Successfully reported this slideshow.
Consultora de Ciencias de la Información                               Buenos Aires                                Argenti...
Nayar, Leonor.El desarrollo de colecciones en la biblioteca escolar: el caso de la EscuelaCatedral al Norte, José Manuel E...
ResumenEn el presente documento se describen las las diferentes etapas por las quetranscurre la biblioteca escolar y su tr...
Además, no podemos olvidar la limitación de recursos financieros que este tipode biblioteca debe afrontar; esa limitación ...
La Escuela Catedral al Norte, José Manuel Estrada pertenece distrito uno dela CABA con intensificación en arte e idioma fr...
propietario era Antonio Massaro, a quien convenció para que le vendiera elterreno de su propiedad a la vez que contribuyó ...
diagramaron para que sean el lugar de estudio y los patios el lugar de larelación social entre los niños concurrentes. Se ...
vida y contribuye a desarrollar su imaginación, permitiéndoles que seconduzcan en la vida como ciudadanos responsables.”Ca...
Nuestra biblioteca se ubica en el primer piso de la Institución, al cual se accedea través de un escalera, cercana a a ent...
Ciudad de Buenos Aires, el resto está conformado por material bibliográficoperteneciente a la Asociación de Ex Alumnos. La...
fuerza en el apoyo curricular, el fomento de la lectura y la formación del usuariopara que, pueda acceder      a la inform...
práctica reflexiva de la lectura, incluyendo su evaluación, la identificación de lasdistintas intenciones, modos y hábitos...
teniendo como eje un tema principal, siempre de acuerdo a la currícula del añoescolar.Además, todo el año se realiza forma...
Guy Lyle (1961), trató el tema sobre bibliotecas escolares, detallando que eltrabajo de selección y adquisición demandaban...
Políticas de desarrollo de la colección      Selección de material (toma de decisiones)      Adquisición de material (cono...
En Argentina, las colecciones de las bibliotecas, han sido desarrolladas através de su historia, pero sin una planificació...
selección, adquisición, evaluación, preservación y descarte de la colección     –en cualquier medio- con el objeto de sati...
velar por la adecuación, coherencia y equilibrio de las colecciones en relación alos fines establecidos en los planes de e...
Para este proceso necesitamos que el bibliotecario a cargo sea un entendidode las fuentes que generalmente circulan en las...
Selección negativa. Consiste en la eliminación de los fondos       innecesarios por su nula utilización, o de aquellos cuy...
Presupuesto con el que se cuenta.       Aspectos formales: formato, encuadernación, tipografía y composición,       calida...
En las “Guías para el desarrollo de colecciones” de ALA se establece que laspolíticas tienen tres objetivos fundamentales:...
Si bien actualmente no contamos con un instrumento de este tipoconsideramos que la actividad de la biblioteca se mejoraría...
Es conveniente la elaboración de una política de desarrollo de colección paraoptimizar los recursos disponibles y poder   ...
Evans, G. E. (1987). Developing library and information center collections. (2nded.). Littleton, CO: Libraries Unlimited.E...
Johnson, P. (2009). Fundamentals of collection development & management.(2nd ed.). Chicago: American Library Association.L...
http://eprints.rclis.org/bitstream/10760/5978/1/baaab58a3.pdfRomanos de Tiratel, S. (1997). Los estudios de usuarios y el ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El desarrollo de colecciones en la biblioteca escolar: el caso de la Escuela Catedral al Norte, Escuela José Manuel Estrada

4,656 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El desarrollo de colecciones en la biblioteca escolar: el caso de la Escuela Catedral al Norte, Escuela José Manuel Estrada

  1. 1. Consultora de Ciencias de la Información Buenos Aires Argentina Serie DOCUMENTOS DE TRABAJO Área:El desarrollo de colecciones en la biblioteca escolar: el caso de la Escuela Catedral al Norte, Escuela José Manuel Estrada Leonor Nayar Setiembre 2011 N° 028 ISSN 1852 - 6411 Copyright Consultora de Ciencias de la InformaciónEditor: Patricia Allendez Sullivan. Asistente Editorial: Mariana Sabugueiro
  2. 2. Nayar, Leonor.El desarrollo de colecciones en la biblioteca escolar: el caso de la EscuelaCatedral al Norte, José Manuel Estrada. Buenos Aires: Consultora de Cienciasde la Información, 2011.ISSN 1852 - 64111. Biblioteca Escolar. 2. Desarrollo de la Colección. 3. Usuarios. 4. Bibliotecario Escolar.I. Título 1
  3. 3. ResumenEn el presente documento se describen las las diferentes etapas por las quetranscurre la biblioteca escolar y su transformación con la incorporación de lasnuevas tecnologías de información y comunicación como centro de recurso deaprendizaje y el nuevo rol de facilitador y mediador del bibliotecario escolarentre las tecnologías y los comunidad a la que sirve. Además, se propone lainclusión de una política de desarrollo de colección.IntroducciónNos proponemos, a través de este trabajo, describir el proceso de desarrollo decolección de una biblioteca escolar. Para ello, vamos a basarnos en fuentesbibliográficas y en nuestra experiencia personal como bibliotecaria escolar.Nuestro ingreso en la comunidad escolar es reciente, a partir de febrero de2011, sin embargo, en estos meses pudimos aprender bastantes cosasrelacionadas con el manejo de una biblioteca de este tipo.Hemos transitado por otro tipo de bibliotecas y realmente, el mundo de labiblioteca escolar, las necesidades de la escuela, de los docentes, de losalumnos se diferencian de nuestras vivencias en otro tipo de biblioteca.Los niños requieren una serie de cuidados en relación al material que se lespuede ofrecer. Por lo tanto, hay que realizar una selección muy seria parapoder contemplar sus necesidades en relación a su formación y aquellasderivadas de la necesidad de acceder a literatura recreativa. 2
  4. 4. Además, no podemos olvidar la limitación de recursos financieros que este tipode biblioteca debe afrontar; esa limitación muchas veces no permite tener lacolección que se desearía brindar al usuario.Por ese motivo, además de mencionar a varios autores preocupados por estetema, queremos reflejar lo que ocurre efectivamente en una biblioteca escolar.Por lo tanto, nuestro trabajo mostrará un caso particular de una bibliotecaescolar ubicada en el microcentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires,conviviendo con negocios, oficinas y la zona de actividad bancaria.La escuelaSantos Guerra (2006) considera que la escuela tiene como misión contribuir ala mejora de la sociedad a través de la formación de ciudadanos críticos,responsables y honrados. Por lo tanto, la escuela tiene que enseñar para locuál debe plantearse algunas preguntas del tipo: ¿Qué tienen qué saber los niños? ¿Cómo se les puede enseñar? ¿Cómo sabemos si lo han aprendido? ¿Cómo debe acompañar la biblioteca y el profesional bibliotecario todo este proceso?Pero, creemos que las escuelas también deben aprender. Tiene que poderresponder las preguntas que hemos formulado y añadir otras nuevas. Lafinalidad de tantas preguntas es la de alcanzar un conocimiento profundo queles permita entender la complejidad del proceso de enseñanza – aprendizajeactual. 3
  5. 5. La Escuela Catedral al Norte, José Manuel Estrada pertenece distrito uno dela CABA con intensificación en arte e idioma francés y jornada completa. Estáubicada en Reconquista 461, en pleno corazón del microcentro porteño,integrada principlamente por empleados de oficinas, negocios y bancoscercanos que se encuentran conviviendo de lunes a viernes de maneratransitoria y su comunidad está conformada por docentes, personaladministrativo, auxiliares y alumnos.Esta escuela comenzó a funcionar por iniciativa de Domingo F. Sarmiento, yconstituye el primer edificio escolar diseñado y pensado para ese fin en laCiudad de Buenos, en el año 1860...”para una escuela primaria, popular,pública, graduada y simúltánea “.En ese momento, en el mundo el primer edificio escolar que se conoce datade la ciudad de Boston del año 1848, ese año marca el inicio de la arquitecturaescolar, pues, hasta este momento solo se hacían adaptaciones de casasantiguas o se anexaban aulas a construcciones ya existentes, para adecuarlosa la currícula escolar. Don Domingo Faustino Sarmiento era el jefe delDepartamento de Escuelas, quien debido a sus conocimientos adquiridos a lolargo de sus viajes en diferentes países para estudiar los sistemas educativosmás desarrollados hasta ese momento como Francia, Estados Unidos yAlemania, impulsó la importancia y el valor del edificio escolar para laeducación y en el año 1856 logró que se aprobara en Buenos Aires la primeraley de construcción de edificios escolares comunes. En 1859, logró adaptar unedificio para la creación de la escuela del barrio de Catedral al Sur, yadesaparecida, pero Sarmiento ansiaba fundar un edificio propio para la EscuelaModelo de Catedral Norte, para ello se propuso ubicar primero un terrenoapropiado para ese fin.Cabe destacar que el vecindario logro reunir $160.000 y el lugar elegido parasu funcionamiento fue una panadería con su respectiva tahona, cuyo 4
  6. 6. propietario era Antonio Massaro, a quien convenció para que le vendiera elterreno de su propiedad a la vez que contribuyó con una donación de $1000para su construcción.El edificio fue diseñado y ejecutado por el arquitecto Miguel Barabino conplanos aprobados por Domingo .F. Sarmiento y el Gobernador del Estado DonValentín Alsina.La colocación de la piedra fundamental se concretó el 27 de Mayo de 1859bajo el nombre de "Escuela Graduada de Varones". La inauguración, realizadaen su salón principal se hizo el 18 de Julio de 1860.En el cumplimiento de su cincuentenario, el Consejo Nacional de Educaciónresuelve designarla con el nombre de Jose Manuel Estrada.Bajo el expediente 80085/69 del registro del Ministerio de Cultura y Educaciónes declarado Monumento Histórico.En su inauguración, Sarmiento destaca la perseverancia de la Comisión y delos vecinos que aportaron fondos y sostuvieron la obra a pesar de lasdificultades políticas (Batalla de Cepeda y el Pacto de San José de Flores)acaecidas durante su construcción.Además, con la asistencia de Derqui y Urquiza se acordó un compromiso depara la paz y la educación futuras, constituyendo esta la Escuela Catedral alNorte un verdadero monumento de la Unión Nacional.El edificio era amplio, moderno y monumental, con un equipamiento de calidadsuperior, acorde con las ideas de Sarmiento y la arquitectura más moderna deese momento, el Neorrenacimiento italiano, progresista liberal y refinado queevocaba los esplendores del “Quattrocento” florentino, las aulas se 5
  7. 7. diagramaron para que sean el lugar de estudio y los patios el lugar de larelación social entre los niños concurrentes. Se plantó una magnolia en el patiocomo símbolo de la naturaleza, el profesor Raúl Legout de la Escuela Normalde Versailles, traído por Sarmiento fue su primer rector pedagógico. En estelugar histórico pasarían por sus aulas personalidades de suma importancia quea posteriori gravitarían en la historia del país como Francisco P. Moreno,eminente científico, el presidente Roque Sáenz Peña, Pablo Pizzurno,destacado pedagogo, José Ingenieros, filósofo y médico psiquiatra, LuisFederico Leloir, premio nobel de química. En sus aulas comenzó la docenciaJosé Manuel Estrada, quien luego se agregaría al nombre de la escuela,cuando José María Ramos Mejía presidía el Consejo de Educación.La biblioteca escolarLa escuela se encuentra ante un paradigma provocado por el ingreso de latecnología y su inserción en los procesos de enseñanza aprendizaje. En lamayoría de las instituciones el centro que proporciona a los alumnos y a losprofesores una completa gama de recursos impresos y electrónicos queapoyan el aprendizaje es la biblioteca.En este marco convergen una gran variedad de recursos, desde los libros yenciclopedias, pasando por los tradicionales mapas, diapositivas y videos,hasta llegar a las formas electrónicas y a las tecnologías de la comunicación.Según la IFLA/UNESCO “La biblioteca escolar proporciona información e ideasque son fundamentales para desenvolverse con éxito en nuestra sociedadcontemporánea, basada en la información y el conocimiento. Proporciona a losalumnos competencias para el aprendizaje a lo largo de toda la vida ycontribuye a desarrollar su imaginación, permitiéndoles que se conduzcan en la 6
  8. 8. vida y contribuye a desarrollar su imaginación, permitiéndoles que seconduzcan en la vida como ciudadanos responsables.”Castán Lanaspa (2002) define tres modelos de bibliotecas: tecnológico,práctico y crítico. Consideramos que las bibliotecas escolares deberían tenerun modelo en el que intervinieran estos tres componentes: fomentar el espíritucrítico del alumno por medio de todo el acervo bibliográfico de la biblioteca conla finalidad de lograr la formación integral del alumno, todo ello apoyado en elempleo óptimo de las Nuevas Tecnologías.Además, el autor señala que la biblioteca escolar es el recurso más importantepara favorecer el proceso de enseñanza-aprendizaje y como apoyo a ladocencia. Según Castán Lanaspa, la biblioteca escolar debería formar parte delcurrículo.¿Cómo podemos definir a la biblioteca escolar? Castro Migal (2010) la definecomo: “Un todo que encierra un programa de acción, un moderno centro de recursos y de información en el que se desarrolle un proyecto pedagógico y social de gran alcance, capaz de incrementar la calidad de la enseñanza, combatir el fracaso escolar, atender la profundización, de extender la cultura, fomentar la palabra, la lectoescritura, las actividades cooperativas, y coadyuvar a la corrección de las desigualdades. En resumidas cuentas, las notas características de esta biblioteca, cuya vocación es la de ser auténtica y útil para nuestro alumnado y para la comunidad educativa en general”1.1 p. 59. 7
  9. 9. Nuestra biblioteca se ubica en el primer piso de la Institución, al cual se accedea través de un escalera, cercana a a entrada de la institución, la misma seencuentra señalizada su ubicación y en el interior está conformada por cartelesindicadores de las diferentes materias y la clasificación cromática respectivapor colores y los grados que la conforman, atiende a alumnos y docentes,ofreciéndoles los siguientes servicios:Referencia: Para alumnos y docentes.- Internet: en el horario escolar: de 8.30 a 16.00 hs.- Consulta en sala de lectura: para alumnos, docentes y directivos- Utilización de aparatos eléctricos y electrónicos: televisor, videograbadora,DVD, equipo de computación, durante el horario escolar como apoyo a lasactividades didácticas.- Préstamo en sala, al aula y a domicilio: para alumnos, docentes y directivos- Orientación en el uso de las fuentes, servicios y recursos de la información: Arequerimiento de los docentes.- Clases de alfabetización en información- Difusión selectiva de la información (DSI) para los docentes y directivos- Préstamo interbibliotecario con otras bibliotecas escolares- Fichas de desiderata en conjunto con dcoentes y alumnos.- Actividades de difusión: Se difundirá la biblioteca a través de actividades deextensión bibliotecariaDebemos advertir que la biblioteca comparte el espacio con la Asociación deEx alumnos de la escuela Catedral al Norte, a consecuencia de ello coexistendos tipos de materiales el específico de la biblioteca escolar que se encuentraen distribuido en tres estanterías cerradas, la de referencia en estanteríaabierta para consulta de los docente, tres carritos móviles conteniendo elmaterial para préstamos domiciliarios de los alumnos, cinco armarios cerradosconteniento material disponible para el docente enviado por el Gobierno de la 8
  10. 10. Ciudad de Buenos Aires, el resto está conformado por material bibliográficoperteneciente a la Asociación de Ex Alumnos. La biblioteca es de ampliasmedidas con abundante luz natural y la mayor parte del mobiliario es antiguo yde madera.Los usuariosLa promoción de la lectura entre la población infantil y juvenil, considerada unode los objetivos fundamentales de la enseñanza, produce y seguiráproduciendo un comportamiento lector entre los estudiantes, creará hábitos yestrategias que éstos aplicarán a lo largo de sus vidas. Surge en este medio,como producto de los profundos cambios ocurridos en los contextoseducativos, sociales y tecnológicos, un nuevo concepto de la biblioteca escolarque atiende a transformarla en un Centro de Recursos para el Aprendizaje,donde se integran todas las herramientas y materiales que intervienen en elproceso de enseñanza aprendizaje.El bibliotecario cumple un papel motivador para hacer que la comunidadeducativa, alumnos y docentes, hagan uso efectivo de este tipo de recursos deaprendizaje y los conduzca al logro de competencias lectoras, indagatorias yculturales. El uso de la tecnología, no como fin último sino como un medio eneste proceso, servirá para: Fortalecer las capacidades de la escuela Apoyar el desarrollo curricular Estimular el aprendizaje y desarrollar nuevos conocimientosLa biblioteca escolar enfrenta nuevos desafíos, y la educación nuevasdemandas. Ante esta situación, los objetivos de la biblioteca se basan con más 9
  11. 11. fuerza en el apoyo curricular, el fomento de la lectura y la formación del usuariopara que, pueda acceder a la información utilizando todos los recursos yherramientas que se le presentan.La biblioteca es el espacio accesible a toda la comunidad, donde alumnos ydocentes pueden consultar y utilizar todo tipo de recursos, materiales impresosy no impresos y multimediales.Es un espacio abierto dinámico y acogedor donde se desarrollan diferentestipos de actividades, por lo cual su diseño debe ser funcional y estar preparadopara incorporar los cambios y avances constantes en las estrategias deaprendizaje y en la tecnología de la información.La formación de usuarios a través de bibliotecas escolares es el medio paradesarrollar habilidades de información que deben integrarse y aplicarse aldesarrollo de los procesos de pensamiento. La formación de usuarios tomaríaaquí un sentido muy amplio, constituyendo lo que se denomina "educacióndocumental". Esta podría quizás implantarse como una nueva materiatransversal, y supondría aunar a docentes y bibliotecarios en la formaciónglobal de los alumnos.Entonces, las actividades de formación documental son muy importantes; porejemplo, las que sirven para apropiarse de los espacios, conocer y situar labiblioteca escolar así como sus diferentes áreas; las que permiten apropiarsede los instrumentos documentales, utilizar y diferenciar los soportes, el plan deordenación de los documentos, la clasificación utilizada por la biblioteca y losdistintos catálogos, y aprender a localizar la información en los libros, susíndices, su modo de ordenación, etc. y los materiales de referencia; las quepermiten apropiarse de los objetos de lectura, entrar en los textos, disfrutarlos,recrearlos, conocer su producción; y, finalmente, las que se relacionan con la 10
  12. 12. práctica reflexiva de la lectura, incluyendo su evaluación, la identificación de lasdistintas intenciones, modos y hábitos de lectura, y el intercambio deexperiencias lectoras.El bibliotecario escolar y el educador en general constituyen un modelo delector que, además de coordinar la animación, deben orientar a los alumnos enla elección de títulos y hablar con ellos de libros y del placer y el gusto por lalectura, intercambiando impresiones sobre las lecturas, ayudando a formar yencontrar objetivos para la lectura.¿Qué es lo qué hacemos en nuestra biblioteca?En los primeros grados brindamos formación de usuarios de una forma amenales enseñamos como esta diagramado el libro, sus diferentes partes, sucontenido, indagamos sobre los diferentes autores, la utilización de labiblioteca, como está organizada, el reglamento, como funciona el préstamodomiciliario y les mostramos los diferentes materiales.También, se le confeccionan fichas de préstamos por grado, con el nombre decada alumno, para que ellos mismos, desde segundo grado lo llenen con laasistencia del bibliotecario y la maestra de turno.Además, se trabaja en colaboración con la maestra, , lectura en voz alta,comprensión lectora, animación a la lectura, siempre acorde con el proyectoinstitucional.Con los últimos ciclo el trabajo se basa principalmente en formarlos comolectores críticos, para se pone énfasis en la lectura compartida, la comprensióntextos, con prácticas de lectura reflexiva, elaboración de de nuevas historias 11
  13. 13. teniendo como eje un tema principal, siempre de acuerdo a la currícula del añoescolar.Además, todo el año se realiza formación de usuarios, búsqueda y análisis deinformación ofrecida por Internet, para apoyatura de las materias currículares.El desarrollo de la colecciónEl término desarrollo de colecciones comenzó a utilizarse con mayor intensidaden la década del 80, este concepto fue empleado y tratado con anterioridadpero en forma parcial.En la evolución histórica del estudio de las colecciones Michael Gabriel (1995)establece que los pioneros en el estudio del tema, en el período 1950-1960fueron: Louis Wilson - Maurice Tauber, quiénes se ocupan de aplicar estetérmino a la biblioteca universitaria.Wilson y Tauber (1956) a fines de 1950, dieron especial importancia alestablecimiento de un programa de adquisición que aseguraba una coleccióncon materiales adecuados para satisfacer demandas de la universidad. Danton(1963) afirmó que: “En ningún otro sitio y en ningún otro tiempo van a encontrarse en combinación los principios firmes y estables más que en su actual implementación de una política de selección de libros consistente y administrada centralmente, diseñada para asegurar a una biblioteca todos los trabajos de valor académicos y publicados en cualquier época y lugar. Un presupuesto amplio y regular hará posible el resultado deseado.” 12
  14. 14. Guy Lyle (1961), trató el tema sobre bibliotecas escolares, detallando que eltrabajo de selección y adquisición demandaban más atención ya que lascolecciones de las bibliotecas constituyen el núcleo central, alrededor del cualtiene lugar una formación sólida y todas las actividades educativasrelacionadas con ella. Para Johnson (2009), el término “Desarrollo decolecciones” (en adelante, DC) comenzó a difundirse en la década de 1960para reemplazar a la selección, como un concepto más general que reflejara elproceso racional de desarrollar una colección.En 1970 las asociaciones profesionales bibliotecarias y las escuelasuniversitarias de EEUU, abren el debate, dando lugar al DC, término que seformaliza con el documento de ALA, cuya fundamentación teórica se estableceen los manuales de Evans (1979, 1987, 1995, 2000, 2005). En esa décadaCharles Osburn (1979) establece unos principios de política de desarrollo de lacolección que supone una base eficaz para enfocar el tema de la constituciónde las colecciones de materiales de la biblioteca.Por ello sería importante destacar el concepto de DC para Evans (2005) como: “el proceso de hacer frente a las necesidades de información de las personas (una población del servicio) de un modo rápido y económico usando los recursos informativos que se posee localmente así como los de otras organizaciones”Señala seis elementos que componen este proceso y que mantienen entreellos una relación dinámica, interactiva y secuencial: Análisis de la comunidad (usuarios) 13
  15. 15. Políticas de desarrollo de la colección Selección de material (toma de decisiones) Adquisición de material (conocimiento de los proveedores) Exclusión de material no imprescindible (expurgo) EvaluaciónY para Mosher (1982) el término gestión lo remite a: “una forma sistémica, eficiente y económica de administrar los recursos de la colección”.En la década del 1980 surge el término “Gestión de la colección” que fuepropuesto como un concepto globalizador que incluiría el DC. En esta décadase produce en EEUU la separación de las adquisiciones del DC de una formamás tangible, apuntando que la colección debía estar orientada más a lasnecesidades de información. Stueart y Miller (1980) realizaron un estudiohistórico sobre el DC en Estados Unidos, recogiendo los antecedentes másrelevantes. Años más adelante, Fordham (2008) relaciona al término de DCcon el proceso de construcción sistemática de las colecciones de la biblioteca.“Gestión de las colecciones”, se usa como un término más amplio que DC, pordiversos autores (REBIUN, 1999; Jenskins y Morley, 1999)Johnson (2009) aclara que los términos desarrollo y gestión se usanindistintamente, al igual que lo utiliza Regos Varela (1999) en sus trabajos.Fuentes Romero (2007), establece que “son dos caras inseparables de unamisma moneda”.En América Latina figuras mexicanas trataron el tema, como Orozco Tenorio(1979) y Negrete Gutiérrez (1988, 1996, 1999) el cual usan el término de DC; aligual que en Brasil lo hace Vergueiro (1987, 1993, 1997). 14
  16. 16. En Argentina, las colecciones de las bibliotecas, han sido desarrolladas através de su historia, pero sin una planificación definida. Desde la escasaproducción de literatura especializada argentina, Romanos de Tiratel (1997)para delimitar el término, toma la definición del Glosario ALA “Collectiondevelopment” y el de Soper, Larry y Douglas para “Collection management”,pero define su trabajo como ‘Los estudios de usuarios y el desarrollo de lacolección’; García y Portugal (2008) plasman su tema sobre “Desarrollo de lacolección” en las obras de referencia y Padorno (2009) también plantea el temael mismo término, pero desde la óptica de las bibliotecas escolares.Romanos dice que: “El desarrollo de colecciones es un término que abarca cierto número de actividades relacionadas con el desarrollo de la colección de una biblioteca, incluyendo la determinación y coordinación de políticas de selección, la evaluación de las necesidades de los usuarios actuales y potenciales, la identificación de las necesidades de la colección, la selección de los materiales, la planificación de la participación de los recursos, el mantenimiento y el descarte de la colección”.Respetando las diferentes opiniones de los diversos autores, el antecedentesobre el tema planteado por Fuentes Romero (2007) y concordando conCadavid Arango (1994), quién distingue entre selección y adquisición ydesarrollo de la colección, afirmando que la primera es una parte, muyimportante, pero sólo una parte del segundo. nos permite emitir la siguientedefinición: “El desarrollo de la colección es el proceso organizativo, intelectual y administrativo que incluye las actividades de estudios de la comunidad, 15
  17. 17. selección, adquisición, evaluación, preservación y descarte de la colección –en cualquier medio- con el objeto de satisfacer de necesidades de información, de un modo eficiente, rápido y económico a la población a la que sirve”.Por su parte, Regos Varela (2000) entiende que un Programa de Gestión yDesarrollo de Colecciones consiste en: “la realización de las siguientes tareas: la selección y adquisición de todo tipo de materiales informativos, en cualquiera de sus soportes; el acceso a las colecciones internas y externas, ya sea en acceso directo, préstamo domiciliario, préstamo interbibliotecario, planes cooperatvos de adquisiciones o a través de redes de telecomunicaciones, así como el acceso electrónico a bases de datos y otros recursos informativos de interés para el usuario; la disponibilidad y conservación de los materiales; la evaluación de las colecciones (tamaño, calidad, costes y usos); el expurgo”.La gestión y desarrollo de colecciones implica, además, el conocimiento real dela comunidad de usuarios y de sus necesidades informativas, estar al tanto dela información actual y relevante relacionada con las actividades y funciones deseleccionar, organizar, mantener y difundir la información, así como de losservicios que se ofrecen para llevar a cabo el acceso al conocimiento. Requiereestar al día en el mercado editorial, en la dinámica de la información, en susformas de producción y distribución y en los avances tecnológicos queposibilitan su acceso y transferencia. Y todo ello en relación con el estadoactual de la colección de la propia biblioteca y con el presupuesto asignada a lamisma.La función primordial de un Programa de Gestión y Desarrollo de Coleccionesserá establecer objetivos y principios generales, fijar metodologías de trabajo y 16
  18. 18. velar por la adecuación, coherencia y equilibrio de las colecciones en relación alos fines establecidos en los planes de estudio y en las líneas de investigación.Entendemos, entonces que, el simple acto de entregar al usuario el recursopertinente en el momento oportuno debe estar precedido de todo un procesode reflexión, planificación y trabajo en el que la teoría y la experiencia debencomplementarse.Seleccionando las fuentes de informaciónLa selección y adquisición son dos procesos fundamentales para elfuncionamiento de una biblioteca escolar. Si estos procesos no se llevan acabo de manera correcta los docentes y los alumnos no contaran con lasherramientas necesarias para desarrollar un proceso efectivo de enseñanza –aprendizaje.Entonces, para que esta selección y adquisición sea efectiva es necesarioconocer las necesidades de la comunidad, cosa que puede realizarse demanera sencilla a través de los planes de estudio. Sin embargo, también esimportante entender que para atraer a los niños a la lectura es necesario,también, contar con una atrayente colección de lectura recreativa, la que debereflejar los gustos y edades de nuestros usuarios.No podemos creer que todas las bibliotecas escolares sean iguales ya querealmente no es así. Cada escuela tiene una comunidad escolar específica yparticular. Los docentes y los niños son diferentes, los directivos persiguenobjetivos distintos y las bibliotecas escolares deben acompañar todo el procesode gestión y educativo atendiendo las necesidades de cada uno de los actoresque se ubican en la institución. 17
  19. 19. Para este proceso necesitamos que el bibliotecario a cargo sea un entendidode las fuentes que generalmente circulan en las bibliotecas escolares y queconsulten de manera permanente a los docentes.También es bueno tener en claro que las colecciones nunca son completas,siempre hay alguna necesidad nueva a detectar, por lo tanto, las coleccionesconstruyen un ente vivo en constante renovación y crecimiento. Por eso loscriterios, fuentes y métodos de selección estarán en constante revisión y lacolección existente en continua evaluación para evitar desviaciones de loscriterios y de la evaluación tanto de la biblioteca como del centro educativo.Para seleccionar y adquirir fondos debemos tener en cuenta algunos principios: Cuantitativos. Excelencia no es en este caso sinónimo de volumen desorbitado. Se intentará tener lo necesario, ni más ni menos. Para ello se valorarán dos proporciones: la relación documentos/usuario, que es diferente según el tipo de documento (monografías, publicaciones periódicas, material no librario, etc.) y el número de ejemplares de cada obra. Para ello debe tenerse en cuenta el número de solicitudes de cada documento: en muchos casos bastará con un solo ejemplar, mientras que en otros habrán de ser varios. Cualitativos. Se refieren al tipo de fondos y abarcan tanto el contenido – que será acorde a las funciones y al proyecto de la biblioteca– como el soporte del documento –audiovisual, impreso, informático, etc. Demanda: Necesidades, tanto reales como potenciales, expresadas o no por los usuarios. Para conocerlas se puede recurrir a las desideratas, pero no habrán de ser consideradas suficientes, sino que deberán completarse con otro tipo de consultas. Las demandas potenciales de los usuarios deben valorarse lo más individual y detenidamente posible porque ni han de obviarse ni han de suponer una distorsión de la línea biblioteconómica y pedagógica de la biblioteca. 18
  20. 20. Selección negativa. Consiste en la eliminación de los fondos innecesarios por su nula utilización, o de aquellos cuyo grado de deterioro impida su uso. La selección comportará otras operaciones paralelas: expurgo, canje, envío a otra biblioteca, etc. Neutralidad. La selección y adquisición de fondos se realizarán con criterios pedagógicos y profesionales, nunca con intenciones ideológicas.Para implementar estos principios se debe consultar a los docentes así comoregistrar las necesidades de los alumnos, pero además de ello como la escueladepende del Gobiereno de la Ciudad de Buenos Aires está inserta enprogramas de promoción a la lectura que se realizan anualmente y sematerializan con el envío de material para los que los alumnos conformen unabiblioteca personal, además también se envían recursos para que los docentespuedan utilizar en sus clases, de ese material la bliblioteca cuenta conejemplares, además a principio de ciclo lectivo y con recursos provenientes dela cooperadora de la escuela en concordancia con los docentes y bibliotecariosde ambos turnos se elabora una desiderata con los títulos que se utilizarán a lolargo del ciclo escolar.En cualquier caso, los criterios que deben seguirse en el proceso de selecciónde los fondos son los siguientes: Autoridad del autor e imparcialidad. Pertinencia del tema tratado en el documento. Rigor científico y exactitud de la información. Nivel científico adecuado al tipo de biblioteca y actualidad. Adaptación al usuario real o potencial. Belleza y calidad de estilo. Calidad técnica del documento. Presencia o ausencia de aspectos complementarios: índices, notas, etc. Necesidades reales de la biblioteca. 19
  21. 21. Presupuesto con el que se cuenta. Aspectos formales: formato, encuadernación, tipografía y composición, calidad de los materiales, claridad y calidad de las ilustraciones...Tenemos que tener en cuenta que hay una gran variedad multimediales queson muy recomendables para el dictado de clases. No podemos dejar deobviarlas e indudablemente, necesitamos consultar al docente para seleccionaraquellas que realmente resulten útiles en el aula.El acervo bibliográfico de nuestra biblioteca se conforma con: Literatura infantil y Juvenil para préstamos Manuales y textos pedagógicos con contenidos acorde a la currícula escolar Material de Referencia Textos especializados en arte Medios audivisuales (CD, DVD, VHS) Mapoteca Laminoteca Hemeroteca ( con diferentes títulos sueltos)Advertimos las siguientes necesidades que aún no pudieron ser satisfechas enespecial para el último ciclo que demandan mayor cantidad de ejemplares ycon contenidos específicos como ciencias naturales, terror, ciencia ficción, ehistorietas.En el primer ciclo en cambio reclaman libros con más colores y dibujos y concontenidos que sirvan para despertar el interés en un tema particular, ademásles atrae mucho el material en soporte audiovisual.Política de desarrollo de colección 20
  22. 22. En las “Guías para el desarrollo de colecciones” de ALA se establece que laspolíticas tienen tres objetivos fundamentales: Permitir que quien hace la selección trabaje con mayor consistencia para alcanzar objetivos definidos para la formación de colecciones y para el uso razonable del presupuesto Informar a los profesionales documentalistas, clientes y administradores del alcance y la naturaleza de las colecciones existentes y los planes para continuar su desarrollo Proporcionar información que ayude al proceso de programación y presupuestoEl establecer por escrito una política de desarrollo de colecciones nos permitedeterminar que tipo de material es necesario en esa biblioteca, si aceptamos ono donaciones, y de aceptarlas cuáles son nuestras condiciones.Entonces:1. Cada política debe reflejar el orden de las prioridades del desarrollo decolecciones. En este sentido, es importante identificar las necesidades de losclientes a corto, mediano y largo plazo y establecer las prioridades para ladistribución de recursos que tengan como meta cubrirlas.2. Las políticas deben revisarse periódicamente para incorporar cualquiercambio que ocurra en los objetivos definidos, las metas, las necesidades de losclientes y prioridades, incluyendo ampliaciones o restricciones de presupuesto.3. Las políticas de desarrollo de colecciones deben servir para seleccionar odescartar en función de los recursos y necesidades regionales. 21
  23. 23. Si bien actualmente no contamos con un instrumento de este tipoconsideramos que la actividad de la biblioteca se mejoraría si pudiéramosimplementarla por las siguientes razones:Para poder lograr un colección óptima con acorde con el presupuestoestablecido y las preferencias de los usuarios en este caso alumnos ydocentes, además nos serviría para detectar los materiales en desuso y asíproyectar un descarte futuro.Con el advenimiento de las tecnologías de información se advierte que loscontenidos cambian aceleradamente, esto nos obliga a revisarlos másasiduamente por su obsolescencia temprana.ConclusionesLa biblioteca escolar es un recurso fundamental en el proceso de enseñanza-aprendizaje y como apoyo a la docencia.Por eso, debe incorporar los cambios y avances constantes en las estrategiasde aprendizaje y tecnología de la información, en la actualidad constituyen undesafío para el desarrollo de las actividades dentro de la biblioteca.El bibliotecario en esta instancia cumple un rol motivador y facilitador de estosnuevos medios, para el fortalecimiento las capacidades de los alumnos a travésdel uso eficiente los recursos de aprendizaje y el desarrollo de las mismas y suintegración con el diseño escolar. 22
  24. 24. Es conveniente la elaboración de una política de desarrollo de colección paraoptimizar los recursos disponibles y poder satisfacer a los usuarios tantoalumnos como docentes y directivos material en diferentes soportes acorde conel presupuesto establecido para ello y con contenidos actualizados.BibliografíaBaró, M.; Mañá, T. (2002). La formación de usuarios en las bibliotecasescolares. Educación infantil y primaria. Málaga: Consejería de Educación yCiencia. (materiales para el Servicio de Biblioteca Escolar).Brandariz, Gustavo A (2010). Huellas de Sarmiento en la Escuela de Catedralal Norte. Buenos Aires: Programa Huellas de la Escuela. Legado de la Historiaeducativa de la Ciudad de Buenos Aires. Ministerio de Educación.Castán Lanaspa, G. (2002). Las bilbliotecas escolares. Soñar. Pensar. Hacer.Sevilla: Díada.Castro Migal, A. J. (2010) “La Biblioteca escolar”. En: Enfoques Educativos, 71,55-66.Declaración de Alejandría sobre la alfabetización informacional y el aprendizajea lo largo de la vida: “Faros para la Sociedad de la Información", 2005,formulada en el Coloquio de Expertos de Alejandría, de 6-9 noviembre,organizado por Unesco y el National Forum on Information Literacy disponibleen Iflanet. Disponible en:http://www.ifla.org/III/wsis/BeaconInfSoc-es.htmlDanton, P. J. (1063). Book selection and collections: a comparision of germanand American University Libraries. New York: Columbia University Press.Evans, G. E. (1979). Developing library collections. Littleton, CO: LibrariesUnlimited. 23
  25. 25. Evans, G. E. (1987). Developing library and information center collections. (2nded.). Littleton, CO: Libraries Unlimited.Evans, G. E. (1995). Developing library and information center collections. (3thed.). Englewood, CO.: Libraries Unlimited.Evans, G. E.; Zarnosky, M. R. (2000). Developing library and information thcenter collections. (4 ed.). Englewood, CO.: Libraries Unlimited.Evans, G.E; Zarnosky, M. R. (2005). Developing library and information centercollections. (5th ed.). Englewood, CO.: Libraries Unlimited.Ferroni, Beatriz; Margolles, Libertad. (2006). “Justificación de creación delsistema nacional de bibliotecas escolares”. Documento de Base de laAsociación de Bibliotecarios Graduados de la República Argentina.www.abgra.org.ar/documentos/pdf/Documento%20base%20ABGRA.pdfFordham, A. E. (2008). The collection development planning process.Disponible en:http://www.libsci.sc.edu/bob/class/clis724/SpecialLibrariesHandbook/collection.htmFuentes Romero, Juan José (2007). Las definiciones de la colección demateriales de las bibliotecas. Los conceptos de desarrollo y gestión de lascolecciones: un estado de la cuestión. Boletín de la Asociación Andaluza deBibliotecarios, 22(88/89), 89-108. Disponible en:http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/353/35312965006.pdfGabriel, M. R. (1995). Collection development and evaluation: a sourcebook.Lanham, Md.: Scarecrow.García, I. L.; Portugal, M. (2008). Desarrollo de la colección de referencia. EnServicio de referencia: una propuesta integradota (pp. 67-87). Buenos Aires:Alfagrama.Jenkins, C.; Morley, M. (1991). Collection mangement in academic libraries.Worcester: Gower 24
  26. 26. Johnson, P. (2009). Fundamentals of collection development & management.(2nd ed.). Chicago: American Library Association.Lerner. D. (2001). Leer y escribir en la escuela: lo real, lo posible y lonecesario. México: Fondo de Cultura Económica.Lyle, G. (1961). The administration of the collage library. New York, NY: H.W.Wilson.Mosher, P. H. (1982). Collection development to collection management:toward stewardship of library resources. En: Collection Management, 4,4, 41-48.Negrete Gutiérrez, María del Carmen y Juan José Calva González. (Comp.)(1996). Desarrollo de colecciones y diseño de servicios. México: UNAM. CUIB.Negrete Gutiérrez, María del Carmen. (1988). La selección de materialesdocumentales en el desarrollo de colecciones. México: UNAM. CUIB.Padorno, S. (2009). Desarrollo de colecciones y bibliotecas escolares. BuenosAires: Alfagrama.Orozco Tenorio, José. (1979). Desarrollo de colecciones documentales. En:Ciencia bibliotecaria, 3(2), 79-81.Osburn, C. B. (1979). Toward a reconceptualization of collection development.En: Advances in library administration and organization, 3, 2, 79-81.REBIUN (1999). Normas y directrices para bibliotecas universitarias ycientíficas. (2ª ed. aum). Madrid: Ministerio de Educación y Cultura. Disponibleen:http://www.rebiun.org/opencms/opencms/handle404?exporturi=/export/docReb/Bibliotecas_Universitarias_y_Cientificas.pdf&Regos Varela, X. A. (2000). Programa de gestión y de desarrollo decolecciones de una biblioteca universitaria. En: Boletín de la AsociaciónAndaluza de Bibliotecarios, 57. Disponible en: 25
  27. 27. http://eprints.rclis.org/bitstream/10760/5978/1/baaab58a3.pdfRomanos de Tiratel, S. (1997). Los estudios de usuarios y el desarrollo de lacolección. En: Libraria: correo de las bibliotecas, 1, 1, 12-21.Santos Guerra, M. A. (2006). La escuela que aprende. Madrid: Morata.Soper, M. E.; Larry N. Osborne y Douglas L. Zweizig. (1990). The librarian’sthesaurus. Chicago: ALA..Stueart, R. D; Miller, G. B. (1980). Collection development in libraries: atreatise. Greenwich, Conn.: Jai Press.UNESCO / IFLA. Manifiesto sobre la Biblioteca Escolar. (1994). Disponible en:http://www.unesco.org/webworld/libraries/manifestos/school_manifesto_es.htmlVergueiro, W. de Castro Santos. (1993). Desenvolvimento de coleções: umanova visão para o planejamento de recursos informacionais. En: Ciencia dainformação, 22(1), 13-21.Vergueiro, W. de Castro Santos. (1987). Establecimento de políticas para odesenvolvimento de coleçoes. En: Revista de biblioteconomia de Brasilia.15(2), 193-202.Wilson, L.; Tauber, M. (1956). La biblioteca de la universidad. New York:Columbia University Press. 26

×