Unidad 1. Filosofía Antigua (I): Platón
Historia de la Filosofía IES San Tome de Freixeiro (Vigo) 4
3. Antecedentes presoc...
Unidad 1. Filosofía Antigua (I): Platón
Historia de la Filosofía IES San Tome de Freixeiro (Vigo) 5
desvelamiento del ser,...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Platón III

2,729 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,729
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
79
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Platón III

  1. 1. Unidad 1. Filosofía Antigua (I): Platón Historia de la Filosofía IES San Tome de Freixeiro (Vigo) 4 3. Antecedentes presocráticos: Heráclito, Parménides y Anaxágoras Al final de la época arcaica surgen los primeros pensadores, aquellos que conocemos bajo la denominación de filósofos presocráticos (aunque algunos son coetáneos, y no anteriores a Sócrates). Inician el periodo cosmológico de la filosofía griega, pues su reflexión es eminentemente física (estudian la phýsis o naturaleza) en cuanto hicieron el esfuerzo racional de buscar el primer principio explicativo de la realidad material o arché, la causa del movimiento y de la multiplicidad de los seres. Es un lugar común clasificar al heterogéneo grupo de presocráticos en función del tipo de respuestas que dieron al problema de la arché: así unos son monistas, pues afirmaban que el arché era una realidad única, y otros pluralistas, al señalar que el arché era múltiple. a. Los monistas Los milesios (s. VII-VI a.C.): Tales de Mileto es considerado el primer filósofo de la tradición occidental. Para él el arché era el agua. La causa del movimiento hay que buscarla en que todo está lleno de dioses (postura hilozoísta). Hay constancia de que predijo un eclipse de sol (la naturaleza dejaba de ser caótica y se sometía al orden racional y de la regularidad). Su discípulo Anaximandro señaló que el arché era material pero indeterminado o apeirón. Lo determinado surge de lo indeterminado por separación de contrarios, así que esta es para él la causa del movimiento. Anaxímenes señaló que el arché era el aire y el cambio procede de dos principios físicos: la condensación o rarefacción. Pitágoras (s. VI a.C.) y sus discípulos defendieron que el arché es el número. Los números constituían la naturaleza de las cosas. Respecto del movimiento, afirmaba que el dinamismo cósmico procede precisamente de la tensión entre elementos contrarios. La mística de los números y la relevancia de las matemáticas influyen notablemente en Platón. En relación a la concepción del ser humano, para ellos el alma es inmortal y transmigra de un cuerpo a otro hasta que consigue purificarse y volver de nuevo a la región celestial de la cual proviene. El cuerpo es la cárcel del alma. Esta concepción dualista antropológica también deja huella en el pensamiento platónico. Heráclito de Éfeso (entre los s. VI y V a.C.): para él el arché es el fuego, con lo que quería mostrar que la realidad, el cosmos, es continuo fluir. Todo nace del fuego y perece en él, eternamente, en un eterno retorno. Por eso, la esencia del cosmos es el movimiento: todo fluye (pánta reí). Por lo tanto, para Heráclito no hay “ser”, no existe el ser de las cosas, porque no hay nada que permanezca. La permanencia es pura apariencia. La causa de ese movimiento es la lucha de contrarios producida por la discordia o guerra, aunque subyace a esa discordia una íntima armonía racional: el Lógos o Razón cósmica que lo rige todo. Platón recibe de este autor, a través de su maestro Crátilo, el exagerado movilismo que lleva a la contingencia, a la impermanencia, a la caducidad, en definitiva a la imperfección del mundo sensible o físico, y por lo tanto, a la relatividad del conocimiento mismo. Parménides de Elea (s. VI e V a.C.): en su poema Sobre la naturaleza, indica que los seres humanos intentan aproximarse al conocimiento de la realidad por dos vías: la vía de la verdad (alétheia), entendida como
  2. 2. Unidad 1. Filosofía Antigua (I): Platón Historia de la Filosofía IES San Tome de Freixeiro (Vigo) 5 desvelamiento del ser, y la vía de la opinión (dóxa), entendida como simple conocimiento a través de los sentidos. La primera vía es racional y propia de los filósofos, la segunda es sensible, propia del conocimiento vulgar, porque sólo atiende a la multiplicidad y al movimiento y, por lo tanto, a las apariencias. El eléata afirma que no existe el cambio o movimiento, sino sólo el ser (tò ón), el arché, pues el ser es, el no ser no es y ni siquiera puede pensarse; presuponer el movimiento nos llevaría a afirmar que el ser deja de ser para convertirse en otra cosa (no ser), lo cual es imposible. El ser es inmutable, eterno, único, continuo, homogéneo y esférico. Parménides puede ser considerado un antecedente de la distinción de los dos mundos del que hablará Platón. b. Los pluralistas Los pluralistas no conciben el arché como un substrato o fundamento de la realidad, sino como elementos o raíces físicas de las que están hechas las cosas. Empédocles (s.V a.C.): considera que el cósmos está compuesto por cuatro elementos: agua, aire, tierra y fuego en distinto grado. La causa del cambio es el amor, que une los elementos, y el odio, que los separa. Anaxágoras (s.V. a.C.) considera que los elementos que componen todo son las homeomerías, o semillas, partes del todo que están en todas las cosas. Es el Noûs o inteligencia cósmica quien ordena la realidad desde la propia realidad. Los atomistas, Demócrito y Leucipo, (s. V y IV a.C.) consideran que los elementos constitutivos de la realidad son los átomos que están en movimiento eterno y azaroso en el espacio vacío. Al chocar entre sí por azar se unen y se combinan, dando lugar a los diversos objetos. Clasificación de los presocráticos Monistas Pluralistas Filósofo Arché Causas del cambio Filósofo Elemento constitutivo Causa del cambio Tales de Mileto Agua Hilozoísmo Empédocles Agua, aire, tierra, fuego Amor y Odio Anaximandro Ápeiron (lo indeterminado) Lucha de contrarios Anaxágoras Homeomerías Noûs Anaxímenes Aire Condensación y rarefacción Demócrito Átomos en el vacío Azar Pitágoras Número Tensión entre contrarios Heráclito Fuego=Lógos La esencia de la realidad es el fluir mismo Parménides Ser No hay movimiento

×