Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Santiago y la lucha de clases sociales parte 2

124 views

Published on

Santiago y la lucha de clases sociales

Published in: Spiritual
  • Hi there! Get Your Professional Job-Winning Resume Here - Check our website! http://bit.ly/resumpro
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

Santiago y la lucha de clases sociales parte 2

  1. 1. Santiago y la lucha de clases sociales (parte 2) Autor:Paulo Arieu Introducción Dos temas importantes aparecen en el capitulo 2:1-13 TLA de Santiago que muestran la lucha de clases entre ricos y pobres entre las 12 tribus de Israel. I) 2 actitudes antiéticas a evitar: A) Realizar actos de discriminación en la Iglesia. B) El peligro de la predilección en la Iglesia. II) La razón por la que hay que evitar estas actitudes antitéticas esta en la ley de Dios y es el amor. I) Las 2 actitudes antiéticas a evitar: En esta segunda parte del artículo “Santiago y la lucha de clases sociales”, comentaré acerca de las dos actitudes antiéticas a evitar en la Iglesia: a) La discriminación y b) La predilección en la Iglesia. A) Discriminación ricos con pobres  Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sinacepción de personas.(Santiago 2:1 RV 1960) Hacer discriminación de ricos con pobres es cuestionado en la biblia porque Dios no actúa de esa manera. Después de la visión del lienzo con animales limpios e inmundos, Pedro al final comprendió que Dios no hace acepción de personas (Hechos 10:34). También el ap. Pablo estaba convencido de que los judíos y los gentiles reciben el mismo juicio de Dios, porque Dios no tiene favoritos (Romanos 2:11). Esta es una verdad en la que Pablo insiste a menudo (Efesios 6:9; Colosenses 3:25).
  2. 2.  Hacer acepción de personas [Lit. Fijarse en los rostros] no es bueno, Pues por un bocado de pan el hombre pecará.(Pr. 28:21) Según William Barclay, la frase «hacer acepción de personas» quiere decir obrar con parcialidad a favor de alguien porque es rico o influyente -o popular. Esta es una falta que toda la Biblia condena insistentemente. Barclay comenta que la palabra original es curiosa: prosópolémpsía. El nombre viene de la expresión prosópon lambánein. Prosópon es la cara; y lambánein quiere decir aquí levantar. La expresión griega es una traducción literal de la hebrea nasá panim, que quiere decir exactamente lo mismo. Barclay cita que El levantar la cara de alguien, en lugar de hacer que bajara la cabeza o que se le cayera la cara de vergüenza, era tratarle favorablemente. En su origen no era una expresión mala. Simplemente quería decir aceptar a una persona como buena. Malaquías pregunta si al gobernador le caerán bien y aceptará las personas de los que le traigan regalos indignos (Malaquías 1:8s). Pero la expresión adquirió rápidamente un sentido malo. Pronto llegó a significar, no tanto el favorecer a una persona como el mostrar favoritismo, dejarse uno influir indebidamente por la posición social, el prestigio, el poder o la riqueza de una persona.[0] Malaquías pasa a condenar ese mismo pecado cuando Dios acusa a Su pueblo de no cumplir Sus leyes y de ser parciales en sus juicios (Malaquías 2: 9). La gran característica de Dios es Su absoluta imparcialidad. En la ley estaba escrito:  No cometerás injusticia, en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo (Levítico 19:15).
  3. 3. Aquí se hace hincapié en algo que es de gran importancia: Un juez puede ser injusto, tanto por someterse al poderoso, como para presumir de favorecer al pobre. Un juez justo no debe ser injusto durante el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al rico. El Libro de la Sabiduría de Jesús, hijo de Sirac, es uno de los Libros Sapienciales del Antiguo Testamento. Común y familiarmente llamado Libro de Sirácides, o bien, del Sirácida. La tradición latina lo ha llamado Libro del Eclesiástico (no debe confundirse con el Eclesiastés, el cual es otro libro sapiencial del Antiguo Testamento). Este libro dice que:  El Señor es Juez, y no hace acepción de personas (Eclesiástico 35:12). Barclay comenta que tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento condenan la parcialidad en el juicio y el favoritismo en el trato que proviene de darle una importancia indebida a la posición social, riqueza o influencia. Y es una falta a la que todos somos más o menos propensos. Pero es importante comprender que ambos (ricos y pobres) son igualmente criaturas de Dios, quien es Dios justo  El rico y el pobre se encontraron; a ambos los hizo el Señor (Proverbios 22:2). En el libro de Eclesiástico se nos dice que  No está bien despreciar al pobre que tiene entendimiento; ni tampoco engrandecer al pecador porque tiene dinero (Eclesiástico 10:23). Entonces, bien haremos en recordar que es tan discriminatorio consentir a la multitud como doblegarse al tirano. No es bueno despreciar al pobre ni tampoco es bueno engrandecer al rico. No son actitudes éticas.
  4. 4. La traducción católica-romana de la Biblia en holandés, Willebrord, expresa la conclusión del v. 4 con estas palabras: ¿no os hacéis culpables de una discriminación malévola? [1] b) La predilección en la Iglesia. La predilección en la Iglesia respecto de las clases pudientes es también condenado por el apóstol Santiago.  Porque, si entra uno en vuestra reunión con todos los dedos llenos de anillos de oro y vestido con ropa elegante, y entra otro pobre vestido de cualquier manera, y os deshacéis en atenciones con el elegante y le decía: -¿Hace usted el favor de acomodarse aquí? Y al pobretón le decís: -¡Tú quédate ahí de pie!: ¡Ponte en cuclillas en el suelo por debajo de mi estrado! Al obrar así, ¿no habéis hecho discriminación con vuestra actitud, y os habéis erigido en jueces movidos por malos pensamientos? (Santiago 2:2-4) Llega a la reunión un tipo elegante con más anillos que dedos. Y llega también un pobre, con la única ropa que tiene y sin joyas ni adornos: Al rico se le acomoda ceremoniosa y respetuosamente en un lugar especial, mientras que al pobre se le dice que se quede de pie o que se ponga en cuclillas en algún rincón; no se le ofrece ni un taburete para sentarse. Barclay explica que Santiago temía que el esnobismo pudiera invadir la Iglesia. Traza la posible historia (un poco caricaturezca) de dos hombres que entran en la reunión, uno vestido lujosamente y con los dedos llenos de anillos de oro, y el otro; como podía. Los más ostentosos- llevaban anillos en todos los dedos menos el corazón, y hasta más de uno en cada dedo. Algunos vanidosos a veces hasta alquilaban anillos para lucirlos cuando querían dar la impresión de que eran muy ricos.[2]
  5. 5. Barclay comenta que no debe creerse que estos pasajes bíblicos se tratan de una exageración de Santiago,porque si nos fijamos en las indicaciones que se dan en Seneca y en algunos libros de orden eclesiástico encontraremos referencias parecidas: a) Decía el filosofo griego Séneca que «Adornamos nuestros dedos con anillos, y nos colocamos joyas hasta en los nudillos.»[3] b) Clemente de Alejandría recomendaba que los cristianos no llevaran más que un anillo, y en el dedo meñique. Debería llevar algún emblema cristiano, como una paloma, un pez o un ancla; y se podría justificar su uso si servía de sello.[4] c) Barclay también cita de un pasaje del tratado etíope Estatutos de los apóstoles donde dice de una manera muy ilustrativa que: « Si entra un hombre o una mujer vestidos lujosamente, ya sean del lugar o de fuera, que son hermanos, tú, presbítero, cuando expongas la Palabra de Dios o cuando leas, no hagas discriminación ni abandones tu ministerio para asegurarte de que se les asignan buenos sitios, sino quédate tranquilo, que ya los recibirán los hermanos; y si no queda sitio, cualquiera que tenga amor a los hermanos se levantará y les dejará el suyo… Y si un pobre o una pobre del distrito o de fuera entrara y no hubiera sitio para ellos, tú, presbítero, búscales un lugar de todo corazón, aunque tengas que ser tú el que se siente en el suelo, para que no se le dé la máxima importancia a nadie nada más que a Dios.»[5] Aquí tenemos la misma escena. Hasta se exhorta al que esté dirigiendo el culto por si se siente inclinado a interrumpirlo para llevar al recién llegado rico a un sitio honorable. El predicador al ver entrar a personas de buenos recursos no debe abandonar su ministerio para ir a cerciorarse de
  6. 6. que les sean asignados muy buenos sitios en la congregación. Debe continuar predicando mientras algunos hermanos se preocuparán por acomodarlos en algún lugar común y corriente. Según explica Barclay, en el versículo 4 hay un problema de traducción. La palabra diakrithéte puede tener dos significados:[6] (i) Puede querer decir: «Estás dando bandazos en tus juicios si actúas de esa manera.» Es decir. « Si tratas con más honores a los ricos, estás vacilando entre las escala de valores del mundo y la de Dios, y no puedes estar seguro de cuál es la que debes aplicar.» (ii) O puede querer decir: «Eres culpable de hacer diferencias de clase, que no deben existir en la comunidad cristiana.» Barclay comenta que es preferible el segundo significado, porque Santiago pasa a decir: «Si obráis así, sois como jueces que tienen malos pensamientos.» Es decir: «Estáis quebrantando el mandamiento del que dijo: «No juzguéis, y no seréis juzgados» (Mateo 7:1).[7] Conclusión Dos temas importantes aparecen en el capitulo 2:1-13 de Santiago que muestran la lucha de clases entre ricos y pobres entre las 12 tribus de Israel. A) Realizar actos de discriminación en la Iglesia y B) El peligro de la predilección de las clases acomodadas en la Iglesia. Hacer acepción de personas quiere decir obrar con parcialidad a favor de alguien porque es rico o influyente -o popular. Esta es una falta que en toda la Biblia se condena insistentemente.
  7. 7. Hacer discriminación de ricos con pobres es un acto cuestionado en la biblia porque Dios no actúa de esa manera.Dios no hace acepción de personas. El no favorece a los ricos en prejuicio de los pobres. Cualquier acto de opresión de un rico contra un pobre es en contra de la voluntad de Dios. Este segmento termina con un recordatorio:  “Dios eligió a la gente pobre de este mundo para que la confianza en Dios sea su verdadera riqueza, y para que reciban el reino que él ha prometido a los que lo aman.“(v.5 TLA) Por este motivo Santiago se pregunta  “¿Cómo se atreven ustedes a maltratar y despreciar a los pobres?” (v.6 TLA) Y les pregunta a sus lectores para que recuerden lo que los ricos les hacen  “¿Acaso no son los ricos quienes los maltratan a ustedes y los meten en la cárcel? ¿Acaso no son los ricos los que insultan a nuestro Señor?” (v.7 TLA) Juan Calvino comenta en su libro Instituciones que … son muchos los géneros de hurto. Una manera de hurto se ejerce con la violencia, cuando por fuerza y desenfreno se arrebatan los bienes ajenos. Otra, por malicia y engaño, cuando con mucha cautela se engaña al prójimo y se le quita la posesión de sus bienes. Hay otro modo de hacerlo con una astucia más velada y más fina, cuando so color de derecho y justicia se priva a uno de lo que le pertenece. [8] Estas clases de hurto son las que los ricos que denuncia Santiago hacían a los pobres!
  8. 8. Dios lo bendiga y un fuerte abrazo!!! Continúa… Artículos relacionados  Parte 1 (ACA) ————– Referencias [0] W.Barclay,COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO -Tomo 14- Santiago y Pedro, pag. 36 [1] http://www.iglesiareformada.com/Plooy_Santiago.pdf [2] W.Barclay,COMENTARIO AL NUEVO TESTAMENTO -Tomo 14- Santiago y Pedro, pag. 39 [3] ibid [4] ibid [5] ibid [6] ibid [7] Ibid [8] Calvino,Juan. Instituciones a la religion Cristiana. Libro II cap. viii. v.45. p.295.Ed. Felire.

×