Las raíces profundas de la diabetes

401 views

Published on

Nuevas investigaciones revelan cómo la evolución del gen que produce la diabetes tiene un recorrido sinuoso y con sorprendetes revelaciones. Autores: el equipo de Understanding Evolution, University of California Museum of Paleontology

Published in: Education, Health & Medicine
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
401
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
23
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Las raíces profundas de la diabetes

  1. 1. Las raíces profundas de la Diabetes  FUENTE Y AUTORES: The Understanding Evolution Team­ UCPM­ Berkeley  http://evolution.berkeley.edu/evolibrary/news/140204_diabetes Traducido por José Miguel Palma‐ Prof. de Biología  L a  moderna  epidemia  de  diabetes  es  causada,  no  por  un  patógeno  virulento,  sino  por  la  difusión  de  un  invasor  aún  más  sigiloso:  el  estilo de vida occidental. Mientras que la gente  de  todo  el  mundo ha comenzado  a  comer  de forma  menos  saludable,  llevar  una  vida  más  sedentaria,  y  vivir a edades más avanzadas, la diabetes del adulto  (diabetes  tipo  2)  se  ha  convertido  en  un  padecimiento común en lugares donde anteriormente  no  se  tenía  la  enfermedad.  Entre  1985  y  2002,  el  número de personas con diabetes aumentó desde 30  millones  hasta  217  millones,  y  se  espera  que  esta  cifra supere los 366 millones en 2030.  Pero  la  epidemia  no  ha  sido  imparcial.  Incluso  teniendo  en  cuenta  las  diferencias  en  el  estilo  de  vida,  algunas  poblaciones  se  han  visto  especial­  mente  afectadas.  Los  latinoamericanos,  incluidos  los  mexicanos,  por  ejemplo,  tienen  casi  el  doble  de  probabilidades  de  desarrollar  diabetes  que  los  estadounidenses  blancos no hispanos. La nueva investigación se ocupa de estas disparidades. El mes  pasado, los científicos anunciaron que habían descubierto un gen que ayuda a explicar  la diferencia en el riesgo de diabetes entre muchas poblaciones. En un extraño giro, ¡la  versión del gen en cuestión remonta su ascendencia a los neandertales!  ¿Qué es exactamente lo que está pasando aquí?  ¿Dónde está la evolución?  Para entender la historia de fondo de la evolución, primero tenemos que saber un poco  sobre  el  propio  gen.  El  gen  en  cuestión  codifica  una  proteína  que  ayuda  a  mover  ciertos  lípidos  en  las  células  del  hígado.  La  versión  de este gen  que  contribuye  a  la  diabetes  se  diferencia  de  la  versión  estándar  de  genes  por  haber  sufrido  cinco  mutaciones, y éstos parecen alterar la función de la proteína lo suficiente como para  aumentar el riesgo de diabetes.  Los portadores de  la  versión  mutada del  gen  son  más propensos a  tener  diabetes a  una edad más joven y con un menor grado de obesidad que los no portadores.  Cualquier persona puede tener este gen, pero la nueva investigación encontró que es  más  común  en  algunas  poblaciones  que  en  otras.  Entre  las  personas  con  muchos  ancestros  nativos  americanos,  la  posibilidad  de  llevar  al  menos  una  copia  del  gen  mutado es superior al 50 %. Entre los asiáticos, la frecuencia es de alrededor del 10  %.  Entre  las personas  con  ancestros  europeos  principalmente,  la  versión  del  gen  es  extremadamente rara, y parece ser que no está presente en absoluto en los africanos.  Debido  a  que  la  gente  de  América  Latina  son  mucho  más  propensos  a  tener  ascendencia  indígena,  también  son  mucho  más  propensos  a  portar  esta  versión  del  gen, y por lo tanto, tienen mayores probabilidades de desarrollar diabetes.  Así  que  el  riesgo  de  diabetes  en  poblaciones  modernas  está  ligado  a  la  historia  evolutiva de esa población. Eso debería ser una sorpresa. La investigación reciente ha  descubierto  cientos  de  versiones de genes que contribuyen  a  las  enfermedades  que  van desde el asma a la enfermedad de Alzheimer. La sorpresa en esta investigación  reside en la procedencia del gen que porta la enfermedad. 
  2. 2. Algo  acerca  de  la  nueva  versión  del  gen  sorprendió  a  los  investigadores:  había  evolucionado  demasiado,  y  rápido.  En  los  organismos  grandes  y  de  reproducción  lenta,  como  los  seres  humanos,  las  mutaciones  toman  tiempo  para  acumularse  y  la  evolución  avanza  con  bastante  lentitud.  Sobre  la  base  de  las  tasas  habituales  de  evolución  del  ADN  humano,  esta  versión  del  gen  de  la  diabetes  debe  haber  comenzado a divergir de la versión estándar hace casi 800.000 años. Eso es antes de  que  nuestra  moderna  anatomía  humana  haya  evolucionado  y  mucho  antes  de  que  hayamos dejado África. Ahora, no hay nada de sorprendente en este viejo gen, pero,  si  esta  primera  versión  del  gen  se  desarrolló  inicialmente  en  África  dentro  del  linaje  ancestral de todos  los  seres  humanos,  entonces:  ¿por qué  no  todas  las  poblaciones  humanas, en particular las africanas, lo llevan?  Los  investigadores  plantearon  la  hipótesis  de  que  tal  vez  la  versión  del  gen  relacionado  con  la  diabetes  no  evolucionó  realmente  en  nuestro  linaje  ancestral  directo,  pero  sí  en  los  neandertales,  como  se  muestra  en  el  siguiente  diagrama.  En  este  escenario, la  versión  del  gen  habría adquirido  muchas de sus  mutaciones en  el  linaje neandertal algún tiempo después de que los linajes de humanos y neandertales  se  separaran  unos  de  otros.  Cuando  los  humanos  modernos  salieron  de  África,  finalmente, hace entre 60.000 y 80.000 años, y llegaron a Europa y el Medio Oriente,  los neandertales ya vivían allí. Aquellos humanos y los neandertales se cruzaron, y se  produjo  la  introducción de  una porción  de  ADN de  Neandertal  (incluyendo  la  versión  del gen ligada a la diabetes ) en el linaje humano, aunque no sucedió esto en todos los  humanos.  Aquellos  linajes  humanos  que  habían  permanecido  en  el  África  subsahariana  nunca  encontraron  los  neandertales  y  así  no  terminan  llevando  porciones  de  ADN  neandertal.  Este  escenario  podría  ayudar  a  explicar  cómo  el  gen  que contribuye a la aparición de diabetes podría ser tan viejo y no se encuentran en  los africanos.
  3. 3. A  través  de  los  últimos  avances  en  recuperación  del  ADN  de  huesos  antiguos,  se  pudieron  reconstruir  los  genomas  de  varios  individuos  neandertales.  Los  investigadores  buscaron  a  través  de  las  secuencias  de  ADN  de  estas  muestras  y  encontraron  lo  que  estaban  buscando.  Uno  de  los  neandertales  (un  descubrimiento  fósil  más  reciente  la  cueva  Denisova,  en  Siberia)  ¡  llevaron  la  secuencia  ligada  a  la  diabetes! Parece que esta versión del gen, que ahora es común entre las personas de  ascendencia  nativa  americana,  es  una  reliquia  de  la  época  de  nuestra  historia  en  la  que los seres humanos caminaron en la tierra al lado de otros homínidos.  Este descubrimiento no significa que las personas de ascendencia nativa americana (  o para el caso cualquier persona que porte la versión del gen de la diabetes) están de  forma  particular  estrechamente  relacionados  con  los  neandertales.  Las  poblaciones  humanas de todo el mundo parecen tener un grado similar de ascendencia neandertal  (entre 1 y 4 %); todos nosotros llevamos diferentes subconjuntos de genes derivados  de  Neanderthal,  es  decir,  a  menos  que  nuestros  antepasados  sean  del  África  subsahariana,  donde  la  mayoría  de  la  gente  no  tiene  ascendencia  neandertal  en  absoluto.  Y este descubrimiento tampoco quiere decir que los neandertales tenían diabetes. La  diabetes tipo 2 es una enfermedad del mundo moderno, nacida de un desajuste entre  los  estilos  de  vida  poco  saludables  y  modernos  y  un  metabolismo  que  (durante  la  mayor parte de nuestra historia evolutiva) existía en un ambiente donde la comida era  relativamente  escasa  y  hacía  falta  mucha  actividad  física  para  sobrevivir.  En  ese  ambiente  hostil,  es  poco  probable  el  desarrollo  de  la  diabetes,  incluso  entre  los  individuos portadores de genes  que  contribuyen al  desarrollo de  la  misma  cuando  la  comida es abundante y  los estilos de  vida  sedentarios  son frecuentes. Esto  ayuda  a  explicar cómo estos genes pueden ser comunes en la actualidad. En ningún momento  de  nuestra  historia  evolutiva  fueron  expuestos  a  los  rigores  de  la  selección  natural.  ¡Sólo recientemente se han convertido en genes perjudiciales para la salud humana!.  Este descubrimiento pone de relieve la importancia de la historia de la evolución para  la  comprensión  y  el  mejoramiento  de  la  salud  humana.  Incluso  las  raíces  más  profundas  de  nuestro  pasado,  que  conducen  de  vuelta  a  África  y  a  nuestros  antepasados comunes con otras especies de homínidos ahora extintos, pueden llegar  a  ser  relevante  en  nuestra  próxima  cita  con  el  médico.  Y  estamos  empezando  a  entender  estas  ramificaciones.  Los  avances  en  la  tecnología  del  ADN  han  permitido  recientemente  que  estudiemos  las  intersecciones  entre  el  ADN  antiguo,  los  datos  genómicos  de  gran  escala,  y  la  epidemiología  moderna.  Así  que  ¡estemos  atentos  para aprender más acerca de los resultados de estas investigaciones emocionantes!.  FUENTE Y AUTORES: The Understanding Evolution Team­ UCPM­ Berkeley  http://evolution.berkeley.edu/evolibrary/news/140204_diabetes Traducido por José Miguel Palma‐ Prof. de Biología

×