VOCABULARIO TRINITARIO<br />TérminoDefiniciónFuente originalTeologíaReflexión creyente y sistemáticaLa doctrina que busca ...
Vocabulario trinitario (mario)
Vocabulario trinitario (mario)
Vocabulario trinitario (mario)
Vocabulario trinitario (mario)
Vocabulario trinitario (mario)
Vocabulario trinitario (mario)
Vocabulario trinitario (mario)
Vocabulario trinitario (mario)
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Vocabulario trinitario (mario)

1,146 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,146
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
21
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Vocabulario trinitario (mario)

  1. 1. VOCABULARIO TRINITARIO<br />TérminoDefiniciónFuente originalTeologíaReflexión creyente y sistemáticaLa doctrina que busca el saber acerca de Dios en sí mismo. En lenguaje trinitario designa la Trinidad en sí misma, prescindiendo de su manifestación en la historia; teología se opone entonces a economíaBoff, Leonard. “Glosario Trinitario”. [en línea]. Dirección URL: <http://www.mercaba.org/FICHAS/TRINIDAD/Boff/glosario>. [Consulta: 08 de noviembre de 2010].Henoteísmo* Creencia religiosa según la cual se reconoce la existencia de varios dioses, pero sólo uno de ellos es suficientemente digno de adoración por parte del fiel.Históricamente, el henoteísmo ha aparecido en pueblos politeístas que, por ciertas circunstancias de carácter espiritual, han alcanzado el monoteísmo. * El henoteísta no es un politeísta ni un monoteísta en sentido estricto. El henoteísmo comparte con el politeísmo la creencia en varios dioses, aunque no los considera tan dignos de veneración como el dios propio del henoteísta. Y comparte con el monoteísmo la creencia de que sólo un único dios es merecedor de adoración, aunque no niega frontalmente la existencia de otros dioses.* La Biblia no enseña que solo exista un Dios (monoteísmo), sino la existencia de muchos dioses (politeísmo), porque el Dios Padre es el Dios de dioses (Dt.10:17), incluso los jueces de Israel eran llamados dioses, ya que eran hombres con gran poder y autoridad dentro de Israel (Sal.82:1, 6, Jn.10:3436). La Biblia enseña la existencia de muchos dioses y señores en el cielo y en la tierra (1Co.8:5), pero siendo el Dios Padre el Dios supremo y el único que es adorado en espíritu y en verdad (Jn.17:3, 4:23-24). Por lo tanto, la verdadera teología bíblica es el henoteísmo monolatría, es decir, la creencia en la existencia de muchos dioses en el cielo y en la tierra, pero siendo el Padre el único Dios supremo y el único que es adorado. El monoteísmo y el trinitarismo son, por tanto, dos conceptos teológicos totalmente antibíblicos y falsos que se han apartado de la verdadera enseñanza bíblica.Henoteísmo. [en línea]. Dirección URL: < http://es.wikipedia.org/wiki/Henote%C3%ADsmo>. [Consulta: 08 de noviembre de 2010].Henoteísmo. [en línea]. Dirección URL: < http://cristianosbiblicos.wordpress.com/2010/04/04/henotesmo-monolatra-nuestra-creencia-de-cristianos-bblicos/>. [Consulta: 08 de noviembre de 2010].Henoteísmo. [en línea]. Dirección URL: < http://embajador.diarioblog.com/1207272840/>. [Consulta: 08 de noviembre de 2010].MonolatríaEn el contexto del pueblo de Israel, la monolatría es la idolatría a un solo dios, por sus manifestaciones y proezas, pero reconociendo y adorando a otros más en diferentes momentos.Dt. 6, 4Exposición de clasesIdolatríaFue uno de los elementos que más ataco Yahvé, frente a las infidelidades del pueblo de Israel, que ponía por encima y sentían un amor vehemente por las grandes potencias y las riquezas. Exposición de clasesTrinidadHacia el 180 empieza a ser usual el uso de éste término que indica la comunión de las personas. En los Excerpta ex Theodoto publicados por Clemente de Alejandría surge ya el término triás. Rovira, Josep. “Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. EN: Picaza Xavier (Ed). Diccionario Teológico El Dios Cristiano. Salamanca: secretariado trinitatio, 1992, p. 1389.Trinidad inmanenteEs la vida íntima de la Trinidad se manifiesta de alguna manera en la historia, sobre todo, a partir de la encarnación del Verbo, de tal manera que la vida intratinitaria es la condición de posibilidad y el arquetipo del desarrollo de la historia de la salvación.Siendo la vida íntima de la Trinidad, tiene correspondencia con la economía de salvación realizada en la historia. De allí se podría decir que la Trinidad inmanente es la Trinidad Económica.Es la Trinidad considerada en sí misma, en su eternidad y comunión perijorética entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.Apuntes de clases.Sayés, José Antonio “La Trinidad: misterio de salvación” Ed. Palabra, p. 17.Boff, Leonard. “Glosario Trinitario”. [en línea]. Dirección URL: <http://www.mercaba.org/FICHAS/TRINIDAD/Boff/glosario>. [Consulta: 08 de noviembre de 2010].Trinidad económicaEl propósito de salvación del Padre, manifestado en el tiempo por Jesucristo, su Hijo, en el Espíritu Santo.El Dios de la creación y de la alianza envía en la plenitud de los tiempos a su Hijo y luego, para proseguir su obra, envía al Espíritu Santo, que ya antes había hablado por medio de los profetas. Según esta perspectiva es como la salvación supone una estructura triádica, pero también tiene una estructura Cristocéntrica. * Es la Trinidad en cuanto que se autorreveló en la historia de la humanidad y actúa con vistas a nuestra participación en la comunidad trinitaria.Rovira, Josep. “Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. EN: Picaza Xavier (Ed). Diccionario Teológico El Dios Cristiano. Salamanca: secretariado trinitatio, 1992, p. 1390.Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 568.Boff, Leonard. “Glosario Trinitario”. [en línea]. Dirección URL: <http://www.mercaba.org/FICHAS/TRINIDAD/Boff/glosario>. [Consulta: 08 de noviembre de 2010].Sustancia-Naturaleza(ούσία)*Es el ser mismo de Dios uno y único, en cuanto es poseído por cada una de las personas divinas. En Dios nada hay que sea accidental (nada adviene a la esencia de modo contingente). Por eso, en Dios todo es sustancial. Y las tres personas son con-sustanciales. A la esencia divina se le llama también sustancia de la que según santo Tomás - Engendrado el Hijo y de la que emana el Espíritu Santo. Recibe también la denominación de naturaleza, en cuanto principio de acción.* Lo que une en Dios y es igual en cada una de las personas, es númericamente una y única.Rovira, Josep. “Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. EN: Picaza Xavier (Ed). Diccionario Teológico El Dios Cristiano. Salamanca: secretariado trinitatio, 1992, p. 1390.Boff, Leonardo. “Trinidad” En: Revista Pasos N° 48 (jul-ago 1993Misiones* Cuando a la procesión eterna del Hijo y del Espíritu se le asigna un término “ad extra” tiene lugar la misión. El Padre envía a su Hijo al mundo; El Padre y el Hijo envían al Espíritu Santo a la Iglesia y a los corazones de los fieles, y –de manera especial– inspira a los Apóstoles y Profetas.* La misión que nos habla la revelación bíblica implica por una parte la procesión eterna y por otra añade algo nuevo, o sea un modo de ser de una persona divina en la historia salvífica. En la revelación no se nos dice nunca que el Padre sea enviado. Pero se nos dice que son mandados por el Hijo y el Espíritu. El Hijo es enviado por el Padre en cuanto que comienza a estar visiblemente en el mundo mediante la asunción de la naturaleza humana. El Espíritu es enviado por el Hijo o, lo que lo mismo, por el Padre mediante el Hijo en Pentecostés.* Designan la presencia de las personas divinas en la historia, se trata de una autocomunicación de la persona a alguien distinto de ella.Rovira, Josep. “Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. EN: Picaza Xavier (Ed). Diccionario Teológico El Dios Cristiano. Salamanca: secretariado trinitatio, 1992, p. 1390.Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 581Boff, Leonardo. “Trinidad” En: Revista Pasos N° 48 (jul-ago 1993).Procesiones* Indica la procedencia de las personas: La procedencia eterna del Hijo respeto del Padre y la emanación del Espíritu respecto del Padre y del Hijo. Tomás de Aquino dirá que el Hijo es engendrado por vía de entendimiento; El Espíritu es emanado por vía del amor. * Estos son los orígenes intradivino; las procesiones del Hijo y del Espíritu Santo se producen y se concluyen en Dios (nótese bien: no en el Padre).* Es la manera o el orden según el cual una persona “procede” de la otra. Es una expresión técnica para indicar la comunión dentro de un cierto orden de comprensión lógica. Existen dos procesiones; la generación del Hijo y la espiración del Espíritu Santo.Rovira, Josep. “Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. EN: Picaza Xavier (Ed). Diccionario Teológico El Dios Cristiano. Salamanca: secretariado trinitatio, 1992, p. 1390.Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 578.Boff, Leonardo. “Trinidad” En: Revista Pasos N° 48 (jul-ago 1993)Generaciones*Es la primera procesión en Dios, la revelación de la procesión del Hijo, lo mismo que al Hijo se le llama verbo.Aquel que procede es llamado Hijo y es consustancial con el PadreMilano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 578.Espiraciones*La espiración es el cto por el que el Padre, junto con el Hijo, hace proceder a la persona del Espíritu Santo (según los latinos) como de un único principio. Los griegos hacen proceder al Espíritu solamente del Padre y del Hijo o del Padre a través del Hijo.Boff, Leonard. “Glosario Trinitario”. [en línea]. Dirección URL: <http://www.mercaba.org/FICHAS/TRINIDAD/Boff/glosario>. [Consulta: 08 de noviembre de 2010].Relaciones* Con Gregorio de Nacianzo el uso del término relación (schesis) adquiere carta de naturaleza con enorme relieve teológico. Las relaciones son la paternidad, la filiación, la espiración activa y la espiración pasiva. La paternidad se identifica con la persona del Padre, la filiación con la persona del Hijo y la espiración pasiva con la persona del Espíritu Santo. Pero la expiración activa no se distingue de la realidad del Padre y del Hijo de quienes emana el Santo Espíritu. Por eso aunque hay cuatro relaciones reales hay tres personas distintas.* Santo Tomás aduce que en Dios hay dos procesiones que dan lugar cada una de ellas a dos relaciones, por lo que se dan en Dios cuatro relaciones. En efecto, cada procesión establece una relación entre el que procede respecto a su principio y entre este principio y el que procede de él. * Son las conexiones que existen entre las personas divinas, El Padre con relación al Hijo posee la paternidad; el Hijo con relación al Padre, la filiación: Padre e Hijo con relación al Espíritu Santo posee espiración activa; el Espíritu Santo con relación al Padre y al Hijo, la espiración pasiva.Rovira, Josep. “Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. EN: Picaza Xavier (Ed). Diccionario Teológico El Dios Cristiano. Salamanca: secretariado trinitatio, 1992, p. 1390.Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 579.Boff, Leonardo. “Trinidad” En: Revista Pasos N° 48 (jul-ago 1993).Persona (όόύό* El término persona, no aparece aplicado a Dios en la Escritura. Pero se encuentra en ella su contenido; éste término se puede aplicar a Dios porque designa aquello que hay de más perfecto en el universo. La relación en Dios constituya una persona en cuanto es opuesta e incomunicable. * Prósopon. Se ha visto cómo antes de que Necea, los Capadocios y Agustín fijen la terminología, en Occidente, se reserva la palabra griega prósopon para hablar de las personas. El Papa San Dionisio, al crear sin duda equivalentes los términos hipóstasis y sustancia, considera herético hablar en Dios de hipóstasis separadas. Más tarde, san Agustín dirá que los griegos llaman hipóstasis a lo que nosotros llamamos persona, y aceptará la famosas frese mía ousia, treîs hypostáseis, “una esencia y tres hipóstasis”, como expresión de la ortodoxia postnicena. * Por “persona” se entiende la individualidad concreta, que existe en sí, pero siempre abierta a las otras personas.Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 580.Rovira, Josep. “Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. EN: Picaza Xavier (Ed). Diccionario Teológico El Dios Cristiano. Salamanca: secretariado trinitatio, 1992, p. 1390.Boff, Leonardo. “Trinidad” En: Revista Pasos N° 48 (jul-ago 1993)Propiedades nocionalesSon los modos de subsistir distintos del Padre, al Hijo y al Espíritu como personas divinas bajo la misma esencia divina, de modo que las Personas están dotadas de propiedades, es decir, de algo propio que se puede predicar de una de ellas, pero no de las otras. Por lo tanto, lo propio del Padre, es su doble propiedad nocional, consiste en ser ingénito y en engendrar. El Padre es origen sin origen y pura paternidad, caracterizado por la autodonación de la sustancia divina al Hijo, pues el Padre, ingénito, sin origen, engendra al Hijo que recibe de él su misma sustancia. Es Padre es quien engendra y engendra porque es Padre. El Hijo es llamado consustancial, porque posee, como recibida, la misma sustancia que el Padre, posee como plenitud la autodonación. La propiedad nocional del Hijo es "ser-engendrado" es decir, recibir la sustancia y la vida divinas (la theiótes), pero no para sí mismo sino para expresarla como existencia entregada, juntamente con el Padre, en la expresión de ambos. Hay que señalar que el dar (del Padre) y el recibir-para-dar (del Hijo) como las dos caras de la misma moneda que es la divinidad única, por lo tanto la potencia que el Padre tiene para engendrar, la tiene el Hijo para ser engendrado y esa misma potencia, como el ir y volver del amor al amor, la poseen Padre e Hijo y, recíprocamente, eso mismo lo posee el Espíritu Santo como Don: resplandor, gloria y expresión de ambos. Ahí encontramos, por tanto, una cuarta propiedad nocional, propia de las personas del Padre y del Hijo: ambos emanan o espiran el Don divino del Espíritu (espiración activa). Además el Espíritu Santo es distinto-en-comunión, porque no es ni engendrador ni engendrado, pero es emanado como amor expresado por el Padre y por el Hijo, pero su propiedad nocional es la de la espiración pasiva. Es el Espíritu emanado del Dios-Espíritu, y su característica propia es ser Don mutuo, emanación distinta de ese foco unitario de autodonación que es el Padre y el Hijo (o el Padre por el Hijo). El Espíritu sale del Padre y del Hijo para proyectarse, junto con todos aquellos que le han recibido, hacia el Hijo Jesús, reconocido y amado en sí mismo y en todos los hermanos; y, más allá de todo límite, el Espíritu vuelve, inspirando en su brisa suave a todo el Pueblo de Dios, a toda la humanidad, hacia el Padre de las luces, en quien no hay sombra ni oscurecimiento porque todo en él es transparente energía capaz de llegar toda a todos. Por eso, los hombres caminamos por gracia en pos de Jesús, en la luz del reconocimiento y del amor espiritual hacia el sol sin ocaso del Padre.* Rovira Belloso, José M. “Propiedades nocionales”. [en línea]. Dirección URL: < http://www.mercaba.org/DIOS%20CRISTIANO/P/personas_divinas.htm. En:[-> Absoluto; Agustín, san; Amor; Analogía; Comunión; Escolástica; Esperanza; Espíritu Santo; Experiencia; Fe; Filosofía; Hegelianismo; Icono; Idealismo; Jesucristo; Naturaleza; Padres (griegos y latinos); Relaciones; Ricardo de san Víctor; Teología y economía; Tomás de Aquino, sto.; Trinidad.]>. [Consulta: 08 de noviembre de 2010].ApropiacionesEncarnación* Como la teología trinitaria se desarrolló como inteligencia “desde arriba” la cristología se ha desarrollado en la óptica descendente, es decir “desde abajo” o sea, de la encarnación y por tanto de la “unión hipostática” La teología a afirmado que en la única naturaleza divina preexistente hay tres personas distintas; que una de éstas desde la eternidad e independientemente de la encarnación es el Logos-Hijo, que procede del Padre por generación, mientras que es distinto de él por oposición relacional, aunque dentro de la consustancialidad en la naturaleza divina; que finalmente otra de las personas divinas es el Espíritu, el cual, independientemente de la obra histórica de la santificación, procede en la eternidad del Padre (y del Hijo)Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 573.InspiraciónProtología* Es el discurso sobre el “antes” del devenir histórico, es sin embargo una típica representación bíblico-judía. Mientras que en ella el tiempo se considera como desarrollo (lineal) dotado de sentido e irreversible, a diferencia de la concepción cíclica grego-pagana, los esquemas protológicos quieren expresar el señorío y la trascendencia de dios y de lo que le pertenece por encima del mundo y de su historia. Remontada en primer lugar a la tradición sapiencial.* Del griego protos (primero) y lógos (saber), la doctrina que estudia las afirmaciones dogmáticas relativas a los orígenes, al «principio». La creación del universo en general y del hombre en particular, su elevación al orden sobrenatural, la caída del pecado original. El término protología se acuñó en analogía con el término escatología, que estudia las realidades últimas, no ya como término, sino como consumación. Entre la protología y la escatología se da una íntima conexión, en cuanto que Dios llevará finalmente a su plenitud todo lo que estableció desde el principio. La protología implica una etiología como búsqueda de las causas, en cuanto que partiendo de las realidades últimas vuelve a la raíz de las cosas, para señalar su significado último. Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, pp. 563-565.E C. Rava, Protología. [en línea]. Dirección URL: < http://www.mercaba.org/VocTEO/P/protologia.htm>. [Consulta: 08 de octubre de 2010].Circumincessio/ (Caminar o avanzar en torno, cada uno hacia el otro). Dios aparece como un camino [un baile incesante] en el que cada persona se dirige sin cesar a la otra, en donación total.* En Dios hay un itinerario [circumecessio] que lleva del Padre al Hijo por el Espíritu y viceversa en un proceso culminado. Aplicada al ser humano significa asentarse en torno, uno en otro, no caminar para pasar, sino para quedarnos cada uno en el otro y con el otro. Cada persona sólo puede asentarse y descansar en otra.* Llamada también Perijóresis, significa la radical coexistencia, cohabitación e interpenetración que existe entre las tres personas divinas a causa de las relaciones entre ellas. Se da una total circulación de vida y de amor con una co-igualdad perfecta, sin ninguna anterioridad o superioridad.Pikaza, Xavier. “Dios es una danza” Boff, Leonardo. “Trinidad” En: Revista Pasos N° 48 (jul-ago 1993).Inhabitación* Hace parte de las misiones invisibles que constituyen la inhabitación por la gracia en el alma de los justos, es decir que el Padre viene a habitar en el hombre para santificarlo, pero sin que nadie lo envíe. En cambio el Espíritu Santo y el Hijo habitan en cuanto enviados.* Pero la auténtica inhabitación de Dios es en el corazón del hombre, haciéndole participar de su misma vida trinitaria en el Espíritu Santo, aparece como la gran novedad de la encarnación del Hijo de Dios Padre, encarnado por obra del Espíritu Santo en el seno de la Virgen María. De esta manera se explicita y se profundiza la creación y la redención del hombre como imagen del Dios trino y uno, que se preveía y - a en Gn 1 ,26-27.Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 582.O. van Asseldolzk, Inhabitación. [en línea]. Dirección URL: < http://www.mercaba.org/DicTEO/inhabitacion.htm>. [Consulta: 08 de octubre de 2010].Padre* El Padre es invisible porque es un misterio abismal. Sabemos por los evangelios que Jesús expresó su experiencia de Dios, llamándolo siempre “Padre” utilizaba una expresión del lenguaje de los niños “Abbá” especialmente en sus oraciones a solas (Cf. Lc. 3,21-22; 5, 16; 612; 11, 1-5; Mc. 14 32-42) Un Padre de infinita misericordia y bondad. La relación de Jesús con el Padre revela una cierta distancia y diferencia junto con una profunda intimidad. Distancia porque Jesús le reza y se postra en su presencia; intimidad porque le llama “Papá”. Quien designa a Dios “Padre” es porque se siente como hijo suyo de verdad(Cf. Mt. 11, 25-27; Mc. 12, 1-9; 13, 32)*El Padre es aquel que eternamente es, aun cuando no hubiera ninguna creatura. Él es Padre no porque creó, sino porque “generó” al Hijo en el Espíritu Santo. En el Hijo proyectó a las hijas e hijos creador y creables. Así el Padre es la raíz de toda paternidad y también de toda fraternidad y sororidad. Él es el último horizonte de todo, aquel que todo lo origina y todo lo contiene. Solamente a partir de él es posible entender algo del Hijo y del Espíritu Santo. Él es el primero en orden simultáneo aunque sin querer decir que en la comunión trinitaria, nadie es anterior, posterior, superior o inferior.Boff, Leonardo. “Trinidad” En: Revista Pasos N° 48 (jul-ago 1993).Hijo* Es Jesús quien revela al Hijo, no tanto autodenominándose como tal (cf. Mt. 11, 25-27; Mc. 12, 1-9; 13, 32) sino actuando como Hijo de Dios. Su práctica de vida revela una autoridad que se sitúa en la esfera de los divino. Representa al Padre en el mundo y lo hace visible en su bondad y misericordia.El algunos episodios del evangelio, la voz del cielo dan testimonio de esto: “Este es mi Hijo amado en quien pongo todo mi cariño” (Mt. 3, 17; 17, 5).* Por otro lado, el misterio pascual se presenta como el momento de la gran revelación, en él aparece la esencia de la Trinidad como comunión, porque el Hijo se entrega por amor y en fidelidad al Padre y éste por amor, responde al Hijo resucitándolo de entre los muertos.El Hijo es la expresión absoluta del Padre; todo lo que es comunicable del misterio logra forma concreta en la persona del Hijo. Es la imagen visible del Padre insondable (cf. Col 1, 15), por eso es la comunicación suprema, su vida su muerte y resurrección revelaron a Dios en forma definitiva; pero la mayor comunicación del Hijo fue hacernos hijos e hijas de Dios pues en su encarnación hace participar de su filiación a todas la creaturas.Boff, Leonardo. “Trinidad” En: Revista Pasos N° 48 (jul-ago 1993)Espíritu Santo* En la construcción tomista, lo mismo que en la agustiniana, el Espíritu santo aparece como el Amor divino subsistente, que cierra el círculo del dinamismo intradivino y abre a la divinidad para manifestarle en la creación y en la redención. Para el nuevo testamento el término espíritu se aplica tanto a la tercera persona, cómo a la divinidad en cuanto tal y a la segunda persona. Para Jn 4, 24 “Dios es espíritu”; para 2 Cor 3, 17 “el Señor es espíritu”. También para establecer la distribución entre el Espíritu santo y la divinidad la tradición occidental intenta precisar la temática de la procesión.* Es aquel que supera la relación cara a cara del Padre y del Hijo e introduce lo nuevo el “nosotros” de las personas divinas, es por excelencia la unión de las personas divinas. Por su fuerza, lo nuevo irrumpe en la historia y anticipa así la sustancia del reino de la Trinidad.* Es el actualizador de la persona de Jesús; Él no deja que las parlabras de Cristo permanezcan como letra muerta, sino que sean siempre releídas, ganen nuevos significados e inspiren prácticas liberadoras. Él es también el principio de liberación contra todo lo que disminuye la existencia en la carne, en términos de las Escrituras. Donde está El Espíritu, ahí hay libertad. * Es obra de éste mismo Espíritu la reconducción de todo lo creado a su plenitud escatológica.Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 581. Boff, Leonardo. “Trinidad” En: Revista Pasos N° 48 (jul-ago 1993).Filioque* Significa del Hijo. Si el Espíritu Santo no procediese también del Hijo (Filioque), no es posible distinguir y diversificar la generación de las espiración y por tanto que no aparecería la distinción entre el Hijo y el Espíritu. La doctrina del Filioque, ha sido una vez afirmada en el “credo del pueblo de Dios” formulado por Pablo VI el 30 de junio de 1968 “Creemos en el Espíritu Santo que procede el Padre y del Hijo como su Amor sempiterno” * Literalmente, "y del Hijo"; doctrina según la cual el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo como de un solo principio. Esta interpretación doctrinal se llama también "filioquismo"; es frecuente entre los teólogos latinos.Milano, A. “Trinidad” En: Diccionario teológico interdisciplinar. V. IV. Salamanca: Sígueme, 1983, p. 582.Boff, Leonard. “Glosario Trinitario”. [en línea]. Dirección URL: <http://www.mercaba.org/FICHAS/TRINIDAD/Boff/glosario>. [Consulta: 08 de noviembre de 2010].<br />

×