Cuis 5 c

523 views

Published on

1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
523
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cuis 5 c

  1. 1. Cuis cande y cachika 5º C
  2. 2. Características Los machos adultos pesan entre 200 y 330 gramos y miden entre 170 y 250 mm . Tienen pelaje corto de color gris amarillento, con abdomen pálido, y grandes ojos rodeados por un anillo de pelo blancuzco, orejas redondeadas y una cola desnuda muy corta
  3. 3. Hábitat La especie habita en llanuras desérticas o semidesérticas y en valles. Si se incluye el rango de las tres subespecies , el hábitat se extiende desde la provincia de Jujuy hasta la de Santa Cruz , en Argentina , Uruguay con poblaciones en Chile , Paraguay y algunas en Bolivia .
  4. 4. Dieta Se alimentan con hojas, retoños, frutas y flores. Pueden trepar árboles hasta 4 m de altura, para comer las hojas y brotes. Se ha observado que en épocas de extrema sequía, pueden llegar a comer la corteza de árboles y arbustos como el  chañar  y la  jarilla , afectando la supervivencia de estas especies vegetales.
  5. 5. Poesía Luis, el cuis Luis, el adorable cuis, salta un vallado por enamorado de su esposa Luisa, adorable cuisa. Y cuando cruza se besan tiernamente en la nariz y al momento saltan —los dos— de puro contento, corren —los dos— a favor del viento. Levantan la nariz, huelen el maíz, roen la raíz. Luis y su esposa Luisa. Se hacen cosquillas, se matan de risa, se ponen horquillas, se cuidan, se quieren. Caminan mil millas, comen lo que pueden y cerca del río, allá por la orilla, a todo se atreven; nadan, los dos como pueden, cavan, los dos como locos y después se tienden bajo una sombrilla, a tomar el fresco sin notar que cerca pasa una mofeta, una motoneta, (de las que hacen ruido) un avión a chorro, una procesión. —¿Has notado, Luisa —dice su marido—, esa vibración? —Sí —responde Luisa—. ¡Qué complicación! ¡Qué ruido! ¡Qué olor! —Entonces, Luisa, mi amor ¿nos vamos de acá? —Sí, Luis, ¡por favor! Y ahí se alejan, hacia los prados, todavía mojados del agua del río, pegando saltitos espantando el frío con sus abrigos de cuero marrón, Luis, el adorable cuis y su esposa Luisa, la adorable cuisa.

×