3. EUCARISTÍA Y UNCION DE ENFERMOS
3. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
3.1.Preguntas de Reflexión
1.¿Quién puede recibir el
sacramento de la Unción de los...
3. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
3.1.Preguntas de Reflexión (Compendio del Catecismo 77)
1. ¿Quién puede recibir el ...
3. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
3.1.Preguntas de Reflexión (Compendio Catecismo 291)
2. ¿Cuáles son los efectos de ...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
3.2. Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal
Sacramentum Caritatis n. 22
Jes...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal
Sacramentum Caritatis n. 22
Si la Eu...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal
Sacramentum Caritatis n. 22
La relac...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal
Sacramentum Caritatis n. 22
En el mo...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal
Sacramentum Caritatis n. 22
La atenc...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
3.3 Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37)
«Un hombre bajaba
de Jerusalén a Je...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37)
Por casualidad, un sacerdote bajaba por...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37)
Pero un samaritano
que iba de viaje,
ll...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37)
y, montándolo en su
propia cabalgadura,...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37)
«Pues si tan
misericordioso y
humano fu...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37)
Y, después de
aconsejar que no
indaguem...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37)
Si encontrases una mone-
da de oro, a b...
EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS
Apóstolado para los enfermos
En la Instrucción Vaticana sobre algunas cuestiones acerc...
PREFACIO COMÚN VIII
En verdad es justo darte gracias y deber nuestro
alabarte, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
en...
PREFACIO COMÚN VIII
También hoy, como buen samaritano, se acerca a
todo hombre que sufre en su cuerpo o en su
espíritu, y ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Eucaristia y uncionenfermos

467 views

Published on

Relación entre la eucaristía y la unción de los enfermos.
Relato del buen samaritano

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
467
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Eucaristia y uncionenfermos

  1. 1. 3. EUCARISTÍA Y UNCION DE ENFERMOS
  2. 2. 3. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS 3.1.Preguntas de Reflexión 1.¿Quién puede recibir el sacramento de la Unción de los enfermos? 2. ¿Cuáles son los efectos de este sacramento?
  3. 3. 3. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS 3.1.Preguntas de Reflexión (Compendio del Catecismo 77) 1. ¿Quién puede recibir el Scmto de la Unción de los enfermos? (…) cualquier fiel que comienza a encontrarse en peligro de muerte por enfermedad o vejez El mismo fiel lo puede recibir también otras veces, si se produce un agravamiento de la enfermedad o bien si se presenta otra enfermedad grave. La celebración de este sacramento debe ir precedida, si es posible, de la confesión individual del enfermo.
  4. 4. 3. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS 3.1.Preguntas de Reflexión (Compendio Catecismo 291) 2. ¿Cuáles son los efectos de este sacramento? (…) confiere una gracia particular, que une más íntimamente al enfermo a la Pasión de Cristo, por su bien y por el de toda la Iglesia, otorgándole fortaleza, paz, ánimo y también el perdón de los pecados, si el enfermo no ha podido confesarse. (…) concede a veces, si Dios lo quiere, la recuperación de la salud física. En todo caso, esta Unción prepara al enfermo para pasar a la Casa del Padre.
  5. 5. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS 3.2. Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal Sacramentum Caritatis n. 22 Jesús no ha enviado solamente a sus discípulos a curar a los enfermos (cf. Mt 10,8; Lc 9,2; 10,9), sino que ha instituido también para ellos un sacramento específico: la Unción de los enfermos.[66] La Carta de Santiago atestigua ya la existencia de este gesto sacramental en la primera comunidad cristiana (cf. 5,14-16).
  6. 6. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal Sacramentum Caritatis n. 22 Si la Eucaristía muestra cómo los sufrimien- tos y la muerte de Cristo se han transforma do en amor, la Unción de los enfermos, por su parte, asocia al que sufre al ofrecimiento que Cristo ha hecho de sí para la salvación de todos, de tal manera que él también pue da, en el misterio de la comunión de los san tos, participar en la redención del mundo.
  7. 7. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal Sacramentum Caritatis n. 22 La relación entre estos sacramentos se manifiesta, además, en el momento en que se agrava la enfermedad: «A los que van a dejar esta vida, la Iglesia ofrece, además de la Unción de los enfermos, la Eucaristía como viático».
  8. 8. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal Sacramentum Caritatis n. 22 En el momento de pasar al Padre, la comunión con el Cuerpo y la Sangre de Cristo se manifies- ta como semilla de vida eterna y potencia de resurrección: « El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día » (Jn 6,54). Puesto que el santo Viático abre al enfermo la plenitud del misterio pascual, es necesario asegurarle su recepción.
  9. 9. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Benedicto XVI, Exhortación Apostólica Postsinodal Sacramentum Caritatis n. 22 La atención y el cuidado pastoral de los enfermos redunda sin duda en beneficio espiritual de toda la comunidad, sabiendo que lo que hayamos hecho al más pequeño se lo hemos hecho a Jesús mismo (cf. Mt 25,40).
  10. 10. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS 3.3 Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37) «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayo en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Desnudar: despojar de inmortalidad Moler a palos: herir dejando inclinado al pecado
  11. 11. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37) Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo.
  12. 12. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37) Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, tuvo compasión, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino … Aceite: Unción Vino: Eucaristía
  13. 13. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37) y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: "Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta." Posada: Iglesia
  14. 14. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37) «Pues si tan misericordioso y humano fue un samaritano hacia un desconocido, ¿quién nos perdonará si descuidamos a nuestros hermanos en males mayores?», se pregunta San Juan Crisóstomo. Posada: Iglesia
  15. 15. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37) Y, después de aconsejar que no indaguemos por qué otros no lo han hecho –especialmente si son heridas del alma– , dice: «Cúrale tú y no pidas a nadie cuenta de su negligencia. Posada: Iglesia
  16. 16. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Parábola del Buen Samaritano (Lucas 10, 25-37) Si encontrases una mone- da de oro, a buen seguro que no pensarías: ¿por qué no la ha hallado otro? Al contrario, correrías a to- marla cuanto antes. Pues has de saber que cuando encuentras a tu hermano herido, has encontrado algo que vale más que un tesoro: el poder cuidarle». No dejemos de hacerlo.Posada: Iglesia
  17. 17. EUCARISTÍA Y UNCIÓN DE LOS ENFERMOS Apóstolado para los enfermos En la Instrucción Vaticana sobre algunas cuestiones acerca de la colaboración de los fieles laicos en el sagrado ministerio de los sacerdotes (1997) se indica así: Articulo 9. El apostolado para los enfermos § 1. (…) Allí donde los fieles no ordenados acompañan a los enfermos en los momentos más graves es para ellos deber principal suscitar el deseo de los Sacramentos de la Penitencia y de la sagrada Unción, favoreciendo las disposiciones y ayudándoles a preparar una buena confesión sacramental e individual, como también a recibir la Santa Unción.
  18. 18. PREFACIO COMÚN VIII En verdad es justo darte gracias y deber nuestro alabarte, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, en todos los momentos y circunstancias de la vida, en la salud y en la enfermedad, en el sufrimiento y en el gozo, por tu siervo, Jesús, nuestro Redentor. Porque él, en su vida terrena, pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el mal.
  19. 19. PREFACIO COMÚN VIII También hoy, como buen samaritano, se acerca a todo hombre que sufre en su cuerpo o en su espíritu, y cura sus heridas con el aceite del consuelo y el vino de la esperanza. Por este don de tu gracia, incluso cuando nos vemos sumergidos en la noche del dolor, vislumbramos la luz pascual en tu Hijo, muerto y resucitado.

×