Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Anexo bibliográfico

2,869 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Anexo bibliográfico

  1. 1. 3. ANEXO BIBLIOGRÁFICO. A continuación podremos apreciar una serie de fuentes tanto bibliográficascomo fuentes primarias, las cuales serán útiles para la realización de futuras guíasdidácticas, en donde el análisis de textos este presente. Este es un anexo creadoprincipalmente para el docente, donde pueda utilizar este material como apoyopedagógico, para la enseñanza de la unidad correspondiente en este caso“balance del Chile decimonónico”. Considerando la importancia que tiene elanálisis de fuentes, tanto de fuentes primarias como secundarias para lacomprensión de la historia. Te invitamos a revisar estas fuentes:Fuentes bibliográficas: El historiador: y su intención de investigar. “Cada vez que un historiador investiga en el pasado y comunica sus resultados a través de un escrito u otra forma de expresión, debe reconocer que lo han animado preguntas que surgen vivamente del presente que le toca vivir.” Garcés, Mario & Milos Pedro, “las centrales unitarias en la historia del socialismo chileno” Ed. Eco, educación y comunicación. Santiago de Chile, agosto de 1988. Pág. 9.El pensamiento de Marx: lucha de clases. “Libres y esclavos, patricios y plebeyos, barones y siervos de la gleba, maestros y oficiales;en una palabra, opresores y oprimidos, frente a frente siempre, empeñados en una luchaininterrumpida, velada unas veces, y otras franca y abierta, en una lucha que conduce en cadaetapa a la transformación revolucionaria de todo el régimen social o al exterminio de ambas clasesbeligerantes.” Marx, Karl & Engels. “Manifiesto Comunista”, 1° edición, año, 2002, Madrid. Pág. 15.
  2. 2. Las primeras agrupaciones obreras y su lucha.“la vanguardia estuvieron los tipógrafos (la primera Sociedad de Tipógrafos se fundo en 1853), lesiguieron luego artesanos de diversos oficios que fundaron, con Fermín Vivaceta, la sociedadunión de Artesanos en 1862. Hacia fines del siglo existían 240 asociaciones mutualistas. En 1900sesiono el Congreso Social Obrero adquiriendo un mayor relieve nacional el movimientomutualista. Declaraba agrupar, en ese entonces, a 169 sociedades con aproximadamente 10 milmiembros.” Garcés, Mario & Milos Pedro, “las centrales unitarias en la historia del socialismo chileno” Ed. Eco, educación y comunicación. Santiago de Chile, agosto de 1988. Pág. 14.Artesanos y campesinos en la lucha.“El mutualismo u otras formas de organización popular iban cobrando una importancia progresiva.La crisis económica, que alcanzo su apogeo entre 1876 y el estallido de la Guerra de Pacifico, pusoen movimiento a los artesanos y obreros urbanos. Los meetings, manifestaciones de protesta ydemandas a las autoridades (incluyendo una petición de los obreros de Chile al presidente de larepublica) para la adaptación de medidas proteccionistas a la industria nacional, constituían unelemento nuevo de la situación política. Grez, Sergio. “la cuestión social en Chile ideas y debates precursores (1804-1902). Ed. Dirección de bibliotecas, archivos y museos, Santiago de Chile 1995.Pág.22.El sindicato. “el sindicato es una asociación estable de quienes pertenecen a la misma industria o a lamisma profesión; “trabajan en la misma empresa o faena, o que ejercen un mismo oficio, profesión, uoficios o profesiones similares o conexas, sean de carácter intelectual o manual” Cruchaga Hurtado, Alberto. “el sindicalismo”. Ed. Del Pacifico S.A. Santiago de Chile. 1950.Pág.13.
  3. 3. ¿Donde nace la cuestión social?Para algunos historiadores coinciden en señalar que “el término “cuestión social” no nació en estaslatitudes, sino con anterioridad en Europa, acuñado por intelectuales y reformadores sociales. Losprimeros escritos en los cuales este concepto aparece utilizado en nuestro país corresponderíatambién a la misma década.” Grez, Sergio. “La cuestión social en Chile ideas y debates precursores (1804-1902). Ed. Dirección de bibliotecas, archivos y museos, Santiago de Chile 1995. Pág. 9.La cuestión social.“…consecuencias sociales, laborales e ideológicas de la industrialización y urbanización nacientes:una nueva forma de trabajo dependiente del sistema de salarios , la aparición de problemas cadavez mas complejos pertinentes a la vivienda obrera, atención medica y salubridad: la constitución deorganizaciones destinadas a defender los intereses de la nueva “clase trabajadora” huelgas ydemostraciones callejeras, tal vez choques armados entre trabajadores y policía o militares, y ciertaspopularidades de las ideas extremistas, con una consiguiente influencia sobre los dirigentes de lostrabajadores. Grez, Sergio. “la cuestión social en Chile ideas y debates precursores (1804-1902). Ed. Dirección de bibliotecas, archivos y museos, Santiago de Chile 1995. Pág. 9.La cuestión social y su explicación. ―Este concepto se puede explicar como ― Consecuencias sociales, laborales e ideológicasde la industrialización y urbanización nacientes: una nueva forma de trabajo dependiente del sistemade salarios, la aparición de problemas cada vez mas complejos pertinentes a vivienda obrera,atención médica y salubridad; la constitución de organizaciones destinadas a defender los interesesde la nueva ―clase trabajadora‖: huelgas y demostraciones callejeras, tal vez choques armados entrelos trabajadores y la policía o los militares, y cierta popularidad de las ideas extremistas, con unaconsiguiente influencia sobre los dirigentes de los trabajadores‖ Grez toso, Sergio; La “cuestión social” en Chile ideas y debates precursores (1804- 1902). Fuentes para la historia de la republica volumen VII.
  4. 4. La FOCH.“La federación obrera de chile la FOCH fundada el 18 de septiembre de 1909, constituyo uno de loshitos de mayor relevancia en los movimientos populares a lo largo del país. Ya que luego dediversos ensayos y movimientos de protestas, esta organización surgida principalmente portrabajadores ferroviarios, logro ampliarse a la mayoría de nuestro país, por fin los trabajadoreschilenos organizados, logro formarse una de las organizaciones sindicales revolucionarias” Garcés, Mario & Milos Pedro, “las centrales unitarias en la historia del socialismo chileno” Ed. Eco, educación y comunicación. Santiago de Chile, agosto de 1988. Pág. 18.Recabarren y la cuestión social.Por otra parte es necesario destacar la opinión de un personaje ligado a la izquierda, como tambiéna los movimientos obreros que se produjeron en Chile. Este personaje es “otro critico, no menosduro, y también muy bien informado, Luis Emilio Recabarren, en una de sus obras hacía un crudoanálisis de varios aspectos concretos de la realidad urbana de los sectores mas modestos,centrando sus comentarios en la vivienda popular: “La vida del conventillo y de los suburbios, son laescuela primaria obligada del vicio y del crimen. Los niños se deleitan en su iniciación viciosaempujados por el delictuoso ejemplo de sus padres cargados de vicios y defectos. El conventillo ylos suburbios son la antesala del prostíbulo y de la taberna”. Y agregaba: “El conventillo y lossuburbios han crecido quizá en mayor proporción que el desarrollo de la población. Y aún cuando sealegara que el aumento de los conventillos ha sido en relación con el aumento de la población, nosería este un argumento justificativo ni de razón. El conventillo es una ignominia. Su mantenimientoo su conservación constituyen un delito”. De Ramón, Armando, Gross, Patricio. “Algunos testimonios de las condiciones de vida en Santiago de Chile; 1888- 1918”. Revista EURE N°31. pag 70.
  5. 5. La prensa obrera. “Este periódico no pretende convertirse en un competidor de la prensa burguesa; sucreación y objetivos son muy distintos a los que persiguen los empresarios y los grupos económicosmovidos fundamentalmente por el lucro y la defensa del sistema que se lo asegura y acrecienta. Elperiodismo obrero llena el vacio que deja la prensa llamada seria y objetiva en nuestros tiemposcuando informa de los problemas, acontecimientos, injusticias y presiones que afectan a la claseobrera. Además el periódico es para el trabajador un medio de orientación ideológica, núcleo deorganización, combatiente teórico, agitador de la lucha social y propagandista de las soluciones yobjetivos de su clase”. Escobedo Arias, Osvaldo.” La prensa obrera”, colección: convenio cultural CUT-U n°. Universidad de Chile, Chile-Chillan. Pág. 15.Artesanos y campesinos en la lucha.“Luego los tipógrafos fueron seguidos por los artesanos y campesinos, quienes los primeros encomenzar a movilizarse, a favor del movimiento obrero, ya que gestaron sus propiasorganizaciones: las mutuales de socorro mutuo, con don Fermín Vivaceta a la cabeza en 1862”. Garcés, Mario & Milos Pedro, “las centrales unitarias en la historia del socialismo chileno” Ed. Eco, educación y comunicación. Santiago de Chile, agosto de 1988. Pág. 14.El motivo de las mejoras laborales y sociales. Siglo XIX “Los problemas sociales, a estas alturas, se habían hecho también más agudos, ycomprometían variados ámbitos, como por ejemplo, la calidad de vida, vivienda, alimentación,seguridad laboral y por supuesto entre ellos, el de las condiciones de trabajo: no existía a la fechaninguna legislación social que protegiera al trabajador de los abusos del capital; los dueños de lasminas especulaban con los salarios a través del sistema de fichas, eran frecuentes el atraso en lospagos y los despidos arbitrarios” Garcés, Mario & Milos Pedro, “las centrales unitarias en la historia del socialismo chileno” Ed. Eco, educación y comunicación. Santiago de Chile, agosto de 1988. Pág. 15.
  6. 6. Huelgas y gremios portuarios “los fleteros y lancheros portuarios, al igual que muchos gremios de obreros y artesanos dela época, veían en el proteccionismo una solución para sus problemas, sobre todo cuando el origende estos era, o parecía ser, la competencia de las empresas capitalistas que contaban con mediosde trabajos modernos” Grez, Sergio, “De la regeneración del pueblo a la huelga general”, Ed. RIL editores, Santiago de Chile. Pág. 463.Primeras represiones a huelguistas. Existieron otras huelgas las cuales fueron enérgicamente reprimidas, como por ejemplo lahuelga portuaria de 1874 en donde sus “principales dirigentes fueron arrestados, el gremio fuedisuelto y reorganizado bajo bases y condiciones de un reglamento nuevo que llenaba y comprendíatodas las exigencias y necesidades del buen servicio y régimen del cuerpo” Grez, Sergio, “De la regeneración del pueblo a la huelga general”, Ed. RIL editores, Santiago de Chile. Pág. 468-469.Migración sur - norte “El gran crecimiento económico del país, fue la industria del salitre en el norte, que registró elmayor crecimiento demográfico del periodo. “De acuerdo a la comparación de los censos de 1895 y1907, la tasa de crecimiento de la población total del país fue de un 20%; Santiago creció en un 30%y el Norte Grande creció de una forma impensable llegando a un 65%” Aylwin, Mariana, Bascuñán, Carlos, Correa, Sofia, Gazmuri, Cristian, Serrano, Sol y Matías Tagle.”Chile en siglo XX” Ed. Planeta chilena, año, 2002 Santiago de Chile.
  7. 7. El enganche “Fue corriente en el periodo de la oficinas salitreras enviaran agentes a los campos parareclutar mano de obra; a estos se les pagaba por persona conseguida. Este reclutamiento llamado“enganche” se realizaba sobre la base de promesas y la creación de expectativas salariales, las queno se confirmaron en al realidad”. Aylwin, Mariana, Bascuñán, Carlos, Correa, Sofia, Gazmuri, Cristian, Serrano, Sol y Matías Tagle.”Chile en siglo XX” Ed. Planeta chilena, año, 2002 Santiago de Chile.La primera gran huelga “La huelga general de 1890 fue, en gran medida, un resultado del proceso de acumulaciónde fuerzas y de experiencias de algunos sectores de trabajadores, y desde este punto de vista hayevidentes elementos de continuidad con procesos de larga data en el movimiento popular en Chile” Grez, Sergio, “De la regeneración del pueblo a la huelga general”, Ed. RIL editores, Santiago de Chile. Pág. 756.Obreros a lo largo del país. “Para los obreros portuarios y los mineros del Norte Grande las motivaciones erandistintas. Las causas profundas del movimiento que estallo a comienzos de julio en la providencia deTarapacá se encontraban en el régimen de la ficha-salario y en la depreciación constante del papelmoneda con el que eran remunerados ciertos gremios como los jornaleros, los lancheros y losfleteros del puerto de Iquique”. Grez, Sergio, “De la regeneración del pueblo a la huelga general”, Ed. RIL editores, Santiago de Chile. Pág. 720.
  8. 8. La gran huelga y su marca. “La “huelga grande” de 1890 marcó de manera sangrienta la entrada en la escena social dela moderna clase obrera, en vías de formación en las explotaciones mineras, los puertos y laindustria fabril. Esta huelga permite apreciar el creciente protagonismo de los mineros, trabajadoresportuarios y obreros industriales, el papel de vanguardia que irían ocupando progresivamente desdeesa época” Grez, Sergio. “La huelga de 1890”. En Perspectivas, N°5, Madrid, 1990, págs. 127-167 y De la “regeneración del pueblo” a la huelga general.La gran huelga busca más adeptos. Día 3 de julio se reunió un gran número de trabajadores con el fin de dirigirse a la estaciónde ferrocarril del salitre, con el fin de impedir todo tipo de faenas (carga y descarga) todo estopretendía incitar a los trabajadores a unirse a la huelga. Luego de este acontecimiento “unosdoscientos lancheros se dirigieron a la imprenta de El Nacional (periódico que desde comienzos deaño había alentado las reivindicaciones populares y desarrollando una dura campaña contra loscapitalistas británicos de la región) para que se imprimiera el manifiesto con sus peticiones” Grez, Sergio, “De la regeneración del pueblo a la huelga general”, Ed. RIL editores, Santiago de Chile. Pág. 723.La persecución a la prensa escrita.”El intendente nombrado por el gobierno de la época, que era al mismo tiempo el (ComandanteGeneral de Armas de la provincia). Ordeno el encarcelamiento de Enrique Vergara, editor delperiódico El Nacional”Otra vez la prensa marcando presencia importante en el despertar de los obreros, y la represiónpaso de ser a los obreros, también a la prensa escrita, en al cual se encontraba un alto apoyo a lasmasas populares, al igual como existían bastantes periódicos, los cuales se encontraban a favor delos burgueses y capitalistas. Grez, Sergio, “De la regeneración del pueblo a la huelga general”, Ed. RIL editores, Santiago de Chile. Pág. 725.
  9. 9. Primero enfrentamientos de la gran huelga. “A las 14.00 hrs. Se produjeron los primeros enfrentamientos entre la policía y loshuelguistas en la plaza de la Intendencia. A las 16.00 hrs. Un numeroso grupo de manifestantesataco la imprenta del diario opositor La Unión, desde donde se disparo a la masa. Unos treintapersonas resultaron alcanzados por las balas; luego intervinieron las tropas del ejercito, lograndodispersar a los trabajadores, que fueron perseguidos por un piquete de policías a caballo que losbarrio hasta la playa” Grez, Sergio, “De la regeneración del pueblo a la huelga general”, Ed. RIL editores, Santiago de Chile. Pág. 747. La primera gran huelga en la historia de Chile.“La huelga de julio de 1890 fue la primera huelga general de la historia de Chile, al menos en lasprovincias de Tarapacá, Antofagasta y en la ciudad de Valparaíso. Su trascendencia fue enorme enla historia social del país” Grez, Sergio, “De la regeneración del pueblo a la huelga general”, Ed. RIL editores, Santiago de Chile. Pág. 756.La gran matanza. “Cerca de las 3 horas, Silva Renard se acercó a hablarles a los obreros que se encontrabanapostados en la escuela. Se sintió digno de hablar con los huelguistas. No quiso ver que no lo era.Les exigió que volvieran a la pampa. Luis Olea, el destacado dirigente anarquista bajó de la azotea ydesnudando su pecho se negó terminantemente en nombre de todos los trabajadores de Tarapacá aregresar a las faenas, y que si lo que querían era disparar, que disparar directo al pecho de unobrero que allí junto a sus compañeros luchaba por sus derechos. Silva Renard retrocedió, y volvió asu puesto de guerra” Eduardo Devés, Los que van a morir te saludan, Historia de una masacre. Escuela Santa María de Iquique, 1907, Santiago, Lom Ediciones, 1998, pág.197.
  10. 10. La matanza de la escuela Santa María de Iquique. “Toda la plaza estaba inundada en sangre y la muerte vivía particularmente en la escuela.Algunos chicuelos, que miraban aferrados al alféizar de la ventana, se precipitaron a tierra. Otroscorrían hacia una y otra bocacalle. El ruido de la muerte completa y de la muerte a medias llenó elespacio. Los Muros de la escuela estaban acribillados” Teitelboim, Volodia. Hijo del salitre. Ed. LOM ediciones, año 2002 3 edición, Santiago de Chile.La posición del gobierno hacia el movimiento obrero. “Santiago de Chile, entre los años 1872 y 1915, vio duplicar su espacio urbano. Estefenómeno debió su impulso en forma decisiva al empuje de las diversas poblaciones que selevantaron en los bordes mismos o en las cercanías de los límites urbanos y fue claramenteperceptible para sus contemporáneos” De Ramón, Armando: “Estudio de una periferia urbana: Santiago de Chile 1850-1900”. Instituto de Historia (20) Pontificia Universidad Católica de Chile. 1985.Criticas a los conventillos. ―Comenzaremos por Malsch que fue el más acerbo irónico de los críticos de la sociedadchilena de principios del siglo. Nos dejo las siguientes y acidas palabras sobre esta materia: ―Allíencerrados como los chinos, los mas miserables se reúnen en un patio donde cada familia ocupa uncompartimiento. A esto se llama ―conventillo‖, especie de falansterio donde cerdos, gallinas y niñosse mezclan confundidos con la basura. Nubes de moscas se agitan sobre las acequias rojizas quefluyen hacía la entrada y se posan sobre la boca de los recién nacidos. Todos duermen sobre latierra apisonada, se hace la comida en una vieja olla de fierro enlozado y no hay otra agua que la delas cloacas que arrastran acarreando el tifus y la muerte‖. De Ramón, Armando, Gross, Patricio. “Algunos testimonios de las condiciones de vida en Santiago de Chile; 1888- 1918”. Revista EURE N°31. Pág. 73.
  11. 11. Conventillo como concepto. ―El concepto de conventillo deriva del convento religioso, en cuanto conventus significacongregación, reunión. Por abandono, los conventos terminaban siendo el albergue de los pobres,que los ocupaban colectivamente a manera de vivienda social. El concepto conventillo ocupa, por lotanto, un lugar en el imaginario porteño como la representación mental de un tipo de viviendacolectiva que existió en el pasado, identificada con los grupos sociales más pobres, con la estrechezdel espacio y el hacinamiento de personas. Es la descripción física del "conventillo" que,obviamente, no quiere decir "convento pequeño", como lo dice el Diccionario, ni podría seridentificado con la vida religiosa. Por otra parte, el concepto representa también un "modo de vida",porque al pronunciar la palabra "conventillo" la asociamos mentalmente a las habladurías sobreterceros y que llamamos "conventilleo" en lenguaje popular, cuyo origen está en que la vida privadaquedaba expuesta y a merced del comentario del resto de los co-habitadores‖. Urbina C., María Ximena. "Los conventillos de Valparaíso, 1880-1920: Percepción de barrios y viviendas marginales", en: Revista de Urbanismo, N°5, Santiago de Chile, publicación electrónica editada por el Departamento de Urbanismo, F.A.U. de la Universidad de Chile, enero de 2002.Las condiciones de los Conventillo.―La calidad de ventilación en este tipo de construcciones es algo muy precario, ya que comúnmente‖el aire en estos ambientes no sólo estaba contaminado, sino además era escaso. Se trataba —según Dávila Boza— de ―piezas siempre desproporcionadamente estrechas para el número deindividuos que se amontonan en ellas para vivir y dormir‖. ―Muchas de esas habitaciones no tienenmás de dos y medio a tres metros de altura, ninguna ventana y una sola puerta. En realidad, deverdad que tales habitaciones apenas estarían buenas para establos. Y pensar que en ellas seamontonan familias de tres y cuatro, y hasta de cinco y de seis individuos‖ Loreto Lopez, rosalva, coordinadora. “Perfiles Habitacionales y condiciones ambientales historia urbana de Latinoamérica siglos XVII- XX. Pág. 380.
  12. 12. El sentimiento anti oligárquico.―Al mismo tiempo se producía el despertar de nuevos sectores sociales: una creciente clase mediaque con el correr del tiempo adquiría conciencia de clase y un proletariado que iniciaba suorganización. Ambos chocaban en sus aspiraciones con las barreras infranqueables del sistemavigente. De allí que cundiera un sentimiento anti oligárquico compartido por las nuevas generacionesque, desde la arena política e intelectual, se convirtieron en los principales críticos de la clase socialdirigente, del régimen político y del sistema económico‖. Aylwin, Mariana. Et al. Chile en el siglo XX. Editorial Planeta. Decimo tercera edición. Santiago, Chile. 2008. Pág. 21.Mac-Iver denuncia.―Lo que Mac – Iver denuncia es la pérdida del espíritu público, sobrio y positivo, que caracterizó a laclase alta chilena durante el siglo XIX. No es extraño pues que conecte el auge salitrero con ladecadencia moral de Chile ya que fue precisamente esa clase alta la que se benefició, rápida eintensamente, con el dinero que producía la explotación de la pampa nortina‖. Gazmuri, Cristian. Testimonios de una crisis. Chile: 1900 – 1925. Editorial Universitaria. Santiago. Chile. Pág. 19.
  13. 13. Balance del centenario. ―Acabamos de celebrar nuestro Centenario i hemos quedado satisfechos, complacidísimos de nosotros mismos. No hemos esperado que nuestros visitantes regresen a su patria i den su opinión, sino que nuestra prensa se ha calado la sotana i el roquete, ha empuñado el incensario, i entre reverencia i reverencia, nos ha proclamado pueblo cultísimo i sobrio, ejemplo de civismo, de esfuerzo jiganteo, admirablemente preparado para la vida democrática, respetuoso de sus instituciones i de los sabios e intejerrimos políticos que lo dirijen, en una palabra, espejo milagroso de virtudes en que deben mirarse todos los pueblos que aspiren a ser grandes. Con una petulancia rayana en la imbecilidad, hemos ido a preguntar a los delegados extranjeros: ―¿Qué les parece a Uds. nuestro ejército? I nuestra marina? I nuestros ferrocarriles? I nuestras industrias? I nuestra capital? I nuestra instrucción pública? I nuestra administración? I nuestros políticos?... i ¡qué habrán podido contestar ellos, que vienen con carácter diplomático i han podido aquilatar nuestra fatuidad sin límites! Nosotros, sin embargo, con gravedad cómica hemos estado publicando los imparciales i encomiásticos juicios que de nuestros huéspedes hemos merecido‖. Dr. J. Valdés Canje. Sinceridad. Chile Íntimo en 1910. Universitaria. Santiago. 1910. Pág. 7 – 8.Recabarren un intelectual del pueblo. “Permitiréis que se continúe calumniando a nuestra sociedad y sus socios No. No debéis permitirlo. Y para poner atajo a los calumniadores pagados a trabajad con mas ardor y entusiasmo porel engrandecimiento de nuestra sociedad. Necesitamos unión y más unión ante el peligro y ante las amenazas de autoridades ypatrones. ¡A la unión, pues, compañeros de trabajo!” Recabarren, Luis Emilio, articulo digitalizado, Memoria chilena..
  14. 14. Recabarren y la prensa obrera.“La prensa obrera, tiene por misión sagrada, contribuir a la ilustración y difundir la cultura en lascostumbres de los pueblos. Un periódico que llegue a las manos de un hijo del trabajo, debe ser unlibro en el cual encuentre la savia vivificante para fortalecer el espíritu, cuando abatido por las luchasde la vida, se siente adormecer” Recabarren, Luis. La democracia, Santiago, 7 de abril de 1901.El sudor obrero. “Mientras vosotros sudais en vuestros talleres; mientras gastais vuestro sudor y vuestrasfuerzas sobre el arado; mientras velais con el fusil al hombro, al agua, al sol y a todas lasinclemencias del tiempo, esos señores condes, marqueses y cruzados duermen entre limpiassabanas y en mullidos colchones que les proporciona vuestro trabajo: se divierten en juegos ygalanteos, prodigando el dinero que os chupan con diferentes arbitrios que no ignorais; y no tienenotros cuidados que solicitar con el fruto de vuestros sudores, mayores empleos y rentas maspingues, que han de salir de vuestras miserables existencias, sin volveros siquiera el menoragradecimiento, antes si, desprecios, ultrajes, baldones y opresión”. Fray Antonio de Orihuela, Proclama en el Congreso Nacional, Santiago, Chile, 1811. En Grez, Sergio. “La cuestión social en Chile ideas y debates precursores (1804-1902). Ed. Dirección de bibliotecas, archivos y museos, Santiago de Chile 1995.Pág. 18.La posición del gobierno hacia el movimiento obrero. “Es indudable que en las esferas de gobierno se ha dado la orden de apretar lamano contra los mancomunales y su prensa. Se nos procesa, se nos persigue, se nos encarcela, senos injuria y se nos castiga brutalmente en todos los pueblos del país. La persecución es, pues,manifiesta y constante. Todos juntos: ministros, diputados, autoridades, jueces, cortes y su prensademuestran su odio vivo a las clases trabajadoras, negándoles justicia en todas partes yestorbándoles su marcha emancipadora” La Voz del Pueblo. Valparaíso, 27 de julio de 1904.
  15. 15. Punto de vista de Recabarren.―Quiero trazar con expresiones sinceras los pensamientos que en mí se albergan sobre el siglotranscurrido bajo el régimen de la República, y procuraré que estas expresiones sean el retrato de laverdad, es decir, de la verdad como yo la comprendo, como yo la siento, ya que desgraciadamenteexisten diferencias para apreciar la verdad‖ Recabarren, Luis Emilio. El pensamiento de Luis Emilio Recabarren. Santiago: Austral, 1971. Pág. 165. Disponible en: www.memoriachilena.clEl pesimismo de Huidobro.―Un país que apenas a los cien años de vida está viejo y carcomido, lleno de tumores y desupuraciones de cáncer como un pueblo que hubiera vivido dos mil años y se hubiera desangradoen heroísmos y conquistas.‖ Huidobro, Vicente. Balance Patriótico. En: Góngora, Mario. Ensayo Histórico sobre la noción de Estado en Chile. Editorial Universitaria. Santiago. Chile. 2006.El centenario.―Cien años ha, cuando la población de este país vivía en el ambiente propio de una colonia europea,que les había inoculado sus usos y costumbres, parecía que no se destacaba la nota inmoral yvoluptuosa de la época presente. (…) Comprobar fehacientemente el progreso que ha hecho el vicioes bastante para poner a la luz del día la verdad. La verdad de que en cien años de la vidarepublicana se constata el progreso paralelo de dos circunstancias: el progreso económico de laburguesía y el progreso de los crímenes y los vicios en toda la sociedad. (…)¿Y si a los cien años devida republicana, democrática y progresista, como se le quiere llamar, existen estos antros dedegeneración, ¿Cómo se pretende asociar al pueblo a los regocijos del primer centenario?‖. Palabras de Luis Emilio Recabarren. En Gazmuri, Cristian. Testimonios de una crisis. Chile: 1900 – 1925. Editorial Universitaria. Santiago. Chile. Pág. 57 - 58.
  16. 16. La última clase.―La última clase, como puede considerarse en la escala social, a los gañanes, jornaleros, peones delos campos, carretoneros, etc., vive hoy como vivió en 1810. Si fuera posible reproducir ahora la viday costumbres de esta clase de aquella época y compararla con la de hoy día, podríamos verfácilmente que no existe ni un solo progreso social‖. Recabarren, Luis Emilio. El pensamiento de Luis Emilio Recabarren. Santiago. Austral. 1971. Pág. 168. Disponible en: www.memoriachilena.clLa sociedad afrancesada.―La sociedad de Chile tiene fondo y superficie como el mar: en el primero están aconchadas todaslas heces de la colonia española; en la superficie aparece un barniz a la moderna, que le da un colortornasol e incierto, pero que participa mucho del color francés‖. José Victorino Lastarria. En: Grez Toso, Sergio. La Cuestión Social en Chile. Ideas y debates precursores. (1804 – 1902). Pág. 75.Hablando del progreso.―Yo quiero también hablar de esos progresos y de esas grandezas, pero me permitiréis, que loscoloque en el sitio que corresponde y que saque a luz todas las miserias que están olvidadas uocultas o que por ser ya demasiado comunes no nos preocupamos de ellas‖. Recabarren, Luis Emilio. El pensamiento de Luis Emilio Recabarren. Santiago. Austral. 1971. Pág. 166. Disponible en: www.memoriachilena.cl
  17. 17. Las clases sociales en el siglo XX.―No es posible mirar a la nacionalidad chilena desde un solo punto de vista, porque toda observaciónresultaría incompleta. Es culpa común que existan dos clases sociales opuestas, y como si estofuera poco, todavía tenemos una clase intermedia que complica más este mecanismo social de lospueblos‖. Recabarren, Luis Emilio. El pensamiento de Luis Emilio Recabarren. Santiago. Austral. 1971. Pág. 167. Disponible en: www.memoriachilena.clCritica al servicio público.―No hay para qué encarecer la parte que corresponde a la moral pública en el adelantamiento de unpueblo; la historia de las nacionalidades americanas de nuestra misma raza de sobra lo demuestra.No han sido ni un régimen nuevo disconforme con las costumbres, ni el aislamiento, ni la ignorancia,ni otros hechos semejantes, los que mantuvo y aún mantiene en parte a las repúblicas que nacierona la vida en el primer cuarto de este siglo que concluye, en un perpetuo vaivén entre la anarquía y eldespotismo y apartadas del camino del progreso; ha sido la falta de moralidad pública, ha sido elolvido del deber por el funcionario y el abandono de la función pública para dar paso a lasambiciones personales, al odio, a la venganza, a la codicia y al interés de bandería‖. Enrique Mac – Iver. Discurso sobre la crisis moral de la república. En: Grez Toso, Sergio. “La cuestión social en Chile: ideas y debates precursores (1804-1902). Pág. 405.
  18. 18. Una vista al proletariado,―Hasta ahora se ha trabajado por empujar al país y se ha conseguido darle una mano de barniz conque se alcanza a sorprender a los extranjeros de espíritu vulgar (…) pero, entretanto el pueblo, quees lo principal, permanece en un abandono deplorable: tenemos ejércitos, buques y fortalezas,ciudades y puertos, teatro e hipódromos, clubes, hoteles, edificios y paseos públicos, monumentos y( lo que más engreídos nos tiene) magnates opulentos dueños de verdaderos dominios, que vivenen palacios regios, con un fausto que dejó pasmado a don Carlos de Borbón; pero no a muchadistancia de los teatros, jardines y residencias señoriales, vive el pueblo, es decir las nueve decimaspartes de la población de Chile, sumido en la más espantosa miseria económica, fisiológica y moral,degenerando rápidamente bajo el influjo del trabajo excesivo, la mala alimentación, la falta dehábitos de higiene, la ignorancia extrema y los vicios más groseros‖. Valdez Canje, Dr. En: Gazmuri, Cristian. Testimonios de una crisis. Chile: 1900 – 1925. Editorial Universitaria. Santiago, Chile. 1979. Pág. 42 – 43.Se despierta el proletariado.―Sin embargo el país atravesaba por un momento crucial; la bonanza económica y laindustrialización conllevaban un aumento significativo del proletariado y con ello salían a la luz todoslos viejos y nuevos problemas ligados a los trabajadores. Estos, hasta entonces excluidos de la vidapolítica, se imponían y exigían de hecho un espacio propio en la sociedad‖. Cruzat, Ximena. Et al. El pensamiento frente a la cuestión social en Chile. Pág. 3. Disponible en: http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0016863.pdfEl verdadero enemigo.―el enemigo del pueblo chileno, no son los argentinos, los peruanos o bolivianos; son el hambre y lamiseria, el fanatismo religioso y la explotación de las clases trabajadoras por los burgueses ycapitalistas. Luis olea, Santiago 1898.
  19. 19. La oligarquía.―(…) hay una clase privilegiada, cuyo privilegio no está en la ley ni en los derechos de que goza, sinoen el hecho, en la costumbre. Aunque en esta clase no se hace mucho alarde de la nobleza defamilia, el sentimiento de hidalguía está en todos los corazones y autoriza en unos el desprecio y enotros la superioridad con que miran a todo el que no pertenece a una familia hidalga o no lleva unnombre antiguo o conocido. Otro elemento que sirve de apoyo a esta superioridad es la riqueza:todos los antiguos nobles y caballeros del país son todavía los grandes propietarios, y como tales sehan arrogado el derecho de entender o de influir en los negocios públicos, porque alegan que ellosson los únicos que tienen qué perder, los únicos que arriesgan en cualquier trastorno. El gobiernobusca en ellos su principal apoyo, oye su consejo, sigue sus inspiraciones, y mantiene así lasuperioridad que se arrogan sobre el pueblo, sobre la gran mayoría que se compone de pobres y degentes de familia desconocida.‖ José Victorino Lastarria. En: Grez Toso, Sergio. La cuestión social. Ideas y debates precursores. (1804- 1902). Pág. 82.¡Luchemos!“Es indudable que en las esferas de gobierno se ha dado la orden de apretar la mano contra losmancomunales y su prensa. Se nos procesa, se nos persigue, se nos encarcela, se nos injuria y senos castiga brutalmente en todos los pueblos del país. La persecución es, pues, manifiesta yconstante. Todos juntos: ministros, diputados, autoridades, jueces, cortes y su prensa demuestransu odio vivo a las clases trabajadoras, negándoles justicia en todas partes y estorbándoles sumarcha emancipadora.Contra ese mal de la persecución del gobierno, nosotros no conocemos más que un remedio: el quetomemos la ofensiva con el pecho fuera y la cara al frente.Hasta ahora, la propaganda mancomunal casi se ha limitado a defenderse de la persecución que lehace el gobierno. En adelante debemos atacar en lugar de defendernos.Somos tantos ya que no hay poder que pueda contra el nuestro si todos damos la cara al frente” La Voz del Pueblo. Valparaíso, 27/juli0/1904.
  20. 20. ¡Trabajadores honrados abrid los ojos!A medida que nuestra sociedad, la Combinación Mancomuna1 de Obreros, va tomando mayordesarrollo y engrosando sus filas centenares de trabajadores que diariamente acuden a cobijarse ala sombra de esta humanitaria Sociedad; a medida que su prestigio se hace más sólido, con mayormaldad los enemigos nuestros, mejor diremos, los verdugos nuestros, nos calumnian, y con ellocalumnian e insultan a toda la clase trabajadora.iTrabajadores abrid los ojos!Nuestros verdugos afirman: “que las autoridades a nadie atropellan; que el trabajo sobre y que nopuede decirse que los jornales sean bajos ni que los patrones exploten trabajador”.Nuestros verdugos afirman: que estamos en el mejor de los mundos, que ganamos una fortuna, quesomos ricos, que nada nos falta, que vivimos en la abundancia y con lujo!Nuestros verdugos afirman: que nadie nos explota, que nadie nos atropella.Trabajadores abrid los ojos!Ved con qué cinismo mienten los que escriben arrastrándose a los pies del Becerro de oro.Ved con qué, descaro se escarnece nuestra situación!Ved como se burlan de nuestras miserias y desgracias!¡Trabajadores abrid los ojos! La Voz del Pueblo. Valparaíso, 27/juli0/1904.El 18 de septiembreMuchas veces nos hemos preguntado: ¿qué cosa celebra el pueblo en los días llamados del 18 deseptiembre?Algunos y sobre todo los burgueses, nos dicen: “celebramos nuestra emancipación política, nuestraindependencia como república”,Mas en realidad de verdad, la clase proletaria no tiene ninguna libertad ganada con el cambiooperado en Chile el 18 de septiembre de 1810.Si alguna libertad tiene el trabajador, ella es, la de morirse de hambre, vivir en la miseria o pasartoda su vida en el presidio.Para que veamos bien estas cosas, para analizar su realidad, debemos alejamos un poco delfanatismo que nos empuja a creemos emancipados y a considerar como nuestra la independenciade la República. Nada, pero nada, tiene que celebrar el pueblo proletario en esta fecha, porque sulibertad aún no la ha conquistado. El Proletario. Tocopilla, 16/septiembre/1905.

×