablemente,se observa un propósito en esta elevación, ya que enlas altas montañas es donde se acumula el aguaconvertida en nieve para, desde allí, regar por mediode los ríos las partes bajas y llanas de la tierra. ¿Pero cómo? Sabemos que el agua al calentarse se convierte envapor, pero habría sido muy desagradable vivir en-vueltos en nubes rozando la tierra, por lo cual entrela tierra y las nubes hizo Dios formarse una capagaseosa más pesada que el vapor de agua. Esta crea-ción, maravillosa, pues no podemos darle otro nom-bre, tuvo la virtud de hacer elevar las nubes para queéstas, cabalgando sobre la atmósfera, pudiesen trasla-darse de un lugar a otro de la tierra.14
  13. 13. Cinco propósitos cumplidosen un solo elemento ¿Quién no ha pensado en lo maravilloso y afortu-nado que es el que la tierra se halle rodeada de estacapa gaseosa que llamamos aire? El aire cumple nadamenos que cinco funciones esenciales, todas ellasutilísimas para la vida. 1.ª La ya antedicha de servir de vehículo a las nubes. 2.ª La de detectar y filtrar los rayos ultravioleta del sol que destruirían las células exteriores de todos los seres vivos. Es por tal razón que los astronautas que salen de la atmósfera tienen que protegerse con pesados uniformes de cau- cho. 3.ª Purificar la sangre de nuestros pulmones por medio de la respiración. 4.ª Alimentar las plantas, por medio de las hojas, que absorben su nitrógeno y que devuelven oxígeno. 5.ª Servir de vehículo al sonido, por las ondas que producen los choques de materia sólida y por el movimiento de las cuerdas de nuestras gar- gantas. Sería inútil tener oídos si no existiera el aire que produce las ondas sonoras. En esta relación maravillosa, ¿no vemos el designio y propósito de un Creador inteligentísimo? Y lo más extraordinario es que es-te gas, tan adecua- 15
  14. 14. do para la preservación y desarrollo de la vida sobre nuestro planeta, tenga la no menos con- veniente cualidad de ser totalmente transpa- rente, lo cual hace posible la visión de las cosas. Supongamos que el aire fuera tan poco trans- parente como lo es el vapor, y tuviéramos que estar sumergidos dentro de una espesa nube de vapor de aire denso y colorado, ¿no sería esto terriblemente fastidioso? Tantos objetivos, todos extraordinarios, benéficosy bien concertados, no pueden haberse producido porcasualidad.Razón del equilibrio ecológico Hemos dicho que el aire alimenta las plantas, quea su vez producen oxígeno, tan beneficioso y necesa-rio para nuestros pulmones. Este equilibrio ecológico,¿no supone un pensamiento previsivo en favor de losseres vivos? Parece evidente que el propósito de las plantas esservir como lazo de unión entre los elementos de latierra y los seres vivos del mundo animal humano. Nopodíamos alimentarnos de puñados de tierra; la tierrano es asimilable por nuestro organismo; pero cadaplanta es un laboratorio químico donde los elementosinorgánicos, o sea, calcio, sodio, hierro, etc., se con-vierten en elementos orgánicos llamados hidratos de16
  15. 15. carbono y sustancias nitrogenadas, las cuales pode-mos asimilar para alimentar, a la vez, las células vivasde nuestro cuerpo.¿Afortunadas casualidades? ¿Cómo es que no se han dado todas estas afortu-nadas casualidades ni en la Luna ni en Marte ni enninguno de los satélites desprendidos del sol? Nuestra respuesta, amigos, es que no son casua-lidades, sino un bien atinado propósito de parte deaquel Ser Sapientísimo, que ha existido y existe detrásde la materia, a quien llamamos Dios. El hecho de que no veamos a este Ser maravilloso,porque es tan inmenso que en Él vivimos y nos mo-vemos y somos, como decía san Pablo a los filósofosde Atenas, no es ninguna razón para negar su existen-cia, cuando vemos tantas otras cosas bien preparadasy ordenadas con una sabiduría que nos deja estupe-factos. ¿Y cuál era el propósito final de todo este procesosapientísimo? ¿Hacer posible la existencia de simplesanimales incapaces de darse cuenta de su propiaexistencia y de la del autor de todas las cosas? No lo creemos. Dios pensaba sin duda en nosotros,la raza humana, es decir, en seres capaces de recono-cerle en sus obras; de amarle y vivir con Él y por Éldurante una eternidad. Y esto nos proponemos demostrar en próximoscapítulos. 17
  16. 16. III ¿SOMOS ANIMALES DESARROLLADOS? Hoy en día son pocos los que niegan de un modoabsoluto la existencia de Dios, aunque varían mucholos conceptos de tal idea. Lo que más se pone en telade juicio es la existencia de un alma espiritual ennosotros; sin embargo, hay muchas razones que nosinducen a suponerlo. La Biblia declara que el hombreha sido creado a «imagen y semejanza de Dios», y porlo tanto es mucho más que un animal desarrollado,como muchos afirman sobre la base de hipótesis muylejanas e inseguras. Los animales tienen cuerpos y hasta cerebrosmaravillosos, pero sus facultades no corresponden alas que debe poseer el Creador y organizador de lamateria física.El hombre, un pequeño creador Se ha observado que los animales hacen todas lascosas atraídos por sensaciones físicas externas. Comencuando tienen hambre, beben cuando tienen sed,huyen cuando oyen algún ruido sospechoso. Todo lorestante lo hacen, por admirable que sea, por un18
  17. 17. impulso interior que se llama instinto; no hay en ellosiniciativa intelectual ni tampoco progreso. La abejaconstruye un panal de celdillas octogonales que dejapasmado al más sabio geómetra, pero es obra de laespecie, o sea, de Dios, por medio del instinto, no suyapropia. Podríamos compararlo a una grabación inter-na que dicta a todos los individuos de cada especieel mismo texto, de generación en generación, pero elhombre no sólo tiene facilidades para imitar o apren-der de memoria, sino que puede crear. El arquitecto,el carpintero, la modista, son creadores de objetos ensu mente, a los cuales sólo falta darles forma material,lo que harán después con sus manos. Como alguienha dicho, ¿a quién se parece este pequeño creador dela tierra sino a su Padre el Creador Supremo de loscielos?La compasión y el remordimientono son fruto del cerebro En segundo lugar, el hombre tiene sentimientosmorales, conserva sentimientos de compasión, no sólohacia sus hijuelos, durante una corta temporada,como ocurre con los irracionales, por mero instinto,sino que puede compadecerse de otros seres quesufren, lo que los animales no pueden hacer. Y si nofuera por el pecado que ha desfigurado la imagendivina que el Creador puso en nosotros, se destacaríamucho más este superior instinto de amor y buenavoluntad hacia nuestros semejantes. 19
  18. 18. Por la misma razón poseemos conciencia moral.¿Quién es este yo que se levanta contra el otro yo parajuzgarle y condenarle en nuestro fuero interno, auncuando el motivo de la reprensión sea algo favorablea nosotros mismos? ¿Es un nervio que reprende a otronervio? ¿Una neurona contra otra neurona? ¿Es –enuna palabra– la materia condenando a la materia? El animal se encuentra completamente satisfechocuando puede saciar sus instintos, devorando a otrosseres más débiles, pero el hombre es atormentado porsu conciencia si aquella satisfacción es en perjuicio deun prójimo. ¿Por qué? Porque Dios es justicia y lleva-mos algo de este atributo divino dentro de nosotrosmismos. Estos vestigios que nos quedan de la imagende Dios en nosotros prueban nuestro origen superior,y, como consecuencia lógica, un destino mucho mejory más elevado que el que nos presentan los filósofosde la Nada.Computadora y secretario Algunos dicen que nuestra alma es el cerebro.Pero esto es simplemente confundir el instrumentocon el ser. El instrumento material no puede ser lacausa eficiente de nuestro yo creativo, ni sustituir anuestro yo consciente. ¿Cómo una vibración del tím-pano puede convertirse en un sentimiento de odio ode amor, de placer o de tristeza? ¿Quién se alegra oentristece en o dentro de nosotros? ¿Son las neuronas20
  19. 19. o células cerebrales? No, éstas son meros agentestransmisivos de las ideas. «Yo estoy triste con la no-ticia que acabo de recibir» no puede traducirse por:«Ciertas vibraciones que he recibido por el tímpanode mis oídos, han puesto tristes a las neuronas de micerebro». ¡No! Sin el «yo» consciente, las más admirablesoperaciones de la perfectísima computadora del cere-bro, nada son ni significan. El cerebro es la oficina del alma, maravillosa atodas luces en su configuración, y esto es otra pruebade la existencia de un Autor sapientísimo en la Natu-raleza. En esta maravillosísima computadora de car-ne, el alma archiva sus recuerdos. Pero debe haberalgo más que un archivo; debe existir, y existe sin duda,el secretario dueño del archivo. Vamos a poner unejemplo muy sencillo que todos podemos comprobar. Cuando olvidamos alguna cosa que la tenemos –como vulgarmente se dice– en la punta de la lengua,alguien recuerda que otros detalles están allí, pero queno dispone de ellos. Quizás es el nombre de una ciu-dad o de una persona… ¿Quién es el que posee elrecuerdo del hecho o de la cosa, pero carece del detalleperdido y lo manda buscar dentro del archivo físicode neuronas? ¿Quién es el que sabe que lo sabe, quelo debe saber, pero no lo recuerda en aquel precisomomento? No es nada ni nadie material, es sin dudael yo extrafísico que llamamos alma. Ningún filósofo materialista puede dejar de obser-var en la raza humana fenómenos mentales que tras- 21
  20. 20. cienden totalmente las cualidades de la materia. Niaun estudiando la materia en su forma esencial, esdecir, como átomos formados por electrones,protones, neutrones y partículas alfa, etc., puede na-die imaginarse cómo pueden ser estos infinitesi-maleselementos o núcleos de energía (como quierallamárseles) el origen del pensamiento. Pueden ser agentes de la mente, como lo es elfluido eléctrico que pasa por el hilo telefónico, peroes imposible imaginarse a tales elementos como causadel pensamiento y de las cualidades reales del espí-ritu, como son el odio y el amor, la abnegación, lavirtud o la maldad.¿Quién inventó la computadora? Y aun ante la hipótesis de que el secreto de lainteligencia se hallara en estos elementos materiales,no queda justificado el materialismo, pues es a todasluces evidente que antes de que brotase la inteligenciadebió existir un Ser pensante, supermaterial, que ideódesde el principio de qué forma debía hacerse paraque tales materiales –o sea, lo que los neurólogosllaman células cerebrales, neuronas, fibras nerviosas,etc.– llegaran a producir la admirable luz del pensa-miento. Ya que es totalmente insensato e inadmisibleatribuir tal complicadísima y a todas luces intencio-nada invención y organización de estos elementos ala simple casualidad.22
  21. 21. Mientras la ciencia no haya descifrado de unmodo absoluto e innegable ambos misterios, tanto elde la organización del Universo como el de la mentehumana, tenemos lugar para la creencia en la espiri-tualidad del alma, considerándola como un ente su-perior al cuerpo físico, si bien muy ligado a su pre-sente habitación material. 23
  22. 22. IV ¿EXISTE UN JUICIO TRAS LA MUERTE? El hecho de que tengamos conciencia moral noshace presentir dos cosas: en primer lugar, que existeen nosotros algo más que materia, y, por tanto, no todotermina con la muerte. Y en segundo lugar, que el SerSupremo que ha puesto en nosotros la noción del bieny del mal tendrá que pedir cuentas a los hombres delos actos buenos y malos realizados en la presentevida. Para ser justo tal juicio, debería efectuarse tenien-do en cuenta dos factores: 1.° La cantidad y carácter de los males cometidos. 2.° El conocimiento de la voluntad de Dios, o sea, el grado de educación moral que hayan tenido los ejecutores de tales ofensas. La Biblia nos declara que así será. Jesús afirmó queen el juicio sería mucho más tolerable el castigo de loshabitantes de Sodoma y Gomorra que el de los deCorazin, Bethsaida y Capernaum. ¿Por qué? Porqueestas últimas ciudades habían tenido el privilegio dehospedar al mismo Hijo de Dios hecho hombre y24
  23. 23. escuchar sus enseñanzas, y los habitantes de las pri-meras no lo habían tenido. Algunas personas se preguntan: ¿Pero es posibleque un Dios bondadoso haya de castigar a los sereshumanos por los delitos o faltas a la ley moral come-tidas durante su vida? Que el Creador es un ser tan grande como inte-ligente y lleno de bondad, nos lo prueban las cosasbuenas de las cuales, con previsión admirable, nos haprovisto en la Naturaleza. Pero al par que bueno,tenemos también razones para creer que ha de serjusto, y ello es lo que nos indica nuestra propia con-ciencia.Las leyes de Dios son inflexibles Observamos en la Naturaleza que las leyes deDios son inflexibles. Si faltamos a cualquiera de ellas,se derivan consecuencias desastrosas, ya sea la ley dela gravedad, de la química, las electrónicas o cualquie-ra otra. Del mismo modo que hay leyes que regulanlas funciones de la materia, existen leyes para losespíritus. ¿Será menos exigente Dios para con las leyesmorales que lo es en cuanto a las leyes materiales? Nolo creamos. La Sagrada Escritura nos dice que «la pagadel pecado es muerte», que «el alma que pecare, esamorirá». En muchos lugares se nos asegura que lajusticia divina castigará incluso aquellos pecados quenos parecen leves y de poca monta. No vale el que 25
  24. 24. nosotros nos consideremos a nosotros mismos bastan-te buenos. La Sagrada Escritura dice: «Si nuestrocorazón no nos reprende, mayor es Dios que nuestrocorazón y conoce todas las cosas». No nos podemosfiar, pues, de nuestra propia conciencia porque nosomos nosotros los que tenemos que juzgarnos a noso-tros mismos, sino un juez infinitamente más justo ysevero, el cual conoce todas las cosas; y si nos encuen-tra no aptos para vivir en las mansiones felices que laSagrada Escritura llama «el Reino de los Cielos», ten-drá que recluir nuestros espíritus, de una maneramisteriosa (que a nosotros no nos es dable ahoraconocer), a la morada que la misma Escritura describecon vivos colores como lugar de condenación.Aptitud necesaria No se trata de la amenaza de un sacerdote católicoo de afirmaciones imaginativas de algún pastor refor-mado, sino que es Cristo mismo quien declara que severá obligado un día a rechazar de su presencia amuchos seres humanos, incluyendo algunos que pre-tendieron ser sus discípulos, a quienes tendrá quedecir: «Apartaos de mí, que no os conozco», y nosasegura que los tales recibirán una condenación deacuerdo con su culpabilidad justamente establecida,mayor que la de muchos paganos. Hay muchas opiniones acerca de este grave peli-gro del cual Cristo nos advierte, y no queremos pre-26
  25. 25. sentarlo de alguna manera que contradiga la nociónde justicia que todos reconocemos debe poseer elCreador en grado superlativo. Creemos que se haabusado de este tópico de la condenación, de modoque, tratando de entrar en detalles que no se encuen-tran en el Evangelio, se ha ido más allá de lo justo, yprocurando extremar la idea de peligro se ha llevadoa muchas personas a pensar que no existe peligroalguno. Pero, amigos, es tan irrazonable creer que la sim-ple materia fuera capaz de organizarse a sí mismacreando pensamiento y conciencia moral (justamentelo que ella no posee) como suponer que exista tal Sermoral e inteligente, superior a la materia, pero que esindiferente al bien y al mal, y no ha de llamar jamása los hombres a juicio. Jesucristo mismo aseguró que hay un juicio paralos hombres en el más allá, más terrible que la mismamuerte, cuando dijo: «No temáis a los que matan elcuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero osmostraré a quién debéis temer: Temed a Aquel quedespués de haber quitado la vida tiene autoridad paraechar en el infierno, sí os digo, a éste temed» (Lucas12:4, 5). Muchos dicen que ellos no han hecho mal a na-die,y Dios no puede castigarles, pero lo cierto es que auncuando no seamos criminales de la peor ralea, seríaterrible descubrir, al fin, que nos hemos equivocado encuanto a la medida de justicia que atribuimos al SerSupremo y que somos más responsables de lo que nos 27
  26. 26. parecería ante aquella perfección absoluta que en tér-minos teológicos llamamos santidad.Descubrimiento fatal Esto lo sabremos todos en el plazo brevísimo deunos pocos años, quizás antes de finalizar el presente.No es, pues, cosa de mirar con indiferencia tan impor-tante asunto. Aun cuando no conozcamos en detalle, ni com-prendamos exactamente lo que Cristo quiso indicar-nos al hablar de condenación o perdición y se hayaabusado mucho de esta ignorancia para proclamardoctrinas más allá de lo que la Biblia dice, compren-demos que aislar a los seres imperfectos de aquellosotros que cumplen perfectamente la voluntad de Dioses una exigencia moral, que se hace evidente a nuestrarazón. Si un padre de familia numerosa viera a unode sus hijos caer enfermo de un mal contagioso, ten-dría que aislarlo, por mucho que le amase. El amor alos demás hijos le obligaría a mostrar una aparenteseveridad con el paciente. Este es el caso de la enfer-medad moral que se llama pecado, en relación con losmiles de millones de seres morales que deben poblarel casi infinito universo. Recordad que Jesús nos en-señó a pedir: «Sea hecha tu voluntad en la tierra comose hace en los cielos». Pecado es, pues, no cumplir lavoluntad de Dios. Es no amar a Dios sobre todas lascosas y al prójimo como a uno mismo. Cierto que ha28
  27. 27. habido conceptos falsos de pecado, que conviene rec-tificar. Sin embargo, el pecado es una triste realidadque, tras haber causado gran infelicidad a muchasvidas a través de los siglos, está precisamente ahoraen riesgo de terminar con la misma vida humanasobre el hermoso planeta Tierra. Y si hay otra vida,como presentimos, y hemos expuesto en charlas an-teriores, ha de traer consecuencias no menos lamen-tables a los culpables al otro lado de la muerte. Y debemos tener en cuenta que la Sagrada Escri-tura declara que todos estamos contagiados de estaplaga moral. «No hay justo ni aun uno –dice sanPablo–, todos pecaron y legalmente están destituidosde la gloria de Dios.» No obstante, no tenemos razón para desespe-rarnos, ya que Dios ha provisto un remedio fácil yeficaz para el pecado humano. Vamos a ver en los próximos capítulos el modomaravilloso en que Dios ha hecho posible la supresióndel mal y del pecado. 29
  28. 28. V ¿QUIÉN ERA JESUCRISTO? Algunos dirán: ¿qué pruebas tenemos de que Je-sucristo era el Hijo de Dios y de que amó a este mundopara hablarnos con autoridad de los misterios del másallá? Las promesas de Jesús las conocemos solamentepor leerlas en los Evangelios, pero ¿cuándo fueronescritos estos antiquísimos libros y quién nos garan-tiza que dicen la verdad? La prueba de que los Evangelios fueron escritos enfecha muy cercana al paso de Cristo sobre la tierra, esque los hallamos citados extensamente en casi todoslos escritos cristianos de los siglos II y III, lo queacredita que existían ya en aquellos primeros años, ylas personas que se reunían para escuchar con vene-ración la lectura de aquellos documentos derramabansu sangre en los anfiteatros romanos confesando queJesucristo era el Hijo de Dios y el Salvador de loshombres y se negaban por tal motivo a dar culto a losdioses paganos de la mitología. ¿Qué había sucedido en el pequeño país de Israelpara producir tal fenómeno en todo el mundogrecorromano? Una leyenda o un rumor sin realidadhistórica no habría sido suficiente para despertar unsentimiento tan vivo que llevara a las personas adespreciar las cosas más reales y más queridas, como30
  29. 29. son la hacienda, la familia y la vida. Una cosa es darcrédito a una leyenda, y otra muy distinta es sacrifi-carse hasta tal punto por ella.¿Por qué se dejaban mataren los circos romanos? No cabe aquí referirse al argumento del fanatis-mo religioso. Para que se manifieste el calor debeexistir antes el fuego. Para que se produzca el fana-tismo religioso, como por ejemplo, el que manifiestanhoy día los habitantes del Irán, debe haberse afirmadoantes durante años o siglos la causa que lo produce,o sea, la religión. Las personas pueden ser capaces dedejarse matar por cualquier fetichería que les hayanenseñado a venerar en nombre de una re-ligión en lacual ya creen; la que han recibido en su infancia y quetiene para ellos todos los visos de realidad, por falsaque sea. Pero ninguna de estas circunstancias existíanen el cristianismo primitivo, profesado por personaseducadas en las religiones paganas o en el judaísmo.Estas personas habían tenido que convencerse por símismas de la verdad del cristianismo para hacer de élsu religión en contra del común sentir y pensar de suscontemporáneos.No podían ser falsarios Uno de los grandes argumentos que garantizanuestra fe cristiana es que los apóstoles no podían 31
  30. 30. inventar el dogma de la divinidad de Jesús. Los au-tores de los libros del Nuevo Testamento eran hebreosmonoteístas para quienes la sola idea de atribuirhonores divinos a un ser humano constituía un peca-do que les horrorizaba; sin embargo, cuando se refie-ren a Jesucristo no titubean en unir su nombre con elde Dios otorgándole los honores y atributos que en elpensamiento hebreo habían sido siempre reservadosa Yahveh o Jehová. Ellos no habrían querido hacerse culpables de tanterrible blasfemia ante el fuerte y celoso Yahveh. Además, ¿con qué motivo lo harían? ¿Qué venta-jas podría producirles, ni les produjo, sino la deshonradelante de sus propias autoridades religiosas, las másterribles persecuciones y por fin una muerte violentapor martirio? De no haber estado positivamente convencidos dela realidad que afirmaban, es seguro que no habríanacometido una empresa que sólo podía acarrearlespenalidades en esta vida y luego el más terrible juiciodivino por blasfemos. Esta última consideración ha-bría pesado mucho en un partidario fanático de lasecta de los fariseos, creyentes en la inmortalidad,como lo fue Saulo de Tarso, después san Pablo.Declaraciones sublimes o irrazonables Menos aún lo habría hecho el propio Jesucristo,humanamente un judío de su tiempo, si no hubiesetenido un conocimiento muy vivo y seguro de ser32
  31. 31. quien dijo que era. Se necesitaba ser Dios encarnado,o estar loco de remate, para declarar: «El que quisieresalvar su vida, la perderá y el que perdiere su vida porcausa de mí, éste la hallará» (Mateo 10:39). «Venid amí todos los que estáis fatigados y cargados, y yo osharé descansar» (Mateo 11:28). Si Él no era una manifestación genuinamente di-vina, uno mismo con Dios, ¿qué debemos pensar desemejantes declaraciones? Cuando alguien me habla de Cristo como de unmero idealista humano, un socialista o comunista desu tiempo, trato de averiguar si quien hace tal afirma-ción ha leído por sí mismo los Evangelios. Es fácilformarse este concepto de Jesús cuando sólo se lesconoce por las frases de mitin que de su incomparabledoctrina social suelen extractarse. Pero esto constituyesólo una parte del Evangelio. Cristo ha sido cierta-mente el indiscutible promotor de todos los avancessociales de la humanidad, a pesar de la rémora quefue el egoísmo humano durante pasados siglos parala práctica de sus genuinas enseñanzas, aun en mu-chos que se llamaban y se llaman cristianos; perotambién hay en la Historia loables ejemplos de cari-dad y justicia en verdaderos imitadores de Cristo.Pero cualquiera que lea los evangelios notará que lascuestiones sociales son sólo una parte de la enseñanzade Jesucristo. Él habló también de la vida futura, y siesta parte tan importante no es verdadera, Jesús nohabría sido una persona veraz y sensata. Pero si Jesúsdemuestra ser el más sensato y cabal de los hombres, 33
  32. 32. y habló como habló, debió ser lo que Él dijo que era,el Hijo de Dios.Debió ser lo que dijo Los hombres que más han combatido el dogma dela divinidad de Cristo (como Straus, Rousseau, Renan,etc.) no tienen más remedio que inclinarse ante sugrandeza moral. Ernesto Renan, en uno de sus momentos de sin-ceridad, parece volverse contra la misma tesis que sehabía propuesto y exclama: «Si no era Hijo de Dios,merecía serlo». Esta confesión de un enemigo es unavaliosa premisa que corrobora nuestras creencias. Sipor sus méritos debemos colocarle en el más alto pe-destal de la raza humana, ¿qué nos impide ya consi-derarlo como alguien superior a los demás hombres?¿Por qué empeñarnos en negar que fue la revelacióndel Dios invisible? Tenemos muchas otras pruebas de la divinidad deJesucristo; pero no podemos tratar de ellas en estecapítulo y lo haremos en próximos capítulos.34
  33. 33. VI ¿RESUCITÓ JESUCRISTO? La resurrección de Jesucristo es el pilar fundamen-tal de la fe cristiana, pues todas las cosas que Jesús dijoy enseñó, acerca de los secretos del más allá de lamuerte, son verdad si lo es su propia persona. Vamos,pues, a analizar el suceso de su resurrección tratandode ver cómo muchos ya lo han intentado, de quémanera se podría explicar aquella fe intrépida quemostraron los cristianos primitivos si Jesucristo nohubiese resucitado.Ilusión o realidad Algunos escritores racionalistas han pretendidoque los discípulos, afectados por la súbita desapari-ción de su Maestro, y deseando verle resucitado,pudieron ser víctimas de una ilusión mental, que ellostomaron por realidad. La respuesta a esta teoría es que los discípulos noesperaban ver a Jesús resucitado y la incredu-lidadque manifestaron ante el suceso no favorece esta ex-plicación. Las apariciones de Cristo tuvieron lugar, nouna vez, sino varias, entre diferentes personas, lascuales habrían tenido que volverse locas todas a la 35
  34. 34. vez, pues todas afirmaban que le habían visto y hastacomido con Él, e incluso repitieron las palabras queles había dicho. Un desequilibrio mental es muyposible en un solo testigo, pero no en once y menosen quinientos testigos juntos. La aparición de Jesús a Saulo, ¿fue también unailusión del perseguidor? ¿Y qué podemos decir de lossoldados que le acompañaban y oyeron la voz miste-riosa que se juntó a la luz sobrenatural hasta el puntode dejar ciego al joven perseguidor de los cristianos? Además, si de ilusión se hubiera tratado, los sa-cerdotes judíos se habrían cuidado bien pronto dedesvanecerla presentando el cuerpo de Jesús. Este eraun argumento mucho más eficaz para suprimir alnaciente cristianismo que los azotes y la cárcel. ¿Porqué no lo usaron? ¡Qué empeño no tendría el Sanedrínjudío en poder desmentir la resurrección de Cristo!Antes de su entierro piden a Pilatos que ponga guar-dia en el sepulcro, que selle la piedra que lo cerraba;y Pilatos, en señal de deferencia al Senado judío, lespermite que sean ellos mismos quienes pongan laguardia, poniendo a su disposición 16 soldados roma-nos. ¿Qué no harían los pontífices para buscar elcuerpo del Crucificado cuando se empezó a decir quehabía resucitado? ¿Qué no haría Pilatos, cuya senten-cia era declarada injusta, cuyo sello había sido que-brantado y cuya autoridad quedaba por los suelos? Ysin embargo, el sepulcro estaba vacío, el cadáver deJesús no se halló por ninguna parte.36
  35. 35. No pudo ser un fraude Otros, interesados en negar la resurrección, handicho que quizá los discípulos robaron el cuerpo paratramar la farsa de la resurrección. Pero esta hipótesis, además de la dificultad ma-terial de su realización a causa de la guardia romana–que ningún pescador galileo por atrevido que fuesese habría aventurado a desafiar–, tiene otra dificultadinsuperable. ¿Los primeros discípulos se habrían sa-crificado por una mentira forjada sobre un cuerpomuerto? ¿Ninguno habría sido infiel ante el supliciopara descubrirla? El heroísmo por una fe sincera, seade la clase que fuere, se comprende; pero el sacrificiode todas las comodidades materiales e incluso de lapropia vida por el solo empeño de sostener unamentira conocida, forjada por uno mismo, es un casosin precedentes y un absurdo inimaginable para todamente sensata. Otros, por fin, han pretendido que Jesús no murióen la cruz y que sus amigos lograron reanimarlo. Aesto podemos responder, en primer lugar, que susenemigos tomarían las medidas necesarias, como lastomaron en efecto, para que esto no sucediera. Y ensegundo lugar que los amigos que le habrían ayudadoy cuidado sabrían muy bien cómo le habían hechovolver en sí, y que no era resurrección lo que se habíaverificado, sino reanimación de un desmayo. Y, comohemos indicado en el anterior supuesto de robo del 37
  36. 36. cuerpo muerto, jamás habrían estado dispuestos a lossacrificios que les impuso la predicación del Cristoresucitado. Es muy de presumir que tal resurrección aparente,aun cuando de momento les hubiese llenado de ale-gría, estaría destinada a terminar con un fracaso ro-tundo. Ninguno de sus discípulos habría estado dis-puesto a dar la vida por un Cristo extenuado quehubiera necesitado de sus auxilios para volverle a sunatural vigor. Aquella visión de dolor y de flaquezade un Cristo postrado sobre un lecho habría constitui-do una pobre ayuda para su fe. Sólo la visión del «Hijode Dios con potencia» podía llenar de un heroísmohasta la muerte el corazón atribulado de los desalen-tados apóstoles. Es interesante notar la eficacia que tuvo el testimo-nio apostólico acerca de la resurrección de Jesucristo,cuando en pocas semanas se convirtieron unas 10.000personas en Jerusalén. El Sanedrín judío se veía im-potente para detener el movimiento. La figura másalta de este supremo tribunal, según el historiadorJosefo, el mismo Gamaliel, estaba en duda de si seríacosa de Dios o de los hombres cuando dijo: «No sea-mos tal vez hallados resistiendo a Dios». De este modo triunfó el cristianismo, no sólo enJudea, sino en todo el mundo antiguo. ¿Pudo estoocurrir sin basarse en una realidad objetiva? Ahora bien, miremos y calculemos las consecuen-cias. Si Cristo cumplió su promesa de resucitar altercer día y ascendió poco después a los cielos tras38
  37. 37. haber demostrado que tenía un cuerpo glorificado deun orden superior, según los describe el apóstol Pablocon la expresión griega soma ouranou (es decir, cuerposespiritualmente anfibios, capaces de vivir a la vez enel ambiente terreno y en la cuarta dimensión de quenos habla Einstein), es capaz de cumplir las promesasque hizo a quienes creyeran en Él y le aceptaran comoSalvador y Señor. En su última oración, dice: «Padre,aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy,también ellos estén conmigo, para que vean mi gloriaque me has dado, porque me has amado desde antesde la fundación del mundo». No es extraño, pues, que el apóstol Pedro escribaen su primera carta a los que habían escuchado sudiscurso de Pentecostés: «Dios nos ha dado una espe-ranza viva (segura y cierta) por la resurrección deJesucristo de entre los muertos». Esto significa que siCristo no se hubiese levantado de la tumba habríandicho los apóstoles (y nosotros lo seguiríamos dicien-do al igual que ellos): «Ojalá que fuera verdad lo quedijo aquel profeta judío, Jesús, antes de que le mata-ran, que él era el Hijo de Dios que vino a salvar a losque en él crean y le acepten como Redentor, y que élnos espera al otro lado de la muerte que se nos vaacercando; pero, ¡ay!, murió como todos los hombresy nada más se ha sabido de él. ¿Será, pues, verdad loque dijo?, ¿no lo será?». Pero ahora, porque Él resucitó, sabemos que estáacreditado todo lo que prometió; no sólo al ladrón quemurió crucificado con Él, a quien dijo que aquel 39
  38. 38. mismo día estaría con Él en su reino, sino todo lo quenos ha prometido también a nosotros. Es por esta causa que el apóstol Pablo podía decir:«No mirando nosotros a las cosas que se ven, sino alas que no se ven, porque las cosas que se ven sontemporales, mas las que no se ven son eternas; porquesabemos que si la habitación de nuestro cuerpo físicose deshace, tenemos preparada por Dios una moradaeterna en los cielos». Por consiguiente, como declara en otro lugar, serdesatado y estar con Cristo es muchísimo mejor que«estar en la carne». Aun cuando desde aquí no loparezca, sino todo lo contrario.40
  39. 39. VII UN SUSTITUTO INDISPENSABLE Algunas personas arguyen: ¿Cómo podían sersuficientes los sufrimientos de un solo justo en unaspocas horas para pagar las culpas y delitos de millo-nes de seres humanos incluyendo en algunos casoshasta crímenes horrendos? Los que hacen tales preguntas tienen un conceptoequivocado de los sentimientos divinos y del verda-dero significado del sacrificio de Cristo. La obra de Cristo no tenía por objeto aplacar aun Dios colérico e indignado contra el pecado de loshombres, por medio de una cantidad de su-frimientos. Su sacrificio no era cuantitativo, sino cualitati-vo…; no se trataba de producir una cantidad determi-nada de dolor físico, sino de demostrar la grandezadel amor de Dios y de vindicar las leyes divinas anteel Universo. Podemos decir que la cruz del Calvario no fue sinola culminación, el coronamiento del sacrificio que elVerbo de Dios llevara a cabo con su encarnación. Esimposible hacernos cargo de la condescendencia quesignificó de parte de aquel Ser que existía con Diosdesde la eternidad el asumir nuestra naturaleza, acep-tando temporalmente nuestras limitaciones, para 41
  40. 40. identificarse con una humanidad de seres caídos, a finde que pudieran ser levantados por su gracia, los quea ella se acojan. Para realizar un propósito tan admirable, mos-trando la justicia de Dios al par que su misericordia,el Verbo eterno quiso sujetarse no tan sólo a las limi-taciones de la naturaleza humana, sino a la muertemás cruel que se daba a los malhechores durante elperíodo de su estancia física sobre la tierra: la muertede cruz. El sacrificio de su humillación y encarnación nohabría bastado para hacer patente de un modo muyvivo a todos los seres del universo, la gravedad delpecado y la grandeza del amor de Dios; ni para des-pertar en los corazones humanos los efectos de amory gratitud indispensables para permitir al EspírituSanto realizar en los corazones de los hombres elmaravilloso fenómeno de la conversión. Por estoquiso Jesucristo apurar las heces del dolor con unamuerte espectacular y cruenta. Lo voluntario de este sacrificio, al par que la gran-deza de quien lo realizó, lo enaltece hasta lo sumo,haciéndolo digno de nuestra más profunda admira-ción, adoración y eterna gratitud. Permítasenos dar un ejemplo de contraste, parailustrar este punto. En días de persecución, cuando los cristianos erancondenados a muerte por afirmar que Jesucristo eraHijo de Dios y no someterse a rendir culto a diosespaganos, cierto cristiano, al ser llevado a la hoguera,42
  41. 41. elevó una oración expresando el gozo que sentía portener el privilegio de sellar el testimonio de su fe consu propia vida. —Te doy gracias, Señor –decía el mártir–, porquehoy es el día de mi victoria, hoy mismo te veré y estarécontigo por todos los siglos. El verdugo, conmovido y atento a las palabras delnoble testigo de Cristo, dejaba bastante flojas las ca-denas que ataban a éste al poste de la ejecución.Entonces el cristiano, bajando la cabeza, exclamó: —Sin embargo, amigo líctor (este es el nombre quese daba a los jueces y ejecutores en la antigua Roma),sujeta bien las cadenas. ¿Por qué hizo tal advertencia el noble mártir?Porque aun cuando el espíritu estaba presto, sabía quela carne era débil y temía que cuando el fuego leprodujese intenso dolor, no pudiendo aguantarlo, elinstinto de conservación le hiciera saltar de las llamasy quizá realizara en tal hora de prueba lo que tantasveces había rehusado, apostatar de su fe para obtenerpor medio de una abjuración el perdón y la vida departe de sus perseguidores. ¿Pero qué cadenas ataban a Jesucristo cuandomurió en la cruz por nosotros? Cuando los criados deCaifás fueron a prenderle en el huerto de Getsemaní,tres veces cayeron en tierra, con lo cual Cristo dio unaprueba de su poder sobrenatural; sin embargo, se dejóprender y atar con toda mansedumbre, y no se resistiócuando le azotaron, ni cuando le pusieron la coronade espinas, ni cuando clavaron al madero sus manosy sus pies. 43
  42. 42. —Baja de la cruz y demuestra tu poder –le decíanburlonamente sus enemigos. —Baja de la cruz, y sálvanos también a nosotros,si eres Hijo de Dios –clamaba uno de sus compañerosde suplicio. —Bájate de la cruz –le aconsejaban e inclusoexigía, como podemos comprender, su propia na-turaleza humana ante aquel dolor que parecía irre-sistible. Pero según nos refieren los testigos de su muerteÉl renunció a todo lenitivo y calmante, y sobrellevó lossufrimientos materiales y morales hasta dar su vida,porque sabía que ello era indispensable para la reden-ción de millones de criaturas humanas. Podemos decir, pues, que lo que sujetaba a Cristoa la cruz del Calvario no eran ni clavos ni cuerdasmateriales, que nada significaban para su omnipoten-cia, sino las cuerdas de su profundo amor a cada unode nosotros, necesitados pecadores. Podemos imaginarnos a Cristo como oyendo en susapiencia divina los voces de millones de redimidos,del pasado y del futuro, decirle: «Sufre por nosotrossublime Hijo de Dios, cumple la redención y te ama-remos, te glorificaremos, te serviremos y seremos fie-les testigos de tu amor todos los años de nuestra vidaterrestre, y después por todos los siglos de la eterni-dad». En efecto, la reacción que el gran sacrificio del Hijode Dios ha de producir y produce en los corazoneshumanos, se halla admirablemente expresada en las44
  43. 43. grandes palabras del apóstol Pablo: «El amor de Cris-to nos constriñe, pensando esto, que si uno murió portodos, luego todos son muertos; y por todos murió,para que los que viven ya no vivan para sí, sino paraAquel que murió y resucitó por ellos» (2ª Corintios5:14, 15). Y refiriéndose a su propia experiencia, declaraPablo: «Con Cristo estoy juntamente crucificado yvivo no ya yo, mas Cristo vive en Mí y lo que ahoravivo en la carne la vivo en la fe del Hijo de Dios, elcual me amó y me entregó a sí mismo por mí». He aquí el objeto y eficacia del sacrificio de Cristo.El reconocimiento de que el Hijo de Dios murió pornosotros, produce un cambio absoluto de actitud y desentimientos en nuestros corazones hacia Dios y haciala misma vida humana. Desde el mismo momento en que reconocemos alHijo de Dios como nuestro propio Salvador personaly le entregamos nuestras vidas, Dios ya no es mera-mente el Supremo Creador a quien debemos gratitudpor el beneficio de la existencia. Es mucho más; sen-timos que es nuestro propio Padre, que nos ama deun modo profundo y personal, de modo que nuestropropio amor paterno y materno no es sino un débilejemplo y caricatura del suyo. Es el juez inflexible, pero sumamente benigno queha pagado la deuda de nuestras faltas y pecados. Es el Dios justo y salvador que anunciaron losprofetas de la antigüedad. (Véase Isaías, capítulo 53.) 45
  44. 44. El sacrificio del Verbo de Dios hecho hombretransforma todos nuestros pensamientos con respectoal Supremo Hacedor; lo acerca a nosotros, nos haceentrar en una nueva vida de relación filial, amante,agradecida y gozosa con Aquel que por su inmensagrandeza parecía tan lejos de nuestros espíritus. Por su encarnación y por su sacrificio expiatorio,el Verbo de Dios se convierte en el Salvador amanteque ha conquistado nuestras almas, como Él mismodeclaró: «Yo si fuere levantado de la tierra a todosatraeré a mí mismo». ¿Podríamos esperar nada mejor del Autor denuestros espíritus que ha impreso en ellos las ansiasde inmortalidad y de felicidad y de justicia que todostenemos? Ciertamente, el Evangelio responde, tanto a lasexigencias de la ley divina como a las necesidades denuestra conciencia. Lo que el Supremo Hacedor nosha dado con la venida de Cristo y lo que nos ha hechosentir con motivo de su muerte, es precisamente loque necesitábamos tener y sentir; es lo mejor quepodía hacerse para lograr los resultados morales quese propuso levantar en los corazones humanos desdeantes que el mundo fuese. Por esto exhortamos a nuestros amigos que, alconsiderar la muerte de Jesucristo, no se limiten alamentarse sobre Jesús como un mártir de la injusticiahumana. No se trata tanto de llorar diciendo: «¡PobreSeñor Jesús, lo que le hicieron padecer aquellos mal-vados!», sino de decirle de todo corazón: «Gracias,46
  45. 45. Jesús mío, pues todo esto lo sufriste por mí, te humi-llaste haciéndote un hombre de carne y huesos siendoel Dios Todopoderoso e infinito para poder sufrir pornosotros; yo te acepto y lo agradezco, Señor mío, comosi lo hubieses sufrido exclusivamente por mí. Aplíca-me el valor de este sacrificio, porque yo creo en Ti yte agradeceré esta ofrenda de amor, no solamente eneste breve tiempo que me tengas sobre la tierra, sino“por los siglos de los siglos”». Como dice san Pablo en la carta a los Efesios, «losque antes esperamos en Cristo, hemos de ser para lahonra y la gloria de su gracia entre principados ypotestades en los cielos por toda la eternidad»; peropara poder hacerlo entonces, debemos empezar ahora. 47
  46. 46. VIII RELIGIÓN PERSONAL Por una serie de motivos históricos que no vamosa considerar en este momento, es poco conocida lareligión, en los pueblos de habla hispana, en estaforma de relación personal con Dios. Excepción hechade una pequeña selección de católicos muy piadosos,la inmensa mayoría de nuestra gente entiende comoreligión una serie de ceremonias que el sacerdoterealiza en beneficio del creyente, sin que éste tome unaparte verdaderamente personal e íntima en las mis-mas, y casi lo mismo ocurre con el protestantismooficial en los países de tradición protestante, donde lagente va a la iglesia por mera costumbre. En los últimos tiempos la Iglesia Católica invita atomar parte en dichas ceremonias a los fieles de unmodo más personal, pero no explica todavía consuficiente claridad las promesas que Jesucristo hizoacerca de la seguridad de la salvación que poseenaquellos que se ponen en contacto personal con Él porla fe. Por esto le rogamos que, sea usted protestanteo católico, lea con especial interés el evangelio de sanJuan para encontrar y asegurarse de la realidad detales promesas de Jesucristo. El cristianismo es una religión personal. Cristoquiere transformar la sociedad, no por imposiciones48
  47. 47. desde arriba, sino por la atracción de su amor obrandoen los individuos uno a uno, por la influencia delEspíritu Santo, que los cristianos reconocemos comouna realidad en el universo de Dios. Cristo se dirigea la conciencia personal del hombre porque sabe quees la única forma eficaz de cambiar la sociedad. Lasuperficialidad y descrédito del cristianismo ha sidomotivada por haber querido hacerlo religión de nacio-nes, imponiéndolo por la fuerza, o por rutina y tra-dición, a grandes masas de seres humanos que no lohan comprendido ni sentido de veras. Cristo quiere ser reconocido y aceptado volunta-riamente por cada alma como su personal Salvador ySeñor. La religión cristiana parte esencialmente deesta base: amor y obediencia a Cristo. Únicamenteestas virtudes pueden producir frutos efectivos derenovación de la sociedad en esta vida y la salvacióndel alma en la vida venidera. Si no quiere usted relacionarse con Cristo en estavida, dejando que su Espíritu le vivifique y le eleveal plano moral de los verdaderos hijos de Dios, nodebe esperar que Él le obligue a hacerlo después dela muerte; la pérdida y desgracia que ello puede oca-sionarle en la eternidad está empero por encima detoda humana ponderación. Por esto nos es necesarioescudriñar a fondo el problema religioso y procurarla máxima seguridad que al hombre le es posiblealcanzar en tales asuntos. Si las consideraciones y argumentos expuestos enlos precedentes capítulos no han logrado persuadirle 49
  48. 48. del todo, no ceje en su empeño ni se desanime, sinoprosiga en la búsqueda hasta que quede usted persua-dido de estasTres verdades esenciales 1.ª Que existe un Dios en el Universo. (El orden y designio que observamos en todas las cosas lo prueba de modo concluyente.) 2.ª Que hay una ley moral que se refleja en el interior de nuestras conciencias y nos de-mues- tra que no somos simplemente animales, sino un producto especial de este Ser superior, o sea, que no existimos por mera casualidad. 3.ª Que existe un Cristo vivo personal que vino a revelarnos el amor de Dios y a redimirnos con su muerte sustitutoria en el Calvario; y porque no era hombre, no quedó muerto para siempre, sino que vive y se halla cercano hoy mismo a nosotros por su Espíritu. Nos ama, nos conoce y desea salvarnos. Jesucristo dijo: «Yo soy la resurrección y la vida,el que cree en mí, aunque muriere vivirá, y el queviviendo cree en Mí no morirá eternamente» (Juan11:25), y dirigiéndose al Padre celestial, dijo: «Padre,aquellos que me has dado quiero que donde yo estoy50
  49. 49. ellos estén también conmigo, para que vean mi gloriaque me has dado» (Juan 17:24). ¿Dice usted que esto es ilusorio? No lo piense así.Hay suficientes evidencias de que existe un mundoespiritual que trasciende el Universo y que el propioUniverso parece inmerso en él. Es bien cierto que sineste universo espiritual no hay ninguna explicaciónplausible para el maravilloso orden y designio queobservamos en el mundo material. Jesucristo es por lo demás una figura real en lahistoria y se da el fenómeno que no tiene paralelo enninguna de las demás religiones, que desde su mismaaparición, millones de personas estuvieron dispuestashasta sacrificar sus vidas por Él para preservarlas porla eternidad. ¿Ocurrió todo ello sin ningún motivo? Estos hombres y mujeres aparentemente fraca-sados fueron los que tuvieron el verdadero éxito, eléxito perdurable. Otros miles que han quedado en laabundancia, la fama o el poder durante unos po-cosaños, tuvieron que confesar al llegar a aquella horaque ha sido llamada la hora de la verdad, a la cualtodos tenemos que llegar, que su vida había sido unfracaso. Razón tenía el poeta que escribió: «Haz aquello que quisieras haber hecho cuando mueras». ¿Lo está usted haciendo? ¿Es usted un verdaderoamigo y discípulo de Jesucristo para quien Él estápreparando lugar? 51
  50. 50. Acepte a Jesucristo como su sustituto y Salvadorpersonal; dígaselo en oración íntima y secreta. Élmismo explicó: «Vete a tu cuarto y, cerrada tu puerta,ora a tu Padre que ve en secreto». Busque en la Biblia (particularmente en la últimaparte llamada Nuevo Testamento, donde aparece ladoctrina de Jesucristo) cómo es y qué es un verdaderocristiano y empiece a vivir desde hoy una vida derelación espiritual con Él. ¿Le parece un misterio increíble relacionarse conun ser a quien no puede ver? También parecería unmisterio imposible a nuestros abuelos la radio o latelevisión; sin embargo, son una realidad hoy día. Delmismo modo es Dios una realidad aunque no le vea-mos. Si no está convencido aún de estas cosas, haga laprueba experimental que muchos han efectuado conpleno éxito. Acuda a Dios en la forma que acabamosde indicar, presentándole las preciosas promesas queencontraría usted en el Evangelio y reclame humildey reverentemente su cumplimiento. Puede empezar a dirigirle, por lo menos, la ora-ción del escéptico: «Dios Omnipotente, si existes,revélate a mi alma». Y encontrará que el Dios que hizo el mundo ytodas las cosas que en él hay…, «cierto no está lejosde cada uno de nosotros, ya que en Él vivimos y nosmovemos y somos», como afirmaba el apóstol Pabloen el Areópago de Atenas, citando a uno de los gran-des filósofos de su tiempo.52
  51. 51. Cuando haya hecho tal descubrimiento en lo másíntimo de su conciencia, empezará a vivir una nuevavida de satisfacción y esperanza; y, admirado, sedolerá de los años que estuvo en el mundo sin abrirlos ojos a la verdad de la existencia de Dios y de suamor hacia sus criaturas. Estamos seguros de que esta será su feliz experien-cia si prosigue sinceramente en su empeño, como loha sido y está siéndolo aún en esta edad moderna pormuchos millares de personas que han querido tomaren serio las cosas espirituales. Esto esperamos y pe-dimos a Dios que ocurra con usted mismo desdeahora. 53
  52. 52. IX JESÚS VA A VOLVER Cuando consideramos el panorama político deeste mundo dividido en dos bandos: el de las de-mocracias unidas en el bloque occidental y el de lasnaciones adheridas al bloque comunista, aumentandounos y otros cada año sus presupuestos de guerrapara procurar, según dicen, el equilibrio y manteni-miento de la paz mundial, evitando una guerra ató-mica que todos sabemos sería la destrucción absolutadel mundo, nos parece ver a dos hermanos traviesosjugando cada uno con una candela en la mano alre-dedor de un barril de pólvora, diciéndose el uno alotro: —Si no me haces caso, pongo mi candela a unospocos centímetros del barril. —Pues si tú no haces lo que yo quiero –manifiestael segundo–, acerco la mía un centímetro más que tú. —Pues debes saber, mequetrefe, que no me asus-tas; que yo tengo otra candela encendida, y si tú laacercas un centímetro más, yo la acercaré dos, y yasabes lo que pasará… —Sí; que los dos volaremos destrozados por losaires; pero para que sepas que no me dan miedo tusbravatas, si tú la acercas dos, yo la acercaré tres… ¿Cómo habría de terminar un juego tan peligroso?54
  53. 53. Sólo de dos maneras: o los chicos se ponían de acuer-do y apagaban simultáneamente las dos candelas, obajaba el padre al jardín y les obligaba a apagarlas,quizá con un bofetón a cada uno. He aquí, amigos, el retrato exacto del mundo enesta segunda parte del siglo XX. Ya se han peleadobastante los hombres en el transcurso de los siglos,sobre todo en esta última generación, pero aunquedestruyeran entonces ciudades y vidas a millares, nodisponían aún del barril de pólvora que representa enla actualidad las armas atómicas, cada día más pode-rosas y de mayor alcance.¿Cómo acabará el desorden del mundo? Ante la plegaria que nos enseñó Jesús en elPadrenuestro («hágase tu voluntad en la tierra como enel cielo»), ¿no les parece, amigos, este mundo unaprovincia en rebeldía del Reino de los Cielos? ¿Cómoacabará el desorden humano? ¿Con la inhabitabili-daddel planeta Tierra o con el reino milenario universal delMesías que nos anuncia la Biblia? Nosotros creemos que con lo segundo; pero haydiversidad de pareceres entre los mismos teólogos yescudriñadores de la Biblia acerca de cómo se produ-cirá. Unos dicen que poco a poco la gente del mundose irá convenciendo de que el desorden y la violenciano llevan a ninguna parte, y reconociendo que el 55
  54. 54. mundo no puede haberse formado a sí mismo sino quetenemos un Padre espiritual en los cielos, y que loshombres somos, por tanto, hermanos y tenemos eldeber de ayudarnos, en vez de pelear, harán lealespactos de desarme y en virtud de esta prevalecienteconvicción, serán capaces de establecer el reinado delamor entre los hombres. Entonces Jesús vendrá o semanifestará de modo visible a esta provincia reconci-liada con Dios por el poder del Evangelio, cuandohayan logrado los cristianos hacer reinar el amor y lapaz universales con sus propios esfuerzos. Otros, en cambio, juzgando la situación por laexperiencia del carácter humano y los detalles que nosda la Biblia sobre la condición del mundo en los úl-timos tiempos, así como las profecías de la segundavenida personal de Jesucristo, creen –y el autor es deesta segunda opinión–, que los hombres no son capa-ces de detener por sí mismos la carrera de los arma-mentos y ponerse de acuerdo acerca, no tan sólo enlo que concierne a política internacional, sino a laordenación de la sociedad en perfecta justicia, amory paz, a menos de que intervenga un poder sobre-natural que haga como el padre de la ilustraciónnarrada al principio del presente capítulo. Por nuestra parte, nuestro deber es ser pacificado-res, preparando con nuestros mejores esfuerzos el ad-venimiento del Reino de Dios, sea como sea que venga,sin esperar que todo lo haga Él sobrenatu-ralmente.Jesús dijo: «Bienaventurados los pacificadores, porqueellos serán llamados hijos de Dios» (Mt. 5:9).56
  55. 55. Y por otra parte, estar personalmente bien prepa-rados para la segunda venida de Jesucristo.Cuatro señales del fin No podemos exponer y comentar todas las señalesde su segunda venida al mundo que anuncia la Biblia.Permitidme sólo citarlas brevemente. La primera señal es: «guerras y rumores de gue-rras». Guerras las ha habido siempre, pero eran pe-queñas en comparación con las que hemos visto ennuestra generación. Dos guerras mundiales con millo-nes de muertos. ¿Y por qué añade Jesús rumores deguerras? Por lo que ilustrábamos al principio con elbarril de pólvora. El temor mutuo frena las guerras,es cierto, y por esto Jesús habla de rumores de guerra,o sea, la guerra fría, como la llamamos nosotros,detrás de las recientes guerras calientes. La segunda señal que presenta la Biblia para eltiempo del fin es un adelanto fenomenal de la ciencia:«Aumentárase la ciencia», dice el profeta Daniel,hablando precisamente de los últimos tiempos, yañade: «Correrán las gentes de un lado a otro». Desdeque los hombres existen como hombres sobre la tierra,el transporte de un lugar a otro fue efectuado portracción animal. Podían variar la forma de los vehí-culos, pero siempre era el mismo medio y más omenos la misma velocidad, el trote de caballos, peroen el último siglo, «la ciencia se ha multiplicado», 57
  56. 56. (usando la misma palabra del profeta Daniel), no unciento por ciento, sino millares de veces por ciento, yaque hemos pasado en pocos años del caballo al avióny ello ha facilitado dos cosas, una buena y otra mala.Por un lado la facilidad para correr de una nación aotra, las máquinas, la radio, la televisión (cosas bue-nas), y por otro lado el temor constante de una guerracatastrófica. La tercera señal es la vuelta de los judíos a su patria.Esta profecía que parecía muy lejana a principios desiglo, la hemos visto cumplida: los descendientes deIsmael están a la greña con los de Jacob, porque éstoshan tomado posesión de la tierra que tuvieron susantepasados, después de haber estado casi dos milaños esparcidos por todo el mundo tal como les fueprofetizado. La cuarta señal es el escepticismo religioso. Jesúsdijo: «Cuando el Hijo de Dios viniere, ¿hallará fe enla tierra?» (Lucas 18:8). Es muy raro que el iniciadorde un movimiento político, social o religioso anuncieun colapso de las ideas que él mismo se esfuerza enpromover, todos anuncian lo contrario. Pero Jesúsconocía el porvenir y preanuncia precisamente uneclipse de la fe para los últimos tiempos in-mediatosa su venida, de modo que a los que creemos no nosdesalienta la incredulidad, antes bien nos sentimosinclinados a decir: «Tú lo sabías, Señor, lo que iba aocurrir en los últimos tiempos; esto nos demuestraque no eras un hombre como nosotros, sino el Hijode Dios. Ayúdanos y acrecienta nuestra poca fe».58
  57. 57. Finalmente, sobre la quinta señal, el apóstol Pablonos advierte de que en los últimos días reinarán unainmoralidad y un absoluto desprecio de los mandatosde Dios en cuanto a los lazos de la familia y de lasociedad como jamás había existido. ¿Y qué ocurre hoy día? ¿No son estas cinco señalesprofetizadas en la Biblia y cumplidas en nuestros díasuna prueba indudable de que la vuelta de Jesucristoestá a las puertas? Me figuro que muchos dirán: ¿Pues qué espera?¡Que vuelva ya de una vez y termine con todo estedesbarajuste mundial! ¿Qué espera? Espera que hoy, cuando su Palabra puede seranunciada por medios que no tenían nuestros antepa-sados, como la abundancia de literatura y la radio,algunas personas más hagan caso de estos avisos y sevuelvan a Él. San Pedro dijo: «El Señor no retarda supromesa, según algunos la tienen por tardanza, sinoque es paciente para con nosotros, no queriendo quenadie perezca, sino que todos vengan al arrepenti-miento» (2ª Pedro 3:9). ¿Está usted preparado o no lo está? ¿Qué piensausted de estas señales tan claras que nos da la Bibliareferente a los acontecimientos del tiempo del fin?¿No coinciden todas de un modo maravilloso? De ningún modo conviene dejar este asunto paracuando él haya aparecido, como muchos pretenden,a causa de la incertidumbre de si será o si no serácierto, pues la misma Palabra de Dios nos advierte queesta actitud es extremadamente peligrosa, ya que nos 59
  58. 58. dice que su venida será inesperada y representará unatremenda sorpresa para el mundo entero, sobre todopara aquellos que teniendo motivos para creer, ha-brían estado dudando y retardando su entendimientoespiritual con Él. Quizás usted diga: ¿Cómo ocurrirá su venida?¿Qué sucederá en aquel tiempo? También la Biblia nosda algunos detalles sobre ello, pero no tenemos lugarahora para exponerlo; lo haremos en una próximaocasión. De momento, más conveniente que satisfacernuestra curiosidad acerca del futuro del mundo –quequizá nosotros no veremos, especialmente los que yacontamos con algunos años, o una precaria salud– esasegurar un feliz encuentro con Él; pues lo cierto esque si Él no viene en el período de nuestra vida,siempre breve, nosotros hemos de ir a Él. Por esto diceel apóstol Pablo: «Así que vivimos siempre animados,y sabiendo que entretanto que habitamos en el cuerpo,estamos ausentes del Señor (porque por fe andamosno por vista), pero cobramos ánimo y preferimos estarausentes del cuerpo y habitar en la presencia delSeñor. Por lo cual también anhelamos, o ausentes opresentes, serle agradables. Porque todos nosotrosdebemos comparecer ante el tribunal de Cristo paraque cada uno recoja lo que haya hecho mientras estabaen el cuerpo, sea bueno o malo». Y todos tenemos laconvicción de que no hemos hecho absolutamentesiempre, y en todas las ocasiones, lo que a Él le esagradable. Por esto necesitamos con urgencia volver-nos a Él para entrar en una nueva relación de amistad,60
  59. 59. para que cuando nos llame por medio de la muerteo Él venga a recoger a los que le esperan, y poner pazy orden en este mundo, nos encuentre preparados,pues su próxima venida significará una gran dife-rencia entre los que le han esperado y los que no lohan hecho. Él ha hecho ya todo lo necesario para hacer po-sible y fácil la reconciliación con Él, como podremosobservar en próximos capítulos, en que nos ocupare-mos de lo que Él vino a hacer por nosotros; y luegocontinuaremos explicando lo que Él hará en estemundo cuando venga personalmente, como hemosilustrado con el ejemplo de aquel padre que no pudoaguantar por más tiempo el insensato juego alrededordel barril de pólvora y tuvo que imponer su autori-dad. Entonces se cumplirá la frase que tantas veceshemos repetido en el Padrenuestro: «Sea hecha tuvoluntad en la tierra como se hace en el cielo». Em-pecemos, empero, nosotros a amar y buscar su volun-tad desde hoy. 61
  60. 60. X LA SUPREMA CONDICIÓN En pláticas anteriores nos hemos referido a laimperfección de nuestro carácter humano y a la nece-sidad de un cambio que nos haga aptos para vivir enun ambiente de completa santidad en el Reino de losCielos. Esta incapacidad nuestra debería preocuparnosmás de lo que en general preocupa a los hombres, aldarnos cuenta de cuán rápidamente se deslizan nues-tras vidas hacia la muerte y las realidades eternas. Quizás alguno preguntará: ¿Pero existen talesrealidades? Por esto en nuestras pláticas anterioreshemos procurado resaltar los motivos que tenemospara creer, y suponemos haber presentado buenasrazones para afirmar la fe cristiana. Sea que éstas les hayan convencido, o no, queridoslectores, es necesario mantener nuestro interés másvivo en tales asuntos, pues es demasiado importantelo que uno se juega al decidirse por la fe sincera yverdadera o bien por la apatía e indiferencia espiri-tual, mientras van pasando los años que nos acercanal desenlace y al descubrimiento del más allá. Recordemos lo que Jesucristo dijo a Nicodemo:«De cierto de cierto te digo, que el que no naciere otravez, no puede ver el Reino de Dios»; y este reino,62
  61. 61. todos, todos, queremos verlo y residir en él, inclusolos que dudan de su realidad, por si acaso… ¿Cómo transformar nuestro sentir y carácter yhacernos aptos para un mundo de perfecta elevaciónmoral como nos dice la Sagrada Escritura que es elReino de Dios? Esa transformación es tan sólo posible por el fe-nómeno que algunos llaman crisis psicológica y quela Biblia llama conversión.Conversión, ¿cómo y a quién? Muchos suponen, cuando hablamos de conver-sión, que nos referimos a un simple cambio de religióno de iglesia. Y creen que el único propósito de lospastores evangélicos consiste en persuadir a las per-sonas a que apostaten de la religión católica para darsu nombre y adhesión a una secta protestante. Estasuposición es del todo falsa. La palabra «conversión» en labios de un verda-dero cristiano no significa cambio de una a otra de lasvarias organizaciones o ramas religiosas en que des-graciadamente se halla dividida la cristiandad, sinode cualquiera de estas ramas a Dios, ya que en todoslos registros de iglesias figuran personas que no hanexperimentado el cambio de corazón, o «nuevo naci-miento», que el Señor Jesucristo consideraba indis-pensable para entrar en el Reino de los Cielos. Los hay en gran número en las iglesias pro-testantes, sobre todo en los países donde ser protes- 63
  62. 62. tante es ir con la mayoría, siguiendo una tradiciónfamiliar; este es el caso de todas las naciones del nortede Europa, así como en los EE.UU. de América. Tam-bién hay muchísimos católicos que necesitan ser con-vertidos, no sólo de ciertos desvíos dogmáticos quehan perjudicado mucho a la Iglesia Católica Romanaen siglos pasados y que incluso hoy en día está gene-rando una gran multitud de ateos e indiferentes a lafe, sino que significa conversión personal de sus vidasde pecado e indiferencia religiosa a Dios. Todos loscatólicos piadosos sinceros saben y reconocen que haymillones de católicos nominales que profesan su reli-gión superficialmente, sin convicción ni fe alguna enla realidad de la doctrina cristiana y en las enseñanzasde Jesucristo. Pero tan pronto como un católico, un protestantenominal, un judío o un pagano empiezan a leer elNuevo Testamento por sí mismos, tratando de enten-der su significado y su doctrina, no pueden menosque darse cuenta del hecho y la necesidad de la con-versión.Todos seguros de su salvación eterna Observan que en los cristianos primitivos habíatenido lugar un cambio, no sólo de una religión a otra,sino de un modo de ser a otro, y que como resultadode este cambio, los hombres y mujeres que se mencio-nan en los Hechos de los Apóstoles, así como losdestinatarios de las epístolas del Nuevo Testamento,64
  63. 63. eran todas personas a las que se suponía salvos yseguros de su futuro eterno. Así lo afirman cada unode los apóstoles. A los creyentes de Corinto (una importante ciudadde Grecia), escribe el apóstol san Pablo: «Ni los ladro-nes, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes,ni los estafadores, heredarán el Reino de Dios, y estoérais algunos, mas ya habéis sido lavados, ya habéissido santificados, ya habéis sido justificados, en elnombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestroDios». A los colosenses dice: «A vosotros que estabaismuertos en pecados…, os vivificó juntamente con Él,perdonándoos todos los pecados». A los miembros de la iglesia de Éfeso escribe elmismo apóstol: «En él digo (en Jesucristo), en quientambién hemos tenido suerte, habiendo sido pre-des-tinados conforme al propósito del que efectúa todaslas cosas, según el designio de su voluntad a fin deque seamos para la alabanza de su gloria nosotros losque ya antes esperamos en Cristo». Este «ya antes»quiere decir antes de que llegue la muerte, ya quemuchos dicen «andaremos y veremos» y llegan sin lapreparación debida al momento de presentarse anteDios. Por esto continúa diciendo el mismo apóstolPablo: «en él también vosotros tuvisteis suerte, ha-biendo oído la palabra de verdad, el evangelio devuestra salvación y habiendo creído fuisteis selladostambién en Él con el Espíritu Santo de la promesa».Pues si uno ha oído en vida el mensaje salvador de 65
  64. 64. Dios, por la fe en él y no lo ha creído, no puede pedirotra oportunidad, pues la fe al otro lado de la muerteno tendría ningún valor. Realmente no sería fe, sinosólo temor. Finalmente el apóstol Pedro, escribiendo a loscristianos esparcidos en diversas partes del mundo,exclama: «Bendito el Dios y padre de nuestro SeñorJesucristo que, según su grande misericordia, nos haregenerado en esperanza viva, por la resurrección deJesucristo de entre los muertos para una herenciaincorruptible, incontaminada e inmarcesible reserva-da en los cielos para vosotros, que sois guardados porel poder de Dios mediante la fe para alcanzar la sal-vación que esté preparada para ser revelada en elúltimo tiempo». Esto significa que aun cuando como indicamos enotra plática, ninguna persona hay que merezca el cielopor su propia virtud, algunas, en los días apostólicoshabiendo oído de la venida de Jesucristo el Redentor,por haber confiado plenamente en Él como su Salva-dor personal, y en virtud de esta fe eran consideradospor los apóstoles, y podían considerarse a sí mismos,como seguros poseedores de la vida eterna.Justificados y transformados La aceptación del sacrificio expiatorio de Cristo,no sólo les había justificado ante el tribunal divino enel sentido legal, sino que había transformado sus66
  65. 65. conciencias y sus vidas haciéndoles moralmente nue-vas personas. Esto es a lo que Jesucristo en su pláticacon Nicodemo llamó «nuevo nacimiento». Este fenómeno de la conversión a Dios ha ocurridomuchas veces a través de veinte siglos y aún ocurrehoy día con aquellos que ponen su fe en Cristo comosu Salvador personal pidiendo a Dios que les perdonetodos los pecados de la vida pasada y les dé su graciapara ser en adelante, ya no más paganos o mahome-tanos, o budistas, ni tampoco cristianos de nombre,sino cristianos de hecho y de verdad. A los tales ladeuda de sus ofensas al Creador, tanto de acción comode omisión, les queda totalmente perdonada; como sinunca hubiesen cometido ofensa alguna, los pecadosllamados mortales, así como los llamados veniales,son totalmente borrados ante la justicia divina pormedio de este solemne acto que se llama en el NuevoTestamento «conversión o nuevo nacimiento». Elapóstol Juan afirma que sirve no sólo para quitar unaparte de la culpa, dejando un resto a nuestro cargo,sino que real y positivamente «la sangre de Jesucristosu Hijo (o sea, su sacrificio redentor) cuando nos esaplicado mediante la fe en Él, nos limpia de todopecado». Algunas personas se preguntan: ¿Pero cómo pue-de un simple acto de fe otorgarnos un bien tan grandecomo es el de la vida eterna en el Reino de Dios porlos siglos de los siglos? La misma extrañeza sentía el anciano maestroNicodemo, cuando Jesucristo le habló del nuevo na- 67
  66. 66. cimiento; entonces Jesús mismo le aclaró el significa-do de sus palabras diciéndole: «Como Moisés levantóla serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijodel Hombre sea levantado para que todo aquel que enél crea, no se pierda, mas tenga vida eterna». Estosignifica que si por la fe pones tu mirada en Jesucristocomo redentor de tus culpas y le aceptas como tal,tendrás vida eterna. «Porque de tal manera amó Diosal mundo que ha dado a su Hijo Unigénito, para quetodo aquel que en Él crea no se pierda, mas tenga vidaeterna» (Juan 3:16).68
  67. 67. XI Sl DESCUIDÁRAMOS… Por tanto debemos prestar mucha atención a las cosas que hemos oído no sea que marchemos a la deri- va... porque ¿cómo escaparemos nosotros si descui- damos una salvación tan grande? La cual habiendo comenzado a ser anunciada por el Señor nos fue confirmada por los que oyeron, testificando Dios juntamente con ellos, tanto con señales como con prodigios y diversos milagros y dones distribuidos por el Espíritu Santo según su voluntad. (Hebreos 2:1, 3, 4) Estas palabras fueron dirigidas a personas delsiglo I que tuvieron la oportunidad de escuchar eltestimonio de los apóstoles y primeros discípulosacerca de la vida, muerte-redentora, resurrección yascensión del Señor a los cielos. Y es también la so-lemne advertencia que deseamos dejar en el corazónde nuestros queridos lectores. ¿Cómo escaparemos, oqué excusa alegaremos, si no damos la importancia oestima que se merecen las pruebas que Dios nos hadado de su propia existencia y de su inmenso amor? La condenación de millones de personas no tendráotro motivo que éste; al lado, sin duda, de otras faltasy pecados, el mayor de todos será el haber tenido en 69
  68. 68. poca estima el conocimiento de Dios y la salvaciónobrada por Cristo en favor nuestro. ¿Será éste tal vezel caso de algunos de nuestros estimados lectores? Confiamos que no. El mismo hecho de que sehallen ustedes en estos mismos momentos leyendoeste libro, es una primera prueba de que están tenien-do en consideración y aprecio las cosas espirituales.Significa que les gusta investigar la verdad; peropodría ocurrir que terminada la lectura de estas pá-ginas, se olviden de nuevo de todas las cosas que hanleído y no las recuerden sino con mucha pena en elmás allá, como aquel rico de la parábola que Jesúscontó que recordaba a su familia y pedía que les fueseenviado a Lázaro resucitado para que les exhortase acambiar de vida; pero Abraham le contestó que estono era posible, pues tenían ya el testimonio de lasSagradas Escrituras. Es muy peligroso marchar a la deriva en un asuntotan importante como es el conocimiento de Dios y lasalvación de nuestra alma, exponiéndonos a perderlas glorias que Él nos ofrece. Para ello no tenemosmejor guía y seguridad que escudriñar, como lasgentes de Berea (a quienes nos referiremos en el próxi-mo capítulo), lo que enseña la Sagrada Escritura, yobrar en consecuencia. Ante el hecho de que nuestra vida se nos estáescapando y podemos hallarnos frente a frente con lasrealidades del más allá por un accidente inesperadoo un fallo del corazón, es cuestión de tomar en serioy no demorar el arreglo de nuestras relaciones con70
  69. 69. Dios. Reciba, pues, hoy a Cristo como a su Salvador–si no lo ha hecho ya– con toda sinceridad y empiecea vivir desde ahora una vida genuinamente cristiana.Es indecible el gozo que experimentará, cuando se décuenta de haber hallado el mejor descubrimiento y elmejor tesoro a que aspira el insatisfecho corazónhumano; o sea, la convicción de que Dios es un ser real–de lo cual quizás usted en algún tiempo había du-dado– y la seguridad de que Él le ama, y que supropósito no es verle convertido en polvo, sino total-mente feliz a su lado, en regiones superiores delUniverso, por toda la eternidad. 71
  70. 70. XII PROSIGUIENDO EN LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD Y éstos fueron más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la Palabra con toda solicitud, escu- driñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción y no pocos hombres. (Hechos de los Apóstoles 17:11, 12) Este ejemplo que encontramos en el libro de losHechos de los Apóstoles nos enseña el recto caminoa seguir si nos encontramos interesados en descubrirla verdad religiosa y entrar en la debida relación conDios para obtener el perdón de los pecados y la vidaeterna que Él concede a los que de veras le buscan. Si tiene usted amigo lector un ejemplar de la Bi-blia, acuda a ella y lea, hacia el final, en la parte quese llama Nuevo Testamento de Nuestro Señor Jesu-cristo, los cuatro Evangelios, fijándose de un modoespecial en las preciosas promesas de Jesucristo quese encuentran en el Evangelio de san Juan. Vea a continuación cómo entendieron y explicanlas doctrinas del Evangelio los santos apóstoles, Pa-blo, Pedro, Santiago, y otra vez san Juan en sus pre-72
  71. 71. ciosas e instructivas cartas. Finalmente le recomenda-mos leer los tres primeros y los tres últimos capítulosdel Apocalipsis, ya que lo demás son profecías sim-bólicas que solamente podremos entender de unmodo claro y completo cuando el mismo Señor Jesu-cristo nos lo explique; pero será útil también estudiar-lo una vez haya aceptado a Jesucristo como su únicoSalvador y trate de entender todo el plan de Dios paraeste mundo: Los capítulos que le recomendamos delúltimo libro de la Biblia son preciosos por las intere-santísimas promesas que contienen y porque nos danuna visión bastante clara y comprensible del mas allá,que todos deseamos conocer. Una segunda lectura del Nuevo Testamento leconvendrá alternar con la lectura del libro de losSalmos y el del profeta Isaías en el Antiguo Testamen-to. Como los oyentes que escucharon al apóstol Pabloen la sinagoga de Berea, trate de investigar con laBiblia en la mano si las cosas que ha leído en estepequeño libro son así, pues de ninguna otra fuentepodrá cerciorarse mejor que de la misma Sagrada Es-critura. Por otra parte si le ha interesado este pequeñolibro, solicite el volumen que es una ampliación delpresente, titulado EL SUPREMO DILEMA, el cualcontiene los siguientes capítulos: Maravillas del cuerpo humano Límites de la evolución 73
  72. 72. Más evidencias de la existencia del alma ¿Envejece el espíritu? ¿Sobrevive el alma al cuerpo? ¿Por qué permite Dios el mal? La Navidad vista desde arriba ¿Son ciertos los milagros que cuentan los Evangelios? Pruebas complementarias de la resurrección de Jesucristo. ¿Por qué tenía que morir Jesús como redentor? El Reino de los cielos ¿Qué ocurrirá cuando Cristo venga? Señales innegables del tiempo del fin Nunca como ahora La resurrección universal ¿Qué es nacer de nuevo? ¿Fe u obras? o ¿la fe con obras? ¿Por qué es necesaria la fe? Todas las cosas nuevas Cómo vivir la vida cristiana Algunos consejos prácticos Como se dará cuenta, estos temas son continua-ción de los iniciados en las presentes páginas. Y aun-que son temas de tan trascendental importancia quenecesitarían varios volúmenes para ser tratados entoda su extensión, usted encontrará en el libro que leanunciamos la respuesta a preguntas que posiblemen-te se ha hecho durante la lectura de este librito.74

×