Los custodios de la documentación de minas

407 views

Published on

Este trabajo es una aproximación a la realidad de la Escribanía de Minas. Desde la primera legislación sobre escribanía de minas y cargos adyacentes, trataremos de acercarnos a la realidad de un cargo que aún existe en la actualidad en algunos lugares con exacta denominación. Sus funciones y documentación quedan presentes en la minería y en los archivos históricos.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
407
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Los custodios de la documentación de minas

  1. 1. Los custodios de la documentación de minas. De los escribanos,escribanos mayores de minas y registros; alcaldes mayores de minas yveedores.
  2. 2. ISBN 978-99920-1-770-8Los custodios de la documentación de minas. De los escribanos, escribanosmayores de minas y registros; alcaldes mayores de minas y veedores.María del Carmen Calderón Berrocal, G.I. HUM-340 UHU, SEDPGYM.RESUMENEste trabajo es una aproximación a la realidad de la Escribanía de Minas. Desde laprimera legislación sobre escribanía de minas y cargos adyacentes, trataremos deacercarnos a la realidad de un cargo que aún existe en la actualidad en algunos lugares
  3. 3. con exacta denominación. Sus funciones y documentación quedan presentes en laminería y en los archivos históricos.PALABRAS CLAVEEscribanos, escribanos de minas, escribanos mayores de minas y registros, alcaldesmayores de minas, veedores, minería, documentación, diplomática.SUMMARY This work is an approximation to the reality of the Clerkship of Mines. From the firstlegislation on clerkship of mines and adjacent charges, we will try to approach eachother the reality of a post that still exists at present in some places with exact name. Hisfunctions and documentation remain present in the mining industry and in the historicalfiles.KEY WORDSNotaries, notaries of mines, major notaries of mines and records, major mayors ofmines, veedores, mining industry, documentation, diplomat.CONCEPTO DE ESCRIBANOEl escribano es la persona que por oficio público estaba autorizada para dar fe de lasescrituras y demás actos que pasaban ante él. El término también suele asimilarse aSecretario y Pendolista, entendiendo éste último como persona que escribe con muybuena letra; también se asimila a memorialista, entendiendo así a la persona que poroficio escribe memoriales o cualesquiera otros documentos que se le pidan[1].Según el Diccionario de Autoridades el término “notario” aparece asociado con ésteconcepto y queda definido en este Diccionario de Autoridades como: “Escribanopúblico. En lo antiguo se daba este nombre a los que escribían con abreviaturas. Oy sedistinguen de los escribanos en que estos entienden en los negocios seglares, y losNotarios en los de los eclesiásticos. Se llama también el que escribe a la mano lo queotro dicta o nota”[2].Pero si nos vamos a la voz “escribano”, el Diccionario de Autoridades nos ofrece comodefinición: “Escribano. Aunque esta palabra en general comprende a todo hombre quesabe escribir: sin embargo el uso y estilo común de hablar entiende por ella al que porOficio público hace escrituras y tiene exercicio de pluma, con autoridad del Príncipe oMagistrado, de que hai distintas clases: como Escribano Real, del Número, deAyuntamiento, de Cámara, de Provincia, de cuyos empleos y oficios y sus obligacionestratan difusamente las leyes del Reino. Sale del verbo escribir”.
  4. 4. LAS COMPETENCIAS DEL OFICIOEl cargo de escribano correspondía a los oficios vendibles y renunciables, generalmentese tasaba su valor y se sacaba a subasta pública. Los escribanos, como oficio, podíanestar vinculados a instituciones como los cabildos, las audiencias, juzgados deprovincias, a la Real Hacienda, minas, etc., encargándose fundamentalmente de dar fede los negocios públicos. Podían ser reales, pudiendo en este caso ejercer en cualquierlugar que no tuviese escribano público del número, presentando para ello su título en elcabildo. También podían ser públicos o del número, estando en este caso el oficioasignado a un territorio y sólo podían ejercer en ese término; podían dejar de serescribanos públicos y mantener su condición real[3].Los escribanos de minas y registros debían ser examinados por la Audiencia de susdistritos antes de entrar a ejercer sus cargos[4].Entre los siglos XIV al siglo XV, “Reforma de los Reyes Católicos”, se prohíbeheredar, renunciar y traspasar los oficios; al respecto se dispone examinar a losescribanos además del deber del cumplimiento de otros requisitos para que pudiesendespachar en sus escribanías públicas. Destaca de entre las disposiciones ladeterminación de las competencias de los escribanos, tanto de oficio como a niveljurisdiccional. Los contratos, obligaciones y testamentos prescriptivamente deberíanquedar a cargo de los escribanos del número de los pueblos reales y públicos, que seríanlos encargados de dar fe de todos los asuntos extrajudiciales exentos de penas. Peroningún otro escribano ya fuese real o apostólico tendría competencia en contratos sobreventas, trueques y enajenaciones de bienes raíces, quedando eximidos de talescompetencias los escribanos del consejo, cabildos, cámara, etc. otros.Los escribanos del número debían dar copia a los recaudadores de las alcabalas de lascartas para que pudieran cobrar el impuesto sobre enajenación de bienes raíces.Las Leyes de Castilla rápidamente se incorporan a Indias, de modo que el territorioimperial realmente se gobierna como uno solo país. Se asiste a una restricción en elnombramiento de escribanos, del comercio con los oficios, se exigen examen y otrosrequisitos para que los escribanos pudieran despachar; y los escribanos reales y los delnúmero serían los que tendrían autorización para intervención en asuntos extrajudicialesy competentes en bienes raíces.A partir de 1501 los escribanos provistos en oficios renunciables debían presentar lostítulos en los ayuntamientos en un plazo de sesenta días. En 1502 se dispone la entregade los Libros Registros de Escrituras, Protocolos, al sucesor del escribano, ya fuese pordefunción o por cese. Un año más tarde se prohíbe el nombramiento de escribanos enlos pueblos en que existiese escribano del número; y debe quedar constancia de losderechos que cobran a las partes tanto si se trata de registros como de cartas.De la misma forma la normativa dispone la formación de los Protocolos; que elotorgamiento tenga carácter público y que se recoja íntegramente y directamente en losLibros Registros; los originales han de ser conservados por el escribano y sólo ésteestará facultado para emitir copias literales de las escrituras que otorgue y asiente, paracuyo efecto se le exige tener un Libro de Protocolos debidamente encuadernado, dondeirá asentando las escrituras, sus condiciones y características, cláusulas, renuncias, etc.
  5. 5. El trabajo y oficio de escribano es sometido, como cualquier otro oficio, a visita cuandoésta deba tener lugar. La visita suele llevarla a efecto un oidor y un alcalde de corte; yentre lo que se suele corregir estarán el desorden en los protocolos y uso de papelsellado, se ordena la encuadernación de los protocolo y se suelen dar prohibiciones paraque no se intercalen entre las hojas papeles sueltos; se intentan corregir lasirregularidades en las firmas, etc. Todo ello lleva a la Corona a dictar disposiciones queregulen las actuaciones y la práctica del oficio.En las instrucciones de las visitas suelen aparecer disposiciones para que haya un ordenen la encuadernación de los protocolos, se dan pautas para el uso de cuadernos, cadaregistro debe empezar en un cuaderno de papel sellado que tenga los 25 pliegos, no seotorgaran instrumentos protocolarios en un pliego, ni en medio pliego suelto que seintercale dentro del cuaderno; y se procurará que la última hoja en que se asiente elinstrumento quede en blanco, para que empiece en la siguiente el nuevo, con elloademás de procurar orden se evita el fraude, el protocolo debía quedar acomodado alcuerpo de escritura preparado en el folio, el resto, si la escritura no llegase, se procuraríainvalidar, es el sentido de las cruces en aspa y de las líneas invalidando las hojas que sesuelen ver en los protocolos. Se prohíben los blancos en los Libros de Protocolos paraque no se puedan intercalar documentos añadidos, de ser descubierto el escribanosufrirá el correspondiente cargo que imponga el visitador.Fig.1: Signo de escribano identificando el documento e invalidando el espacio que queda desde elcuerpo de escritura hasta la base del folio, con ello se evitaban interpolaciones.Se procura el orden en la foliación de los protocolos, las hojas deben ir numeradascorrelativamente para evitar fraudes, sustituciones y borrones en los números porconfusión u otras causas. De la misma forma, se suele advertir en las instrucciones de
  6. 6. los visitadores que si algún protocolo se queda por firmar, que se especifique la causa yla razón por la cual queda imperfecto el documento.El carácter público del ejercicio protocolario exigía al escribano leer la escritura ante losotorgantes y los testigos comparecientes, tras lo cual se procedía a firmar con cuerpo deescritura y rúbrica; el documento sería revisado por si fuese preciso alguna corrección oalguna añadidura o alguna salvedad; tras lo cual, ya el escribano valida el documentocon su firma y signo.UN ELEMENTO MÁS DE LOS CABILDOSLos cabildos también se denominan ayuntamientos o municipalidades o consejomunicipal, la institución española se exporta a Indias y en ambos lugares tendránmúltiples atribuciones administrativas entre las que se encuentran la presidencia deactos públicos, organización de fiestas públicas y eventos importantes, la vigilancia dela higiene pública, el aseo de la ciudad; inspección de calles y organización de lasfuerzas del orden municipales.Los cabildos no sólo son en villas y lugares, los hay también correspondientes aciudades diocesanas y ciudades metropolitanas.Dentro de las villas, estaban presididos por un alcalde ordinario, elegido anualmenteante el corregidor y los cargos podían ser comprarse o heredarse; cuatro regidores, unalguacil y un mayordomo.En las ciudades diocesanas la composición era por un alcalde elegible, ocho regidores,dos fieles ejecutores, dos jurados o diputados de cada parroquia, un procurador general,un mayordomo, un escribano de consejo, dos escribanos públicos, un escribano deminas y otro de registro, un pregonero mayo, un corredor de lonja y dos porteros.En las ciudades metropolitanas los cargos son elegidos entre los encomenderos y losvecinos relevantes que no ejerciesen otros cargos incompatibles, generalmente 12regidores, aunque en Lima llegaron a 18 y a 15 en México; y los demás oficialesperpetuos. Los alcaldes ordinarios eran elegidos por los regidores mediante votaciónsecreta que en Lima era presidida por el virrey. Los regidores eran elegidos por el virreycon la autorización del monarca o por elección del cabildo.INSTRUCCIONES PARA LOS ESCRIBANOS DE MINAS, ESCRIBANOSMAYORES DE MINAS Y DE REGISTROS.En cuanto a los salarios de los alcaldes mayores y veedores de minas, se deberán pagarde los rendimientos de las mismas minas en las que tuviesen competencias salvando asíla Real Hacienda u otro fondo cualquiera que pudiera ser. Esto es lo que viene adisponer la Ley IV. “Que los salarios de los alcaldes mayores y veedores de minas sepaguen de los aprovechamientos de ellas”, según lo que pronuncia Felipe II en Madrid a15 de Enero de 1575.“Los salarios que hubieren de percebir los alcaldes mayores y veedores de minas, seles consines y paguen del aprovechamiento que hubiere y se sacare de las mismas
  7. 7. minas, en cuya administración entendieren y no de hacienda nuestra ni de otraninguna”.Para hacernos una idea del personal que trabaja en la administración, gobierno yservicios, aparte del personal minero propiamente dicho, de una mina, tomaremos losdatos que ofrecen los documentos de Guadalcanal para uno de los años de la segundamitad del siglo XVI, con lo cual se puede concebir una idea aproximada de la actividady labores que llevaba consigo el funcionamiento de esta industria.En 1558, en Guadalcanal, el personal administrativo de nombramiento real estabaformado por un administrador general con 750 mrs. de salario al año, un contador con187, 500 mrs. al año, un tesorero con el mismo sueldo que el anterior y un veedor quecobraba 274 mrs. Anualmente.Como personal administrativo nombrado por el administrador general trabajan unteniente de administrador general con 750 mrs. al día; un juez de la mina con el mismosalario diario que el anterior, un visitador con 408 mrs. al día, un capellán 1º con 102mrs. al día y un capellán 2º con 102 mrs. cada diesta; tres depositarios, uno cobrandodiariamente 272 mrs. y otros dos cobrando 238 mrs.; un mayordomo de almacén con238 mrs., un escribano de fábrica con 238 mrs. un escribano de fundiciones con 204mrs. y un escribano del juzgado con el mismo salario al día.Por lo que respecta a personal de vigilancia y auxiliar, había un alguacil y guarda mayorcon salario de 238 mrs. al día, un ayudante de alguacil y guarda mayor con 68 mrs.diarios, una persona neargada de la contratación del personal de trabajo en mina yvigilar sus ausencias con salario de 170 mrs. diarios; una persona encargada de ver,pesar y recibir carbón, leña, cepa, barro y ladrillo, con le mismo salario que el anterior;una persona encargada de pesar la plata y controlar el dinero que llega a Sevilla, con 68mrs. al día; un alguacil adscrito a D. Francisco de Mendoza con 204 mrs., un escribanoadscrito a D. Francisco de Mendoza con el mismo salario y un alguacil del juzgado deminas con idéntico salario también; un solicitador de asuntos de minas en la Corte, conun salario que ascendía a 75,000 mrs. al año; un encargado de compras en Sevilla consalario anual de 30,000 mrs. y un médico con 50,000 mrs. de salario al año.También había dos guardas de buitrones de afinación, 4 guardas de pozos, 3 guardas depuertas, hornos y buitrones con 170 mrs. diarios; 5 guardas de puertas, hornos ybuitrones con 136 mrs. al día y dos guardas de puertas, hornos y buitrones con unsalario al día de 102 mrs.Además un guarda de lavaderos y un encargado de esclavos con 170 mrs. al día; unsacristán en la iglesia, un alcaide en la cárcel y un enfermero cada uno con 68 mrs. aldía de salario[5].Los salarios se fijaban en función de la dedicación a la mina, no siempre de formaexclusiva..-SOBRE LOS ESCRIBANOS DE REGISTROPero en Indias, se constata en algunos lugares, que no asiste personalmente el escribanode registros a las almonedas, quintos, ni fundición de oro, ni a introducir en las cajas la
  8. 8. plata, ni a verla pesar; poniendo en su lugar a un teniente, un sustituto, que no esescribano real, de que en ocasiones resultan inconvenientes y actos que conllevennulidades. Es por esto que se decreta que los escribanos de registro asistan a lasalmonedas, quintos y fundiciones[6]. Se condena a la pérdida del oficio a los quecontravengan la disposición sin causa justificada, en cuyo caso se deberá poner sustitutode la misma profesión.“Mandamos, que los propietarios asistan por sus personas a todo lo susodicho, penade perdimiento de sus oficios, si no fuere por enfermedad o causa muy necesaria, queen tales casos permitimos que cada uno pueda poner tenientes que sea escribano real”..-SOBRE LOS ESCRIBANOS MAYORES DE MINAS Y REGISTROS.En la creación del oficio de escribano mayor de minas Carlos I, en 4 de Mayo de 1534,dio una instrucción sobrecartada por su hijo y sucesor Felipe II, en 9 de Julio de 1565con diferentes capítulos para el uso y ejercicio de este oficio, que debería acatarse entodas las provincias de las Indias[7].A los escribanos mayores de minas y registros y Real Hacienda, se les debería entregarpor parte de los oficiales reales, una relación de todas las haciendas, rentas, casas,ganados y otras granjerías que la Corona tuviese en la provincia y/o territorio, de todo loque perteneciese a la Corona y cuyo beneficio engrosase las arcas reales, para quepudieran tener exacto conocimiento y pudieran llevar cuenta y razón de su principal yréditos; y conocer así cuánto se incrementa la Real Hacienda.La relación debería informarles de todas las mercedes, situaciones y salariosconsignados en la Caja Real, de los sitios en los que asistiesen, para que eficazmentetuviesen información exacta de los movimientos económicos y pudiesen rendir cuentade forma fidedigna.Deberían tener un libro donde llevarían razón de las personas a las que se dan licenciaspara coger oro, plata u otros metales; el juramento, día, mes y año en que se dan, paraque registren y lo fundan los que vinieren a dar cuenta y razón del, oro, plata y metales,que por medio de la licencia hubiesen cogido; los declaren ante el gobernador y losoficiales reales, para que determinen impartir justicia al respecto y hagan cumplir lo quedetermina la ley[8].Los escribanos de minas y Hacienda Real, deberán residir en las fundiciones yrefundiciones, para que tenga cuenta y razón de las cédulas, licencias, que se hubiesendado para sacar oro, plata y otros metales. De este modo también podrán tener librodonde asienten lo que se llevase a la fundición y quiénes intervienen; se podrá de estemodo saber la parte exacta que se paga a la Corona y cómo se hace el cargo al tesorero.Al final de cada fundición los oficiales reales concertarán sus libros y los firmarán,dando legalidad a la actividad.Cuando se tengan que quintar perlas o piedras se llamará al escribano de minas yHacienda Real, para que esté presente y controle lo que recibe el tesorero.
  9. 9. Cuando se fijen los días en la semana en que se deban hacer los quintos, se notificará alescribano los días exactos que son, para que sin necesidad de que tenga que ser llamado,tenga obligación de ir y estar presente a los quintos y al hacer cargo al tesorero. Todoello se hará en los días que se acuerden y no en otros distintos. Pero si por algunanecesidad tuviese que hacerse en días distintos o extraordinarios, el escribano serállamado para que firme de su nombre el cargo que se hiciere al tesorero en el libro delescribano y en el del contador, refiriéndose el uno al otro; puesto que es así como sehace en todas las cosas particulares, la Corona considera justo que se observe en la RealHacienda para poder tener un “buen recaudo, cuenta y razón”.En caso de que algún oro o plata viniere de fuera para entregar y hacer cargo al tesorero,esto tendrá lugar en la casa de la fundición y en los días que estuviesen señalados y noen otros; y de convenir efectuarlo en día distinto a los señalados se llamará al escribanode Hacienda, para que tome razón de ello; y en su libro lo firmará el tesorero segúnqueda dispuesto por la Corona.Lo mismo se dispone para cuando por mandato de la Corona o por acuerdo de losoidores y oficiales reales, tuviese que entregar hacienda o maravedís de la RealHacienda a personas que provea armada o navíos u otra cosa de clase que sea. Elescribano de la Real Hacienda debe ser avisado para que esté presente al cargo; ydespués a la cuenta, para que de todo se pueda tener constancia de que la transacción seha efectuado legítimamente.Ni el contador ni ningún otro oficial real podrá hacer cargo de cualquier género ycalidad de hacienda que pertenezca a la Corona, -como la producción de las minas-, altesorero, factor ni a ningún otro, si el escribano de la Real Hacienda no estuviesepresente y tomase la razón y relación en su libro. En él se asentarán las firmas de laspersonas que lo recibiesen; y por virtud de ello, y de ser necesario, se les podrá hacercargo y tomar cuenta; pudiéndose de esta misma forma, si alguna duda hubiese,comprobarla con el libro del contador y de los otros oficiales reales.El escribano deberá tener cuenta y razón de todo el oro, plata, perlas y otras cosas quehubiere para la Corona, en cualquier manera que sea, debiendo enviar a la Coronarelación, cuando sea necesario, para que se pueda proveer o remediar lo necesario yconveniente; relación que deberá enviar también al virrey o Audiencia del distrito parael mismo efecto. En caso de infringir esta disposición, el escribano incurrirá en pena decien pesos de oro para la Real Cámara y fisco.Por sus títulos o voluntad regia a los escribanos podía permitírseles poner a tenientes,suplentes, pasantes; cuando tengan que registrar los navíos que saliesen de los puertosde sus distritos, deberán guardar la misma forma y protocolo que siguen los propietariosde la plaza de escribano.En 1591 Felipe II dispone sobre los protocolos documentales de los escribanos. LosEscribanos de Registros deberán tener un libro, debidamente encuadernado, en el queasienten los movimientos portuarios. En estos Libros Registros figurarán los navíos yfragatas que entrasen en ellos, con declaración del día, mes y año; los asientos quedaránfirmados de manos del mismo escribano y del contador de la Real Hacienda. De estaforma, en el momento de la toma de cuentas, se puede comprobar el cargo en el libro y
  10. 10. registro; de todo se deberá enviar juntamente con las cuentas de los oficiales reales,relación sumaria firmada y autorizada de lo efectuado[9].Los escribanos de minas y registros deberán sacar fiat y notaría despachada por elConsejo, estas disposiciones se decretan en el L.3, tit. 8, lib. 5 “Sobre que los escribanosde minas y registros saquen fiat y notaría despachada por el Consejo”.IRREGULARIDADES EN EL COBRO DE HONORARIOS.Cuando se legisla siempre es a posteriori, así, nos damos cuenta de que era tan frecuenteel abuso en los honorarios a percibir por los escribanos, que la Corona se pronuncia alrespecto prohibiendo que los escribanos no lleven más que los derechos que se debenconforme al arancel establecido, bajo pena de privación del oficio, en una Real Cédulade Felipe III dada en Madrid a 10 de Marzo de 1611 y en Valladolid a 30 de Agosto de1613.“Mandamos a los escribanos de registros de cualquier puerto que guarden el arancel yordenanzas en llevar los derechos que les pertenecen y al pie de cada registro asienteny den fe de los que hubieren llevado por él, pena de privación de oficio. Y damoscomisión y ordenamos a nuestros presidentes, oidores, gobernadores y justicias de lospuertos; y a nuestros oficiales reales y capitanes generales de nuestras Armadas yflotas de la Carrera de Indias que así lo hagan cumplir y ejecutar proveyendo justiciabreve y sumariamente a las partes que ante cualquiera de ellos se quejaren y lapidieren, sin permitir que nadie reciba agravio”[10].La tipología delictiva y abusos sobre honorarios de los escribanos tenía diversidadamplia, así encontramos en 1588 que Felipe II en San Lorenzo a 11 de Agosto de 1588ordena que los escribanos de registros de los puertos“…de lo que se enviare en las flotas y armadas y otros navíos, aunque se incluyan enun registro o tres o más partidas, siendo todas en un solo dueño, no puedan llevar nilleven más derechos que por un registro, pena de privación de oficio; y si las partidasque estuvieren en un registro fueren de diferentes dueños, puedan llevar de cada unolos derechos de un registro.”[11].TRATOS, CONTRATOS Y EXTENSIÓN DEL TÉRMINO DE LOS ALCALDESMAYORES DE MINAS.Los alcaldes mayores de minas deben ser competentes y eficientes en su trabajodebiendo tener las cualidades necesarias a este oficio. Sobre esto se dan variasdisposiciones desde la Corona, así Felipe III en Valladolid, a 6 de Noviembre de 1602;y en San Lorenzo a 5 de Septiembre de 1620; así como Felipe IV en Madrid a 28 deFebrero de 1637 y Carlos II y la Reina Gobernadora, disponen al respecto, que losvirreyes y presidentes de las audiencias, a quienes toca su provisión, deberán elegir apersonas adecuadas para estos cargos y no deberán permitir que traten ni contraten conlos mineros bajo ningún concepto para asegurar su incorruptibilidad.“Porque es muy conveniente que los alcaldes mayores de minas sean capaces yprácticos de el beneficio de ellas y tengan las calidades que se requieren para tales
  11. 11. oficios. Mandamos a los virreyes y presidentes a quien toca su provisión que procurenelegir y nombrar personas suficientes y a propósito del cargo y ejercicio que han deadministrar y no permitan que traten ni contraten con los mineros con pretextos de avíou otro cualquier color, ni con otras ningunas personas, que Nos por la presente loprohibimos y defendemos”[12].Cuando pretendan extender su jurisdicción y territorio, serán los virreyes y presidentesgobernadores quienes resuelvan, habiéndose aconsejado de técnicos competentes en lamateria, decidiendo siempre conforme al mejor servicio de la Corona, la administraciónde justicia y beneficio de la minería. “Y por cuanto se ha pretendido que se les acrezcan algunos corregimientos de la tierray comarca, dándoles más jurisdicción y términos. Ordenamos a los virreyes ypresidentes gobernadores, que lo comuniquen con personas inteligentes y resuelvan loque más convenga a nuestro real servicio, administración de justicia, avío y beneficiode las minas”[13].PROHIBICIÓN DE COMPRA Y RESCATE DE PLATA PARA LOSALCALDES MAYORES DE MINAS.Los alcaldes mayores de minas no pueden comprar ni rescatar plata, ni oro ni otrosmetales; ni por medio de contratos que establezcan de forma personal o porintermediarios; ni por medio de anticipos ni pagando al contado. La pena es deprivación del oficio y condena en el cuarto tanto, esto para los alcaldes mayores; paralos mineros la pena será el destierro a criterio del juez que instruya cada causa. Cuandohubiese prueba del contrato la pena será cumplida a medias. Es lo que dispone la Ley II“los alcaldes mayores de minas no compren ni rescaten plata”.“Mandamos a los alcaldes mayores de minas, que por sí, ni por interpositas personasno puedan rescatar ni comprar de los mineros oro, plata, ni otros metales, anticipando,ni pagando de contado el precio, ni tengan semejantes inteligencias ni contratos, niotros ningunos con los mineros, pena de que los alcaldes mayores sean privados de susoficios y condenados en el cuarto tanto; y los mineros desterrados a arbitrio del juezque de la causa conociere; y así mismo no se manifestaren; y si hubiere probanza delcontrato, la mitad de la pena sea para el minero que así se manifestare”.PROHIBICIÓN DE COMPAÑÍAS PARA LOS ALCALDES MAYORES,JUECES Y ESCRIBANOS DE MINAS.Para garantizar la incorruptibilidad de los cargos la Corona dicta que ningún alcaldemayor, juez ni escribano de minas tenga compañía establecida con el dueño de lasminas ni las pueda descubrir. Así se pronuncia en Valladolid a 23 de Mayo de 1559Felipe II y la Princesa Gobernadora. Se prohíbe a la vez que se defiende el cargo dearbitrariedades. Se prohíbe en la persona para defender su cargo. No pudiendo actuarmotu proprio ni por medio de terceros, la pena que se establece es la privación del oficioy mil pesos de oro para la Real Cámara y Fisco.“Prohibimos y defendemos a todos los alcaldes mayores, jueces y escribanos de minasque tengan compañía de minas con ningún dueño de ellas o hagan diligencias paradescubrirlas, durante sus oficios, por sus personas o interposición de otras, pena de que
  12. 12. por el mismo caso hayan perdido y pierdan sus oficios y de mil pesos de oro paranuestra Cámara y Fisco”.EXPEDICIÓN Y DIPLOMÁTICA DE UN TÍTULO DE ESCRIBANO DEMINASLos títulos los concede el rey mediante una Real Provisión, cuando los concede elvirrey como alter ego del monarca deben ser confirmados por éste; y precisamente estedocumento es el expediente que se presenta.Encontramos en el Archivo General de Indias, INDIFERENTE GENERAL, 416, L.6,F.59V-62V un documento datado en 1602-10-28 que es el Título de escribano públicodel juzgado de minas y registros y deputación del nuevo descubrimiento de minas deSan Antonio de Padua y Bordallas en la Jurisdicción de la gobernación de la NuevaVizcaya, con la jurisdicción de la alcaldía mayor dellas para Verbaué de DueñasNarbona por hauer seruido a V.M. con 1200 pesos de oro común, pagados en aquellatierra.Dicho es dada en Valladolid a 24 días de Setiembre de 1602 años. Yo El Rey.Refrendada de Joan de Ybarra y firmada del Consejo.El documento comienza con la Real Provisión por medio de la cual Felipe II concede eltítulo. Es un traslado por lo que las fórmulas diplomáticas del documento original noson perfectas, la diplomática es la típica de las copias llamadas traslados, evitando porejemplo la invocación simbólica, en forma de crus o dibujo; o verbal o explícita conexpresión de “En el nombre de Dios..”.Un extractillo al margen del documento resume el contenido:Vernabé de Dueñas Narbona.- Título de escribano público del juzgado de minas yregistros y deputación del nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua yBordallas en la Jurisdicción de la gobernación de la Nueva Vizcaya, con la jurisdicciónde la alcaldía mayor dellas para Verbaué de Dueñas Narbona por hauer seruido aV.M. con 1200 pesos de oro común, pagados en aquella tierra.-Contestada (almargen).Fig. 2: Detalle del extractillo y la intitulación.
  13. 13. Continua la R.P. con la intitulación, el nombre del rey precedido de su tratamiento; sifuese original seguidamente encontraríamos la fórmula de derecho divino, “por la graciade Dios” , seguida de la expresión de expresión de dominio que en esta ocasión apareceabreviada por el “etc.”, donde cabría D. Felipe II por la gracia de Dios, rey de Castilla,de León.., toda la expresión de dominio con los títulos del monarca, que queda reducidaa: Don Felipe etc.En el original seguiría la dirección o destinatario, que en este caso aparece extractada almargen, debiendo acompañar el nombre del destinatario con su nombre y título; más lasalutación “salud” salud et gratia”. Seguiría la notificación, “sepades” o “sabed”; y elexpositivo, la exposición de motivos que es la causa por la cual se expide el documentoacompañado del planteamiento del problema y una frase de enlace aludiendo a lainstitución que fue consultada o que es intermediaria:Por quanto el Conde de Monte Rey, mi virrey, gouernador y capitán general de laNueva España, en virtud de la orden que está dada, hizo rematar en vos, Bernaué deDueñas Narbona, el oficio de escriuano público del juzgado, minas y registros ydeputación del nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua y Realesdellas, en la comarca del pueblo de Quentamas, en la gobernación de Nueva Vizcaya,con la jurisdicción de alcalde mayor dellas en 1200 pesos de oro común, pagados açiertos plaços, en poder de mis oficiales reales de la dicha Nueva España, con quedentro de tres años fuesedes obligado a lleuar confirmación nuestra del dicho ofiçio,como ha constado del título que el dicho virrey os dio, que signado de escriuano, fuepresentado y visto en mi real Consejo de las Yndias, que es del tenor siguiente:Y el traslado inserta el documento, otra R.P., dirigida al virrey de Nueva España,acontinuación del mismo texto:Don Felipe etc. Por quanto auiendo considerado que para çocorro de las muchasnecesidades y ocasiones forçosas que mas ocurren e defensa de nuestra santa feecatólica, aumento y conseruaçión de la fee christiana y para otros efectos del seruiçiode Dios y nuestro.Sería conveniente en le aprovechar las escriuanías de las minas, ciudades, villas ylugares despañoles de la gobernación de la Nueva España Galiçia y Nueva Vizcaia, enlas personas que con más cantidad de pessos de oro me siruieren, teniendo las partes ycalidades que se requieren para lo exercer, mandé librar una nuestra Real Cédula, enEl Pardo, en primero de Noviembre, de noventa y uno;dirigida a Don Luys de Belascomi virrey que fue de la dicha Nueva Spaña, para que fechas las diligencias que, en estecaso se requieren, dieze Tïtulo de los dichos oficios y porque don Gaspar de Çúniga yaçebedo, conde de Monterrey, señor de las casas y estado de Diezma y Ulloa, mi Virreyy gobernador y capitán general de la dicha Nueva España y Presidente de la miaudiencia y sanchillería Real, que en ella reside; y hizo traer en almoneda real lasescriuanía pública del Juzgado, minas, Registros y diputación del nuevodescubrimiento de Minas de San Antonio de Padua y Reales dellas, en la comarca delpueblo de Queniarmo, en la gouernación de la Nueva Vizcaia, con la juridiçión delalcalde mayor delas y se le remató en Bernaué de Dueñas Narbona, vezino de la villade San Martín, en la dicha Nueva Santa Luçía, en mil y dosçientos pesos de orocorrientes, como consta por el testimonio del dicho remate del tenor siguiente:
  14. 14. Insertando ahora el testimonio del pago requerido por parte del interesado, que hace elescriuano mayor de minas, registros y relaciones, Antonio Gallo de Escalada:Yo Antonio Gallo de Escalada y escriuano mayor de minas, registros y relaciones, enesta Nueva España, por Su Magestad y de su Real Hazienda, doy fe que en la realalmoneda que se hizo en esta ciudad de México, en quinze de Diciembre del añopasado de mil y seysçientos y uno, por el dotor Santiago del Riego, oydor de la RealAudiençia desta Nueva Spaña y el dotor Joan Quesada de Figueroa, fiscal della yjueçes, oficiales reales, contador, guardian y casa sano y tesorero Juan de Ybarra, seremató en Bernabé de dueñas Narbona la escriuanía pública y del juzgado, minas,registros y diputación del nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Pádua, yreales dellas, que son en la comarca del pueblo de Quencame, en la gouernaçión de laNueva Vizcaia, por mil y duçientos pesos de oro común, que se obligó a pagar a SuMagestad. La mitad a nueue meses desde el día del dicho remate y la otra mitad a otrosnueue meses adelante, con fianças a contento de los dichos juezes oficiales y con lascondiciones siguientes.La concesión del título supone la legalidad para el ejercicio del cargo, pero el oficiolleva anexos una prerrogativas y preeminencias que deben ser reconocidas al nuevoescribano de minas como oficio público, del juzgado, de minas, registros y diputacióndel nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua, las prerrogativas anexas acualquier escribano y el reconocimiento de poder nombrar un sustituto en caso denecesidad:Primeramente, que se le an de guardar las gracias y preeminencias; y las demás de quegozan los escriuanos públicos de las ciudades y minas de los reynos y señoríos de SuMagestad y tengue estando enfermo o ausente pueda nombrar escriuano que vse eldicho ofiçio con licencia del gouernador.Además se expresa la jurisdicción de su empleo, 15 leguas a la redonda de minas yreales por periodo de tiempo de una vida, es decir, el cargo no es heredable, pero sírenunciable, puede renunciar a favor de una persona que reuna las condicionesnecesarias para el cargo y que deberá contar con la aprobación del gobernador, pero nopodrá nombrar más que sustituto, y no más que eso o renunciar a favor de otra persona,debiendo hacerse público y pregonarse en almoneda:Yten que aya de tener y tenga quinçe leguas de jurisdiçión en contorno de las dichasminas y reales; y que durante la vida del dicho Bernaué de Dueñas Narbona o de lapersona en quien lo renunçiare, no se le pueda añadir ni añada otro escriuano, sinoque tan solamente lo a de ser el susodicho, la qual dicha escriuanía, por mandado desu señoría, mi virrey, conde de Monte Rey sea traído en pregones en la real almonedadesde veynte y cinco de Mayo del dicho año de seysçientos y uno, hasta el dicho díaquinze de Diçiembre del, como por el dicho Ramete parece a que me refiero; y paraque dello conste del pedimento del dicho Bernaué de Dueñas Narbona, lo fize escriuir yba cierto en la ciudad de Máxico a quatro días del mes de Henero de mil y seysçientosy dos años, siendo testigo Pedro Lorenço y Francisco Gallo, estantes en México, porende fize mi signo en testimonio de verdad, Antonio Gallo escriuano de Su Magestad.
  15. 15. Después de lo qual, el susodicho presentó certificación de Hauer dado satisfaçión ycontento a mis oficiales reales para la paga de los dichos pesos como por ella pareze,que es la que se sigue. Los juezes, oficiales de la Hazienda de la Nueva Spañacertificamos que Bernaué de Dueñas Narbona, vezino de la villa de San Martín, enquien en la real almoneda de quinze de Diziembre del año pasado de mil y seysçientosy uno, se remató la escriuanía pública y del juzgado del alcalde maior, del nuevodescubrimiento de las minas de Cuencame en un mil y duçientos pesos de oro común,en reales pagados la mitad para del dicho día en nueue meses; y la otra mitad a otrosnueue meses adelante, con fiznça a contento las a dado a cuio contento y satisfaçión,las quales quedan en larcal, caxa, de nuestro cargo a que nos referimos en cuyacertificación para aquello conste dimos esta en México a tres de Enero de mil ydosçientos y dos años. Don Françisco Baluerdi Guardián casa sano, Juan de Ybarra.A continuación sigue el dispositivo, donde el monarca dispone su voluntad habiendoexpresado motivos, seguidos de la expresión de respeto que merece cargo y lo que llevaanexo en cuanto a competencias, honras y honores:Por tanto e porque en la persona de uso el dicho Vernaué de Dueñas Narbona,concurren las partes y calidades que para el vso del dicho ofiçio se requieren; yconfiando que bien y fielmente lo vsaréys; visto por el dicho mi virrey, con cuyoacuerdo es mi merced y voluntad de os prouer y nombrar como por la presente osproueo y nombro por tal mi escriuano público del juzgado, minas, registros ydiputación del dicho nueuo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua y realesdellas, con la jurisdiçión del mi alcalde mayor del dicho nueuo descubrimiento deCuencames y su partido y jurisdiçión, conforme al dicho remate por todos los días deuna vida y como tal pasen y se hagan ante vos y no ante dicho algún escriuano real, ninombrado, todas las escrituras, contratos, procesos y los demás autos y negociosjudiciales çiuiles y criminales que en las dichas minas u juridizión se ofresçieren yocurrieren, así de oficio como entre partes y lo mismo hagan los juezes de comisión yreçidençia que fueren a ellas en quanto no lleuaren nombramiento mío de mi RealAudiençia, que resçide en la Chancillería de Guadalaxara, o de mi gouernador de ladicha Nueva Vizcaya, señalado escriuano ante quien, aya de ser, a los queles y alalcalde maior que ahora es y fuere de aquí adelante; y a sus lugares thenientes y otrasqualesquier justiçias de las dichas minas y su juridiçión, mando vsen sus oficios convos y os hagan entregar por ynuentario todos los papeles, procesos, escrituras que enellas ouiere tocantes al dicho ofiçio y con todos los derechos y salarios que ospertenesçieren y ouieredes de hauer y lleuar conforme a mi arancel real; y se osguarde y agan guardar todas las onrras, gracias, mercedes, preeminencias,prerrogativas, que por razón de dicho ofiçio deuéis de hauer y gozar, bien ycumplidamente, sin que os falte cosa alguna.En la fórmula diplomática llamada “sanctio” o “corroboratio” que seguidamente seexpresa, el rey expresa las cláusulas que garantizan el cumplimiento de la accióncontenida en la disposición, expresión de que se han guardado las formalidadesnecesarias que legalizan y dan fuerza al mismo documento, precepto o condición sinequa non tiene objeto la gracia de la concesión del título; es la puerta que abre losprivilegios, tras lo cual el rey expresa el signo de escribano que ha de tener y aponer entodos los documentos que ante él pasen.
  16. 16. Y antes que vséis el dicho ofocio os presenteys, con esta mi carta, ante el dicho mialcalde mayor, o su lugarteniente, donde hagáis el juramento y solemnidad que en talcaso se requiere para el vso del dicho oficio, de que lo vsareys bien y fielmente; y esteoficio os admitan al vso y exerçiçio del, sin que os pongan, en ello ni emparte dello,embargo ni impedimento en lo alguno; y si se os pusiere, os doy por resçiuido yadmitido al uso y exerçiçio del; y atento y a que no sois escriuano real, mando quetodos los autos, testimonios y escrituras que ante vos pasaren y se otorgaren, en quefuere puesto día, més y año y testigos; y el lugar donde se otorgara; y vuestro signo atal como (signo) de que mando vseys. Valgan y se les de entera fee y crédito entrello yfuera del, como a escripturas y autos fechos ante escriuano auténtico, fiel y legal; conque dentro de tres años primeros siguienes traygais aprouaçión de este título de mi realpersona y por defeto no vseis del en manera alguna.El protocolo final o escatocolo viene con la fecha tópica y crónica en la que se ha hechoel documento:Dada en la ciudad de México a veinte y seis días del mes de Enero de mil y seisçientosy dos años, el conde de Monterrey y […] López de Gauna, seruidor mayor de lagouernación de la Nueba España, por el rey nuestro señor la fiçe escriuir por sumandato, su virrey en nombre, registrada Juan del Serna, Chanciller Juan de la Serna=Tras lo cual, la siguiente fórmula diplomática será la “validatio y autenticatio”, aquívamos a encontrar los elementos necesarios que validan la acción, los elementos quedan validez al documento, quedando el documento diplomáticamente perfecto:Y hauiéndoseme pedido os mandase dar confirmación del dicho ofiçio, visto por losdichos mi Consejo, lo he tenido por bien; y por la presente confirmo y apruebo eltítulo arriba incorporado, que como dicho es, os dio el dicho mi virrey a bos el dichoBernaué de Dueñas Narbona para exercer el dicho oficio de escriuano público deljuzgado, minas y registros y diputación del dicho nuevo descubrimiento de minas deSan Antonio de Padua y reales dellas, con la jurisdicción del mi alcalde mayor deldicho nuevo descubrimiento, en todo y por todo, según y cómo en él se contiene ydeclara, con que a la renunciaçión que por él se permite poder haber haya de ser ysea guardando la horden y cédulas que sobre ello están dandas; y en esta conformidadquiero y es mi voluntad, que como tal mi escriuano podáis vsar y exercer el dichooficio, según y de la manera que en el dicho título de diçe y mando al dicho mi virreyde la Nueba España y al gouernador de la dicha Nueva Viscaya y alcalde mayor de lasdichas minas que os le guarden y cumplan y agan guardar y cumplir y exeçcan con bosel dicho oficio según dicho es. Dada en [la mina] a veinte y ocho de otubre de mil yseiscientos y dos.Fig.3: Por la presente confirmo y apruebo.
  17. 17. Yo el rey. Yo Juan de Iuarra, secretario del rey nuestro señor, la fiçe escriuir por sumandato, el licenciado Laguna, el licenciado Pedro Oreuo de Sotomayor, el licenciadoArmenteros, el licenciado don Tomás Ximénez Ortíz, el licenciado Villa Gutiérre, ellicenciado Luis de Salcedo. (signo)ESCRIBANOS DE MINAS EN LA ACTUALIDADEl cargo de escribano de minas ha pasado a la actualidad y se conserva enHispanoamérica. Por lo que reza en el DECRETO LEY Nº. 20 “CREANDO LAAUTORIDAD MINERA” dado en Santa Rosa, La Pampa, 21 de Agosto de 1963BOLETIN OFICIAL, 06 de Septiembre de 1963, en vigencia; en su Artículo 5 se dictaque La Autoridad Minera será ejercida por el Director de Minas, asistido por unEscribano de Minas y los jefes de los departamentos de la estructura orgánica de laDirección. En casos de ausencia o impedimento, o vacancia en el cargo, la función deEscribano de Minas será ejercida interinamente por un escribano dependiente delMinisterio de Economía, Hacienda y Finanzas y, en su defecto, subrogará el EscribanoGeneral de Gobierno.Según el Artículo 8: Son funciones del Escribano de Minas o Jefe del RegistroProtocolar: a) Las reservadas en el artículo pertinente del Decreto-Ley 2242/58, asícomo las que expresamente le delegara la Dirección. b) Reemplazar al Director en casode ausencias temporarias de éste[14].Labores asimiladas al escribano de registro encontramos en el Artículo 9, según el cual,son funciones del Jefe del Registro Gráfico:a) Organizar, confeccionar y mantener actualizado el Catastro Minero.b) Autenticar las copias de los plazos, documentos e informes que sean menester entodo trámite por el que se limiten, afecten, modifiquen o extingan derechos mineros.c) Organizar y tomar a su cargo el archivo de los expedientes tramitados ante laDirección.d) Organizar y tomar a su cargo el archivo de todos los antecedentes y documentosnecesarios para la ejecución y conservación del Catastro Minero.e) Intervenir en toda diligencia de mensuras en pertenencias mineras y dictaminar sobresu mérito.f) Realizar las inspecciones que ordene la Autoridad Minera y aquellas a que leobligaren el cumplimiento de su cometido específico.En la actualidad, registrar y obtener permiso para explotación de cantera, por ejemplo,consiste en un proceso por el cual debe pasar el trámite, el expediente, hasta suaprobación, en los diferentes departamentos que dependen de la Dirección de Minería.En la Mesa de Entradas se entrega constancia con fecha y hora de presentación de lasolicitud, certificada por el Escribano, lo cual es determinante de la prioridad. Para elCatastro Minero, primero se atiende a la ubicación del pedido (en el sistemainformático); en segundo lugar se informa sobre la superficie libre y superposiciones;sobre las minas registradas y solicitudes mineras en el área; y en tercer lugar, seasignará matricula catastral.
  18. 18. Los Escribanos de minas certifican la titularidad y estado de los derechos mineros en lasáreas que se superponen.Si el área está ocupada totalmente, es rechazada; si está ocupada parcialmente, elpeticionario debe pronunciarse al cabo de 15 días, caso contrario se archiva la petición.Si no tiene conocimiento del dominio, si no se conoce el dueño, se entrega oficio paragestionar en las oficinas correspondientes los informes a tal caso. Y si el peticionariotiene conocimiento del dominio, se lo emplaza para que explote el área dentro de unplazo de 100 días. Si no se recibe una respuesta al cabo de 20 días, se registra a nombredel solicitante el área. Y si el dueño opta, se registra la mina a su nombre.El Escribano de Minas realiza la Notificación. La Dirección para la Resolución, ordenaregistro; se procede a la publicación de edictos, 3 veces en 15 días, a costa delinteresado. Se emplaza para realizar labor legal en 100 días. Y el descubridor, enterrenos particulares, tiene derecho a indemnización del propietario.La labor del Escribano de Minas será la de transcribir el pedimento en el Registro deManifestaciones (anotaciones y proveídos). Realiza Notificación y entrega de edictos.En Geología Minera se evalúa la labor legal. En Catastro minero se lleva a cabo lagráfica labor legal.La Dirección aprueba labor legal, emplaza a 30 días de vencida labor legal; y otorgadeclaración de impacto ambiental.El Escribano de minas toma nota del Registro de Labor Legal y notifica; y el solicitantedebe presentar solicitud de mensura y demarcación.El Catastro minero evalúa y grafica; el Escribano de Minas notifica al solicitante yminas colindantes; y la Dirección Resolución ordena y publica edictos.Pudiendo ser el trámite efectuado por los interesados o el apoderado legal en laDirección General de Minería, siendo el plazo de tiempo desde la solicitud hasta laentrega aproximadamente de 4 a 6 meses.Por su parte la Ley Orgánica de la Autoridad Minera de la Provincia de Córdoba, Ley8.596, Sanción 28-5-97, Título General de la Autoridad Minera. En su Art. 5 determinaque la estructura orgánica de la Autoridad Minera Concedente deberá contemplar elcumplimiento de las siguientes funciones básicas, sin perjuicio de lo que disponga laLey Orgánica de Ministerios y sus Decretos Reglamentarios: a) Escribanía de Minas, b)Catastro Minero y c) Policía Minera.En su Art- 6 define que la Escribanía de Minas estará a cargo de un Notario de Registro,cuyas funciones estarán determinadas por el Código de Minería de la Nación, Leyes yReglamentaciones especiales, la presente Ley y las Resoluciones de la AutoridadMinera. Y en su Art. 7 dicta que “la Escribanía de Minas deberá llevar debidaregistración, conforme el objeto del acto jurídico de que se trate, en los siguientes libroso registros, sin perjuicio de los que se establezcan en el futuro conforme lo establecidoen los arts. 12 y 14 de la presente ley” tales como el Registro de Pedimentos por
  19. 19. Pedanía, Registro de Descubrimientos, Registro de Exploraciones y Cateos, Registro demensuras, Registro de Servidumbres, Registro de Contratos y Mandatos, Registro deGravámenes, Libro de Fianzas; y Libro de Expropiaciones.CONCLUSIONES:Desde las primeras ordenes sobre escribanía de minas y cargos adyacentes, hemos vistoalgo de la evolución hasta la actualidad de un cargo para el que se legislóespecíficamente en orden a su definición, integridad, funciones y funcionamiento,protocolos, contratos y transacciones, salarios y cambios en la extensión jurisdiccionalhasta ver su competencia en la Historia y su persistencia en Hispanoamérica hasta laactualidad.BIBLIOGRAFÍA.- Novísima Recopilación de las Leyes de España. Tomo 5, Libro VIII. Tít. V. De losescribanos de minas..- Historia general de España y América, Volumen 10, Número 1 Escrito por Rialp,Ediciones, S.A..- Diego-Fernández Sotelo, Rafael; Mantilla Trolle, Marina: La nueva Galicia en elocaso del Imperio Español: los papeles de derecho de ....- INDIFERENTE GENERAL, 416, L.6, F.59V-62V un documento datado en 1602-10-28 que es el Título de escribano público del juzgado de minas y registros y deputacióndel nuevo descubrimiento de minas de San Antonio de Padua y Bordallas en laJurisdicción de la gobernación de la Nueva Vizcaya, con la jurisdicción de la alcaldíamayor dellas para Verbaué de Dueñas Narbona por hauer seruido a V.M. con 1200pesos de oro común, pagados en aquella tierra.Dicho es dada en Valladolid a 24 díasde Setiembre de 1602 años. Yo El Rey. Refrendada de Joan de Ybarra y firmada delConsejo.Ref. Normativas:.- Decreto Ley 2.242/58 de La Pampa - REGLAMENTO DE ORGANIZACION YPROCEDIMIENTO DE LA AUTORIDAD MINERA.- Ley Orgánica de la Autoridad Minera de la Provincia de Córdoba, Ley 8.596, Sanción28-5-97.[1] Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.[2] Diccionario de Autoridades de la RAE, Madrid 1734 y Diccionario de Autoridades, 1774[3] Colección de Historiadores de Chile T. XXXVII, pg. 106.[4] Novísima Recopilación de las Leyes de España.Tomo 5, Libro VIII. Tít. V. De los escribanos deminas. Ley primera. Que los escribanos de minas y registros sean examinados. Ordenamos y mandamosque los escribanos de minas y registros sean examinados por las Audiencias de sus distritos antes deentrar a ejercer con las calidades comunes a los demás contenidas en la ley 3, título 8, libro 5.[5] Sánchez Gómez, J. 1989. De minería, metalúrgica y comercio de metales: La minería no férrica enel ... Instituto Tecnológico Geominero de España.[6] Novísima Recopilación de las Leyes de España. Tomo 5, Libro VIII. Tít. V. De los escribanos deminas. Ley II. Que el escribano de registro asista a las almonedas, quintos y fundiciones.
  20. 20. [7] Opus cit. Ley III. Instrucción para los escribanos mayores de minas y registros.[8] Opus cit. Ley2, título 19, libro 4.[9] Opus cit. Ley III. Que los Escribanos de Registro tengan libro de los navíos que surgieren en lospuertos. D. Felipe II en Madrid a 17 de Febrero de 1591.[10] Opus cit. Ley V. Que los Escribanos de Registros no lleven por los que hicieren más derechos quelos que deben conforme al arancel. D. Felipe III en Madrid a 10 de Marzo de 1611, en Valladolid a 30 deAgosto de 1613.[11] Opus cit. Ley VI. Que por todas las partidas inclusas en un registro, siendo de un dueño, lleven losescribanos de registros unos derechos. D. Felipe II en San Lorenzo a 11 de Agosto de 1588.[12] Opus cit. T.21 De los alcaldes mayores de minas. Ley I. Que los alcaldes mayores de minas tenganlas partes y calidades que se refieren y no traten ni contraten. D. Felipe III en Valladolid 6 de Noviembrede 1602, en San Lorenzo a 5 de Septiembre de 1620. D. Felipe IV en Madrid a 28 de Febrero de 1637. D.Carlos II y la R. G.[13] Opus cit.[14] Decreto Ley 2.242/58 de La Pampa - REGLAMENTO DE ORGANIZACION YPROCEDIMIENTO DE LA AUTORIDAD MINERA

×