La voluntad salvífica de dios....

850 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
850
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
39
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La voluntad salvífica de dios....

  1. 1. ¿La voluntad salvífica de Dios, en conflicto con la elección soberana y la doblepredestinación? 1ª Timoteo 2:4-6de Armando Ulises Cánovas Caravera, el El Martes, 3 de Julio de 2012 a la(s) 18:19 · TEMÁTICA: ¿La voluntad salvífica de Dios, en conflicto con la elección soberana y la doble predestinación? Samuel de la República (Escritor biblista y traductor)Textos a estudio: 1ª Timoteo 2:4-6“4 ὃς πάντας ἀνθρώπους θέλει σωθῆναι καὶ εἰς ἐπίγνωσιν ἀληθείας ἐλθεῖν.” (Texto griego del N.T. ediciónScrivener- Edit. por Sociedad Bíblica Trinitaria)El cual está trasladado o vertido al griego moderno de la siguiente forma:“4 όστις θέλει να σωθώσι πάντες οι άνθρωποι και να έλθωσιν εις επίγνωσιν της ἀληθείας. (Texto griegodel N.T.Versión Biblia Griego Moderno de Sociedad Bíblica de Atenas) ¿Texto difícil?- ¿En qué consiste la dificultad o el problema?- Lo que complica las cosas y ponetropiezo, en este caso (como en tantos otros), no es el texto en sí mismo. Pues está redactado concorrección. El sentido es claro. Su léxico y semántica (o vocabulario utilizado) es usual en el idiomagriego. Sin vocablos extraños, rebuscados por muy literarios y especializados. Nadie podría contradecir elhecho, de que son vocablos muy presentes en toda la producción literaria de los Escritos Apostólicos delNuevo Pacto y no tan solo en las epístolas paulinas. Vocablos que también forman parte de la literaturahelénica tanto a nivel común como de la clásica de poetas y filósofos.Una prueba de lo que decimos es el que tal como lo escribiera el apóstol Pablo originalmente en el griego desu tiempo (llegando a nosotros por medio del Texto Mayoritario Bizantino –y otros-), al trasladarlo al griegomoderno o actual, se ha usado prácticamente de los mismos vocablos- Los mismos verbos, sustantivos,artículos, adjetivos…etc. Simplemente la diferencia notable es de sintaxis. La actualización del idioma haconllevado forzosamente a colocar el verbo y otros elementos de la oración en posición diferente aunqueincluso pudiere realizar la misma función. Muy parecido a cómo hablamos y escribimos también ennuestras lenguas latinas modernas y actuales. Así pues, la dificultad no está en el texto, ni en su léxico, ni en su estilo. La dificultad está en laactitud o posicionamiento previo conque interpretativamente se le lee. El tropiezo proviene del sistemateológico con el que se le pretende tratar. En lugar de “dejar hablar” al texto por sí mismo, se pretende queél diga lo que el “doctrinario” desearía que dijese. O sea, en una palabra, pretender que el texto diga oconfirme la doctrina que se sostiene férreamente. Y esta es una de las intenciones por la cual hemos tratado y estudiado este texto, esto es, el saber queforma parte de la lista de los versículos predilectos para las distintas escuelas o sistemas teológicos yfilosóficos defensores acérrimos del “libre albedrío” y contradictores obstinados de la Absoluta Soberanía deDios y de la Libre y Soberana Gracia de DIOS. Negadores absolutos de la Predestinación y de la ElecciónIncondicional.
  2. 2. Pelagianos. Semipelagianos y Arminianos. Universalistas. Humanistas y Liberales. DecisionistasEvangélicos pretenderán que el apóstol Pablo les dé plena razón a su filosofía y doctrina en este versículo.Que Dios “quiere” la salvación de todos los humanos. Que Dios quiere que todos, lleguen o sean llevadosal conocimiento de la verdad salvadora; y por ende, no hay elegidos. No hay predestinados por la voluntadde Dios a la vida eterna por haberlos escogido previamente. E innegablemente este versículo, lo entienden yaplican en un sentido universalista absoluto: todos y cada uno de ellos están incluidos en el “querer”salvífico de Dios concluirían en su dialéctica. Y leer o entender de este modo el texto de Pablo, es hacerteología antes del texto, fuera del texto, y sin consideración contextual alguna. Pero antes de pasar a un estudio y exposición o comentario aplicativo, pensamos que se haceimprescindible algunas cuestiones ineludibles y trascendentes. Tales como establecer o fijar el texto querecibimos como Palabra de Dios; esto incluye erradicar duda en cuanto a variantes textuales se refiere, y porúltimo presentar una traducción fiable, correcta, o si es posible la óptima o excelente. Esto implica que elmétodo traductodológico ha de ser forzosamente el apropiado o el mejor de entre los aprobados según losconocimientos a que hemos alcanzado- O0O0O Los textos griegos aprobados o usados por la Iglesia Ortodoxa Griega, basados en el MayoritarioBizantino, nos dan este versículo exactamente como lo leemos en el Receptus. Lo mismo ocurre con el N.T.basado en el Códice Sinaítico (Alejandrino) de Tischerendorf, da la misma lectura. Y el N.T. Gr. conaparato crítico también, de Westcott-Hort, lo presenta exactamente como nuestro Receptus, o sea, no hayvariante alguna que señalar. Ninguna. Así pues, en cuanto a la base textual que usamos con este versículo, no hay absolutamente nada queimpida recibirlo tal y como nos llega por medio del Mayoritario Bizantino, y en este caso, en su ediciónReceptus-Scrivener (de la Sociedad Bíblica Trinitaria). Y todas las ediciones de textos críticos del N. T. Gr.basados en los Minoritarios y Alejandrinos coinciden plenamente con nuestro Receptus. No hay variante alguna que señalar ni que analizar. Este texto se nos presenta a la lectura y a latraducción “puro” o “limpio”. Quedando esto pues firmemente establecido, busquemos a partir de ahora la inteligencia de este textoen su traducción, siendo así, el que podremos hallar su doctrina y mensaje original, auténtico, y desde sumismísimo origen inspirado. Sin manipulación tergiversadora por intentar establecer el pensamientodoctrinal sostenido previamente.Tres, parece ser que son los métodos de traducción más usuales y que prevalecen en estos últimos tiemposllevado a cabo por los traductores al servicio de Sociedades Bíblicas o por particulares filólogos biblistasempleados por editoriales y multinacionales:1) El literal. El que nos llega principalmente a través de los interlineales, y aunque no necesariamente hande seguir un literalismo absoluto- por lo general- este método suele practicar una traducción de equivalenciacasi literalista palabra por palabra (hasta donde lo permite el texto, el vocablo, o el giro, y la diferenciacultural no pocas veces insalvable existente entre el texto fuente y el texto omega -que es el traducido-).Y tenemos como ejemplo las traducciones interlineales llevadas a cabo por dos españoles de los últimoslustros los doctores Francisco Lacueva y César Vidal- y así leemos este versículo:4 ὃς πάντας ἀνθρώπους θέλει σωθῆναι καὶ εἰςQuien todos (los) hombres quiere que sean salvados y alἐπίγνωσιν ἀληθείας ἐλθεῖν
  3. 3. pleno conocimiento de (la) verdad vengan. conocimiento(N.T. Interlineal Griego Español- Edit.CLIE)2) El método denominado o conocido por “equivalencia formal”. “Equivalencia” quiere decir lacorrespondencia en significado de una palabra en un idioma frente a otro idioma. Dos palabras sonequivalentes si tienen el mismo significado.” (Tomado de Internet: Traducción). Si bien es cierto lo que reconocidos lingüistas señalan acerca de este método traductodológico: queen la práctica real es imposible alcanzar el 1oo% la pretendida equivalencia. Que no hay obra alguna que sehaya podido traducir por equivalencia totalmente... ¡verdad con la que estamos plenamente identificados!-Pero, por cosecha propia, aunque eso sí con humildad, nos atrevemos a decir que también es un problemaque alcanza a todos los métodos y sistemas de traducción. Imposible es traducir literalmente una obracompleta sin incurrir en más de una ocasión en distorsiones incomprensibles o cuando no, en aberracionesconceptuales. Además, la equivalencia formal que está basada en la literalidad, recurrirá también a otrosrecursos traductodológicos. La equivalencia busca el equivalente como anteriormente dijimos. Y por ello,se basará principalmente en la literalidad, recurriendo con ello también, a otros recursos legítimos en el artede la traducción (calco, sinonimia conceptual, adaptación….etc. etc.) La equivalencia busca el equivalentetambién ideológico, semántico, gramatical (cuando se puede) y literario. Su base es el significado literal delvocablo original o fuente. Este (la equivalencia) es el método usado por los traductores hijos de la Reformacomo Reina-Valera, Lutero, G. Diodati, los traductores de la inglesa King James,… Una correctametodología de traducción, tenía la base en una correcta hermenéutica (o mejor, ambas) y consecuentementecondujeron a una sana y veraz teología. Es con estas herramientas bajo la guía del Espíritu con que pudierontestificar exitosamente frente al Romanismo Eclesiástico y la civilización por él gobernada, o más biensometida.3) El método de traducción libre. También se le conoce entre los teóricos de la traductodología como“adaptación”. Y es innegable el que el llamado método “dinámico” o “equivalencia dinámica” está total yplenamente encuadrado dentro de este método. Incluso otros que se nos presentan llamando a su método“equivalencia orgánica”. Este es el método preferido y utilizado por aquellos que cayendo esclavizados en elracionalismo de los “encantos” de la crítica textual, recibieron los textos críticos corruptos desechandodespectivamente los tradicionales o mayoritarios. Un desvío, llevó a otro. La “adaptación” no nos dejemosengañar, usa de la traducción libre. El método de equivalencia dinámica (y todas sus variantes) usa de latraducción libre. No prima transmitir el vocablo, la palabra, sino la idea. Así pues, “la “adaptación”, es unprocedimiento de traducción en el que el traductor reemplaza una realidad cultural o social en el textooriginal con la correspondiente realidad en el texto traducido.” (Tomado de Internet: Traducción). Y nossigue diciendo el crítico literario: “La adaptación a menudo resulta útil para la traducción de poesía, obras deteatro y publicidad”. No debiéramos olvidar que este método la mayoría de las veces acaba realizándose plenamente en laparáfrasis: ¿admitimos como correcto este método en el trato para con la Palabra de Dios?- ¿Estaremos en elterreno de la fidelidad a lo dicho o comunicado por el Eterno? ¿Sólo la “idea” es lo importante? ¿No lasPalabras? O0O0O
  4. 4. Todas las versiones consultadas (y que han sido bastantes) tanto en español como en otras lenguaslatinas (francés, italiano, portugués, catalán…) coinciden podríamos decir en casi el ciento por ciento. Nohay nada significativo a señalar. Especialmente en referencia a los vocablos que son determinantes por suincidencia en lo doctrinal. No hay problema en la traducción en cualquiera de esas versiones, hayan empleado el método quefuere para ello; incluso el método libre en sus diversas o variadas formas (dinámico, orgánico, adaptaciónetc.etc.) pues dieron el mismo resultado por cuanto el pasaje, los vocablos y el estilo original salido de lapluma apostólica, como decíamos anteriormente eran usuales. Nada complicados ni especializados. Emperoun solo vocablo será el que entrará en el cuestionamiento traductodológico, y éste, innegablemente será :“θέλει”. Y queremos hacer constar el hecho, de que una abrumadora mayoría de versiones coincide en haberlovertido: “quiere” en español (R.V.1909,1960,1995; Vers. Moderna; Nácar Colunga (católica); D.H.H.;Biblia de las Américas; N.V.I...etc.);- como así mismo en francés: “Qui veut”:Que quiere (Vers. MartínOstervald; Darby Bible; L. Segond…); y en italiano como: “Il quale vole”:El cual quiere (G.Diodati 1649;Reveduta Biblie 1927…). En portugués “Que quer”: Que quiere (Biblia de J.Ferreira de Almeida)- Encatalán nos vierte: “que vol”: que quiere (Vers. dels Monjos de Monserrat). Pero, sin que señalemos de incorrectas esas traducciones en lo que a ese vocablo se refiere, nimuchísimo menos, un esfuerzo por buscar mejoría y perfeccionamiento nos condujo a decidirnos por unmatiz que llega a ser importante, y que nosotros llegamos a tener o calificar como determinante en elentendimiento del mensaje original dado por Pablo. Ya en primera línea hemos tenido en cuenta que el uso de este vocablo (como tantos otros, y comoocurre en otras lenguas) se dan varias connotaciones, varios significados propios y legítimos. Sin descuidarla sinonimia ideológica. Es decir, que éste puede ser usado como sinónimo de otros como por ejemplo de“eudokía” ( ) Todo dependerá del contexto ¡claro está! Este vocablo tiene su presencia y uso constante en el griego de la Biblia Alejandrina, la Septuaginta.Ella, y este griego suyo, es el sustrato idiomático del griego del Nuevo Testamento. Y ya en ella, nosencontramos con ese uso polisémico en su traducción. No siempre tuvo el sentido de “querer”, es decir, noera absoluta su traducción con esa connotación. También tenía otras legítimamente propias, como: desear,querer, anhelar… Los mismos léxicos y diccionarios griegos nos atestiguan de ello. Y así tenemos una lista, en la cual este vocablo es perfectamente traducible por: desear, anhelar,querer, complacer, deleite, beneplácito…- Véase. Esther 6:6,7; Job 23:13; Salmo:1:2; 34:12; 40:14; 70:2;73:25; Mal.3:1Continúa D.M.

×