Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
El 15 de agosto de 1549 llega a Kagosima, al sur de Japón.El primer Europeo SAN            FRANCISCO JAVIER               ...
http://www.zonafandom.com/entrevistas/espanoles-en-japon-javier-serrano-parte-1ITINERARIO DE FRANCISCO JAVIERFrancisco, el...
en cualquier misión. Son siete: Iñigo, Fabro, Laínez, Salmerón,Rodríguez, Bobadilla y Javier. Está naciendo la Compañía de...
donde tiene problemas de entendimiento con el idioma. Tras cuatromeses de estancia, comienza sus catequesis y enseñanzas e...
portugués y la religión cristiana: él traduce la doctrina cristiana a lalengua japonesa y elabora una explicación detallad...
Tras cinco meses en Yamaguchi, en septiembre de 1551, unmensajero llama a Javier al principado de Bungo. Durante su viaje,...
1927.Siguiendo con la realidad de que los itinerarios culturales permitenuna lectura plural y por tanto más realista y jus...
valor simbólico abierto a la comprensión de los pueblos.Finalmente, la protección del itinerario cultural conlleva la prot...
la ciudad de Yamaguchi con la de Pamplona; viajes institucionalesfrecuentes; participación del Gobierno de Navarra con pab...
En breve:Nació en el castillo de Javier (Navarra) el año 1506.Cuando estudiaba en París, se unió al grupo de san Ignacio. ...
santidad. Se trata de los "Ejercicios Espirituales". Francisco fueguiado por Ignacio en aquellos días de profundo combate ...
Pablo de Camerino, que era italiano, y Francisco Mansilhas, unportugués que aún no había recibido las órdenes sagradas. En...
miserables, recorría las calles tocando una campanita parallamar a los niños y a los esclavos al catecismo. Estosacudían e...
sus hermanos de Europa que, algunas veces, tenía losbrazos tan fatigados por administrar el bautismo, que apenaspodía move...
llevase por la fuerza a un portugués al interior del país?. Losindios tienen idénticos sentimientos que los portugueses".P...
Carta de Protesta al ReyEn 1545, el santo escribió desde Cochín al rey de Portugal,en la que le daba cuenta del estado de ...
interesante, pues la pasó en un mundo en gran partedesconocido, visitando ciertas islas a las que él da el nombregenérico ...
dedicó a aprender el japonés lo cual no era nada fácil parael. Sin embargo logró traducir al japonés una exposición muysen...
título de embajador de Portugal. Le entregó las cartas que lehabían dado para el caso las autoridades de la India y lerega...
cuando éste le mostró el breve de Paulo III por el que habíasido nombrado nuncio apostólico. Por el hecho de oponerobstácu...
Antonio, "viendo que estaba moribundo, le puse en la manoun cirio encendido. Poco después, entregó el alma a sucreador y S...
El 15 de agosto de 1549 llega a Kagosima, al sur de Japón. El primer Europeo SAN FRANCISCO JAVIER
1506-1552
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El 15 de agosto de 1549 llega a Kagosima, al sur de Japón. El primer Europeo SAN FRANCISCO JAVIER
1506-1552

1,082 views

Published on

El 15 de agosto de 1549 llega a Kagosima, al sur de Japón.
El primer Europeo SAN FRANCISCO JAVIER
1506-1552

  • Colaboro con San Ignacio el libro del Eclesiastico,escribio ! Encontrar un buen amigo es como encontrarse un gran tesoro!!
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Recuerdo un diplomático brasileño cuando abrieron el consulado de Brasil en Nagoya, tuvimos una conversación insistiendo Francisco Javier era de Portugal hasta quería reescribir la historia, UHHHHH!! Me caye pero no ahora ESPAÑOLLLLLLLLLL!!
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

El 15 de agosto de 1549 llega a Kagosima, al sur de Japón. El primer Europeo SAN FRANCISCO JAVIER
1506-1552

  1. 1. El 15 de agosto de 1549 llega a Kagosima, al sur de Japón.El primer Europeo SAN FRANCISCO JAVIER 1506-1552Hace 25 años pase por una calle cercana a mi casa en Nishin Japón y vi una pequeña iglesia catolicame conmovio ve escrito en español y japones Francisco Javier, desconocia quien fue la verdad enaquel momento hoy me gustaria crear este documento de hace seis años. Francisco Barberá 5 julio2011en Nagoya Japon, abajo tienen una cronologia de San Francisco Javier.
  2. 2. http://www.zonafandom.com/entrevistas/espanoles-en-japon-javier-serrano-parte-1ITINERARIO DE FRANCISCO JAVIERFrancisco, el pequeño de los cinco hijos de Juan de Jaso y María deAzpilcueta, nace en el castillo de Javier el 7 de abril de 1506. Supadre, doctor en Leyes por la Universidad de Bolonia, es presidentedel Consejo Real del pequeño reino de Navarra y embajador.Tras su infancia en Navarra, a los 19 años viaja a París para realizarsus estudios en la Universidad de La Sorbona. Se instala en elColegio de Santa Bárbara (que aún se conserva, en la rue deChiens, Barrio Latino) el 1 de octubre de 1525. Gran deportista,destaca como saltador en los juegos de la isla de Nôtre Dame. Enoctubre de 1526 supera su primer examen y pasa a los estudios deFilosofía de Aristóteles. En enero de 1529 supera e! título deBachiller e ingresa en el colegio de Santa Bárbara para comenzarlos estudios de Filosofía. Tras superar el solemne examen deLicenciatura, la Universidad de París le recibe en el cuerpo deMaestros, el 15 de marzo de 1530. En otoño del mismo año firma uncontrato como profesor de Filosofía en el colegio de Beauvais,cercano al Colegio de Navarra.Ignacio de Loyola, que había llegado a París en 1528 paracompletar sus estudios, toma habitación en el colegio de SantaBárbara en otoño de 1529. Es su profesor el maestro Peña quecomparte habitación con Pedro Fabro y Francisco de Javier. Ignaciotiene que compartir aposento con ellos y, a pesar de la diferencia deedad (Ignacio tiene 38 años cuando Javier 24) y de la jerarquíaacadémica (Peña, Fabro y Javier eran ya maestros en 1530), surelación, al principio tensa, fue estrechándose hasta que, el 15 deagosto de 1534, los miembros del grupo, reunidos en la capilla delos Mártires de Montmartre, hacen votos de vivir en pobreza,castidad, peregrinar a Tierra Santa y, si regresan, obedecer al Papa
  3. 3. en cualquier misión. Son siete: Iñigo, Fabro, Laínez, Salmerón,Rodríguez, Bobadilla y Javier. Está naciendo la Compañía de Jesús.El 25 de marzo de 1537 son recibidos por el Papa en el castillo deSantángelo. El 24 de junio de 1537, Javier es ordenado sacerdote.Predica en Bolonia con gran éxito, hasta que se convierte ensecretario de la naciente Compañía de Jesús, que será aprobadadefinitivamente por una bula del papa Paulo III (27 de septiembre de1540).El rey de Portugal Joao III pide al Papa algunos de los llamados«Maestros de París» para ser enviados a Indias. Francisco va aPortugal en 1540, se gana el afecto de los reyes quienes le pidenque permanezca en su país. El 7 de abril de 1541 parte Javier dePortugal nombrado «Nuncio Apostólico para todas las tierrassituadas al este del cabo de Buena Esperanza». Va acompañadopor Pablo, sacerdote seglar y Mansilhas, alumno de la Universidadde París.El trayecto de Javier hacia las Indias es largo y accidentado. EnGuinea, las naves quedan bloqueadas durante cierto tiempo enaquellas costas por falta de brisa para navegar. Los caloresestivales y las circunstancias climatológicas favorecen la apariciónde escorbuto entre los miembros de la tripulación. Javier se dedicaen cuerpo y alma a la atención y cuidado de los enfermos. Inclusoemplea su camarote como hospital para los más graves. Cuarentadías después el barco puede navegar. Cuando pasan el cabo de lasTormentas sufren durante dos días un violento temporal. A final deagosto arriban a Mozambique, donde permanecen seis meses acausa del monzón. Javier se dedica fundamentalmente a cuidarenfermos.En febrero de 1542 embarca de nuevo hacia su destino en la India.y Sotocora y el 6 de mayo llega a Goa, trece meses después deLisboa.Una vez en Goa, Javier se presenta al obispo Juan deAlburquerque. Indumentaria sencilla y cómoda (una «loba» dealgodón, sin mangas, teñida de negro, sin cinturón) y unacampanilla de latón, lleva su ministerio por hospitales, cárceles yleproserías, cuida de los enfermos más graves, sale por las callesde la ciudad a catequizar, ganándose el cariño de las gentes por suamabilidad y simpatía, igual con los humildes que con lospoderosos.Es enviado a la costa de la Pesquería (1542-43), en el extremo surdespués de doblar el cabo Comorín, frente a Ceilán. Sus habitantes,los pescadores de perlas, hablan la lengua tamil. Llega a Tuticorín
  4. 4. donde tiene problemas de entendimiento con el idioma. Tras cuatromeses de estancia, comienza sus catequesis y enseñanzas entamil. Pasa por Perumanel, Talle, Manapar, Alendale,Virandapatanam, Trichendur, Comboture, Punicale, Tricalur, Palaya,Kayak, Tuticorín, Vaipar y Bembar. Ante la ausencia de sacerdotes,Javier crea un sistema de «canacapolas» o catequiatas, vigentedurante siglos.Cuando vuelve a Goa, le anuncian la elección de Ignacio de Loyolacomo General de la Compañía y le comunican que sus compañeroshan pronunciado sus votos solemnes. Francisco pronuncia susvotos ante el obispo y envía el original de su profesión a Roma.En 1544 vive la guerra entre los reinos locales, conoce elensañamiento de los pueblos badagas contra los paravas. Socorre alos atribulados cristianos indígenas. Entre 1544 y 1545 predica entrelos macuas y en Ceilán. En Cochín se rebela indignado contra losabusos de los portugueses. En mayo de 1545 llega a Malipur, dondeestá la tumba del apóstol Tomás.En septiembre de 1545 llega a Malaca, con gran éxito para suacción catequética. En enero de 1546 se dirige a Amboino, a másde 3.500 kilómetro de distancia. El viaje dura mes y medio detormentas y oleajes. En el trayecto a la isla de Ceram sedesencadena un fuerte temporal; siguiendo la costumbre de lamarinería, Javier sumerge en el agua el crucifijo que cuelga de sucuello, mientras pide a Dios que les libre del peligro, y el crucifijodesaparece entre las aguas; al día siguiente, caminando por laplaya un cangrejo se lo trae entre sus pinzas.A mediados de junio de 1546 parte hacia Ternate y en septiembrehacia las del Moro. Regresa a Ternate en enero de 1547, en abril aAmboino y, a finales de junio, a Malaca, tras año y medio deausencia. Estando Francisco en una boda, a finales de la primerasemana de diciembre de 1547, un capitán de barco amigo suyo,Jorge Alvares, entra en la iglesia con un extranjero. Se llama Anjiro,tiene unos 35 años, entiende algo el portugués. Viene de un país delque los europeos habían oído hablar a Marco Polo con el nombre deCipango, un país legendario, desconocido en Occidente, formadopor un grupo de islas muy grandes que los portugueses acaban dedescubrir hace cinco años, sin que nadie se haya atrevido aaventurarse en su interior.De Malaca, Francisco se dirige a Cochín, desembarca el 13 deenero de 1548, y encarga traducir el catecismo a la lengua tamil. El20 de enero llega Anjiro; comienza a informar sobre la realidaddesconocida de su tierra, Japón, y le van instruyendo en el idioma
  5. 5. portugués y la religión cristiana: él traduce la doctrina cristiana a lalengua japonesa y elabora una explicación detallada de los artículosde la fe y de la historia de la Encarnación de Cristo.A comienzos de marzo Javier vuelve a Goa, abre y vigila centros ycolegios dirigidos a los indígenas. El 24 de junio de 1549 parte deCochín rumbo a Japón, en el junco del pirata Aván que va a hacer loposible por alargar el viaje y con el que Francisco tendrá queenfrentarse enérgicamente para alcanzar su destino. Le acompañanotros dos jesuitas, Cosme Torres y Juan Fernández, así como Anjiroy sus dos criados japoneses, Joane y Antonio.El 15 de agosto de 1549 llega a Kagosima, al sur de Japón. Sonbien acogidos por los gobernantes. Traducen la doctrina al japonésy comienzan su recorrido por calles y caminos. Nunca antes uneuropeo se ha adentrado en territorio japonés. A finales deseptiembre de 1549 se dirige a Hirado, oye hablar del poderosopríncipe de Yamaguchi y emprende el camino para visitarlo en unduro invierno que le hace sufrir numerosas penalidades. En laciudad permanece dos meses sin tener éxito ni con el daimio oseñor local ni con el pueblo.Se dirige a la capital del imperio, Miyako o Kyoto. Viaja por tierraentre frío y guerras. Se embarcan con destino a Sakay a dondellegan en noviembre de 1549. Al principio nadie los quiere albergar,finalmente los recoge un comerciante que los introduce en lacaravana de un noble que viaja a Miyako. El 13 de enero de 1551llegan a Meaco o Miyaco, actual Kyoto, les acoge un señor local,amigo del comerciante de Sakay. Solicitan audiencia al emperadorde Japón sin conseguir ser recibidos.Regresan a Hirado y deciden dirigirse al poderoso señor deYamaguchi, Ouchi Yoshitaka. En primavera de 1551 FranciscoJavier se presenta ante él vestido con todo lujo y con valiososregalos (entre ellos, un clavicordio, un reloj de maquinaria con cajade música, del que los japoneses comentan con asombro quefunciona sin que nadie lo toque, un arcabuz, ropas, vino.., y unaslentes que le permiten mejorar su vista). Yoshitaka, uno de loshombres con más poder de Japón que llega a controlar veinteprovincias, queda fascinado y quiere pagar a Javier con oro, peroéste sólo le pide un decreto para poder predicar libremente. Mástarde el daimio les da el solar del monasterio de Daidiji paraconstruir una casa y una iglesia. Javier le corresponde con unaBiblia. La predicación de Javier, protegido por Yoshitaka yperseguido por otros, alcanza enorme popularidad entre losciudadanos.
  6. 6. Tras cinco meses en Yamaguchi, en septiembre de 1551, unmensajero llama a Javier al principado de Bungo. Durante su viaje,Yamaguchi es asolada por la guerra y el daimio tiene que huirsuicidándose y matando a sus hijos. Le sucede un hermano deldaimio de Bungo que restaura la paz y protege a los sacerdotescristianos.En noviembre de 1551 regresa Francisco a la India, convencido deque hace falta mayor presencia misionera en Japón y de que espreciso entrar en China. En Malaca recibe carta de Ignacio deLoyola que le nombra Provincial de 1ª Compañía en la India. Llega aCochín el 24 de enero de 1552 y en febrero a Goa, dondepermanece hasta conseguir el permiso del virrey de Goa para enviaruna embajada portuguesa al emperador de la China, única formalegal de entrar al país.La embajada parte el 17 de abril con numerosos presentes. Sufrenun tormenta en Malaca, se declara después una grave epidemia queles obliga a permanecer en la isla para atender a los enfermos.Estalla una disputa entre autoridades de la isla por el título deembajador ante China, lo que hace fracasar el proyecto.Javier, por su cuenta, consigue que un barco le lleve a la isla deSanción, cerca de Cantón, desde donde espera que un mercaderchino, bien pagado, le lleve secretamente a las costas de Cantón.Mientras espera, sufre una grave pulmonía. El día 21 de noviembrese desvanece mientras celebra misa. Durante unos días padecefiebres muy altas, gran debilidad y delirios. Apenas come y en lamadrugada del 3 de diciembre de 1552, acompañado únicamentede su criado Antonio, fallece.El 27 de febrero de 1553 es desenterrado para llevarlo a la India yencuentran su cuerpo incorrupto. El 22 de marzo de 1553 llega aMalaca donde es expuesto públicamente durante unos días. Se leentierra, según la costumbre local, sin caja, con una almohada bajola cabeza. En diciembre es desenterrado de nuevo y conducidodefinitivamente a Goa, a donde llega el 16 de marzo de 1554.Enterrado en la iglesia de San Pablo sigue venerado actualmente,habiéndose convertido en un importante centro de peregrinación, nosólo para cristianos, sino también para hindúes, mahometanos yparsis.Hasta 1554 no se recibe en Europa la noticia de la muerte deFrancisco Javier. En 1622 es canonizado junto a Santa Teresa deJesús, San Ignacio de Loyola, San Isidro Labrador y San FelipeNeri, por el papa Gregorio XV. El mismo año es proclamado patrónde Navarra. El papa Pío XI le nombra patrono de las misiones en
  7. 7. 1927.Siguiendo con la realidad de que los itinerarios culturales permitenuna lectura plural y por tanto más realista y justa de la Historia, hayque recordar que el 20 de febrero de 1582 salió hacia Europa,preparada por los frailes jesuitas sucesores de Francisco, unaembajada japonesa formada por cuatro hijos de la nobleza con elobjeto de visitar al Papa de Roma.Llevaban cartas para el Soberano Pontífice y para los príncipes dela cristiandad. Pasaron por Macao, Malaca y Cochín (India),llegando a Lisboa en febrero de 1584. Ya en Europa, pasaron por laUniversidad de Alcalá, por Murcia, Liborno y Siena y por fin losrecibe el papa Gregorio XIII en el castillo de Santángelo,experimentando con ellos, como dice lleno de emoción, la mayoralegría de su pontificado.Venecia y Mantua les honran a finales de junio. Génova y Barcelonales dedican hermosas fiestas en agosto. Son la fascinación de unaEuropa que ve en ellos la realidad de otro mundo civilizado y lejano.El 15 de abril de 1586 salen de Lisboa para llegar a Nagasaki el 21de junio de 1590, ocho años después de su salida.Siguiendo una ruta que había abierto Francisco de Javier, Japón sepresenta en el escenario de Occidente por primera vez en lahistoria. Es la ruta que durante cuatrocientos años, hasta la aperturadel canal de Suez y el nacimiento de la aviación comercial, hanseguido miles de europeos y asiáticos como vía preferente de tráficocomercial y de fecundo intercambio cultural. Gracias a estosprimeros viajeros, el mundo cristiano se abre al conocimiento deotras costumbres, otras fórmulas sociales, conoce la descripción deotras distintas religiones.Dos mundos dispares se interrogan, llenos ambos de curiosidad, porla realidad del mundo en el que viven.Dado que los itinerarios culturales han de apoyarse necesariamenteen elementos tangibles que representen el testimonio y laconfirmación física de su existencia, la Ruta de San Franciscopromoverá el respeto y la puesta en valor de aquellos vestigios delpaso de Javier que, en su estado original, o adecuados a la realidadsociocultural del momento presente, señalen de una formadeterminante las etapas que componen de manera completa elitinerario cultural que se propone.Este es un aspecto más de los caracteres diagnósticos que esteitinerario posee, ya que tiene un sentido global de forma que el valorde sus partes reside en el interés conjunto y compartido, con un
  8. 8. valor simbólico abierto a la comprensión de los pueblos.Finalmente, la protección del itinerario cultural conlleva la protecciónsimultánea de las culturas étnicas, regionales o locales actualmentevigentes.VALORACIÓNLa aprobación de una candidatura como la que se proponesupondría la creación de una normativa que protegiera tanto losbienes muebles e inmuebles concernidos en el itinerario, como elPatrimonio Intangible del mismo.Las repercusiones de una iniciativa de este tipo abarcan a todos loscampos, pero es en los ámbitos sociales, culturales y turísticos, esdecir, en los intercambios humanos, donde más se dejarán sentir lasinfluencias tanto de Europa en África y Asia como en sentidocontrario, haciendo más fluida la corriente cultural de los paísesorientales implicados en Occidente.La importancia cultural de esta candidatura queda reflejada en losintercambios de ideas que ya se dan en lugares como laUniversidad Sofía de Tokio.Pero además supone la necesidad de establecer fórmulas deintercambio para la protección del Patrimonio Monumental y elIntangible, fórmulas que apoyándose en el sincretismo litúrgicoreligioso contemplan la diversidad de usos y costumbres locales ozonales. Buen ejemplo de este hecho son los Jardines Ibéricos deGoa.Las diferentes situaciones socio-económicas de los distintos paísesafectados por este proyecto harán necesario que se abran nuevoscanales que establezcan vías de colaboración y ayuda, nosolamente en cuanto a los intercambios culturales sino también alos comerciales y económicos.En este sentido, y aunque actualmente la relación mas permeablese ha establecido con Japón, no es descartable que en un futuropróximo se abran nuevas posibilidades con Molucas y China.Con Japón se puede hablar ya de una realidad que se vería hoyexplicitada en: Parque de España en Shima (Japón), parquetemático que reproduce a tamaño natural el castillo de Javier;parque Yamaguchi en Pamplona; presencia en aumento devisitantes japoneses al castillo de Javier; aumento de visitantesnavarros y españoles en general a Japón, especialmente a loslugares ligados a la vida de Francisco de Javier; hermanamiento de
  9. 9. la ciudad de Yamaguchi con la de Pamplona; viajes institucionalesfrecuentes; participación del Gobierno de Navarra con pabellónpropio en la Expo Yamaguchi Kirara, Siglo XXI.Con el resto de países incluidos en el itinerario la situación no es lamisma, aunque en los últimos años se han iniciado viajes ycontactos culturales y comerciales por parte de escritores,intelectuales, periodistas y pensadores navarros, así comocomerciantes y empresarios.Actualmente hay relación con Goa y se han iniciado contactos conSanción donde, a pesar de las dificultades en materia religiosaimpuestas por China, se ha establecido un protocolo de cooperaciónentre la Comunidad Foral de Navarra y el gobierno de la provinciade Siangmen (capital Taishan) para la restauración del templo deJavier, del sepulcro donde fue enterrado y del «parque sagrado»que lo acoge, restauración que se pudo llevar a cabo con la ayudaeconómica de Navarra.Dentro de la decidida política de la Comunidad Foral de Ayuda yCooperación para el Desarrollo, varios países de la Ruta de Javierson sujetos de convenios y proyectos que se están desarrollando enla actualidad. Así en Etiopía, al lado de Socotora, cuatro proyectosque suponen unos 60.000.000 de ptas. En Kenia, un proyecto de24.000.000 de ptas. En Mozambique, doce proyectos de unos80.000.000 de ptas. En Tanzania, tres proyectos, de unos105.000.000 de pesetas. Asimismo, se han realizado diversasrestauraciones en India, Japón y China.No es osado por tanto pensar en un futuro alentador para esteItinerario Cultural de Javier, y en este sentido no hay más querecordar iniciativas recientes como el «Periplo de Javier», viajemarítimo a vela, que recorrería la ruta seguida por Francisco, y quehasta el momento no ha tenido el desarrollo y la atención que unaidea como esta merece, o la exposición sobre el 450 aniversario dela llegada de San Francisco Javier a Japón celebrada en 1999 en elTobu Museum of Art de Tokio y realizada conjuntamente por lasadministraciones japonesa y portuguesa.http://www.corazones.org/santos/francisco_javier.htmhttp://www.icomos-ciic.org/CIIC/pamplona/JAVIER_corpas.htm SAN FRANCISCO JAVIER1506-1552Sacerdotemisionero Jesuita en el lejano Oriente Fiesta: 3 de diciembre
  10. 10. En breve:Nació en el castillo de Javier (Navarra) el año 1506.Cuando estudiaba en París, se unió al grupo de san Ignacio. Fueordenado sacerdote en Roma el año 1537, y se dedicó a obras decaridad. El año 1541 marchó al Oriente. Evangelizóincansablemente la India y el Japón durante diez años, y convirtiómuchos a la fe. Murió el año 1552 en la isla de Sanchón Sancián, alas puertas de China.¡Ay de mí, si no anuncio el Evangelio! De sus cartas a san IgnacioSon pocos los hombres que tienen el corazón tan grande como pararesponder a la llamada de Jesucristo e ir a evangelizar hasta losconfines de la tierra. San Francisco Javier es uno de esos. Conrazón ha sido llamado: "El gigante de la historia de lasmisiones" y el Papa Pío X lo nombró patrono oficial de las misionesextranjeras y de todas las obras relacionadas con la propagación dela fe. La oración del día de su fiesta dice así: "Señor, tú hasquerido que varias naciones llegaran al conocimiento de laverdadera religión por medio de la predicación de San FranciscoJavier". El famoso historiador Sir Walter Scott comentó: "Elprotestante más rígido y el filósofo más indiferente no puedennegar que supo reunir el valor y la paciencia de un mártir con elbuen sentido, la decisión, la agilidad mental y la habilidad del mejornegociador que haya ido nunca en embajada alguna".Francisco nació en 1506, en el castillo de Javier en Navarra, cercade Pamplona, España. Era el benjamín de la familia. A los dieciochoaños fue a estudiar a la Universidad de París, en el colegio de SantaBárbara, donde en 1528, obtuvo el grado de licenciado. Dios estabapreparando grandes cosas, por lo que dispuso que Francisco Javiertuviese como compañero de la pensión a Pedro Favre, que seríacomo él jesuita y luego beato, también providencialmente conoció aun extraño estudiante llamado Ignacio de Loyola, ya bastantemayor que sus compañeros. Al principio Francisco rehusó lainfluencia de Ignacio el cual le repetía la frase de Jesucristo: "¿Dequé le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si se pierdea sí mismo?". Este pensamiento al principio le parecía fastidioso ycontrario a sus aspiraciones, pero poco a poco fue calando yretando su orgullo y vanidad. Por fin San Ignacio logró queFrancisco se apartara un tiempo para hacer un retiro especial que elmismo Ignacio había desarrollado basado en su propia lucha por la
  11. 11. santidad. Se trata de los "Ejercicios Espirituales". Francisco fueguiado por Ignacio en aquellos días de profundo combate espiritualy quedó profundamente transformado por la gracia de Dios.Comprendió las palabras que Ignacio: "Un corazón tan grande y unalma tan noble no pueden contentarse con los efímeros honoresterrenos. Tu ambición debe ser la gloria que dura eternamente".Llegó a ser uno de los siete primeros seguidores de San Ignacio,fundador de los jesuitas, consagrándose al servicio de Dios enMontmatre, en 1534. Hicieron voto de absoluta pobreza, yresolvieron ir a Tierra Santa para comenzar desde allí su obramisionera, poniéndose en todo caso a la total dependencia delPapa. Junto con ellos recibió la ordenación sacerdotal en Venecia,tres años más tarde, y con ellos compartió las vicisitudes de lanaciente Compañía. Abandonado el proyecto de la Tierra Santa,emprendieron camino hacia Roma, en donde Francisco colaboró conIgnacio en la redacción de las Constituciones de la Compañía deJesús. Bien dice el Libro del Eclesiástico: "Encontrar un buenamigo es como encontrarse un gran tesoro".A las MisionesEn 1540, San Ignacio envió a Francisco Javier y a Simón Rodrígueza la India en la primera expedición misional de la Compañía deJesús. Para embarcarse, Francisco Javier llegó a Lisboa hacia finesde junio. Inmediatamente, fue a reunirse con el P. Rodríguez,quien se ocupaba de asistir e instruir a los enfermos en el hospitaldonde vivía. Javier se hospedó también ahí y ambos solían salir ainstruir y catequizar en la ciudad. Pasaban los domingos oyendoconfesiones en la corte, pues el rey Juan III los tenía en granestima. Esa fue la razón por la que el P. Rodríguez tuvo quequedarse en Lisboa. También San Francisco Javier se vio obligado apermanecer ahí ocho meses y, fue por entonces cuando escribió aSan Ignacio: "El rey no está todavía decidido a enviarnos a laIndia, porque piensa que aquí podremos servir al Señor taneficazmente como allí". Pero Dios tenía otros planes y FranciscoJavier partió hacia las misiones el 7 de abril de 1541, cuando tenía35 años, el rey le entregó un breve por el que el Papa le nombrabanuncio apostólico en el oriente. El monarca no pudo conseguir queaceptase más que un poco de ropa y algunos libros. Tampoco quisoJavier llevar consigo a ningún criado, alegando que "la mejormanera de alcanzar la verdadera dignidad es lavar los propiosvestidos sin que nadie lo sepa". Con él partieron a la India el P.
  12. 12. Pablo de Camerino, que era italiano, y Francisco Mansilhas, unportugués que aún no había recibido las órdenes sagradas. En unaafectuosa carta de despedida que el santo escribió a San Ignacio, ledecía a propósito de este último, que poseía "un bagaje de celo,virtud y sencillez, más que de ciencia extraordinaria".Otros cuatro navíos completaban la flota. En el barco viajaba elgobernador de la India, Don Martín Alfonso Sousa y, además de latripulación, había pasajeros, soldados, esclavos y convictos. Entrela tripulación y entre los pasajeros había gente de toda clase, desuerte que Javier tuvo que mediar en reyertas, combatir lablasfemia, el juego y otros desórdenes. Francisco se encargó decatequizar a todos. Los domingos predicaba al pie del palo mayorde la nave. Convirtió su camarote en enfermería y se dedicó acuidar a todos los enfermos, a pesar de que, al principio del viaje,los mareos le hicieron sufrir mucho a él también. Pronto se desatóa bordo una epidemia de escorbuto y sólo los misioneros seencargaban del cuidado de los enfermos. La expedición navegómeses para alcanzar el Cabo de Buena Esperanza en el extremo surdel continente africano y llegar a la isla de Mozambique, donde sedetuvo durante el invierno; después siguió por la costa este delAfrecha oriental y se detuvo en Malindi y en Socotra. Por fin, laexpedición llegó a Goa, el 6 de mayo de 1542 tardándoles el doblede lo normal. San Francisco Javier se estableció en el hospitalhasta que llegaron sus compañeros, cuyo navío se había retrasado.La Pérdida de la fe entre los Cristianos de las ColoniasGoa era colonia portuguesa desde 1510. Había ahí unnúmero considerable de cristianos, con obispo, clero y variasiglesias. Desgraciadamente, muchos de los portugueses sehabían dejado arrastrar por la ambición, la usura y los vicios,hasta el extremo de que muchos abandonaban la fe. Lossacramentos habían caído en desuso; se usaba el rosariopara contar el número de azotes que mandaban dar a susesclavos. La escandalosa conducta los cristianos alejaba dela fe a los infieles. Esto fue un reto para San FranciscoJavier. Además, fuera de Goa había a lo más, cuatropredicadores y ninguno de ellos era sacerdote. El misionerocomenzó por instruir a los portugueses en los principios de lareligión y a formar a los jóvenes en la práctica de la virtud.Después de pasar la mañana en asistir y consolar a losenfermos y a los presos, en hospitales y prisiones
  13. 13. miserables, recorría las calles tocando una campanita parallamar a los niños y a los esclavos al catecismo. Estosacudían en gran cantidad y el santo les enseñaba el Credo,las oraciones y la practica de la vida cristiana. Todos losdomingos celebraba la misa a los leprosos, predicaba a loscristianos y a los hindúes y visitaba las casas. Su amabilidady su caridad con el prójimo le ganaron muchas almas. Unode los pecados más comunes era el concubinato de losportugueses de todas las clases sociales con las mujeres delpaís, dado que había en Goa muy pocas portuguesas.Tursellini, el autor de la primera biografía de San FranciscoJavier, que fue publicada en 1594, describe con viveza losmétodos que empleó el santo para combatir aquella vida depecado. Por ellos, puede verse el tacto con que supo Javierpredicar la moralidad cristiana, demostrando que nocontradecía ni al sentido común, ni a los instintosverdaderamente humanos. Para instruir a los pequeños y alos ignorantes, el santo solía adaptar las verdades delcristianismo a la música popular, un método que tuvo taléxito que, poco después, se cantaban las canciones que élhabía compuesto, lo mismo en las calles que en las casa, enlos campos que en los talleres.Misionero con los ParavasCinco meses más tarde, se enteró Javier de que en lascostas de la Pesquería, que se extienden frente a Ceilándesde el Cabo de Comorín hasta la isla de Manar, habitaba latribu de los paravas. Estos habían aceptado el bautismopara obtener la protección de los portugueses contra losárabes y otros enemigos; pero, por falta de instrucción,conservaban aún las supersticiones del paganismo ypracticaban sus errores1.. Javier partió en auxilio de esatribu que "sólo sabía que era cristiana y nada más". El santohizo trece veces aquel viaje tan peligroso, bajo el tórridocalor del sur de Asia. A pesar de la dificultad, aprendió elidioma nativo y se dedicó a instruir y confirmar a los yabautizados. Particular atención consagró a la enseñanza delcatecismo a los niños. Los paravas, que hasta entonces noconocían siquiera el nombre de Cristo, recibieron el bautismoen grandes multitudes. A este propósito, Javier informaba a
  14. 14. sus hermanos de Europa que, algunas veces, tenía losbrazos tan fatigados por administrar el bautismo, que apenaspodía moverlos. Los generosos paravas, que eranconsiderados de casta baja, extendieron a San FranciscoJavier una acogida calurosa, en tanto que los brahamanes,de clase alta, recibieron al santo con gran frialdad, y su éxitocon ellos fue tan reducido que, al cabo de doce meses, sólohabía logrado convertir a un brahamán. Según parece, enaquella época Dios obró varias curaciones milagrosas pormedio de Javier.Por su parte, Javier se adaptaba plenamente al pueblo con elque vivía. Con los pobres comía arroz y dormía en el suelode una pobre choza. Dios le concedió maravillosasconsolaciones interiores. Con frecuencia, decía Javier de símismo: "Oigo exclamar a este pobre hombre que trabaja enla viña de Dios: Señor no me des tantos consuelos en estavida; pero, si tu misericordia ha decidido dármelos, llévameentonces todo entero a gozar plenamente de Ti ". Javierregresó a Goa en busca de otros misioneros y volvió a latierra de los paravas con dos sacerdotes y un catequistaindígena y con Francisco Mansilhas a quienes dejó endiferentes puntos del país. El santo escribió a Mansilhas unaserie de cartas que constituyen uno de los documentos másimportantes para comprender el espíritu de Javier y conocerlas dificultades con que se enfrentó.El Escándalo de los Malos Cristianos: Espina en elCorazónNada podía desanimar a Francisco. "Si no encuentro unabarca- dijo en una ocasión- iré nadando". Al ver la apatía delos cristianos ante la necesidad de evangelizar comentó: "Sien esas islas hubiera minas de oro, los cristianos seprecipitarían allá. Pero no hay sino almas para salvar".Deseaba contagiar a todos con su celo evangelizador. El sufrimiento de los nativos a manos de los paganos y delos portugueses se convirtió en lo que él describía como "unaespina que llevo constantemente en el corazón". En ciertaocasión, fue raptado un esclavo indio y el santo escribió:"¿Les gustaría a los portugueses que uno de los indios se
  15. 15. llevase por la fuerza a un portugués al interior del país?. Losindios tienen idénticos sentimientos que los portugueses".Poco tiempo después, San Francisco Javier extendió susactividades a Travancore. Algunos autores han exagerado eléxito que tuvo ahí, pero es cierto que fue acogido con granregocijo en todas las poblaciones y que bautizó a muchos delos habitantes. En seguida, escribió al P. Mansilhas quefuese a organizar la Iglesia entre los nuevos convertidos. Ensu tarea solía valerse el santo de los niños, a quienesseguramente divertía mucho repetir a otros lo que acababande aprender de labios del misionero. Los badagas del nortecayeron sobre los cristianos de Comoín y Tuticorín,destrozaron las poblaciones, asesinaron a varios y sellevaron a otros muchos como esclavos. Ello entorpeció laobra misional del santo. Según se cuenta, en cierta ocasión,salió solo Javier al encuentro del enemigo, con el crucifijo enla mano, y le obligó a detenerse. Por otra parte, también losportugueses entorpecían la evangelización; así, por ejemplo,el comandante de la región estaba en tratos secretos con losbadagas. A pesar de ello, cuando el propio comandante tuvoque salir huyendo, perseguido por los badagas, SanFrancisco Javier escribió inmediatamente al P. Mansilhas:"Os suplico, por el amor de Dios, que vayáis a prestarleauxilio sin demora". De no haber sido por los esfuerzosinfatigables del santo, el enemigo hubiese exterminado a losparavas. Y hay que decir, en honor de esa tribu, que sufirmeza en la fe católica resistió a todos los embates.El reyezuelo de Jaffna (Ceilán del norte), al enterarse de losprogresos que había hecho el cristianismo en Manar, mandóasesinar ahí a 600 cristianos. El gobernador, Martín deSousa, organizó una expedición punitiva que debía partir deNegatapam. San Francisco Javier se dirigió a ese sitio; perola expedición no llegó a partir, de suerte que el santo decidióemprender una peregrinación, a pie, al santuario del ApóstolSanto Tomás en Milapur, donde había una reducida coloniaportuguesa a la que podía prestar sus servicios. Se cuentanmuchas maravillas de los viajes de San FranciscoJavier. Además de la conversión de numerosos pecadorespúblicos europeos, a los que se ganaba con su exquisitacortesía, se le atribuyen también otros milagros.
  16. 16. Carta de Protesta al ReyEn 1545, el santo escribió desde Cochín al rey de Portugal,en la que le daba cuenta del estado de la misión. En ellahabla del peligro en que estaban los neófitos de volver alpaganismo, "escandalizados y desalentados por lasinjusticias y vejaciones que les imponen los propios oficialesde Vuestra Majestad . . . Cuando nuestro Señor llame aVuestra Majestad a juicio, oirá tal vez Vuestra Majestad laspalabras airadas del Señor: ¿Por qué no castigaste aaquellos de tus súbitos sobre los que tenías autoridad y queme hicieron la guerra en la India? ". El santo habla muyelogiosamente del vicario general en las Indias, Don MiguelVaz, y ruega al rey que le envíe nuevamente con plenospoderes, una vez que éste haya rendido su informe enLisboa. "Como espero morir en estas partes de la tierra y novolveré a ver a Vuestra Majestad en este mundo, ruégoleque me ayude con sus oraciones para que nos encontremosen el otro, ciertamente estaremos más descansados que enéste". San Francisco Javier repite sus alabanzas sobre elvicario general en una carta al P. Simón Rodríguez, en dondehabla todavía con mayor franqueza acerca de los europeos:"No titubean en hacer el mal, porque piensan que no puedeser malo lo que se hace sin dificultad y para subeneficio. Estoy aterrado ante el número de inflexionesnuevas que se dan aquí a la conjugación del verbo robar"Malaca y el Gozo de Servir al SeñorEn la primavera de 1545, San Francisco Javier partió paraMalaca, donde pasó cuatro meses. Malaca era entonces unaciudad grande y próspera. Albuquerque la había conquistadopara la corona portuguesa en 1511 y, desde entonces, sehabía convertido en un centro de costumbreslicenciosas. Anticipándose a la moda que se introduciríavarios siglos más tarde, las jóvenes se paseaban enpantalones, sin tener siquiera la excusa de que trabajabancomo los hombres. El santo fue acogido en la ciudad congran reverencia y cordialidad, y tuvo cierto éxito en susesfuerzos de reforma.En los dieciocho meses siguientes, es difícil seguirle lospasos. Fue una época muy activa y particularmente
  17. 17. interesante, pues la pasó en un mundo en gran partedesconocido, visitando ciertas islas a las que él da el nombregenérico de Molucas y que es difícil identificar con exactitud.Sabemos que predicó y ejerció el ministerio sacerdotal enAmboina, Ternate, Gilolo y otros sitios, en algunos de loscuales había colonia de mercaderes portugueses. Aunquesufrió mucho en aquella misión, escribió a San Ignacio: "Lospeligros a los que me encuentro expuesto y los trabajos queemprendo por Dios, son primavera de gozo espiritual. Estasislas son el sitio del mundo en que el hombre puede másfácilmente perder la vista de tanto llorar; pero se trata delágrimas de alegría. No recuerdo haber gustado jamástantas delicias interiores y los consuelos no me dejan sentirel efecto de las duras condiciones materiales y de losobstáculos que me oponen los enemigos declarados y losamigos aparentes". De vuelta a Malaca, el santo pasó ahíotros cuatro meses predicando. Antes de volver a la India,oyó hablar del Japón a unos mercaderes portugueses yconoció personalmente a un fugitivo del Japón, llamadoAnjiro. Javier desembarcó nuevamente en la India, en enerode 1548.Pasó los siguientes quince meses viajando sin descansoentre Goa, Ceilán y Cabo de Comorín, para consolidar suobra (sobre todo el "Colegio Internacional de San Pablo" enGoa) y preparar su partida al misterioso Japón, en el quehasta entonces no había penetrado ningún europeo. Escribióla última carta al rey Juan III, a propósito de un obispoarmenio y de un fraile franciscano. En ella decía: "Laexperiencia me ha enseñado que Vuestra Majestad tienepoder para arrebatar a las Indias sus riquezas y disfrutar deellas, pero no lo tiene para difundir la fe cristiana".JapónEn abril de 1549, partió de la India, acompañado por otrosacerdote de la Compañía de Jesús y un hermano coadjutor,por Anjiro (que había tomado el nombre de Pablo) y porotros dos japoneses que se habían convertido alcristianismo. El día de la fiesta de la Asuncióndesembarcaron en Kagoshima, Japón. En Kagoshima, loshabitantes los dejaron en paz. San Francisco Javier se
  18. 18. dedicó a aprender el japonés lo cual no era nada fácil parael. Sin embargo logró traducir al japonés una exposición muysencilla de la doctrina cristiana que repetía a cuantos semostraban dispuestos a escucharle. Al cabo de un año detrabajo, había logrado unas cien conversiones. Ello provocólas sospechas de las autoridades, las cuales le prohibieronque siguiese predicando. Entonces, el santo decidiótrasladarse a otro sitio con sus compañeros, dejando a Pabloal cuidado de los neófitos. Antes de partir de Kagashima,fue a visitar la fortaleza de Ichku; ahí convirtió a la esposadel jefe de la fortaleza, al criado de ésta, a algunas personasmás y dejó la nueva cristiandad al cargo del criado. Diezaños más tarde, Luis de Almeida, médico y hermanocoadjutor de la Compañía de Jesús, encontró en pleno fervora esa cristiandad aislada.San Francisco Javier se trasladó a Hirado, al norte deNagasaki. El gobernador de la ciudad acogió bien a losmisioneros, de suerte que en unas cuantas semanaspudieron hacer más de lo que había hecho en Kagoshima enun año. El santo dejó esa cristiandad a cargo del P. deTorres y partió con el hermano Fernández y un japonés aYamaguchi, en Honshu. Ahí predicó en las calles y delantedel gobernador; pero no tuvo ningún éxito y las gentes de laregión se burlaron de él.Javier quería ir a Miyako (Kioto), que era entonces laprincipal ciudad del Japón. Después de trabajar un mes enYamaguchi, donde apenas cosechó algo más que afrentas,prosiguió el viaje con sus dos compañeros. Como el mes dediciembre estaba ya muy avanzado, los aguaceros, la nieve ylos abruptos caminos hicieron el viaje muy penoso. Enfebrero, llegaron los misioneros a Miyako. Ahí se enteró elsanto de que para tener una entrevista con el mikadonecesitaba pagar una suma mucho mayor a la que poseía.Por otra parte, como una guerra civil hacía estragos en laciudad, San Francisco Javier comprendió que, por elmomento, no podía hacer ningún bien ahí, por lo cual volvióa Yamaguchi, quince días después. Viendo que la pobreza desu persona se convertía en un obstáculo para llegar algobernador, se vistió con gran pompa y fue al gobernadorescoltado por sus compañeros, con toda la regalía de su
  19. 19. título de embajador de Portugal. Le entregó las cartas que lehabían dado para el caso las autoridades de la India y leregaló una caja de música, un reloj y unos anteojos, entreotras cosas. El gobernador quedó encantado con esosregalos, dio al santo permiso de predicar y le cedió unantiguo templo budista para que se alojase mientrasestuviese ahí. Habiendo obtenido así la protección oficial,San Francisco Javier predicó con gran éxito y bautizó amuchas personas.Habiéndose enterado de que un navío portugués habíaatracado en Funai (Oita) de Kiushu, el santo partió para alláy resolvió partir en ese barco a visitar sus comunidadescristianas en la India antes de hacer el deseado viaje aChina. Los cristianos del Japón, que eran ya unos 2000quedaron al cuidado del P. Cosme de Torres y del hermanoFernández. A pesar de las dificultades que sufrió, SanFrancisco Javier opinaba que "no hay entre los infielesningún pueblo más bien dotado que el japonés".Regreso a la India y expedición a la ChinaLa cristiandad había prosperado en la India durante laausencia de Javier; pero también se habían multiplicado lasdificultades y los abusos, tanto entre los misioneros comoentre las autoridades portuguesas, y todo ello necesitabaurgentemente la atención del santo. Francisco Javieremprendió la tarea con tanta caridad como firmeza. Cuatromeses después, el 25 de abril de 1552, se embarcónuevamente, llevando por compañeros a un sacerdote y unestudiante jesuitas, un criado indio y un joven chino quehubiera sido su intérprete si no hubiese olvidado su lenguanatal. En Malaca, el santo fue recibido por Diego Pereira, aquien el virrey de la India había nombrado embajador antela corte de China.San Francisco tuvo que hablar en Malaca sobre dichaembajada con Don Alvaro de Ataide, hijo de Vasco de Gama,que era el jefe en la marina de la región. Como Alvaro deAtaide era enemigo personal de Diego Pereira, se negó adejar partir Pereira y a Francisco Javier, tanto en calidad deembajador como de comerciante. Ataide no se dejóconvencer por los argumentos de Francisco Javier, ni siquiera
  20. 20. cuando éste le mostró el breve de Paulo III por el que habíasido nombrado nuncio apostólico. Por el hecho de oponerobstáculos a un nuncio pontificio, Ataide incurría en laexcomunión. Finalmente, Ataide permitió que FranciscoJavier partiese a la China. El santo envió al Japón alsacerdote jesuita y sólo conservó a su lado al joven chino,que se llamaba Antonio. Con su ayuda, esperaba poderintroducirse furtivamente en China, que hasta entonceshabía sido inaccesible a los extranjeros. A fines de agosto de1552, la expedición llegó a la isla desierta de Sancián(Shang-Chawan) que dista unos veinte kilómetros de lacosta y está situada a cien kilómetros al sur de Hong Kong.Muerte a las Puertas de ChinaPor medio de una de las naves, Francisco Javier escribiódesde ahí varias cartas. Una de ellas iba dirigida a Pereira, aquien el santo decía: "Si hay alguien que merezca que Diosle premie en esta empresa, sois vos. Y a vos se deberá suéxito". En seguida, describía las medidas que habíatomado: con mucha dificultad y pagando generosamente,había conseguido que un mercader chino se comprometiesea desembarcar de noche en Cantón, no sin exigirle quejurase que no revelaría su nombre a nadie. En tanto quellegaba la ocasión de realizar el proyecto, Javier cayóenfermo. Como sólo quedaba uno de los navíos portugueses,el santo se encontró en la miseria. En su última cartaescribió: "Hace mucho tiempo que no tenía tan pocas ganasde vivir como ahora". El mercader chino no volvió apresentarse. El 21 de noviembre, el santo se vio atacado poruna fiebre y se refugió en el navío. Pero el movimiento delmar le hizo daño, de suerte que al día siguiente pidió que letrasportasen de nuevo a tierra. En el navío predominaban loshombres de Don Alvaro de Ataide, los cuales, temiendoofender a éste, dejaron a Javier en la playa, expuesto alterrible viento del norte. Un compasivo comercianteportugués le condujo a su cabaña, tan maltrecha, que elviento se colaba por las rendijas. Ahí estuvo Francisco Javier,consumido por la fiebre. Sus amigos le hicieron algunassangrías, sin éxito alguno. Entre los espasmos del delirio, elsanto oraba constantemente. Poco a poco, se fuedebilitando. El sábado 3 de diciembre, según escribió
  21. 21. Antonio, "viendo que estaba moribundo, le puse en la manoun cirio encendido. Poco después, entregó el alma a sucreador y Señor con gran paz y reposo, pronunciando elnombre de Jesús". San Francisco Javier tenía entoncescuarenta y seis años y había pasado once en el oriente. Fuesepultado el domingo por la tarde. Al entierro asistieronAntonio, un portugués y dos esclavos.2Su cuerpo se conserva incorruptoUno de los tripulantes del navío había aconsejado que sellenase de barro el féretro para poder trasladar más tarde losrestos. Diez semanas después, se procedió a abrir latumba. Al quitar el barro del rostro, los presentesdescubrieron que se conservaba perfectamente fresco y queno había perdido el color; también el resto del cuerpo estabaincorrupto y sólo olía a barro. El cuerpo fue trasladado aMalaca, donde todos salieron a recibirlo con gran gozo,excepto Don Alvaro de Ataide. Al fin del año, fue trasladadoa Goa, donde los médicos comprobaron que se hallabaincorrupto. Ahí reposa todavía, en la iglesia del Buen Jesús.Francisco Javier fue canonizado en 1622, al mismo tiempoque Ignacio de Loyola, Teresa de Avila, Felipe Neri e Isidro elLabrador.NOTAS1 -El P. Coleridge, S. J.: "Probablemente todos losmisioneros que han ido a regiones en las que suscompatriotas se hallaban ya establecidos . . . han encontradoen ellos a los peores enemigos de su obra deevangelización. En este sentido, las naciones católicas sontan culpables como las protestantes. España, Francia yPortugal son tan culpables como Inglaterra y Holanda".2 Antonio describió los últimos días del santo, en una carta aManuel Teixeira, el cual la publicó en su biografía de SanFrancisco Javier.BIBLIOGRAFIAEliécer Sálesman, P. - Vidas de los SantosMario Sgarbossa - Luigi Giovannini - Un Santo Para CadaDía

×