Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Parroquia San Vicente Mórfir de Abando
Grupo de Apoyo al Tercer Mundo

    

sanWcenteKamuníka
Desde el Grupo de Apoyo al Tercer Mundo, 
“ hemos colaborado con. ..

17/07/2008 1995-991999-00 2000-01 2001-02 2003-04 20...
MARIANO CARSI,  MUCHO MAS QUE UN MEDICO

Mariano,  unidos a tantos y tantos hermanos africanos,  te decimos:  Gracias por ...
Uno de estos hechiceros,  “féticheur”,  “curandero” aceptado fanáticamente como tal
por los mulelistas,  hasta el punto de...
En ocasiones,  cuando alguien se entera de nuestros desvelos por el
Congo alega que es un país que no levanta cabeza,  que...
NOTICIAS — NOTICIAS — NOTICIAS

Simon Pierre Sekwe el último incorporado al equipo de Catequistas hace ahora seis
años,  n...
actuación también pesó sobre la población,  a la que obligaban a darles de comer -o lo
cogían,  sin más- de lo poco que te...
HegoBerriak 55 . octubre 2008
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

HegoBerriak 55 . octubre 2008

145 views

Published on

55ª entrega de la revistilla Hego Berriak con la actualidad del momento sobre Muunga-Sampwe de la República Democrática del Congo

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

HegoBerriak 55 . octubre 2008

  1. 1. Parroquia San Vicente Mórfir de Abando Grupo de Apoyo al Tercer Mundo sanWcenteKamuníka
  2. 2. Desde el Grupo de Apoyo al Tercer Mundo, “ hemos colaborado con. .. 17/07/2008 1995-991999-00 2000-01 2001-02 2003-04 2004-05 2005-06 2006-0 2007-08 HOSPITAL Artde Aseo Material por valor de — 69 ROPA Prendas Infantiles 40 Gorras de ortívas MAT. ESCOLAR* Gomas de borrar Sacapuntas Cuadernos _ : É — _ — ’ — _ _ — _ - - 429 14.899 Estuches Reglas Rotuladores VARIOS 1 MaqEscnb/ Ordenad 9 24-040 1613 34.032 18-030 Donativos varios — 1-496 2.650 9-697 COMERCIOJUSTO 4-874 5-583 * Y además: Forros lasticosplastilinas, a el de colores, telas, botones, lanas, agujas. .. _
  3. 3. MARIANO CARSI, MUCHO MAS QUE UN MEDICO Mariano, unidos a tantos y tantos hermanos africanos, te decimos: Gracias por TODO! Mariano Carsi, médico valenciano, se incorpora al Congo Belga en 1958.- EI pasado 1 de Julio fallecia en Valencia, Alfara del Patriarca, a sus 79 años, Mariano Carsi, médico-cirujano, después de 39 años de trabajo infatigable, admirable, en la República Democrática de Congo. Mariano habia llegado a Congo en 1958, integrado en la Organización Mundial de la Salud, cuando todavía aquel pais era colonia belga. Médico y recién terminada su formación en Medicina Tropical en Amberes. Su trabajo se iniciaba en Masikwa e iba a desarrollarse en diferentes Misiones de la provincia del Kasaï Occidental. Dos años después, el 30 de Junio de 1960, tendría lugar la proclamación de la independencia del país. Primeras dificultades: el movimiento revolucionario mulelista. - En el término de dos años, la convulsión comienza a sacudir brutalmente al país, particularmente‘ en la Provincia de Kasaï a la que Mariano había ido a trabajar. El movimiento revolucionario mulelista hace gala de una ferocidad hasta entonces difícil de imaginar. Allá por el año 1964 alcanzaba su cenit. Ante la llegada inminente de los rebeldes, los mulelistas, a la zona, Mariano hubiera podido ser evacuado en aviones de ia ONU. Se negó a abandonar el hospital, es decir, a las gentes allí en tratamiento, cuando más se le iba a necesitar. Su trabajo como cirujano, prácticamente ininterrumpido día y noche, se hizo agotador. Su presencia, su actitud, iba a contribuir a establecer, en una cierta medida, una especie de lazo de unión entre mulelistas y no mulelistas, entre indígenas y europeos. Salvó muchas vidas, muchas, tanto con el bisturí como con su benéfico ascendiente: en varias ocasiones puso en grave peligro la suya empeñado en defender a otros. Acompañando a religiosas belgas y otros misioneros, y entregado a los hombres, mujeres y niños africanos. .. Comienzan los ataques de los mulelistas y la réplica de las fuerzas armadas nacionales: destrucción; huida enloquecida de la población, sin saber a dónde; muertes. ..Bombardeos insistentes, intermitentes, constantes. .. Crujen las paredes del hospital. El doctor Carsi permanece sereno en su puesto. Mariano gozaba, es verdad, de un gran prestigio moral y profesional, que se había venido acrecentando precisamente durante los días más sangrientos de los meses de agosto y septiembre de 1964. Los mulelistas (discípulos del jefe guerrillero Mulele) contaban con hechiceros que, mediante unas prácticas absurdas, les aseguraban que las balas del enemigo resbalarian, sin herirles, sobre sus cuerpos. “Médico cúrate a ti mismo”. -
  4. 4. Uno de estos hechiceros, “féticheur”, “curandero” aceptado fanáticamente como tal por los mulelistas, hasta el punto de llamarle “doctor”, había caído enfermo: los jefes no encontraron otra salida que la de recurrir al Doctor Carsi: gravísimo, cinco perforaciones intestinales, al borde de una peritonitis y oclusión intestinal. .. Varios “mandos” mulelistas le advierten al Doctor Carsi que, si no lo salva, él, el doctor Carsi, será irremisiblemente muerto. Carsi hace llamar al “comandante jefe” mulelista y le explica la situación grave, sumamente crítica, en que se encuentra el enfermo, su “doctor”: el margen de esperanza de poder curarlo es estrechísimo. Puede intentarlo, si, pero sin más. El comandante comprende y acepta la intervención arriesgada. La operación tiene éxito y el enfermo se salva. Mariano vivió otras muchas situaciones difíciles, delicadas. En dos ocasiones fue llevado para ser ejecutado, de la misma manera que se habia hecho con otros muchos: blancos, misioneros o no, y con otras muchas, muchisimas personas también africanas. No obstante, su prestigio, su saber estar en medio de aquella situación caótica, le salvaría definitivamente. Y le ayudaría a salvar a otras muchas personas: religiosas belgas, cooperantes de diversas nacionalidades, estudiantes nativos. .. Aun así, en una ocasión fue obligado a asistir al fusilamiento arbitrario de 11 personas congoleñas en un campo de fútbol, a manos de un mozuelo mulelista de 14 años, que osó imponerse, metralleta en mano, a otros adultos de mayor “rango” en las filas mulelistas. Un agradecimiento no fácil de expresar en su justa medida. - Posteriormente, pasado el horror de la revolución mulelista, la OMS ofreció a Mariano desplazarse a Canadá, en donde tendria un puesto de trabajo asegurado. Mariano llevaba África en sus entrañas, "su" África. Optaría por quedarse donde estaba. De eso nos beneficiaríamos pocos años después, en propia carne, muchos de nosotros, cuando Mariano pasó a trabajar a la Provincia de Katanga, dentro del territorio de la diócesis de Lubumbashi. Un año en Likasi y 25 en Kambove, en hospitales dependientes de la empresa de minas. Pero Mariano “era más que Mariano”: nosotros a Mariano le conocimos cuando llegamos a Congo, en 1965, con su esposa María: DOS EN UNO para servir. Nos faltan palabras para expresar nuestra gratitud hacia este matrimonio. Él, trabajador incansable, médico experimentado, defensor a ultranza de los enfermos, de todos! María, enfermera entregada y abnegada para todos cuantos cayéramos cerca o dentro de su casa. Cuántas veces dentro! Al menor atisbo de enfermedad un tanto sospechosa, a ellos acudíamos también nosotros Un profesional enamorado de su trabajo y con un excelente ojo clinico para detectar “casi" todo tipo de enfermedad. Siempre con ganas de trabajar para hacer el bien al mayor número posible de toda clase de personas. Hombre feliz en el trabajo y en el servicio a los demás. A todos, a misioneros y misioneras, a cuantos se acercaran a él, europeos e igualmente africanos: a cuántas de nuestras pobres gentes llevamos, a lo largo de muchos años, a "su" hospitall! El tándem Mariano-María hacia que su casa, en muchos casos, se convirtiera en una especie de UCI para los que, desde la selva, nos veíamos obligados a buscar el hospital. Allí precisamente, en su casa, en manos de Mariano y María, iba a morir Javier Ruiz de Azúa aquel 24 de enero de 1989, víctima de una trombosis mesentérica. “En esta ocasión, diria con dolor al recibir a Javier, me habéis traído no un enfermo, sino un cadáver" Mariano y María, católicos fervientes! Doctor él y enfermera ella. Gracias, muchas gracias, Mariano y María! A última hora, Dios nos regaló a algunos de nosotros el poder estar cerca de su esposa, María, y junto a otros muchos familiares y amigos -qué coincidencia! Carambolas del Dios que de vez en cuando hace "de las suyas”- en la Misa funeral por Mariano, en la Parroquia de Alfara del Patriarca aquel 3 de Julio pasado! L. M.Gerrikagoitia
  5. 5. En ocasiones, cuando alguien se entera de nuestros desvelos por el Congo alega que es un país que no levanta cabeza, que la situación no mejora, que es inútil lo que hacemos. Es un punto de vista. Pero para todos nosotros es mucho más importante el punto de vista de la siguiente historia, y tal vez nuestra mejor respuesta a ese tipo de comentarios: s‘, nuestro ani de mar-que. " a marea había de} _ Í Inttigado, se acercó para saludarloT-“Buénas tardes, amigojMe pregunto, ¿qué és‘ lo üc , _ hace? ” ' ¿‘Esjtoyffideiióflíiíéndo estrellas; dc rita’: al‘ oicéano. La nui-ca ‘baja hzrclejjzido sobre ¡la ‘todas ‘estas estrellas de marjSi-yo «las devuelvo“ pronto tal agita, se morirán”. ÏYa entícigdox-replicó‘ ‘mi amigt», pero poraguí hay utiles de estrellasde mar. Szon‘ ‘d ' i Nose da cuenta de qu es üñptósible devolver ‘todas vaguá? ¿DisverdgidÁcrï ‘p tante lo que Listed; hace. ‘A l * tE] sonrió, sé inclinóïáire" Egea: otra estrella de mar y, mientras xtolvía irá’: mir", contestó: —“¡Pa'ura éstafsi que Je; zmjíportantéi”; A veces en la vida nos dejamos deslumbrar por las grandes acciones. por lo espectacular. por [o grandioso. Las pequeñas acciones, los pequeños detalles. los gestos cotidianos uan perdiendo fuerza en ¡uzestro nzundo. Yes precisamente lo sencillo, lo poco espectacular, lo que apenas se ue y se zialora lo que más nos humaníza y nos acerca a la ¡Jer-sona concreta que ¿line a nuestro lado.
  6. 6. NOTICIAS — NOTICIAS — NOTICIAS Simon Pierre Sekwe el último incorporado al equipo de Catequistas hace ahora seis años, nos cuenta: “En el Consejo de Pastoral que tuvimos a finales del mes de Febrero, habíamos tomado la decisión de dar prioridad en nuestras visitas a los poblados situados en el ' eje K. yubo-K. asungeshi, todos aquellos que sufrieron de modo más brutal el impacto de la guerra fratricida que vivimos de parte de los llamados Mayi-Mayi, desde Enero del 2005 y hasta Noviembre, más o menos, del 2006. Nuestro objetivo: esforzamos — nos dijimos- por poder ir aproximando la Palabra a la situación trágica que estas gentes habían vivido tan recientemente; situación que todavía pesa, y duro! , sobre muchas personas de una forma dramática. “Ya sabe Vd. cómo algunos jóvenes de nuestros propios poblados se habían incorporado a la guerrilla, hartos de la explotación de que sus familias en general habían venido siendo objeto por parte de las autoridades administrativas, e incluso también de las que dependían de los jefes de sus propios clanes. Se dieron casos en que las multas que se imponían, en ocasiones con una arbitrariedad escandalosa, debían ser pagadas entregando, a falta de dinero, lo que fuera: una cabra, o dos (el que las tuvieral), o bien la propia bicicleta (el que la tuvieral), o hasta la pobre máquina de coser con la que alguien trataba de “ganarse” la vida. Siempre había que entregar algo, aunque para ello tuvieran que pedir prestado a alguien (¿) o hasta vender su propio maíz! “Algunos militares, en sus atrocidades de réplica a otras no menos brutales de los Mayi-Mayi, llegaron a degollar y cortar brazos y piemas de algunos de los “guerrilleros” Mayi-Mayi capturados, en presencia de los moradores de un pequeño poblado! Recordará cómo el año pasado, cuando atravesábamos con Vd. el pueblo de Kyalwe, le indicamos el lugar en que aquellos militares, después de descuartizar a Varios Mayi-Mayi, habían clavado sus cabezas sobre varias estacas a uno y otro lado de la “carretera” ( = pista de tierra), a modo de “ejemplo”, de escarmiento! La tragedia había cobrado una crueldad particular a todos los niveles, porque algunos de los jóvenes de nuestros propios poblados, como le acabamos de decir, incorporados a los Mayi-Mayi, habían sufrido también la reacción salvaje de los militares delante de sus propias familias! ” “Como Vd. sabe, parte de los poblados del eje “maldito” caen dentro de mi Sector. Comencé por los pueblos a los que podía llegar más fácilmente, aunque no hubieran terminado las lluvias, para aprovechar la Semana Santa. Mukana (pueblo situado a sólo 32 kms. de la Misión, en el cruce a partir de la “carretera” general) fue mi primera visita. Una Comunidad que trata de resurgir de sus cenizas. Esta Comunidad está pagando caro, muy caro, lo vivido, lo padecido, en primer‘ lugar, durante bastantes años, por parte del mismo jefe ancestral, “Mukana”, y de “sus autoridades”. Y, seguidamente, como si aquello hubiera sido poco, por parte de los Mayi-Mayi: su primer ataque, por sorpresa, fue a este pueblo en busca del jefe al que querían eliminar. Pero éste logró escapar. El odio de los Mayi-Mayi se desató, como reacción, contra parte de la población! Seguidamente llegarían los militares, cuya
  7. 7. actuación también pesó sobre la población, a la que obligaban a darles de comer -o lo cogían, sin más- de lo poco que tenían. Y a otras cosas. .. Por esto, a nuestras gentes les cuesta mucho, mucho, remontar. Los cristianos me decian: “Nuestra capilla fue profanada de forma vergonzosa. Es la única construcción sólida (en adobes cocidos, con techo de chapas galvanizada) que ha quedado en pie de todo lo que había en este pueblo. Fue ocupada por los militares como su “cuartel general” y en ella hacían “todo”, “de todo”. Acto seguido, me pedían insistentemente que la capilla sea “purificada”. Al regresar a la Misión, se lo transmití literalmente a los curas. _ “Salí de Mukana con mi bicicleta camino de Kalenge. Era ya Miércoles Santo, al mediodía, cuando llegué. Al anochecer, tuvimos un primer encuentro con el “Mene wa Kipwilo” (Responsable de la Comunidad, elegido como tal por la misma) y sus consejeros. Habían perdido todo, hundidos en la miseria y hundidos moralmente. ¿Quién les va a echar una mano: en primer lugar, a sus propias Vidas, a la reconstrucción de la mayoría de sus casas, con algunas ropas, utensilios mínimos para cocinar, un balde, un recipiente para transportar el agua a casa. ..; en segundo lugar, a la reconstrucción de sus escuelas, etc. Saqueados por los Mayi-Mayi, que acababan dando fuego a todo. .. Me quedé a pasar, a celebrar con ellos el Jueves Santo! No teniamos Eucaristía, pero sentíamos la presencia de Jesús CELEBRANDO SU ENTREGA! “El viernes Santo, muy de mañana, volví a montar en mi bici y caminé pedaleando hasta Muvule: el mismo ritmo, reunión con Responsable y consejeros, examen de la situación material y de la otra, la de dentro, la del corazón. .. Aquí, además de lo mismo que había ocurrido en Kalenge, los Mayi-Mayi habían robado las chapas galvanizadas, de zinc, nuevas, con las que se iba a renovar el techo de la capilla. .. Aprovecho esta ocasión para pedirle a Vd. que no les olviden, que puedan cubrir la capilla cuanto antes; que no pase otra estación de lluvias sin cubrirla. .. “No voy seguir contándole con detalles las visitas que continué haciendo a Kibula y otros pueblos más al norte. .. El ambiente, el desánimo es muy semejante. Lo que sí le pido, le pedimos es que no olviden a est. os pueblos, a las personas con las que convivieron aquí tantos años, a las que sabemos bien cuánto amaron! Contamos con el Padre Xavier, con el Padre Gerardo y con el Padre Alfonso, que no nos van a olvidar desde el Cielo. Vds. , desde la “tierra” del País Vasco, sigan teniéndonos en ' su memoria y sobre todo en su corazón! En nombre de todos nosotros, Catequistas y Pequeñas Comunidades, salude a las Comunidades de ahí; de Euskadi, como dicen Vds. No, no les olvidamos nunca! El 26 de octubre de 1988 salía de Mufunga Luis M“ Gerrikagoitia para regresar a Bilbao ¿definitivamenteïk Desde entonces, Luis M“ ha regresado al Congo 20 veces —sólo ha faltado a su cita un año—, pero gracias a esos viajes, a todos vosotros, y a otras muchas personas, se han ido consolidando los proyectos de Educación, Sanidad, y mejora de estructuras que ya conocéis. Esta claro que nada terminó con aquella salida, sino que de allí surgió una nueva forma de vida. = l<>l<= i<>l<*****>I<>l<>| <*>l<>l<>l<>l<>l= >l<>l<>l<>i<>l<>i<>l<>l<= l<>l<>l<= l<>l<>l<*>l<>l<>k>l<****************>l<= l<>l<***

×