Poesíaespañolasigloxx

439 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
439
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
171
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Poesíaespañolasigloxx

  1. 1. LA POESÍA ESPAÑOLA DEPRINCIPIOS DEL SIGLO XX Modernismo, 98 y Generación del 27 Manuel Velázquez Del Oso
  2. 2. La poesía modernista 1/2 Modernismo : movimiento artístico rupturista con la estética y el espíritu utilitario de la época, que busca la belleza y la evasión de la vida real. En Hispanoamérica: Rubén Darío. En España: Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez .
  3. 3. Rubén Darío (Metapa, Nicaragua, 1867 - León, Nicaragua, 1916)La princesa está triste… ¿qué tendrá la princesa?Los suspiros se escapan de su boca de fresa,que ha perdido la risa, que ha perdido el color.La princesa está pálida en su silla de oro,está mudo el teclado de su clave sonoro;y en un vaso olvidada se desmaya una flor.El jardín puebla el triunfo de los pavos-reales.Parlanchina, la dueña dice cosas banales,y, vestido de rojo, pirueta el bufón.La princesa no ríe, la princesa no siente;la princesa persigue por el cielo de Oriente,la libélula vaga de una vaga ilusión. (…) Prosas profanas y otros poemas.
  4. 4. Juan Ramón Jiménez(Moguer, Huelva, 1881 - Puerto Rico, 1958) CREPÚSCULO El poniente me invade con sus flores melancólicas de oro, mientras canta el ruiseñor de todos mis amores frente al llanto sin fin de mi garganta. Yo, al ver este oro entre el pinar sombrío, me he acordado de mí tan dulcemente, que era más dulce el pensamiento mío que toda la dulzura del poniente. ¡Oh dulzura de oro!, ¡oh campo verde, corazón con esquilas, humo en calma!, no hay en la vida nada que recuerde estos dulces ocasos de mi alma. Las hojas verdes
  5. 5. ¡AMOR! Todas las rosas son la misma rosa,¡amor!, la única rosa;y todo queda contenido en ella,Breve imajen del mundo,¡amor!, la única rosa. Poesía
  6. 6. La poesía del 98 Pronto los poetas se despegan del Modernismo y se inclinan por una mayor sencillez de la expresión y un mayor intimismo. Los poetas del 98 se muestran tristes y ensimismados, mirando siempre hacia su interior. Su paisaje es el austero panorama de Castilla.
  7. 7. Antonio Machado
  8. 8. XIYo voy soñando caminos La tarde más se oscurece;de la tarde. ¡Las colinas y el camino que serpeadoradas, los verdes pinos, y débilmente blanquea,las polvorientas encinas! … se enturbia y desaparece.¿Adónde el camino irá? Mi cantar vuelve a plañir:Yo voy cantando, viajero Aguda espina dorada,a lo largo del sendero … quién te pudiera sentir-La tarde cayendo está-. en el corazón clavada.En el corazón teníala espina de una pasión; Soledades, galerías y otros poemaslogré arrancármela un día:ya no siento el corazón.Y todo el campo un momentose queda, mudo y sombrío,meditando. Suena el vientoen los álamos del río.
  9. 9. Campos de Soria¡Colinas plateadas,grises alcores, cárdenas roquedaspor donde traza el Duerosu cruva de ballestaen torno a Soria, oscuros encinares,ariscos pedregales, calvas sierras,caminos blancos y álamos del río,tardes de Soria, mística y guerrera,hoy siento por vosotros, en el fondodel corazón, tristeza,tristeza que es amor! ¡Campos de Soriadonde parece que las rocas sueñan,conmigo vais! ¡Colinas plateadas,grises alcores, cárdenas roquedas! Campos de Castilla
  10. 10. A un olmo seco Al olmo viejo, hendido por el rayoy en su mitad podrido,con las lluvias de abril y el sol de mayo,algunas hojas verdes le han salido. ¡El olmo centenario en la colinaque lame el Duero! Un musgo amarillentole mancha la corteza blanquecinaal tronco carcomido y polvoriento. No será, cual los álamos cantoresque guardan el camino y la ribera,habitado de pardos ruiseñores. Ejército de hormigas en hilerava trepando por él, y en sus entrañasurden sus telas grises las arañas. Antes que te derribe, olmo del Duero,con su hacha el leñador, y el carpintero …
  11. 11. …te convierta en melena de campana,lanza de carro o yugo de carreta;antes que rojo en el hogar, mañana,ardas de alguna mísera caseta,al borde de un camino;antes que te descuaje un torbellinoy tronche el soplo de las sierras blancas;antes que el río hasta la mar te empujepor valles y barrancas,olmo, quiero anotar en mi carterala gracia de tu rama verdecida.Mi corazón esperatambién, hacia la luz y hacia la vida,otro milagro de la primavera. Campos de Castilla
  12. 12. XXIXCaminante, son tus huellasel camino, y nada más;caminante, no hay camino,se hace camino al andar.Al andar se hace camino,y al volver la vista atrásse ve la senda que nuncase ha de volver a pisar.Caminante, no hay camino,sino estelas en la mar. Proverbios y Cantares
  13. 13. La poesía de la Generación del 27 El Grupo poético del 27 está formado por poetas que buscan nuevos cauces de expresión. El nombre les viene por coincidir el año 1927 con la celebración del centenario de Góngora , poeta admirado por el grupo. Todos reciben también la influencia de Juan Ramón Jiménez y de las Vanguardias (sobre todo del surrealismo). Buscan impresionar al lector con palabras que sugieren y evocan sentimientos. Posteriormente, ante los acontecimientos históricos, los poetas adquieren un fuerte compromiso social.
  14. 14. Federico García Lorca (Fuentevaqueros, Granada, 1898 – Víznar, Granada, 1936)• Nació en una familia acomodada que le permitió desarrollar la temprana vocación literaria que le llevó a cultivar con gran éxito la poesía y el teatro.• Dentro de su obra poética se pueden destacar: Libro de poemas (1921), Canciones (1927), Primer Romancero gitano (1928), Poema del cante jondo (1931), Llanto por Ignacio Sánchez Mejías (1935) y Poeta en Nueva York, publicado póstumo.• Como autor teatral destacan: Mariana Pineda (1927), Bodas de sangre (1933), Yerma (1934), Doña Rosita la soltera (1936) y La casa de Bernarda Alba (1936).
  15. 15. Romance de la luna, luna La luna vino a la fraguacon su polisón de nardos.El niño la mira, mira.El niño la está mirando.En el aire conmovidomueve la luna sus brazosy enseña, lúbrica y pura,sus senos de duro estaño.Huye luna, luna, luna.Si vinieran los gitanosharían con tu corazóncollares y anillos blancos.Niño, déjame que baile.Cuando vengan los gitanos,te encontrarán sobre el yunquecon los ojillos cerrados.Huye luna, luna, luna.que ya siento sus caballos.Niño, déjame, no pisesmi blancor almidonado. …
  16. 16. … El jinete se acercabatocando el tambor del llano.Dentro de la fragua el niñotiene los ojos cerrados.Por el olivar venían,bronce y sueño, los gitanos.Las cabezas levantadasy los ojos entornados. Cómo canta la zumaya,¡ay, cómo canta en el árbol!Por el cielo va la lunacon un niño de la mano. Dentro de la fragua lloran,dando gritos, los gitanos.El aire la vela, vela.El aire la está velando. Romancero gitano
  17. 17. CIUDAD SIN SUEÑO (Nocturno del Brooklyn Bridge)No duerme nadie por el cielo.Nadie, nadie.No duerme nadie.Las criaturas de la lunahuelen y rondan las cabañas.Vendrán las iguanas vivasa morder a los hombres que no sueñanencontrará por las esquinasal increíble cocodrilo quietobajo la tierna protesta de los astros.No duerme nadie por el mundo.Nadie, nadie.No duerme nadie.Hay un muerto en el cementerio más lejanoque se queja tres añosporque tiene un paisaje seco en la rodillay el niño que enterraron esta mañana lloraba tantoque hubo necesidad de llamar a los perros para [que callase. (…) Poeta en Nueva York
  18. 18. LLANTO POR IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS La cogida y la muerteA las cinco de la tarde.Eran las cinco en punto de la tarde.Un niño trajo la blanca sábanaa las cinco de la tarde.Una espuerta de cal ya prevenidaa las cinco de la tarde.Lo demás era muerte y sólo muertea las cinco de la tarde.El viento se llevó los algodonesa las cinco de la tarde.Y el óxido sembró cristal y níquela las cinco de la tarde.Ya luchan la paloma y el leopardoa las cinco de la tarde.Y un muslo con un asta desoladaa las cinco de la tarde. (…)Cuando el sudor de nieve fue llegandoa las cinco de la tarde,cuando la plaza se cubrió de yodoa las cinco de la tarde,la muerte puso huevos en la heridaa las cinco de la tarde.A las cinco de la tarde.A las cinco en punto de la tarde.
  19. 19. Luis Cernuda (Sevilla, 1902 – México, 1963)• Discípulo de Pedro Salinas en la Universidad de Sevilla, donde estudió Derecho, pasó después a Madrid, en 1928.• Parte de la poesía clásica, recoge la influencia del surrealismo y evoluciona hacia una poesía coloquial, reflexiva y moral. Marchó al exilio en 1938.• Reúne todos sus libros de poesía publicados a lo largo de los años en un solo volumen titulado La realidad y el deseo, 1936.• También escribió obras en prosa, tanto poética (Ocnos) como de crítica literaria.
  20. 20. IDonde habite el olvido,En los vastos jardines sin aurora;Donde yo sólo seaMemoria de una piedra sepultada entre ortigasSobre la cual el viento escapa a sus insomnios.Donde mi nombre dejeAl cuerpo que designa en brazos de los siglos,Donde el deseo no exista.En esa gran región donde el amor, ángel terrible,No esconda como aceroEn mi pecho su ala,Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece [el tormento.Allá donde termine este afán que exige un [dueño a imagen suya,Sometiendo a otra vida su vida,Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.Donde penas y dichas no sean más que nombres,Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,Disuelto en niebla, ausencia,Ausencia leve como carne de niño.Allá, allá lejos;Donde habite el olvido. Donde habite el olvido
  21. 21. PREGUNTA VIEJA,VIEJA RESPUESTA¿Adónde va el amor cuando se olvida?No aquel a quien hicieras la pregunta Es quien hoy te responde.Es otro, al que unos años más de vidaLe dieron la ocasión, que no tuviste, De hallar una respuesta.Los juguetes del niño que ya es hombre,¿Adónde fueron, di? Tú lo sabías, Bien pudiste saberlo.Nada queda de ellos: sus ruinasInformes e incoloras, entre el polvo, El tiempo se ha llevado.El hombre que envejece, halla en su mente,En su deseo, vacíos, sin encanto, Dónde van los amores.Mas si muere el amor, no queda libreEl hombre del amor: queda su sombra, Queda en pie la lujuria.¿Adónde va el amor cuando se olvida?No aquel a quien hicieras la pregunta Es quien hoy te responde. Desolación de la Quimera
  22. 22. Rafael Alberti(Puerto de Santa María, Cádiz, 1902 – 1999) • Uno de los poetas más fecundos y brillantes en la versificación de la poesía contemporánea. • El abandono de su ambiente y la llegada a Madrid en 1917, le irán haciendo derivar de su primera vocación de pintor a la literatura. • Obras anteriores a su exilio: Marinero en tierra (1925), Sobre los ángeles (1929), El poeta en la calle (1938). • Algunas obras del exilio: Entre el clavel y la espada (1941), Pleamar (1944), Roma, peligro para caminantes (1968), etc. • Desde 1976 reside nuevamente en España. • También escribió teatro: El hombre deshabitado (1930), El Adefesio (1944), Noche de guerra en el Museo del Prado (1956).
  23. 23. MI CORZA Mi corza, buen amigo,mi corza blanca. Los lobos la mataronal pie del agua. Los lobos, buen amigo,que huyeron por el río. Los lobos la matarondentro del agua. Marinero en tierra
  24. 24. LOS NIÑOS DE EXTREMADURA Los niños de Extremaduravan descalzos.¿Quién les robó los zapatos? Les hiere el calor y el frío.¿Quién les rompió los vestidos? La lluviales moja el sueño y la cama.¿Quién les derribó la casa? No sabenlos nombres de las estrellas.¿Quién les cerró las escuelas? Los niños de Extremadurason serios.¿Quién fue el ladrón de sus juegos? El poeta en la calle
  25. 25. METAMORFOSIS DEL CLAVELSe equivocó la paloma.Se equivocaba. Por ir al norte, fue al sur.Creyó que el trigo era agua.Se equivocaba. Creyó que el mar era el cielo;que la noche, la mañana.Se equivocaba. Que las estrellas, rocío;que el calor, la nevada.Se equivocaba. Que tu falda era tu blusa;que tu corazón, su casa.Se equivocaba.(Ella se durmió en la orilla.Tú, en la cumbre de una rama.) Entre el clavel y la espada
  26. 26. CANCIÓN 8 Hoy las nubes me trajeron,volando, el mapa de España.¡Qué pequeño sobre el río,y qué grande sobre el pastola sombra que proyectaba! Se le llenó de caballosla sombra que proyectaba.Yo, a caballo, por su sombrabusqué mi pueblo y mi casa. Entré en el patio que un díafuera una fuente con agua.Aunque no estaba la fuente,la fuente siempre sonaba.Y el agua que no corríavolvió para darme agua. Baladas y canciones del Paraná

×