Usa family-2011

4,195 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
4,195
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
915
Actions
Shares
0
Downloads
240
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Usa family-2011

  1. 1. Universidad Nacional Autónoma de México Escuela Nacional Preparatoria “Vidal Castañea y Nájera” Plantel Cuatro Báez Villaseñor Estela. 1995. EUA: Historia de sus familias. México: Instituto Mora. TEXTO MODIFICADO PARA FINES EDUCATIVOS,OTORGANDO SIEMPRE LOS DERECHO DE AUTOR A LA CASA EDITORIAL Y AUTOR.
  2. 2. ÍndiceIntroducciónLa Colonia La familia nativa a principios del siglo XVII La familia Virginiana La familia puritana La familia esclavaEl siglo XIX La familia en el siglo XIX La familia y el oeste La familia y la revolución industrial La familia negra después de la emancipaciónEl siglo XX La familia en el siglo XX La familia moderna La familia nativa actual La familia negra en la actualidad La familia mexicano-estadounidense La familia judía La familia y los medios de comunicaciónEpilogoObras consultadas
  3. 3. EUA: historia de sus familias IntroducciónA través de los años se ha repetido incansablemente que la familia es la basede la sociedad. Se ha resaltado la necesidad de conservar los valores yreforzar los vínculos familiares. Por medio de la publicidad, la educación y lalegislación se busca crear una relación directa entre el equilibrio familiar y lasalud social de la nación. Pocos estudios se han dirigido a establecer el devenir histórico de lasociedad norteamericana y su relación con la sociedad en la que se ha inscrito.Abundan los trabajos especializados en un solo modelo familiar, ya sea elblanco tradicional, el judío o el negro. El propósito de la presente investigación es ofrecer al lector unpanorama histórico de los diferentes modelos familiares que contribuyeron acaracterizar al pueblo estadounidense. Asimismo se busca destacar losprocesos históricos que forzaron una redefinición de la institución familiar y lasrelaciones inherentes a los núcleos familiares. La primera parte de la obra se refiere al periodo colonial. Se caracterizaa la familia nativa en el momento en que los europeos llegaron a América parapasar después a los modelos familiares originados por la presencia europea enNorteamérica. La familia colonial blanca no fue un simple trasplante de lafamilia europea a un nuevo continente. La inmigración involucró a diferentesgrupos humanos. De este modo, la familia de la colonia surgió de una síntesisde aquellos elementos europeos que sobrevivieron a un nuevo medio y de lasnuevas características nacidas de las necesidades propias de una comunidaden formación. Los modelos familiares que aportaron mayor cantidad de rasgosa la creación de una nación independiente fueron el virginiano, el puritano y elesclavo. La segunda parte de la investigación se enfoca a la familia en el SigloXIX, cuando Estados Unidos era ya independiente y consolidaba su extensiónterritorial y su organización institucional. Durante este lapso hubo enormescambios en la institución familiar. Llegaron nuevos grupos inmigrantes, laapertura de la frontera y la expansión territorial promovieron la migración tantode familias como de individuos. La industrialización, por su parte, permitió elsurgimiento de grandes urbes y las manufacturas demandaron enormecantidad de mano de obra. Numerosas familias abandonaron el campo y seconvirtieron en parte del naciente proletariado. La inclusión de mujeres y niñosen la producción manufacturera generó diversas reacciones en la sociedad.Mientras algunos ideólogos abogaban por el regreso a la estructura tradicionaly atacaban la participación laboral de la mujer, otros demandaban igualdad yderechos para las trabajadoras. También durante el siglo XIX con laemancipación, los negros se vieron obligados a ajustar su modelo familiar auna realidad de nuevas oportunidades y diferentes demandas. La tercera y última parte expone los cambios sufridos por la instituciónfamiliar durante el siglo XX. El presente siglo ha sido un periodo de ajuste parala supervivencia de la familia. Las guerras mundiales contribuyeron alsurgimiento de una nueva sociedad. Se redefinieron los papeles específicos delos miembros familiares. La mujer se incorporé de manera definitiva al sectorlaboral y su independencia económica se tradujo en la maternidad fuera del 3
  4. 4. matrimonio como una opción válida. La adolescencia se consolidó como unaetapa de transición promotora de una cultura única. Surgieron nuevos modelosfamiliares que buscaron reconocimiento y espacio dentro de la sociedadestadounidense. Ello obligó a realizar estudios sobre los rasgos principales devarias minorías entre las que destacan la nativa, la mexicano-estadounidense,la judío-estadounidense. Como parte importante de las minorías, se explica elcarácter actual de la comunidad negra, el replanteamiento de sus demandas ysu lucha por espacios propios. Las comunicaciones masivas han tomado a su cargo la promoción deciertos valores y la familia ha adquirido diversas formas en sus distintosgéneros. Asimismo se muestra cómo la familia pasó de ser una instituciónsólida y plenamente ajustada a la sociedad, a una estructura débil que requierey demanda un aparato protector que se manifiesta en legislación y prestacionesque le permiten sobrevivir. Las conclusiones ofrecen una reconsideración sobre la función actual dela familia y la necesidad de incorporar y aceptar modelos familiares notradicionales, y sobre los retos que la institución enfrenta para su supervivenciafutura dentro de la sociedad estadounidense. La colonia La familia nativa a principios del siglo XVIIPoco se conoce sobre las condiciones familiares de los nativos que ocupabanel área que actualmente conforma a Estados Unidos. De hecho no se sabe conexactitud el número real de habitantes de la zona. Se maneja un rangoextraordinariamente amplio que va de 1 000 000 a 18000000. Se cree, sinembargo, que había más de 280 diferentes grupos tribales y que se hablabanmás de 250 lenguajes. Las principales familias lingüísticas con las que los europeos entraron encontacto a su llegada a Norteamérica fueron la algonquina y la iroquesa. Lasalgonquinos se dividían en clanes. Un clan era un grupo formado por personasque compartían un ancestro real o imaginario. La división en clanes noaparejaba formas políticas o religiosas. 4
  5. 5. Los hombres no podían casarse con doncellas pertenecientes a sumismo clan. Los niños se integraban al nacer al clan de su madre y compartíancon ella su tótem —espíritu guardián que en general tomaba forma animal.Entre los algonquinos no existía una ceremonia matrimonial. El pretendiente seincorporaba al hogar de su futura esposa y cazaba y trabajaba, por un tiempo,para su futuro suegro. Pasado dicho tiempo era considerado un miembro másde la familia. La ceremonia matrimonial entre los iroqueses era más formal que laalgonquina. La novia era elegida, por lo general, por la madre del futuroesposo, quien entablaba pláticas con la madre de la joven. En algunos casostambién se consultaba a los padres de la pareja y al contrayente. Las familiasintercambiaban regalos y el novio se mudaba con la familia de su nuevaesposa. Se organizaba un festín para celebrar la ocasión, durante el cual, larecién desposada recibía como regalo de bodas hatos de leña pues era biensabido que recolectarla era una de las tareas más agotadoras para la nuevaesposa. Otra prerrogativa de la mujer entre los iroqueses, además de organizarlos enlaces, era el divorcio. Cuando una mujer deseaba divorciarse de sumarido, bastaba con poner las posesiones de éste a la puerta de la gran casa,la cual compartían con otras parejas y familias. La sociedad iroquesa estabaorganizada alrededor de la mujer y formaba grupos de parentesco matrilineal,relacionados por lazos de sangre por la parte materna llamados ohwachiras. Estos, a su vez, se agrupaban en clanes. Una docena o más de clanesformaban aldeas. Una de las características comunes a todos los gruposnativos era la división sexual del trabajo. La caza era la principal actividad desubsistencia y era llevada a cabo exclusivamente por los hombres. Las mujeresse dedicaban a la recolección de plantas, confección de vestidos, curtido depieles, reparación de la casa habitación y cultivo de la tierra. En el casoespecífico de Arizona y Nuevo México, la agricultura era también practicada porhombres. 5
  6. 6. La dieta, como consecuencia de ser la cacería la principal actividadeconómica, era básicamente carnívora. Había un gran despilfarro de alimentospor la irregularidad del aprovisionamiento y lo variado de las presas. Porejemplo, un bisonte equivalía a diez venados. Una actividad económica quecomplementaba la cacería era la pesca, también a cargo de los hombres de latribu. La división del trabajo doméstico y de abastecimiento parece haberestado mucho más relacionada con la condición sexual que con lageneracional. Los ancianos vivían con sus familiares y eran importantes para ladinámica interna del hogar. La abuela ayudaba a la madre y a las niñas de lafamilia en la recolección de leña, plantas y en el cuidado el friego. En losgrupos en los que se practicaba la poligamia, los hombres en condición demantener a más de una esposa podían aspirar a un mejor nivel de vida que loshombres monógamos. Las esposas se repartían las labores domésticas y ellopermitía que también tuvieran tiempo libre para el mantenimiento del hogar o laconfección de ropa o artículos de uso para el esposo. El curtir una piel debisonte, por ejemplo, era una actividad que involucraba a varias mujeressimultáneamente. La población nativa no fue incluida en el proyectocolonizador inglés. Participó en el comercio de pieles en una desigual sociedadcon el hombre blanco. El comercio de pieles hizo a los indios dependientes delos bienes europeos y afectó las relaciones internas de los diferentes grupos.Las tribus comenzaron a competir por el papel de intermediarias en el comerciode pieles, con el consecuente abandono de sus actividades económicastradicionales. Sin embargo, fue el momento en que la tierra se convirtió en elbien más preciado para los recién llegados, que los nativos comenzaron a serpresionados para que se reubicaran y así los blancos pudieran ocupar dichastierras. La población indígena fue además diezmada por las epidemias deenfermedades europeas importadas por los blancos. Entre tales enfermedadesestaban la viruela, el sarampión, la varicela, la influenza, la fiebre escarlatina, latifoidea y la difteria. Fue tal el impacto de la llegada de los europeos alcontinente americano que actualmente sólo sobreviven en Estados Unidosmenos de la mitad de los idiomas nativos originales de la zona. 6
  7. 7. La familia virginiana El proyecto colonial inglés estableció desde el inicio algunoslineamientos que serían fundamentales en el desarrollo de la institución familiaren sus dominios. Dicho proyecto no consistía en la creación de un virreinatocentralizado sino en la formación y explotación de colonias relativamentepequeñas con un gobierno y una administración autónomos en cada una deellas. En algunos casos la corona contaba con intermediarios para el adecuadofuncionamiento de las colonias, ya fueran compañías o propietarios. El proyecto de colonización promovido por Inglaterra no contemplaba laasimilación y evangelización de los nativos americanos, cuyas característicasfamiliares diferían totalmente del modelo tradicional europeo. 7
  8. 8. Convivían en Inglaterra diferentes vertientes del cristianismo y aunque lareligión oficial era la anglicana, la corona no estableció requisitos referentes ala religión que se practicaría en sus colonias de ultramar. Esta variedadreligiosa se reflejó fielmente en el mundo colonial inglés, en donde cada coloniaestablecía libremente su postura religiosa y en donde contrastaron en lamateria la más rígida intolerancia con la mayor flexibilidad.La familia que surgió en las colonias inglesas fue mucho más que un merotrasplante. Fue una síntesis de las costumbres inglesas capaces de sobreviviren un nuevo contexto con los elementos necesarios para la supervivencia enun continente desconocido. La llegada de inmigrantes no ingleses y la paulatinapenetración de los grupos blancos al continente dieron lugar a nuevos maticesque más tarde formarían parte intrínseca de la familia típica estadounidense. Cronológicamente la familia virginiana fue la primera en aparecer enNorteamérica como antecedente europeo de la actual familia estadounidense.En ella quedaron plasmados tanto características comunes a toda la realidadcolonial como ciertos rasgos muy específicos.La fundación de Jamestown en Virginia en 1607 es el inicio del periodo colonialinglés en Norteamérica. Sin embargo, en dicho proceso no participaron 8
  9. 9. inicialmente núcleos familiares. Las mujeres e hijos de los aventureros quellegaron en dicho año a la costa atlántica habían sido marginados de laexpedición por lo peligroso del proyecto. La pequeña comunidad masculinatardó años en lograr cierta estabilidad. Los inviernos y enfermedades talescomo el escorbuto diezmaron de forma implacable a la población. Algunoscolonos se relacionaron con mujeres indígenas de la tribu Powhattan pero elúnico caso documentado de unión interracial fue el de John Rolfe y la“princesa” Pocahontas, De hecho la posibilidad de crear una sociedad mestizano fue contemplada con agrado por los colonos ingleses ni por los promotoresdel proyecto de colonización. En 1619 llegó a Virginia un barco con un cargapreciosa a los ojos de los colonos; mujeres. Estas jóvenes procedentes en sumayor parte de Londres fueron enviadas por Inglaterra para afianzar la coloniasobre las firmes bases de los vínculos familiares.Además de las mujeres ese mismo año llegaron a la colonia dos elementosmás, destinados a participar en la formación de la familia blanca sureña; varioshuérfanos, enviados expresamente de Inglaterra, y los llamados sirvientesescriturados. Ambos grupos se integraron de forma inmediata a la dinámicafamiliar de Virginia. Los huérfanos fueron enviados a América con el fin de ofrecerles unanueva opción de vida y desahogar un poco la sobrepoblada Londres. Se lescolocó como aprendices en diferentes hogares y se convirtieron así enmiembros de las familias al compartir su mesa y las facilidades habitacionales.Muchas veces el aprendiz se casaba con alguna hija de su patrón y seintegraba de forma definitiva al grupo familiar. En otras, al terminar suaprendizaje establecía su propio negocio y tomaba aprendices a su vez o secolocaba como jornalero con su propio patrón o en algún otro taller.Los sirvientes escriturados eran aquellos individuos que se contrataban por unlapso establecido, generalmente siete años, bajo las órdenes de un amo, el 9
  10. 10. cual había sufragado los gastos de su pasaje. Al cabo de dicho periodo lossirvientes escriturados recuperaban su libertad y recibían tierras, una muda deropa y aparejos de labranza. Durante su servidumbre no tenían el derecho decontraer matrimonio y estaban bajo el estricto control de su amo, el cual a suvez debía ver por su salud y manutención. Algunos presos por problemaspolíticos o por deudas fueron enviados a América como sirvientes escriturados.Dichos sirvientes escriturados o bajo contrato también funcionaban comomiembros de la familia, aun cuando en muchos casos su situación distaba deser privilegiada. En algunas ocasiones sus amos podían liberarlos. En cualquierforma los sirvientes escriturados eran miembros activos de la comunidad y losvarones se convertían, cuando cumplían el requisito establecido de propiedad,en hombres libres, aptos para participar en las asambleas. Las mujerestambién recuperaban su libertad pero no tenían derechos políticos de ningunaíndole. La familia virginiana del periodo colonial estaba conformada por ungrupo extenso de individuos entre los cuales el parentesco sanguíneo no eraun requisito. Además de que probablemente convivían tres generaciones bajoel mismo techo, el hogar amparaba a personas que participaban en laproducción como aprendices y sirvientes escriturados. La familia virginiana eraclaramente patriarcal pues el padre funcionaba lo mismo como líder domésticoque como patrón en la organización de la producción.Por coincidencia, también en 1619 llegó un grupo de negros bajo la categoríade sirvientes escriturados. Sin embargo su destino fue muy distinto al de lossirvientes escriturados blancos. Poco después de establecerse el tabaco comoel cultivo básico de la economía virginiana, la esclavitud se convirtió en uninstrumento de subsistencia al organizar la plantación. Esos negros nosuperaron su condición de sirvientes escriturados y para la década de 1660 laesclavitud se institucionalizó al establecerse una serie de leyes encaminadas ala segregación racial. Un tipo de familia con características específicas sedesarrolló paulatinamente entre los esclavos. Uno de los rasgos más importantes de la vida en Virginia era lo insalubredel clima. Esto provocó una alta tasa de mortalidad entre los inmigrantes lo queafectó la vida familiar. Muchos sirvientes escriturados no sobrevivían losuficiente como para cumplir su contrato y recuperar su libertad. Las familiastradicionales eran efímeras y sus restos, tras el deceso de alguno de susmiembros, se recombinaban para formar nuevas unidades familiares, máscomplejas que las anteriores pero igual de frágiles.4Los niños y adolescentes veían su vida afectada por la muerte de uno o deambos padres. En cualquier caso, el deceso resultaba generalmente en lainclusión de los niños en una dinámica familiar nueva, El lugar del padre eratomado por un padrastro, un tío, un hermano o incluso un amigo del padremuerto. La madre podía ser sustituida por una tía, una hermana mayor o por lanueva esposa del padre.5 La fragilidad de la familia era compensada, sinembargo, por una compleja y extensa red de parientes y amigos que apoyabana quienes se enfrentaban a la desaparición de su familia inmediata. Máspeligroso que la muerte de algún miembro de la familia era el permanecer almargen de dicha red social. Otra característica particular de Virginia era la forma en que los niñoseran nombrados. Por lo general, los padres daban al primer hijo el nombre delabuelo paterno y al segundo el nombre del padre. De la misma forma la 10
  11. 11. primera hija recibía el nombre de la abuela materna y la segunda el nombre dela madre. Con el tiempo también cobraron importancia los nombres de los tíospaternos de los niños, probablemente como consecuencia de la alta mortalidadde la zona y de la necesidad de reforzar vínculos ajenos a la mera familianuclear. Lo insalubre de la región también se relacionó con la frecuencia desegundos y terceros matrimonios y con la rapidez con que las personasencontraban pareja para formar nuevos enlaces. Había frecuentes embarazosfuera del matrimonio y no era raro que sirvientas escrituradas quedaranembarazadas antes de terminar su contrato, arriesgándose a perder a su bebéen una extensión del mismo, cuando podía ser colocado con una familiaadoptiva. Virginia se convirtió en un compendio de características muy específicastales como el tipo de inmigrantes, la escasez de mujeres y lo insalubre de lazona, que se combinaron para dar un sello distintivo a la región que aunactualmente es posible detectar. La familia puritanaLa familia puritana o calvinista fue una de las más importantes durante elperiodo colonial. De hecho sus características peculiares impactaron a lasociedad de Nueva Inglaterra hasta bien entrado el siglo XIX. Además la familiapuritana estableció valores que fueron asimilados por el resto del puebloestadunidense y que se convirtieron en parte intrínsecos de su carácter. El puritanismo* floreció en la región denominada como Nueva Inglaterra,actualmente conformada por los estados de Vermont, Maine, Massachusetts,Nueva Hampshire, Connecticut y Rhode Island. Estas entidades fueronfundadas por diferentes vertientes del puritanismo, pero la sociedad que se lesaparejó se sustentaba en un modelo familiar común. 11
  12. 12. La presencia de los puritanos en América se debía al convencimiento deque ellos eran los elegidos para fundar una comunidad ideal, en donde sesiguieran los preceptos del más puro cristianismo, y que ofreciera un modelo aInglaterra y al resto de la humanidad, Para lograr tan perfecta sociedad elpuritanismo proponía una unión indisoluble entre religión y gobierno. El poderrecaía en los llamados “santos” que eran individuos socialmente reconocidoscomo personas de moral intachable e iluminadas por la gracia divina. La familia surgida en este tipo de sociedad también tenía un“compromiso divino”; por ello era concebida como una iglesia en miniaturadonde el padre guiaba a sus seres queridos como un pastor a su rebaño. Lasfunciones de los diferentes miembros del grupo familiar eran establecidas apartir del liderazgo del padre que no sólo era el soporte económico, sino el guíaespiritual y el origen absoluto de la autoridad. Todas las mañanas al despertary todas las noches antes de retirarse, un buen padre puritano organizaba elrezo, la lectura de la Biblia y el canto de salmos. En cada comida agradecía alSeñor. Su obligación era que su familia fuera una miniatura de la comunidadperfecta que los puritanos creían haber fundado en tierra americana. A pesar de que el matrimonio era la base para el surgimiento de lafamilia, éste era concebido por los puritanos como un contrato civil y no comoun acto religioso. En general los matrimonios eran negociados por los padresde la pareja contrayente. Si se llegaba a un acuerdo favorable se procedía a lafirma de un contrato prematrimonial en el cual se estipulaban las condiciones 12
  13. 13. del enlace y sobre todo el monto de la dote a aportarse por la familia de lanovia. Por lo general también se establecía la construcción o compra de unacasa separada para la nueva pareja. El matrimonio era un asunto que competíaa la familia en pleno y no sólo a los novios. Por ello era muy poco frecuente quelos jóvenes se rebelaran ante la autoridad paterna y rechazaran a la parejaescogida para ellos por sus padres. Sin embargo en caso de que encontrarantotalmente inaceptable el enlace dispuesto por sus progenitores, los hijospodían apelar al aducir su incapacidad para llegar a amar al futuro cónyuge. Ental caso, los padres no debían presionarlos pues el amor era un requisito parala convivencia conyugal. Sin embargo, el amor puritano no era pasiónromántica, sino un sentimiento en que el afecto era sometido a la razón. Paralos puritanos todos los vínculos entre seres humanos debían ser subordinadosal amor divino reservado para Dios. Una vez establecido y firmado el contrato prematrimonial, la parejaentraba en un nuevo estado civil en el cual no eran solteros ni casados. Elcontrato revestía gran formalidad y eran necesarias causas de fuerza mayorpara que fuera anulado. En esta etapa podía llegar a ocurrir que la parejatuviera relaciones íntimas pero por su condición de compromiso era castigadacon mucha más suavidad que de tratarse de solteros. Con suerte escapaban alos latigazos y sólo pagaban la cuarta parte de la multa correspondiente aparejas no comprometidas. Sin embargo, las leyes referentes al adulterio seaplicaban de forma idéntica a parejas casadas y a parejas comprometidas. La ceremonia matrimonial no era efectuada por un ministro, sino por unrepresentante de la ley o incluso por un oficial. Era frecuente, sin embargo, quelos ministros asistieran en calidad de invitados.Los puritanos trataban de enfatizar la austeridad aun en el caso de unaceremonia nupcial. Por ello las novias no vestían de blanco ni se gastaba envelas o flores. El atuendo nupcial masculino se limitaba al traje usado enocasiones formales. Una costumbre en las bodas puritanas era que el padrino yla principal dama de honor se encargaban de quitarles los guantes al novio y ala novia respectivamente. Los guantes eran atesorados como recuerdo de laocasión. 13
  14. 14. El momento más jocoso durante una boda puritana tenía lugar cuando lanovia desaparecía y el novio se lamentaba del rapto. La novia, escondida porparientes y amigos reaparecía después de un rato para ser, junto con sumarido, conducida a su nuevo hogar. En la sociedad puritana la mujer gozabade una situación un poco mejor con relación a su contraparte inglesa. El maridotenía la obligación de mantenerla y este deber era objeto de vigilancia judicial.La autoridad del marido con respecto a su esposa estaba claramente limitada.No podía golpearla, ni obligarla a obedecer órdenes contrarias a las leyes deDios, explícitas en los códigos civiles. En lo que respecta al adulterio sinembargo, la situación de la mujer era más vulnerable que la del hombre. Eladulterio de la esposa era especialmente penado. Su falta era consideradacomo una violación a su matrimonio y como una ofensa contra la comunidad ypor tanto objeto de persecución legal. El adulterio masculino sólo incurría en elprimer delito. La familia puritana crecía, por lo general, cada dos años con elnacimiento de los hijos de la pareja. El bebé era bautizado a los seis meses denacido. Como el periodo reproductivo de una pareja podía alargarse hastaveinte años, los niños de la casa constituían un conjunto de individuos dediferentes edades y en diferentes etapas de desarrollo. Una vez que los niños se integraban a las actividades de los adultosalrededor de los siete u ocho años, el camino era claro e invariable. Habíapocas decisiones a ser tomadas pues los padres ofrecían tanto al niño como ala niña modelos relativamente claros para la formación de una “identidad”. Elvaroncito semejaba una miniatura de su padre y la niñita de su madre. Nohabía la idea de que cada generación necesita labores o actividades distintivas.Los niños se familiarizaban con su sexo y situación al compartir las labores desus padres. 14
  15. 15. Una costumbre que tenía lugar en Inglaterra y que fue continuada por lospuritanos en América fue la de colocar a sus hijos con otras familias para sereducados y recibir al mismo tiempo niños ajenos con el mismo fin. Que en unmomento dado una familia en precaria situación económica enviara a su hijocon otra pareja no tenía por qué ser sorprendente, pero que familias derecursos participaran en esta costumbre requiere una explicación másdetallada. Muchas veces los jovencitos eran entrenados en alguna actividadpero en el caso de niños muy pequeños o de las hijas el fin era meramenteformativo. Por lo general, el momento de entregar a los hijos a familias ajenasera justamente antes de la adolescencia. Este sistema es explicado poralgunos historiadores como un mecanismo de armonía familiar. Según estainterpretación, los padres puritanos no tenían confianza en sí mismos y temíanmalcriar a sus hijos a fuerza de mimos e indulgencia. Por ello confiaban más enla autoridad de adultos que no tuvieran un vínculo de parentesco con sus hijos.De esta forma cuando los padres se reunían con su prole, por lo general unavez por semana, lo podían hacer en los mejores términos pues al fin y al caboellos no funcionaban como temidas figuras de represión. Se llegaba a dar el caso de que niños muy pequeños huían de su familiaadoptiva en busca de sus propios padres. Por lo común eran severamentereprendidos, pero si resultaba que los padres decidían terminar abruptamenteel periodo de estadía del niño con la otra familia debían indemnizar a ésta porel lapso no cumplido. La relación entre padres e hijos también era objeto de vigilancia judicialentre los puritanos. Las desavenencias familiares podían dar paso a procesoslegales, que trataban de ser lo más cercanos posible a la ley de Dios. Así puesestaba establecido que los hijos desobedientes mayores de dieciséis añosmerecían la muerte, al igual que los hijos rebeldes y aquellos que maldijeran asus padres. Sin embargo, también se reservaba un castigo para padres que porsu exagerada indulgencia habían fracasado en la educación de sus hijos ocuando los hijos demostraban que sus actos fueron el resultado de crueldad 15
  16. 16. paterna.Además de los padres e hijos, compartían el techo familiar los sirvientes. Estosformaban una extensión de la familia misma. La composición del hogar en laépoca colonial era muy distinta a la que existe en la sociedad contemporánea.La costumbre de la familia de acoger en el hogar a personas sin relación deparentesco obedecía a un concepto enteramente diferente de la vida familiar.El hogar era un lugar de producción y servía de morada a sirvientes,aprendices y miembros dependientes de la comunidad así como a niñoshuérfanos y ancianos sin parientes. El gobierno civil vigilaba el bienestar espiritual de los sirvientes yordenaba a los amos instruirlos en el catecismo y respetar el día de descansopara acudir a la iglesia. Los sirvientes estaban integrados a las laborescotidianas del hogar y era obligación del amo encargarse de sus necesidadesvitales. El sistema de parentesco entre los puritanos rebasaba la unidadfamiliar. La muerte del cónyuge y un nuevo matrimonio del sobrevivienteaumentaban y complicaba el sistema de parentesco. Un hombre al casarsenuevamente no sólo obtenía una nueva familia sino que mantenía la relacióncon los parientes de su esposa fallecida. Estos parientes a su vez seconvertían en parentela de la recién desposada.Con el transcurso del tiempo y con el crecimiento natural de la comunidadfamiliar surgieron nuevos tipos de conflictos. Hacia el final del siglo XVII lassolteronas comenzaron a aparecer por el exceso de mujeres en ciertospueblos. Las solteronas no podían aspirar a llevar una vida independiente.Cuidaban a sus padres hasta el fallecimiento de éstos. Una vez huérfanasquedaban bajo la autoridad del familiar masculino más cercano, ya fuerahermano, cuñado o sobrino. Para el momento de la segunda y tercera generación también losancianos se volvieron frecuentes en la comunidad. Era generalmente asumido 16
  17. 17. que aquellos que no pudieran valerse por sí mismos serían cuidados por sushijos adultos y por las familias de éstos. Sin embargo, en el caso de ancianossolitarios, la institución familiar debía asumir la responsabilidad. Los ancianoseran entonces integrados a núcleos familiares que velaban por su bienestar.Sin embargo la mayoría de los ancianos temían ser ignorados o abandonadospor los suyos. Esta inquietud quedó plasmada en algunos testamentos dondehombres agonizantes trataron de proteger las necesidades de sus viudas, conla amenaza de desheredar a los hijos o sirvientes responsables de las mismassi no cumplían dichos deberes. La escasez de tierra arable también propició tensión en el seno de lafamilia. Había una enorme renuencia por parte de los jefes de familia a heredara sus hijos sus bienes en vida, por temor a perder autoridad y volversecompletamente dependientes de ellos. De esta forma era muy común que losprimogénitos llegaran a los 30 o 40 años sin ser propietarios. Esto les impedíacontraer matrimonio y crear una familia propia. En algunas ocasiones lospadres asignaban a sus hijos una pequeña propiedad para permitirles ciertaindependencia económica. Con el transcurso del tiempo cada vez hubo menostierra apropiada para la agricultura en la zona colindante con los pueblos. Dichacircunstancia propició una intensa migración en busca de tierras más propicias.La separación de familias por este motivo y la llegada de nuevos inmigrantesajenos al “compromiso divino” de los puritanos, de crear una sociedad fiel a lapalabra de Dios, contribuyó al rompimiento de la cohesión interna de lacomunidad puritana. Sin embargo el modelo familiar puritano, en donde la familia cumplía unagama completa de funciones encaminadas a ser la base de una comunidadideal, continuó por algunas décadas. En la sociedad puritana la familia era uncentro productivo, pues la granja era cultivada por los mismos miembros de lafamilia y una serie de actividades de producción era llevada a cabo de formacotidiana. La familia era la primera escuela. En ella aprendían los niños susprimeras letras y modales. La familia funcionaba además como una iglesiadonde la doctrina puritana, enseñada por el padre mediante la memorizaciónde preguntas y respuestas específicas y la lectura de la Biblia, era unaactividad cotidiana. En una sociedad pionera poco inclinada a invertir recursosen una cárcel de grandes dimensiones, la familia también funcionaba como uncentro correccional donde aquellos que transgredían la ley podían sercolocados como sirvientes y donde los jóvenes aprendían a respetar laautoridad de los adultos. Finalmente la familia era un centro de beneficenciaque lo mismo se convertía en un orfanatorio para los huérfanos, que en unhospicio para los ancianos o en un hospital para los enfermos. La familia esclava Mucho se ha discutido si los esclavos vivieron la opción de organizarseen núcleos familiares. Hubo varios obstáculos para la formación de familias eneste contexto. Durante la mayor parte del periodo colonial hubo un seriodesequilibrio entre el número de mujeres y de hombres traídos de África comoesclavos. El principal objetivo del tráfico de esclavos era garantizar laproducción agrícola de la plantación y por ello era mucho más importantecontar con mano de obra masculina que femenina, bastante más débil ydelicada. 17
  18. 18. Tampoco hubo la posibilidad de que núcleos familiares africanos setrasplantaran y sobrevivieran en las colonias. Los plantadores sabían que laforma más eficiente de lograr la sumisión de un esclavo llegado de África eraaislarlo de todo aquello que le recordara una realidad anterior. Por ello sebuscaba integrarlo a grupos de esclavos procedentes de diferentes sitios paraimpedir que hablaran lenguas africanas, y forzarlos a expresarse en inglés.Además el esclavo era inmediatamente rebautizado, para tratar así de sustituirla personalidad del africano libre por la del esclavo colonial americano. Aunque el matrimonio entre esclavos no era reconocido por lalegislación, este vínculo era promovido por los mismos amos esclavistas. Losesclavos masculinos mostraban mayor tendencia a la fuga. Pronto fue evidentea los ojos de los amos que si les permitían formar familias y crear así vínculosafectivos con sus esposas e hijos, los esclavos serían más renuentes aconsiderar la posibilidad de escapar además de que trabajarían en forma máseficiente. En algunos casos el mismo amo o un ministro llevaba a cabo unasimple ceremonia para unir ala pareja; en otros tenía lugar la boda “de escoba”en donde la unión de la pareja se sellaba al saltar sobre una escoba. Sin 18
  19. 19. embargo, no había un compromiso por parte del amo de respetar los gruposfamiliares formados por sus esclavos. La esclavitud se heredaba por víamaterna, La descendencia pertenecía al amo y él se hallaba en completoderecho de vender en cualquier momento a alguno de los cónyuges o a unoovarios de sus hijos. La familia esclava no era un reflejo de la familia blanca, base social de laVirginia colonial. La primera vivía en peligro constante de desintegración. Dehecho ha sido un reto para los estadounidenses negros de hoy en díareconstruir su pasado familiar hasta ubicar sus raíces en algún lugar de África.Durante el periodo colonial las familias negras fueron objeto del sistemaesclavista dentro del cual surgieron. La familia en este caso específico no fue labase de una comunidad humana sino el desesperado intento de las víctimas dela esclavitud de vivir en un ámbito de afecto que las ayudara a enfrentar sucondición existencial. De hecho, aun cuando los amos promovían la creaciónde grupos familiares entre sus esclavos, no lo hacían a fin de mejorar lascondiciones de vida de los mismos sino que trataban de estabilizar y garantizar,en la medida de lo posible, el funcionamiento de la institución vital para sueconomía por medio de la familia. Los esclavos vivían en barracas ubicadas a cierta distancia de la casadel amo. En dichas barracas convivían varias familias e individuos. En algunoscasos especiales ocupaban cabañas, lo que les permitía un ambiente de mayorprivacidad y la posibilidad de recrear más adecuadamente los vínculos yfunciones de una familia libre. La madre esclava no tenía injerencia directa en la crianza y cuidado desus hijos. La maternidad de una esclava debería interferir lo menos posible consus labores cotidianas. Por ello había una esclava dedicada al cuidado de loshijos pequeños de las esclavas. A esta esclava se le conocía con el 19
  20. 20. sobrenombre de “Tiíta” que la diferenciaba de la nodriza de los niños blancos,llamada “Manita”. En algunas ocasiones una misma esclava vigilaba tanto a losniños negros como a los blancos. La figura paterna era más abstracta que la materna dentro del sistemaesclavista. El padre no funcionaba como proveedor, fuente de autoridad odefensor de la familia. La lealtad y sometimiento sólo podían ir en unadirección: del esclavo al dueño y jamás entre los mismos esclavos. Enocasiones se describía al marido como propiedad de la esposa, y el hombrevivía en la cabaña de la mujer. En algunos casos el marido sólo acudía a lacasa-habitación de la esposa una vez por semana. El padre esclavo tuvo querecurrir a actividades marginales para afirmar su posición, por ejemplo, alcompletar el abastecimiento de comida mediante la caza con trampas y lapesca, con el cuidado del huerto y sobre todo, al ser la figura principal en laresistencia activa contra la esclavitud. Un elemento más que interfería con la consolidación de una vida familiarestable entre los esclavos, fue la agresión sexual de varones blancos hacia lasnegras. Los varones negros eran incapaces de proteger a sus mujeres e hijas,lo que afectaba su capacidad de convertirse en el eje de un núcleo familiar)0En algunos casos la mujer negra propició la relación para obtener una posiciónfavorable tanto para ella como para sus hijos. La familia negra sin embargo, logró sobreponerse a los obstáculosplanteados por la esclavitud. La forzada convivencia de los esclavosprovenientes de diferentes regiones de África impidió el trasplante y pervivenciade elementos africanos puros, pero en la mezcla de los mismos y al agregarselos rasgos surgidos en América se dio el origen de la cultura negraestadounidense. Después de la emancipación la familia negra se enfrentó anuevos retos como el racismo y la segregación. La libertad le permitió redefinirsu relación con la sociedad y sus demandas se irían transformando a través deltiempo, siempre en la búsqueda de una participación y reconocimiento plenosdentro del complicado aparato social estadounidense. Parte de la fuerza dedichas demandas surge del hecho de que la familia se erigió de forma naturalen la institución básica para la supervivencia de los elementos característicosnegros que hoy forman parte de la compleja cultura estadounidense. El Siglo XIX La familia en el siglo XIX La frontera y el Oeste son dos mitos del pueblo estadounidense; ambosse relacionan íntimamente con el anhelo de conquista intrínseco a EstadosUnidos. En uno y en otro se templó el carácter estadounidense. Tanto en lafrontera, región que marcaba el límite de la civilización con la “tierra india”,como en el Oeste, meta de numerosos grupos deseosos de una vida mejor, semodificaron las instituciones traídas de la lejana Europa y surgieron otrasnuevas que brindarían el marco legal al modo de vida estadounidense. Allí fuedonde hombres y mujeres olvidaron sus diferencias étnicas y en la luchacomún contribuyeron a crear una sociedad más homogénea. Ya fueraningleses, irlandeses o franceses los que en un avance permanente recorrían lafrontera hacia el Oeste, al final de la gesta se identificaban unos y otros comoestadounidenses. La conquista del Oeste y la vida en la frontera han tomado laproporción de gesta histórica en la tradición de Estados Unidos. Se las haidentificado como una victoria nacional contra la adversidad representada por 20
  21. 21. los grupos de indios hostiles y por una geografía accidentada. Además el Oesteconcretó a América vista como tierra de promisión donde el esfuerzo personalsería recompensado y donde todos los hombres serían iguales en su lucha porel éxito y el reconocimiento. Aun cuando numerosos individuos viajaron solos, la familia fue elelemento determinante en la migración hacia el Oeste. Grupos familiaresllevaron a cabo el poblamiento de las nuevas tierras. La migración comenzó desde los tiempos coloniales, Para el momentode la conquista ya había una población considerable en el territorio delnoroeste. Las compras gubernamentales de territorio como la de Luisiana en1803 y la de Florida en 1819, multiplicaron varias veces el territorio colonialoriginal. Sin embargo, la migración se intensificó a partir de 1837 cuando ladepresión del medio Oeste redujo el precio del trigo y cuando el maíz apenastenía valor. Durante la década siguiente la migración tomó un nuevo impulso.Numerosos estadounidenses estaban dispuestos a cruzar el río Mississippi,primer paso del viaje que los llevaría a la llamada “tierra nueva”, en la costa delPacifico, a 2 900 kilómetros. La revolución industrial fue otro proceso que modificó completamente ala familia durante el siglo XIX. Redefinió sus relaciones internas y la trasladódel campo a la ciudad. De ser una entidad económica, la familia pasó adepender de un complejo sistema urbano en donde su subsistencia estaba amerced de vaivenes en la producción y el empleo. La mujer se integró al reciénconsolidado proletariado. Los niños fueron víctimas de la explotación en lasfábricas en las cuales se vieron obligados a trabajar para así completar elingreso familiar. La revolución industrial transformó además la relación de lasociedad y la familia. Esta última se convirtió en una entidad muy vulnerable.Surgieron demandas que señalaron lo peligroso de la situación y la incapacidad 21
  22. 22. de la familia para valerse por sí misma. El proceso que culminaría con unaintrincada legislación destinada a proteger tanto a la institución como a losindividuos, se inició al ser evidentes los estragos causados por laindustrialización a la antes sencilla sociedad rural. El siglo XIX fue testigo también de la emancipación de losestadounidenses negros. Dicha emancipación no dio paso inmediato a suintegración efectiva a la sociedad. Fue más bien un suceso que forzó al sectornegro a ajustar su lucha por la justicia a un nuevo contexto. Parte de esa luchase fundó en la legitimación de su institución familiar como base de sucomunidad. En los años posteriores a la emancipación se fijaron de formadefinitiva los rasgos característicos de la cultura negra estadounidense vigenteen la actualidad. La familia y el Oeste El Oeste ha sido, a lo largo de la historia de Estados Unidos, una gestanacional motivo de orgullo y origen de identidad para los estadounidenses. ElOeste aparece en la historiografía y en los medios de comunicación masivoscomo la tierra de promisión. Ha sido concebido como ese lugar maravillosodonde el valor, la fuerza y la astucia marcaron la diferencia entre la vida y lamuerte, y en donde el hombre tuvo la oportunidad de probarse a sí mismo y asus metas. De hecho, el Oeste sólo se convirtió en una realidad práctica a partir dela independencia de las trece colonias. Hacia 1781 había ya una poblaciónaproximada de 120 000 personas asentadas al occidente de los montesApalaches. Inglaterra no había promovido la colonización en el interior del país.A sus ojos de metrópoli mercantilista, una colonia interior sin acceso marítimoresultaría difícil de gobernar y los gastos burocráticos y militares para suadministración y control rebasarían cualquier beneficio económico quebrindara. 22
  23. 23. Al iniciarse la etapa independiente, la población colonial y el flujopermanente de inmigrantes internacionales vieron al Oeste como la posibilidadmás viable para gozar de una vida mejor. Para dicho momento, la franjacostera ya estaba totalmente ocupada y la tierra arable de las coloniasoriginales daba muestras de agotamiento. La llamada conquista del Oeste fue un proceso llevado a cabo porfamilias. Fueron núcleos familiares los que, organizados en caravanas,realizaron el larguísimo viaje que culminó en el océano Pacífico, poblando a lavez el territorio intermedio. La familia fue el elemento básico para lacolonización del territorio: “Para un pueblo que desconfiaba de la Iglesia tantocomo del Estado, la familia era la única institución a la cual podíaencomendarse la empresa de poblar el continente. La familia cristianarepresentaba lo suficiente en términos de iglesia y bastaba como expresión delorden político y social.” Las familias que decidieron emprender el viaje hacia un territoriodesconocido se resignaron a abandonar a sus parientes, ya fueran éstospadres, hermanos o tíos. Además, abandonaron todo aquello que les eraconocido, los elementos propios de su sociedad. El solo viaje obligó a hombres,mujeres y niños a replantear sus funciones dentro de la dinámica familiar. Lasmujeres se vieron obligadas a empuñar armas y a manejar carretasperseguidas por los indios. Los niños se convirtieron en adultos precoces. Nohabía espacio para juegos infantiles en un lugar donde la muerte era algocotidiano. Los peligros del viaje eran múltiples, ya fueran en la forma de indioshostiles, enfermedades y epidemias, así como en la posibilidad de accidentes.Pocas fueron las familias que cruzaron el continente sin enfrentarse a lapérdida de algún miembro o algún incidente menor. Las mujeres perdíanfrecuentemente la vida durante el parto, al producirse éste sin la posibilidad derecurrir a remedios caseros tradicionales. La migración al Oeste afecté enormemente a las familias extensas. Dehecho el proceso promovió la familia nuclear teniendo ésta plena conciencia deser una familia “dislocada”. A ello respondió con su constante lucha “para quelos demás parientes se reunieran con ella. Cuando todos sus esfuerzosfracasaban, las cartas nos revelan su continua soledad y sensación deaislamiento”.13 La ruptura de vínculos familiares ancestrales fue un procesotraumático. Las despedidas eran definitivas pues la posibilidad de unreencuentro era ínfima. Las mujeres fueron las más afectadas por el desarraigode la familia, Por ello buscaron mantener a toda costa el contacto con susfamiliares lejanos por medio del correo. En algunos casos enviaban “muestrasdel material de los vestidos y sombreros, trozos y anillos de oro, estampas yrebanadas de pastel, semillas de flores y hortalizas, hojas de plantas, recortesde periódicos y fotografías”. Trataban de que los acontecimientos socialesrealizados en la inhóspita frontera, tales como matrimonios y funerales, seefectuaran con una formalidad semejante a aquellos que eran practicados en elEste. Atesoraban pequeños objetos que les recordaban la vida organizada quehabían abandonado. Luchaban, por todos los medios, por crear conciencia ensus hijos de que existía un mundo muy diferente al de las praderas, con unasociedad estable, regida por ciertas normas que no debían ser olvidadas y cuyapráctica garantizaba una vida civilizada aun en los lugares más inhóspitos.La estabilidad misma de la familia se vio severamente afectada por el procesomigratorio. La autoridad paterna se debilitó y problemas causados por la 23
  24. 24. desobediencia filial eran constantes. También eran comunes las fugas de lashijas o el nacimiento de criaturas fuera del vínculo conyugal. La mismainstitución matrimonial perdió fuerza. La frecuencia en que un matrimonioculminaba en divorcio era mucho más alta en aquellos estados recientementeestablecidos por el avance poblacional como Washington, Montana, Colorado,Arkansas, Texas, Oregon y Wyoming) Los numerosos divorcios que tuvieronlugar en dichos territorios fueron consecuencia de la actitud pragmáticarequerida para sobrevivir en un ámbito agreste y poco civilizado, alejado de lasociedad tradicional y de sus valores. El pragmatismo existente en la cultura estadounidense desde la épocacolonial se exacerbé en la conquista del Oeste. De hecho se convirtió en unelemento intrínseco del proceso. La lucha del hombre por triunfar sobre los elementos naturales queentorpecían su avance tales como una geografía desconocida, indios pocoamistosos y animales salvajes propició la exaltación del individuo sobre lacomunidad. Los jóvenes abandonaban a sus familias al ver en ellas un lastrepara el éxito de una empresa que concebían como meramente personal. Comoconsecuencia posponían el momento de formar una familia propia pues veíanen los vínculos inherentes a la institución un factor sofocante que limitaba susposibilidades de triunfar en la gesta histórica de la que se autonombraronpartícipes. Las esposas tampoco pudieron confiar en el apoyo surgido de lapresencia de sus hijas. Muchas jóvenes se casaban durante el largo viaje yfijaban su hogar de acuerdo con la ocupación y las necesidades de su nuevoesposo, y tenían entonces que despedirse de sus padres y hermanos que 24
  25. 25. debían continuar su migración a través del continente. La nostalgia de lasmujeres por compañía femenina dentro de su ámbito social y por las hijasausentes quedó de nuevo manifiesta en la correspondencia surgida de lanecesidad de compartir pequeños secretos femeninos. La historia de la familia y de la migración al Oeste es una sucesión dedespedidas. Es, de hecho, “un mapa de discontinuidades. Los hijos e hijasestán dispersos por todo el territorio”.16 De esta forma se puede afirmar que lafamilia pobló el continente y que de hecho triunfó en una de las epopeyashistóricas más importantes para el estadounidense, aun a costa de su cohesióninterna. Al verse en la necesidad de recrear un entorno adecuado, la familiapromovió la aparición de instituciones de apoyo como las de carácter religioso,a partir de las cuales se pudieran desarrollar vínculos sociales que aliviaran elaislamiento y la soledad. Una de las consecuencias más importantes de la migración al Oeste fuela homogeneización de sus participantes. La lucha contra un enemigo común ycontra una serie de obstáculos totalmente objetivos, dio lugar a una respuestageneral por parte de los involucrados en el proceso histórico. Por ello no esgratuito que diversos historiadores busquen en el Oeste parte del origen delllamado “carácter estadounidense”. En la conquista de la frontera indiadesaparecieron las divisiones étnicas originales. Se impuso un lenguaje comúny se empuñó un solo fusil. La tierra por la que se suspiraba era una sola al igualque el objetivo: la conquista del espacio donde establecerse y con ella, laopción de una vida mejor. Durante la etapa final de la conquista del Oeste tomaron granimportancia las esposas de los militares y su influencia civilizadora. Dichasmujeres se enfrentaban mejor a las demandas de una vida solitaria y azarosamientras más adaptables fueran y menos se preocuparan por la estabilidad deun hogar fijo y por los bienes materiales. Las esposas de los oficiales del ejército transformaron los tristesasentamientos militares. Planeaban fiestas, obras musicales y bailes formalespara darse la oportunidad de portar sus mejores galas y de practicar un poco elflirteo. Los detalles resultantes de la presencia femenina eran fácilmentedistinguibles. En las ventanas aparecían de repente cortinas y los platos para lacomida se colocaban sobre un mantel aun cuando no hubiera una mesa debajodel mismo. Sin embargo las mujeres estaban plenamente conscientes de lotransitorio de su presencia y cuidaban de que sus bienes fueran rápidamentedesmontables y empacables. Los oficiales valoraban plenamente la importancia de las mujeres. Dehecho las zonas militares de la frontera eran un lugar ideal para obtenermarido. De acuerdo con los relatos de la época, una joven bonita y solterarecibía varias propuestas matrimoniales en la primera hora posterior a sullegada. Aun las no agraciadas tenían esperanzas: su espera se limitaba a dossemanas al cabo de las cuales se comprometían y se casaban.’ Formar una familia en la frontera india se convertía en un reto. Auncuando para los niños, la lejanía de la civilización era más una bendición queun problema, sus padres se preocupaban por la ausencia de escuelasadecuadas. La mayor parte de los matrimonios enviaba a sus hijos al Este avivir con parientes para que pudieran asistir a clases de forma sistemática. El peligro era constante, sobre todo para las mujeres y los niños. Seaconsejaba a las mujeres que evitaran caer vivas en manos de los indios y que 25
  26. 26. hicieran lo mismo con sus hijos. El coronel George Armstrong Custer ordenó asus subordinados que mataran a su esposa Libbie en caso de que éstaestuviera a punto de ser secuestrada por los indios. Una noche de 1867 elcoronel Henry Beebee Carrington mandó reunir a todas las mujeres y los niñosdel fuerte Phil Kearny en un solo recinto y dio la orden a un soldado de volarlocon explosivos en caso de un ataque indio. Los indios robaban el ganado y lasprovisiones de las familias. Además impedían a los soldados cazar, por lo quelas mujeres se veían obligadas a improvisar comidas con muy pocos recursos.El invierno siempre afectaba a las pequeñas colonias y provocabaenfermedades muertes. En otras ocasiones surgían epidemias que obligaban alas mujeres y a sus hijos a huir al Este. Las mujeres que vivían en los fuertes no escapaban a la obligación deactuar como auténticas damas. A pesar del peligro y del mal clima, los espososexigían que vistieran y actuaran como si se encontraran en el Este. No podíanusar vestidos escotados o sin mangas y debían montar en sillas femeninas. Ensus ratos libres, debían entretenerse con las otras mujeres del fuerte en juegosde cartas o en labores de costura. Para las esposas de militar el reto combinaba la promoción de losvalores de la vida que habían conocido en el Este y el enfrentamiento de lospeligros de un lugar alejado de los asentamientos civilizados. De esta formadebían actuar como soldados sin dejar de ser damas: ser al mismo tiempococineras y anfitrionas capaces de disparar un rifle y, en la noche del mismodía, entretener a sus invitados con refinada plática y perfectos modales. Debíanseguir a sus esposos en su constante peregrinar por los diferentes fuertes ysaber cómo hacer de cuartos vacíos y húmedos un verdadero hogar auncuando éste estuviera condenado a desaparecer al poco tiempo. La presencia de familias en los fuertes militares que conquistaron lafrontera india permitió el poblamiento adecuado de los diferentes territorios.Muchos soldados ya no regresaron al Este al terminar su comisión sino quefijaron su hogar definitivo en la zona en que estuvieron asignados o iniciaron ellargo viaje al lejano Oeste. Esta opción surgió de la proximidad de sus familiasy de que su presencia convirtió a los fuertes en un punto de partida para labúsqueda de nuevos horizontes, Los sacrificios enfrentados por estas familiasfueron múltiples, tanto en el orden material como en el emocional, al verseprivadas de las comodidades comunes en el Este y aisladas de sus otrosfamiliares. Sin embargo fueron sus sacrificios los que abrieron paso a un nuevotipo de familia, en donde la mujer jugó un papel más dinámico que eltradicional, dando lugar a que muchos soldados vieran en el fuerte no sólo unaestructura arquitectónica creada para su protección, sino un verdadero hogar. La familia y la revolución industrialLa industrialización en Estados Unidos se inició en la región conocida comoNueva Inglaterra. Corno ya se ha dicho, los estados que conforman dicharegión son Vermont, Massachusetts, Rhode Island, Connecticut, Maine yNueva Hampshire. La mayoría de estos estados crearon desde su etapacolonial la tradición de una fuerte ética de trabajo combinada con la producciónde manufacturas destinadas tanto al consumo local como externo. La aparición de fábricas textiles en Nueva Inglaterra surgió por lanecesidad de procesar la enorme producción algodonera del Sur. Unacaracterística común de la manufactura textil fue la ocupación de mano tic obra 26
  27. 27. femenina. Durante más de un siglo la región se convirtió en la máximaproductora de telas en la nación. Las ciudades industriales surgieron y sedesarrollaron alrededor de un centro laboral, como fue el caso de Lowell,nombrada así en honor de Francis Cabot Lowell, quien introdujo la posibilidadde combinar el hilado y el tejido en una sola fábrica. Lowell funcionó como unexperimento con metas muy específicas. Trató de evitar la repetición de viciosde los grandes centros industriales internacionales. Se buscó que las obrerastuvieran facilidades de esparcimiento y educación en sus horas libres. La metaera recrear un ambiente de tipo colegial. Las trabajadoras eran supervisadaspor una jefa de piso que vigilaba su conducta y moral. Las jóvenes debíanreportarle sus entradas y salidas. Pasar la noche fuera del dormitorio estabaestrictamente prohibido. Se esperaba, de hecho, que las jóvenes sólotrabajaran hasta el momento de contraer matrimonio, cuando se reintegrarían asu comunidad original. El proyecto utópico de Lowell fracasó al poco tiempo.Otros centros fabriles menos escrupulosos podían producir con mayor rapidezy a menor costo. Lowell no pudo enfrentarse a tan desigual competencia sinsacrificar parte de sus planteamientos originales. La transformación de unasociedad básicamente agrícola en una sociedad industrial acarreé importantesmodificaciones en la organización de la familia. La aparición de numerosasindustrias dio lugar a la integración de la mujer a la fuerza productivaasalariada. La mujer campesina era la heredera de una tradición ancestral deacuerdo con la cual se combinaban de forma natural las actividades laboralesagrícolas y el cuidado del hogar y de los hijos. Para la mujer de la sociedadindustrial tal posibilidad se esfumó. Incluso, en muchos casos los mismos niñosse integraron a la fuerza laboral asalariada para completar el ingreso de lospadres. El trasplante de un entorno rural a uno urbano fue traumático para lasfamilias. Muchas de ellas no provenían siquiera del mismo país sino quehabían sido campesinos en su país de origen. Grandes cantidades deinmigrantes de origen rural no tuvieron otra opción al desembarcar que ir aengrosar las filas de los obreros. Para 1 as familias campesinas que seincorporaron a la sociedad industrial las nuevas reglas de subsistenciaresultaron un enorme reto. La familia campesina tradicional estabaacostumbrada a ser dueña de sus medios de producción por humildes queéstos fueran. Su traslado a la ciudad implicó la certeza de que dependíantotalmente de un salario y de que podían verse desprovistos de cualquier tipode sustento en todo momento. 27
  28. 28. Las mujeres y los niños trabajaban en las granjas de forma noasalariada. Al convertirse en fuerza de trabajo industrial su desempeño dejó deser familiar. En una industria los papeles familiares pasaron ser secundarios.De hecho “la industrialización entrañé una separación más rigurosa entrepadres e hijos durante la jornada laboral...” El objetivo único de todos losmiembros de la familia era obtener recursos para el sustento. La industrialización tuvo una enorme repercusión en la forma en que lafamilia perdió vigor en ciertos aspectos al ser sustituida en algunos de susservicios por instituciones. La familia preindustrial que funcionaba como unaentidad económica, como escuela, como iglesia, como hospital, como hospicioy como orfanatorio, dio paso a una familia que de prestar dichos servicioscomenzó a demandar su derecho ellos, a partir de instituciones privadas. Esteproceso aparejó también la eliminación del entorno familiar de individuos antesplenamente integrados como aprendices, jornaleros y sirvientes escriturados;“El proceso por el cual la casa familiar dejó de ser un activo recinto de trabajo ycentro social, para transformarse en una morada familiar privada, implicó laremoción de las personas ajenas a la misma, tales como compañeros degremios, socios, jornaleros, aprendices, huéspedes e inquilinos.” 28
  29. 29. Para la familia de la época industrial la supervivencia era el objetivocotidiano. La lucha por el diario sustento interfería con la posibilidad de efectuarotro tipo de actividades. Los niños veían transcurrir su infancia entre los murosde las fábricas y las mujeres y hombres vivían en la eterna angustia de versedesempleados. Tal angustia se reflejó en la idealización de su vida anteriorcomo campesinos. Muchas familias trataban de ver su etapa de trabajadorasindustriales como una fase meramente transitoria en tanto lograba reintegrarsea la economía rural. Muchas otras no podían evitar pequeños actos de defensay rebelión ante la inminencia de quedar completamente dependientes de unsalario en la economía urbana. Esta lucha fue evidente en los desesperadosintentos de las familias por mantener cierto control sobre su sustento. Por ello criaban en su domicilio urbano animales propios del campocomo cerdos, aves y cabras. Más aún, cuando sus recursos o habitación lopermitían trataban de cultivar pequeñas hortalizas para completar su dieta.Las familias trasplantadas a la sociedad industrial trataron de enfatizar que elcambio de condiciones laborales no interfería con el hecho de que el trabajo ysu producto eran asunto familiar y no provecho para un solo individuo. Losingresos derivados del trabajo de los diferentes miembros no se destinaban asatisfacer necesidades individuales sino que “estaba cuidadosamente reguladopor las estrategias colectivas de la unidad familiar”. La industrialización desplazó el centro de trabajo fuera de las paredes dela vivienda familiar, lo que provocó un culto a la domesticidad. En dicho culto elhogar se erigió en lo opuesto al lugar de labores convirtiéndose en un refugio,un santuario. De acuerdo con el culto a la domesticidad la función sagrada dela mujer era la de esposa y madre. Todo aquello que interfiriera con dichosaspectos era nocivo y alteraba la natural armonía de la familia. Otra de lasconsecuencias inmediatas del culto a la domesticidad fue el distinguir a la niñezcomo una etapa distintiva de la vida. Tal distinción no era prioritaria en la época 29
  30. 30. preindustrial cuando la transición de la niñez a la edad adulta ocurría de unaforma natural y se basaba en los modelos de conducta ofrecidos tanto por elpadre como por la madre. La agresividad de la sociedad industrial afectéenormemente a los niños que tuvieron que enfrentarse a un medio laboralinsalubre y con demandas de trabajo muy superiores a las preindustriales. Deesta forma si en un contexto rural o artesanal los niños eran reconocidos comotrabajadores potenciales, como ayudantes y como aprendices, en la sociedadindustrial los padres cobraron conciencia de que los niños eran “seresdependientes dignos de amoroso cuidado y protección”. En la vida hogareña exaltada por el culto a la domesticidad los hijosfueron el centro de atención. Las mujeres debían dar prioridad al cuidado delhogar y de sus hijos en lugar de tratar de ser competitivas en el mercadolaboral. La mujer sólo debía buscar trabajo en un momento de emergencia perono de forma permanente. De hecho, según los planteamientos del culto a ladomesticidad, ella no debía siquiera participar en forma demasiado activa enlas labores preindustriales tales como lo eran las agrícolas y las artesanales;debía ser la promotora de la armonía doméstica; su hogar debía ser el lugarperfecto para la crianza de los hijos: los papeles de uno y otro cónyuge seapartaron más, en forma gradual; una clara división del trabajo reemplazó a lavieja cooperación económica, y los esfuerzos de la esposa se concentraron enlos quehaceres del hogar y la crianza de los hijos. Puesto que los hombressalían de la casa para trabajar en otros lugares, el tiempo que se dedicaba a lapaternidad eran principalmente las horas de ocio, El culto a la domesticidad surgió inicialmente en familias urbanas declase media pero sus bases fueron adoptadas por el resto de la sociedad.Numerosos inmigrantes de origen rural estaban acostumbrados a ver al trabajoremunerado femenino como una parte fundamental de la economía del hogar.Al llegar a Estados Unidos fueron atrapados e incorporados a la nacientesociedad industrial. Para ellos, alcanzar una posición económica que permitieraa la mujer renunciar a su empleo y dedicarse de tiempo completo al cuidado desus hijos y de su hogar se convirtió en sinónimo de éxito tanto social comomaterial. De acuerdo con la ideología de la clase media urbana de EstadosUnidas nada justificaba la participación laboral de la mujer si el salario delmarido cubría las necesidades básicas de la familia. Una mujer que trabajaba 30
  31. 31. fuera de momentos de crisis económica comprometía la imagen social de sumarido y se enfrentaba a severas críticas. La sociedad industrial aisló de forma irremisible a la familia de lasociedad. Por el proceso de industrialización la familia se vio obligada a delegaren instituciones originalmente privadas y posteriormente gubernamentalesfunciones que tradicionalmente le competían a ella. Este fenómeno resultó enla erosión de los vínculos familiares y en la casi desaparición de la familiaextensiva. Los individuos dejaron de ver a la familia como el único medio deacceso a ciertos servicios, tales como educación y cuidados durante la vejez yla enfermedad. El proceso industrial subrayó la importancia del éxito individualsobre el éxito colectivo. La familia mermada para entonces de toda una red deinfluencia social no ofreció ninguna opción atractiva a los ojos de aquellos quebuscaban un éxito rápido basado en la actividad individual. El surgimiento de lasociedad industrial modificó el papel social de la familia. En la épocapreindustrial era la familia la que daba a la sociedad cohesión, integraba a losindividuos solitarios y ofrecía servicios vitales para una existencia de ciertodecoro. A partir de la industrialización los papeles se invirtieron y fueron tanto lafamilia como institución, como los individuos, los que comenzaron a demandarla creación de instituciones que prestaran servicios de beneficencia. La familiapasó de proteger a la sociedad a ser protegida por ésta. La vulnerabilidad de lafamilia a partir de la revolución industrial se explica en buena parte por supérdida de funciones y por la creciente participación de sus miembros enactividades fuera del hogar. Muchos gobiernos, entre ellos el de Estados Unidos, se enfrentaron a unproceso semejante. En el caso de Estados Unidos la consolidación de unproletariado demandante y organizado pudo ser pospuesta gracias a laconstante inmigración que proveyó de mano de obra fresca, barata eincondicional a las industrias. La necesidad de instituciones que llenaran los vacíos creados por latransformación de la familia dio lugar, en parte, al complejo sistema institucionalque comenzó a regir en Estados Unidos desde finales del siglo pasado. Lasinstituciones surgidas en esta época fueron el resultado de iniciativas privadaspues el gobierno trataba de continuar promoviendo el liberalismo tradicionalque le vetaba invertir recursos en economía y en seguridad social. La posturagubernamental dio un giro absoluto a partir de la crisis de 1929 que marcó el findel liberalismo tradicional en Estados Unidos.El Nuevo Trato creado durante el gobierno de Franklin Delano Roosevelt(1933-45) incluyó una serie de medidas que redefinieron ampliamente larelación con la sociedad y con el gobierno. Dichas medidas sentaron las basespara la relación actual entre el gobierno y la institución familiar. La familia negra después de la emancipaciónComo se comentó anteriormente, la familia negra apareció y se desarrollódentro de los límites establecidos por la esclavitud. Los esclavos negros noeran ciudadanos de Estados Unidos y su matrimonio carecía de toda legalidad.Todo ello, sin embargo, no impidió que las esclavas consideraran el matrimoniocomo un vínculo permanente y que muchos matrimonios esclavos semantuvieran a lo largo de años y aun de décadas. En caso de la dispersión delos miembros de la familia por la compraventa de esclavos, éstos trataban de 31
  32. 32. mantener el contacto enviando mensajes orales o por medio de lacorrespondencia. La emancipación de los esclavos durante la guerra Civil redefinió sucondición social en Estados Unidos. Un gran número de los antiguos esclavosse apresuró a reafirmar sus vínculos familiares mediante matrimonios válidosante la ley. Ello tuvo implicaciones económicas pues la licencia matrimonialtenía el costo de un dólar, suma nada insignificante para sus escasos recursos,y muestra el enorme interés de los negros por crear una base legal quelegitimara el matrimonio como el fundamento de relaciones permanentes y delnacimiento y la crianza de los niños. Lo más común era que los antiguos esclavos buscaran replicar lasformas del matrimonio blanco. La emancipación sin embargo, se enfrentó aalgunos casos específicos provocados por la esclavitud. Durante dicho periodoera muy común que el primer hijo de las mujeres naciera fuera del matrimonio.Eso no impedía que más tarde la mujer se casara y formara una uniónpermanente y monógama. Muchas mujeres que ya tenían un hijo en elmomento de la emancipación pidieron ser registradas como solteras. En otroscasos, las mujeres negras responsabilizaron al antiguo amo de la paternidad deuno o más de sus hijos y demandaron ayuda económica para su manutención.Su demanda, sin embargo, no procedió. Otro problema en el momento deregistrar a los negros como personas libres fue que algunos tenían más de unaesposa. En tal caso los clérigos del Ejército de la Unión los obligaron areconocer a una sola. Muchas mujeres negras aprovecharon la emancipación para liberar- sede matrimonios obligados por el antiguo amo, que no eran de su agrado. Otrasmujeres se convirtieron en viudas extraoficiales al no poder localizar a susesposos. Algunas otras, solteras, no encontraban con quién casarse, pues lasbajas de guerra entre la población masculina negra eran especialmente altas. 32
  33. 33. El apego de los estadounidenses negros a sus familiares provocó también que,en fecha tan tardía como 1880, muchos antiguos esclavos publicaran aún notasen los periódicos para localizar a parientes de los cuales habían sidoseparados por la esclavitud o por la guerra. Muchos lograron reconstruir suhistoria familiar y ubicar a abuelos y bisabuelos a pesar de la dispersiónprovocada por la compraventa de esclavos. En las décadas posteriores a laguerra Civil se consolidaron las bases de la familia negra actual. La familiatomó forma legal y se convirtió en la base de la comunidad negra libre. Losantecedentes históricos provocados por la esclavitud combinados con lascondiciones económicas y sociales a las que se enfrentaron los negrosdespués de la emancipación dieron a dicho sector un sello característico. Losnegros recién emancipados no se integraron a la sociedad estadounidense entérminos de igualdad social y racial. Muchos no tuvieron otra opción, ante laimposibilidad de obtener tierras y la agresividad del racismo sureño, que migrara otras regiones. Algunos se reubicaron en el Norte en donde la existencia deciudades industriales les dio la oportunidad de integrarse al proletariadourbano, Otros prefirieron dirigirse al Oeste para obtener tierras y convertirse asíen granjeros o campesinos. La mujer continuó como el factor de estabilidad más importante de lafamilia negra después de la emancipación. Su influencia dentro del núcleofamiliar se reforzó por el hecho de que rápidamente asumió, ante la ausenciade figuras masculinas de apoyo, la responsabilidad por el bienestar económicode sus hijos y allegados. El hecho de que, durante la esclavitud, su hogar era elcentro de la vida familiar permitió que, después de la emancipación, seprorrogara su condición de eje de la dinámica interna de la familia. Después dela emancipación los hombres buscaron asumir su papel de proveedores, perose enfrentaron con grandes dificultades para conseguir empleos adecuadosque les permitieran sostener decorosamente a sus familias. La emancipación fue el primer paso para la integración de la poblaciónnegra a la sociedad estadounidense. Sin embargo, la falta de programas parapromover la igualdad social, el castigo a los grupos responsables de la tensiónracial y la ausencia de empleos bien remunerados para los antiguos esclavoscolocaron a éstos en una situación sumamente vulnerable. La libertad nofacilitó la creación de un modelo familiar negro con las mismas oportunidadesde otros grupos de la población libre. De hecho la emancipación planteónuevos retos a la familia negra, retos que son renovados día con día y cuyasuperación permite el ascenso social y económico del sector negroestadounidense. El siglo XX La familia en el siglo XXLa familia estadounidense durante los primeros años del siglo XX había surgidode la revolución industrial. Era una entidad que se enfrentaba a la hostilidad deuna economía liberal para la cual eran ajenas las demandas por seguridadsocial y mejores condiciones de vida. La primera guerra mundial redefinió la situación internacional de EstadosUnidos al convertirlo en una de las naciones líderes en la búsqueda delequilibrio de poder en la posguerra. Las demandas del conflicto crearon unasociedad totalmente diferente a la anterior, lo que modificó de forma irreversiblea la familia. 33
  34. 34. La mujer se integró al esfuerzo de guerra y ello sentó las bases para susdemandas de derechos y participación. En 1920 el Congreso ratificó el derechoa votar de las mujeres estadounidenses y durante los años siguientes, seresistieron a retomar a sus actividades tradicionales de madres y esposas. Labonanza de la década de 1920 les permitió mantener sus empleos yexperimentar una independencia económica como nunca antes. La falda y elpeinado se acortaron, hablaron a gritos de su deseo de libertad, los cigarrilloscobraron inesperada popularidad en el sector femenino y cada día más mujeresbuscaron la posibilidad de trabajar de forma remunerada. Algunas de lasmujeres que sustituyeron a los hombres ausentes en tareas productivasprioritarias se negaron a abandonar sus trabajos para furia de los excombatientes y escándalo de la sociedad. La crisis de 1929 fue un duro golpe para la sociedad estadounidense ensu conjunto. Después de un milagro de más de diez años la economía secontrajo. Las mujeres se vieron conminadas por la sociedad a dejar susempleos, pues se consideraba injustificable que estuvieran recibiendo unsueldo cuando numerosos hombres buscaban trabajo. El culto a ladomesticidad, característico de la época de la revolución industrial, resurgió enun nuevo contexto. La segunda guerra mundial dio paso a una situación de emergencia. Laactitud hacia el empleo femenino varió y las mujeres fueron llamadas aparticipar en el esfuerzo de guerra. La posguerra consolidó las característicasbásicas de la sociedad estadounidense actual. Tuvo lugar el llamado “BabyBoom” (alta tasa de nacimientos al finalizar el conflicto bélico). La adolescenciase convirtió en una etapa plena mente identificable y se la concibió como unaépoca dorada, vínculo entre la niñez y la edad adulta y poseedora de unacultura propia. La clase media se expandió y sus rasgos específicos pasaron aformar parte intrínseca del modo de vida. La televisión se convirtió en objeto deculto y en instrumento de penetración masiva. La familia que comenzó a recibir protección gubernamental a partir de lacrisis de 1929, enfrentó uno de sus momentos más difíciles al ser redefinida ensu totalidad después de la segunda guerra mundial. Las mujeres se rehusarona reasumir, por tiempo completo, sus funciones tradicionales de madres yesposas, y su independencia económica les permitió mayor poder de decisión 34
  35. 35. en puntos como el aborto, la maternidad fuera del matrimonio y el divorcio. Esteúltimo se incrementó en las décadas posteriores a la guerra. Las minoríasraciales y étnicas llevaron al momento clave su demanda por igualdad yreconocimiento. Sus modelos familiares comenzaron a impactar y a dividir a lasociedad estadounidense. La familia negra transformó su demanda social ycomenzó a conquistar espacios propios. Sus características peculiares fueronidentificadas en grupos sociales de diferente raza. Otros modelos familiares degrupos minoritarios como el nativo, el mexicano-estadounidense y el judío-estadounidense comenzaron a ser estudiados y analizados a fin de aquilatarsus características propias y su trascendencia para la sociedad de EstadosUnidos en su conjunto. Los sectores tradicionales reaccionaron con unacontraofensiva que promovía, más que nunca, a los valores supuestamentetípicos y a la familia nuclear blanca de clase media como base de los mismos. El siglo XX ha sido testigo de la transformación de la sociedadestadounidense, basada en un solo modelo similar considerado legítimo, enuna sociedad plural, capaz de incluir diferentes tipos de familia y de redefinirsecotidianamente en un esfuerzo por mantener la continuidad histórica y social. 35
  36. 36. La familia moderna LA FAMILIA DURANTE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XXLa familia urbana de principios del siglo XX era una familia creada con base enlos planteamientos del liberalismo económico. Dicha política afectó tanto a losdescendientes de grupos ya establecidos por largos años en Estados Unidoscomo a los inmigrantes recién llegados al país. El liberalismo económico obligóa la familia a redefinir su funcionamiento al enfrentarla a las hostiles demandasde un acelerado crecimiento industrial. Para principios del siglo el capitalismoya había alcanzado su fase financiera y las grandes corporaciones y losmonopolios dominaban la industria y la economía. También el proletariadohabía tratado de organizarse y obtener concesiones dentro del nuevo ordeneconómico. Sin embargo, la consolidación de una identidad de clase, necesariapara dicha organización, no se había dado por la llegada de diferentes gruposde inmigrantes. Dichos inmigrantes competían con las minorías ubicadas en laparte más baja de la escalera económica, y ofrecían su mano de obra a preciomuy bajo. Este enfrentamiento entre minorías daba como resultado la falta devinculación en las demandas del proletariado y la desunión del mismo. La familia urbana estadounidense era una entidad muy vulnerable a surealidad económica y la industrialización redefinió su dinámica interna y lasfunciones de sus miembros. El papel que resultó más transformado fue el de laesposa y madre, debido a que las nuevas condiciones le exigían tantoparticipar como proveedora material de las necesidades de su familia como serla base de cohesión y armonía interna de la misma. El evento que causó una nueva transformación de la institución familiarfue la primera guerra mundial. El conflicto bélico provocó cambios irreversiblesen la sociedad. El esfuerzo de guerra al que se vio sometida la población dioorigen a nuevos valores y a una nueva forma de vida. La familia fue afectadapor dichos cambios, y la forma familiar surgida de la revolución industrialenfrentó un reto totalmente desconocido. La mujer se convirtió en un elementoclave de la economía y esta responsabilidad aparejó la posibilidad deindependencia. Las mujeres, en cualquier estado civil, descubrieron la libertadque brindaba un ingreso económico propio; sus demandas de derechospolíticos tuvieron en la guerra una importante plataforma, preludio del grantriunfo de 1920, cuando el Congreso ratificó la enmienda 19 a la Constitución,mediante la cual se reconocía el sufragio femenino. Durante la posguerra se consolidé un nuevo tipo de familia, cuyacaracterística más importante era que madres y esposas trabajaban fuera decasa. Por vez primera las mujeres tuvieron la opción de trabajar para aumentarel ingreso familiar por el solo gusto de elevar el nivel de vida de su familia.Además la posibilidad de un empleo remunerado en beneficio propio y no afavor de una entidad familiar se convirtió en una realidad palpable para lamujer. En los años de posguerra era común que las hijas de familia de lasáreas rurales abandonaran el hogar paterno y se mudaran a las ciudades enbusca de mejores horizontes. Así, anteponían sus ambiciones personales a lapresión de contraer matrimonio y formar una familia. La familia de la década de los veinte se enfrentó a problemas hastaentonces desconocidos. Los sirvientes domésticos se volvieron muy escasos,sobre todo a partir de la ley de inmigración de 1924 que limitó el ingreso demano de obra no especializada al país. A consecuencia de esto se redujo el 36
  37. 37. tamaño de la casa familiar para hacerla pequeña y práctica y el departamentocomenzó a ser considerado una buena opción de vivienda. El divorcio también fue en aumento, Entre 1914 y 1928 el número dedivorcios subió de uno por cada diez matrimonios a uno por cada seis. En el66% de los casos, el divorcio fue solicitado por la esposa. La sociedad vio concreciente alarma y preocupación cómo la familia se transformaba ante sus ojos.Los cambios eran más evidentes en las áreas urbanas, en donde la producciónde bienes de consumo se aceleraba por el impulso económico provocado por laguerra, que en el medio rural en donde, si bien aumentaba la producción, eramás fácil que siguieran vigentes las tradiciones y costumbres propias de lafamilia preindustrial. Los sectores más conservadores de la población desaprobaronampliamente las características de la nueva familia, sobre todo, la actitud deindependencia de las madres y esposas. Sin embargo, la bonanza económicade la década impidió una presión organizada contra las mujeres quetrabajaban. La crisis de 1929 provocó el resurgimiento del culto a ladomesticidad como reacción contra la nueva actitud de la mujer durante losaños de la década de 1920. Se trató de restablecer el modelo familiarpreindustrial. Nuevamente se enalteció la figura de la mujer en sus funcionesde madre y esposa y se criticó a aquellas que aspiraban a un desarrolloprofesional que las colocara como competencia de los hombres en el mercadolaboral. El gobierno de Franklin Delano Roosevelt (1933-1945) replanteó lasrelaciones entre la sociedad, la economía y el Estado ante el fracaso delliberalismo económico, responsable en buena parte de la crisis de 1929. Estahabía subrayado la fragilidad del individuo y de la familia ante los complicadosvaivenes de la economía y era evidente la necesidad de una legislación queregulara la economía y protegiera a los estadounidenses de los efectoscatastróficos de un fenómeno semejante. El Nuevo Trato dio inicio a la participación gubernamental en laeconomía y a la creación de un aparato de seguridad social para proteger a lapoblación de las irregularidades económicas. El desempleo dejó de serconsiderado un percance de índole personal y el gobierno se responsabilizó de 37
  38. 38. la manutención de aquellas familias cuyo jefe estuviera sin trabajo. Se crearonseguros para ancianos, minusválidos y niños dependientes. Se trató deenfatizar la riqueza laboral de regiones no industriales. Y, sobre todo, se buscódar estabilidad a la familia. Los años posteriores a la crisis de 1929 redefinieronla función de la familia. Esta se convirtió a los ojos del gobierno en unainstitución sagrada a la cual se debía proteger y promover aun a costa deinvertir recursos en la solución de conflictos que antes eran resueltos por sudinámica intrínseca. La sustitución de la antigua sociedad rural por unasociedad industrial urbana fue identificada como fuente de muchos de losmales que aquejaban a la familia, como su desintegración o la necesidad de lamujer de obtener un salario en lugar de dar prioridad a su hogar y a la crianzade los hijos. El periodo entre las dos guerras fue caracterizado por unaparticipación laboral cada vez mayor por parte de la mujer. Sin embargo, lacrisis económica de 1929 provocó que hubiera demandas nacionales queexigían que las mujeres que trabajaban dejaran sus puestos, que pasarían amanos de hombres desempleados. Para amplios sectores de la población eraantinatural que mujeres contaran con trabajo mientras que hombres,proveedores tradicionales a nivel familiar, se encontraran desempleados.A fines de los años treinta, todas las autoridades estatales, locales y nacionalesrespaldaron el trato discriminatorio contra las mujeres casadas que buscabanempleo. Según dijo un representante del Congreso, la mujer debía asumir laresponsabilidad que le corresponde en el hogar y no tratar de quitarle el trabajoal hombre, “que es quien lleva el pan al hogar”. La crisis de 1929 obligó a los estadounidenses a reconsiderar suparticipación en la primera guerra mundial. Durante los años posteriores a ellase promovió ampliamente el aislacionismo. Este parecía ser un recurso idealpara que la economía y la sociedad recuperaran la estabilidad dentro de pautasrealistas y superaran el oropel que había adornado con falsas pretensiones ladécada de los dorados veinte. Hacia 1937 el Nuevo Trato parecía haber solucionado la crisiseconómica y la inversión en los programas del mismo comenzó a disminuir.Pronto surgió la amenaza de una nueva recesión. Sin embargo, los eventosinternacionales la evitaron. En Europa y Asia surgieron gobiernos totalitariosque pronto fueron una amenaza para el resto de los países. El fracaso de laLiga de las Naciones y el expansionismo de Italia, Alemania y Japónprovocaron una nueva guerra mundial. Estados Unidos se vio nuevamenteinvolucrado en el conflicto. El esfuerzo de guerra dio a su economía un granimpulso. Surgieron empleos y las mujeres se vieron convocadas a cumplir conla patria y a cooperar en la producción demandada por la guerra. La segundaguerra mundial colocó a Estados Unidos en posición de superpotencia.Además, originó la política de bloques y la guerra fría. Hacia el interior del paíssentó las bases para la dinámica social interna durante las décadasposteriores. La segunda guerra mundial promovió la inclusión femenina en laproducción nacional. Parte de la población masculina fue nuevamente llamadaal frente y las mujeres tuvieron que colaborar en el mantenimiento de laeconomía doméstica bajo la gran presión de un esfuerzo de guerra mayúsculo.A las mujeres que unos años antes se les había dicho que era reprobable dejarel hogar y aceptar un empleo se las apremió, como cuestión de necesidadpatriótica, a contribuir a la victoria en la guerra. Entre 1939 y 1945 más de 38
  39. 39. 6000000 de mujeres ocuparon empleos por primera vez, en su mayoríacasadas y mayores de treinta años. La guerra tuvo un impacto inmediato sobre la familia. El hecho de quelas madres trabajaran, aunado a la necesidad de que pasaran varias horas enlas colas de racionamiento aumentó la sensación de abandono entre los hijos.La Sociedad Americana de Orto psiquiatría recomendó que se prohibiera eltrabajo industrial a las madres de niños menores de tres años. Las madres deniños preescolares debían trabajar únicamente las horas de duración de laspocas guarderías en existencia. La familia se vio sometida durante la guerra a intensas presiones. Lasescuelas públicas estaban demasiado llenas, muchos adolescentes noalcanzaban lugar y ello contribuyó a la delincuencia juvenil. La migracióninterna provocada por el conflicto bélico llevó a que muchas escuelas redujeranlas horas de clase para instalar dos turnos, lo que añadido a la huida de milesde maestros por los bajos salarios, dejó a millones de niños con pocas horasde clase. Durante esa época se observó un aumento en la criminalidad juvenil,caracterizada por una gran agresividad. Se hizo entonces hincapié en laausencia de supervisión familiar, en la falta de viviendas y escuelas adecuadasy, además, en el empleo de menores en boliches, bares y salones de baile.Otras ofensas que proliferaron durante la guerra fueron los delitos sexuales. En1942 se arrestó a un número altísimo de jóvenes por dicha trasgresión. Lasenfermedades venéreas también se incrementaron como consecuencia de lasegunda guerra mundial. Ello llevó a que en 1944 aumentara de 20 a 30 elnúmero de estados que exigían análisis de sangre como un requisito para elmatrimonio. LA FAMILIA EN LA POSGUERRA 39
  40. 40. Entre la tradición y el cambio: la década de los años cincuenta pasado elconflicto internacional hubo nuevas demandas de que la mujer regresara a susfunciones tradicionales. Sin embargo, los cambios sufridos por la sociedad eranirreversibles. Durante la posguerra tuvo lugar el llamado Baby Boom en el cualla tasa de natalidad se incrementó en forma inusitada. Este aumentopoblacional no afectó la participación económica de la mujer, pues durante ladécada de 1950 la tasa de empleo femenina aumentó cuatro veces másrápidamente que la masculina. Durante la segunda mitad del siglo XX la mujerhabía consolidado victoria tras victoria en la búsqueda de una participaciónconjunta con el hombre. Muchas jóvenes se inscribieron en las universidadesdeseosas de cursar estudios superiores. Otras manifestaron su intención deseguir trabajando aun después de ser casadas y madres. Durante la década de los años cincuenta la familia vivió un periodo dearmonía. Las comunicaciones difundían un modelo de familia suburbana endonde la vida transcurría de forma Idílica, entre comidas hogareñas y prácticasde deporte en el vecindario. En esta época aun los problemas cotidianos eranpretexto para anécdotas. El suburbio fue consecuencia de la expansión de laclase media, ahí quedaron plasmados los valores más típicos de la forma devida estadounidense. La madre de familia suburbana encontró gran ayuda en sus debereshogareños con la creciente automatización. Cundieron los aparatos eléctricoscomo los lavatrastes y las aspiradoras que transformaron de forma definitiva elconcepto de “quehacer doméstico”. Las mujeres que quisieron continuartrabajando después de la guerra encontraron un gran apoyo en laautomatización que sustituyó, en buena medida, al servicio domésticoremunerado. Pasado el Baby Boom, la familia promedio comenzó a reducir sutamaño, aun cuando algunos grupos inmigrantes insistían en tener un númeroalto de hijos. Aumentó la demanda de guarderías, que eran muy escasas, a fin 40
  41. 41. de que las madres pudieran desempeñar su trabajo de forma normal. Muchasmujeres optaron por buscar empleos de medio tiempo para compaginar laslabores propias del hogar con un puesto permanente. Otro hecho importante durante los años posteriores a la segunda guerramundial fue que el concepto de adolescencia se acuñó y se convirtió en partedel modo de vida. Esta etapa se identificó como una fase de ajuste entre laniñez y la edad adulta, caracterizada por cierta inestabilidad emocional y por elensanchamiento de la brecha generacional respecto a los padres. Eladolescente trató por todos los medios de destacar aquellos aspectos que lodiferenciaban de sus progenitores. Así pues, aspiraba a la creación de unmundo propio, en donde escuchara su propia música, vistiera su propia moda yhablara su propio idioma. El triunfo del cambio: la familia a partir de la década de los años sesentaLa tranquilidad de la sociedad estadunidense durante la década de los añoscincuenta llegó a un brusco final durante los primeros años de la nueva década.Esta se caracterizó por una dramática ruptura con los valores tradicionales, elsurgimiento de una agresiva contracultura y la redefinición de institucionescomo la familia y la escuela. La necesidad de cambio encontró cauce en elllamado Movimiento de los Derechos Civiles (1963-1970), en donde los gruposminoritarios buscaron reconocimiento y participación a nivel nacional. Muchas mujeres se unieron a otros grupos formados por minoríasdurante el Movimiento de los Derechos Civiles en la década de los sesenta. Enél se plantearon demandas que tan sólo unas décadas antes hubiera sidoimposible formular. Denunciaron la discriminación sexual en el ámbito laboral.Exigieron igualdad en su trato como ciudadanas y como seres humanos. El deseo de las madres y esposas de la década de los cincuenta decompaginar adecuadamente sus deberes domésticos con un trabajoremunerado provocó que la mayoría de las que se integraron a la fuerza laboral 41

×