Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Recomendaciones con sentido común para ayudar a nuestroshijos con las tareas escolares en casa       El padre/madre no de...
Ayudarle a hacer los deberes no es ayudarle“Los padres y, sobre todo, las madres de todos los estratos sociales dedican va...
El pasado octubre, al poco de llegar a la presidencia de Francia, Hollande informó de este cambio en losdeberes escolares....
acuden. Aunque trabajen mucho se implican en la educación de sus hijos. También les despista elsistema de lectura, que es ...
20 Oct 2007¿PARA QUÍÉNES SON LOS DEBERESESCOLARES?Escrito por: gomezcobelojr el 20 Oct 2007 - URL PermanenteQuien hace la ...
Estas ideas pedagógicas pueden hacer entender, la ya anunciada opinión, de que nuestro hijono siempre tiene que ser el de ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Los deberes y los padres

259 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Los deberes y los padres

  1. 1. Recomendaciones con sentido común para ayudar a nuestroshijos con las tareas escolares en casa  El padre/madre no debe sentarse en una silla al lado del estudiante porque transmite mensajes negativos: “No sabes hacerlo solo”, “descuida, que yo me ocupo”. Las funciones del padre/madre son organizar y orientar.  El verdadero papel del padre/madre debe centrarse en crear las condiciones de organización de la vida en el hogar de modo que haya tiempo y espacio para la realización de esos deberes.  El niño tiene que anotar en una agenda los deberes, lecciones a estudiar, trabajos a entregar y fechas de examen. Este es el primera paso: ORGANIZARSE.  No hay que corregir los ejercicios en casa. El objetivo no es llevarlos perfectos, sino tratar de hacerlos para ser conscientes de la dificultad. El profesor corrige mejor; hay que oírle.  Hay que comprobar que ha corregido en clase los deberes y en qué ha fallado.  Hay que reforzar con estímulos positivos la autoestima: felicitar por la tarea bien hecha.  No se debe dedicar toda la tarde a estudiar. El deporte (ir al parque o a una clase extraescolar deportiva) mejora la concentración al llegar a casa. Por el contrario, los móviles, ordenadores y videoconsolas cansan la vista y disminuyen la concentración en las tareas.  Consejos para organizar el tiempo de estudio: o Hay que comenzar por una tarea breve y sencilla para calentar motores y luego hacer la menos agradable. Reservar para el final algo liviano y entretenido. o Un reloj en la mesa ayuda a controlar el tiempo. o Recordar que no es posible mantener la atención ininterrumpidamente más de 40 minutos.  Es recomendable estudiar en un lugar de la casa que no sea de uso común, con el móvil apagado, sin distracciones (el ordenador encendido sólo cuando sea necesario), bien iluminado y ventilado. Fuente bibliográfica: http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/01/17/actualidad/1358445608_550169.html En la siguiente página, se muestra el artículo completo:
  2. 2. Ayudarle a hacer los deberes no es ayudarle“Los padres y, sobre todo, las madres de todos los estratos sociales dedican varias horas diarias a ayudara sus hijos con los deberes o a vigilar que los hagan. Y esta realidad contrasta con el extendido y falsodiscurso de que el fracaso escolar se debe a que los padres no se preocupan por la educación de sushijos”, sostiene Enrique Martín Criado, profesor de Sociología en la Universidad Pablo de Olavide deSevilla. El 80% de los estudiantes de primaria reciben ayuda y el 45% de los de secundaria, según laEncuesta sobre los hábitos de estudio de los niños españoles de TNS Demoscopia.“Los padres empezaron a involucrase hace más de una década. No solo por las medidas de conciliaciónfamiliar, también porque los padres de ahora tienen al menos estudios medios, algo de lo que nodisfrutaron las generaciones anteriores”, explica la pedagoga Maite Rodríguez Estévez, que impartecursos para educadores y terapeutas. “Eso ha hecho que la relación padre-hijo se escolarice. Lo queimporta son los resultados académicos. Todo gira alrededor de esa necesidad y se ha olvidado el inculcarvalores, el juego, la responsabilidad... No hay tiempo para otras cosas en las horas que pasan juntos”. Latambién maestra pone como ejemplo las actividades extraescolares que ya no son en su mayoríadeportivas —como tradicionalmente—, sino clases de refuerzo o de inglés. “Hay una obsesión por lacantidad, cuando no se trata de echarle horas”.Implicarse no puede significar hacerle los deberes al alumno. “El padre se tiene que poner en la posicióndel entrenador. Un entrenador no corre con el jugador ni tiene que comer las mismas calorías, ni, porsupuesto, sufrir sus lesiones. Un entrenador tiene dos funciones fundamentales: organizar y asesorarcon el objetivo de mejorar el rendimiento”, argumenta la psiquiatra Orlanda Varela.Como ella opina la mayoría de expertos. “Las tareas deben entenderse como un compromiso que elalumno debe adquirir, pero sin precisar de la orientación constante de otra persona”, recalca el equipopedagógico del Liceo Francés de Madrid. En otras palabras, codos sin nadie en la silla de al lado.“Hacer los deberes con él genera dependencia y si el niño tiene dificultades refuerza la idea de que no escapaz de hacerlo él solo”, enfatiza Rodríguez Estévez, que coordina la páginawww.preparadosparaaprender.com. “En Finlandia apuestan por el aprendizaje cooperativo y los deberesen casa son individualizados, para ampliar o investigar conocimiento. Si un niño va mal en lectura haceuna actividad que tenga que ver con eso. Si va mal en matemáticas, problemas...”.“Pero hay muchas diferencias en la posibilidad que tienen las familias de ayudar escolarmente a los hijos.Los padres que tienen menor nivel de estudios solo pueden en los cursos inferiores de primaria. Más allá,están perdidos. Y si intentan socorrer explicándoles conceptos que ellos no aprendieron bien, puedenincluso empeorar las cosas”, alerta Martín Criado, que trabaja en estos momentos en un estudio sobrematernidad y clase obrera. Pregunta a las mujeres encuestadas por su rutina y las madres le explican quededican una o dos horas (dependiendo del curso) al día a ayudar a sus hijos con las tareas escolares.Muchos estudios —como el informe PISA de 2009 (véanse los gráficos)— demuestran que elrendimiento académico está muy asociado al origen social del estudiante, la profesión de sus padres, laestructura de su familia y, finalmente, el género. Es decir, existe un desequilibrio en las oportunidadeseducativas. “Los padres con estudios superiores pueden ayudar a sus hijos hasta cursos avanzados. Elloproduce una enorme desigualdad por origen social, que se acentúa a medida que se asciende de curso. Aello se le suma, además, que las familias con más recursos materiales pueden contratar academias oclases particulares”, se lamenta Martín Criado, autor de La escuela sin funciones: crítica de la sociologíade la educación.“Es mucho más igualitario y eficaz que los deberes se hagan en la escuela bajo la supervisión deprofesores. Mandarlos a casa genera desigualdad, al traspasar parte de la responsabilidad de lainstrucción a las familias. El colegio deja que actúen todas las desigualdades de recursos culturales yeconómicos entre unos y otros”, cuenta sobre su apuesta el sociólogo. “Que las tareas se hagan en elcolegio es lo que propone la nueva ley educativa que está preparando el Gobierno de François Hollande”,prosigue esperanzado.
  3. 3. El pasado octubre, al poco de llegar a la presidencia de Francia, Hollande informó de este cambio en losdeberes escolares. Su ministro de Educación, Vicent Peillon, lo argumentó así en una entrevista en LeMonde: “Deseamos una sociedad justa. Una escuela que ofrezca las mismas posibilidades de éxito atodos. Y eso pasa por acompañar a los alumnos en su trabajo personal, en vez de hacer uso de recursosprivados, como ocurre demasiado hoy día”.El apoyo mal hecho puede generar dependencia, dice una profesoraEn la Comunidad Valenciana el próximo año se pondrá en marcha un proyecto pionero, Club deDeberes, que aún se está perfilando y que sigue esta senda igualitaria que está dispuesto a implantarHollande. “Ha sido una propuesta de un grupo de profesores jubilados que quieren apoyar en horarioextraescolar en los centros. La idea es que actúen de voluntarios ellos y estudiantes de Magisterio quequieran adquirir experiencia”, explica la popular Beatriz Garbó, directora general de Calidad Educativa dela Comunidad Valenciana. “No todos los padres saben hacer una integral o analizar sintácticamente unafrase. Pensamos, sobre todo, que vayan los hijos de familias desfavorecidas. Ahora tenemos que ver quécolegios se apuntan, que las asociaciones de padres y madres nos pasen una relación de nombres…”. Lalocalidad que va a servir de conejillo de indias es Castellón: “Una ciudad de 200.000 habitantes fácil decontrolar. Si va bien, extenderemos el club a otros sitios”.Intervenir en los deberes no es bueno, pero familiarizarse en el hogar con otros idiomas les facilita a losniños el aprendizaje. En el Estudio europeo de competencia lingüística (2012), Sara de la Rica y AinaraGonzález San Román, de la Universidad del País Vasco, han comparado a los alumnos españoles, conmuy bajos resultados en inglés, con los suecos, orgullosos de su excelente nivel. Y, además de otroscondicionantes, consideran que es importante el uso de inglés en el entorno familiar “para que estepueda desarrollar una capacidad auditiva desde edades tempranas que mejore su rendimiento encomprensión lectora en inglés, y a su vez progrese su expresión escrita y destreza auditiva”.Claro que hablar la lengua franca en casa no es fácil cuando solo el 20,4% de los padres españoles ladomina, frente al 78% de los suecos. Aunque, paradójicamente, los españoles comienzan a estudiaringlés antes y le dedican muchas más horas a la semana, “el hecho de que [los suecos] en el hogarpuedan estar más expuestos compensa”, subrayan en su informe De la Rica y González San Román.Escolarizar al niño en un idioma que no es el propio causa cierto miedo a los padres. Quieren que, adiferencia de ellos, su hijo se desenvuelva en otra lengua, pero temen no poder ayudarle en las tareas oentenderse con su profesorado. El bilingüismo en la enseñanza está en plena expansión y en no muchotiempo no habrá opción de elegir si se prefiere o no este sistema. “Aunque se tenga miedo a no controlarel idioma, en realidad es mejor, porque no hay la tentación de corregir los deberes”, tranquiliza Varela,que trabaja en Sinews, un gabinete madrileño de terapia multilingüe. Pero matiza: “Por supuesto, lascosas se complican si el hijo tiene alguna dificultad de aprendizaje en otro idioma y los padres no dominansuficiente la otra lengua. Puede necesitar una ayuda extra y lo ideal es tener un profesor de apoyo que leenseñe a estudiar y el idioma. Nosotros tenemos cada vez más clases de este tipo”.En el Liceo Francés de Madrid también consideran que la función paterna es la de organizar el tiempo y elespacio adecuados para las tareas, pero añaden: “Si además quieren participar en el contenido de losdeberes pueden hablar de estos en su propia lengua y posteriormente sus hijos escribir en francés o enotros idiomas”.La gran mayoría de los alumnos del Colegio Británico de Madrid son niños de origen español y esocondiciona —y les gusta remarcarlo de antemano— la forma de trabajar del profesorado del centro. “Todoestá muy medido, coordinado por cada departamento, no es cada profesor quien decide sus deberes.Están pensados para que los haga el niño solo en un tiempo determinado: 10 minutos, 20… Si no escapaz de terminarlos o no sabe cómo, hay que informar al colegio para adaptar las tareas al niño”, explicaSilvia Prado, directora de comunicación de este colegio del British Council.“La metodología británica de enseñanza es distinta a la española y los padres tienen algo de miedocuando los niños son pequeños, pero en cuanto se habitúan todo va bien. Por ejemplo, las matemáticasbritánicas a los cinco o seis años son muy distintas y por eso organizamos talleres para padres. Muchos
  4. 4. acuden. Aunque trabajen mucho se implican en la educación de sus hijos. También les despista elsistema de lectura, que es muy fonético”, cuenta Prado.La enseñanza en las lenguas cooficiales también preocupa. Según el estudio Creencias y actitudeslingüísticas de la población castellanohablante hacia el euskera, del grupo de investigación Amarauna deUnesco Etxea, el 53% de los padres aprende o aprendería este laberíntico idioma (solo uno de cada 10 lohace) en primer o segundo lugar para ayudar a sus hijos con los deberes. Atrás quedan la comunicacióncon los vascohablantes, el sentido de pertenencia a una tierra o el deseo de preservarla.Interesarse por los deberes ya está en la cabeza de todos los padres, el objetivo ahora es implicarlesen las actividades del centro. Por ahora, una utopía. Acuden a ellas un 32%, el doble que a lasreuniones, y eso por no hablar de la engorrosa organización, a la que solo se anima un pírrico 4% de lospadres, según el estudio La participación de las familias en la escuela pública (2008), de Jordi Garreta.Tiempo al tiempo.
  5. 5. 20 Oct 2007¿PARA QUÍÉNES SON LOS DEBERESESCOLARES?Escrito por: gomezcobelojr el 20 Oct 2007 - URL PermanenteQuien hace la tarea a su hijo lo despoja del elemental derecho de hacer y crecer. Así de fácil,para el que aprende es útil el trabajo; el proceso de realizar una búsqueda bibliográfica, definirun elemental concepto o ejercitar de alguna manera lo aprendido en el aula, es un procesonecesario para el alumno. Entonces, si UD. asume su papel le está privando a ese hijoidolatrado o a ese vecinito inteligente, de la oportunidad de desarrollar sus propiascapacidades. Muchas personas confunden la orientación y la ayuda con la realización detrabajos que los escolares deben hacer. Es una norma bastante generalizada que, en laelaboración de las respuestas a las preguntas de las tareas o deberes para la casa, se compitacon más calidad y presentación que las que ordinariamente se logra en el proceso docentebajo la supervisión directa del maestro. Todo sería diferente si se conociera que es mejor unarespuesta errónea, elaborada por un estudiante, que una excelente respuesta elaboradapor un tercero y asumida como propia para engañar al maestro y lo peor, aprender aengañarse a sí mismo.Queda claro entonces, que las tareas realizadas por terceros y asumidas por el estudianteconstituyen un mal al desarrollo de la personalidad niño o joven. Un mal que, en la medida quese acentúa, mutila más y más la capacidad de hacer y ser. Se sabe que se aprende solo loque se descubre.Los padres pueden ser menos obsesivos con el talento de sus hijos y no anticiparles el mundoque ellos tienen el derecho a descubrir. Los maestros deben constatar en lo posible el dominioque los estudiantes poseen de los deberes realizados en casa. Todos los docentes, conindependencia de su formación, poseen habilidades profesionales para identificar de conjuntocon el alumno cuando un resultado le es propio o no. Nadie está autorizado a seguir usurpandoel derecho a trabajar para descubrir. El placer de aprender, descubrir y hacer, le ha cedidodemasiado espacio a creer que siempre debemos ser los mejores.Muchos padres no profesionales sienten pena al no poder asumir la dirección y/o realizacióndel proceso docente en casa. No hay que apenarse, los deberes para la casa no deben estardirigidos a los padres sino a los estudiantes. El verdadero papel del padre debe centrarse encrear las condiciones de organización de la vida en el hogar de modo que haya tiempo yespació para la realización de esos deberes. Un local bien iluminado, ventilado yrelativamente aislado del medio hostil permite cierta concentración que es necesariapara estos menesteres. La visita frecuente a la escuela y la conversación oportuna con elmaestro les permitirá a los padres conocer si hay que mejorar la disciplina, revisar el horario deestudio o tomar alguna medida en el hogar para mejorar los resultados. Piénsese que laescuela ha de preparar al niño para la vida; entonces, si en la escuela no se es capaz, no se eshonesto y se presentan ante los maestros resultados que en realidad no son auténticos ¿seráeste adulto maña capaz de resolver, dignamente, los complicados problemas de la vida? Lafrustración es muy común entre los que han suprimido su propio yo, pero cuando el hombre seconoce a si mismo prefiere lo que está dentro a lo de afuera.
  6. 6. Estas ideas pedagógicas pueden hacer entender, la ya anunciada opinión, de que nuestro hijono siempre tiene que ser el de los mejores resultados en la escuela y que la excelencia delos verdaderos resultados, que lo enaltecen en su clase, son los que haya alcanzado por símismo. Es posible que debamos observar también sus resultados en la vida; cómo trata a lasdemás personas, como se relaciona con la naturaleza en general, como respeta y admira lobello y armónico del Universo, y cómo ama e intercambia con su entorno. Esto nos indicaríaque se está preparando realmente para la vida; mientras que una nota excelente en larespuesta a una tarea que no se hizo por el presunto autor, demuestra que falta preparacióncientífica y ética a alguien más que al alumno.¿Si los docentes son unos de los profesionales más supervisados, por qué quienes lossupervisan no han enfatizado en la falta de autenticidad tareas?La atención a resultados y no al proceso de formación a propiciado equívocos como este yaun peores, pero si uno quiere resolver un problema lo primero es reconocerlo. Cada maestrodebe elevar, cada vez más, el sentido de la justicia que es sin duda el punto culminante de lalibertad. La relación entre justicia, cultura y libertad es el fundamento que debe sustentarnuestra razón y nuestra ética. ¿Cómo será posible premiar con la excelencia a un autorapuntalado, a veces remplazado y privar de sus méritos a aquel que con sus ideas, su trabajo ysu propio esfuerzo presenta sus auténticos resultados? La justicia social debe reclamar yconquistar su espacio en la educación de niños y jóvenes para que luego no haya queimponerla en la vida.

×