Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Ecos de Las Metamorfosis de Ovidio

17,273 views

Published on

Apolo y Dafne
Píramo y TIsbe

Published in: Education

Ecos de Las Metamorfosis de Ovidio

  1. 1. Ecos de las Metamorfosis de Ovidio Parte tamen meliore mei super alta perennis Astra ferar, nomenque erit indelebile nostrum, Quaque patet domitis Romana potentia terris Ore legar populi perque omnia saecula fama, Siquid habent veri vatum presagia, vivam.
  2. 2. El primer amor de Febo fue Dafne, la hija de Peneo, un amor que no produjo el ignorante azar, sino la cruel ira de Cupido <ul><li>A Dafne ya los brazos le crecían </li></ul><ul><li>y luengos ramos vueltos se mostraban; </li></ul><ul><li>en verdes hojas vi que se tornaban </li></ul><ul><li>los cabellos que el oro escurecían; </li></ul><ul><li>de áspera corteza se cubrían </li></ul><ul><li>los tiernos miembros que aún bullendo estaban; </li></ul><ul><li>los blancos pies en tierra se hincaban </li></ul><ul><li>y en torcidas raíces se volvían. </li></ul><ul><li>Aquel que fue la causa de tal daño, </li></ul><ul><li>a fuerza de llorar crecer hacía </li></ul><ul><li>este árbol, que con lágrimas regaba. </li></ul><ul><li>¡Oh miserable estado, oh mal tamaño, </li></ul><ul><li>que con llorarla crezca cada día </li></ul><ul><li>la causa y la razón por que lloraba. </li></ul><ul><li>Garcilaso de la Vega </li></ul>
  3. 3. Así huye la cordera del lobo, así la cierva del león, así del águila las palomas con alas temblorosas, cada una de sus enemigos; el amor es la razón de que te siga. Bermejazo Platero de las cumbres , A cuya luz se espulga la canalla, La Ninfa Dafne, que se afufa y calla, Si la quieres gozar, paga y no alumbres. Si quieres ahorrar . de pesadumbres , Ojo del Cielo, trata de compralla: En confites gastó Marte la malla, Y la espada en pasteles y en azumbres. Volvióse en bolsa Júpiter severo; Levantóse las faldas la doncella Por recogerle en lluvia de dinero. Astucia fue de alguna Dueña Estrella, Que de Estrella sin Dueña no lo infiero: Febo, pues eres Sol, sírvete de ella Quevedo
  4. 4. El perseguidor, ayudado por las alas del amor, es más rápido, se niega al descanso, acosa la espalda de la fugitiva y echa su aliento sobre los cabellos de ella que le ondean sobre el cuello. <ul><li>“ Tras vos, un alquimista va corriendo, </li></ul><ul><li>Dafne, que llaman Sol, ¿y vos, tan cruda? </li></ul><ul><li>Vos os volvéis murciélago sin duda, </li></ul><ul><li>Pues vais del Sol y de la luz huyendo. </li></ul><ul><li>“ Él os quiere gozar, a lo que entiendo, </li></ul><ul><li>si os coge en esta selva tosca y ruda: </li></ul><ul><li>Su aljaba suena, está su bolsa muda; </li></ul><ul><li>El perro, pues no ladra, está muriendo. </li></ul><ul><li>“ Buhonero de signos y planetas, </li></ul><ul><li>Viene haciendo ademanes y figuras, </li></ul><ul><li>Cargado de bochornos y cometas.” </li></ul><ul><li>Esto la dije; y en cortezas duras </li></ul><ul><li>De laurel se ingirió contra sus tretas, </li></ul><ul><li>Y, en escabeche, el Sol se quedó a escuras. </li></ul><ul><li>Quevedo </li></ul>
  5. 5. Aún sigue Febo amándola, y apoyando su mano en el tronco percibe como tiembla aún su pecho por debajo de la corteza reciente; y estrechando en sus brazos las ramas, como si aún fueran miembros besa la madera; pero la madera huye de sus besos. <ul><li>Y el dios le habla así: “Está bien, puesto que ya no puedes ser mi esposa, al menos serás mi árbol </li></ul>
  6. 6. Píramo y Tisbe, el uno el más bello de los jóvenes, la otra sobresaliente entre las muchachas que tenía el Oriente, ocupaban dos casas contiguas. La vecindad les hizo conocerse y dar los primeros pasos; con el tiempo creció el amor. <ul><li>Tú, de la noche gloria y ornamento, </li></ul><ul><li>Errante luna, que oyes mis querellas, </li></ul><ul><li>Y vosotras,clarísimas estrellas, </li></ul><ul><li>luciente honor del alto firmamento </li></ul><ul><li> ” Pues ha subido allá de mi lamento </li></ul><ul><li>  el son, y de mi fuego las centellas, </li></ul><ul><li>sienta vuestra piedad, oh luces bellas, </li></ul><ul><li>si la merece, mi amoroso intento». </li></ul><ul><li>Esto diciendo, deja el patrio muro </li></ul><ul><li>el desdichado Píramo, y de Nino </li></ul><ul><li>parte al sepulcro, donde Tisbe espera Pronóstico infeliz, presagio duro </li></ul><ul><li>de infaustas bodas, si ordenó el destino </li></ul><ul><li>Que un túmulo por tálamo escogiera </li></ul><ul><li>Juan de Arguijo </li></ul>
  7. 7. Ellos habrían querido celebrar la legítima unión de la antorcha nupcial, pero se opusieron los padres. <ul><li>La pared medianera de ambas casas estaba hendida por una delgada grieta.El defecto, que nadie había observado a lo largo de los siglos -¿qué no notará el amor?- vosostros, amantes, fuisteis los primeros en verlo y lo hicisteis camino de vuestra voz. </li></ul>
  8. 8. Acuerdan hacer en el silencio de la noche la tentativa de engañar a sus guardianes y salir de sus puertas <ul><li>Hace Tisbe girar la puerta, sale, engaña a los suyos, con la cara tapada llega a la tumba y se sienta bajo el árbol convenido; el amor la hacía atrevida. </li></ul><ul><li>He aquí que llega una leona con el hocico espumeante embadurnado de sangre. </li></ul>
  9. 9. La babilonia Tisbe la vio de lejos y con pasos asustados huyó a una oscura cueva. Píramo salió más tarde, vio en el espeso polvo huellas de una fiera y palideció su semblante entero <ul><li>El triste fin, la suerte infortunada, </li></ul><ul><li>ajeno premio de la fe constante, </li></ul><ul><li>del uno y otro miserable amante, </li></ul><ul><li>a quien perdió una noche y una espada </li></ul><ul><li>Oculta en sombra oscura esta labrada </li></ul><ul><li>Piedra. Tú, peregrino caminante, </li></ul><ul><li>repara al grave caso, y con semblante </li></ul><ul><li>pío suspende el curso a tu jornada; </li></ul><ul><li>Que darás tiernas lágrimas, no dudo, </li></ul><ul><li>a estas cenizas donde aún dura ardiente </li></ul><ul><li>el fuego que causó desdicha tanta, </li></ul><ul><li>Debida compasión al mal que pudo </li></ul><ul><li>Mudar color en la cercana fuente, </li></ul><ul><li>Y el de su fruto en la insensible planta </li></ul><ul><li>Juan de Arguijo </li></ul>
  10. 10. Cuando encontró también la prenda teñida en sangre dijo: “Una sola noche acabará con los enamorados; de los dos ella era la más digna de una larga vida, mientras que mi alma es culpable” <ul><li>Vuelve ella, busca al joven con los ojos y con el alma. </li></ul><ul><li>Reconoció a su amor, se maltrata los brazos que no lo merecían, se arranca los cabellos. </li></ul><ul><li>“ Tu propia mano te ha dado muerte y tu propio amor, infortunado!. Para esto sólo tengo yo también una mano fuerte y tengo también amor que me dará fuerzas para herirme”. </li></ul>

×