Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

A qué sabe la luna juegos cooperativos

4,222 views

Published on

Juegos cooperativos para realizar después de la lectura del cuento "A qué sabe la luna" en lenguaje bimodal.

Published in: Education
  • Be the first to comment

A qué sabe la luna juegos cooperativos

  1. 1. Juegos cooperativos para el cuento “A qué sabe la luna”Materiales: – Un pan con forma de luna redondo. – Globo con palo para señalar el gallo kiriko. Si está tuneado de gallo mejor – Silbato. – Pañoletas para tapar los ojos. – Aros. – Una comba.Primero enseñamos el pan circular y les explicamos que es la luna, y que vamos a representar lasperipecias que pasaron una serie de animales cuando se dirigían a buscar la luna para probarla. Igualque los animalitos del cuento tendremos que ayudarnos para conseguirlo. • Presentación Kíkiriquí, ¿Quién está aquí?. Explicamos que ya que vamos a ser del mismo equipo deberíamos conocernos. Se sientan en un corro amplio. Quien anime coge un globo y le da en la cabeza a alguien diciendo: Kikiriki ¿Quién está aquí?. (Ej. Eva) Cantamos “Buenas tardes Eva como estás, buenas tardes Eva como estás, buenas tardes Eva buenas tardes Eva buenas tardes Eva como estás1”. Y así con cada niño y niña del grupo. De vez en cuando preguntamos si se acuerdan cómo se llama alguien. • El conejito: Quien anime comienza a dar saltos recitando: “Yo soy un conejito que salta y bota, si te toca un conejito, salta y rebota”. A quien le toque en la cabeza se convierte en conejito y hará lo mismo, recitando a coro y tocando en la cabeza hasta que no quede nadie en el suelo. Cuando esté todo el mundo de pie cantar todavía un ratito pequeño para los que entraron de últimos. • Los abrazos. Explicamos que vamos a comprobar si sabemos ayudarnos. Los más pequeños y pequeñas no conocen los números, hay que ayudarles en el siguiente juego. Los conejitos van a ir saltando por toda la sala y cuando toque el silbato hay que agruparse según el número que diga quien anime (números bajitos). Si alguno queda suelto hay que esconderlo. Si no son muchísimos niños se puede pedir también que se abracen todos, si son muchos no porque se pueden hacer daño. • Cuidado que te ve la luna. Correr por todo el espacio imitando distintos animales, cuando toco el silbato (o lo que sea) la luna nos mira y nos tenemos que quedar inmóviles para que no se de cuenta que vamos a coger un trocito. • El tren de los animales. Todos se sientan donde estén. Vamos a una montaña a buscar la luna. Pero está muy muy lejos, así que vamos a subir en un tren. Quien anime se pone a circular haciendo “pi, pi, chucu chu, pi,pi chucu chu”. Se para delante de alguien y separando las piernas le dice “entra por la puerta y sube al tren”. El niño o la niña pasa por entre las piernas y se agarra atrás. Sólo se pasa entre las piernas de quien anima, no de todos, porque si no cuando sean más de cuatro habría dificultad, sobre todo los que ocupan mucho para pasar por debajo de las piernas de niños o niñas pequeñitos. Así que quien anime es la puerta. Si vemos que se prolonga mucho el asunto (estar sentado en el suelo no es divertido) les pedimos que pasen todos y santas pascuas. Entonces decimos que está muy oscuro y que no se ve nada. El único que ve es la locomotora porque tiene faro. Pero no importa porque la locomotora es la que va delante. Así que tienen que cerrar todos y todas los ojos y dejarse guiar. Circulamos con1 Con la música de “Si tu tienes muchas ganas de aplaudir (...) si tu tienes la razón y no hay oposición no te quedes con las ganas de aplaudir”.
  2. 2. los ojos cerrados haciendo pi pi chucu chu un rato, mientras veamos que se divierten. Si vemos que se lo pasan bien en el tren prolongamos la cosa abriendo los ojos y encontrando baches, entrando en un túnel, etc. Y luego decir que ya llegamos al pie de la montaña donde está la luna. Pero la montaña es muy empinada y el tren no puede subir. A partir de aquí vamos andando,• Perdidos en la niebla. Al bajar del tren hay muchísima niebla. No se ve nada entre la oscuridad y la niebla. Los elefantes, los leones y los monos se han perdido. Cada uno de nosotros tiene que pensar qué animal le gustaría ser de estos tres sólo para este juego: “elefante, león o mono”. Mientras lo piensan le pedimos a los adultos que hagan un círculo a modo de protección porque van a caminar a ciegas dentro. Vendamos todos los ojos y los animales se tienen que reunir con los de su misma especie llamándose a ciegas. Cuando estén todos reunidos con su manada destapamos los ojos y ya pueden volver a ser el animal que quieran.• La tormenta. Camino de la luna empieza a llover. Primero podemos hacer el ruido de la lluvia con los dedos en la palma de la mano, primero un dedo, luego dos, luego tres, etc. Después hacemos el juego de que hay que refugiarse en alguna cueva (en los aros) y vamos quitando aros hasta que quede un aro por cada cuatro participantes o así, para que tengan que ayudarse unos a otros a mantenerse dentro. (Los aros al final deben estar bastante juntos para que puedan apoyarse unos en otros).• El cable de alta tensión. En su camino los animales se topan con un cable de alta tensión que la tormenta ha aflojado. El cable es peligroso y hay que pasar evitando que nos toque. Dos adultos suben y bajan la cuerda rítmicamente. Pasar el grupo entero de la mano por debajo de la cuerda, o en tandas, sin que les de la cuerda. Si a alguien le da la cuerda lo tenemos que curar. Le hacemos un “sana sana culito de rana” en grupo.• La serpiente. Si vemos que todavía es temprano podemos convertir el cable de alta tensión en una serpiente que se contonea por el suelo y hay que saltarla sin que nos toque. Si nos toca “sana sana grupal”.• Probar la luna. Al final de todo les felicitamos por lo bien que lo han hecho. Han conseguido llegar a la luna. Un adulto coge un cuchillo y recorta el pan dejando una luna estrecha y le da el resto del pan a los niños y niñas para que se lo repartan. Puede dividirlo por ejemplo en cinco y darselo a cinco niños o niñas diciéndoles “repártela, que no quede nadie sin probar la luna”.• A dormir. Cuando todo el mundo tenga su trocito de luna, los animales se van a dormir todos juntos. Nos tumbamos en el suelo y respiramos lentamente, como si durmiésemos, unos momentos. Les pedimos que se imaginen cómo duerme su animal favorito, el animal que es cada uno de ellos, que imaginen cómo tiene las orejas, el rabo, los ojos, las patas... Luego aplaudimos y si vemos que todavía nos hacen caso y que el ambiente lo permite, les explicamos cómo aplauden los sordos y aplaudimos en lenguaje de signos.

×