Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Competenciaprofesionales 4.3

1,239 views

Published on

.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Competenciaprofesionales 4.3

  1. 1. El creciente desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la co- municación, el acelerado cúmulo de in- formación y la omnipresencia de las co- municaciones en el entorno social, con- tribuyen a que en el ámbito educativo se lleven a cabo las necesarias trans- formaciones para adecuarse a una so- ciedad en estado de cambio permanen- te, con nuevas necesidades y valores. En el informe publicado por la OCDE en el año 1994 sobre «Calidad en la en- señanza» se confirma la necesidad de adaptarse a estas nuevas situaciones: «los nuevos desafíos y demandas ha- cia las escuelas y los profesores surgen a partir de unas expectativas nuevas y ampliadas sobre las escuelas. La in- vestigación sobre la enseñanza y el aprendizaje muestra la necesidad de gestionar clases cada vez más diversas en términos étnicos, lingüísticos y cul- turales. Estos nuevos desafíos y de- mandas requieren nuevas capacidades y conocimientos por parte de los pro- fesores. La situación actual es dinámi- ca y variada. Las escuelas se organizan ahora de diferente forma, en términos tanto de las tareas como de las res- ponsabilidades asignadas a los profe- sores y a la diferenciación de roles en- tre profesores… El alcance de estos de- safíos y demandas y el ritmo de los cambios hacen que la situación actual sea diferente respecto de años anterio- res. Los profesores deben ser capaces de acomodarse a continuos cambios –dramáticos en algunos países– tanto en el contenido de su enseñanza como en la forma de enseñar mejor». Ante estos desafíos surgen numerosos interrogantes: ¿transformará radical- mente la nueva tecnología la manera en que tiene lugar la educación? ¿Qué competencias habrá de asumir el pro- fesor para dar respuesta a la sociedad del siglo XXI? ¿Están los profesiona- les de la educación suficientemente pre- parados para asumir el reto tecnoló- gico para la formación de las futuras generaciones? ¿La integración curri- cular de las nuevas tecnologías en el marco de la educación formal contri- buirá a la mejora de los procesos de en- señanza-aprendizaje? No cabe duda de que las nuevas tec- nologías están transformando la eco- logía del aula y las funciones docen- tes, y estos cambios están induciendo una mutación sistemática en las teorías y en las prácticas didácticas. El desa- rrollo tecnológico actual nos está si- tuando ante un nuevo paradigma de la enseñanza que da lugar a nuevas me- todologías y nuevos roles docentes. Si consideramos que numerosos estu- dios corroboran que después de los fac- O|G|E|4 EL PERFIL DEL PROFESORADO DEL SIGLO XXI COMPETENCIAS PROFESIONALES DEL DOCENTE EN LA SOCIEDAD DEL SIGLO XXI La doble faceta de docente e investigador del profesor exige una correcta pre- paración tanto para la adquisición de conocimientos y actualización de los mismos como para el desarrollo de nuevas habilidades y destrezas exigibles en una sociedad en permanente cambio. Este artículo ofrece un estudio de las nuevas competencias docentes y de cómo su desarrollo profesional se en- cuentra sometido al influjo de la sociedad de la información y la comunica- ción. Asimismo se reclama la capacitación de los profesionales de la edu- cación en el dominio y explotación didáctica de las nuevas tecnologías tras reconocer que con su auxilio se puede lograr la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje en sintonía con los cambios que hoy se operan en la sociedad y en el individuo. Ricardo Fernández Muñoz Profesor de Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación Departamento de Pedagogía Universidad de Castilla-La Mancha No cabe duda de que las nuevas tecnologías están transformando la ecología del aula y las funciones docentes, y estos cambios están induciendo una mutación sistemática en las teorías y en las prácticas didácticas 04-07 Artículo 1 9/1/03 19:08 Página 4
  2. 2. tores familiares es la capacidad del pro- fesor el factor determinante más influ- yente en el éxito de los estudiantes, con independencia de su nivel socioeco- nómico, esto justifica que centremos nuestra atención en definir las compe- tencias que habrán de desempeñar los profesionales de la educación ante el reto y demandas que la sociedad del si- glo XXI plantea. Escolano Benito (1996: 44-46), al de- finir la profesión docente, lo hace en torno a tres papeles básicos: ❐ El primero es un papel técnico, que permite identificar a los docentes co- mo expertos habilitados para guiar el aprendizaje de los alumnos conforme a determinadas reglas metódicas de re- conocida solvencia. Este papel ha ido incorporando algunas funciones que desbordan la docencia clásica, como las relacionadas con la tutoría, la ges- tión didáctica y la innovación. Su iden- tidad se define por una tarea de claro matiz tecnológico según la cual el pro- fesor sería un ingeniero de la instruc- ción. ❐ El segundo papel se asocia a los as- pectos éticos y socializadores de la profesión. El docente es un agente de primer orden en el proceso de sociali- zación metódica de los menores en el tejido social. Los valores, actitudes y otras pautas de conducta que exhibe o vehicula constituyen un marco de re- ferencia normativo para las personas en formación. Por otra parte, como juez evaluador, el docente desempeña una función fundamental de control social, al legitimar a través del sistema de exá- menes, calificaciones y grados los pre- rrequisitos del orden meritocrático e influir en las estrategias de reproduc- ción, movilidad, igualitarismo y com- pensación. ❐ Finalmente, el tercer papel del pro- fesor se vincula a la satisfacción de las necesidades de autorrealización de los individuos en formación y de sus demandas de bienestar. Este papel enlaza con algunas tradiciones bien en- raizadas en el mundo pedagógico, co- mo las que enfatizan el papel del do- cente como preceptor, partenaire o te- rapeuta. En esta primera aproximación al rol del docente nos podemos cuestionar: ¿pue- de el profesor actual ser al mismo tiem- po un profesional eficaz, ingeniero de la instrucción, un juez justo y un buen compañero? No cabe duda de que el profesor del tercer milenio deberá abor- dar otras nuevas tareas, desde una ac- titud abierta a los múltiples aconteci- mientos e informaciones que se gene- ran a su alrededor. Y es que el cambio tecnológico se produce a una gran ve- locidad y requiere por parte de los pro- fesionales un esfuerzo de adaptación, actualización y perfeccionamiento per- manente. En el momento actual no podemos se- guir considerando a los docentes como almacenes del saber y por lo tanto dis- pensadores omnipotentes del conoci- miento. La cantidad de información que existe sobre cualquier tema es de tal envergadura que es imposible pen- sar que puedan existir personas que pretendan saber todo de todo. Afortu- nadamente están los medios electróni- cos para ayudar con este volumen de información. En la sociedad de la información el mo- delo de profesor cuya actividad se ba- sa en la clase magistral es obsoleto. Las redes telemáticas pueden llegar a sus- tituir al profesor si éste se concibe co- mo un mero transmisor de información, ya que en las redes tienen gran capa- cidad para almacenar información y desde ellas se puede adaptar dicha in- formación a las necesidades particula- res de cada alumno. El profesor no puede ni debe competir con otras fuentes informativas, sino eri- girse en elemento aglutinador y ana- lizador de las mismas. En el momento que vivimos no basta con saber el con- tenido de la materia para enseñar bien. El profesor debe ser un conocedor de su materia, pero además ha de apren- der a ser un experto gestor de infor- mación sobre la misma, un buen ad- ministrador de los medios a su alcan- ce, y desde esta orientación, dinamizar el aprendizaje de sus alumnos. Una ayuda eficaz para la gestión de la in- formación que aceleradamente se ge- nera en la sociedad de la información y la comunicación con las Nuevas Tec- nologías. Desde esta perspectiva se desprende un cambio importante en el papel del docente, que pasará de ser expositor a guía del conocimiento y, en última instancia, ejercerá como administrador de medios, entendiendo que estos me- dios de comunicación constituyen un aporte muy significativo al cambio o innovación de la educación al gene- rar nuevas posibilidades de expresión y participación. «Ellos han contribui- do a la recreación de las relaciones en- tre educadores y alumnos, poniendo en crisis al maestro informador, para dar cabida al educador-animador, al co- municador, al coordinador, al facilita- dor del aprendizaje, dejando de ser el alumno el receptáculo pasivo de la in- formación para convertirse en el agen- te-actor del proceso de expresión y co- municación» (Escotet, M.A., 1992: 88). El nuevo papel del profesor con rela- ción al uso de la Tecnología de la In- formación y la Comunicación puede entenderse atendiendo al siguiente cua- dro, en el que se especifican las carac- terísticas y tareas del profesor desde dos modelos educativos contrapuestos. El perfil del docente debiera configu- rarse como un profesional atento a to- O|G|E|5EL PERFIL DEL PROFESORADO DEL SIGLO XXI Modelo tradicional o clásico 1.- El profesor como instructor. 2.- Se pone el énfasis en la ense- ñanza. 3.- Profesor aislado. 4.- Suele aplicar los recursos sin diseñarlos. 5.- Didáctica basada en la exposi- ción y con carácter unidireccional. 6.- Sólo la verdad y el acierto pro- porcionan aprendizaje. 7.- Restringe la autonomía del alumno. 8.- El uso de nuevas tecnologías está al margen de la programación. Modelo tecnológico 1.- El profesor como mediador. 2.- Se pone el énfasis en el apren- dizaje. 3.- El profesor colabora con el equipo docente. 4.- Diseña y gestiona sus propios recursos. 5.- Didáctica basada en la investi- gación y con carácter bidireccional. 6.- Utiliza el error como fuente de aprendizaje. 7.- Fomenta la autonomía del alumno. 8.- El uso de nuevas tecnologías está integrado en el currículum. El profesor tiene competencias bási- cas en TIC. 04-07 Artículo 1 9/1/03 19:08 Página 5
  3. 3. das las posibilidades de comunicación que el medio le ofrece, para hacer más adecuado, exitoso y atractivo el pro- ceso de aprendizaje de los alumnos; un profesional que revise críticamente su propia práctica desde la reflexión de sus intervenciones como docente, y que pueda ayudar a sus alumnos a «apren- der a aprender» en una sociedad cam- biante y en constante evolución. La tarea del profesor se dirige a que los alumnos aprendan por ellos mismos, y para lograr este propósito realizarán numerosos trabajos prácticos de ex- ploración. Frente al profesor centrado en la transmisión de conocimiento, asentado en bases de poder, concien- cia social y política, aparece la figura del profesor como facilitador, entendi- do como aquel docente capaz de pre- parar oportunidades de aprendizaje pa- ra sus alumnos. Atendiendo a las nuevas teorías psi- co-pedagógicas sobre el aprendizaje, el profesor se ha convertido en al- guien que pone, o debería poner, al al- cance de sus alumnos los elementos y herramientas necesarias para que ellos mismos vayan construyendo su cono- cimiento, participando de forma acti- va en su propio proceso de aprendi- zaje. La figura del profesor se entien- de más como un tutor del proceso de aprendizaje. Con la integración de nuevas tecno- logías en el ámbito educativo, las au- las en las que son debidamente explo- tadas se convierten en un espacio abier- to e interactivo que permite asegurar el derecho a una educación para todos, sin límites ni fronteras, y es que las nuevas tecnologías son la semilla del cambio. Desde este enfoque el profesor adopta una función más de gestor del apren- dizaje de sus alumnos que de transmi- sor de conocimiento. El conocimiento se ha vuelto dinámico, y ello compro- mete a inducir destrezas y estrategias a los alumnos. La relación entre lo que se sabe y lo que se es capaz de apren- der cambia día a día, y nos acercamos al aprendizaje a lo largo de la vida. An- te estos incesantes cambios debemos tomar una actitud de estar al día, pre- pararnos para los cambios y no esta- blecer puntos de llegada sino procesos de evolución. En este marco, y a partir de las com- petencias básicas que debe tener todo docente –dominio de la materia que im- parte (competencia cultural), cualida- des pedagógicas (habilidades didácti- cas, tutoría, técnicas de investigación- acción, conocimientos psicológicos y sociales…), habilidades instrumenta- les y conocimiento de nuevos lengua- jes y características personales (ma- durez, seguridad, autoestima, equili- brio emocional, empatía…)–, el pro- fesor Marqués (2002; pp.310-321) sin- tetiza las principales funciones que los profesores deben realizar hoy en día: !Planificar cursos (conocer las ca- racterísticas individuales y grupales de sus alumnos; diagnosticar sus necesi- dades de formación; diseñar el currí- culum). !Diseñar estrategias de enseñanza y aprendizaje (preparar estrategias di- dácticas que incluyan actividades mo- tivadoras, significativas, colaborativas, globalizadoras y aplicativas y que con- sideren la utilización de Nuevas Tec- nologías de la Información y de la Co- municación…). !Buscar y preparar recursos y mate- riales didácticos (diseñar y gestionar los recursos). !Proporcionar información y gestio- nar el desarrollo de las clases mante- niendo el orden (informar a los alum- nos de las fuentes de información, los objetivos, contenidos, metodología y evaluación de la asignatura que han si- do previamente contrastados…) !Motivar al alumnado (despertar la curiosidad e interés de los alumnos ha- cia los contenidos y actividades rela- cionadas con la asignatura…). !Hacer participar a los estudiantes (in- centivar la presentación pública de al- gunos de los trabajos que realicen…). !Facilitar la comprensión de los con- tenidos básicos. !Ser ejemplo de actuación y portador de valores. !Asesorar en el uso de recursos. !Orientar la realización de activida- des. !Tutoría (presencial y telemática). !Realizar trabajos con los alumnos (implicarse en la realización de traba- jos colaborativos con los estudiantes). !Evaluar (evaluación formativa y su- mativa, fomentando la autoevaluación de los estudiantes y de las interven- ciones docentes). !Fomentar actitudes necesarias en la «sociedad de la información» (actitud positiva y crítica hacia las tecnologías de la información y de la comunicación; valoración positiva del pensamiento di- vergente, creativo y crítico, así como del trabajo autónomo, ordenado y respon- sable; trabajo cooperativo. Adaptación al cambio, saber desaprender…) !Trabajos de gestión (realización de trámites burocráticos… colaborar en la gestión del centro utilizando las ayu- das tecnológicas…). !Formación continua (actualización en conocimientos y habilidades didác- ticas; mantener contactos con otros co- legas y fomentar la cooperación e in- tercambios…). !Contacto con el entorno (conocer la realidad del mundo laboral al que ac- cederán los alumnos; mantener con- tacto con el entorno escolar…). En el informe del Consejo Escolar de Castilla-La Mancha sobre «El educa- dor en la sociedad del siglo XXI», se señalan algunos rasgos que definen el modelo de profesor que se está de- mandando desde la sociedad : • Educador que forma a la persona pa- ra vivir en sociedad, desarrollando una educación integral que incluye la for- mación de conocimientos, procedi- mientos y actitudes. • Que oriente a los alumnos simultá- neamente a la realización de sus tareas de enseñanza. • Educador democrático, abierto a la participación, justo en sus actuaciones, tolerante. • Motivador capaz de despertar en los alumnos el interés por el saber y por desarrollarse como personas. • Capacitado para aprender de la re- flexión sobre su propia experiencia. • Implicado con su profesión, voca- cionado, que busca contribuir a la me- jora de la situación social a través de su ejercicio profesional. O|G|E|6 EL PERFIL DEL PROFESORADO DEL SIGLO XXI Se necesitan nuevos profesionales del aprendizaje, con un papel y un estatus redefinidos 04-07 Artículo 1 9/1/03 19:08 Página 6
  4. 4. Se precisan nuevos profesionales del aprendizaje, con un papel y un esta- tus redefinidos. Los profesionales de la educación deberán reorientar sus objetivos en función de la cultura cir- cundante, así como sus procedimien- tos y técnicas. Necesitan cambiar su manera de trabajar, tanto individual como grupalmente, su relación con la organización del centro y la manera de acceder a la información que se ne- cesite. A tenor de las actuales circunstancias tecnológicas, culturales y sociales, el profesor deberá responder a los ob- jetivos de la educación de las genera- ciones del siglo XXI. Siguiendo a Sa- linas (1996) estos objetivos son: ✎ Preparar para un trabajo cada vez más versátil, capaz de responder a las cambiantes necesidades, mediante las destrezas básicas necesarias (educa- ción para el empleo). ✎ Entender la realidad que a uno le to- ca vivir y entenderse uno mismo, cam- biar al aprendizaje de cómo vivir en una sociedad tecnificada (educación para la vida) ✎ Comprender el impacto de la cien- cia y la tecnología en todos los aspec- tos de la sociedad, que requiere, ade- más de las disciplinas tradicionales, un punto de vista más global: educación para la responsabilidad ambiental y pa- ra el desarrollo armonioso de las re- laciones intra e inter sociedades (edu- cación para el mundo). ✎ Desarrollar el análisis crítico de tal manera que seamos capaces de enten- der conceptos y desarrollarnos por no- sotros mismos: favorecer la creativi- dad, las destrezas físicas y sociales, y en particular las comunicativas y or- ganizativas (educación para el auto-de- sarrollo). ✎ Educar para un uso constructivo del tiempo de ocio y al mismo tiempo que la educación se vaya convirtiendo en una actividad placentera (educación para el ocio). En estos objetivos hay una clara pre- sencia de los nuevos medios de infor- mación y comunicación, así como del desarrollo del análisis crítico y de la creatividad. Esto hace necesarias cier- tas destrezas y capacidades a la hora de manejar estas potentes herramientas, dado que la capacitación tecnológica del profesorado se está convirtiendo en un imperativo en consonancia con nues- tro tiempo y dejando de lado prejuicios y resistencias infundadas que nos pue- dan hacer creer que las nuevas tecno- logías puedan desplazar o suplantar el papel de los docentes. Lo que sí se afir- ma cada vez con mayor fuerza es que el profesor con dominio de nuevas tec- nologías desplazará al profesor que no tenga dicha capacidad. Podemos apun- tar algunas competencias tecnológicas básicas en la profesión docente que po- tencian nuestro desarrollo profesional como docentes del siglo XXI: -Tener una actitud crítica, constructi- va y positiva hacia las nuevas tecno- logías de la información y la comuni- cación (NTIC), ya que forman parte de nuestro tejido social y cultural. -Conocer las posibilidades de las nue- vas tecnologías para la mejora de la práctica docente. -Aplicar las NTIC en el ámbito edu- cativo tanto en tareas relacionadas con la gestión de los centros educativos co- mo en la organización de los procesos de enseñanza-aprendizaje que se de- sarrollan en el aula. -Seleccionar, utilizar, diseñar y produ- cir materiales didácticos con NTIC que promuevan la adquisición de apren- dizajes significativos (multimedia, pá- ginas web…) y que conviertan el au- la en un laboratorio desde el que fo- mentar el protagonismo y la responsa- bilidad en los alumnos. -Utilizar con destreza las NTIC, tanto en actividades profesionales como per- sonales. -Integrar las NTIC en la planificación y el desarrollo del currículum como re- curso didáctico mediador en el desa- rrollo de las capacidades del alumno, fomentando hábitos de indagación, ob- servación, reflexión y autoevaluación que permitan profundizar en el cono- cimiento y aprender a aprender. -Promover en los alumnos el uso de Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación como fuente de in- formación y vehículo de expresión de sus creaciones. - Desempeñar proyectos de trabajo co- laborativo (listas de discusión, debates telemáticos, cursos de formación on li- ne…) con una actitud solidaria, activa y participativa. Un profesional comprometido con la educación deberá actuar, en conse- cuencia, preparando a las nuevas ge- neraciones para convivir con los me- dios desde una formación que pro- mueva la participación y reflexión crí- tica en su uso e interpretación. No po- demos seguir enseñando a las genera- ciones del futuro con las herramientas que formaron parte de nuestro pasado. Mi derecho a no cambiar termina jus- to allí donde comienza el derecho de mis alumnos al mejor profesor que lle- vo dentro. O|G|E|7EL PERFIL DEL PROFESORADO DEL SIGLO XXI 04-07 Artículo 1 9/1/03 19:08 Página 7

×