Successfully reported this slideshow.

Consigna tp1, con material

1,229 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Consigna tp1, con material

  1. 1. Materia: Trabajo y Ciudadanía. Prof.: Mercedes Sanchez Viamonte Trabajo práctico Nro. 1: “Evolución del trabajo”Unidad 1: La Organización del Trabajo en las sociedades CapitalistasFecha de Entrega: Lunes 25/03 (6toA) y Martes 26/03 (6toB y C)Cantidad de alumnos: 4 (cuatro) como máximo!Pensar sobre el mundo del trabajo permite imaginar anticipaciones que atenuarán las sorpresas. También estimula el desarrollo de una actitud activa, reflexiva y comprometida con la realidad que le toca vivir a cada generación.Material de lectura obligatoria:  “El trabajo y su conexto social” Karl Marx  “Ponerse la camiseta” Pablo Winokour y Sebastian Hadida, Revista Pymes  “La oficina del siglo XXI: flexible, inteligente y con clima relajado” Carlos Toppazzini, Diario Clarìn  “La oficina, en la nube” Maria Gabriela Ensinck, diario La Nación  “Recursos Humanos: el departamento que gracias a las redes sociales puede contratarte… o despedirte”, extraído de infoempleo.comLuego de la lectura del material, realizar una presentación en Power Point sobre los cambios másimportantes que se han sucedido en el ámbito laboral, comparando el trabajo en el S.XIX y en el S.XXI.Se puede tomar como punto de partida los siguientes parámetros: 1. Cambios en el tipo de trabajo 2. Cambios en el lugar de trabajo 3. Cambio en los líderes 4. Cambio en los empleados 5. Cómo influyó los avances tecnológicos en las modalidades de trabajo (teletrabajo, oficina virtual, etc.) 6. Impacto de las redes sociales en el trabajo. 7. Completar con una conclusión sobre còmo y donde nos imaginamos trabajando.La presentación puede ser con imágenes, textos, videos o música.Para la evaluación del trabajo, se tendrá en cuenta:  Presentación en tiempo y forma  Creatividad  Adaptación del material de lecturaAclaraciòn sobre la entrega: el Power Point deben subirlo a la página slideshare.com y enviar el link pormail o insertarlo como comentario en el blog de la materia (dentro de su división). 1
  2. 2. El trabajo y su contexto social“Ahora bien, ¿en qué consiste la alienación del trabajo? Ante todo, en el hecho de que el trabajo esexterior al obrero, es decir, que no pertenece a su ser; que, en consecuencia, el obrero no se afirma ensu trabajo, sino que se niega; no se siente cómodo, sino desventurado; no despliega una libre actividadfísica e intelectual, sino que martiriza su cuerpo y arruina su espíritu. En consecuencia, el obrero solo tienela sensación de estar consigo mismo cuando está fuera del trabajo, y, cuando está en su trabajo se sientefuera de sí. Está como en su casa cuando no trabaja; cuando trabaja no se siente en su casa. Su trabajono es, pues, voluntario, sino impuesto; es trabajo forzado. No es pues, la satisfacción de una necesidad,sino solo un medio de satisfacer algunas necesidades al margen del trabajo.El carácter extraño del trabajo aparece con claridad en el hecho de que apenas deja de haber obligaciónfísica o de otro tipo, el trabajo es rehuido como si fuera una peste. El trabajo exterior, el trabajo en el queel hombre se aliena, es un trabajo de sacrificio de si, de mortificación. Por último, el carácter exterior deltrabajo con respecto al obrero aparece en el hecho de que no es un bien propio de éste, sino un bien deotro; que no pertenece al obrero; que en el trabajo el obrero no se pertenece a si mismo, sino quepertenece a otro.Así como en la religión la actividad propia de la imaginación humana –del cerebro humano y del corazónhumano- actúa sobre el individuo independientemente de él, así también la actividad del obrero no es supropia actividad. Pertenece a otro; es la pérdida de si mismo.Llegamos, pues, al resultado de que el hombre solo se siente ya libremente activo en sus funcionesanimales: comer, beber y procrear, y, cuando mucho, en su cuarto, en su arreglo personal, etc., y que ensus funciones de hombre sólo se siente ya animal. Lo bestial se convierte en lo humano y lo humano seconvierte en lo bestial.Comer, beber, procrear, etc., son también, por cierto, funciones auténticamente humanas.Pero separadas en forma abstracta del resto del campo de actividades humanas y convertidas, así, en elúnico y último fin, son bestiales”.Marx, Karl, Manuscritos de 1844. Economía, Política y Filosofía. Buenos Aires, Arandu,1968.Luego de leer el texto, contestar:• ¿Cuáles de estas afirmaciones que Karl Marx hizo sobre el trabajo en el siglo xix les parece que puedenaplicarse en el mundo laboral actual? Justificar sus respuestas con situaciones contemporáneas. 2
  3. 3. 3
  4. 4. 4
  5. 5. 5
  6. 6. 6
  7. 7. IEco – Domingo 3 de Febrero de 2013La oficina del siglo XXI: flexible,inteligente y con clima relajadoEspacios abiertos, luz natural, puestos de trabajo móviles, salas colaborativas y para el recreo seimponen como tendencias.PorCARLOS TOPPAZZINI ESPECIAL PARA CLARINDesde la aparición del escritorio en el “Siglo de las Luces”, pasando por la irrupción del teléfono y la máquina deescribir en las oficinas del siglo XIX, los espacios de trabajo se concebían atendiendo a una actividadsedentaria y aislada. Pero el avance de la tecnología y los cambios de hábitos generacionales estánmodificando ese tradicional esquema.Los especialistas en el diseño de oficinas coinciden en que estos espacios laborales también se adecuan a lasmodalidades del trabajo actual, basados en la interactividad y las nuevas tecnologías de comunicación, queincorporan espacios abiertos y adaptables; optimizan el uso luz natural y la calidad de aire; poseen vistasaccesibles para todos los empleados; tienen mobiliarios flexibles, y aplican y fomentan prácticas sustentables.“La demanda de flexibilidad, las posibilidades de movilidad y la disponibilidad tecnológica, junto a los formatoslaborales y las dificultades para trasladarse, mudaron el concepto acerca de dónde y cómo trabajamos”,sintetiza Víctor Feingold, director de Contract Argentina, empresa enfocada en el rubro. Miguel Grehan, de IntroArquitectura, señala “el predominio de un mix de oficinas abiertas y flexibles para un mejor aprovechamiento delpiso y de la luz natural”.“Se ven oficinas amplias, eficientes y libres que faciliten una distribución integradora”, dice Juan Manuel Farola,de la consultora Colliers International. “Predominan las alturas de piso a techo más espaciosas, con fachadasen vidrio y perímetros libres, y que cuentan con autonomía de servicios como gimnasios, comedores, cajeros oguarderías”, detalló el entendido.La necesidad de consolidar sus operaciones en un único sitio llevó a General Electric a inaugurar oficinas en2012, distribuidas en 3 pisos de 1.400 m2 cada uno, en el barrio de Saavedra. “Las instalaciones anteriorescontaban con espacios de trabajo de cierta rigidez, con paneles divisorios elevados y oficinas privadas en laperiferia de la planta”, cuenta Juan Diego Lazzaro, de GE. Y agrega: “Para las nuevas instalaciones aplicamosel concepto de espacios abiertos, incorporamos puestos operativos que permitan mayor contacto entreempleados y el uso de áreas colaborativas flexibles, a la vez que se redujeron oficinas privadas para liberarvistas, lo que permite también un mejor rendimiento de los equipos de aire acondicionado”. 7
  8. 8. Santiago Falcone, de Neumann-kohn, una empresa diseñadora de oficinas, interpreta que “las empresas ahoradan más importancia a zonas que no son estrictamente de trabajo, áreas comunes o de actividades quepropone al empleado, como sala de yoga, gimnasio, bibliotecas, entre otras”. Jorge Aslan, del estudio Aslan-Ezcurra & Asoc., añade que eso “tiene que ver con el uso de sillas ergonómicas y muebles multifunción”.Comunicación abierta Los 450 metros cuadrados que ocupa Campari en un edifico del bajo porteño secaracterizan por la aplicación de colores vivos, que representan a su marca insignia, y a otras que posee lacompañía y que están presentes en los distintos ambientes de la planta. “Hace unos años decidimos cambiar auna oficina más moderna, donde la decoración como los ambientes contribuyan a una comunicación abierta”,cuenta Martín Domínguez, gerente de Recursos Humanos de Gruppo Campari. “Buscamos que todos –completó– perciban un lugar de trabajo informal, amigable y cálido”.Los ambientes descontracturados y relajantes irrumpieron de la mano de las empresas de tecnología, perosegún Feingold, “algunas compañías ya se animan a las habitaciones para la siesta, con luz tenue, sillones yauriculares con música; o salas de reuniones en la cocina, donde se puede comer y hablar de trabajo”.“El espacio de trabajo actual es tecnológico desde que el trabajador es multimedia”, continua Feingold. Por ello,“no puede faltar el Wi Fi, sin dejar de lado sensores de intensidad de luz o sistemas inteligentes de regulaciónde temperatura para evitar despilfarros”. Esto tiene que ver con “la arquitectura sustentable”, define Aslan. Enefecto, “se calcula que de los 122.000 m2 que ingresarán este año al mercado, el 90% corresponderá aedificios y oficinas sustentables”, aseguran desde Colliers.Reciclar y descomprimir Este concepto comprende desde la ubicación de la oficina en zonasdescomprimidas, pasando por el uso de pintura, alfombras y adhesivos con bajas emisiones de COV(compuestos orgánicos volátiles), hasta el reciclado de agua de lluvia en baños y disposición de sectores parala separación y almacenamiento de residuos, entre otras.El banco HSBC fue uno de los pioneros en el país en incorporar características sustentables a sus oficinas deBarracas. “Logramos reducir el consumo de energía, ahorramos un 35% de agua potable y mejoramos laventilación y calefacción natural. En general, el consumo del edificio bajó un 30% y el 92% de los empleadosgoza de luz natural y vistas al exterior. Además, aumentó el rendimiento del personal y alcanzamos un 98% desatisfacción en la encuesta interna de confort que realizamos”, puntualiza Christian Touceda, jefe de Compras yCorporate Real Estate del HSBC.Cualquiera sea la alternativa, los espacios de trabajo para el nuevo siglo se presentan abiertos y con áreas paracompartir, porque con esos ámbitos informales las empresas buscan potenciar el talento y la creatividad de susrecursos.OPINIONDe los rigores en el horario a lavirtualidadPorMIGUEL JURADO EDITOR ADJUNTO DEL SUPLEMENTO ARQUITECTURALas oficinas están por volverse obsoletas una vez más y tal vez para siempre. La primera gran mutación quesufrieron fue a causa de los problemas sociales; la segunda, por cuestiones funcionales. Ahora, desapareceránpor razones tecnológicas, funcionales y sociales. Las primeras oficinas, nacidas después de la RevoluciónIndustrial, copiaban la organización fabril: enormes espacios abiertos con cientos de escritorios alineados.Trabajadores con horarios estrictos, tareas mecánicas y control visual del jefe. Un sistema casi carcelario.Este esquema no funcionó porque la gente perdía la motivación y eso no le sirve a ningún sistema productivo.La segunda etapa empezó en la década del 50. Podemos ver la estética y el ambiente social de esa época enla serieMad Men . Un sentido más amable del ambiente de trabajo, lugares abiertos y fluidos para los 8
  9. 9. empleados rasos, despachos cerrados con dominio de las ventanas para los ejecutivos y recintos transparentespara las reuniones. Flexibilidad, transparencia y orden jerárquico en un ambiente que lucía más democrático delo que era. Al fin y al cabo, siempre ha habido jefes.Ese ambiente empezó a cambiar en los 70, cuando se aplicaron las investigaciones para hacer más eficiente eltrabajo burocrático y nacieron los muebles modulares, desarmables, rearmables y reconfigurables. Capaces dedar diferentes respuestas con un número limitado de piezas estandarizadas.Pero la defunción definitiva de las oficinas empezó cuando se popularizaron las PC y, ahora, la telefonía celular.Ya no es necesario que el jefe mire si su subordinado trabaja porque su propia computadora lo deja registrado.Los archivos son universales y compartibles; la comunicación, instantánea. En consecuencia, no es necesarioque los trabajadores estén todos juntos en un mismo lugar. De allí al trabajo en casa hay un paso.Tal vez en menos de 10 años, como mucho, las oficinas sólo existan por cuestiones simbólicas. Ya hoy, lasreuniones se hacen por Internet. Se decide más por e-mail que en reuniones, los trabajadores más calificadosocupan el 80% de su tiempo en su celular. Trabajar, lo que se llamaba trabajar, es cada vez menos útil. Laoficina se está convirtiendo en un espacio virtual, como ya lo hicieron las conversaciones, el poker y los amigos. 9
  10. 10. Domingo 24 de abril de 2011 | Publicado en edición impresaExtra TecnoLa oficina, en la nubeEl trabajo móvil está cambiando la cultura laboral. Ahorra tiempo, reduce gastos y apuesta a laflexibilidad. Los dispositivos portátiles son sus mejores aliados. Es tendencia en el mundo y yapisa fuerte en nuestro país Ver más fotos Foto: Sebastián FeldmanEs una modalidad que no sólo ahorra tiempo y gastos en traslados. Algunas empresas la utilizan como incentivopara el personal. Se trata del trabajo móvil, una tendencia que está modificando los hábitos del mundo laboral: yano asistimos todos los días a una oficina fija, con escritorio y sillón más o menos confortable. Desde hace untiempo, gracias a las nuevas tecnologías, la oficina viaja con uno en la laptop o el teléfono móvil.Y aquello queantes cargaba el disco rígido de una pesada máquina ahora está en la nube, como se llama al paraíso de Internetcuando se cruza la puerta de entrada del navegador.Desde hace dos años, el 90% de los empleados de Nixe ( www.nixe.com ), una firma porteña de serviciostecnológicos, trabaja desde su casa. Del mismo modo lo hace Gustavo Gasparrini (46), fundador de la compañía."Brindamos soporte y administración de sistemas operativos a empresas, una tarea que puede hacerse en formaremota. Por eso decidimos implementar el teletrabajo de manera optativa", cuenta. El único requisito es trabajarun año en la oficina, para recibir capacitación. Luego la firma provee a los empleados del equipamiento necesario(computadora y teléfonos IP -Internet protocol-), y se hace cargo de la conexión de banda ancha. "Hasta ahora,nadie rechazó la propuesta -dice Gasparrini-. A mí me costó más adaptarme, ya que vengo de una generación en laque el trabajo era sinónimo de ir a un lugar y cumplir un horario. Los más jóvenes toman de forma más natural elhecho de trabajar por objetivos y desde cualquier parte", confiesa.A partir de la implementación del teletrabajo, no hay más llegadas tardes por piquetes y caos de tránsito, no haycasi ausentismo, y es un beneficio para quienes, por ejemplo, deciden trabajar desde su lugar de veraneo paraextender las vacaciones.En la Argentina hay actualmente 1,6 millones de teletrabajadores, y su número crece a un ritmo del 20% anualsegún un informe de la consultora Carrier y Asociados basado en proyecciones del Ministerio de Trabajo. "El 90%de quienes trabajan a distancia son autónomos o profesionales, y sólo un 10% lo hace manteniendo la relación dedependencia con la empresa", destaca Fabio Boggino, titular de la agencia Jobing ( www.jobing.com.ar ),especializada en implementación de teletrabajo y trabajo móvil en las organizaciones.Desde 2008, una docena de empresas adhieren al Programa Piloto de Seguimiento y Promoción del Teletrabajo enEmpresas Privadas (Propet), impulsado por el Ministerio de Trabajo (www.trabajo.gob.ar/teletrabajo ). Aquellascompañías que toman bajo esta modalidad a trabajadores mayores de 45 años tienen beneficios fiscales y unareducción del pago de los aportes patronales del 20%. Contra la creencia popular de que precariza las condicioneslaborales, el teletrabajo implica continuar la relación de dependencia y contar con las mismas obligaciones ybeneficios que los trabajadores presenciales.Según Boggino, "el teletrabajo tiene múltiples ventajas para las personas, ya que les permite destinar el tiempo queantes se iba en traslados a sí mismos y a su familia, y el ahorro en viáticos y comidas fuera de casa les implicahasta un 20% de aumento relativo del salario". Las empresas también salen beneficiadas, ya que "incrementa la 10
  11. 11. motivación y la productividad. Y permite ahorrar hasta el 64% sobre el costo anual de cada empleado por menor necesidad de metros cuadrados de oficinas, su mantenimiento e impuestos, menores gastos de librería, café y teléfonos", señala el consultor. Sin embargo, existen barreras al teletrabajo, y son más de tipo cultural que tecnológico. Además de contar con cierta infraestructura (básicamente, computadoras con buena conexión a Internet y teléfonos móviles), su implementación requiere "dejar atrás la costumbre de controlar presencia y horarios para enfocarse en los objetivos cumplidos", destaca Boggino. El mayor acceso a computadoras y conexiones de banda ancha en los hogares (pasaron de 130.000 en 2001 a 4,7 millones en 2010, según un informe de la consultora Prince & Cooke) genera nuevas oportunidades laborales. Cada vez más personas basan o completan sus ingresos a través de la venta de productos online. Según un estudio de The Nielsen Company para Mercadolibre, a fines de 2009 había más de 52.000 personas que obtenían la mayor parte de sus ingresos a través del comercio electrónico. Esta modalidad genera unos 18 mil nuevos puestos de trabajo cada año, muchos creados por los propios vendedores, ya que un 67% tiene al menos un colaborador.COMERCIANTES ONLINE La tecnología derriba barreras a la hora de emprender, sobre todo para sectores que suelen tener dificultades de empleo como los más jóvenes, las mujeres y los mayores de 45 o 50 años. Según datos de Nielsen, el comercio electrónico representa la principal fuente de ingresos para el 10% de los usuarios de entre 18 y 25; y hay una creciente proporción de mujeres que utiliza la venta online para complementar los ingresos de sus hogares. En tanto, más de la mitad de los vendedores online (56%) son trabajadores híbridos. Es decir que mantienen su ocupación habitual y en el tiempo libre desarrollan un emprendimiento comercial propio en Internet. Graciela Imbrogno empezó de esta manera a vender fragancias y cosméticos bajo la marca Graines Perfumes. "Hace 2 años y medio me jubilé después de trabajar 35 años en un banco -cuenta- y me dediqué a full a mi nuevo negocio." Hoy, Graciela es una de las vendedoras más reconocidas en el mundillo del e-commerce, que permite a los clientes otorgar puntaje y dejar comentarios luego de cada compra. Al principio, el trabajo resultó más demandante que ir al banco. "Tenía que hacerme conocida, y trabajaba hasta cualquier hora y los fines de semana. Pero ahora me puse un horario y lo respeto a rajatabla. Armé mi oficina en el cuarto de uno de mis hijos, y el menor, que aún vive en casa, sabe que estoy, pero estoy trabajando", asegura. "Después de tantos años de ir a una oficina disfruto mucho de poder trabajar en casa -dice Graciela-. No me siento aislada, al contrario, me contacto con un montón de gente de todo el país. Me envían mensajes por correo electrónico, por Facebook, en el chat o hablamos por teléfono. Descubrí un mundo nuevo y que sirvo para algo más que ser bancaria."SOLOS, PERO ACOMPAÑADOS Artur Maklyarevsky (36) es ucraniano y lleva su oficina en su computadora portátil a todas partes. Es el creador de dos compañías: un sitio de Internet dedicado al arte urbano ( www.bulkka.com ) y una firma de servicios tecnológicos ( www.convertmyflash.com ) que convierte páginas Web armadas en flash al formato HTML, más amigable para la navegación móvil. Cuando está en Buenos Aires, Artur maneja sus emprendimientos desde algún cibercafé o desde Urban Station, estación de co-working -modalidad de trabajo en la que emprendedores de diferentes rubros comparten una oficina-, en el barrio de Palermo. "La ventaja es que no estás solo en tu casa. Tampoco se trata de ir a un café y tener que llevarte la laptop al baño para que no te roben, o que tus clientes te llamen y escuchen el ruido del bar. Podés trabajar en un lugar cómodo, seguro y junto a personas interesantes", dice el emprendedor. A pocos metros de él, la porteña María Spitaleri (30) trabaja con su computadora portátil para una agencia internacional de branding que está por instalarse en el país. "Es un proyecto que se está armando, y trabajamos cinco personas desde la Argentina. En lugar de alquilar una oficina temporal, nos citamos en un bar o en una estación de co-working y así podemos interactuar en un ambiente cómodo y con la tecnología y conexión de Internet adecuadas", destaca. "Combinamos la informalidad de un bar y la comodidad del hogar", dice Juan Pablo Russo, ex publicista y uno de los socios de Urban Station ( www.enjoyurbanstation.com ), junto a Marcelo Cora, Claudio Bisurgi y Florencia Faivich. "Todos venimos del ámbito corporativo y soñábamos con trabajar en un lugar como este, donde hay gente muy diversa, buena onda y mucha flexibilidad", completa Florencia. Hay quienes vienen por un par de horas y pagan como si fuera un ciber; otros alquilan su espacio por día, semana o mes. "Lo más interesante -apunta la emprendedora- son los mix que se arman cuando se ponen a hablar una wedding planner con un trader que opera en el mercado de futuros, un diseñador y una traductora, y a lo mejor de ese intercambio nace una amistad o un nuevo negocio." 11
  12. 12. UN NUEVO MODELO, UNA NUEVA RAZA Cada vez más, el trabajo a distancia se está transformando en móvil. Este cambio está creando una nueva raza de trabajadores y emprendedores nómades que organizan sus horarios, visitan clientes, proveedores y atienden consultas y llamadas en cualquier momento y lugar, desde un teléfono móvil o una computadora portátil. Según un informe de The Economist, en Estados Unidos, uno de los mercados con mayor desarrollo de esta modalidad, "los trabajadores nómades están menos de la tercera parte del tiempo en las oficinas de la empresa, otro tercio de su tiempo trabajan en sus casas y el tercio restante, en cafés, bibliotecas o parques con acceso Wi-Fi". Si bien el concepto de trabajo a distancia se popularizó en la década del 90 gracias a las tecnologías de comunicación fijas (teléfono, fax, PC de escritorio y conexión a Internet), el nuevo modelo de trabajo nómade es radicalmente diferente y requirió para su implementación el desarrollo de las tecnologías de comunicación móviles (telefonía celular, computadoras portátiles, conexiones de banda ancha móviles). Mike Lazaridis, fundador de Research in Motion (RIM), la fabricante de Blackberry, afirma que este dispositivo contribuyó a la globalización, ya que "sacó a la gente de sus escritorios en el momento en que se comenzaban a demandar trabajadores disponibles durante las 24 horas". A diferencia del trabajo a distancia, que mantiene a las personas ceñidas a un horario y lugar donde puedan ser ubicadas, el trabajo móvil las libera de esas ataduras, pero exige un cambio de mentalidad. El nuevo paradigma de trabajo se parece al de la universidad: el profesor asigna una tarea y una fecha de entrega, no importa en qué momento y lugar los alumnos la resuelven. Sin embargo, no todos los trabajadores quieren ni se sienten cómodos con las nuevas premisas. Uno de los principales peligros del trabajo móvil es el estrés, por la tendencia a estar conectado con el trabajo todo el tiempo. James Katz, profesor de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey y jefe de un centro de investigaciones sobre el impacto social de las tecnologías móviles, afirma: "La movilidad del trabajo exige una nueva integración de las esferas productivas y sociales". El investigador señala que en la era de los agricultores y artesanos preindustriales, las personas no separaban el espacio físico del trabajo, la familia y el esparcimiento. Frecuentemente trabajaban en sus casas, junto a la familia, que era mucho más extensa que la actual. La era industrial, con la creación de máquinas y líneas de montaje, obligó a la separación de hogares y fábricas, y otro tanto ocurrió con las burocracias previas a esta era digital. En la actualidad, en cambio, estas esferas vuelven a converger. La diferencia entre la integración de los espacios de trabajo y familia en la era preindustrial y en la época actual es que antiguamente la productividad personal tenía un límite. Hoy, la conectividad permanente brinda la falsa ilusión de que, con las nuevas tecnologías, siempre se puede lograr más productividad. A pesar de sus fallas y sus puntos en contra, lo cierto es que la movilidad del trabajo ha llegado para quedarse. Las nuevas generaciones de nativos digitales tienden cada vez menos a afincarse en un lugar (sea una ciudad, un hogar, una pareja o un empleo), y su forma de vida se ha vuelto nómade. ¿Por qué aguantarse un congestionamiento de tráfico de una hora para llegar a una oficina si se puede trabajar desde casa, un bar o la playa? Con el advenimiento de la oficina sin papeles y las conexiones a Internet de alta velocidad, la información se ha vuelto ubicua, y hoy se puede trabajar virtualmente desde cualquier lugar. Por María Gabriela Ensinck revista@lanacion.com.ar Para saber más www.trabajo.gob.ar/teletrabajo ; www.jobing.com.ar Oficinas a demanda y estaciones de teletrabajo www.enjoyurbanstation.com ; www.areatresworkplace.com 12
  13. 13. Recursos Humanos: El departamento que gracias a las redes sociales puede contratarte… o despedirteGracias a la generalización de las redes sociales estos departamentos están ampliando suámbito de actuación hasta lugares donde antes no llegaban, para lo bueno y para lo malo. Recuerdocon nostalgia aquellos tiempos cuando se reclutaba candidatos vía ofertas en la prensa escrita delos domingos o mediante anuncios por sms desde la base de datos de la empresa para suscandidatos inscritos. Todo esto cambió con la llegada en primer lugar de la Web y sus serviciosde contacto como el mail o los portales de empresa, y ahora aún más con la llegada de las redessociales.Recientemente ha salido a la luz una sentencia del Tribunal Constitucional en la que se niega lavulneración de los derechos a la intimidad personal y al secreto de las comunicaciones alentender que quienes realizaron actos dispositivos (dos trabajadoras que instalaron un chat sinconsentimiento y difamaron a compañeros/as y jefes) determinaron la eliminación dela privacidad de sus conversaciones, al incluirlas en el ordenador común y que fueron descubiertasde manera casual y “sin ninguna intención” por otro trabajador. Reiterando que “no podía existiruna expectativa razonable de confidencialidad”.Amparados en esa divulgación gratuita y sin control, los departamentos de RecursosHumanoscuentan con gran cantidad de información sobre gente como tú.Pueden darte un trabajo desde sus perfiles en redes sociales, sus páginas de empresaen Facebook, Google Plus o Linkedin, las cuentas en redes sociales de sus profesionales dereclutamiento o pueden gestionar ofertas en portales como este (Infoempleo.com) que luego soncompartidas en los perfiles sociales de que disponen estos mismos portales. Pero también hay un“reverso” ya que este departamento se encarga igualmente de despedir y ahora puede llegar muylejos con tus perfiles en redes sociales y sin violar en ningún momento tu derecho fundamental a laintimidad, por una sencilla razón: tuscomentarios, fotos, vídeos y artículos compartidos enredes sociales son públicos y no gozan de dicha protección. Salvo que tú configures esos perfilesen un modo seguro o cerrado.Y no tiene mucho que ver este artículo con la llegada de tanta “tele-realidad” a la parrilla televisiva,pero sí que es cierto que hoy en día gracias a la gran difusión de nuestra vida privada en las redessociales, las empresas disponen de más información que la que 30 cámaras de TV tienen a diarioen un espacio cerrado y acondicionado para unos concursantes de reality.La selección de candidatosPueden saber de nosotros mil cosas, algunas positivas como nuestros gustos literarios,culturales, musicales o profesionales, pero también pueden saber si tenemos una tendenciapolítica u otra, o una posición favorable o contraria en algunos asuntos espinosos que afectan a lasociedad.Y no es muy difícil saber todo esto ya que por “desgracia”, el motor de búsqueda de buscadorescomo Google potencia ante todo la “sociabilidad” de un nombre y sus apellidos. Haciendo un pocode “Ego-Surfing” (Googlear nuestro nombre) si somos muy sociales, podemos ver como todo lo 13
  14. 14. que decimos y hacemos en las redes está al alcance de cualquier técnico/a de selección queindudablemente ahora tiene un tiempo ganado enorme.Este profesional dispondrá en un momento de tus opiniones sobre temas espinosos que puedengenerar un mal ambiente en la organización que te está evaluando. Puede conocer si tus fines desemana son de una manera u otra, si consumes mucho o poco alcohol u otras sustancias, si haspertenecido a grupos de una ideología radical o no, o si perteneces actualmente. Puede sabersi eres una persona alterable, envidiosa, irrespetuosa, grosera, molesta o con ganas deprotagonismo. Si eres una persona obsesiva con su físico o con una baja autoestima…Respecto al despidoLas redes ponen en bandeja de plata a los departamentos de personal los fraudes máscomunes por algunos “espabilad@s” profesionales del absentismo. Les dan a RecursosHumanos la capacidad de saber, la geolocalización (chek in), su actividad en las últimas horas, susfotos recientes, comentarios y un impagable ojo de halcón que permite ver si se está realmente enla cama con fiebre o en una pista jugando al baloncesto con un par de amigos, por ejemplo.Ante un conflicto entre dos trabajadores y versiones contradictorias, un par de indagaciones enredes sociales pueden decantar el criterio para desprenderse de uno u otro, en función de suhistorial de conflictividad en la red.Otro aspecto inquietante para los trabajadores es la posibilidad de poder saber hora a hora lo queestás haciendo gracias a los tuits, publicaciones de Facebook, fotos en Instagram… Por lo que lasbajadas de rendimiento pueden quedar acreditadas con esa nueva actividad como “CommunityManager” de autobombo personal. Esto hay que tomarlo con mucha reserva porque existenservicios comoHootsuite con los que se pueden programar desde casa los tuits y parece quemientras trabaja estátuiteando o posteando, cuando lo que ha hecho ha sido programarlos horaso días antes.También se puede saber quién busca trabajo en otros sitios, porque se puede saber quecontactos nuevos tienes en las redes profesionales, de qué tipo son, si tuiteas a gentepidiendo un empleo, etc.Es por eso que muchos profesionales de la orientación recomendamos un uso responsable de lasredes sociales tanto a empleados en activo como a buscadores de empleo, porque todo lo quecompartas en la red puede ser usado en tu contra, pero ojo, también a tu favor y es aquí dondeentran conceptos como marca personal o reputación digital que si tecleas en un buscador son muycomentados por miles de profesionales del empleo 2.0 y de los cuales yo también he hablado enmuchas ocasiones.Tan malo es la sobreexposición como el recelo que puede generar encontrarte con uncandidato/a que maneja herramientas TIC, smartphones y tablets “supuestamente” en su CVy luego no deja ni un rastro en redes sociales. Esto te está determinando en algunos casos quela persona es muy recelosa de su vida y que puede estar ocultando cosas que luego aflorarán. Ono. Hay que jugar con todas las bazas que uno dispone.Lo dicho al principio, para lo bueno y para lo malo las redes sociales pueden ayudar a unresponsable deselección a tomar sus decisiones más trascendentales.Y para finalizar, si estás en Redes Sociales con tu nombre y apellidos a modo de ventanaprofesional, ante todo, uniformidad, has de ser igual en todas ellas, ya que así generas marca yevitas la dispersión de tu información principal como profesional conectado.Fuente: blog.infoempleo.com 14

×