Entrevista Gimeno

455 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
455
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Entrevista Gimeno

  1. 1. S C H E R Z O 25 AÑOS 1985 - 2010 REVISTA DE MÚSICA Año XXV - Nº 249 - Febrero 2010 - 7 € DOSIER Iconografía musical ENCUENTROS Mark Elder ACTUALIDAD Mariss Jansons Jesús Villa Rojo DISCOS Ganadores de los Midem Classical Awards REFERENCIAS Variaciones Op.31 de Schoenberg
  2. 2. E N T R E V I S TA RUBÉN GIMENO: AUDACIA Y TALENTO arafraseando el concepto que P puso de moda una campaña publicitaria hace algunos años, Rubén Gimeno puede ser el ejemplo perfecto de un JASP: un Joven Aunque Sobradamente Preparado. Este músico valenciano de la cosecha del 72 tiene el talento y la valentía necesarios para reconocer de un vistazo las oportunidades y convertirlas en retos. Su labor artística, que se inició en los mismos atriles de las orquestas que ahora dirige, está viendo refrendada su calidad por la aparición de ofertas cada vez más atractivas. Su inconformismo en la búsqueda de nuevos territorios para la música se puede rastrear en todo lo que hace, muy especialmente en el nuevo sello de personalidad que ha impreso en la Orquesta Sinfónica del Vallés, cuya titularidad acaba prácticamente de estrenar. Sin temor a entrar en los entresijos de su profesión, Gimeno habla con la misma claridad, ilusión y realismo con los que mira hacia un futuro que se vislumbra más que prometedor. Me encargan que haga de usted un buen retrato, así que empecemos por lo más difí- cil: ¿quién es Rubén Gimeno? Bueno pues, básicamente, un músi- co. Una persona que ama la música y que con honestidad ha intentado siem- pre encontrar su camino a través de ella. Desde muy pequeño viví la músi- ca en casa. Soy…, sí, soy violinista —no quiero decir que he dejado de serlo—, aunque ahora la vida me ha llevado por Fotos: Ivo Rovira & Ana Ponce otros derroteros. Para mí la dirección de orquesta no es una carrera sino una evolución. Así me lo planteé: pensé que, a pesar de no conocer hacia dón- de me llevaba este nuevo rumbo, de lo que estaba seguro es de que al final del recorrido acabaría siendo mejor músi- 40
  3. 3. E N T R E V I S TA RUBÉN GIMENO co. Por suerte, pese a que soy aún de pasar un director. En ese punto ten- manos con unas partituras que tenía joven dentro de lo que es habitual en go también que agradecer lo predis- que estudiar a toda prisa. Así fue como este gremio, ya he cumplido algunas puestos que estuvieron todos ellos a se abrió otra nueva puerta. etapas de mi vida personal y profesio- ayudarme. ¿Qué había en aquellas hojas? nal que me permiten no obsesionarme Debe de ser usted muy buena gente para Pues, si no recuerdo mal, algo del imponiéndome metas demasiado inme- conseguir en una orquesta española eso Pelléas y Mélisande de Sibelius, una sin- diatas. Crecer como músico y disfrutar que dice que pasó… fonía de Mozart y algo más que he olvi- al máximo de lo que hago. Éste es mi De verdad fue así. Se portaron dado ya. Además de eso, luego, obvia- objetivo, en último caso. extraordinariamente conmigo. De mente, tuvimos pruebas bastante riguro- Provenir de una tierra con tanta tradición hecho, cada vez que vuelvo a dirigir sas de análisis, de formas, de dictado…, musical como Valencia, ¿marca? allí, ocurre igual: su respeto y su apoyo ya sabe, lo habitual en esos casos. No, no lo creo, sinceramente. Eso es están presentes desde el primer ¿Y en la prueba práctica tuvo tiempo para más bien un tópico. Antes de nada, he momento. poder demostrar algo o sonó la campanita de decir que me siento muy orgulloso ¿No será porque hay muchos extranjeros en enseguida? de mi tierra, pero creo que la importan- esa plantilla? Todos los aspirantes teníamos unos cia de la tradición musical valenciana no No, no. Seamos justos. Por supues- diez minutos en la primera ronda y es una cuestión de que allí haya más to, yo hablo desde mi experiencia per- algunos más en la segunda. Se hizo talento que en el resto de España. sonal, y ésta ha sido muy buena. No todo en un solo día. Aquello fue tan Curiosamente, creo que eso, el talento, puedo decir otra cosa. Mire, en Valen- rápido que no tuve tiempo de plantear- es una característica que define muy cia me ocurre igual. Es otra orquesta me nada, ¡ni jet lag ni historias! Resulté bien a los músicos de nuestro país, y así donde también toqué y, allí, recibo admitido y, casi sin darme cuenta, esta- se nos ve también fuera. Volviendo a la igualmente una sensación de cordiali- ba de nuevo en una situación comple- pregunta, el motivo de que Valencia dad muy constructiva. Tanto, incluso, tamente imprevista. De la noche a la haya sido una gran cantera de músicos que a veces creo que no la merezco. mañana me encontraba en Suecia for- tiene que ver, más bien, con una mera Habíamos dejado a Rubén Gimeno a punto mando parte de la clase de Panula, uno razón numérica: allí, en un determinado de embarcar hacia los EEUU… de los actuales mitos de la dirección de momento, había más gente integrada en Todo surgió de forma curiosa. Un orquesta. sociedades musicales que en otros trompista que provenía de la Gewand- Esa inmediatez en la preparación de obras a sitios. En ausencia de Internet y todo un haus apareció por Galicia por esas vuel- dirigir, ¿es la mejor forma de afrontar el mundo de distracciones, la banda era tas que da la vida. Nos conocimos concepto profesional de la dirección de un lugar donde encontrarse con otros y tocando en la Sinfónica y durante orquesta actual? entretenerse. Se crearon estructuras mucho tiempo él me venía insistiendo Depende de muchas cosas. Si nos importantes que, generación tras gene- sobre que yo debía probar a dirigir. Un referimos a aquello, hay que decir que ración, han ido formando a multitud de buen día le contrataron para trabajar los escandinavos, por lo general, buscan músicos que hemos salido de ellas. como profesor en una universidad ame- al máximo rentabilizar el tiempo. Son Habiéndose forjado un futuro de relativa ricana y dejó la orquesta. Gracias a él se gente de pocas palabras. Van al grano, comodidad tocando como violinista de me ofreció la beca que he mencionado al meollo de la cuestión, y no dejan que orquesta, ¿por qué decide pasarse al arte antes, y así fue como empecé a estudiar te disperses. Me inculcaron el ser rápi- del palito? allí, con James Ross. Transcurridos dos do, efectivo y, entre comillas, profesio- Por esas cosas de la vida que años, mi futuro como director era bas- nal. A mí me gusta mucho hablar, com- comienzas haciendo de una manera no tante incierto dado que en mi agenda partir, pero ellos siempre me lo critica- demasiado consciente. Tocaba en la Sin- sólo tenía un concierto a la vista, en ban: “no palabras, no hay tiempo”. Pro- fónica de Galicia y empecé a llevar su Galicia. Diría más: no es que fuera fesionalmente, es cierto que has de orquesta joven. Un día haces un ensayo incierto, es que no existía, directamen- acostumbrarte a ser claro y conciso. seccional, otro día otra cosa y, a partir te. A partir de ahí, de nuevo entran en Dicho esto, también hay que saber pro- de ahí, poco a poco, casi sin darte cuen- juego las casualidades del destino. A fundizar en el estudio de las obras y ta, estás metido de lleno. En un momen- través de mi profesor yo tenía una bue- dejar que maduren lo necesario. Cuan- to dado me surge la posibilidad de optar na relación con la familia Gilbert y es el do vuelves a partituras que ya has diri- a una beca para estudiar en los EEUU. propio Alan Gilbert quien me llama y gido, siempre encuentras algún matiz, Cuando me lo propusieron me quedé me dice que en Estocolmo —donde él algún detalle en el que no habías repa- pensando un momento y no tardé más era director titular en ese momento— rado anteriormente. En definitiva, la de treinta segundos en contestar. Dije: hay pruebas de admisión para estudiar rapidez te entrena para muchas situacio- “¿y por qué no?”. Ahí tengo que recono- con Jorma Panula. Como sabrá, Panula nes que se presentan, en las que tienes cer lo importante que fue tener el apo- es uno de los mejores profesores de que saber cuáles son los puntos básicos yo de Víctor Pablo Pérez, que me impul- dirección del mundo. Así que le dije a que atajar a la primera, pero no es el só y me animó a lanzarme, asegurándo- Gilbert: “muy bien. ¿Y para cuándo está método a seguir sistemáticamente. me que, si me arrepentía, la puerta de la previsto que empiecen?”. “Mañana. Las En las clases de dirección de los EEUU, orquesta estaría siempre abierta para pruebas son mañana. ¿Por qué no te ¿pudo encontrar a alguien que le enseñase volver. De hecho, mi agradecimiento presentas?”. En ese momento yo estaba algo más que a marcar el compás? hacia él será eterno por haber sido tam- en Washington. Alan me insistió y, casi, Tuve la suerte de que, tanto mi pro- bién quien me dio la primera oportuni- me programó cuanto tenía que hacer. fesor, James Ross, como otros profeso- dad de dirigir profesionalmente. Me puso en contacto con su agencia de res tan venerables como Otto Werner ¿Y se subió usted al podio dirigiendo a los viajes para que me consiguiesen urgen- Müller, no insistían en la técnica más que eran, hasta aquel preciso momento, temente un billete de avión y me envió que lo imprescindible, apenas los sus compañeros? por fax las partituras que tenía que pre- patrones básicos. En lo que incidían, Exacto. Los que hasta ayer eran mis parar para la prueba. En el transcurso sobre todo, era en estudiar la partitura compañeros, allí estaban ahora delante de tres horas estaba metido en un tan a fondo como fuese posible. Decían de mí. Psicológicamente ésta es una de avión, volando hacia Estocolmo, y con a menudo que, cuanto más capaz seas las pruebas más duras por las que pue- un puñado de hojas de fax en las de hundirte en la partitura, más podrás 41
  4. 4. E N T R E V I S TA RUBÉN GIMENO sacar a la superficie. Al final, un gesto sa, así como el papel fundamental que No, no tantos. Como asistente siem- puede ser algo completamente vacío. Si en muchos sentidos jugó en su momen- pre he tenido la suerte de sentirme bien no sientes el porqué de aquello que to. ¡Aún sigo viendo, cautivado, sus pro- tratado. Sabía cuál era mi lugar y he estás tratando de pedir a la orquesta, gramas de Conciertos para jóvenes! intentado aprender de todas las situa- terminas por no conseguir nada. ¿Y entre sus colegas actuales? ciones, de las buenas y de las menos En lo educativo son listos estos suecos, ¿no? Le voy a dar tres nombres que me buenas. Siempre procuro ver las cosas Tienen muy claro lo que quieren y encantan: Mariss Jansons, Simon Rattle en positivo. Por ejemplo, cuando tienes saben cómo hacer las cosas bien. Para y Gustavo Dudamel. A Mariss Jansons que hacer sustituciones, en un primer empezar, el idioma no es para ellos nin- he tenido la oportunidad de verlo tra- momento sí puedes pensar, como usted guna barrera. Cualquiera está dispuesto bajar, en ensayos con su orquesta, y dice, “¡vaya marrón!”, pero a la vez pue- a hablarte en inglés, a enseñarte en admiro, por encima de todo, su hones- des verlo como un reto que tienes que inglés, a examinarte en inglés… Un tidad hacia la música y su capacidad de ser capaz de superar. Esa mezcla de aspecto que recuerdo me pareció fun- convicción para hacer ver a los músicos miedo, incertidumbre y ganas de damental es que en las clases en los qué cosas son las realmente importan- demostrarte hasta dónde eres capaz de EEUU practicábamos con una orquesta tes que han de conseguir. Le he visto llegar, me ha dado siempre buenos de estudiantes, mientras que en Suecia lograr que los miembros de la orquesta resultados. Toquemos madera, pero disponíamos de una orquesta de músi- den un valor extraordinario a pequeños hasta ahora esas situaciones límite han cos profesionales. Eran miembros de la detalles que, en otros momentos, habrí- acabado siendo muy positivas. Filarmónica, o de la Radio. Muchas an pasado completamente inadvertidos. Cuénteme aquella vez que le tocó a usted veces los directores invitados de estas Esa capacidad de hacer creer al indivi- bailar con la más fea… orquestas asistían a la escuela para duo que su papel es fundamental, por Una, muy reciente, en agosto, cuan- impartir lecciones magistrales. En esas pequeño que sea, permite a su vez que do tuve que sustituir al maestro Josep ocasiones, a menudo, por la mañana el grupo crezca muchísimo. Pons, que se había puesto enfermo, en los músicos estaban ensayando con Simon Rattle, por su parte, además Las golondrinas, de Usandizaga. Obvia- ellos una obra y, por la tarde, eras tú el de ser un grandísimo músico, ha conse- mente no es una obra de repertorio y que estabas dirigiéndoles en esa misma guido varias cosas que me impresionan. tuve que afrontarla sólo cuatro días obra. Trabajar en esas condiciones, con Para empezar, construir prácticamente antes de los primeros ensayos. Siendo buenos músicos, te permite descubrir a desde la nada la Orquesta de Birming- sincero he de reconocer que dije “sí” sin toda velocidad cuáles son los proble- ham; pero, sobre todo, haber sido saber en lo que me estaba metiendo, mas que estás creando tú mismo, y no capaz de dar la vuelta a la Filarmónica pero cuando recibí la partitura pensé: son achacables a la orquesta. Aprendes de Berlín, un auténtico bastión de la “¿¡pero cómo he podido decir que sí a a hacerte entender con total eficacia. tradición, cuestionando absolutamente esto!?”. Lamentablemente ya era dema- En esos casos, al estar ensayando por la tar- todo desde la misma base. siado tarde para echarse atrás y había de lo que el maestro había trabajado en la Finalmente, Gustavo Dudamel. que salir de aquel atolladero. La única sesión matinal, ¿no tenía usted la sensación Mire, simplemente le voy a decir que, receta en esos casos es encerrarte a de estar, más bien, dirigiendo la interpreta- personalmente, no he visto a nadie con estudiar sin descanso y echar mano de ción de otro? mayor talento para la dirección de todo cuanto has aprendido hasta ese No. Los músicos eran muy sensibles. orquesta. Como persona es entrañable momento. He de decir, también, que lle- Evidentemente, ellos daban por natura- y como artista es fascinante. gados esos momentos, la colaboración leza lo que habían tenido por la maña- ¡Vaya! Le confieso que me asombra su sin- de la orquesta resulta fundamental. na. Pero si tú incidías y eras capaz de ceridad en terrenos que casi todo el mun- ¿Una buena preparación con un toque de transformarlo, ellos ponían la voluntad do elude. Vamos a ver si seguimos en racha: audacia es, pues, la receta de su éxito? de responder de la manera más exacta ¿de quién intentó no aprender más que lo No sabría decirlo, pero lo que sí es posible a lo que estabas pidiendo. A imprescindible? cierto es que en muchas ocasiones veces, cuando las cosas no salían como [risas] Bueno…. ¡esta carta sí que necesitas preguntarte “si él lo ha hecho, querías, recurrías a esa típica frase del me la guardo! [más risas]. Siempre es ¿por qué yo no?”. En mi caso, eso me ha director aprendiz en apuros: “seguidme, difícil que un mito esté a la altura de tus funcionado bien, dado que he tratado seguidme”. Los músicos, no sin una expectativas pero, en ocasiones, el des- de luchar contra mi propia naturaleza, buena dosis de paciencia y humor, te engaño puede ser mayúsculo. Sin citar que tiende instintivamente más hacia la respondían: “ya lo hacemos. Te estamos nombres diré que en algún caso me he prudencia. siguiendo. Ése es el problema. Si no lo sentido decepcionado, sobre todo, por Llegados al momento presente, en el que hiciésemos todo iría bien”. [risas]. la falta de honestidad. Algo como la ya empiezan a surgirle novias de primera ¿Quiénes han sido sus modelos en la direc- música, a lo que te dedicas, supuesta- fila, ¿qué es ahora lo más difícil? ción de orquesta? mente, por amor, no puede encontrar a Sin duda, en mi faceta profesional Pues eso va por épocas. Sin duda, un intérprete con falta de ilusión, sin estrictamente particular, consolidar las alguien por quien siento una admira- convicción por aquello que está hacien- relaciones que ya he establecido con ción muy profunda es Carlos Kleiber. do. Eso es algo que no puedo soportar. orquestas a las que he dirigido una pri- No he tenido la oportunidad de cono- Cuando he visto ejemplos de gente sin mera vez. Las reválidas siempre son cerlo, y tampoco él ha dejado traslucir ganas de hacer su trabajo, sin ese amor difíciles, más incluso que las primeras mucho acerca de su figura. Es un talen- hacia ello, no he entendido por qué no ocasiones. Cada vez que repites con to absolutamente único. Hace muy se van, sencillamente. Ver esa actitud en una orquesta se te va exigiendo más, y pocos días veía un vídeo suyo con la personajes lo suficientemente grandes esto es un reto constante. Por otra par- Filarmónica de Viena y, de verdad, te como para no tener que estar allí es te, otro objetivo inmediato es la amplia- quedas fascinado de su naturalidad para desmoralizador. Afortunadamente, no ción de horizontes hacia nuevas conseguir rubatos, etc. De otro modo, han sido muchos los casos. orquestas en el extranjero. siendo completamente distinto, también Varios años trabajando como director asis- Ante una orquesta de renombre, ¿se siente Leonard Bernstein es alguien a quien tente en distintas orquestas dan para un poco David contra Goliat? admiro, sobre todo por su legado musi- mucho. ¿Ha tenido usted que comerse En los días previos a comenzar cal. Su faceta de compositor me intere- muchos marrones? ensayos siempre hay un grado de incer- 42
  5. 5. E N T R E V I S TA RUBÉN GIMENO tidumbre, de lucha en mi interior. Pero, una vez subes al podio, empieza el tra- bajo y ahí se olvida todo. No tienes tiempo de sentir temor. Observo sobre usted una permanente espada de Damocles cargada de auto- cuestionamiento… Es cierto. Y, lógicamente, esa espada tiene dos filos. Creo que lo llevo bien, pese a que me hace preguntarme, a cada paso, si puedo mejorar aquello que hago. La otra parte es que intuyo que ésa es la única manera de crecer. Si no te cuestionas a ti mismo, si no crees tener nada que cambiar, nunca mejorarás. ¿Se siente preparado para posibles reveses? Espero que sí. Uno, a veces, se mira el ombligo y lee las críticas. Hay que partir de que es innegable que a todos nos gusta agradar y sentirnos valorados. En mi caso, el primer filtro que he de pasar es, como le decía, el de mi propia honestidad hacia la música. El día que me llegue algún duro golpe en ese sen- tido, creo que estaré suficientemente fortalecido para encajarlo. Intento tener siempre los pies en el suelo y estar pre- parado para todo. Lo que tienes que saber es que, cuando sales a un escena- rio, no le vas a gustar a todo el mundo. Ni siquiera en la orquesta vas a gustar a todos los músicos. ¿Cree que en España se hace crítica musical de calidad? Hay de todo. Respeto todas las opi- niones ajenas siempre y cuando estén hechas desde el mismo nivel de respe- to, aunque no sean positivas. En alguna ocasión, leyendo alguna mala crítica sobre mí, aunque en un primer momento me haya molestado, he aca- bado reconociendo que podía tener cierta parte de razón. Lo que también suele ocurrir es que el desconocimien- to del crítico sobre algunas circunstan- cias que se han podido presentar a lo largo del montaje de una determinada obra no le permite entender las razones por las que se llegan a tomar ciertas decisiones. En esos casos te gustaría poder tener la oportunidad de defender tu postura frente al ataque del crítico. Siendo joven, ¿es más fácil o más difícil parar a la orquesta una tercera vez durante un ensayo? tar muchas cejas levantadas con altanería? del juego. Cuando uno se pone ante una No, afortunadamente. Mi pasado ¿Cómo andan las orquestas españolas de orquesta por primera vez hay que como músico de orquesta está muy predisposición al trabajo? ganarse el derecho a estar ahí. Un Ber- reciente y creo que sé comprender bien Bien, muy bien. Creo que, en este nard Haitink o un Claudio Abbado, los motivos por los que se levantan esas sentido, por lo general en nuestras antes de salir a un ensayo, ya han gana- cejas y la manera de llevar la situación. orquestas hay un gran espíritu de cola- do ese derecho, legítimamente, durante Muchas veces no tienen que ver direc- boración hacia el trabajo conjunto. Por muchos años de carrera; pero cuando tamente contigo ni con tu trabajo como descontado, también depende mucho eres joven, en los momentos previos a director en ese momento, sino, más de lo que tú, por ejemplo como direc- comenzar un primer ensayo la pregun- bien, con otros asuntos del músico tor invitado, pretendas hacer. Has de ta que flota en el aire es “a ver qué es como haber tenido un mal día, una dis- saber que muchas cosas no puedes ni capaz de hacer éste”. Ahí tienes que cusión previa, etc. Si veo una actitud así debes intentar transformarlas en tres medir muy bien lo que dices y cómo lo trato de abstraerme y pensar que no es días de ensayos. Ése es un trabajo que dices. algo personal contra mí. No obstante, le corresponde hacer, a más largo pla- Y en esas situaciones, ¿ha tenido que aguan- hay que saber que también forma parte zo, al director titular. 43
  6. 6. E N T R E V I S TA RUBÉN GIMENO Antes mencionaba a Dudamel. ¿Ustedes, los de corrupción surgidos en el Palau a la ¿Qué opina sobre la intromisión de la polí- los miembros del actual baby-boom de la imagen de la orquesta? tica en la cultura? dirección orquestal, han de vencer la iner- Teniendo en cuenta que la Sinfóni- La considero rotundamente negati- cia del aficionado a considerar que cual- ca del Vallés ha tenido una relación va. Hay excepciones, claro. Mire, por quier tiempo pasado fue mejor? muy estrecha con el Palau a lo largo de ejemplo, en La Coruña. Aquello es un Yo creo que no. Me parece que el muchos años, indiscutiblemente nos ejemplo de lo que todo político debería público, en ese sentido, es más abierto hemos sentido afectados. Hay cosas hacer. Allí han sido capaces de crear, de de lo que se cree. El mejor ejemplo lo que duelen mucho cuando estás la nada, una orquesta que se ha conver- tiene, precisamente, en él, en Dudamel. luchando por innovar y proponer pro- tido en el orgullo de todos los coruñe- Audiencias, digamos, conservadoras, en yectos ambiciosos que, a continuación, ses. ¡Para ellos sus dos estandartes prin- el fondo estaban necesitando de ese se te deniegan por falta de recursos. cipales son el Deportivo y la Sinfónica! impulso, de esa frescura, para reconocer, Luego descubres que los fondos se Y ahí tienes una ciudad de 250.000 con más o menos resistencia, que sí, que están yendo por otro lado. No hace habitantes que llena una sala de casi se sienten cómodos, incluso motivados, mucho, con los anteriores gestores, se dos mil personas semana tras semana. por aquello que están escuchando. llegó a cancelar algún concierto adu- Sencillamente, han apostado por la Una pregunta técnica: teniendo su forma- ciendo que no había dinero y, al poco excelencia. Una vez escogidos los res- ción en cuerda y en viento-madera, ¿inter- tiempo, se destapa todo lo que estaba ponsables en la gestión y en la direc- viene generalmente en indicaciones sobre pasando. Tanto la orquesta como yo ción, se marcó la línea artística del pro- arcos o articulaciones, por decir algo? mismo nos hemos sentido profunda- yecto y jamás ha habido ni una sola Quieras o no, como se suele decir, mente dolidos con ese asunto. ingerencia a lo largo de su historia. la cabra siempre tira al monte. Al haber La presentación y el contenido de su pro- Además, le digo: conociendo a Víctor tocado muchas de las obras que ahora gramación esta temporada hablan muy a Pablo Pérez, de haber sucedido, se dirijo, inevitablemente tiendes a incidir las claras de una búsqueda de lo diferente, habría ido de allí inmediatamente. En en estos aspectos. Lo que, sin embargo, ¿no es así? un primer momento se le dijo: “quere- no me gusta en absoluto es hablarle a Tenemos que encontrar nuestro mos una buena orquesta; confiamos en la cuerda sobre arcos. Es algo que siem- sitio, ubicarnos. Hay que tener en cuen- ti; a partir de aquí, trabaja”. Eso es fan- pre he rechazado. Delego completa- ta que en Barcelona ya hay una gran tástico. Jamás se han producido llama- mente ese asunto en los responsables orquesta, la OBC, hecho que nos obli- das del tipo “este compositor…, o aquel de sección, porque considero que se ga indudablemente a tener que crear músico… quizá interese…”. Y ahí está pueden hacer las cosas bien de muchas nuestra propia oferta. Estamos en un el resultado. La desgracia es que esa formas diferentes. proceso de construcción de nuestra situación no se produce con mucha fre- ¿Habla mucho durante los ensayos? propia identidad musical y de nuestro cuencia. Lo habitual es lo contrario. De entrada, a las orquestas no les propio espacio. Esto se podría concre- ¿Le toca a usted vivirlo en primera persona? gusta mucho que el director hable tar en aspectos que, aunque ya se están De algún modo, sí. Tienes que con- demasiado. Aprecian mucho la conci- haciendo en otros lugares, allí son vivir con cuotas personales, cuotas de sión. La formación escandinava de la novedosos y, por eso, para nosotros compositores de Comunidad… Yo asu- que hablábamos al principio me ha veni- muy importantes. Por citar algún ejem- mo el mundo en el que estoy, trato de do bien en este sentido. Sin embargo, plo, el buscar una mayor cercanía con sobrevivir en él e intento decir que sí llegado un momento me di cuenta de el público, presentar breve y anecdóti- para luego terminar haciendo lo que yo que realmente ése no era mi estilo. Yo camente cada obra que vamos a inter- quiero. Pienso que, si ése es el sistema, soy como soy, y me gusta compartir con pretar o, incluso, introducir algunas no quiero estar fuera; desde dentro, ya los músicos los motivos que me llevan a sillas entre la orquesta para que algu- me las iré ingeniando para hacer lo que pedir algo de una determinada manera. nos de los asistentes puedan seguir el me parezca que debo hacer. Uno debe Me temo que los directores jóvenes ten- concierto “desde dentro”. Esto último actuar según lo que considere más acer- demos a querernos explicar demasiado. está teniendo muchísimo éxito. Quie- tado pero nunca por razones de un car- Cuénteme sobre su trabajo como titular de nes han tenido la oportunidad de estar net de identidad. Es una cuestión que no la Sinfónica del Vallés. ¿Cómo es el día a día? ahí sentados salen entusiasmados: entiendo y que desapruebo totalmente. Esta es mi primera temporada con “¡Qué diferente es. Nunca me lo hubie- Enfoquemos su repertorio. Cuando antes ellos como titular. Comenzamos a tra- ra imaginado así!”. Un poco, el resumen citaba a Carlos Kleiber me recordó aquello bajar juntos en septiembre. Personal- de todo ello es conseguir hacer sentir a que decía Kleiber padre acerca de que una mente es un proyecto muy importante la gente que ésta es su orquesta. batuta está afinada en do mayor. ¿La suya es para mí. Creo que ambas partes nos Un valenciano al frente de una orquesta en una batuta tonal? hemos encontrado en un momento cla- Barcelona… La cosa tiene su puntito de De momento estoy tratando de des- ve. La orquesta estaba buscando un morbo, ¿no? cubrirme a mí mismo. Es aún demasia- perfil de impulso y renovación, que [risas] Depende a quién se lo pre- do pronto como para decir en esto me podía ser el mío o el de cualquier otro guntásemos. Umm… puede ser, puede siento cómodo y en esto otro no. colega. Yo deseaba tener la experiencia ser… [risas] Lo cierto es que me siento Muchas de las obras que estoy dirigien- de asumir la titularidad de un conjunto valenciano y, al mismo tiempo, los cata- do ahora las he vivido previamente por lo que ello significa de responsabi- lanes pueden llegar a considerarme como instrumentista. Como músico de lidad en el diseño, a medio y largo pla- como uno más del país. Lo importante orquesta he tocado todo el gran reper- zo, de un plan de crecimiento artístico es que la gente esté feliz. torio clásico-romántico. Me ha ocurrido mutuo. Hasta ahora el matrimonio está ¿Su orquesta toca en catalán? que, obras que en su momento toqué y funcionando bien. Hay mucha ilusión [Tras una pausa valorativa]…Sí. La quizá soñé con dirigir alguna vez, lue- en juego. Cierto es que nos ha tocado identidad nacional es importante allí go han resultado grandes fiascos; y al vivir una época difícil en lo económico, pero tengo que reconocer que los músi- contrario, obras que no hubiese pensa- pero esto te obliga a agudizar el inge- cos en la orquesta son personas de men- do hacer nunca, me han acabado resul- nio. Estoy convencido de que, al final, te muy abierta. Yo mismo fui estudiante tando muy gratas de dirigir. Por ahora saldremos fortalecidos de todo esto. durante un año en el Conservatorio de estoy tratando de abordar cuanto más ¿En qué medida han afectado los escánda- Barcelona y nunca me sentí extraño. repertorio, y más variado, mejor. En el 44
  7. 7. E N T R E V I S TA RUBÉN GIMENO Rubén Gimeno con la Sinfónica del Vallés y la violinista Alexandra Soumm. futuro, ya veremos. Las cuatro estaciones no se pueden, no punto es así que, disponiendo de una ¿Empieza a estar mal visto que una orques- se deben dirigir. Es mucho mejor tocar- orquesta de gran calidad, aunque tú ta tradicional afronte repertorio anterior a las sin director. En general, en esa músi- seas un músico mediocre, puedes con- Haydn? ca, cuanto menos se recurra al director seguir ocultar tus carencias y aparentar Al contrario. Creo que estamos jus- como se entiende habitualmente, mejor. dirigir. En un instrumentista esto no es to en el punto en el que empieza a no Siempre llevo un sobre con preguntas incó- posible, pero en un director hay una estar mal visto tocar ese repertorio. Me modas. ¿Lo abro? gran parte de trabajo que el público no parece un problema que se presentará Sí, no hay problema. ¡En guardia! ve, y ahí cabe de todo. de manera cíclica y ahora puede [risas] Ser llamado “maestro” siendo, al mismo comenzar de nuevo un periodo favora- Cuando dejó el atril y se subió al podio, ¿lo tiempo, joven, ¿es una contradicción? ble a los planteamientos no historicis- hizo para cobrar más trabajando menos? ¡Buff, ésta es difícil! Hay que tener en tas. Tengo que reconocer que persona- ¡No, al contrario! Dirigiendo se gana cuenta que cuando decimos “maestro” jes como Harnoncourt significaron para más, es cierto; en ocasiones de modo todos tenemos en mente a los grandes y mí un gran cambio de mentalidad. Tuve desmedido, aunque ése, obviamente, venerables directores. Sin embargo, no esa etapa radical de considerar que no sea mi caso. Pero no se trabaja nos podemos olvidar de que ellos tam- para esa música sólo merecía la pena la menos, sino, al revés: se trabaja más, bién fueron jóvenes y, justamente, llega- práctica historicista, pero luego, poco a muchísimo más. Si uno lo afronta de ron a ser míticos en su trabajo gracias a poco, todos estos planteamientos se manera responsable es un trabajo que una experiencia recogida como fruto de van relajando. Creo que también para el no tiene horarios, y con una altísima muchos años dirigiendo. Dicho esto, hay público el proceso es el mismo. Un carga de responsabilidad, entre otras que apuntar que no necesariamente la dato innegable es que la calidad de los cosas, para poder estar a la altura de experiencia vital es lo que te va a llevar grupos historicistas es altísima y entrar orquestas que, precisamente, cada vez a ser un buen director. en competencia con ellos es muy difí- tienen mayor nivel. Dígame, entonces, ¿cuántas horas de vuelo cil. Pero los límites cada vez son más ¿En la dirección de orquesta podemos necesita un kapellmeister para convertirse difusos. Por ejemplo, se ve con natura- encontrar a los músicos mejor dotados jun- en un auténtico director? lidad el hecho de que los directores de to a los mayores impostores del gremio? [risas] No recuerdo si era Bernstein estos conjuntos puedan trabajar con Afirmativo. Podemos encontrar quien hablaba de unos quince años… orquestas sinfónicas. ambas cosas. Como dice Mariss Jan- En cualquier caso, por muchas veces Y lo contrario… Hay un director muy cono- sons, la nuestra es una profesión oscu- que hayas tocado una obra, la primera cido que ha colgado los hábitos y se ha ra. Ni siquiera entre músicos se sabe vez que se dirige no deja de ser un comprado una batuta barroca con la que muy bien qué hace realmente un direc- estrenarte en una faceta nueva. De ver- está peregrinando para redimir sus pecados tor. No hablo, por supuesto, de la mera dad que es otro mundo distinto, donde con Mozart, con Pergolesi… ¿Acabará faceta concertadora. Más allá de eso, es las experiencias previas como músico usted comprándose un bastón para dirigir a difícil saber qué convierte a un buen de atril te aportan algo pero no te lo Lully? músico en un gran director. Hay gran- garantizan nada. [risas] ¿Sabe lo que pasa? Que hay des motivadores que, sin embargo, no ¿Se puede ser, honesta y realmente, director música que no ha sido compuesta para son buenos directores. O personas que titular de varias orquestas simultáneamente? ser dirigida. Hace no mucho me encon- son excelentes músicos pero no saben Depende de la estructura organiza- tré dirigiendo Las cuatro estaciones. comunicar, contagiar a los demás, con tiva que tengan esas orquestas. En Mientras lo estaba haciendo me pre- lo cual también falla la conexión. Es España ha proliferado el modelo del guntaba qué hacía yo allí, dirigiendo. algo sumamente intangible. Hasta tal director titular y artístico, lo cuál signi- 45
  8. 8. E N T R E V I S TA RUBÉN GIMENO fica tantísimo trabajo que es difícil de cierto de Brandemburgo. ¿Han aprendido casa constantemente. Así de sencillo. La llevar a cabo en los términos en los que ustedes ya a distinguir estilos? música se vive y se disfruta desde plantea la pregunta. En modelos más [Estalla en risas] ¡Quiero creer que mucho antes de tener la capacidad de centroeuropeos la dirección artística no sí! Al talento natural de nuestros músi- poder entenderla. Hay que desterrar esa recae sobre los hombros del director cos le faltaba tener más medios a su idea sobre lo difícil de comprender la titular. Las estructuras están muy defini- alcance para poder desarrollarse. Yo música. Nadie se cuestiona si sabe o no das: la dirección artística tiene un peso soy de una generación que tuvo la de pintura para entrar a El Prado para específico y una cierta independencia, suerte de poder salir y relacionarse con ver Las Meninas. Por lo mismo, creo dejando al director titular la posibilidad músicos de todas partes. Hemos de que tenemos que ser también compren- de centrarse principalmente en su tra- reconocer que mucha gente anterior no sivos ofreciendo una música que se bajo con la orquesta. tuvo las mismas oportunidades. pueda disfrutar a muchos niveles. Ya sabe lo que dicen por ahí las malas len- ¿No ser mujer le pone las cosas más difíci- Sobre eso le propongo un acertijo: en el guas acerca de los avales necesarios para les para llamar la atención de los medios de enunciado “Sistema Educativo Musical dirigir. ¿De quién era usted hijo o amigo comunicación sobre su trabajo? Español”, ¿cuál es la palabra que resulta más cuando decidió ligar su futuro a una batuta? No, en absoluto. La mujer lo ha teni- difícil de creer? Pues, realmente, de nadie. Ahora do tan difícil durante tantos años que es [Risas y silencio valorativo] Mucho bien, he de decir que me siento muy lógico que ahora, en algunos oficios me temo que casi todas. Cuando ves afortunado por estar en un lugar en el como el nuestro, resulte muy llamativa. cómo se hacen las cosas en otros países que podrían encontrarse muchas otras Es muy loable que se apoye a tantas no te explicas por qué aquí no sabemos personas con méritos iguales o superio- buenas directoras como hay. hacerlo igual. ¡Vayamos y veamos qué res a los míos que, sin embargo, no Decía Juan Belmonte que para torear había hacen bien! Bueno, pues no. Aquí no. tuvieron la suerte de encontrar a quien que olvidarse del cuerpo. En su trabajo de Nuestro sistema coarta tanto como les diese una primera oportunidad. En estudio, ¿hay más horas de espejo o de aquello que decía Harnoncourt acerca este trabajo esa primera oportunidad te partitura? de que la decadencia comienza justo en la tienen que dar; la segunda, ya has de Absolutamente, un 99 por ciento es el momento en el que se empieza a ganártela por ti mismo. En mi caso, fue trabajo de partitura. reglar la enseñanza. Creo que el princi- Víctor Pablo Pérez quien me la brindó, Hubiese apostado que me respondería pal problema es nuestra falta de capaci- dirigiendo conciertos escolares. De no eso… dad para analizar qué aspectos del sis- ser por él, creo que todo esto jamás ¡No puedo decirle otra cosa! Sólo tema educativo no funcionan y cómo habría sucedido. Tendría que haber ocasionalmente me planteo el gesto con cambiarlos. Todos queremos nuestro tocado infinidad de puertas y, tal vez, ni el que tengo que resolver un cambio, aeropuerto, nuestro conservatorio, aun así. Otra persona que me ha depo- un corte o cualquier otra situación téc- nuestro, nuestro… ¡Bueno! ¡es que a lo sitado su confianza es Josep Pons, ofre- nicamente comprometida. Lo que nunca mejor lo que hace falta es que no haya ciéndome la posibilidad de dirigir la ensayo es una gestualidad estética. tantos “nuestros” y haya uno, pero que, ONE. Siempre necesitas que alguien ¿Rubén Gimeno es de los que creen que a cambio, funcione bien y pueda dar confíe en ti; si no, no hay manera. hay que reinventar la figura del director de cobertura a ese plan que sobre el papel Y hablando de batutas, ¿de qué tipo las orquesta? es maravilloso pero en la práctica resul- prefiere? No diría tanto, pero sí es cierto que, ta inviable! Todos buscamos el yo, yo, [risas] ¡Nunca me habían pregunta- para el tiempo en el que vivimos y el yo, sin mirar más allá. do eso! Creo que por mi hábito al arco que está por venir, no cuadra la consi- ¿Cómo se le vende a un posible patrocina- tengo querencia por las que tienen cier- deración del director como un ente dor lo interesante de poner su dinero en un to peso y estabilidad. ultraterrenal, casi divino. Me gusta pen- proyecto musical? Dado que empuña la batuta con la derecha, sar en mi trabajo sintiéndome un músi- ¡Buff! Ahora mismo las cosas están ¿cómo anda usted de mano izquierda? co más de la orquesta, con una respon- muy, pero que muy difíciles. La cultura Quiero pensar que bien, en todos sabilidad diferente, pero con un papel es algo a lo que no podemos renunciar. los sentidos. Con las orquestas es muy incluso menos importante que el de un La Orquesta del Vallés, por ejemplo, ha importante dar con la manera adecuada violinista o el de un primer oboe. Quie- sabido captar la atención de patrocina- de hacer y decir las cosas. Una misma ro seguir sintiéndome parte de la dores privados durante veinticinco actitud, con dos orquestas distintas, orquesta. No deseo, en absoluto, la años, pero ahora, igual que le pasa a puede tener respuestas completamente soledad del director. Si tengo que todo el mundo, lo tiene mucho más diferentes. La capacidad de poder con- renunciar al contacto con la gente o difícil para afrontar nuevos proyectos. vencer y atraer es muy importante. con los músicos, me quedo en casa. Proyectos… Esa es mi penúltima pregunta Siguiendo con el tema, ¿qué opina del Ya que saca a relucir el porvenir, ¿cómo ve para usted. hecho de que, en la mayoría de las grandes el de la música clásica? Como le decía antes, básicamente, ciudades españolas, sea imposible encon- Con preocupación. Me cuestiono si quiero crecer conjuntamente con mis trar una sola tienda donde poder comprar dentro de treinta o cuarenta años músicos del Vallés, encontrando nues- una batuta o una partitura de orquesta? podremos seguir viviendo de esto. tro espacio, reconociendo qué quere- ¿No dice mucho acerca de dónde estamos? Hemos conocido años de bonanza, de mos decir y a quién se lo queremos [Asintiendo] Sí, estamos en clarísima gran apoyo a la música, a la cultura en decir. Después, a nivel personal, nece- desventaja respecto a muchos países y general, pero puede que las cosas sito profundizar en mi propia identidad a muchos otros medios de entreteni- empiecen a tomar otros derroteros. Me como director y descubrir nuevas miento. La música clásica ya no está preocupa que la música cada vez sea orquestas. entre los valores de tanta gente como a menos importante en la sociedad. Quie- Finalmente, ¿ha empezado ya a aprender nosotros nos gustaría, y he ahí un refle- ro creer en el futuro pero soy muy chino? jo más que evidente. escéptico. [risas] ¡Pues aún no pero, en los Arrastro una duda desde hace años: en mis ¿Conoce algún truco para fomentar la tiempos que corren, no creo que tarde tiempos de conservatorio bromeábamos música entre los jóvenes? mucho en ponerme a ello! con que los músicos valencianos tocaban Yo observo que a mi hijo, con cinco igual Paquito, el chocolatero que un Con- años, le gusta la música porque la ve en Juan García-Rico 46

×