PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ
“JUEVES INESPERADO”
Capítulo I “Amor a primera vista”
iernes 26 de diciembre del 2003, fue a las 7...
PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ
madre, Elizabeth estaba muy asustada, ya que él no la quería, él quería que ella se fuera a vivir ...
PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ
A Elizabeth le daba lo mismo, no tenía ánimos de estudiar, su ilusión era encontrarse al chavo del...
PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ
por su gran dedicación, en el examen de admisión para su carrera ella fue el mejor promedio, un
9....
PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ
Catherine escuchaba alegremente las noticias que su amiga le tenía que dar, ella estaba muy
emocio...
PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ
Elizabeth llegó a la academia, lleno la solicitud de entrada y entrego los requisitos que le edita...
PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ
Al llegar a la catedral, se llenó de una dicha hermosa, como si la hubieran iluminado, después de
...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Novela

582 views

Published on

Novela de amor

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
582
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Novela

  1. 1. PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ “JUEVES INESPERADO” Capítulo I “Amor a primera vista” iernes 26 de diciembre del 2003, fue a las 7:30 am, en la ciudad de Madrid, España, una chica quedo encantada cuando lo vio subirse al tren, justo frente de ella. - ¡Maximiliano! Espérame por favor. – así fue como lo llamó Ana, una joven guapa, de buen cuerpo. Ana llegó y se sentó junto de Maximiliano, Elizabeth había quedado impresionada por tan semejante hombre, guapo, alto y muy masculino, pero no quería hacer tan notoria la atracción que sentía por él. Todo el camino lo observó, era un hombre especial, ella no entendía porque pero le llamaba mucho la atención, pronto llegaría a la estación donde debía de bajarse Elizabeth, ella no quería bajarse, quería siguiendo ver a ese muchacho. Llegó a la estación sur en la cual ella se tenía que bajar, y eso fue lo que hizo, pero antes le dio un vistazo a ese chico, que tal que nunca lo volvería a ver, eran vacaciones y tal vez el solo visitaba la ciudad. Llegó a su departamento en el cual se encontró su compañera de hogar y su mejor amiga. - Catherine debes escuchar esto que te tengo que contar- le dijo Elizabeth. - ¿Qué es lo que sucede? ¿Estás bien? - Sí, pero debes de saber que hoy en el metro conocí al amor de mi vida, era alto y muy guapo. - ¿Cómo se llamaba? - No lo sé, no iba solo estaba acompañado por una muchacha muy guapa, de seguro es su novia. - Que mal. - Si lo sé, a lo mejor nunca lo vuelvo a ver, pero fue lo mejor. Pasaron varios días y llegó una de las fechas más importantes para el mundo, el Año Nuevo, pero porque esta fecha era una de las más feas para Elizabeth, pues en el año de 1992 sucedieron varias cosas, Elizabeth vivía con su madre la cual se había vuelo a casar ya que el padre de Elizabeth las había abandonado. Su padrastro, no era el mejor papá, tomaba mucho y era muy agresivo, las noches en las cuales él llegaba borracho rompía cosas de la casa o le gritaba a su V
  2. 2. PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ madre, Elizabeth estaba muy asustada, ya que él no la quería, él quería que ella se fuera a vivir con la tía, él decía que era un estorbo para ellos. Por otra parte su madre nunca la ayudaba siempre estaba pensando en su físico y solo en eso, no estaba al pendiente de Elizabeth, se la vivía en gimnasios o con sus amigas. Elizabeth era la niña más sola, ella solo quería poder tener una feliz navidad y un buen año nuevo. El 31 de diciembre de 1992 su madre y su padrastro tenían una gran fiesta a la cual no la llevaron ya que era de adultos, Elizabeth se quedó con su tía Carmen para pasar Año Nuevo, a las 4:00 am del 1 de enero del 1993 Elizabeth supo que se había quedado huérfana, que su madre había tenido un gran accidente, ellos habían chocado con un camión y habían caído a un barranco, ahora que sería de ella, esa era la pregunta que le rodeaba en su mente y en su cabeza, no sabía lo que sucedería. En el velorio escuchó que se tenía que ir a vivir con un familiar o si no la iban a tener que llevar a un orfanato. Un orfanato, no entendía porque ahora le sucedía eso, ella solo quería una vida normal como la de todos los demás niños. Su tía Carmen era hermana de su madre, ella estaba casada, pero no pudo tener hijos a causa de un problema. Elizabeth era como una hija para ella, la trataba como si fuera su verdadera madre, y ella la iba a adoptar para que no se fuera a un orfanato, la inscribió a una buena escuela, que justo ahí fue donde conoció a Catherine la cual llegaría a ser su mejor amiga, todo transcurría normal, la primaria genial, aprendió grandes cosas, ella era la mejor de su clase, dedicada, estudiosa y con una gran amiga. Elizabeth y Catherine estudiaban en diferente universidad, Catherine estaba estudiando gastronomía, su sueño desde niña era ser una chef famosa, ahora ya estaba logrando parte del mismo. Por otro lado Elizabeth estudiaba diseño textil, a ella le encantaba confeccionar su ropa, era muy creativa y tenía muy buenas ideas. Vivían juntas en un apartamento, el cual se lo habían regalado sus tíos por su mayoría de edad, era muy hermoso y tenía una de las mejores ubicaciones. Y la rutina volvió a comenzar, las clases estaban en puerta, la rutina era la misma por la mañana, levantare, vístete, peinare, corre para poder llegar a tiempo a la estación del tren, y esto era todos los días. Pero algo sucedía con Elizabeth que ni ella demoléis explicar, estaba ansiosa por que llegara el lunes, lo que quería era volver a ver a aquel muchacho que le había robado el aliento y el pensamiento, pero su duda y lo que le preocupaba era si lo volvería a ver, ya que como eran vacaciones podía ser que él no vivirá en Madrid. - Lo que quiero es volverá ver a ese muchacho, algo de él me cautivo- dijo Elizabeth - Y si él tiene novio o si no vive aquí- le contestó Catherine - Es lo que sabré mañana si es que lo vuelvo a ver- fue por ultimo lo que dijo Elizabeth El día y la hora llegaran, Elizabeth lista salió del apartamento y se dirigió a la estación, estaba ansiosa por verlo entrar, se subió al tren y el tren comenzó a andar, en cada parada ella espera que se subiera al tren, tenía la ilusión de que el apuesto muchacho entraría por la puerta, el tiempo paso y eso no sucedió, ella bajo del tren, camino una cuadra y llegó a la universidad, era el primer día de clases después de las vacaciones de Navidad, algunos estaban felices de volver a verse y otros no se encontraban bien ya que la escuela y los estudios no era lo suyo.
  3. 3. PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ A Elizabeth le daba lo mismo, no tenía ánimos de estudiar, su ilusión era encontrarse al chavo del tren. Nadie sabía que tenía Eli, ella siempre había sido una chava con mucho entusiasmo, a la cual le gustaba estudiar pero tal vez hoy no era su día, fue lo que todos pensaron. Al día siguió su curso, las clases se acabaron, era momento de volver a tomar el tren para ir a casa, otra vez la ilusión de ver al chavo se apoderó de ella, legó a la estación y subió al tren adecuado el cual la dejaba a dos cuadras de su casa. El tren se comenzó a llenar, pues ya que era la hora pico. Elizabeth buscaba aquel rostro que la había encantado pero no lo encontró. Llegó a su casa muy desilusionada, esta actitud no era la que usualmente tenía Elizabeth. - ¿Te encuentra bien?- preguntó Catherine muy preocupada - Si estoy bien solo que yo realmente esperaba encontrarme con el chavo del otro día, el que me encontré en el tren, lo cual no sucedió. - Mira no te preocupes tal vez hoy se quedó dormido y por eso no tomo el tren. Al día siguiente Elizabeth se despertó con la misma ilusión, de poder encontrarse con el chavo, no estaba segura de que eso sucediera pero podía pasar, era lo que más quería y no iba a perder esa oportunidad. Elizabeth llegó a la central del tren, espero a que su tren llegara, había llegado 10 minutos antes de lo normal, aguardaba sentada en uno de las bancas, justo cuando ella volteó para ver si su tren ya venía. Del otro lado paso el chico apuesto. Elizabeth jamás se dio cuenta de lo ocurrido, ella normal se subió al tren y noto que el chavo del otro día no estaba, ella en su mente pensó que tal vez estaba de vacaciones y que nunca lo volvería a ver. La rutina fue la misma en la universidad, clases por aquí clases por allá, qué más da esto es la escuela. El miércoles comenzó su rutina como de costumbre, cambiarse, peinares, desayunar, lavarse los dientes e irse a la estación del tren, no quería llegar tarde ya que hoy tenía una presentación muy importante en la universidad y no que perdérsela. Salió de su casa y se dirigió a la estación, jamás pensó que hoy fuera una de los mejores días de su vida, ya había cruzado la primera cuadra cuando de repente recordó que se le había olvidado la memoria en su cierto, se fue caminando lo más rápido que pudo a su apartamento para tomar su USB; llegó a su apartamento y entró a su curto, se dirigió al buró de su cama pero no había nada, después se fijó en el espejo y tampoco estaba ya cuando se había dado por vencido recordó que la había dejado en la cocina, en la mesa encima del frutero, tomo la memoria y salió del apartamento. Iba caminando por la calle cuando miro su reloj iba 8 minutos tarde y si no le apuraba el tren la iba a dejar, corrió lo más que pudo, llegó a la central, gracias a dios no había fila, tomo su boleto y se fue a la parada, iba caminando a prisa y sin fijarse chocó con un chavo, lo cual provocó que Elizabeth se destanteara y se cayera al piso, el chavo le ofreció una mano para levantaría, ella un poco avergonzada tomo su mano y al levantar notó que era Maximiliano, el chico del tren, ella le sonrió y rápidamente se levantó del piso, él le respondió con el saludo y justo cuando le iba a preguntar su nombre Elizabeth se fue corriendo ya que su tren había llegado y no quería perderlo. Que felicidad toda pintaba color de rosa, Elizabeth en su mente se decía: - El día menos espero fue el día que me lo encontré. Esto lo repetía una h otra vez. Llegó a su destino "La Universidad Autónoma de Madrid", una de las mejores, era muy difícil entrar, no cualquiera lograba estar dentro de ella. Elizabeth había entrado por su buen promedio y
  4. 4. PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ por su gran dedicación, en el examen de admisión para su carrera ella fue el mejor promedio, un 9.8 casi el 10, ella le dedicaba tiempo para hacer bien sus trabajos y la presentación no era la excepción. Entró a los salones clases con la frente muy en el alto y con una gran sonrisa de oreja a oreja. La clase comenzó con la entrada del maestro: - Buenos días muchachos.- saludó el profesor. - Buenos días profesor.- fue la respuesta de los alumnos. - Como ya saben hoy su compañera Elizabeth y Paola nos presentarán una investigación acerca de la bomba atómica y de sus consecuencias. Están listas señoritas. - Si profesor. La presentación fue todo un exitoso, Eli y Pao habían obtenido su diez y aparte lograr un punto extra. Algo sucedía con Elizabeth, hoy lucia radiante, feliz y emocionada; ayer cuando ella y Paola se juntaron Para hacer la presentación la actitud de Elizabeth no era la misma, ella estaba un poco apagada y con el ánimo muy decaído parecía como si no hubiera dormido en días y por el contrario hoy estaba muy feliz y con las mejores ganas y ánimos que podía tener, Paola no sabía lo que había sucedido y dedico preguntarle. - ¿Te encuentras? ¿ Qué es lo que te ha pasado?- fue la pregunto de Paola - Si claro, hoy estoy mejor, más que nunca - ¿Cuál es el motivo si se puede saber? Claro que si Pao, hace como 2 o 3 semanas me encontré a un chavo en el tren, el chavo más apuesto y agradable que te puedas imaginar, fue como un flechazo al corazón, es el amor de mi vida, en el instante en que lo vi supe que era el indicado, se llama Maximiliano, lo sé porque una chava le grito su nombre. - Que padre está tu historia, y haz vuelto a ver al chavo. - No desde el lunes lo busque en la estación del tren pero fue en vano, no he tenido suerte y la verdad ya me hartado, había perdido la esperanza de volver a verlo, y fue justo en ese momento de desilusión y desesperanza cuando choque con él, ese momento fue único y de los mejores que he vivido, fue muy corto el momento pero muy grato el recuerdo. Este el motivo por el cual estoy tan feliz. - Que romántico, tu historia suena como de amor, como una novela. - Gracias por escucharme, me sirvió mucho, puede desahogarme y relajarme y este fue el mejor momento, bueno te dejo porque si no me deja el tren y quede de comer con mi tía. Por la noche cuando llegó al apartamento se encontró con Catherine en la cocina, Elizabeth no se pudo resistir y decidió contarle todo lo que le había sucedido en el día. Comenzó diciéndole que había olvidado la memoria en la casa y que había tenido que regresar por ella, también le mencionó que su tía había conseguido que ella entrara a la academia de baile, lo cual esto era una gran noticia para Elizabeth ya que esta era uno de sus sueños y por ultimo le menciono lo que había ocurrido con el chavo del tren, le dijo que habían chocado frente a frente sin querer, pero que ese fue el momento más padre de su vida, ya que contenía un poco de acción pero también un poco de amor.
  5. 5. PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ Catherine escuchaba alegremente las noticias que su amiga le tenía que dar, ella estaba muy emocionada y contenta por lo que le contaba Elizabeth y quería seguir escuchando más anécdotas divertidas y padres. Al día siguiente Elizabeth debía de ir a la universidad a recoger y unos papeles que necesitaba para poder entrar a la academia de baile, se dirigió a la estación del tren pata así llegar a la universidad temprano, llevaba una falda larga, floja y con vuelo de un color verde esmeralda y una blusa color blanca junto con collar de piedras color Esmeralda y unos zapatos blancos. Lucia radiante y más porque ese cabello le daba km toque especial a su físico pero sobre todo resaltaba tu sonrisa. Llegó a la estación, tomo su ticket y se subió al tren había llegado justo a tiempo, ese atuendo que traía tenía un motivo el cual era impresionar a la directora de la academia para que le permitiera entrar en ella. Se sentó en un asiento que se encontraba hasta el fondo del vagón, no había notado que Maximiliano estaba justo enfrente de ella, cuando levanto la mira para observar el letrero del tren notó la presencia de aquel apuesto muchacho, con un porte muy masculino, se quedó impactada pero a la vez no supo cómo reaccionar, el chavo había notado su presencia desde que Elizabeth subió al tren, justo cuando él se iba a acercar a Elizabeth para preguntarle su nombre y para platicar con ella llegó Ana, una chica con un gran físico y una hermosa cara, ella era modelo y estaba "enamorada" de Maximiliano, realmente estaba encaprichado con él, el momento se arruino y Elizabeth ya debía de bajar del tren lo cual ocurrió inmediatamente, otra vez Maximiliano había perdido la oportunidad de saber el nombre de aquella hermosa chica. Elizabeth llegó a la universidad, hizo lo que tenía que hacer, tomo los documento que ociaba y se dirigió a la academia, cuando iba caminando por la calle noto en la acera de enfrente a un chavo muy especial, su porte era muy especial, algo había en ese muchacho que le llamaba la atención, lo conocía pero no sabía de donde y como no traía sus lentes no lo podía observar adecuadamente, justo cuando pasaron uno frente al otro los dos se dieron cuenta de que se habían enamorado, el chavo se fijó de que no hubiera coches y cruzó la banqueta y llego justo con ella, con Elizabeth. - Hola, perdón que te moleste pero no puedo perder otra oportunidad más, desde aquel día en que chocamos en la estación del tren, note algo especial en ti, te iba a preguntar tu nombre pero a saliste corriendo de ahí y ya no tuve tiempo de ir tras de ti ya que te subiste al tren. Creo que ahora es el momento de saber cuál es tu nombre- fue lo que dijo Maximiliano a esa chica encantadora. - La verdad no me quiero ilusionar y pienso que ya es demasiado tarde para ello, no se me hace justo de que estés tratando de conquistar a una chava cuando ya tienes novia y perdón pero me tengo que ir. Elizabeth salió corriendo del lugar en donde estaba "la calle", y justo cuando Maximiliano la iba a alcanzar ella cruzó la calle, en ese momento los semáforos cambiaron de color, de estar en rojo se pusieron de color verde y fue justo ahí cuando los coches comenzaron a avanzar y Maximiliano ya no la pudo alcanzar. Maximiliano se quedó con la duda de que era lo que había dicho la chava, de que estaba hablando, a cuál novia se refería si él no tenía novia alguna, después de que trato de hacer memoria y de recordar en los lugares en que él había estado junto con la chava y ahí fue cuando supo que esa hermosa chava se refería a Ana, y ahora como le iba a explicar de qué Ana no era su novia si no una amiga, la chava no lo quería escuchar, pero Maximiliano tuvo una idea decidió tomar el mismo tren que esa hermosa chava, "el tren universidad" de esta manera siempre se la toparía.
  6. 6. PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ Elizabeth llegó a la academia, lleno la solicitud de entrada y entrego los requisitos que le editan los cuales eran los papeles que había solicitado a la universidad, hizo una demostración de lo que sabía y le dijeron que ellos le llamarían, que primero debían comentario todos juntos. Elizabeth llegó a su casa y se puso a pensar en lo que había sucedido con aquel chavo, porque querría saber su nombre, principalmente porque cruzó la calle y por qué le dijo tantas cosas como que notó algo especial en ella, cuál era el motivo que tenía, Elizabeth no lo entendía, el chavo ya tenía novia y la cual era muy hermosa "más hermosa que yo" este era el pensamiento de Elizabeth, esta vez no le contó a nadie lo ocurrido y decidió callárselo, sabía que esto solo le correspondía a ella y ella debía de solucionarlo. El lunes llegó y cuando estaba ya en la estación y justo en eso se iba a subir al tren notó que el chavo estaba atrás de ella, no se quiso poner nerviosa pero eso de nada sirvió ella comenzó a ponerse un poquillo roja y para acabaría el muchacho se sentó justo al lado de ella, el comenzó a platicados cosas pero como Elizabeth estaba nerviosa no ponía atención a lo ir Maximiliano le decía ella estaba pensando en lascar de que su nerviosismo no se notara tanto, justo cuando Maximiliano por segundas vez le pregunto su nombre ella reacciono y no le quedó de otra más que decírselo: - Mi nombre es Elizabeth - De verdad, que hermoso nombre, bueno pues la chica que lo lleva esta también muy hermosa- fue la respuesta de Maximiliano. - Gracias por el alago pero como ya te había dicho no quiero teme problemas. - Déjame explicarte, Ana la chava con la que me viste el otro día no es mi novia, ella solo es una amiga, va en la misma universidad que yo y vive en mi misma colonia, nuestros padres son amigos y nosotros nos llevamos muy bien pero solo eso, no tenemos ningún otro tipo de relación. - No necesito que me des explicación de verdad, tú tienes el derecho de hacer lo que quieras y de estar con quien quieras. - No pero no me estas entendiendo. Justo en ese momento Ana se subió al tren, noto que en el tren estaba Luis, uno de sus amigos el cual le informó que Maximiliano estaba con una chava, la cual era muy hermosa, una sensación extraña lleno el cuerpo de Ana eran los celos, ella estaba enamorada de Maximiliano desde niña, ahora no iba a permitir que cualquier muchacha se lo fuera a quitar, así que decidió ir con Maximiliano, llego al asiento en donde estaban y lo beso en la boca, Elizabeth se paró y salió corriendo del tren ya que no iba a soportar un momento más ahí dentro. Se bajó una parada antes de la suya así que tuvo que bajar y camino las tres cuadras que le faltaban por llegar a la universidad. Fue tanto el dolor que Elizabeth comenzó a llorar, pero no lloraba por que Ana lo hubiera besado si no lo que la hizo llorar fue el coraje que sintió porque se había ilusionado con el chavo, porque había pensado que él si la quería, pero creo que se había equivocado. No tenía ganas de llegar a la universidad, hoy había un evento y no era obligatorio asistir a la universidad, así que mejor decidió recorrer un poco la ciudad, ver los lugares más hermosos de la ciudad para olvidar lo sucedido. Elizabeth se dirigió al centro de la ciudad y comenzó su tour por todo Madrid, jamás se imaginó que en el centro se iba a encontrar con Maximiliano.
  7. 7. PAULINA GUTIERREZ MUÑOZ Al llegar a la catedral, se llenó de una dicha hermosa, como si la hubieran iluminado, después de meditar y de relajarse un poco, salió de la catedral y se dirigió a al parque fue justo ahí donde noto que Maximiliano la estaba mirando, lo primero que pensó fue en correr, pero eso era un poco aniñado y aparte Maximiliano la alcanzaría muy pronto, él se acercó poco a poco, hasta que llegó junto a ella, el comenzó a hablar y a explicarle lo que había sucedido en el tren, él no se explicaba porque Ana lo había besado, ella jamás había hecho algo parecido, Maximiliano le dijo que el trató de correr tras ella, pero como había durado mucho tiempo en pararse el tren había cerrado las puertas y no se había podido bajar a tiempo. Elizabeth escuchaba lo que Maximiliano le decía y aunque ella no quisiera él acabo convenciéndola, no le quedó de otra opción, él la invito a tomar un helado y a caminar por el parque, ella no tenía nada que hacer así que aceptó, los caminaron juntos por el parque, contando cada uno un poco de su vida, el tiempo fue transcurriendo hasta que la noche cayo, eran las 9:00pm y Elizabeth se tenía que ir, Maximiliano se ofreció a acompañarla pero ella se negó, cada quien se fue por su lado. Elizabeth llegó a su apartamento y le contó todo lo que había sucedido a Catherine, le decía que estaba muy confundida, que no sabía qué hacer, que por un lado está muy enamorada de él pero por otro lado lo odiaba porque no sabía si lo que le decía era cierto o era solo mentira, lo que Elizabeth quería era que todo lo que estaba ocurriendo fuera solo un sueño, que el día en que conoció a Maximiliano no hubiera ocurrido, que ese día ella hubiera tomado otro tren o algo por el estilo, lo único que quería era no toparse con el pero para su suerte esto no podía ser posible, a lo hecho, hecho esta. Toda la noche Elizabeth pensó en que era lo que haría, en como reaccionaria quería salir corriendo al lado de aquel muchacho y decirle que estaba enamorada de él, pero eso no era posible, tal vez él solo la buscaba por diversión teniendo a Ana, aquella muchacha guapa y con un gran porte. Pasaron varios minutos hasta que logró conciliar el sueño, justo cuando iba a llegar a la parte del beso en su sueño, su alarma sonó: - Ring, ring, ring…. 06:00 am.

×