Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
PARROQUIA DE SAN VICENTE MARÏIR DE ABANDO
SECTOR ABANDO-ALBIA
48001 BILBAO

GRUPO DE APOYO AL TERCER MUNDO

. /- ¡ J
Campa...
- Mochilas

   
   
  
 
 
  
   
  
    
  
  
 
  

   
   
 
 
 

  

    
  
 

    
  
  
 

  

  

17/06/2003 1995-...
Queridos amigos todos:  Un saludo. .. pero ya desde el buen desenlace de lo que
vais a leer.  En efecto,  hace tres días r...
sacado sangre para hacer también análisis.  A las cinco hemos vuelto con un poco
de comida,  él estaba mucho mejor,  ha co...
CONGO:  DETENIDO EN EL TIEMPO

Respiré una vez para fuera y diez para mis adentros.  No había duda de que había vuelto
a Á...
Mobutu nacionalizó las empresas y acabó utilizándolas como moneda de cambio con las
potencias extranjeras,  dependiendo de...
Las páginas del Ministerio de Exteriores español advierten sobre la falta de seguridad
del Congo:  “Abstenerse de viajar a...
c. 

tienen un poder extraordinario,  y otras veces es todo lo contrario,  sufien un cierto
retraso o tienen defectos fisico...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

HegoBerriak 28 . junio 2003

130 views

Published on

Vigesimooctava entrega de la revistilla Hego Berriak con la actualidad del momento sobre Muunga-Sampwe de la República Democrática del Congo

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

HegoBerriak 28 . junio 2003

  1. 1. PARROQUIA DE SAN VICENTE MARÏIR DE ABANDO SECTOR ABANDO-ALBIA 48001 BILBAO GRUPO DE APOYO AL TERCER MUNDO . /- ¡ J Campaña la Conserva . y. Carga e ' " Asa G3? está dla
  2. 2. - Mochilas 17/06/2003 1995-97 1997-93 1993-99 1999-00 2000-01 HOSPITAL T11 Medicinas 2.425 Aspiñnas 143 25 143i . 559 1 í . 57 í — 6.000 Conservas - ROPA 1 Prendas Infantiles — Gorras deportivas E Camisetas _ MAT. ESCO_LTA¿_R — Boli rafos Gomas de borrar Sacapuntas Cuadernos — """ _ ú % — g — O . l 1.613 15.052 28.272 34.032€ Pinturas » Tijeras Re a las Rotuladores Juuetes pequeños_ Maq. de escribir U1 ___m ‘ COMERCIO JUSTO _ j 5.373 PESETAS HUCHAS (ingresadas en la cta de maestros) 128 * En combinación con la parroquia de San Femando
  3. 3. Queridos amigos todos: Un saludo. .. pero ya desde el buen desenlace de lo que vais a leer. En efecto, hace tres días recibía este mensaje, alarmante en principio, aunque augurando el buen final que va teniendo: uno no podía evitar el impacto primero de la noticia. Acto seguido, contestamos a Josean. Ayer, Jose Antonio nos confirmaba que el lunes, anteayer, Arturo salía del hospital e iba a dormir a casa de los hermanos. Sin embargo, ayer, martes, por la mañana, debía regresar de nuevo al hospital para tomar un suero más" Había dejado de devolver, tenía apetito y su estómago aceptaba todo lo que ingería. Un abrazo a todos, felicitándonos del buen fin y dando muchas gracia a Dios y a tantos amigos buenos. Besarkada aundi bat eta urrengo arte! Luis Mari W-»—— Original Message -——-- From: "Bascaran Antonio" <ekumenepromafric@yahoo. fr> To: <luisgerri@euskalnet. net> Sent: Saturday, February 15, 2003 9:04 PM Subject: Noticias Hola Luis Mari: Nuestro querido Arturo está en Lubumbashi por enfermedad, pero no te asustes que está bien. Te voy a relatar un poco como ha sido: Ayer a las 7 de la tarde me dijo la Soeur Lucie que Arturo estaba muy mal, que llevaba 10 días enfermo, que le estaban tratando y que no se recuperaba y que todo lo que comía lo devolvía y que le había dicho que comunicara conmigo para tratar de ir a buscarle con un helicóptero. Reflexioné un poco y llamé a Noca pues el conoce a De Moura y a Joo Demaecki o algo asi) el hermano del difunto Eric, que son los únicos ue tienen un helicóptero‘ El les llamó inmediatamente y le dijeron que en principio de acuerdo pero que Joo el que lo pileta estaba en Ndola, y que él no sabía si el aparato tenía autonomía para hacer el trayecto pero que creía que no, de todas formas que en cuanto llegara le llamaría. También avisé a José para que estuviera al corriente. A última hora de la noche me llamó Noca diciéndome que esta mañana hablaríamos pero que se podría arreglar. Hoy hemos tomado café en casa de José y luego hemos ido Noca y yo a casa del piloto y este nos ha dicho que con su aparato era imposible, que la única solución era un helicóptero militar. Ha llamado inmediatamente al General y este le ha dicho que vayamos inmediatamente al aeropuerto. Yo he hablado con Lucía diciéndole que quedara en contacto por radio para darle noticias, he recogido a José y nos hemos ido a la Luano. Alli estaba por suerte el aparato militar preparándose para salir en misión hacia Mitwaba para llevar al General, por lo que Joo le ha propuesto que me llevaran a mi en el aparato hasta Mufunga, recoger a Arturo y seguir a Mitwaba y él con su avioneta llevaba al General a Mitwaba y luego nos traia hasta aquí. El aparato de impresión, muy grande pero dentro íbamos 7 personas y unos 2000 litros de combustible de repuesto pues me han dicho que consume 1000 litros por hora de vuelo. Hemos llegado a Mufunga a las 10,45 y al poco tiempo ha venido el coche de las monjas con todas las hermanas, Ceferín, el médico, etc. etc , hemos recogido a Arturo y seguido inmediatamente para Mitwaba. Allí ya estaba la avioneta así que hemos montado de nuevo y a las 13,20 hemos aterrizado en Lubumbashi. Noca y José estaban esperando con el coche en la pista han cogido a Arturo y se lo han llevado al hospital y yo me he quedado haciendo los papeleos. Le hemos llevado al hospital de CMC( que pertenece a Forrest) pues hay dos médicos blancos y ofrecen cierta garantía. Le han examinado y han dicho que lo que tiene es malaria, y que los problemas de estómago son consecuencia de ella. Arturo se ha quedado más tranquilo. Le han puesto el tratamiento y se ha quedado internado allí. Le han
  4. 4. sacado sangre para hacer también análisis. A las cinco hemos vuelto con un poco de comida, él estaba mucho mejor, ha comido con ganas y no ha vomitado nada. No tenia ya fiebre y la tensión normal, todo esto le ha dado mucha moral y ya sonreía y bromeaba. Según me ha contado el se asustó al ver que en Mufunga no mejoraba, al contrario, aunque le ponian tratamiento de ma1aria(cloriquina) no‘ mejoraba y cada vez se encontraba peor y además no podia comer ya que lo que ingería lo expulsaba. Llegó a creer que tenía algún problema grave de estómago y como allí no hay medios le preocupó mucho. ' d ' Ya he hablado esta tarde con la Lucía para decirle que todo va bien y que estén tranquilas, pues la pobres también estaban en vilo como te puedes imaginar. Gracias a Dios parece que todo se va arreglar sin problemas, y de lo que cada vez estoy más convencido es de que a todos los tontos se nos aparece la Virgen pues el poder disponer de un aparato( encima militar) con la rapidez de hoy es más que un milagro. Me he acordado mucho de la pista que hiciste y en la que hemos aterrizado con el helicóptero pues este monstruo necesita cierto espacio para despegar y aterrizar. Lástima que por miedos esté sin limpiar de hierbas pues puede ocurrir otro caso así y no será tan fácil encontrar la solución de hoy. En fin. Es admirable la disposición y presteza de Noca desde que le comunique la noticia, se ha portado maravillosamente. Esto son amigos. Bueno Luis Mari, queria ponerte al corriente de la situación pero no para alarmarte pues con toda sinceridad te digo que Arturo está ya bien y quizás el . ... .. -. ... .J_. .. ..1.'_ A. .. 1- r“1._. :.-. - . ... ... —. . -.. ..-. ..'. . -1 Ü-G<-J-%UUI: !H%Ü'IN ¡KV! «aan Aca ya yucua acJnLJ. u: 4.a. uJULILLuG yaLa. üCHLL-LL t: .|. LLGkClIILLCIILU cu pucca. Josean En esta ocasión, el Grupo de Apoyo al Tercer Mundo, nos ofrece dos temas para leer: Uno está sacado de la revista Reinado Social, de la Congregación de los Sagrados Corazones. La acción se desarrolla en Kinshasa y sus alrededores, pero es un cuadro extensivo a toda la R. D.Congo, y perfectamente aplicable a Lubumbashi, y la zona rural de Mufunga, Kansenia o Bunkeya, e incluso la industrial de Likasi. El otro articulo no es sino el “e-mail” que recibió Luis Mari Gerrikagoitia el 15 de Febrero pasado sobre la enfermedad de Arturo. Afortunadamente, Arturo mejoró, y todo quedó en un gran susto, pero ¿imaginamos cuál es la situación real allí, sino se consigue hacer coincidir una serie de factores, y no se cuenta con amigos influyentes? , ¿comprendemos cual es la situación real del pueblo que no puede aspirar ar tal despliegue de recursosí’. (Arturo se ha repuesto totalmente, y actualmente está disfrutando de unos días de vacaciones entre nosotros) Por último, y puesto que estamos en Junio , es de obligado cumplimiento daros cuenta de todo lo que ha contribuido la Comunidad Parroquial, otros grupos de personas que han colaborado directamente con nosotros, y cuales han sido nuestras acciones en este curso que termina. En la Memoria adjunta os reseñamos algunos datos. Y por último, los que componemos este Grupo de Apoyo al Tercer Mundo, os deseamos un feliz verano, y que después del verano retomemos todos, con fuerzas renovadas, nuestro compromiso de Solidaridad.
  5. 5. CONGO: DETENIDO EN EL TIEMPO Respiré una vez para fuera y diez para mis adentros. No había duda de que había vuelto a África, y no sólo porque desde el avión hubiera visto la zona de los Grandes Lagos, que parecen interminables borrones de azul sobre la tierra Por ella estoy aquí de nuevo, porque fue la que me enseñó que su color te lleva a un rincón o a otro del planeta y la que le ha dado relieve a mi memoria. Su rojo es el rojo de los primeros pobladores del mundo y también el rojo de la bienvenida. Como decía, respiré para adentro y se me pegó la camisa al cuerpo nada más bajar del avión. También se me pegó, esta vez no al cuerpo sino al bolsillo, un guardia aduanero que me sacó 60 dólares por haberme dejado la cartilla de vacunación en Madrid. Como aparte de tener razón, también tenía cara de querer estafarme a toda costa por lo que fuera, pasé el trámite como pude y enseguida supe que esta picaresca del sablazo es lo que define la cultura de la supervivencia congoleña. Por tin en Kinshasa. El aire me confirmaba que no me habia equivocado de vuelo. Enseguida, esa confusa mezcla de humo, agua estancada, guisos callejeros, flores, basura y exhuberancia que cimenta los sótanos del continente. Nada más llegar, el viajero siente una extraña sensación de permanencia, como si nunca se hubiera ido y los comerciantes de harina de mandioca fueran sus tenderos de toda la vida. Marabunta de cacahuetes, plátanos, bata. tas y repuestos de coche sobre el papel de periódico al borde de la carretera, mujeres trenzándose el pelo, vendedores de diarios, tiendas de ataúdes y locutorios telefónicos que prometen llamadas a Europa. .. autobuses con la gente colgada en las ventanas, escolares de uniforme, niños sin escuela, coches destripados, polis sacacuartos de amarillo, soldados sacacuartos de azul, lluvias de marzo, lodo de marzo y la tierra tan roja. .. La República Democrática del Congo (RDC) tiene una superficie cuatro Veces más grande que España, podría alimentar a media África y exportar materias primas a todo el planeta. Sin embargo, se muere de hambre mientras la guerra civil le devora el esqueleto con una saña que ha dejado, desde que empezó en 1998, tres millones de muertos y cientos de miles de desplazados que no pueden volver a sus casas. Ese dolor agazapado se nota en todo. En la ciudad es más duro, pero en el campo la vida tampoco resulta fácil. Lo comprobamos al dejar Kjnshasa rumbo al interior. Empezamos a encontrarnos mujeres que acarrean bidones de agua y campesinos con machete. Pasamos un control donde los policías hoy no trabajan. Alivio. Probablemente la meseta por la que vamos estuviera dominada por la selva no hace tantos años; ahora hay una sabana resultante de la tala de árboles y del comercio de madera. Es la historia repetida de los países pobres: primero venden la piel de su ecosistema y luego, su propia piel. Desgraciadamente, la predicción de Mobutu se cumplió: “Después de mí sólo habrá un abismo”. Y lo hubo. El dueño y señor del nacionalismo africano, que en 1971 cambió el nombre de la República Democrática del Congo por el de Zaire, mantuvo treinta y tres años al país bajo una dictadura que quiso borrar las huellas de la colonización belga, aniquilando a la oposición política y dando vía libre a la tortura, las desapariciones y la represión.
  6. 6. Mobutu nacionalizó las empresas y acabó utilizándolas como moneda de cambio con las potencias extranjeras, dependiendo del momento que atravesara la política internacional. Mientras su ambición creció hasta colocarle en la lista de los hombres más ricos del mundo, se agrandó la deuda externa, que llevó a la nación a figurar en 1992 entre las diez más míseras del planeta. Mientras Javier conduce, me señala a un lado y a otro de la carretera los ‘efectos de la era Mobutu y de esa especie de siesta perpetua que duerme el Congo (rebautizado de nuevo con la llegada de Kabila al poder en 1997). Javier Álvarez Osorio es religioso de los Sagrados Corazones y lleva diez años en el país. Ha vivido la caída del dictador, la autoproclamación como presidente de Laurent Kabila, su asesinato, y la "sucesión de su propio hijo Joseph, actual jefe de la República. Mientras conduce me va dibujando el panorama: “Cien kilómetros más allá, esta carretera desaparece y sólo queda una pista de tierra. Este tramo es el único que está asfaltado para ir al interior, por eso la mayor parte de los productos agrícolas se pudren dentro de los camiones antes de llegar a Kinshasa. Cuando sales de la ciudad y vas a los poblados, la gente está como hace doscientos años, lo único que cambia es que hay cacharros de plástico, pero el ritmo de vida es el mismo, los utensilios con los mismos, sin luz, ni agua corriente, ni nada”. Javier me señala una estación de seguimiento de satélites abandonada; la mayor parte de las fábricas han corrido la misma suerte y hasta el río se ha quedado solo. Antes había un puerto en la capital que recibía todo el tráfico mercante y pesquero de los barcos que bajaban desde el norte; ahora las grúas están paradas y en las orillas hay embarcaciones herrumbrosas que un día navegaron su piel marrón. Cuando él llegó al entonces Zaire, “el Estado no pagaba a los funcionarios, la gente no tenía trabajo, un montón de empresas habían quebrado, la sanidad era desastrosa y el 50% de los niños no iba al colegio. Claro, que la situación no ha mejorado mucho: la inversión en obras públicas es cero, no hay tribunales fiables a los que recurrir, la Administración no funciona y la gente ha pasado de comer tres veces al día a comer una. Menos mal que en las ciudades existe una economía informal que lo soluciona todo, pero en el interior la miseria se ha hecho endémica y provoca un sufrimiento sordo en la gente”. La RDC sigue estando definida por las multinacionales que operan bajo nombre supuesto con Occidente detrás. Si se superpone un mapa de los distintos frentes de la guerra civil sobre otro de materias primas, coinciden a la perfección. El ejercito ugandés controló la localidad de Bunia, en el noroeste del país, por el oro. Ruanda se fire en busca de coltán (esencial para la telefonía móvil); Zimbabwe apoyó al Gobierno a cambio de las concesiones de cobre de Katanga y de los diamantes de Mbuji Maji, sin hablar de las multinacionales belgas, alemanas, británicas y americanas perfiladas tras las líneas maestras de este comercio. . El Congo era en 1979 el mayor vendedor mundial de cobalto, el cuarto exportador de diamantes del mundo y uno de los diez mayores productores de uranio, cobre, manganeso y estaño. Aquí se encuentran pocos empleos fijos, y los que hay, no dan ni para mantener la familia, de ahí lo habitual del trapichco: “Mobutu se pasó treinta años destruyendo la educación en valores y la cultura del esfuerzo, de trabajar por el bien común, de renunciar al beneficio inmediato. Cuando no hay futuro y queda mucha gente armada, acaban proliferando los bandoleros, pero eso no es rebeldia, no tiene nada de revolucionario”.
  7. 7. Las páginas del Ministerio de Exteriores español advierten sobre la falta de seguridad del Congo: “Abstenerse de viajar a las zonas de conflicto y al interior del país por el riesgo de asaltos a manos de militares y guerrillas incontroladas”. El consejo no es gratuito porque el ejército fue el protagonista de los grandes pillajes del 91 y del 93, fomentados desde el gobierno de Mobutu para que los soldados se cobraran en especie el salario que no les pagaban. Pilar, enfermera de los Sagrados Corazones recuerda bien el oscuro papel que jugaron entonces: “Fue como decirles: aquí tenéis los almacenes abiertos, servios y robad a vuestras anchas. Valía todo, incluso, cuando las mujeres venian por las mañanas al dispensario donde yo trabajaba, los militares las esperaban para sacarles el dinero que traían, amenazándolas con jeringuillas de petróleo”. Esta situación de desorden se ha paliado en parte, pero no del todo, y la picaresca alcanza a todos los estratos de la sociedad. En la escuela pública el nivel es bajísimo y los sueltos de los profesores los pagan los padres de los alumnos, - porque el gobiemo no pone un solo franco. Eso, sin mencionar las medicinas que llegan como ayuda humanitaria: los médicos se las reparten y luego las emplean en sus clínicas privadas, mientras que en los hospitales estatales se pagan a precios prohibitivos. Ante esta v situación, los únicos colegios y centros de salud que firncionan son los gestionados por organismos internacionales y órdenes religiosas, que son las que mejor conocen el terreno. Más de la mitad de la población pasa hambre y vive al límite de la anemia, su capacidad de adaptación se ha agotado tras años de conflicto, y el sida, la malaria y la mortalidad infantil se ceban en los más débiles. UNICEF afirma que en la RDC hay más de 12.000 soldados menores de ocho años y sólo en Kinshasa, 20.000 niños viven sin techo debido a la pobreza, la ruptura familiar, la muerte de los padres a causa del sida y los desplazamientos internos. Para comer, mendigan o roban lo que pueden y muchos de ellos son sometidos a detenciones arbitrarias y abusos policiales; otros simplemente, son asesinados. Felicitas Zembrano, de la Inmaculada Concepción de Castres, lleva 36 años en África. En cuanto la pisó se dio cuenta de que la teología que venia a estudiar tenia rostro de mujer. “Yo empecé a trabajar con las niñas de la calle. Algunas estaban allí porque se habían quedado huérfanas y las acusaban de brujas, otras por un divorcio o porque el padre se había vuelto a casar y la segunda esposa no admitia a los hijos de la primera por la superstición de que traen desgracias. Entonces, para sobrevivir, muchas acaban en la prostitución”. Felicitas abrió en i997 un centro destinado a acoger a estas menores y darles armas para cambiar de vida. En la actualidad trabaja con 30 niñas entre 12 y 22 años, que llegan en condiciones muy dificiles: “Muchas han sido violadas con 8 ó 9 años y viven escondidas en los mercados o en los barrios de la periferia. A veces se niegan a si mismas y nuestra tarea es ayudarles a aceptar su propia realidad, su historia”. En el Congo hay un término que sirve para quitarse de encima lo que molesta. Beijo su dominio viven miles de personas que han sido condenadas a vivir al raso: son los Ndoki, los hechjzados, mujeres, ancianos y niños en su mayoría, acusados de tener tratos de favor con espíritus malignos. Cuando Felicitas conoció el problema fire interesándose especialmente por las embrujadas y diseñó un proyecto de desarrollo a su medida: “En general casi todas son chicas muy inteligentes, lo que hace que digan que
  8. 8. c. tienen un poder extraordinario, y otras veces es todo lo contrario, sufien un cierto retraso o tienen defectos fisicos. Aqui les enseñamos a leer y a escribir, y cuando tienen un nivel normal las escolarizamos o las metemos en nuestro taller de confección para que puedan ganarse la vida”. Aunque Felicitas es testigo de la discriminación de la mujer africana, también ha visto cómo empezaban a aparecer ministras e intelectuales: “Todavía queda mucho porque son el eslabón más vulnerable de la cadena; en este país han sido violadas con fusiles, enterradas vivas, quemadas. .. Yo he vivido cosas que me han marcado: hace tiempo conocí a una chica ‘que comenzó a prostituirse a los 14 años, pero no usaba preservativos y se quedaba embarazada continuamente. Yo intenté sacarla de aquello, pero no me dio tiempo: murió en un aborto clandestino desangrada en plena calle. Para mi ese fue un momento de auténtica rebelión”. Cuando uno lleva varios dias en este país, las piezas del rompecabezas empiezan a encajar. Camille Sapu es un religioso congoleño. Él me habla de su infancia en Kinshasa y de cómo la gente ha sufiido tanto que ya no tiene fuerzas para casi nada: “La única vez que el pueblo se levantó fire en el 92, en la Conferencia Nacional que intentó la transición hacia la democracia, pero Mobutu la reprimió con tal violencia que después de eso dejó de tener esperanza”. arnille era un adolescente, Santiago Rodríguez llevaba ya algunos años en el Congo y en la actualidad ha visto ya lo suficiente como para darse cuenta de la necesidad de empujar la historia, Este Padre Blanco empezó apoyando a una ONG local y acabó montando una corte de los milagros para recoger a los más marginados entre los marginados, al principio seis, hoy, cuarenta. También se encarga del servicio social del dispensario, que es como un seguro de enfermedad para pobres, y sobre todo, de la sensibilización contra el sido. Sonrie cuando le pregunto cómo saca adelante aquello: “Pues bueno, con las ayudas que los amigos me envían a titulo particular desde España”. Lo cierto es que a Santiago le cuesta horrores salir adelante, pero también, que va tirando. Cuando C Seguimos nuestro camino. Javier tuerce por una senda de tierra y llegamos a un poblado. Nada más bajar del coche nos enteramos de que una chica de 17 años acaba de dar a luz a unos gemelos prematuros que necesitan urgentemente una incubadora y se nos acaba el paseo. Nos pide que la llevemos al hospital de Kinshasa para evitar que mueran y allá nos varnos todos. Enfilamos rumbo a la capital y todavía se nos suben dos policías en una barrera para aprovechar el viaje. La frontera entre el caos y el orden es frágil, igual que entre la vida y la muerte. El Congo es como toda África y un poco más. Gente que camina, que vende, que no tiene nada que vender. .. Y niños por todas partes. Los miro y me asalta la sospecha de que quizá algún día el Tercer Mundo colonice al Primero. Dejamos a la jovencísima madre en el hospital. Afortunadamente los policías se habian baja. do antes y no inventaron nada para sacarnos dinero. Se lo agradecí en el alma. Arrancarnos y nos engulle de nuevo el endiablado tráfico de Kinshasa Los vendedores de mandioca quedan atrás, alguien nos increpa (¡mundele, mundelel), el aire huele a humo, respiro hondo. Fuera, el cielo se desploma y está comenzando a llover. Marta Gómez Casas (Reinado Social, n° 854, Abril/2003)

×