ANA VIRGINIA PERSELLO
HISTORIA
DEL RADICALISMO
Edición a cargo de Juan Suriano
[{,'f¿
eJ edhasa
CaoÍi::ulo 1
Los orfo:encs
El 90
En_,lS§Q~~f'._iasmó la urudad políc1ca v ;:er:,-1wn:il 1rgerm¡:a ~ conflg!!.0.1 Je-
r!lll...
l ¡)
(~on~nruc1on. ~~9.r~ston_ J~!_ (~e1~~.:.:l1~._c~~-~::Qr:J.f y su :-~~fl!pla:z.o_po~__¡_ª'·-~~-c¡Ün
ele: ios !!OÍJte:"...
18
HISTORIA DE"!... R.'DlC.-.L'.SMC
presicin del siscema decroral. Esa :loca, que c:ongregó a descomemos Y e::cui-
dos dd ...
HISTORIA L'cL R,-DtC-U.'.SivfO
Je~1a. Lo~ sublevado~ -.:!"an, segun lo.s calculos de:_~-1~~~' ~p._[<~~~,~~~s~.~~~-ro~_:~.1...
. ' ' · • ' ',, - --,,-n m··nos de1 _.,,.. .._ntr:1i ·1 no oara susncu1no, poner. 1~_s;_9~?~~q.~9-..-~-~-~~_:_1e~_~-::-..·...
HISTCRIA DEL RADICALISMO
En ! 890, d mismo rlem soswvo la necesidad Je la revolución como reac-
c:un ;~-c:1Ee J. los desbo...
26 Í:-ÍISTORL.. DEL RrDlCAL!SMO
rn !egd" ?:J.<:i. ·iéericcrse. fs;:e es d plamo::o .JUe predommo en la Cámara de
SenaLiore...
HISTORIA DEL RADfCAUSMO
El suicidio Je AJem c:n l ~~% profundizo :;-_;:;~~~-S!2.JE._ m::i~en
~b-;:.-;-9-~<l~E;;-ce oor la ...
30 HISTORIA DE.L RADICALíSMO
arr:lso v ;os m:J.v<w::::-. clesasc~::s Je los 'iue e! país ha Sido vic!m:l. Por eso de-
crec...
32 HISTORIA DEL R.-illlCALISMO
mac:un ruen:e era 4ue el manJarn no se correspondí::t con el sis,ema represen-
UDVO v v10la...
HlSTORlA DEL. R.-'.DlC.L!SMO
E:c re::m::·o de 190'-L se --.:onfor:no d Comm: :.Jacwnal, dig1ó presideme a
Pdrn C. .'vloiín...
36 HISTORL... DEL RADlC-1.USMO
0ue puciiera ser ¡uzgada c.:umo deliro en la medida en que era una remanva de
n:::•:in<licJ...
38 H:s!ORL DEL R.ADlCAUSMO
deDares sobre 1r:inc::;!es aJuane::-os rc::iliz::4dos .~n cf Congr~so C!1 L894 (.i;..lonso,
..:...
40 HISTORIA DEL RADIC-LIS1v!O
cruir, Jes<le J.l!í. una Jocmna Je la UCR. La fueme mas rr:.msirada para exoii-
car su parnc...
HISTORH DEL RADICALISMO
L1 cuanrn a ou1énes y cuánrns eran los que ejercerían d derecho al su-
frapo, haCla pnnc:p1os de s...
HiS70RL- DEi.. RADIO.USMO
agemcs dccrnrales. A.ce;c;:¡ i1 dec;:or al elegido y se!ecc1ona a los me¡ores, a los
nocabtes lo...
HISTORIA DEL RAD!C-USMO
der"in:r ''la simesis de rndas las aoommac1ones", oara soscener desoués oue una
cosa era d acuerdo...
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Persello  -historia_del_radicalismo
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Persello -historia_del_radicalismo

450 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
450
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Persello -historia_del_radicalismo

  1. 1. ANA VIRGINIA PERSELLO HISTORIA DEL RADICALISMO Edición a cargo de Juan Suriano [{,'f¿ eJ edhasa
  2. 2. CaoÍi::ulo 1 Los orfo:encs El 90 En_,lS§Q~~f'._iasmó la urudad políc1ca v ;:er:,-1wn:il 1rgerm¡:a ~ conflg!!.0.1 Je- r!lll.~@5'!:Ef. d 2Q..cJg_..s:en!IaJ. En la pesoernva Je! pres1dence Julio -.. Roc::i pnme:-o :'"sobre co¿o de :'v[igue! Juárez C.::1man despues, consolidar ese nuevo orden ~equeria ta dim111ac1ón de! disenso y la ruprnra -.:on el pasado mmedia- m carac;:e:-:z:J.do por ia luci1a faccios:J.. El lem.a ,o_a:::,j ad_;!.'!Pmtraczon llev:J._Q:J. tm- plíc:¡:J. !a su~n de la iucha oolmca ;::,LfüI.Lcilln JeL¡¿..mgrt.o..o~_d..ccJ..Lva pues- ca en marc'"la de'1endri:l la legmm1dad del z:ob1erno. Haca 1890. esa orem1sa va é:":J. rue:-:emence ,::;.¡eSG0!1:J.da. Quienes gooern:J.ban, quienes degI:J.11, COffiO tUnc;onaban_l~:i.._vin_i:_1:1_!os re~r~~n¡;~~;~;~, ~;~~;-~-~~o~~¡:~c~Í~_,2·~-;;i_~g~)-;;~~de oo~_d_ienc1a J. J.'.'...~~~!~~.9..::r'.1e_J2:~.'nc~r~()gam<:~ qt,'.C:~-~~abai]__~~;:-~el 9rcu- lQ_J}_c_c::J¡;:c.::_u:il y_de lo-LP..9li.~1<::._oió_desp[.§.~~4_os. En la perspecnva de ]ose Nicolás .[aciel1zo (l ';) i:), uno de los publicistas mas c:-incos del orden 1mpuesw por el ~oc_u1sn10. se [íJ.caba de un sistema de gobLerno personal. Gobernaba unJ. oiig:J.rqu1:J. cuv:J. homogene:dad deverna de la pem::nenCia a las fam días que consuuran b ·'capa supenor de la pob1ac10n"' "la p;;sre mis san:J. del veund:J.- rro·' v de1v:J.ba en la ·'uniformidad de cnceno v de wnJuc¡:a" Ese srsrema se :J.se~l:3!2..<'...~J~..<::l.!':..0.Lciarui:_:¡_ofic1aLJ:lP.r_e~'.<J..e_.'"!_~e:.Li(l?_gQi;i.<,:.r:_t"}_a_s!9I_e?_i2..r.Q_Y_IilC1a- les runc1onaban como ·'supremos disoensadnres"' l.ÍC las DOSICIOnes oúblicas. La··-·-----~- .. ---·--· ________________ i... ,___ ··-·· ~---·-· ···--------~-----·~----·--·-----~---·- d~voLlc_1<?f1 ~k favores, b :l,f.llIScaJ y el ¡::iare:-Hescc,dt::cerm1naba¿i_la_Q~.lp~uon ci_c:_lt.'._s t;argo_s, ·'unanimidades que wm1_en2an en las m(ln¡qpalic!a4_e~, Z:ll.""j[il1U- an__e:1 l;isJ~gi_:;_h"!_ura~e:[m.1.Q'.l:QC:J.IIJ..lJ~.Il..,,::..r:i__c:L~':>.Q~.<?-de la Nac10_!1" Según Joaqu1n V Conzilez (l';) 10), la regla tmperame era que d ofic1:ilismo mono- poliz:J.ba d poder y la represemacrón v confiscaba el gob1erno 1mp1diendo a la volumad popular manifesr:irse. ~is_':lfr.~~(J.2.Ólo e~:J. u~~~~'..'.2..~'..::1. en la
  3. 3. l ¡) (~on~nruc1on. ~~9.r~ston_ J~!_ (~e1~~.:.:l1~._c~~-~::Qr:J.f y su :-~~fl!pla:z.o_po~__¡_ª'·-~~-c¡Ün ele: ios !!OÍJte:"'ltJ' :>e :·etii::aba a ::aves J.e_to_qµ_e ·.:_a la .:2oc~.r~~:_b_1_a_:_~_:-i_ornbre úc_:i_1;1~_1l¡;~,~-~~;~: -TI,i~~11_¡_i__a~J?mt:n.z;_¡_Q;i_ª 0n_c:__qn;ix_ :i__¡;¡ai:_:;_If_ Je_ Li -.:onsrr.ucc1on del rndrón U.e de·c:ure; J. .::i.wo J.ei .r[irnsceno del [menor, segµia .:on d_acapa- r:u;1~;ii;JJ_e :¡G-;~~as. :a .:u~re"'~c;qn el~ i;s ii~~-~d~~;~~-ciidacos~-~LQ[1rr9i_<,ie ~os ~!ecr~ffeS ~¡ uia Jcf COff1IC10. F'.nalmence. C! fun<;tQ_narruencg_ u~i SiS~.s~:iOa------·--- --·· -----------------··- ·-----· ----":HJJHIZado..PUL d..reccirso J. tas 1merven...:tone5" tederales que se urilizaban para"' ----··- ' --- ____.......,... _____________________,__ Jc.soiaz:u. ceponer u ,_·econ.srrUtr auwmiadcs <:::ecunvas, leg!shnvas J ¡udiciales. 'R~::~~r-;~;;·¡~iii·1~~-;io. Je uni r!c:1c.16°;1 ~l~~~,-;;l;, :··co~;--bs-,~-;_~~,e~iuba r__;~~:~ii~z, 1u.::uah:u1 no s¡ilo erCCClVJ. :;111u prc:vcmivamemc:. El cemor a la mcervenciün dis- Ci['iinaha a !os gunernauores provmc:ales. En símesis, esre C.iagnósnco Jescn- h1a !a suiwers1011 cte '.os rmnuo1os rcoublic:tno, represem:rnvo v ~eder:tl ms.::np- crn en la Consmuc;on Je Li:,53[En cérminos ..le Tulio Halperin Donghi, ·'d rm.1Utsmo ::::ra i:i suorenu c:ncarnauón de la república posible" v fue preusa- me.mc pnr ello (]Ue "hJ.bia c0ocaJo ya en el orden del día los problemas de la rcpúblic:i venlaJe:·a" ! 1')8--:-. Ahora bien. _;1 en L1 v!si0n de los incdeccuales y políncos que cemprana- mencc ...:omenzaron a onor.ersc al régimen, v de alguna manera ramb1én en '-.!crea rccuperauon hisconogrii-lca poscc::nor, predommaron las rererencias a la una111m1daJ, la Jc::seruón civ1cJ. v la apana, esca imagen ha sido luego revisa- Ja. Los acuerdos Je cúpulas no implicaron ausencia de disenso, de pametpa- CHJ!l rolínca u rnmoviiísmo. Fue, en wdo caso, la perpecuación de un circulo gobername ;la yue engendro conflicros v divisiones que no solo se produ¡eron por la ocupac:on Je ~spac1os Je poder sino por el modo Je concebir el régi- men Dolírico 'f Je conciliar la norma con d funcionamíemo de las rnscicueto- nes. L.a onos1c:un a ese urden se cradu¡o en 1890 en un mov~D.!2~.ll!-=­ c¡onarni LJUC pniponu s1m~lri11~~e u~-ruprur;y lfiiª vuelra_~rás. La Rcvuluuón --J-J P~~~~;~--11~10~;~~-,;..·-~¡--;;;;~~;;~il¡o· d~C~p~der en manos del Parc1Jti .~UrtJ;-~;:;-;1sc:i"Nac1t:~~lf[j~):T;~~~~;~i-~i;I;_~:r:T;E·~~~;;~-~~~-J_¡go-·---..::..._·---·· ·~------------ h1c:rri_:~_~j_e_L=:(~Et:-'..'.-:'..~~L'.2.1.1_s!_!.2_(J __cierr:pll__s~~ll__PUSO corno un mo::::~I.º rege- ne1·aJor res~_~r~0_o 1~-Jci__:itf!rag!~ _U]l_1_v_<:r:S-'1L~eJ':1:..C:~.i~~e_r:i9~ ,ci_t;_.ªgibl[;l§lCtOnes l1t>líncas v de !a compere11c1a por d C~l_Sª: ("" Ocsp~;~·; dc-!~--~-;1-~r~·=;--~~~-J-;&icn~i~ Aires y la Confcderarnin, d escena- ¡_ r10 rl1lírico bonaerense hab1a esca<lo dom111ado por la emergencia del Parndo [_íb~ral presidido mir lhrcolorne Miere, gcl_c:~t:~__s_c: ~~C::iD:t:!in(rn_~f1J~J.?'.'i:_algµ- , no~~~;~~~¡_Üj~~~~~~~f?~;~ iJ_~1lfo.:'J;;.1~, .si. d Club del Pueblo (m1msca) dio :(Jl"l!!en al Parndo Nauonali.sra y el Club LibercaJ (alsmisca) gesró al Pamdo c_Au;unomisc:1. Lus separaba el problema de la cap1calizauón Je Buenos ,'.tres. 1-:- •....robos se proponían como parndos c.ie 01·muo1os, 'f si b1e'.1 escaban ie:os Je --~--.......----"-· -··--·-'------·-·-·-----.!......---.-~ poder ser considerados parndos org:rnicos c:n c:i serrndo mas moderno del c-er- mrno E.IPºY..'...~r_()_.12._!~;::o~"_ctcus_ón Je¿i_encidad~:?_~s direre!:_l_ciadas, lo cual no 1mptdio los rr:ins1cos Je un duba ocro ni la iucha facc1osa..,Eran :i_gru- pacwnes laxas cciva prmcipal acnvtda<l se c:rcunscrib1a a la re:ilizac10n Je l¿;- rraba1os eiecrnrales (Sibaco. 19981. No dil-e:-iJ.n demasiado .::n ...:uamo J. füS b<1- ses '! pr:ic;:icas: sin embargo, durame mucho nempo la hisrnnografia [os .is1- 111iki a la dicummia encre orden v [iberud. cra<lic:on oarnc1a v corneme oo- pular, la ·'geme bien"''! las masas. Con A.dolfo --1.suia -~ropone .-Jvaro Yun~ue (1984)- escaba "el suburbio, el oobreno arrasuado oor sus marones de DLtlpe-, ' ' ría, reií.íderos de gallos, cornm.'.s v boliches, geme ...:ruda, capaz Je ganar ekc- cwnes a ciros v puñaladas", c:n cambio el mimsrno reunia a "la geme bien, docrnres, grandes nacendados V lacifunJiscas"' L.i lucha polírica mciuia la compecencia, las riegoc[aciones y las rebeliones. En 1374. la sucesión oresidencial de Dornmgo F Sarm1enw presemó ca-·------>-·-----.-----·----------------··.--·-'------~ -------~--- - ra~riscicas nw:~:'-'..~.:...l_acaD<Jig_~rill;t_Qe Njs;:gj_<i,-;--'-vellarn~_da sl,!lg.!Q_del J.cuerdo y el :p_<;>YQ_ ~~Jos __gs¿º_c:r_ri_a<i'2!~ 2.f2vm9~es y_§¡¿.~c_rJunfa ¡2rov_g<,:g d levamamien- m de Micre í_~srific~d<?_::_~--~erecho, deber v necesidad freme a gobiernos que no_i:~spernban la libercad de sufragio, cons1¡¿na, por mra ~e, s9scernda r~­ b1én por muchos de los clubes políncos vmculados al Pamdo Auwnomisca. En 1377, el Dres1deme..::V.:~Janeda l~.!_cg;::lonalizó un nue"'.o rnecarnsrnu polínco, la_~()Df.Uiac1ón,_gue irg_clic::iba acuerdos decroi:._:,i.les v la mclus1ón en e~rno de m1msras v als~.~s_ras.....~eandr() _Al_<.:1112 _ :1:i:.1§rü_i;i,L,tJg, 4:L:'.'.1-lle;J.... Bernardo Je lngoyen, Carlos Pdlegnm, cmre ouos, se oousiernn al acuerdo vconsricuveron ui:_a efi~~-~~~!_iii:Ei~ió-~2~~i:Si;.~~;n~~:;s¿~~Fe-R~1.fí~~;~-l:n-"18ái):--¡-~-Líg:i-cie Gobernadores de la__que surg10 el Pamdo Aurnnorn1sca Naoonal c;il_ªl2J.ili:o al poder aj_general Julio A Roca ven 1886 a su suc::sor, Miguel fuarez Cdrnan,-·- .. ·-·--· ·-··--·----------'"- --- ·- ... ·- - - ___{, ------ "'· .... "" - --·-------··---- - --- '_, ___,,_____ '-i·-- _____,.______ -~----- q~e:r:ie:s. _l!1C_<.:mar9_n r()rnl?er con___-::sep~aqo__d._c:_lu~h--~_foj,;9Q.;;as s:¡_ue será.re1Y.10.di- qq..n_~r¡J__~_9-_(2_c;gf.I1Q__m9_J.!l.t:.m_<¿_~~ealizado ~~..!22pecencia ab1erra. En agosro de 1889, un arriculo aparecido en el diario la Mzcu)i1, "Tu quoque ¡uvemud. En rropel al éxito", firmado por Francisco Barroecaveií.a, un abogado emrernano, reacc10naba ...:omra la renuncia a la vida civtca acnva va la libercad polínca manifesca<la por un grupo de ¡óvenes que en un banquere polínco babia declarado su adhes1ün mcondietonal a Juarez Celrnan; denun- ciaba el unrcaco: "Oestgnacion del ¡de urnco Je! Pamdo Nacional, hecha en la persona del presideme de la Repúbiica, que consmuc1onalmeme no puede ser jefe de pamdo" y enumeraba los que consideraba sínrnmas de decadencia cívica y recroceso moral: docilidad del Congreso, provmcias somendas v su-
  4. 4. 18 HISTORIA DE"!... R.'DlC.-.L'.SMC presicin del siscema decroral. Esa :loca, que c:ongregó a descomemos Y e::cui- dos dd circulo en el poder, comenia ios copicos que a partir de .:i.llí se. coma- rán recurremes en el discurso oposicor y consucuiran el ?rograma de l1 1 ~·rr1ón Civica de la luvemud que se reumci en seooembre en d Jardín Flonda..-. :o- venes sin pa~ado polínco corno .Ylanuei .Momes de Oca, Emilio Gouchon. :'vlarcelo T de ,-.lvear, Damian 1cJnno, Tomás Le Brerón se sumaron A.r:s.:C1- l1uiu del Valle, Viceme E Lopez, Delfín Gailo, Pedro Goyena v Le:indro ..J...:e.:n <J ue v;i habían cerndo ac;:uación en diversos clubes políucos. , Alcm, que pres1dira d mov1m1emo, habia mifüado en las filas del amo- nomismo; en 1868 esmvo emre los illndadores del Club Iguaidaú; en 18/U. ¡umo a Anscóbulo del Valle, Carlos Pellegnm '! Norberrn Qu1m0 Cosca, ha.- bia or(J"amzado d Club 25 de :Vlavo, ven 1878 fundó el Parndo Republicwo en o;osición a la coalición e~Cíe, Avellaneda y Alsma. L1 Camara, de 01pmados bonaerense lo babia comado emre sus miembros emre l-872 y 1880. Después de aprobarse la Federalización de Buenos Aires,. a la que se oouso tenazmeme, renunció prediciendo, a parnr de su puesra en v1g·e::ic:a, un fucum de cemralizac1ón v avasallam1enrn de las libertades. En rodas sus intervenciones parlamentanas, ilem ms1stió en la.necesidad de limicar, dividir v descentralizar d poder, c:n la búsqueda de mecanismos pa- ra que quien lo decencara no· se qm:dara c:on codo. y en no gobernar demasia- do. Consideraba que la irnervención excesiva del Esrado eliminaba la irucan- va individual. Emendía que la autonomia del individuo garannzada en codas sus rnanitesraciones y la parnc1pac1ón ctUdadana en el murncípio. las asoc;a- c1ones y los partidos, JUI1IO con la supremacía parlarnemana, consnmian los frenos a la cemralizac1ón asocíada a la ausencia de despousmo y al ur.perio· de la democracia, a la uniformidad, al impedir y no. al hacer. La descemraliza- c1on, por el conuano, implicaba mov1miento y esfuerzo mdiv1dual. Posmlaba, además, que la soberanía residía en el Parlamemo y que el me¡or régimen era d federal porque estaba mscripto en d punto de partida de la rgennna como república mdependience que no era la unidad, sino· la diver- sidad. En su plameo, la nación era un resulrado. En 1889,. encre los oradores dd E~lli.'....Jl_yt:~~;i,_Q~S:Ii~J.Q_u...Q...I?res~nce ~abíg__~g,uql?.§:QQ.;._±1.,1.L.9.nOJ.I:Ü?-S c9n~::l_::~d_'.l:'.i~~::_~ad_¡:_:'._f.~_12:2_~ida~.:...1':1:~~.'.1~:._dad..:..~1:1....F!.C?g~~~~1:1~E'.:.can só- lº-~~~~'.l:LLC.l1_C...e!~g~n_d,r¡i,l;:iª..com,ipQÓQ, ,.La.p.i::op.l1e~i:a..se.I.e~.tJmÜl.eJl..L::ic..liqer- cad..de ~111ti:ag)g,__único._rn0Jo de leg¡tirµar. d gs:ibier.!19.At:;...mQr.a,lj~ªrJa...P,QÜ.i;.ica ~:'.:..4..SP~~a..r:.la.~~fiD.:l!l'.?-3:§., _fue cambtén en el Jardín florJda donde Francisco Ba~~eña:_~nció el cl~_de los cívicos, que consiscia en orgamzar ligas pai:riócicas,, eronunc1ar '/ RCINL-'. P::RSEL...'.J 19 ·.:onre:-enc:;is ,, rundar 'Je:::odicos. El Cub' J.' ;:i : .. 1 • , - .~ i ! ! .l J. e ue..g_ano y e¿ de í.<l Lonc~:JC!OCT h.te:-on ,os pnmeros ae :os aumce que :0ar-ron ~or· rt- ~ - - , - "...,.. , ,.. ,.. rt ; . ,. , . . '=''d. , m..., --:1,re ,epi:cemore ,, a1- c..~mDL. -.ua.nc.o se de··1G.1(' av-n~ar ~n 1, --·-:-·-··--· - -, " ,, ~.. !a escruc:ura 1Jrgamzaciva consncuven- uo un ··omir.o rpr[rrti aue ~·er-- ¡' d" . ' [ ,,:--··:--"'-"--·"'~-"-·~··:......-"J.._:·'-'t:ra ª JIS'.ffJ_Q[LQ.º írn::i g_t;J.LliniOn Civica. tormad.o Dor una 1unp ··onsui-•va ¡ · - ,,. · -----·,----,..---·:-··-~---·;...;...-.!':·-"'--·- ..~-..~.::.-...--11-~S:g,LcCL'"'.[2QL~rjS)na1es Dresng1osos. ,,::icr,.. ~:Js?.:'i....~Üf~:__L!QA.l~DP·-~_:_ec;~.r~y:],,.~ll1C: .~e1:tQÍ~E~:..1.Ios f'.;:~sid~;~~-h~;;;;~~ ¿~ 1~s D,ar:ocu1as. presidida oor L~andro ,-.l~.%-~-~~;·¿~Q;J~d~-~-~;~-~~~~~da~fmaimen[e 1 1 r- . . ¡ ' ' - -~----¡......;:¡_.,.., _ ..__. ___,_,E.. ,,..uQ_,_.,..__c,.Q.Qs.IJ.J.1-V.!l...P.9_§~..QJgi!.Hiio... faJ abril de L89Q e . 1 fro.nn:iri,JL~SIJ..9..§. ..Aires. los c:vicos volvieron-a re~~1r~e--~(-1·..-r·e-~_b_...r...1·0~-;:Al-~:=n....ds::......! ~ . , • • L u. 1u.. 1sLa e oraaores carcc-c>rtzando - !rt r 'n ó c·- ·- ' " "" J t n ivica como una asoClac:ón de v·olunca- de~~~m1.nada a lograr la conciliación del h. ,ch .. 1 d. ·-.-----:----·-·---- ' e o 1...0n p erp·-no -lem ,,n cambto, relVlndicó a los parndos cuvas -;;-validades y dise-~m~i:~ro~.' le; d~-la democr:ic1a, engren<lranan buenas insmuciones. , Despu:s de un periodo de gran prospendad. la CflSlS economica naci; sennr sus etecws percurbadores. Ei aumenco dd ()"as-o oúbli· -0 [ · · d ._, L , e , os. empresn- 1 1 cos coma os sin concrol v la !ev de Bancos Gar-nridos L.,' ·¡· b :., , ,, . ' . · "" - ·que11a.Ot1caailas''n- naac.es nnanCleras provmc1ales· a em1ur moneda v cornar préscamos. ~n ,,¡ -e _ . [enor hab[:in aumencado la deuda incerna v ~·cr~rna El ¡um d.~¡· - ~ -.1 , I , . . · / ~- · ento e precio {J.el oro y a dec1s1on del ores1deme de ,-,,rrar la Bolsa de r. . ,,,. . . , ' , -- ~omerc10 provoca- :~~ resmem.,a.s ~~ e1 propi~ ~oo,ierno v ampliaron las filas de ia oposICión. En -,1 _enado, Anstooulo del V:i!le. denunció emisiones dandesnnas. Pero los ora- uores del Froncon, en,_abril de 1890, rro se refineron a la crisis smo margmal- menre en canto sus erectos eran considerados producro de la mal· vl' S ' J B · . . • a po mea ,egun uan alescra (1986), habría tambten que auibuirlo a que "en tale~ nempos no era de prácnca nablar en público de ímereses ffia[eriales" oero de su,,m~1d~n~1a daba cuenca la presencta, 1unrn a la cradición, la univers:daJ, la pr.,_rn;a, ~I ,oro, los clubes sociales V pl rlero de "millare' d 1 '. , - -· ' ~ e propteranos, ooi- s1sras y comerc1ances en vias de arrumarse". " ~n e~ mensa¡e al Co.ngreso pronunciado cuando se abrieron las sesiones -n 1890 J pres1dence Juarez Celman dio c-uemrt de la t' • · J ·d - .... ormauon e un parn- o cuyo programa era la, oposición al gobterno e 1mencó aílo¡ar las cens.!Ones anunc1ando la presenCJ.ción de un proyecrn de reforma a la ley electoral que reemplazana la lista completa por las elecciones unmommales para impedir que un solo pamdo absorbiera la represen[acón Oespue·s d - ·<l· ,·b · · ' · e su ca1 a rue apro ado en Diputados y rechazado por el Senado. Se sancionó r r· · . 190"l · · r . e_,en en -.. Y su vigencia no rue mas allá de las elecc10nes de l904. Cuando el anuncio se produjo la revolución nacía ciempo que PSraba pn marcha. El 26 de iulio los msurrecr9s se concemraron en el Par~-de Ar~i- 1, l¡
  5. 5. HISTORIA L'cL R,-DtC-U.'.SivfO Je~1a. Lo~ sublevado~ -.:!"an, segun lo.s calculos de:_~-1~~~' ~p._[<~~~,~~~s~.~~~-ro~_:~.1 ..::.i~- cc_~c~~-=:~ik~:-~1-1~~;-:~~l:;;;~-~:ili¡~~~~-(~¡-3;rallon ue lngeruerns, d 5º, d 11°, d l llº de Infanrería v :::! l.º éc: A.rriilena; la Compañia dd ..:¡. 0 cie Linea de Guv.n.iia en '.o. Casa ue Gobierno 11 los cadeces mayores de. P::uermo). L'n coral ue mil cresc:enrns hombres :;c:gún. los mas opnm1sras. Desoues de eres.días de ..:ombace, ;as ruerzas Je! gob1e~·no -alreúeJ<;r de CtnCO miJ [1ombres- ~OS· do- bJe'.:'.aron. ~xro 11HlepenJierm:,'Jlenr~-d~ s~-ji:~;~~J_, r;:-::-;z;;~d~que aJmunó con d correr dei c;emoo la cacegona de uq aconrec1m1e:iw· mmco, lle ··uomr:i., aunuue Je hecho se propu~o· como reacci<:ín_corm:a· los gobiernos c:lecmres v· b unan1m1daJ oro<lucrn de la suoresión de la lucha: cívica: para 1:unservar [os. pnncrpios rnscnorns en la Consncución de 1853';. como [escau- rauon Je las msnrnc1ones v de la acavidad polínca y como movimienco Je re- g•..::1erac1on de las c:.isrnmi:Jres y las· prácncas. - EiJKe..;iLJi;:.l1L;JHar_t:.z_Cdma1Lfa~d.~p..laz.;i.cÜ.L...cl~SJ;Lcar~12' Y dJ:J.ce.p.res1- Lle.llIS:...J,;_¡¡d Q2-.J'..dli,;g.rJ..u¡;_;i,s.U,LD.ÍJ:Í.....d_guill..~r.rio. Tres de los .zinco mi111srros eran rrnms[as:. V E. López ocupó la cancra de Finanzas,. Eduard0 Cosca la ue Rdac1unes Exrerwrcs y juan 1'vL Gm1errez la de Educación. Juíio• A. Enea, desde d JY:[imsceno Jel lncenor, comenzó. un proceso de recuperación J.e su ínt1uencrn. en d mcenor sr n demasiado ex1co. En C0rdoba el goberna~ Jor Marcos Juárez, hermano Jd pres1derm.'. depuesco; fue reemplazado• p,or d vicegobernador Garzon; _en Tucumán, el ¡_uansra Silvano' B0res fue. suce- dido p:)r d mims-ca: Pt·óspero García; en Santa Fe; d recién elecrn: goberna¡- J.or Juan M. Caffú::tca se puso ba)O la égida de Roca. En la mayoría de los casos, d nuevo enuamaJo de r·elauones de tuerza reproducia lo que oc.urna ,1 rnveL nac1onah, <.'.S Jeur,. ~i;i.duia a los c1~~<¿_S'.~E~nis rechazaron un mmlS[e- f]() y ures ¡cfauuras polineas c:n Sanca Fe; en "J:'ucumán parnciparnn, de l'a coa-· liuón lUe :ipoyó·a Garcia; en :Viendoza, Juli.an Barraquero acepco un mÍi!:11s- cenu en ei gobierno de Gu1üazú y. cuando. ésce debtci, Genunc1ar y fue reemplazaJo por Pedro Noiascu Omz, coda la cúpula de la Unión Cívica formó parre Jd gub1erno: d Jde de Arcilleria en. la Rev.oluc1ón del_ Parque, [¡cardo Day, v Manuel Olascoaga ucupanm mmiscenos; Aguscin Alvarez y lukín Barr;qL:ero s<: cunv1mero1~ en asesores del gobernador; el comandan- -¡<.: Torres ocupó la 1efarnra de policia y )ose Néscor Lencmas, que acaudilla~· b;i d Club Cívico de los Anesanos,. la mumcí.palidad de la Capical. binalml'.nce,. la 1mervenuon nacional desplazó a los lencmiscas, (Lacosce, 1'J90). I:::! orden poscevoiuuonariu mosuaba la becerogenet<la<l canco de las l_.uerzas ljUe se habian :~ialigadü en. el Pa_:::qu: co..::::_~_: las que apovaban al :_;lb1ernu. En :igosco de 1390, A.km le escib1a al ores1denre de la l niÓn Cívica de i'vléndoza,~igusnn Aivarez, que ~nq~;;-ta 'revolu~1on hubtera. derribado .li -p¡es1d~~:~:-·'[;;;;¡9-~~;~·;;i~e;~-r~-~~'..l.~;i:;0:?:~~~~~91!~;;ITs-~~'¡;~;-;i·~;:;:-~; ~as provmCias y ilabia que desmomaij~-~~-_o1eza, v en, seonembre, Bernardo de Ingoven se dingia al salceño Oommgo Güemes en cérmmos pa- rec1dos concluyendo que ao era posible admmr que los gobernadores, dipma- dos y senadores s1gu1eran recibtendo su diploma del pres1denre de la Re- pública. Preparaban de ese modo la c;:.::i_nvenc10n. que deb[a reurnrse en enero de 1391 ei;:t]:Q§_~:o-'--'-"ill.L,_Q._el~g::¡_gg_§_[2.f9..Y.ig9al~s en numem igual al de su re- presemac1on en el CongE~J.Q nacion3L~ü.::.:=S~2L-~.3:.f1:1bl_t:_~~ompuescas de re- presemames de los clubes secc1onal~.~.Q..Q.I voco S~filli.lscema de mavoria ab7 solura di11:1eron la formula Ban:olome Micre-Bernardo de Ingoven oara las ele~s_f2S~s1depc1al$i..J.Lt,!~-~1an reali_zarse . ;n-~~Jd;[""sn. La ConvenCIÓn reemplazó a las asambleas de norables. El SJScema comoorraba CQ- da una novedad. Los sucesos son conocidos. En marzo rerornó Micre de Eurnpa y llegó a un acuerdo con Roca. En ¡urno se reun1ci el Comice Nac10naJ de la Grnón Cívica y después de varias reuniones se cuncreró la div1s1ón. Lus· ~~yerdi~ras conscii;.htY-erotl::i.JJJ:!1Ón Cjyica Ni!9,Qgal presidida por Bonifac10; Lasua y los annacuerdiscas, la Un16n Cívica RadicaJJ1!.~B1Ji,..c!.~,EJ._gilc_R.2.Li~~!!L· En_ag_os- co, la UCR eligió un~__forE:J_ula de ,::~elazo, Banardo de Ingoyen-Juan M. Garro, v en se¡2._~krnillL&<':IllJ;ill.Ció .l.!.Dª W.lLi;i2I.J~s. 12r9v111c1as d~~órdoba, Mendoza, Tucumán, Salta y Ju¡uy para poner al pamdo en condiciones elec- rorales, Lo acompaüaron los dingemes Guillermo Leguízamcin, el ex gober- nador de Tucumán Juan Posse, Manín Y.-igoyen, Francisco Bai;roecaveña, Delfor del Valle, MarceloT. de Alvear, Rem1g10 Lupo y L1sandro de la Torre. -~~-'.1.?.::'.e1'.:1~'.~-~i..~?.'.:2.~:~_t;!~f1.~E.al ?1z2J?.~.bli~~ una d~darac1ón ~­ ciptos con un <;li¡¡,gpJ;J,§_tJqi df'. la SJill.i!-CJÓnlffip.tr.~_e_o_,.¡;l9.ruius:_r_~p..onsab1- lizaba¿!~g1men vigenc~ la dilapidación de bienes v dineros publicas, qmebras bancanas, e~1siones ¿:_i:_garancia__~;;,J!;!;g,!:,q_s:gn el encarec1m1e~ la vida paralizaban lall~g_ada,.~.,JE!.!:'..~gf3:.'.:lces_y...9.PICa1es, v cter:ras 12úbJicas em- ¡.enac[~g_ue se co_r:i..<::~n_1:gbari. ;Il una sola mano. Y concluia que el mal se ha- bía producido por "exceso de oficialismo" puesco quc los bancos oficiales· ope- raban como agences acnvos de la rurna transformados c:n mc:dios políncos suieros a las pasiones pamdiscas, Co~gnaba d!_:'.~Q.ués "en fó~'.3-s conc_recas:' las,_'.:~form~~--q.l:1::.__imem;,ir~:_l: ~r:i__s:a_-'i_o_ deaccegeL aj_gol:Jter~g: supaes1ón abs0lu- ta d<la.in.¡eren.c1a:.-;;-fimLen.la.acu.vidacl.bancana ven, las B;¡;-;_s de_C.omemo;, lím1.tes.a:la:pG.tíIIead~c:~1~!9.~,cJ.~~-~~~--P.?dJa~7c;~0~--t~~3-;·~:;~¡:-~a-
  6. 6. . ' ' · • ' ',, - --,,-n m··nos de1 _.,,.. .._ntr:1i ·1 no oara susncu1no, poner. 1~_s;_9~?~~q.~9-..-~-~-~~_:_1e~_~-::-..·.:__:__-:__:_~...ia. L•..-.....,.·~··-"~·-··-.......l.,....... -~.-~-·--·;--····1--·-·-··--~-;-··--···· ' - .,, · .:;. ~ ¡'. •• ._j . n )bi.-.- V()[' o.u.mero ena1enanuola soto oor .lo_c<::.~ oeGuen(,-~ -n 1...ont,:'':.:c)r:ce,s_.l!~.~ .,~------- ··--···--.·-~···-·----·· -- . -·--· ·-- ·····- ... -· ·- -.. ...._··-····o.··-------·---~···--· ' ' ' ! ' . rnin v craba¡o, ernreg:i c!_e la cierra a las como=:i:t:.Í~.5.. coi<,"Jntzador~...:.::lau­ s;¡¡.:·;;L;¡¡~;~~;~iv1s1ó~-;;.--¿~·-l;-~::;c~;-'.!'.l e:i oroo1edad 1! coiono con . d. -:::----:---~--------·-··- ··---------- ___._. ____,.,______ ..- ----~--~-- ---""'''' -~..-....-:--···--···-----.- ···- _____,._,,~ ! nrohib1cain de rodo comraro-de arrendarn1enco. "! ~!na.ímence mcorporaoa .as t __..·---.---:-.,.....:-·-..···- ....... .. ·-· .... ..._ ....-.... ·-·-··--·- ' e ' ~ ' 1 retOnnas lcgtsianvas que· cons1derJ.ba ncces;ic;is- para re<luc:r tJ.S i.acu1c1ue~· üe~ Pod<.:r Ejec~nvo: combrnaccin de· L1 mGeCJencie:1ca de ios ¡ueces. con la cie:.:- nvida<l de':ms responsabilidades: aumenw de ~as cacuicades pad~uuemanas: ze- defirncicin de la disrribuc1on del e:erc¡;:o c:n el cer.mor:o de las ¡xovmci'as pa- ra evHar la coerción cid derc:.:ho elecwral de '.os c:udadanos y la ores;on sobre las a~mmdades locales. Por úiumo....c:cw;!.:llihe::::.::i.J..de_sufr;,ig.!O_Qasada en el oa~~- ~ QLQJl.f2eLman.eri~e__y:__i:r;:_12res.c:.Q.rac:,9_i:i:.. ~.E..J.i!9...ill.m~.1rias. Los suc_s>Q;ukL'!O no imro<lu¡eron cambtos sustancivos en cuanrn a las pracncas sobre las que se suscencaba el poder del circulo gobemance, aunque csro no trnptdió, anres bien 2.rovocó. un ampl.io_i>:DaJ?--Y.-~eorido. mar- C:U:9__t:l....'.:!:!:U2un~g__Qi__lr;.t}exi~~~1. Sus emisores pEvilegiados fueron la prensa, ias -~~isras academicas v los libros, v .;oncci con d P1riamemo como uno de sus foros. Su aspecrn más conocido ~s ~Lq~e.::u::i.a.~ra -en ramo devela y de- nuncia- el desajusre emre principios consncucona.les y prácncas políncas ca- racI->:JJ?;_~QdZt.¡:l~~~~i~ ·¡;0·;.._·T;~q}le::éf.~;;~~~~:i;;.-;_c¡;;;.Ts.~¿9rñi::i~()-~aj a la par que t~snrncional. A esie !1lvd el discurso ooosirnr era homogéneo,. habia consen- s;; fue-~~~: predominaba: la umdad en la tmougnación a una clase gobeman- re que falseaba, cransgredía v mampuiaba los vínculos represemanvos y los princtpíos republicano y federal. Publiciscas y políncos críncos sostenían que b apacía, la indiferencia, la prescindencia del ctudadano eran producro del preclommio de los 1mereses de circul'o, y reclamaban un orden más inclusivo que ampliara la pamctpacicin. .0J__i::.iisn:ro~ci::!.:2.P.'?,_l?~f!-2-a.'..'...c~~-disc1:1:~:~E'...d c~­ maño del cuerpo -~l~~c~~r_aJ.. l?.-_.s:J~.C.~t_ÓJ:i::_4-~.".~!1AisJ.~¡g:~E!§_S__e,0 '..E:.ºd9..i<:..-SE~~ucir [osvorns-~~1-b~~~¿as. Las reformas elecmrales Je i 902 y l 9 l l dieron cueri..~~<!e es~O":-í"i;;~~-~-;;;;~·-~;~;c·;~;;~~·~~r~~-¡;~;~--~~;~·~· ~;:;·G..~~J.Tüs ~~~ns~ñso;-,;~;~ me~ ·~~·;;~· foenes: la discusión sobre los pnncip1os mismos del régimen polícico. La preguma, en ese caso, no era cómo conciliar normas y práccicas sÍ.Do__C.:l~L~P­ c;;.Llrn:.LQLCégir.n=-posi.blc. Si la adopción del régimen prestdenctal y el siscema Federal se ¡uscificaba en 1853 para imponer un orden, la experiencia de su puesca en marcha exigía revtsar su pemnenc1a. El parlamemarismo como al- cernanva al prestdencialismo y d régimen u!1lcano como opción frence al fe- deralismo comaban con :i.depws encre los publiciscas para dar respuesta al problema Je la cencralizac1ón dd poder. V:RCINL PERSELLO Las obieciones anclaron en e1 pasado. La hmona aparec:ó como el ;ug'.lI ?riViÍegia¿O para expÍicar (a C:"iSiS preseme, JUnro con la hérencw., b cradicion, los rasgos érnícos, la ps1colog1a v la sociología. Habia quienes lo acibuian a causas cransirorias y quienes, mas pesim1sias, a causas perillar1emes. El perso- nalismo fue el e¡e que dig1eon los publicmas para penodizar el ¡ca.saco. Sos<:enian que la ?ersonalizac1ón del poder esmvo ausenre en rvíayo, pumo de ?ar:1da de la organízac1on ;iac1onal; presence en la erapa de la anarquía,. sim- bolizada en la figura del caudillo, exponeme de una erapa de la conciencia co- lec;:1va, de las masas indisciplinadas y exacerbado en Rosas. que marcó ·'Ja si_:.bordinación de la. socedad a Wl hombre, que se ilama despocismo"', ecapa bárbara, anómala, de la "ctem0Gac1a inorgárnca", que como resultado de la evolución dio paso a un personalismo de disnmo signo, el de Mitre v A.lsma, que zendieron al mejorarmemo de las msmucones y al progreso de la demo- cracia, especie de "cacíqutsmo civilizador"2 de grandes presng10s individuaies en los que se condensaron v actuaron las fuerzas cívicas del país y gobernaron los capaces, que en la versión de Joaqum V González mtemaban imponer una C..msrnucrón ·'desde arriba a un pueblo que no se. hallaba educado para levan- carla''. En esta. perspecnva, el SO rompía con una cradic10n de ·'verdad demo- :.:::ánca y de consecuencia parndisra'', inauguraba "un esrado de cosas ab1err1- meme revoluc10nart0 porque ha t<lo comra lo que el pais tenia consagrado"º, abna una etapa de disgregación y de dispersión de las agrupaciones políw:as, c~ansformaba el personalismo en ofic:alismo, con un "engendro bastardo", el ·'cacique". El 90 significaba, entonces, la reacción comra ese "esrado de cosas". Las revoluciones de 1893 En 1879, en la Legislatura bonaerense, cuando se disemia el proyecto que pro- hibia al Poder Ejecunvo la movilización de las milicias provinciales, .:.J.em ar!r- mó: ·'Líbreme Dios de erigir en pnnc1pio la revolución". El argumenrn era que los movimientos msurreccionales renian carácrer endémico en el país porque eran ucilizados como arma por los parndos que amenazaban con revueltas si no se les daba todo lo que se les ocurría pedir. Sin embargo, s1mulráneameme dis- cucía el come111do del pnncip10 de auwndad sosremendo que no era mis que "la represemación del mismo pueblo, e1erciendo el mandaco que se le ha coníe- ndo". La auroridad de¡aba de serlo cuando babia exrralim1ración,. cuando salía de las functones decermmadas por la ley. Si bien la presunción, debía estar siem- pre del lado de la aurondad, su;·derechos no eran absoluros4_
  7. 7. HISTCRIA DEL RADICALISMO En ! 890, d mismo rlem soswvo la necesidad Je la revolución como reac- c:un ;~-c:1Ee J. los desbordes de la .wcondad, como mscancia regeneradora, co- :no impugnación '.l los gobiernos ilegícimos, sin acacar los rundamenrns· mis- mos de! regimcn polínco. L1 propucsca de los revoiucionarros del Parque no era moJ.it!car sus pnnc:pios sino corregir :;us cr:msgresiOnes, Es- la misma. [dea Jue 1<1 UCR sosruvo en 1893. -.. Ea ocrubre de 18~1 l Miue renunrn.i J. encabezar l::r formula presidencial T ·el candidam yue r1nalmcme se !!11DUSO en J.bril de l892 foe Luis .Saenz !Jeih, decw para frenar a su hijo Roque, candidarn del Parndo Modermsra. lJlS «aJicalcs se J.bswv1eron. Unos d1J.s anees. la denuncia de un1 consoirac1ón-----·-------·------ ·--- ---··- --·- -----------·----------~--- ¡usnficó- la 1mposic1ón dd es[ado de sino v la derención de un gran número Je dingences gue sólo recuperaron su libenad meses (1espues. Ei gobiemo eli- minó Q.e es¡:_~_modo la compeccncia d~_c,gral pero- d_i_g argufll<~.I!.~.QL~.l<:?.§' ragi- cale.:i_para 11!1:~~.!:Ja legi}~.1..P!..c!~<i,~~t~~,<2~2:E!.ci:.~~t1. A. la. debilidad de origen del poder del nuevo pres1dence se sumó la de su e¡ercicio, cuva. mues- cra mis v1sible- rue la frecucncra con que se pr0du1eron camb1os de gabinece '':::on andar de adag!ll al pn 11crp10 v de a!legro molto agmzto después" (!Gálvez. l'J83l. Finalmence, en 1ulio de 1893. .Sáenz:Peñale ofrecio,formar rrnnisreno a Ansn.ibuio del Valle, no cumpromendo, después de la escisión, ni con los· cí- vicos nacionales ni con los radicales. Ese mismo· año esrallaron° revolucrones~-~....:..'-">-..-, __.,_ _,.._~-------- radicales· en San Luis, Sama Fe v Buenos Aires favorecidas por dos- leyes, una obligando al desarme de las rlierzas provrnc1ales, de Buenos A.Hes pnmero y de Comences después. v ocra, a m1c1anva de Manano Demaria, mimscro de hnanzas, ordenanJo la 1ncervención al Banco de la Provrnc1a de Buenos Aires y la tnvescigacicín de lus acros adminíscracivos de los amenores gobiernos. En codos los casos, los revoluetonanos desncuveron a las aÚ.condades conscimidas v las susmuveron r-or gJ)D1emos ¡JI1.WÍ.,,'i.Q,flOS .q.!Jl'....µ&.Qdam.ª-.WJl.J]JJ..S._Ín..i;rncaban ro m~.I:..coEl...0.J:rnslis2é0..Js"~.1:!-E_1:.1lt;.!1 c~~~~!PJ2..<?.!1~:..:::b..:!.fragig: l'ibre. aungue cada uno de ellos preserne paniculandades que exigen un rracam1enco· s_ef2_a,rado. En San Luis, aprovechando un cont1icw encre er gobernador Jacrnrn Videb v la Leg1slarnr:i., un grupo· de radicales acaudillado p0r Teófilo· Saá, srn :ival del Coml(e Nacional del pamd(l'. se levamcí en armas. En Sama~_ demandas por la resmuc1ón del vos9-~umc1~~~ excr'!:fl~.~os, la_:?!:H?.~~;ión de un 1mpuesw al cereal v la msr_auI._aciÓQ...<,.l:.,:J.::u.!::!..~t_!.<~Lª-4e__¡;iaz elernva se con- 1u_garon par:i. fo~~~:!_~;:~~LT..~2v1~~._:.1Jern en d q_~"P-'lrcic1pa­ ron <:::l~.~1~1:'·-~-~.!_7...'2LQ~~RL~i,;;_.st~.S.()JJ1ªr Rosario );::J;.~12eraqza march;;i.ron sobre S_'1-ma F~...f""'DJ3.11~JJ.PS..A1r.es,....dgobernador Julio Cosca era rcsiscido por un am- plio cspccuo de secwres políncos v se levancaron simulraneamence·los cívicos VIRGINL- PERSELLO 25 v los radicales, escos úlnmos ba¡o las órdenes de Juan C. Beigr:rno e Hipóliro Yngoycn, presideme del ComHé de la prov111c1a desde 1891. En los eres ca- sos, los gobernadores fueron desplazados y susnm1dos por gobiernos prov.rsm- nales presididos por Teófilo .Saa en San Luis. ;t1anano Candion en Sama Fe v Juan C. Belgran~ en Buenos A.1res, que anunciaron la reorganl7.aC1Ón Je la ¡u;~ oC!a,. la conrección de nuevos padrones y. la convocacorra ª' elec:::Jooes.- Anscóbulo dei Valle permaneció creínca y seis días en el MinJS[eno de Guerra. Su reemplazo por 1fanuel Qurncana cambió el rumbo de las. revoluciones provmciales. A fines d~_j_ulig_,__eJ__fud_~L..fü:t:;..IJ.i;.ivQ.....D-ª.c::l9mLpJ.di.<2;..Jlllillf.±~10n al Congreso para imervemrbs erovrncias rebeldes J.m¡zarado en los anículos 5º y6o&i7c·;-;-.;~~~:¡;;;-;;;r;~¡~fu;;:;;"J;=ü;;~ci~ d~-;~r~;~~:;;;;-;;oiia, a.bsceniéndose así de apovar a los gob1ernos. "amenaz:_:¡q,.os 122.!: la sedL;-tÍ~ La Cáma_ra de Senadores.aorobó el provecw, en ramo. la de Dip_ucad0s voró_J252.r re.poner a las aumridades consmuidas, crabandose así i¿n confücro qe .J2.E..~e­ dimienco parlamemario. La c:i.mara baja acepcó que el Senado. era. la camara irnciadora, remó su proyecto y rechazó el de la cámara- alca que, consmucio- nalmeme, no podía reproducido en el mismo año parlamemar.io,. En agosrn, ambas cámaras aprobaron la imervención. El debace parlamemario giró en corno a cuemones generales cales como los alcances y límices de la faculrad de mcervenír y el caracrer de ese acm·, es decir, si. debia a¡,usc1rse escnccameme a la prescripción consnmcional o su· comemdo era emínemememe polinco. En cuanto a la símación concreca de las provrncias en cuesnón, esraba 1mplicado s1 era válido que la ímervenc1ón repusiera aurondades desnm1das por una re- volución que se suponía popular y sí, emonces, no se convenía en un proble- ma de mera resolucu:Jn, local. Los consmucionaliscas que ocupaban bancJ.S en el Parlarnemo -Osvaldo Magnasco, Lucas Ayarragaray- derivaron su posición de la afirmación de que las aurondades consnmidas debían ser repuescas; en canto se craraba de casos de delirn de sedición correspondía la aplicación de la segunda parce del arcículo 6.ª. El mandam ímperaEivo de la Consmución,. planreaba.Magnasco, esr:i. por sobre los imereses fugaces y rrans1corios de las agrupaciones políri- cas. Emre quienes planceaban que debían evaluarse crirenos políricos deriva- dos de !a circunsrancia, las opirnones. esraban divididas. Habia quienes pen- saban que la legalidad de las auwndades derrocadas debia ser examinada, correspondiendo emonces la imerv.ención amplia a fin de garannzar la. for- ma republicana de gobierno; reponerlas "sería auwnzar d abuso y el despo- nsmo en c1erros gobiernos de provincia sm dar al pueblo el medio necesano
  8. 8. 26 Í:-ÍISTORL.. DEL RrDlCAL!SMO rn !egd" ?:J.<:i. ·iéericcrse. fs;:e es d plamo::o .JUe predommo en la Cámara de SenaLiores v en :::[ Poüer E;ecunvo -has<::i. e'. c:i;oto de g:ibtnere. Y esraban quienes so;;:ef'.::J.n la "º pe::rmencia de la mcervenoori par:i. <le¡ar· ·'a los go- biernos sú1 ooirnón caer.:i ;moulsos de la icc:ón popul'ar·'. lo aue implicab:i :iccoc.1r !<l.s )t~uac:on.e.<) cre:.ida~- por ta re~101uc~ón. ':! '.llamo, el supremo re- carso de os pc.ebios opr:midos". Por su par;:e, d legislador radic:i.l Ber:i.coche:i. sos;:ema que se cracaba de un problem:i loc:il mnguna de las re- voiuc:or.es se hacia alz:i.do concra d gob1e:-:Jo nacwnal'. L1 amolirud v t1ex1- biiidad de la Dresc:oc:ón consmuc10nJ. 1usrii_l_::~~s!~.'.2~~_9PUesras -reooner las aurnndades. soscener la revoiucwn. Q!:~!..:Z,i!.f..._g9b~.§....Qg_e­ vos-. Sanu Fe. San Luis y_~_LA.if~S'.Q.Q..,l,QIS:~'l~~"~~.il'..Fe~~D...rg_~en­ co de los Q;ob1err.us provmcialS!!...2~~2:.!r0.:;.QQ:~_<:.:'l...las do~,.orim~I;J,S la_misión feJ~:i.l apovü~~}?:~-am~-~id~~e~-~-f!.:?_9.~~'.:hls,_~~l~~j,l_cg~.2:..D_l fq:yp re;:~ó :1i-;--ai gobierno desmuido rn al gIUD_ü OQ9~Ú.9.r. iVinaimence. los: intervenwres te<le- ;;T~:,~~~~--;~~~~·;:~7;:-¡~;~g:;bi~;;~ p~~visorios pero no cerr:i.ron d ciclo de las insurrc:cc1ones •1rmadas. En a<rosw CcJrnemc:s fue d escena.no-del emzemarraenw eri.cre_ l~2IJ..º~i- c1on v d-gobic:rno. El Panido Libe-~;;T~s_~;.~;-po~ill.~~:~~~~~9~;!a l'-t~1Ó.;. ¿¡;~~·;;~~i~i·~·se acerco ala UCR J?.2-..@.Q!2º~~ al gobierno3uw- !lomisu.J)JJ....~.r:ot,iQ.WUi~_,_iL<;'._m·~lQ;i.8.~'in.Las.r.~.lJ;i..GQ§.o...hi!bfa.¡;:i.a~J_a.dQ:,,.UJJ.a_ áE:- cion concurreme con los levamarmc:nrns de iulio. En sepnembre, los radica-·--..-~..~-~----·-L-0_,..._, ...~~,.,,.K..~e-... ...,.,..,.,,. ...............,....,......,~_- -··=~·--·,,,__.-~'-'.:",':!':,,,...,,......,~....-..:----.2- - - - - · ks.se evancarnn en Tucumán y nuevamence en Sanca Fe. -----·En d ornner -.:;;so, cuando vanos jefes del regimiem~ env1ado por c:t go- bterno nac:onal a comrolar la s1wacíón se pasaron al bando de los, revolucio- nanos se:- consideró que la sicu:ic1ón excdía los m:ircos locales y fue enviada una exoc<licon de mil doscienrns hombres al mando dd general Bosch y Carios ,l::legrrn. Tucumán füe· ocuoa<la_rnfü~~.U:D~m~:.h.<J:~C.'1..fi.D_e_~dt:.:..LS..23.,_ En Sa!Ju l;;..Ól.;J:!.~~'{.;J,,~~~~~j~~~~~~;;.~:.d;j~~;.¿oJonQUQ_qu,;~cÜ.O.:.~J.glJIDS:m.o.s a aqudlos quc: !e_0or~an_~~~~~I..J:13..<:;l<2Da.l.a.LQIQQ.l~ro.:.a.~-§~...rn1.~ab.a.ds:..una in- surn:cción :inctnac1onal v iusriflco la dureza de la reores~ón. --E·~-;:--;,;-~:-lt.;·;-~;;;lu'ci:;narios no g~z:i.ron de amnisda: s~fr.'..~.E.9.QJ~_:,:~r- cd v eí·;NICQ:_:;-~~~ñ~{.;J~..~~~r~;J; d..e::;fi::;; no se le~aruóJiasra ab-cl~e...lSl) J.-A...p.ar.m_tlt:...all.Ll.a..r..eYdµÜQ.lh__~Jern.m~.Q:.J.9_eJl.J.U_:i.rio,..Q.tlRQ:i­ calis mo en el mo.menw de su consmuc1on, oerdió fuerza_"~omo esu.'.1-~ia y no se volverá a r~!:!.Ü:.2..5:l!.§:.fl3.c~.r.a.:.~?L9..'.-~«'-·~EL..~P-S9...Q.re_:<to m;g,s~~nre diference. "/IRGI'.'•IA PERSELLO El am:iacuerdísmo Emre l89 l. v el fin del ciclo revoluconano [os radicales habian 12osn~J!!,_do, )LJE~9...':~i:!.}J_'.:.<:.:'.'.ºl1:!;,g§n. la '2.!2.2.sJ..c;:1o_!L<!...l9iU~.S!.s:c;loLg~.s;,ig_µJ;_i;¡_drrRg¡.f.a_.co­ rr:e~re como mo.do".4.~~!.S:..=iQ.il!.~hQXU~.e los_.:~_Q!)..t}j_s:;:¡;_q§_.P,_g.Ji.q¡,:_f?~·- Ése füe el pnn- c:mo sosrenído para fundamenrar su separ;;uón Je la Vrnón Cívica. Cuando en 1393 d Comiré de la prov1nc1;i de Buenos Aires se nego a pac;:ar con la Liga Agrana, presidida por Carlos Guerrero, los fundamentos de la oeganva se susremaron en que "supnmlf la lucha es viciar. d régimen republicano cu- yo fundamemo mísmo es la diverndad". Los pacros -dice la nota- rransgre- den la prácrica de las insrimciones, resmngen la liberrad de cmerio de los par- ndos y murilan la capacidad polínca dd pueblo; la multiplicidad de las ideas consnwye la esencia de las msmuciones libres y esa diversidad se desuuye sí se asocian aspiraciones diferemes. Si esras úlnmas coinciden -concluye-, la soluc1on no es. pacrar sino ímegrarse. .S.n._e.lJl..b.'1-CgQ,..eba..o.do.uadaJª".-~.u;i,u:gJ.ar.i:.eY..uÜJ.CJD.,O.~Qmp.Q.c.:.u..~Lpúo­ ciP-ío ann~uerdisi;u..~.~ SQ1i~l.Q.9....f.9J1l~.JJ1UL.rn.i1 iuerzui2r mdos los radica- les.:..uL~L~lsi§..<;:_i¿f~~rü..enJ,ª-~!?X:iS.11~!1; ,~t"'.7.r:t.!3_µ_~f19..~ ~iE~~.LC.~""..f~. f:.::'.~ral esc:i.ban en condiciones d~_g~..~.<::CCÍS:!_~~~...!:.. ÍnCQ.!]2_9rar legj,iadores al Congreso, no ocurria lo mismo en ias 8rovmc1as, donde encraba.q...s.QJ;_oalicio- ne.s elecro@.§...<;:J,).JLll..sin..J..a..ao..ueucia..d~m.u:é.~!J...al (Alonso, 2000). Por oua parre, aunq,IJ~J-ª:.QJg_aJJ.LZ'1,s:J.ÓJUl:!J.1ahfa.J.t:.!M~Q:.il...h.;ill..IQdo.tlterri~río, esraba escasamenre esrructurada .Y sí bien jJe.!!h.S.2.9av~~~~1deme dtl,,¡2,~tí­ do, conraba con mavoría, su liderazgo era c_;uesnonado, ramo por una renden- c1a más moderada v proclive a la r:iegociac1ofl.:._~...I.s;~Q2.!J.Qi.<Lª-1?ernardo de lngoven como EQL!jipóliro Yrigm;:~!2: ~-5.~.S~lÍ.!:~Ql2...b.~Q.ia fQi:s:iJecídq.:__~ dorp..J.:-_ 010 sobr~___-:)_Colll_l_~ bonª,<;I~ll§.e..~-ª-l2JJes..4e..siemosuar sg5..J.ÍiJre;?....Q[gamz.agyas en los sucesos de julio de 1893, cuando logró que la revolución esrallara. casi s1mult~a1!1em.; en_!~3roria.~ "to~par~dos 1.~J3'1J~r~::'.,'._í_l_C:9~~~~g~~ª"~ un 12eculiar esrilo que Mariuel Gálvez, uno de sus cancos biógrafos, describíó·:i.si: "La casa de Hipóliro YrigQven es d cuaneJ~!]gal. A veces hay allí cuarenta, cincuenta personas; pero él no habla sino con uno o dos. Desde allí, ayudado por sus amigos, organiza el panido en roda la provrnc1a. Nunca va en perso- na. Ni escribe carras. Ni suele uarar con los cIUdadanos de los pueblos que han de fundar los comités. Manda a cada pueblo a uno de sus- amigos" Yugu.yen cultivaba un esrilo mdudable_rnems;_ difereme d_d de Al~JP~_gye pre- foria el a,m.b1emL<Je las asam..Ql~µ..lo..s;..a.c.t:.as....µ.úbl.ico.s.,_)!...d.eLde..B.emai:do..dc ln~:::y~-~-·~.?.~51:1.mb!.a.9.?..?.:.f~!:~Y,_<;_'.;,~~J.2.~. circuJ~ de Q.9,~~J2..!.~~;.."..........
  9. 9. HISTORIA DEL RADfCAUSMO El suicidio Je AJem c:n l ~~% profundizo :;-_;:;~~~-S!2.JE._ m::i~en ~b-;:.-;-9-~<l~E;;-ce oor la sucesiofl.51~~-li~~.2..~§;fuuigl!L~lL~lJ!illUO,_err ab_:.:_i1_~~__cc:_~mó la Cl;!J.:::'.S2S.L9ll.Y..SLl.gi9--.RLS'J.9-~__,1_1:~ ª' !2t:rIJ:.±E4!2.....cisltifill~~s­ cc, al igual que ames lo habia hecho Anscóbulo dd Valle,. propiciaba- la reum- ric:icion de la Cn16n Cívica. Los monvos- eran dos: lograr un acuerdo elecm- ral y qu1carlc peso a Yºngoyen en la defimciün de la reiarn:in de fuerzas en el pamdo. El escenano polínco escaba sumameme fragmemado. Miemras< Roca prcrenJLi prescndir de los civicos nacionales, Pellegnm propiciaba un acerca- m1enrn a Bernardo Je Ingoven; en canco esce había concretado negocraciones con ;V(icre que implic:tban el mancenimrenco de orgarnzaciones separadas comc1diendo en una formula común, [a, llamada por l?eilegrirn "polfoca de las raraleias"'. Yrigoven, Jt:sde s_y basc1óc:i ;;:_n la ornvincia de Buenos-Aíres, se- ne- go a cacifrcar d acuerdo. Cuando· en seociembre se reumó la Convención-, los ~1~Í:S-r-;;-~~~;:;-~;;;~;~~~~-;~·;;;;;~-;;~;::-;;-;;;;--~-;;~¡J6slo:·;;;r~-~on; Una n<>C3._sl,SL~9-f!!.:1C<:.QQ.L1-ª~-=~~-~-P.Le~J_dep,Je d<;_li:9Jil!Ss'._JjillJ..Q_Qill_[2)am<:a- lxuu Jisol11c1ÓlL.f.!L..fiJD..9.QJ:UJ~~sJ.IJS';..¡;:LR:1I.H.flQ.:.."'hi;!~Suelco m0dificar l;;t ley r"undamencal Je· :iU ex1srenc1a". Algunos· comm!s de la Cap1c:il lo siguieron aduciendo rnmoralidad y agregando que "h popularídad del pamdo se·sosrie- ne en la bandera de· la 1ncrans1gencia". Durance d desarrollo de la Convenc1cin, los fundamemos esgrirrudos. por Lisandro de la Torre al prcsencar su renuncia-después:de bvcual:no sólo-nun- ca volvera al parndo radi·cal srno que se· convernrá: en uno de· sus -más' fuerces impugnadores- de¡aron en daro Las resisrenc1as que provocaba- Hipólito Yngoven. Se refinó a ''una mfluencia hosril y perrurbadori' que·rrabó: la mar- cha dtl pamJo; "oculta y perseverame.", "rreganva pero cerrible'-'; ª'la. que le arribuyó· haber hecho abonar los planes- ce.volucionarios: en 1893,y oponerse a l:i. coalicion "amepomendo a las conveniencias: del país~y· a1 los··anhelos del parrido senr1m1emos pequeños e· inconfesables", y a ta que caracrerizó comu "afan oscuro Je proseliusmo sm honzomes" acruan:do por 1.mermedianos. De hecho, Yrigoven 1m ptdio el acuerdo cuando anunció Q:b!s;_g:..wes.s:.IU.ilda_aJas clec_c_!.onc;:?_enJ.;i.:Jl.fQ_Vi_Q_c.j_~_c;l.e...fü1_s:n9"L6:~J:~Q.COVSiJ.f~JI4Q el reciro dJ:-11.l.T.CI2!. Fi11 al me1füo~!LL8.'.2.8..,..loca aq;;_~jQ__;.R¡¡?resi_d(:;n.óa y_B.!:.r.ri_a.rdíL.d.e.lrígoyen, apondo por Pellegnni, a la gobernación qonaerense. El J2.'.!!0c.o· radical:__co- menzti :;u declinación v sus fuerzas comenzaron a: dispersarse. En diciembre de ese mismo aúo, Esran1slao Zeballos-condenaba el acuer- do como principio, ·'polínca de promiscuidad de los pamdos'' que consolidó d urili[ansmo y la apareme unarnmidad. La p0Lír1ca de concilíac1ón iniciada por Avellaneda en 1877 como "recurso• supremo" se desnamralizó, G.irá Ze- VIRGINL' PERSELLO ballos, marcando el pumo de pamda Je ia mdisciplina v d uespresGgio C.e ;os parndos de opos1c1ón. En esa covumura consoíidó al Parndo .lac1onal v de- bifüó las bases de susremacion del m1trrsmoc Desuués de l 890, la ooiínca de: -~-------·----·-- acuerdo desorganizó; a los radicales, enrn;_go· la- vida ootínca il Pac:Hfo Naóonal, "legión· militame", val pan:ído ..iTil!:~isra, su "auxilio espirnuaJ"ú E;} 190!, Miguel !3:_~~~EQ_;_lC,::_1:1:Sa~?-' al ac1erdo-de haber subvendo la v1ua oúbli- c:r..~nerand_q__Q:~ali~Ql;Q__c;__JD.dif~Le.11s:;1a7, Y un aúo después, en la Camara de Dipurados, cuando se d:ebacia la sanc1ón de· la. reforma a la ley eie:::rnraL Joaquín Castellanos colocaba: en esa dinámica de runc1onamienco emre go- bierno y oposición la supresión de Ja lucha y d 1mpeno·del fraude" i..':_~ alrur!_~LEarrid'o_i:_~-ª'ical~SS.E.'1.lJ.:~uJü~'.2,<2 .::'~IT1.;l~Sh9_~A~..lY~..siiL:grn.res o se habían remado:s!tl~!_ci~..2olír2..º-.haQ.(im..~ngrWl.'1c.lo..l;1s,_füas_de orr::Ll a~Qaciones, en generaL.~~2!2.f_ensfj~~mos del PAN, que, ecliosada la m- ffuencia de Roca, pasó poc un proceso de fragmemación. Pellegnm, entjenca- _do con ésre, fundó' en 1903 el J?amdo i1JlQllillllifil, al_qgs::..~u-~m..ar.w:dQ~::.<1:. dicales de Bernardo de Irigoven. Un proceso similar se produ10 en la UCN. Barrnlomé 1vfirre abandonó su dirección en 190 l v surgieron dos fracciones, i,pa Jider~a por ManL1,e1 Quiman.L.Y-.....9IIL[2QLEm.i1iQ..J..dirre ~! Parndo Republic~no. Pedro C. Molina, el dingeme radical cordobés, se consmuvó en presideme honorario de la rama local de esre úlnmo. Julio· Deheza. Agu.slin Garzón Agulla-, Elptdio González y ouos jóvenes radicales se adhmeron en U;J pnmer momemo para renunciar cuando, el partido proclamó- la fórmula Jase E. Uriburu-Guillermo Udaondo para las elecc10nes de 1904. En 1906, para la:eleéción de dipmados aac1onáles por la- Cap1caf Federal, los-republicanos: se aliaron a los pellegnrnsras formando· la Coalición Popular. El partido Hilda Sábaro recupera la revolución de 1852 como un momenco de refu:nda- ción· polínca que inscala a los pamdos, "redes- de vrnculacrón y moviEzacióa electorales por fuera· del aparaco oficial, aunque enconcraron en él sopon:es materiales para su funciünamienm", pero admm; que la noción de parndo "resulraba cuan ro menos rncomoda" (1999). El e¡emplo más acabado· de esca perspecnva es d decrero sancionado en 1861 por el gobernador de la provm- cía de Salea, José María' Todd, sanc10nando la unarrirnidad: "Dada la Consriruc1ón nacional cesaron y debieron desaparecer para si'empre- los parti- dos o bandos políncos que' sembraron ['a discordia y causaron la desumón, el
  10. 10. 30 HISTORIA DE.L RADICALíSMO arr:lso v ;os m:J.v<w::::-. clesasc~::s Je los 'iue e! país ha Sido vic!m:l. Por eso de- creco: -rticulo lº- Se prohíbic: :::n la ¡:irovincia de Salt:i i:i ex1stenci:J. de los par- c:Jos pulíneos. ,:n:iculo 2''- De!:m:ndo ser los ciudadanos. codos consntuc:o- naies~ '1Umisos J. la Con:'.iriruc~on que nos nge y hemos )Urado, ;;:i que de hoy e:1 '1Ue'.:J.nre prucl;ime cilgun oamio o se cirule de! parndo liber:ll será repuca- do sedic;oso y esr:1r~• b;i10 l::t v1g!bnc¡a Je la poiic1a'''.'. En d momc:nrn de con- soiidac:on Jd Esc:ido nac:oncil. para los hombres del SO, ia un:irnmidaJ apa- re:.::a como .-;u condiCión de posibiiidad. no er;i "'lo. opuesrn smo 'ªpremisa del piuralismo" y. de hecho, mhe::ence al conceprn parlamemansra liberal que re- chazaba a los pamdos (Elías Pain, 1999)./üna de las consecuenc:as de la re- voluuón de! ')() iue d proceso de fixmación de parndos nuevos asi como la redefin1ción <.it: las conJiciOnes de funcíonamie:-irn Je los exisremes y la g::a- - dual acepcac1cin de su legmmidad. ; El sistema nori:eamencano basado en la orgamzacicin de convenciones y comices :iparec1a como un:i superación de las pracricas v1gemes en el P,<_;_"i, y las dos fracciones de los cívicos lo adooc1ron :ircr.umen(ando la necesidad de• 1 V L_::rradic:ir los personalismos. Cu;;.ndo Francisco Barroecaveña se refinó a. la for- malíz:ic:on de !a org:in1z3ción lle ia Vmon Cívica con el dicraJo de una cana Lirg,i111c;:i plameci que :::J prnyec:o 1mplic:iba un inmenso progreso en la hi~rn­ na Je los parridos, yue hasra ese momenro (enían gobiernos <licraroriales u ol ig:irquicos e1errnlos por personalidades prominemes, pres(!g1osas o remidas, o com1ces cemraiisc1s formados caprichosa e 1rregularmeme para encumbrar a dercrmmadas personas ekg1Jas Je amemano. La dirección discrecional y cemralízada que relegaba a las prov111cias y a los murncípios sería reemplaza- _Ja en la nueva orga111zación por prácticas democratico-represemarivad Que- .daban así planteadas las dos cuesriones que se plasmaron en los esrai:urns: el , tm personalismo v la esuucrura tederacíva con base en los clubes locales que mas carde adopr:ir:in d nombre de cumíres. La_(:nnY.ern.:ión Nac10.nal, consti- ru1Ja por d mismo número de delegados que cada provincia enviaba al Congreso, e¡ercía b aurnmlad supenor del parrido. Enue sus auibuciones es- raban dictar el program;J., modificar la carra orgárnca y elegir los candidarns a presiJenre y vicepresiJeme de la Nación veínncuacro horas después de sancio- nado d programa, i.:n sesión pública, por vom secrero hasra obtener mayoría ab- soiura. En las convenciones prov111uales se designaban los candidarns a diputa- dos nacionales, a la gobernación, a la L:gisraluta provmcíaL elecmres de pres1denre y vice, <le gobernador y los delegados :i los organismos supenores Jel pamdo.. El~!.!1~1::::@.Ponal; compuesro por sesenra miembros, cuarro por cada provmcia, e¡ercia la direccicin del pamdo. VIRGiNlA PSRScL:..0 31 L1 org:mizauón de los parndos comenzó a ser un imper;mvo que demar- caoa una línea divisona con las agrupaciones de nocabies. En 1896 los d Parc1do_$_pg§lj_s~a_ 11Q_§gJ_9_füü1l.ali;z,ó,una..organizac1ón...s1.no-Que -h.1zo._d~~llo ' ' ' d. s . . - ._!,lna.oarr.aera.;ie pro_pag_:m a. u:srru¡:_zµr_o__s_ep;u~ando_tunco.nalmeme.cuadros v Das~s_,_'.ln com11:~..e1e.c.:in:YP de stt:re miembros emre los cuales· se elecria .ol se-- - - . . -~ . ···-.···-···------·- ·--·····--- --- ··---- ... ;::i.....:':".- Cí(c!_tar~()~ge::ic<c:rª1 ~ ~e_reno~ab~ ca~~ dos años, ding1a el panido y CO[lte_f!1plaba ~IE.Lt~s ,o..rov_1Qqajé;s CJ._l!t: no· cenian demasiado. peso ciad;~ [;s-~a;acrerisncas c~doqles.cie urLpamdo c1.rcunscriprn·a·la· Capital E:::deraÍ. donde p~olitera­ ban las agrupaciones barnales. o circunscnpcionales. El voro de los afiliados-·· ~1!J~_[Q_al_f'_'.lgg__cic:._~r:1.3:...~~2.C.~_.m_i;;n.s_µaL sele;cionaba repr~;~~~~~~;¡~~--son~ gresos ordinanos que se reunían cada dos años y resolvían sobre la marcha del ; pamdo, reformas :::sratutar1as y programa. Se· preveía, además, la reurnón de ' congresos ::xrraordinanos en circunsrancias específicas (Berenztem, 199 l). ' fum.8.Jµstg,_ sµ m.zj¡:1rn9__~~r_1g~l}-~,_ha,[¡i;i_<::_stad~~l1._dJ:;i,.rque. - l)n:i.P_~e.11Ji?,ancfrq.s:{eja Torre se contó emre los.revolucionanos del 90. .~.<:i_g_ 4~;;_de__l39:Z. del radi¿ili~~o~·err~L908 dir;g1a:iaLg¡~ci;L~S~~:~·~~·11p..a­ ci.Q.rr__sa,ncafosina c:uy9 gobie.rno_ estaba formado _pQ.Ll.bQª~rnD.tª-.~i.ef!JJ.lY~_µ_n::¡ juma consulnva v una CO!'l}i~ión cte hacienda. Se rraró de una orcranizaciórr la...: ~q~~ ¡J~¡~í~q~~ s~~~embros p~r¿e;~~ieran a ouas agrupaci~nes polítícas y, en ese semído, se proponía como una liga y no como un· pamdo, disrarr- ciándose de ese modo del resro del espectro partidano y de la· connotación ne- garíva que rodavia implicaba el término parndo. Sin embargo, marchaba pro- gresivamente por d cammo de la insmucíonalizac1ón~ En l 9j l dicró una• carta orgárnca que pauto una esrrucrura de comm:s v convenciones de disui- rn· y departamentales cerrando la p1ramide un comi.té- cenrral y una conven- · cion. En 1915 se disolvió para mregrarse al Pamdo· Demócrata Progresista, cuya· estructura estuvo débilmeme arriculada dado que los partidos provincia- '. les que convergieron en su formación lo hicíeron mantemendo sus propias ca-_; racterisncas organizanvas imemas. Ya en el uánsíto del siglo predommaba la ap1món de que los parridoSl eran necesanos para el gobierno republicano, se evaluaba su ausencia como un J síntoma de arraso político y se ponderaba su formacícin v permanencia, lo / cual no implicaba ·q.ue hubieran desaparecido l.as ob1e.cione.s que se esgrimían en defensa del md!Vlduo como base de [a represemación y de la deliberacicin como forma más ªJusrada de la roma de decisiones/La prensa se hizo eco de J fa discusión. En diciembre de 1899 un articulo fir~ado por Rafael Igarzábal, .miembro del Partido Nacional, aparecido en el diano La Nacían, abordaba la ¡~cuestión de los panidos políncos vinculada: al tema de la ddiberacícin. La afir-
  11. 11. 32 HISTORIA DEL R.-illlCALISMO mac:un ruen:e era 4ue el manJarn no se correspondí::t con el sis,ema represen- UDVO v v10laln la Consmución, El e¡emplo que lgarzábal mvocaba· era los EsuJus UmJos, doride la preponuer:rncra de los parm.ios J.esnaruralizaba d gobierno ideado por los corismucionalis,as. La exisrenc1a de uri pamdo libe- ral v urro proreccrornsta :;upnrrnria el debate cuando. y doride era riecesano. en el Congreso. L"na ve·¿ ganadas las.elecciones, la tendencia munfan,e se con- stderaria l~gmmada para~mponcr ·'un mandarn incompatible con coda discu- sion poster~or, por ilusrrada y convcnieme que fuera:'. La idea. era que d regi- men dt.: disupiina pamdis[:.l podía sofocar la espomane1dad Je la: deliberaoón v la mma de decisiones podía quedir reducida a ''un acw mecinico de voca- ción por c:onsigna polím:a" El J?arbmenrn debía dar emrada a represenrnmes 4ue por su posJCion yvmculauones pudieran pr.escmdir de ''las 1raduras <le la disciplina pamdisra" v superar ·'tas opmwnes en boga" y "los lugares· comu- nes v parciales e¡ue suelen· eng1rse en. doctnnas. de gob1ermi" 10 . En el mismo momenrn el dt.:spliegue dd argumenw opuesrn,, es decir, la det'ensa del somerimiemo de los legisladores a las reglas. de la disciplina de parndo como un modo, de superar d personalismo tmperance en la vrda polínc::i argencina, lo encontramos en numerosos p~blicistas y leg1sladores par:.l los cuales los c:¡emplos a. seguir son los Esrados Umdos' e lnglacerra. Vicrnce C. Callo era ,uno Jt.: ellos. Admiraba la H1smunón del club polínc co ingles, lugar en d que se rnmaban ias decisiones que se crasladaban Lue- go al· Parlamenm v que operaba impidiendo la indisciplina. Y si bien recu- peraba las objeciones posibles frence al , uaslado de una msurnc:on seme¡ame al siscema. polí.nco argennno conclula. que se¡¡Ía,benefi.cí0so para superar las prácncas 1mperanres. A la· pnmera ob¡ecíón, que el legislador era un represemame cid. pueblo, y por ende soberano en el e¡,ercic10 de su man- daro. respondía Gallo pbnre:rndo que el pueblo no• podía,ser concebido más y ue organizado en parndos. !lustraba su argµmenw sosiernendo que si los 1ibrecambisras elegían ~1 un represemame ésre no podía pasarse al campo de los prnrecunn1scas. La. segunda ob¡eción aludía at régimen. que en la Ar- gt.:nci na era pres1dencialisra v en Inglaterra, parlamemario. En ese caso, el e¡emoio ~1 senuir era los Esrados Urndos, donde los represeocances semí::tn la :.lcCIÓ'n del p~rrido a cravés del cttucus committee. Et refereme era el publicis- ra americano James Bryce. Y concluia· q_ue las consecuencias funescas de la ausencia Je parn<los organizados, de programas comunes, de mayorías esra- bles, de líderes, podía observarse en Franc1a1 1 • También Esranislao Zeball0s cenuaba su análisis en el caso norreamencano y cnaba a Pulirzer para rde- nr que alli dos 1!1fluenc1as no previscas por los legisladores,, el. presideme je- VtRGJN!A PERSELLO fe de parrído y el parronazgo, des:virruaban ei SiS[ema. Su proouesra era un sisrema brparndisra basado en pamdos perm:rnentes, esra~[e~ v <le onnc1- p1os, rorandose en el poder, y un Parlamenro discpiinauo co~o modo de sosrener el régimen republicano¡;:. El articulo de Gallo· era una respuesra a Bernardo de Lngoven. quien en una carra ab1erra a Esrarnslao Zeballos sosrerna que había subido al gobierno por el voro de dos pamdos, d radical y el naciünal, v srn emoargo d~mm;iba en algunos "el extraviado cnceno de que d gobierno reside en los comices". "teoria subversiva" que implicaba que ésros dommaban sobre los tres ooderes y le negaban al gobernador la faculrad consmucional de eleg!r a los mi~isuos. El gobernador de Buenos A..Ires se é:sraba refiriendo a un do~umenro, oroduc- w del rnremo de unificación de las dos fracc10nes radicales. que declar,aba que los leg1sladores de ese secror a¡ustarian su conuucra. en cuesnones ou!íncas, a fas resoluciones del Comiré dirernvo del pamdo, io que Lo llevaba' a pregun- carse, pnmero, s1 esos comicés eran elegidos por el pueblo; y segundo: "¿Qué objero ha cerndo la Consrirucion al rodear de prerrogacivas v de rnviolabilida- des a hombres que van a dicrar las leves con su¡ecion a las ínsuucciones alu- didas?". Esras ideas, concluía, son propias de épocas de perrnrbacion. La forma panido como msranc1a de orgarnzac1ón del decrorado seguía reníendo deuacwres pero gradualmeme iba í::nponiendose, v las agrupac1~11es surgidas después de la revolución del 90 la adopcaron aun con resisrenc1as m- cernas. La causa Algunos miembros del pamdo radical, Je los que hemos actuado en la Capiral y en la provmcia de Buenos Alfes. permaneciendo volun- ranameme ale¡ados del movimiento polínco en los úlnmos años, he- mos cambiado ideas sobre la convernencia v la oponurndad de vol- ver a la lucha acnva, reorgarnzando el parndo en rnda la república13 Esra carca, llamado a reunir las fuerzas dispersas, fue escnra por Viceme C. Gallo en 1903 y recibida por Pedro C. Molina en Córdoba, Eugerno Mendez Y Pedro G. Sal en Tucumán, Pelag10· Luna en La Río¡a, RamÓn Gómez en Sanríago del Esrero y el coronel A.ngel Blanco en Comenres. En sepnembre se consmuyó d Comiré de la Cap1ral que presidio Samas Arévalo secundado por Fernando Saguier, José C. Crorro y Viceme Gallo.
  12. 12. HlSTORlA DEL. R.-'.DlC.L!SMO E:c re::m::·o de 190'-L se --.:onfor:no d Comm: :.Jacwnal, dig1ó presideme a Pdrn C. .'vloiína ;; pub[ico un mmifiesrn nüi:lcándose en su 'Josíc1ón anc1a- c1..:e:-C.isL.:1. El acu.erdo uue b.aola per:rucdo a sus a.tlliados obtener pos1c100.es ofic:::Úe:; -Dice- no cor;1g10 :i.bus(;S ru produ¡o me,1oras, por d com:ar:o, arrai- ~~) ai régirnen. "~:JV'J. coparz1c1pac1ün se proc1a.mO ...:orno medio lenco ?ero se- ó!;l.,ro Ue c:Xnrparlo": ta soberania '.JOpUJar Se desconoce, la 3.UWf!úad es impo- ~iC:Ón: >::! vo(~, un comercw baj¿, la adm1r:is;::ación pública. parnmonio de '-ln par:1do: un cenrralismo aosorbenre concuica las auwnomías provmciales; :i.natfabensmo. recíacc10n de la tnm1grac1ón, repre.s1ón y leyes de ~xcepc10n cDm:-a :::! muv1m1enro obr>::ro, obras púbiicas ran mnecesanas como •mpro- Juc¡:;v:is, cnrenus aoco daros en la ~eror!":la dd e:erc1ro y voracrdad fiscal. ' ' Tamp<)CO puede esperarse nada -;osruvo- de las agrupaciones poiíucas re- c:enre:neme orgarnzaJas. El Pamcio Repuolicano uansgredió sus proclamas ,-eivtndicaconas de las msmuc1ones acepcar,do d concurso de demencos del ré- gimen con fines elccwralc:s v el Parcido Aurnnum1sra cuema encre sus elemen- ~os -.:on [os complices en la obra de cor::upc1ón. Conduve :.ulrmando que la [jC~ es ::J. :..Íil!C:J. ruerza fiel a ;us pnncp1os V en función de dios décrera la abs- ,liemras esrn ocurria Hioóliw Y:1gO'ien, desde su tradicional basrión en t:l pmvrnc1a de Buenos ,-ires, ~onvocab:; las fuerzas que parnc1parian del es- :allido revolucronano de febrero de 1905 CW[Jvando su peculiar esrilo basado :.::n las 1·e!ac10nes mrernersonales. ,.l.J. 1gual que la revolución de 1893 éíl Buenos ,-ires, la prepa;ac1ón de: esre m~ovimienro lo fijará en la imagen dd coosp1rador y se le arribuira haber convenc1do a cada uno de los mvolucrados personalmeme. José ivlaria Ramo~ Mejia en un rexrn publicado en l~H 1 en el dianu Sannzenro lo caraci:enzaba como "un m1s10nero qué ha puesrn el alma J.] ;ervicio de una concepción poiinca'', y si no Fuéra por esa idea que strve de mornr a su impulso podna ser romado como "un secrano, un morfinómano polínco" y afirmaba que su craba¡o era siempre personal, conqu1sraba uno por uno a los que lo seguían. En 1922, Carlos Rodríguez Larrera refinendose a la org:mizac10n de la ~evolucion de l905 comcidió~con Ramos Meiia al propo- ne~ que Yngoyen seducia y carequizaba, mano a mano con los oficiales, sólo d cenia rndos los hilos de la trama y rara vez delegaba careas, "era ur:a consa- gración absolura, una verdadera locura" (IV.A.A.., l983). ~ LJ. revolución escalló en febrero de l905 en Captrnl Federal, Buenos Aires, Curdoba, Méndoza y Sama Fe y fue ripidamenre sofocada. Su prepa- rac1011 Sé habia miciado c:n l903 amculada a la dec1s1ón de absrenerse del es- cenano decrnral. L::: debemos a Ricardo Caballero, dingeme santafesmo, una VIRGINIA PERSELLO 35 versión de los hechos escnca muc'ios años despues de aconcec;uos, Gue desc-:- be a '.os mvolucrados en Rosano: ' Represenrames de la mdusma, de! alro comercw, de los ;elecws cir- culas soc:alés, de la ;:1queza, 1u.nro a los nombres de los pnnc:paies empleados de las grandes casas.1mpon:adoras y exporrador3.S, a !os de los crabapdores de los vte¡os cor.ra..les, de los encargados de los crans- porres de mercadc:rias y haciendas v de los componémes del nume- roso grem10 del caboca1e cnoilo. Y en Sanca Fe: codas las caregorias de empleados del frrrocarril y v1e1 as fami- lias cnollas de cradioón federal. EL enras1s del relaco de Caoallero esri pues;:o en demosuar que en rndo el pais paruc1paron disrimos secrores socales v que los ínvolucrados eran los verdaderos depos1ranos de la docrnna. y de la. re des- oues de las defecc10nes.de quienes habían Darric1oado en los rroo1ernos de rur- ~O; v que la revolución esmvn supedirad~ a su dirección cr~L aue dependía de Hipóliro Yngoyen. En su perspecnva, el caricier de conspir~c1ón ~ivico­ milicar se debió a que orgarnzar una acción exdus1vameme popular era im- pensable: ·'Los armamemos que los gob1emos poseen en el preseme los po- nen, por desgracia, a cubierro de los asalros desesperados de las. mulcfrudes enardecidas por un 1deal o acicaceadas por la m1sena'' (Caballe;o, 1951). Pero no todos los radicales esraban convencidos de que la revoluc10n era la me¡or esrracegia posible. Lo demuesua un tmercambio de canas en 1903 emre el mismo Caballero y el dingenre cordobésPedro C. Malina, invirado a remcorporarse a las filas. Esre último soscenia que las armas a esgrimirse con- rra el gobierno eran la prensa, la rribuna y la ciredra, a lo que d pnrnero res- pondió que no basraban cuando la prensa era "pura combanvidad polínca",. la cribuna esraba ''muda, amordazada por las componendas v las complacen- cias", y la enseñanza era un mscrumenro de corrupción en manos de "pol.ín- cos rrat!cames y romadizos". La mania no sólo se asiema "en la rnrnd;d que usred enuncia, smo ramb1en y prmc1palmenre, en las bavoneras de sus merce- nanos", Conrraponia revoluc10n a evolución. Esta úlci~a comaba emre sus parndanos a los oligarcas (Caballero, 1957). Las ideas preparan d terreno pe- ro la revolución excenonza su poder. Sin embargo, despues, del fracaso de: la revoluoon y ya en Momevideo, Malina, pres1denre del Corone Nacional v miembro de la JUma ovil del mov1mienw revoluc10nano, le ding1ó una cart~ pública al presidente Manuel Qumrana en la que defendía la re~olucion co- mo derecho, deber y necesidad, la mscribia en la rradición de Mayo, negaba
  13. 13. 36 HISTORL... DEL RADlC-1.USMO 0ue puciiera ser ¡uzgada c.:umo deliro en la medida en que era una remanva de n:::•:in<licJ.ciÓn de las !iber;:aJes :1 sosreriia que cenia una rdea, d principio que c.:onsmura ia bandera dd ¡nrm:lo radical, ·'ta for-mula redemora de su libera- c.:llln. la del gobierno de si mismo" (Pueblo y gobzenw, 1956). Ln manifiesrn radical que se dar!a a c.:onocer sr el movimremo munfaba c.:arac::enzaba a la revolucion en los mismos cermmos esgnmidos en 1390 y en 1. 393: sm libenad decrnral no hav man<larn rn aurnridad smo usurpación. El ub¡envo era redimir, resraurar. Oespues del fracaso, arribuido a "la delacon v la perfidia", un nuevo documenrn proponía que ''las revoluciones esr:in en el urden moral de las sociedades" y las reparac10nes sólo pueden ser can amplias como las cJ.usas que las c:ngcndran. La revolucion no había arencado comra el urcien ;mo que babia rendido a resrablecerlo, era· conservadora, en el verdade- ro s1¡¿niflca<lo que esre rermmo imolicaba. l_a apdacion al amiacuerdism1~ y a la revoluc1on se mscribia en los oríge- nes de la a!.!;rupacion. Sin embargo, habia cambiado la concepción del pam- do. El ma;1fi¿sw del Cum1ce Nac10nal de 1904 afirmaba que la VCR, "sm. aurnmb<les v sin disciplina de pamdo, ha subs1srido como rendencia y se ha acemuado como anhelo colernvo". El manifiesrn de 1905 la definía como "una con¡unción de fuerzas" a las que no las vinculaban mcencívos marenales srno rdenm:inos: "'Sus ~ü!liados saben de amemano que no van a recibir bene- tluus rn conquistar posiciones, s1110 a prestar servicios. en la plena irradiacion de su personalidad". El estilo de Yrigoyen habia comenzado a imponerse. En 1906 se 1111c10 la reorganización y los com1tes se desplegaron por codo el re- rrnono. Esranislao Zcballos, que seguia ding1endo la Revista de Derecho, Hisrona )1 Lerras <les<le su apancion en 18';)8, se congramlaba. ·'se han salva- do -<licc- pon.1ue nnden culw fervoroso· a dos principios fundamemales en polír1ca: d [Jea! y la Moralidad." Y si d ideal al que sirven cal vez este coma- m11udu Je personalismo, ·'se elimma c:n la disrribucion de las venca¡as" v ·'se confunJc con la necesana disC![Jlina para alcanzar el anhelado Bien"'". Causa v pamJo, religion civica y m:ic¡urna, apelacion al codo y referencia a la Dam: c.:oexisrian. El radicalismo, en discursos pronunciados por Viceme Galll~ en 1908, era ·'cemic:ncia, idea, pasión y convencim1enrn" y "fuerza polí- [lca disciplinada": "pamdo impersonal y democránco" que agrupaba "soldados de un:i causa funclamemal". Pero la coexfüencia era conflicnva. En julio de l90';) Pedro C t.folina 1·enunció a la direccion del pamdo. En sep[lembre apa- reció un manifiesrn disideme encabeza<lo por Leopoldo Melo y algunos diri- gemes. en su mavoria merropoliranos, presidemes de com1res parroquiales y ~iernhrns de oru~111smos de disrnrn cuesnonan<lo el personalismo en la direc- " V1RGINlA PERSEi..i..O 37 ción dd par::do y las frases c:r.1gm:incas reemplazando a los programas. Reclamaba que se CUIT:!)iie:;_ con ia cart:i orgaruca puesto que ei Comlte Nacwnal consm:.udo en l90.a, no se hab1a renovado :1 la Convencion no se reu- nía desde 1397, Esrnba en cuesnon, :idemas, la escraceg1a abstenc1oms;:a del parndo. En· diciembre de 1909 se consmuvo el nuevo Comm'. Naconal presi- dido por Jose Camilo Crorro y se reu111ó la Convención racificando la posrura absrencio111sra. E::i esa covumura, va se· hablaba de ''las alcas aucondades pam- danas", que ejercían su poder por enoma de los comm:s y las convenciones, para rdenrse al liderazgo e¡erc1do por Yngoven. Emre sepnembre de 1909 venero de 1910, Yngoyen y Moiina incercam- biaron una sene de cartas que consnmyen d documenro mis relevance para analizar las (ens10nes que atravesaban en. esa covumura al radicalismo. En ellas, Yngoyen de¡ó piasmada la dicornmia causa-regimen. Cada uno de esos campos esraba cerrado, no admitía comammac10nes. Las inrrdenc1as, perfi- dias,,defeccíones, deslealtades y craiciones a la :ausa nurrian al regimen, y los ·demenros dd régimen. que decidían 1megrar la causa eran conversos. La iden- cidad radical se conscruia exacerbando la diferencia. El régimen, en palabras de· Yngoyen, era un Escado morboso, sumiso y abvecrn, procaz y agresivo, vand:ilico; cendencia 111epca v pervemda que corrompía y subyugaba y que "siendo el delico su origen, la delincuencia es lo que enseña, y d cnmen co- mún en codas las formas, una de sus lógicas denvaciones". La causa, por d conuario, era sama y su u111dad denvaba de su misión. Las tdeas particulares que dividían a .ms miembros debían acallarse y subsumirse para privilegiar la construcción de la nacion. La detensa de la mrransigencia ya no se fundaba en la diversidad, cal como había sido propuesta por d mismo Yngoyen en 1893. En 1909 la referencia a la multiplicidad de las ideas como fundamen- to del orden reoublicano se localizaba en el 1menor del Darndo, en cuvo seno ' ' , "sorr comparibles !...) mdas las creencias en que se diversifican y smcenzan las acnvidades sociales". La causa era la nac10n y no necesicaba defi.111ciones pun- tuales sobre P. roblemas concreros15 , '-, Molina era el emergeme del malesrar que esca concepción provocaba. Se separó del radicalismo a pamr de un articulo aparecido en La República, pe- riódico pamdano editado por el circulo que rodeaba a Yngoyen. La nora sos- reníaque d crarado comercial con Chile auspicia<lo por el presidence Figueroa Aleona acordando franquicias a los vmos chilenos perjudicaba a la mdusma nacional. Adu10 emonces que no podía permanecer en un partido cuyo órga- ªº' oficial dden<lía el prorecc10111smo económico siendo que era defensor de l'iberrad económica, posición esta que Barroeraveña había adoptado. en los
  14. 14. 38 H:s!ORL DEL R.ADlCAUSMO deDares sobre 1r:inc::;!es aJuane::-os rc::iliz::4dos .~n cf Congr~so C!1 L894 (.i;..lonso, ..:'.!l()O L Ya en i 905, en l;i cJ.rra 1[ enconces prestdc:nce Quim;ina creada ame- r:orrr1e:1 re, sosren1a que ta libertad Je cimb10 crJ. un J.ere~2io rrarural inheren- re a la ?rOD1edad de !a persona ~1 que las cas.:t.s procccc¡onLSGlS eran diezmos pa- gaJos al venúc:dor procegtdo oor un compr1dor c:espopdo. un ~obo en el que ::'. Ese.u.lo desempeñaba d doole rnl de exooktdor .;: tr.rermediano para emre- g~¡r a _ms 0rnceg1dos lo robado. Y Je allí Jer;vaba un ''programa·' qt:J.e ::i.unque según reconoc:;i no nabia sido c:xoresado ofioaimer:.re por d oarndo estaba'-" ' ~ . conrernJo c:n el pnnc:pto que consnwi:J. su bande::a. Ccmra d reg1men de vo- rac:daú rl.scJ.I orooonia tmpuesrns prooorcionales lim1cados a las verdaderas ' ' ' ne·..:cs1dades Je! gobierno; al comunismo de Ese:tdo oponia d tmperío absolu- m del regnnen de propiedad; poscubba la necesidad de una moneda sana a parnr de la reducc¡Ón de los g:asros públicos, del crediro. del servicio de la deuda v de io.s em1s1onc:s; ddem.iía la libc:rrad de enseií.anza en concrapostc1ón al monopoiio oncal v d reducamtenrn por conuaco para ev1rar el servrcio mi- li car oblig::;.rnno. Esr::i. "'gran causa", condui;i, comprende v beneficia a. codas las dases y a codos los tmereses leginmos. Las 1de::i.s, decia Molina en sus canas de 1909, no e:1rraban en las derer- mmacones de ia CCR, que sólo esr1ba unida por la ::i.mmactverstón al adver- sano y la sumts1ón mcondiconal a su Jete. Encendía que el parndo no a1usra- ba su orgarnzacón a las bases esnpuladas en su carra org:irnca, no nabía emre sus mtembros un:dad de convicciones 111 onemac1ón r11 disoplina. Yngoyen e;erc1a una direcc1011 dandesDna: env1ab;:i deic:gados y decidía la formación de com1ces sin asumir direce:t nt oscensiblememe la 1c:fatura sino por medio de em 1sanos. ck rnensa¡es, de ordc:nes dadas pc:rsonalmeme a quienes represen- caban su mfluenc1a en las provmctas. Su liderazgo reemplazaba la ausenC1a de ideas. Je programa. Cuando se produ10 el 1ncercambto de carias encre Yngoyen y Malina ya la necesidad de pamdos orgárncos, permanences y programáncos formaba par- ce del debc:r .ser que desde el rr:inrno de siglo se asociaba ::i. los cambios propues- ms c:n la mgerneria msnruc1onal jumo con la reforma a las condiciones en que se susL:J.nctaba el sufragio. Y el Pan:ido Socialisr::i. v la Liga del Sur se propo- nían como pamdos de pnnc1p1os. El primero elaboró un programa mírnmo de rdc)rmas políncas para la dc:mocramac1ón del s1scema que: mcorporaba la re- presenuCHÍn de las rnmonas, la naruralizac1ón de los éXUan1eros, la supresión del Senado, el parlamemarnmo y el derecho de mic1anva, d rderéndum y ia revocacona, la separac1Ün de la lgles1a yel Esrado v la supresión del e¡érc1ro per- mancme. Por orro lado, el pamdo se proponía como represemance de los m- VIRGINIA PERSELLO .39 cereses obreros y su derensa se s1mec:zaba en la ¡ornada de ocho horas, la aoo- li"eón de los tmpuesros mdirecros '! el 1mpuesrn progresivo y ciirecrn socre la rema, demro de la perspecnva más general de que alcanzar el socaiismo obii- craba a desarrollar hasra sus úlnmas consecuencias d cap1ralismo. La Lga.. por;:, . .._. - su' parce, proponia reformas msnruc1onaies conc-eras en el amb1co provmcal sancaíesmo cemradas bas!Cameme en el reg1men comunal. En 19 l+ cuanoo se orcrarnzó el Parndo Oemocrara Progesisca redacrn un orograma que soscenia e: p-r~recc1ornsmo en mareria econó~ica, el murualism~ v ~l cooperauvismo er. polIDca social, la democrac1a como reg1men de gobierno y la descemralizacíón admrnisrranva v polínca. Carlos lbarguren, a quien se ie acribuve su fac-ura, narra en sus memonas que miencras Juan Ramon Vidal, senador corremmo po[·el Parnd.o Aurnnomrsra y pres1dence del bloque parlamemano que apoya- ba. a [a democrac1a progres1sca, manifosraba la necesidad de defirnr un cmdi- daw sm programa, la cúpula del pamdo se empeñaba en elaborarlo resoon- díendo a lo que consideraba un tmperanvo (Ibarguren, 1954). La UCR, en la perspecnva de Yngoven, no debia sanc;onar un progra- ma. Son conocidas sus expreslOnes vemdas en ese senndo en las car.:as públi- cas ding1das a Malina. En la pnmera afirmó que "(no) se conciben r11 juscifi- can las rendencias parndanas, ni las propensiones smgulares",. los mcereses pa:mculares deben callarse "volviendo todos sobre los de la nación" En la úl- cima llamo ;'e:xuaviados" a los que reclamaban un programa a la "causa reivm- dicadora"; "mandarar10 pidiendo rendición de cuencas al mandame o el reo mcerrogando y Juzgando al juez". Exig1f un programa era "precender el e1er- cicto de msciruc10nes que no se nan Fundado o [a. aplícac10n de una Consmucrón que no se ha hecho"; es "levamar muros sobre astemos de lodo". La reparación msmucíonal era la causa. Años más carde, Ricardo Caballero caracrenzó la polémica como un en- frencam1enw emre el liberalismo econümico .suscemado por ivlolina y la "idea crascendeme del ongen divmo de la personalidad humana" de la que denva- ba la docuina de la solidandad soctal, propuesra por Yngoyen. Pero en el mo- memo en que esca se produ¡o, miernras Malina ms1sria en que levamar como programa la Consmución implicaba detender d liberalismo, Yngoven nada dijo sobre esrn, e:xcepw enfarizar su resistencia a Circunscribir la. causa repara- dora a un programa de gobierno. La operaoón realizada por Caballero es la mtsma que la efecrnada por mu- chos de sus btografos -Horacto Ovhanane, Alberw Erkm, Manuel Gálvez, Caulos J. Rodnguez-, quienes rraraban de mscrib1r a Yngoven en alguna rradi- ción de pc:nsam1emo v ororgarle envergadura filosófica a sus ideas para cons-
  15. 15. 40 HISTORIA DEL RADIC-LIS1v!O cruir, Jes<le J.l!í. una Jocmna Je la UCR. La fueme mas rr:.msirada para exoii- car su parncular concepción de la mision reparadora son los pensadores krau- s1sras y enue ellos. fi.mdarnemalmenre, Tiberghien. El puma de llegada es la 1den[]ficac1ón orgamca Je las personas v la nac1on con su propia namraleza a rraves Je! sufragio libre, no como uno mas de los derechos a conquisrar s1110 como el cemro de las libenades c1v1cas. Su esrablecimiemo legmmaba la revo- lución y requería la 1mrans1gencia. Pero Yngoyen no reconocio filiaciones con ninguna rradición Je pensarnienrn; en sus escriros no hav ciras, excepro algu- na 1·derenc1a a Plarcin, Fendón v Bossuer, una recurremc mvocacíón a "las 1m- perecéJeras docrnnas dd Evangelio" y una :ipelacion a actuar "en armonía con los mandaros de la Divrna Providencia''. Edon sosnene que concenrraba e 1m- pnmia dinamismo a ideas e imuic1ones "que vagaban en los espacios popula- res". el radicalismo enrnnces represenraria un esrado de la conCiencia colecnva (Erkm. 1928). Carlos Sánchez· Viamome planrea algo seme¡ame pero ocorgan- dnle comenido negarivo: Yngoven expresa al pueblo-mulnrud como resabio ancescr;il, es un ·'rezagado" de b generación del SO, recepmr y orgamzador de un Jcsconcenm vago v difuso, es d úlnmo caudillo (Sinchez Viamome, 1956). i'v(olina nu Fue el único que resisnó la neganva de Yngoyen a sancionar un programa. !::n l909, los dingemes radic:J..les corrennnos Juan Ramón tlanrilla Y Angel .-cuiia, deíegados al Comiré Nacional, elaboraron, una p!a- caforrna Je carácrer provrnCial y un capirulo de cuesriones mas generales pro- puesras parad nivel nacional. que ll1cluia la defensa del régimen federal, la re- prescnración de las ml!1orias, la naruralización de los c:xuan¡eros. iaseparac1ón de la lglesia v el Esrado, el divorc~io, d monopolio esraral de la msrruccion pú- blica, la nac10nalización de los ferrocarriles, el libre cambio como príncipto de polinca económica, el tlimemo de las mdusmas que elaboraran marenas pri- mas del pais y de mdas aL¡uellas que pudieran sosrenerse con venrn¡as sobre la com perencia cxrran¡era sin el auxilio de la proreccion del Esrado, la reforma del s1.m:ma impo:mivo a rravés del impuesto a la rema y el progresivo sobre las hercnci~1s, la :;upresión de impuesros inrernos y legislac1cin del rraba¡o'6. En l':J 1"-! la Convención enrrerriana, a propuesra del presideme del parndo, iv! iguel Laurencena, y de los dingenres Amomo Sagarna y Luis Erchevehere, ramhién sanciono un programa1 ~. Y en 19 l6, en la Convención Nacional que proclamó la formula para la furura presidencia, lsaias .Amado. un dingenre bonaerense avalado por el salrefio Jose Saravia, sostuvo que. s1 como él crc1a, la LiCR era un pamdo polírico y no "una aspiración". debía sancionar un pro- gram;_¡. No hacerlu seria abdicar de su función y delegar en el fururo presiden- re una faculrad ilimHada y discrecional. V!RGINL- PER:iELLO 41 De hecho, durame la campañ3. elecroral, los radicales que ocuparon la u!buna o urilizaron las pag111as de la prensa y las revisras se esforzaron por res~ ponderal que aparecía como d prmcmal cuesnonamiemo de sus adversanos: la ausencia de ideas de gob1erno codificadas en un programa. A.si, José Lllls Camilo sosrenia q11e d radicalismo· no se diferenciaba esenc1almence de la v1- s10n que James l3ryce rransm1ria de los pamdos amencanos o rngleses. Republicanos y demcicraras en los Esrados Umdos o liberales v conservadores en Ingiarerra no presemaban diforenc1as demasiado percepcibles y aun en el inrenor de ellos las ideas y los 1nrereses no eran siempre homogeneos. Por ello consideraba que los parndos absolurameme impersonales, homogéneos y se- parados necamenre unoS: de orros consnruian. una noCicin puramenre reón- ca18. El dingenre emrerriano Amomo Sagarna, m1emras re1vmdicaba la ela- boracicin de una placarorma decrnr3.Í en su provincia, sosrerna que no eran los programa.s los que decerm111aban la emergencia y la razón de ser de los pamdos smo ''la madurez de un: esrado de conciencia colecnva dererrn111ada y onenrada por necesidades nuevas o v1e¡as. msansrechas''. En ese senn<lo-. el radicalismo "nene razon de ser c3.Í como es y no como r3.Í o cual: docrnnano precenda que sea". La mdecermmaCion o la vaguedad podían ser un defocto, ral como plance- aban sus adversarios, pero camb1én aan "la razcin de su fuerza v de su efiCien- c1a" en la medida en que de¡aban a sus segu1dc;ires un margen de auronomia tn- dividual, no los absorbían ni les ex1gian renunciamiemos personales19. la cuestión electoral El surg1mienro del panido radical se. asoc1a a la demanda por la liben:ad de sufrag10 que, de hecho, no era nueva cuando se produ¡o la revoluc1cin del 9(}. Ya lvfüre en l 874 habia ¡usrifica<lo la revolución. como derecho, deber y ne- cesidad cuando los gobiernos cerraban los com1c1os a la oposicion. Tambtén formaba parte del programa de muchos de los clubes políncos vmculados al Pamdo Auronom1sra y habia esrado enrre los fundamenrns de la creación del Pamdo Republicano. Sin embargo, fue a pamr del ':)0 que la cuesncin elecro- ral se defirnó en el campo polír1co e i!1[elecrual vínculada a un debare mas am- plio que mvolucraba a la ll1ge111ena msmucional en su con¡u!1[o, y resolverla fue gradualmenre ganando adeprns en rodos los secwres aunque implicó po- stc1ones enconrraJas en cuanro a su oporrurndad.. las di mens1ones del cuerpo elecrnr3.Í y el sisrema o con¡unm de procedim1enrns que permmria convenir los vorns en cargos.
  16. 16. HISTORH DEL RADICALISMO L1 cuanrn a ou1énes y cuánrns eran los que ejercerían d derecho al su- frapo, haCla pnnc:p1os de siglo d deba[e se vinculó a la imposibilidad de los g::upos oposn:ores al gobierno de mcidir en d resulrndiJ de Las decc10nes, a ~a ~3.lra de rec1mbw en ei imecor de la di[e y a la presencia demro de los elencos gooec·names de Dersona¡es que c:i.recían de presngio social y capaci- cb.d par:i el gobierno, :i.. la degradaciOn de la ·clase gobername. En esrn pers- pecnva los excluidos c:r:i.n ·'el elememo pensanre v la masa de ios· neos", "el c:ud;:;dano consc¡en[e, aprn, conservador, !ilS[ruido", "verdadero y urnco vo- came de las de::nocr:ic:as"=0 . que desen:aba del comicio producro no de la au- sencia de disenso, ;rno de los acuerdos v componendas emre camarillas. Por offa pan:e. en los momenrns en que el Parlamemo discunó y sancio- no reror::nas a la lev decroral, surgió clarameme de los debaces, camo demro como fuera del Congreso, la reserva en rnmo a la capacidad del elecrnrado que. paradóiic1mence, nunca se craduJO en la calificación del sufragio. En 1902, cuando Joaquín V González, enrnnces ministro def !menor, propuso al Congreso la rerorma de ia lev decrnral sosrnvo que el sufragio no podía ser resrnngido -·'.::orno repúblico sincero, pienso que rndo hombre que viene á esre mundo uene derecho á rnm;i.r parre en la deliberación de la soberanía á que perrenece"-; sin embargo, seguía pensando que el gobierno le correspon- día a los ''hombres superiores" por "seleccrón namral", que las. clases. dingen- ces debían cmelar "a los que saben ci pueden menos"2 L Con argumemos se- me:ames ocros legisladores se opusieron a la reforma: el elecrnrado era en su mayoría 1gnorance, pobre, mconscience, v los secrnres social y económicamen- [e domrnames habían caído en la indiferencia civ1ca22 • En 1911. el rema de la mcapac1dad del elecrorado volvió a esrnr presen- ce cuando se crani de excluir del padrón a los analfaberns e impedir que se san- CiOnara la obligarnriedad del voco. David Zambrano, dipucado por Salea, JUS- cificci la exclus10n de las dos cerceras parres del electorado, que según sus cilculos eran los que no sabían leer v escribir -"masas de campesinos que sin cener 1nsuucc1ón primana no nenen la mas mínima independencia perso- nal"-, cn nnmbre de la realización del ideal republicano y de la democracia, dado que se eliminaba de ese modo la accicin del prop1etano del lacifun<lio, que t::ra el que en úlcima mscancia decidía el vorn de c:sos ·'niños grandes" que respondian "a la m;isa crinca de sus msnmos"23 En cuanco a la obligación, se sosrnvo que ,;1 era un derecho no podía obligarse su ejercicio y si era una Fun- ción requería 1done1<lad, lo cual 1mpoma calificación. Uno de los argumenrns de Indalecw Gómez, el mmmro del Inccnor dei presideme Sáenz Peña que pro¡:iuso la reforma, fue eliminar el abscenciornsmo. La reforma propiciada V!RGINL-. PERSELLO 43 por Saenz Peña no sólo apumaba a incorporar al ::;:irc:do que desde 1898 se mamenia en la absrenc1ón y habia acompafí.ado esca de::::sión polícica con d moV1m1emo revolucionano de 1905 sino J. ;os sec:ores '.i.ucoexdu1cios. En cuanrn a los modos de convernr los vorns e:i. ::Canc:;.s ios. argumentos enfremaron el mcema mavoncano y el de :-ei)resemac:ón proporciünal. y dos maneras de eleg1r a los candidarns: el voco u111nominai o el vorn por iisca, que a su vez tmplicaban modos diferemes de conce'.Jtr la :-e::::rese:i.caciOn de las mi- norías. En relación .I la lisca es necesario aclarar aue la ?racnca v las sucesivas sanciones legisianvas no Lmplicaron su oblig:uoce:.:.aci. La prodamacón de candidarns era. libre v en caso de que hub1c:ra iisus c:::-:111 ao1c:rras, es dec1~, el elecrnr podia modii:lc:i.das supnmiendo cmdidarns y :eemi)iaziüdoíos por ocros o cambtando d orden en que escaban propuestos. Hasca L9 l .2, con excepetón de los años i903 a 19-05 e;:i que se milizó ei siscema unmommal por circunscnpciones, las decctor:.es se resolvían por d siscc:ma llamado cie lisca complera, es decir, el g:maé.or se llevaba muo. En :a- da reforma decwral, o debace ::n rnrno a su opor::unidac'. y nec:::sidac., la pr:- mera cuesnón a resoiver era si ese sistema que cortsagc1ba ei gobierno de la mayoría excluyendo la represemación de las m1nori;is poda seguir síe:i.do sosce111do. De hecho, el s1scema de: lista com¡:JLc:ra c.;;::ia sus dc:rensores. Los argumentos a favor se fundaban, en pnmer lugar, c:n que :::·:i :::1 único aue la Consmuc1on permHia desde que esrablecia que los resui[ados elecrnr::Ues se definian "a simple pluralidad de: sufrag!Os", v ::n 3egundo iug:ir, en que.la ma- yoría-cenia derecho a la rncalidad de la represencac:or, ;;- cualquier ocro siste- ma la despopria de esa pocescad. Por su parre, las cr:c:cas se ipoyaban en el func1onam1enw concreto del sistema que según pLurn::J.ba Ennque de Veúia en el Congreso ·'conduce facalmeme a los par!amem0s unárnmes, de::ras de los cuales escá siempre la pro[esca de los excluidos, proma J. [f:J.duorse c:n .igira- etones y conmocionc:s revolucionanas''. Quienes ddendían la rc:presemaetón de las rrnnorias se: dividieron propi- ciando algún S!S[ema de prorraceo elecrnral, que en ! 902 se cradujo en d vo- m unmommal por circunscnpciones y en 1q12 en la lisra incomplc:ca que fi- pba la represemacion de: la minoría en el [ercto. La direre::.c:a emre esrns dos siscemas escriba en d modo en que conciben la orgarnzac;ón del decrnrado y la represemac1ón. El vom urnnomrnal por circunsCrt!JClones responde a la tdea de: que la represemac1011 es una reiacton de rnnr1anza, v así, lo dice Joaqum V González -remedando a Edmund Burke- cuando funda su. pro- yecto. La represencación es mucho mas mmedia[a, mucho más pura, c:n can- [() se supnmen los imermedianos: el Com1ce, los re:::lurndores de voros, los
  17. 17. HiS70RL- DEi.. RADIO.USMO agemcs dccrnrales. A.ce;c;:¡ i1 dec;:or al elegido y se!ecc1ona a los me¡ores, a los nocabtes locales porque ·'imptde que al amparo de los grandes nombres de la lisrn se deslicen mediocndades" Finalmence, perm1ce la represemacíon de co- dos los mcereses. regionales v grernales. Los derensores de la lisra negaban que ía miucc1ón de escala garam1zarJ. 13 represemJ.c1ón de bs m111orias dado que se prescaba a la marnpulacon dd pamJo dom111ame en d crazaJo de los dismrns. Se refenan al proceso llama- do "gerrvmandenng·', que Brvce describia parad caso amencano: :-st llamado por Eibmige Gerry (poiíc1rn dingeme del !Jamdo demo- cr::mco en Massachusens miembro de la convenc:on consncuyeme Je 1787 v deg1Jo en l8 12 v1cepres1deme de los Esrados Unidos), quien cuando ;.fassachusecs iba a ser redisuibu1do en disrricos, ideo un provecrn que Jaba :i uno Je los dismrns forma seme¡anre á la de un lagarrn. Un nocable arnsca. emrando al cuarrn de un edicor ql,le cenia un mapa de los nuevos discnros colgado en d muro, encima Je su escncono, observo ''pues, esce disrnrn paree<: una salaman- JrJ." v le coloco las u1ías y OJOS de la cnacura con su lápiz. ''Diga mas bien gerrvmander", replica el edicor, y el nombre quedo con- sagrado2~. Tampoco seleccionaba a los me¡ores. El argumento en como a la capacidad del elegido era rebando a pamr de la consideración de la Fuerza de los caudi- llos locales. La lisca rncom pleca, que se sanciono· en 1911 propuesca por el Poder Eiecunvo v apovada por los pamdos opos1cores (radical, Liga del Sur), fue aca- cada por los defrnsores de la lisca complera porque cercenaba a la mayoría una parre de la representación que legmmameme le correspondía:. Y los pamda- nos de la ctrcunscnpción argumemaban que era un síscema "an:ificial y me- cánico" que divtdiria al Congreso en dos bandos. Si la lisc:i complera fue el sistema qu<.: implanto las unarnmidades y )Unto a ellas el problema revolucio- nano, no va a resolverlo, en la medida en que no va a desmomar la "máqui- na" s1110 a consolidarla v legalizarla. Quienes la propictaban, en su mayoría, lo naC!an como un paso, como un escalón que debia llevarlos al SJSiema propor- Clünal, forma mas perfecra y acabada de dar represenc:ic1on a codas las opm10- nes. LJ. oporcurn<lad de su sanción no estaba dada, o bten porque era ann- consncucionaL o bten porque el elecwrado, carence de educaGon civica, rio esr:iba preparado para ponerla eri Funcionamicnrn. VIRGINLA. PERSELLO Tanto e11 la ceona como en la prácnc1 se mcemci una busqueda de mec:i- riismos que compensasen la sobe:-anfa del riúmern v la sooeranía de la razon, tensión siempre presence emre inevic:ioilidad e mcapac1da<l de los nuevos su- jecos que :::l proceso mcorporaba al escenano polmco, emre la aceocacon re- s;griada de que las mayorías deoran pamc1par del gobterno y la búsqueda del modo de que quienes gobernaran fuesen mmorcas legmmadas por su capac;- dad, élices. La relación emre numero y razon era cí nudo conflicnvo que pau- tó !as primeas y los debaces del crans1rn entre el siglo XIX y d XX. La Consmución fue pensada para organizar una república cuyo gobierno se leg1- cimara por el sufragio universal, y esre pnnCipio conscnm1vo fue puesrn rara- meme en discusión. Su aplicación solo era una cuesnon de nempo y de opor- cunidad. En 1912 las presiones de las nuevas agrupac10nes políncas, entre las cuales la VCR aparecía como la mas disrupnva por su esrra[egia que combi- naba revoluc1on y absrenc1cin, combmadas con el reconocim1enco de muchos de aquellos que hab[an ocupado pos1c10nes de gobtemo de que era necesario ampliar las bases de susremación del sisrema para leginmar su accionar, mar- caron ese ciempo y esa opormnidad que le permmo al radicaiismo acceder al gobierno. Partido y religión cívica Una vez sancionada la ley Saenz Peña y decidida la concurrencia decrorai, la invicacicin amplia a aliscarse en las filas radicales craJO la mcorporac1on de nu- merosas agrupac10nes provmciales que años después serán calificadas de ad- vencícias por los "viejos" radicales, los del Parque, la revolucion y la abscen- ción. Emre 1912 y 1916 se tn[egraron a la UCR, en algunos casos bajo la forma de ía mcorporacícin ven ouos vía acuerdos elecwrales cransnonos, mi- cleos del Pamdo Liberal y del Pamdo Auconom1s[a corrennnos, e! Pamdo Conscírucional samatesmo, la Concemrac1on Popular sannagueña, Jingemes de la ConcencrJ.ción Cívica mendocma, ia Union Nacional de Córdoba, el Pamdo Popular sanJuanrno. 1Vluchos de esos dingemes le proveerán al radica- lismo los cuadros que ocuparon posic10nes cuando llegaron al gobierno. Ll tensión enue los vie¡os y los nuevos, los del osrracismo y los sacritlc10s v ''los de la mesa servtda", no explica por si sola los fumros realine:im1emos meemos del parndo pero es imporrame [enerla en cuenca sobre codo por el peso que la n1srnna pamdana oficial le ocorgo. En rebrero de 1916, un edirnnal del dia- rio: La Nczcidn recordaba que el radicalismo milizaba el cérm1110 acuerdo parJ.
  18. 18. HISTORIA DEL RAD!C-USMO der"in:r ''la simesis de rndas las aoommac1ones", oara soscener desoués oue una cosa era d acuerdo de rendenc1as y opimones c~yo movd fuer:i ;1 bte~ púbii- c:o v O[ra muv diforenre d comoromiso de agruoac1ones a las aue acercaba lal. '-' "- 1mpo[e:-:ic1a y que no renian O[fü móvil que los áirns locales subalrernos. Y re:·mmaha recomendando: ·'..cuerdos, esr~ bien" pero ·'con genre de mejor la- v;¡''2" Cuando d radicalismo ya escaba en :::l gobierno, un arrícalo aparecido en el mismo marnnno. retendo a la revoluc10n de 1905 v r!mardo por Carlos RoJr:guez L1rreta, se 1merrogaba sobre d crec1miemo del pamdo enue ci rrnw!m1enco rc::•1oiuc1onano v las deccwnes de i ':) 16. La revolución, dc::cía. es- 11. 1 rano :;111 preparacivos pooulares, "no se semia ag1ración alguna en la Repú- bliCJ_'': etimo c:xplic:ir, emonces, d munfo electoral, "¿el pueblo· era radical sm sc:r re1otucionano!", ·'¿la mavoria de 1916 exmí;:;_ vaerr 1905 o se formó en el ci"anscurso de los años que mediaron emre una y O[ra techa?". Y condu1a: "¿~o se ilc:mrun de prnmo los cuadros radicales cuando la polínca de. Sáenz [J"ña produ10 en coda la Nación d 'horror al vacío'?"..La hrnci(es1s de Rvdriguez LHreta corncidc:, en codo caso, con el arnculis(a de La lVaczOn, que proporna que la 111corporac1ón al radicalismo de desga1am1ernos de parndos provtnci::des lo rrndu10 la tmpo[encia freme a la novedad que lmplicaba un dccrn1·ado ampliado. Explicación a la que se sumaria la perspecnva de algu- nos publictsc;is. cal d caso de Esurnslao Zeoallos, que auibuyeron el uíunfo radical a la imposibilidad de las "Fuerzas conservadoras" para consmu1r un pamdo ca¡:iaz de movilizar a los nuevos electores, carea a la que las tflscaba dc:s- de la Revm:a de Derecho, Hisrorza y Letras. Emre mavo d; 1915 v 1u1110 de L9 l6. Zebailos escribió m1a sene de amculos con el ,mulo "La tu'r~ra pres1- denc1a", Los subnrnlos iban marcando paso a paso los avatares del tmemo umficador con e¡e c:n d Pamdo Demócraca Progres1sra. "'Expecranva" en ma- vo; ·'[ncc:mdumbrc:·· en 1un10; "Anarqu1a·· en ¡ulio; "Disolución" en agosrn v, d úlnmo, ·'Solucion Radical". ~ ' Lo c1errn es que: una vez puesca en vigencia la lev Sáenz Peña, el radica- lismo se dio cuema de que se habia conve;ndo en un, pamdo capaz de movi- lizar elecrnrc:s: la máquina se habia consolidado. Después del munfo de la for- mula Manuel i[enchaca-RICardo Caballero en las elecc10nes de 1912 para 1·c:novar el Poder Eiecmivo samatesrno, en las legisla[ivas n.ac1onales de ese mismo año d p;imdo compmó c:n Cap1cal Feder:i.l, Córdoba, Emre Ríos, Sanu Fc:, Cornen[es v La R101a, provmcias en las que suponi;:;_ comaba con mavon::s garandas v rubia avanzado mis c::n los craba¡os de org::m1zación. En Salea, San Juan, San Luis v Ca[amarca. si bien no se presemci formalmeme VIRGINIA P::RSELLO convocO a jJcimo morr:e~n:n 1 ·1oc1.r J. rac..iic:lles v se. :iosruvo en e: rest:o de ~os disrncos. Obcuvo la ma1 ,ror:a c:i.. Cip1ctl Federal (ocho di?u::ac.ios) ~r .::J. Sanc1 Fe lCJarro) y la m1nona ::!2 Córéoba y E:irre Rios i,un ·..iipuracio c:i caua ·.:a- so). En la renvvac:On de-ia C:.1rnar1 en l~! l~ se abstuvo ~n La. F..Jo1a. S:Jita y Sam1ago del Esrero v oi:mivo· ca ffiavor'.a er: Encre Rios !se:s .,iiomaciosl. Sama Fe (cmco) v ju1uy '.,uno/ '! la mmoca en 8ue:1os .-;res 1cuauo1, Ca¡:itr:ii Federal eres) y Cordooa :unol. TJ.mbien munro en las e'.ecciones guoe~:J.:i.u­ vas de EnLre Rios con ia ~()r:c.ula Laur~:-icena-E[chevehe:-e. y a rlncs:.del aúo siguterne e:1 las de Cordoba, donde as;_;_m10 la gooe:-nacon e! brnom10 Eu.tr;is10 Loza-Juan Clilos Boró. La dec1s1on cie '10 •:irc:rnscribir los limires. de la orgamzacon sanconan- do un programa v la consc:-uc::1on. de una vasca red. cie comm'.s amalgamados por la lealtad a Yr:goye'.1 ~adicaron una carea de :eclu;:arrHesco que supc:o ~os ~arcos reg10nales. Los comHes Locales, ci.lvas,ciingericas se e~egían .mualmen- re con el concmso de los J.r!liados, J.n:aJg:i.rnn ll parr!üO a :raves de un smnu- mero de 1cnv1aades que excec.ían la propag:wda, d reparrn de voi:mces ·,¡ los m11:1nes públicos. o~v1d. E.Ln.d( (197-:-) .' ::n su libro "':t. ..:lás1-::o sobre ~! raciictlis- mo. recupera de b pubiiC:J.c:on parndar;a Ef Radicu! la desc:-;pc:on -ie '.a tabor de los comicés bonaer~:i.ses, que tnclu1:.i la c~eac1on d.e c1.cerr1J.cogr:irÜs ;nf3.n- ciies, ia organ;zacíon ae concien:os, la pan:!Cipauón en la celebrac:on Je :os carnavales pero, ademas. la mcorporacion de ceneros de salü.ci, de 1s1srenci:.i JUridica y biblio[eCaS 'f !a ve;ica de alimemos a ba,10 preCO. CrlO de los e¡em- plos que reg1sua es d Com1ce de Balv;:;_ner:i. Sur en el que en l 9 l 5 Juran.ce creima y siete días se ciiscibu:;ó pan. se revisaron c1enco se::enca v dos asumos legales, se tmpnm1eron mil G~cubres. seis mil panflerns v se pegaron s1ere mil cuarrocienms carte!es. Ene Hobsbawm (l 989) retlr;endose a la cransformac1ón Je los parndos mgleses producco de b 1mpiiac1on del sufragio p(amea que represeriwban. una visión global del mundo -n.ac10nalismo, democracia. soClalismo- 'f que "er:i eso, más que el programa polínco concrern, específico ;r cal vez cJ.lTibiame, lo que para sus m1emoros y parcidanos consicuia algo similar a la rei'igión c1v1- ca"'. Y agrega que: la veneracion a la figura de sus líderes -Gladscone o Bebel- que se expresaba en reuarns pegados en las paredes de las casas modescas "re- presemaba, más que ~i hombre en si mismo. la causa que unía a sus seguido- res". Salvando O[ras dif~renc1as y disranci;is. no es dirícil reconocer en esa descnpc1ón algunas de las caraccerisc1cas del radicalismo, que se adapró mas exirnsameme que sus oponemes a las nuevas conciiciones 1mpuescas por la re- form;:;_ elecrnral combmamio una orgarnzacion que iba desde com1res 1megra-

×