Mc0007448

702 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
702
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mc0007448

  1. 1. D I;: DETENIDO E N CHILE DURANTEEL PERfOD3 REFOL6CION4RIO DE 18 17 A 2 819 T R A ~ U C I D O DEL I N G L ~ S FOR J. T. hl.
  2. 2. PROLOGO Tengo para mi, que el que se propusieserecopilar en 1111 libro lo que 10s viajerosextranjeros han clicho a cerca de este pais,haria una obra iitil a1 par que interesaiitepara nosotros. Pormuy abundante que sea, en realiclad,nuestra docunientacioii historica, hay cier- ,tos puiitos de vista quc afectan cn general10s detalles intimos de nnestra sociabilidaclen niuchas de sus fases, de que no es po-sible encontrar coniprobantcs en iiuestrosarchivos. Como se deja fhcilmente com-prcnder, s610 el que llega de fuera, pucclc,de ordinario, darse cuenta cabal clc unainultitud cle particiilaridaclcs que ticnenforzosamciitc que pasar ignoradas para 10sque han riyiclo sufricncla sus influencias.De aqui la convcniencia (le oir en esoscasos el juicio de persoilas extrallas quesin prcocupaciones y con la preparacibnnecesaria se propongaii estudiar uii paiscualquiera, y, cuando mas no sea, contarsus impresiones de yiajeros.
  3. 3. -6- Apeiias necesito recoi-dar qiie no scria posihlc preteiicler eiieoiitrar por lo rclntiro A, Cliilc iiarracioncs de extranjcros yiic hu- bieseii visitado el pais en 10s priiiicros tienipos de iiuestra yida colonial. I’or s u sitnacioii peculiar en el coiitiiicnte ameri- ca:io, yiic constituia a Chilc, para ~ a l ~ r - mc de la espresi6ii clatsica, en la illtima tellus de 10s tlomiiiios espfioles; poi- las leyes de la antigun iiioiiarquia de Felipe I1 que vcdabaii en absoluto el acceso 6 sus apartadas coloiiias de AmPrica 6 cluicii iio hubiese iiacido e11 el rcino; por 10s iii- riieiisos tropiczos que habia que veneer cn via,jes qiic duraban ahos iiiuclias ~ e c c s 110 , es dificil pcrsiiadirse de que en aqiicllos reniotos iiciiipos 10s cstraiijcros iio alcaii- zabaii liasta Chile, a1 iiieiios 10sclue iiicor- poraclos de algiin iiiodo en iiiiestra socie- tiad coloiiial hubiescii podido referir las impresioiies clc sii cstadia cii este paiq. Y,siii eiii1)argo, apesai- de la distaiicia y ; i .p c s ~ de las leycs prohibitixts, es salitlo rtic todos que en la cortisiiiia liiiestc colique Pcdro Valdivia lleg6 a establecerse iiorillas del IIapoclio se contabaii alguiioaextraiijeros, de 10s cuales 10s inas conspi-cuosfucroii, sin cluda, el italiano Juan Bau-tista Pastene, a cpien creb aliiiiraiite d e la
  4. 4. - )u I - csciia?c!rillatlcstinacla krecorrcr la. extensas costas del territorio qiie sc pro1)o:iia colo-nizar, y BartoloniP Blumen. d c origen ale- mhn, qiic liiibo que espafiolizar vi iiombrc cambiiintlolo por el de Flows, y que 9 2antes que ninguno coniciiz6 (I implantarcntrc 10s indigcnas, h cuya ram 1111110 deligarse porloq lazos del amor. lo.: primeroscnsayos de la niecAnica, ensellando a cons-Iriiir carrefas, A fabricar niolinos y k ararel snclo por un sistema afin desconocidoaqui en aqii~l entonccs. Pcro esos cvtran,jeros se mdicaron defi-nitivsiiicntc cn la iiacicntc colonia, consti-tnycron siis faniilias en el paiq y cii 61 per-manecicron Iiastt-%11 miicrte. sin que nos $dejaraii rclaci61i algiina de lo qiic vierony ol)scr-aron ciitre 10s primcrij.: coloiios. I3ajo estc aspecto, Cliilc fiib niciio.: afor-tiiiiatlo qiic otros paiscs de la ,niCrica tic1Siir q i i e rcciljieron en sii seiio, ciitrc iosinisnios coiiqiiistntlorcs, {I hoinl~rcs qiie !ICregreso R siis patrias dicroii h liiz w s ini-presioncs. Rsi. porcjeniplo, JerOniiiio Ben-;Toni, oriiindo dc, hlilnn, gasta 10s prinicrosafios de PII jnventud en Tenezuela; aconi-pafia alli it Jcroniino de Ortal cii siis co-rrerias, en las cuales es probnhlc qiie tra-tase de cerca {I 10s niAs consiicuos funcla-
  5. 5. -8-dores de Santiago, ; Jerdiiimo de Alderete, iB Ferntiiidcz de Xlderete y a1 iiiismo Pedrod e Valdivia; y cuaiiclo mas tarde regresa aItalia tla a luz siis Relaciorzes del ATilcevoMunclo, qiie las preiisas italiaiias priiiieroy luego las (le otros paiscs europeos seencargaron de popularixar. En el Pcrit cncontramos poco m$s tardea KicolBs Albenino, italiano corn0 Benzoni,que nos lia tfejado iiii libro de mrdadcroalcance hist6rico de todo el perioclo delgobieriio del prinicr virrey, Elasco SiifiezVela. 111 Rio de la Plata vino Ulderico Scliiiii-del, que en 1567 pitblico en ,leiiieiiia, s upatria, itno de 10s relatos iiiBs inieresantesque se refieran a la Ani6rica dcl S u r en elsiglo XPI. Seria iiioficioso que rccordaramos 10slihros de csta indole de otros Yiajeros eu-ropcos, poryne, coin0 digo, iiiiiguiio de eilosat afie, de sgraci ad ani ent e, ti C 11i 1e. El hccho cs que duraiite cl siglo XVIs6!0 una media cloceiia de iiigleses peiie-traroii en este pais, p ieli que circuiislan-cias p con que trenienda suerte! coiiio va-nios b verlo. En realiclad, 10s europeos no se confor-niaroii con las proliibicioiies de 10s sobe-
  6. 6. -9-rniios espaiiolcs yiic les T-cdabau el acccsoB 10s piiertos amcricanos, y ya qiic iio lesera permitido conierciar, se propusieroiirobar, -&a es la palabra-las riquezastciiidas eiitonces 11 o r fabulosaq, de 10s co- loiios cspafoles del Snevo lliiiido. l<l-niiciscoDralic. el priniero de todos,cu yo i i o 1x1b re e spafioliza ro 11 11ani 6 n d ole elD r q i i e p cupas corrcrias dieroii tenia a1insigne Lopc ctc Tcga para cscribir si1 poe-ma de la D~.ngonlen, p coli ciiyo iionihrcaiiii a priiicipios de este siglo, las iiotlrizassaiii i a giii iia s at e iii o ri za bai i & lo s cli i q 11illo s,scgiiii lo afiriiia 1111 yeridico T-iajero, ; fines ide 1377 salia de Plimoiitli coil ciiico nave- cillas, la mayor de las cuales, segiiii se cuenta, no escedia de cicii tonelatlas, y desy1ii.s de tocar en la isla de la Mocha y de recorrcr las costas de Chile dcsde So- T-ieiiihrc & Eiiero del afio siguieiitc, claba IIXI. ~ - ~ lcoiiiplcta & la reclolidcz de la t a tierra, p llegaba, por fin, i su patriacargado i (le riquczas y de gloria. Siguieiido las liuellas de este faiiiosisiiiio pirata y iiawgaiite, en Abril cle 1587, tres cmbarcacioiies taiiibiPii iiiglesas, coinan- dadas 1101% Toiiids Carendish, h yuieii iiuestros antepasados, sicmpre rebeldes ti, la proiiunciacibii inglesa, llamaroii ToiiiBs
  7. 7. - 10 - Canclali, veiiiaii i clar foiido en la rada cle i Quintero. La Ilegada de las naves de Caveiidish a ]as aguas de Chile fii6 bieii pronto sabicla en Santiago. Yori-naroiise sin pPrdida de tienipo dos conipafiias de milicias c p c se traiisladaroii a Valparaiso para coiiibatir a1eiieiiiigo poi- s i iiitciitara desembarcar; yCOMO sc trataba de iiiia gucra contra 10slierc,jes, cl provisor del obispado, liccnciadodon Francisco Pasteiic reiiiii6 h todos 10scl6rigos que liabiaii en la ciuclad p qiic al-caiizabaii a1 niinicro de 30 6 40, y con cllosarm6 m a tcrccra compahia, B cuya cabczase p i s o para n i a r c h x taiiihi6n k Talpa-raiso. Dc aqiicl puerto, la coliorte santitrgiiina a1dia siguieiite de llegar. sipiiih R Quintcro,doiitlc supo que en w i n quebrada de la vc-ciiidad aiidabn uiia partitln de cluiiice ingle-ses, h quiciies lograroii proiito errcar, ma- ytando a algniic~s aprisioimnclo ;i otros. lo5cualcs fiieroii 111pfi.ocoiidiicitlos h Sailtingo,(/dolick alior*caronAseis, n o coli poca dicliasuya, refierc iiii piadoso croiiistade la epo-ea, porque tlejaiiclosc pcrsuadir de la vertlaclde nucstra fe, se reconciliaroii con IaIgIesiaCatolica Roiiiana, clejando prciiclas de s upredcstinacibn.
  8. 8. - 11 - Asi coiiclii y x o i i si1 l-itia aqtiellos alii nio-sos csli*aii.jcros, qiic, iiliaber cscapxlo con mcjor suerte, acaso alguiio cle ellos noshubiesc dejado uii cuaclro intcresante de loquc cii esos rciiiotos ticnilios w a n iiucstracapital y 10s liabitantes clue la poblaban. Piratas conio &tos fiieroii en su casi to-talitlatl 10s cslraiijeros que elc paso y des-ciribarcaiitfo cii iiuestrob piicrtos B guisaelecneniigos 110s risi!aroii tliiraiitc totlo cl si-glo XTIII. Solo la esl)cclici0ii liolaiidwa deBrower, que sc propoiiia colonizar a Val-diria, fii6 la iiiiica que B iiiecliados de aquclsiglo, asciith pi6 en iiucstras ticrras, pcrocoiiio era eiiciliig;a, apeiias si tnro nlgniiacoiiiuiiicaci6n cuii 10s iiitlios dc aquellaswcind:ic!cs, y su relato, 1)or consiguientc,n o iios iiiteresa bajo cl punto dc vista clueeii estc momento 110s ocupa. Ala.;, con cl ndwniiiiiciito de Fclipc T a1trorio dc Esimiia, las teorias csl)afioltis to-cantcs hlos esti-aiijeros coiiicimwoii A cam-biar, dc tal iiiodo qiic s a en 10s prinierosafios del siglo SVIII, llegaban ii iiucstropais clos espcdiciones, cuyo priiicipal obje-ti-o era realizar estudios de caractcr cicii-tifico entre nosotros. La priiiicra de esasexpediciones fu6 la quc 11~1-6 cabo Luis itFeuill&, religioso fraiicks que coli titulo de
  9. 9. -12- ~ mateni;itico del Rey y provisto cle uii plan clc observacioiies, salio de Marsella a fines de 1707, ciiibarcado en 11110 de 10s buques (le su 1iaci6ii que por aqiiclla i.poca fre- ciientabaii 10spuertos de Chile con propo- silos nicrcaiitiles. Habiendo doblado cl cabo (le Hornos cii Uicieinbre de 1708, en Eiiero clcl afio siguientc, arribalxi. B Coiiccpcion, tloiide fui. acogiclo coil acataniieiito por su carhctcr sacerdotal, y dcspuirs de liaber practicado alguiias observacioiies astrono- micas, signio yiaje a1 Peru. A priiicipios clc 1712 otro viajero franc& llaiiiaclo Xiiiadeo Francisco Frezier, Ilegaba coli una comisihii iddiitica. Visit6 B Con-- cepcioii, T’alparaiso, Saiitiago y la Serciia, y dos aoos despi1i.s de habcr regresaclo B su pais, piihlicaba alli la relacihii de su viaje, qnc durante muclio tieiiipo fuC: coiisiderada como la iiiejor fueiitc de iiiforniacihii rein- iiva B Chile. La apertura nioiiieiititilea dc iiuestros puertos li las iiaws fraiiccsas di6 ocasion para que 1)ocosafios nihs tarde se r a d icaseii ’ entre iiosotros algunos coiiierciaiites de aquella iiacifjii, uiio de 10s cuales Reinalclo Le Breton clejb su iioiiibre a uiia calle de la capital, 9 otro, Francisco Snbercaseaus, rniiiero de las proyincias del iiorte, dio ori-
  10. 10. - 13 -gen A una de las m&sdistinguitlas familiasde Santiago. Seria csceder 10s limites de cstc articulosi iiic propiisiese hisloriar, aunqiie fiieseen breves rasgos, el desarrollo del ele-iiicnto extraiijero en estc pais. He de con-crctarnie, poi lo tanto, & enuiiciar sim-plenicritc la cstadia dc Byron conio pri-sioncro de guerra ell Santiago, h iiicdiadosdel siglo pasado, y cl relato de cnyos 811-friiiiientos despues de s u naufragio en lascostas del Sur, 7 10s recncrdos qnc dejO e niincstrasociedad, tanto intercsabaii A niies-tros aiitepasados casi un siglo deymks.Suttcliffe cueiita, en cfccto, en s u Historiade la Isla dc Juan Fcrni~nclezque lti Mar-quesa dc ,Iguirre, A qiiieii lia!m coiiociclocuaiido tenia cerca de iioveiita afioq, biciique conscrvaba enteras sus faciil t:idcs, lercferia con frccuencia aiii.cdotnc; del abiiclodel gran pocta i n g l k , y qiic 13011 Naiiucldc Salas le asegur6 qiic se lialtia prolnicstoaprcndcr el inglks para lctr las ayciitiirasdcl j o m n prisioncro. Su tcliflc afiaclc quew e libro era tan coiiocitlo cii Chilc que B61 se lo iiabia presindo don Diepo 1)orioso:cabnllero de Curic6, eii el seiio dc cnyafainilia Iialsia yivido I3yroii la inayor 1)artedel tienipo CjuC ipso ell Chile.
  11. 11. - 14 - Apcnas debo iiiciicionar tambikn el viajedel ilustre Lapeprouse, 5 quien atcndioclebiclamente en Conccpcihn el no iiienosilusire D. hmbrosio O’Higgiiis, riitis tardevirrey del Peril; el clel norte-nmericano E-lano, que nos visit6 en el ultimo ahodel siglopasado; el del iiiglbs Robertson, que vivi0de frnilc en el coiivento de Sail Franciscode Santiago, y que por la Q o c a cn queaqui estuvo, en 10s coniienzos de iiiiestrareyolucion cle la i ndepentlencitr, pudo de-jaixos una pintura de nucstros padres dela patria, que habria resultado intercsanti-sima. Y aqni llego, por fin, dcspuits tlc esteprctimbulo que lie crcido indispensahle, aclar cucnta del libro que me propongo tra-ducir a nuestro iclioma. E n cfccto, si la lectura del rclato dc no-bcrtson produce lax mas aiiiarpa 6 inespe-racla decepcicin, poco despucs que el, perocuando ya se 1ial)in librndo Chacabiico ycoiiieiizaba a abrirse deiiiiitivarnentc el 110-rizoiitc de nucstra vida indepciidicnte, arri-baban a este pais dos +.jeros, ii1glt:s elnno, que habia de formar efi las film clc 10spatriotas, Samuel IIaigh, y nortc-ameri-can0 el otro, joven que iniciaba su carrcradc conierciante enibarciindose a bordo de
  12. 12. - 15 -un buque de su iiacioii consignado a nues-tros puertos, p 6 quieii un coiljunto siiigu-lar de circuiistaiicias iba a perinitirle sertestigo de iiiuclias de las operaciones delejPrci to realista. Coni0 el libro de Haigh, cs muclio masconocido, 1-oy h coneretarme por ahora 6decir dos palabras accrca del que escribihel j 6 w n norte-aiiiericano de nii referencia. Fui: publicado en Boston cn 1823 yes una especie (le diario que contiene lasiniprcsioncs del autor desde su llegadaa Talcahuano, it fines de Agosto de 1817,hasta Marzo de 1819, con nias uiias cuan-tas paginas destinadas a iniponer a1 lectorde 10s aconteciniicntos politicos que se ha-bian dcsarrollado en Chi!e hasta la fechsen que coniieiiza el diario. Escrito poi tinjoven de algiina ilustracihn pero sin la sufi-ciente cultura literaria, su estilo se resientede poco correcto, si bicn hay que disculparleen parte, pues SUB riotss las tlestiriaba a sei-leidas poi 10s aniigos qiie dejara en Esta-dos Uiiidos y no para la preiisa. Esta cir-cunstancia que perjudica a1 ni6rito literario I . Su titulo es: Joumal of 1-esidence i?t Chili. By aYoung American, detained in that cotintry, dw-ingthe rezgolzitionmy sceiies of 1817-1819,Boston: 1Vellsa n d Lilly-Court Street, 1823, 8 .
  13. 13. - 16 -de la obra, ofrece, sin embargo, para iio-sotros la veiitaja cle que asi podemos sor-prender observaciones del autor espresadascomo Ins sentia, sin amhajcs ni reticeii-cias. Seria iiiiitil que pretendicra poner derelieve 10s errores en que el autor h a po-dido inciirrir a1 relatar alguiios sucesoshist6ricos de nueslro pais cii aquella kpo-ea: soli Bstos clcniasiado coiiociclos de 10scliileiios para que me vca en el caqo derectificarlos por Inedio de notas. E l in-ter& del libro 110 estriha taiiipoco cii eso,9s que dtbe deducirse por entero de lasobserxxiones consignadas por el autorrcspccto de 10s hombres y cle las cosas, tannucvas para 61, dcntro de c u p esfera sedesarrollsbsn aqucllos s ~ ~ c c s o slo que cs 6 ,lo niisnio, en este cuatlro lo que nos iiite-teresa no e s lo acabado de 10s detalles siiioel coiijiiiito iiiisiiio. Hasta que puiito son csactas, sin eiiibar-go. esas olxervacioiics? H1 lector p I r &ConT’encersc pronto de que nuesti-os ahtic-los, en general, son tratados h veces coli dureza, y sin ducla con iiiucho mas cl ele- meiito feiiienino de la proviiicia de Con- cepcibn, iinica del pais A q i i c se extiendcin las notas del jovcii yankce. Est&demk.: de-
  14. 14. - 17 -cir qiie cl autor no tenia inter@sa1 sunoaltcrar la verdad 2 qiie si se ha equivocado enha sido por su inesperiencin de las cosas,por si1 cnlitlad de estranjeri,. cliie no lw-mitis qiiizas a veces iiiterprc.tar!as coi rec-tamente; en parte poi- su dcscoiiociniientodcl idioixn c:iilcl!uno, ycii l)cii>tp1;i:nbih co-nio lionibre de olra ram, ediicacio y coloca-do en 1111 ceiitro absolutaniente distinto deaqiiel en qiic conio porencaiito sf: :Titi trans-portado de la noclic h la maiiana. Sin em-bargo, por niks triutc que nos parczca lapintura liecha de las costuriibres 9 estadosocial de una parte de iiuestro pais, debe-mos sentirnos satisfeclios a1 conteniplarhoy10s iniiicrisos adelaiitos realizados en la +adel progreso, y para atliiiirar tanibih n i b10s esfuerzos de iiuestros prbceres, a1 lle-var a tkrniiiio con tan pobres clcmentos, eltriunfo de la indcpcndciicia de la nacibn. Sea conio qiiicra. c! liccho innegable esque s u liliro lo coii+il!crLtixos coni0 iin tes-timonio de -alc?r y acaso el unico que, liastaahora sc coiiozca sobre la Ticla iiitinia clc10s habitantes de una graii parte de Chile, en aqixl ciitbiices; sobre coni0 peiisaban nuestros ahuelos en las cuestiones tras- ccndenlnlcc; (e la epopeya realizada por 10s ! hombres ciuc no-; dieron libertad; sohre 2
  15. 15. - 18 - 10s sufrimieiitos experinientados por las fariiilias en aquella 6poca de trastornos politicos; sobre cl estado de las artes y de la agricultura; sobre la instruccibn del pue- blo, las crcencias religiosas y 1iAbitos poli- ticos, y aim & Teces relatando dctalles 6 incidcncias de succsos liistbricos de gran valia, que no es posible encontrar en 10s documcntos. Baste con dccir que fui! tes- tigo de la captura de la d f a r i a Isabel; que habl6 con 10s vencedores de Cancharra- yada p 10s fugitivos de SIaipii; que presen- cib todos 10s iiicidentes de la defensa in- tentada por Sanchez c1espni.s de la particla de Osorio: asuntos todos de graii impor- tancia liistcirica para iiosotros y sobre 10scuales ccnsigna alguiios cletallcs p revelaiiicideiites que seria iniitil tratar de descu-brir en otras fueiilcs. El libro se public6 sin nombre de autor,pero el biblibgrafo iiorte-aiiiericano Sabin,en la pagina 209 del toiiio IV de s u D i etionapy o books relating to Amcrica di6 A fconocer quc se llamaba J. F. Coffin, dntoque henios podidoverificar en un expediciiteque existe en la Biblioteca Nacional deSantiago, doiide constan, en efecto, las ges-tiones hechas en Liina por FranciscoCoffin, afios inks tarde de su llegada ti Chi-
  16. 16. - 19 -le, para que se le pagase el cargamentodel Canton, que aei se llaiiiaba el buqueen que lleg6. Esto se cornprueba aim conla firma que aparece de la dedicatoriaen el ejeiiiplsr que he tenido Q la vista,dirigida a don Enrique Hill, bostonenseconio 81, yuc por ayuellos afios Yivia tam-b i h entre nosolrosy que ha mucrtono hacemuclio ya inuy anciano en su ciudad na-tal. Embarcatlo ti borclo del bergantin Can-to:) clespttclindo it Chile con 1111 cargmieiitod c fi:ilcs p panos militares, scow desti-nado A veiiderse ii 10s patrio!as de Chile,y coiifiscado el biique poi- la5 auloridadesrealistas a s u llegatla <I ‘Talcahuano enhgosto de 1817, Coffin fue deieniclo en ea-lidad de preso y hiibo de perinanecer enla provincia dc Conccpcibn hasfa que estaciudad fui: ocnpada por Freire, en Pehrcrode 1819. El libro, conio hc diclio, se pu-blic6 en 1823, fecha en que sii mtor aitnpermanecia en Chile. Es sensiiile yire porcircuiistaiiciss yiic descoiioceinoii 110 reali-zaee a1 fin el proyeclo que por esc en-h c e s parece abrigaba de escril)ii- y (far riluz uii trabajo iiiucho nitis eslcnro sobre10s paises de la Llm6rica del S u r . que Ii~hjavisi tado. Sn Diario, iiiiprcso s i i i c!ud,i corto
  17. 17. - 20 -nfimero 2c cjeinplares, coni0 quc cstabadcstinado solos sus ainigos, es hoy poi-extremo raro y poco iiieiios que del tododescoriocido en Chile. E n su traducci6ii iiiehc a,justado literalinelite a1 original, crc-ycndo que asi, lo que pierde en galas delestilo, lo ganara como fie1 refletjo del pen-saniierito del que lo cscribi6. J. T. hl.
  18. 18. ADVERTENCIA - - r Lcs etlitores dc estc peqiiefio volumcncreen PC hallan en el cas0 d c iiiniiifcstarclue cl aiitor no le dcstinaltn h la publ;ci-dad. Como sc eiicueiitra cleiiinsiado lcjoq paraser consultado, siis amigos, para cuyo so-laz iinicanicnte fuit conipiiesto, haii asu-mido sobrc si la responsa1)ilidad de sacar-lo a 1l l Z . ’ El gran interits politico que est&rincu-laclo a! espacio de tieiiipo que ahraza csteDiario, la variedad dc asuiitos s de obser-mcioiies que coiiticiie y el constante iiicrc-meiito de las relacioiieq entre el pais qucdescribe p el nuestro, lo liarhn, scgiir: csde esperar, agraclalilc A lectorcs de (liwrsai ii dolc . -4 toclos PC o h c e rcspetuosaiiieiite corn0olim (le un jovcn iiorte-aiiicricaiio. Si me-reciese favorable acogitla de w s coin patrio-tas, es probable que el antor se aiiiiiiase acogcr In pluiiia coli i i i h e l e n d o s prop6si-tos y aprcvechase s u ya larga eqtadia enS1 13-11tri 6 r ica para t ra siii i ti 1- A E st a d os ‘CT13 i- 1clos noticias que, seguraiiicnte, hahrian deinteresar, por referirsc a iiuestros herma-nos indepcndientcs del Sur.
  19. 19. Para qiic QC piicda eiitciicier iiicjor laparte de riiis apuntcs quc se rclicrr h 10snegocios pitblicos do Chile, serA coiiw-niciite hncer uii coriipcridioso rcsiiiiicn de10s siicesos politicos que en el pais se de-sarrollaron en 10s afloi; que pi-ecctlicron ami llegacla. Las coninocioiies qiie agitabari B &:pa5apor causa de la invnsi6ii de 10s fraiiscses yde la cautiyitlad dc kernaiido VI1 y de supadrc, sc aiiunciaroii iiirnediatameiitc, conmas 6 niciios detalles, 5 toclas las coloniasespafolas clc la hni6rica del Sitr. La pri-mera revoluci6n sc llevh a cabo cii Chilecon rapidez y faciliilad, casi sin oposicionni dcrraiiiarniciito de sangre. El 15 de ilbril dc 1810 sc celebrb en laplaza mayor de Santiago una reuniOn de10s priiicipales ciudadaiios coli el prophsitode delibrrar acerca del cstado de 10s nego-cios piiblicos. Se decidi6 alli por gran ma-yoria, que cl pueblo debia asuniir el go-biorno del reiiio liasta quc en Espafia las
  20. 20. - 21 -coyas vol:-ic.;cn 5 si1 cstndo noriiinl. ElPrcsirlciite Carrasco y algunos o t r w fun-cionaiios realistas trataron de opoiicrsc B estc iiiicr-o r6ginici1, pero fiicron en el acto eiicarcclados y dcstcrrados del otro lado de10s ,21ide~:. Itcsiiltatlo de esta roil ni6n fnt5la. elecci611 de ima Jiiiita que dclxa gober-liar en noinbro de b’ei~iiarido T’II. Ilcstitu-y6sc 10s aiitigiios empleados p sc noiii-brai-on otros cn 1:)s difcrentes raiiios de laadiiiiiiistraciciii. Poco.; dias clespiib rle es-to, el eomandantc de las fucrza.: rcalcs, hla cabcza de iiiios pocos solclados yiic lehabiaii peimaiiccitlo fieles, sc apxlei-0 dela plaza P iiitciitb iiiia contra-~croluci61ien faror dcl Rep. Fueroii, r-iii ctiilmrgo,dispcrsados en el acto por la milicia elpueblo. Uno5 cuaii to:: ~oltlndosiwiiltaronmucrtos y { , jefc, yiie se liabia rcl‘ugiado I si1en el conwiito de Santo Doiiiiiigo, sc leestrajo de n l h sc le fusilG e11 scgnida eiila iiiihina plaza. X caiiha de habersc puesto a1 Iinbla 10sde Saiiiiago coli algunos de 10spriiicipalesciuc1ad;liios de Conccpcion, casi en 10s iiiis-iiios dias t n ~ o lugar alli iin mor-imientorevoliicionario, con resultaclos semcjantcs,ba,jo In dircccibn de don Juan Roza., lioni-bre hAbil y rico, qtiien fu@en el acto enr-ia-
  21. 21. do como cliplitatlo A la Juiita de la capital. JSstos l!i-ocediiiiicntos nierccieroii la apro- bacihn de la Junta Central cle la Peninsti-- In; entabldndose iiegociaciones para que toclas las provincias csttiviesen alli igual- inentc rcpresciitad.as, idea que, sin enibar- go, siiccsos posteriorcs hicicron fracasar. Por cerca de cuatro meses las cosas per- manecieron tranquilas sin que ocurriese ningOn aconteciniiento piiblico de inipor- tancia. Entre 10s niAs conspicuos revolucio- narios se contaban 10s Carreras,--una de las miis respetcblcs faniilias del pais,-cu- yos niienibros caraclerizados era11 tres her- manos, Josh Miguel, Jnaii Jose y Luis: j6wncs, mlieiites, ricos, geiicrosos, cum- plidos y apuestos, 1111 tanto cabnllcrescos en su modo de ser y pcrfectamciite wiidos en siis niiras. El mayor acababa cle regre- sar de Espafia, donde liabia periiianecido algunos afios en servicio del rey. Eran casi de id:Lntica eStatiira., parecian de la niisma edacl, y sobresatian eiitre la juucnlud chi- lena, tanto por sus dotes, conio por s u ta-lI lento, sus fuerzas fisicas y 1-aroniles pren-i das. Estos tres hermanos, que coiiocian el escaso poder de las nueras autoridades constituidas de modo tan repcntino y Yio- lento, resolvieron arrebatar el manclo de
  22. 22. - 26 - las debilcs iiiaiios de la Junta, d&ndole fuerza y energia a1 concentrar su poder en las suyas. Su generosidad, que a menudo rayaba en prodigalidad, les capt6 comple- taniente el cariiio de 10s soldadcs y siis nu- merosas relaciones, y la popularidad de quedisfrrutaban en la ciitdad, lograron que s uplan se realizase €&cilmente.Sin convocara1 pueblo y sin aparato algurio niilitar, enel clia conmnido con PUS amigos, se apo-cleraroii del I’alacio, del Arsenal, de la Casade XIoneda y de otros edificios pul~licos, en10s cualcs colocaron guardias de s u aniaiio,y sin oposicibn ni distiirbios, se sentarontranquilanicnte en la silla del gobierno.JosB M i p e l asunii6 el titulo de presidcntep conianclante en gefe de las fu.erzas. p susclos hernianos fueron colocados en variosde 10s cargos civiles y militares de inayorimportancia. Se dejO sillxistir la Jiinta, quequedb en su totalidad conipuesta de parien-tes y ainigos ligados & 10s intereses de 10stres hermanos. En esta +oca conienzb adiseliarse por primera ~ - e zen piiblico la +idea de la separacibii independencia dela metrbpoli, y se inicio el desarrollo de10s recursos del pais. E n el prcsente afio1820, p c1espuC.s de dies: de luchas intesti-nas y reitcrados prkstainos forzosos y con-
  23. 23. tribuciones, Cliilc ha podido, sin ayuda deeniprkstitos extranjeros equipar una flotadc veinte naves de guerra g transportarsictp mil soldadosh Lima: de acpi podeniosdeducir el calculo aproxjiiiado de las rentaspiihlicas qiie durante algunos anos cstu-rieron a 13 oiiiiijinotla disposicih cle 10sCarreras. Estos dedicaroiise entbnccs haunicntar 9 equipar el ejkrcito, 5 construiredificios piihlicos y a hernioscar la ciudad;sin que ocurriera nada de iiiiportanciahastalos coiiiicnzos dc 1813, en que Pareja,general enviado de Lima, clesemltarcb enTalcahiiano i t la cabeza de cerca de mildosciciitos soldaclos, en su iiiagor parteoriundos de la isla de Cliilok. Coiiio h b i amuy pocas tropas que poclerle oponcr enConcepcihn, Pareja se apoderb hiego decasi toda la provincia, adelantkndosc hastael rio Maule, limitc entre aquella parte delpais y Cliilc propiamente dicho, antes que10s Carreras completascn siis preparatirosy pudiesen niarchar contra 61 y detener s uarance. AI fin, sin embargo, salieroii deSantiago, con cerca de tres niil soldados,cruzaron el Maule y se avistaron con Pa-reja, que se hallaba a la cabeza de €uerzascasi iguales. En el combate que tuvo lugar,10s realistas fueroii derrotados, mucrto su
  24. 24. - 25 - general, y l a s tropas que escaparoii sc re-tiraron &‘Chillan, plaza quc iio era fuertepor si1 posicihii natural pero CJUC fortificaroiiy defendieron bajo el maiido de Sanchez,(que succdi6 Parcja) durante cl sitio lor:repetidos ataques de 10s patriotas. Pasaroiilucgo 10s Carreras coli uiios pocos sol-dados & la ciudad d~ ConccpciOii, ? el iid-cleo principal del ejkrciio patriota, a1 iiiaii-do de O’Wiggins, hijo del iiltiiiio T-irrcy dcLima, p ciitoiices capititii, sc rctiro B Tal-ea, en las reciiidadcs (le1 Maule. Micntrastiitre 10s Carreras y las t r a p s d e Chill&iisc seguiaii iiegociaciones para ajustar lapaz y obtener la rendici6ii de aquPllas, enAgosto de 1814, Osnrio, gcncral realisla.arriho h Talcalinano trayeiido de Limaccrca de tres mil soldarlos. Hiiyeroii concsto 10s Carreras i~ Santiago, siendo toma-(10s prisioneros cii cl caiiiino por u n a par-tida salitla de Cliillhn, adontle fucron coli-ducidos, y de ciiya pri~iOn, sin cnibargo,lograron pro!ito cscaparsc, coil la I:6idiclade sus eqiiipgcs y clc una considcrablcsunia de diiiero. Llegaroii & Santiago dis-frazados de buhoneros, rcasuniiendo a1 diasiguiente el inando, si bieii durante si1ausencia se habian realizado contra ellosen la ciudad revnellas formidables.
  25. 25. - 29 - Haciaiise ciitonces con actividad ios pre- parativos para resistir 6, Osoiio, quien pronto se uiiitt con las tropas de ChillAn y coiitiiiiiaba avanzando A la cabeza de uii e j h i t o bien equipado, en tanto que 10spa- triotas careciaii auii de ariiias y disciplina. Se cli6 ordeii a O’Higgins que rctroccdiese y se situase en Ilancsgua, ciudatl de iiiipor- tancia, B trciiita y cuatro lcguas ai s u r de Santiago y a seis de Rio Claro. hlli se le unicroii en Septietiibrc 10s Carrcras coli cerca de dos mil hombres sscados de la. capital, para esperar a 10s realistas, qiiie- lies sc presentaron en 10s arrabales del pueblo el 3 dc Octubre. A la maiiana si-I guiente penetraron eii la ciudad en soit de coiiibate, entablkndose m a liicha obstiriada y smgrienta en la plaza principal y calles adyacentes. Coiiieiiz6 el fuelego el vidrnes a mediodia J- continuo sin mks intcrrupcion que !as lioras de la noche hasta ccrca de la puevta de sol del cloiiiingo. Cedieroii a1 fin 1 s patriotas, estcnuados mas por la falta 0 de agua, que 10s realistas les habian eorta- do, que por las fatigas de la lucha. Su ejdr- cito fui: casi aniquilado, pero pocos queda- ron prisioneros y auii merios lograron huir. O’Higgins y Juan Josi: Carrcra salta- ron las paredes de uiia trinchcra, clebiendo
  26. 26. - 30 - s u salvaciciii it la velocidad de siis caballos. Los otros dos de 10s hermanos Carre- ras no tomaroii parte en el combate, per- maneciendo iiiieiitras tanto a distancia decerca dc dos lcguas de la cinclacl, con uncucrpo de rescrva de ocliociciitos honibres. Su conducta cii esta ocasion es iiicsplica-t J k , y ni aun sus aiiiigos trataii de discul-parla. Las noticias del .resultado del coin-bate produjeron en la capital la mayorconsteriiacit~n.Los clue se sentiaii iiihscoiiiproriictidos cii la causa clc la revolu-cion, liuyerm cri toclas dircccioiics. LosCarreras, O’Higgiiis y 10s gefes niilitarcsy c i d c s , clcspnPs de pcriiiaiicccr dos &asen la ciiiclatl, criizaroii juntos 10s Andes ysc dirigieroii a Rucnos- 1‘ ires. No teniciido ya Osorio eiiciiiigos queconibatir, iiiarcho clircctaniciite ti la calli-tal, de la cual tom6 tranquila posesioii. S ercstablecio cl aritiguo ortleii de cosas yocuparoii de 1 1 ~ ~ ~ 7 0 1)i1cs!oh acliicllos stisenipleados dcl R q (pie liabian pcrinanc-citlo C I I Gliilc. Iffclectiitiroii.;e aigi:iias pri-sjoiies y coiifiscacioiies y be iiiipu>icron a1pueblo fuertcs coiitribuciones; p r o la ilia-yoria con.i.ienc eii cpe Osorio 110 ahusci desu vic?oria. Dc csta niniiera conclnyo lolo que se llaiiia la Putria aiejn.
  27. 27. - 31 - Despues de rcstableccr la paz y la traii- quilidad en el reino, y de arreglar 10s iie- gocios del gobierno, Osorio, con parte de PUS tropas, regrcsb a Lima, dejaiido de presideiitc de Chilc A doli Fraiicisco Mar- co del Pont, iioble espafiol de gran fortuiia y que coiitaba coli poclerosas iiifluciicias. Pasaroii intis de dos al’los sin qiie niii- giui aconteciiiiiento de iiiipoi-taiicia viniese a pertnrhar la traiiquilitiad pirblica, y la teinpcstad clue se levaiitara en favor de la iiidepciideiicia liabiase trocaclo cii la inasperfecta calim; pero iiiievas niilxx ainoiito-iikbanse del otro lado de 10s Aides que 5edescargariaii bieii pronto sobye 10s chilc-nos eiivolT-i6udolos olra vcz cn las turbu-lencias de la giicrra civil. En Bueiios ,%ires la rcvolucicin de la iii-dependencia .;e h b i a efectnado antcs ;vbajo auspicios i!i&sfclices qiie cii Chile. Sucvteiiso comercio coli el cstraiijcro l o p ’ )proporcionarle mayores facilitfatles paraprociirarsc ilzuiiiciones tlc g u ~ r r a y SLI si- ,tuacioii la librabs de teiiioreq d c uiia iiirra-sioii, coii csccpciciii tali solo tlc la 3-icjah p a f l a . Rl c.JPrcilo patriota era respctabley estaba bicn ariiiaclo y cl gobierno pa-recia fcei-lc y estable. Una aliaiiza okii-siva y tlefeiisi.cra w t a h ya forniada entre
  28. 28. - 32 -aqncl Gobieriio y Chile y se linhia estu-diado ti11 proyecto deunion con 10sEstados,que 110 1legO it renlizarse completaniente.En las postrinicrias de 1816 resolrio elGobieriio de Buciios A r c s llcvar h cabo laemancipaci6n dc Chile. Con sigilo y rapi-dez form6se uii ejt:rcito de natnrales deBueiios Aires y patriotas de Chile, que seliabiaii refugiado en aquella ciudacl, orde-nandoseles que sc reunieran en hlciidoza,ciudad populosa situacla a1 pi@y dcl ladooriental de 10s, h d c s . S c confio el niandode estc ejPrcito A Jo+ San Martin, iiacidohacia el interior de Euenos Xircs, y quiengozaba ya de la reputacidii de ser 1111 hahily valicntc oficial. O’IIiggiiis, el actual Di-rector Supremo, cnyo valor tan bien sehabia probndo, era su scgundo cn el man-do. Los Cameras, cuyo poder liabia dcs-cendido con nitis rapidez de lo que sc le-vantara, se habiaii hecho octiosos al Go-bieriio de Duenos -1ircs y no sc Ics pernii-ti6 toniar pariicipaciitn alguiia en estaespedicion. El cjercito cruz6 10s Andes enEnero de 1817, llegando h Cliilc antcs que,a1 piirccer, la imam del pueblo y el Go-bierno tuvieran noticia de la proyectadaiiivasi6n. Prcparabase activ:Imentc la rcsisteiicia
  29. 29. - 33 -en todas p a r k s y sc coiiceiitrabaii las fuer-zas rcales en la capital. S e coiifio su iiiaiidoB San Brimo, 0fici:rl espafiol que Labia Te-nido con Osoi-io, y que se hahia hechoextrcniadameiitc odioso a1 puehlo por eltrato cruel y brutal que dib a aqucllos quetuvieroii la desgracia de caer en sus ma-nos. Elcjkrcito real ascciiclia h iiltis de ocliomil hoiiibrcs; pcro sus [iicrzas sc tliridicroiimercctl li una estratageina de Sail ?Iar!iii.Riieiitras que 4ste con la iliayoria del e,jc’.r-cito toiiiaba el caiiiiiio direct0 dc hleiidozaa Santiago, Freire, (actual gobernador deCoiicepcion) recihio orden de cruzar 10sAndes iiihs a1 sur, elitraildo ti Chile colisolo cieiito ciiicueiita hombres, cerca de10s liniites de la proriiicia de Concepci6ii.E1 rumor de u n a iiir-asioii poi* rl stir llcg6pronto a la capital y se iiiando partc dclejkrcito real liacia Talea coli objeto derepelcrla. Aiiciitras tail to, San Xartiii seapi-oxiiiiaba 6 la capital, y Sail Bi*niiosaIi6h rcsistirle k la cabeza de cuati,o iiiil sol-dados. Los ejkrcitos sc eiicoiifraroii en 1111lugar llaiiiado Chacabuco, diez lcgu as a1norte de Sailtiago, cii la inafiaiia del 12de Febrero, eiiipezaudo iiiiiiediatarneiite laaccioii. La batalla principi6 por una cargade la calxilleria tlc 10s patriotas, cluc consi- 3
  30. 30. - 34 - guid romper la liiiea de 10s rcalistas, po- n i en dolo s cas i i 11iii ed ia t a m en t e en d csor- d e n , ~7 rccliazAiic1olo.i cii todas partes antes quc la iiifiinteria patritota pidicra tomar parte C I I la accioii. F i i c ~ o n completainento clerrotaclos y perscgnic!os con gran ciicar- nizainiento. San 131~111io coil 10s gcfcs clc mas pratliiacioil ;v gran partc del ejcrcito cayeroir i)i=isioneros. 111 recibir Freire la noticia cic la acciOii, avaiiz6 coil u n puiiado de lioml>res, el piieljlo se levniit6 casi en ;v niasa y se uni8 ii si1 gc~itc, muy pronto se eiicoiitr6 en situacion de dispersar 6 hacer prisiorieras las tropas que se habiaii enyia- do a1 sur para coiiibatirio. Los principales rcaliitns d o pcnsaron entoiices en e s c a p r , tt>inaiido algiinos cl camino de CoiiccpciOii y lalcaiinano, y otros el del puerlo de Tulparaiso, coil la espcraiiza de exicon trar ocasioii de cmbar- carse. La mayor p a r k de ellos, sin ciiil)ar- go, cn SU liuida fiicroii captnrados por el pueblo, que aliora se Ic~-anlaba lodas en partes it faT-or de la causa dcl patriotismo. En el caiiiirio a1 piierto fu6 tornado prisio- sionero Marc6 con su escolta de ccrca de cien hombres. Poco mAs tarde fu6 cnviado & un fuertc entre Mciidoza y Buenos iQ llCS, donrlc pcrmaiiecc tocltrvia. A Sail Briiiio, k
  31. 31. - 35 -10s ciiico dias se le sac0 de la prisibn y sele fusil6 entre las escccracioiies del pucblo.El ejercito libcrtador critri, a Santiago entrinnfo, recibiCiidoselc con toda clase dodesniostraciones de j fibilo, 6 inniediata-iiientc se toniaron niedidas para la organi-zacidn del iiucTo Golsicriio. Se cleciclio, enuiia asamhlca conipuesta de 10s principa-lcs ciutladaiios, oficialos, ctc., que la auto-toridad suprcma residiese en un Ilirector,quieii tlebia corisultarsc y ser ausiliado porun Seiiado €orniado por seis inieiiibros. ASan ?lartin se le eligiG por aclaniacibn parael puesto de Director. El, sin embargo, seiiego h aceptarlo y recomelid6 h las dipu-taciniics que IC llevaroii el noinbramientoque se fijawn cn 1111 cliileno. S e eligi6 enthiices de la maiicra liltis po-1)iilar que permitieron el tienipo 7 Ins cir-cuiistancias, h O’Higginq, cl actual Direc-tor. h Pnii Martin sc IC iionibrO Coiiiaii-dante cn jcfc tlc las I‘ucrzas Iiiilitarcs, cup0puesto clescrnpefia todax-ia. Ilc C S t i i riiancracniicliiyh el doniiiiio dc las realistas en lo que propiamente se llaniaba Chilc. Sin em- bargo, aim eslaba cii nianos de 10srcalislas la proviiicia dc Coiicci)cihi p sus fuerzas se liabian aimicntaclo con lo.; que escaparon 6 crnigraroii dc Saiitiago.
  32. 32. - 36 - Habieiido orgaiiizado en la capital 10s dirersos ranios de gobierno y aumeiitado el cjkrcito, el Director en persoiia, con cerca de cuatro riiil lioiiibi-es, bajo las 6rdenes del general franc& - sc tlirigio k Coiiccpcibn con el ob.jclo de arrcglar d l i 10s nego- cios piiblicos. Entraroii en la provinci;, sinoposicibii y siguieron directaniente & lacapital. Iietir<troiise10s realistas a1 p e r t ode Talcaliuano, distaiitc tres lcgiias de laciudad, 110 ericontrandosc con fuerzas su-ficiciitcs para esperarlos en campo abierto.Esta plaza, cle€ericlidaiiaturalmentc, ofreciagraii facilidad para ser fortificada, tarea kque se dedicaroii desdc cl prinier nioiiientocon graii enipeiio soldados y paisanos.AdemAs, habia en el piicrto una fragata ydos corhctas espaiiolas dc guerra. Talca-huano lieg6 it ser asi el lugar de rcfugio de10s mAs conspicnos realistas de la provin-cia, en tanto que 10s patriotas sentahan siisreales en Concepcibn para sitiar el puerto6 irse preparando para el asalto. Tal era elestaclo clc las cosas a mi llcgacia A Chile. CIIII.E, 1820. El fin que h a teiiido la desgraciada familiade 10s Carrcras cs realmente lamentable yno piiede niellos de deqpertar simpatias,
  33. 33. - 37 -eualesquicra que liayaii sido siis locuras ya6n sus criniencs. Los Carrcras fueron, encuanto he podido inforinarnie, disipados,pr6digos, poco rcservados cn sus avcntu-TBS galantes, pcro 6 la yez que perdicronpor estos dcfectos la confianza de las claseselcractas de la sociedad, poseian cierta-mente en alto grado, todas aqiiellas cuali-dades qiw aseguraii la rstiinaci6n popiilar.I l u ~ ies indubitahle que eran muy queridos, ,p que cerca dc 10s niilitares su influenciaera ilirnitacla. Una conspiraci6n en favordel mayor dc 10s hcrniairos, que aim vive,fu6 descubierta cn Santiago cstc afio en elrnonierito de realizarsc, y graii p a r k de laofieialidacl de uii rcginiiento y juntamentet i n ciudadaiio de 10s Estaclos Unidos, itquien conoci, fiieron coiidenados B dcstie-rro iicrp&tuo. Eri 10s afios veiiideros, cuando Chileh a p asuniiclo critrc las nacioiies cl raiigoque si1 situacihn y rcciirsos IC lroinctcn ycuando aquellos que se disting~ieronpor511s trabajos cn favor de la iiidepcndencia,se w a n cnaltccidos por una obscrraci0nretrospectiva, el cariicter de 10s Carrerash a de suministrar no solo abundantes ma-teriales a1 estuclio del historiaclor, sin08ambii.n escenas interesaiites ell que pueda
  34. 34. - 38 -eniplearsc la miisa de la tragedia. Una her-inana iinica, Jariera, intiiiiamente afecta aellos y que liabia sido participc de 10saconteciniientos en que figuraron, rcsol-vi6 acompafiarlcs cn si1 sucrtc, pasaiiclocon ellos 10s Andes. E1 mayor dc 10s her-manos, Jose hligucl, sc embarc6 lucgo para10s lSstados Unidos en biisca de ayuda ex-tranj era. Los otros dos hermanos, despui-s de labatalla de Cliacabiico resolvierori regresara1 pais. , su vuelta, eiicarcelados eii Men- Idoza y acusados y comictos de uiia corn-piracion contra l a s autoridades constitui-das en Chilc, fiicroii publicamente fusi-larlos cn imibii de alginos niiiigos en laplaza dc Mcndoza, el 8 6 9 dc Abril de 1818.Las liacieiidas y propiedades de toda lafamilia fueroii coiifiscadns, y sii aiiciaiiopadre desterraclo B la klw desierta dc JuanFeriiriiidez. En el aiio ultimo sc le peniiitioregresar, llegando precisanientc it ticinpopara iiiorir. La lierniana pcrinanece en Buciios ,ires,abandonada y pobre, dcspuPs dc IiabPr sidodesdc sus prinieros afios el niodelo dclgusto y de la elcgaiicia en Chile. Josk Mi-guel regreso de Estados Unidos con reci,r-sos bastante coiisiderables, pero despubs
  35. 35. - 39 -que sus partitlarios liabian caido en Chilc,prolxddeiiieute para iio levailtarye mAs. A-llprcserite es candi!lo de cicrta parcialidadm i las 1-eciridaclcs (le Biieilos-,lircs, ydice que es ciieiiiigo de a(ilic1 Gohicriio. Fuka mi go int i 11 del c c) 11i sio I 1ado a 111eric an0 10 iPoinsett, coiiipafiero siiyo en v a i k de suspeligros y trtabajos. ,iI~ancloiiaiiiosla I d a (le 10s Estados elpi-iiiiero de *4gosto y no volviiiio- B 1-er tic-rra niiciitras permaiicciiiios en la.; veciii-tlntles del Cabo de €101-110s. tieiiipo se Elpu-0 gratliialnieiite riiBs frio y el mar bo-rrascoso. Tratando tlc tlohlar el Cabo estu-viiiios cerca de catorce clias:, lucliando sieni-pre coil vieritos coiitrarios y frecueiites tor-iiieiitas de graiiizo y nicvc. Sin embargo,s6lo una iioclie iios viiios oljligados aestariios k la capa y, segiiii c‘rco, nuiicacoiiocinios uii peligro itiiiiincntc, pero lamar gruesa y el coiistniitc -airhi del bu-que, el frio y 10s frcciicntcs cliiibascos degraiiizo y nieve, agregatlo esto it la extreiiiaduracion de las iiochcs y k la falta de luiia,toclo nos hizo sumanieiite pesada y clesa-gradable nuestra iiavcgaciGn por las vccin-
  36. 36. - 40 -clades del Caho de IIonios. AI f i n lo dobla-nios cii lo< <56gratlos de latitiid siir 6 innic-diatamentc dPspui.s coiiieiimiiios k espcri-nientar uii canibio fttroralJc cii la dirccci6iidel vicnto y en la tciiiperatrirn cle la atmbs-fera. Hacia el nortc del &bo logmnios ti11b u m andar. La.; Ixrliiigas tlcl burco y es-pccialmentc el baupr&s rrsiiltaroii iiota-blcniente areriados causa del iiial tieiiipoque esperimcntainos ccrca del Caho, siliquetuvi6semos ocnsion iniiieclinia de poiier Bp i w b a sii rcsistcncia. Xi iiada iiotablooeiirrio hasla cl 2 8 Dli AGC)SIO, LAlT. 37." s. Esta inuilaiin, h las scis, tlcsculirimos latierra, qiic coiiforiiic ii iiiictros chlculosrcsiilt6 sei- la costa dc las wciiidades deConcepcibii. S e dccidio dirigimoq & la islade Santa Maria para cleseiiibarcar alli, conla esperanza de ciicontrar yivercs frescosy podcr reparar iiucstras arerias. IIscia eliiiedio din aristaiiios la isla. ,iuiiquc el diaeitaba lluvioso y desagradable, sin einbar-go, el aspeeto clc la isla A inedida quc iiosaccrc&baniosera en estreino alegre y coin0clue con.i.iclaba a bajar a tierra. Peiictramos
  37. 37. - 41 -por la ciilrada nias nicridioiial de la baliia,y las ci1ati-o tlc la tarde foiideabanios enciiico brazas de agm. Tlabia tin fuertc oleajeen la bahia, t1el)ido !a tornieiita ync aca-balxi de pasar, pcro, ];or lo deniris, unaapariciicia coiiipleta de seguridad y traii-quilitlati. Coni0 esta era la priniera queeclikl-milos el aiicla desde qiic liabiamossalirlo, nos sentianios cii T-erdad no pococon€ortados con el prospecto tlc una nocliede conipleto rcposo. AGOSTO 23. A I levantarnos por la iiiaiiana, cl paisajcque sc ofrecia B iiuestra vista era uiio de10s m h s encantadorcs que jnintis liuhierap re sen ciado. S u e st 1-0 bare o t ra iiqiii lain en t ea1 aricla en ~ i i aesteiisa y lierniosa bahia,el mar en calnia, el ciclo sin nulres, y auii-que en niitad del invierno, la teniperaturasuare y propicia, conio entre nosotros afines de Jlayo. E n la isla, do cuga partern&s ccrcana disttibanios cosa de (10smillas,clivisiibanios una espl6ndida vegctaci0n y1111 paisaje herniosisirno. Los cerros que sedirisaban a lo lejos de la costa de Chile,clevandose a considcrahle altura, sc halla-ban cubiertos de vegetacibn y prescntabanel aspect0 de un pais rico y €hrtil.
  38. 38. En la baliia, dcstlr qiie ciitramos en ella,nos yiiiios rodeatlos por lxmdadns clc nii-llarcs de p<t,jaros dc clifcrerites cspecies,bancladas qiic h iiiciiudo sc cstcndi;iii marafucra liasta doiide podia alcanzar la vista.Xlatanios y coiiiiiiios algunas de las es-pecies nxts peqtielias, qiic liallainos sunia-niciitc giistosas, dc color gris, como palo-mas:, pcro que teiiian ojos eiicciididos ;ybrillantcs. Sabiciido quc la isla se hallabak menutlo,cuando no siempre, dcshabitada, nos cii-trctuvinios durante la riiafiana forniandocongcturas con rcspecto k qiiienes lialla-riaiuos e 1 clla y quk acogida sc nos dis- 1pensaria. Distingiiiamos tres 6 ciiatro cho-zas a la orilla de la p l a p , pero con 10saiiteojos sd1o pudinios di-isaralgunas a-esqiie a1 pnrccer sc iiiorian. X cso dc las iiuew, el capitBn, el sobre-cargo y yo, con u n mariiiero y 1111 grumete,iiuestras escopctns A la espalda, coinciiza-rnos ; bogar liacia ticrra. 17x1 unos cuantos iminutos desenibarchbaiiios sill no-edad enla playa, y por priiiiera I-cz, clespues demas de ocheiita dias, pisabamos tierra. Laisla respondia en un todo B las ideas quede ella nos habiainos forjaclo vi6ndola desdelejos. Ceres de las cabafias de la playa en-
  39. 39. - 43 - contramos el csquclcto de una 1)allcna y iiiin porcihi clc olj.jctos de iiso domPstico en nlgunos de 10s cuales se leia “Ship N. AiiiOrica, Philadelphia, J a n . 7 . 1 8 1 7 , ~ que fiieroii proba1)lemeiite del iiltimo biique nortt-amcricaiio cuya tripulacidn h a b’ iaes- taclo alli. La isla sc clera gradualnicntc por todos lados, lihtcia el cciitro, aiinqiw en su niayor altura es muclio niks baja que 10s lugares iiiitiediatos del contincntc. S o s dirigimos luego hitcia la ciirnl-,re, algnnas vecec. con iiotable dificultwtl h causa dc la abuiidancia del pasto J- liierbas, >- de alli gozaiiios dc la yista del graii ochiio del Siir y clcl pinto- torcsco y gi-aiirlioso paisajc de la costa de Cliile qiie se Icrmitaba k iiuestro frente. El aspccto clc la c:iiiii)ifia no es qiiizas en ninguiia estacion m k s lieriiioso que por aqnellos dias, aiiiiqiie en mitacl del inrierno, coiiio quc 10s krlmlcs y arbustos se hallan brotactos y floridos y las producciones es- poiitkneas del siiclo sobrepasan por lo abiiiidantcs ;cuaiito liabia podido concebir. i En tiiuchos lugrarcs de la isla, el pasto, de- la niejor calidad, sc de-a casi B la altura de un hombre y es tail denso coiiio cn la rnejor pradera de la N u e w Iiiglatcrra en tieiiipo de la ciega. Aqui florecc y aqui se
  40. 40. - 44 -pLi(1i.e g ni un hombre ni una bestia logral a cosecha de una naturaleza prhdiga. Laisla ciitera alterna entre ccrros 7 cafiaclas,con un suelo rico por igiial y apropiadopara cultiyos de 1)riiiierorden. Un pequefioarroyo divide la isla en partes casi iguales,cuyas ribcras h trcchos son elevatlas y pro-fundas, cubiertas con T-aricdad de arbolesy arbustos, entre 10s cuales pueden (listin-guirse nnuchos que se cuidaii con esiiicroen 10s conscrmtorios de Estaclos Unitlos. Las cuiiibrcs de 10s cerros se liallaii cu-biei-tas con aloes. S o vinios p” nrictladde ayes en ticrra, auiiqiie la miis comiiii soascmcjaba inuclio ti iina de las nuestras.I)cspu& de w g a r por 10s cerros durantedos 6 tres horns, rcgresamos ti la playa,sin que nos ocurricsc iiingiina amntura niencoiitrtiranios h scr alguno viviente, i noiser 10s pajaros. Cerca de las chozas lialla-mos lo que snpusinios liabria sido huerta.de la tripulacioii de algun buque que liu-bicra iinvernado alli y senibrados e11 ellaalguiias pocas lxttatas, niuclios iiabos yvercluras de toda especie, con las cuales car-gamos nucstro bote. A la una rcgresamosB bordo, liabihdonos cerciorado que allino podrianios obtener 10s viveres ni veri-iicar las reparaciones que necesitsibamos.
  41. 41. - 45 - La isla tienc doce 6 catorcc millas dc cir- cuiifcrcncia y reviste aproxiniadamcnte la forma cle una media luna. AGOSTO 23. Ccrca dclas euatro de la tardc, levanios anclas y 110s clirigiiiios hBcia el coiitinciitc., Dnrante la iioche tuviiiios so10 m a ligcra brisa, (le modo que a1 anianccer nos 1iaIli- bamos aim a algunas lcgiias dc distaiicia del puerto de Coiiccpcion. A iiicdio dia cn- fiwithbamos lasletas de Bio-nio, pudieiido distinguir algunas seiiales cii 10s cerros. Pasaiiios it lo largo cerca dc la costa, tlcs- pacio, liasta cso de las cuatro en que sc levant6 una bi-isa que nos deji, junto A Concepci6ii. Lleganios k 1111 cxtrcnio de la bahia cerca de las scis de la tardc y B la vista dc 10s barcos que cstabnn fontleaclos. Un poco antes de osciircccrsc, y ciiaudo nos acercitbaiiios it la isla clc l;t Quiriqnina, quc divide la eiitrada del pusrto de Con- cepcibn, fuinios abordaclos poi- uii bote; siis tripulnntes solicitaron permiso para suhir & cubierta, informtindoiios que todo cstaba traiiquilo en tierra y el pais ciitero en po- der de 10s realistas. Esta visita fu6 pronto seguida de oira de iiiAs individuos y en
  42. 42. - 46 -uiibote mayor. Coni0 era s a tarde, resol-vimos iio entrar a1 puerto csa iioche sin0anclar afuera, lo que ejccutanios a l a s siete,hacia el oriente de la Qniriquiiia y en veiiitebrazas de agua. Anoche antes de las ocho erarnos abor-dados por la lmclia de una fragata tripu-lada por 60s oficiales y treinta 6 cuareritahombres, quicries toniarori posesion delbergantin y piisierori centinclas para todosiiosotros. OrdcnOsc a1 capitziri que pasara61 bordo de la fragata a1 ancla en la baliia,quieii partio ii las nueue y iiiedia para re-grcsar & cso de la uiia de la mafiaiia. , lasIcualro lcvarori iiucstras anclas y & las sietcfondc&baiiiossin iiowdad cii la bahia clcTalcaliuano cutrc una fragata de treinta yseis caiioncs y uiia corbcta de wintioclio.Eve dia el lieiiipo paiwia responder B lasituaci6ii en que nos liall8baiiios: vieiitofucrtc del norte, Iln-ioso. frio y triste, comopara clariios a ciiteiidcr que est: 1xriios ciirealidad prisioncros. IIasta aqui es lo quehe podido escribir csta manana en prescn-cia de 10s oficialcs de 10s buqucs de guerra;otros, acompaiiados de 10seiiiplendos de la
  43. 43. - 47 -aduana nos inr-adeii en este iiiomento, te-nieiido en perspectiva s0lo dcsagrados ysufri ni i e i i t o s . AIGOSTO25. Siicstras liabitualcs ocupacioiies tic hborclo sc encuelitran al1orl-t totalriicntc eiisuspenso; el camarote y toclo el bergaiitiiisc lialla atestado de oficiales y soldados, detal inaiiera que prer-eo que para lo de ade-laiite iii lic de teiicr ocasion de escribir nide leer, iii afm de toriiar apuiites de 10ssii-cesos quc liayaii (le vciiir. Durante 10strcs 6 cuatro dias que siguic-roil a nuestra llcgatla q u i , lienios ienidovieiitos del iiorte, a iiicnuclo acompal?adoqde lluvias, T-ientos predoniinantes aqui clu-rante 10s tres iiieses de iiiTicrrio. 1311 estemoniciito disfrutamos. sin enibargo, de uncielo despejado, de uii sol brillante y de unaatnibsfera sereiia y tciiiplada. La bahia clc Ialcah11ano es espaciosa ysegura, por cxtremo 1icriiiosa, rcvistc la for-m a de una herradura, ? est&casi en su tota-lidad rodcada de cerros dc: altnras divcrsasclue presentan uii aspecto Instan te T-ariadoy
  44. 44. - 48 - pintorcsco. La bdiia ticiic (10seiitraclas, una a cada lado de la isla de la Quiriquiiia, aim- que la del orieiitc cs la iiiiica por la que pucden entrar con scguridad buques cle graii calaclo. La isla do la Quiriquina esu n a miniatura de la Saiita Maria, parcce estar foriiiatla (le uii terreiio aiiidogo y po- seer las iiiisiiias peculiaridades. Es faniosapor 10schoros qiic sc hallan eii sus riberas,que el pueblo conic aqni coiiio riosotros laso~ti-as, clc 10s cualcs piiede dccirsc que Isc ali n el i t a p ri iici p a1me nt e : so ii sli ma- imente gustosos y agraclaliles a1 palatlar yiiiucho niayorcs cine las ostras ni5s pran-des que lie Tisto. 1,a baliia cntera cii rcali-dacl esth ciibierta (le estos iiioluscos, de talmodo que clcscle 1% cubicrta tlc nuestrobuque 10s recogianios k mc~iudoen grancantidad, .i-a!it;iidoiios tlc iiiia especie tlcrastrillo qiic tiritbaiiios con uiia ciicrda. Duralite varias sciiiaiias liernos cstado acargo de 1111 tcIiieii?cde la fragata ccJeiigan-%a)), doli Jo& Solari, 2ioinbi.e caballcrosoy bnen oficiai, jiintameiitc con cuatro y ax c e s hasta coli x i s criiplcados de la acluaiiaque h i viviclo con iiosotros en la caiiisra.En esc tienipo sc han efccluado dos regis-tros de toda la c a r p , bulto por bulto, ha-bihndose diput,ztlo parn el cas0 & tres eo-
  45. 45. - 49 -inerciaiites de Conccpcion residentes pcrahora. en Talcahuano; pero despuiis dellenar su cometido con graii iiiinuciosidadno hari encontrado nnda que no viiiiesedeclarado. Antes cle este eslimen, sin ciiibargo, seseilalaroii varios delcgados para toniar sustleclaraciones k 10s oficiales y tripulacibii.Suestras deposiciones fiicron recibidas enespaflol, habiendo podido dispoiierse de unsolo iiildrpretc quc explicasc nuestras res-puestas a las largas B intrineadas preguii-tas que nos liicicron, uii inuchacho deGuernsey, que habia siclo toniado prisio-iiero en estas aguas por 10s espafioles al-guiios afios atras, y quicn &causade la edadcritica en que habia saliclo de su patria y10s difcrcntes enipleos y situacioiies eiique clespuks sc eiicoiitrara, tciiia olri-dado en gran parte su idioiiia nativo, sinhaber aprendicfo bien otro cualyuiera. Con-fianios, con todo, en quc antes de mucliotiemlpo serenios cnriados ante un tribu-nal donde se nos liaga justicia acerca deeste punto y otros. OCTUD RE Pashse algiin ticinpo antes que pudi6r.a-mos darnos cuciita cabal del cstado de las 4
  46. 46. - 50 -cmas en el lugar 5 que iiuestra mala es-trclla nos habia conducido. Poco a pocosupiiiios que la baliin y puerto de Talca-huano era todo lo que del reino de Chilepcrniaiiecia por entbnces eii poder de 10srcalistas; que la ciudad de Concepcihn, dis-tante s610 nueve millas, era el cuartel ge-neral del ej@rcito 10s patriotas, y que por decsos dias proyectaban estos uii ataque so-l) re Talcah 11an 0 . Los hemos divisado ysvarias veces prac-ticar reconociiiiientos desde las alturas in-niediatas, a clistancia de cuatro b ciiicomillas, y en tales ocasioiies se arniaii iii-mcdiatanicnte las lanclias de 10s barcos deguerra y se da la alarina desde 10s fuertes. S 0 VI E I B RE Se nos ha perriiitido bajar k tierra y he-mos visitado todas ltls lineas de defensa y10s fuertes, acoiiipafiados por 10s d e c a n e s poGcialcs del coniaiidante general Ordbfiez. Se ocupari todavia actualinentc en lacoiistruccibii de fosos y trincheras, obligan-do A trabajar en esta faena a casi todos 10shabitantes del puerto. El terrciio dc las iiiniediacioiies de @ S ~ Gquc a1 presentc poseen 10s realistas, se
  47. 47. dilata de sur a norte cii una cxterisih de ccrca de diez iiiillas dc largo y de tres 6 cuatro de aiicho, liiiiitado hticia el sur por la bahia de Saii Yiccrite, p h k i a el oricnte, por la de Talcahuniio; las playas en aiiibos lados y en casi todos 10s conlornos tieneii la altiira de vcrdaclcros ccrros, taiipeiidien- tes y lleiios de precipicios, que es raro eii- coiitrar sitio por donde ptieda subir una riiula. El cstremo oriciital de csta peninsiila, la iiiits cercana a CoiicepciOn y inks espiicsta b uii ataqiie, iio prcwita ob.;tbculos natu- rales de esa inagiiitud, porque 10scerros no no son tail escarpados; pcro aim alli ofrece tales faciliclaclcs para ser fortificada, 5 juz- gar, a1 menos 1mr x u aspccto, title la lian lieclio casi tali iiicspugn:~l~lc conio Gibral- tar. Parccc que 10s veciiioi; no be niaiiifies- 1ii ii iii 11 y a 1a mi a do s , a ii n qii e vi -PI i e i i (1ia ria expectativa dc uii asalto gciici-al. E n el ciitrctanto, cl ((Beaveia)), espldiicliJo barco proccdciite clc Sue-a-York, a1 mando del cil)itilii Clcveland, cii yia.je coiiio no- sotros 5 la costa iiordoeste, tocb q u i , siendo apre-ado del misiiio iiiotlo yne el nCaiiton)). Durantc varias seiiiaiias iio se no5 Ixwiii- ti6 comuiiicar con SLIP Iiipiilaiites, pcro Fa se lia rctiraclo la 111oliibiciiii y po,leiiios
  48. 48. visi tarnos B iiucstro sabor. El cargamento de ambos buques ha vcriido de niolde a la gnarnicibn. Las tropas estaban armadas y proveidas pi-sinianientebajo todos aspcctos. Pudiinos rcconocer iiuestros fusiles sobre sus honibros el niisiiio dia cii que se estra-jeroii cle A bordo. Uiia p a n parte del carga- mento niisiiio, que habia sido s610 einbar- gado (a1 estilo suyo) se halla ya coiivertido en trajcs para 10s soldatlos, quiciies han sido tainlJih pagados coii riuestro dinero. L& autoridadcs del ~ n g a r parece quc no sabeii que procetlcii arbitrariamente, aun-quc se wii 110 poco eiribarazadas para jus-tificar bus actos coii apariencias legales, sibieii coniprendeii que rlcben liaccr algo, y,sobre toclo, que la actnal conGscaci6n delcargainento clue providciicialiiiciite ha cai-do eii s u podcr, cs absolutaiiieiitc neccsa-ria,fas aut nefus, a la tlefciisa dc 10s inte-reses del Rcy. Quc tieiicii la snficicnte jus-tificacicin que la. ley de la. neccsidad pucdeatribuirlcs, esta fuera de cuestibn, 9 poi-mi parte abrigo iiiuy pocas dudas de quenucstra llegada ha de sei- el iiicdio que Icsperniita sostcnerse en el pais. DICIEM BRE Asi permanecimos, con alitrnias diariasde laaprosiniaci6n de 10spatriotas, auiique
  49. 49. sin ningfn ataque €orinal, hasta la nochodel seis de este mes, en que despuits de 1111d ia tranquil0 y cuaiiclo esttibaiiios duriiiien-do, tocbse a rebato por todas partes, contal viveza p entusiasnio que parecian indi-car un ataque serio y formidable. Asi re-sulti, sei’, eu efecto. En uii iiistante noshallanios toclos sobre cubierta, prcsentaii-dosenos una esceiia la mas brillantc y es-plkiiditla que jaiiias por mi parte hubieseprescnciado.Todas 18s ltaterias que dabaiifrcnte A Concepcibn dcspedian coiistaiitesllaniaradas, y las descargas de fusil en to-das direcciones eran tan rapidas y repen-tinas que no podiamos seguirlas coil lavista. Estabanios amarraclos cerca de tierra,posici6ii en que logrhbanios disfrutar porcoinpleto de todo el campo de la accibn. Unfuego sosteiiido, rapido y terrible, se man-tuvo por cerca de una liora, y a1 slaiaear eldia, pudinios distinguir pcrlcctanieiite que10s patriotas Iiabian rebalsado las lirieaseneinigas j-qiic el conibate era sa de hoin-bre a hombre y tenia lugar a la bayoneta.Los oficiales dc 10s buques de guerra da-ban ya la plaza por perdida, disponiendoque algunos mariiieros pasasen a nuestrobarco para ayudar a levar aiiclas y prepa-rarnos para salir iiimediatanieiite. Mien-
  50. 50. tras se trabajaba en esa tarca y c u m d ohacia media hora qiie haliia anianecidooiriios resonar el toque de retirada del ladode 10s patriotas y antes qiie cl sol se levan-tasc, les Yimos rctirarse en biien ortlena stis caiiipamentos (le 10s cerros de cn-freii t e. DICIl3>lBIIE 8. De cuantos informcs lieiiios podido re-coger con rcspccto k esta Ixtalla, apareceque por amhas partcs se dcspleg6 un d o rextraordinario: y aunqiie 10s patriotas sehallahan en niinicro mncho mayor y bas-taiite mc.jor equipados, y aunque lograronforxar las lincas eiieniiigas por (10s distin-tos puntos, apoderarsc tlc una de las bate-rias niks iniportnntcs p clamr el caf6n queen ella habia, sin embargo, a1 f n fueron irecliazados, dejaiido siis niuertos, auiiqueniiiguno de sus heridos, en poder de 10srencedores. Bajamos k tierra en la tarde para Tisitarel campo de la accibn, encontrando & lastropas ocupadas en enterrar 10s muertos, yeomo closcientos 6 trescientos de 10spatrio-tas tendidos en 10s fosos, traspasados y dcs-trozados de la manera mas horrible. T,asescenas que se dcsarrollaban en la playa la
  51. 51. mafiana del conibate eran verdaderanientedesgarrsdoras: centenares de iiiiijeres yiiifios cubrian la orills del mar, pidicndocon yoces laslimeras que se lcs llevasc 5bordo. En el acto se liabilitaron iiuestrosbotes con el objeto de traiisportar a1 buquctoda la gcntc qiie se pudiese; pero, antes deque dcsati-acascn, nos lleg6 orden de la €ra-gata para que ningiin bote se dirigiese atierra, de modo que duraiitc lioras eiiterastuvimos que preseiiciar las aiigimlias deaqiiellos infelices, pues, apesar de que te-iiiamos 10s medios y el desco de aliyiar susituacibn, nos lo prohibian. D e s p e s de este ataqiic, iiiuclias de lasfamilias cle Talcaliuano obtuvieroii autori-zacion para trasladarse k bortlo de 10s l ~ u -ques anclados en la lmliia: y con10 cl sobre-cargo teiiia ya en tierra muclias amistades,110 ccsaban las pcticiones de 10s que quc-rian veiiirse a bordo. Tres 6 cuntro faiiiiliasenteras, con tin total (le treinta 6 ciiarcntspersonas, permaiiecieroii a boido durantela tipoca de alarnia, que durG ccrca de u nmes. Por ese ticiiipo 10s patriotas, tali forini-dablemente acampados frente a1 puerto,comenzaron a dar sefiales cle retirarse; yen efecto, despuks de inccndiar sus barra-
  52. 52. - 56 -canes p dcmAs obras que 1iabian levaniadoeii 10s ecrros vecinos, se repled oaron nue-mniente a Concepcibn; y cii el c i x s o de11130s cuantos clias mas, habiciido proba-blcmente recibido noticias del coiirog d etropas que por momcntos sc esperaha deLima, resolricron alejarsc likcia el norte;2; despues de iiiceiidiar las casas que en laciudacl poseiaii 10s realistas principles ydestruido lodos 10s mucbles de algiin valorque no pudicron llevarse consigo, inicia-ron su marcha liacia Santiago, aconipafia-dos por casi todos 10s vecinos, B qiiiciies,segiin se dice, obligaron scgnirlcs por lafnerza. FEDRERO, 1818. Unos cuantos dias despu6s de la rctiradade 10s patriotas lleg6 la cxpedicibn tantotiempo esperada de Lima. Consistia en unafragata p nuevc graiicles lrarisportes quetraian cuatro niil hombres de tropas regu-lares (entre ellos niuclios veteranos de Es-paiia) a1 mando de Osorio, el mismo genc-ral que en la prirncra revolucibn de liaciacuatro afios reconquist6 cl pais de manosde 10s patriotas y rcstableci6 el ordeii y elgobierno del Etey. L o g 6 hacerce muy po-pular por la niaiiera tan suam con quc
  53. 53. - 57 -tratb a 10s pati-iotaq durante su mando, asicoiiio por su bravura y bucii coniporta-miento en el campo de liatalla. Por estasrazones las espcranzas dc 10s realistas pa-receii tali amplias como fundadas. Losemplcaclos civiles dc Chile, iiiuchos de 10scuales habiaii cniigrado a Lima, liaii rc-gresado coli 61, en la cspcctativa de quepronto han de scr colocaclos cn sus aiitigiiospucstos * Osorio sc halla actualiiieiite en Concep-cibii a la cabeza de cerca de ciiico niil hom-bres y a punto de cnipreiider la persecu-ci6n del ejhrcito patriota. Por las iiltimasrioticias que de cllos sc tienen, sc sabe quese encuentraii en Talca, en el caniino deSantiago, y A de cerca de oclicnta leguasd i st ailt e s de Coli cepci On. Aun no he estado en esta ciudad, aun-que la comunicaci6n coil ella est& ya rcs-tablccida. Es casi imposible procurarsecaballos, a caiisa de que en muchas niillastiL la reclonda liar1 sido acaparados para elservicio del ejercito real; ni en verdad quepuedehaber alli hasta ahora iiada atrayente,como que la hail abandonado todos 10s pa-triotas que en ella habia, siguiendo a1 ejhr-cito, y 10s realistas que se hallaban ocultosen 10s montes 6 estaban rcfugiados en el
  54. 54. - 58 -puerto 110 lian teiiido ai111 ticnipo de regre-par p cstablcccrsc nucvaiiienlc. Con rcspccto a1 ataqiie clel 6 de Diciem-bre, no hap diicla de quc con uii poco demas eriipiije en la primera aconictida y connieclia hora mhs (le noche, 10s patriotashubicran forzado 13s lineas de clefeiisa ytomado a Talcaliuano. A1 amanccer, toda-yia la opiiii6n de 10s oficiales dc 10s buquesde guerra a1 ancla en la baliia era de quelo hal~riaiicoiiseguido, y tan era asi, queinmctliataniente nos enriaron las w l a s dcnuestro buque. qiic estaban en la fragata,iniciaiiclo iiuestros preparatiros para pxrtirk la primera seflal. Los patriotas cn esc ciitonces tcnian po-cas fiicrzas y acaso no niayorcs de las queliabiaii niariteiiido cliirante 10sseis iiltimosnieses en las wciiitlades de Concepci6n.En 10s d i m en qiie llegamos, Talcahuanose hallalia, relativainente hablaiido, sin for-tificar, y desde esa 4poca liasta el momentodel alaque a casi toclos 10s hombres, iiiuje-res y iiiiios se les obligaba a trabajar eii lauobras de defcnsa. E n ese entonces, con mil soldados resuel-tos, la plaza hubiera podido ser facilnientetomada. $?or que, pues, 10s patriotas, queciertamente sc hallaban cn situacibn de sa-
  55. 55. - 59 -1x1- lo que ociirria, deiiioraron el asaltohasta que 10s realistas turieroii tienipo defortificar por coniplcto la penirisula, y locfectiiaron jiistaiiientc en el nioiiiento enque se terininaba la iiltiiiia de sus obrascic tlefensa? es esto absolutamcnte incxpli-cable y lia sido tcma dc adniiracihii paratodos nosofros. Las fuerzas patriotas al-canzaban por lo ineiios a ciiico iiiil hoiii-hrcs, muchas de ellas de caballcria, bieiiniontadas J- equipadas. Hoy haii coinciizado las tropai si1 mar-cha & Chile (conio llaman & Santiago y susvecindacles por 1-ia de preeniinencia y paradistiiipirla dc Conccpcihn) acontcciiiiientom u p grato y de 1)uenos aiispicios para no-sotros, coiiio qiie nos abre la puerta A uiialihre coiiiuiiicacihn con 10sliigarcs wcinos,y a1 mismo ticiiipo ~iic~jora iiuestro iiicrcadop abarata 10s alimentos. Durantc cl iiltimotiempo todo h a sido monopolizado para eluso del cjercito, p en vcrdad, micntras hadurado cl sitio, el precio de 10s arliculosde primera neccsidad ha alcanzado prcciosenormes. Lila retirada de 10spatriotas, lasprovisiones de toda especie bajaroii & me-
  56. 56. - GO -nos de la niitad del precio qiic tenian, ycon la particla clel eji>rcito, 10s productoslian de ponerse ri si1 precio orclinario. Hoy poclcnios coniprar un h i e y de bue-na calidad poi’ diez pesos, l a fanega detrig0 Q iin peso reinticinco centavos, y riiiopor 1111 peso el chntaro (cerca dc nueve bo-tellas). Se nos perrnite quetlarnos en elbergantin y comprar nuestras prorisiones,presentando a1 1Gscal nuestras cuentas a1fin de la quincena b clel mes, cuentas quesc adiiiiten siempre sin rcparos. No ire-nios que nuestro modo de rida lleve as-pecto de trocarse p sin clucla continuarh asiliasta clue tenga lugar iin cncueiitro deci-citiro entre ambos ejbrcitos, lo que aliorano puede tardar en verificarsc. Entbiices,probablemente, si sii resultado fiiese faro-ratble li 10srealistas se nos dcspacliarix paraI’alparaiso para que nnestra causa se juz-gue en Santiago; y si pierdcn 10srealistas,para Lima iiiiiiediataiiieiite, aunque estaemergoncia es tan poco csperada que casitodos 10s empleados civiles de Santiagoaconipaliaii a1 ejdrcito p se preparan a rea-suniir sus puestos. Segiin 10s datos que henios podido pro-curariios aqui, el Gobierno de Chile obracoil independencia del de Lima, y no hay
  57. 57. - 61 - apelacihn de 10s iribuiiales supcriores de Santiago, a no ser A la cork de Espafa. Tal debe ser la coiistitucihn del pais, auii- que es notorio quc las causas de varios buques americaiios capturatlos en Chile han sido resueltas en iiltiiiia instancia porel Virrey y sus coiisejcros eii Lima, Coin0a nuestra llegada a1 pais solo sc hallaba enposesi6ii de 10s realistas uii palnio de sueloy no existiail tribuiialcs de justicia regu-larmente establecidos, creeiiios que descleluego se nos ciiYiar&k Lima, lo que sinduda hubiera acoiitccido sa B 110 niediar lascircuiistancias especiales en clue liallaniosa 10s realistas. Coiisiderainos nuestro arri-bo como uii recurso providential para SIIsost6n, y asi f u k , eii vxtlad, y apciias schabian e,jecutatlo por lo tocaiite a1 bergaii-tin y la c a r p ciertas iiiedidas de pura f6r-mula, cuaiido mianios ya iiuestros fusilesa la espalda, iiuestros pafios en el cuerpoy riuestro diiiero en 10s bolsillos de lastropas de Su Najestad en Talcahuano. S uintento dc formar i i i i proceso legal paracoiidcnarnos era absolutamente ricliculo. Ninguiia yiolaciciii de las 1eyesdeEspafia6 de las iiacioiies habiamos coiiietido;pero el fundainciito principal de nuestracondenacion era. la supuesta violaci6n de
  58. 58. - 62 -uiia de las decisioiies clc iiixcstro Coiigresoclue prohibia la iiidcbicla iiigerciicia de 10snortc-aiiicricanos en las cucstioiies de 10srerolricioiiarios cspaloles; 1ial)iciido sidosenteiiciaclos 5 que c1espui.s dc la coiifixca-cihii, seaiiios ciiviados a 10s Xsiados Uni-gos, para sei alli castigatlos cii con forniidada1 testo dc la citada ley. Ell gcneial(ygober-iiador) Ordhliez, que 1 ) a i ~ cscr u i i hoiiibre ede honor, lia delegatlo cstos asuntos en uiiasesor clue sc cnvih dc Liiiia para que m-luase eii lalcahiiaiio coiiio fiscal, qiiieiinos mcrecc l a o1)iiiiOii de clue posce poco hiiiiigiiii coiiociiiiiciito de las lcycs, iiiirasestrcclias y hdiiradcz no iiiuy intachable.Bajo la. dir~cci6n cstc individuo, niics- detro cargaiiiciito h a sitlo c1csernl)arcsdo J--enditlo por coiiiplcto, 110 ell piihlica su-basta, p r a s x a r uii precio niejor, despuesque el cji-rcito, etc., etc., socoriido, sinocii lotcs y It 1111 tanto tilzatlo, F i i i perini-tirse que iiadie escctlieac del valor iijacloen la tasaci0ii. ?tiuclias de las incicacleiiasfueroii tlc cstc motlo vciidiclas iiitis haratasde lo it que liabriaii poclicio coiii1)rarseeii Bo$t oil. Sem ejant c in otlo de 1)roced e ipa-rece del todo absurdo, bajo cualquicr puiiiode vista cpe se considere, aiiiique ese fri6 ellieclio; y tal es, atleriiiw, la n!aiicra cii que
  59. 59. - 63 -niercaderias poi- valor de inas de cien milpesos, procedcntes del carganiento delBea-Der, se estaii realizaiido a1 presente enConcepcibn. Conio apologia de ese sistcmad e coiiducta, estas autoridadcs han niani-festado por escrito a1 capilaii Cleaveland laextreiiiada pobrcza de 10s liahitaiites en elniomento prescnte, y las atroccs penalida-des siifridas poi- ellos durante el sitio y elindomable valor que dcsplegaron a1 resistir10s ataques del cneiiiigo. Desde que nos hallaiiios en Talcalluanohan llegado varios delegados dc 10s indios,sicndo uno de 10st6picos m k s iiotables quedistiiiguen a la prcsente lucha, qiw estosantiguos 8 invelerados encmigos del Rey,que tanta sangre y dinero lian costado a1tratar de subyugarlos, sori ahora sus fielesaliados y declarados encniigos de 10s pa-triotas. Ultiniamentc 10s indios lian teriitlo algu-nos eiicnentros con 10s patriotas en el in-terior del pais con resultados vttrios. Cual-quiera ventaja obtenida por 10s iiidios seanuncia en el acto a1 Cuartcl General poi-diputaciones de caciques, & qiiienes sieni-pre se rccibe con gran aparato y sc despa-chaii i s u regrcso cargados de regalos. S e idice quc lian dcgeneraclo muclio del prinii-
  60. 60. - 64 -tivo carjcter araucano, clue su comunica-ci6n con 10s espaiiolcs les ha siclo altainentepcrjuclicial, y que el hecho (le conserrai’sus antiguos Ierritorios, que se sabe ser 10smas ricos en miiierales y mats fhrtilesque 10s restaiitcs del pais, se debc quizasa la debilitlad de 10s espafioles clue nosu propia fuerzn. He visto Yarios pelotoiiesde veiiite a scseiitn de estos indigenas. Suaspecto, en general, no difiere del de lastribus de inclios de las fronteras de EstadosUiiidos. IWBRERO Aiites cluc la c a r p cine traianios fuesellevada a tierra nos Ycimios completaincntcinvadiclos por oliciales y solclacloe, perodesde hace poco solo teiiciiios en la ckiiiarados de aqu@llos, Solar y Eguia, ambos coiii-placientes y caballerosos, de modo que co-nienzaiiios ti disfrutar de una relativa ho!-g u ra . Cuando Ilegamos, loa soldaclos y caiitodos 10s oficiales de que sc coniponia la.guarnicibii eraii hispanos-aiiiericanos y dcjaspeeto ligeraiiiente cobrizo. Teiiiaii micoiitiriente iiiarcial y no careciaii de ciertodespejo. Adquirieron cierto reiiombre, y nosin fundamerito, por la fortalczn y persel-e-
  61. 61. - 65 -raiicia que clesplegaron en tieiiipo del sitioy poi s u m l o r en rcpcler el ataquc. Duraritelas seis scinaiias cluc el eiieiiiigo maiituvoel asedio ni oficiales iii soldados puclierondorinir por las iioches. Casi Iiora por liorase claba el alerta y rara cra la iioclie quetranscurria siii uii calioiieo formal. Lasohms ararizaclas clcl caiiipaiiiciito pa?riotaestabaii tail cercaiias ti iiosotros que podiaiilaiizar bombas & l a ciudad por sobre 10sfiiertes, clue ti veccs produjeroii clestrozoscoiisiderahles: iiiurieron dos 6 Ires perso-iias y varias cssas sufricron clespei-fectos.S e iios periiiitia avaiizar liasta las liiieasde defeiisa cuaiido qiieriainos, y asi Euimostestigos varias yeces de la pericia clue 10sariilleros tratabaii tlc iiianifestar. Los pro-yectilcs cle 10s caiioties de iiilis calibre devarios de 10s h c r t e s llcgaimi liasta elcampamento patriots, ciiipefiiuiclose a vc-ccs mi €Liego graiicado, a! p;lrccer, sin eni-bargo, de pocos resultadoh. Los buques de guerra sc liaii hecho b lavela para Lima, con excepci6ii de la €ragataccEsincralcla)),que viiio con el convoy. He-iiios seiitido iiiucho SLI partitla, colzlo clue 5
  62. 62. - 66 -con ellos manteniamos nuestras relacionesmas intimas: a bordo Pranios siempre re-cibidos con cordialidad 3 7 con frecuencia1 0 deTol-ian iiuestras Tisitas. 1s En la corbcta a Sebastiana, pas6 muchaslioras agradables, pues el capitan y el ci-rujano era11 pcrsonas tan amistosas corn0cuerdas. 1x1 capitan, Tosta, poseia algunasnociones de nucstro idioma, gastando am-bos todils las mafianas una hora 6 dos enaprender reciprocamente el castellano y elinglks. Con lapartidadelosbuques, nuestrasamistades cspafiolas han qucdado reduci-das, a su inas simple expresibn, tanto ennuniero como en calidad. I-Iablaii de volverantes de que salganios de aqui, lo que na-turalmentc dependera del incierto rcsultadode las batallas. Creo y estoy coiireiicido de que seriainjusto con 10s chilenos, tomando la so-ciedad, habitos, costurnbres, niodo de viriry aspecto de Talesguano corn0 muestra delo que es el pais, aunque es innegable quegran parte de la mejor socicdad y inuchasde las familias iiizis ricas y de p o s i c i h dela prorincia se hallan aqui. En tiemposordinarios, estc lugar 110 reviste otra im-portailcia quc el de puerto de salida deConcepcihn, doiide se cargan y se descar-
  63. 63. g a n las niercancias, 10s buyues fondeancon seguridad y rcnuevaii s u s provisiones.h4uchos de 10s cdificios son simples alma--wiles, largos y aiiclios, de u n solo piso,coli paredcs sunianientc grucsns p toscas,hechas de adobes. Las liabitacioncs soridel inisnio estilo, generalnicnte enliiciclas,v pintadas de blanco. Casi sicnipre coiistande una picza grande, a la que cae la puertade cnllc, y A 10s costados dos mQspcquefiasq u e sirveii de doriiiitorios. IIay pocas casasque tciigaii niQs de una vcntaiia, p &a sincristalcs. Los pisos (le a l p n a s casas sonsiiladrillados, pero de orclinario no liayotro parimento que el snelo, y W e nosiemprc l k n aplanado. E n el p e r t o Iiabia quizhs trescientas ca-Bas de cstn cspecie, 1ialllt:idos;c las niejoresocupadas per 10s oficinles del ejtrcito y lasfamilias cle realistas que linn venido 5 re- luginwe ayui. Cai*ecende cliiniiiiens, aiinen In cociim, j- el i!iiico modo cine tienen para kmplnr 1as habitaciorics cs 1:or iiiecliod e biascros. E n s u s casus soli crtreiiiada,abo ni i n ahlciiien t e de sascad o s . I!I 1a sala, 16 habitnciciii principal, que cle- ordinarios o parecc h u n almac6n clescuiclatlo, se en-cucntraii iiiczclaclos sillas, iiiesas, alfoin- Brits, algniias vcccs camas, carne, lcfia,
  64. 64. - 68 - carlibn, sacos de frigo, riiio, cuadros, gui- tarras, saiitos, y eii rcaliclad casi todo cuanto posee la familia: dc aqui quc Ins pulgas lioriiiigucen por todas parks. n e seguro que nadic estarh media hora dc risita eii uiia casa de Talcagiiano siii llerarsc coil- sigo nihs biclios de esos que pelos tielie en la cabeza. A. bordo del bergaiitiii aparecic- ron una iiilrliiitlati en las caiiiaesdc 10s quc en 61 se asila;.oii despii6s del ataque, dcsclc c u p @oca se liaii iiicreiiientaclo taiito que hoy CGii~~iili~Cll la mayor iiicoiiioclidaci (le iiuestros diaa. A caiisa de csto es iiiiposi- ble doriiiir por las iioches, a no ser de puro cansancio. Nuestra ocupacihii cii las prixneras horas de la mafiana es buscar las qiie aiidan eii10s cobertorcs y que han heclio su agostoa cosfa. riucstra durante la noche. Ale hallodel fodo dispuesto h crecr yiic este fen(:-nieno debc atrihuirse en niuclia parte B lascircuiistaiicias por que atraresaha la po-lilacitin, pues eii wrdad que la Fituacibiide Talcagiano durante cl afio iiltiino hasitlo para presciiidir en ahsoluto de lsscoiiiodidades ordinarias de la vida. E n esetieiiipo ha11 viyitlo en la peqiieiia ciudadcerca de diez mil pcrsonas, cuyo sustento scclcpeiitIia en absoluto de lo q ~ i c lraia clc
  65. 65. - 69 - Lima, que llegalsa sieiiipre de tarde en tar- de, de tin comercio prccz.rio 5 de tin pcli- groso contrabando clue se lizieia cn caiioas por la costa cle enfi-entc. A la particla de 10s patriotas, el cambio €lie tan grandc corn0 instanthnco. nos clias despiies que se ale- jaroii, las callcs se reian ilenas de ganado y el niercaclo rebosanclo de trigo y legum- brcs. La fruta coiiiienm, ahora a aparecer: henios disfixitado de las cerezas coniiines y de las frutillas, de Ins cuales nieclia clo- ccna bastan para iina comida, pucs de or- dinario ticiien iiihs clc una pn!ga!!a de dili-?I metro, sin ser notablci-ncntc ouenas ni sabrosas. LRS pcras tlc iciiiprano y las iiiaiizaiias se ~ c i taiii1)idii en la recoba y i soli de las iiiisliias especies y caliclacl de Ins que sc prescntnii priiiiero k la w n t a ciitre iiosotros. Actualnicnte podemos atlqiiirir uii caniero 6 ~ i n a picma c bucy poi un ! c peso. Yo lienxis tciiido pcscaclo sin0 hace poco, p r o sa se vciicle cii a h i d a n c i a cle alguiias eqpecies, aunciue el sal ~ i t i i ibaca- , lao y otros no se eiicueiilran eii CSKLS s p a s , que yo x p a . Xuestra principal dirersibii ha consis- ticlo clesdc que se nos ha permitido bajar h tierra en liacer escursiones por 10s cerros -cciiios, qne por todas partes ofieccn pai-
  66. 66. - io - p roni 6nt i cos .saj c s rcal in en t e pinto resco sA lo largo dc la costa de toda la orilla occi-dental de la haliia, las coliiias se levantanB rarios centenares de pies de altnra, quedesde a hordo pareccn cortadaq A pico,coni0 en rcalidad lo estAn cle orcliiiario,con siibiclas en extrcmo pendientcs y ele--adas, que s61o de trccho en trecho ofrecenacceso a1 lioiiibrc y A 10s aniinales. Por es-pacios de mi cuarto de inilla hay quebra-bradas forniadas por la caida de 1as aguas,con arroyiclos que tienen por siis orillasseiidas dc ficil ncceso , las mulas. La su- ibida h pie es no psco fatigosa, peroyaarribase considera uno coinpeiisado dcl trabajo.En la niewta superior, por toda la penin-sula, se clilata 1117 llano grand6 p fertil,sembrado de arbustos dc rica wgctaci6n yen grupos mu? variados. KO hay hrbolesaltos ni corpulcntos, p r o son niinierososp dc follajc bac;taiite rico; las faldas dc 10sccrros sc hallan tambikn cubiertas de plan-tas y arbustos wrdes, p la sciida que con-duce A 13s alturas forma & veces una giuta.de no iiiterrumpido y fragante follaje. Aquit a m b i h sc lialla ahundante caza de 101-0sytbrtolas, quc viven niuy tranquilas a causade que naclie las perturba. Tanto en 10s extrcmos de la planicie,
  67. 67. - m1 - tcomo cerca de las scnclas de las €aldas de10s ccrros, se encuentra de trcclio en trcchoalgrina peqiiciia Iiabitaci6n, qne no es pre-cisamente una choza, y que cncierra decuatro a doce robustos chicos, casi otrostantos pcrros y gallinas y a v x e s cerdos,que viven lodos en la iiicjor armonia ycompaiierismo. Los campesiiioq son uni-versalmcnte hospitalarios y de buen natu-ral y sienipre ofrccen cuanto tienen. MAHZO, 1818. E n la convicci6n de que ya 110 ofreciaohstaciilos el ir a ConcepciOn, liace algu-nos dias emprencli la miireha, giiicte entin buen caballo chileno y en conipalllia deti11 joven oficial espafol. Todos 10s viajessc hacen aqui a caballo y dudo que en Tal-caguano 6 Conccpcihii cxista iin coche 6silla de posta. El caniino del puerto laciuclad, con excepcibn de iina sola colina,se hace por tin llaiio de arena cle colorgris oseuro, pesada y consistente, que nofatiga a1 viajcro 6 su cabalgadnra, comosucede en nuestro pais con 10s bancos dearena deleznable y amarillosa. Hacia ladereclia se ven 10s cerroq en que 10s patrio-tas estuvieroii tan largo tieiiipo acampados,
  68. 68. y Iizxia la izyuiercla tcrreiios paiitnnoFosde varias millas de extensibn, que nbundanen patos y otras aye>, y en scguirla gruposde pequetlos arbiistoi;. No pudiinos clivis:]r A Coiiccpci6ii hastaque enciiiinmos el cerro k cnyos pies sehalla sitiiatla, 5, distniicia dc ccrca (le unami I I a. S o ofrece B priniern vista iiada de ntra-pente. Las iglcsias y cams se -en cri suinapor parte cubiertas de mnsgo y revis-lcn una apariencia y color nfiosos. Suiicahe +to ciudad cine tic cerca 0 de lejos separezca k esta en manci-a algiina. El estiloarciuitect6iiico de sus eclilicios piibl;cos escompleiamcn te nucvo para mi, no iiabientlovisto sino en grabados algo que sc !e ase-mcje. Me parecici aq~iello iinn niezcla deantiguo, g6tico y moriqco. Cnsi desierta p niedio clestruicla como sehalla actualmeiite, a1 eiitra- por sus callesiiie parecia vagal- por entre las ruinas dePalmirn 6 Babiloiiia. La ciudad est5 divi-ditla en cuarteles 1-cgulares, con Ins callcscortadas eii lingclo i-ccto, y coiiio mug po-cas casas tienen 1116s de uii piso y iiiuchasde ellas son espaciosas, ocupa de cse modouna &reaexteiisisima. El nuniero de sus liabitantcs en tiempos
  69. 69. - 43 - rnnormn!cs se calcula c11 cliez y s i c k mil. Lam q o r i a de las ensas ticireii liiiertos qiieprodiiceii casi sin ciiltivo y cii ;d.bundancia,in-as, diiraziios, pcr:ts, etc., annque hansufrido mncho durante 10socho iiicses q w10s patriofns lraii estatlo cii poscsiin de laciudad. €Ian (!c:jado Iiuella.; de su pasopor fodas partes; cnrgaroii con cuaiitomucble de valor eiicoi11raron 27 10s qiic noconsidcraron cligiios de IleT-arsc, !os qne-maroii 6 rompieron. La catedi-a1 fue el alo-jamiento lrincipal de s u cabnl!erin y sedice aqiii que de las otras iglesias se llera-ron inuchos objeios de ~-a!or. Uiia iiianzanagrandc que encerraha las casas nibs her-m o ~ a clc la ciii:lacl, lo iiiisiiio que cl pala- scio cpixopal, fueron nrrasa.in.:, y dcspu6sde sclmi-ar iodas las cosas quc pertene-ciaii h 10s realistas nih.; 1iOi:ibles, las que-niziroii. Por a q ~ i i? allA se nolaba liaberrcgresado alguiias dc las fzmilias qiie seoctiiia1*oilcii 10siiioiitcs b buscaroil refugioen Talcaguaiio. Uiios pocos oficiales y u ncenteiiar dc soldados liaii yacdado S reta-guard ia. Ba,jo tales circunstancia2s p e d ecoiicebirse fbcilmcnte cl aqpecto triste ysombrio que Iwesenta la ciudad. DespuBsde brcves indagaciones pudiniosencontrar a algunos de nuestros antiguos
  70. 70. - 74 -conocidos de Talcaguano, quienes nos re-cibieron hospitalarianiente; obturinios lue-go alojamiento en casa de una senoraviuda ti quien liabia coiiocido antes. Halla-base en la niisma condici6n que iiiuchasotras personas de Concepci6n en esas cir-cunstancias, duefin cle una casa grande yhcrmosa, con una peiisi6ii del rey de trcsmil pesos a1 afio, de la ciial no liabia per-cibido un centavo en 10s cuatro 6 cinco ul-tiinos, y sin una peseta con que niandar ala plaza. Nos recibi6 de la iiiaiiera iiiasafable p atenta, y nosotros hiibinios deeiiriar a buscar fnera poi- la coiiiida, sindesdoro alguno para ella, ya que nos liabiamaiiifestaclo su situaci6ii. Pronto €uiniosinritados h casa de ofra familia que IitLbiaregresado y a yuieii conocia de antes (lade R...) En esta familia se contabaii sietenifias ya formadas, todas aniables, bicn-hechas 9 sonrosadns, qnc liubicraii sidohermosas A no ser poi- la p h i m a deiitaduraque teiiian, defecto que cs aqni miiy co-niuii. Es raro encoiitrar una niujer joven,y niucho nias una de ciertn d a d , quepudiera pasar entre nosotros por teiier me-dianos dientes, lo que es debido probable-mente no s6lo a1 absoluto descuido en que10s dejaii, sino tambidn ti la cantidad
  71. 71. - 75 -enornie de mate que Isebcn, que reciiiplaza a1 te entre iiosotros y tie~ic gusto tfc m a elliierba medicinal. TGmase a toda horn deldia, se cliupa con iina bonibilla. de plata dediez a doce pulgaclas de larpo y 110 sc con-siders a puiito miciitras no csta hir-iendo.Es siempre la primcra atciici<inqiic se clis-pensa h m a yisita. quercr probarlo, meq~iemi: lahios y In lciigiia, de tal qucrte 10sque 10s tuve siiniamente adolnridos du-rante 110 pocos clias. iilgiiiios de niiestrospaisatnos se Tan faniiliari78ndo :-a con 61,aunque a1 principio cuesta 110 pocos gestos,que proctnceii la tliwrsicin tie las senorasque lo s i r w n . Si1 iiso PS gc:ieral c:1 lodoXud-hm6rica. Con In faniili<de c p c Iiablalmos pnsamos graii parte ( ! p 10s (10s d i a sque ayiii pcrnimecimos. F,!i la. casa halla-iiios 1;1i piano, que tocatxm de nmneraaceptabie algiiiiaq (11: las nihas. Hap eii Conccpcidn sietc iolesi2s, sin Pcoiitar laCatedra1, cpc auii cstB inconclusa.Son todas grandc.; J- yistosas y p r a u nnortc-aiiiericano rcvisteii cierta apariciicisiniponentc. Singuiia time lus altaq torresy elcraclas ciipulas que llaniaii dest-lc luegola atencibii a1 aprosimarse ti una d z nues-tras ciudades, pero en ellas todo es niacizo,s6lido y con cierto aire de antigUedad.
  72. 72. EstAn liechas de adolxs, unidas por unmal ceniento y pintadas de blaiico, demodo yiie en poco tienipo prcseiitan el as-pecto dc hallarse c i ruinas. Aunque la ciu- ~dad cs tan rcciente no hay tin solo edificiopublico que n o est4 tapizado (le niusgo yc:i niuchos ci-cce cl pasto a ciiico 6 seispi6s de altura. S610 ciitri. a una de lzs iglesias, la queestk contigua a1 conreiito de moiljas, que10s patriotas no tocaroil: sus proporcioncsson hermostis y SUP altares brillantes 8imponenles, aunyiie en su mayor partedoraclos coii oropel. R n ella oiinos niisa 7convcrsamos cii segnicla coii las nioiijas,que nos prestaron la l l a w del i)ipiio, enc p c se entretnro en tocar imo de nucstroscompaiieros. 3 0 s obseyuiaron coii raxnos deflores y estuuieroii hab!aiido coii iiosotrosdescm b a ra z a cl a y ain i st o sa m c111c , a] n qii e :no las podiamos ucr. La m a n c r a i i c coniu-n i c a r x con cllas cs por iin toriio yne girasohrc un goznc y est6 stlmirableliienlcadaptado para trasniitir la voz ypassr ciial-yuiera cosa, pcro que 110 pcrmite rcr. Du-rante 10s disturbios de la rerolucibn, suniinicro no se ha aunieiitado, 7, s c g hsupimos, no liay entre ellas niiigiina no-uicia.
  73. 73. - 77 - E l plan de la Catedral e s granclioso, y enuiii6n de la casa arzobispal foriiia uno de10s costados de la plaza mayor; en el opues-to se halla el palacio de gobicrno. La igle-sia tieiie eii el interior mas de doscientospics de largo, csta sosteiiido por dieziseismacizas coliiiiiiias, eiitre Ias cuales, k uno 9otro laclo, se hallaii 10saltares a niedio con-cluir y aun sin decorar, pero todos, sin ex-ceptuar el mayor, soli de u n estilo de altamagnificencia y graiidiosidad . El techo est&foriiiado por hcriiiosas bhvetlas y niuy re-cargado de dornclos, habi&nt!oseiiospreve-niclo quc no fornihsemos fodaviajuicio dc laobra por estar reciC-ii rcdiniida de iiianossacrilegas. El palacio de eiifrentc no ofrccenada de particular poi’ a€ucr;L, por ser deu n solo piso, y xiinclue de grm tainafio,en nada dificre por s u aspect0 cxterior de10s demtis edificios. Hay cn realidad uiiagran siinilitud en todas sus consiruccioiies,esceptuadas las iglesias, y miiy poco gustoen la iiiancra de construir; pero coni0 lieestaclo en la ciudacl s6!0 dos clias, no he te-nido aim ocasidn de foriiiar uiia opiiiidiidccisiva sobre estc particular. 1,as comuiiicacioncs con el iiiterior seen cue nt ran c? c111a! inen t e eor ri e n t cs e 11 u 11radio clc treinta 6 cuareiitn lcguas y tene-
  74. 74. - 78 -rnos abundante surtido de frutas y provi-siones de toda espccie. Sin embargo, nohay nada parccido A lo que podriamos lla-mar librc conicrcio. El Gobicrno s e apode-ra, a1 precio y niinicro que quiere, de 10smejorcs caballos y niulas, del trigo, etc.que ncceFita para el seryicio del rey. Rajoeste aspccto el goberiiaclor de Talcaguanoes tan desp6tico como cualquier principeeuropeo. XO hay inipucstos, ni cai-ga, nicosa alguna, por indigna que sea, que elpueblo no soporte gustoso si sc le esige ennornbrc del r y . E l niisnio espiritu (6 me-jor, falta de cspiritu) era probablenientegeneral cn totlo cl pais y las atrocidadcs yexagernciones atribuidas & 10s patriotasson sill duda cl rcsultado de la transicibnrcpentina dc 1111 extremo & otro. S e han rccibido inforrnes sobre el ejbr-cito rcalista, x g h n 10s cuales se l i a l l a ha1 otro lado del rio Maule, que liabia pa-sado sill oposicibn; y tanibi6n se dice que10s patriotas sc retiran de Santiago a Bue-nos Aircs it tray& de 10s .hides. Pero to-(laria no tenenios iiinguna noticia oficial. S e han dado Ordcncs por el Gobicrno de
  75. 75. - 79 -aqui para la avaluaci6n y vcnta del ((Bea-ver)) y del Xantbn)) y habiendo rehusadoel capitan y el sobrecargo tomar parte en latasacihn, lian procedido ex parte y hanavaluaclo en w i n k mil pesos el bergantin,que se ofrece ahora a1 niejor postor. Se noshace dificil creer todaria en la posibilidadde q i i c dispongan del ~ U C ~ L I de una nia- Ciiera tan informal, sin que podanios apelar,y cuaiido por el cstado incicrto de las cosasen el pais, la propicdad, clc cualquiera claseque sea, s610 tieiic u n d o r nominal. Enpocos dias mas lo sabremos. Hay en estenionicnto dos grandes balleneros inglesesen el puerto, cargados, que se dirigeii ; su ipais. Yarios de nosotros tienen pciisa-inicnto de enibarcarse eii cllos, pcro ha-b i h d o n o s dirigido a las auloridades loca-les solitando clinero para pagar nuestrospasajcs, se nos ha coiitestado qne solo seconcedcrhn a1 capitan y sobrecargo, y paraeso unicaniente cien pesos h cada uno. Loscapitancs de 10s balleneros, por lo deniiis,piden cuatrocientos por el pasaje, lo cua!,coni0 disponen de bastante cspacio & bor-do, pensanios que es muy poco geiieroso,si bien dicen que obran asi de acuerdo consus instrucciones. Ne estaclo otra vcz en Concepcibn, y en-
  76. 76. - 80 -cucntro clue hay mayor iiiimcro de habi-tantes; pcro sin notar iiiiiguii otro cambio;todas las cosas rcvisteii todavia el mismoaspccto de tristeza y ruinas. Estas frecuentcs reT-olucioiics h i deso-lado completamcntc la ciudad y 10s alrcde-dores y poi- iiiuchos anos 110 recobi*ai%ns u prospcriclad. Cada particlo, segim laocasi6n que ha tcnido, ha coiifiscado laspropiedades B iiitcrcscs del contrario. Cuaii-do 10s patriotas sc rctiraroii la illtima w z ,no dejaron ni unasilla, ni mesa, iii utensilioalguiio cn las casas de sii propiedad, ydestruycron coinpletaiiieiite las dc 103 rea-listas con todos 10s inuehlcs que eicerra-ban. Sin embargo aiiora podia vcrse la ciu-dad alborozada; las campalias rcpicahaiiiioche y din y sc oian coiitifiuadas salrasclc las baterias. Est0 tenia lugar en cclcbra-cibn ilc las iioiiciss rccibidas del cjercito,clc que 1ial)ia Iiahiclo uii encuentro, cuyoresultado parecc haber sido la dcrrota de10s patriotas, coil pi.rdicla de ires niii lioiii-bres y catorcc 1)iezas de artillcria. Estaniossliora csperaiiclo por iiigiileiitos el parteoficial de lo yixc sc cucnta ctc c-ta batalla. En Coiicepcihn fuinios rccibiclos a€ectuo-sammtc y tratados del inodo mhs liospita-lario; tai>to 10s hombrrs coiiio las mujeres

×