Cooperación versus Competición

3,053 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,053
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
885
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cooperación versus Competición

  1. 1. Cooperación versus CompeticiónComunidades de práctica sostenibles: un marco amable de mejora yaprendizaje colaborativo. Primera parte: Dialécticas de cooperación vscompetición¿Qué hace que muchas personas, ya con carreras profesionales consolidadas (o en plenodesarrollo) se avengan a participar en dinámicas de trabajo cooperativo, dedicandomucho tiempo y esfuerzo, sin compensaciones en detrimento de su propio proyectopersonal? O dicho de una manera directa: ¿qué hace que profesionales prefieransumarse a un proyecto colectivo que no trabajar para su beneficio personal directo?Estas, creemos, son preguntas fundamentales que están en la base de las comunidadesde práctica y que en el programa Compartim, aunque ya hace más de seis años que lasimpulsamos y las apoyamos, nos hacemos cada día. La respuesta, como las cosas queimportan de verdad en la vida, ni es obvia ni es simple.Convencidos como estamos de que en nuestra posición de veteranía algo podríamosaportar, nos hemos decidido a empezar este nuevo boletín, precisamente, abordando estacuestión. ¿Como lo haremos? Creemos que una aproximación empírica puede facilitarlas cosas. Por lo tanto, de entrada, hemos observado lo que ha diferenciado las CoPsaltamente participativas de las que no lo han sido. A continuación, hemos hechohipótesis sobre algunas causas preguntando directamente a los protagonistas implicados.En esta primera parte del artículo presentaremos algunas reflexiones globales sobre lacooperación, expondremos después las características de aquellos casos de altacooperación y, por último, expondremos las opiniones de los e-moderadores obtenidas através de una encuesta ad hoc. Dejamos para la segunda parte las aportaciones de losprincipales implicados: los propios participantes (entusiastas) de las CoP.¿De la cooperación a la competición y de la competición a lacooperación? ¿Un viaje de ida y vuelta?¿Qué somos más como especie, competitivos o cooperativos? El mismo Eduard Punset,en su libro El viaje a la felicidad, recogiendo toda la investigación hecha por la LynnMargulis, y sabedor de la dificultad de la respuesta, lo recoge de esta manera:"¿En qué quedamos? La historia de la evolución muestra la evidencia de una tramacooperativa entre sus agentes, o un impulso declarado de competitividad que nutre laselección natural? La respuesta es menos compleja de lo que aparenta. Los dosprincipios están presentes en la historia de la evolución, el primero referido,fundamentalmente, a los organismos, y el segundo a las especies. El impulso innato decompetitividad no está reñido con actuaciones de colaboración por motivosestrictamente egoístas cuando la propia supervivencia lo exige. Los dos principiosconstituyen aspectos diferentes de la selección natural darwiniana. "También, y mirando otras disciplinas, encontramos investigaciones que corroboran estadoble capa colaborativa y competitiva. Eudald Carbonell, gran antropólogo ypaleontólogo, que ha hecho importantes contribuciones científicas en el yacimiento deJesus Martinez, Nuria Vives y Paco Molinero
  2. 2. Atapuerca, en una intervención reciente, lo pudimos escuchar afirmando que nuestrasupervivencia como especie la debemos a nuestra capacidad para colaborar y aprenderde forma conjunta ante los retos que la subsistencia nos planteó al inicio de nuestra era(no hubiera sido posible sobrevivir a los grandes mamuts, por ejemplo, si no fuera por elnivel del colaboración que los humanos establecimos en el momento de cazar ). Todoello, ahora, además, viene reafirmado por las recientes investigaciones de laneurociencia al descubrirse los circuitos neuronales de las llamadas neuronas espejo(conocidas también como neuronas empáticas). Los circuitos neuronales, según estosdescubrimientos, nos permiten compartir los conocimientos con nuestros iguales y,además, tienen otra implicación para la naturaleza humana: ponen las bases de unaltruismo intuitivo. Sin embargo, irrumpe de forma frecuente el aspecto egoísta: sinuestro interés personal está en conflicto directo con los demás es cuando el deseo debeneficiarnos se puede imponer a nuestra base empática.Pues bien, en este puzzle explicativo ya tenemos algunas pistas: en las organizaciones,las personas, bajo esta primera capa de competitividad (muy entrenada-másrecientemente evolutivamente hablando-a través de los sistemas educativostradicionales, los cuales nos han invitado permanentemente a competir), se encuentraotra capa colaborativa-más antigua en el tiempo-, que sólo sale como fuerzapreponderante cuando es estimulada ante una amenaza o peligro inminente para elgrupo.Esta primera reflexión, por tanto, nos lleva a hacer una lectura diferente-ycomplementaria-de aquellas CoPs que mejor han funcionado tejiendo redes decolaboración potentes, que implican todo el colectivo profesional. Ha habido unamotivación metacomunitat relacionada con la necesidad de cooperar para mantener elstatu quo reequilibrante del grupo profesional: CoPs de educadores sociales de centrospenitenciarios construyendo diferentes manuales de intervención, en un esfuerzo deadaptar su disciplina en el medio penitenciario ; CoPs de mediadores penales de justiciajuvenil haciéndose preguntas de cómo y dónde debe estar el equilibrio de su figuraprofesional para conciliar entre posturas enfrentadas por definición; CoPs de asesoresjurídicos en el ámbito penal de adultos investigando sobre si la eficiencia de su laborresultaba dañada al utilizar herramientas obsoletas, etc.De esta manera, y a pesar de las dificultades, creemos que hay espacio suficiente en lasorganizaciones para la colaboración. A partir de aquí, como decíamos, se necesitaoficio y metodología. A veces hemos visto que planteamientos demasiado simplistas (odemasiado bien intencionados) llevan directamente a la frustración. Aunque muchas deestas premisas ganadoras estén presentes, no siempre acaban funcionando. A veces sonfactores directamente relacionados con diferencias individuales (es normal encontrarnoscon personas de talante y grado colaborativo muy diferente), con diferencias en la edad(en general las personas más jóvenes entran mejor en esta cultura), momentospersonales (a veces no estamos por la colaboración ni nos apetece), etc. En esta lógicade saber más donde radica la colaboración y su sostenibilidad, el próximo día 31 demayo, precisamente, reuniremos todos los moderadores que han estado ligados alprograma Compartim -y que ahora no lo están- y les haremos las siguientes dospreguntas : ¿por qué no funcionó? y ¿qué podemos aprender de tu experiencia?Creemos que encontraremos respuestas-como nos están avanzando-, de sentido común:- "Las personas (y organizaciones) pasan también por etapas: hay momentos en quepodemos y nos apetece colaborar y hay momentos en que no".Jesus Martinez, Nuria Vives y Paco Molinero
  3. 3. - "... La colaboración en nuestro colectivo existe, pero a nuestra manera, de formainformal y no bajo ninguna estructura".- "... Ahora no encontramos personas que empujen y lideren el proceso, estamos todosmuy agobiados con el trabajo".Volviendo a las CoPs de éxito, ¿sólo se pueden construir CoPs potentes y participativasbajo premisas casi de supervivencia? Pues, no. Resumiendo lo que hemos avanzado,sabemos que es posible mantener una razonable actividad de compartición y decolaboración conjunta, pero tiene que haber de forma muy marcada otros factores queintervienen. Dicho de otro modo: es natural colaborar ante un reto o una amenaza (real opercibida), en cambio, en contextos evolutivos estándar (ahora ya cada vez más difícilesde encontrar, por cierto), se deben utilizar herramientas y metodologías adicionales: másesfuerzo y oficio por parte del e-moderador, más inmersión de los profesionales enculturas tecnológicas que propicien la compartición, más liderazgo organizacional queimpulse estructuras más participativas, nuevos incentivos, etc.Y así están las cosas. Cada día asistimos perplejos a un pequeño milagro: es posible lacolaboración en estructuras organizacionales no preparadas ni diseñadas para este fin,pero, a la vez, observamos su fragilidad y su necesidad de ser cuidadas y alimentadaspermanentemente.Pero, y vamos ahora a los protagonistas, ¿qué piensan de todo esto los e-moderadores?Para ellos, ¿cuáles son las verdaderas razones por las que la gente comparte? Lespasamos un cuestionario hace unos días y podemos concluir lo siguiente:En general, tal como se puede ver en los datos que hay más abajo, aunque podría seruna razón muy atractiva, la relación personal o de amistad con las personas miembrosde la comunidad es la que recibe una valoración más baja. Los aspectos más valoradosson los que hacen referencia a que es una oportunidad de aprendizaje y de estar al día enel trabajo profesional (gráfico 3). Se trata, por tanto, de personas altamente motivadaspor la mejora de su trabajo diario. Asimismo, se valora como muy motivador el apoyomutuo que el espacio de la comunidad de práctica ofrece a sus participantes, ya quemuchas veces deben trabajar de manera dispersa geográficamente o de maneraasíncrona realizando su tarea profesional. Este apoyo no es sólo de conocimiento sinotambién personal: "... estar conectada a compañeros de trabajo me da seguridad y creacomplicidades", "... compartir los problemas diarios en un espacio que permite lasocialización de las emociones, los pensamientos y las actuaciones para recrear nuevosescenarios personales”.El resto de factores motivadores (necesidad de resolver problemas en el trabajo diario, yla posibilidad de encontrarse con compañeros que dan soluciones innovadoras y con losque se sienten a gusto y disfrutan del trabajo en común) también reciben una puntuaciónmuy alta. Sin embargo, cabe destacar que si miramos las puntuaciones máximas ymínimas en los diferentes ítems del cuestionario (gráficos 1 y 2), hay comunidades quepuntúan de manera muy alta estos dos aspectos, pero otros que lo hacen de manera muybaja.Estas diferencias de puntuación entre comunidades también se repiten en el ítem sobrela importancia de las relaciones personales. Puede hacer referencia a diferentesmomentos en la creación y consolidación, es decir, motivaciones presentes en diferentesJesus Martinez, Nuria Vives y Paco Molinero
  4. 4. momentos de las CoPs. En un primer momento, puede ser la relación personal. Estevínculo inicial permitiría el descubrimiento de las virtudes de la generosidad y lacolaboración de las comunidades de práctica que generan un régimen de intercambionuevo, donde "las oportunidades que descubres a medida que el proyecto avanza, elenriquecimiento que te aportan los compañeros, ya motivan tu dedicación ".Podríamos decir que el punto de partida es un deseo personal de mejora del trabajo,tanto desde el punto de vista personal como institucional, y una confianza puesta en laspersonas que invitan a la participación, a partir de ahí los profesionales con estascaracterísticas animan en una dinámica de intercambio de experiencias yconocimientos-que algunos autores han calificado como característico de una economíadel regalo-, de la generosidad desde donde acceden a otro escenario, el de lascomunidades de práctica , donde encuentran una vía para satisfacer sus necesidadescomo profesionales.Este nuevo espacio permite el alejamiento de las urgencias del día a día, que muchasveces no permite una reflexión profunda de la práctica: "necesidad de espacios dereflexión que no se dan en el ámbito laboral", "pasar de la práctica a la teoría”. Acceso aotro espacio que posibilita contacto e intercambio con otros profesionales (dudas, apoyoy complicidades). Aprender de los demás profesionales y trabajo en equipo.Un marco amable de mejora: organizaciones potenciadoras deconfianza.Aparte de las mejoras en el trabajo diario, la participación en la comunidad de prácticapermite satisfacer una necesidad de autorrealización en el trabajo, de reconocimiento,que va más allá de la promoción laboral interna, que permite que surja una identidadcompartida con otros compañeros y compañeras con los que poder reflejarse y encontrarsentido a la labor profesional: "Sentirse bien con los miembros del grupo de trabajo esimportante".En este sentido, cabe destacar también el papel protagonista de las personas e-moderadores en su función de sacar lo mejor de los participantes de la CoP, y quepuedan sentirse que son escuchados y pueden expresar sus experiencias, dudas y aportarsus propias soluciones.Hay que remarcar también que es importante, una vez que la comunidad ya es másmadura, que los avances hechos por los profesionales puedan ponerse a práctica,encontrando las vías institucionales para hacerlo, es decir, que los resultados seanaplicables y reconocidos el trabajo.Los ítems que valoraron los e-moderadores, entre el 1 y el 10, en la encuesta son lossiguientes:1. Relación personal (de amistad o de otros) con el e-moderador-a o con otros miembrosde la comunidad2. Necesidad de resolver problemas y dificultades en el trabajo diario para mejorar la3. Apoyo mutuo entre compañeros y compañeras que hacen una actividad similar4. Encuentros y participación dentro de un grupo de compañeros de trabajo innovadores5. Encuentros y participación dentro de un grupo de compañeros entre los que seJesus Martinez, Nuria Vives y Paco Molinero
  5. 5. encuentran bien y disfrutan6. Porque es una gran oportunidad de aprendizaje y de estar al día en su actividadprofesionalY, a continuación, presentamos gráficamente los resultados de la encuesta:Jesus Martinez, Nuria Vives y Paco Molinero

×