Kant

464 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
464
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Kant

  1. 1. Universidad de Los Andes Mérida - Venezuela Lic. Naive Angulo KANT. CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA ESTÉTICA TRANSCENDENTAL Y ANALÍTICA TRANSCENDENTAL  Prefacio de la Primera Edición Kant Plantea en el prefacio de esta edición un análisis epistemológico investigando los principios y reglas que fundamentan el conocimiento y teniendo como principal objeto de estudio la naturaleza de la ciencia, la razón. Discute las cuestiones a las cuales se enfrenta la razón, las cuales sobrepasa los limites de toda experiencia, como el conocimiento referente a Dios, al alma y al mundo, cuestiones que son tratadas a través de la metafísica. Propone un nuevo método que salve a la metafísica de la decadencia fruto del dogmatismo, contradicciones y ataques de los escépticos, para intentar elevarla al rango de ciencia. El autor pretende formular juicios para verificar la certeza y claridad del conocimiento y así construir los principios que lleven a una verdadera metafísica, refiriéndose a este tribunal como la “Critica de la Razón Pura”. Hace una crítica a la facultad de la razón en general, en correspondencia con los conocimientos que puede obtener prescindiendo de las experiencias, no es una crítica al sistema o a los libros. Kant estudia el pensar puro y la razón misma, haciendo uso de su lógica común para enumerar total y sistemáticamente todos los actos de la razón. Además afirma que no hay una sola cuestión metafísica que no haya resuelto, o da al menos la clave de su resolución.
  2. 2. Este filósofo indaga la facultad del entendimiento, determinando las reglas y los límites de su empleo en la Analítica Trascendental, donde estudia los objetos del entendimiento puro en dos partes: a través del valor objetivo de su concepto a priori y a través de una visión subjetiva de las facultades de conocer. Aquí Plantea ¿Qué y cuánto puede conocer el entendimiento y la razón con independencia de toda experiencia? Presenta su método a través de la claridad discursiva (los conceptos) y la claridad intuitiva (las intuiciones), en las cuales fundamenta su Critica de la Razón, para determinar el principio común de lo que él titula Metafísica de la Naturaleza. Aquí expone tanto los conocimientos extraídos sintéticamente a partir de principios, como también los derivados desde ellos. Son los principios de este sistema los que por dicha Crítica han de ser completamente mostrados y, además, demostrados.  Prefacio de la Segunda Edición En esta edición Kant extiende las ideas del primer prefacio. El objeto de estudio de su filosofía radica en la naturaleza de la ciencia. Indaga sobre el camino que se debe seguir para llegar al conocimiento. Muestra que la lógica es un camino seguro para llegar a la ciencia, gracias a que expone y demuestra las reglas formales del pensar, permite la abstracción de los objetos del conocimiento y sus diferencias. En contraposición la razón es un camino más difícil para llegar a ella, es necesario que algo sea conocido a priori. Lo conocido se relaciona con el objeto de dos maneras: a través de un conocimiento teórico de la razón (que determina el objeto y su concepto) y de un conocimiento práctico (que lo convierte en realidad). La parte pura del conocimiento, que es aquella en la cual se determina el objeto a priori, se debe estudiar antes y
  3. 3. por separado, de manera que no se mezcle con lo que otras fuentes aporten. Kant muestra la matemática y la física como conocimientos teóricos de la razón, que determinan a priori sus objetos a través de otras fuentes de conocimiento. Lo que es característico del proceder de estas disciplinas es que hay que acudir a la Naturaleza con experimentos anteriores, con un plan previo que contenga las condiciones conceptuales que previamente se hayan establecido. Según el autor, La metafísica en cambio no logra entrar en la camino de la ciencia debido a que se basa solo en conceptos prescindiendo de la experiencia, por ello propone un cambio fundamental basado en el pensamiento de Copérnico donde el conocimiento dependa de las cualidades del sujeto que conoce y no del objeto. Menciona que en la metafísica la intuición relacionada con los objetos debe reglarse por la naturaleza de nuestra facultad intuitiva, es decir por nuestros conocimientos y así se podrá saber algo de ella a priori. La intuición sensible, es el conocimiento sensible entendido como la percepción directa e inmediata de los objetos del mundo. Admite dos supuestos: si los conceptos se rigen por el objeto, no puedo saber de él algo a priori; si los objetos se rigen por los conceptos, los conocemos a priori. Nos habla de Intuición Pura para referirse a la parte de la intuición sensible que es dada antes de toda experiencia (a priori), esto es, el espacio y el tiempo. La reflexión de Kant sugiere que el objeto de toda experiencia resulta de una síntesis de lo diverso lograda por la facultad del entendimiento, en otras palabras, aquello de que se ocupan nuestras representaciones, nuestros conocimientos, son el resultado de síntesis
  4. 4. efectuadas por las reglas o esquemas lógicos del entendimiento, productor de los conceptos. Concluye distinguiendo entre el uso teórico de la razón y el uso práctico. El uso teórico de la razón es la razón orientada al conocimiento, nos permite determinar qué es lo que podemos conocer; el uso teórico de la razón tiene en Kant un sentido crítico ya que la razón analiza hasta dónde puede llegar nuestro conocimiento y cuál es su límite. El uso práctico de la razón consiste en trata de establecer, no ya qué puedo conocer sino qué debo hacer. Kant, considera que también debe ser la razón quién establezca los principios de nuestra conducta. Debe ser la razón quién oriente toda la vida del ser humano (tanto en el conocimiento como en la conducta). Kant afirma que la crítica es necesaria para una nueva formulación de la metafísica, que como ciencia debe fundamentarse en forma dogmática y sistemática. Postula que la ciencia debe seguirse en base a principios, determinación de conceptos, demostraciones rigurosas y evitar deducciones con “saltos atrevidos”. I. De la distinción del conocimiento puro de lo empírico Kant argumenta como base de su filosofía la experiencia como el comienzo del conocimiento, más todo conocimiento no precede de la experiencia. Distingue dos tipos de conocimientos: el conocimiento a priori que son absolutamente independientes de la experiencia y el conocimiento empírico, donde las fuentes de este último son a posteriori y parten de la experiencia. Aunque el conocimiento sea a priori y no es tomado directamente de la experiencia, sino que procede de reglas generales, no advertimos que esas reglas se derivan también de la misma experiencia.
  5. 5. II. Nos hallamos en posesión de ciertos conocimientos “a priori” y el mismo sentido común no carece siempre de ellos. El autor fundamenta la distinción de dos criterios: el conocimiento puro y el empírico. Un juicio a priori (conocimiento puro) es pensando con carácter de necesidad, además no es derivada y es validada por sí misma. Da juicios con una universalidad verdadera y estricta, donde no se acepta excepción alguna, esta universalidad lleva a una fuente especial del conocimiento, a la capacidad facultativa de conocer a priori. En cambio la experiencia (conocimiento empírico) no da nunca juicios con una universalidad verdadera y estricta, sino como una generalidad supuesta y comparativa a través de la inducción. Kant presenta la universalidad empírica como una extensión arbitraria de valor limitada. Cualquiera de estos dos criterios es infalible por sí solo. Los juicios puros a priori, encierran el concepto de causa , el concepto de necesidad del enlace con un efecto y de universalidad estricta de la regla. También, se muestra lo indispensable que son éstos para la posibilidad de la experiencia misma y por tanto exponerlos a priori, pues ¿de dónde iba a sacar la experiencia su certeza si todas las reglas, por las cuales progresa, fueran empíricas y por ende contingentes?, pero no sólo en juicios, sino también en conceptos que en muchos casos tienen un origen a priori. Así pues, la necesidad conque se impone el concepto, tiene un lugar en la facultad de conocer a priori. III. La filosofía necesita una ciencia que determina la posibilidad, los principios y la extensión de todos los conocimientos a “priori”
  6. 6. En este inciso el autor comenta que ciertos conocimientos abandonan el campo de todas las experiencias posibles, mediante conceptos para los cuales no puede ser dado en la experiencia ningún objeto correspondiente, amplificando la extensión del juicio por encima de todos los límites de la experiencia. Estos conocimientos, son los que nos llevan a las investigaciones de nuestra razón, siendo consideradas como más superiores y sublimes, en su última intención, que todo lo que el entendimiento puede aprender en el campo de los fenómenos. Problemas inevitables de la razón pura son Dios, la libertad y la inmortalidad. La ciencia, cuyo último propósito, es propiamente la solución de esos problemas, se llama metafísica. Una parte de esos conocimientos, los matemáticos, goza de certeza y da de ese modo una esperanza favorable para los otros, aunque éstos sean de una naturaleza totalmente distinta. Además, cuando se ha salido del círculo de la experiencia, hay seguridad de que la experiencia no nos contradice. La matemática nos da un brillante ejemplo de cuán lejos podemos ir en el conocimiento a priori, independientemente de la experiencia. Más lo que nos libra de todo cuidado y de toda sospecha durante la construcción del conocimiento y nos promete una aparente solidez es quizá la mayor parte de la labor de nuestra razón, consiste en el análisis de los conceptos que ya se tiene de los objetos. Ese proceder da un verdadero conocimiento a priori, que tiene un progreso seguro y útil. La razón sin notarlo ella misma, añade informaciones a priori de una naturaleza completamente distinta y extraña al concepto dado, sin que se sepa como se ha logrado y sin dejar que venga ni siquiera a la mente semejante pregunta.
  7. 7. IV. Diferencia entre el juicio analítico y el sintético El filósofo de la obra concibe los juicios afirmativos como la relación entre un sujeto y un predicado a través de dos casos: un juicio analítico (juicios explicativos) y un juicio sintético (juicio extensivos). En un juicio analítico el significado del concepto predicado está incluido en el significado del concepto sujeto. Estos juicios son explicativos pero no extensivos, no añaden un conocimiento nuevo al que ya teníamos en el concepto sujeto, sino que aclara el concepto. Kant dice que en la idea de que todo suceso tiene una causa percibimos la conexión necesaria entre causa y efecto, y además percibimos esta regla como universal y verdadera (el criterio de la verdad es la universalidad y la necesidad) En los juicios sintéticos el significado del concepto predicado no está incluido en el significado del concepto sujeto, por lo que estos juicios añaden información al campo del conocimiento, son extensivos. En el concepto de algo que sucede, dice Kant, no se encuentra nada relativo a la causa que lo ha producido. Los juicios sintéticos tienen su fundamento en la experiencia, son particulares y contingentes. En el concepto de algo que sucede Kant intuye un nueva idea de cómo atribuir a lo que sucede algo que le es completamente extraño definiendo a sí los juicios sintéticos a priori. En este juicio el predicado amplía el contenido del sujeto, esta ampliación no depende de la experiencia. Según Kant si la experiencia no es capaz de proporcionar a los
  8. 8. juicios su universalidad y necesidad, estas solo pueden proceder del sujeto, de la razón. La razón no posee ideas a priori, pero si facultades o capacidades. V. En todas las ciencias teóricas de la razón se hallan contenidos, como principios, juicios sintéticos a priori. El autor muestra como la matemática, La física y la metafísica contienen juicios sintéticos a priori. En estas áreas se hace presente a través de sus proposiciones el principio de contradicción, la necesidad y la intuición inmersos en la concepción de su conocimiento. VI. Problema general de la razón pura Kant presenta la cuestión de la razón pura a través de la explicación de cómo son posibles los juicios sintéticos a priori, plantea cómo llega la razón a formularos, lo que supone cómo llega la razón a ser consciente de lo que conoce. Indicando que ningún intento anterior de la metafísica ha conseguido plantear una división de los juicios como la que él propone y considera fundamental. Crítica la filosofía de Hume, por plantear erróneamente el problema de la necesidad del principio de causalidad. Señalando que lo que para Hume es un mero hábito, en realidad es una forma necesaria bajo la cual se dan los fenómenos al entendimiento, es decir, una categoría constitutiva del modo de funcionamiento de la razón pura. Este hecho le confiere el carácter a priori que Hume le negaba. Kant insiste en que el no avance de la metafísica conduce a los hombres a dudar de su posibilidad, debido a su tendencia de especulación, propone así una metafísica
  9. 9. trascendental que modere y fundamente estos impulsos, donde los juicios acerca de cuestiones como el origen del mundo, la eternidad, etc., sean posibles, y donde se investigue no sus contenidos, sino la capacidad o incapacidad de la razón para determinarlos. Kant crítica a los dogmáticos, señalándolos a través de sus argumentos especulativos como escépticos. Empero, propone una critica de razón, es decir, si se expone los principios a priori sobre los que ésta determina sus objetos, se dará base a una Filosofía Crítica que nos lleve a la ciencia y provea facultades o capacidades de la razón para conocer y determinar todo objeto. Por último, el filósofo declara inservibles todas las metafísicas desarrolladas por los filósofos anteriores, pues, confunden el origen y la fundamentación de los conceptos metafísicos, cayendo en un conjunto de enunciados analíticos en los que no existe ampliación alguna de conocimiento. Aún así sugiere que puede depurarse toda metafísica desarrollada, pero jamás eliminar la metafísica, pues es ciencia indispensable para la razón humana, en la medida en que es expresión también de su modo de funcionamiento. VII. Idea y división de una ciencia particular bajo el nombre de Crítica de la razón pura Kant declara en este apartado las bases de una ciencia particular llamada la “Critica de a Razón Pura” como el conjunto de todos los principios según los cuales pueden ser adquiridos y establecidos los conocimientos sintéticos a priori como preparación para el desarrollo de la verdadera metafísica.
  10. 10. Propone un filosofía de tipo esclarecedor, que el denomina Filosofía Trascendental, puesto que no se ocupa de este o aquel conocimiento, sino de las condiciones a priori de todo conocimiento. Por esta razón, desarrolla una especie de metaconocimiento o metaepistemología. Y también está aquí la explicación de por qué concibe su tarea como clarificadora: al determinar las condiciones del conocimiento a priori establecemos también los límites entre aquello a lo que puede aspirar legítimamente nuestra razón y a lo que no. Señala que la tarea de su Crítica es posible, en cuanto no se trata de buscar en el exterior (mundo) para determinar todos y cada uno de los conceptos a priori que constituyen el conocimiento puro, sino, por el contrario, mirar hacia el interior (el entendimiento que juzga, el sujeto), a fin de establecer los principios con los que este trabaja, y ni siquiera todos, sino simplemente aquellos importantes en relación con los conocimientos a priori. Por tanto, la tarea es perfectamente realizable. Implanta aquí la relación entre los conceptos de Crítica y de Trascendentalismo. Generaliza la crítica como el camino que conduce al sujeto hacia la filosofía trascendental. Lo trascendental caracteriza a la filosofía kantiana en sí. Lo crítico caracteriza el proceso de fundamentación de los principios a priori del conocimiento. La filosofía de Kant superaría las limitaciones del racionalismo y del empirismo, manteniendo intactos sus puntos fuertes: la verdad necesaria y universal, propia de los juicios analíticos, y la ampliación del conocimiento propia de los juicios sintéticos.

×