Antologia ilustracion

453 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
453
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Antologia ilustracion

  1. 1. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y BachilleratoLa dinastía de los Austrias desaparece tras la muerte de Carlos II"el hechizado". El 1700 promete, si vemos sus comienzos,desolación y guerras, iniciándose un conflicto de sucesión delque saldrá vencedor Felipe V, el rey borbón francés queimprimirá un nuevo sistema político, el despotismo centralizadory moderno, del que serán fieles continuadores Fernando VI y,sobre todo, Carlos III. De Francia nos llegan el racionalismo, las "lucesilustradas", la instrucción y las modas neoclásicas. El siglo creaun hombre nuevo, educado, tolerante, intelectualmente cultivado,práctico y útil para la comunidad: el erudito en las artes y lasciencias que revisa cuanto había de tradicional y se cuestionatodo lo comúnmente asumido, reuniendo conocimientos ytransmitiéndolos de forma altruista. Es la época de labeneficencia, de la filantropía, del espíritu universalista; tiempode un gran esfuerzo común como la Enciclopedia, personificadaen Diderot, Voltaire, Rousseau y DAlambert. Es también elmomento de Mozart, Bach, Mengs y Goya. 2.ILUSTRACIÓN En literatura la creatividad se somete al yugo de loscánones racionales de la antigüedad, las normas literariasrecuperadas de Aristóteles por Luzán. El interés no es laindividualidad creadora, sino la utilidad del arte. No hay margenpara la imaginación; predomina el modelo imitativo de losclásicos grecolatinos como se demuestra en las fábulas de Iriarte,las anacreónticas de Meléndez Valdés o las tragedias de NicolásFernández de Moratín y las comedias de su hijo Leandro. Junto aellos surgen también nuevos enfoques genéricos: la prensa, ladivulgación científica, los libros de viajes, la crítica de grandespensadores y reformadores como Forner, Feijoo, Jovellanos yCadalso. Todos son conscientes de la necesidad imperiosa deactualización y renovación en las letras hispanas, y entre todosconseguirán extender la cultura mediante nuevos instrumentoscomo son las Sociedades Económicas, las Reales Academias, lasbibliotecas y la educación pública. & 1
  2. 2. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y Bachillerato Igualdad natural es la existente entre todos los hombres por la constitución de sunaturaleza solamente. Esta igualdad es el principio y fundamento de la libertad. La igualdad natural o moral se funda pues sobre la humana constitución común atodos los hombres, que nacen, crecen, subsisten y mueren de idéntica manera. Y pues la humana naturaleza es la misma en todos los hombres, es claro que, según elderecho natural, cada uno debe estimar y tratar a los demás, como a tantos otros seres que leson naturalmente iguales, es decir, que son tan hombres como él. De este principio de la igualdad natural de los hombres se desprenden variasconsecuencias [...]. Esto no obstante, no se me haga la injuria de suponer que por espíritu de fanatismo,yo apruebe en un Estado la quimera de la igualdad absoluta, que apenas puede crear unarepública ideal; yo hablo aquí solamente de la igualdad natural de los hombres, pero conozcosobradamente la necesidad de sus diferentes condiciones, de grados, de honores, dedistinciones, de prerrogativas, de subordinaciones que deben reinar en todos los gobiernos.Incluso añado que la igualdad natural o moral no se opone a ello. En estado de naturaleza loshombres nacen evidentemente en la igualdad, pero imposible les sería permanecer en ella; lasociedad se la hace perder, y solamente vuelven a ser iguales por las leyes. Enciclopedia, s.v. igualdad natural. & Pero para esta Ilustración no se requiere más que libertad; y, por cierto, la másinofensiva entre todo lo que puede denominarse libertad, que es, concretamente, hacer entoda ocasión uso público de su razón. Pero entonces oigo gritar desde todas partes: ¡Norazonéis! El oficial del ejército dice: ¡No razonéis, sino haced la instrucción! El consejero deFinanzas: ¡No razonéis, sino pagad! El sacerdote: ¡No razonéis, sino creed! (Sólo un únicoseñor en el mundo dice: ¡Razonad cuanto queráis y sobre lo que queráis; pero obedeced!)Aquí hay por todas partes restricción de la libertad. ¿Pero qué tipo de restricción obstaculizala Ilustración? ¿Cuál no la obstaculiza sino que probablemente, incluso la fomenta? Yorespondo: el uso público de su razón tiene que ser en todo momento libre y sólo él puedeproducir la Ilustración entre personas. Kant, Contestación a la pregunta: ¿qué es la Ilustración? & El mismo cambio de dinastía, es decir, la introducción de los Borbones en España,puede ser considerado como causa o como consecuencia de la nueva mentalidad: huboespañoles que aplaudieron la presencia de los Borbones porque querían "cambios"; y losBorbones, por su cuenta, vinieron con un programa de cambios para España. Que esteprograma de reformas coincidiese o no con el que deseaban los españoles que apoyaron elgiro dinástico es otra cuestión que de momento no resulta fácil resolver. Concretamente, uno de los módulos más visibles de la nueva política borbónicaconsiste en el hecho de que la dinastía recién llegada es de origen francés. "Reformas"supone muchas veces, de hecho, afrancesamiento. Afrancesamiento es un principio formal(instituciones, organización, modas), luego ideológico y, finalmente, político-revolucionario, 2
  3. 3. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y Bachilleratouna vez que ha estallado en 1789 la gran Revolución francesa. En este sentido, elreformismo del siglo XVIII implica una amplia gama de frentes, en que luchan lo modernocontra lo antiguo, la concepción terrena contra la concepción espiritualista, el criticismocontra el dogmatismo y la innovación extranjerizante contra la tradición españolista. Esteúltimo aspecto de la lucha modifica sustancialmente sus condiciones y es muchas veces unarma dialéctica en manos de los tradicionales; porque el dicterio de "afrancesado", por muygrande que fuera entonces el prestigio de Francia, no gustaba ni a los españoles másreformistas. Y, sin embargo, el agotamiento intelectual de España -consecuencia de la crisisdel XVII- no permitió el despliegue de una auténtica escuela "ilustrada" española en el sigloXVIII; y el resultado fue que las ideas, los principios, los gustos, hasta las formas concretas,hubieron casi siempre de ser importados. Pese a todos los intentos de una "ilustracióncristiana", no fue posible encontrar una síntesis entre lo nuevo y lo español capaz deconcretarse en realidades históricas permanentes; y el resultado fue una disociación de laconciencia hispana, que explica, por lo menos en buena parte, la dramática historia interiorde los siglos XIX y XX." José Luis Comellas, Historia de España moderna y contemporánea, IV @ 2.1. B. J. Feijoo (1676 - 1764). Prosa: Teatro crítico universal, Cartas eruditas y curiosas.ü 2.1.1. Teatro critico universal ü 2.1.1.1. Tomo I, discurso V. Para desconfiar del todo de la voz popular no hay sino hacer reflexión sobre losextravagantísimos errores que en materia de religión, policía y costumbres se vieron y seven autorizados por el común consentimiento de varios pueblos. Cicerón decía que no haydisparate alguno tan absurdo que no le haya afirmado algún filósofo: Nihil tam absurdum dicipotest, quod non dicatur ab aliquo philosophorum. Con más razón diré yo que no haydesatino alguno tan monstruoso que no esté patrocinado del consentimiento uniforme dealgún pueblo. Cuando la luz de la razón natural representa abominable, ya en esta, ya en aquellaregión, pasó y aún pasa por lícito. La mentira, el perjurio, el adulterio, el homicidio, el robo;en fin, todos los vicios lograron o logran la general aprobación de algunas naciones. Entre losantiguos germanos el robo hacía al usurpador legítimo dueño de lo que hurtaba. Los hérulos,pueblo antiguo poco distante del mar Báltico, aunque su situación no se sabe a punto fijo,mataban todos los enfermos y viejos; ni permitían a las mujeres sobrevivir a sus maridos.Más bárbaros aún los caspianos, pueblos de la Scitia, encarcelaban y hacían morir de hambrea sus propios padres cuando llegaban a edad avanzada. ¿Qué deformidades no ejecutaríanunos pueblos de Etiopía, que, según Eliano, tenían por rey a un perro, siendo este bruto, consus gestos y movimientos, regla de todas sus acciones? Fuera de la Etiopía señala Plinio lostoembaros, que obedecían al mismo dueño. Ni está mejorando en estos tiempos el corazón del mundo. Son muchas las regionesdonde se alimentan de carne humana y andan a caza de hombres como de fieras. En el palaciodel rey de Macoco, dueño de una grande porción de la África, junto a Congo, se matandiariamente, a lo que afirma Tomás Cornelio, doscientos hombres, entre delincuentes y 3
  4. 4. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y Bachilleratoesclavos de tributo, para plato del rey y de sus domésticos, que son muchísimos. Los yagos,pueblos del reino de Ansico, en la misma África, no sólo se alimentan de los prisioneros quehacen en la guerra, mas también de los que entre ellos mueren naturalmente; de modo que enaquella nación los muertos no tienen otro sepulcro que el estómago de los vivos. (...)Policía: urbanidad y buen orden referido a las leyes.; abominable: condenable. a.- Redacta algún suceso -más si sabes- semejante al anteriormente leído. ü 2.1.1.2. Tradiciones populares (Tomo V, discurso I). La regla de la creencia del vulgo es la posesión. Sus ascendientes son sus oráculos, ymira con una especie de impiedad no creer en lo que creyeron aquéllos. No cuida deexaminar qué origen tiene la noticia; bástale saber que es antigua para venerarla, a manera delos egipcios, que adoraban el Nilo, ignorando cómo o dónde nacía y sin otro conocimientoque el que venía de lejos. ¡Qué quimeras, qué extravagancias no se conservan en los pueblos a la sombra delvano pero ostentoso título de tradición! ¿No es cosa para perderse de risa el oir en este, enaquel y en el otro país no sólo a rústicos y niños, pero aún a venerados sacerdotes, que en talo tal parte hay una mora encantada, la cual se ha aparecido diferentes veces? Así se lo oyerona sus padres y abuelos, y no es menester más. Si los apuran, alegarán testigos vivos que lavieron, pues en ningún país faltan embusteros que se complacen en confirmar tales patrañas.Supongo que en aquellos lugares del cantón de Lucerna, vecinos a la montaña de Fraemont,donde reina la persuasión de que todos los años en determinado día se ve a Pilatos sobreaquella cumbre vestido de juez, pero los que le ven mueren dentro del año, se alegan siempretestigos de la visión, que murieron poco ha. Esto, junto con la tradición anticuada, y el darsevulgarmente a aquella eminencia el nombre de Montaña de Pilatos, sobra para persuadir a losespíritus crédulos.Ostentoso: magnífico; eminencia: altura. a.- Argumenta la discordancia existente entre razón ilustrada y la tradición. ü 2.1.1.3. El no sé qué, I En muchas producciones, no sólo de la Naturaleza, más aún del Arte, encuentran loshombres fuera de aquellas perfecciones sujetas a su comprensión, otro género de primormisterioso, que cuanto lisonjea el gusto, atormenta el entendimiento; que palpa el sentido yno puede descifrar la razón, y así, al querer explicarle, no encontrando voces, ni conceptosque satisfagan la idea, se dejan caer desalentados en el rudo informe de que tal cosa tiene unno sé qué que agrada, que enamora, que hechiza, y no hay que pedirles revelación más claraque ese natural misterio. Entran en un edificio, que, al primer golpe que da en la vista, los llena de gusto yadmiración. Repasándole luego con un atento examen, no hallan que, ni por su grandeza, nipor la copia de luz, ni por la preciosidad del material, ni por la exacta observancia de lasreglas de Arquitectura, exceda, ni aún acaso iguale, a otros que han visto sin tener qué gustaro qué admirar en ellos. Si les preguntan qué hallan de exquisito o primoroso en éste,responden que tiene un no sé qué que embelesa (...). 4
  5. 5. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y BachilleratoPrimor: hermosura; habilidad. a.- ¿Serías capaz de definir el "no sé qué"?. ¿Porqué Feijoo ataca a quienes usan esta expresión?.ü 2.1.2. Cartas eruditas ü 2.1.2.1. Tomo II, carta XVI. No es una sola, señor mío, la causa de los cortísimos progresos de los españoles en lasfacultades expresadas (Física y Matemáticas), sino muchas, y tales que, aunque cada una porsí sola haría poco daño, el complejo de todas forma un obstáculo absolutamente invencible. La primera causa es el corto alcance de algunos de nuestros profesores (...). Lasegunda causa es la preocupación que reina en España contra toda novedad. Dicen muchosque basta en las doctrinas el título de nuevas para reprobarlas, porque las novedades, enpunto de doctrina, son sospechosas (...). La tercera causa es el errado concepto de que cuantonos presentan los nuevos filósofos se reduce a unas curiosidades inútiles (...). La cuarta causaes la diminuta o falsa noción que tienen acá muchos de la filosofía moderna, junto con la bieno mal fundada preocupación contra Descartes (...). La quinta causa es un celo pío, sí, peroindiscreto y mal fundado; un vano temor de que las doctrinas nuevas en materia de filosofíatraigan algún perjuicio a la religión (...) @ 2.2. G. M. de Jovellanos (1744 - 1811). Poesía: Epístola moral a Anfriso, A Arnesto. Comedia: El delincuentehonrado. Prosa: Informe sobre la Ley agrícola, Memoria sobre los espectáculos públicos,Elogio de las Bellas Artes, Elogio de Carlos III, Memoria en defensa de la Junta Central,Descripción del castillo de Bellver, Diarios.ü 2.2.1. Elogio a Carlos III (...) ¡Ah! cuando los soberanos no han sentido en su pecho el placer de labeneficencia; cuando no han oído en la boca de sus pueblos las bendiciones delreconocimiento, ¿de qué les servirá esta gloria vana y estéril que buscan con tanto afán parasaciar su ambición y contentar el orgullo de las naciones? También España pudiera sacar desus anales los títulos pomposos en que se cifra este funesto esplendor. Pudiera presentar susbanderas llevadas a las últimas regiones del ocaso, para medir con la del mundo la extensiónde su imperio; sus naves cruzando desde el Mediterráneo al mar Pacífico, y rodeando lasprimeras la tierra para circunscribir todos los límites de la ambición humana; sus doctoresdefendiendo la Iglesia, sus leyes ilustrando la Europa, y sus artistas compitiendo con los máscélebres de la antigüedad. Pudiera, en fin, amontonar ejemplos de heroicidad y patriotismo,de valor y constancia, de prudencia y sabiduría. Pero con tantos y tantos gloriosos timbres,¿qué bienes puede presentar añadidos a la suma de su felicidad? (...) Parece que este procepto de la filosofía resonaba en el corazón de Carlos III cuandovenía de Nápoles a Madrid traído por la Providencia a ocupar el trono de sus padres. Unlargo ensayo en el arte de reinar le enseñara que la mayor gloria de un soberano es que seapoya sobre el amor de sus súbditos, y que nunca este amor es más sincero, más durable, másglorioso que cuando es inspirado por el reconocimiento. Esta lección, tantas veces repetida en 5
  6. 6. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y Bachilleratola administración de un reino que había conquistado por sí mismo, no podía serlo en el quevenía a poseer como una dádiva del cielo. La enumeración de aquellas providencias y establecimientos con que este beneficiosoberano ganó nuestro amor y gratitud ha sido ya objeto de otros más elocuentes discursos.Mi plan me permite apenas recordarlas. La erección de nuevas colonias agrícolas, elrepartimiento de las tierras comunales, la reducción de los privilegios, la abolición de la tasay la libre circulación de los granos, con que mejoró la agricultura; la propagación de laenseñanza fabril, la reforma de la policía gremial, la multiplicación de los establecimientosindustriales, y la generosa profusión de gracias y franquicias sobre las artes en beneficio dela industria; la rotura de las antiguas cadenas del tráfico nacional; la abertura de nuevospuntos al consumo exterior, la paz del Mediterráneo, la periódica correspondencia y la librecomunicación con nuestras colonias ultramarinas en obsequio del comercio; restablecidas larepresentación del pueblo para perfeccionar el gobierno municipal y la sagrada potestad delos padres para mejorar el doméstico; los objetos de beneficencia pública distinguidos enodios de la voluntaria ociosidad, y abiertos en mil partes los senos de la caridad en gracia dela aplicación indigente (...).Anales: relaciones de sucesos por años; cifra: compendia, reduce; circunscribe; reduce a ciertoslímites; timbres: títulos para accciones gloriosas; providencias: previsiones; erección: acción y efectode levantar; tasa: precio de impuesto; policía gremial: organización de gremios. a.- Recuerda históricamente los logros de Carlos III. b.- Analiza las expresiones que Jovellanos dedica a su monarca.ü 2.2.2. Espectáculos y diversiones públicas. Segunda parte: Medios para lograr lareforma en los dramas. La reforma de nuestro teatro debe empezar por el destierro de casi todos los dramasque están sobre la escena. No hablo solamente de aquellos a que en nuestros días se da unanecia y bárbara preferencia; de aquellos que aborta una cuadrilla de hambrientos e ignorantespoetucos, que, por decirlo así, se han levantado con el imperio de las tablas para desterrar deellas el decoro, la verosimilitud, el interés, el buen lenguaje, la cortesanía, el chiste cómicoy la agudeza castellana. Semejantes monstruos desaparecerán a la primera ojeada que echensobre la escena la razón y el buen sentido; hablo también de aquellos justamente celebradosentre nosotros, que algún día sirvieron de modelo a otras naciones, y que la porción máscuerda e ilustrada de la nuestra ha visto siempre, y ve todavía, con entusiasmo y delicia. Serésiempre el primero a confesar sus bellezas inimitables, la novedad de su invención, la bellezade su estilo, la fluidez y naturalidad de su diálogo, el maravilloso artificio de su enredo, lafacilidad de su desenlace, (...). Pero, ¿qué importa, si estos mismos dramas, mirados a la luz de los preceptos, yprincipalmente a la de la sana razón, están plagados de vicios y defectos que la moral y lapolítica no pueden tolerar? ¿Quién podrá negar que en ellos, según la vehemente expresión deun crtítico moderno, "se ven pintadas con el colorido más deleitable las solicitudes másinhonestas; los engaños, los artificios, las perfidias; fugas de doncellas, escalamientos decasas nobles, resistencias a la justicia, duelos y desafíos temerarios, fundados en un falsopundonor; robos autorizados, violencias intentadas y cumplidas, bufones insolentes ycriados que hacen gala y ganancia de sus infames tercerías"? Semejantes ejemplos, capacesde corromper la inocencia del pueblo más virtuoso, deben desaparecer de sus ojos cuanto másantes. 6
  7. 7. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y Bachillerato Es por lo mismo necesario sustituir a estos dramas por otros capaces de deleitar einstruir, presentando ejemplos y documentos que perfeccionen el espíritu y el corazón deaquella clase de personas que más frecuentará el teatro. He aquí el grande objeto de lalegislación: perfeccionar en todas sus partes este espectáculo, formando un teatro dondepuedan verse continuos y heroicos ejemplos de reverencia al Ser Supremo y a la religión denuestros padres; de amor a la patria, al Soberano y a la Constitución; de respeto a lasjerarquías, a las leyes y a los depositarios de la autoridad; de fidelidad conyugal, de amorpaterno, de ternura y obediencia filial; un teatro que presente principios buenos ymagnánimos, magistrados humanos e incorruptibles, ciudadanos llenos de virtud ypatriotismo, prudentes y celosos padres de familia, amigos fieles y constantes; en una palabra,hombres heroicos y esforzados, amantes del bien público, celosos de su libertad y susderechos, y protectores de la inocencia y acérrimos perseguidores de la iniquidad. (...).Bárbara: inculta; cortesanía: urbanidad; preceptos: reglas, cánones; sana razón: el sentido común,educado en el buen gusto y los principios morales; magnánimos: de espíritu elevado; iniquidad:maldad.a.- Compara las ideas que se tenían sobre el teatro del XVII y las nuevas que se proponen. b.- ¿Cómo definirías, sin concretar demasiado, los espectáculos visuales de hoy?.ü 2.2.3. Sátira segunda (A Arnesto) ¿De qué sirve la clase ilustrada, de una alta descendencia, sin la virtud? ¿Ves, Arnesto, aquel majo en siete varas que aunque embozado y en castaña el pelo,de pardomonte envuelto, con patillas nada les debe a Ponces ni Guzmanes.de tres pulgadas, afeado el rostro, No los aprecia, tiénese en más que ellos,magro, pálido y sucio, que al arrimo y vive así. Sus dedos y sus labios,de la esquina de enfrente nos acecha del humo del cigarrillo encallecidos,con aire sesgo y baladí? Pues ése, índice son de su crianza. Nuncaése es un nono nieto del Rey Chico. pasó del B-A ba. Nunca sus viajesSi el breve chupetín, las anchas bragas más allá de Getafe se extendieron.y el albornoz, no sin primor terciado, Fue antaño allá por ver unos novillosno te lo han dicho; si los mil botones junto con Pacotrigo y la Caramba.de filigrana berberisca que andan Por señas, que volvió ya con estrellas,por los confines del jubón perdidos beodo por demás, y durmió al raso.no lo gritan, la faja, el guadijeño, Examínales. ¡Oh idiota!, nada sabe.el arpa, la bandurria y la guitarra Trópicos, era, geografía, historialo cantaran. No hay duda: el tiempo mismo son para el pobre exóticos vocablos. [...]lo testifica. Atiende a sus blasones: ¡Qué mucho, Arnesto, si del padre Astetegrabado en berroqueña, un ancho escudo ni aún leyó el catecismo! Mas no creasde medias lunas y turbantes lleno. su memoria vacía. Oye, y diráteNácenle al pie las bombas y las balas de Cándido y Marchante la progenie;entre tambores, chuzos y banderas, quién de Romero o de Costillares sacacomo en sombrío matorral los hongos. la muleta mejor, y quién más limpioEl águila imperial con dos cabezas hiere la cruz al bruto jarameño.se ve picando el morrión las plumas Haráte de Guerrero y la Catujaallá en la cima, y de uno y otro lado, larga memoria, y de la malograda,a pesar de las puntas asomantes, de la divina Lavenant, que ahoragrifo y león rampantes le sostienen. [...] anda en campos de luz paciendo estrellas,Tal es, tan rancia y tan sin par su alcurnia, la sal, el garabato, el aire, el chiste, 7
  8. 8. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y Bachilleratola fama y los ilustres contratiempos mas sobre todo a Pericuelo el paje,recordará con lágrimas. Prosigue, mozo avieso, chorizo y pepillistasi esto no basta, y te dirá qué año, hasta morir, cuando le andaba en torno.qué ingenio, qué ocasión dio a los chorizos De él aprendió la jota, la guaracha,eterno nombre, y cuántas cuchilladas, el bolero, y en fin, música y baile.dadas de día en día, tan pujantes (...)sobre el triste polaco los mantiene. ¿Qué importa? Venga denodada, vengaVe aquí su ocupación; ésta es su ciencia. la humilde plebe en irrupción y usurpeNo la debió ni al dómine, ni al tonto lustre, nobleza, títulos y honores.de su ayo mosén Marc, sólo ajustado Sea todo infame behetría: no hayapara irle en pos cuando era señorito. clases ni estados. Si la virtud solaDebiósela a cocheros y lacayos, les puede ser antemural y escudo,dueñas, fregonas, truhanes y otros bichos todo sin ella acabe y se confunda.de su niñez perennes compañeros;Varas: medida de longitud equivalente a unos 850 mm.; pardomonte: tipo de paño que usan las clasesartesanas; baladí: de poco aprecio; nono: noveno; chupetín: ajustador con faldillas; jubón: vestiduraque cubre desde los hombros hasta la cintura; guadijeño: tipo de cuchillo; berroqueña: granito;chuzos: palos armados con un pincho de hierro; morrión: armadura en forma de casco empenachado oemplumado; cruz: parte alta del lomo; jarameño: del Jarama; sus toros eran famosísimos; chorizos ypolacos: componentes de los bandos formados en los teatros de Madrid en el siglo XVIII; dómine:maestro; ayo: hombre que custodia la educación de niños y jóvenes; pepillista: aficionado al toreroPepe Illo; guaracha: baile semejante al zapateado; denodada: atrevida; behetría: desorden;antemural: defensa. a.- Escribe un poema o un retrato en prosa sobre un petimetre de hoy anotando las voces actuales que te parezcan más representativas del lenguaje actual. @ 2.3. Juan Meléndez Valdés (1754 - 1817). Poesía: Odas, Idilios, Églogas. Anacreónticas: El lunarcito, La palomade Filis. Filosóficas y prerrománticas: La beneficencia, El filósofo en el campo, El invierno...ü 2.3.1. El amor mariposa y ante el sol hace alardeViendo el Amor un día de su púrpura y nácar!que mil lindas zagalashuían de él medrosas Ya en el valle se pierde,por mirarle con armas, ya en una flor se para,dicen que, de picado, ya otra besa festivo,les juró la venganza, y otra ronda y halaga.y una burla les hizo,como suya, extremada. Las zagalas, al verle,Tornóse en mariposa, por sus vuelos y gracialos bracitos en alas, mariposa le juzgan,y los pies ternezuelos y en seguirle no tardan.en patitas doradas. Una a cogerle llega, y él la burla y escapa;¡Oh!, ¡qué bien que parece! otra en pos va corriendo,¡Oh!, ¡qué suelto que vaga, y otra simple le llama, 8
  9. 9. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y Bachilleratodespertando el bullicio Mas las alas ligerasde tan loca algazara en los hombros por galaen sus pechos incautos se guardó el fementido,la ternura más grata. y así a todos alcanza.Ya que juntas las mira También de mariposadando alegres risadas le quedó la inconstancia;súbito Amor se muestra, llega, hiere, y de un pechoy a todas las abrasa. a herir otro se pasa.Zagalas: muchachas, pastoras; nácar: capa interior de las conchas; en pos: detrás; fementido: falso,engañoso. a.- Realiza un comentario literario completo. @ 2.4. Tomás de Iriarte (1750 - 1791). Poesía: Fábulas literarias. Comedias neoclásicas: El señoritomimado, La señorita malcriada.ü 2.4.1. Fábulas literarias ü 2.4.1.1. La ardilla y el caballo Mirando estaba una ardilla El paso detiene entoncesa un generoso alazán, el buen potro, y muy formal,que dócil a espuela y rienda, en los términos siguientesse adiestraba en galopar. respuesta a la ardilla da: Viéndole hacer movimientos "Tantas idastan veloces y a compás, y venidas,de aquesta suerte le dijo, tantas vueltascon muy poca cortedad: y revueltas "Señor mío, (quiero, amiga, dése brío, que me diga) ligereza ¿son de alguna utilidad? y destreza Yo me afano; no me espanto, mas no en vano. que otro tanto Sé mi oficio, suelo hacer, y acaso más. y en servicio Yo soy viva, de mi dueño, soy activa, tengo empeño me meneo, de lucir mi habilidad." me paseo, Con que algunos escritores yo trabajo, ardillas también serán subo y bajo, si en obras frívolas gastan no me estoy quieta jamás." todo el calor natural.Cortedad: talento, instrucción; afano: trabajo. 9
  10. 10. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y Bachillerato ü 2.4.1.2. El burro flautista Esta fabulilla, y dio un resoplidosalga bien o mal, por casualidad.me ha ocurrido ahora En la flauta el airepor casualidad. se hubo de colar, Cerca de unos prados y sonó la flautaque hay en mi lugar, por casualidad.pasaba un borrico "¡Oh! -dijo el borrico-:por casualidad. ¿Qué bien sé tocar! Una flauta en ellos ¡Y dirán que es malahalló, que un zagal la música asnal!"se dejó olvidada Sin reglas del arte,por casualidad. borriquitos hay Acercóse a olerla que una vez aciertanel dicho animal, por casualidad.Reglas del arte: preceptos. a.- Redacta un pequeño trabajo sobre el género de la fábula a lo largo de la historia.b.- Comprueba en otras cinco fábulas de Iriarte o de Samaniego sus conclusiones literarias o morales. @ 2.5. Nicolás Fernández de Moratín (1737 - 1780). Poesía: Fiesta de toros en Granada. Tragedia neoclásica: Lucrecia,Guzmán el Bueno.ü 2.5.1. Lucrecia (Acto 5, escena III)Claudia¡Ay desdichado pueblo de Quirino! Si entonces un testigo más piadosa¡Ay míseras romanas infelices me hubiese dado vuestra providencia,expuestas a violencias de tiranos! hubiérame yo muerto en su presencia,Ya, ya Lucrecia con sus propias manos sin dar lugar a que mi honor manchase;a Roma le quitó la mejor vida mas pues lo quiso así vuestra justicia,que el cielo dio jamás a fiel matrona. recibid este don tal como fuere,Yo vi, yo vi a la intrépida amazona y apoyad la inocencia de quien muerepor oculto interior resquicio breve gustosa por su honor". Dijo, y en vanoentrarse con furor precipitada, la disuadí con lágrimas y ruegos,cerrándose la puerta por adentro. pues desnudando el pecho de alabastro,Un suspiro ardentísimo del centro clavó en él con furor la aguda punta.de su pecho arrancó, y al cielo clava Cayó sangrienta, y ya casi difunta,los ojos en sus lágrimas bañados, desperdicia el aliento por la herida,y aprestando el puñal, con tiernas voces que la sangre derrama a borbotones.esta deprecación hizo a los dioses: Ella sin resplandor los claros ojos"Ya, deidades, sabéis que al vil Tarquino trémulos mueve ya, y a todos ladoscedió mi honestidad, sólo vencida se vuelve con las ansias de la muerte.del miedo de la fama sospechosa. La joyante madeja destrenzada 10
  11. 11. Colegio IRABIA Departamento de Lengua castellana y Literatura. ESO y Bachilleratoen la sangre caliente y encharcada Murió en la flor de sus años juvenilesse empapa con horror, y ella muriendo la matrona de alientos varoniles,aun cuidadosa a su decencia atiende; y sin ella a ver voy si yo merezcocon débil mano ya la falda extiende, abandonar la vida que aborrezco.pues ni allí faltar quiere a la modestia.Quirino: apelativo referido a Rómulo y su deificación; matrona: mujer virtuosa y noble; aprestando:preparando; Tarquino: monarca romano de la dinastía etrusca del VI a.C., conocido como "elsoberbio"; alabastro: mármol traslúcido. a.- Describe el episodio histórico-legendario relatado. b.- ¿Qué rasgos literarios hacen que el texto pertenezca a la tragedia?. @ 2.6. José Cadalso (1741 - 1782). Poesía: Ocios de mi juventud. Teatro: Solaya o los circasianos.Sancho García. Prosa: Noches lúgubres, Cartas marruecas, Los eruditos a la violeta.ü 2.6.1. Anacreóntica Unos pasan amigoestas noches de Enero Hablando de las viñas,junto al balcón de Cloris contando alegres cuentos,con lluvia, nieve y hielo. bebiendo grandes copas, comiendo buenos quesos. Otros la pica al hombrosobre murallas puestos Y a fe que de este modohambrientos y desnudos no nos importa un bledopero de gloria llenos. cuanto enloquece a muchos que serían muy cuerdos Otros al campo raso si hicieran en la cortelas distancias midiendo lo que en la aldea hacemos.que hay de Venus a Marte,que hay de Mercurio a Venus. Otros en el recintodel lúgubre aposentode Newton a Descarteslos libros revolviendo. Otros cantando ansiosossus mal habidos pesosatando y desatandolos antiguos talegos. Pero así lo pasamosjunto al rincón del fuegoasando castañasardiendo un tronco entero. 11
  12. 12. Cloris: bucólico nombre de una imaginaria mujer; talegos: sacos de lona que sirven paraguardar cosas; a fe: en verdad. a.- ¿Quién era el poeta Anacreonte?. Redacta unas breves líneas sobre la poesía clásica griega y latina. @ 2.7. Leandro Fernández de Moratín (1760 - 1828). Prosa: La derrota de los pedantes. Comedia neoclásica: El síde las niñas, La comedia nueva, La mojigata, El barón, El viejo y la niña.ü 2.7.1. El sí de las niñas (Acto III, escenas XII y XIII)Doña Irene.- Conque hay eso?Doña Francisca.- ¡Triste de mí!Doña Irene.- ¿Conque es verdad lo que decía el señor, grandísima picarona? Te has deacordar de mí. (Se encamina a doña Francisca, muy colérica, y en ademán de querermaltratarla. Rita y don Diego lo estorban).Doña Francisca.- ¡Madre!...¡Perdón!Doña Irene.- No señor; que la he de matar.Don Diego.- ¿Qué locura es ésta?Doña Irene.- He de matarla.Don Carlos, don Diego, doña Irene, doña Francisca, Rita (Sale don Carlos del cuarto precipitadamente; coge de un brazo a doñaFrancisca, se la lleva hacia el fondo del teatro y se pone delante de ella paradefenderla. Doña Irene se asusta y se retira)Don Carlos.- Eso no. Delante de mí nadie ha de ofenderla.Doña Francisca.- ¡Carlos!Don Carlos.- (A don Diego). Disimule usted mi atrevimiento... He visto que lainsultaban y no me he sabido contener.Doña Irene.- ¿Qué es lo que sucede? ¡Dios mío! ¿Quién es usted?... ¿Qué acciones sonéstas?... ¡Qué escándalo!.Don Diego.- Aquí no hay escándalo. Ése es de quien su hija de usted está enamorada.Separarlos y matarlos viene a ser lo mismo... Carlos... No importa... Abraza a tu mujer. (Se abrazan don Carlos y doña Francisca, y después se arrodillan a los pies dedon Diego).Doña Irene.- ¿Conque su sobrino de usted?Don Diego.- Sí, señora; mi sobrino, que con sus palmadas, y su música, y su papel meha dado la noche más terrible que he tenido en mi vida... ¿Qué es esto, hijos míos; quées esto?Doña Francisca.- ¿Conque usted nos perdona y nos hace felices?Don Diego.- Sí, prendas de mi alma... Sí. (Los hace levantar con expresión de ternura).Doña Irene.- ¿Y es posible que usted se determine a hacer un sacrificio?Don Diego.- Yo pude separarlos para siempre y gozar tranquilamente la posesión deesta niña amable, pero mi conciencia no lo sufre... ¡Carlos!... ¡Paquita! ¡Qué dolorosa
  13. 13. impresión me deja en el alma el esfuerzo que acabo de hacer!... Porque, al fin, soyhombre miserable y débil.Don Carlos.- (Besándole las manos). Si nuestro amor, si nuestro agradecimientopueden bastar a consolar a usted en tanta pérdida...Doña Irene.- ¡Conque el bueno de don Carlos! Vaya que...Don Diego.- Él y su hija de usted estaban locos de amor, mientras que usted y las tíasfundaban castillos en el aire, y me llenaban la cabeza de ilusiones, que han desaparecidocomo un sueño... Esto resulta del abuso de autoridad, de la opresión que la juventudpadece, y éstas son las seguridades que dan los padres y los tutores, y esto es lo que sedebe fiar en el sí de las niñas... Por una casualidad he sabido a tiempo el error en queestaba. ¡Ay de aquellos que lo saben tarde!.Picaronas: personas muy astutas y traviesas; prendas: personas a las que se ama; fundaban:creaban, imaginaban. a.- Comenta la última intervención de don Diego.

×