UNIVERSIDAD DE    MONTEMORELOS INFLUENCIA DE FAMILIAS DISFUNCIONALES SOBRE LA DELICUENCIA EN LOS ADOLESCENTESNadia Avelar ...
Falta de entendimiento en el medio familiar (Tejo F. 2010)</li></ul>Matherne y Thomas (2001) mencionan que el variable que...
Su género
Síntomas psicosomáticas
Violencia familiar
Dinámica socio-parental
Funcionamiento familiar, y
Necesidad de frustración</li></ul>Estos variables fueron puestos a prueba en una población de 2,100 adolescentes estudiant...
Investigación del Adolescente
Investigación del Adolescente
Investigación del Adolescente
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Investigación del Adolescente

5,175 views

Published on

2 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • como podria hacer para pasarlo a word no me lo permite..?
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • muy buen trabajo.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
5,175
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
28
Comments
2
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Investigación del Adolescente

  1. 1. UNIVERSIDAD DE MONTEMORELOS INFLUENCIA DE FAMILIAS DISFUNCIONALES SOBRE LA DELICUENCIA EN LOS ADOLESCENTESNadia Avelar Martinez MCE Beatriz E. Rodríguez García 5/19/2011<br />INTRODUCCIÓN <br />En los Estados Unidos, 1,234 jóvenes se escapan de sus hogares y cada día 2,255 adolescentes abandonan el colegio. Cada cinco minutos un joven es detenido por algún tipo de crimen relacionado con la violencia y cada dos horas muere un niño por una arma (Matherne & Thomas, 2001).<br />Adolescentes hispanos que sufren estrés en el entorno doméstico, tal como las familias mono parentales con dificultades económicas, pobre disciplina parental o disciplina negativa, y relaciones familiares ha mostrado ser asociado con comportamiento externalizado incluyendo la violencia y delincuencia (Caldwell, Struges & Silver, 2006).<br />Además, estudios revelan que el éxito académico de los adolescentes hispanos es en proporción a sus experiencias en el entorno del hogar, con los entornos domésticos más estables (es decir, participación positiva de la familia) promoviendo logros académicos (mejor de asistencia escolar, mejor calificaciones y una reducción de abandono escolar) (Caldwell, Struges & Silver, 2006). <br />Las prácticas de crianza disfuncional colocan a los niños en riesgo de desarrollar problemas de conducta y se encuentran entre los predictores más fuertes de un delincuente comportamiento más tarde en la vida. Conflictos familiares y las prácticas de crianza disfuncional también están relacionados con una gran variedad de resultados adversos del desarrollo y de comportamientos en la adolescencia, incluyendo el uso indebido de drogas, rendimiento escolar deficiente y absentismo escolar. Cuando los niños muestran una conducta antisocial, los padres a menudo no pueden mostrar afecto y disciplina consistente (Ralph & Sanders, 2006).<br />En comparación con adolescentes estudiosos, adolescentes delincuentes perciben a sus padres con un nivel mayor de dinámica disfuncional parental, pobre funcionamiento familiar, y un nivel mayor de violencia familiar. Además, adolescentes delincuentes fueron más probables en mostrar un incidente de tendencias antisociales en su personalidad, un nivel mayor de síntomas psicosomáticos y frustración, así como frecuencias más altas de comportamiento delincuente en comparación a los adolescentes estudiantes. Género y tendencia de personalidad antisocial tuvieron el más alto significativo sobre el comportamiento delincuente, seguido por la violencia familiar, síntomas psicosomáticos, funcionamiento familiar, dinámicas parentales en pares y necesidad de frustración. (Hyun-Sil Kim, Hun-Soo Kim, 2007)<br />Las investigaciones han revelado que la percepción de adolescentes en hogares con ambiente negativo son positivamente relacionados con reportes de problemas de salud mental, incluyendo la depresión, pobre satisfacción de la vida, desesperanza, estrés y ansiedad, y están en proporción con problemas de comportamiento como la delincuencia y la violencia (Caldwell, Struges & Silver, 2006)<br />Hay un censo general de que existe una interacción compleja entre el entorno (social, familiar, y económico) y las características personales (aptitudes, madurez, y psicopatología) y esta interacción está asociada con el aumento de comportamiento agresivo y violento entre los adolescentes (Smith DJ, 1995 & Lenssen VSMA, Doreleijers TAH, Dijk MEV, Hartman CA, 2000) <br /> <br />ANTECENDENTES <br />La violencia juvenil es una de las formas de violencia más visibles en la sociedad. En el Distrito Federal, México los actos delictivos cometidos por menores de edad se han incrementado hasta en 25 por ciento y son los de mayor violencia: homicidios dolosos y calificados, abusos sexuales, secuestros, corrupción y lesiones a terceros con armas de fuego o punzocortantes, incluyendo robo en lugares públicos (Valdez, 2010). Los homicidios y las agresiones no mortales, que involucran a jóvenes, aumentan enormemente la carga mundial de muertes prematuras, lesiones y discapacidad. En un estudio de más de 900 niños maltratados y casi 700 testigos, (Widom, 1989) indicó que los antecedentes registrados de abuso físico y descuido de los niños se vincularon con arrestos posteriores por actos violentos, independientemente de otros factores predictivos como el sexo, el grupo étnico y la edad.<br />En 1997 y ante la proliferación del pandillerismo en León, el Municipio creó el “Programa Lobo” que pretendía atender y orientar a “chavos banda” mismo que hoy en día es totalmente anacrónico, pues se ocupa de un porcentaje del 15 por ciento de adolescentes. Las autoridades municipales han dicho que el problema no es sólo de ellos, que parte fundamental en la prevención y solución de este tan sensible tema lo juega la familia, lo cual compartimos, sin embargo, debemos preguntarnos si en nuestro país, estado y municipio existen los programas necesarios y eficaces que permitan enfrentar decididamente el problema, pues por más que en la familia se trate de formar a los hijos, cuando padre y madre tienen que trabajar para el sostenimiento del hogar, cuando el ingreso global familiar no es suficiente para brindarles educación, vestido, alimentación, cuando en el mejor de los casos habitan una mini vivienda, que condena al hacinamiento y a que los hijos salgan a la calle y adquieran malos hábitos, estará el gobierno haciendo su tarea? o sólo queda en discursos y programas voluntariosos, pero totalmente ineficaces. Sí bien el número de jóvenes y niños está decreciendo en México, no se puede pasar por alto que en el país de México existen más de 30 millones de mexicanos entre los 15 y 29 años de edad y 11 millones de adolescentes entre los 10 y 14 años, y que éstos se están incorporando a actividades delictivas en bandas o pandillas. (Tejo, 2010)<br />Hasta la década de los noventa, el término "familia disfuncional" se empleó para referirse a núcleos sociales con notables problemas de violencia y falta de comunicación; sin embargo, en los últimos años ese concepto ha cambiado radicalmente, al grado de que los psicólogos afirman que toda familia tiene cierto grado de disfuncionalidad, que a largo plazo deteriora las capacidades e interacción social de sus integrantes. “Los efectos negativos no sólo se observan en los hijos, sean niños o adolescentes, sino también en los padres, con múltiples repercusiones sociales y laborales que van más allá de la violencia y las adicciones.” (Mendoza Sosa, A. 2009)<br />JUSTIFICACIÓN<br />Este estudio contribuirá a entender los factores familiares relacionados con la delincuencia juvenil. Pretende conocer si hay una relación entre la delincuencia juvenil y el entrono de la familia disfuncional. Este estudio beneficiará a familias y adolescentes que están involucrados en comportamientos delincuentes y dará informe sobre cómo trabajar con adolescentes delincuentes a través de sus familias para que ellos también sean parte del mejoramiento en el comportamiento de sus hijos.<br />PLANTAMIENTO DEL PROBLEMA<br />Desde el principio de este siglo, la delincuencia juvenil se ha convertido en un área importante de estudio. Sin embargo, el estudio de la delincuencia nunca ha sido tan importante como ahora en el presente. Por esta razón me he interesado en investigar más sobre la delincuencia juvenil y los factores que impulsan a que los adolescentes se conviertan en delincuentes en una edad temprana. Mi interés es averiguar si los delincuentes juveniles mayormente surgen de familia disfuncionales ya que el primer aprendizaje de un niño es en el hogar. A través de esta investigación podre conocer si en realidad hay una relación en que los adolescentes delincuentes sean productos de familias disfuncionales. <br />PREGUNTA DE LA INVESTIGACIÓN<br />¿Existe una relación significativa entre la influencia de familias disfuncionales y la delincuencia juvenil en el municipio de Montemorelos, Nuevo León, México en el año 2012?<br />MARCO CONCEPTUAL<br />La “familia disfuncional” se refiere a núcleos sociales con notables problemas de violencia y falta de comunicación. Los psicólogos afirman que toda familia tiene cierto grado de disfuncionalidad, que a largo plazo deteriora las capacidades e interacción social de sus integrantes. (Mendoza Sosa, A. 2009)<br />“Delincuencia juvenil”, designa el conjunto de las infracciones penales cometidas por individuos menores de 18 años. Algunas de las causas pueden ser:<br />La necesidad de libertad.<br /><ul><li>Disminución de la autoridad familiar y pérdida de la autoridad paterna.
  2. 2. Falta de entendimiento en el medio familiar (Tejo F. 2010)</li></ul>Matherne y Thomas (2001) mencionan que el variable que afecta la delincuencia en los adolescentes es el entorno familiar. Al tomar una población de 127 estudiantes en el noveno grado, usando instrumentos como el test de FACES III, encontraron que aquellos adolescentes que vienen de familias desprendidas tienen más posibilidad de participar en conductas delincuentes que lo que vienen de familias separadas o conectadas. En si estos resultados son útiles para los consejeros, educadores y padres de adolescentes con tendencias a la delincuencia. <br />Kim (2008) agrega que hay siete causas por lo cual los adolescentes tienen tendencia a involucrarse en actos delincuentes:<br /><ul><li>Una personalidad antisocial
  3. 3. Su género
  4. 4. Síntomas psicosomáticas
  5. 5. Violencia familiar
  6. 6. Dinámica socio-parental
  7. 7. Funcionamiento familiar, y
  8. 8. Necesidad de frustración</li></ul>Estos variables fueron puestos a prueba en una población de 2,100 adolescentes estudiantes y adolescentes delincuentes. Los adolecentes delincuentes eran más probables a reportar incidentes de tendencias de personalidades antisociales y un nivel más alto de síntomas psicosomáticas. En comparación con adolescentes estudiosos (adolecentes en la escuela, no en correccionales) los adolescentes delincuentes tuvieron mayores efectos en comportamiento delincuente, violencia familiar, funcionamiento familiar, síntomas psicosomáticos, dinámica socio-parental y la necesidad de frustración. En sí, el funcionamiento familiar y la dinámica de los padres tuvieron el mayor efecto indirecto sobre el comportamiento delincuente. La violencia familiar, género y personalidad antisocial tuvieron los mayores efectos directos en el comportamiento delincuente. <br />Caldwell, Sturges y Silver (2006) también mencionan que las causas que puedan afectar la delincuencia juvenil son: el entorno del hogar, entorno escolar, los estados afectivos y los estados de comportamiento. En sus investigaciones tomaron a 626 adolescentes detenidos en un centro de detención cuales eran entre los 11-18 años y les implementaron la Escala de Manifestaciones Sintomatológicas (MOSS) junto con otros instrumentos de mediación. Estos dieron resultados de relaciones significativamente lineales entre el entorno familiar y partituras de ansiedad y depresión en los adolescentes, sobre todo en los varones. En conclusión, este estudio resulta útil para el avance de tratamiento de intervención que apuntan a la vida académica y entorno del hogar de delincuentes juveniles.<br />ESTUDIOS RELACIONADOS<br />Zhang (2003) encontró que los adolescentes delincuentes generalmente reportaban baja autoestima. Otros estudios compararon ofensores juveniles con muestras de la comunidad de escuelas y unidades de trabajo. (ej. Sun et al. 1193; Zhang y Messner 1995). Estos estudios abordaron las relaciones de individuales delincuentes con características psicosociales y físicas como altura, peso, CI, y control emocional, al igual que algunos factores como comportamiento parental y relaciones de padre-hijo. <br />Muchos variables familiares han sido estudiados en un intento de comprender mejor la etiología de la delincuencia. Por ejemplo, Rosenbaum (1989) encontró que los adolescentes que tienen lazos fuertes con sus padres son menos probables a ser delincuentes. Flaneery et al. (1999) reporta que los adolescentes sin supervisión paternal durante y horas después de la escuela son más probable a cometer actos delincuentes. Featherstone et al (1993) declaro que adolescentes que viven con ambos padres son menos probable a reportar problemas escolares que aquellos que solo viven con un padre. Clark and Shields (1997) reporto que el nivel de comunicación familiar está relacionado con el comportamiento delincuente en los adolescentes. Cashwell y Vacc (1996) encontró que un coherente entorno familiar reduce las posibilidades de un comportamiento delincuente. Por lo tanto, parece que hay una relación entre el entorno familiar y el desarrollo de la delincuencia en los adolescentes.<br />En su estudio de 250 niños en Boston, Estados Unidos, McCord (1979) encontró que la supervisión deficiente, la agresión y la aplicación de una disciplina muy rigurosa por parte de los padres a los niños de 10 años de edad se vincularon firmemente con mayor riesgo de condenas posteriores por actos violentos antes de los 45 años de edad. <br />Eron, Huesmann y Zelli (1991) efectuaron el seguimiento de casi 900 niños en Nueva York. Encontraron que el castigo físico severo infligido por los padres a la edad de 8 años permitía predecir no solo arrestos por incidentes de violencia antes de la edad de 30 años, sino también, en los muchachos, la severidad con que estos castigarían a sus hijos y sus propias historias de maltrato del cónyuge.<br />. <br />REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS/BIBLIOGRAFÍA<br />Caldwell, R.M Sturges, S.M Silver. N.C (2006) Home Versus School Environment and their Influences on the Affective and Behavioral States of African American, Hispanic, and Caucasian Juvenile Offenders. Springer Science + Business Media, Inc. 2006<br />Kim, H-S Kim, H-S (2008) The Impact of Family Violence, Family Functioning, and Parental Partner Dynamics on Korean Juvenile Delinquency. Springer Science + Business Media, LLC, 2008<br />Matherne, M.M Thomas. A (2001) Family Environment as a Predictor Of Adolescent Delinquency. Libra Publishers, Inc. 2001<br />Mendoza Sosa, A. (2009) Disfunción familiar, las causas y efectos. Recuperado el 25 de febrero del 2009 de: http://impreso.milenio.com/node/8536776<br />Tejo, F. (2010) Delincuencia juvenil y pandillerismo, problemas de todos. Recuperado el 16 de abril del 2010 de: http://impreso.milenio.com/node/8735707<br />Valdez, B (2001) La delincuencia juvenil aumenta 25% en el DF. Recuperado el 14 de mayo del 2011 de: http://www.milenio.com/node/529652<br />TABLA DE ANÁLISIS<br />ARTICULO 1:<br />Autor(es) y añoHyun-Sil Kim & Hun-Soo Kim, 2008Título CompletoEl Impacto de Violencia Familiar, Funcionamiento Familiar, Dinámicas de Parejas Paternas en Delincuencia Juvenil en CoreaInstitución/(nombre de revista) Springer Science+Business Media, LLCVariable(s) de estudio (cualidades, estado de ánimo…etc.)personalidad antisocial, género, síntomas psicosomáticos, violencia familiar, dinámica socio-parental, funcionamiento familiar, necesidad de frustración Población Muestra Los participantes fueron seleccionados usando un método estratificado de un muestro aleatorio. Los participantes en este estudio consistieron de 2,100 adolescentes, incluyendo 1,396 hombres y 704 mujeres. Esta población consistió de 1,321 estudiantes adolescentes (697 hombres y 624 mujeres) y 779 adolescentes delincuentes (699 hombres y 80 mujeres). En este estudio el término ‘estudiantes adolescentes’ se refiere a adolescentes quien están matriculados en la escuela, mientras ‘adolescentes delincuentes’ se refiere a adolescentes que estaban en instituciones correccionales.Resultados La diferencias media en los variables relevantes al comportamiento delincuente comparado a adolescentes estudiantiles, adolescentes delincuentes perciben a sus padres teniendo un nivel más alto de disfuncionamiento matrimonial (t=-9.90, p= 0.0001), pobre funcionamiento familiar (t=-6.57, p= 0.0001), y una nivel más alto de violencia familiar (t= -12.74, p=0.0001). Además, los adolescentes delincuentes eran más probables a reportar un incidente mayor de tendencias de personalidades antisociales (t= -11.01, p= 0.0001), también mayores niveles de síntomas psicosomáticas (t= -10.73, p=0.0001). Por último, en comparación con adolescentes estudiosos, adolescentes delincuentes habían cometido frecuencias más altas de comportamiento delincuente (t = -39.48, p=0.001). La diferencia medial en el grado de influencias en los variables relevantes al comportamiento delincuente: De los siete variables probados, la tendencia de personalidad antisocial (0.365) y el género (0.322) tuvieron los mayores efectos significativos en comportamiento delincuente, seguido por la violencia familiar (0.290), síntomas psicosomáticos (0.288), funcionamiento familiar (0.173), dinámica socio-parental (0.172) y la necesidad de frustración (0.114). Por otro lado, funcionamiento familiar (0.173) y dinámicas socio-parental (0.172) tuvieron los mayores efectos indirectos sobre el comportamiento delincuente. Genero (0.336), tendencia de personalidad antisocial (0.262), violencia familiar (0.232) tuvieron los mayores efectos directos en el comportamiento delincuente, en ese orden.ConclusionesEn conclusión, es aparente de los resultados del estudio presente que la delincuencia en adolescentes coreanos percibió y experimento significativamente más disfunción familiar, violencia familiar, y dinámicas pobres de pareja parental, que los no delincuentes. Además, la personalidad antisocial del adolescente y su género fueron los factores que más contribuyen al comportamiento delincuente. Por lo que los participantes de este estudio se limitan a coreanos, los resultados del estudio no pueden generalizarse a otras culturas o grupos étnicos.Instrumento de Mediación El instrumento de evaluar estos variables era compuesto de instrumentos utilizados en variables socio demográficos, y un cuestionario de Salud Mental para adolescentes coreanos (MHQKA), los cuales todos fueron desarrollados específicamente para un fondo social y cultual coreano. Funcionamiento familiar fue medido usando las Escalas de Adaptabilidad Familiar y Evaluación Cohesiva (FACES III), el cual proporciona una evaluación de la cohesión familiar y adaptabilidades percibidas por el miembro de la familia.Se realizaron análisis de ruta para estimar los efectos directos e indirectos de las diversas variables independientes (género, funcionamiento familiar, dinámica socio-parental, violencia familiar, personalidad antisocial, necesidad de frustración, y síntomas psicosomáticas.) sobre el comportamiento delincuente entre los adolescentes corean.<br />ARTICULO 2<br />Autor(es) y añoMatherne, M.M, Thomas A. (2001)Título CompletoEntorno Familiar Como Un Predictor de la Delincuencia en AdolescentesInstitución (nombre de revista)Libra Publishers, Inc.Variable(s) de estudio (cualidades, estado de ánimo…etc.)Entorno familiar (tipo familiar y categoría familiar) , delincuencia en adolescentesPoblación Muestra127 estudiantes del noveno grado de una escuela rural Resultados77 participantes fueron clasificados como viviendo en familias tradicionales, 50 clasificados como viviendo en una familia no-tradicional. El promedio de actos delincuentes era 24.3 (SD= 7.1) Cinco pruebas ANOVA fueron conducidas utilizando la corrección de Bonferroni a través del análisis para mantener una alfa de .05 en la familia. Una ANOVA de 2-vias, con la delincuencia como su variable dependiente, encontró una relación significativa entre los variables independientes-tipo de familia y delincuencia, F (2, 120) =9.0, p<.05. Este resultado indica que el estado de la familia modero la relación entre el tipo de familia y la delincuencia.Hubo una diferencia entre las familias tradicionales y no-tradicionales. Para las familias tradicionales no hubo ninguna significancia relativa entre la delincuencia y cohesión. Para las familias no-tradicionales había una relación significativa entre cohesión and delincuencia, F (3,9) =5.81, p = .05. Análisis de ‘post hoc’ revelaron que adolescentes de familias desprendidas (M= 28.8, SD= 9.7) tenían más posibilidades de participar en conductas delincuentes que los de familias separadas (M=20.3, SD=3.1) o conectadas (M=21.2, SD=3.3). La interacción no era significante indicando que indica una falta de apoyo. Conclusiones Aunque la validez predictiva del modelo Circumplex con respecto al comportamiento delincuente del adolescente, resulto ser limitado, pero todavía útiles para los consejeros, educadores y padres. Cohesión familiar era relacionada al desarrollo del comportamiento delincuente, pero solo para familias no-tradicionales. Este hallazgo es importante porque señala un predictor potencialmente valioso de la delincuencia en los adolescentes que puede servir como punto de partida en una nueva investigación.Instrumentos de MediaciónTest de FACES IIIEliot and Ageton’s (1980) Self Report Delinquency ScaleDemographic Questionnaire<br />ARTICULO 3:<br />Autor(es) y añoCaldwell, R.M, Sturges, S.M, Silver N.C, (2006)Título CompletoEl Hogar versus los Entornos Escolares y las Influencias en los Estados de Comportamiento de Afroamericanos, Hispanos y Ofensores Caucásicos JuvenilesInstitución (nombre de revista)Springer Science+Business Media, Inc.Variable(s) de estudio (cualidades, estado de ánimo…etc.)Entorno del hogar, entorno escolar, estados afectivos, estados de comportamientoPoblación MuestraLos participantes fueron 626 (516 hombres y 110 mujeres) adolescentes detenidos en centros de detención en todo el estado de Nevada. Las edades eran de 11-18 años. La composición racial de los participantes era 23% afroamericanos, 45.3% caucásicos y 31.7% hispánicos.ResultadosEstadísticas significativas en relaciones lineal fueron encontradas entre el entorno hogareño y partituras de cumplimientos de normas para los varones afroamericanos (r=.411, p<.01), caucásicos (r=.323, p<.05) y hispanos (r=.402, p<.01). Correlaciones estadísticamente significativas también fueron encontradas entre el hogar y partituras del cumplimiento de normas. Estadísticas significativas de relaciones lineales fueron encontradas entre el entorno del hogar y partituras de ansiedad y depresión entre los varones Caucásicos (r=.288, p<.01) y Hispanos (r=.288, p<.05). Sin embargo hay una diferencia significativa de estadísticas entre la correlación femenina de los tres grupos étnicos, H= 7.0827, p<.029. Mujeres hispanas tenían una nivel más bajo de correlación entre el entorno del hogar y las partituras de ansiedad y depresión que las mujeres caucásicas, p<.029 y mujeres afroamericanas, p<.0443Conclusiones En conclusión, este estudio contribuye a la investigación sobre los efectos de ajuntes en la vida de los adolescentes en varias formas. Más obviamente, este estudio añade a la limitación de las investigaciones pretendiendo a lo racial, étnico, cultural y diferencias de género. Además, este estudio también añade a la limitación de las investigaciones sobre los delincuentes juveniles. La información proporcionada en este estudio puede resultar útil en el avance de tratamiento de intervención y prevención de programas que apuntan a la vida académica y entorno del hogar de ofensores juveniles.Instrumentos de MediaciónHome Environment Scale-Manifestation of Symptomatology Scale (MOSS)School Environment Scale (MOSS)Depressed-Anxious Scale: Massachusetts Youth Screening Instrument (MAYSI-2)Angry-Irritable Scale: Massachusetts Youth Screening Instrument (MAYSI-2)Compliance Scale: Manifestation of Symptomatology Scale (MOSS) Impulsivity Scale: Manifestation of Symptomatology Scale (MOSS) <br />

×