Conceptualizacion sobre pobreza, desigualdas y exclusion social

14,049 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
14,049
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
117
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Conceptualizacion sobre pobreza, desigualdas y exclusion social

  1. 1. 1   Conceptualización  sobre  pobreza,  desigualdad  y  exclusión  social   Juan  Carlos  Acero  y  Paula  Botero     El  propósito  de  estos  documentos  es  servir  de  herramientas  conceptuales  básicas  para  el  análisis  de   diversas  problemáticas  sociales.  El  presente  texto  presenta  tres  conceptos  que,  aunque  se  utilizan  con   bastante   frecuencia   –por   ejemplo   en   los   medios   de   comunicación   o   en   los   discursos   políticos–,   muchas  veces,  o  bien  la  definición  no  es  clara,  o  bien  la  riqueza  y  complejidad    se  pierde  debido  a   definiciones  demasiado  simplistas.  Por  lo  tanto,  al  hacer  un  breve  repaso  acerca  de  las  discusiones   que  se  han  dado  alrededor  de  los  conceptos  de  pobreza,  desigualdad  y  exclusión  social,  queremos   dejarle  al  estudiante  un  abre-­‐bocas  para  que,  cuando  vuelva  a  escucharlos,  reflexione  un  poco  más   sobre  qué  se  está  diciendo  y  pueda  sentar  una  posición  más  crítica  al  respecto.   Hay  un  relativo  consenso  frente  a  estos  conceptos  en  el  sentido  en  el  que  parecen  señalar  problemas   sociales  que  de  alguna  manera  deben  ser  abordados  y  erradicados,  o  en  su  defecto,  por  lo  menos   reducidos.  Pero  para  poder  eliminar  o  reducir  un  problema  es  necesario  primero  definir  qué  es  el   problema   al   cual   nos   estamos   enfrentando   e   identificarlo   dentro   de   su   contexto   específico   para   después  poder  idear  estrategias  a  través  de  las  cuales  éstos  se  puedan  solucionar.  Por  lo  tanto,  ¿qué   son  la  pobreza,  la  desigualdad  y  la  exclusión  social?   Dentro  del  marco  de  la  Educación  para  el  Desarrollo,  dar  cuenta  del  significado  de  estos  conceptos   implica  verlos  en  toda  su  complejidad  y  partir  de  las  diversas  interpretaciones  que  se  han  hecho  de   ellas  desde  diferentes  marcos  político-­‐económicos.  Teniendo  esto  en  cuenta  podremos  mirar  cómo   los  definen,  a  qué  propósitos  e  intereses  responden,  qué  soluciones  se  han  propuesto,  y  hasta  cierto   punto,  cómo  proponen  implementarlas.   1.1.      Pobreza  y  desigualdad  desde  el  enfoque  de  desarrollo  económico     1.1.1.    Pobreza   Según   el   economista   colombiano   y   ex   director   de   Planeación   Nacional,   Armando   Montenegro,   “la   pobreza  y  la  desigualdad  en  Colombia  son  problemas  graves  que  se  deben  enfrentar  sin  dilación”,  y  la   expresión   extrema   de   estos   fenómenos   sociales   podría   eliminarse   en   el   plazo   de   una   década,   Desarrollo Social Contemporáneo
  2. 2. 2   mediante  el  desarrollo  de  programas  focalizados,  de  buen  diseño,  que  dirijan  el  gasto  público  hacia   los  más  pobres  y  eliminen  los  privilegios  tributarios  y  las  exenciones  (Montenegro  &  Rivas,  2005).     La  afirmación  anterior  está  soportada  en  una  mirada  de  la  pobreza  desde  un  enfoque  económico,  es   decir,   parte   de   una   concepción   del   desarrollo   que   lo   entiende   como   crecimiento   económico.   Una   persona  es  pobre  si  no  está  en  condiciones  de  satisfacer  sus  necesidades  vitales  y  poder  acceder  a   una  vida  digna.  Esto  quiere  decir  que  las  características  de  la  pobreza  se  definen  como  la  falta  de   recursos   suficientes   para   poder   satisfacer   unas   condiciones   de   vida   básicas   bajo   la   lógica   de   los   ingresos   de   las   personas   (lo   que   recibe)   y   de   su   capacidad   de   consumo   (lo   que   gasta).   En   otras   palabras,  la  pobreza  se  define  como  “la  imposibilidad  de  acceder  a  una  canasta  alimentaria  básica   desde  el  punto  de  vista  tradicional”  y  como  “la  imposibilidad  de  acceder  a  otros  bienes  y  servicios   indispensables  para  la  reproducción  biológica  y  social,  tales  como  la  salud,  la  educación,  la  vivienda  y   el  transporte”  (Gómez,  2006).   Definir  a  una  persona  en  estado  de  pobreza  desde  la  lógica  cuantitativa,  basada  en  el  ingreso  y  el   consumo  de  las  personas,  necesariamente  implica  trazar  una  línea  definida  constituida  por  aquellos   bienes   y   servicios   que   se   consideran   mínimamente   esenciales.   Para   tal   efecto   existe   una   manera,   entre  otras,  de  medir  la  pobreza  a  través  de  una  herramienta  econométrica  denominada  la  Línea  de   pobreza  (LP).  Se  puede  considerar  que  cada  persona  o  familia  necesita  un  ingreso  mínimo  para  poder   adquirir  bienes  o  servicios  esenciales.  Este  ingreso  mínimo  depende  de  los  precios  que  haya  en  cada   país  para  una  canasta  determinada  de  bienes  y  servicios.  Teniendo  en  cuenta  lo  anterior,  la  pobreza   está  relacionada  con  el  valor  de  la  canasta  de  bienes  y  servicios  básicos  determinada,  los  cuales  se   evalúan   a   precios   de   mercado   y   su   costo   se   compara   con   los   ingresos.   Visto   de   esta   manera,   son   pobres  los  que  no  tienen  suficiente  dinero  para  adquirirla.  Este  procedimiento  es  válido  para  definir   empíricamente  tanto  la  pobreza  como  la  pobreza  extrema;  la  diferencia  entre  uno  y  otro  depende  de   la  manera  en  que  se  define  la  canasta.  La  forma  más  sencilla  ha  sido  considerar  que  cada  persona   necesita   por   lo   menos   dos   dólares   diarios   de   ingreso   para   vivir   dignamente   (esta   medición   la   ha   asumido,  entre  otros  organismos,  el  Banco  Mundial);  por  lo  tanto,  pobre  sería  aquella  persona  que  no   cuente  por  lo  menos  con  este  ingreso.  Una  persona  indigente  es  aquella  que  no  cuente  con  al  menos   un  dólar  diario  para  vivir.  
  3. 3. 3   Otro  de  los  indicadores  que  en  la  actualidad  se  utiliza  para  medir  niveles  de  pobreza  y  que  se  utilizan   para  mediciones  económicas  en  los  países  es  la  que  se  denomina  Necesidades  Básicas  Insatisfechas   (NBI).  Esta  herramienta  considera  que  un  hogar  es  pobre  si  sufre  al  menos  de  una  de  las  siguientes   privaciones,  e  indigente  si  sufre  de  al  menos  dos:  1.  Hacinamiento:  más  de  tres  personas  por  cuarto;   2.   Materiales   inadecuados   de   construcción   de   la   vivienda;   3.   Ausencia   de   servicios   sanitarios   adecuados.  4.  La  no  asistencia  escolar  de  niños  entre  6  y  12  años,  5.  Alta  dependencia  de  los  ingresos   del  jefe  del  hogar.   Desde  la  lectura  del  desarrollo  económico,  dado  que  por  principio  los  recursos  públicos  son  escasos,   es  necesario,  primero,  focalizarlos  en  los  más  pobres  y,  segundo,  hacer  eficiente  el  mercado  laboral  a   través   de   procesos   de   flexibilización   laboral1   que   permitan   que   más   personas   puedan   tener   un   ingreso,  y  por  lo  tanto  tener  capacidad  de  consumo  para  movilizar  la  economía  nacional.  Es  necesario   mencionar  que  algunas  lecturas,  como  la  de  Armando  Montenegro,  va  más  allá  de  sólo  proponer  el   crecimiento   económico   como   herramienta   de   solución   al   problema.   También   plantea   que   es   necesario   eliminar   los   factores   determinantes   responsables   de   la   pobreza,   entre   los   cuales   se   destacan,  según  este  autor:  el  vínculo  evidente  entre  la  pobreza  y  la  falta  de  educación.  “Los  pobres   no  pueden  educar  a  sus  hijos.  Estos  luego  no  tienen  nada  que  ofrecer  en  el  mercado  laboral.  Los   pobres   son   los   últimos   en   conseguir   empleo,   los   primeros   en   perderlo   y   los   que   menos   recursos   tienen  para  afrontar  la  crisis.  La  falta  de  educación  mantiene  a  las  personas  en  un  estado  de  pobreza,   y  la  buena  educación,  por  el  contrario,  es  un  pasaporte  a  la  movilidad  social”  (Montenegro  &  Rivas,   2005).   Así  mismo  existe  una  relación  evidente  entre  el  nivel  de  pobreza  y  el  número  de  hijos  de  un  hogar.   Según  su  argumento,  “la  gente  pobre  con  más  niños  no  los  puede  alimentar  y  educar  bien.  Al  mismo   tiempo,  la  gente  muy  pobre,  que  no  ve  oportunidades  de  prosperar,  tampoco  encuentra  razones  para   tener  familias  pequeñas”;  “en  el  largo  plazo  es  necesario  que  las  familias  más  pobres  tengan  menos   hijos   para   que   puedan   salir   de   la   pobreza   y   no   hay   que   esperar   a   que   este   proceso   se   dé   por   generación  espontánea”  (Montenegro  &  Rivas,  2005).   1  La  flexibilización  laboral  consiste  en  “Mecanismos  jurídicos,  reformas,  y  estrategias,  cuyo  objetivo  es  quitar  rigidez  a  la   legislación   laboral   a   fin   de   permitir   que   el   factor   trabajo   se   "acomode",   se   "adapte"   fácilmente   a   las   necesidades   y   conveniencias   del   sistema   productivo”,   en   “Concepto   de   Flexibilización   Laboral”,   documento   en   línea   disponible   en   www.atiasmartinez.com/mayra/La_flexibilizacion2.doc  
  4. 4. 4   Sin  embargo,  no  hay  ningún  acuerdo  en  este  enfoque  economicista  del  tema  de  la  pobreza  alrededor   de   los   factores   determinantes   o   estructurales   de   la   misma.   Estos   tres   factores   nombrados   por   Armando  Montenegro  los  citamos  para  efecto  de  dar  algunos  ejemplos;  pero  independientemente  de   cuáles  son  los  factores  determinantes  que  se  señalen,  las  definiciones  de  pobreza  que  resultan  de   este   enfoque   están   definidas   en   términos   de   recursos   y   tienen   como   característica   el   poner   una   delimitación  clara  entre  quiénes  son  pobres  y  quiénes  no  lo  son.     1.1.2.  Desigualdad   La   desigualdad   se   entiende   de   diferentes   maneras   por   gente   diferente:   está   sujeto   a   debate   si   la   desigualdad  debe  incluir  conceptos  éticos,  como  el  deseo  de  un  sistema  particular  de  incentivos,  o  si   simplemente  significa  diferencias  en  ingresos.  Aquí  vamos  a  entender  el  concepto  de  desigualdad  como   la  dispersión  de  una  distribución2 ,  sea  del  ingreso,  del  consumo  o  de  algún  otro  indicador  de  bienestar  o   atributo  de  una  población.   La   desigualdad   a   veces   se   estudia   como   parte   de   análisis   más   amplios   que   incluyen   pobreza   y   bienestar.  La  desigualdad  es  un  concepto  más  amplio  que  el  de  pobreza,  ya  que  se  define  sobre  la   entera   distribución,   y   no   se   centra   sólo   en   la   distribución   de   individuos   o   familias   que   viven   por   debajo  de  la  línea  de  pobreza.  Cuando  se  mide  la  desigualdad,  los  ingresos  en  la  parte  alta  y  media  de   la  distribución  pueden  ser  tan  importantes  como  aquellos  situados  en  la  parte  baja;  de  hecho,  algunas   medidas  de  desigualdad  se  determinan  mayormente  por  ingresos  en  la  parte  alta  de  la  misma.   Hay  varias  maneras  de  medir  la  distribución  del  ingreso.  Por  ejemplo,  se  puede  medir  el  porcentaje   del  ingreso  que  recibe  el  20%  más  rico  de  la  población,  el  primer  quintil.  También  se  puede  medir  el   porcentaje  del  ingreso  del  20%  más  pobre.  Por  lo  general,  ambas  medidas  son  un  buen  indicador  de   desigualdad:  las  sociedades  donde  pocos  ricos  reciben  mucho  son  también  aquellas  donde  los  más   pobres  reciben  menos  (Montenegro,  2005).  La  curva  de  Lorenz  permite  describir  la  distribución  del   2  Una  manera  de  explicar  lo  que  significa  la  dispersión  de  una  distribución,  como  por  ejemplo  la  distribución  de  ingresos  en   una  sociedad,  es  mirar  cuál  es  el  ingreso  promedio,  y  después  mirar  cómo  están  distribuidos  los  ingresos  de  las  personas   alrededor  de  ese  promedio:  si  la  mayoría  de  los  ingresos  están  alrededor  de  ese  promedio,  hay  poca  dispersión  y  por  lo   tanto   se   tiene   una   distribución   equitativa.   Pero   si   hay   unos   pocos   que   ganan   mucho   y   muchos   que   ganan   poco,   esa   distribución  está  muy  dispersa,  y  por  lo  tanto  hay  desigualdad.  Mirar  el  gráfico  y  su  explicación  para  mayor  claridad.  
  5. 5. 5   ingreso   de   una   población   completa.   En   el   eje   horizontal   se   reparte   la   población   por   deciles,   de   acuerdo  con  la  distribución  del  ingreso,  de  los  más  pobres  a  los  más  ricos,  hasta  que  se  llega  al  100%   de  la  población.  En  el  eje  vertical  se  señala  el  porcentaje  acumulado  del  ingreso  que  le  corresponde  a   un   determinado   punto   del   eje   horizontal.   Una   distribución   absolutamente   equitativa   del   ingreso   recorre  la  línea  diagonal  y  entre  peor  la  distribución  del  ingreso,  más  alejada  está  la  curva  de  la  línea   diagonal.  ¿Por  qué?  Si  la  curva  corresponde  a  la  línea  diagonal,  hay  una  distribución  igual  de  todos  los   deciles  con  respecto  al  porcentaje  de  ingreso  que  reciben.  Entre  más  se  aleja  la  curva  de  esa  línea   diagonal  corresponde  menos  porcentaje  del  ingreso  a  mayor  porcentaje  de  la  población.  En  el  caso  de   esta  curva  podemos  ver  que  el  60  %  de  la  población  se  reparte  el  20  %  del  ingreso,  el  90  %  de  la   población  se  reparte  el  50  %  del  ingreso  y  el  último  10  %,  es  decir,  el  diez  por  ciento  más  rico,  se   reparte  el  restante  50  %  del  ingreso.                             Echeverry,   Juan   Carlos,   Presentación   Pobreza   y   Riqueza,   La   Pobreza   en   Colombia   y   el   Mundo,   05.08.2009,   Universidad   de   Los   Andes,   Ciclo   Básico   Universitario.   El  Índice  de  Gini,  por  su  parte,  se  deriva  de  la  curva  de  Lorenz  para  poder  resumir  la  información  de   ese  cuadro  en  un  valor  único;  en  otras  palabras,  el  índice  de  Gini  calcula  el  área  entre  la  línea  roja  y  la  
  6. 6. 6   línea   azul   del   gráfico.   El   valor   del   índice   de   Gini   queda   entre   0,   que   sería   el   escenario   de   mayor   igualdad  (dado  que  queda  sobre  la  línea  roja  que  es  la  distribución  equitativa  de  ingresos)  y  1,  que   sería  el  área  total  de  la  parte  inferior  del  gráfico,  por  debajo  de  la  línea  roja,  que  sería  el  escenario  de   mayor  desigualdad.     1.2.  Pobreza  y  Desigualdad  desde  el  enfoque  de  Desarrollo  Humano     Si  partimos  de  una  concepción  que  entiende  que  ser  pobre,  en  términos  generales,  significa  carecer  o   estar  privado  de  algo,  los  defensores  del  enfoque  de  desarrollo  humano,  para  quienes  el  desarrollo   debe  girar  en  torno  al  ser  humano  y  no  al  crecimiento  económico,  defienden  que  la  pobreza  es  un   concepto   complejo   y   multidimensional   que   se   basa   en   la   falta   de   capacidades   básicas   para   poder   escoger   el   tipo   de   vida   que   se   quiere   vivir   y   de   las   opciones   y   la   libertad   para   poder   tomar   las   decisiones  correspondientes  (Sen,  2004).   La  pobreza  se  presenta  así  como  un  círculo  vicioso,  en  el  que  se  es  pobre  dado  que  se  carece  de  unas   dotaciones   iniciales   mínimas,   con   lo   cual   el   desarrollo   de   capacidades   humanas   es   muy   bajo   y   las   personas  encuentran  dificultades  para  ejercer  sus  derechos.  A  su  vez,  la  ausencia  de  un  verdadero   ejercicio   de   los   derechos   dificulta   la   potenciación   de   capacidades   en   las   personas,   con   lo   cual   se   perpetúa  la  situación  de  pobreza  (Corredor,  1999).   En   este   sentido,   quienes   entienden   la   pobreza   y   la   desigualdad   desde   el   enfoque   del   desarrollo   humano  no  niegan  la  importancia  de  los  recursos  económicos  como  un  medio  importante  para  poder   alcanzar   las   libertades   y   capacidades   que   un   ser   humano   necesita   para   tener   una   vida   plena.   Sin   embargo,  hacen  énfasis  en  decir  que  es  un  medio,  no  un  fin,  y  como  tal,  el  análisis  de  y  la  lucha  contra   la  pobreza  no  debe  girar  en  torno  a  discusiones  acerca  del  ingreso  o  del  consumo  sino  en  torno  a  las   capacidades  básicas  de  vida,  como  por  ejemplo  la  educación,  la  salud,  el  empleo,  la  participación,  la   vivienda,  etcétera.     Este   enfoque,   a   diferencia   del   anterior,   ya   no   establece   tan   claramente   una   ruptura   o   separación   tajante  entre  los  pobres  y  los  no-­‐pobres.  Primero,  desde  la  perspectiva  de  las  capacidades,  alguien   puede  ser  pobre  en  algunos  aspectos  y  no-­‐pobre  en  otros;  por  ejemplo,  tener  una  buena  renta  y  un  
  7. 7. 7   buen  nivel  educativo,  pero  ser  altamente  discapacitado  y  por  lo  tanto  no  poder  gozar  de  muchas  otras   libertades.   Por   otro   lado,   según   las   condiciones   específicas,   también   se   empieza   a   utilizar   una   tipología  de  pobres  según  tres  categorías:  los  pobres  coyunturales,  que  por  circunstancias  varias  están   en  riesgo  de  caer  en  condiciones  en  las  cuales  se  vulneren  sus  derechos;  los  pobres  estructurales  o   crónicos   que   están   privados   de   sus   derechos   por   carencia   de   dotación   mínima   de   capacidades   y   libertades;   y   pobres   en   miseria,   es   decir,   sin   posibilidad   para   elegir   formas   de   acción   y   desarrollo   personal  (Corredor  Martínez,  1999).   En   esta   misma   lógica,   la   importancia   de   la   desigualdad   como   un   fenómeno   social   no   se   debe   concentrar  únicamente  en  la  desigualdad  de  ingresos,  dado  que,  como  dice  Amartya  Sen,  cada  una  de   las   diferentes   variables   que   componen   la   pobreza   están   sujetas   a   ser   analizadas   en   términos   comparativos,  es  decir,  en  términos  de  las  desigualdades  sociales  que  existen  en  torno  a  ellas.  Unos   pocos   ejemplos   que   ilustra   en   su   libro   “Desarrollo   y   Libertad”   muestran   por   qué   puede   ser   más   iluminador   para   comparar   las   condiciones   de   vida   de   las   personas   en   una   sociedad   analizarlas   en   términos  de  las  diferencias  en  la  esperanza  de  vida,  en  los  niveles  de  educación,  en  la  morbilidad   infantil,  en  las  condiciones  sanitarias  de  la  vivienda,  en  el  acceso  a  la  información,  etcétera.  Hacer  un   análisis,  por  ejemplo  de  género,  en  torno  a  estas  variables  podría  dar  un  panorama  más  acertado  de   la  diferencia  en  las  condiciones  de  vida  de  estos  segmentos  poblacionales,  dice  Sen,  que  el  análisis  de   la  diferencia  de  ingresos  como  medida  de  desigualdad  (Cfr.  Sen,  2004).     Aún   en   términos   de   comparaciones   entre   diferentes   países   resulta,   según   este   enfoque,   más   apropiado  hacer  este  tipo  de  análisis  comparativos  que  simplemente  comparar  medidas  de  ingreso  y   consumo  o  de  PIB  per  cápita.     ¿Cómo  instrumentalizar  estos  conceptos?       Aunque  hasta  ahora  no  se  han  creado  muchas  herramientas  de  medición  de  la  pobreza  desde  este   enfoque,   el   PNUD   (Programa   de   Naciones   Unidas   sobre   Desarrollo)   creó   y   ha   venido   aplicando   el   Índice   de   Desarrollo   Humano   como   medida   de   pobreza   a   nivel   local,   regional,   nacional   e   internacional.  ¿Cómo  volvieron  operativo  este  concepto?  Este  índice  es,  primero,  un  índice  que  está  
  8. 8. 8   compuesto  de  distintas  variables.  Es  decir,  en  vez  de  medir  las  diferentes  variables  con  un  índice  para   cada  uno,  para  efectos  de  poder  efectuar  comparaciones  más  fácilmente,  las  agregaron  en  un  solo   índice.   Las   variables   que   utilizaron   fueron,   primero,   una   vida   larga   y   saludable,   medida   en   la   esperanza   de   vida   al   nacer;   segundo,   el   nivel   de   conocimiento,   medido   en   la   tasa   de   alfabetismo   adulto   y   la   tasa   bruta   de   cobertura3   combinada   de   los   niveles   primario,   secundario   y   terciario   de   educación;  y  tercero,  un  estándar  adecuado  de  vida,  medido  en  el  PIB  (Producto  Interno  Bruto)  per   cápita;  cada  una  de  estas  variables  agregadas  tienen  igual  peso  en  el  índice  agregado.   Adicionalmente,  el  escrito  del  PNUD  que  explica  el  índice  (PNUD,  2007)  hace  algunas  aclaraciones.  En   primera  instancia,  que  son  conscientes  de  que  este  índice  todavía  no  logra  cubrir  todos  los  aspectos   de   la   pobreza   dentro   del   marco   del   desarrollo   humano,   pero   que   recoge   algunos   de   los   más   importantes;   en   este   mismo   sentido,   que   es   por   lo   tanto   un   índice   flexible   con   espacio   para   ser   refinado  y  ajustado,  para  perfeccionarlo  y  adaptarlo  a  los  contextos  en  los  cuales  se  quiere  adaptar.     1.  3.  Exclusión  Social     Aunque  este  término  es  ampliamente  utilizado  tanto  en  el  ámbito  público  como  en  el  académico,   también  se  ha  generado  en  algunos  sectores  académicos  resistencia  al  mismo,  dado  que  “el  concepto   de  exclusión  social  comenzó  a  ser  utilizado  en  la  discusión  académica  y  pública  para  referirse  a  una   amplia  gama  de  situaciones,  convirtiéndose  en  un  concepto  “paraguas”  que  abarca  a  todo,  pero  que   no  quiere  decir  nada.  [...]  Entonces,  ¿cuál  es  el  aporte  del  concepto?”  (Duhart,  2006,  p.  2).   Para  entender  el  concepto  de  exclusión  social,  diferenciándolo  del  de  pobreza  y  del  de  desigualdad,  se   encontraron  dos  aproximaciones  relevantes:  en  primera  instancia,  que  “la  exclusión  social,  más  que   representar   un   estado,   refleja   un   proceso   que   puede   llevar   a   distintos   resultados   (pobreza,   desigualdad,  marginalidad)”  (Banco  Mundial,  2000,  p.  13)  y  segundo,  que  hace  énfasis  en  “el  rol  de  las   3   La   tasa   bruta   de   cobertura   es   la   tasa   calculada   según   la   totalidad   de   escolarizados   en   el   nivel   educativo   respectivo,   independiente  de  la  edad,  a  diferencia  de  la  tasa  neta  que  considera  únicamente  la  población  escolarizada  en  la  edad  que   corresponde  al  nivel.  
  9. 9. 9   características  relacionales  de  la  privación”  (Sen,  2000,  p.  1),  como  se  cita  en  el  trabajo  de  Duhart,   2006.     Si  se  toman  estas  definiciones  por  fuera  de  las  interrelaciones  conceptuales  dentro  de  las  cuales  se   construyen,   son   definiciones   complementarias:   la   exclusión   social   sería   entonces   un   proceso,   que   como   tal   se   va   construyendo   en   un   lapso   determinado   de   tiempo   y   en   un   ámbito   espacial   más   o   menos   determinado   y   en   el   cual   se   debe   hacer   énfasis   en   sus   características   y   expresiones   relacionales.  Sin  embargo,  para  entenderlo  mejor,  es  importante  profundizar  un  poco  en  cada  una  de   las  aproximaciones,  para  así  poder  determinar  qué  puntos  en  común  y  qué  diferencias  tiene,  y  si  es   posible   asociar   cada   una   de   estas   aproximaciones,   igual   que   con   los   anteriores   conceptos,   respectivamente  más  a  una  u  otra  de  las  perspectivas  de  desarrollo.   La  primera  definición  parte  de  una  observación  de  análisis  económico:  “En  nuestras  sociedades  existe   una  correlación  aparentemente  fuerte  entre  la  distribución  de  los  ingresos,  la  incidencia  de  la  pobreza   y  la  raza,  la  organización  social  y  la  cultura.  Una  cierta  forma  de  relación  causal  se  observa  entre  las   características  que  indican  quién  es  uno  –como  el  grupo  étnico-­‐racial–  y  la  posición  que  uno  mantiene   en  la  estructura  del  ingreso  de  la  sociedad.”  (Banco  Mundial,  2000,  p.  7).  Es  decir,  en  la  relación  entre   pobreza   y   desigualdad,   esta   última   entendida   como   la   distribución   de   ingresos,   hay   un   tercer   elemento,  determinado  por  “la  raza,  la  organización  social  y  la  cultura”.     Analizando   esta   observación,   este   trabajo   identifica   tres   dimensiones   básicas   del   concepto   de   exclusión   social:   económica,   político-­‐institucional   y   sociocultural,   y   lo   ubica   así   como   riesgos   específicos   de   estos   tres   tipos   que   impiden   o   dificultan   que   ciertos   grupos   o   colectivos   sociales   puedan  garantizar  la  realización  de  sus  derechos  humanos  y  puedan  integrarse  a  la  sociedad  en  su   conjunto   (Banco   Mundial,   2000).   Aquí   entonces   está   el   valor,   no   solamente   académico,   sino   especialmente  en  el  ámbito  de  las  políticas  públicas  que  para  estos  autores  tiene  este  concepto:  “la   fuerza  del  enfoque  de  exclusión  social  consiste  en  que  a  partir  del  entendimiento  de  los  factores  de   riesgo   y   procesos   institucionales   que   desencadenan   y   mantienen   una   situación   de   vulnerabilidad,   permite  pensar  una  matriz  de  políticas  tendientes  a  intervenir  en  las  causas  que  impiden  la  inclusión   social”  (Banco  Mundial,  2000,  p.  12).  
  10. 10. 10   Por   el   otro   lado,   el   autor   que   plantea   el   segundo   enfoque   empieza   haciéndose   una   serie   de   preguntas:  “[...]  ¿qué  aporte  puede  hacer  [este  concepto]  para  la  acción  y  el  diseño  de  políticas  de   inclusión?  [...]  ¿Para  qué  queremos  integrar  a  estos  grupos  sociales  excluidos  del  sistema  económico-­‐ político  y  social?,  ¿para  que  ellos  cambien  y  adopten  los  cánones  del  sistema?,  ¿o  no  será  que  el   sistema   mismo   es   inherentemente   excluyente?,   y   en   ese   sentido,   ¿no   será   también   necesario   un   proceso  de  transformación  del  mismo  sistema  durante  este  proceso  de  inclusión  o  integración  social?   ¿Cómo  se  puede  lograr  este  proceso  paralelo  e  interconectado?”  (Duhart,  2006,  p.  1).   En  este  sentido  cobra  aun  mayor  relevancia  plantear  este  enfoque  en  términos  de  las  características   relacionales  de  la  privación,  dado  que  estudiarlo  en  términos  de  la  exclusión  social  implicaría  hacer  un   análisis   multidimensional   en   términos   de   las   escalas   (local,   regional,   global),   de   los   actores   (tanto   individuales   como   colectivas)   involucrados,   de   sus   relaciones   sociales   y   las   lógicas   culturales   e   institucionales  que  los  enmarcan.  Con  base  en  esto,  el  autor  identifica  como  factor  determinante  en   este   análisis   las   relaciones   de   poder,   y   define   este   concepto   de   una   manera   más   amplia   de   como   usualmente  se  entiende.  El  poder  es  entonces  “una  capacidad  [...]  de  realizar  una  acción  o  entablar   una  relación.  En  este  sentido,  el  control  de  unos  sobre  otros  podría  ser  un  tipo  de  relación  que  es   posible   establecer   en   el   uso   de   esa   capacidad,   pero   no   la   única.   También   sería   posible   establecer   relaciones   mutualistas   de   cooperación   y   colaboración,   que   no   son   excluyentes,   mediante   esta   capacidad.”  (Duhart,  2006,  p.  8).     A   partir   de   este   análisis,   el   autor   llega   a   una   conclusión   interesante   que   le   da   una   perspectiva   completamente  distinta  al  concepto  de  exclusión  social,  que  tiene  fuertes  implicaciones  también  en   los   de   pobreza   y   desigualdad,   y   en   las   posibilidades   reales   que   tenemos   hoy   en   día   en   nuestras   sociedades   para   resolver   estos   problemas.   Nuestro   marco   socio-­‐cultural,   es   inherentemente   competitivo;   abarca   “el   funcionamiento   tanto   de   los   sistemas   económicos   como   los   políticos   y   jurídicos,   estableciendo   al   conflicto,   y   su   expresión   institucional   en   la   competencia,   como   el   único   método  de  interacción  entre  los  actores”  (Duhart,  2006,  p.  7),  y  es  por  eso  que  la  noción  de  poder   hegemónica  se  configure  igualmente  en  esos  términos.  Viendo  el  problema  desde  esta  perspectiva,  la   única  forma  en  que  tiene  sentido  plantear  los  procesos  de  exclusión  social  y  sus  consecuencias  como   un  problema  estructural,  es,  desde  lo  local  y  regional,  desnaturalizar  esta  cultura  de  la  competencia  
  11. 11. 11   volviéndola  consciente  y  empezar  a  generar  otros  tipos  de  relaciones,  y,  desde  lo  global,  identificar  el   problema  en  el  marco  socio-­‐cultural  que  rige  nuestras  instituciones  económicas,  políticas  y  sociales.   Estos  dos  enfoques  tienen  entonces  en  común  que  identifican  el  carácter  relacional  y  de  proceso  de  la   privación,   e   iluminan   en   ese   sentido   la   fuerte   influencia   que   tienen   factores   culturales   e   institucionales  no  económicos  en  ella.  Sin  embargo,  la  manera  en  que  cada  uno  caracteriza  y  analiza   esos  procesos  difiere  profundamente;  en  ese  sentido,  es  posible  ubicar  el  primero  más  cercanamente   a  la  perspectiva  de  desarrollo  económico  y  el  segundo  más  hacia  la  del  desarrollo  humano.       Conclusiones   Como  se  puede  ver,  entender  diversas  definiciones  de  pobreza,  desigualdad  y  exclusión  social  y  la   relación  que  se  establece  entre  ellas  nos  puede  dar  unas  herramientas  muy  importantes  para  poder   analizar  críticamente  muchas  de  las  problemáticas  sociales  a  las  que  nos  enfrentamos  hoy  en  día,  no   solamente  en  Colombia  sino  en  muchas  partes  del  mundo.  Así  mismo,  también  es  importante  resaltar   que  aparte  de  las  dos  perspectivas  principales  que  se  plantearon  aquí,  se  pueden  encontrar  muchas   otras   que   enriquecerían   el   debate,   pero   que   por   cuestiones   de   concreción   y   brevedad,   no   se   incluyeron  en  este  documento;  por  ejemplo,  algunos  autores  (como  Joseph  Stiglitz,  Hugo  Zemelman  y   Helio   Gallardo)   consideran   importante   poner   en   debate   el   concepto   de   empobrecimiento   como   producto  estructural  de  un  sistema  desigual  que  es  preciso  transformar.     Bibliografía   Banco   Mundial,   (2000).   Exclusión   Social   y   Reducción   de   la   Pobreza   en   América   Latina   y   el   Caribe.   Editado  por  Estanislao  Gacitúa,  Carlos  Sojo  y  Shelton  H.  Davis.  Washington:  Banco  Mundial.     Corredor  Martínez,  C.  (1999).  Pobreza  y  desigualdad,  reflexiones  conceptuales  y  de  medición.  Bogotá:   Ediciones  Universidad  Nacional,  Colciencias,  CINEP  y  GTZ.   Duhart,  D.  (2006).  “Exclusión,  Poder  y  Relaciones  Sociales”,  en  Revista  Mad.  Departamento  de   Antropología,  Universidad  de  Chile  No.  14.  Documento  en  línea,  disponible  en,   http://www.revistamad.uchile.cl/14/duhart.pdf.  Recuperado  el  11  de  junio  de  2010

×