Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

HegoBerriak 11 . febrero 2000

129 views

Published on

Decimoprimera entrega de la revistilla Hego Berriak con la actualidad del momento sobre Muunga-Sampwe de la República Democrática del Congo

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

HegoBerriak 11 . febrero 2000

  1. 1. PARROQUIA m: SAN vrcsms MARTIR DE ABANDO SECTOR ABANDO-AIBLA 4800] BILBAO GRUPO DE APOYO AL TERCER MUNDO Visita a la República Democrática del Congo SÁLVESE QUIEN PUEDA Iñigo Iriarte, director de Misiones Diocesanas de Bilbao y misionero seglar durante seis años en (El Oro) Ecuador, viajó el pasado mes de julio en compañía de ex misionero, Luis Mari Gerrika- goitia, a la República Democrática del Congo (antes Zaire, y antiguamente, Congo Belga). Con- cretamente a la región de Katanga (al sur del país), donde y en parte de su territorio durante más de 30 años -hasta 1991- ha estado trabajando un grupo de nuestros misioneros diocesanos. En la actualidad se mantiene algunos compromisos y relaciones: continúan allí dos misioneros, Alfonso (sacerdote) y Arturo (seglar), y económicamente se está apoyando una serie de proyectos. 11 Febrero/ IGM Debido a la extensión y al interés del diario, lo publicaremos en dos partes. He aquí la primera. 5 julio 99 -lunes- Lubumbashi - en casa de Jose Coves -semi- nario de los Operarios dioce- sanos. No sé si voy a seguir escribien- do esta especie de diario todos los días de estas tres semanas en RD Congo (antes Zaire). De hecho, nunca he escrito diario. Aquí estoy en Lubumbashi, en una noche tem- plada, agradable, como debe ser siempre en este mes dejulio, He ve- nido al Zaire como director de mi- siones diocesanas de Bilbao para vi- sitar a los misioneros y a sus pro- yectos‘ Lo cierto es que he venido con ilusión y también con miedo. La situa- ción es muy inestable en este país en guemr. Vv Giulio -Lubumbashi Todavía no nos llegan las maletas. A ver si llegan mañana y podemos irnos al interior del país. La situación del país está difícil Todo escasea, gasoil, medi- camentos. etc“. Nos ha dicho una mon- ja-enfennera que en el hospital hace nueve meses que no les pagan, que no hay materiales para operar, así que los que llegan a urgencias se mueren. Los que tiene tiempo para esperar a una operación han de conseguir ellos y su familia todo lo necesario: hasta el hilo para coserles. Han muerto bastantes en esta guerra intema en la que han llevado al frente por la fuerza ala ma- yoría de los delincuentes que tenían encarcelados o que vagaban por las calles. Este es el motivo de que no ha- ya ladrones en la actualidad. En todo CSÍC C2105, hay un sálvese quien pueda, incluso muchas veces en los sacerdo- tes nativos. Mucha pobreza, mucha nuseria. Sobreviviendo en este país en decadencia. 7 julio. San Fermín -Lubumbashi Han llegado todas las maletas. He- mos comido donde las Carmelitas Mi- sioneras. Fenomenal. Gente muy entre- gada y acogedora, como todos los mi- sioneros que voy conociendo. 8 julio -Panda-Likasi- en casa de las Dominicas Hemos salido de Lubumbashi y comienza la aventura, o sigue. Tal vez. habría que decir, sigue la desventura. Es tristisimo lo que nos han contado las Dominicas. Parece mentira. L. a gente muere de enfermedad a causa de la po- breza y la desnutrición. Todos los días varios. No hay madera para los ataúdes y no quedan apenas cajas de cartón que es donde entieran a los niños‘ Y mien- tras tanto, al mando de la Gecamine (industria minera de extracción de co- bre, cobalto, etc. ..) durante muchos años la vaca lechera que alimentaba a esta parte del país, está un blanco de Zimbawue que trata a la gente como esclavos. Kabila, el actual presidente ha puesto la Gecamine en manos de Zimbawue a cambio de apoyo militar. La sustracción de los diversos minera- les está aumentando, hablan de 400 to- neladas de cobalto al día y, sin embar- go, están reduciendo personal. Al que protesta, lo echan. Ester, una de las do- minicas, nos contaba la conversación que ha tenido hoy con una Sudafricana. curiosamente también blanca, que les ha venido a supervisar. - No hay que dar de comer a estos niños” Hay que concienciar a sus padre para que ellos sean los que les alimenten afirmaba oronda la señora Sudafricana. (Por cierto, tenía más de 100 Kg de peso), - Y cómo van a alimentarles si us- tedes no les pagan su salario - le espetó Ester. - Sí les alimentáis vosotras, sus pa- dres se despreocuparán de ellos - le refrutó nuevamente. La gente no tiene qué comer. Las propias dominicas que trabajan como asistentes sociales y como enfermeras para la Gecamine llevan sin cobrar muchos meses y subsisten con lo que cultivan. La gente también cultiva, aunque tiene que andar kilómetros y ki- lómetros hasta llegar a su parcela de tierra. Aparte de la tierra, no hay nada.
  2. 2. Y el tío Sam sigue adelante. Los mandos de la Gecamine son de habla inglesa en este país, ahora francófono. Ya en los francos congoleses la cifra aparece también en inglés, que ya es lengua cooficial. Cambiando de tema, las dominicas nos contaban que los catequistas autóc- tonos son los que han mantenido y mantienen la Iglesia con ilusión, espe- ranza y fe. Los catequistas recuerdan y valoran a “los que estuvieron antes (sa- cerdotes). No dicen los nombres, pero sí dicen “los que estuvieron antes”, ve- nían con nosotros al campo y comían lo que les ofrecíamos. Ahora hay que irles a buscar y se llevan su comida es- pecial. En Panda Likasi recuerdan con mucho cariño a todos los misioneros vascos, especialmente a Javier Goicou- ria. En esta línea, nuevamente Ester ha contado que el día de la celebración de la independencia, el párroco (nativo) dijo en la homilía: Son ya 39 años des- de la independencia. ¿Qué hemos construido en estos años? No hemos mantenido ni siquiera lo que había. Ciertamente, el pueblo quiere paz y no guerra . Están cansados de tanta guerra. El Centro de minusválidos que pu- so en marcha Javier Goicouria sigue adelante. Lo regentan las Hijas de San José, congregación nativa. Una muy buena construcción para estos lares y un buen trabajo para dar dignidad a los que la sociedad llama minusválidos ¿Qué será en el futuro de Comuni- dades de religiosas como éstas de las Dominicas? Me han parecido cuatro personas muy valiosas, pero son pocas y todas muy mayores. ¿Qué nos espera cuando, dentro de 15 o 20 años, toda una generación que hoy ya es mayor pero resiste, ya no pueda seguir entre- gando su vida? 10 de julio -Kansenia- En casa de las Terciarias Capuchínas. Hoy están cinco, aunque habitual- mente. son cuatro. De ellas, dos son congoleñas. Sencillas, majas, acogedo- ras, como todas las misioneras con las que hemos estado. De Likasi hasta aquí, hemos tardado casi siete horas. ¿é Babarrunak eta bananak gurí eskainiz, gure inguruan danfza egin dure 99 Un viaje muy cansado. Continuos botes a causa de que los caminos están pési- mos. A mitad de camino hemos visitado Nkanga, un sitio de peregrinación por ser el primer lugar donde se evangelizó esta región de Katanga, allá por 1910, por medio de los benedictinos, Hay una ermita que recuerda el acontecimiento. En el pueblo hoy vive una comunidad religiosa africana, las warnarnas. La conforman viudas y madres solas que se ayudan entre sí y se dedican a evan- gelizar. Son pobres que evangelizan a otros pobres. Interesante. Nos han aco- gido con muchísima alegría, han canta- do, han bailado a nuestro alrededor brindándonos alubias y plátanos. Muy majas. Los que no son majos, sino todo lo contrario, muy desagradables, son los militares. Hemos pasado cinco ba- rreras de militares siempre con su as- pecto chulesco y su metralleta en la ma- no. Son momentos desagradables, sobre todo por la incertidumbre de qué te pue- den hacer. Empiezan preguntando ¿adónde vas? , ¿qué haces? Te piden que te bajes, que saques tus bolsos para re- visarlos, que les enseñes papeles. Te ha- cen pasar miedo y encima tienes que sonreir y tratar de caerles bien. Al final siempre te piden algo, o dinero o algu- na de las cosas que han visto. A noso- tros como extranjeros todavía nos tratan un poco mejor. A sus paisanos, con des- precio y abuso. 11 de Julio -Kansenia Hoy hemos pasado un día tranquilo. Por fin. He podido disfrutar y sentir to- do lo que pueden llegar a disfrutar los misioneros. Nos hemos levantado muy pronto, a las 6 menos cuarto de la maña- na. Tras desayunar hemos cogido la To- yota y en unas dos horas, hemos llegado a Kalulu, uno de los pueblos que están pastoralmente a cargo de Alfonso. La Misa de hoy domingo. teóricamente, empezaba a las 8,30, pero entre que la gente iba llegando tranquila, la prepara- ción de las confesiones y las confesiones en sí, hemos comenzado a las 10,30. La Misa una gozada. ¡Qué bien cantan! y eso que son de un pueblo remoto, sin ninguna preparación musical. Sin prisa y con mucha emoción, cánticos y bailes. La Misa ha durado más de 2 horas. La Palabra de Dios era la del Sembrador. Me he acordado mucho de los años de misionero en Ecuador, Me ha recordado mucho a cualquier CEB que podriamos haber visitado en este mes de Julio en la época de la Misión. Después de la Misa hemos comido con los responsables de la Comunidad Cristiana, una bola de ha- rina de maíz con pollo. Me ha impresio nado la responsable de la Comunidad Cristiana, nos ha contado que la comuni- dad acoge, visita y ayuda a los más po- bres, incluso hacen una especie de Tra- bajo Comunitario de siembra en su be- neficio. Al igual que en Ecuador rr¡ien- tras estábamos en Misa había otros del pueblo con música alta, embortachándo- se. ¡Qué cantidad de niños! Me resulta triste saber que hoy, corno todos los días durante toda la mañana, no habían comi- do nada y que comerían al atardecer su única comida. Me ha venido la imagen 66 . ..Menclebaldetik ondoen ¡kasi dueno, hau da, dírua ahalguzfiduna dela 99 de los rtiños que, a las puertas del certa- miento de la casa de Lubumbashi, veía- mos esta semana escarbando la tierra pa- ra ver si encontraban un cacahuete en un terreno seco, que había sido pequeña plantación de maní. ¿Por qué esa pobre- za? ¿Qué se puede hacer para que no ha- ya esa desigualdad entre seres humanos, entre niños? También me ha resultado triste sa- ber que en este pueblito de Kalulu no hace mucho había elefantes, cebras, an- tílopes, etc. y ya no queda nada. Nos estamos cargando la naturaleza, pero sobre todo la naturaleza humana. 12 julio -Kansenia Hemos visitado el proyecto de traída de aguas. Menudo esfuerzo está costando este proyecto llevado con los medios de aquít A la tarde, hemos visto las instalaciones de la AKD (Asoc. Kansenia de Desarrollo) que iniciaron los benedictinos belgas, continuaron los diocesanos vascos y ahora está en manos nativas, También el Centro de Formación de catequistas. Pruden Es- cobar fue su director y funcionaba bien. Ahora se caen en pedazos algunas de las constnicciones, Al volver, hemos celebrado la eucaristía con las Tercia- rias Capuchinas. Encantadoras. Es ad- mirable seguir en este país a pesar de las dificultades, Un país con mucha». posibilidades, pero que está destroza- do. Con un presente y un futuro total- mente inciertos. Hay que tener mucho valor y mucha fe para vivir por aquí por opción. Iñigo Iriarte
  3. 3. Los obispos ante la guerra Del 15 al 20 de noviembre tuvo lugar en Nairobi, capital de Kenia, la Asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal de la República Democrática de Congo. En su declaracion final los obispos rechazan la ocupación del país y los intentos de fragmentar el territorio. Léon Ngoy Kalumba on anterioridad, en el Cmarco de la Asociación de las Conferencias Episcopales de Africa Central (ACEAC), los obispos congo- leños se habian reunido con sus homólogos de Burundi y de Ruanda. Una peculiari- dad de esta Asamblea plena- ria es haberse celebrado no en Congo. sino en Nairobi (Kenia). para permitir que los obispos con sede en la parte ocupada por los rebel- des pudieran asistir a las se- siones. La declaración final dela Asamblea se refiere a la actual guerra de Congo, que se inició el 2 de agosto de i998. En su mensaje. los obispos congoleños conde- nan; —l_a agresión a la Repúbli- ca Democrática de Congo por fuerzas extranjeras. que ha obstaculizado el proceso de reconstrucción nacional. -El intento de balcaniza- ción del pais y de colocar al frente de él a dirigentes que servirian intereses extranje- ros o que se impondrian por las armas, —El hecho de que se em- piece a hablar de un Congo del Este y de un Congo del Oeste y de que ya se estén trazando mapas que presen- Lan el pais dividido en varios Estados. Al proponer caminos para una paz estable, los obispos afirman; «El pueblo congole- ño nunca ha querido la gue- rra y está impaciente por al- canzar la paz efectiva, De- sea que se pongan en juego todos los medios necesarios para el cese inmediato de la guerra y el establecimiento de la paz, una paz duradera. Como hemos dicho. desea- mos que la organización de la vida humana en nuestro pais se base en la verdadera paz. Con tal fin nos reafirma- mos en la idea de que la sal- vaguardia de la integridad territorial y el respeto a la so- beranía nacional constituyen las primeras condiciones pa- ra alcanzar una paz durade- ra en esta región de Africa, En consecuencia. pedimos que todas las fuerzas de agresión y de ocupación abandonen nuestro territo- rio, a fin de que puedan ser los mismos congoleños quie- nes, reuniéndose libremente, traten de resolver sus pro- blemas». Expresan, asimismo. su deseo de que todos los paí- ses pertenecientes a la re- MUNDO NEGRO ENERO 2000 gión de los Grandes Lagos se comprometan seriamen- te a la preservación de la in- tegridad del territorio. Ga- rantias de ella deberán ser un ejército nacional bien or- ganizado y preparado; ne- gociaciones entre todos los hijos e hijas del pais para un proyecto de sociedad con- sensuado y para la instau- ración de un Estado de de- recho; la formación de un gobierno de unidad nacio- nal; elecciones democráticas libres y transparentes; una solución constitucional del problema de la nacionalidad en los paises afectados, y una conferencia intemacio- nal sobre los paises de los Grandes Lagos. «Recordamos también -subrayan— a las potencias extIanieras y a la comunidad internacional que no deben convertir Africa en un merca- do permanente para venta de armas y para la explotación a bajo coste de sus riquezas naturales. Igualmente les pe- dimos que no se aprovechen de la ideología etnocéntrica con sus tendencias a la ex- clusión y la dominación». Manifestando su apoyo al debate nacional en Congo y a los Acuerdos de Lusaka, firmados el pasado julio para un cese de las hostilidades, los obispos congoleños con- cluyen su documento, con el que. una vez más, han uni- do su voz a la del pueblo. que tanto ha sufrido y sufre , con la guerra. La iglesia de Congo cuen- ta con 47 diócesis (algunas de enorme extensión) distri- buidas en seis provincias eclesiásticas. En la parte ocu- pada son numerosas las se- des de diócesis -como las de Kongolo, Kalemi-Kirungu y Kasongo- que han sufrido actos de vandalismo y robos por parte de las fuerzas agresoras. Soldados congoleños. Los obispos de la R. D. de Congo condenan sin paliativos la ocupación del país por fuerzas extranieras.

×