Diapositivas exposicion mario bunge

20,425 views

Published on

0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
20,425
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
9
Actions
Shares
0
Downloads
314
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Diapositivas exposicion mario bunge

  1. 1. CAPITULO 1EL PLANTEAMIENTO CIENTÍFICO
  2. 2. • La ciencia es un estilo de pensamiento y de acción: "precisamente el más reciente, el más universal y el más provechoso de todos los estilos. Como ante toda creación humana, tenemos que distinguir en la ciencia entre el trabajo —investigación— y su producto final, el. conocimiento.• La ciencia no es una mera prolongación ni un afinamiento del conocimiento ordinario. La ciencia es un conocimiento de naturaleza especial.• El método científico es la estrategia de la investigación científica: afecta a todo el ciclo completo de investigación y es independiente del tema en estudio. Pero, por otro lado, la ejecución concreta de cada una de esas operaciones estratégicas dependerá del tema en estudio y del estado de nuestro conocimiento respecto de dicho tema.• Las tácticas o técnicas cambian mucho más rápidamente que el método general de la ciencia y además no pueden siempre trasladarse a otros campos, así por ejemplo los instrumentos que utiliza el historiador puede no tener utilidad para el físico.• La primera diferencia entre las varias ciencias es la que se presenta entre:• ciencias formales: las que estudian las ideas, como la lógica y la matemática y• ciencias fácticas, las que estudian los hechos, como la física y la psicología. Se refieren a hechos que se supone ocurren en el mundo y consiguientemente, tienen que apelar a la experiencia para contrastar sus fórmulas.• Los métodos son medios arbitrados para alcanzar ciertos fines.
  3. 3. CAPÍTULO 2 CONCEPTO
  4. 4. • A diferencia de las estructuras innatas de comportamiento y de las habilidades artesanas, el conocimiento científico es enteramente conceptual: consta de sistemas de conceptos interrelacionados de determinados modos. En cambio, la investigación científica cuenta con habilidades que no están conceptualizadas sino en parte: el saber práctico de laboratorio y de campo, y hasta habilidades utilizadas en la manipulación de conceptos.• El concepto es la unidad de pensamiento; por eso la teoría de los conceptos debería ser el equivalente filosófico de la teoría atómica. Los conceptos, al igual que los átomos materiales, no son datos de la experiencia, sino que hay que buscarlos mediante el análisis. ¿Análisis de qué? Sin duda de las expresiones lingüísticas del conocimiento, puesto que el conocimiento conceptual aparece envuelto en signos: palabras, símbolos, diagramas, etc. Para conseguir acceso a las ideas de la ciencia, tenemos que atravesar los lenguajes de la ciencia. Esta perforación se realiza con la ayuda del análisis filosófico, instrumento adecuado para descubrir la estructura y aclarar el sentido de los sistemas conceptuales.• La lógica de los conceptos tiene dos partes: la sintaxis de los conceptos, que estudia su estructura, y la sema nuca de los conceptos, que estudia la connotación de los mismos y su denotación, si la tienen. Veremos que la sintaxis y la semántica de los conceptos se interpenetran, aunque no sea más que por el hecho de que el dominio al que legítimamente puede aplicarse un concepto está determinado por su connotación. Por último, la epistemología de los conceptos se ocupa de estudiar su función en el proceso del conocimiento, y es muchas veces difícil de distinguir de la semántica de los conceptos. En este estudio usaremos moderadamente los elementos de la lógica formal y la semántica modernas, pero sin suponer en el lector ninguna familiaridad con esas disciplinas.
  5. 5. CAPÍTULO 3DILUCIDACIÓN
  6. 6. • Hay tres dolencias que afectan, y quizás afecten siempre, a nuestro equipo conceptual: falta de conceptos ricos, abundancia de conceptos pobres y vaguedad de todos los conceptos, excepto los formales. Los filosofos no pueden hacer gran cosa para enriquecer el acervo de conceptos científicos y para eliminar los que no son adecuados: el desarrollo y la selección de la población de conceptos es parte de la evolución de la ciencia. Por otro lado, el análisis filosófico puede ser eficaz en su examen crítico de los conceptos científicos.• Esta crítica puede ser destructora, como ocurre al condenar el uso de conceptos no-observacionales en nombre de filosofías precientíficas; o bien puede ser constructiva, como ocurre cuando se critica la vaguedad conceptual y se intenta disminuirla, es decir, hacer los conceptos más definidos, O sea: aunque los filósofos no suelen dar a luz conceptos científicos, pueden ayudar a criarlos. Esta ayuda es sobre todo valiosa porque en el campo científico persisten y dominan ciertas ideas anacrónicas por lo que hace al modo como debe darse significación a los términos científicos.• Una de tales ideas insostenibles, pero aún populares entre los científicos, dice que todos los conceptos científicos deben definirse desde el primer momento (prejuicio aristotélico), y, además, por referencia a operaciones que, de ser posible, deben tener un carácter empírico (pre juicio operativista). Veremos que las significaciones se especifican y afinan de muchos modos diversos, y que las definiciones operativas son lógica mente imposibles, aunque hay ciertas correspondencias de signo a objeto (las llamaremos “refericiones”) que desempeñan la función frecuentemente atribuida a las “definiciones” operativas.
  7. 7. CAPÍTULO 4PROBLEMA
  8. 8. • Un fragmento de investigación científica consiste en el manejo de un conjunto de problemas suscitados por un análisis crítico de alguna parte del conocimiento o por un examen de nueva experiencia a la luz de lo que ya se conoce o conjetura. Los problemas se resuelven aplicando o inventando conjeturas que, de ser contrastables, se llaman hipótesis científicas. A su vez, algunas hipótesis científicas se ascienden a veces a leyes, de las que se supone que reproducen estructuras objetivas; y las leyes se sistematizan en teorías. Así pues, el proceso creador de la ciencia arranca del reconocimiento de problemas y culmina con la construcción de teorías, cosa que a su vez plantea nuevos problemas, entre ellos el de la contrastación de las teorías. Todo lo demás es aplicación de las teorías: a la explicación, a la predicción o a la acción; o bien es contrastación de las teorías.• El conocimiento científico es, por definición, el resultado de la investigación científica, o sea, de la investigación realizada con el método y el objetivo de la ciencia.. Y la investigación, científica o no, consiste en hallar, formular problemas y luchar con ellos. No se trata simplemente de que la investigación empiece por los problemas: la investigación consiste constantemente en tratar problemas. Dejar de tratar problemas es dejar de investigar, y hasta suspender el trabajo científico rutinario.• La diferencia entre la investigación original y el trabajo rutinario consiste sólo en que la primera trabaja problemas originales, o estudia problemas viejos con planteamientos originales, mientras que el trabajo científico rutinario se ocupa de problemas que también lo son, por ejemplo, problemas de un tipo conocido y estudiados por un procedimiento conocido.
  9. 9. CAPÍTULO 5 HIPÓTESIS
  10. 10. • Una vez planteado y examinado un problema o un sistema problemático, se busca su solución a menos que se muestre que carece de tal. El procedimiento para el hallazgo de la solución dependerá de la naturaleza del problema.• Algunos problemas de la ciencia factual se resuelven dirigiendo preguntas al mundo, esto es, organizando experiencias científicas (observaciones, mediciones, experimentos); otros se resuelven mediante la elaboración de teorías contrastables acerca del mundo. Dicho de otro modo, un problema factual dará lugar a una experiencia, una conjetura o ambas cosas.• Pero las experiencias científicas no tienen lugar en el vacío: se proyectan con ideas determinadas y se interpretan con la ayuda de teorías: por ejemplo, de teorías referentes al comportamiento probable de los medios de observación. Incluso las experiencias destinadas a la mera recolección de datos suponen teorías, tanto más cuanto más profundos y precisos son los datos que se buscan: piénsese en la cantidad de actividad teórica que hace falta para llegar a un experimento de genética o de física.• En resolución: no hay problema científico que se resuelva precipitándose sin más hacia el laboratorio. Por tanto, vale la pena, antes de estudiar la experiencia científica, examinar las ideas científicas contrastadas por la experiencia: se trata de las conjeturas llamadas hipótesis, de las hipótesis ascendidas a leyes y de los sistemas de leyes llamados teorías, Empecemos con las hipótesis.
  11. 11. CAPÍTULO 6 LEY
  12. 12. • Una ley científica es una hipótesis de una determinada clase, a saber: una hipótesis confirmada de la que se supone que refleja un esquema objetivo. La posición central de las leyes en la ciencia se reconoce al decir que el objetivo capital de la investigación científica es el descubrimiento de esquemas o estructuras. Las leyes condensan nuestro conocimiento de lo actual y lo posible; si son profundas, llegarán cerca de las esencias. En todo caso, las teorías unifican leyes, y por medio de las teorías —que son tejidos de leyes— entendemos y prevemos los acontecimientos.• Las leyes científicas no afirman conjunciones de hechos, sino relaciones entre rasgos (variables) seleccionados; y tampoco afirman la igualdad entre individuos, sino la invariancia de ciertas relaciones, independientemente de los cambios que pueda haber en los valores de las variables individuales.• El requisito lógico más obvio que imponemos a las hipótesis para considerarlas leyes es la generalidad en algún respecto y en alguna medida. Exigimos, pues, que por lo menos una de las variables que se presentan en la fórmula de la ley tenga prefijado el operador „para todo‟, o el operador „para casi todo‟, o el operador „para la mayoría de‟; si ocurre lo primero, o sea, si la ley es una hipótesis estrictamente universal, entonces colemos prescindir de mencionar explícitamente el cuantificador.• Las leyes objetivas son precisamente amplias y constantes restricciones puestas a las posibilidades meramente lógicas. La ciencia no da ninguna base a esa posibilidad: hasta el comportamiento social sin ley se explica científica mente por leyes.
  13. 13. CAPÍTULO 7TEORÍA ESTÉTICA
  14. 14. • Las síntesis están más allá de la ciencia inicial, igual que tampoco encuentran en el pensamiento infantil. La investigación científica, como la curiosidad infantil, arranca de preguntas; pero, a diferencia de las preguntas infantiles, culmina con la construcción de sistemas de ideas muy compactos, a saber, las teorías. Es una peculiaridad de la ciencia contemporánea el que la actividad científica más importante —la más profunda y la más fecunda— se centre en torno a teorías, y no en torno a la recolección de datos, las clasificaciones de los mismos o hipótesis sueltas.• Los datos se obtienen a la luz de teorías y con la esperanza de concebir nuevas hipótesis que puedan a su vez ampliarse o sintetizarse en teorías; la observación, la medición y el experimento se realizan no sólo para recoger información y producir hipótesis, sino también para someter a contra‟3tación las teorías y para hallar su dominio de validez; las explicaciones y las predicciones. se realizan también en el seno de teorías; y la misma acción, en la medida en que es consciente, se basa cada vez más en teorías. Dicho brevemente: lo que caracteriza la ciencia moderna es la insistencia en la teoría —en la teoría empíricamente contrastable, desde luego_ y no el interés primordial por la experiencia en bruto.• En una teoría hay que distinguir entre la forma y el contenido, entre la e‟3tructura lógica y la interpretación. Bastan esqueletos con ciertas propiedades puramente lógicas para tener teorías: hay, en efecto, teorías formales —o sea, teorías lógicas o matemáticas. Pero en una teoría factual se constituyen simultáneamente los huesos y la carne. Por tanto, aunque hay que distinguir los unos de la otra, no pueden, en cambio, separarse: la semántica de una teoría va de la mano de su sintaxis. Pero, como es natural, puede subrayarse en cada momento uno solo de esos dos aspectos complementarios.
  15. 15. CAPÍTULO 8TEORÍA DINÁMICA
  16. 16. • Como el objetivo de la teorización es la construcción de teorías maduras y verosímiles, y como lo que distingue una teoría de otros fragmentos de conocimiento científico con ciertas propiedades lógicas, como la deducibilidad y la unidad conceptual, teníamos que investigar la lógica de las teorías antes de poder echar un vistazo al proceso efectivo de la construcción de las teorías y al modo como las teorías dan razón de sus referentes.• La dicotomía forma/contenido que hemos adoptado es metodológicamente conveniente, pero psicológica e históricamente es artificial, porque en la ciencia factual uno concibe de el primer momento teorías interpretadas, utilizando para ello los instrumentos conceptuales que parecen más adecua dos para la representación de cuestiones de hecho; teorías abstractas, o modelos puramente conceptuales de las mismas, no se presentan —si es que llegan a hacerlo— más que en la reconstrucción lógica (formalización) de teorías factuales ya existentes, y, desde luego, en la ciencia formal.• No menos artificial es partir de la consideración de teorías ya lista como hemos hecho, en vez de partir de embriones teóricos: si deseamos saber cómo se hace la ciencia, no podemos limitarnos a los manuales de filosofía de la ciencia, pero tampoco podemos ignorar el producto terminado, puesto que este es el objetivo de la investigación teorética. Corrijamos entonces la imagen estática que da de sí el planteamiento puramente lógico, echan do ahora un vistazo a la construcción de las teorías y a su relación con el mundo.
  17. 17. CAPÍTULO 9EXPLICACIÓN
  18. 18. • El principal motivo de la invención y contrastación de hipótesis, leyes y teorías es la solución de problemas de por qué, o sea, la explicación de hechos y de us esquemas o estructuras. No nos contentamos con hallar hechos, sino que deseamos saber por q ocurren en vez de lo contrario; y tampoco nos contentamos con establecer conjunciones constantes explicativas de hechos, sino que intentamos descubrir el mecanismo que explica esas correlaciones.• Las explicaciones son respuestas a porqués. Una pregunta del tipo porqué es una cuestión de la forma. El problema generador y el objeto de la explicación se llaman el explicandum, lo que hay que explicar.• Las explicaciones con la ayuda de reglas son típicas, aunque no exclusivas, de la tecnología (ciencias aplicadas), mientras que las explicaciones a base de leyes son típicas de la ciencia pura. Hay diferentes clases de explicación, según la naturaleza de las premisas del explicans. Así, por ejemplo, una explicación a base de leyes causales será distinta de una explicación a base de leyes estocásticas.• El objetivo principal de la explicación científica es ampliar, profundizar y racionalizar el conocimiento ordinario. Lo que de ningún modo tiene lugar en ese proceso es una reducción a ideas populares y familiares. La explicación científica no hace concesiones a la comprensión, en el sentido de reducir lo no familiar a lo familiar, lo profundo a lo superficial o lo nuevo a lo viejo. Antes al contrario, la ciencia inventa nuevas construcciones trasempíricas de alto nivel para explicar fenómenos familiares.
  19. 19. CAPÍTULO 10 PREDICCIÓN
  20. 20. • La ciencia es un estilo de pensamiento y de acción: "precisamente el más Las previsiones son respuestas a preguntas de la forma „ ¿ocurrirá a x si se produce p?‟, ¿Cuándo se producirá x si se cumple p?‟ y otras análogas. Es corriente en la literatura científico-filosófica llamar a esas respuestas predicciones. Las predicciones se consiguen mediante teorías y datos: la predicción científica es en efecto una aplicación de la teoría científica. La predicción interviene por tres razones en el cuadro general de la ciencia: (i) anticipa nuevo conocimiento y, por tanto, (u) es una contrastación de la teoría y (iii) una guía para la acción. En este capítulo nos ocuparemos de las funciones puramente cognoscitivas de la predicción, o sea, con lo que tiene de visión anticipada.• Las premisas de la argumentación pueden llamarse premisas del proyectans y la conclusión proyectandum (lo predicho o retrodicho). Predicción (o retrodicción) se llama, unas veces, a la argumentación o inferencia, y otras veces a su conclusión. Aunque la predicción no difiere lógicamente de la explicación se diferencia de ella en otros respectos.• La mayoría de las predicciones acerca de transiciones o pasos hechas con la ayuda de teorías cuánticas son predicciones estocásticas porque emplean leyes estocásticas y, en particular, leyes relativas a las probabilidades de transición de un sistema dado.• Todas las predicciones son falibles, y los pronósticos lo son aún más, igual en física que en historia. Las previsiones pueden ser arriesgadas, pero no son peligrosas mientras no consistan en lóbregos pronósticos de imposibilidad de logros humanos, sociales o culturales,
  21. 21. CAPÍTULO 11. ACCIÓN
  22. 22. • En toda ciencia, sea pura o aplicada, la teoría es a la vez la culmina ción de un ciclo de investigación y una guía para investigación ulterior. En las ciencias aplicadas las teorías son, además de eso, la base de sistemas de reglas que prescriben el curso de la acción práctica óptima.• Por otro lado, en las artes y oficios o bien no hay teorías o bien éstas son meros instrumentos de acción. Pero eso no se refiere a teorías enteras, sino sólo a su parte periférica; puesto que sólo las consecuencias de nivel bajo de las teorías pueden estar en contacto con la acción, son esos resultados finales de las teorías los que atraen la atención del hombre práctico. En épocas pasadas se consideraba que un hombre era práctico de algún arte cuando al obrar prestaba poca o ninguna atención a la teoría, o bien se basaba en teorías espontáneas del sentido común.• Hoy día, un práctico es más bien una persona que obra según, decisiones tomadas a la luz del mejor conocimiento tecnológico: no científico, porque la mayor parte del conocimiento científico está demasiado lejos de la práctica o incluso es irrelevante para ella. Y ese conocimiento tecnológico, hecho de teorías, re glas fundamentad y datos, es a su vez un resultado de la aplicaci6n del método de la ciencia a problemas prácticos• La aplicación de la teoría a fines prácticos plantea problemas filosóficos considerables y descuidados en gran medida. Son meras muestras de un sistema de problemas que un día u otro deberían dar origen a una filosofía de la tecnología.
  23. 23. CAPÍTULO 12OBSERVACIÓN
  24. 24. • La observación es el procedimiento empírico básico. Tanto la medición cuanto el experimento suponen observación, mientras que ésta se realiza sin precisión cuantitativa (o sea, sin medición) y sin cambiar deliberada mente los valores de ciertas variables (o sea, sin experimentación).• El objeto de la observación es, naturalmente, un hecho actual; el producto de un acto de observación es un dato, o sea, una proposición singular o existencial que exprese algunos rasgos del resultado de la acción de observar. Se ofrece, pues, un orden natural para nuestro estudio: el orden hecho- observación-dato. Nuestra discusión se terminará con un examen de la función de la observación en la ciencia.• En particular, la observación, el tipo más simple de experiencia científica, no es ni más ni menos que una componente de la investigación científica. En efecto, las funciones de observación en la ciencia factual son: (i) suministrar información, (u) producir problemas sobre los datos, y (iii) contrastar hipótesis concebidas para resolver dichos problemas. Ninguna de esas funciones es una finalidad por sí misma: el desiderátum último es el descubrimiento de estructuras, y éstas se representan por teorías que la observación puede contribuir a contrastar.• La observación es, pues, insuficiente: si necesitamos un conocimiento factual profundo y preciso, tenemos que pasar a la medición y al experimento siempre que ello sea posible.
  25. 25. CAPÍTULO 13 MEDICIÓN
  26. 26. • Lo que puede observarse directa o indirectamente es un conjunto de rasgos de algún sistema concreto. Para ser precisa, la observación tiene que ser cuantitativa, porque los sistemas concretos tienen propiedades cuantitativas, aunque no sea más que porque existen en determinadas cantidades y en el espacio-tiempo. La observación cuantitativa es la medición. Siempre que se atribuyen números a ciertos rasgos sobre la base de la observación, se están practicando mediciones.• Hay tantas clases de medición como clases de propiedades y técnicas de medición. En lo esencial, podemos contar, comparar o medir en sentido estricto. Para decidir qué clase de medición es la que hay que practicar en cada caso es necesario llevar a cabo un análisis del concepto que denote la propiedad correspondiente. Según eso, hay que analizar la naturaleza de la cuantificación para poder entender los rasgos de la medición.• Una vez proyectado, construido y contrastado un equipo de medición, puede empezar la medición propiamente dicha. Los resultados brutos de una serie de mediciones serán un conjunto de números.• Hemos visto que la medición propiamente dicha es un eslabón de una cadena más bien larga de operaciones conceptuales y empíricas. El análisis de la medición nos ha llevado muy lejos de la simplista doctrina que lo reduce todo a echar un vistazo a la escala y concluir sin más.
  27. 27. CAPÍTULO 14EXPERIMENTO
  28. 28. • Vimos que la observación puede analizarse en tres componentes por lo menos: el objeto de observación (inserto en su entorno o medio), el observador y un canal de comunicación que transmite señales entre ambos. La medición introduce un cuarto factor, que es el dispositivo de medición. En el experimento, el objeto se ve rodeado por un medio artificial en mayor o menor medida, o sea, por un medio que en algunos aspectos se encuentra bajo el control —a poder ser remoto— del operador.• El método experimental consiste en someter un sistema material a ciertos estímulos, y en observar su reacción a éstos para resolver algún problema sobre la relación estímulo- respuesta; el problema puede consistir en la contrastación de una determinada hipótesis sobre esa relación, o en concebirla sobre la base de los datos factor-producto de la relación.• La proyección de experimentos depende de la cuestión planteada y del contexto de la cuestión, esto es, del trasfondo teorético disponible, de las técnicas con que se cuenta, de la clase de datos que‟ se esperan y de la exactitud requerida.• Una vez realizado el experimento propiamente dicho, hay que interpretar su resultado. Y una vez averiguada dicha relación hay que intentar explicarla por medio de alguna teoría ya disponible o mediante la construcción de otra nueva.• Sometemos a prueba nuestro procedimiento de contrastación mediante una técnica independiente, en vez de creer ciegamente sus resultados. En la ciencia se examinan cuidadosamente los procedimientos empíricos, tanto los de observación como los experimentales.
  29. 29. CAPÍTULO 15LA INFERENCIA CIENTÍFICA
  30. 30. • El hombre civilizado es un animal que hace conjeturas: está constantemente inventando hipótesis y poniéndolas a prueba, y saltando a audaces “conclusiones” sobre su valor. La actitud científica no consiste en prohibir esos saltos inferenciales, sino en controlarlos. El investigador debe saber cómo se ejerce ese control, nuevas investigaciones nos han demostrado que ese control está gravemente limitado: no hay en efecto ningún criterio a prueba de cualquier riesgo que pueda aplicarse a esos saltos inferenciales hasta las “conclusiones” correctas, a menos que se trate de conclusiones propiamente dichas, o sea, de consecuencias deductivas de algún conjunto de premisas.• El problema de la inferencia científica no deductiva es muy serio y difícil, ya por el mero hecho de que entre las ideas y los hechos que se supone representan aquéllas existe un indudable hiato: ¿cómo juzgar, en efecto, si una idea “encaja” con su referente? Y si la idea es propiamente una hipótesis, ¿cómo podemos compararla con evidencia empírica, si una y otra no tienen los mismos conceptos y están consiguientemente formuladas en lenguajes diferentes?• Hasta los procedimientos más elementales por los cuales contrastamos nuestras ideas sobre los hechos suponen problemas filosóficos graves y escasamente resueltos, como el problema de la verdad y el de la inferencia científica, esto es, el problema de la adscripción de valores veritativos a las ideas científicas.• La posición alcanzada es por tanto una especie de síntesis del realismo, el racionalismo y el empirismo, pero (esperamos) sin el extremismo ni la rigidez que caracterizan toda escuela filosófica. Es mejor que no bauticemos la posición construida en este libro: los ismos filosóficos son el cementerio de la investigación, porque ellos tienen ya todas las respuestas, mientras que la investigación, científica o filosófica, consiste en luchar con problemas rechazando las constricciones dogmáticas

×