Reflexiones sobre genero y educacion para el desarrollo

4,711 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,711
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
32
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Reflexiones sobre genero y educacion para el desarrollo

  1. 1. 1   Reflexiones  sobre  género  y  educación  para  el  desarrollo   Magda  Rocío  Martínez  Montoya-­‐Norma  Patricia  Moreno  González   El  presente  texto  recoge  las  reflexiones  suscitadas  en  el  cruce  de  estos  dos  conceptos  nodales  para  la   formación  de  los  estudiantes  en  las  asignaturas  de  Género  e  investigación  social  y  Desarrollo  Social   Contemporáneo  en  Uniminuto.  Este  recorrido  se  hace  teniendo  en  cuenta  dos  elementos:  por  una   parte,  el  contenido  académico  de  las  asignaturas,  en  el  cual  se  realiza  un  recorrido  histórico  en  torno   a   lo   que   significa   hablar   de   género,   poniendo   en   contexto   el   surgimiento   de   la   categoría   y   presentando  las  principales  discusiones  teóricas  y  políticas  en  torno  al  mismo.  Por  el  otro,  buscamos   generar  una  reflexión  política  sobre  el  ser  mujer  u  hombre  en  contextos  que  nos  demandan  respeto  y   equidad  para  el  avance  de  las  sociedades  hacia  condiciones  de  bienestar  integral.     Género     Hablar   de   género   es   hablar   de   una   diversidad   de   prejuicios,   intuiciones,   aprendizajes   y   conceptos   construidos  a  lo  largo  de  la  historia  de  la  humanidad  alrededor  de  la  interacción  entre  hombres  y   mujeres.  Las  diversas  perspectivas  desde  las  que  se  ha  reflexionado  sobre  este  concepto  coinciden  en   que,  cuando  se  habla  de  relaciones  de  género,  hay  que  remitirse  a  cómo  esos  prejuicios,  intuiciones,   aprendizajes  y  conceptos  inciden,  afectan  y  atraviesan  el  cuerpo  de  los  sujetos.     Para   comprender   a   qué   nos   referimos   cuando   hablamos   de   género   es   importante   acercarse   a   la   historia   de   la   categoría,   teniendo   en   cuenta   que   ha   surgido   en   una   estrecha   relación   con   otros   conceptos  como  sexo,  sexualidad,  patriarcalismo  y,  más  recientemente,  poder.  También  es  necesario   tomar  en  cuenta  las  luchas  feministas  que  han  dado  uso  y  contenido  al  concepto,  en  tanto  no  es   posible  comprender  la  complejidad  del  tema  sin  entender  que  su  uso  está  ligado  a  las  reivindicaciones   de  las  mujeres.     En   principio,   el   género   se   ha   entendido   en   contraposición   al   sexo,   pues   éste   refiere   a   las   características  físico-­‐biológicas  intrínsecas  de  los  seres  humanos  que  nos  constituyen  como  machos  o   hembras.   Los   machos   se   diferencian   de   las   hembras,   entre   otras,   por   tener   mayor   cantidad   de   Desarrollo Social Contemporáneo
  2. 2. 2   testosterona  y  un  sistema  reproductor  externo.  Las  hembras  por  su  parte  se  caracterizan  por  tener   útero,  ovarios  y  glándulas  mamarias  que  le  permiten  tener  embarazos.  Se  resalta  que  las  diferencias   principales  giran  en  torno  a  aspectos  relacionados  con  la  reproducción  humana.   Género,  por  su  parte,  se  ha  asociado  a  las  características  culturales  y  psicológicas  que  diferencian  a   hombres   de   mujeres,   reflejadas   en   prácticas,   representaciones   y   funciones   dentro   de   la   sociedad.   Desde  allí  las  primeras  feministas  empezaron  a  enfatizar  que  ha  existido  una  desigualdad  histórica   que  sitúa  a  un  género  –el  masculino–  en  condición  de  superioridad  con  respecto  al  otro  –el  femenino–   a   partir   de   asociar   las   características   biológicas   de   las   mujeres   con   representaciones   de   debilidad   relacionadas  especialmente  con  la  maternidad.     En   los   años   70   la   antropología   feminista   planteó   desde   diversas   investigaciones   que   las   representaciones  androcéntricas1  han  relegado  a  las  mujeres  a  la  esfera  de  la  reproducción,  trayendo   como   resultado   una   inequidad   persistente   manifestada   en   desterrarlas   del   ámbito   de   lo   público,   negarles  el  acceso  a  la  propiedad  privada,  al  uso  de  su  propio  cuerpo  y  a  ejercer  poder  en  cualquier   ámbito,  configurando  así  una  sistemática  violencia  verbal,  física  y  política  a  lo  largo  de  los  siglos.     Género  y  Antropología     Resulta   fundamental   conocer   el   trabajo   que   desarrolló   la   antropóloga   Margaret   Mead   en   las   Islas   Melanesias  (Oceanía),  a  partir  del  cual  publicó,  entre  otros  estudios,  su  libro  Sexo  y  Temperamento  en   tres  sociedades  primitivas  (1935);  este  estudio  hace  énfasis  en  que  las  características  biológicas  no   influyen  en  la  forma  en  que  se  consolidan  los  géneros.  Mead  hace  trabajo  etnográfico  en  tres  grupos   humanos  para  indagar  acerca  de  las  representaciones  de  masculinidad  y  feminidad  que  tienen  tanto   hombres  como  mujeres,  la  jerarquía  entre  éstos  y  las  prácticas  sociales  supuestamente  relacionadas  a   sus   características   biológicas,   encontrando   que   no   existe   una   asociación   directa   entre   el   sexo   y   el   género.     ¿Cómo  entender  esto?  Mead  realiza  estudios  de  campo  en  una  región  del  mundo  donde  los  códigos   culturales  no  son  los  mismos  que  en  el  mundo  occidental  y  de  ahí  saca  sus  conclusiones.  Observa  que   los  Mundugumor  pueden  ser  a  nuestros  ojos  violentos  y  agresivos  y  no  son  buenos  cuidadores  de  sus   1  Androcentrismo  hace  referencia  a  situar  la  mirada  masculina  como  centro  de  la  mirada  sobre  el  universo.    
  3. 3. 3   hijos;  mientras  los  Arapesh,  independientemente  del  sexo,  desarrollan  características  que  nosotros   asociamos  a  lo  femenino,  como  la  delicadeza,  la  cordialidad  y  el  trato  y  cuidado  de  los  hijos.  En  ambos   casos,  Mead  no  encuentra  diferencia  entre  hombres  y  mujeres.  Entre  los  Tchumbuli,  Mead  encuentra   diferencias  con  relación  al  sexo,  pero  no  correspondiente  con  nuestras  ideas  occidentales,  ya  que  la   mujer  es  quien  decide,  manda  y  se  muestra  fría  en  su  actitud,  mientras  los  hombres  Tchumbuli  se   muestran  sumisos  y  sentimentales.  Así,  Mead  concluye  que  “La  pasividad  sexual  y  la  sensibilidad  y   disposición  para  cuidar  a  los  niños  es  creada  culturalmente  e  incluso  el  instinto  materno  se  construye   de  esta  manera”  (Fernández,  2010,  p.  63).     Mead  cierra  su  texto  diciendo:  “Si  queremos  una  cultura  más  rica  en  contrastes,  debemos  reconocer   toda  la  escala  de  potencialidades  humanas  y  levantar  así  una  construcción  social  menos  arbitraria,  en   la  que  cada  cualidad  humana  encuentre  un  lugar  correspondiente”  (Fernández,  2010,  p.  67).       Este   trabajo   resulta   crucial,   no   sólo   al   interior   de   la   antropología,   sino   para   las   reivindicaciones   feministas  en  tanto  implica  una  prueba  científica  de  que  la  naturalización  de  los  roles  de  género  es  en   realidad   el   ocultamiento   de   una   construcción   social   particular,   en   ningún   caso   universal.   Esto   redefinió  el  género  como  categoría  en  tanto  implica  que  no  se  puede  asociar  una  forma  particular  de   comportamiento  y  rol  a  un  cierto  conjunto  de  características  biológicas.   Otro  aporte  fundamental  es  la  publicación  de  El  Segundo  Sexo  (1949)  por  la  controvertida  Simone  de   Beauvoir2   quien,   retomando   al   estructuralista   Claude   Levi   Strauss,   hace   un   extenso   y   excelente   ensayo   acerca   de   la   mujer   desde   una   perspectiva   histórica,   cultural   y   filosófica.   De   Beauvoir   argumenta  que  la  mujer  se  ha  convertido  en  el  “otro”  negativo  del  hombre,  a  quien  se  relega  a  la   maternidad.     El  “ser”  mujer  es  una  construcción  adecuada  a  un  mundo  patriarcal  que  necesita  que  sea  inferior,   relegada,  frívola,  reproductora  de  la  especie,  pero  sin  aportes  sustanciales  a  la  vida  pública.  Los  roles   sociales  asignados  son  impuestos  (madre,  esposa,  prostituta,  religiosa,  etcétera)  ya  que  no  reflejan  las   2  Filósofa  y  escritora  francesa.  Controvertida  entre  otras  cosas  por  sus  reflexiones  existencialistas  e  irrupción  en  el  mundo   de  las  ideas  dominado  por  varones,  sobre  todo  a  partir  de  sus  experiencias  en  la  liberación  de  su  sexualidad  y  su  activismo   en  la  resistencia  francesa  ante  la  invasión  Nazi.  
  4. 4. 4   necesidades  de  las  mujeres,  pues  no  se  les  ha  permitido  la  oportunidad  de  pensarse  a  sí  mismas  como   seres  humanos  multidimensionales.  La  invitación  de  Simone  es  a  que  las  mujeres  se  repiensen  desde   un  punto  de  vista  femenino  que  construye  cultura  y  así  se  desenvuelvan  en  roles  constituidos  desde   su  propia  identidad.     Género  y  Sexualidad     Hasta   este   momento   hemos   hecho   referencia   a   dos   géneros:   el   masculino   y   el   femenino.   Esto   es   porque  el  mundo  se  ha  concebido  desde  el  punto  de  vista  patriarcal3  y  los  análisis  se  han  enmarcado   desde  ahí.     Al  considerar  que  sólo  “existen”  dos  géneros  y  el  masculino  es  el  dominante,  lo  que  no  se  identifique   con  éste  es  considerado  débil  y  deplorable.  Así,  por  su  condición  homosexual,  una  parte  importante   de  la  población  en  el  mundo  también  ha  enfrentado  discriminación  a  toda  escala,  pero  también  ha   reivindicado  el  derecho  al  libre  desarrollo  de  la  personalidad.  Por  ejemplo,  luego  de  los  disturbios  de   1969  en  un  bar  de  New  York  en  contra  de  la  presión  policial  sobre  los  homosexuales,  se  consolidó  con   fuerza  el  movimiento  LGBT  (lésbico,  gay,  bisexual,  transexual).  Posteriormente  se  creó  el  Frente  de   Liberación  Gay,  inicialmente  en  Estados  Unidos,  pero  pronto  aparecieron  movimientos  similares  en   varios  países.  Estos  movimientos  denunciaban  la  “heterosexualidad”  como  un  régimen  excluyente  e   inequitativo  que  se  constituye  como  el  referente  único  de  “normalidad”  y  “salud”.  Adicionalmente,  el   movimiento  lésbico  empieza  a  hacer  una  crítica  al  feminismo  conocido  hasta  ese  momento,  en  tanto   consideran  que  asume  una  lógica  amigo/enemigo  con  lo  masculino  que  poco  contribuye  a  consolidar   un  debate  claro.     3  “Marco  social  de  asimetrías  y  desigualdades  donde  se  impone  la  supremacía  de  los  hombres  sobre  las  mujeres,  aunque   también  determina  estrictos  roles  a  los  hombres  e  incluso  divide  a  los  géneros  en  contra  de  sí  mismos.  Además  de  la   desigualdad   de   género,   el   patriarcalismo   impide   la   movilidad   social   y   estratifica   las   jerarquías   sociales,   teniendo   un   impacto   negativo   sobre   la   realización   de   los   derechos   humanos,   el   desarrollo,   la   paz   y   la   seguridad,   pues   controla   los   recursos   económicos   y   asigna   valores   sociales   y   culturales   que   son   esencialmente   injustos.“   Tomado   de   los   Derechos   Económicos,  Sociales  y  Culturales:  el  derecho  a  la  educación  de  las  niñas.  Informe  del  Relator  Especial  de  la  ONU  sobre  el   derecho  a  la  educación,  Sr.  V.  Muñoz  Villalobos,  numerales  15  a  19.  Febrero,  2006.  
  5. 5. 5   Desde   diversas   perspectivas   se   empieza   a   repensar   el   género   como   categoría   y   a   hacer   crítica   al   feminismo  clásico.  Por  ejemplo,  las  mujeres  negras  no  se  sentían  representadas  por  este  feminismo   en  tanto  es  formulado  por  mujeres  blancas  de  clase  media  que,  a  diferencia  de  ellas,  gozan  de  buenas   posiciones  sociales  y  han  tenido  acceso  a  altos  niveles  de  educación.  Estos  movimientos  mostraron  la   importancia  de  pensar  el  tema  de  género  en  relación  con  la  raza  y  la  clase.  Así,  el  black  feminism,   originado   en   Estados   Unidos,   se   consolida   como   una   forma   novedosa   de   pensar   el   tema   de   la   desigualdad,  no  sólo  en  términos  de  la  dicotomía  masculino/femenino,  sino  desde  sectores  que  han   sido   marginados,   bien   sea   por   raza,   clase   social   o   lugar   de   procedencia;   otro   ejemplo   sería   el   feminismo  de  frontera,  liderado  por  mujeres  chicanas  (méxico-­‐estadounidenses)  preocupadas  por  la   situación  de  las  mujeres  inmigrantes.     Género  en  contexto     Pensar  el  tema  de  género  en  Colombia  implica  ubicarse  en  un  contexto  específico,  por  lo  que  resulta   fundamental  acercarse  a  una  perspectiva  que  incluya  una  conciencia  histórica  de  la  forma  en  que  el   proyecto  de  nación  e  identidad  nacional  ha  modelado  y  determinado  las  subjetividades  de  género.   Esto  implica  pensarnos  en  lo  que  Quijano  llama  un  sistema  moderno–colonial  para  resaltar  la  forma   particular   de   colonialismo   en   el   que   el   “poder   está   estructurado   en   relaciones   de   dominación,   explotación   y   conflicto   entre   actores   que   se   disputan   el   control   en   cuatro   ámbitos:   sexo,   trabajo,   autoridad  colectiva  y  subjetividad  (intersubjetividad,  sus  recursos  y  sus  productos)”  (Lugones,  2008,  p.   78).       De  esta  forma,  pensar  sobre  género  en  Colombia  es  posible  sólo  en  relación  con  la  forma  en  que  se  ha   construido  el  relato  nacional  a  partir  de  la  intersección  de  tres  pueblos,  blancos,  indios  y  negros,  con   la  figura  del  mestizaje.  Esta  mezcla  ha  implicado  una  configuración  de  clases  en  la  que  las  mujeres  son   un  ser  inferior,  no  sólo  en  razón  de  su  género,  sino  de  su  raza.  Así  por  ejemplo,  bajo  la  idea  de  que  las  
  6. 6. 6   mujeres  negras  son  más  “libres”  en  su  sexualidad,  se  ha  justificado  el  derecho  de  pernada4  de  los   hombres  blancos  y  mestizos.     Estudios  de  género  y  feminismo     A  pesar  de  que  es  imposible  desligar  la  trayectoria  de  los  estudios  de  género  con  el  feminismo,  en   tanto  han  sido  en  primer  momento  las  mujeres  las  que  han  suscitado  los  estudios  sobre  las  mujeres  y   su   situación,   podemos   hacer   una   distinción.   Por   estudios   de   género   se   entienden   los   procesos   de   investigación  que  analizan  las  diferencias  y  representaciones  ligadas  a  las  subjetividades  de  género.  El   feminismo  es  ante  todo  una  postura  ideológica  y  política.     En  Colombia,  se  sitúan  tres  momentos  de  los  estudios  de  género:     Un  primer  momento,  a  partir  de  los  años  60  e  influenciado  por  el  pensamiento  marxista,  se  basa  en  la   ya  mencionada  diferenciación  sexo  (naturaleza)  y  género  (cultura).  Estos  primeros  estudios  de  género   se  interesan  por  la  dominación  masculina  y  las  formas  de  patriarcalismo  que  impiden  el  acceso  de  las   mujeres  a  lo  público,  desde  el  ámbito  político,  a  través  del  ejercicio  del  voto,  y  lo  económico,  al  no   tener  acceso  a  espacios  laborales  formales.       Un  segundo  momento,  desde  los  años  80,  tiene  como  escenario  las  investigaciones  sobre  las  mujeres   que  incluyen  estudios  sobre  los  hombres,  en  tanto  es  la  única  forma  de  desentrañar  la  forma  en  que   se   relacionan.   Es   decir,   aunque   se   comenzaron   a   reivindicar   algunos   derechos   formales   para   las   mujeres,   siguieron   padeciendo   inequidades   y   relaciones   de   poder   asimétricas   fuertes,   por   lo   cual   había  que  ubicar  el  problema  en  el  ámbito  donde  éstos  se  originan:  la  cultura.  En  este  escenario  los   estudios  de  discurso  (sobre  el  lenguaje),  hábitos  y  prácticas  sociales  masculinas  se  hacen  clave  bajo  la   influencia  del  posestructuralismo  en  la  línea  de  Michel  Foucault  que  evidencia  la  preocupación  por  el   poder  y  la  construcción  de  subjetividades.  De  esta  manera,  los  hombres  empiezan  a  verse,  no  como   4  “Derecho  que  se  ha  atribuido  al  señor  feudal,  por  el  que  este  yacía  con  la  esposa  del  vasallo  recién  casada.  2.  m.  coloq.   Ejercicio  abusivo  del  poder  o  de  la  autoridad”.  Diccionario  de  la  Real  Academia  de  la  Lengua  Española,  vigésimo  segunda   edición.    
  7. 7. 7   los  enemigos,  sino  como  la  contraparte  de  una  estructura  cultural  y  social  que  también  los  condiciona   a  unos  imaginarios  específicos.     Un  tercer  momento  está  marcado  por  la  influencia  de  los  Estudios  Queer,  principalmente  a  partir  de   los  años  90  con  los  trabajos  de  Judith  Butler.  Ella  afirma  que  el  sexo  y  la  sexualidad,  lejos  de  ser  algo   natural  son,  como  el  género,  algo  construido  culturalmente,  como  lo  muestran  las  reivindicaciones  de   los  grupos  homosexuales;  uno  de  sus  postulados  más  fuertes  es  que  el  cuerpo  y  la  expresión  de  la   sexualidad  son  una  de  las  maneras  a  través  de  las  cuales  se  puede  ejercer  poder.  Igualmente  critica   que  el  sistema  androcéntrico  sólo  permite  entender  el  género  únicamente  a  partir  de  dos  categorías,   hombre  y  mujer,  excluyentes  entre  sí.     Por  último,  es  clave  mencionar  que  los  cuestionamientos  en  torno  a  las  formas  de  desigualdad  ligadas   al   género,   así   como   a   cambios   fundamentales   en   la   economía   mundial,   han   implicado   un   fuerte   cuestionamiento  del  rol  masculino.  De  esta  forma,  se  han  configurado  una  serie  de  estudios  sobre   masculinidad,  que  en  primera  instancia  parten  de  que  ser  “hombre”  es  una  construcción  social,  y  por   tanto,  puede  dar  lugar  a  múltiples  formas.  Así,  la  planificación  familiar  que  implica  desligar  el  sexo  de   la  reproducción,  las  nuevas  paternidades,  la  desestabilización  laboral  y  la  incursión  de  las  mujeres  en   los   escenarios   públicos,   han   implicado   un   interés   académico   de   los   hombres   por   pensar(se)   y   por   describir  las  nuevas  formas  de  masculinidad  que  entran  en  disputa  con  los  modelos  hegemónicos.       Género  y  Educación  para  el  Desarrollo     La  educación  está  referida  al  qué,  para  qué  y  cómo  se  aprende.  Hace  parte  del  ejercicio  político  de  la   búsqueda  por  el  bien  común,  o  también  se  puede  referir  a  la  “transferencia”  de  información  según  se   construyan   las   relaciones   en   ese   aprender/enseñar   cotidiano.   En   el   proceso   de   aprendizaje   se   adquieren  herramientas,  se  afinan  habilidades  y  se  construyen  competencias  que  finalmente  están  al   servicio  de  mejorarnos  la  vida  personal  y  en  sociedad.  Este  sería  un  escenario  ideal  que  incluye  un   despliegue  de  creatividad,  originalidad  y  búsqueda  del  respeto  por  esas  actividades.    
  8. 8. 8   El  concepto  de  desarrollo  nos  remite  a  los  procesos  en  los  que  las  personas  y  las  sociedades  transitan   hacia   condiciones   de   bienestar.   Algunas   veces   el   término   “desarrollo”   se   queda   en   la   sola   comprensión   de   lo   material   y   monetario.   Sin   embargo,   aquí   nos   interesa   referirnos   al   desarrollo   humano,   pues   nos   permite   considerar   que   los   bienes   de   las   personas   no   están   supeditados   únicamente   a   lo   material,   sino   al   despliegue   de   capacidades   creativas,   de   participación   política,   económica  y  social  en  diversos  contextos.  Es  un  proceso  donde  lo  que  importa  es  el  fortalecimiento   de  la  autoestima,  la  autonomía  y  la  autogestión  en  un  marco  de  reconocimiento  de  la  diferencia  y  la   garantía  de  respeto  a  los  derechos  humanos.     Para  que  esto  sea  posible  es  necesario  educarnos  para  nuestro  desarrollo.  Obviando  la  evolución  que   el  término  “desarrollo”  y  la  concepción  de  Educación  para  el  Desarrollo  han  tenido  a  lo  largo  de  cinco   décadas,   referiremos   que   la   Educación   para   el   Desarrollo   se   construye   desde   el   concepto   de   pedagogía  crítica,  es  decir,  implica  un  ejercicio  de  revisión  y  desciframiento  de  las  situaciones  que   permiten  que  se  perpetúen  relaciones  inequitativas  o  abusivas  en  varios  ámbitos  de  lo  humano.  Exige   la  recuperación  de  los  aprendizajes  adquiridos  fuera  de  las  aulas  y  promueve  un  permanente  análisis   sobre   variadas   dimensiones   de   la   persona   (cultural,   político,   económico,   etcétera)   y   los   ámbitos   donde  se  desenvuelve  (lo  privado,  lo  público,  lo  local  y  lo  global).  Sobre  todo  involucra  de  manera   participativa   a   quienes   se   involucran   en   el   proceso   educativo   y   no   se   impone   la   transmisión   de   información  sin  análisis.     El   análisis   pretende   comprender   las   condiciones   estructurales   de   la   pobreza,   la   inequidad   en   el   desarrollo,   la   discriminación   y   la   exclusión,   para   proponer   y   actuar   en   la   transformación   de   las   condiciones  inequitativas  de  desarrollo  para  hombres,  mujeres,  niñas  y  niños.     La  perspectiva  de  género  en  la  Educación  para  el  Desarrollo  suscita  la  revisión  crítica  del  origen  de  las   diferencias   sociales,   biológicas,   psicológicas,   políticas   y   culturales   entre   los   géneros.   Evidencia   que   históricamente  se  ha  impuesto  la  desigualdad  sexo/género  propiciando  condiciones  de  inequidad  en   el  acceso  a  recursos,  saberes  y  poder  para  el  desarrollo  de  las  mujeres,  sobre  todo  para  decidir  sobre  
  9. 9. 9   el  cuerpo  y  la  propia  vida.  Este  ejercicio  de  búsqueda  y  análisis  es  lo  que  se  ha  intentado  abrir  en  estas   notas  de  clase.     Pero   no   sólo   se   busca   desentrañar.   Se   pretende   hacer   evidente   que   las   construcciones   culturales,   como  la  inequidad  de  género,  son  modificables  por  mucho  que  hayan  persistido  en  la  historia.  La   imposición  del  androcentrismo  para  conocer  el  mundo  ha  permitido  la  exclusión  y  empobrecimiento   de   más   de   la   mitad   de   la   población   del   planeta,   las   mujeres,   y   es   a   partir   de   sus   dudas   y   cuestionamientos   que   se   ha   abierto   todo   un   camino   de   reflexión   y   apuestas   humanas   para   la   reivindicación  de  lo  femenino  como  mirada  válida  para  leer  y  actuar  en  el  orbe.     La  Educación  para  el  Desarrollo  promueve  la  equidad  en  las  oportunidades  de  desarrollo  y  la  igualdad   en  el  ámbito  del  ejercicio  de  derechos  y  deberes.  Genera  un  permanente  análisis  de  las  relaciones  de   poder  entre  mujeres,  hombres  y  los  géneros  emergentes  que  hacen  aún  más  palpable  que  no  hay  una   sola  manera  de  concebir  la  existencia  y  que  la  creatividad  humana  es  ilimitada.   Desde  este  marco,  la  diferencia  es  igual  a  riqueza  y  hace  parte  de  una  ciudadanía  global  que  actúa  en   lo  local  reconociendo  al  otro  y  la  otra  sin  estereotipos  que  minimizan  su  actuar  o  desvalorizan  su   condición  humana.   Una  manera  de  aportar  en  el  continuo  avance  de  la  humanidad  a  condiciones  de  bienestar  integral  es   la  permanente  revisión  crítica  de  las  propias  prácticas,  el  análisis  de  las  realidades  que  las  atraviesan  y   la   transformación   de   nuestras   miradas   sobre   el   ser   mujer   u   hombre   en   contextos   que   nos   exigen   respeto  y  equidad  para  la  constitución  de  sociedades  igualitarias.     Bibliografía     Beauvoir,  S.  d.  2009  (1949).  El  Segundo  sexo.  Editorial  Debolsillo,  Argentina     Brito,  A.  (1995).  Voces  femeninas  y  construcción  de  identidad.  Buenos  Aires,  CLACSO.     Fernández,   A.   (2010)   “Desplazamientos   de   la   antropología   y   el   feminismo.   Ejercicios   del   poder   incluyente”,  en  Revista  de  antropología  experimental  10  -­‐  Texto  4,  pp.  55–91.  
  10. 10. 10     Harding,   S.   (1987).   ¿Existe   un   método   feminista?   Documento   en   línea   disponible   en   http://www.cholonautas.edu.pe/modulos/biblioteca2.php?IdDocumento=0551   Recuperado   el   20   de   septiembre  de  2010.     Lugones,  María.  “Colonialidad  y  género”,  en  Tabula  Rasa.  Número  9.  julio-­‐  diciembre  2008,  pp.  73– 101.       Mara  Viveros,  C.  R.  y.  M.  R.  C.,  Ed.  (2006).  De  mujeres,  hombres  y  ficciones...  género  y  sexualidad  en   América  Latina.  Bogotá,  CES  y  Universidad  Nacional  de  Colombia.     Mara   Viveros,   J.   O.,   Norma   Fuller   (2001).   Hombres   e   identidades   de   género.   Investigaciones   desde   América  Latina.  Bogotá,  CES  y  Universidad  Nacional  de  Colombia.      

×