Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
2                                                                           La timidez    _____________________________   ...
La timidez y su tratamiento                                                   3 CAPÍTULO 5                                ...
4                                                   La timidez                    TABLAS__________________________________...
La timidez y su tratamiento                               55.2. Ejemplo de registros de componentes verbales y no    verba...
6                                                  La timidez    _____________________________                    INTRODUC...
La timidez y su tratamiento                                      7fenómeno de ―inhibición conductual‖, una especie demanif...
8                                                 La timidezalgunos sumergirse en la wev constituye un medio deaislamiento...
La timidez y su tratamiento                                 9sociales, e incluso esconder su timidez. La segunda, latimide...
10                                                  La timidezEL PLAN DE ESTE LIBRO_______________________________________...
La timidez y su tratamiento                                   11       El último capítulo se ocupa tanto de la elaboración...
12                                                      La timidezBallesteros (2004a), Ribes y López (1985) y Goldfried y ...
La timidez y su tratamiento                                     13cuando se aparea un estímulo incondicionado (Ei) de prop...
14                                                     La timidezindividuo, pero además que lo capacitan para nuevasadquis...
La timidez y su tratamiento                                     15       9) Las tesis expuestas no aluden al paradigma ski...
16                                                La timidez _____________________________                            CAPÍ...
La timidez y su tratamiento                               17destacan protagónicamente de alguna manera (interactuarcon ext...
18                                                 La timidezinformaciones que inducen respuestas evitativas (porejemplo, ...
La timidez y su tratamiento                                      19(Caballo, 1995; Heiser, Turner y Beidel, 2002; Echeburú...
20                                                     La timidezA. Temor acusado y persistente por una o más situaciones ...
La timidez y su tratamiento                                    212. FACTORES ENDÓGENOS Y EXÓGENOS_________________________...
22                                                La timidez       Este posible aspecto genético se reflejaría en unpatrón...
La timidez y su tratamiento                              23positivos frente a la hipótesis formulada, acerca de unarelació...
24                                                  La timidezcondiciones coyunturales. Según Hauck (1980/1983), haycuatro...
La timidez y su tratamiento                                25interno.      El     refuerzo     positivo     se     dispens...
26                                                 La timidez―universo‖ subjetivo, prefiriendo la seguridad de pasardesape...
La timidez y su tratamiento                               27garganta, la palidez o el enrojecimiento de la cara ensituacio...
28                                                             La timidezpercepción ajena), c) envergadura de la timidez (...
La timidez y su tratamiento                                   29      Actualmente, la Escala de Timidez Revisada deCheek y...
30                                               La timidez       Como es lógico, este instrumento de medición deberelacio...
La timidez y su tratamiento                                31tanto a sucesos traumáticos evocadores de respuestasemocional...
32                                                     La timidezLebl, B. (2005). El niño tímido. En G. Aguilar, B. de Leb...
La timidez y su tratamiento                              33 _____________________________                              CAP...
34                                                La timidezadolescentes cuya relación interpersonal es defectuosa porel c...
La timidez y su tratamiento                               35esto de que no sabe cortar su afición a la bebida? ¿No esacaso...
36                                                  La timidezun problema psicológico, mediante la instigación oral ofísic...
La timidez y su tratamiento                               372. PERSONALIDAD Y CONSTRUCTOS   DE AUTOCONTROL________________...
38                                                  La timidez       Lo contrario será verificado si el niño fue criado en...
La timidez y su tratamiento                                39      Los niños o adolescentes que desarrollan repertoriosde ...
40                                                La timidez       Específicamente, los procedimientos adecuados altrastor...
La timidez y su tratamiento                               41       A nivel sensorial-motor, lo evidente es el arsenal dere...
42                                                      La timidezCuestionario de Autocontrol Infantil y Adolescente, deCá...
La timidez y su tratamiento                                    4314. Si pongo un plan en marcha, quiero saber por mis prop...
44                                                    La timidezde Kirby y Grimley (1986/1992, pp. 69-70), que contiene 40...
La timidez y su tratamiento                                45      Las técnicas propuestas por el análisis conductual,que ...
46                                                La timidez       En     ocasiones      pueden      combinarse estosentre...
La timidez y su tratamiento                              473.4. Técnicas para la reorganización cognoscitiva______________...
48                                                  La timidezBIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA____________________________________...
La timidez y su tratamiento                             49 _____________________________                              CAPÍ...
50                                                  La timidez  Tabla 3.1. Criterios de determinación de un problema.     ...
La timidez y su tratamiento                                       51         Tabla 3.2. Proceso de evaluación conductual.E...
52                                                      La timidez      Como se ve, el comportamiento se concibe comofunci...
La timidez y su tratamiento                                    53los detalles concretos y actuales, procurando integrarlos...
54                                                La timidez        Respecto a la generalidad del caso, se inquiere:―¿Desd...
La timidez y su tratamiento                                    55       Tabla 3.3. Taxonomía de estímulos y situaciones.  ...
56                                                   La timidez―¿Con quién(es) se lleva bien?‖. Y para terminar: ―¿Hayalgo...
La timidez y su tratamiento                                     57cognitivos y afectivos), las consecuencias, las cualidad...
58                                                            La timidez               Tabla 3.4. Ejemplo de cuadro inform...
La timidez y su tratamiento                                             59   Tampoco se relaciona mucho con los vecinos de...
60                                                 La timidez       Antes de registrar se toman decisiones sobre lo que se...
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
La timidez y su tratamiento
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La timidez y su tratamiento

16,033 views

Published on

  • Be the first to comment

La timidez y su tratamiento

  1. 1. 2 La timidez _____________________________ ÍNDICE _____________________________ P. INTRODUCCIÓN....................................................... 6 CAPÍTULO 1 La timidez.................................................................... 16 CAPÍTULO 2 Timidez y autocontrol.................................................. 33 CAPÍTULO 3 Evaluación inicial de la timidez................................... 49 CAPÍTULO 4 Control de las emociones negativas............................. 71
  2. 2. La timidez y su tratamiento 3 CAPÍTULO 5 92 Mejoramiento del trato social...................................... CAPÍTULO 6 Incremento de la efectividad personal......................... 115 CAPÍTULO 7 Modificación de la forma de pensar............................ 138 CAPÍTULO 8 Un programa y matices en el enfoque......................... 159 EPÍLOGO.................................................................... 175 BIBLIOGRAFÍA......................................................... 180
  3. 3. 4 La timidez TABLAS________________________________________________1.1.Criterios para el diagnóstico de la fobia social según el DSM IV, p. 231.2. Registro de conducta del niño tímido, p. 31.1.3. Escala de timidez revisada de Check y Buss, p. 32.2.1. Cuestionario de autocontrol infantil y adolescente (muestra de ítems), p. 46.2.2.Escala de locus de control para niños, p. 48.3.1. Criterios de determinación de un problema, p. 54.3.2. Proceso de evaluación conductual, p. 55.3.3. Taxonomía de estímulos y situaciones, p. 59.3.4. Ejemplo de cuadro informativo, p. 62.3.5. Inventario de indicadores de tensión y ansiedad, p. 68.3.6. Inventario de ansiedad, p. 69.3.7. Cuestionario de apoyo comunitario percibido, p. 70.3.8. Modelo de hoja para test sociométrico, p. 72.4.1. Hoja de control de los ejercicios de relajación, p. 89.4.2. Autorregistro de ansiedad subjetiva, p. 90.4.3. Hoja de autoverbalizaciones de afrontamiento, p. 91.4.4. Escala breve de miedo a la evaluación negativa, p. 92.4.5. Inventario de miedos escolares (muestra de ítems), p. 92.4.6. Inventario de confianza para hablar en público (muestra de ítems), p. 93.4.7. Lista de emociones positivas y negativas, p. 94.5.1. Tres tipos de comportamiento social, p. 104.
  4. 4. La timidez y su tratamiento 55.2. Ejemplo de registros de componentes verbales y no verbales de la actuación, p. 111.5.3. Escala de habilidades sociales (muestra de ítems), p. 112.5.4. Inventario de destrezas sociales (muestra de ítems), p. 113.5.5. Escala de comportamiento asertivo para niños (muestra de ítems), p. 114.5.6. Escala multidimensional de expresión social (muestra de ítems parte motora), p. 116.5.7. Escala multidimensional de expresión social (muestra de ítems parte cognitiva), p. 117.6.1. Escala de problemas, p. 134.6.2. Hoja de metas, p. 135.6.3. Hoja de perfil del problema, p. 136.6.4. Análisis y selección de alternativas, p. 137.6.5. Inventario de toma de riesgos (muestra de ítems), p. 138.6.6. Inventario de resolución de conflictos (muestra de ítems), p. p. 140.7.1. Hoja de debate de creencias irracionales, p. 149.7.2. Módulo básico de funcionamiento de pensamientos distorsionados, p. 151.7.3. Registro diario de pensamientos distorsionados, p. 158.7.4. Hoja de debate de pensamientos, p. 159.7.5. Inventario de creencias (muestra de ítems), p. 160.7.6. Inventario de aceptación-acción, p. 162.
  5. 5. 6 La timidez _____________________________ INTRODUCCIÓN _____________________________ En la experiencia clínica cotidiana no suelen serreportados muchos casos de timidez. Los que vienengeneralmente son de tipo infanto-juvenil, remitidos aconsulta por los padres y/o maestros preocupados por elretraimiento social de los chicos, y más aun por sus posiblescorrelatos de bajo rendimiento en otras áreas. Como dicenMonjas (2001) y Banús (2010), se cree que las personas coneste problema no padecen seriamente debido a que sucomportamiento externo es poco perturbador, y no se lesidentifica como sujetos de tratamiento especializado.Además, son una minoría dentro del universo de pacientescon padecimientos psicológicos. Sin embargo cabe sospechar que, debajo de una partede los trastornos de depresión, ansiedad generalizada u otrosproblemas de disforia por los que son remitidos niños yadolescentes, habría causas relacionadas con la ansiedadsocial. Por ejemplo, hay casos de masturbación compulsiva,de hábitos nerviosos, de trastornos alimentarios, etcétera,desarrollados debido al temor y frustración que el o la jovensufre con respecto a su fallida interacción con personas delsexo opuesto de su misma edad. Entonces, lo que hay quetratar allí es el problema de fondo, además de sus correlatos. Quizá esta causa soterrada tiene que ver con laconocida tesis de Jerome Kagan sobre lo que él llama
  6. 6. La timidez y su tratamiento 7fenómeno de ―inhibición conductual‖, una especie demanifestación del factor neuroticismo en el temperamento,que hace que ciertos niños sean propensos a tener menorcontrol de sus reacciones de miedo y ansiedad, ante sucesosno familiares (Kagan, 2000; Sandín, 2009). Esta inhibiciónconductual se halla íntimamente relacionada con losproblemas de timidez y fobia social, y también con muchosotros trastornos emocionales que aparentemente no tendríanque ver mucho con ella1. De cualquier modo, la tesis aquí defendida es que latimidez permanente o crónica resulta un problema de muchamayor incidencia que la que se acostumbra aceptar, lo quelo califica para ser objeto de mayor atención que la tenidahasta ahora. Ciertamente, no todos están de acuerdo conesto. Por ejemplo, para Scott (2006) la timidez en lostiempos que corren se ha convertido sólo en un ―mal estadode ánimo‖ entre los habitantes del hemisferio occidental,debido a que implica un fracaso en lograr valores culturalestales como la asertividad y la expresividad, lo cual ocasionauna ―moda epidémica‖ de búsqueda de tratamientos que sereflejaría, por un lado, en el aumento de intervencionesclínicas y de páginas de autoayuda sobre la timidez en lainternet, y, por otro lado, en la creciente tasa dediagnósticos de fobia social, trastornos de ansiedad social yde personalidad por evitación El uso de los recursos de la internet también esmotivo de discusión con respecto a la timidez, pues para1 Sin embargo, como se dice en el primer capítulo de esta obra, sería un error atribuir el mayor peso de la influencia para el surgimiento de la ansiedad social al factor biológico, teniendo tanta evidencia empírica que demuestra, a su vez, el papel del aprendizaje temprano en dicha etiología.
  7. 7. 8 La timidezalgunos sumergirse en la wev constituye un medio deaislamiento atractivo para los socialmente retraídos,empeorando su hábito; mientras que para otros es un mediode empoderamiento que ofrece oportunidades paradesinhibirse y adquirir competencias sociales. Al decir deSaunders y Chester (2008), probablemente sea las dos cosasa la vez. Mención aparte merece también el uso yaenormemente generalizado de los teléfonos celulares.Aunque todavía no hay investigaciones al respecto, esnotorio que andar permanentemente interconectado con unared social y familiar proporciona cierto grado de apoyo yseguridad para algunos individuos, lo que les puede servirpara mejorar su conducta de afrontamiento o calmar suansiedad (este último papel lo cumplía antes el cigarrillo).Hoy en día es casi impensable no ver por las calles a muchagente, sobre todo a mujeres jóvenes, manipulando yconectándose a través de llamadas por celular casi―compulsivamente‖ cada tantos minutos. ¿Es eso una buena o mala señal? El tiempo lo dirá.TIMIDEZ Y TIMIDEZ________________________________________________ Ahora bien, ¿es tan ―malo‖ ser tímido? No desdecierta óptica. Phillip Zimbardo, el más connotadoinvestigador de este rasgo de la personalidad, señala quehay dos clases de timidez: una ―pública‖ o moderada y otra―privada‖ o extrema (Zimbardo y Radl, 1981/2002). Laprimera es molesta, pero superable con algún esfuerzo. Elindividuo que es ―tímido público‖ puede desempeñarse demanera relativamente normal en la mayoría de actividades
  8. 8. La timidez y su tratamiento 9sociales, e incluso esconder su timidez. La segunda, latimidez extrema, en cambio, es recalcitrante yverdaderamente representa un problema para quien la sufre,porque incapacita o disminuye significativamente lacapacidad de desempeño en situaciones específicas queinvolucran exhibición o escrutinio interpersonal. En los casos moderados, podría decirse incluso que laconducta tímida es una virtud. No inhibe al sujeto paradisfrutar de la vida de forma aceptable, y si no lo calificacomo un compañero muy divertido que digamos, tampocolo convierte en un grave obstáculo para que otros sediviertan. De hecho, probablemente este mundo seríamucho mejor si estuviera mayoritariamente habitado portímidos moderados; y con seguridad sería mucho menosviolento. Ellos suelen ser más respetuosos y protocolares enel trato social. Por eso el tratamiento psicoterapéutico se dirige más aquienes vivencian su timidez de manera ―privada‖. Aquellosque sienten emociones negativas y ven truncadas sus metasdebido a su incapacidad de controlarlas. Aquellos quepiensan distorsionadamente acerca de la realidad,magnificando las dificultades. Aquellos que carecen dehabilidades de comunicación interpersonal y de estrategiaspara manejar diversos tipos de conflicto. Ese tipo detimidez, según las investigaciones del grupo de Zimbardo(véase Henderson y Zimbardo, 1998a), correlacionasignificativamente con sentimientos de vergüenza, dedesconfianza interpersonal, de resentimiento y de hostilidad,al par que muestra altas tasas operantes de distanciamientoy evitación social.
  9. 9. 10 La timidezEL PLAN DE ESTE LIBRO________________________________________________ Este libro está hecho para ayudar a tratar esosproblemas desde una perspectiva que se consideraconsensualmente eficaz (véase el apéndice a estaintroducción). Respecto al contenido de la obra, el ordenamiento esel siguiente: El primer capítulo tiene por objeto definir la timidez ydescribir algunas de sus características, discutir los factoresque contribuyen a que aparezca y explicitar sus dimensionesdirectamente observables. El segundo capítulo se refiere a las relaciones entre latimidez y los repertorios de autocontrol, tanto en términosde variable de la personalidad como de estrategia deafrontamiento. El tercer capítulo aborda el campo de la evaluaciónconductual de la timidez, empezando por los criteriosgenerales de determinación de un problema, la entrevista,los registros, autorregistros y pruebas de autoinformepertinentes. Los cuatro capítulos siguientes tratan sobre paquetesde tratamiento para: 1) controlar las emociones negativas, 2)mejorar el trato social, 3) incrementar la efectividadpersonal, y 4) modificar la forma de pensar. Es evidente queestos módulos requieren instrumentación propia paracumplir sus objetivos. Por ello, en cada sección se brindainformación básica sobre registros y autoinformes desde unpunto de vista conductual, y se indican los registros yautoinformes más indicados para cumplimentar las tareasevaluativas de cada módulo, incluyendo los formatos dealgunos de esos instrumentos.
  10. 10. La timidez y su tratamiento 11 El último capítulo se ocupa tanto de la elaboración deun programa conductual para el tratamiento de la timidez,como de discutir algunas atingencias respecto a lasparticularidades de la eficacia de las intervencionespsicológicas, con referencia a la tecnología y la alianzaterapéutica. Al final de cada capítulo se consigna una brevebibliografía recomendada para la sección específica. Para terminar, en el epílogo de la obra se presenta unaserie de listas con recomendaciones para padres, maestros yotras personas en contacto directo con sujetos tímidos, conel objeto de prevenir dificultades cotidianas relacionadascon su trastorno. Con el objeto de clarificar algunos aspectos deltratamiento teórico-conceptual dado en este libro —sobretodo para aquellos no iniciados en el enfoque conductual—,también se incluye adjunto un apéndice a esta introducciónque explicita un conjunto de tesis básicas para lo que se va adecir en los sucesivos capítulos. APÉNDICE: UN ESBOZO TEÓRICO ESQUEMÁTICO________________________________________________ Cualquier tipo de aplicación psicológica parte de unateoría. La teoría implicada aquí es conductista, pero previniendola tradición de mal entendimiento que suele evocar estadeclaración sumaria, es conveniente precisar algunos aspectos desu interpretación con base en textos anteriores de quien suscribe(Montgomery, 2005ab, 2006, 2007). Las influenciasfundamentales de esta postura conductista pueden encontrarse envarias fuentes, entre ellas Staats (1975/1979; 1996/1997),Santacreu, Hernández, Adarraga y Márquez (2002), Fernández-
  11. 11. 12 La timidezBallesteros (2004a), Ribes y López (1985) y Goldfried y Davison,1976/1981). A continuación, se enuncian una serie de postuladosprogresivamente inclusivos que expresan los principios delenfoque teórico, metodológico y aplicativo que se profesa: 1) El conductismo es una manera de ver lo psicológicodesde el punto de vista de la interacción intra y extraorgániica delindividuo con su ambiente físico, biológico y social. Dichainteracción, llamada conducta o comportamiento, tiene correlatoscognitivos. afectivos, motores y fisiológicos, y está sujeta aprincipios funcionales (relacionados con el aprendizaje) en torno alos cuales se delimita la metodología y la investigación. 2) Si bien el aprendizaje explica los rasgos humanos,diversas condiciones biológicas (sistemas nervioso central yperiférico) pueden afectarlo. El papel de la biología esproporcionar los mecanismos disposicionales para elfuncionamiento de lo sensorial, el aprendizaje y la ejecución de laconducta. 3) En el desarrollo humano, la interacción evolucionadesde niveles simples hasta complejos por medio de intrincadascombinaciones de repertorios conductuales adquiridos mediante elaprendizaje, por lo que es central la metodología de análisisdetallados de los principios y combinaciones de ellos, queintervienen en los niveles de adquisición humana y depersonalidad. El aprendizaje es ―acumulativo-jerárquico‖, unapropiedad que implica la agrupación de unidades pequeñas deconducta para formar configuraciones más complejas, en lascuales, una vez formadas como un todo, se cumplen los principiosde aprendizaje de la misma forma que se cumplían en lasrespuestas unitarias simples. Cada nivel de comportamiento tienesu propia configuración particular en base a la acumulacióninclusiva de aprendizajes en niveles anteriores. 4) En la base del funcionamiento ―acumulativo-jerárquico‖ están los procesos de condicionamiento clásico einstrumental, que se sobreponen e interactúan entre sí. Hay tresfunciones que los estímulos pueden tener para el individuo:
  12. 12. La timidez y su tratamiento 13cuando se aparea un estímulo incondicionado (Ei) de propiedadesreforzantes (ya que evoca respuestas glandulares internas) con unnuevo E, éste, ya condicionado (Ec), llegará a evocar la mismarespuesta que producía el Ei, adquiriendo también la cualidad deestímulo reforzador (Er). Así se mezclan principios de ambostipos de condicionamiento. Puesto que un Er también evocarespuestas fisiológicas internas, hay que añadir que éstasigualmente se condicionan a otros E presentes en la situación,constituyendo una especie de ―contexto propiciador‖ deinteracciones (Ed) que comprende funciones tanto discriminativasy reforzantes como evocadoras (Ec) de respuestas instrumentalesy emocionales. De tal manera, el condicionamiento clásico es elque da funciones a un Ed condicionado (instrumental). 5) Estas funciones, a su vez, se ven afectadas por losestados de privación y saciedad, y los procesos de discriminacióny generalización, fortaleciéndolas, extendiéndolas,restringiéndolas o debilitándolas. Así, el individuo tiene laoportunidad de aprender en su desarrollo gran cantidad decomportamientos relacionados con eventos emotivos ymotivacionales a la vez, tanto en el sentido de acercarse, como dealejarse de diversas situaciones. Por eso las funciones hasta ahorareseñadas se denominan ―actitudinales-reforzantes-directivas‖(sistema A-R-D), dando cuenta de las actitudes e interesescaracterísticos de toda persona. El hecho de que gran parte dedicha conducta esté ligada a estimulación interna explica elporqué de la autonomía de la conducta humana. 6) Los mecanismos implicados en el aprendizaje humanoson extraordinariamente complejos. La conducta del individuoestá tan determinada por acontecimientos anteriores, como esdeterminante de lo que le sucederá después, debido aconstelaciones de habilidades complejas aprendidas en la niñezque disponen las condiciones personales y situacionales parainteractuar de variadas formas en etapas posteriores. Así se llegaal concepto de personalidad como un conjunto de repertoriosconductuales básicos (RBCs) representativos del estado actual enque se encuentra el aprendizaje acumulativo-jerárquico del
  13. 13. 14 La timidezindividuo, pero además que lo capacitan para nuevasadquisiciones. Un repertorio (o conjunto de ellos) es condiciónpara que aparezcan otros, y así sucesivamente. 7) Los RBCs de la personalidad son los sistemascognitivo-lingüístico, emotivo-motivacional y motor-sensorial. Elprimero involucra repertorios relacionados con el lenguajereceptivo y productivo (aprendizaje verbal motor y verbo-emocional, habla, imitación y etiquetación verbal, desarrollo de lalectura, la escritura y los conceptos, inteligencia), el segundoinvolucra repertorios relacionados con la afectividad (aprendizajede actitudes, vinculación y apego, condicionamiento parental), yel tercero se compone de repertorios referidos al plano sensomotorinstrumental (habilidades de equilibrio y coordinación motora finay gruesa, manipulación, imitación, atención, imaginación, etc.). Sibien pueden describirse e investigarse separadamente, debequedar claro que las tres clases de RBCs funcionan entretejidos eninteracciones complejas. 8) El análisis de los fenómenos psicológicos con base enlos conceptos, principios y métodos del aprendizaje permitedesplegar una ingeniería conductual que cambia o disponesucesos para promover, disminuir, mantener, extender oincrementar el comportamiento en la medida que se necesitesegún el contexto, las circunstancias del control y los correlatosmotores, afectivos y cognitivos que suponga. Los problemas delindividuo bajo consulta (―procesos‖ o ―respuestas encubiertas‖) setratan como conductas en sí mismas, porque involucrancontingencias lingüísticas y simbólicas observables comorelaciones complejas, con parámetros de orden geográfico (dóndey cuándo suceden), descriptivo (qué sucede), topográfico (cómose actúa o no, pudiendo hacerlo, en ellas), demográfico (quiénesintervienen o no, pudiendo hacerlo), probabilitario (cómocomenzó el problema y cuál fue su evolución; con quéhabilidades, déficits, excesos o inadecuaciones en el repertorio sellega), discursivo (pensamiento acerca del problema) y otros datosrelevantes.
  14. 14. La timidez y su tratamiento 15 9) Las tesis expuestas no aluden al paradigma skinneriano(aunque lo integran junto a otros enfoques). Se trata de un puntode vista integrado e integrador desde el cual no se hacendistinciones entre cognición y conducta. La cognición es unapropiedad de la conducta en función y no cabe crear un mundofantasmal a partir de su separación del mundo real. De hecho, latecnología creada y utilizada a partir de enfoques llamados(incorrectamente) cognitivo-conductuales, como el aprendizajesocial y los centrados en creencias, valoraciones, atribuciones yestrategias, se basa mayoritariamente en la aplicación de las leyesdel aprendizaje a las esferas del comportamiento verbal,emocional y simbólico., dentro de los parámetros ya señalados. 10) Todas las técnicas mencionadas en este libro, almargen de la declaración ―procognitivista‖ de los autores dealgunas de ellas y de muchos de sus seguidores, son conductistasporque: a) utilizan principios básicos del análisis conductual endistintas combinaciones, tanto a nivel de conducta abierta comoencubierta; b) se ocupan de situaciones interactivas (ER); c)llevan la analogía del análisis científico al quehacer cotidiano(división en componentes, subcomponentes, objetivos, tareas, usode parámetros, etc.); d) utilizan métodos de observación yregistro conductual; e) trabajan con una lógica determinista,cuantitativa y operacionalista, y f) enfatizan el cambio de laconducta abierta. En este contexto, la timidez (en su versión extrema) resultaun problema conductual abordable como RBC inadaptativo, concorrelatos de tipo cognitivo-lingüístico, emotivo-motivacional ymotor-sensorial abiertos y encubiertos.
  15. 15. 16 La timidez _____________________________ CAPÍTULO _____________________________  LA TIMIDEZ _____________________________ En términos terapéuticos, la forma particular deansiedad social llamada timidez no suele ser tomada muyen serio en comparación con otros trastornos, dado quesiempre se le ha considerado un problema menor, pero enrealidad se constituye en una seria dificultad para un buennúmero de personas, principalmente aquellas que atraviesanlas difíciles etapas de la infancia y de la adolescencia. Sibien ninguna etapa de la vida carece de exigencias, esindudable que los niños y los jóvenes son los máspresionados por la necesidad social, y posteriormenteeconómica, de relacionarse de manera exitosa con sussemejantes, sintiendo vivamente las carencias dehabilidades comunicativas y de autocontrol de la ansiedadque su formación familiar y educacional a veces no lesbrinda. Estas carencias suelen manifestarse, de acuerdo conlas características de la situación en que se ve inmerso elsujeto tímido, como simple dificultad en buscar, mantener oresponder adecuadamente a relaciones sociales, o como unaelevada reactividad nerviosa frente a circunstancias que lo
  16. 16. La timidez y su tratamiento 17destacan protagónicamente de alguna manera (interactuarcon extraños, ser objeto de atención, estar bajo observaciónevaluativa, etcétera). En suma, malestar e inhibición enpresencia de otras personas, lo que en el mundo actual esrealmente un gran impedimento.1. CARACTERÍSTICAS GENERALES________________________________________________ En su estudio, Monjas (2001) define sumariamente latimidez (infantil) como ―un patrón de conductacaracterizado por déficit y/o inadecuación de relacionesinterpersonales y una tendencia estable y fuerte de escape oevitación del contacto social con otras personas en diversassituaciones sociales‖ (p. 39). Técnicamente, los mecanismos de condicionamientoclásico y operante se hayan en la base de la explicaciónfundamental en la adquisición y mantenimiento deltrastorno. En términos de la teoría del aprendizaje emotivo-motivacional de Staats (1996/1997), la timidez confrecuencia se encuentra vinculada con ciertos sucesostraumáticos que evocan reactividad emocional negativa enrelación a una vulnerabilidad predisponerte particular a cadaindividuo, y más asíduamente se relaciona tanto con elreforzamiento negativo que conlleva la evitación asituaciones exigentes (por ejemplo, ir a reuniones sociales osimplemente ir al colegio), como con el reforzamientopositivo de la reacción tímida debida a la atención y lasobreprotección de los entornos familiares o sociales máscercanos. También la experiencia vicaria, obtenida mediante laobservación de otros individuos y la recepción de
  17. 17. 18 La timidezinformaciones que inducen respuestas evitativas (porejemplo, la noticia de que la fiesta de fin de año va a sercomenzada con discursos de cada uno de los asistentes),puede jugar un papel determinante. La prevalencia de la ansiedad social está cercana al 6% de la población, y la atención sanitaria que se le brindadesde la salud pública es todavía insuficiente (Vallés, 2008).La timidez en sí misma suele ser reportada en mucho mayoríndice (en sus investigaciones, Herderson y Zimbardo[1998b] han detectado hasta un 50 %). La mayoría de lasveces sólo se presenta en las primeras etapas del desarrollo,tendiendo a aminorarse o desaparecer con el transcurso deltiempo, pero en ocasiones continúa hasta la adultez, eincluso se puede incrementar hasta constituirse como unafobia social. De hecho, la presencia de timidez infantil es un factorde riesgo para la evolución de una fobia. En estudios hechosal respecto (Heiser, Turner y Beidel, 2002) la prevalenciade la fobia social es significativamente superior entre lostímidos (18 % de la muestra) comparada con la de los notímidos (3 %), no obstante la mayoría de los tímidos no essocialmente fóbica (83 %). La diferencia de la fobia social con la timidez pareceser una cuestión de grado (Olivares, Rosa, Piqueras,Sánchez-Meca, Méndez y García-López, 2002). Ambaspueden aparecer en la infancia, e involucran miedospersistentes a contactos con personas no familiares y alenjuiciamiento ajeno, con síntomas de anticipacióncognitiva negativa, ansiedad, desajustes psicofisiológicos,temor a fracasar, angustia y huida. Sin embargo, laintensidad y duración de los síntomas, así como lafrecuencia de la conducta instrumental de escape oevitación, son mucho mayores en los sujetos fóbicos
  18. 18. La timidez y su tratamiento 19(Caballo, 1995; Heiser, Turner y Beidel, 2002; Echeburúa yCorral, 2009). Esta diferencia ―clínicamente significativa‖se especifica en los criterios diagnósticos del manual detrastornos mentales DSM-IV (APA, 1994/2002, p. 427; vertabla 1.1). En cualquier caso, mientras dura la ansiedad social, supresencia en cualquier grado suele experimentarse como unimpedimento que priva al individuo aquejado por ella derelacionarse a plenitud con ricas fuentes de estimulaciónsituacional e interpersonal que redundarían en mejorasvitales a todo nivel, en los planos amical, familiar,sentimental, educativo, laboral, de pareja, y otros. Segúndatos aportados por Henderson en 1997 gracias a un perfilobtenido mediante el Inventario de Minnessota (Cit. por(Olivares, Rosa, Piqueras, Sánchez-Meca, Méndez yGarcía-López, 2002; p. 525), la timidez provoca undeterioro de las relaciones sociales en un 13 % de los casos.Y no sólo eso. Desde siempre es comúnmente aceptado,entre otras cosas, que los estudiantes que fracasan en laescuela con frecuencia muestran como una de suscaracterísticas el mostrar temores intensos y ser muyconformistas (Clarizio y McKoy, 1970/1981). Esto, desde luego, es muy relativo. Pero ilustra cómoel trastorno en última instancia redunda en conflictospersonales, frustraciones, baja autoestima y bajaautoeficacia, con la consiguiente pérdida de oportunidades,y a veces en cuantiosos gastos relativos a servicios deatención sanitaria y tratamientos psicofarmacológicos. Tabla 1.1. Criterios para el diagnóstico de la fobia social según el DSM-IV.
  19. 19. 20 La timidezA. Temor acusado y persistente por una o más situaciones socialeso actuaciones en público en las que el sujeto se ve expuesto apersonas que no pertenecen al ámbito familiar o a la posibleevaluación por parte de los demás. El individuo teme actuar de unmodo (o mostrar síntomas de ansiedad) que sea humillante oembarazoso. Nota: En los niños es necesario haber demostradoque sus capacidades para relacionarse socialmente con susfamiliares son normales y han existido siempre, y que la ansiedadsocial aparece en las reuniones con individuos de su misma edad.B. La exposición a las situaciones sociales temidas provoca casiinvariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, que puedetomar la forma de una crisis de angustia situacional o más omenos relacionada con una situación. Nota: En los niños laansiedad puede traducirse en lloros, berrinches, inhibición oretraimiento en situaciones sociales donde los asistentes nopertenecen al marco familiar.C. El individuo reconoce que este temor es excesivo o irracional.Nota: En los niños puede faltar este reconocimiento.D. Las situaciones sociales o actuaciones en público temidas seevitan o bien se experimentan con ansiedad o malestar intensos.E. Los comportamientos de evitación, la anticipación ansiosa, o elmalestar que aparece en la(s) situación(es) social(es) oactuación(es) en público temida(s) interfieren acusadamente conla rutina normal del individuo, con sus relaciones laborales (oacadémicas) o sociales, o bien producen un malestar clínicamentesignificativo.F. En los individuos menores de 18 años la duración del cuadrosintomático debe prolongarse como mínimo 6 meses.G. El miedo o el comportamiento de evitación no se deben a losefectos fisiológicos directos de una sustancia o de una enfermedadmédica y no pueden explicarse mejor por la presencia de otrotrastorno metal.H. Si hay una enfermedad médica u otro trastorno mental, eltemor descrito en el Criterio A no se relaciona con estos procesos.
  20. 20. La timidez y su tratamiento 212. FACTORES ENDÓGENOS Y EXÓGENOS________________________________________________ Algunas teorías de la personalidad, que enfatizan losfactores biológicos, atribuyen los rasgos comúnmenteidentificados con la timidez a predisposicionestemperamentales, relacionadas con las tipologíasnerviosas y constitucionales tales como el tipo―melancólico‖ de Hipócrates, el tipo ―introvertido‖ deJung y Eysenck, los tipos ―cerebrotónico‖ de Sheldon y―asténico‖ de Kretschmer (véase Pinillos, López y García,1966); pero, aún cuando las correlaciones formales de latimidez con las pruebas construidas para ―medir‖ dichosrasgos tipológicos puedan ser altas2, es poco probable quese deban a algo más que generalizaciones hechas a partir delas propias conductas de los individuos con problemas deansiedad social. El más representativo autor moderno de la posturaque da énfasis al plano biológico es Kagan (1994, 2000),quien, a través de multitud de estudios con niños en laprimera infancia, indica que ha encontrado efectivamentepredisposiciones temperamentales predecibles hasta losveinticuatro meses en un 15 por ciento de su muestra, que semorigeran en la interacción con el ambiente y con la edad(algo que, en honor a la verdad, también consideran losteóricos de la personalidad antes mencionados).2 Henderson y Zimbardo (1998b) señalan que la diferencia entre introvertidos y tímidos radica en la distinta actitud ante los encuentros sociales. En resumen, todo tímido es introvertido, pero no todo introvertido es tímido.
  21. 21. 22 La timidez Este posible aspecto genético se reflejaría en unpatrón temprano de inhibición conductual —timidez,distanciamiento y pasividad—, ante personas, objetos osituaciones no familiares, de manera más o menos establehasta aproximadamente los siete años de edad. SegúnKagan (2000), la inhibición conductual se puede detectar apartir de un seguimiento de la reactividad motora y delllanto de los niños desde los cuatro meses hasta los dosaños, y a los cuatro años ya se puede predecir si un niño enparticular es o será tímido. No obstante, la heredabilidad del rasgo de timidez ovulnerabilidad a la fobia social no está concluyentementeprobada, pudiéndose atribuir las diferencias tempranas alaprendizaje emotivo-motivacional del neonato. Lasinteracciones lúdicas, cariñosas y vocales con el bebé sonformas primarias para su condicionamiento emocional, apartir de sus primeras respuestas de conducta motora, deatención y perceptiva, y pueden afectar de muy diversasformas el factor temperamental (Staats, 1996/1997), comose verá en el siguiente parágrafo respecto al papel del hogaren los patrones de crianza. Quizá estudios como el de Díaz, Pérez, Martínez,Herrera y Brito (2000) pueden dar luz sobre la influencia deciertos elementos que modifican el equilibrio entre factoresendógenos y exógenos en la primera infancia. Ellosinvestigaron, en una muestra de 38 niños y suscorrespondientes madres, el nexo entre cada una de laspersonalidades maternas (a través del Cuestionario dePersonalidad 16PF de Cattell) y las reaccionestemperamentales (tono emocional, nivel de actividad yvocalización) ante la estímulación física y social de cadauno de sus respectivos bebés de nueve meses de edad, endiferentes situaciones de laboratorio. Los datos fueron
  22. 22. La timidez y su tratamiento 23positivos frente a la hipótesis formulada, acerca de unarelación significativa entre la extroversión materna y lareacción temperamental de cada infante. En otras palabras, la experiencia moldeada a través delos patrones de crianza y cuidado de los individuos produceun componente idiosincrásico típico de cada individuo, queintegra determinantes biológicos, culturales, sociales y delmedio físico. Hay, pues, factores endógenos y exógenos eninextricable combinación, que intervienen en este complejoproblema conductual.2.1. El papel del hogar________________________________________________ Siendo importantes los patrones de crianza, cabepreguntarse qué tipos particulares de ambientes oatmósferas familiares son las que harían más propensos alos niños a manifestar un comportamiento general rotuladocomo ―tímido‖ o ―retraído‖. Desde semejante perspectiva se considera que ladinámica familiar de los primeros años, con característicascombinadas o yuxtapuestas en muchos patrones distintosrelacionados con la edad, el grupo étnico, el género sexual,el número de miembros, la cultura, etcétera; influyedecisivamente sobre la aparición de conductasdependientes, inhibidas, inseguras, ansiosas y desajustadas.Ciertas investigaciones acerca de esa dinámica señalan, porejemplo, que las interacciones entre el comportamiento deuna madre excesivamente indulgente o muy rígida, y unpadre pasivo, por lo general influyen sobre el surgimientode diversas modalidades de timidez en sus hijos (Lebl,2005), desde luego condicionalmente al lugar que ocupenen el número de vástagos, o con respecto a otras
  23. 23. 24 La timidezcondiciones coyunturales. Según Hauck (1980/1983), haycuatro modelos de amabilidad y firmeza en el hogar: a)poco amable y firme (tiende a formar niños nerviosos,inseguros y acomplejados), b) amable pero no firme (tiendea formar niños consentidos), c) ni amable ni firme (tiende aformar vagos y delincuentes), y d) amable pero firme(tiende a formar gente productiva). Cada hogar es distinto, pero también comparte unaserie de características con otros hogares que podrían serestadísticamente suficientes como para catalogarlo con lasetiquetas de ―autocrático‖, ―tolerante‖ o ―democrático‖,según las clasificaciones al uso. Es importante indicar quepara catalogar estos tipos de hogares se tienen en cuenta,por un lado, el ―calor‖ o ―frialdad‖ de las relaciones socialesdentro de ellos, y, por otro lado, el grado de independenciao dependencia que fomentan entre sus variadosparticipantes (Crombach, 1977).2.2. La familia________________________________________________ En el caso de las familias afectuosas y democráticas,los miembros se consultan y se alientan ente sí a expresarsus emociones y sentimientos, tanto como a concretar susrealizaciones. Puede decirse que ésta es la atmósferafamiliar ideal para producir individuos con buenas oaceptables habilidades sociales y eficacia personal (los quesin duda en la teoría de Eysenck [1981/1995] se llamarían,según el grado de activación y labilidad, ―extrovertidoestable‖ o ―introvertido estable‖). En las familias demasiado indulgentes, los padressobreprotegen al niño generándole una sensación deseguridad, únicamente dentro del propio hogar o círculo
  24. 24. La timidez y su tratamiento 25interno. El refuerzo positivo se dispensaindiscriminadamente, fortaleciendo la dependencia del hijocon respecto a los padres, sin estimular respuestasinstrumentales de realización propia ni tolerancia a lafrustración. Esto puede agudizarse si se trata de un hijo único, odel menor del grupo. Cuando el niño criado en estascondiciones tiene que salir del círculo interno en el cual sele ha encerrado cual ―jaula de oro‖, difícilmente exhibirá lascompetencias que requiere en el nivel justo para interactuaren el mundo, inhibiendo su conducta social y mostrándosepoco comunicativo, poco asertivo, temeroso, sumiso,retraído e indefenso, con las consiguientes dificultades queeso conlleva en la relación con sus pares dentro de laescuela y con otras redes sociales. No es raro, por ejemplo,encontrar sujetos de este tipo entre las víctimas de bullyinginfantil y adolescente (Monjas, 2001; García, 2008). Esto esirónico, pero se debe la contraposición entre su crianza detrato ―blando‖ y el duro maltrato que sufren en otroscontextos. En el otro polo están las familias de carácterautocrático. Allí la represión y el castigo están a la orden,imponiendo normas que recortan la independencia de loshijos. La exigencia es excesiva respecto a metasdistorsionadas, induciendo ansiedad, y la disciplina es rígiday arbitraria, inclinando a los niños hacia la rebeldía, o, másfrecuentemente, al servilismo. En este último caso seproduce el rasgo de ―conformidad obligada‖: un niñocallado, poco asertivo, poco emprendedor, obediente, peroen esencia, hostil. Acostumbrado a un grado de exigenciasuperior a sus posibilidades y a ser constantementereprimido, el individuo criado bajo estas condiciones notenderá, por lo general, a rebasar los límites de su
  25. 25. 26 La timidez―universo‖ subjetivo, prefiriendo la seguridad de pasardesapercibido en cualquier situación. Una reciente investigación, hecha a partir de unamuestra de casi tres mil padres y madres con hijos e hijasescolarizados (Torío, Peña e Inda, 2008), revela que hay ungrupo no consciente del conjunto de valores másimportantes en la educación de sus vástagos, difiriendo eldeseo paterno (lo que debería ser) de la realidad (lo que es)en las tendencias de comportamiento. Esto realza lanecesidad de programas de de formación para padres, confines de orientación psicopedagógica adecuada y modificaro mejorar sus prácticas de crianza.3. DIMENSIONES DIRECTAMENTE OBSERVABLES DE LA TIMIDEZ________________________________________________ La timidez es un constructo que sintetiza unadeterminada constelación de respuestas emocionales einstrumentales. Los referentes que se consideran comoindicadores directamente observables del trastorno(generalmente identificado en sus dimensiones con elcomportamiento no asertivo), son verbales y no verbales. Los componentes verbales son, entre otros, volumenbajo de la voz y poca fluidez de vocalización (tartamudez,pausas exageradas, silencios, muletillas, vacilaciones, etc.),y los segundos involucran gestos tensos o estereotipados;faciales y de las extremidades (frotamiento de manos,temblor, entrelazamiento), hábitos nerviosos (morderse lasuñas, jalarse el cabello, meterse el dedo en la nariz),hombros encogidos, mirada huidiza, etc. Adicionalmente,pueden considerarse el sudor de manos, la sequedad de la
  26. 26. La timidez y su tratamiento 27garganta, la palidez o el enrojecimiento de la cara ensituaciones socialmente exigentes (Fábregas y García, 1988;Caballo, 1995). Basados en estos indicadores, traducibles enparámetros topográficos y de frecuencia, duración, latenciao intensidad necesarios para la medición de la conducta, losprofesionales de la conducta pueden verificaranecdóticamente a través de la entrevista y observación losiguiente con respecto al sujeto tímido (ver Zimbrado yRadl, 1981/2002): a) ¿Es renuente a iniciar una conversación oactividad, ofrecerse a hacer algo o preguntar? b) ¿Es renuente a estructurar situaciones ambiguasmediante preguntas, normas o el reordenamiento físico delos elementos? c) ¿Es más renuente que otros sujetos a hablar con suscondiscípulos, permanece más tiempo en silencio,interrumpe menos que otros individuos? d) ¿Es incapaz de manejarse en situacionespermisivas, por ejemplo una fiesta? e) ¿Presenta dificultades más asiduas cuando laspautas de conducta no son claras, con respecto a lageneralidad de sujetos? f) ¿Hace menos gestos y movimientos que otrosindividuos? g) ¿Muestra mayor tendencia a obedecer órdenes sincuestionarlas y es poco bromista? La Encuesta de Timidez de Stanford fue la primeraherramienta de investigación sobre la timidez (Zimbardo yRadl, 1981/2002). Son un total de 34 preguntas ordenadasen cinco secciones que indagan sobre: a) información básica(datos personales, educativos, religiosos, étnicos), b)timidez propia (autopercepción y creencia sobre la
  27. 27. 28 La timidezpercepción ajena), c) envergadura de la timidez (antequienes y ante qué situaciones), d) reacciones ante latimidez (sensaciones y pensamientos), y e) consecuenciasde la timidez (atribuciones positivas o negativas). Lebl(2005, pp. 77-78), por su parte, recomienda los siguientesformatos de registro para ser aplicados por los padres ymaestros del niño presuntamente tímido (tabla 1.2): Tabla 1.2. Registro de conducta del niño tímido.Descripción de la conducta Siempre A Según veces circunstancias1 Mi hijo no levanta la cabeza delante de la gente X2 Habla poco Delante de extraños3 No tiene amigos En el barrio Autorregistro de conducta del padre frente al niño.a) Cuando el niño hace algo bueno Semana............................. Días Tono de Mi ¿A solas? Comentarios o voz reacción ¿Con expresiones (gestos) testigos?Primer Indiferente Elevo A solas ―Bien, ahora día las cejas vete‖Fecha No digo nadab) Cuando el niño hace algo malo Semana...... Días Tono de ¿Qué ¿A solas? Comentarios o voz hago? ¿Con expresiones testigos?Primer Gritos Ademán Delante ―Imbécil, cierra la día de de los puerta‖Fecha pegarle hermanos
  28. 28. La timidez y su tratamiento 29 Actualmente, la Escala de Timidez Revisada deCheek y Buss3 puede servir de instrumento inicial paradeterminar algunos aspectos generales (ver tabla 1.3).Contiene 13 reactivos cuya valoración está entre 1(muy endesacuerdo) y 5 (muy de acuerdo), por lo tanto la mínimapuntuación posible es de 13, y la máxima de 65. Laspuntuaciones inferiores a 34 indicarían ausencia general detimidez, aunque la puedan sentir en un par de situaciones.Las personas tímidas suelen alcanzar, e su mayoría, puntajespor encima de 35 a 39, y las de rasgo más extremo lapuntuación máxima de 49 hacia adelante. Tabla 1.3. Escala de Timidez Revisada de Cheek y Buss.1 Me siento tenso cuando estoy con gente que no conozco bien.2 Soy un poco raro socialmente.3 No encuentro difícil solicitar información a otras personas.4 No me suelo encontrar confortable en fiestas u otras reuniones sociales.5 Cuando estoy con un grupo de personas me cuesta decidir sobre los temas adecuados de que hablar.6 No necesito mucho tiempo para vencer mi timidez en situaciones nuevas.7 Me resulta difícil actuar con naturalidad cuando me encuentro con gente nueva.8 Me siento nervioso cuando he de hablar con alguien importante.9 No tengo dudas sobre mi competencia social.10 Tengo problemas al mirar a alguien directo a los ojos.11 Me siento cohibido en las situaciones sociales.12 No me resulta difícil hablar con desconocidos.13 Soy más tímido con las personas del sexo opuesto.3 Cheek, J. M. y Buss, A. H. (1981). Shyness and sociability. Journal of Personality and Social Psychology (41):330–339.
  29. 29. 30 La timidez Como es lógico, este instrumento de medición deberelacionarse con otros para evaluar el desempeño social yasertivo. Una vez verificados a través de distintas formas deevaluación el tipo de respuestas y su grado de intensidad,así como los demás parámetros de su ocurrencia, esconveniente asesorar cuidadosamente al cliente tímido en lafijación de metas, entre otras, en función a: ¿Qué es lo que quiere mejorar y en qué grado y/ojerarquía? ¿Qué está dispuesto a hacer para ello? ¿Cuáles son sus objetivos a largo plazo en cuanto aavance personal? En algunos casos, dada la apariencia de ―seguridad‖que le brinda encerrarse en su timidez, el sujeto prefiereevitar las tareas que juzga desagradables aunque reconozcaracionalmente su necesidad. Por ello, como regla general,es bueno ir dosificando los objetivos, de modo que su fácilcumplimiento vaya fortaleciendo la poca confianza quetiene en sí mismo.RESUMEN_____________________________________________ La timidez es una forma de ansiedad social queaqueja a mucha gente y conlleva malestar e inhibición enpresencia de otras personas, debidas a la combinación demuchos factores. La influencian componentestemperamentales y también componentes relacionados conlas formas de crianza excesivamente protectora o represiva.El aprendizaje de los patrones de comportamientosocialmente retraído, rotulado como ―tímido‖, se vincula
  30. 30. La timidez y su tratamiento 31tanto a sucesos traumáticos evocadores de respuestasemocionales negativas, como a la evitación instrumental desituaciones exigentes. Asimismo, puede desarrollarse por laatención y la sobreprotección recompensantes del entornofamiliar o social, y por la observación de otros individuos orecepción de informaciones que inducen respuestasevitativas. Padecer timidez infantil es riesgoso para la formaciónposterior, predisponiendo al individuo a numerosos tipos defracaso social. Los indicadores verbales y no verbales deltrastorno comparten dimensiones con el comportamiento noasertivo, pudiéndose identificar a simple vista una serie derespuestas vinculadas a la no-asertividad, con parámetrosdistintivos que caracterizan al individuo tímido, entre ellasla baja frecuencia de interacción con extraños, degestuación y vocalización. Esos parámetros decomportamiento deben especificarse con miras a unaintervención cuidadosamente planificada para llevarse acabo con la necesaria dosificación, dada la fragilidademocional de este tipo de pacientes. Para determinar siexiste un grado preocupante de timidez, pueden utilizarsetanto registros como escalas de medición.BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA_____________________________________________Check, J. (1990/1990). Cómo vencer la timidez: Un enfoque personalizado para adquirir seguridad y autocontrol. Barcelona: Paidós.Henderson, L. & Zimbardo, P. G. (1998). Shyness. Enciclopedia of mental health. 3, 497-509. San Diego: Academia Press. Recuperado de: www.shyness.com/enciclopedia.html/
  31. 31. 32 La timidezLebl, B. (2005). El niño tímido. En G. Aguilar, B. de Lebl y L.A. Resinos (Eds.). Conductas problema en el niño normal. Problemas preventivos y terapéuticos. Guía para padres y maestros. (pp. 72-86). Sevilla: Trillas-Eduforma.Monjas, M. I. (2001). La timidez en la infancia y la adolescencia. Madrid: Pirámide. Ed. Orig.: 2000.Olivares, J., Rosa, A. I., Piqueras, J. A., Sánchez-Meca, J., Méndez, X. y García-López, L. J. (2002). Timidez y fobia social en niños y adolescentes: Un campo emergente. Psicología Conductual, 10(3), 523-542.Zimbardo, P.G. y Radl, S. (1981/2002). El niño tímido. Superar y prevenir la timidez. Buenos Aires: Paidós Ibérica.
  32. 32. La timidez y su tratamiento 33 _____________________________ CAPÍTULO _____________________________  TIMIDEZ Y AUTOCONTROL _____________________________ Toda persona ha sentido alguna forma de timidez ensu vida. El temor a las situaciones nuevas, a las exigenciasde ciertas responsabilidades o al roce con cierto tipo (onúmero) de personas, es normal. Para la mayoría de la gentedichas perturbaciones son episódicas, esporádicas ysuperables, en base a estrategias espontáneas deafrontamiento que aprende cada cual en el transcurso de sudesarrollo. Esto no es así para los individuos tímidos, quienessufren dichos temores de manera más profunda y frecuente,careciendo del grado suficiente de habilidad y/o autocontrolrequeridos por el afrontamiento. Incluso, como diceZimbardo, hay tímidos ―públicos‖ y ―privados‖. Losprimeros son aquellos que progresivamente se vanimponiendo a su retraimiento y, a la larga, lograndesempeñarse más o menos adecuadamente en situacionessociales. No pierden la timidez, pero saben dominarla. Lossegundos son aquellos cuya posibilidad de acción y controlemocional es rebasada por las circunstancias. Esos niños y
  33. 33. 34 La timidezadolescentes cuya relación interpersonal es defectuosa porel comportamiento inhibido, retraído y aislado quemuestran, tienen una posibilidad muy grande de sufrirtrastornos emocionales y problemas de personalidad. Dicho esto, resulta evidente que el manejo delautocontrol puede ser un gran apoyo para dominar latimidez. Se puede contar con que entrenando al individuo enel manejo de ciertas habilidades que sirvan para refrenar susemociones, y enseñándole a emitir cierto tipo de respuestascorrientemente necesarias en todo contexto social, eseaprendizaje le servirá para mejorar cuantitativa ycualitativamente sus interacciones sociales. En los parágrafos siguientes se caracterizan elautocontrol y sus modalidades, su relación con lapersonalidad y el afrontamiento, y las técnicas conductualesque sirven para operativizarlo en los casos de tratamientoterapéutico de la timidez1. ¿QUÉ ES EL AUTOCONTROL?____________________________________________ El autocontrol, de acuerdo con la definición funcionalde Thoresen y Mahoney (1974/1980), es un fenómenogenérico en que cierta conducta de emisión poco probablese emite en relativa ausencia de impedimentos externosinmediatos. Skinner (1979/1980) cuenta pintorescamente cómo sele ocurrió la idea del autocontrol aplicado terapéuticamenteoyendo por radio la perorata de un predicador evangélicoque distinguía entre personalidades controladas ycontroladoras. El pastor le dijo a un sujeto que refería nopoder dominar su afición a la bebida: ―¿Qué quiere decir
  34. 34. La timidez y su tratamiento 35esto de que no sabe cortar su afición a la bebida? ¿No esacaso su brazo el que levanta el vaso hasta sus labios?¿Quiere decir que no puede dominar su brazo?‖ (p. 105).Por otro lado (Skinner, 1953/1971), reseña ocho formas queel individuo puede utilizar para autocontrolarse, comoconductas que describen, analizan u operan sobre otrasconductas propias: 1) Restricción y ayuda física. 2) Manipulación de estados de privación y saciedad. 3) Autoinducción de cambios en los estadosemotivos. 4) Uso de estímulación aversiva. 5) Uso de fármacos o estimulantes. 6) Autorreforzamiento o autoextinción. 7) Autocastigo de respuestas indeseables. 8) Contrarrestando la conducta no deseada conrespuestas incompatibles. El entrenamiento para el uso efectivo deprocedimientos de autorregulación y autocontrol por partedel cliente bajo consulta en un episodio psicoterapéutico, esuna alternativa para el manejo que en la terapia conductualtradicionalmente se ha cargado sobre la modificación delambiente para controlar el comportamiento, y actualmentees una cuestión de rutina. Según lo muestra la experiencia,la causación personal es posible y además reproducible. Laspersonas aprenden a ejercer su voluntad, y por consiguientesu autodirección, con diversos niveles de eficiencia yefectividad, y si es necesario ellos se pueden incrementar,como es el caso de los grados de habilidad que requieren losindividuos tímidos para mejorar su competencia social. El control psicoterapéutico implica el uso del controlen la consulta clínica por parte de la acción discriminativa,evocadora y reforzante del profesional que interviene sobre
  35. 35. 36 La timidezun problema psicológico, mediante la instigación oral ofísica, textual, gráfica o gestual, la retroalimentación de lasejecuciones deseables, el moldeamiento de performancesadecuadas, y la prescripción instruccional. La meta es quela misma persona bajo intervención pueda alterar, sin lapresencia del terapeuta, sus propios desajustes, cambiandoindependientemente su entorno físico y social(Montgomery, 2008b, 2008c). Desde esta perspectiva, el autocontrol puedeentenderse tanto como cambio autoimpuesto, o comoautorrestricción o control de la propia impulsividad oemocionalidad. Esto es relativo, ya que en ocasiones laimpulsividad es la respuesta más adaptativa. En general,dice Logue (1995), un individuo en buenas condiciones deajuste debería ser capaz de ser impulsivo o controlado enfunción de que es lo que más le sirve según la índole decada situación. Por tanto, se debe contar, como señala Goldiamond(1965/1972), con la suficiente capacidad intelectual de unsujeto como para hacer un análisis funcional de su propiaconducta. Por ejemplo, un individuo tímido inmerso en unareunión social podría utilizar la relajación para aminorar surespuesta emocional de temor al ridículo, en cuyo casoestaría empleando la forma (3) de autocontrol, o buscar enuna conversación el tema que le parece que maneja mejorpara conducirse con mayor seguridad y suficiencia en lainteracción, en cuyo caso estaría empleando (6).
  36. 36. La timidez y su tratamiento 372. PERSONALIDAD Y CONSTRUCTOS DE AUTOCONTROL________________________________________________ ¿Quién ejerce el autocontrol? El constructo utilizadopara representar el conjunto de repertorios funcionalmenteunificado que integra el individuo, y constituye el agentecontrolador llamado ―sí mismo‖ o ―yo‖ en la literaturapsicológica, es la personalidad. Esta se puede analizar deacuerdo con las probabilidades de que alguien manifiesteciertas tendencias de conducta en las variadas situaciones desu vida cotidiana. Como señala Staats (1996/1997), losrepertorios de personalidad son concebibles comocomplejas constelaciones de habilidades adquiridas en laniñez y desarrolladas durante el resto de la vida. Estasconstelaciones, llamadas repertorios básicos de conducta,una vez aprendidas por el sujeto y en relación consituaciones del entorno, disponen condiciones para másaprendizaje. Así, se puede suponer, por ejemplo, que un niñocriado por padres sociables —con buenas habilidadessociales, con un gran círculo de amistades y muy atentos aldesarrollo lúdico de su hijo—, aprende desde muy pequeñoa acercarse a personas extrañas al círculo interno de lafamilia, enriqueciendo su repertorio con atractivasconductas de expresión y comunicación. Se relacionaafectivamente y se ejercita en el juego cooperativo, y todoeso lo aplica después a diversos ambientes conforme vacreciendo y enfrentado nuevos retos de desarrollo. Puestoque ya ha tenido experiencias positivas con las personas,entonces tenderá siempre a ver lo mejor en ellas y no le serádifícil acercarse y adaptarse a nuevas situaciones socialesexigentes.
  37. 37. 38 La timidez Lo contrario será verificado si el niño fue criado en unambiente restrictivo para las relaciones sociales, con padresparcos y desconfiados, con pocas oportunidades deinteracción amical. El niño probablemente desarrollarárepertorios básicos de temor y prevención frente a laspersonas con que no trata regularmente. Preferirá aislarsededicándose a ocupaciones solitarias, y no llegará a adquirirlas suficientes habilidades sociales como para interactuar ennuevos ambientes. Su falta de seguridad lo llevará a unapego exagerado hacia figuras protectoras que le brindanatención y aprobación, perpetuando su dependencia. A propósito de eso (la dependencia), dos constructospostulados por algunos teóricos de la personalidad para darcuenta de algunas tendencias manifestadas por losindividuos respecto a lo que creen que pueden y no puedenhacer, son los del locus de control y de la autoeficaciapercibida (Visdómine y Luciano, 2006). Un locus de control interno implica mayorresponsabilidad y sentimiento de que uno puede influir enlas circunstancias, con las implicancias autorregulatoriasque eso supone. Lo contrario es el locus de control externo,que hace atribuir los resultados a la suerte o a factoreshumanos ajenos. La autoeficacia percibida se diferencia del locus decontrol en que, además de referirse a las creencias de laspersonas sobre los resultados de sus acciones, comprendetambién las creencias acerca de las propias competenciaspara alterar el ambiente. En efecto, los individuos enproceso de lograr metas tienden a evaluar con frecuencia supropia performance. Aquellas respuestas satisfactorias en símismo le producirán la motivación suficiente para avanzar oconcretar mayores éxitos.
  38. 38. La timidez y su tratamiento 39 Los niños o adolescentes que desarrollan repertoriosde confianza y seguridad en lo que hacen puede decirse quetienen un locus de control interno y un buen índice deautoeficacia, y que se encuentran en mejores condiciones deenfrentar sus ansiedades. En lugar de mantenerse cerca delas figuras protectoras, ser pasivos y acudir en busca deayuda cada vez que se halla en una situación de dificultadrutinaria, serán autosuficientes y tomarán la iniciativa,incluso al encontrarse con obstáculos cuya superaciónrequiera de particular esfuerzo. Las técnicas de autocontrol que se reseñan acontinuación pueden permitir a los sujetos que noadquirieron espontáneamente esos repertorios, a aprenderlosde manera sistemática.3. AUTOCONTROL Y AFRONTAMIENTO DE LA TIMIDEZ________________________________________________ Terapéuticamente, el autocontrol agrupaprocedimientos cuyo objetivo principal es enseñarestrategias al cliente para que controle o modifique supropio comportamiento frente a distintas situaciones. Todoeso para alcanzar metas a largo plazo, en consonancia con elcarácter de la intervención (Rehm, 1991). Las habilidades de afrontamiento que buscaninstalarse en el repertorio del individuo aquejado por latimidez son modos de ―saber hacer‖ fuera de la consulta.Por un lado se auspicia el control de la reactividad nerviosa,y por otro incrementar comportamientos socialesdeficitarios.
  39. 39. 40 La timidez Específicamente, los procedimientos adecuados altrastorno de la ansiedad social son las terapias de manejo dela ansiedad, de asertividad, de condicionamiento encubierto,de reestructuración racional, de solución de problemas, deentrenamiento autoinstruccional y de biorretroalimentación,además de otras técnicas insertas en ellas, como el manejocontingencial, la comunicación y negociación, la toma dedecisiones, etcétera. Apelan a la modificación de respuestasinstrumentales y/o respondientes, sean lingüístico-cognitivas, emotivo-motivacionales y sensorial-motoras. A nivel lingüístico-cognitivo, suele dirigirse laatención selectiva con prioridad a la información que lellega en términos de fracaso social y amenaza (recibircríticas y toda clase de desaprobación, sobredimensionar susproblemas y subestimar sus capacidades). Su diálogointerno se orienta preferentemente a la apreciación negativade los acontecimientos y hacia la autoevaluacióndesfavorable de sí mismo. Henderson y Zimbardo (1998ab)añaden que es frecuente la creencia en ―formas correctas‖de hacer las cosas que el tímido piensa que debe adivinar. A nivel emotivo-motivacional, el malestar se centraen los sentimientos de embarazo y de vergüenza. Elembarazo implica sentirse una especie de estorbo,acompañado a la sensación de torpeza e inutilidad. Lavergüenza es una sensación de bochorno vinculada a lapercepción de lo que piensa la gente frente al desempeño dela persona en situaciones comprometidas. Eso se aúna, porun lado, a la actitud de desagrado que lleva a la evitación oescape de dichas situaciones; y por otro lado, a lasreacciones fisiológicas que acompañan las emocionesnegativas, tales como la sequedad de la boca, la sudoración,los temblores corporales, la ruborización y otros síntomas.
  40. 40. La timidez y su tratamiento 41 A nivel sensorial-motor, lo evidente es el arsenal derespuestas instrumentales que el sujeto tímido emite frente alo que teme, pasando por la lentitud, torpeza oapresuramiento de su conducta verbal y no verbal, hasta laevitación o escape. La modificación de los repertorios lingüístico-cognitivos, emotivo-motivacionales y sensorial-motores esposible gracias a la articulación inteligente de losprocedimientos terapéuticos conductuales antesmencionados. Los pasos o etapas usuales de la intervenciónincluyen el autorregistro, la autoevaluación y el cambiocontingencial. El autorregistro permite identificar las dimensionesde las conductas problemáticas y otras colaterales en elmomento en que suceden; la autoevaluación posibilita elexamen de los paramétros registrados (probabilidad,topografía, fuerza y escenario de la conducta) y sugeriralternativas de autocontrol programadas en metas, objetivosy análisis de tareas; y el cambio contingencial se componede operaciones para autorreforzar, autocastigar oautoextinguir las conductas consideradas clave, de acuerdoa la evaluación de los excesos, déficits o inadecuacionesencontradas. En dicho proceso el terapeuta ayuda adesarrollar y fortalecer las conductas controladoras (López,Rodríguez-Naranjo y Gavino, 2006), atendiendo yreforzando positivamente su ocurrencia. A través de la tecnología conductual que propende alautocontrol, el individuo puede aprender a ser un agente decambio de su propio comportamiento, convirtiéndose enparticipante activo y responsable del episodiopsicoterapéutico. A manera de línea base, o simplemente deestrategia de autoconocimiento, pueden tenerse en cuentalos repertorios de automanejo personal, mediante el
  41. 41. 42 La timidezCuestionario de Autocontrol Infantil y Adolescente, deCápafons y Silva (2001). Se trata de una colección de 89ítems con alternativas de respuesta dicotómica (Si–No),aplicable a niños y adolescentes entre los 11 y 19 años deedad. Son cinco subescalas, tres de las cuales evalúanaspectos positivos del auto-control (retroalimentaciónpersonal, retraso de la recompensa y autocontrol criterial),otra mide aspectos negativos (autocontrol procesual), y otrala ―sinceridad‖ de las respuestas (Tabla 2.1).Tabla 2.1. Cuestionario de Autocontrol Infantil y Adolescente (muestra de ítems).1. Normalmente hago las cosas que realmente me gustan, aunque haya cosas más urgentes que hacer.2. Casi siempre hago las cosas que me gustan, aunque tenga cosas más importantes que hacer.3. Cuando quiero llegar temprano a un sitio, me fijo una hora determinada para salir.4. Cuando me dicen que debo portarme bien, suelo preguntar: "¿Qué quiere decir eso?"5. Cuando estoy aburrido pero quiero estudiar, procuro quitar de mi vista todo lo que me pueda distraer (juguetes, revistas, etc.)7. A veces soy brusco con los demás.8. Cuando cometo errores me critico a mí mismo.9. Recuerdo mis obligaciones en casa.10. Para mí es importante saber lo que tengo que hacer para saber si lo estoy consiguiendo.11. Llego puntual a todos los sitios.12. Me gusta todo tipo de comida.13. Cuando prometo algo y me cuesta cumplirlo, procuro tenerlo en la cabeza y recordármelo.
  42. 42. La timidez y su tratamiento 4314. Si pongo un plan en marcha, quiero saber por mis propios medios cómo me va funcionando.15. Cuando me esfuerzo por algo, sé si voy teniendo éxito en mi empeño.16. Me cuesta mucho recordar las normas de clase, aunque las sepa.17. A veces me dicen que soy incapaz de saber lo que está bien o mal hecho.18. Suelo pensar en por qué mis amigos se comportan de la manera que lo hacen.19. A veces desobedezco a mis padres.20. Recojo los papeles que otros tiran al suelo.21. Me cuesta darme cuenta qué cosas de las que hago les gustan a mis amigos.22. Cuando soy incapaz de hacer algo que me cuesta, pienso que se debe a la mala suerte.23. A veces digo mentiritas a mis compañeros.24. Cuando algo me da mucho miedo, me es imposible pensar en cosas que me distraigan.25. Cuando me preguntan "¿Por qué haces eso?", me quedo sin saber qué responder.26. Cuando alguien me cuenta sus problemas, me cuesta saber cómo los puede solucionar.27. Sólo trabajo cuando por ello puedo conseguir cosas enseguida.28. Si me prometo algo a mí mismo, intento pensar en si lo que hago es lo que me he prometido. También es digna de considerarse la Escala de Locusde Control para Niños de Nowicki y Strilkland4, transcrita4 Nowicki, S. y Strilkland, B. R. (1971, Sep. 3-7). A locus of control scale for children. Paper presented at the 79th Annual
  43. 43. 44 La timidezde Kirby y Grimley (1986/1992, pp. 69-70), que contiene 40reactivos igualmente puntuables dicotómicamente (Si-No),los cuales dan una idea del grado en que el infante atribuyeel éxito o fracaso a factores internos o externos en una granvariedad de situaciones (tabla 2.2). Tabla 2.2. Escala de Locus de Control para Niños (muestra de ítems).1 ¿Piensas que la mayoría de problemas se resolverán solos si no pierdes el tiempo con ellos?3 ¿Algunos chicos nacen con suerte?7 ¿Sientes que la mayoría de las veces no tiene caso esforzarse demasiado porque las cosas de cualquier modo salen mal?10 ¿Piensas que basta con desearlo mucho para que ocurran cosas buenas?14 ¿Piensas que es casi imposible que cambies el punto de vista de tus padres acerca de cualquier cosa?15 ¿Crees que tus padres deberían permitirte tomar la mayoría de tus propias decisiones?18 ¿La mayoría de los chicos de tu edad son más fuertes que tú?23 ¿Sientes que si un niño de tu edad intenta golpearte no puedes hacer gran cosa para detenerlo?28 Opinas que los chicos se pueden salir con la suya si se empeñan en ello?32 ¿Sientes que cuando suceden cosas buenas es porque se ha trabajado duro para obtenerlas?36 ¿Sientes que cuando no le agradas a alguien, poco puedes hacer en ese sentido?40 ¿Piensas que es mejor ser listo que tener suerte? Convention of the American Psychological Association, Washington, D.C.
  44. 44. La timidez y su tratamiento 45 Las técnicas propuestas por el análisis conductual,que pueden agruparse en cuatro categorías, son aptas paracontrolar las emociones negativas, para mejorar lainteracción social, para incrementar la efectividad personaly para reorganizar las cogniciones. Es conveniente observarque, según los datos disponibles, esta tecnología (lacombinación de la exposición junto a las habilidadessociales y procedimientos cognitivos), es la más eficaz en eltratamiento de la ansiedad social (Olivares, Rosa, Piqueras,Sánchez-Meca, Méndez y García-López, 2002; Hendersony Zimbardo, 1998b).3.1. Técnicas para controlar emociones negativas_____________________________________________ Se dirigen a reconocer aquellas situaciones, síntomasfisiológicos e interpretaciones del sujeto que activan susemociones negativas e impiden su normal recepción demensajes, para contrarrestarlas aplicando controlautoinstruccional, imaginería dirigida, respiracióndiafragmática y relajación muscular autónoma (Wolpe,1958/1980; Cautela y Groden, 1978/1985; Suinn,1990/1993). La biorretroalimentación es otra posibilidad, queimplica una preparación especial del sujeto para que puedareconocer estados fisiológicos normalmente inadvertidos,para lo cual se amplifica la señal de las respuestas orgánicasmediante aparatos, aprendiendo a controlar las propiasrespuestas de tensión muscular, temperatura, superficiedérmica, actividad cerebral, conductividad de la piel,presión sanguínea y tasa cardiaca (Davis, Robbins yMcKay, 1982/1985).
  45. 45. 46 La timidez En ocasiones pueden combinarse estosentrenamientos con la medicación psiquiátrica a través detabletas de Prozac o Paxil, entre otras corrientementeutilizadas para el tratamiento de la fobia social.3.2. Técnicas para mejorar la interacción social_____________________________________________ Su objetivo fundamental es la enseñanza de unaadecuada discriminación de situaciones y delcomportamiento que se suele emitir frente a ellas, y dediferentes destrezas sociales ejercidas para defender losderechos individuales legítimos sin dañar a nadie.Asimismo, de habilidades cognitivas para resolverproblemas interpersonales (Wolpe, 1958/1980; Lange,1980/1983; Caballo, 1993; Spivack y Shure, 1974).3.3. Técnicas para incrementar la efectividad personal_____________________________________________ La solución de problemas y el entrenamientoautoinstruccional son recomendables para aumentar laposibilidad de buen desempeño en diversos contextos. La solución de problemas pretende reconocer yanalizar los componentes de las situaciones problemáticas, afin de reperfilarlas y articular una lista de posiblessoluciones a ellas, maximizando beneficios y minimizandocostos. Dichas soluciones son practicadas desde la másprobable hasta la menos probable (D’Zurilla, 1986/1993).El entrenamiento auto-instruccional (Meinchembaum,1985/1987), direcciona el ―diálogo interno‖ que el individuoutiliza para guiar su propia conducta, analizandofuncionalmente las habilidades requeridas paracumplimentar cada acción, y programando sistemáticamentediscursos específicos que faciliten la tarea.
  46. 46. La timidez y su tratamiento 473.4. Técnicas para la reorganización cognoscitiva_____________________________________________ La reestructuración racional, o reorganizacióncognoscitiva, consiste del uso de medios contra-argumentativos para identificar autoafirmacionesincapacitantes y combatirlas autorreforzando respuestaslingüísticas y lógicas incompatibles con el pensamientodistorsionado (véase Yankura y Dryden, 1993/2000; Beck,1998/2000, Ellis y Grieger 1980/1983).RESUMEN_____________________________________________ La causación personal es posible y reproducible. Losindividuos pueden aprender a ejercer su autodirección oincrementarla para mejorar su competencia social, como esel caso de los individuos tímidos. El autocontrol puede tomar la forma de cambioautoimpuesto, o autorrestricción, o control de la propiaimpulsividad o emocionalidad. La tecnología de autocontrolagrupa procedimientos cuyo objetivo principal es enseñarestrategias al cliente para que controle o modifique supropio comportamiento instrumental y/o respondiente frentea distintas situaciones, sea en términos de repertorioslingüístico-cognitivo, emotivo-motivacional o sensorial-motor, con el fin de alcanzar metas a largo plazo de acuerdocon las metas de la intervención. La tecnología paracumplimentarlas pasa por procedimientos dedicados acontrolar las emociones negativas, para mejorar lainteracción social, para incrementar la efectividad personaly para reorganizar las cogniciones.
  47. 47. 48 La timidezBIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA_____________________________________________Davis, M., Robbins, E. & McKay, M. (1982/1985). Técnicas de autocontrol emocional. Barcelona: Martínez Roca.Henderson, L. & Zimbardo, P. G. (1998b). Shyness. Enciclopedia of mental health. 3, 497-509. San Diego: Academia Press. Recuperado de: www.shyness.com/enciclopedia.html/Olivares, J., Rosa, A. I., Piqueras, J. A., Sánchez-Meca, J., Méndez, X. y García-López, L. J. (2002). Timidez y fobia social en niños y adolescentes: Un campo emergente. Psicología Conductual, 10(3), 523-542.Skinner, B. F. (1953/1971). Ciencia y conducta humana. Barcelona: Fontanella.Staats, A. W. (1996/1997). Conducta y personalidad: Conductismo psicológico. Bilbao: Descleé de Brouwer.Thoresen, C. E. y Mahoney, M. J. (1974/1980). Conducta y autocontrol. Madrid: Morata.
  48. 48. La timidez y su tratamiento 49 _____________________________ CAPÍTULO _____________________________  EVALUACIÓN INICIAL DE LA TIMIDEZ _____________________________ ¿Cómo percatarse de que existe un problema deansiedad social y cuáles son su naturaleza y su gravedad?La única forma es una escrupulosa investigación de losrepertorios del individuo. Olivares, Méndez y Maciá (1997,p. 152) resumen el procedimiento completo dedeterminación de un problema psicológico, considerandotodos los grupos de variables implicadas (criterios decontrastación normativa y de contrastación funcional. Aquíse adapta el esquema en la tabla 3.1. La contrastación normativa comprende criterios decomparación del desempeño del sujeto con su forma deejecución o rendimiento previo (antes de que el problema semanifestara como preocupante), con su desarrollo esperadode acuerdo a su edad, y con el comportamiento estándar enla cultura de referencia.
  49. 49. 50 La timidez Tabla 3.1. Criterios de determinación de un problema. Por otra parte, los criterios de contrastación funcionalcomprenden, en primer lugar, el contexto inmediato en queocurre la conducta cuando se presenta el problema. Esto es,la actividad en curso y el escenario geográfico (momento ylugar), demográfico (personas que rodean o participan en lainteracción), y ecológico (espacio físico relevante). Ensegundo lugar, los déficits, excesos o inadecuaciones de laconducta manifiesta, y en tercer lugar aquellos repertoriosde conducta encubierta que deban ser esclarecidos, como lacapacidad de autocontrol, las disposiciones (creencias,intereses, atribuciones, expectativas, valores), y lasaptitudes (inteligencia, fluidez verbal, razonamiento,memoria, concentración). Esa información se consiguemediante una serie de operaciones evaluativas (tabla 3.2,adaptada de Montgomery, 2008a, pp. 202-203):
  50. 50. La timidez y su tratamiento 51 Tabla 3.2. Proceso de evaluación conductual.Entrevista iniciala) Descripción del problema y variables de su mantenimiento (qué sucede, qué hace o deja de hacer el cliente, que hacen o dejan de hacer las personas involucradas, cuáles son los contextos espaciotemporal y social, y qué repertorios de aprendizaje y aspectos biológicos podrían estar implicados).b) Información histórica personal (anamnesis).c) Averiguación sobre repertorios positivos que puedan ayudar al tratamiento (equilibrio, vocabulario, colaboración, etc.).Operaciones de registro directo (registros)a) Automático (con instrumental bioeléctrico).b) De productos permanentes (impresos o grabaciones).c) Observacionales (anecdótico, de frecuencia, duración, intervalos).d) Autorregistro (por el propio cliente).Operaciones de registro indirecto (autoinformes)a) Escalas (actitudinales, o de cuestionario exhaustivo).b) Cuestionarios y listas de chequeo.c) Inventarios estandarizados.d) Pruebas inestructuradas (ejercicios sueltos o tests proyectivos).Diagnóstico funcionala) Gráfica de línea base (nivel porcentual de repertorios al comenzar).b) Análisis de secuencia (resumen de registros).c) Ordenamiento de la información (situación problema, antecedentes, motivación, autocontrol, relaciones interpersonales).
  51. 51. 52 La timidez Como se ve, el comportamiento se concibe comofunción de variables situacionales o de su interacción convariables personales. El interés se dirige a representar tantolas características del contexto medioambiental quedetermina la conducta como el repertorio disposicional delindividuo. Sus evaluaciones son repetidas en momentosclave o durante todo el tratamiento, abogando por laexactitud, la planificación, y el control sistemático de loscambios que puedan haber durante el transcurso de laintervención (Heiby y Haynes, 2004).1. LA ENTREVISTA INICIAL________________________________________________ La entrevista psicológica en general es, como se sabe,el medio inicial y más importante para entrar en contactocon el cliente y las personas más cercanas a él. Su misiónpermanente es recopilar informes sobre los datos pertinentesal caso y su evolución, así como determinar tempranamentesi el sujeto se adapta a las necesidades de la intervención, osi se requiere ayuda interdisciplinaria. Por tanto, requiereuna gran sensibilidad a los indicios proporcionados por losinformantes (ver Oliva, 2004, para una revisión). Para ser efectivas las primeras entrevistas suponenprecisión en los informes, por lo cual el entrevistadornecesita pedir ejemplos concretos de las interaccionesdeficientes o inadecuadas del paciente, a fin de poderproyectar un adecuado tratamiento5. Así que se privilegian5 Véanse los modelos de entrevista conductual con niños y adultos (Goldfried, 1983/1992; pp. 315-316), que sirven de inspiración para el autor en su trabajo terapéutico desde hace mucho
  52. 52. La timidez y su tratamiento 53los detalles concretos y actuales, procurando integrarlospara el análisis funcional de los antecedentes, la conducta ysus consecuencias. Los métodos, operaciones y objetivos dela comunicación psicoterapéutica pueden consultarse enMontgomery (2008b). La indagación se inicia, lógicamente, con la solicitud:―Según su opinión ¿Cuál es el problema?‖, continuando con―Describa que cosas le preocupan‖ o ―¿Qué dificultades hatenido con...?‖ Las siguientes preguntas se refieren a laposible magnitud del asunto: ―Qué tan grave le parece esteproblema?‖, ―Qué tan a menudo se le presenta?‖. Por locomún las primeras respuestas del cliente son desconfiadas,parcas e imprecisas, tanto más si la entrevista se lleva acabo con un niño o adolescente tímido, poco experto enarticular discursos y con resistencias a su apertura alescrutinio ajeno. Frente a esto, la estrategia del entrevistador,entonces, es ir trasladando las quejas o demandas que sepuedan traslucir a una lista de comportamientos discretoscon mayor o menor índice de frecuencia, duración o latenciao intensidad derivados de la descripción directa de laconducta manifiesta, para verificar si son: a) perjudicialespara el cliente o para quienes lo rodean; b)significativamente desviados de un nivel óptimo deejecución, c) significativamente desviados de la normacultural; d) significativamente desviados del estándar fijadopara su edad en la región en que vive; y además si: e)trastorna a personas significativas del contexto, y f) difiere(en qué medida), de la conducta de otros sujetos calificadoscomo competentes. tiempo, y se plasman en la presente descripción de las pautas de entrevista.
  53. 53. 54 La timidez Respecto a la generalidad del caso, se inquiere:―¿Desde cuándo le sucede esto?‖. También son importanteslas condiciones contextuales en las que aumenta laprobabilidad de que ocurran las conductas problemáticas. Sepregunta: ―Dónde, cuándo y ante quién(es) suelecomportarse así?‖, ―¿Qué es lo más probable que pase antesque actúe de esa manera?‖, ―¿Qué hace(n) o cómoresponde(n) quien(es) está(n) presente(s) en ese momento?‖(influencias sociales), y ―¿Qué pasa con la actividad quedesempeña?‖. Para fijar mejor los determinantes que intensifican oalivian la conducta problemática se le pide que piense enocasiones en que empeora: ―¿Qué sucede en esosmomentos?‖, ―¿Qué cree que provoca el malestar?‖. ―¿Enqué momentos cree que se suaviza?‖. La taxonomía de estímulos y situaciones propuestapor Van Beck proporciona marcos de análisis sobre oscuales profundizar en la indagación (cit. por Caballo, 1991,p. 861; ver tabla 3.3). Igualmente, se inquiere sobre el comportamientoencubierto que puede acompañar, causar o seguir a losepisodios molestos: las emociones negativas, el autodiálogo,las percepciones distorsionadas de la situación o lascreencias irracionales. Se pregunta: ―¿Qué cree (o espera, oquiere, o siente) de...?‖ o ―¿Por qué consideras que...?‖,―¿En qué piensa durante los instantes en que siente elmalestar?‖, teniendo en cuenta que éstas disposicionesverbales funcionan como expectativas (pensamientos acercade lo que vendrá) o atribuciones (responsabilizar a alguien oa algo de lo que sucede o sucedió), influenciando lasejecuciones, desempeños o actividades del individuo frentea los acontecimientos y personas juzgados comodesagradables o aversivos.
  54. 54. La timidez y su tratamiento 55 Tabla 3.3. Taxonomía de estímulos y situaciones. CATEGORÍAS DE CLASIFICACIÓN DE ESTÍMULO SITUACIONES1. Contexto. 1. De lucha y conflicto2. Lugar/ambiente físico. interpersonal.3. Características 2. Que reflejan el trabajar objetivamente discernibles conjunto. del ambiente físico. 3. Referentes a la actividad4. Personas. sexual, intimidad y5. Características relaciones interpersonales objetivamente discernibles 4. Que implican actividades de las personas. recreativas.6. Acciones y actividades 5. Que se refieren a características de la actividades relacionadas situación particular. con los viajes.7. Objetos. 6. Rituales religiosos y8. Aspectos temporales. similares. 7. Actividades deportivas. 8. Que implican excesos conductuales. 9. De servicio. 10. Comerciales. Por último, se pide al cliente (o a quienes lo reportan)qué sugerencias pueden hacer de conductas alternativas alas problemáticas, con el fin de ayudar al establecimiento demetas para el tratamiento. Se pregunta. ―¿Qué cree(n) quese puede hacer al respecto?‖, o ―¿Cuál es el objetivo quele(s) gustaría lograr?‖, así como los posibles pasos para ello.No está demás que se llene una lista de reforzadores paraapoyar la intervención, u obtener indicios de aquellos, comocuando se pregunta: ―¿Qué le gusta hacer (o consumir)?‖,
  55. 55. 56 La timidez―¿Con quién(es) se lleva bien?‖. Y para terminar: ―¿Hayalgo que yo debería saber para ayudar a solucionar suproblema?‖. La entrevista con niños presenta una estructuraparecida, incluyendo un mayor detalle en la descripción delámbito amical y escolar, y por supuesto, mayorinformalidad en la charla. Hay también disponible en castellano —adaptada alcontexto sociocultural español— una guía de preguntas amanera de entrevista estructurada para niños: la Entrevistapara el Diagnóstico de los Trastornos de Ansiedad en Niñossegún el DSM-IV (ADIS-IV: C/P), elaborada por el grupo deB. Sandin, que para Echeburúa y Corral (2009) es,presumiblemente, la mejor, y que también cuenta con uncuadernillo para aplicación a la recogida de informespaternos. El modelo de cuestionario para primeras visitas de E.Roca (2009, fecha de actualización), puede igualmenteservir de guía para una primera aproximación entre cliente yterapeuta, en relación con datos tales como la vida depareja, creencias religiosas, red social, relaciones familiares,relaciones laborales, tratamientos psicológicos y/ofarmacológicos anteriores, hábitos de consumo, horas dedescanso y esparcimiento, aparte de los aspectos yamencionados en la entrevista. La información obtenida en la entrevista essusceptible de resumirse organizadamente en un cuadroinformativo (Goldfried y Davison, 1976/1981), esbozo deanálisis funcional tentativo que comprende la conducta delcliente durante la entrevista y su descripción física, lanaturaleza de los problemas presentados en la consulta, susantecedentes históricos, los determinantes situacionalesactuales del problema, las variables organísmicaspertinentes (fisiológicas, de medicación, de factores
  56. 56. La timidez y su tratamiento 57cognitivos y afectivos), las consecuencias, las cualidadesfavorables del paciente y su motivación para el tratamiento,los objetivos para el cambio, los tratamientosrecomendados, la urgencia del caso y algunos otroscomentarios referentes a aspectos no clasificables en losrubros anteriores. En la tabla 3.4 se presenta un ejemplo de cuadroinformativo con un caso real.2. REGISTROS Y AUTOREGISTROS________________________________________________ Los registros de los acontecimientos pertinentes alproblema pueden ser hechos en formatos especiales deobservación por el evaluador6, por ayudantes, por elmismo cliente o sus parientes, maestros, tutores,compañeros o encargados, tanto en ambientesestructurados (el consultorio, el gabinetepsicopedagógico, el laboratorio), como inestructurados(el hogar, la escuela, el vecindario). La observacióntiene el carácter de “participante”, si el observador y elobservado interactúan en un diálogo o entrevista, o de“no participante”, cuando el sujeto observado no se dacuenta de que lo es.6 Para la evaluación hecha en el propio gabinete o consultorio se utilizan métodos “análogos” de registro, tales como situaciones simuladas (juego de roles y ensayo conductual) que ubican al cliente en condiciones similares a su interacción problemática.
  57. 57. 58 La timidez Tabla 3.4. Ejemplo de cuadro informativo.Nombre: Adelaida B. Edad: 19 años Sexo: FFechas de la entrevista: 02 y 09 de noviembre de 2004Consultoría particular1. Conducta durante la entrevista y descripción física Elena es una estudiante universitaria mestiza de tez clara, delgada, de pelo negro lacio (sin teñir) y largo, que lleva recogido. Viste chompa y jeans de colores oscuros. Muy correcta a la hora de saludar y despedirse. Durante toda la primera entrevista habló en voz baja y entrecortada, con escaso contacto ocular. Se sentó muy rígida, con las manos sobre su folder y éste sobre sus rodillas. En la segunda entrevista se le percibió un poco más espontánea.2. Problema presentadoA. Naturaleza: Ansiedad que se presenta fundamentalmente en situaciones de ser evaluada, cuando tiene que hablar en público, o cuando tiene que interactuar con personas extrañas (que recién conoce o que están ocasionalmente junto a ella, por ejemplo, en una cola). Diagnóstico de presunta timidez.B. Antecedentes: La chica es de Chiclayo, pero emigró a Lima con su familia a los 12 años de edad. Es la cuarta de cinco hermanos, y la única mujer. Refiere que desde que se acuerda siempre tuvo problemas para interactuar en público, pero que eso comenzó a preocuparla recién al venir a Lima, donde se encontró con compañeras de colegio particular muy extrovertidas. Al comienzo fue estudiante destacada, luego cambió de colegio dos veces durante la secundaria, debido a que fue objeto de acoso escolar que perturbó su rendimiento (repitió año y sus padres decidieron moverla de institución). Con todo, el último año recuperó su nivel académico y logró salir como la tercera con mejores notas en su clase, mejorando también ligeramente su grado de interacción social gracias a que por entonces una prima suya de visita la animó a relacionarse más con las personas. Por entonces tuvo su primer y único enamorado, cuya relación con ella duró sólo 3 meses por incompatibilidad de carácter. Se presentó a la universidad y entró en doceavo lugar dentro de la estadística de su Facultad. En la universidad volvió a su pauta de aislamiento social, lo que la perjudica mucho, ya que se siente ―corta‖ para estudiar en grupo, pedir aclaraciones en clase y solicitar o prestarse materiales. ... Continúa cuadro informativo
  58. 58. La timidez y su tratamiento 59 Tampoco se relaciona mucho con los vecinos de su comunidad ni con familiares que no pertenezcan a su círculo inmediato. No suele asistir a reuniones sociales, y cuando va procura pasar desapercibida. Sus pasatiempos principales son la música romántica, las telenovelas, el internet y la lectura de libros de la carrera de su especialidad.C. Determinantes situacionales actuales: Los contactos interpersonales y reuniones sociales, las participaciones en las clases, el estudio en grupo.D. Variables organísmicas: Piensa constantemente en cómo poder relacionarse social y familiarmente más y mejor. Además es obsesiva con hacer las cosas bien para que nadie la critique. No presenta síntomas fisiológicos significativos frente a las situaciones molestas para ella, fuera de ligera aceleración cardiaca e hiperventilación.E. Consecuencias: Sentimientos de soledad y baja autoestima. Estados de tensión y ansiedad, y respuestas de escape o evitación cada vez que se halla en contactos y reuniones sociales, así como en situaciones de clase y de estudio en grupo. Actualmente presenta bajo rendimiento académico.3. Cualidades favorables y motivación La joven tiene una cultura y un coeficiente intelectual por encima del promedio. Presenta una gran motivación y está dispuesta a hacer lo necesario para llevar a cabo el tratamiento. Uno de sus hermanos declara que puede apoyar su desempeño.4. Objetivos para el cambio Control de emociones negativas, mejoramiento del trato social, incremento de la efectividad personal y modificación de la forma de pensar.5. Tratamientos recomendados Se llevarán a cabo cuatro módulos de intervención: uno de entrenamiento en relajación para el autocontrol, otro de entrenamiento en habilidades sociales y asertividad, y también reestructuración racional.6. Comentarios Una vez expuesto el plan de tratamiento, Adelaida se manifiesta muy entusiasta y motivada. El pronóstico es de aproximadamente cuatro meses para esperar mejoras significativas en los repertorios implicados. Por el momento no se requiere tratamiento interdisciplinario.
  59. 59. 60 La timidez Antes de registrar se toman decisiones sobre lo que seva a observar, a quiénes se va a observar y en quésituaciones (Fernández-Ballesteros, 2004b). La delimitaciónde la conducta clave se da mediante definiciones claras,objetivas, observables, descriptivas y sin ambigüedad; queimpliquen características o movimientos físicos de la acciónpor registrar, así como el momento y el lugar en que ocurre,las personas significativas y no significativas que estánpresentes en el momento de la ejecución (Anguera, 2003). Los formatos de registro son adaptables al tipo deobservación, respuesta y contexto específicos que se quierenevaluar. Generalmente constan de celdillasunidimensionales para una respuesta por vez, omultidimensionales para varias respuestas a la vez. Puedenser: a) automáticos, b) de productos permanentes, y c)observacionales. Los registros automáticos se hacen mediante aparatosmecánicos o eléctricos, como por ejemplo los tensiómetrosde pulsera. Sin embargo, el costo del equipo es unadificultad para el usuario. Los registros de productos permanentes son huellastangibles y cuantificables de la actividad del sujeto.Ejemplos son las grabaciones de audio o video, textos ydibujos (en el caso de los niños tímidos, se les puedeinstigar a dibujar a los miembros de su familia para ver lasrelaciones). Finalmente, los registros observacionales que seelaboran mientras ocurren los hechos, utilizando lápiz ypapel. Son los más usados por su bajo costo, y se adaptan adiversos ambientes. Los de tipo continuo procuran describirtodo lo que ocurre para ofrecer después un cómputo generalde las alteraciones principales de la conducta; los defrecuencia consignan el número de veces que ocurre una

×