Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El amor al prójimo

Entender de forma sencilla lo que significa amar al prójimo

El amor al prójimo

  1. 1. Amarás a tu prójimo como a ti mismo Preparado por Humberto E. Corrales Julio 2014
  2. 2. “En aquel tiempo, uno de los maestros de la Ley se acercó a Jesús y le preguntó: ¿Qué mandamiento es el primero de todos? Jesús le contestó: El primer mandamiento es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es un único Señor. Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas tus fuerzas. Y después viene este otro: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay ningún mandamiento más importante que estos”. Marcos 12, 28-34
  3. 3. ¿Quién es mi prójimo? •No nos compliquemos decidiendo quién es nuestro prójimo. Mi prójimo son todas las demás personas. •Prójimo es sinónimo de próximo, pero no solo aquella persona con la que tengo contacto personal diario: mi cónyuge, mis hijos, mis parientes, mis amigos, mis vecinos, mis compañeros de trabajo, mis empleados, mi jefe. Mi prójimo es también aquellos con quienes me encuentro de vez en cuando: los del pueblo en que vivo, aun los que no me caen bien, los que me han hecho alguna maldad, los que hablan mal de mi y que a veces humanamente me es difícil aceptar.
  4. 4. ¿Qué significa amar al prójimo?
  5. 5. Amar al prójimo significa: •Quererle bien, procurarle los bienes y evitarle los males.
  6. 6. Significa respetarlo •Especialmente en lo que se refiere a su manera de pensar. Muchos de los problemas en las relaciones con los demás se originan en el querer que todos sean o piensen como yo. •Si alguno de mis vecinos, amigos o parientes tiene simpatías políticas diferentes a las mías, debo respetarlo. Si profesa un credo religioso diferente al mío y no desea cambiar, debo respetarlo. ¿Acaso no es lo mismo que yo le pido a cambio?.
  7. 7. Significa preocuparnos •Independientemente de cual sea nuestra situación económica, es una realidad que siempre habrá otros que estén en una situación inferior a la mía. No puedo ser indiferente ante eso. •Debemos preocuparnos especialmente, por los que tienen hambre, por los que no tienen un techo para vivir, por los que están sin trabajo, por quienes están enfermos y no tienen para comprar la medicina que necesitan. •Si abrimos los ojos veremos que hay tantas personas a las que podemos ayudar.
  8. 8. Significa servirle •Esto significa estar siempre dispuestos a servir a los demás: en la casa, en el trabajo, en la calle, donde sea que estemos y se presente la oportunidad de ayudar a alguien. •Muchas veces supondrá posponer nuestros planes para brindar una ayuda a alguien en el momento que es necesario. •Si empezáramos a comportarnos así con los demás, que diferente sería el mundo en que vivimos.
  9. 9. Significa ser amable •Los demás, independientemente de quienes sean, son seres humanos que merecen toda nuestra consideración en el trato. •Los demás no tienen por que cargar con nuestros estados de animo negativos, ni soportar nuestras enojos. •Todas las personas merecen ser tratadas con cariño como lo haríamos con cualquiera de nuestros familiares. Si todos somos hijos de Dios, somos hermanos.
  10. 10. Significa tener paciencia •Debemos aceptar a los otros como son, disimular y comprender sus errores o sus equivocaciones y corregirlos con amor. •Debemos tener paciencia con nuestros hijos, para irles enseñando lo que está bien y lo que está mal. •Debemos ser pacientes también con nuestros padres ancianos, tal y como nos lo dice la biblia: “Hijo mío, cuida de tu padre en la vejez y en su vida no le causes tristeza; aunque se debilite, ten paciencia con él y no lo menosprecies por estar tú en pleno vigor”.(Ec 3, 12-13)
  11. 11. Significa hacer bien nuestro trabajo La labor que llevamos a cabo ya sea en el hogar como fuera de él, beneficia a alguien de forma directa o indirecta, por eso debemos de llevarlo a cabo haciéndolo con alegría y de la mejor forma que podamos, sabiendo que con lo que hacemos estamos haciendo el bien a los demás.
  12. 12. Significa no juzgar •Juzgar a los demás nos lleva fácilmente a despreciarlos. •Se juzga a las personas valorando sus acciones y emitiendo un dictamen negativo sobre ellas. El desprecio es el paso siguiente. Sin embargo juzgar es un pecado grave. Jesucristo mismo ha dicho: “Hipócrita, sácate primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver claro para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Lc 6, 42). •¿Por qué mejor no nos juzgamos a nosotros mismos, ya que sí conocemos íntimamente nuestras faltas, pecados y defectos, de los cuales sabemos que deberemos rendir cuenta a Dios? ¿Para que pretender hacer lo que le corresponde a Dios al juzgar a los hombres? ¿Acaso, a nosotros nos corresponde autorizar o cerrar las puertas del cielo a los hombres?
  13. 13. ¿Y por qué debemos hacer todo esto?
  14. 14. Porque convivimos entre iguales •Las demás personas son nuestros iguales. •No en lo físico, en historia personal, en aspiraciones, en el carácter o en la manera de pensar: sino en que son seres humanos como nosotros creados por el mismo Dios. •Es lógico que queramos para ellos lo mismo que queremos para nosotros. •Esta es la base de la justicia divina y los siete últimos manadamientos del Decálogo.
  15. 15. Porque tenemos el deber de amarnos •Debemos ver en los demás a Cristo mismo: Él nos dijo, que todo cuanto hagamos con los otros, es como si lo hiciéramos con Él mismo. Por eso los primeros cristianos se distinguían porque se amaban mucho unos a otros. •Algunos, al contrario, piensan que somos competidores al querer los mismos bienes, y pretenden que vivamos la ley de la selva: el más fuerte es el que come más y primero. Los que vienen detrás comen lo que pueden. •Para que esto no suceda existen las leyes establecidas por el Estado. Pero el cristiano va mas allá de simplemente respetar el marco legal humano, el cristiano debe amar a los demás.
  16. 16. ¿Qué bienes debemos desearles?
  17. 17. Hay que desear para el prójimo lo mismo que deseamos para nosotros, y esto se resume en una enseñanza bíblica: “Todo lo que ustedes desearían de los demás, háganlo con ellos: ahí está toda la ley y los profetas”. (Mateo 7, 12) o podríamos verlos desde otra óptica: •"No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti“. (Tob 4, 15) Es decir no debemos desear para el prójimo lo que no queremos para nosotros mismos. •Como se ve es muy sencillo, pues todos tenemos un concepto bien claro de lo que es bueno y de lo que es malo cuando se refiere a nosotros.
  18. 18. Los bienes que todos deseamos •Bienes materiales ◦ La conservación de la vida y la preservación de la integridad personal. ◦ El mínimo de bienestar material •Bienes inmateriales ◦ Respeto a la honra u honor personal ◦ Preservación de la buena fama ◦ Acceso a una buena educación
  19. 19. Bienes materiales
  20. 20. La preservación de la vida y de la integridad personal •Tenemos que procurar que todos conserven su vida y evitar lo que les pueda dañar de alguna manera física o moralmente. •Por eso es inmoral atentar contra la vida de otro o golpearlo, darle mal trato, mutilarlo, etc. •Solo podemos hacerlo en defensa propia para preservar nuestra vida o integridad pero no respondiendo con más daño que el que podemos recibir. •Pero en ningún caso es lícito el vengarnos devolviendo el mal que nos han hecho. •Y aunque tengamos derecho a que se nos repare al mal que nos hicieron, no podemos tomar la justicia en nuestras manos.
  21. 21. Lo necesario para una vida digna •Tenemos que procurar que todos los seres humanos tengan lo mínimo necesario para vivir una vida digna (salud, alimentación, vestido, techo, trabajo o un medio de subsistencia, etc.). •No podemos ser indiferentes ante las necesidades del prójimo, tenemos que hacer lo que esté en nuestras manos para ayudar a solucionarlas, a veces con sacrificio, esfuerzo e ingenio. •Y no tener los medios para resolver las necesidades de los demás no nos permite ignorarlas.
  22. 22. Lo necesario para una vida digna •El que apenas sobrevive con menos de lo necesario, no tiene tranquilidad. En cambio el que puede disponer de ciertos bienes tiene cierta holgura que le da autonomía. •Por eso la propiedad es otro bien necesario. Ser propietario aumenta el sentido de responsabilidad, eleva la autoestima, da libertad, permite planear el futuro y actuar con mas alternativas en el presente. Es por eso que el robo atenta contra la dignidad humana. •Debemos compartir con los demás y hacer lo posible para que la distribución de los bienes materiales sea equitativo.
  23. 23. Bienes inmateriales
  24. 24. Respeto a la honra u honor personal •Todos tienen derecho a ser tratados como personas: a que no se les grite, a que no se les avergüence delante de los demás, a que no se les insulte, se les humille o se les ultraje. •Hay que tratar a todos con consideración y delicadeza aunque parezca que no lo merecen. •Siempre pedir las cosas por favor, agradecer los servicios que nos prestan, dirigirse a todos en tono amable, prestar atención cuando nos hablan. •Nunca hacer pasar a nadie un mal momento y siempre tratarlos de la manera que nos gustaría ser tratados.
  25. 25. Preservación de la buena fama •Nunca debemos hablar mal de los demás. •Si lo malo que decimos de otro es verdad, lo estamos difamando; y si lo que decimos es mentira lo estaríamos calumniando y esto es mas grave que robarle un objeto porque la fama vale más que los bienes materiales. •A veces habrá motivos para hacerlo: cuando tenemos obligación de informar algo malo hecho por alguien, pero siempre con la consideración que la persona involucrada se merece.
  26. 26. Una buena educación •Todo ser humano debería tener acceso a la educación básica y de ser posible a la universitaria, pues la ignorancia es causa de muchos males personales. •Otros bienes deseables en este aspecto son la cultura, el conocimiento de la verdad, especialmente de las verdades que iluminan el sentido de la vida. •Es nuestro deber facilitar al prójimo el acceso a todo esto.
  27. 27. “Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Ustedes deben amarse unos a otros como yo los he amado. En esto reconocerán todos que son mis discípulos: en que se aman unos a otros”. Juan 13, 34-35

×