Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolas                                                          ...
Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolasconsistencia del terreno, así como la facilidad del desarr...
Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolasnuevas creencias, nuevas formas de vida, etc... aunque tam...
Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolasexcepto en el Camino de Santiago, donde las actividades de...
Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolas2.4. Las ciudades durante el Renacimiento y el Barroco    ...
Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolas          los ayuntamientos.          - La edificación de ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

2. origen de las ciudades españolas

1,146 views

Published on

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,146
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

2. origen de las ciudades españolas

  1. 1. Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolas Ir a página índice2. EL ORIGEN DE LAS CIUDADES ESPAÑOLAS Antes hemos señalado que nuestras ciudades tienen un largo pasado, que enmuchos casos llega hasta la época romana, que es cuando se generalizan en laPenínsula Ibérica los asentamientos urbanos. Desde ese momento, las diferentesetapas, culturas, religiones, funciones, etc... han ido dejando su huella en los planosde nuestras ciudades. Ahora bien, esta evolución histórica no se ha producidomediante un proceso de sucesivos añadidos o yuxtaposiciones de un legado sobreel otro, sino, como también hemos señalado mediante un proceso depalimpepstación, en el cual cada etapa a reutilizado a su manera, alterandolocuando lo ha estimado conveniente, el legado de las etapas anteriores, por lo cual loque denominamos herencia del pasado en nuestras ciudades lo constituyen unconjunto de huellas de lo que fue la ciudad en los diferentes momentos. El origen de las ciudades se puede analizar a través de dos conceptosbásicos: posición y emplazamiento. La posición hace referencia a la ubicación de la ciudad con respecto ahechos naturales susceptibles, en el pasado y en el presente, de influir en sudesarrollo, siendo un concepto que explica la localización de la ciudad con respectoa su región. Antes de proceso de industrialización1, estos factores naturalesdeterminaban las funciones de la ciudad, que por lo general tenían que ver con laadministración, la defensa y el control militar, y el comercio. Las principalesposiciones de nuestras ciudades son: - De encrucijada: -En regiones homogéneas o distintas. -De caminos, generalmente fluviales. - De ribera de río: -De defensa y cuidado de puentes. -Como punto de ruptura de carga. - Marítima: -Salidas de cuencas fluviales. -De contacto océano-continente. -De difícil acceso desde el interior. - Vinculadas a la explotación de yacimientos minerales. El concepto de emplazamiento nos explica el marco topográfico en el que laciudad ha enraizado, el terreno elegido para levantar las edificaciones. Losdiferentes emplazamientos de nuestras ciudades tienen que ver con la salubridad y1 La industrialización trajo la introducción de nuevos medios de transporte, comunicación yproducción que alteraron la situación. 1
  2. 2. Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolasconsistencia del terreno, así como la facilidad del desarrollo de la vida urbana,aunque otras veces se prefirió emplazamientos que permitiesen una fácil defensa oel control visual de amplias áreas. A continuación daremos un breve repaso a la morfología de las ciudades delas diferentes etapas de nuestra historia.2.1. La ciudad romana El imperio romano se articuló en base a una red de calzadas y de ciudades,desde las que se administraba el territorio y se irradiaba el proceso deromanización. Esta estructura, junto a otros factores, favoreció el desarrollo delcomercio y permitió lo que podemos considerar una intensa vida urbana. Casi todaslas ciudades que hoy son grandes centros urbanos derivan de núcleos romanos,siendo muy escasas las excepciones. Su tamaño variaba desde las grandesciudades, capitales de provincia (Tarraco, Corduba), que ocuparían un área de 70 u80 Ha, hasta las pequeñas ciudades que no superarían las 15 Ha. Zaragoza(Caesaraugusta) vino a ocupar en torno a las 20 Ha. La estructura de estas ciudades era regular, de planta en damero (serie decalles que se cruzan en ángulo recto), destacando dos calles principalesperpendiculares, el cardo y el decúmano, en cuyo cruce se encontraba el foro, plazadonde se ubicaban los edificios públicos más importantes (templos, palacios...) y lazona comercial más valorada. Muchas de estas ciudades estuvieron rodeadas pormurallas, que las defendían (no conviene olvidar que Roma había conquistado yexplotaba Hispania) y demarcaban sus límites. El espacio intramuros no estabadedicado en exclusiva a edificios, sino que huertas y espacio libre ocupaban partede el. De este pasado algunas de nuestras ciudades aún conservan la huella delantiguo trazado, en cascos antiguos con una trama más o menos regular, y especialmente la huella de cardo y Córdoba, Mezquita decúmano, que suelen corresponder al trazado de las dos calles principales del centro histórico. Se conserva también la idea de prestigio asociada al lugar en el que estaba el foro, que luego se convertiría en muchos casos en plaza de la mezquita, la catedral y el lugar principal de la ciudad. 2.2. La ciudad musulmana Al-Andalus fue otra etapa de florecimiento de la vida urbana y nuestras ciudades se tuvieron que adaptar a nuevas gentes, 2
  3. 3. Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolasnuevas creencias, nuevas formas de vida, etc... aunque también los musulmanesque vinieron se adaptaron a las formas de vida e idiosincrasia de la Península. Las ciudades se componían de dos partes esenciales: - La medina, un núcleo Plano de Toledo central, generalmente amurallado o rodeado de tapial, en el que se ubicaban las actividades de mayor rango: la mezquita mayor, la alcaicería2 y el palacio del gobernador y su corte. El proceso de palimsepstación hizo que en muchas ocasiones la mezquita estuviese en el lugar donde estaba el templo principal romano (frecuentemente reutilizaron los materiales constructivos del templo para la construcción de la mezquita), la alcaicería en donde antes estaba la zona comercial de alto rango, etc... - Rodeando a la medina se disponían en forma radial los barrios (arrabales), donde habitaba la población. Estos barrios tenían una relativa autonomía y se organizaban por criterios religiosos (barrio cristiano, judío) o étnicos (barrio árabe, bereber, franco), y a veces económicos. Cada uno tenía su templo propio, su pequeño mercado y su autoridad propia. En el trazado de las calles dominaba la irregularidad, con viarios laberínticos en los que sólo destacaba la calle principal que conducía a la medina. La conquista cristiana de los territorios de al-Andalus, al realizarse con elpretexto de una cruzada, acabó con mezquitas y edificaciones principales islámicas,de las que nos quedan pocos restos. Las ciudades actuales, especialmente lasandaluzas, donde más cuajó y perduró la dominación islámica, aún conservan lahuella de esos trazados tortuosos (Granada, barrios de Axares y Cucaracha;Córdoba, barrio de la mezquita, por ej.)2.3. Las ciudades españolas en la Edad Media cristiana. El período supuso, en general, un languidecimiento de la vida urbana,2 Recinto cerrado donde se vendían las mercancías de lujo y de alto precio. 3
  4. 4. Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolasexcepto en el Camino de Santiago, donde las actividades de acogida y comercialesprodujeron todo lo contrario. Pero el resto del territorio vio como hasta el siglo XIIIlas ciudades perdían funciones (por ende, población) y se convertían en núcleosadministrativos y militares. Este carácter militar y la epopeya de la “Reconquista”amurallaron las ciudades españolas3, así como la necesidad de delimitarjurisdiccional y fiscalmente el ámbito urbano en una sociedad en proceso deseñorialización. Al igual que las ciudades musulmanas, las ciudades cristianas se dividían enbarrios o parroquias (se articulaban en torno a una iglesia, que era su parroquia),siguiendo criterios religiosos4, morales (mancebías), sanitarios5, étnicos yeconómicos (barrio de artesanos). La red de calles es también irregular, pero ahoraforman un espacio unitario, en el que siempre es posible orientarse o llegar a teneruna idea general del barrio o de la ciudad. Las calles no son iguales, sino que existeuna gradación continua de arterias principales y secundarias. Plano de Briviesca La Baja Edad Media trajo un rebrote comercial que, junto al desarrollo de las universidades y de la economía en general, supuso una cierta recuperación de la vida urbana, especialmente las portuarias vinculadas al comercio mediterráneo (especialmente Barcelona y Valencia), al comercio de la lana castellana (Laredo, Santander, Bilbao) o a localizaciones especiales, como Sevilla. En el interior peninsular el pulso de la vida urbana fue menor, aunque más acusado en aquellas ciudades que estaban situadas en alguna de las rutas comerciales. Sin duda alguna, las ciudadesespañolas deben mucho a la Edad Media cristiana, que es la etapa que más hamarcado la herencia de la que disponemos: catedrales, palacios, murallas, castillos,configuración definitiva de la primacía de los lugares centrales del casco antiguo,trazado de barrios, etc... son huellas que nos quedan y componen el patrimonio denuestras ciudades.3 También se observa un reforzamiento de los emplazamientos defensivos.4 Los musulmanes que optaban por quedarse tras la conquista de la ciudad eran expulsados a unbarrio propio (la morería), con un responsable político y administrativo propio, en los que se lespermitió continuar con sus costumbres y tradiciones. Los judíos fueron alojados en juderías.5 Las actividades molestas se alejaron de las zonas habitadas. Por ejemplo, los tintes y los curtidosse solían situar en las afueras cerca de cauces fluviales. 4
  5. 5. Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolas2.4. Las ciudades durante el Renacimiento y el Barroco Sin cambios transcendentales, el período fue de desarrollo de la vida urbana,especialmente de los núcleos situados en las rutas comerciales vinculadas con elcomercio internacional. El fuerte Plaza Mayor –Madrid-crecimiento poblacional condujo alestablecimiento extramuros,incorporándose los arrabales a laciudad. El desarrollo del estado de losAustrias produjo el crecimiento de laburocracia (que habitaba en losnúcleos urbanos) y el desarrollo de lasfunciones administrativas de lasciudades. En este mismo sentido, seobligó a los concejos a disponer de“casa adecuada” a su rango, fue elorigen de los Ayuntamientos, y de unnuevo edificio que aporta centralidad. El crecimiento de las ciudades condujo a muchas de ellas (por ej. Zaragoza)a derribar las antiguas murallas romanas que constreñían la expansión urbana. Ellugar que ocupaban se convertirá en una importante calle circundante (en muchoslugares se denominará “coso”, de cursun (lat.). El desarrollo del estado y la Plaza de San Pedro –Roma- conversión de la antigua nobleza “feudal” en cortesana, conducirán a esta a abandonar el campo y establecerse en las ciudades, para lo que edificarán nuevos palacios al estilo de la época que enriquecerán y adornarán el patrimonio urbano. Esta inmigración de clases pudientes producirá el desarrollo de actividades de servicio (servicio doméstico, cultural, etc...) y dará mayor vida a las ciudades. Paralelamente, nuestras ciudadesobservarán tres novedades urbanas: - La aparición en el interior de las ciudades de una serie de edificios religiosos (conventos, hospitales, refugios, beaterios, etc...), que romperán el tejido urbano preexistente y crearán una importante proporción del suelo urbano que luego se venderá en la Desamortización. - La construcción de las Plazas Mayores que, (especialmente en el reino de Castilla), primero fueron lugares de mercado y posteriormente lugares centrales de la ciudad, posición que se verá reforzada con la edificación de 5
  6. 6. Geografía de España. Urbanismo. Origen de las ciudades españolas los ayuntamientos. - La edificación de las primeras plazas de toros.2.5. La ciudad del siglo XVIII El Despotismo Ilustrado aplicó La Granja –Segovia-una política urbanística que, al igualque en otros campos, pretendíaembellecer y reformar la ciudad,aunque sin alterar de formatranscendente la trama urbana. Sellevaron a cabo obras de saneamientoe infraestructuras en el interior de lasciudades, se trazaron en las afueraspaseos y alamedas6 adornadas confuentes, plazuelas, esculturas ybancos7, lugares de paseo y reuniónsocial, como los salones y ramblas. El estado borbónico quisorepresentar su magnificencia y la delnuevo orden defendido por laIlustración en los grandes edificiospúblicos, construidos en barroco finaly en Neoclásico. Por último, la política deprotección y promoción de lasmanufacturas encontró su cauce en la creación de numerosas Reales Fábricas, quese situaron en las afueras de las grandes ciudades, en muchos casos, rodeadas delas viviendas de los asalariados que trabajaban en ellas.6 La idea ilustrada de un acercamiento del hombre a la Naturaleza.7 Por ejemplo, el espolón en Burgos, o el paseo de la Bomba en Granada. 6

×