Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Trabajo N°1 Usted tendrá que unirse a otras 6 personas y leer los siete artículos que a continuación se presentan. Deberán...
“normal” uno que otro los miraba mientras trataban de salir de allí, pero nadie siquiera mostró intenciones de acercarse a...
atención hacia los senos y cadera, levantando el pecho y contoneándonos al caminar en forma exagerada. Si con todo esto no...
bloqueado a través del pensamiento o no hemos encontrado una forma favorable de satisfacer. En ocasiones la comunicación s...
emite las ondas gamma sobre las áreas del cerebro) el conocimiento de este fenómeno se experimenta desde tiempos inmemoria...
de la tierra, como referente, y reflector, de la luz solar que permanece encendida. 
Dilucidamos la existencia de ciertas ...
El sueño que comenzó al despertar de este articulo, lo acompañó la exploración curiosa del alma en su andariego onírico, p...
Liderear con sentido común, no es tarea sencilla. Algunos lo hacen naturalmente inconsciente y otros tienen que hacerlo mu...
no importa, pues me encuentro tan cansada que no encontraré fuerzas para reprenderlo. Desafortunadamente cuando los padres...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Trabajo n2

410 views

Published on

Red de lectura y trabajo de comprensión

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Trabajo n2

  1. 1. Trabajo N°1 Usted tendrá que unirse a otras 6 personas y leer los siete artículos que a continuación se presentan. Deberán detectar los conceptos que consideran son aspectoscon la dinámica energética humana, visto y leído el powerpoint y el artículo de Kurt Lewin:”Teoría del campo y el aprendizaje” El Robo en las Calles Leyendo el periódico El Economista, encontré que de acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad Pública, el robo a transeúntes es el delito más común en el DF, se calcula que en promedio se cometen 27 asaltos al día, 14 de ellos con violencia. Me atrevo a asegurar que todos conocemos a al menos una persona que ha sido víctima de la delincuencia en las calles en una o más ocasiones, ¿pero, qué hay de aquellos a quienes esto nunca les ha pasado? Las recomendaciones generales son; no caminar por lugares solitarios, no portar objetos valiosos que pudieran quedar a la vista, evitar andar solo, entre otros, pero… hay asaltos que se comenten a plena luz del día y en lugares concurridos. ¿Cómo elige el asaltante a su víctima? Yo creo que es cuestión de actitud, para ejemplificarlo describiré dos situaciones que ocurrieron a personas que conozco. La primera le sucedió a una mujer, quien nunca había sufrido de algún asalto, sin embargo, experimentaba gran temor a que le sucediera, finalmente, un día le robaron el bolso al salir de su casa; al platicar lo sucedido alguien le preguntó – ¿y cómo llevabas tu bolso? A lo que respondió – lo llevaba abrazado e iba volteando a los lados para asegurarme que nadie anduviera cerca. La otra anécdota sucedió a dos hombres en su auto, buscaban una calle y terminaron en el Barrio de Tepito, cuando se dieron cuenta de dónde se encontraban, pensaron que estaban perdidos, sin embargo a uno de ellos se le ocurrió que actuaran con toda naturalidad, así que bajaron totalmente los vidrios del auto, incluso recargando el antebrazo sobre la puerta y pusieron cara de
  2. 2. “normal” uno que otro los miraba mientras trataban de salir de allí, pero nadie siquiera mostró intenciones de acercarse a ellos. Estas son dos situaciones contrastantes. En la primera, la persona, sin decir una sola palabra parece gritar – ¡mira mi bolso!, en verdad tengo algo valioso allí dentro, ¡llévatelo! En la segunda la actitud de las personas expresa algo del tipo – se bien donde me encuentro, y no tengo nada para ti. En lo personal me ha funcionado, es por ello que creo que en gran medida evitar un asalto en la calle es cuestión de actitud. Salir con miedo no nos va a beneficiar en nada, lo que sí podemos hacer, es estar atentos a lo que ocurre a nuestro alrededor. “La comunicación no verbal y el pavoneo” Se considera el término “pavoneo” como la apertura de plumas y movimientos que realiza el pavo real ante la posibilidad de apareamiento. Luce los colores y longitud de sus plumas, las cuales también mueve suavemente generando un sonido de susurro, todo esto con el afán de conquistar a la hembra. Tanto hombres como mujeres utilizamos técnicas que podrían denominarse de “pavoneo” y que como en los pavo reales van dirigidas hacia la persona que nos interesa. Dicho pavoneo en ocasiones es sutil, aunque en la mayoría de los casos es todo lo contrario, principalmente en la generación de un susurro. Los hombres levantan los cuellos de sus camisas, elevan su cabello, separan los brazos del cuerpo y para sustituir el hecho de no tener plumas que se puedan extender, llaman la atención elevando el volumen de su voz, carcajeando fuertemente (esto difiere del pavo real pero sigue siendo una técnica de look at me). En general, hacen todo lo posible por llamar la atención de la gente a su alrededor, buscan atraer hembras y demostrar a los demás machos su presencia. En ocasiones pavonean apoyándose en extensiones, por ejemplo un auto costoso, gadgets novedosos, ropa de marca, aromas atractivos y hasta con compañeras exuberantes. Las mujeres también hacemos lo nuestro para el ejercicio del pavoneo, alborotamos nuestro cabello (en ocasiones hasta lo teñimos), nos maquillamos con colores llamativos (como las plumas del pavo real), utilizamos ropa ajustada y/o con escotes, buscamos la forma de dirigir la
  3. 3. atención hacia los senos y cadera, levantando el pecho y contoneándonos al caminar en forma exagerada. Si con todo esto no es suficiente elevamos el volumen de la voz y carcajeamos escandalosamente. Las extensiones que utilizamos las mujeres son joyas, ropa y accesorios de marca, zapatos con tacón mínimo de 10 cm y en menor medida un auto costoso. El coqueteo es una de las actividades notorias en las que seguimos conservando nuestro lenguaje animal, se podría decir que sólo lo hemos transformado en algo un poco menos silvestre, sólo un poco. “La comunicación no verbal con nuestro propio cuerpo” O mejor dicho la forma en la que nuestro organismo (nosotros mismos) nos comunicamos, y nos recordamos constantemente nuestras necesidades. Aquellos deseos de realizar algo que son suprimidos por una supuesta educación y concordancia con la sociedad en la que vivimos, seguirán siendo deseos, generarán emociones y sentimientos, se convertirán en una necesidad, y encontrarán una forma de expresarse en nosotros, de recordarnos constantemente que siguen sin ser satisfechos. Nuestro cuerpo nos habla por medio de enfermedades, malestares (que en ocasiones no tienen una razón orgánica que los justifique), síntomas que hacen presencia de vez en cuando o que sólo se controlan en determinados momentos. Ese malestar, esa incomodidad, somos nosotros mismos hablándonos por medio de una comunicación no verbal con la finalidad de recordarnos que no hemos satisfecho una necesidad, que hay un tema por resolver. Cada una de las células que nos conforman físicamente, saben lo que verdaderamente deseamos, saben aquello que nuestra razón bloquea. Podemos “controlar” nuestras acciones a través del pensamiento, pero controlar a cada una de las células y sobre todo convencerlas de que lo que están sintiendo y deseando, es imposible, porque ellas siendo nosotros mismos desean lo que deseamos, necesitan lo que necesitamos, simple y sencillamente porque somos cada una de esas células. Hemos aprendido a controlar nuestras acciones por medio de la razón y a través de la enseñanza de “olvidar escucharnos, olvidar percibirnos”. Afortunadamente nuestras células no han olvidado como comunicarse y jamás olvidarán lo que necesitan porque lo perciben constantemente, así es como ese malestar, o esa enfermedad tiene un recordatorio, un mensaje de y para nosotros mismos sobre lo que necesitamos y hemos
  4. 4. bloqueado a través del pensamiento o no hemos encontrado una forma favorable de satisfacer. En ocasiones la comunicación será muy clara, muy obvia, y en otras ocasiones, debido a que la razón ha bloqueado fuertemente el camino más directo, las células se comunicarán a través de síntomas que al parecer no tienen relación con lo que se necesita; manifestándose en ocasiones por medio de enfermedades incluso mortales, cuando puede ser que simplemente se busca la ganancia secundaria de la enfermedad (atención, cuidados, irresponsabilidad sobre si mismo, apoyo externo). Con esto en mente nos podemos preguntar ¿qué me dice mi dolor de cabeza?, ¿Qué quiero con estas alergias?, ¿Para qué no me dejo dormir?. “Despertando en el sueño.” Recientemente, estudios revelan que la estimulación por corrientes eléctricas inofensivas de tipo gamma, en las zonas del cerebro temporal y frontal, avivan la aparición de sueños lucidos. De tal manera que, durante el tiempo que dura el sueño lúcido, la consciencia del soñador se despierta, y se adquiere la capacidad de controlar voluntariamente la trama del sueño. La división entre estar despierto y estar dormido, también tiene que ver con la consciencia que se puede llegar a tener en ambos estados. Lo que caracteriza a la vigilia, desde cierta perspectiva, es la creencia que se tiene de estar efectivamente despierto, y manejar al antojo la ilusión sobre nuestras elecciones. En el sueño ordinario, por llamarlo de alguna manera, las imágenes y los acontecimientos pueden no guardar ninguna coherencia entre si, no hay temporalidad, las leyes de la lógica no operan del modo corriente y las de la física se pueden doblar hasta diluirse, sin presentarse un control consciente de los acontecimientos que ocurren en este estado; cuando no se sueña, se puede experimentar una “desconexión” en la que, al pestañeo, ya vuelves a despertar para realizar tus actividades cotidianas. Cuando emerge el sueño “lucido”, las imágenes, a veces sensaciones, percepciones y emociones, se experimentan tan vívidamente, que se cuestiona su irrealidad en la medida en que aquello parece “real”, o brota la consciencia de estar soñando y, a veces, hasta alcanza la energía para pellizcarse un cachete, o manipular los elementos del sueño. A pesar de que estos estudios sobre los sueños lucidos parecen pioneros en el campo (y ciertamente lo son al utilizar tecnología de punta como la que
  5. 5. emite las ondas gamma sobre las áreas del cerebro) el conocimiento de este fenómeno se experimenta desde tiempos inmemoriales. Desconozco cuando empezó a soñar el ser humano, también cuando comenzó a dormir. El día y la noche son solo dos caras de una misma moneda, en este sentido, la noche no existe, aquello que caracteriza el día y que es la presencia de la luz, jamás se ha apagado desde su nacimiento; ardiendo en el aparente vacío cósmico, el sol desconoce oscuridades y precede todos los amaneceres. La noche solo es cuestión de percepción, procurar decirnos a nosotros mismos antes de ir a dormir: -ahora me despierto-, y al “despertarnos”: - ahora me duermo-, va haciendo mella poco a poco en la coincidencia de este sueño que es la existencia, para en determinado punto, hacer consciente esta realidad. Algunas culturas creen que al morir, de hecho, despertamos de este sueño que es la vida y abrimos los ojos a la otra realidad, situación que se pude presentar estando aun vivos. Metáforas al respecto, las podemos hallar en películas como la Matrix (de los hermanos Wachowski), y en libros como el arte de ensoñar, de Carlos Castaneda, por mencionar algunos ejemplos. Diluir la consciencia cotidiana de que al dormir nos dormimos y al despertar nos despertamos, es la apertura hacia la realidad de que en efecto, no existe tal diferencia. Para lo cual hay todo un constructo teórico-practico, articulado desde el conocimiento autóctono, que va ablandando la percepción petrificada en la materialidad de la que luego, nos cuesta la vida escapar. Sin tanta faramalla tecnológica, a través de prácticas sencillamente complejas, el soñador puede ir afinando su percepción en-sueños, para no solo adquirir la capacidad de controlar voluntariamente la trama del sueño, sino interactuar con regiones de esta existencia que escapan al entendimiento cotidiano que tenemos de la realidad… El arte de ensoñar. Comenzamos este sueño despertando la idea de que la vida es en si misma un profundo sueño, si bien la noche se relaciona con el dormir, este estado no necesariamente ocupa a la noche para aparecer. De cualquier modo, exploramos la posibilidad de la noche como ilusión, acompañado por el influjo a veces nebuloso, otros brillante, de un satélite lunar a los pies
  6. 6. de la tierra, como referente, y reflector, de la luz solar que permanece encendida. Dilucidamos la existencia de ciertas creencias en torno a lo que ocurre cuando dormimos, particularmente sobre el andar onírico del alma, momento en donde el sopor de la duermevela, le permite a nuestras esencias, deambular como sonámbulos, experimentando aventuras, recibiendo buenas nuevas, o viejas malas, y entablando contacto con dimensiones de la existencia que no siempre están a la vista del espectador cautivo en la conciencia de vigilia. Así despertamos a la consciencia de que el soñar también se interpreta como un viaje en el cual, la persona que sueña (o su alma), transita los dominios “invisibles” del universo. En el sueño, se encuentra el umbral que atravesamos al cerrar los parpados y abrir los ojos al misterio onírico en el que Morfeo teje sus redes. Un instrumento a través del cual el soñante tiene la posibilidad de pasar de lo concreto, a lo abstracto en el sentido en el que le manejaba Don Juan a Castaneda. -¿Y a qué llama usted lo abstracto?- Le pregunto como solía Carlos al nagual, -A la búsqueda de la libertad; libertad para percibir, sin obsesiones, todo aquello que es humanamente posible.- En esta búsqueda de la libertad, quienes emprendieron antaño y ahora, tarea de tal magnitud, dejaron sus huellas en la senda que se adentra en el misterio; una pista tiene que ver con el ensueño. “Ellos, ellas,” consideran el ensoñar como un arte extremadamente sofisticado, diría Don Juan, lo llaman también el arte de desplazar el “punto de encaje” (“lugar” en donde se ancla la percepción) de su posición habitual, a voluntad, a fin de expandir y acrecentar la gama de lo que se puede percibir. Este punto de encaje, según esta perspectiva, tiende a moverse con mucha facilidad durante el sueño, de tal modo, los sueños están totalmente asociados con ese desplazamiento. Esta observación, los llevó a idear técnicas extravagantes para forzar el desplazamiento del punto de encaje, y entre otras cosas, el control de los sueños. De esta manera, y quizá sin siquiera saberlo, crearon el arte del ensueño, relata Don Juan. Este arte, como todo arte, implica técnicas especializadas que son como tecnología de punta, tan rusticas como naturales, para flexionar la rigidez perceptual, a bajo costo, y al alcance de todos, de todas.
  7. 7. El sueño que comenzó al despertar de este articulo, lo acompañó la exploración curiosa del alma en su andariego onírico, para desembocar eventualmente en las aguas del misterio en-sueños. Como diría Cortazar, no depongamos el intento por hacer realidad nuestros sueños… “Tenemos que obligar a la realidad a que responda a nuestros sueños, hay que seguir soñando hasta abolir la falsa frontera entre lo ilusorio y lo tangible, hasta realizarnos y descubrir que el paraíso perdido está ahí, a la vuelta de la esquina.” Liderar con sentido común Cuando pensamos en un líder, quiero pensar que para la mayoría, la primera imagen que viene a su mente, es la de una persona que sabe cómo motivar y llevar a su gente del punto A al punto B de la manera más eficiente y más segura. Aunque parezca un tema muy sencillo de comprender, la responsabilidad que un líder lleva en sus manos, no siempre es entendida como una virtud o un regalo de vida, sino a veces es una carga más. En mi forma de pensar, sólo existen dos tipos de líderes y sus subcategorías: 1.- Líder que nace a.- y aprende b.- no aprende 2.- Líder que se hace a.- aprende con amor b.- no aprende (o es obligado) Es verdad que existen otros líderes, como los emergentes o situacionales y los autocráticos, sin embargo me quiero enfocar en este escrito en una habilidad que, si se desarrolla, no importa el tipo de líder que seas, tendrás éxito.
  8. 8. Liderear con sentido común, no es tarea sencilla. Algunos lo hacen naturalmente inconsciente y otros tienen que hacerlo muy consciente. Liderear con sentido común es saber escuchar lo que el cliente necesita y poder sincronizarlo con el poder de tu equipo. Esta es la prueba más contundente que tiene un líder de equipo (cualquiera que este sea o represente). Como líder tienes dos presiones constantes: la primera es la de mantener un ambiente de equipo sano y ordenado a cumplir con las metas y objetivos y la segunda fuerza es la del cliente. Buscar la manera de mantener al cliente feliz y seguro de que su producto y servicio siempre estén al 100 y como fueron prometidos. Liderear con sentido común en un ambiente de constates cambios es hoy, una de las mejores herramientas que un buen líder puede tener. Lo complicado es mantenerse lo suficientemente centrado como para explotarlo. Si pudiera darte un consejo, sería: “Mantente en constante comunicación con tus dos fuerzas y medita en lo mejor para todos. El buen líder no es el que está dando las órdenes, sino aquél que sabe cuándo entrar al grupo sin buscar el reconocimiento.” Detectores de Incongruencias A lo largo de mi experiencia trabajando con niños, he llegado a la conclusión, de que sin saberlo, ellos son los más hábiles detectores de incongruencias. _ Mi hijo no me obedece, se lamenta una madre. Para empezar, los adultos podríamos tratar de ser más conscientes de nuestro manejo corporal, desafortunadamente, ya la mayoría de nosotros nos hemos puesto tantas máscaras que en ocasiones puede resultar complicado lograr que nuestro discurso vaya acorde con lo que proyectamos corporalmente. ¿Cómo podría un niño hacerme caso, si le estoy hablando a cinco metros de distancia de donde él se encuentra y con un tono de voz lleno de fatiga y desgano? Podría ser suficiente si me acerco más, ¿pero cómo podría un niño hacerme caso si en el momento en que me aproximo a él lo hago con movimientos desgarbados, los ojos entreabiertos y aplanamiento emocional? Lo único que los niños comprenden de este tipo de mensajes es, que lo que tengo que decir, es tan poco importante que no es necesario que pongan atención, y que si no cumplen con la petición que estoy haciendo
  9. 9. no importa, pues me encuentro tan cansada que no encontraré fuerzas para reprenderlo. Desafortunadamente cuando los padres se desesperan, llega la frustración acompañada de gritos, en ese momento la petición de los padres pasa a último plano y lo que más recordará el pequeño será la manera en que fue reprendido. Es comprensible que las diferentes tareas a las que debemos responder a lo largo del día nos dejen exhaustos, sin embargo, para evitar situaciones que dañen a nuestros pequeños, siempre es mejor tomar un respiro y hablarles de forma clara. El niño no atiende a los gritos, pero si comprende aquello que se le ha dicho en un tono de voz fuerte y pausado, mientras se hace contacto visual con una mirada suave, la forma en que caminamos cuando nos dirigimos hacia ellos es un gran indicador del nivel de energía que estamos manejando en ese momento, un paso firme y a ritmo moderado será mejor recibido, las expresiones en nuestra cara deben ser acordes con el mensaje. Eliminemos la falsa idea de que los niños no entienden el mundo de los adultos, ellos siempre están aprendiendo y esta frase de la Madre Teresa puede ilustrarlo “No te preocupes porque tus hijos no te escuchen… te observan todo el día”.

×