Valores identifican

5,153 views

Published on

Published in: Education, Travel, News & Politics
1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
5,153
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
36
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Valores identifican

  1. 1. Una serie de estudios bíblicos inductivos sobre la vida ética de la mujer Escritora: Ana María Elorreaga de Campos Editores: Sonia Galindo Oliveros y Carlos Raúl Sosa Siliézar Programa de Capacitación Bíblica Femenil “El Gozo de Servir” SETECA Guatemala, 2006 Gozo de Servir (SETECA) Avenida Bolívar 30-42 Zona 3 • Tels. 2471 0573 / 2471 5106 • Fax 2473 5957 E-mail: gozodeservir@seteca.edu • Apartado Postal 213-01901 Guatemala C.A. La presente publicación tiene los derechos reservados. Queda prohibida su reproducción total o parcial sin el consentimiento explícito del SETECA o de su autora. Valores que te distinguen MUJER:
  2. 2. El Gozo de Servir Introducción E l carácter de una mujer cristiana se podría comparar a los materiales de un ve- hículo, en el sentido de que se verá el valor de este dependiendo si lo construyes o no de lata, de plástico, de acero, o de fibra de vidrio. Cuando usas materiales baratos, verás que el carro se despedaza en poco tiempo. Cada mujer cristiana necesi- tas tener valores sólidos de calidad en su vida para poder ser un modelo para otras mujeres. También esto podríamos compararlo con el cuento de los 3 cerditos, ¿te acu- erdas de las construcciones de la casa?, una fue hecha de paja, la otra de madera y la última de ladrillo. El lobo en nuestras vidas puede ser las decisiones difíciles de tomar, limitaciones físicas, económicas, presiones de la vida, tentaciones, y un sin número de factores estresantes. El estrés tiende a revelar los valores de una cristiana, porque en la forma cómo manejas la situación muestras realmente quién eres tu. Tus acciones y actitudes influencian en los demás. Tú eres una líder en el lugar donde estás; en primer lugar en tu hogar donde estás moldeando y formando vidas. No puedes tener unos valores en la casa y otros cuando estás en público. ¿Podrías contratar a alguien para trabajar contigo sabiendo que esa persona roba a su familia en su casa, engaña a su esposo, y grita y maltrata a sus hijos? ¿Qué te haría pensar a ti que esa persona podría ser honesta, comprometida, y que trate bien a las personas con las cuales trabaja? ¿Podría ser esa persona diferente porque las dos situaciones de hogar y trabajo son diferentes? Una organización tiende a llegar a ser como su líder. Entonces ¿cómo está influenciando tu liderazgo en el lugar donde te desenvuelves –puede ser tu hogar, tu vecindario, tu colegio, tu trabajo o institución? Si tú eres amorosa, los miembros de tu grupo o familia serán expresivos entre ellos, si eres honesta, la falta de honestidad no será tolerada. Si eres ociosa, loas miembros de tu equipo no trabajarán arduamente, si te gusta “cortar camino” y buscar otra ruta fácil, y el evadir cuando ocurre una indiscreción, probable- mente tus seguidores harán lo mismo. Los valores son evidentes cuando se elige tomar la ruta más alta, a la vez que admitir y reconocer nuestras imperfecciones y al no hacer uso de éstas para justificar nuestra conducta. Mediante estos estudios bíblicos encontraremos los principios bíblicos sobre diez valores que deben formar parte de la vida de una mujer cristiana. Los valores están divididos en tres diferentes secciones:
  3. 3. El Gozo de Servir 1. Mis valores espirituales: Lo que en respuesta a mi relación con Dios rige toda mi vida, todo mi ser y se verá reflejado en los otros valores tanto personales como interperso- nales. Si pertenezco al pueblo de Dios, a ese tipo de sociedad que Dios quiere ¿cómo puede alguien andar “como es digno de la vocación con que fuisteis llamados” (Ef. 4:1)? La ética individual, por lo tanto se deriva del conocimiento que tiene de Dios ese pueblo redimido por Él mismo. 2. Mis valores personales. Éstos son mi carta de presentación, por lo que soy reconocida en la sociedad donde me desenvuelvo. La práctica de éstos será una consecuencia de mis valores espirituales. Una sociedad que es caracterizada por este tipo de valores será sumamente saludable y fuerte. 3. Mis Valores interpersonales. Son indispensables en nuestro diario vivir porque nos ayudan a lograr nuestras metas, en el sentido de que da buenos frutos de inmediato y aumenta la probabilidad de lograr lo que te propones. Además produce satisfacción personal, debido a que genera satisfacción interna y un buen sentido de seguridad en ti misma, fortalece la autoestima, la calma y la paz interior. Todo esto asegura la continuidad de la relación con las personas que te rodean. Todas nosotras necesitamos desarrollar y proveer también a las demás lo mejor de nosotras mismas. De igual manera estas relaciones interpersonales enriquecen de una manera extraordi- naria la experiencia humana y ayuda a relacionarse bien con las demás de una manera natural y normal A todo esto hay que añadir la importancia vital que son los valores en las relaciones interper- sonales como: la honestidad, el perdón, la compasión y el amor. A medida que los estudias hazte un auto-examen para ver si realmente los están reflejando en tu vida, o si tienes que hacer ajustes para lograrlo. ¿Eres tú una mujer de valores? ¿Tu vida refleja lo que dices que eres? ¿Tu vida refleja que eres una hija de Dios? “El cómo nos desenvolvemos en nuestras relaciones interpersonales es una forma en la que dejamos huellas en los demás”. Dra. Ana María Elorreaga de Campos Marzo, 2006
  4. 4. El Gozo de Servir Instrucciones para desarrollar estos estudios bíblicos Toma en cuenta lo siguiente mientras respondes los cuestionarios:  Asegúrate de que tu corazón está dispuesto a ser enseñado por Dios. Pídele en oración y con actitud humilde que te dé sabiduría. Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes (I Pedro 5:5).  Usa la Biblia como el libro básico para encontrar respuestas a las preguntas. Los demás libros sólo pueden ser usados como fuentes de consulta. La Biblia es nuestra autoridad máxima y ésta es inspirada por Dios (II Tim. 3:16).  Es importante que contestes todas las preguntas, meditando en ellas tranquilamente. Las preguntas para pensar tienen el propósito de guiarte a autoevaluarte y a tomar algunas decisiones importantes. Puedes reservarte las respuestas a estas últimas en la discusión en grupo, pero será de mucho valor compartirlas.  Trata de memorizar el versículo bíblico para cada lección, repásalo todos los días, y prepárate para decirlo de memoria el día que te toque reunirte con tu grupo. Memorizar el versículo te ayudará a poder usarlo cuando se presenten momentos críticos en tu vida o en la vida de las que te rodean. Dios usará lo que has aprendido de Su palabra para bendecirte y bendecir a otras personas.
  5. 5. El Gozo de Servir Sugerencias para desarrollar las lecciones  Este material puede ofrecerse en diez sesiones de sesenta minutos cada una.  Involucra en la lectura y respuesta de las preguntas a cada una de las integrantes del grupo  Sé cuidadosa de que alguien no empiece a monopolizar el tiempo y la participación en cada estudio.  Llámalas a cada una por su nombre.  Puedes presentar las introducciones de las lecciones en forma dramatizada. Pide con antici- pación a una o dos integrantes de tu grupo para que dramatice la introducción de la lección que le asignes.  De igual manera las introducciones de las lecciones se pueden elaborar como un estudio de caso (donde les presentas el caso o situación mencionada y todas participan en la solución de ese problema), o a manera de debate (dividir el grupo en dos y cada grupo toma una posición frente al tema o problema, preparan sus argumentos a favor de su posición y están listas para defenderlo).  Usa acetatos para hacer notar los puntos claves o el bosquejo del desarrollo de tu lección.  Busca afiches o figuras que puedas poner relacionadas con el valor que van a estudiar de manera que de una manera visual estén observando e identificándose con ese valor.  Busca algunas canciones que hablen del valor que tratarán durante el tiempo de clase y escúchenlas juntas.  Usa videos cortos de algunas situaciones de la vida y de cómo las personas reaccionan ante tales circunstancias. Permite que ellas puedan identificar, aprobar o desaprobar la forma cómo la persona del video enfrentó tal situación.  Colecciona recortes de periódico que hablen sobre cómo las personas pusieron en práctica sus valores y los resultados que se produjeron.  Al final de cada lección pueden terminar orando en grupitos unas por otras por ese valor estudiado, y por los ajustes que deben hacer en su vida para practicarlos como Dios lo manda. Pidan juntas a Dios que les dé el valor de ser mujeres con valores cristianos en un mundo tan hostil.
  6. 6. El Gozo de Servir INDICE Mis valores espirituales: fe Cuestionario Lección Mis valores espirituales: santidad Cuestionario Lección Mis valores espirituales: amor Cuestionario Lección Mis valores personales: perseverancia Cuestionario Lección Mis valores personales: fidelidad / lealtad Cuestionario Lección Mis valores personales: justicia Cuestionario Lección Mis valores personales: humildad Cuestionario Lección Mis valores interpersonales: integridad / honestidad Cuestionario Lección Mis valores interpersonales: compasión Cuestionario Lección Mis valores interpersonales: perdón Cuestionario Lección 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 7 12 15 18 21 24 28 31 34 37 41 43 46 49 53 56 60 63 68 71 LECCIÓN TÍTULO PÁGINA El Gozo de Servir
  7. 7. El Gozo de Servir MIS VALORES ESPIRITUALES: FE ¡Hola! Qué bueno que podemos empezar este estudio haciéndonos un auto examen para ver si estamos viviendo y practicando en nuestra vida diaria los valores que Dios espera de nosotras. Él quiere que éstos formen parte de nuestra vida. A medida que estudiamos cada uno de éstos valores ten en mente esta pregunta: ¿Realmente mi vida refleja este valor cristiano? ¿Mi vida es una evidencia de que soy una verdadera cristiana? Si no, entonces debemos hacer los ajustes necesarios, a la luz de las Escrituras. 1. ¿Cómo definirías el término “fe”? 2. ¿Has escuchado usar la palabra fe en este aspecto? ♦ Ella no tiene fe en la medicina moderna ♦ Tengo una gran fe en ti ♦ Después del juicio, su familia dijo que había perdido la fe en el sistema judicial. ♦ Los ministros de gobierno deben empezar a cumplir sus promesas si ellos qui- eren restaurar la fe en el gobierno. ¿Qué están diciendo estas personas? 3. Haz una lista de personas a las que consideres dignas de confianza. Por cada persona que tu tengas en tu lista, piensa en un ejemplo en cómo tu personalmente has puesto tu confianza en él o en ella. Comparte con tu grupo uno de esos ejemplos * * * Abre tu Biblia y lee Hebreos 11 4. En el v. 1 vemos 2 elementos de la fe, ¿cuáles son? a) b) 5. ¿Qué modelos de fe encuentras en este capítulo? Haz una lista y menciona el por qué son héroes de la fe. 6. ¿Cómo la promesa de una patria celestial nos ayuda a mantener nuestra fe, aún cu- ando no vemos nuestras esperanzas satisfechas inmediatamente? (vv. 13-16). 7. ¿Por qué piensas que la fe de Abraham triunfó cuando le fue pedido que sacrificara a su hijo Isaac? (vv. 17-19) Cuestionario 1 Primer Día
  8. 8. El Gozo de Servir Reflexion Personal Segundo Día 8. ¿Cómo comparas la fe de los héroes mencionados y heroínas quienes alcanzaron grandezas (vv. 20-35) con aquellas personas no mencionadas quienes sufrieron atroz- mente? (vv. 35-38) 9. ¿Qué cambiaría en tu vida si pusieras tu confianza plena en El, como lo hicieron estos héroes? Memorización: Ahora es el momento para que en tu mente y en tu corazón Dios atesore Su Palabra. Memoriza Hebreos 11:6. Apréndelo por partes. Primero aprende lo que dice al comienzo hasta donde empiece la primera coma. Repítelo varias veces en voz alta. La tarea de Dios es transformar tu vida, cuidar de ti; la tuya, es confiar en El y obe- decerle. ¿Estás cumpliendo con tu tarea hoy? Ora y pídele a El perdón por desconfiar de El, y Su ayuda para que cada día tu confianza en El crezca. 1. Lee los siguientes pasajes bíblicos y escribe los aspectos de la fe que encuentres en cada uno de ellos. Salmo 40:1; 55:22 ___________________________________________ Mateo 11:28 ________________________________________________ Juan 1:12 __________________________________________________ 2. Escribe junto a estos pasajes bíblicos los principios que encuentres sobre este valor de la fe: Heb. 11:6 ____________________________________________________________________________ Heb. 10:32, 35-39 _____________________________________________________________________ 2 Co. 5:7 ____________________________________________________________________________ 1 P. 1:6-7 ____________________________________________________________________________ Heb. 11:1 ____________________________________________________________________________ Ro. 4:16 ____________________________________________________________________________ Pr. 3:5 ____________________________________________________________________________ Job 19:25 ____________________________________________________________________________ 2. ¿Cómo definirías tu propia fe? 3. ¿En qué aspectos tu fe necesita ser incrementada? 4. ¿Qué pasos darías para que ese valor espiritual de tu fe refleje que eres una mujer cristiana y que en tu diario vivir reflejas en quién crees?
  9. 9. El Gozo de Servir Memorización: Sigue con la memorización de Hebreos 11:6. Ahora aprende la segunda parte del versículo hasta donde encuentres la siguiente coma o punto y coma. Repítelo varias veces en voz alta. Un aspecto de la fe es la confianza en aquello que se cree o a quién se le cree. En este caso nuestra confianza está depositada en ese Dios que cumple lo que Él dice respecto a quien es Él, y a lo que hace a favor nuestro. 1. ¿Qué dice el Salmo 40:4? 2. ¿Podrías ser considerada “bienaventurada” por el valor de tu confianza en Dios? Sí [ ] No [ ] ¿Por qué? ______________________________________________ 3. Dios es un Dios de provisión. Lee Isaías 12:5. ¿Confías en Su provisión? o ¿tienes la tendencia de querer “ayudarlo” cuando te encuentras necesitada de Su provisión? 4. Lee Salmo 23 a. ¿Qué provee el pastor a sus ovejas? _____________________________ b. ¿Qué nos provee Dios? _______________________________________ c. ¿Qué significa para ti personalmente esta provisión? 5. ¿Que enseñan los siguientes versículos sobre quién satisface nuestra necesidad de seguridad y protección? a. Salmo 27:1 ________________________________________________ b. Salmo 91:4, 14-16 ___________________________________________ c. Romanos 8:31-32 ____________________________________________ d. 2 Pedro 1:3 _________________________________________________ 6. Lee 1 Pedro 5:7 a. ¿Quién tiene cuidado de ti? ____________________________________ b. ¿Hay lugar para la ansiedad entonces en tu vida? ___________________ c. Ante estas situaciones que enfrentas ¿Cómo podrías demostrar tu confianza en Dios de una manera objetiva y específica? Escribe cómo lo demostrarías al costado de cada situación con la cual te identifiques: No te alcanza el dinero hoy para las compras de la comida Tu hijo/a salió de viaje y no tienes noticias de el/ella Tu esposo ha cambiado contigo En tu trabajo están despidiendo personal Haz perdido el control en cuanto a la disciplina de tus hijos No tienes dinero para matricular en el colegio a tu hijo/a Tu ministerio está siendo atacado sin razón Hay mucha violencia en las calles Otro: Tercer y Cuarto Días
  10. 10. 10 El Gozo de Servir Memorización: Sigue con la memorización de Hebreos 11:6. Ahora repasa en forma conjunta la primera y la segunda parte del versículo. Repítelo varias veces en voz alta. Reflexión Personal: Si al dar Jesús su vida por ti comprobó ser el más confiable, ¿por qué algunas veces no confías en Él? Habla con él en oración sobre el tema. Otro aspecto de la fe es la obediencia porque la verdadera confianza en Dios demanda que ésa sea puesta en práctica, que tu confianza en El se traduzca en obediencia. Algunas veces parece que obedecer a Dios nos podría llevar a algún desastre. Suponte que Dios te pide hacer algo que parece completamente fuera de lo racional o contrario a lo que tú entiendes que sea El. ¿Cómo responderías? Por ejemplo si te pide que mates a tu hijo/a. ¡Ni pensarlo! En Génesis 22 Dios pone a Abraham en esa posición. En esta vívida y dramática narración, una de las más hermosas del A.T., observamos a Abraham enfrentándose cara a cara con la prueba suprema de su Fe en Dios. Su fe se tradujo en obediencia. Esa es la fe que Dios está esperando de ti hoy! Lee detenidamente Génesis 22:1-19 1. ¿Cómo te sentirías si Dios te pidiera que renuncies a la persona más importante en tu vida? 2. ¿Qué palabras o frases en los versículos 1-2 enfatiza el dolor extremo de la orden de Dios a Abraham? 3. Enumera las formas específicas en las cuales Abraham demuestra su fe en los ver- sículos 1-10 4. Del ejemplo de Abraham en este pasaje, ¿cómo definirías la fe? 5. ¿Cómo la fe de Abraham ha tenido repercusiones en muchas personas de todos los tiempos? (vs. 15-18) 6. ¿En que formas tu fe, o falta de ella, afecta a las personas que te rodean? 7. ¿Qué aprendió Abraham sobre Dios de esta experiencia? 8. ¿Qué prueba de fe estás tú confrontando hoy? 9. ¿Tu fe es una fe de obediencia a ese Dios en lo que Él te demanda? Reflexion Personal Quinto y Sexto Días
  11. 11. 11El Gozo de Servir Memorización: Sigue con la memorización de Hebreos 11:6. Ahora aprende de memoria la última parte del versículo. ¿Ya lo aprendiste? Felicitaciones! Entonces ya puedes juntar las 3 partes del versículo y decírselas a una compañera de tu grupo. ¿Cuándo es difícil para ti el confiar en Dios? Recuerda que El se place en sus hijas cuando le creen, tienen confianza en Él, y por consiguiente como prueba de esa fe le obede- cen. Ora que Dios pueda darte el valor para confiar en Él aún cuando no puedas entender completamente lo que Él está haciendo en tu vida y a través de ella. Recuerda una vez más en Quien has creído, El es el mismo Dios de Abraham, nunca te fallará, El es el Caballero por excelencia, que lo que dice lo cumple, el es tú Dios. Entonces que tu fe sea evidenciada en tu diario vivir y que afecte la vida de los que te rodean. ¡Que este valor de tu fe sea con- tagiado y otras mujeres puedan también puedan tener esa fe que tu tienes en Dios! ¡Esa es mi oración! Reflexion Personal
  12. 12. 12 El Gozo de Servir simplemente, aún demandada. A Pedro, por ejemplo, se le pide que confíe mientras camina sobre las aguas. Dios requiere que confiemos en Él aun cuando en el momento la evidencia parece no ser la mejor. Dios requiere que le creamos a Él, que ejerzamos confianza en Él en momentos de debilidad humana, porque la confianza en Él nos hace fuertes. Fe es el estado de estar convencidos sobre lo que esperamos. Pablo afirma: “por fe andamos, no por vista” (2 Co. 5:7). ¿No crees que confiar es un riesgo? Una se siente herida cuando su confianza ha sido traicionada, y esto la hace perder el sentido de seguridad, lo cual hace más profundo ese daño en la vida. Pero una fe completamente en Dios causa una confi- anza que nos lleva a entender que cualquier cosa que Dios hace es lo mejor, porque lo conocemos, sabemos quien es y cuales son sus intenciones para nosotras. Pablo estaba seguro de esta verdad y por eso en 2 Timo- teo 1:12 expresa su confianza en el Dios en Lección 1 MIS VALORES ESPIRITUALES: FE La fe es el motor, lo que da soporte a las demás áreas de tu vida, así que hay que cultivarla puesto que debe formar parte esencial de lo que creemos y somos. ¿Cómo están tus valores espirituales? ¿Cómo está tu fe? ¿Has escuchado usar la palabra fe en los siguientes aspectos? “Ella no tiene fe en la medicina moderna”. “Tengo una gran fe en ti”. “Después del juicio, su familia dijo que había perdido la fe en el sistema judicial. “Los ministros de gobierno deben empezar a cumplir sus promesas si ellos quieren restaurar la fe en el gobierno”. Estas frases nos muestran que la palabra “fe” se utiliza común mente con significados diversos. Sin embargo, en este estudio analizaremos la fe en términos de confianza y obediencia. La confianza en Dios que manifiestas con tus labios debe ser vista por tus convicciones diarias y tus acciones emanadas de ellas. En esta lección vamos a ver el valor espiritual de la fe en sus aspectos de confianza y obediencia. Según Hebreos 11:1, la fe tiene dos elementos: 1) estar convencida de la verdad, estar ciertas de la realidad, tener evidencia de cosas no vistas; y 2) creer, esperar en, aceptación. Mientras que la fe requiere estar convencida que lo que creemos es verdad, solo el conocer la verdad sería la mitad de la fe. La Palabra de Dios debe ser esperada, confiada, aceptada, abrazada y obedecida como evidencia de nuestra fe. ¿Podrías decir que el valor de tu fe se asemeja a ésta descripción anterior? I. La fe como confianza “Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza”, (Sal. 40:4) es la afir- mación de un hombre que conocía muy de cerca de Dios, pues había experimentado la liberación divina de graves peligros, y por eso podía afirmar esto. La confianza tiene que ver con dependencia, lo cual sugiere un descanso en la ayuda o apoyo de alguien más. Se supone, entonces, que sin tal ayuda la tarea que se tiene entre manos no puede ser realizada o se puede realizar a me- dias. El hecho de descansar en alguien, indica un compromiso de confidencia y confianza en quien se apoya uno. O sea una gran confianza en algo o alguien. Confianza tiene el sentido de sentirse seguro o estar libre de temor. Bíblicamente confianza es creer a la palabra de Dios, a pesar de eviden- cia contraria a ella. En la Biblia se ven ejemplos de situaciones donde la confianza es requerida
  13. 13. 13El Gozo de Servir quien ha creído. Saber que cualquier cosa que Dios hace esta orientado hacia lo me- jor provee una buena protección o defensa en contra del resentimiento y sufrimiento por las cosas que nos tocan vivir. El que confía así en Dios recibe las circunstancias con una perspectiva diferente, declarando los hechos de Dios como justos. ¿Estás tu confiando así en Dios? Esta confianza en nuestro Dios involucra 2 áreas: A. Dependencia en Dios, en la persona divina. La verdadera confianza requiere que nosotras creamos cada cosa que Dios dice so- bre sí mismo, pero también que confiemos en cada cosa que él dice acerca de nosotras. La Palabra de Dios indica en 2 Timoteo 1:12 que la confianza está basada en el conocimiento. Nadie puede confiar o ser persuadido si no sabe o conoce. La confianza en este sentido puede ser descrita como el rendirse a Cristo en términos de descansar en Él (Mt. 11:28), porque sabemos quién es Él, lo conocemos. Esto involucra negarnos a nosotras mismas y rendirnos a El. Debemos “ser como niñas” (Mt. 18:3; Mr. 10:15) por el poder y gracia del Espíritu Santo. ¿Has tenido la experiencia de ver a los niños o niñas cuando están aprendiendo a na- dar? Al principio le tienen un gran temor a la piscina y se mantienen alejados de ella. Pero si uno de los padres se mete a la piscina, le dice al niño o la niña que está en el borde, que se acerque, que no le pasará nada porque ellos están allí para protegerlo, cuidarlo. Después le dice que se tire a la piscina. Este niño o niña lo hace y se lanza a la piscina con la plena con- fianza en que nada le sucederá porque conoce a sus padres, conoce a la persona quien le está pidiendo que lo haga y por eso accede a la petición de confianza. En nuestras vidas pre- sentamos muchas veces una dicotomía entre lo que decimos que sabemos de Dios y en la confianza que le tenemos y lo que mostramos en nuestra vida práctica. ¿Pueden otras mujeres identificarte como una hija de Dios que le crees a tu Padre y por consiguiente confías en Él? o ¿te conocen por ser una persona que no tiene en su vida el valor de la fe, no está convencida en quién cree, ni cómo es la persona en quien ha depositado su confianza? Si sabes cómo es Dios, conoces sus atribu- tos, sus cualidades. Sabes que Él es amor, es misericordioso, bondadoso, justo, etc. Enton- ces ¿hay lugar para que desconfíes de Él? En Romanos 4:20-21 Pablo menciona el ejemplo de la fe de Abraham, de su confianza y depen- dencia en Dios. Él creyó en lo que Dios le había prometido porque conocía a Dios de “primera mano”, tenía una relación personal con Dios, y dice: “Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido” El salmista nos exhorta e invita a confiar en Dios y nos dice: “Gustad, y ved que bueno es Jehová, dichoso el hombre que confía en él... Confía en Jehová..., enco- mienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará” (Sal. 34:8; 37:3, 5). También el salmista habla de la confianza que tiene en la bendición prometida por Dios, por hacer lo recto, y no ceder a la tentación de hacer cosas malas para obtener el éxito, y porque Dios lo libró en varias oportunidades del peligro. ¿Conoces algún tes- timonio parecido al del salmista que te anima a confiar en Dios? B. Dependencia en Dios, en Su providen- cia divina. Providencia es ese cuidado que Dios ejercita sobre sus criaturas. El salmista David conocía a ese Dios y su dependencia hacia Él era continua, su confianza en la providencia divina lo sustentaba y por eso con toda se- guridad asevera “Abres tu mano, y colmas de bendición a todo ser viviente” (Salmo 145:16) ¿Puede tu vida reflejar este valor de confianza en su providencia en los momentos de nece- sidad? Las promesas de Dios que encontramos en Su Palabra nos dan seguridad en la vida. Él nos ha dado esas promesas para mantener- nos lejos de la preocupación y de la ansiedad. ¿Recuerdas en este momento alguna promesa que Dios ha dado en Su Palabra? Cuando te encuentres ansiosa, haz un alto en tu vida y, recuerda que eso significa que no estás confi- ando en Él. ¿Tu vida refleja esa desconfianza? o ¿confías en que lo que Él dice que hará puede hacerlo? Confianza es fe. Esta dependencia de Él en Su provisión ¿es real en tu vida?
  14. 14. 14 El Gozo de Servir a Abraham en una posición difícil. En esta narración vívida y dramática, y una de las más preciosas del Antiguo Testamento, observamos que Abraham se enfrenta cara a cara con la prueba suprema de su fe en Dios, el de sacrifi- car a su único hijo, pero obedece a Dios porque estaba plenamente convencido que era poderoso para hacer todo lo que le había prometido (Ro. 4:21). ¿Cómo te sentirías si Dios te pide que re- nuncies a lo que es más importante en tu vida? Cuando te es difícil confiar en Dios, ¿todavía le obedeces? Esta fue la clase de fe de Abraham, de confianza que fue contada por justicia. Este contado por justicia no ha sido puesto aquí simplemente para darle crédito a Abraham, pero como un principio divino que debe ser aplicado a nosotras también. (Ro. 4:22; Stg. 2:23) ¿Cómo está tu obediencia a Dios? Si dices que confías en Él, entonces esa confianza debe verse reflejada en tu diario vivir, en una vida de obediencia. ¿Los demás pueden ver ese valor en tu vida? Dios se complace en la obediencia. No quiere sacrificios tuyos, sino tu obediencia (1 S. 15:22). ¿Lo estas complaciendo? Conclusión El reto aquí es que vivamos cada día una vida de fe en Dios, creyéndole y obedeciéndole. La confianza en Dios debe ser mostrada en varios aspectos. Debemos creer con seguridad la verdad de su palabra. Debemos creer que nues- tra fe no descansa en una evidencia material necesariamente. Debemos estar seguras que la voluntad de Dios es lo mejor para nosotras. Debemos obedecer a Dios como evidencia de que confiamos en Él. El valor de tu fe es crucial en el desarrollo de tu vida cristiana, tanto en el área espiritual, emocional, física, mental, y social. Tu fe tiene que ser practicada y evidenciada en cada una de estas fases de tu vida. Piensa en alguna área donde te es difícil confiar en Dios, donde tu fe no es evidente. Pídele a Dios en primer lugar perdón por no haber confiado en Él en esa área, y solicita Su ayuda para que ese valor de tu fe sea evidente como parte de tu vivencia cristiana. Recuerda que sin fe es imposible agradar a Dios (He. 11:6). En Mateo 6:25-33, Jesús nos recuerda que no hay razón para la ansiedad. Confiar en la providencia divina es un antídoto en contra de la ansiedad. Jesús nos exhorta a no estar ansiosas por ninguna razón. ¿Por qué no debemos estar ansiosas? Porque nuestro Padre celestial sabe acerca de todo lo que necesitamos y Él es el Proveedor. En lugar de afanarnos, debemos acercarnos a Él cada día en actitud de dependencia. Nuestra vida debe reflejar nuestra fe puesta en El. Debemos confiar en que Él es capaz de proveernos y alejarnos de la ansiedad. Cuando sabemos en quién hemos creído, llegamos a estar convencidas de que Él es poderoso para proveer para nuestras nece- sidades. ¿Qué necesidad tienes? Confía en Su provisión oportuna. II. La fe como obediencia La verdadera confianza en Dios demanda que ésta sea puesta en práctica. Si confiamos en su Palabra, consecuentemente obedeceremos a Dios. La meta de nuestra fe es que ésta se traduzca en obediencia a Dios, como prueba que confiamos en Él. La fe requiere evidencia de lo que creemos y en quién creemos. La obediencia es, entonces, un acto de sumisión a la auto- ridad, en este caso Dios, por eso le obedec- emos porque reconocemos quién es Él. Romanos 4:18-21 presenta a Abraham como un ejemplo de una fe en acción, o sea de obediencia a Dios. Cuando todo parecía perdido (como el hecho de que prácticamente el tenía como cien años, y su esposa Sara era estéril y avanzada también en edad como para poder quedar embarazada), tuvo esperanza en fe, crey- endo que sería el “padre de muchas naciones”. Descansó en la Palabra de Dios. Con una con- fianza firme rehusó permitir que cualquier cosa lo distrajese o lo hiciese dudar de lo que Dios le había dicho. Pero Abraham sacó fuerzas de su fe, y mientras daba la gloria a Dios, se man- tenía absolutamente convencido que Dios era capaz de cumplir Su propia promesa, y en esa certidumbre, en esa confianza, obedeció todo lo que Dios le dijo que hiciera (Stg 2:21-23). En Génesis 22:1-19 vemos que Dios pone

×