Entrevista durand qh154fd (2)

281 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
281
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Entrevista durand qh154fd (2)

  1. 1. DETRÁS DE CADA FORTUNA HABÍA UN PAPA CON PLATA UNA ENTREVISTA CON FRANCISCO DURAND POR ABELARDO SÁNCHEZ LEÓN Y MARTÍN PAREDES. La imagen de los empresarios nunca ha sido muy positiva para el común de los ciudadanos, peor aún luego del régimen de Fujimori. ¿Cómo ves tú al empresariado hoy? ¿Por qué es tan mal visto por los peruanos? El empresario de arriba, el de cuna, el que heredó fortuna, o el que siendo de clase media o alta hizo fortuna, que son pocos, siempre tuvo un alto nivel de rechazo social. Han estado metidos en el clóset y la prueba más clara es que no hay biografías, no hacen declaraciones a la prensa, no ocupan cargos, salvo raras excepciones, en los grandes gremios. Los grandes no tienen presencia pública y, por lo tanto, no aparecen como líderes. Todo lo contrario, se ocultan. Exacto, están metidos en el clóset y no quieren salir. En parte, eso es por su propio origen de clase y su cultura elitista de no mezclarse, de no relacionarse con los demás, pero también porque tienen un alto nivel de rechazo social. Una excepción es Benavides de la Quintana. Él vivió en Cerro de Pasco, en Huancavelica, y puede jactarse de haber estado más metido en el Perú profundo.
  2. 2. Hay varias cosas que podrían poner a don Alberto como una excepción o un poco más lejos de los demás. En primer lugar, es una persona con una alta formación académica: muy pocos tienen una maestría en Geología en Harvard. Él sabe de lo que está hablando, sabe ubicar el mineral, va a la sierra, lo que es muy apreciado. Él ha sido gerente primero, el peruano con mayor cargo en la Cerro de Pasco Corporation, hecho que también es excepcional. Y a partir de ahí, ha ido invirtiendo, comprando minas, explotándolas, empezando de abajo. Eso le da legitimidad. Sí, porque son muy pocos los que teniendo un gran nivel académico han hecho fortuna por sí mismos. Benavides viene de una familia de clase media, con ciertos orígenes agrarios, vinculado a hacendados, pero uno puede decir que se merece su plata. La idea popular de que detrás de cada fortuna hay un crimen es muy fuerte en el Perú. Otro empresario con carisma, que estuvo en Chimbote, es Banchero Rossi. Él era más popular que Benavides de la Quintana. Banchero era un empresario de origen europeo, de familia italiana, que hizo plata con la pesca. Y la pesca es un sector bien difícil: puedes hacer fortuna hoy y perderla mañana porque tiene doble estacionalidad. Hay variaciones fuertes del precio en el mercado mundial y el pescado se va. Cuando te cogen esas dos estacionalidades puedes hundirte. Banchero hizo plata en un negocio bravo. Pero él tenía la ventaja de ser un hombre muy cercano al pueblo, quizá por ser provinciano. Su trato era muy horizontal y eso se reconocía. Ahí hay una especie de burguesía 2
  3. 3. nacional con cierto prestigio, pero esos son casos más excepcionales. Hay otro caso polémico: Luis León Rupp. Luis León Rupp hizo dinero rápido, pero cayó estrepitosamente cuando sus bancos quebraron. Su imagen es bastante negativa. Y en ese período, probablemente gracias a Richard Webb en el Banco Central, no hubo rescate financiero, a diferencia de lo que ha ocurrido antes y después. Él, como Banchero, entra en una actividad complicada: el periodismo. Para muchos, «El Observador» fue un muy buen diario; para otros, tuvo una pelea con Manuel Ulloa. ¿Hay un ingrediente político en la caída de León Rupp? Puede ser, pero más probable es que sea al revés: en la medida en que sus negocios requerían un soporte político, hizo un periódico, lo que te da influencia, acceso, capacidad de presión. Al regresar de España en 2001, cuando prescribió su caso, le quedaban hoteles, activos de terrenos, muchos de ellos embargados. El Hotel Cesar’s, que fue su principal inversión, ha cerrado. Y el Bolívar también. Con Fujimori hay una cosa rara. Los empresarios son fujimoristas y, al mismo tiempo, existe la idea de que muchos han quebrado. Sin embargo, se dice que hicieron mucha plata. Los sobrevivientes hicieron mucha plata. Durante el gobierno de Fujimori aparece una nueva hornada de medianos empresarios que se convierten en grandes. Por ejemplo, J. J. Camet 3
  4. 4. Contratistas Generales era una empresa que estaba en el medio de la lista y pasó a ser la cuarta o quinta de las grandes empresas. Y ha hecho dinero durante ocho años, si contamos el momento en que Camet se hace ministro. Ahora es uno de los directores del Banco de Crédito, el primer banco del país. Todos los que fueron ministros de Economía eran empresarios y han tenido problemas por juicios. Con Fujimori lo que hay es un tercer intento por introducir el neoliberalismo, después de otros dos: el de Morales Bermúdez luego de la crisis del 77, y el de Belaunde. A partir de ahí cambian las reglas del juego. En esa apertura final y definitiva hay muchos empresarios que son desplazados del mercado. Quienes tenían ya el viento a favor bajo ese modelo económico hicieron dinero, por lo menos hasta 1998. Ese año hay una quiebra y sufre mucho un sector empresarial, sobre todo el bancario. Ahí quiebran Picasso, el Wiese… Casi todos los bancos nacionales, excepto el de Crédito, han quebrado y numerosas empresas han sido ayudadas por el Estado o rescatadas. Pero en ese periodo el empresariado siente que hay un presidente y un Ejecutivo que los escucha, les abre las puertas, los apoya, que no varía las reglas del juego; al contrario, si hay variaciones, son a favor de las empresas, como las exoneraciones tributarias. Para ellos, Fujimori es el campeón de la empresa privada. Hay muchos que pasan también por el SIN para arreglar sus problemas o hacer grandes negocios. Sí, y también pasan por el Ministerio de Economía y Finanzas, que se convirtió en el principal espacio de rentas, sobre todo de tipo tributario, de asignación de contratos por la vía de la licitación pública, etcétera. A través de Hurtado Miller, Boloña, Camet, Joy Way y Goldenberg los empresarios han tenido acceso e influencia 4
  5. 5. como nunca antes los tuvieron. Pero también han pasado por la Presidencia cuando había necesidad de discutir nuevas inversiones, o cuando había juicios o favores que pedir que no podía resolver ninguna otra instancia pasaban por el SIN, quisieran o no. Son los casos de Hayduk, Newmont, Lucchetti y otros más que no sabemos. ¿En 1990 Fujimori es consciente de esta apuesta neoliberal? ¿Es una apuesta económica, política, jalarse a esa gente, o hay la idea de que la parte económica no la manejaba Fujimori? Fujimori dejó operar. Repartió el poder con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y asignó otro ministerio, aparte del MEF, a los empresarios, que era el Ministerio de Industrias. Por lo menos había dos puestos en el gabinete que eran para los empresarios o personajes técnicos muy vinculados al mundo empresarial. Desde Velasco en adelante ningún gobierno ha hecho eso, lo cual es apreciado. ¿El MEF tenía cierta autonomía, era el que verdaderamente gobernaba, y Fujimori estaba más en la parte social? Entre 1999 y el año 2000 hice muchas entrevistas a empresarios y me di cuenta de que eran fundamentalmente fujimoristas, pero había un sector que comenzaba a dudar porque no sabía si el régimen iba a tener continuidad, y porque le temía a Montesinos y compañía, que comenzaban a exigir demasiado a los empresarios. Fujimori operó bajo un esquema de reparto del poder. Concentró el poder en el MEF, en el SIN y en la Presidencia, y dejó que el MEF operara. Pero hay que tomar en consideración que cuando hay nuevas inversiones y grandes 5
  6. 6. decisiones que tomar, que conciernen a inversionistas básicamente extranjeros, eso se negocia con la Presidencia. Entonces Camet es una figura tan importante como la de Montesinos en el SIN. El de Fujimori es un gobierno que lleva a un extremo la concentración del poder político. Es muy parecido al de Leguía. No solo lo concentra en el Ejecutivo; a partir del golpe de 1992 interviene el Poder Judicial y cierra el Congreso y después logra, con apoyo popular, controlar el Congreso. Pero creo que eso no es lo más importante, sino la concentración del poder al interior del Ejecutivo, en torno a la Presidencia, porque le quitó todo el gasto de capital a los ministerios y creó Foncodes, el Infes, Pronaa y toda esa serie de instituciones que dependían del Ministerio de la Presidencia. Con ello, Fujimori directamente o a través de estos ministros y directores, podía hacer política social. Eso lo vinculaba a las masas y además le daba dinero que repartir, lo que en política es muy importante. Concentra el poder también en el SIN, que controla principalmente a las Fuerzas Armadas y Policiales, y luego en el MEF. El MEF aísla al Banco Central de Reserva y llega un momento en que comienza a someter o meter bajo su órbita, dependiendo de los casos, a la Superintendencia de Banca y Seguros, a la Sunat, a Aduanas y otras instituciones. Toda esa aparente autonomía se perdió durante la gestión de Camet. Hubo una enorme concentración del poder en esas instancias, y en torno a ellas se genera un triángulo que ha operado durante los años noventa. En la medida en que este triángulo tiene que ver con muchos grandes empresarios, no con todos, tenemos esa imagen negativa. Cualquier evaluación de Fujimori no solo puede referirse a su traición, a sus ambiciones personales, a su probable 6
  7. 7. corrupción; a Montesinos, sino también, como parte de la mesa del poder que sostuvo al régimen durante diez años, a un sector empresarial peruano y extranjero que se benefició de ese régimen. Y ese sector no ha sufrido el peso de la ley, como lo han hecho los militares y otros. El sentido común dice que Fujimori estuvo bien en la economía y mal en lo político. Lo neoliberal sigue siendo el sentido común hasta hoy. Toledo lo ha seguido y el que se aleje un poco de ello... Entonces personajes como Fritz Du Bois tienen vigencia; no los políticos sino los economistas. Digamos que el balance del régimen es fundamentalmente negativo. La condena social pasa primero por Montesinos y su entorno, donde hay muchos militares, policías y generales testaferros; pasa por Fujimori y su entorno político, y también por los sectores que operaron en el MEF o en torno a él, donde están los ministros de Economía y el Instituto Peruano de Economía (IPE). Los llamados crímenes de cuello y corbata o crimen corporativo se condenan de manera más suave. Generalmente se echa la culpa a la empresa en lugar de a la persona; no hay una condena social como la podría haber en el caso de Fujimori o Montesinos. Cuando dices que un sector empresarial «sostuvo al régimen» de Fujimori, en el sentido de que lo apoyaba, era un soporte, ¿en qué medida lo compromete? Compromete a aquellos que estuvieron en esa alianza. Dicho sea de paso, no son todos, y el número tiende a disminuir a medida que el régimen intenta quedarse, cuando comienza el período más arbitrario y corrupto, que son los dos o tres últimos años de 7
  8. 8. Fujimori. Una vez un empresario importante me dijo literalmente «yo soy amigo de Montesinos, he trabajado con el general Hermoza, he contribuido con el régimen en la lucha contra el terrorismo; sin embargo, hemos creado un monstruo que se está volviendo sobre nosotros». Al caer Montesinos, los empresarios sí se la juegan por Fujimori. La Confiep y los dirigentes empresariales en ese período dijeron que había que hacer la distinción, quisieron darle sostenibilidad a ese régimen para que se mantuviera en el poder por lo menos un año más. En esa medida sí son responsables de lo que han declarado públicamente y de lo que han hecho en privado. También hay un sector que se apartó o se distanció y hay otro que lo combatió y que pagó las consecuencias. No ha habido una discusión económica entre dos grupos radicalmente diferenciados. El IPE por un lado, y lo que llamaríamos Actualidad Económica, por el otro. Incluso podría haber una timidez, una falta de argumentos, para revertir esta cosa neoliberal a ultranza. Como que han sido derrotados. ¿Tú lo ves así? Creo que han sido derrotados hasta el momento. Yo participé bastante en Actualidad Económica, tanto como en Quehacer. Desde allí seguíamos la coyuntura con bastante cercanía. Éramos leídos, pero hubo una decisión de parte de las élites del poder de no comentar la revista, de no discutir públicamente los argumentos. Sabíamos que había todo un sector de empresarios que la leían con bastante regularidad. Pero alguien una vez se acercó a Beto Graña, que era el director, y le dijo «a ustedes teníamos que ignorarlos». Hubo de parte de ellos una decisión de no discutir, de no hacer referencias, de no dar ocasión a un 8
  9. 9. debate. Por el lado de Actualidad Económica fue lo contrario: siempre buscaba el debate y la discusión pero nunca encontró el espacio, en el país por lo menos, y creo que esa situación continúa. Instituciones como el IPE han copado los grandes espacios de discusión mediática, tienen mucha presencia en la prensa, entre los periodistas económicos y, salvo excepciones, como es el caso de Humberto Campodónico u ocasionales entrevistas, no hay mayor crítica. Este sector crítico, que continúa publicando una revista en Internet, influye en espacios académicos, quizá en políticos interesados en política económica o en economía política, pero no van más allá. ¿Tú verías una aproximación entre una izquierda económica pensante, técnica, y Alan García? No estoy muy seguro de eso. Después de su regreso de la convención del Partido Demócrata de Estados Unidos, ha habido un acercamiento mucho más evidente de parte del Apra a las grandes fuerzas del mercado. En el ámbito de sus presidencias regionales la relación es muy cercana y colaborativa. Sería ir demasiado lejos pensar que el Apra esté en la oposición sincera al modelo económico, como lo están Actualidad Económica o algunos economistas independientes. Pero sin partido, sin un vocero político, se queda en la academia. El IPE sí ha tenido una presencia en el gobierno de Fujimori, y en el de Belaunde también. Pero te das cuenta de que el IPE ha estado en el poder durante toda la gestión de Camet y que asesora a lo que es el corazón de las grandes corporaciones peruanas. A partir de ahí tiene influencia en todo un grupo de consultores y expertos 9
  10. 10. internacionales y, además, una presencia muy fuerte en los medios. El otro sector, el crítico, empieza a elaborar un discurso señalando las limitaciones de este modelo. Podríamos construir alternativas diferentes sin que cambie la lógica de mercado, pero construyendo un Estado que equilibre más la relación y defienda los derechos no solo de los trabajadores sino también de los consumidores, los pensionistas, los ahorristas, los clientes, de los usuarios que hoy nadie defiende, al menos no orgánicamente. Esa es una nueva realidad del modelo. Antes le reclamábamos al Estado, pero ahora a quien hay que reclamarle es a Telefónica, a Luz del Sur o a los bancos. Pero no hay un candidato probable que lleve esas ideas y las haga públicas. En estos momentos no, pero ten en cuenta que estamos en un contraciclo y esto se ve en toda América Latina. Cada vez más hay una crítica más seria, más profunda, mejor documentada, a las limitaciones del modelo económico. Los intelectuales que han concebido las fallas de este modelo y proponen alternativas no logran vender ese mensaje a los sectores populares y a los partidos o fuerzas políticas, menos aún a los medios de comunicación. El Perú empezó ese contraciclo exactamente con el arequipazo, que significó un punto de quiebre porque a partir de ahí se frena el proceso de privatización. A partir de ahí han crecido las críticas, las demandas, las protestas, que no tiene que ver solo con la pobreza o con lo que hace el Estado, sino con el enorme poder concentrado en estas empresas y la debilidad de un Estado que no llega a contrabalancear la situación. Creo que eso se va a expresar en las próximas elecciones. Hay banderas tiradas en el suelo y habría que ver quién puede recogerlas. Quizá el Apra, por 10
  11. 11. lo menos a nivel simbólico. Pero el Apra se da cuenta de que no puede gobernar sin las fuerzas del mercado y está, por su pasado, dispuesta a hacer muchas concesiones. Podría ser Paniagua, siempre y cuando tenga una línea política orientada a un Estado que cumpla una mayor función social. Paniagua es muy moderado, aunque si uno escucha sus planteamientos con atención sostiene que necesitamos un Estado mejor que contrabalancee este enorme poder que se ha acostumbrado a los derechos adquiridos durante el gobierno de Fujimori. La izquierda debía ser una defensora, pero creo que está encajonada, es una minoría electoral, y no se ha dado cuenta de que sus viejas bases de apoyo —los obreros y el sector asalariado— son numéricamente más reducidas, tienen menos capacidad de acción. Si van a defender eso, están apoyándose en un sector minoritario. La presencia del sector neoliberal, expresado en dos directores de diarios que son economistas, Aldo Mariátegui y Augusto Álvarez Rodrich, indicaría que hay una defensa natural a lo neoliberal. Incluso cuando ocurrió el arequipazo contra la privatización fue visto como algo irracional. Los medios se han convertido en grandes aliados de las fuerzas neoliberales. Los medios han hecho una labor tal que muchas de las ideas neoliberales se han convertido en sentido común. Ese es un reconocimiento de su eficacia. Pero ahora hay un contrasentido común que dice «yo que he comprado dólares falsos por qué no tengo derecho a una devolución justa y rápida», «por qué yo que soy pensionista estoy pagando estas comisiones», «por qué cuando pido un préstamo al banco tengo que pagar estas tasas de interés». No hay una noción de derechos que haya sido 11
  12. 12. internalizada por estos sectores. Sin embargo, es importante notar que, en la medida en que estamos en un sistema más equilibrado, en parte como reacción contra los excesos concentradores del fujimorismo, la gran empresa, sobre todo la de servicio público, tiene una preocupación mayor por lo que hace el Congreso y su Comisión de Defensa al Consumidor. La Confiep planteó la eliminación de esta Comisión y quiso reducir estos organismos reguladores y concentrarlos todos en Indecopi. Pero las empresas tienen buena prensa y eso es una gran ventaja. La prensa es la primera instancia a la que acuden los consumidores y un gran sector de esta está subsidiada por grandes empresas. Gran parte de la prensa y de los periodistas cumplen un rol de defensa de la actual política económica, rol que se manifiesta de dos maneras: una como áulicos, en el sentido de que presentan a las empresas con una visión excesivamente positiva, tanto así que las páginas económicas de varios diarios son básicamente publirreportajes; y como sicofantes, en la medida en que satanizan o presentan negativamente a quienes expresan un punto de vista diferente o crítico, o a las masas que comienzan a generar este tipo de reclamo. En general los medios, sea porque han abierto sus puertas a economistas o periodistas neoliberales, o porque es mayor su necesidad de publicidad —que es proveída por las grandes empresas—, siguen esa tendencia. Como no pueden hablar de las verdaderas cuestiones, tienen que hablar de las falsas, de la farándula, de personajes y celebridades, porque están autocensurados para tratar temas fundamentales. Las grandes empresas tienen un sistema de alarma bastante efectivo. Apenas se publica algo, el hecho es reportado y estas empiezan a 12
  13. 13. activar mecanismos para que eso no vuelva a ocurrir o para limitar lo que se escriba, e incluso para que se sancione a quien lo hizo y deje de escribir. ¿Los narcotraficantes pueden ser considerados empresarios? Sí, y con pleno derecho. Hay tres economías en este país. La formal, comandada por algunos grupos sobrevivientes de poder económico de América Latina, principalmente de Chile, Brasil, Colombia, y empresas multinacionales. Ellos comandan la economía. Pero también está la economía informal, manejada fundamentalmente por empresarios, grandes y medianos, que son totalmente desconocidos, que nunca hemos investigado. Viven de no pagar impuestos, de no cumplir con las normas laborales. Para poder operar tienen que coimear porque es la única manera de hacer negocios con tranquilidad; por eso tienden a ocultarse. Si uno va a los mercados o investiga el contrabando de hoja de coca, se da cuenta de que esas cadenas están organizadas por empresarios informales que no logramos identificar aún, pero que son dinámicos y predominan en ciertos sectores. Después tenemos la economía delictiva, que desarrolla dos grandes actividades: el narcotráfico y el contrabando. Ahí también están organizados, y a mayor escala que en los sectores informales. Estamos hablando ya de corporaciones delictivas. En la economía del narcotráfico tienes peruanos que han sido capaces, luego de que se rompe el dominio del Cartel de Medellín, de comenzar a producir pasta básica, lavada, y venderla a las mafias colombianas o mexicanas, o incluso pasar a la producción de cocaína y actuar a un mayor nivel, por lo menos en el mercado nacional. ¿El narco-Estado sería un fantasma luego de la presencia de 13
  14. 14. Montesinos, Hermoza Ríos, el Ejército, el SIN, los grandes narcotraficantes, Zevallos? No están desvinculados del poder. ¿Para ser Presidente del Perú hoy tienes que negociar, que hablar con ellos? No sé si los presidentes, pero no pueden operar sin algún tipo apoyo del Estado. Si están haciendo dinero y crecen es porque el Estado es incapaz o los tolera; probablemente es más lo segundo que lo primero, porque esa tolerancia se gana capturando instancias del Estado en las que ellos tienen interés. Este es un fenómeno que comienza con la explosión de la cocaína en la década de 1980, pero también se expresa en el Congreso, en cierta prensa, en el control del Poder Judicial. Su capacidad de acción política es bastante buena. ¿Han llegado al punto de capturar el Estado? Creo que no. La tesis del narco-Estado es demasiado exagerada. Debemos considerar los intereses de los grandes contrabandistas y narcotraficantes como agentes económicos activos que buscan expresiones políticas. Aunque con Fujimori se llegó a un punto en el cual tenían acceso, por lo menos algunos de ellos, a las más altas instancias decisorias, eso no convierte al Perú en un narco-Estado. Probablemente existió la posibilidad en el año 1999 o 2000, cuando Fujimori cedió poder y Montesinos se convirtió en el presidente virtual, el que tomaba las decisiones. Creo que por unos meses sí hubo un narco-Estado, a partir de julio de 2000 hasta noviembre. ¿Y los empresarios emergentes? ¿Cuántos hay? Los empresarios emergentes, a diferencia del gran empresario, son populares. ¿Cómo te explicas eso? En la sociedad peruana no hay un rechazo per se al empresario o al que tiene dinero. 14
  15. 15. Porque la persona que ha logrado desde abajo, a punta de esfuerzo, con empeño, hacer empresa, tiene una popularidad curiosa. Se le respeta. Hay un sector que ha llegado al nivel de medianos empresarios y, excepcionalmente, a formar grupos de poder. El caso de los Añaños, que vienen de Ayacucho y que están en la fabricación de Kola Real, exportan al mercado mundial y tienen plantas en México y Venezuela, es uno de los más conocidos. Otro es Aquilino Flores, de Topy Top, exportador de textiles. En la exportación agrícola van a ir surgiendo o ya hay empresarios pero todavía son poco conocidos. Hay casos interesantes de exportación de camu camu; allí destaca Hugo Villachica, un empresario de San Ramón. Probablemente si hubiera más de estos empresarios el modelo sería más popular. ¿Y no los hay más por algún tipo de dificultad? Es un viejo problema: el factor empresarial nativo siempre ha sido escaso en el Perú. Ha existido pero no ha logrado desarrollarse. ¿Qué es el factor empresarial? Es la capacidad propia de generar empresa y tener éxito en el mercado y poder competir con extranjeros o con otros nacionales. Ese factor empresarial es el elemento decisivo en Chile y en cualquier país desarrollado, pero aquí es escaso. Es el contexto el que no permite generarlo. ¿En qué medida el empresariado grande que está relacionado con el poder tiene más facilidades para trabajar que estos empresarios emergentes, chicos y medianos? El grande tiene muchas ventajas: capital propio, propiedades. 15
  16. 16. Empezar un negocio es relativamente fácil porque ya es parte del mundo propietario. En segundo lugar, tiene crédito mucho más barato. Para el empresario mediano y pequeño es muy difícil operar con las tasas de interés que hoy día cobran los bancos y los tipos de garantías que te exigen. Ellos no tienen la ventaja de firmar un contrato de estabilidad tributaria con el Estado. ¿Por qué no se hacen contratos de estabilidad tributaria para empresas peruanas medianas y pequeñas que han demostrado éxito en el mercado? ¿Cómo les piden ser competitivos si no tienen las mismas reglas de juego? Cierto, por eso digo que es un problema de contexto. La política económica ha sido diseñada por las corporaciones y para las corporaciones, dejando la frialdad y la dureza del mercado para los demás. Las grandes empresas tienen también la enorme ventaja de ser rescatadas cuando hay una crisis. Quizá el caso del Wiese sea el más claro. Al pequeño nadie lo va a rescatar. Su nivel de riesgo es mucho más alto porque no tiene paracaídas. Eso frena que se haga empresa. Lo bueno es que hay el potencial, pero este no se desarrollará con las actuales condiciones y la actual política económica. Habría que ver qué partidos políticos levantan esa opción, porque es una opción que mejora el modelo, que le da sostenibilidad. Un empresario me dijo que en el Perú no hay que hacer nada porque apenas tienes algo, te lo quitan. Hay una cultura de condena al éxito y a la propiedad. La condena a la propiedad la entiendo más porque es un país que tiene grandes diferencias de distribución del ingreso. Hay un factor que 16
  17. 17. los economistas llaman envidia. Hay mucha envidia económica. No es fácil ser rico en el Perú. Tiene riesgos. Todo tu dinero no te puede proteger de un asalto, de un secuestro. De ahí la tendencia histórica a tener parte de tu capital fuera, para protegerte de cualquier posible veleidad política. Pero también a tener a la familia fuera por temor al secuestro, que se ha convertido en un delito muy común. Una película como la de Scorsese sobre Howard Hughes no la entiende nadie acá. Este diálogo con el poder, la pelea con el establishment político, son inéditos acá. En el Perú más que en otros países, las fortunas han cambiado de mano de manera muy drástica y riesgosa. Para empezar con Pizarro, con una apropiación masiva de riqueza. Luego, en la independencia, la expulsión de los españoles en parte se hizo porque sus propiedades estaban acá y alguien se iba a quedar con ellas. Las guerras y revoluciones también destruyen fortunas a una velocidad enorme. Luego vienen las expropiaciones de Velasco y Alan García y su decisión de congelar los dólares. Justamente por eso es que Fujimori les dio garantías, leyes fijas, contratos de estabilidad tributaria, para que fueran parte del poder. Hay un sector que añora a Fujimori. Y esa añoranza quedó demostrada en algunos Cade. desco / Revista Quehacer Nro. 154 / May – Jun. 2005 17

×