Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Lo PúBlico Y Lo Privado, La éTicabarco

904 views

Published on

Published in: Design, Business
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Lo PúBlico Y Lo Privado, La éTicabarco

  1. 1. Lo Público y lo Privado, La Ética del Diseñador<br />Universidad Israel<br />José Luis López Mejía<br />5to nivel Ingeniería en Diseño Gráfico Empresarial<br />03-07-2009<br />
  2. 2. Lo Público y lo Privado<br />Hace algunos meses hubo un debate muy interesante en efimera.org sobre la ética de los diseñadores gráficos. <br />Empieza como una crítica al ombliguismo de cierto sector…<br />en concreto, a todos esos diseñadores de tendencia , que viven pegados a sus Experimenta y sus Neo2 , que se interesan más por los fuegos artificiales que por la comunicación, etc. Pero pronto deriva en algo más: <br />¿La ética profesional consiste en aceptar sólo encargos de empresas moralmente impecables, o en hacer bien nuestro trabajo independientemente del cliente? <br />
  3. 3. Lo Público y lo Privado<br />¿Es el diseño gráfico sólo publicidad? ¿No se trata esto de comunicación visual? ¿A quién pertenece la comunicación? La comunicación significa conexión con el mundo, con la realidad. Pero hemos llegado a un momento en el que no importa qué anuncies, sino llamar la atención, a cualquier precio. El mundo está saturado de publicidad y ésta se ha convertido en una realidad en sí misma, una realidad donde no existe la neutralidad ni el descanso, donde un montón de manos me agarran y desgarran. Y claro, eso me pone de los nervios. <br />¿Qué responsabilidad tiene el diseñador en la publicidad? (¿Es un generador, un pensador de publicidad o un mero peón del anuncio?)<br />
  4. 4. Lo Público y lo Privado<br /><ul><li>Lo público y lo privado: las restricciones del diseñador gráfico</li></ul>Su designio más noble es trabajar para mejorar nuestro entorno visual, hacer el mundo inteligible y aumentar la calidad de vida; aportar informaciones y mejorar las cosas; difundir las causas cívicas y de interés colectivo y la cultura. Su especificidad como disciplina es transmitir sensaciones, emociones, informaciones y conocimiento. <br />Pero el diseño puede hacer también lo contrario: seducir en favor de las ideologías y los fundamentalismos; fomentar el consumismo salvaje y alienante; generar ruido y contaminar el entorno urbano; ser cómplice del desprecio de las identidades culturales y de la libertad individual y colectiva. Es por esta ambivalencia del diseño como herramienta privilegiada de comunicación (para bien y para mal), que su ejercicio conlleva tantas implicaciones: económicas, políticas, técnicas, culturales, sociales y éticas. El grafismo está ligado a la industria y al comercio, y por tanto a la economía; a los medios audiovisuales, la cultura, y asimismo a la política; al marketing y al consumo; a la estética y la semiótica; a la ciencia de la comunicación y, por eso mismo, a las ciencias humanas y a las nuevas tecnologías.<br />
  5. 5. La Ética Del Diseñador Gráfico<br /><ul><li>Uno de mis traumas adolescentes era que, por muchas burradas que dijeran la tele o los periódicos, yo no podía contestarles… así que ya no les hago ni caso. La comunicación o es bidireccional o es una porquería. Cuando lanzas algo, tienes que estar abierto a recibir reacciones. Por eso me preocupa la interactividad con los receptores del diseño, de la comunicación: una forma podría ser dejando pequeños detalles inacabados, invitando a llenar ese hueco… el vacío como libertad. Hay formas de comunicación y arte que incitan a abrirse, a comunicarse. Escuchando cierta música, me siento mejor, inspirado para hacer cosas buenas… incluso, me animo a tocar y a escribir canciones yo también.
  6. 6. Tristemente, esto me pasa muy contadas veces con la televisión y la radio masivas, esas que presumen de grandes audiencias. Sólo podrían satisfacerme si me suicidara intelectual y sensorialmente. Porque no quieren satisfacerme, quieren que yo les satisfaga a ellos. Detrás de la canción del verano no está una discográfica cutre ni un pseudoartista de chiste, sólo un mensaje:</li></li></ul><li>La Ética Del Diseñador Gráfico<br /><ul><li>Estate quieto, no te resistas, amóldate. Toda incitación a hacer algo se reduce a consumir algo. A la tele no le interesas tú, no quieren que inventes ni que hagas nada. Quieren que me aliene, que me de asco a mi mismo y pierda (o no gane) mi autoestima, para luego venderme soluciones que no son tales. ¡No hay felicidad en un coche, diablos! La felicidad no es tener el pelo liso, ni cenar en McDonald’s. Es más, creo que eso de la felicidad es un invento de los publicistas para mantenernos enganchados a sus promesas: y claro, ¿cómo van a agotar un producto que no existe? ¡La felicidad, la verdad, el amor! ¡Reclamos para mantenernos siempre ansiosos, expectantes, nerviosos! ¡Promesas que jamás se cumplirán! Y entre tanto, para calmar los nervios y sentirnos algo mejor (algo muy necesario, dada la mierda viviente que nos sentimos), consumimos. Cualquier cosa. Comida (para luego sentirnos culpables también por el sobrepeso), alcohol (sin comentarios), basura con barniz cultural (bestsellers, discos anunciados en televisión).</li></li></ul><li>La Ética Del Diseñador Gráfico<br />Creo que la publicidad, en un primer momento, era sinónimo de comunicación, en el sentido de que servía para informar de que yo tenía algo que te podía interesar. Y eso está bien, porque la comunicación significa conexión con el mundo, con la realidad. Pero hemos llegado a un momento en el que no importa qué anuncies, sino llamar la atención, a cualquier precio. El mundo está saturado de publicidad y ésta se ha convertido en una realidad en sí misma, una realidad donde no existe la neutralidad ni el descanso, donde un montón de manos me agarran y desgarran. Y claro, eso me pone de los nervios.<br />¿Qué puedo hacer yo como diseñador gráfico, metido en este ambiente?<br />Sobre todo, no pensar que voy a cambiar el mundo, porque luego vienen los tortazos y las depresiones y las compras masivas de helado. Y eso es hacerle el juego al estado actual de las cosas. Tengo que ser realista, explorar mis imperfecciones y disfrutar de cosas reales. <br />
  7. 7. La Ética Del Diseñador Gráfico<br /> Si puedo, estimular a quienes me rodean. (Nota mental: es curioso, en televisión me venden el odio a mí mismo con sonrisas, y mucha gente con la que aprendo me golpea, como Nietzsche). Creo que un diseñador tiene que servir a cosas nobles como la salud y la inteligencia; a la vida buena, vamos. Un diseñador nunca tendría que perder contacto con el resto del Universo, hablar de cosas que nos importan de verdad, darnos la mano, abrazarnos, golpearnos, contarnos los sueños sin decir despues bah, es una chorrada, ayudar, reinventar códigos… ¡hay tanto por hacer! Y las personas no somos malas, en general, pero hay mucha vagancia y apatía sueltas, cosas que con el tiempo llevan a degradarnos en todos los sentidos y nos hacen malos en cierto sentido.<br />http://www.webtaller.com/maletin/articulos/el_privilegio_y_el_compromiso_del_diseno_grafico.phpEnero-27-09<br />Autor, Akauzazte y FaithlessDiseño, Sociedad. <br />

×