Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

HegoBerriak 03 . junio 1997

119 views

Published on

Tercera entrega de la revistilla Hego Berriak con la actualidad del momento sobre Mufunga-Sampwe de la República Democrática del Congo

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

HegoBerriak 03 . junio 1997

  1. 1. PARROQUÍA DE SAN VICENTE MÁRTIR SECTOR ABANDO-ALBlA BlLBAO GRUPO DE APOYO AL TERCER MUNDO. ZAlRE. Queridos amigos: Seguimos hablando de los dramáticos acontecimientos que están ocurriendo en territorio zaireño. Esta guerra que pareció ser un banal conflicto fronterizo entre dos paises, Rwanda y Zaire, se ha agravado de forma tan sorprendente que han logrado cambiar el curso de la historia de ambos paises y ha dado pie para que un puñado de rebeldes que vivian escondidos y olvidados en una zona montañosa cercana al lago Tanganika, al este del Zaire, sin recursos, sin armas, sin medios, hayan conquistado un inmenso país y, además, en el peor momento del año, cuando debido a las lluvias torrenciales las carreteras están impracticables, convertidas en barrizales, donde incluso los vehiculos de doble tracción quedan atrapados en las profundas irregularidades y rodadas de los caminos. Todo esto no hubiera ocurrido si Rwanda, Burundi y Uganda, no se hubieran puesto de acuerdo en un mismo objetivo y apoyados fuertemente por EEUU, han querido poner fin al reinado de un dictador que alentaba y protegía los movimientos de oposición en los países vecinos, ofreciéndoles siempre un asilo cálido, campos de entrenamiento y armamento a su disposición para incordiar sin respiro a los gobiernos existentes. Sin embargo, ante la opinión internacional aparece como la lucha de un grupo de zaireños que se rebela contra la dictadura y la corrupción de Mobutu. En realidad, el líder rebelde, Laurant Kabila, parece que no es más que el hombre de paja de estos gobiemos citados que tratan de apoyarle con todas sus fuerzas, sin que se haga patente su intervención, para que todo aparezca como un problema interno del Zaire. Hoy nos toca hablar de los vencidos y en primer lugar podremos señalar a Francia, Hasta ahora se consideraba la guardiana de Africa. No en vano mantiene un ejercito de 10.000 hombres repartidos entre varios paises de este continente y ha intervenido en numerosas ocasiones a lo largo de los últimos años. Concretamente en Rwanda habia estado apoyando al anterior gobierno hutu con la complicidad del presidente zaireño. Asistió impasible o impotente al asesinato de 800.000 tutsis por parte de los hutus. A pesar de ello, los tutsis ganaron la guerra y conquistaron el poder. Cuando tiene lugar el ataque de los tutsis a los campamentos hutus, Francia es la primera que pide una intervención militar con la participación de los países occidentales para neutralizar el ataque y defender la integridad territorial. Ante la negativa a su propuesta, solicitó al menos una intervención humanitaria para correr en ayuda de miles de refugiados hutus acosados por los tutsis. Esto hubiera permitido por una parte salvar muchas vidas humanas, pero por otra, proteger una vez más a su aliado zaireño para que parando los enfrentamientos pudiera seguir el frente de su gobierno, Pero el paso del gigante americano, que queria afincarse en África donde no tenía demasiado protagonismo y necesitaba implantarse firmemente en este continente, echó por tierra todos sus planes y le arrebató su mecenazgo sobre los paises africanos. Francia es por tanto, el primer perdedor de esta guerra, pero sin haber derramado una sola gota de sangre. Ella que siempre ha pretendido sentarse a la mesa del festín, aprovechándose de las riquezas de los paises que protegía, esta vez no le han permitido ni saborear las migajas de esta sabrosa tarta zaireña. Pero las verdaderas victimas son los hutus. Nos faltan palabras para describir la angustia que estan viviendo cientos de miles, condenados a seguir caminando un dia tras otro, aunque ya no les quedan fuerzas, hasta caer exhaustos para no levantarse más. Los reportajes que con frecuencia nos
  2. 2. presenta la TV nos muestran una imágenes aterradoras de la crueldad de la que es capaz la persona humana cuando pierde su capacidad de amar, Los hutus que no volvieron a Rwanda en los primeros momentos del conflicto porque temían las represalias de los tutsis, o porque se encontraban sin un medio de vida ya que habían sido desposeídos de todo cuanto tenían, incluso de su casa, ocupada ahora por los nuevos amos, o porque se lo impidieron las milicias hutus que los empleaban como escudo colocándoles en la primera línea de combate para defenderse de los tutsis que venían persiguiéndolos, son los que están sufriendo en sus carnes la venganza de los tutsis. Los nuevos amos de Rwanda, en represalia por las matanzas que dos años antes habian cometido los hutus contra ellos, no quieren que pueda ocurrir lo mismo dentro de un tiempo y quieren dar un buen escanniento. Por eso, los van eliminando lentamente, De ahí su oposición a toda ayuda humanitaria que se les pudiera ofrecer, les impiden volver a Rwanda bajo el pretexto de que pudieran propagar el cólera en el pais. Los van dejando morir de hambre, desaparecen campamentos enteros de refugiados diciendo no saber hacia dónde se han desplazado. lncluso muchos de los que volvieron al país han “desaparecido”, mientras otros siguen engrosando las cifras de los encarcelados en las abarrotadas prisiones del estado. Occidente permaneció en silencio durante las matanzas del 94 y sigue manteniendo ahora la misma actitud. El hecho de no haber regresado ya a Rwanda, ha sido interpretado por los tutsis como una prueba evidente de que se encuentran involucrados en delitos de sangre y que temen afrontar el rigor de la justicia rwandesa. Por tanto, son considerados sin más como culpables y condenados a muerte. De ahí ese rechazo a todo tipo de asistencia humanitaria a su favor y el hacer la vida imposible a las ONG que tratan de aliviares, recurriendo incluso al asesinato de los cooperantes para foizarles a que se marchen, Y los países a los que pertenecen los miembros de las ONG siguen permaneciendo en silencio, aceptando cualquier explicación ridícula del suceso, sin levantar la voz para denunciar la mano asesina que continua sembrando la muerte sin que nadie le obstaculice, Cada vez que los rebeldes llegan a un campo de refugiados, un buen número de sus ocupantes son directamente pasados por las armas sin ningún simulacro de juicio. Algunos consiguen escapar hacia otros campamentos, otros se adentran en la selva donde les aguarda una muerte casi cierta. Por eso, muchos miles de hutus, ante el avance de las fuerzas rebeldes que están dirigidas por militares tutsis, están atravesando todo el Zaire de este oeste, con intención de llegar a Angola. Más de 2.000 Km a pie, hambrientos, enfermos, con los pies destrozados, viendo morir uno tras otro a los miembros de su família, en un intento desesperado de salvar sus vidas, Tienen que huir lejos porque los países cercanos como Burundi y Uganda están gobemados por los tutsis, luego es impensable residir en ellos. lncluso Tanzania, que se encuentra relativamente cerca, ha cerrado todos los campamentos de refugiados que se encuentran en su territorio. Occidente ha decidido lavarse las manos de la suerte de esta multitud de desesperados y para justificarse ante la opinión pública, hacen gala de optimismo diciendo que lo peor ya ha pasado. Es muy dificil conocer la cifra de los fallecidos, pero teniendo en cuenta los que se encontraban en los campos de los refugiados y descontando los que volvieron a Rwanda y los que se calcula que andan deambulando por la selva zaireña, se habla de unos 350.000 muertos, en su mayoría hutus, y la cifra sigue aumentando día tras día. De lo que apenas se ha hablado es del heroísmo de muchos tutsis o hutus en defensa de la etnia contraria, por la que muchas veces arriesgaron sus vidas, e incluso murieron por defender a aquellos a los que, por mandato de sus autoridades, estaban obligados a odiarles y a considerarles como enemigos. Transcribo el testimonio del Padre Blanco, Germán Arconada: “Un día se me acercó un hombre como de unos 40 años, Estaba roto, desesperado. No se atrevía ni tan siquiera a mirarme a los ojos, Con voz temblorosa, susurrando las palabras, me dijo: "He matado a dos niños", intenté decirle algo pero las palabras se ahogaban en mi ‘interior. Ante mi silencio, volvió a repetir más fuerte:
  3. 3. “He matado a dos niños". De nuevo permaneci mudo, no sabía que decir. El continuó, “Yo les quería. Habían venido a refugiarse en mi casa. Comían lo que yocomía Dorrnían cerca de mi. Les protegí con todo mi corazón, Eran tutsis y yo soy hutu, Un día por la mañana temprano, un grupo de hombres vinieron a visitarme, Eran de mi misma etnia. No se cómo supieron que estaban conmigo. Nos sacaron a todos fuera de casa, a mi mujer, a mis hijos, a esos dos niños y a mi. Me dieron un machete y me dijeron: "O matas a esos tutsis o matamos uno a uno a todos los tuyos". Padre, lo hice. Me dijo entre sollozos. El llanto no le permitió decir nada más”. En medio de esta guerra no solo viven “los señores de la muerte", no solamente hombres armados que incitan a la venganza. El África salvaje de la que tanto se habla, sólo es un pretexto para apaciguar las acomodadas conciencias de Occidente En los campos de refugiados, en las aldeas de chozas calcinadas, en los hospitales atiborrados de heridos, se pueden ver en los ojos de muchos seres humanos, un clamor de paz, concordia y respeto. Pretender que en estos países no existan más que voces que claman venganza, es una grave injuria contra muchos tutsis y hutus que se esfuerzan por la paz, que se niegan a empuñar las amas, El pueblo zaireño es otro de los perdedores de esta guerra. Puede ser que al término de la misma se le presente un horizonte más risueño, que después de la conquista del país por los rebeldes se le abran expectativas de un porvenir esperanzado, que esté atravesando un momento crucial que le proporcionará un cambio de mentalidades, incluso que el país pueda ir adquiriendo un ritmo de normalidad, Creemos sinceramente que lo que está ocurriendo será para su bien, pero de momento me atrevo a decir que se encuentra en el bando de los perdedores por varios motivos. Si ya antes de los conflictos los salarios sufrían enomies retrasos, de meses e incluso de más de un año, ahora ya nadie se acuerda de que un trabajo lleva consigo una compensación salarial. Se presentan en los lugares de trabajo y se sientan esperando la hora de salir. Nadie les puede obligar a hacer nada porque nada cobran Esta guerra crea aun más miseria e inestabilidad dentro del país. No solamente en los lugares donde se combate, sino también en todas aquellas zonas saqueadas por el ejercito zaireño huyendo en desbandada. En todo el este del pais y en grandes zonas del interior no ha quedado un solo vehículo, Toda ha sido “requisado" por los militares que los necesitaban para cargar sobre ellos todo lo que habían robado en los comercios y casas particulares. Tras de si, no dejaban más que pueblos en llamas o en ruinas El ejercito zaireño ha robado y saqueado a su antojo, despojado a “ricos" y pobres de cuanto poseían, destruyendo las infraestructuras necesarias para el funcionamiento de la nación‘ escuelas, hospitales, puentes, fábricas, oficinas, etc El Obispo de Isiro, al noroeste del Zaire, dice que cuando estos actos de vandalismo han durado varios meses y a lo largo de varios cientos de Km, sin que se hubiera tomado medida alguna para impedirlos, se puede pensar que esta destrucción no es más que el resultado de una politica de desolación planeada por el régimen dictatorial para hundir al pueblo en la más absoluta miseria Y el Obispo de Buta, que ha sufrido la misma barbaría, dice “Más allá de la pena que sufro por las perdidas materiales y sobre todo humanas, me embarga un profundo sufrimiento moral de ser testigo de tanto mal sin poder hacer nada Estoy profundamente humillado, y como obispo, tengo que confesar mi vergüenza de sentir miedo, de tener que huir, de no poder hacer nada por mi gente, de ser hijo de un país donde se nos obliga a vivir en medio de esta salvajería Uno se siente al borde de la desesperación, fuertemente tentado por una rabia que me empuja hacia un deseo de venganza o de revancha" Incluso allí donde no ha llegado el estrépito de las armas, la vida se ha encarecido como consecuencia del ‘impuesto’ de guerra que el gobierno ha establecido sobre el combustible, billetes de avion, visados, etc , para hacer frente a los gastos originados por la guerra e intentar llenar las arcas
  4. 4. para la compra de armas y municiones, lo cual encarece todos los productos porque de una u otra forma están supeditados al transporte. El Occidente, que no ha tenido un gesto para frenar esta guerra o evitar la muerte de tantos inocentes, se prepara como una bandada de buitres sobrevolando la presa que está agonizando y avalanzarse sobre ella para arrancarle sus entrañas, incluso antes de que dé el último suspiro. La América Field lnc acaba de firmar un contrato con Laurent Kabila por un valor de 1.000 millones de dólares para explotar las riquezas mineras de la recién conquistada Katanga, También la firma Sudafricana DE BEER, que controla el mercado mundial de los diamantes, tiene interés en plantarse en esta zona minera, al igual que otras multinacionales. Estos se han convertido en los verdaderos ganadores de la guerra. Lo que ha puesto en evidencia la crítica situación del Zaire ha sido el comportamiento del ejercito zaireño. Teóricamente dispone de un ejército de tierra, mar y aire, pero no están supeditados a un mismo Estado Mayor. Las Fuerzas Armadas son un conjunto de divisiones con nombres y funciones distintas pero sin ninguna relación entre ellas Las divisiones más conocidas son la SARM (Servicio de Acción e información Militar). La Guardia Civil (imitación de la Policía Alemana). La DSP (l. a guardia pretoriana del Presidente Mobutu, su milicia privada, con 20,000 hombres). Hay otras divisiones de segunda categoría: Los Dragones, Los Leopardos, Los Kamanyolas _ y por último, el ejército de siempre, el ejército regular. Los efectivos de las divisiones especiales están mejor equipados y alimentados que los demás cuerpos del ejército, han sido reclutados en la tribu misma del Presidente, han estado formados por instructores extranjeros; israelitas, coreanos, alemanes, etc. Dichas divisiones están al servicio de algunas personas adineradas o que fomian parte de la clase política a los que deben custodiar sus bienes y sus personas. Son como milicias privadas que defienden los intereses de los muy bien situados, castigando duramente cualquier manifestación popular que reclama unos derechos, Por eso el ejército mejor entrenado no está al servicio del pueblo o de la nación, sino de unos pocos que viven en una opulencia indignante, Aunque algunos pequeños grupos de estas divisiones han intentado frenar el avance de los enemigos, la mayor parte ha permanecido en sus puestos habituales, protegiendo al Presidente y a los Señores del Régimen, . Otra razón que ha originado este desastre es, que los militares mejor formados han sido retirados del ejército o eliminados físicamente, puesto que al no pertenecer a la tribu del Presidente, no se podia tener una confianza total ten ellos. No han gastado nada en mejorar el armamento del ejército regular. Llevan muchos meses sin cobrar sus ridículos salarios. Mal alojados, peor vestidos y sin ninguna protección social. Se han visto reducidos a la mendicidad y cada cual tenía que arreglárselas para alimentar a sus familiares, lo cual les obligaba a convertirse en salteadores de calles y caminos, atemorizando a los civiles al amparo de sus armas, permitiendose toda clase de atrocidades La creación de estas distintas divisiones, la jubilación anticipada de los mejores componentes, la reducción de los demás a la pobreza más absoluta, son tácticas empleadas por el dictador para evitar cualquier golpe de estado, de forma que si se rebelara una división, podría probablemente contar con los demas para sofocar la rebelión. Los que fueron enviados al frente fueron precisamente las divisiones de segunda y tercera categoría No estaban motivadas, no sabían muy bien que defendían en esa guerra, si el enemigo estaba dentro o fuera del país, si luchaban para defender a Mobutu o salvaguardar la nación, Sobre todo cuando se les envía a la línea de fuego tan solo con una lata de sardinas y 15 balas, hay que tener mucho amor a la patria para jugarse la vida en todo momento, Los rebeldes conocían muy bien la situación del ejercito zaireño y han sacado partido del caos y del desconcierto que reina en todo el país, que ha quedado de manifiesto ante la desorganización, la indisciplina y el abandono o la deserción de los militares zaireños Esto que aparece ahora de forma evidente en el plano militar, se puede transplantar a otros ámbitos de la sociedad civil en los que la situación de desamparo es la misma; Enseñanza, Sanidad, Justicia, Obras Públicas, etc No es fácil explicar la situación tan inverosímil, increíble, inimaginable, que está atravesando el país La disciplina suele ser la característica principal de los ejércitos de todo el mundo, menos en el Zaire y, prueba de ello son estas anécdotas que muestran el grado de comipción y anarquía que existía dentro de este cuerpo
  5. 5. No hace mucho fue destituido el jefe supremo del ejército porque había “desviado” el presupuesto de defensa en provecho propio. Esto saltó a la luz pública al comienzo de las hostilidades, al darse cuenta que el ejército no disponía de medios para hacer frente al enemigo a pesar de que en los Presupuestos Generales del Estado, una partida había sido destinada al Ministerio de Defensa. Sin embargo, el general ni fue a la cárcel, ni le confiscaron sus bienes, ni le expulsaron del Cuerpo, Pertenece a la tribu del Presidente. Otro general tiene problemas con el Estado Mayor porque vendió el motor de uno de sus pocos aviones militares a un hombre de negocios zaireño y gracias a esta compra se dedica al transporte aéreo, Se dieron cuenta de su falta cuando tuvieron que poner en acción todas sus unidades para bombardear al frente enemigo. El general trató de presionar a su cliente para que se lo devolviera, ya que había sido descubierto. Le devolvieron otro. Lo montaron a toda prisa y cuando intentaron hacer las primeras pruebas, se dieron cuanta de que estaba averiado. Siguen en tira y afloja para recuperar el motor original y mientras el avión del ejército se encuentra en el suelo, el del comerciante sigue surcando los cielos del Zaire, También este pertenece a la casta de los intocables, la familia presidencial. Otro, había utilizado los camiones de su división como vehículos de transporte propio con los que hacia los grandes negocios. Empleaba a los soldados como mano de obra barata a los que gratificaba de vez en cuando con algún bocadillo, El dinero con el que traficaba era la paga de la tropa, que durante dos o tres meses los utilizaba para sus negocios y después les distrfbuía sus sueldos. Pero si por desgracia los negocios no hubieran sido tan florecientes como lo deseaba y había tenido incluso pérdidas, los que sufrían su fracaso eran los soldados, que se quedaban sin cobrar. En compensación, se les permitía que lo cobraran por su cuenta, extorsionando a los civiles, empleando contra ellos todo tipo de amenazas y atemorizándoles con llevarles a la cárcel o arrearles una soberana paliza. Mobutu ha desintegrado el país, lo ha dividido en mil cachos para evitar que surgiera un frente capaz de destronarle Hemos visto la táctica que empleó con el ejército, Lo mismo hizo con los políticos, Para evitar el asentamiento de una oposición fuerte y tratando de aparentar ser el mayor demócrata del continente, permitió e incluso animó la creación de cuantos partidos políticos quisieran salir a la luz, para que se estableciera una pugna abierta entre ellos y no pudieran ponerse de acuerdo por las ganas de protagonismo de cada uno de ellos, En Kinshasa se calcula que existen unos 450 partidos políticos, muchos de ellos creados por el mismo Presidente para sembrar la confusión y la rivalidad, Con dineros y prebendas consigue enzarzar a unos contra los otros creando divisiones en el seno de la oposición, y retrasando las elecciones hasta tenerlos los suficientemente divididos, para que su victoria sea indiscutible, Dividió también las conciencias de la población Las iglesias, especialmente la Católica, tienen una gran influencia sobre la población, lo cual convenía reducir para evitar que por su influjo, la gente fuera perdiendo el miedo y descubrieran la explotación a la que estaban siendo sometidos, lo cual podría provocar manifestaciones de rechazo a su política, como ya había sucedido en diversas ocasiones. Facilitó la llegada de “predicadores" extranjeros, principalmente americanos, que distraían a la gente hablándoles de la influencia de los demonios en la degradación de la sociedad, a los que había que vencerles con la oración. No faltaban milagros en sus actos multitudinarios para subrayar la veracidad de su mensaje, Hoy, cientos y cientos de sectas invaden pueblos y ciudades, haciéndoles creer que los problemas que les angustian se solucionan con plegarias, que harán que Dios se conmueve, tendrá piedad del pueblo y devolverá al país un grado de bienestar en el que se verán cumplidos sus aspiraciones. La miseria ha destruido también los valores morales y tradicionales de este pueblo. Por eso decía en el número anterior que el país se ha convertido en un montón de chatarra material y moral, puesta en venta publica, donde el capital extranjero que desea la derrota del Zaire, se apresta a entrar en tromba y apoderarse de las riqueza minera encerrada en sus entrañas. primer promotor de cobalto, segundo de diamantes, oro, uranio, cadmio, manganeso y sin embargo con una renta per capita de 185 S y una esperanza de vida que no llega a los 50 años. Dicen que en Kinshasa, que cuenta con algo más de
  6. 6. cinco millones de habitantes, mueren diariamente cerca de 1.000 personas como consecuencia de la malnutrición y de las enfermedades contagiosas, Hace tres años, cuando Mobutu descubrió el odio que sentían hacia su persona, dijo que "si él se viera obligado a marcharse dejaría el país reducido a cenizas”. Creo que será la única promesa que va a realizarse a lo largo de sus 32 años de presidencia. En el próximo número hablaremos del “liberador” Laurent Kabila y de otros perdedores: Los niños de la guerra. Un abrazo Xabier Goícouria Sacerdote misionero, Junio de 1997

×