E     D I T O R I A L


D
          esde su surgimiento en 1945 hasta la muerte de Perón en                               ...
Ante las próximas elecciones




CUADRO DE
SITUACION
    Es muy difícil volver a construir un proyecto                    ...
POLITICA NACIONAL



Buenos Aires deja intacta la estruc-      grave que ha ocurrido en el núcleo      tina debería ir a u...
Elisa Carrió pelea                                                               preciosismo teórico que decía
palmo a pal...
POLITICA NACIONAL



                                                               El gordito         como cuadro del pro...
Lo que sucede es que el autode-      Un triunfo del
                                         gobierno
nominado “progresism...
POLITICA NACIONAL



Reflexiones ante el golpe de 1955



Hoy como ayer:
EL
CAMINO
LO
SEÑALA LA                           ...
mujer, ese joven humilde que había apoyado con ale-               Decía el Gral. Perón en “Actualización doctrinaria
gría ...
POLITICA NACIONAL




 La izquierdita tiene sus…
                               MOMENTOS DE
                              ...
El regreso de la
VOLUNTAD
POLITICA                                                              JUAN MANUEL ABAL MEDINA (h...
POLITICA NACIONAL



                                                               En primer lugar, el concepto de improd...
Buena parte de las causas que originaron tales per-
                                                           cepciones d...
POLITICA NACIONAL



consecuencia del agotamiento de la matriz estado-cén-       paces de transformar la realidad a través...
modelo a fin de evitar las posibles sospechas que cual-            Llegados a este punto, y rozando nuestros días, es
quie...
POLITICA NACIONAL



mismos. La política de derechos humanos, el enfrenta-                      NOTAS
miento con las empre...
La Unión
Sudamericana:
URGENTE Y
NECESARIO
   “Aquí hay un problema de
unidad que está por sobre todos los
problemas”.
   ...
INTEGRACION LATINOAMERICANA



Coyuntura y presente histórico.          la “mundialización” ya está conclui-   ra plantear...
que por sí solos no poseen; b) la pe-
                                                                                    ...
INTEGRACION LATINOAMERICANA



aún, y Juan Manuel de Rosas era un        estructura social y política del país        Ahor...
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
sudestada17.pdf
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

sudestada17.pdf

783 views

Published on

Published in: News & Politics, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
783
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

sudestada17.pdf

  1. 1. E D I T O R I A L D esde su surgimiento en 1945 hasta la muerte de Perón en por Héctor Fernández 1974, el peronismo significó un conjunto de ideas, plano de las relaciones internacionales, inaugurándose una nueva representaciones, vivencias y aspiraciones de los argentinos época de coloniaje que ya muchos llaman “la segunda década que podríamos sintetizar en dos líneas centrales: la justicia social y el infame”. antiimperialismo. En esto residía su carácter revolucionario. Al menos dos generaciones de argentinos crecieron conociendo esta La identidad peronista se había formado en el rechazo a la realidad cara triste y farsante de los fariseos políticos actuando en nombre del cotidiana de la “década infame” de 1930, cuando no existían derechos peronismo. Por ello, decir hoy peronismo o peronista no quiere decir ya sociales de ningún tipo y los trabajadores estaban en manos de la una sola cosa clara. Ya no es automático el razonamiento que vincula a avaricia del “patrón”, sin más límites que su propia voluntad, al tiempo la justicia social y al antiimperialismo con el peronismo. que la posición colonial de la Argentina respecto del Reino Unido de la Sin embargo sigue estando en el peronismo el conjunto de ideas y de Gran Bretaña era de una evidencia ofensiva, aun para algunos sectores hombres que pueden reivindicar para la Argentina aquellas dos de la oligarquía. La defensa de los intereses de los obreros y la lucha por banderas en forma más coherente. Los peronistas revolucionarios dignificar a una nación humillada fueron dándole forma al surgimiento de “lo nuevo”. Justicia social y antiimperialismo. Dignidad del hombre y estamos convencidos de ello. Pero no alcanza. Las nuevas generaciones de la patria. que es necesario incorporar a la lucha política deben saber por qué esto Pero al morir Perón y quedar acéfalo el gigantesco movimiento que él es así. Se hace obligatorio definir y explicar al peronismo. conducía, dos tendencias se enfrentan, sin control, en su seno (estas Los peronistas, abanderados de una historicidad antes que de un dos fracciones, que existían ya de antemano, estaban hasta ese ideologismo, defendemos, sin embargo, una ideología, un cuerpo de momento contenidas por la presencia de la figura aglutinante de ideas, que no se construye en un “laboratorio” sino que “se deduce” a Perón), y dada su gran representatividad, en su enfrentamiento partir del modo de ser concreto del pueblo argentino. arrastran al conjunto de la sociedad. Una de estas fracciones colocará Orgullosos de nuestro pasado de lucha, amantes de la idiosincrasia en primer término el aspecto de la justicia social, e irá elaborando la argentina, fundamos nuestro pensamiento y nuestras esperanzas en la idea de un “socialismo nacional”, como cenit a alcanzar por el lucha continua de nuestro pueblo por la Justicia Social, conscientes de movimiento popular. La otra, privilegiando el carácter antiimperialista que “ningún hombre se realiza en una comunidad que no se realiza”. del peronismo, rechazará las ideas que considera hijas de una Para que haya justicia social es necesario que “la manguera chorree dependencia no ya material, respecto de Europa, sino mental. Ambas hacia adentro”, que los argentinos seamos dueños de la riqueza de tendencias impugnaban a la otra como representativa del peronismo. nuestro suelo y el fruto de nuestro trabajo, “de manera que la primera Comienza a desdibujarse el contenido de este gran movimiento de pelea no tiene que ser entre nosotros sino con quien se los lleva”, como masas. decía Homero Manzi; esto es la Independencia Económica. Las Luego vino el Proceso, y su secuela de desastres. distintas fuerzas sociales oprimidas por el imperialismo no deben ser Al regreso de la democracia formal, en 1983, el peronismo se fragmentadas, sino unidas en un frente policlasista que potencie su reorganizó alrededor del PJ, incorporándose por primera vez en su vitalidad. Así entendemos los peronistas al ejercicio de la Soberanía historia a la partidocracia, y asumiendo sus valores. Comienza la Política. “alvearización” peronista. Conscientes de que la “mundialización” es un proceso que avanza El peronismo deja de ser un movimiento revolucionario para pasar a ser irrefrenablemente, creemos que las naciones deben definir la un “partido de sistema”, y cuando reconquista el poder, en 1989, se estrategia más adecuada para ingresar a la etapa mundial que se produce un vacío de sentido inédito. Aparece el menemismo, y ya nada avecina. Para encarar este fenómeno pensamos que son indispensables volverá a ser como antes. En nombre del peronismo, y haciendo uso y el Nacionalismo Cultural que nos brinde identidad en el contexto de abuso de sus símbolos y giros retóricos, se eliminan de a poco todas sus la integración y la Unidad Sudamericana que nos otorgue la fuerza y grandes conquistas: se destruye el aparato productivo, se deja en un capacidad de acción que hoy no tenemos, para resistir los embates estado de indefensión pasmante a los trabajadores, se excluye a un hegemónicos de las fuerzas imperiales. tercio de la población de todo marco de protección social, se entrega el Este es el programa que hace del peronismo el núcleo duro de la patrimonio nacional a grandes empresas multinacionales, se desarticula revolución que vendrá. Pero ésta sólo se alcanzará convocando a el poder ordenador del Estado y se inicia una política humillante en el sectores cada vez mayores de la sociedad. Compañeros: ¡El Peronismo será revolucionario o no será nada! SUDESTADA 1
  2. 2. Ante las próximas elecciones CUADRO DE SITUACION Es muy difícil volver a construir un proyecto des tras de sí, según lo expresan los indicadores de imagen y las encues- de Nación que incluya a todos los argentinos tas preelectorales. sin que los sectores que durante mucho Esto implica una oportunidad y usufructuaron la riqueza nacional, reaccionen. un peligro: Kirchner puede consti- tuirse en el jefe de la fuerza política Por eso, no tengan ninguna duda, me van a que centralice y conduzca el resur- seguir agrediendo y agraviando, porque no me gimiento nacional o simplemente en el ganador de una elección. La me- cambio de bando, porque estoy del lado de la dida de una u otra cosa estará dada gente, del lado del pueblo argentino. por el nivel organizativo que surja del proceso actual para el Movi- Néstor Kirchner miento Nacional. Su triunfo deberá reflejarse en un mejor posiciona- L a Argentina es ingoberna- partidos que no parecían representar miento de cuadros dirigentes que, al ble sin votos. Si no, pre- “ideas”; debilitamiento de la identi- no estar comprometidos con la par- guntémosles a Alfonsín y dad histórica en el nivel consciente de tidocracia caduca que prohijó el fra- De la Rúa. El Presidente Néstor los argentinos y auge del individualis- caso reciente de la “democracia”, Kirchner lo sabe. Por eso da a esta mo y el escepticismo en sus formas garanticen que sostendrán con con- elección que se avecina la importan- más descarnadas. vicción y sin ataduras la lucha por cia que merece. Se la ha cargado al Hoy, tras la crisis del “Modelo”, una Nación libre y justa. Hay que hombro, convirtiéndose en su prota- la decadencia noventista pugna por articular y construir poder popular, gonista central. volver, pero la resistencia al neoli- fuerza motriz imprescindible para la La década oscura de los ´90 tuvo beralismo se ha condensado en tor- recuperación de la Patria. conocidas características: traición a la no de un hombre: Néstor Kirchner. La conformación de las listas y palabra empeñada, desideologización Nuestro Presidente ha acaparado la el esquema de alianzas no parecen de la política y pérdida, consecuente- atención de las mayorías desencan- colaborar en este sentido. La arqui- mente, del sentido de pertenencia a tadas y logra convocar a las volunta- tectura electoral en la provincia de 2 SUDESTADA
  3. 3. POLITICA NACIONAL Buenos Aires deja intacta la estruc- grave que ha ocurrido en el núcleo tina debería ir a un esquema “euro- tura del poder municipal. Los inten- del Movimiento Nacional, el Pero- peo” de tipo derecha-izquierda, y dentes, enrolados sólo circunstan- nismo. Ese “hecho grave” es el en- abandonar la pretensión movimien- cialmente en el kirchnerismo o en el frentamiento entre duhaldismo y tista. Al igual que Sarmiento, cree duhaldismo, conservan su condición kirchnerismo, que debilita al campo que eso es más moderno porque de grandes electores para éste y los nacional. identifica lo europeo con lo moder- próximos comicios. A nivel nacio- Al quedar el Peronismo solo en no y lo “civilizado” con ambas co- nal, el diseño electoral y las alianzas el centro de la escena, era esperable sas. No entraremos ahora en esta oficiales no se han hecho en base a que se generaran bloques que repre- discusión, pero sí queremos alertar las particularidades ideológicas y la sentaran diferentes tendencias na- que parece que tanto el Peronismo filiación histórica de los candidatos cionales. Pero es negativo que este en el poder, como el Peronismo fue- provinciales, sino a la extensión del ra de él asumen esos roles, hasta el poder territorial de los aliados, que punto que el duhaldismo, al que le son los gobernadores ya instala- tocaría ser “la derecha”, centra su dos en el poder: si bien pode- campaña en la seguridad y la re- mos reconocer que Obeid y presión a los movimientos so- Busti, por ejemplo, son dos ciales y llega al paroxismo, gobernadores que apoya- al colmo del oportunismo ron el proceso de desarti- electoral, atacando las re- culación del “Modelo”, tenciones agropecuarias no se puede decir lo que instaurara durante su mismo de gobernadores presidencia el mismo como De la Sota o Ro- Eduardo Duhalde. mero. Si esto conforma Como contracara, la el espacio de una renova- campaña oficialista arrancó ción del campo nacional y con una virulencia que de- popular, no deberíamos ol- sorientó a muchos compañe- vidar de prestar mucha aten- ros que ponían en dudas la ción a lo que hagan de ahora filiación peronista del Presiden- en más estos muchachos, porque te, sus ministros y las primeras y “el hombre es bueno, pero si se lo segundas líneas del gobierno nacio- vigila es mejor”. El único factor de nal. Una acusación claramente in- unidad es la figura de Néstor Kirch- enfrentamiento asuma característi- sostenible. Seguramente el inicio de ner y su voluntad de cambiar la his- cas de “izquierda vs. derecha”, ree- la campaña estuvo informado por la toria. El presidente lleva a delante ditando la división de los años ’70, intención de captar sectores más una conducción de tipo “radial”, de en forma de comedia, si se quiere, amplios del electorado pero muchos diversas fuerzas, sin ninguna rela- pero, previsiblemente, con el mismo se sintieron contrariados en aquel ción entre sí. Esas fuerzas quedan resultado catastrófico de aquella. Y momento, aun siendo fervientes de- como “colgadas” de un espacio po- como si esto fuera poco, no sólo es- fensores del proyecto nacional de lítico a partir de la relación que tie- te planteo no le sirve al país, sino Kirchner, quien, por su parte, tiene nen con Kirchner, que ocupa el que es visualizado por gran parte de razón cuando dice que con el Pero- centro de la escena y se vincula con la sociedad como un enfrentamiento nismo solo no alcanza. cada uno de sus aliados de forma in- entre “bandas” políticas, por espa- Nosotros agregamos que sin el dividual, no orgánica. cios de poder, alentando la tenden- Peronismo es imposible. Lo dicho: Estamos frente a una fragmenta- cia a la abstención electoral. el núcleo del Movimiento Nacional ción considerable del poder político Fue Torcuato Di Tella quien ex- continúa siendo el Peronismo, que cuya raíz debe buscarse en un hecho presó no hace mucho que la Argen- no es ni el partido republicano que SUDESTADA 3
  4. 4. Elisa Carrió pelea preciosismo teórico que decía palmo a palmo a López Murphy los “cuanto peor, mejor” han vuelto in- restos del transitable la ciudad de Buenos Ai- naufragio de res, que sería lo de menos, pero en Fernando El Hechizado el camino han logrado el repudio masivo a la movilización popular, con el beneplácito de sus anfitrio- nes mediáticos y el stablishment li- beral, que asisten jubilosos al desgaste por abuso de esa formida- ble herramienta de lucha. Pueden anotarse como un triunfo, también, el enfrentamiento latente pero pal- pable entre trabajadores desocupa- dos y ocupados. Otra tragedia mutada en come- dia: se repite aquí la idea de Santu- cho de presionar a Perón para empujarlo a reprimir. “Cuanto peor, mejor”, cayó el Peronismo y queda- mos en manos de Videla, Massera y pretendía Menem ni el socialdemó- clases oprimidas con indisolubles Martínez de Hoz… Recién con la crata que impulsa el Chacho Álva- lazos entre sus respectivos destinos. caída de De la Rúa comenzaría una rez. Esa coincidencia los hace suscepti- nueva etapa en la vida nacional, al Mientras la contradicción princi- bles de integrar el frente de clases finalizar la trampa de la Convertibi- pal siga siendo Imperialismo o Na- que promueva la Liberación en el lidad cambiaria sin caer en la dola- ción, la política seguirá postergando marco movimientista que desdeña rización que impulsaban el la división entre izquierdas y dere- Di Tella. menemismo y sus amigotes. Tam- chas para dar prioridad a la con- Todo proceso electoral tiende a poco lo entendieron entonces los fluencia de intereses de las clases exacerbar las diferencias de los con- muchachos de la izquierdita, que oprimidas por el imperialismo y sus tendientes a despecho de los posi- pretendían el gobierno de las asam- aliados vernáculos. bles acuerdos. Más allá de las bleas populares o que ganase Me- El esquema de izquierda y dere- particularidades de esta elección ha- nem (“cuanto peor, mejor”). De la cha conduce irremediablemente a brá que entender que las “internas” asunción de semejante principio a una situación donde el país se divi- se dirimen entre quienes comparten la búsqueda de un mártir el trecho de y enfrenta por cuestiones que, postulados básicos pero disienten en es corto… aunque importantes, no son centra- matices; no entre enemigos. No ad- En noviembre se realizará la les. Lo medular es la independen- vertirlo es perjudicial para la propia Cumbre de las Américas en Mar del cia. En dicho esquema un joven fuerza. Dependerá de la claridad de Plata. A ella asistirá George Bush estudiante de clase media que pro- unos y otros la recomposición de la (h… dp). Distintas organizaciones mueve la legalidad del aborto que- necesaria unidad. de la izquierdita se han nucleado en daría enfrentado a un trabajador torno de la llamada Multisectarial católico que, en razón de su fe, es Un párrafo aparte merecen los (o algo así) para repudiar la presen- contrario a dicha posibilidad; sin habitués de Canal 9 y Radio 10, cia en Argentina de dicho criminal embargo, ambos son víctimas del nuestros amigos de la izquierdita y ¡dos meses antes! paralizaron la imperialismo en tanto pertenecen a “revolucionaria”. Munidos de aquel ciudad de Buenos Aires; está por 4 SUDESTADA
  5. 5. POLITICA NACIONAL El gordito como cuadro del progresismo libe- López Murphy últimamente ral tradicional. La composición de se nos puso un las listas del ARI dista de la ortodo- poco xia de centroizquierda, para disputar ¡chaaancho…! palmo a palmo con López Murphy los rezagos del delarruismo. Así, lleva en la Capital como primer candidato a legislador a Enrique Olivera. Vicejefe de Gobierno du- rante la intendencia de De la Rúa, Olivera fue su reemplazante al asu- mir éste la Presidencia de la Nación. Seguramente este buen señor sea uno de los firmantes del “contrato moral” tan pregonado desde las filas del ARI; falta saber si el curador de dicho contrato será, por ejemplo, Fernando de Santibáñez, tenaz cus- todio de los fondos “habilitantes” de la Reforma Laboral. No sería con- tradictorio: en su momento, coinci- verse si con semejante método no Sin embargo, la obligación de un diendo con el menemismo y con terminarán logrando el repudio ma- verdadero cuadro revolucionario es- Chacho Álvarez, Lilita votó en Di- sivo… ¡al repudio! Algunas organi- triba en sintetizar la voluntad an- putados a favor de esa flexibiliza- zaciones, alimentadas en base a tiimperialista de la mayoría de los ción salvaje reclamada por el clientelismo del más fiero cuño, se argentinos, no en sobrepasarla por delarruismo. Se le dio así cobertura disponen a marchar hacia “La Feliz” un afán vanguardista; si se la sinteti- legal a una inmoralidad aberrante: para intentar impedir el encuentro. za se la puede alimentar para que se la superexplotación de los trabaja- Obviamente, la obligación del Go- desarrolle. Para ello, en este caso, dores. Eso significaba aquella ley. bierno, sea cual fuere su signo polí- debe lograrse que el repudio a Bush tico, será garantizar no sólo la incluya a la mayor cantidad posible seguridad de los mandatarios y de- de sectores organizados. Desde SU- Mauricio Macri: un joven exponente de la vieja “patria más personas que asistan, sino tam- DESTADA proponemos para el día contratista” bién la realización del evento en que viene Bush la realización de un forma ordenada. Únicamente una “Banderazo Nacional” en cada ciu- psiquis infantil puede suponer que dad y pueblo de la Patria, sin secta- el Gobierno esté en condiciones de rismos ni provocaciones funcionales impedir la asistencia de cualquier a la CIA. La Argentina necesita de mandatario a una cumbre interna- su Pueblo héroes, no mártires. cional, o incluso de que correspon- La que está tan lejos del martirio da. Pero claro: “Cuanto peor, como del heroísmo es Elisa Carrió. mejor”. Si esta aventura termina con La necesidad de acceso a mayores varios presos y numerosos contusos grados de poder real, a través de o algo más grave, incluso, la movili- cargos legislativos por ahora, la lle- zación será para ellos un éxito pues vó a las peores alianzas en el senti- ya se sabe: “cuanto peor…” do ideológico, desenmascarándose SUDESTADA 5
  6. 6. Lo que sucede es que el autode- Un triunfo del gobierno nominado “progresismo” no es otra nacional abre cosa que la ideología de los que sin las puertas a la animarse a la Revolución pretenden reconstrucción de un proyecto la realización de un capitalismo nacional para transparente. Un buen marxista diría los años que eso es imposible: mal podría ser venideros. Deberá “transparente” un sistema basado en profundizarse un acto de corrupción como es, bási- en un sentido nacional, camente, la apropiación de la plus- popular y valía que realiza el Capital sobre el revolucionario. Trabajo Asalariado. De todas maneras, la representa- ción oficial del neoliberalismo ha quedado en manos de Ricardo Ló- pez Murphy. Papiros, diplomas y carnets no le faltan: hombre de FIEL, ha sido “ministro estrella” del gobierno de Fernando el Hechizado en la cartera de Defensa y también en la de Economía. Aunque en este último caso ha sido algo más: “mi- nistro estrella fugaz”; tras anunciar migo principal. Para derrotarlo ha- para crecer, deberá obtenerse me- un plan económico de ajuste violen- brá que consolidar en las urnas al diante un fuerte plan de obras públi- to a medida de las exigencias del Gobierno Nacional, votando en to- cas que supla la incapacidad de FMI, al “eficiente” técnico lo corrió dos los distritos a los candidatos del nuestro empresariado para generar a zapatillazos la movilización estu- Presidente. Néstor Kirchner expresa un desarrollo autocentrado. El forta- diantil. No duró ni 20 días porque lo las actuales expectativas de cambio lecimiento del Estado Nacional es el que ya no corría era el modelo neoli- del Pueblo Argentino y su consoli- camino que garantiza estas metas, beral instaurado en los ´90 por el po- dación en el poder abre las puertas a porque la ausencia de dirección es- der financiero, a quien López la reconstrucción de un proyecto na- tatal es el “dirigismo” de los grupos Murphy responde. Se trata de un cional para los años venideros. Ese concentrados del poder económico, viejo representante de la “patria fi- proyecto deberá profundizarse en un mayoritariamente en manos extran- nanciera” ahora aliado a un joven sentido nacional, popular y revolu- jeras. exponente de la vieja “patria contra- cionario, si quiere existir y pervivir. Ese fortalecimiento del poder tista”, Mauricio Macri. Linda yunta. Su herramienta deberá ser la organi- público, que es el poder del Pueblo, Es esta la principal oposición al zación popular como motor de las Gobierno del Presidente Kirchner, futuras transformaciones tendientes deberá dar lugar a nuevos referentes porque es la única fuerza ideológica- al establecimiento de un modelo de políticos no comprometidos con la mente coherente y capaz de concitar inclusión social a través del trabajo, etapa anterior y surgidos del fragor algún grado de adhesión, aunque es- en una sociedad industrializada con de este combate por la liberación ta resulte insuficiente en razón del una fuerte distribución de la riqueza definitiva de la Patria y la felicidad rumbo claramente elegido por los tendiente a la realización de la Justi- del Pueblo. argentinos desde el 2001 a la fecha. cia Social. La infraestructura nece- Aunque en retroceso en la Ar- saria para fortalecer nuestra Juan Sánchez Muñoz gentina, el neoliberalismo es el ene- industria, que necesita apoyo estatal y Juan Cruz Cabral 6 SUDESTADA
  7. 7. POLITICA NACIONAL Reflexiones ante el golpe de 1955 Hoy como ayer: EL CAMINO LO SEÑALA LA Fabio Gentili habla en el acto de conmemoración del golpe antipopular de 1955 La placa que está detrás reza lo MILITANCIA siguiente: “1955- 24 de setiembre - 2005 El 16 de setiembre de 1955, el Pueblo Rosarino salió a las calles en toda la ciudad, contra el golpe antipopular. En esta esquina se libró, el 24 de setiembre, una batalla heroica Concejo Municipal de Rosario”. El golpe del 55 y la reacción popular Porque la mayor revolución operada en el país en la Eva Perón decía que la política era lucha y que década peronista fue, sin lugar a dudas, la toma de con- renunciar a la lucha era renunciar a la vida, pues la ciencia del hombre humilde de nuestra tierra, el darse vida misma es lucha. Así lo entendió la militancia cuenta de que su vida sí valía, que tenía sentido, que él peronista que, a partir del 16 de setiembre de 1955, podía ser, en una Nación justa, artífice de su propio sintió que con la llegada de la Fusiladora perdía destino. Y con ese despertar se sintió invencible. Pero aquello que le había dado significado al existir de ca- también comprendió que su situación iba irremediable- da familia trabajadora en los últimos diez años: “La mente sujeta al destino de sus pares, de su Patria. Por dignidad”. eso, ante la reacción oligárquica, ese descamisado, esa SUDESTADA 7
  8. 8. mujer, ese joven humilde que había apoyado con ale- Decía el Gral. Perón en “Actualización doctrinaria gría las decisiones del gobierno de Perón, trabajando, para la toma del Poder” que a él lo tenía que reemplazar estudiando, construyendo familias, sindicatos, clubes, un hombre providencial o una organización. La crisis unidades básicas, en fin “La Nueva Argentina”, fue la del Movimiento se dio en la medida que éste no pudo ni levadura de la gesta más heroica del Pueblo Argentino supo construir una conducción que tomara la posta del durante el siglo XX: la Resistencia Peronista, epope- General, tarea harto difícil pero necesaria. Llegamos a ya conducida por el Gral. Perón desde el exilio y eje- la locura de plantear como eje de campaña en 1983 la cutada en forma descentralizada por miles de núcleos consigna “Perón conduce desde el cielo” y además está- resistentes dispersos por la geografía de la Patria y casi bamos convencidos que ese misticismo nos iba a llevar sin contacto el uno con el otro. Hasta aquí la acción de la militancia, pero ¿la diri- al triunfo. Nada más alejado de ello. gencia? Ausente en su gran mayoría, pues la Resisten- cia no sólo fue la acción contra el gorilismo fusilador y Hoy después de sufrir un largo camino de vacia- entreguista y sus herederos militares o seudodemocrá- miento ideológico y desmovilización, el Pueblo, a tra- ticos, también fue una aplanadora para con aquellos di- vés de la figura del Presidente Kirchner, está intentando rigentes que, según el mismo Perón, se habían la construcción de un nuevo liderazgo que nos reconci- aburguesado, perdiendo la moral revolucionaria. En lie con lo mejor de nuestra historia. Esto no pasa desa- realidad, esta acción insurreccional fue un paso más en percibido por los grupos de poder, por eso la reacción la toma de conciencia del Pueblo, un reafirmar que el reflejada tanto de los grandes medios de comunicación destino del país y de cada uno de sus habitantes estaba como de dirigentes partidarios al servicio de intereses ligado al hacer del conjunto de los trabajadores y esa antipopulares, que no se cansan de augurar peligros he- visión, contagiada a los demás sectores de la Nación, gemónicos y catástrofes económicas y sociales incon- pudo, después de casi de dieciocho años de lucha, ge- trolables. nerar las condiciones para el regreso de Perón al país, estructurando un Frente nacional que no era sólo elec- Viejas campanas suenan tratando de aturdir y con- toral sino que, fundamentalmente, se proponía la uni- dad nacional para liberar la Patria. fundir a nuestros compatriotas. Otra vez, al igual que cada vez que en nuestra tierra hubo un gobierno popu- De la gloria al derrumbe lar, izquierda y derecha funcionan como una tenaza tra- Después de la muerte del General la desarticulación tando de aislar y boicotear la acción nacional. del Movimiento se aceleró. Lo que no pudieron hacer los gobiernos proimperialistas que se sucedieron de Lonardi a Lanusse gracias a la acción del Pueblo, lo lo- Nuestra misión gró el proceso instalado el 24 de marzo de 1976 y que Así la cosas, la tarea de la militancia es, entonces, tuvo continuidad programática en las democracias co- sostener y profundizar este proceso, retransmitiendo a loniales de Alfonsín, Menem y De La Rúa. través de la acción y el discurso el mensaje del Presi- Endeudamiento externo, terrorismo de Estado, hi- dente. No tenemos que perder el tiempo para mirar al perinflación, desocupación, privatización de las empre- costado a ver qué hace otro compañero, tenemos que sas del Estado, concentración de la riqueza, son mirar al frente para ver qué hace el enemigo, aconseja- eslabones de un plan de genocidio nacional ideado y ba Perón. dirigido por el Imperialismo durante casi treinta años. ¿Ante un nuevo despertar? Nuestra lucha es estratégica: reconstruir el Movi- Todo parecía anunciar el final, llegamos a pensar y miento Nacional bajo la conducción del compañero a temer la posibilidad de la disolución política y social, Néstor Kirchner. Todo lo demás es secundario. hasta que, como dijo Homero Manzi refiriéndose al na- cimiento del Peronismo, llegó lo nacional para salvar- nos. Prof. Fabio Gentili 8 SUDESTADA
  9. 9. POLITICA NACIONAL La izquierdita tiene sus… MOMENTOS DE GLORIA Pitrola y Castells durante una conferencia de prensa La agencia de noticias ANCLA, de Investigaciones Rodolfo Walsh, emitió en un rapto humorís- tico (en joda, o sea, ¿me entendés?) el siguiente cable informativo: INTERNACIONALES El Pentágono y la Secretaría de Estado en alerta máxima: Pitrola dice que no permitirán arribo de Bush Buenos Aires, septiembre 9 (ANCLA) - Mientras se lleva adelante la mar- cha de la multisectorial piquetera, fuentes de la embajada estadounidense admitieron el temor que percibieron en comunicaciones con Washington, donde la secretaria de Estado Condoleezza Rice y Donald Rumsfeld, secre- tario de Defensa, se mostraron preocupados por las afirmaciones del líder de masas del Polo Obrero, Néstor Pitrola: “No permitiremos la llegada de Bush a la Argentina”. “La cosa no quedó aquí”. El genio político de los muchachos del Partido Obrero (autodenominado, claro) los llevó a publicar en “Prensa Obrera”, número 918 (guita no les falta), un artículo “intitulado” Pitrola inquieta a Bush. Ci- tando la fuente y reproduciendo orgullosos el texto completo del cable, aseguraron que “la lucha de nuestro compa- ñero Néstor Pitrola suscita un interés especial, tanto en el Pentágono como en el Departamento de Estado de los Estados Unidos.” Y agregaron análisis maravillosos tales como: “las ‘preocupaciones’ del entorno de Bush son un factor en la caracterización de la candidatura de Pitrola” basada en “un liderazgo político que no es improvisado si- no consciente”. (No sea malo, no se ría, compañero). Parece ser, además, que “los trascendidos de ‘la embajada’ forman parte de un proceso de contradicciones políticas más general”. Querido lector, le ahorramos los párrafos que siguen, pero le contamos lo último. Al final muestran la hilacha: aseguran que el Gobierno argentino no ve la importancia de esta organización “obre- ra”, pero que… “desde afuera del país parece que se ve mejor”. ¿No es genial? Ellos mismos están ¡en otro país! SUDESTADA 9
  10. 10. El regreso de la VOLUNTAD POLITICA JUAN MANUEL ABAL MEDINA (h)* M uchos y variados fueron los fenómenos in- 17.4% en 2001 (CEPAL, 2003). Peor aún si tomamos volucrados en la grave crisis política que en cuenta las profundas disparidades territoriales evi- se desató, con su mayor virulencia, a par- denciadas en nuestro país entre sus diferentes provin- tir de diciembre de 2001 y los primeros meses de 2002 cias. En este sentido encontramos que, si bien el en nuestro país. En el aspecto económico, la debacle promedio de población con necesidades básicas insa- fue producto de una desordenada y varias veces pos- tisfechas para el total del territorio en el año 2002 fue tergada salida de la Convertibilidad (vigente desde de 23.8, en determinadas provincias del noreste del 1991), así como del evidente fracaso de las mágicas país, como Chaco o Formosa, esa medida ascendía a recetas neoliberales de “achicamiento” del estado, tan- casi 39 puntos porcentuales (PNUD, 2002). to respecto de sus dimensiones como de sus funcio- Finalmente, en cuanto a la dimensión propiamente nes. política, las constantes manifestaciones de desconfian- En el ámbito social, el clima vivenciado continuaba za y alejamiento de los ciudadanos respecto de sus go- y profundizaba las degradantes tendencias instaladas bernantes, primero; de desafección y enojo, más tarde, desde mediados de los ’70, con la conocida caída de y, por último, de bronca e indignación,1 son signos gran parte de la población bajo los índices de pobreza, más que evidentes del hondo descontento y hartazgo unido al creciente deterioro de la distribución del in- ciudadano acerca del funcionamiento político en su greso; ambos fenómenos que caracterizaron el último conjunto. Definitivamente distanciadas las fuerzas mi- cuarto del siglo pasado y los inicios del presente. litares del poder, y a 20 años de continuo ejercicio de- Varios indicadores nos ofrecen un completo pano- mocrático, las entusiastas expresiones de adhesión al rama de lo anterior. Así, según el Informe de Desarro- régimen instalado en 1983 fueron dejando paso a un llo Humano del PNUD del año 2002, el nivel de sostenido proceso de deslegitimación permanente de necesidades básicas insatisfechas ascendía a un 23.8% toda nuestra institucionalidad política. en el año 2002; la pobreza se duplicó en el período Contundentes pruebas empíricas abonan tales ha- 1995-2002, llegando al 53.3% de la población; y la llazgos: desde el declive de la participación electoral desigualdad de la distribución del ingreso experimentó (del 86.04% en 1983 al 78.22% en 2003), hasta la un constante aumento. Asimismo, según datos del constante caída de la confianza ciudadana en los parti- Banco Mundial el PBI en dólares cayó 11 puntos en el año 2002 respecto de los niveles alcanzados en 1995. El desplome aún mayor del ingreso per cápita en el mismo período refuerza dicha tendencia. * Doctor en Ciencia Política, Profesor de la Universidad de Bue- Como si esto fuera poco, el porcentaje de la pobla- nos Aires y de la Universidad Nacional de General San Martín e ción desempleada ascendió del 6.1% en 1985, al Investigador del CONICET. 10 SUDESTADA
  11. 11. POLITICA NACIONAL En primer lugar, el concepto de improductividad im- plica la percepción ciudadana acerca de la incapacidad de la política para mejorar las condiciones de vida de la población. La dimensión gubernativa de los partidos po- líticos, es decir su accionar desde los cargos formales en el aparato estatal, es la primordial implicada en este sen- tido. La ciudadanía advierte que los distintos partidos que han ocupado los espacios formales de poder no lo- graron satisfacer mínimamente las demandas por las que los eligieron. Las organizaciones políticas fueron derro- tadas en su intento por traducir en políticas públicas los programas electorales y las peticiones de la sociedad. Entre otros ejemplos de esta realidad encontramos el au- mento de los niveles de pobreza, desocupación y desi- gualdad, junto con la imposibilidad de estabilizar en el largo plazo las variables macroeconómicas. El segundo punto consiste en la autorreferenciali- El abrazo del Pacto de Olivos entre Menem y Alfonsín dad de la política, según la cual la ciudadanía presume que los políticos se dedican exclusivamente a sus asun- dos políticos (del 20% en 1996 al 14% en 2002) y en tos, relegando todas aquellas cuestiones que, lejos de los organismos del poder legislativo (del 27% en 1996 significarles nuevos poderes, conciernen a las preocu- al 23% en 2002) y judicial (del 33% en 1996 al 25% paciones cotidianas del ciudadano medio. Tal percep- en 2002), pasando por los traumáticos episodios de la ción, articulada a la evidente verosimilitud de la elección de renovación parlamentaria de 2001 (un in- noción de improductividad que señalábamos arriba, y a cremento del voto blanco y nulo alcanzando el 21.1% la igualmente evidente existencia de prácticas corrup- y 27.1% de abstencionismo, por arriba de la media). tas o clientelares, que detallaremos más adelante, re- La manifestación popular espontánea del 19 y 20 de presenta una fuerte amenaza a la por demás vapuleada diciembre de 2001, que puso fin a la presidencia de legitimidad democrática. El hondo descrédito en el que Fernando De la Rúa, constituyó el máximo exponente recayeron los diversos acuerdos interpartidarios cele- de tal situación. brados en los años ’90 (quién puede olvidar el famoso Pacto de Olivos), con la concomitante desconfianza Estos hechos reflejan en gran medida la incapaci- acarreada respecto de los mismos, constituye una clara dad de las instituciones tradicionales de representa- muestra de lo dicho. ción para dar cuenta de las necesidades de la sociedad, por lo cual los sectores sociales debieron enfrentarse desnudos ante el Estado y por fuera de los canales ins- titucionales, los que se vieron absolutamente desbor- dados. Cabe señalar que, hacia febrero de 2002, un importante porcentaje de la población prefería expre- sarse directamente a través de manifestaciones en ca- cerolazos, piquetes y marchas, que a través de la participación en partidos políticos (PNUD, 2002). A los fines de ordenar y comprender con mayor intensidad las dimensiones y alcances de los principa- les blancos de ataque del sistema político vigente por parte de los ciudadanos, podemos agrupar las diferen- tes expresiones de descontento en tres grandes núcleos de sentido interrelacionados, a saber: improductivi- dad, autorreferencialidad y corrupción. SUDESTADA 11
  12. 12. Buena parte de las causas que originaron tales per- cepciones descansan en el conjunto de fenómenos en- tendido como “crisis de representación”, que engloba cuestiones tales como los procesos de deslegitimación, desafección o distanciamiento de la política, y cuyo efecto más visible consiste en alejar a los representan- tes de sus representados; lo que ha sido explorado bá- sicamente a partir de la dimensión electoral de los partidos, como el tipo de relación que plantean con sus electores. No obstante, esta dimensión “clásica” de la crisis no alcanza por sí misma para dar cuenta del enorme malestar experimentado respecto de la política por estas latitudes. Por el contrario, es necesario incorporar en nuestro análisis el efecto conjunto de otros tres factores, los que pueden ser vistos como causas centrales de la ac- tual crisis política. Nos referimos tanto a la antes men- El último núcleo, ligado a la problemática de la co- cionada pérdida de legitimidad de la representación, rrupción, fue el que mayor impacto tuvo al momento ampliamente extendida a nivel mundial, aunque, esta de socavar la legitimidad de la política argentina. Los vez, considerada desde una perspectiva más global de grandes negociados de la década pasada, sumados a la la misma; al debilitamiento de los estados-nación, es- extendida exposición pública de vergonzantes casos pecialmente en América Latina; y al abatimiento de la de enriquecimiento ilícito por parte de políticos, jue- voluntad política, más tangible en el caso argentino. ces y policías, terminó por aniquilar los últimos res- Respecto del primer factor sufrimos, como todas quicios de confianza ciudadana acerca de la idoneidad las democracias existentes, los efectos de las transfor- de sus respectivos gobernantes. El Índice de Percep- maciones verificadas en las modalidades de la repre- ción de la Corrupción, elaborado por Transparency In- sentación política. Los cambios tecnológicos ternacional, el año 2002, que ubicó a la Argentina en acontecidos, con su fuerte impacto sobre la formas de el puesto 92 de los 133 países calificados, obteniendo la comunicación política; las mutaciones sociales que la puntuación de 2.5 en una escala con un máximo de erosionaron los agentes colectivos propios del mundo transparencia posible en la gestión gubernamental re- postindustrial diversificando sus demandas; así como presentado por el número 10, no deja lugar a dudas al las restricciones que los procesos de globalización fi- respecto. nanciera pusieron a la capacidad regulatoria de los es- tados-nación en la economía, terminaron desembo- cando en un notable debilitamiento organizativo de los partidos políticos en el mundo democrático en la es- tandarización de sus propuestas ideológicas y en su aparición, ante los ojos de sus electorados, como más alejados de los reclamos sociales. No obstante, y a pesar del marcado acotamiento de sus posibilidades de acción una vez llegados al gobier- no y de la consecuente pérdida de incentivos disponi- bles para la atracción de antiguos y nuevos adherentes que aquello les significa, los partidos políticos siguen constituyendo aún hoy un elemento clave del sistema democrático; incluso contra los oscuros pronósticos hacia ellos esbozados. Por otro lado, las repercusiones de la crisis enfren- tada por los aparatos estatales a nivel mundial, como 12 SUDESTADA
  13. 13. POLITICA NACIONAL consecuencia del agotamiento de la matriz estado-cén- paces de transformar la realidad a través de la regula- trica asociada al modelo keynesiano de bienestar, han ción política de los mercados. En el mejor de los casos calado tanto más hondo en los países de América Lati- esta renuncia obedeció a erróneas pero sinceras creen- na que en las naciones desarrolladas del hemisferio cias en el discurso único del neoliberalismo. Pero, a su norte. Lejos del consenso de posguerra, que veía en el vez, también funcionó maravillosamente para aquellos estado a la “solución” de la mayoría de los problemas que las utilizaron a fin de evitar enfrentar siquiera mí- sociales las sociedades latinoamericanas resultaron ser nimamente a los factores de poder. Se completó así el las más castigadas por dicho proceso, en base a la no- discurso “posibilista” de la gobernabilidad que com- toria centralidad ocupada por el estado en ellas. prendió tanto a la acción de gobierno como a la convi- vencia armónica con los grupos de poder establecidos, Si sumamos su viejo papel como constructor políti- respetando sus intereses y obteniendo, con ello, sucu- co e ideológico de la nación, hasta su “tarea como em- lentas ventajas personales. Si bien la construcción del presario sustituto”, pasando por su rol en “la discurso posibilista de la gobernabilidad se realizó en constitución del movimiento obrero” o en “la determi- los años noventa con el gobierno de Carlos Menem, su nación de los niveles apropiados de acumulación capi- punto máximo fue, sin duda, la gestión del radical Fer- talista”, podemos sostener que el estado nacional nando de La Rúa, quien fue expulsado por la ciudada- latinoamericano detentó una centralidad absoluta en la nía después de dos años de gobierno en los que buscó desesperadamente no enfrentarse con nadie pero que terminó enfrentándose con todos. Tanto las grandes fuerzas mundiales (el Fondo Mo- netario Internacional o los Estados Unidos) como la pro- pia Policía de la Provincia de Buenos Aires, hasta las empresas proveedoras del Estado, pasando por todo un universo de micromafias enquistadas en la sociedad ar- gentina, se entremezclaban en esta búsqueda permanente de acuerdo con los sectores de poder. De este modo, la renuncia a la voluntad de la política terminó convirtien- do a la tarea de los gobernantes en su misma negación. Lo que podemos denominar metafóricamente co- mo el derrumbe del sistema político argentino fue pro- ducto de la combinación de estos tres procesos, que llevaron a estados endeudados y quebrados a ir cedien- do más y más competencias, tornándose progresiva- mente más débiles e incapaces de regular eficazmente la sociedad. Un ilustrativo ejemplo de la manifiesta in- construcción misma de su sociedad. Por ello, lógica- capacidad política aludida lo constituyen los años fina- mente, el impacto de su crisis y la reducción de sus les de decadencia y la trágica salida de la ley de márgenes de acción produjeron efectos mucho más Convertibilidad, hace poco más de tres años. marcados que en otros casos, llegando a afectar la arti- Ni siquiera la conciencia sobre el agotamiento del culación misma de sus sociedades. sistema de convertibilidad, ya sea por la inconsistencia de las políticas fiscales o la sobrevaluación de la mo- La última causa esbozada, conocida como abdica- neda, pudo llevar a que, desde la política, se impulsa- ción de la voluntad política, involucra el accionar de ran o bien salidas ordenadas del modelo o medidas las elites gobernantes argentinas en relación con los lí- complementarias que proveyeran algún seguro contra mites fijados por los otros dos factores. Ante la reduc- los peores escenarios posibles; aumentando irrespon- ción de los márgenes de acción que plantean la crisis sablemente los costos de salida. Ante la disyuntiva de global de la representación y la debacle latinoameri- mantener, aún a costa de males peores, dicho sistema cana de los estados nación, la mayoría de nuestros po- o, contrariamente, de ponerle fin, tomando de forma líticos abandonó la lucha por ampliarlos asumiendo concluyente “el toro por las astas”, la opción fue la como propia la imposibilidad de realizar acciones ca- “inacción”, agravada por una profundización de dicho SUDESTADA 13
  14. 14. modelo a fin de evitar las posibles sospechas que cual- Llegados a este punto, y rozando nuestros días, es quier toma de recaudos despertaría. necesario ser prudentes respecto de las esperanzas op- timistas que tal recuperación suscita: las dificultades Las respuestas que los actores políticos daban a las propias de la crisis global de la representación así co- recomendaciones de salida del modelo, generalmente mo aquellas derivadas de la decadencia del estado sostenidas por analistas económicos extranjeros, eran continúan, lamentablemente, en vigencia. Es decir, siempre las mismas: “Es políticamente imposible”, que a pesar del cambio operado respecto de la volun- dando cuenta de su incapacidad para pensar siquiera tad, presidencial en este caso, de enfrentarlos, los lími- en enfrentar los problemas que una salida ordenada tes “objetivos” a la acción de la política siguen siendo del sistema traería. En síntesis, la política se veía inca- paz siquiera de variar el tipo de cambio. los mismos. Existe en la ciencia política una vasta lite- ratura que aborda la siempre compleja relación entre El proceso de salida de la convertibilidad recayó, las restricciones comúnmente llamadas “objetivas” pa- ante la reiterada incapacidad de la política, enteramen- ra la acción política (económicas o institucionales) y te en manos del mercado, limitándose el rol de aquélla la capacidad de los actores para combatirlas. General- a recolectar los deshechos esparcidos de un país que- mente, se entiende que las variables ideológicas impe- brado. Efectivamente, a través de un conjunto de acer- rantes constituyen una especie de mapa cognitivo que tadas medidas económicas y sociales, el gobierno enfrentan los sujetos, determinando la percepción que provisional de Eduardo Duhalde logró poner un freno los mismos tienen de aquello que es deseable y posible certero a la crisis. No obstante, si bien estas medidas en un determinado momento y lugar. La percepción de bastaron para generar una sensación de tranquilidad y los límites puede determinar tanto la fijación de un ob- de restauración del orden social, no alcanzaron a re- jetivo irrealizable como la desestimación de otro que mediar la dramática situación heredada ni se propusie- cayera estrictamente dentro de la zona de posibilidad ron solucionar los problemas de fondo del país, de la acción. postergándolos para la siguiente administración. Las elecciones presidenciales para el nuevo perío- La previamente definida abdicación de la voluntad do, que sería iniciado en mayo de 2003, arrojaron co- política puede entenderse entonces como la sobresti- mo saldo el deslucido triunfo de Néstor Kirchner, mación que los principales actores hacen acerca de las quien, tras desgastantes pujas al interior del Partido restricciones que el contexto nacional e internacional Justicialista, pudo alcanzar el sillón de Rivadavia con opone a la capacidad de acción de los gobiernos. La un módico 22% de los votos. Tan nimio porcentaje le práctica política del presidente Kirchner, erróneamen- otorgaba apenas un segundo puesto, el que fuera con- te caracterizada como hegemónica, podría ser entendi- vertido en primero tras la renuncia de Carlos Menem a da, a la luz de este enfoque, como la ruptura con el la segunda ronda electoral. Ante tales resultados, el fu- consenso de impotencia de la política construido du- turo augurable para el flamante presidente prometía rante los últimos veinte años en nuestro país. La triste- más debilidades que fortalezas. La asunción anticipada mente recordada frase de “Felices Pascuas” con la que así como el enorme caudal de elecciones nacionales y el presidente Raúl Alfonsín aceptó públicamente la in- provinciales que debió enfrentar el nuevo mandatario capacidad gubernamental para juzgar a los responsa- como producto del poco pautado alejamiento de su an- bles del terrorismo de estado, la Ley de Déficit Cero tecesor, Eduardo Duhalde, del poder, agregaron nue- con la que el ministro Cavallo y el presidente De La vas sombras al ya de por sí oscuro panorama.2 Rúa quisieron mostrar seguridades a los inversores in- ternacionales de que no pensaban emitir moneda, así Sorprendiendo incluso a los diagnósticos más opti- como la misma Ley de Convertibilidad, los indultos y mistas, Néstor Kirchner logró, en pocos meses, recons- las privatizaciones, permanecerán en la memoria de truir gran parte de la legitimidad política perdida y los argentinos como políticas implementadas por el obtener un apoyo popular importante que rondaría, según Estado Argentino que, implícita o explícitamente, im- los sondeos de opinión, el 70 u 80% de imagen positiva. pusieron serios recortes a su propia capacidad de ac- Lo más interesante de este logro fue que se hizo sin que ción. variaran las condiciones negativas que habían conducido a la política argentina a su crisis. La reconstrucción de la El presidente Kirchner, mediante lo que es popu- voluntad política, el tercer factor que identificamos en la larmente conocido como “estilo K”, comenzó a cons- explicación del derrumbe del sistema político nacional, truir poder desde el cuestionamiento directo a estos fue la piedra angular de tal recuperación. limites que los políticos argentinos se infundieron a sí 14 SUDESTADA
  15. 15. POLITICA NACIONAL mismos. La política de derechos humanos, el enfrenta- NOTAS miento con las empresas privatizadas o la posición 1 Esto se demuestra con diversos datos. Así, según adoptada frente a los organismos financieros interna- un estudio del PNUD, el 49% de la población opinaba cionales, son claros ejemplos de una recuperación de que no les importaría el tipo de régimen político, si la voluntad política que sorprende favorablemente a pudiera solucionar los problemas económicos del país una sociedad harta del discurso del imposibilismo de (De Riz, L. y Portantiero, J. C., 2002). Asimismo, ha- los noventa. Por ello la relegitimación de la política se cia febrero del año 2002, el 74% de la población tenía da desde el componente más argentino de su crisis, la poca o ninguna confianza en el Presidente, el 93% renuncia a la voluntad política, y desde la misma figu- desconfiaba del Congreso y el 94% de los partidos po- ra presidencial. líticos, ascendiendo a un tibio 23% promedio de la po- blación que confiaba en las instituciones políticas Ahora bien, esta recuperación de la acción políti- democráticas (Zovatto, D. 2003). ca es la condición necesaria, pero no suficiente para 2 Eduardo Duhalde había sido elegido por la reconstruir la legitimidad de la política misma. Su Asamblea Legislativa el 1 de enero de 2002 para com- condición intrínseca de posibilidad la obliga a seguir pletar el mandato de Fernando De La Rúa, es decir pa- siempre adelante con las transformaciones que le ra gobernar hasta el 10 de diciembre de 2003. Sin otorguen continuidad en el largo plazo. Algunas de embargo, la magnitud de la crisis social lo llevó a re- ellas ya se vienen implementando, como son la refor- nunciar anticipadamente y establecer la entrega del ma de la Corte Suprema de Justicia o la depuración mandato el 25 de mayo de 2003. Así el nuevo presi- de las fuerzas armadas y de seguridad, pero la opor- dente que fuera electo en las elecciones de abril debe- tunidad abierta no debe dejar de lado los otros facto- ría asumir casi seis meses antes de lo previsto. res que siguen impactando negativamente sobre el Asimismo, la enorme incertidumbre existente llevó a desempeño de la democracia argentina, como son las que la mayoría de los mandatarios provinciales busca- altísimos niveles de pobreza, indigencia y desigual- ran separar sus propias elecciones de renovación de la dad y los fuertes déficit de los aparatos estatales. Es elección presidencial nacional, generándose en conse- por esto necesario remarcar que, para traducir tales cuencia un complejo calendario electoral que ocuparía medidas positivas en logros sostenibles en el tiempo, prácticamente todo el año 2003. A lo anterior hay que hay que terminar de construir la fuerza política capaz sumarle que por la particularidades de la organización de garantizar el nuevo rumbo del país a lo largo de electoral argentina (ver Abal Medina y Suárez Cao, los años, de modo que pueda trascender los alcances 2003) no sólo las elecciones provinciales se esparcie- de una determinada administración en particular y ron en el tiempo sino que también las elecciones na- convertirse en el nuevo rasgo de “normalidad” de la cionales de renovación legislativa se fragmentaron de política argentina casi todas las formas posibles. Bibliografía Evans, P. (1996) “El estado como problema y como solución”. Desarrollo Económico N° 140, Vol. 35. Buenos Aires. Abal Medina, J. (2004) La muerte y la resurrección de la re- Fishlow, A. (1990) “The Latin America State”. Journal of Eco- presentación política. FCE, Buenos Aires. nomic Perspectives 4 :3. Abal Medina, J. y Suárez Cao, J. (2002) “Postscriptum. Reco- rriendo los senderos partidarios latinoamericanos en la última déca- Galani, S.; Heymann, D. y Tommasi, M. (2003) “Expectativas da”, en Cavarozzi, M. y Abal Medina, J. (comps.) El asedio a la frustradas: el ciclo de la convertibilidad”. Desarrollo Económico, política. Los partidos políticos latinoamericanos en la era neolibe- Nº 169, Vol. 43. Buenos Aires. ral. Homo Sapiens, Rosario. O´Donnell, G. (1997) Contrapuntos. Ensayos escogidos sobre Banco Mundial (2002), disponible en http://worldbank.org/ autoritarismo y democracia. Paidós, Buenos Aires. Cavarozzi, M. (1996) El capitalismo político tardío y su crisis PNUD (2002) “Informe sobre Desarrollo Humano”, disponible en América Latina. Homo Sapiens, Rosario. en http://www.undp.org/hdr2002/espanol. CEPAL (2003) disponible en http://www.cepal.org/ Zovatto, D., Payne, J. M, Carrillo Florez, F. y Allamand Zava- De Riz, L. y Portantiero, J. C.(2002) Aportes para el desarrollo la, A. (2003) La política importa. Democracia y desarrollo en Amé- humano de la Argentina, PNUD Argentina, Buenos Aires. rica Latina. Banco Interamericano de Desarrollo, Washington D. C. SUDESTADA 15
  16. 16. La Unión Sudamericana: URGENTE Y NECESARIO “Aquí hay un problema de unidad que está por sobre todos los problemas”. Juan D. Perón E n los últimos años viene avanzando con gran fuerza la idea de una unión entre los países de Sudamérica. Ya no hiere casi ninguna susceptibilidad “nacio- nalista” el hecho de plantear que la unión debe ser política, que debe- mos delegar jurisdicciones en una organización “supra-nacional” que nos englobe en el marco idiomático- cultural de nuestro continente. Este es un gran avance, y aun cuando al- gunos lo vean sólo como una bella utopía, ya es un logro que les parez- ca “bella” y no “tonta”. Los gobier- nos sudamericanos vienen dando pasos muy importantes en esa línea, y no parece fácil que se disuelva en el aire la tendencia a la unidad. Pero esta tarea no descansa en los buró- cratas que controlan los aparatos de los Estados, ni en ideologías más o está en la conciencia colectiva de nuestra unidad con el resto de las re- menos clarificadas que proclamen la los pueblos que deben conformar es- públicas sudamericanas. En este necesidad de la empresa unificadora. ta unidad. Es fundamental generar marco, la historia común de nues- Esos factores no son desdeñables, políticas que reafirmen los rasgos tros pueblos juega un papel de gran claro, pero el reaseguro más efectivo culturales e históricos que viabilizan importancia. 16 SUDESTADA
  17. 17. INTEGRACION LATINOAMERICANA Coyuntura y presente histórico. la “mundialización” ya está conclui- ra plantear una bipolaridad donde De los estados nacionales a los da y el mundo se define por su rela- ellos y los norteamericanos se re- continentales. ción con el Imperio planetario partan el mundo, los europeos bus- Toda mirada sobre el pasado im- hegemonizado por los EE.UU. Pero can dispersar el poder y aminorar el plica una posición en el presente. no somos pocos los que creemos peso relativo del único Estado que, Nuestro lugar en el “hoy” nos da el que las enormes desigualdades sub- hasta el momento, se podría plan- alcance y la profundidad de la mira- yacentes en el mundo hacen invia- tear la construcción de una unipola- da sobre el “ayer”. Debemos, enton- ble esta “unión a palos”. Por esto, ridad o “apolaridad” imperial. Esto ces, comenzar por reconocer nuestro tal vez, la conformación de grandes no quiere decir que nuestra unifica- presente, en tanto tiempo histórico, bloques continentales que le otor- ción deba acompañar la necesidad más allá de la coyuntura. guen a los Estados actualmente in- de Europa de oponer bloques alter- significantes alguna capacidad de nativos a los EE.UU. Sólo estamos Podríamos tomar, a priori, a la diálogo con los más grandes en un señalando que hay, en este momen- etapa actual de nuestra historia co- pie de igualdad, sea el paso previo to, diversos intereses mundiales que mo “la etapa del neoliberalismo”: su indispensable, para recién desde ahí nos podrían facilitar la tarea, y que apogeo y su crisis, así como el in- avanzar hacia la unión política pla- nosotros debiéramos aprovecharlos tento desesperado por reinstalarlo, netaria. inteligentemente. podrían conformar nuestro “presente Este es el proyecto de la multi- Hace ya más de un siglo que histórico”. Sin embargo, nos parece polaridad, que se presenta para Eu- han hecho su aparición los Estados conveniente no pensar al neolibera- ropa como una estrategia Continentales: enormes conglo- lismo como la actual etapa de la his- de salida del corsé merados de territorio con toria mundial, sino como una de los EE.UU. respuesta dentro de una etapa más Sin tanta fuer- amplia, que llamamos con el nom- za como pa- bre genérico de “globalización”, y que es, a su vez, un momento dentro de la expansión mundial del capita- lismo.1 El surgimiento del capitalismo estuvo acompañado, políticamente, por la aparición de los Estados-na- ción. Ésta fue la forma clásica de or- ganización política frente al nuevo fenómeno que se hizo dominante hacia el siglo XVIII y que se exten- dió por todo el mundo. Pero en la etapa actual, los Estados-nación re- sultan obsoletos para encauzar y or- ganizar a las inmensas fuerzas económicas dominantes. Estas fuer- zas rebalsan las fronteras y preparan el escenario de la unificación plane- taria, que posiblemente ocurra en el curso de los próximos siglos. El mo- do en que se pasará de un “mundo de estados” a un “estado mundial” es una incógnita, y, en última ins- tancia, está en disputa. Para algunos, San Martín guerreó para construir una Patria Grande. ¿Cumpliremos su sueño de integración sudamericana? SUDESTADA 17
  18. 18. que por sí solos no poseen; b) la pe- riferización de dichos estados. Brasil es el Estado sudamerica- no en mejores condiciones para en- cabezar el proceso de unificación continental. Hace 40 años lo fuimos nosotros, pero eso ya es historia. De todas formas, es importante que Brasil no se vea tentado a hacer la unión periferizando al resto de los países sudamericanos. Para ello ne- cesita tener un socio, un par, que sea interlocutor válido de las otras repúblicas. Ese primus inter pares de la Sudamérica española es la Ar- gentina. A pesar de nuestra crisis actual, el país conserva un enorme potencial que le puede permitir, si es dirigido en forma acertada, po- Alemania y Japón presentes en el festejo por el triunfo aliado en la II Guerra Mundial. Todos juntitos, ganadores y perdedores. ¿Y nosotros? nerse a la altura de las circunstan- cias. Esta característica no la reúne ninguno de los otros ocho Estados cientos de millones de habitantes “en estado puro”, pero a Japón, el en que se fragmentó el antiguo im- conformando un único mercado y crecimiento descomunal de China le perio español en América del Sur. unificados bajo un solo gobierno. El está permitiendo despegarse de los Brasil y la Argentina conforman el primero fue Estados Unidos; a éste EEUU y podría ser que por esa vía núcleo de unión básico para Améri- le siguió la URSS; más tarde China encuentre su camino para la conti- ca del Sur. Una unión de países no y la India; ahora Europa está inten- nentalización. Como es costumbre se puede hacer a partir de cualquier tando hacer lo suyo.2 del G-7, el país anfitrión tiene dere- cosa. Si Grecia, Holanda y España En la reunión del G-7 realizada cho a invitar a la reunión a quien lo hubieran conformado la Comunidad hace tres años en Francia hubo opor- desee. Pues bien ¿a quién invitó en Económica Europea, allí no hubiese tunidad de verse cómo la estrategia el año 2002 Jacques Chirac, declara- ocurrido nada, pero lo hicieron Ale- de varios países se orienta a la con- do partidario de la multipolaridad? mania y Francia, y todos las siguie- formación de estos bloques conti- A Rusia, a China y a la India (tres ron. nentales. estados continentales); a Sudáfrica y El G-7 concentra a los países Nigeria (los únicos dos países africa- Identidad histórica y unidad más desarrollados del planeta. De nos que tuvieron tradicionalmente Hace 120 años, la historiografía todos ellos sólo EE.UU. es un estado una política de unificación, el prime- liberal le otorgó a nuestro país una continental; dos (Alemania y Fran- ro intentando controlar toda el Áfri- identidad a imagen y semejanza de cia) conforman el núcleo básico de ca sudecuatorial, y el segundo con el sus prejuicios ideológicos, políticos la Unión Europea; Italia a pesar de África guineana), y a Brasil. Es de- y económicos: los argentinos siem- sus actitudes pivoteantes, parece cir que además de invitar a tres gran- pre habíamos sido los “raros” de consciente de que no tiene un desti- des estados continentales, invitaron América, y por eso éramos más eu- no posible fuera de la unión conti- a tres estados que podrían encabe- ropeos que americanos; siempre nental; Inglaterra se resiste a zar un proceso de formación de fuimos librecambistas e hicimos la incorporarse plenamente a la Unión estados continentales. ¿De qué mo- Revolución de Mayo para desemba- Europea y pareciera estar cómoda do? Esto no les importa mucho a los razarnos del monopolio español; siendo la isla europea de los nortea- europeos, pero básicamente habría Bernardino Rivadavia era una espe- mericanos. Sólo Canadá y Japón son dos vías: a) la unión con otros esta- cie de geniecillo que intentó con- viejas rémoras del estado nacional dos que les provean los caracteres vertirnos en gente más civilizada 18 SUDESTADA
  19. 19. INTEGRACION LATINOAMERICANA aún, y Juan Manuel de Rosas era un estructura social y política del país Ahora, la historia parece haber- tirano, que no encajaba con el “espí- de 1960 era muy difícil reconocer se retirado como trasfondo común ritu democrático” de la Argentina, y los rastros del país de 1900. Apoya- que amalgame a la sociedad. Todos por eso debió gobernar por medio dos en el Revisionismo, los argenti- nos podemos emocionar con algún de una sangrienta dictadura. Esta nos recuperamos una Revolución de relato histórico, con la narración de imagen inventada del país, a pesar Mayo que se vinculaba a un proceso las glorias pasadas, pero seremos de ser absolutamente falsa, permitió continental; descubrimos que en- muy pocos los que nos sentiremos darle a la Argentina una identidad frentar los intereses y los personeros convocados por esos relatos a to- histórica acorde con la etapa que es- del imperialismo era toda una tradi- mar una posición concreta en la so- taba atravesando, que era la de una ción para nosotros, que nos permitía ciedad vigente. Una nueva Historia semi-colonia inserta en el mercado unir a las últimas montoneras (las debe nacer en nuestro país. Y ella mundial como proveedora de mate- del “Chacho” Peñaloza, Felipe Va- tiene que dotarnos de la identidad rias primas alimenticias para la rela, y López Jordán) con el 17 de que nos permita trascender nuestras Gran Bretaña, fundamentalmente. octubre de 1945 y la campaña “Bra- fronteras e incorporarnos a la Con la crisis de 1930 se resque- Unión Sudamericana, para cumplir den o Perón”; recuperamos a la cul- braja la fe en el “progreso indefini- así con la etapa del “continentalis- tura popular como un rasgo de do” a nivel mundial, y también en mo”, que ya describió Perón hace originalidad y no de inferioridad; nuestro país. El relato histórico in- más de 50 años, no porque fuera un reemplazamos al Moreno de la “Re- ventado por Mitre y la “Escuela oráculo que todo lo veía, sino por- presentación de los Hacendados” Clásica” de la historia argentina se que era un hombre con los pies bien por el del “Plan Revolucionario de convierte en un discurso hueco y sin firmes en la tierra y supo interpretar Operaciones”; nos formamos la ima- sentido. Hace su aparición el Revi- el “sentido” del proceso histórico gen de un Rivadavia cipayo, crimi- sionismo, que desarrollará un curio- nal, y hasta rayano en la estupidez; que él mismo estaba viviendo. La so recorrido, desde Maurras y el recuperamos a Juan Manuel de Ro- Argentina necesita rescatar de su fascismo hasta el marxismo. No fue sas y convertimos en un ícono de las pasado aquellos elementos que ex- nunca una corriente historiográfica burlas infantiles al insoportable Do- presen la viabilidad de esta unión. oficializada, se mantuvo siempre en mingo Faustino Sarmiento. Esa pa- Y es al Estado argentino a quien le las márgenes de los circuitos acadé- triada del revisionismo se hizo sólo corresponde generar los organis- micos y, sin embargo, logró en un con la férrea voluntad militante de mos, ordenar las prácticas sociales, período de 30 años difundirse de quienes se comprometieron con la y difundir todos los elementos que manera tan espectacular entre todos tarea de dotar a nuestro país de una apuntalen la integración dentro de los argentinos, que llegó a confor- memoria que retomase el hilo de las una sociedad que debe continentali- mar la base de la conciencia históri- luchas populares y dejara atrás la vi- zarse, para ingresar en las mejores ca o, si se prefiere, la “identidad histórica” argentina en la segunda sión aristocratizante propia de las condiciones posibles a la mundiali- mitad del siglo XX. Esto fue posi- élites dominantes de fines del siglo zación que avanza a un ritmo verti- ble, entre otras cosas, porque en la XIX. ginoso. Mariano Cabral 1 A partir del siglo XV, con la expan- sión de Europa sobre el mundo entero, co- mienza el proceso, aún no concluido, de la “mundialización”; es decir de la unificación del mundo a partir de la construcción de re- des planetarias. La expresión “globaliza- ción” se corresponde con la etapa en la que el capital financiero internacional domina la escena económica mundial y los grandes medios masivos de comunicación trabajan arduamente por la homologación cultural planetaria, intentando borrar las diferencias para obtener una sociedad de consumidores mansos. Así entendida la cuestión, podemos afirmar que, mientras el proceso “mundiali- zador” es irrefrenable, la “globalización” só- lo expresa una relación de fuerzas que puede verse alterada con el suceder de los hechos. 2 Si bien China y la India son milenaria- mente preexistentes, su conformación como Vargas, Perón e Ibáñez del Campo, tres líderes populares que estados modernos continentales data apenas demostraron que la integración latinoamericana es posible. de mediados del siglo pasado. SUDESTADA 19

×