Eligiendo La Verdad Ii

975 views

Published on

Published in: Spiritual, Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
975
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
25
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Eligiendo La Verdad Ii

  1. 1. 1 SEGUNDO PASO: Engaño versus verdad En el Primer Paso tratamos con las experiencias cristianas falsas. En el Segundo Paso queremos determinar si has sido engañado de alguna manera. Las Escrituras dicen que podemos caer de nuestra fe si le ponemos atención a los espíritus engañadores (I Timoteo 4:1) La verdad es la revelación de la Palabra de Dios, pero necesitamos reconocer la verdad en nuestro interior (ver Salmo 51:6). Cuando David vivió una mentira, sufrió grandemente1. Cuando finalmente encontró la libertad reconociendo la verdad, escribió: “Bienaventurado el hombre… en cuyo espíritu no hay engaño” (Salmo 32:2). Debemos hacer a un lado la falsedad y hablar la verdad en amor (Efesios 4:15, 25). Una persona mentalmente saludable es aquella que está en contacto con la realidad y relativamente libre de la ansiedad. Ambas cualidades deberán caracterizar al cristiano que renuncia al engaño y abraza la verdad. Empieza este paso crucial expresando en voz alta la siguiente oración. No dejes que el enemigo te acuse con pensamientos tales como: “Esto no dará resultado” o “Si pudiera creer esto pero no puedo”, o cualquier otra mentira que se oponga a lo que estas proclamando. Incluso si tienes dificultades para hacerlo, necesitas hacer la oración y leer la “afirmación doctrinal”. Querido Padre celestial: Sé que Tú deseas la verdad en mi interior y que el enfrentar esta verdad es el camino a la liberación (Juan 8:32), reconozco que he sido engañado por el padre de la mentira2 (Juan 8:44) y que me he engañado a mí mismo (I Juan 1:8). Oro en el nombre del Señor Jesucristo, que Tú, Padre celestial, reprendas a todos los espíritus engañadores por medio de la sangre y la resurrección del Señor Jesucristo. Por la fe te he recibido en mi vida y ahora estoy sentado junto con Cristo en los lugares celestiales (Efesios 2:6). Reconozco que tengo la responsabilidad y la autoridad para resistir al diablo, y cuando lo hago, él huirá de mí. Ahora le pido al Espíritu Santo que me guíe a toda la verdad (Juan 16:13). “Te pido que me examines , oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos, y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno” (Salmos 139:23-24). Oro en el nombre de Jesús. Amén. El propósito de Satanás es hacer que pensemos y vivamos de una manera contraria a los planes que Dios tiene para nosotros. Alguna de las maneras en que lo intentan está incluidas en las dos listas: (1) Engaño propio y (2) Defensa de uno mismo. La Biblia revela algunas maneras por medio de las cuales podemos engañarnos a nosotros mismos, y antes de que viniéramos a Cristo, aprendimos a defendernos para sobrevivir. Ahora que estamos en Cristo no necesitamos hacer esto. Somos perdonados y aceptados tal y cual somos Eso es lo que nos permite ser personas honestas y reales que caminamos en la luz y hablamos la verdad en amor. No tenemos que escondernos, cubrir o fingir. Tal vez hayamos hecho todas estas cosas en un momento y otro de nuestras vidas. Pero lo que me gustaría que hicieses es que tomes un bolígrafo y que vayas
  2. 2. 2 tranquilamente a través de las listas, y coloques una marca en frente de aquella(as) que puedas identificar como un patrón de comportamiento en tu vida. Considera algunas de las mentiras de Satanás. Además de los falsos maestros, falsos profetas, y de los espíritus engañadores, tú puedes engañarte a ti mismo. Ahora que estás vivo en Cristo y que has sido perdonado, jamás tienes que volver a vivir una mentira o defenderte. Cristo es tu defensa. ¿Cómo has sido engañado o cómo has tratado de defenderte según la siguiente lista? Autoengaño ____ Siendo oidores pero no hacedores de la Palabra (Santiago 1:22; 4:17) ____ Diciendo que no hemos pecado (I Juan 1:8) ____ Pensando que eres algo cuando no lo eres (Gálatas ó:3) ____ Pensando que eres sabio en este mundo (I Corintios 3:18-19) ____ Pensando que no segarás lo que sembraste (Gálatas ó:7) ____ Pensando que los impíos heredarán el reino de Dios (I Corintios ó:9) ____ Pensando que puedes asociarte con malas compañías sin corromperte (I Co.15:33) Autodefensa ____ Negación (consciente o inconscientemente). ____ Fantasía (escapando del mundo real). ____ Aislamiento emocional (retraimiento para evitar rechazo). ____ Sustitución o Desplazamiento (Poniendo tu frustración en los demás). ____ Proyección (Culpando a otros). ____ Racionalización (defendiéndote a través de una salida verbal). ____ Justificación (defendiéndote a través de pretextos verbales). ____ Regresión (Volviendo a una época con menos amenazas). • Por favor, trabaja en la lista. Sé objetivo y toma la mejor decisión. • Toma responsabilidad. Nadie puede llenarla por ti. • Confía en el Espíritu Santo Cuando hayas terminado con las listas, encomienda esas áreas de engaño al Señor utilizando la siguiente oración: Señor, estoy de acuerdo en que he sido engañado en el área de ____________________ __________________________________________________________________________. Gracias por perdonarme. Me comprometo a conocer y a seguir tu verdad. Amén. 3 Elegir la verdad puede ser difícil si has estado viviendo una mentira (si has sido engañado) durante muchos años. Puede que necesites buscar ayuda profesional para sacar de raíz los mecanismos de defensa de los cuales has dependido para sobrevivir. El cristiano sólo necesita una defensa, Jesús. Saber que has sido perdonado y aceptado como hijo de Dios es lo que te libera para enfrentar la realidad y declarar tu dependencia de El.
  3. 3. 3 La fe es la respuesta bíblica a la verdad, y creer la verdad es una elección. Cuando alguien dice: “Quiero creer en Dios, pero no puedo” está siendo engañado. Por supuesto que puedes creer en Dios. La fe es algo que decides hacer, no es algo que tienes ganas de hacer. Creer la verdad no hace que esta sea la verdad. Es la verdad, por lo cual lo creemos. El movimiento de la Nueva Era está distorsionando la verdad al decir que creamos la realidad a través de lo que creemos. No podemos creer la realidad con nuestra mente; nosotros enfrentamos la realidad. Lo que cuenta es qué o en quién crees. Todo el mundo cree algo, y todo el mundo camina por fe según lo que él/ella cree. Pero si lo que crees no es verdad, la manera en que vives (andar por fe) no es la correcta. Históricamente, la iglesia ha encontrado un gran valor al declarar públicamente sus creencias. El Credo de los Apóstoles y el Credo de Niceno han sido recitados durante siglos. Lee en voz alta la siguiente afirmación por fe, y hazlo tan a menudo como sea necesario para renovar tu mente Léelo diariamente durante varias semanas. AFIRMACIÓN DOCTRINAL Reconozco que hay un sólo Dios verdadero (Éxodo 20:2-3) quien existe como Padre, Hijo y Espíritu Santo, y que El es digno de todo el honor, la alabanza y la gloria como Creador, Sustentador y Principio y Fin de todas las cosas (Apocalipsis 4:11; 5:9-10: Isaías 43:1, 7, 21) Reconozco a Jesucristo como el Mesías, la Palabra que se hizo carne y habitó entre nosotros (Juan 1:1, 14). Creo que vino a destruir las obras de Satanás (I Juan 3:8), que El ha despojado a los principados y a las potestades y las ha exhibido públicamente, al haber triunfado sobre ellos (Colosenses 2:15) Creo que Dios ha probado su amor por mí porque cuando aún era pecador, Cristo murió por mí (Romanos 5:8). Creo que El me ha liberado del dominio de las tinieblas y que me ha pasado a su reino, y que en El tengo redención, el perdón de pecados (Colosenses 1:13-14). Creo que ahora soy hijo de Dios (I Juan 3:1-3) y que estoy sentado junto con Cristo en los lugares celestiales (Efesios 2:6). Creo que fui salvado por la gracia de Dios a través de la fe, que es un regalo y no el resultado de alguna obra por mi parte (Efesios 2:8-9) Elijo ser fuerte en el Señor y en el poder de su fuerza (Efesios 6:10). No tengo confianza en la carne (II Corintios 10:4). Me pongo toda la armadura de Dios (Efesios 6:10-20) y resuelvo estar firme en mi fe y resistir al maligno. Creo que separado de Cristo no puedo hacer nada (Juan 15:15), así que declaro que dependo de El. Elijo habitar en Cristo para llevar mucho fruto y glorificar al Señor (Juan 15:8). Le anuncio a Satanás que Jesús es mi Señor (I Corintios 12:3), rechazo cualquier don falso u obra de Satanás en mi vida. Creo que la verdad me hará libre (Juan 8:32) y que el caminar en la luz es el único camino a la comunión (I Juan 1:7). Por lo tanto, me pongo en contra de los engaños de Satanás llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo (II Corintios 10:5). Creo que la Biblia es la única norma con autoridad (II Timoteo 3:15-16). Elijo hablar la verdad con amor (Efesios 4:15)
  4. 4. 4 Elijo presentar mi cuerpo como instrumento de justicia, como sacrificio vivo y santo, y renuevo mi mente por medio de la Palabra de Dios viva para poder comprobar la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios (Romanos 6:13; 12:1-2). Me despojo del yo con sus prácticas pecaminosas y me pongo una nueva vestidura (Colosenses 2:9-10), y declaro ser una nueva criatura en Cristo (II Corintios 5:17) Le pido a mi Padre celestial que me llene con su Espíritu Santo (Efesios 5:18), que me guíe a toda verdad (Juan 16:13), y le dé poder a mí vida para que viva por encima del pecado y no complazca los deseos de la carne (Gálatas 5:16). Crucifico a la carne (Gálatas 5:24) y elijo andar en el Espíritu. Renuncio a todas mis metas egoístas y elijo la meta del amor (I Timoteo 1:5). Elijo obedecer los dos grandes mandamientos, el amor al Señor mi Dios con todo mi corazón, alma y mente, y amar a mi prójimo como a mí mismo (Mateo 22:37-39) Creo que Jesús tiene toda la autoridad en el cielo y en la tierra (Mateo 28:18) y que El es la cabeza de todos los principados y potestades (Colosenses 2:10). Creo que Satanás y sus demonios están sujetos a mí en Cristo, puesto que soy miembro de Su cuerpo (Efesios 1:19-23). Por lo tanto, obedezco el mandamiento de someterme a Dios y resistir al diablo (Santiago 4:7) y le ordeno a Satanás en el nombre de Jesús, que se marche de mi presencia.
  5. 5. 5 SEGUNDO PASO: Engaño versus verdad NOTAS: 1. La libertad solo viene al encontrar a Cristo 2. La esencia de este evangelio que nos liberta es: Creer la verdad sobre quién es Cristo, el porqué vino y quienes somos en El. 3. El rodearnos de la verdad es nuestra primera defensa contra el padre de la mentira. (Efesios 6:14) a. Nosotros conocemos esta verdad en nuestro hombre interno (Salmo 51:6) b. La Palabra de Dios es capaz de penetrar el corazón (mente, como centro de nuestras vidas) (Hebreos 4:12). c. Es así, cuando Su verdad trae libertad y un cambio duradero en el “hombre interior” (II Corintios 4:16) LA NECESIDAD DE TRANSPARENCIA 1. La verdad también implica veracidad, lo cual significa que nuestras vidas deben ser transparentes delante de Dios y de los demás. para que de esa manera no estemos viviendo una mentira. 2. (1) Cuando David vivió una mentira, creyendo que podía cubrir su pecado con Betsabé, él sufrió grandemente. Cuando finalmente encontró la libertad al reconocer la verdad, él escribió: “Bienaventurado el hombre… en cuyo espíritu no hay engaño” (Salmo 32:2). a. Aprendió por experiencia propia lo que enseña la carta de Pablo: “Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros” (Efesios 4:25) 3. Una característica principal de aquellos que están atrapados en los lazos del pecado es la siguiente: MIENTEN. a. Los que padecen bulimia mienten sobre lo que comen y sobre sus purgas. b. Los alcohólicos esconden su adicción y secretamente esconden botellas alrededor de la casa. c. Los adictos al sexo pueden mantener escondido su pecado durante años. d. EL PRIMER PASO EN LA RECUPERACIÓN ES EL SALIR DE LA NEGACIÓN Y ENFRENTAR LA VERDAD. La única cosa que un cristiano debe admitir es la verdad. “Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, 7 tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (I Juan 1:6-7) e. NO RETENGAS NADA. La verdad no es el enemigo, es una amiga libertadora. SATANÁS ES EL ENGAÑADOR.2 1. Jesús describió a Satanás como el padre de mentira: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y
  6. 6. 6 no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.” (Juan 8:44) 2. Satanás mantiene a la gente en esclavitud engañando y cegando la mente de los incrédulos (II Corintios 4:4; Apocalipsis 12:9). a. El poder de Satanás está en la mentira y la batalla es por la mente. b. El trata de engañar a los creyentes para que crean cosas que no son ciertas con respecto a Dios, a su identidad en Cristo, logrando de esa forma impotencia espiritual. (P.e. Poder para testificar) c. CUANDO LAS MENTIRAS SON EXPUESTAS SE ROMPE EL PODER DE SATANÁS SOBRE EL CREYENTE. 3. El pedirle al Señor que revele el engaño y el declarar la verdad en la Afirmación Doctrinal, se conviertes este Paso en una experiencia poderosa para romper el engaño que nos ha atado durante años. 4. Elije creer la verdad. EN LA BATALLA 1. La batalla es por la mente, y Satanás torcerá las Escrituras o dirá verdades a medias para engañar sutilmente. Así que debemos confiar en que Dios expondrá el engaño. a. Recuerda que las armas con las que peleamos no son armas de este mundo. Tienen el poder divino para derribar fortalezas. b. En este paso utilizamos la verdad para: “porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo…” 2. ¡¡¡IMPORTANTE!!! Pon atención en la gente. Observa sus ojos y busca cualquier cosas que indique una interferencia. Si se desvían capta su atención de inmediato preguntando: ¿Qué está pasando en tu mente? Comparte conmigo. ¿De dónde proviene? ¿Es esa la verdad o es una mentira? Tienes que ayudar a exponer la naturaleza de la batalla por la mente. a. Algunas veces habrán voces, ruidos o risas demasiado abrumadoras.. Quizá debas detenerte y orar. Has que la persona ejercite su autoridad en Cristo, diciéndole a las voces que cesen en el nombre de Jesús. b. El primer paso es mantener el control exponiendo las mentiras, revelando la batalla por la mente, luego ignorarla. No pongas atención a los espíritus engañadores. c. Recuerda, la verdad no viene con matar las moscas, viene al sacar la basura…. d. NO HEMOS SIDO LLAMADOS A DISIPAR LAS TINIEBLAS; SE NOS HA LLAMADO PARA QUE ENCENDAMOS LA LUZ.. e. La libertad viene progresivamente al resolver los conflictos. El ruido en su cabeza solo es un intento del enemigo por desviarle del camino que conduce a la verdad. ELIGIENDO LA VERDAD3 1. Puede ser de utilidad compartir la siguiente ilustración:
  7. 7. 7 Supongamos que hay un camino de tierra que lleva a tu casa que se encuentra en el campo. Si conduces de una forma continua a través de la lluvia y el lodo, se formarán unos surcos. Con el tiempo, el sol secará esos surcos y los hará tan duros como el cemento. Lo más fácil, conforme conduces por ese camino, ahora bien seco, sería permitir que el auto fuera a través de esos surcos. Lo malo es que sería un viaje accidentado comparado con el viaje suave que podrías tener si condujeras al lado de esos surcos. Pero al conducir al lado, sentirás de inmediato la resistencia en el volante para regresar a los surcos del camino cuando apenas has hecho un mediano esfuerzo para salir de ellos. a. Si quieres salirte del surco, tendrás que estar completamente decidido y dispuesto a tomar decisiones deliberadas. b. De la misma manera, si ya no quieres estar controlado por las fortalezas o por los “surcos de pensamiento” que el mundo, la carne y el diablo han cimentado en tu mente a través de los años, necesitas estar decidido a romper las fortalezas y a tomar decisiones deliberadas basadas en la verdad de la Palabra de Dios. c. Tú elijes, no dejas pasivamente que piense el mentiroso y tus antiguos patrones de pensamiento decidir. d. Tú llevas todo pensamiento cautivo en obediencia a Cristo y elijes su verdad. Esta es la manera por la cual renovamos nuestra mente, conociendo y eligiendo la verdad, y dejando que la Palabra de Cristo habite ricamente en nuestro interior. (Romanos 12:2; Filipenses 4:8; Colosenses 3:16)

×