Capacidad de donarnos

924 views

Published on

para la misión abierta

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
924
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Capacidad de donarnos

  1. 1. LA CAPACIDAD DE DONARNOS
  2. 2. Aquí hay un niño quetiene cinco panes y dospescados ¿Pero qué eseso para tanta gente?Jesús le respondió, -Háganlos sentar. (Jn.6,1-15)
  3. 3. SALIRENTRARFIJARSE
  4. 4. Al ver a la multitud, Jesús subió a la montaña, sesentó…(Lc.6,20)Jesús salió con sus discípulos al otro lado deltorrente Cedrón, donde había un huerto en el cualentró El con sus discípulos.(Jn.18,1)“Lázaro está muerto…vamos para la casa de él…”(Jn.11,14-15)
  5. 5. “Jesús entró en casa de uno de los principales de los fariseos undía de reposo para comer…”(Lc.14,1-23)“saliendo de la sinagoga, entró en la casa de Simón. La suegra deSimón estaba con mucha fiebre y le rogaron por ella.Inclinándose sobre ella, conminó a la fiebre; y la fiebre la dejó”(Lucas 4:38)“Jesús entró en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura…”(Lc.4,16)“yendo de camino, entró en una aldea y cierta mujer, por nombreMarta lo recibió en su casa...” ( Lc.10,38)
  6. 6. Después de esto, Jesús salió y se fijó en un recaudador deimpuestos llamado Levi y le dijo: “Sígueme” (Lucas 5:27-39)Jesús fijó su mirada en él, le tomó cariño y le dijo: "Sólo tefalta una cosa: vete, vende todo lo que tienes y reparte eldinero entre los pobres, y tendrás un tesoro en el Cielo.Después, ven y sígueme. (Mc.10,21)“Cuando vio Jesús a su madre y al discípulo a quien élamaba, dijo a su madre: "Madre, he ahí a tu hijo".Después dijo al discípulo: "He ahí a tu madre". (Jn 19, 26-27)
  7. 7. «Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras» (Hb 10, 24)El verbo que abre nuestra exhortación invita a fijar la mirada en elotro, ante todo en Jesús, y a estar atentos los unos a los otros, ano mostrarse extraños, indiferentes a la suerte de los hermanos.Sin embargo, con frecuencia prevalece la actitud contraria: laindiferencia o el desinterés, que nacen del egoísmo, encubiertobajo la apariencia del respeto por la «esfera privada». Tambiénhoy resuena con fuerza la voz del Señor que nos llama a cadauno de nosotros a hacernos cargo del otro.Hoy Dios nos sigue pidiendo que seamos «guardianes» denuestros hermanos (cf. Gn 4,9), que entablemos relacionescaracterizadas por el cuidado reciproco, por la atención al biendel otro y a todo su bien.
  8. 8. Padre Fundador

×