Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Mini curso para lectores V

2,273 views

Published on

V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELES

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

Mini curso para lectores V

  1. 1. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESMINICURSO PARA LECTORESMiguel Ángel Godoy B., Pbro.
  2. 2. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESOLM 57. También el comentador ejerce un verdaderoministerio litúrgico, cuando, desde un lugar adecuado,propone a la comunidad de los fieles explicaciones ymoniciones oportunas, claras, diáfanas por susobriedad, cuidadosamente preparadas, normalmenteescritas y aprobadas con anterioridad por el celebrante
  3. 3. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESAntes de la reforma litúrgica, las moniciones ofrecían unresumen de lo que el celebrante diría en latín que el pueblo nocomprendía.Hoy no se trata de resumir la lectura, ni de explicarla. Esoproduce que el fiel ya no escuche lo que ya sabe. Se trata dedespertarle el apetito para que escuche.Si se quiere ambientar la proclamación de la Palabra de Dioscon alguna «monición», conviene tener en cuenta estasobservaciones:a) Fórmulas bien preparadas que presenten el contextohistórico, literario o existencial del texto que va a leerse.b) Que la monición tienda a crear un cierto «suspenso» frentea la lectura, invitando con ello al interés por escuchar el texto.
  4. 4. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESUnas moniciones bien hechas, influirán con el tiempo en quese vaya asumiendo progresivamente el contenido objetivode la misma Revelación y ayudarán a que se descubra y seviva en la plegaria lo que el mismo Dios ha querido anunciara su pueblo.Por ejemplo, una monición para la segunda lectura de laCena del Señor (1 Co 11, 24-26): «En esta noche, en queestamos celebran-do el «nacimiento» de la Eucaristía, ellector va a proclamar el más antiguo texto cristiano sobre lainstitución de este misterio».Las moniciones no las debe leer el mismo lector, puesperdería relieve la lectura. Normalmente las hace unmonitor dedicado expresamente a ello.
  5. 5. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELES PISTAS SENCILLAS SOBRE EL MODO DE HACER LAS MONICIONES:* Es conveniente que las moniciones de una celebración lasdiga la misma persona: para dar unidad al conjunto.•El que proclama la lectura no debe ser el que también dicela monición: es mejor distinguir claramente lo que es«palabra nuestra», mas o menos explicativa, y lo que es«Palabra de Dios».•* Las moniciones es mejor «decirlas», aunque estén escri-tas. Aunque también es cierto, que hay algunas personasque saben muy bien «decir» aunque estén «leyendo». Lamonición pide una comunicación especial con la asamblea.
  6. 6. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESMONICIÓN AMBIENTALEl monitor, desde el primer momento debe ambientar, y debe ser puente entre el presidente y el pueblo. La finalidad de esta monición es la de lograr que entre los reunidos exista un ambiente de unión fraterna, mismo que debe reinar en toda comunidad cristiana, consiguiendo de esta manera una digan celebración al elevar juntos sus pensamientos a la contemplación del misterio litúrgico.
  7. 7. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESEjemplos:*(Sagrado Corazón). Hermanos, nuestro nombre está escrito desde siempre en los designios de Dios, contemplemos el amor del Padre que nos eligió para ser como su hijo, y nos ayude a conseguirlo. Alegres, pues, meditemos con sencillez: Sí Dios con nosotros, ¿Quién contra nosotros?... sólo el corazón de Dios puede ser nuestro modelo.*(Cuaresma). La reconciliación con los hermanos, es el cami- no, y el signo para recuperar las relaciones con Dios, pues la Iglesia, es el lugar de encuentro existencial con el Señor, el hoy de Cristo y la salvación cristiana. Una auténtica re- conciliación con Dios, comporta una seria apertura hacia la comunidad, y una sincera atención a los hermanos.
  8. 8. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESEjemplos:*Cuando partimos el pan con los demás, les damos algo denosotros que nos hace vivir. Este gesto o signo hizo Jesús en laúltima cena para decir a sus discípulos: que entregaba su vidapor nosotros. En este día, el sacerdote nos parte el Pan de vi-da, que es Jesús, y nos lo entrega para unirnos y darnos vida.*En nuestra vida diaria, cuando se nos hace duro y pesado elcamino, sentimos la necesidad de la voz alentadora de alguienque nos ayuda a mantenernos en la lucha, alguien que noshaga entender que la vida es bella, que vale la pena vivirla.Dios como Padre bueno llega a nosotros en la Eucaristía,abrámosle nuestro corazón para que Él pueda sanar nuestrasheridas.
  9. 9. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESOración universal (OGMR 69)En la oración universal u oración de los fieles, el pueblo,responde de alguna manera a la palabra de Dios acogidaen la fe y ejerciendo su sacerdocio bautismal, ofrece aDios sus peticiones por la salvación de todos. Convieneque esta oración se haga normalmente en las Misas alas que asiste el pueblo, de modo que se eleven súplicaspor la santa Iglesia, por los gobernantes, por los quesufren alguna necesidad y por todos los hombres y lasalvación de todo el mundo.
  10. 10. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESOración universal (OGMR 70)7O. Las series de intenciones, normalmente, serán lassiguientes:Por las necesidades de la Iglesia;Por los que gobiernan las naciones y por la salvación delmundo;Por los que padecen por cualquier dificultad;Por la comunidad local.Sin embargo, en alguna celebración particular, como enla Confirmación, el Matrimonio o las Exequias, el ordende las intenciones puede amoldarse mejor a la ocasión.
  11. 11. V. MONICIONES Y ORACIÓN DE LOS FIELESOración universal (OGMR 71) 71. Corresponde al sacerdote celebrante dirigir estaoración desde la sede. Él mismo la introduce con unabreve monición en la que invita a los fieles a orar, y laconcluye con una oración. Las intenciones que seproponen sean sobrias, formuladas con sabia libertad, enpocas palabras, y han de reflejar la oración de toda lacomunidad.Las pronuncia el diácono o un cantor o un lector o un fiellaico desde el ambón o desde otro lugar conveniente.El pueblo, permaneciendo de pie, expresa su súplica biencon la invocación común después de la proclamación decada intención, o bien rezando en silencio.

×