UM - 1MS

1,461 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,461
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
24
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

UM - 1MS

  1. 1. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 1
  2. 2. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 2 Moonstone MARILEE BROTHERS UNBIDDED MAGIC SERIES
  3. 3. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 3 Sinopsis Traducido por Liberi C onoce a Allie Emerson, la chica menos apta con probabilidad de salvar al mundo del mal… ¡Hey!, mira, yo nunca pedí que Kizzy me diera el collar de la Piedra Lunar, ¿Está bien? Yo pensé que ella bromeaba, cuando dijo que yo iba a cumplir la vieja profecía, porque tenía la marca de una estrella cuando leyó mi mano. ¡He tenido bastantes problemas ya! Mamá. Escuela. Junior Rodríguez. Como si realmente necesitara algo más — afuera, en mi patio, un ángel de la guarda llamada Trilby flotaba. Como si en realidad yo quisiera leer los pensamientos y mover las cosas con sólo mirarlas. ¡Por favor!, ¿moi?, ¿Allie Emerson? Solucionar misterios y luchar contra los espeluznantes Trimarks. De ninguna manera. Bueno, está bien, ni modo.
  4. 4. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 4 Prólogo Traducido por Liberi H e estado preguntándome... ¿hay una manera normal de convertirse en una paranormal? ¿Cómo, ir a Google, teclear ‗hazme mágica‘, hacer clic en un sitio web y esperar a que aparezca una lista de reglas? Realmente necesito una lista de reglas. ¿De qué otra manera puede una chica casi quinceañera que vive en Peacock Flats, Washington aprender a lidiar con poderes especiales? Así es como esto empezó...
  5. 5. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 5 Capítulo 1 Traducido por Liberi Corregido por Carmen E n un minuto, yo estaba sobre una escalera de tres metros ajustando la antena de TV sobre el remolque de siete metros detrás de la casa del Tío Sid, donde vivo con mi madre, Faye. En el minuto siguiente, me alejaba de la escalera, rozando un cerco eléctrico y aterrizando boca abajo ante una intimidante vaca. Maldije a Dios. Aunque atontada y herida, rodé sobre mi espalda. La manivela de una ventana en el remolque giro abriéndose y oí el grito de mi madre. — ¡Allie! ¡Oh mi Dios! ¡Que alguien llame al 911! — Me sorprendió que Faye lograra abrir la ventana. Ella se había pasado la mayor parte de los dos últimos años en cama, ya que a la edad de treinta y un años, ella estaba Jubilada de por vida. ¿Pero realmente, llamar al 911? No teníamos teléfono y yo era la única otra persona en la zona. ¿A quién se dirigía ella? ¿A Blaster el toro? Reí débilmente al pensar en Blaster en una cabina de teléfono, presionando el 911 con un casco gigantesco. Bueno, técnicamente, aterricé en un intimidante toro, no una intimidante vaca. El lio que goteaba en mi cara eran las cortesías del toro premiado de mí Tío Sid, hablando del cual... Entonces mi concentración regresó. Sentí la tierra vibrar, oí el estruendo de los cascos. Me erguí para ver a media tonelada de un toro irritado corriendo hacia mí, con la cabeza baja, sus pequeños ojos fijos en mi cuerpo bocabajo. Faye siguió gritando estridentemente. Gemí y avancé lentamente hacia la valla, mirando sobre mi hombro a Blaster que se dirigía hacia mí como un tren desbocado. Cuando traté de ponerme de pie, resbalé en la hierba mojada y aterricé sobre mi vientre. Oh Dios, él estaba solamente a centímetros de distancia. ¡No iba a conseguirlo! ¡Me hice un ovillo y grité, —No, Blaster! ¡Retrocede! ¡Retrocede! — Plantándome sobre la hierba mojada, temblando con terror, miré como Blaster se detuvo repentinamente, sopló mocos de sus fosas nasales que llameaban de su
  6. 6. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 6 negra nariz y liberando una ráfaga ensordecedora de flatulencia - eso es lo que mi maestra, la Sra. Burke, llamaba gases - y, desde luego, es la razón por la cual el Tío Sid lo llamó Blaster. —Retrocede, Blaster, — le susurré entre pocos profundos, alarmados respiros. —Buen chico. — Esperé que el comentario de ‗chico‘ no lo molestara, porque sus partes viriles completamente desarrolladas de toro pendían en una visión panorámica mientras yacía en el suelo mirando hacia arriba. ¡Puaj! De repente mi visión se estrechó y los contornos de mi visión se oscurecieron. Se parecía a mirar dentro de un largo túnel con Blaster al frente y al centro, bañado de luz. Un zumbido ruidoso llenó mi cabeza. Momentos después, Blaster tomó un paso tentativo hacia atrás, luego otro, andando lentamente, al principio, entonces gradualmente aumentó la velocidad hasta que él trotaba hacia atrás como una videocinta en lento retroceso. Hipnotizada por la visión, me senté y miré el extraño retroceso de Blaster por el túnel. En ese preciso momento, tenía que haber sabido que algo extraño pasaba. Pero hey, yo estaba un poco ocupada tratando de salvar mi vida. Conforme avancé lentamente por debajo de la valla, mi visión se normalizó y el zumbido se desvaneció. Estuve de pie y pasé una mano en mi rostro sudoroso. Al menos, pensé que esto era sudor hasta que un chorrito de sangre goteó a lo largo de mi nariz. Sorprendida porque no sentí ningún dolor, toqué mi cara y encontré que la sangre rezumaba1 de una herida de un pinchazo en el centro de mi frente. Eché un vistazo a Faye, que seguía mirando detenidamente hacia afuera por la ventana del remolque, su pálida cara enmarcada en un halo de rubios rizos tenues, sus ojos amplios conmocionados. Ella inhaló bruscamente, y yo sabía que otro grito estaba en camino. Levanté una mano. —Vamos, Faye, no más gritos. Estas haciendo que me duela la cabeza. — —Pero, pero, el toro... él, él... — Faye comenzó. Yo no estaba dispuesta a decir más. —Lo sé, lo sé. — Me tambaleé hacia el final del remolque y golpeé la puerta. Di dos pasos gigantescos hacia el cuarto de baño. Me quite la ropa y entré en la diminuta ducha. 1 Rezumar: salida de un líquido a través de un sólido.
  7. 7. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 7 — ¿Estás bien, Allie? — Faye preguntó. Ella se asomó por la puerta abierta, más pálida que de costumbre. Su mano derecha sujetando el medallón con mi foto de bebé, el que me hace parecer una anciana enojada. La única vez en que se lo quita es cuando se ducha. —Viviré—, refunfuñé. — ¿Extraño, huh? Blaster, quiero decir. Te escuche gritarle. Los toros no corren hacia atrás, Allie. — Cuándo no contesté - ¿qué podría decirle? - ella esperó un segundo. —Usa Jabón en tu frente. ¿Dejó de sangrar? — —Sí, Madre. — Deslicé mi mano y cerré la puerta. Suspiré profundamente. —No tienes que ser impertinente. Te dije que tuvieras cuidado. — La TV sonó de repente. Oprah. No es que yo sea una persona rencorosa, pero culpo a Oprah de mi salto de ángel2 desde la escalera. La pasada noche, una ráfaga repentina de viento derribó nuestra antena de TV. Cuando llegué a casa de la escuela hoy, Faye insistió en que tenía que ver a Oprah. Así como si fuera a cambiar su vida. Finalmente me cansé de oír sobre eso y tomé prestada la escalera de Tío Sid. Moraleja de la historia: Nunca uses chanclas 3 en una escalera de aluminio. Abrí el grifo del agua, me coloqué bajo el débil chorro y revisé si había daños. A excepción de un leve cosquilleo en mis brazos, piernas y el agujero en mi cabeza, parecía estar bien. Sequé con una toalla mi rizado cabello castaño oscuro y lo sujeté en una desordenada cola de caballo. Cuando limpié el vaho del espejo, vi un círculo de color rojo oscuro, del tamaño de una moneda de diez centavos exactamente en el centro de mi frente. Lo toqué con cautela, esperando que doliera. Pero no fue así. En lugar de ello, una extraña sensación se disparó a través mi cabeza, como 2 Tipo de salto usado en los saltos ornamentales. El salto del ángel es un salto estirado ejecutado con la cabeza inclinada hacia atrás, la espalda un poco arqueada y manteniendo los pies juntos de manera que formen una línea recta desde las caderas hasta los dedos de los pies. Al saltar hacia arriba los brazos se extienden hacia los lados hasta la altura de los hombros, manteniéndolos así hasta que el saltador está cerca del agua, momento en el que los brazos se juntan por encima de la cabeza y las manos se ponen de forma que entren en contacto con el agua antes que el resto del cuerpo. 3 La chancla es un tipo de calzado ligero. Es tanto calzado de interior como de exterior pues se la usa tanto para estar en casa como para ir a la playa o a la piscina.
  8. 8. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 8 si mi cerebro fuera conectado a la máquina del Doctor Frankenstein, aquella cosa que usó para revivir a su monstruo. Debo haber dado un pequeño yip de sorpresa porque Faye me preguntó otra vez, — ¿Estás bien, Allie? — —Estoy bien, — le respondí. —Sólo un poco adolorida. — — ¿Revisaste el correo? — —El primero no llega hasta el viernes. Hoy es veinte nueve—, contesté. —A veces llega antes. — El cheque de la Asistencia Social nunca llega antes. El estado de Washington es muy confiable en cuanto a la emisión de cheques. —Sí, está bien, — respondí, no queriendo reventar su burbuja. Envuelta en la toalla, di dos pasos en la sala/cocina, de debajo de la mesa saqué la caja de plástico que contenía mi ropa limpia. Excavé en ella y encontré ropa interior limpia, una camiseta y un par de shorts. Resbalé en mi sostén, Una vez más pensando que sería fantástico que finalmente necesitase uno. Aunque yo esperaba melocotones, había logrado un par de pechos aproximadamente del tamaño y la forma de albaricoques. Oh, bueno, los albaricoques son mejor que las cerezas. Llaman a nuestro valle ‗el frutero de la nación‘, de ahí, mi obsesión con nombrar a las partes del cuerpo como los productos. Resbalé en mis traicioneras chanclas, me encaminé hacia fuera de la puerta y descubrí al Tío Sid que se dirigía a la parte posterior del granero. Faye comentaba que el Tío Sid no era una persona sociable pero yo creo que él solo trataba de evitar a la Tía Sandra y sus constantes críticas. La voz de aquella mujer podía hacer que un cadáver se sentara e implorara misericordia. Troté por la vía de acceso, deteniéndome repentinamente cuando descubrí un par de piernas forradas por vaqueros teñidos que sobresalían del Jeep Wrangler 4 aparcado al lado de la casa del Tío Sid. Las piernas pertenecían a Matt, el hijo del Tío Sid y el hermano mayor de la mocosa mimada, Tiffany. ¿Cómo puede una niña -Tiffany- ser tan latosa y el otro - Matt- ser tan ardiente? Traté de evitar a Matt debido al modo en que me pongo cuando estoy a su alrededor. Aunque yo sea normalmente locuaz (la palabra del vocabulario del 4 El Jeep Wrangler es un automóvil todoterreno fabricado por la compañía estadounidense Chrysler y vendido bajo la marca Jeep.
  9. 9. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 9 pasado miércoles que copié y juré usar al menos tres veces), una mirada de Matt y yo perdía el habla. Mi mandíbula se desencajaba y mi boca se secaba. Hay algo en él, sus soñolientos ojos azules, su cabello castaño que por lo general necesita peinar, una sonrisa torcida y un cuerpo esculpido, duro como una roca. Esto no era alguna cosa espeluznante, incestuosa ya que Mate y yo no éramos verdaderos primos. Sid era el hermanastro de Faye. Nop, nosotros no teníamos la misma sangre corriendo por nuestras venas. La de Matt era probablemente azul, mientras que la mía vino del misterioso hombre del que Faye se niega a hablar. Caminé de puntillas por delante del Jeep para ahorrarme la humillación. Casi lo había logrado cuando él se estiró sobre uno de esas camillas para mecánicos y sujetó mi tobillo. — ¡Hey!, niña, ¿Cómo estás? — El calor de su mano contra mi piel desnuda trastornó a mis normales células cerebrales y las desequilibró. Por supuesto, mi quijada se fue al sur. —Uh, genial, Matt, — contesté, apartando mis ojos y lamiendo mis labios repentinamente secos. Él liberó mi tobillo y se levantó. —Bien, — replicó. — ¿Tú mamá todavía sigue con... ya sabes como se llame? — —Fibromialgia5. — Cuando dije la palabra, sentí que mi labio superior se rizaba burlonamente. —Eso dice ella. — — ¿Está mejorando? — —Ella trata de conseguir las prestaciones del seguro social, ya sabes, por discapacidad. — Las palabras se sintieron amargas en mi boca. —Oh sí, — Matt exclamó. —Vi el coche del Gran Ed aquí la otra noche. Él es su abogado, ¿verdad? — Mis manos automáticamente se crisparon. Estreché mis ojos y estudié la cara de Matt, buscando una sonrisita de complacencia o tal vez un sugestivo guiño. Aunque yo no quisiera golpearlo, podría y me gustaría. Yo sabía cómo golpear. Faye se había asegurado de eso. No hubo problemas. Él se movió. La maravilla de las maravillas, él me miraba. Quiero decir, realmente me miraba con aquellos atractivos ojos azules. Su atenta 5 Es un síndrome común por el cual las personas experimentan dolor prolongado en todo el cuerpo y puntos de sensibilidad en las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos. La fibromialgia también ha estado relacionada con fatiga, problemas de sueño, dolores de cabeza, depresión, ansiedad y otros síntomas.
  10. 10. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 10 mirada se detuvo durante un largo momento sobre mis pechos. ¡¡Whoa!! ¿Estaba inspeccionando mis albaricoques? Yo estaba consciente de repente de que me había puesto un pantalón corto y una camiseta. No sabía que más hacer, metí mis manos en el bolsillo de mis pantalones cortos desaliñados y di un paso atrás. —Bien, oye, tengo que ir a revisar el correo. Nos vemos, Matt. — Su voz me siguió conforme caminaba. —Oye, niña. Si alguna vez necesitas ir a algún sitio, me avisas. Conseguí que el Jeep funcione de maravilla. — Ya que mi boca se había abierto nuevamente, me conformé con una seña informal de reconocimiento aún cuando quise lanzar un puño al aire y gritar, ―¡SÍ!‖ Mientras trotaba al buzón, sentí la cálida luz del sol de fines de abril sobre mis hombros, reflexioné acerca de estos extraños acontecimientos. Incluso aunque él me llamara ‗niña‘, claramente Matt había notado un par de nuevos aumentos en mi cuerpo anteriormente parecido a un palo. Hmmm. ¿Habría mi caída de la escalera, sobre el cerco eléctrico, liberado algún tipo de atracción de las hormonas masculinas? A pesar de mi mini triunfo, en lo que respecta a Matt, el embotado dolor de cabeza comenzó a incrementarse dolorosamente detrás de mi cráneo. Abrí el buzón y, como predije, el cheque de Faye no había llegado. Había, sin embargo, un familiar sobre color marrón de la Oficina de Seguridad Social de Adjudicaciones y Revisiones. Probablemente otro formulario para que Faye llenara con preguntas como, ―¿usted es capaz de empujar un carrito de supermercado?‖ y ―¿puede usted subirse a una escalera?‖ Preguntas a las que Faye ya había contestado ―No‖ y ―no.‖ Cuando le di el sobre, Faye suspiró y lo dejó caer, sin abrir, en el montón de sobres similares de color marrón apilados entre la cama y la pared. —Gran Ed viene mañana. Le dejaré que se encargue de eso. — Ella miró atentamente su reloj. Tomé la indirecta. Era el momento para el ritual nocturno de Faye, dos tostadas con mantequilla de cacahuete y dos latas de Busch light 6. El menú variaba sólo el jueves por la noche. La noche del Gran Ed. Él siempre traía hamburguesas, 6 Una marca de cerveza americana.
  11. 11. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 11 comida frita y una quinta parte de Stoli7. No es que yo esté por aquí los jueves. De ninguna manera. Pero, cuando llego a casa el viernes, el lugar huele a grasa y vodka. Déjenme dejar esto claro. El Gran Ed era el abogado de Faye, no su novio. Es lo que Faye decía. Él había trabajado noche y día en su caso durante dos años. Era lo que Gran Ed decía. ¿Yo? Yo tenía mis dudas. Más tarde esa noche, oí el sonido de la respiración rítmica de Faye y fui de puntillas a su dormitorio. Recogí los envases y el plato cubierto de cortezas untadas con mantequilla de cacahuete y los tiré a la basura. Mañana era jueves, la noche de Gran Ed. Yo me quedaría con Kizzy Lovell, la bruja de la ciudad. Era como muchos niños la llamaban. Ya que yo no estaría en casa hasta el viernes, me aseguré de tener ropa interior limpia en mi mochila. Conforme la noche avanzaba, mi dolor de cabeza empeoró. A las diez, apagué la luz. Abrí las cortinas de modo que podía ver el cielo nocturno, un pabellón brillante de estrellas centellantes y la cara de la luna llena. Sostuve mi mano hasta la ventana. Bañada en el claro de la luna, mi palma parecía estar cubierta en plata, con sus reveladoras líneas talladas en la tenue oscuridad por el fabricante desconocido de mi destino. Pensé en las veces que Kizzy estudió las líneas de mi palma y dijo, —Eres una muchacha especial, Alfrieda. Te guste o no, tienes un Don. — Siempre que yo decía, — ¿Qué don?, — Kizzy reía misteriosamente y respondía, — ya lo verás, — lo que realmente me irritaba porque, claramente, el único don que tenía era la capacidad de conseguir sólo A - en mi informe escolar. Incluso no era un regalo, ya que odiaba Álgebra y tenía que trabajar extra. Apenas me había envuelto en mi edredón descolorido rosa y acurrucado en el sofá cama cuando recordé la aspirina y el vaso de agua que había colocado sobre el fregadero del cuarto de baño antes de que me cepillara mis dientes. Gemí y encendí la luz. El cuarto de baño estaba sólo a unos pasos. Pero en mi estado actual – como si tuviera la boca llena de algodón y la cabeza palpitando del dolor - la distancia parecía tan enorme como el desierto del Sahara. Balanceé mis pies al piso y giré lentamente mi cabeza hacia el cuarto de baño. Podía observar que el vaso con agua colocado sobre el contador se burlaba de mi, —Ven y tómame, Allie. — Extendí una mano, pensando que sería más fácil si viniera a mí, y sucedió otra vez. Se oscureció mi visión en los bordes, mi visión periférica se estrechó, el zumbido en mi cabeza. El vaso se balanceó hacia adelante y hacia atrás, bailó 7 Stoli: un tipo de Vodka.
  12. 12. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 12 zigzagueando a lo largo del contenedor y se disparó en el aire durante un instante antes de caer de golpe en el piso y romperse en millones de pedazos. — ¿Qué diablos sucede, Allie?, — di un vistazo para ver a mi madre estar en pie en el estrecho vestíbulo. Mi mano, todavía extendida hacia el vaso que no estaba allí, se sacudió violentamente. —Lo dejé caer. Eso es todo, — le respondí. —Vuelve a la cama. Voy a limpiarlo. — Los ojos de Faye se estrecharon con sospecha pero finalmente, se dio vuelta y caminó trabajosamente a su dormitorio. Cuando abrí la puerta y di un paso fuera para traer la escoba, fui recibida por una sinfonía nocturna. De una manera extraña, el dolor en mi cabeza desapareció. El aire suave de la primavera estaba vivo con un coro de grillos apoyados por una orquesta completa de ranas, sus canciones se acoplaban acompañadas por el tintineo de las campanillas de cristal de viento. Pero, espera. Nosotros no teníamos campanillas de viento. Nosotros nunca habíamos tenido móviles de viento. Camine a la parte posterior del remolque y levanté mi mirada al viejo manzano nudoso al lado del pasto de Blaster. Empujados por una brisa apacible, largos tubos de plata se golpeaban entre sí, creando una melodía de sutiles variaciones en el aire a su alrededor que descendía y fluía. Estaban unidos por una bola de cristal colgando iridiscente 8 cuya superficie capturaba y mantenía la luz de la luna. Debe ser alguna travesura de Matt. Prometí que yo atendería eso por la mañana, agarré la escoba, abrí la puerta y me congelé. Una mujer estaba sentada sobre mi sofá cama. Una mujer con flores en su largo, cabello negro, llevando vestido rosado-y-amarillo con un lazo adornado con un sol ardiente púrpura. La mujer, me miró fumando y olía a hierba9. Abrí mi boca, disponiéndome a gritar tan fuerte y estridentemente que los pedazos de cristal en el suelo se romperían aún más en pequeño trozos. La mujer dijo, —Hola. Soy Trilby, tu guía de espiritual. ¿Sabes qué? Has pasado tu primera prueba. ¿No es estupendo? — 8 Iridiscente: Que muestra o refleja los colores del arco iris. 9 Hierba: marihuana
  13. 13. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 13 Capítulo 2 Traducido por Liberi Corregido por Carmen D i un paso dentro y susurre casi gritando, — ¿Estás loca?, — mientras abanicaba el aire y echaba un vistazo atrás hacia el dormitorio de Faye. Agradeciéndole a Dios, que la puerta estuviese cerrada. — ¡Fuera! — exclamé. —No me importa quién eres. ¡Fuera! — Todo en lo que yo podía pensar era, Castigada de por vida. Créanme, no es ningún picnic quedar castigada en un remolque que mide siete metros. Trilby se rió tontamente. —Oh, estas preocupada por tu mamá. Está bien. Ella no puede oírme. — Uno de sus dedos se alzó. —O verme. — Un segundo dedo se unió al primero. Ella lo pasó por el ‗olfato‘ y el ‗gusto‘ entonces se detuvo, mirándome perpleja. —Sé que hay cinco sentidos pero que me cuelguen si no puedo recordar el último. — — ¿A quién le importa? — señalé con mi pulgar hacia la puerta. —Fuera, — ordené. Mi voz era estridente por el pánico. —Allie, — mi madre llamó. — ¿Con quién estás hablando? — Mi corazón saltó a mi garganta entonces se instaló en mi pecho, golpeando tan fuerte que estuve segura que Faye lo oiría y me preguntaría quien tocaba la batería. Agité mis manos sobre Trilby, frenética por deshacerme de ella. Ella resopló con disgusto y puso sus ojos en blanco, pero se levantó del sofá y, en un movimiento borroso de color y en una ráfaga de aire frío, desapareció. —Nadie está aquí, Faye, — le respondí. —Tengo que memorizar algo para la escuela. Iré afuera. — Retrocedí hacia la puerta recitando, —Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos, con el fin de formar una unión más perfecta... — — ¿Genial, huh? — Trilby me preguntó, exactamente detrás de mí. La encaré. — ¡Esto no está pasando! Estoy profundamente dormida en medio de algún sueño estúpido. — Pero entonces Trilby revoloteó sus dedos en mi cara, y realmente me refiero
  14. 14. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 14 dentro de mi cara, y dijo, —Increíble. Yo no sabía que podía hacer eso. — Ella pasó sus manos por mi cuerpo. — ¡Wooooo! ¿Tienes miedo? — Salté atrás, intentando sujetar mi mente en el hecho de que yo no trataba con una mujer de carne-y-sangre, viva, que respirase como los seres humanos, sino con una aparición, un espectro, un fantasma. Lo juro por Dios, ¡Trilby es un fantasma! No un fantasma que de miedo, pero sin duda un fantasma. Dije la primera cosa que paso por mi mente. — ¿Miedo? ¡No lo creo! ¡Mírate! Tu lápiz labial está torcido, tus ojos están inyectados de sangre, eres más alta que una cometa. ¿Y esa cosa de Wooooo? Eso salió hace aproximadamente cien años. — —Eso es sólo un decir, — replicó Trilby, haciendo pucheros. Ella hizo ―plaf‖ en la silla de césped. —Trato de ayudarte y tú esta malogrando mi record. — Me senté en la otra silla y señalé las campanillas de viento. — ¿Es tuyo? — —Sí, el toque es mi firma. ¿Agradable, huh? — Aspiré un aliento inestable. —Esto es probablemente un sueño, pero ¿Por qué estás aquí? ¿Qué significa, que pasé la primera prueba? — Trilby enderezó su collar de conchas, y, cuentas tocando el símbolo de la paz pintado sobre su pulsera de madera. Se inclinó hacia mí y estrechó sus ojos. —Tú eres mi boleto para salir de esta mala escena. Si hacemos esto bien, consigo subir allí. — Señaló al cielo. Inhale en desaprobación. —El fumar hierba no puede ayudar. — —Escucha, niñita. He estado varada en el aeropuerto SeaTac 10 desde 1971. ¡Hablando de infiernos! — Mi mente nadó con confusión. — ¿SeaTac? — —Sí. Algunos de nosotros no están suficientemente listos para el gran estruendo de la plataforma de aterrizaje en el cielo. Entonces permanecemos en la explanada A, mirando a los aviones partir, durmiendo en el piso, bebiendo café y esperando la llamada tú lo eres. Así que, coopera, ¿Bien? — —Concéntrate, Trilby ¿Qué prueba he pasado? — 10 SeaTac: Aeropuerto internacional Seattle-Tacoma, maneja más de 30 millones de pasajeros por año.
  15. 15. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 15 —Al finalizar tu viaje, cercano a tu corazón, la doncella quien es fuerte de mente, — citó ella. —Tú sabes, según la profecía. Esa. — Trilby debía estar en medio de algún tipo de alucinación inducida por fármacos. No estaba segura de cómo tratar con ella, pero entonces, razoné, ella era un fantasma, tal vez esto era el comportamiento típico fantasmal. Necesitaba más información. —No tengo ni idea de lo qué hablas. — —Hmmm, — dijo, rodando sus ojos hacia el cielo. —Trato de recordar mis instrucciones. Hoy es el trigésimo día. ¿Verdad? — —No, — respondí. —Es el vigésimo noveno. Al menos en otro par de horas. — — ¡Oh, maldición, mi calendario apesta! No lo tienes aún, — Trilby exclamó. —Lo arruiné. — Su labio inferior tembló y ella parpadeó con fuerza para contener las lágrimas. Disgustada, pensé en la pobre Trilby, atrapada siempre en el Aeropuerto SeaTac, en la explanada A. Yo nunca había estado allí pero eso no sonaba mucho al paraíso. —Bien, entonces este es el día incorrecto, — dije. —Tal vez esto no es tan malo. — Ella se animó. — ¿Realmente lo crees? — —Dime todo lo que recuerdas sobre tus instrucciones, comenzando con esta cosa que se supone que tengo, — Trilby comenzó a contestar de repente, apretó los labios y sacudió su cabeza. —No, — me respondió. —Si no lo tienes, esa parte tendrá que esperar. — — ¿Tener qué? — Ella jugueteó con sus cuentas. — ¡Dije, ESTO TENDRÁ QUE ESPERAR! — —Está bien, está bien. — Eché un vistazo nervioso hacia la ventana de Faye. —No tienes que gritar. Únicamente dime lo que puedas. — — ¿Tienes el signo en tu palma, correcto?, — le enseñé mi mano, con la palma hacia arriba, y la giré hacia la luz del patio del Tío Sid. Ella se inclinó hacia mí y trazó con un dedo mi palma. Su toque ligero dejó un rastro de luz, y jadeé por la sorpresa.
  16. 16. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 16 —Yep, lo tienes. — Ella tocó la pequeña marca roja en medio de mi frente. —Y tuviste una experiencia insólita hoy. — Le conté sobre Blaster, su carrera en reversa y el vaso volador. — ¡Muy bien!, — Ella lanzó un puño al aire. —No estoy completamente desquiciada. TKP. Poder Telequinético. La capacidad de mover cosas con tu mente. Lo hiciste. Eres la doncella cuya mente es fuerte. ¡Oh, esto es tan estupendo! — Yo todavía no entendía. — ¿Qué sigue? — —Oh, se pone mucho mejor. Nos vemos por ahí, niña. Tengo que regresar. — — ¡Espera! ¡Espera!, — exclamé cuando comenzó a desvanecerse. —La próxima vez escribe las instrucciones. Eso es lo que la Sra. Burke nos hace hacer en la clase de inglés. — Muy tarde. Trilby se había ido.
  17. 17. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 17 Capítulo 3 Traducido por Liberi Corrgido por Carmen A la mañana siguiente estuve de pie en la carretera con Mercedes y Manny Trujillo, esperando el autobús escolar, pensando en Trilby y me pregunté si yo había soñado con ella. Las campanillas de viento se habían ido. Lo comprobé. Tal vez ella se las llevó a donde fuese... el aeropuerto SeaTac si puedes creerle a un fantasma. O, tal vez no ocurrió en absoluto. Casi les conté a Manny y Mercedes lo ocurrido anoche. Pero ellos creían en cosas como vampiros, hombres lobo y wendigos11, independientemente de lo que fueran. Manny y Mercedes pensaban que esas eran cosas del diablo. Tuve miedo que pensaran que el diablo me había hecho una visita, y dejaran de andar conmigo. Yo no tengo muchos amigos. Tenía que hablar con Kizzy y averiguar qué diablos estaba pasando conmigo. ¿Este era el regalo del que ella me había hablado? Y, más importante aún, ¿Podía deshacerme de esto? Tal vez habría un mostrador de intercambio donde una persona pueda ir a devolver los regalos especiales, al igual que devolví los horrible calcetines verde guisante que tía Sandra me dio en navidad. Antes de que pudiera conseguir respuestas a mis preguntas, me encontré con un problema más apremiante. Concretamente, proteger a Mercedes y Manny de nuestro archí enemigo, Cory Philpott. Los Trujillo vivían en la propiedad del Tío Sid. Su madre, Juanita, limpiaba la casa de la Tía Sandra y Pedro, su papá, controlaba a los trabajadores mexicanos que hacían todo el trabajo duro en el huerto. Manny y Mercedes eran demasiado agradables. Con siete niños y dos padres que comparten una casa de tres dormitorios, parecería que sabían defenderse. No. Ese era al parecer mi trabajo. Cory Philpott vivía para atormentarlos. Exactamente a las 7:45, el autobús rodó hasta una parada y las puertas se abrieron con un gemido y silbido. Formamos una sola fila. Era siempre lo mismo. Primero yo, después Mercedes, luego Manny. 11 Wendigos: (también conocido como windigo o witiko) es una criatura o espíritu propio de la mitología de los indios del norte de EE. UU. Y Canadá, que se supone habitan en los bosques más septentrionales y profundos del continente Americano.
  18. 18. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 18 Patti, nuestra verticalmente-desafiante conductora del autobús que usaba un cojín elevado, tenía el pelo grueso, uñas parecidas a una daga, y una voz profunda, chillona debido al paquete de Camels infiltrados que escondía en el bolsillo de su camisa. Ella nos saludó como siempre hacía, con su voz aguda elevada a la quinta potencia y nuestros nombres especiales. — ¡Eh!, preciosa chica de ojos verdes, — me llamó. (A veces solamente "G.") — ¡Mejillas dulces12!— exclamó cuando Mercedes subió con paso lento. —Aquí está mi Bombón13, — le dijo a Manny, cuya cara redonda mostró una amplia sonrisa. Avanzamos por el pasillo mientras Patti hacia los cambios y dábamos bandazos en la carretera. Como siempre, los únicos asientos desocupados estaban al lado de Cory Philpott, cuya malvada cara de Troll se iluminó cuando nos acercamos. Le eché un vistazo con una mirada feroz mientras Mercedes se deslizaba en un lugar junto a la ventana. Él miró más allá de mí y le silbó a Manny, — ¡Eh!, frijolero14. ¿Tu mochila está llena de tacos? ¿Lo compartirás con tu hermana frijolera de trasero grande? — Bueno, aquí está el trato. Yo estaba harta de la intimidación de Cory. Más importante aún, tenía un plan. El otoño pasado, nuestro profesor de ciencias atrapó una araña viuda negra en un tarro de frutas. Él pasó el tarro por arriba y abajo de las filas así nosotros podíamos conseguir una buena ojeada de su brillante cuerpo negro, sus largas, largas piernas y el reloj de arena rojo sobre su vientre. Cuando giré para darle el tarro a Cory, él levitaba aproximadamente a treinta centímetros en el aire. Perlas de sudor aparecieron sobre su frente, y sus manos temblaban. Incluso podría haber mojado sus pantalones. No lo comprobé, por obvios motivos. ¿De qué sirve la información secreta si no la usas? El momento había llegado. Me paré en mi asiento, mis ojos se ampliaron con horror cuando miré fijamente sobre la cabeza de Cory. — ¡Oh, mi Dios! Esa es la araña viuda negra más grande que alguna vez he visto. ¡Cory! ¡Está en tu pelo! — Completamente pálido, Cory gritó como una pequeña niña y trepó en el pasillo, 12 Sweet Cheekes: Mejillas dulces, Guapa. 13 Stud Muffin: Muchacho muy guapo, bombón, buenorro 14 Beaner boy: "beaner" → Es un palabra racista "frijolero" para referirse a una persona de origen hispano (a menudo mexicanos) que residen en EE.UU.
  19. 19. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 19 dando brincos y sujetándose el pelo con ambas manos. — ¿Se ha ido? ¿Se ha ido? — gritaba. Después de una breve ráfaga de emoción- la mayoría de los niños estaban aún medio dormidos - alguien en la parte trasera del autobús habló. —Vamos, amigo, ella está jugando contigo. No hay ninguna araña. — Patti echó un vistazo sobre su hombro. —Ésta ni siquiera es la temporada de la viuda negra. ¡Pon tu trasero en el asiento! — Las risotadas resonaron en el autobús. Cory se derrumbó atrás en su asiento luego se giró para fulminarme con la mirada. Él había dejado de acosarme después de que le di un puñetazo en la cara el pasado enero, cuando se expresó groseramente sobre Faye y el Gran Ed. Mercedes se inclinó cerca y murmuró, —Bien. Te dije que él se fijaba en ti. — Ella pensaba que Cory estaba secretamente enamorado de mí, que el propósito de su intimidación era conseguir mi atención. Mercedes era una reina del drama total que veía el amor no correspondido en las circunstancias más extrañas. Ella grabó cada episodio de Hospital General y los veía los sábados. —Como si lo fuera, — le contesté a Mercedes, interviniendo. El autobús se detuvo en el frontis de nuestra patética imitación de instituto. John J. Peacock H.S. contaba con exactamente ochenta y siete estudiantes en cuatro grados. El distrito escolar de Peacock era como el pariente pobre de una familia rica –como Faye y yo – atascadas entre los dos distritos prósperos al norte y al sur. Todos los niños ricos que vivían en Peacock Heights, moraban en las colinas sobre Peacock Flats, e iban a la Escuela cristiana Hilltop. Ellos llevaban pines WWJD ―¿Que haría Jesús?‖ y los adolescentes nos bombardeaban con eso cada fin de semana. No creo que Jesús fuese un chico fiestero, pero entonces de nuevo, él realmente convirtió el agua en vino. Incluso aunque Matt y Tiffany vivían en los flats, y fueran a Hilltop. La tía Sandra no les permitía ir a la escuela pública. Después de la habitual despedida de Patti — ‗Ustedes alcornoques compórtense. Los veré más tarde, manzanitas‘— descendimos del autobús e ingresamos al viejo edificio de ladrillos, por un estrecho pasillo y cruzando la antigua cafetería, cuyos soportes estaban cubiertos por gruesas vigas para impedir que el asbesto se filtrase. Al menos eso es lo que nuestro director, el Sr. Hostetler nos dijo. Yo tenía la oportunidad perfecta en la clase de ingles para probar mis nuevos súper poderes. Me senté en una mesa perfectamente nivelada con el objeto perfecto, un lápiz número dos. ¿Podría hacerlo rodar horizontalmente por el
  20. 20. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 20 escritorio? Eché un vistazo alrededor para asegurarme que nadie miraba antes de que lo intentara. Traté. Traté. No pude hacerlo. ¡Muy bien! Adiós, súper poderes. O tal vez mi mente estaba demasiado confundida con la semanal lección multicultural de la Sra. Burke. La Sra. Burke estaba muy interesada en que nosotros aprendiéramos acerca de otras culturas. Cada semana, teníamos que utilizar una frase extranjera. Esta semana era francés. —Cuando diga su nombre, — anunció el lunes, —ustedes responderá diciendo, ‗Cest moi, madame Burke,‘ — lo que ella quería decir es, ‗estoy‘. A veces ella tenía que insistir llamándonos tres o cuatro veces antes de que cooperásemos. Hoy no era la excepción. Cory Philpott, aún malhumorado por nuestro encuentro en el autobús, se mantenía balbuceando, —Esto es una mierda, — por lo bajo y se negó a contestar. Finalmente, Junior Martinez, que es dos años mayor que el resto de la clase debido a su desafortunado encarcelamiento por atacar a un miembro de la pandilla rival, se volteó y le dijo a Cory, —Dilo, u orinarás con una bacinica. — Él lo hizo. Muchas de las chicas en el Peacock H.S. se sentían calientes por Junior. Él tenía la piel lisa, olivácea, un hoyuelo profundo en su mejilla derecha, y conducía un Low Rider a la escuela. El rumor decía que trataba de ligar con cada chica en la clase de primer año y que seguía un cronograma. Excepto por mí, desde luego. Faye no era la Madre del Año, pero ella me contó todo lo que tenía que saber del sexo. A veces más de lo que quisiera saber. Manny vio que Junior empujaba a un niño en un cochecito, por lo que aparentemente ya se había reproducido. Extremadamente de mal gusto. Después de que golpeé a Cory, y después de que me expulsaran por una semana, Junior comenzó a llamarme ‗Muchacha hogareña‘ y ‗Golpeadora‘. No es que yo alguna vez fuera parte de una pandilla pero no hace daño mantener a Junior en su sitio. Mercedes, desde luego, lo veía de manera diferente. — ¡Oh mi dios! — ella exclamó. —A Junior le gustas totalmente. — Después de la escuela me quedé en el autobús cuando Manny y Mercedes bajaron. Cuando Patti se detuvo delante de la casa de Kizzy, Cory tenía que tomar una última oportunidad. —Oooohh, tú te quedas con la bruja esta noche. ¿Vas a hervir un par de niños pequeños? — Lancé mi mochila sobre un hombro y comencé a bajar los escalones
  21. 21. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 21 antes de que le contestase, —No, pero a nosotras seguro nos vendría bien un gran trozo de carne blanca. ¿Quieres pasar más tarde? — —Buena esa, G, — dijo Patti. —Ese muchacho nunca aprende. — —Me recoges aquí mañana, ¿De acuerdo? — —Condenadamente correcto, — respondió con un alegre movimiento. Las puertas se deslizaron hasta cerrarse y los grandes neumáticos comenzaron a escupir grava cuando Patti pisó el acelerador. Cuando me acerqué a casa de Kizzy, sentí que mi corazón latía un poco más rápido. La casa apenas podía ser vista desde la carretera. Estaba oculta detrás de un seto de humungos que recorrían todo el camino alrededor de su propiedad. El único modo de entrar era por la verja de hierro fijado en medio del seto. Nunca me acerqué a la puerta directamente. Yo cortaba camino por los setos y serpenteaba por ella debido al ojo. La puerta tenía un escalofriante ojo pintado sobre ella. Juro por Dios, que no importaba lo duro que tratara de evitar el ojo, este me miraba, su pupila negra evidentemente me rastreaba en cada movimiento. Un ojo de halcón, me dijo Kizzy. Un símbolo que se utilizaba para rechazar el mal. A pesar de lo que Cory dijo, Kizzy no era una bruja. Ella era una gitana Romaní, y al parecer había una diferencia. ¿Quién sabe? Con un escalofrió involuntario, aparté mi mirada fija del ojo, resbalé por la puerta y troté por el camino hacia la casa grande y pesada, de dos pisos. El pórtico, con su azotea que sobresalía, abrigaba todo alrededor a ambos lados de la casa. Un mirador, Kizzy lo llamaba. — ¡Alfrieda, estás aquí! — Kizzy se situó en lo alto de la escalera y ofreció sus brazos. Ella era la única persona que me llamaba por mi verdadero y horrible nombre. Gracias a Claude, el papá de Faye, me dieron el nombre de Alfrieda Carlotta Emerson. Faye se escapó de casa a los diecisiete. Un año más tarde, estaba atrapada en el hospital con un bebé que ella no quiso (yo) y ningún medio visible de apoyo, ella hizo un trato con Claude. A cambio del pago de la cuenta del hospital, él consiguió llamarme como su querida, largamente muerta madre, Alfrieda Carlota Emerson Primera. — ¡Hey!, Kizzy! — Me quité la mochila y di un paso hacia sus abrazos. Ella olía a incienso, lavanda y Virginia Slims. No es que yo sea una experta en moda pero siempre que veía a Kizzy ella vestía como para una sesión de fotos en caso de que un fotógrafo de la revista Vogue diera vueltas por Peacock Flats.
  22. 22. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 22 Hoy, ella llevaba un vestido de seda, turquesa del mismo color que sus ojos. Su larga, oscura trenza, rociada de color gris, cubría uno de sus hombros. Tres brazaletes de plata rodeaban cada muñeca. Aros de plata colgaban de sus oídos. Ella había substituido la runa que ella por lo general llevaba alrededor de su cuello por una piedra preciosa de color azul pálido incrustada en un adorno de plata. La piedra era del tamaño de una canica grande. Una brillante de luz bailaba sobre su superficie. De una manera extraña, sentí una necesidad fuerte de extender la mano, tocarla, sostenerla en mi mano y acariciar su superficie que brillaba. Mantuve mis manos juntas fuertemente para resistirme al impulso. Kizzy estudió mi cara entonces cuidadosamente tocó la marca en medio de mi frente con una uña con manicura. —Oh, ya veo que el tercer ojo se ha despertado. Ven. Siéntate. — Ella me condujo a la terraza del pórtico. Bien, a veces Kizzy me influenciaba. ¿No era bastante malo vivir en un remolque de viajes y llevar ropa de una tienda económica? Quiero decir, nadie grita ‗Perdedora‘, con un tercer ojo que aparece hacia fuera en medio de su frente. Hice rodar mis ojos con disgusto. — ¿Debería comenzar a usar cerquillo? — la risa que soltó Kizzy me tranquilizó. —Eso no es un verdadero ojo, Alfrieda. El tercer ojo está localizado profundamente dentro del cerebro. Es llamado la sede del alma, el eslabón entre los mundos físicos y espirituales. Dime que pasó. — Suspiré y las palabras fluyeron. La única cosa que no dije fue lo de la visita de Trilby. Cuando le conté sobre Blaster y el cristal, miré la cara de Kizzy cuidadosamente, buscando algo negativo, tal vez un parpadeo de diversión o duda. En cambio, ella aplaudió con placer. Sus claros, ojos turquesa bailaban con entusiasmo. — ¡Oh, pero eso es maravilloso! ¿No lo ves?, — otra vez, ella extendió la mano y tocó la diminuta marca en medio de mi frente. —Te han golpeado tu cabeza en el punto exacto donde el tercer ojo se localiza. ¿Y el dolor de cabeza que tenías? El despertar del tercer ojo causa la presión en la base del cerebro. Es todo como se supone que debería ser, querida niña. — Impulsivamente, ella señaló mi otro abrazo. Normalmente, no soy sensible a cosas-delicadas, pero cuando Kizzy acarició mi pelo y acarició mi espalda, sentí lágrimas calientes que picaban en mis ojos. Cuando no hay nadie con quien hablar, las cosas se acumulan en tu mente hasta que parece que tu cerebro va a explotar. Quiero decir, ¿Qué puedes hacer con todo eso? Esto se acumula dentro tu cabeza y hace que te vuelvas loca. A pesar de todo esto ‗del tercer ojo‘, al menos una persona piensa que yo estaba bien.
  23. 23. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 23 — ¿En cuanto al cerco eléctrico?, — mi voz sonó apagada, ya que yo todavía estaba atrapada contra el frente del vestido de seda de Kizzy. Ella me liberó y, sin pensarlo, tomé la piedra brillante que rodeaba su cuello. Se sentía caliente en mi mano. —La sacudida eléctrica combinada con el golpe en tu cabeza probablemente te dio un empujón, por así decirlo. — Reí tontamente y acaricié la piedra azul lisa. Ella tocó con la uña su diente delantero, algo que hacia cuando pensaba profundamente. — ¡Hmm!, sí, estoy segura de eso. El poder telequinético, cuando hiciste correr al toro hacia atrás, era una manifestación de los dos fenómenos trabajando juntos. ¿Y el sonido y la visión de túnel? Esto se llama aura. — —Pero no puedo hacerlo más, — interrumpí. —Intenté en la clase de Ingles. No podía incluso mover un lápiz. — Añadí a toda prisa, —No es que yo quisiera. — —No estabas motivada, — añadió Kizzy. —El poder volverá. — El sol se ocultó bajo la azotea que sobresalía del pórtico. Sostuve el pendiente en la luz y jadeé cuando la luz del sol brilló y bailó sobre su superficie opalescente. —Es hermoso, — susurré. — ¿Cómo se llama? — —Es una Piedra lunar, — dijo Kizzy. —Era de mi madre. Su nombre era Magda. — Se inclinó hacia adelante y miró profundamente en mis ojos. — ¿Qué ves cuándo miras esta casa? ¿Cuándo ves el modo en que vivo? — Whoa, ¿Existe una respuesta correcta aquí? Me gusta Kizzy por la buena persona que es. Pero yo estaba bastante segura de que su pregunta no era por eso. Recordé a mi madre diciendo, — ¡Mira aquella casa! Ella tiene gente que está a su alrededor, cocinan para ella, limpian para ella. ¿De dónde consigue la pasta para algo así? — —Bueno, — respondí, aclarando mi garganta y desviando mi mirada. —Pareces ser muy rica. — — ¡Exactamente!, — los ojos de Kizzy se llenaron de lágrimas. Ella rebusco en el bolsillo de su vestido y sacó un pañuelo. Se secó ligeramente sus ojos. —Pero mi madre era la persona más triste que yo alguna vez conocí. Ella me dijo que era debido a la Piedra lunar. — La solté como si fuera una brasa ardiente. — ¿Por qué? —
  24. 24. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 24 Kizzy se encogió de hombros. —Ella alegaba que estaba siendo castigada por emplear mal su poder. — Oh genial, pensé, mirando el pendiente. Más magia B.S. —Ella quería más hijos, pero mi padre murió cuando yo tenía cuatro años. Esto nos dejó a nosotras solas en aquella gran casa en Seattle, rodeados por una riqueza de la que mi madre no podía disfrutar. — ¿Cómo empleó mal la Piedra lunar? — —Ella me contó que había hecho algo vergonzoso, que había sido codiciosa. Se culpó por la muerte de mi padre. De algún modo, en su mente, estaba todo conectado. La Piedra lunar, el dinero, su soledad. — — ¿Eso es todo lo que te dijo? — Kizzy asintió. —Yo no sabía de la Piedra lunar hasta que mi Madre estuvo muriendo. Me dijo que la guardara en la caja fuerte hasta que encontrase a la persona correcta. — — ¿Pero qué pasa con tu hija? ¿Qué hay de Carmel?, — Kizzy y su marido habían adoptado a Carmel cuando era un bebé. La única cosa que me había dicho era que ella y su hija no eran cercanas y que Carmel estaba envuelta con gente ruda. Kizzy siempre hacía rodar sus ojos y murmuraba, —Mala sangre, — cuando mencionaba a su hija. Hoy no era la excepción. —No Carmel, — me dijo firmemente. —Ella no es la persona correcta. — — ¿La persona correcta para qué? — —Alguien con un don. Alguien puro de corazón que lo usaría para el bien, no para el mal. — —Oh, — exclamé. —Alguien como Tú. — Kizzy tomó mi mano. —No, querida. No tengo el don. — Ella miró mi palma, Trazó el arco que la rodeaba sobre lo que Kizzy llamaba ‗el montículo lunar‘, y terminó debajo de mi meñique. —Mi madre tenía una línea exactamente como esta, pero tú tienes algo que ella no. — Hice rodar mis ojos. No esto otra vez. —Sí, claro, — mascullé y traté de retirar mi mano.
  25. 25. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 25 Kizzy reforzó su apretón y señaló una constelación diminuta de espirales y la marca en el centro de mi montículo lunar. —Mira, — me dijo. —Una estrella perfecta. — Tiré de mi mano enseguida. —Todo el mundo la tiene. — —No. — Kizzy me mostró su palma. Sin estrella. Sin líneas. Sacudí mi cabeza negándolo, incómoda repentinamente y temerosa por este asunto. Kizzy se quitó el pendiente de la Piedra lunar de su cuello. Nuevamente, tomó mi mano y la giró con la palma hacia arriba. Yo sabía lo que venía después y me sentí impotente para detenerla. Miré, sin atreverme a respirar. Dejó caer la Piedra lunar en mi palma, la brillante cadena de plata rodeándola. Suavemente cerró mis dedos. —Y ahora, es tuya. —
  26. 26. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 26 Capítulo 4 Traducido por Liberi Corregido por Carmen T engo una confesión que hacer. ¡La Piedra lunar me asusta, mierda la quiero fuera de mí! Vamos, solo soy una niña, y esto no parece tener un manual de propietario. ¿Qué espera Kizzy que yo haga con un gran viejo trozo de joyería que al parecer arruinó la vida de su madre? ¿Frotar la piedra, girar alrededor de ella tres veces y esperar a que el genio aparezca? ¿Colgarla en mi cuello y llevarla al instituto John J. Peacock? ¡No lo creo! Esos fueron mis pensamientos durante todo el viernes. Es decir, cuando podía concentrarme, con visiones de Carrie crucificando a su madre con instrumentos de cocina bailando lentamente en mi cabeza. Sí, pasé la noche con Kizzy que concluyó con la emisión de Carrie. La vieja película de horror de Stephen King me asustó y angustió, pero Kizzy dijo que esto era una parte crucial en mi educación. —Es importante que recuerdes las consecuencias de emplear mal el poder, — insistió cuando la película terminó. Ella dijo que estaría bien después de hacer ‗el juramento‘. En serio. Sé que esto suena al hockey, pero coloqué una mano en mi corazón, levanté la otra al cielo y prometí no hacer ninguna mala obra. ¿Cuándo le pedí que me explicara, las malas acciones que había jurado no hacer relacionado con mi poder telequinético o la Piedra lunar?, me contestó, —Todo te será revelado en el momento adecuado. — En cuanto a la Piedra lunar, no era una decisión difícil. No necesitaba más magia en mi vida. Cuando llegué a casa de la escuela el viernes, lo metí en un calcetín de tubo15 y lo guardé en el espacio debajo de mi sofá cama. Junto a la foto del hombre que creía que era mi padre, una foto que yo en secreto había sacado del escondrijo de Faye. Desde que he sido lo suficientemente mayor para observar el espacio en blanco en mi acta de nacimiento, le insisto fuertemente a Faye con variaciones sobre el tema ‗¿Quién es mi Padre?‘. Aparte que uno que otro suspiro de disgusto y un, — Dame un descanso, Allie, — Faye mantenía sus labios sellados. 15 Calcetín de tubo: Un calcetín estirable en forma de un tubo largo sin talón formado.
  27. 27. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 27 El sábado por la mañana, también conocido como ‗el día del vertedero‘, Faye y yo avanzábamos con el largo zumbido del motor, remolcando nuestra casa detrás de nosotras, yo detrás del volante, Faye en el asiento del pasajero. Conduzco porque Faye piensa que si alguien la viera conducir, ella sería considerada apta y saludable y Dios sabe, la última cosa que ella querría ser es estar saludable. Su errónea lógica estuvo a punto de mordernos en nuestros traseros. Dado que yo no contaba con una licencia, estuve realmente tensa durante la primera parte del viaje al Parque de Remolques del Amistoso Fred, donde vaciamos nuestros tanques cada semana. Con el fin de acceder al camino escasamente transitado a la carretera, tuve que conducir el primer kilometro y medio por la carretera de dos vías que une a Peacock Flats con Peacock Heights. Lo estaba haciendo bien hasta que pasamos cerca de Lewis y Clark, los Labradores Retrievers del Tío Sid, que amaban vagar. Ellos aparecían en sitios como la piscina del parque de la ciudad o en el Desfile de Frutas anual. Durante el desfile del año pasado, ellos habían trotado felizmente junto a la carroza real, un frutero gigantesco con la Reina Melocotón, el Príncipe Ciruela y la Pequeña señorita Cereza Marrasquino encima. Cuando la carroza se detuvo para que las chicas pudieran lanzar dulces, Lewis y Clark hicieron pis sobre las falsas uvas gigantes y se tragaron vorazmente todos los dulces. Estaba casi fuera cuando descubrí a los perros que estaban de pie en un camino de la entrada ladrando furiosamente a algún viejo que trataba de recuperar su periódico. No podía conducir e ignorarlos. ¿Podía? Descendí del asiento dejando la mayor parte del camión en la carretera. No me tomó mucho tiempo comprender el problema. Uno de los perros había dejado caer una pelota de tenis sobre el camino de la entrada y los ladridos querían decir, ―¡Aw!, vamos. Lánzalo para nosotros.‖ Pero el Viejo no lo entendió. Él agitaba su traje y gritaba, — ¡Shoo! Fuera de aquí bleep, bleep, bleep bolsos de pulgas. — Hizo una pausa de vez en cuando para llamar sobre su hombro, —Vera, ¡llama al 911! ¡Diles que tenemos en nuestro camino de entrada unos furiosos perros! — Por suerte, Vera no se veía en ninguna parte. Bajé del camión. —Señor, — grité. —Ellos sólo quieren que usted lance la pelota. Si usted lanza la pelota, puede conseguir su periódico. — Entonces él lanzó la pelota. Afuera en medio de la carretera. Lewis y Clark saltaron detrás. Poco después, ellos jugaban a atraparla sobre la línea amarilla. Los coches de ambas direcciones se detuvieron en seco.
  28. 28. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 28 Agarré a Lewis por el cuello y le grité a Faye, —necesito un poco de ayuda por aquí. — Faye se deslizó hacia abajo en su asiento. —No puedo. Alguien podría verme. — —Oh, bien, — refunfuñé. —Espías del gobierno. — Faye estaba convencida de que los federales tenían personas que acechaban en Peacock Flats tratando de atraparla en el acto de comportarse como una persona normal, entonces podrían negar su solicitud para discapacidad. Con tan sólo un perro vaquero en el trabajo, transcurrirían unos buenos cinco minutos antes de que yo levantara y enganchara el remolque en la parte trasera de la camioneta. No es un trabajo fácil, sobre todo cuando un tipo en su Lexus daba bocinazos con su claxon, volteándose hacia mí y gritando, — ¡MUEVAN ESE TRAILER! — ¿Quién dice que la gente del campo es más agradable que la gente de la ciudad? Inmediatamente supe que estaba arruinada, con teléfono móvil, y con el Viejo y muy posiblemente Vera. Y con ‗MUEVE ESE TRAILER‘ zumbando en mis oídos, salté en la camioneta y aterricé sobre el torso de Faye, que se había movido al lado del conductor durante el rodeo. Ella gritó sorprendida cuando pase por encima de ella hacia el lado de pasajeros. — ¡Vamos! ¡Vamos! — grité. Una de mis piernas todavía estaba tendida sobre el regazo de Faye, la otra envuelta alrededor de la palanca de cambios en el suelo. Desde mi posición semi- reclinada me gritó, —El embrague, mueve el embrague, — cuando traté desesperadamente de encontrar la primera velocidad. Sentí gotas de sudor brotando de mi frente mientras Faye murmuraba, — ¡Oh Dios! ¡Oh Dios! — Después de una serie de empujones y sacudidas comenzamos a avanzar en la carretera con un desfile de coches detrás de nosotros. Únicamente cambiamos a tercera cuando oímos la sirena. Por suerte nuestro desvío estaba justo adelante. Faye giró demasiado rápido luego intentó corregirlo. Con el remolque dando coletazos violentamente detrás de nosotras, patinamos hasta detenernos sobre el camino de grava. Faye y yo atentamente miramos por los espejos laterales y vimos al comisario Richard Philpott marchar hacia nosotras, con una mano descansando sobre su arma enfundada. Así es, nada menos que el padre del malvado troll Cory Philpott, el único oficial que aplica la ley en Peacock Flats. ¿Pero realmente, era un embotellamiento en una carretera rural un delito por la cual nos disparara? Faye pellizcó sus mejillas y erizó su pelo. —Sólo quédate calmada, Allie. Yo me encargare de esto. —
  29. 29. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 29 —Ve por él, — le dije. Sentí una oleada de alivio. Faye, a diferencia de mí, sabía coquetear. Primero, la risa completa con hoyuelos profundos en ambas mejillas, luego mirada de reojo, sus ojos inocentes azules que espiaban tímidamente a través de sus largas, y revoloteantes pestañas. Si ella quisiera, Faye podría encantar al mismo demonio. Pero, desafortunadamente para nosotras, teníamos que hacerle frente al comisario Philpott, no al demonio. Él era un pequeño tipo que trataba de parecer grande con su sombrero Stetson y botas camperas de tacón alto. Llevaba gafas de sol reflejantes, que eran innecesarios porque su enorme sombrero bloqueaba el sol así como la mayor parte de su cara. Por lo que entre el gran sombrero y las gafas de sol, los únicos rasgos faciales visibles eran un par de labios secos y una barbilla puntiaguda con una barba rala. Me defendí con un gorgoteo de risa inapropiada. —Beee, es un cabrito, — gemí suavemente en el oído de Faye mientras desenredábamos nuestras piernas. En medio de un ataque de risas tontas Faye susurró, —No es un buen momento para ser una sabelotodo, Allie. — —Buenos días, damas. La licencia y el registro, por favor, — resonó su voz rica, profunda tan llena de autoridad que Faye y yo enseguida nos pusimos serias. Él cambió un mondadientes de una esquina de su boca a la otra mientras Faye se inclinaba en la ventana abierta e hizo sus cosas. Mientras ella charlaba con él, recuperé la licencia de Faye de su monedero y hurgué en la guantera por el registro. El comisario Philpott examinó atentamente los documentos antes de entregárselos de nuevo a mi madre. Luego empuje uno de sus brazo a través de la ventana y me señaló. —Ahora usted, señorita, — bramó. —Sé de buena fuente que estaba detrás del volante cuando ocurrió el desgraciado accidente del perro frente a la casa del alcalde. — —La casa del alcalde, — repitió Faye. —Excelente. Simplemente genial. — Me sorprendí balbuceando, —Bueno usted verá, señor, por lo general no conduzco, pero mi madre no se sentía bien y es realmente importante que nosotras lleguemos al vertedero de remolques porque si no lo hacemos, pues usted sabe, las cosas comienzan a reforzarse y... — — ¡Silencio! — él ladró.
  30. 30. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 30 Reprimí una risita histérica. El Mago de Oz estaba vivo y bien, allí mismo en Peacock Flats. Philpott me miró fijamente durante un momento largo. — ¿Usted es Allie, correcto? ¿La muchacha que rompió la nariz de mi hijo? — Faye hablo rápidamente. —La provocaron. — Philpott dijo, —Sí, soy consciente de eso. — Él hizo una pausa y acarició su escasa barbilla. Contuve la respiración, mi corazón estaba en mi garganta. Finalmente me dijo, —Señorita, estoy familiarizado con su situación. ¿Usted piensa que nunca la he visto conduciendo el sábado por la mañana? Yo siempre miraba a otro lado debido a, uh, su situación. Pero el alcalde está que echa vapor. Voy tener que ponerte una multa. — Él alcanzó su bolígrafo del bolsillo de su camisa. Faye gimió. —La próxima semana tendré quince. Prometo que obtendré mi Permiso de Aprendizaje16,— chillé. Odiaba la desesperación que oía en mi voz. Pero el hecho era que, no teníamos el dinero para pagar la multa. Seguramente Faye podría tomarlo prestado del Abuelo Claude. Pero Faye odiaba al Abuelo Claude –ella no me dijo el por qué- y pedirle un préstamo le provocaba un ataque de llanto sin parar seguido por una catarata de maldiciones seguido por dos días de sueño profundo, semejante a la muerte. Yo no podía soportarlo. Tenía que hacer algo y rápido. Me incliné hacia la ventana abierta y me concentré en la pluma del comisario. Ninguna multa, pensé, con mi mirada enfocada en la pluma. Ninguna papeleta. Oí un zumbido leve, seguido por el doloroso golpeteo de mi corazón. Me concentré intensamente. El zumbido se hizo más fuerte mientras los contornos de mi visión se oscurecían. Hasta que sólo vi la pluma iluminada por una luz misteriosa, verdosa. ¡Ninguna papeleta!, pensé desesperadamente. El tiempo pareció detenerse durante un momento y luego, en un lento movimiento, vi moverse la mano del comisario en la luz brillante que rodeaba la pluma. Cuando sus dedos se cerraron alrededor de ella, la pluma salió lanzada a chorros de su mano hacia arriba como un cohete. 16 Licencia de Aprendiz. ( la puedes tramitar a los 16 años y tiene validez hasta los 18 )
  31. 31. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 31 Los tres miramos hacia arriba cuando ésta se elevaba en el sol brillante de la mañana, hizo un par de lazos perezosos y cayó en tierra. Faye jadeó sorprendida. La mandíbula de Philpott se desencajó y su mondadientes cayó a tierra. —Que demonios..., — comenzó. —Wok, — dije. — ¿Cómo pasó eso? — Él bajó sus gafas de sol y me miró fijamente con sus pálidos ojos, sospechosos. — Nunca paso antes. — empujó sus gafas y se inclinó para recoger la pluma. Cuando la sujetó, ésta se deslizó en la distancia. — ¡Alto! — él ordenó, saltando detrás de ella. La alcanzó nuevamente sólo para que rodara nuevamente lejos de su alcance. Y otra vez. Finalmente, con un rugido de rabia, levantó un pie y la pisó fuertemente, una, dos, tres veces. Respirando con dificultad, desfundó su arma y apuntó al delgado tubito lleno de tinta y a la cubierta astillada de plástico. —Creo que ya está muerta, señor, — gorjeé. Faye, que había estado mirando con horror y boqui-abierta, me lanzó una mirada de advertencia. Philpott regresó a su camioneta y se asomó por ventanilla abierta. Él se acarició su tenue barba. Se veía un poco pálido. —Señorita, — me dijo. —Vamos a hacer un trato. Prométame que conseguirá el permiso de aprendizaje, y le diré al alcalde que le castigué severamente. — Asentí con mi cabeza tan fuerte que probablemente me parecía a una de aquellas muñecas cabeceadoras. Afortunadamente, la aureola que acompañó mi poder telequinético había desaparecido. —Sí señor, sin duda. — — ¿Es usted consciente de que tiene que estar registrada en clases de conducción antes de que el estado de Washington le conceda el permiso? — Mi corazón se hundió. La clase cuesta dinero que nosotras no tenemos. —Lo que sucede, — continuó el comisario, —Es que estoy calificado para dar la clase. Sé que puedes conducir, Allie. Visita mi oficina y te daré la carta oficial. Pero, no conduzcas hasta que consigas tu permiso. — Rápidamente estuve de acuerdo. Después de expresar nuestra gratitud. Faye acarició su mejilla y le dijo que él era un príncipe entre los hombres. Nos fuimos a completar nuestra misión. Faye estuvo extrañamente silenciosa durante el
  32. 32. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 32 resto del viaje. De hecho no pronunció palabra hasta que aparcamos el remolque junto al pastizal de Blaster. Ella apagó el motor, se cruzó de brazos y me miró fijamente entrecerrando sus ojos. —Bien, Allie, ¿qué está pasando? Sé que hiciste que la pluma se moviera. —
  33. 33. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 33 Capítulo 5 Traducido por Liberi Corregido por Carmen M iré fijamente a Faye mientras mi mente buscaba una explicación. Algo que no fuese la verdad. Yo estaba bastante segura de que Faye no podría manejar la verdad. Pero, soy una terrible mentirosa y Faye podía detectar una mentira antes de que ésta abandonara mis labios. —Vamos a intercambiar información, — dije. Faye parpadeó con sorpresa. — ¿intercambiar? — —Háblame sobre mi padre. — Las mejillas de Faye se ruborizaron. — ¿Tratas de hacerme enfermar, Allie? Quiero decir, ¿Más enferma de lo que ya estoy?, — sus ojos brillaron iracundos. Faye, maestra manipuladora. Alcancé el picaporte de la puerta. —Desengancharé. — Salté del camión y descargué a Lewis y Clark quienes, fieles a sus nombres, corrieron a explorar el nuevo territorio. Quité las cadenas de seguridad y desaté la conexión eléctrica, envolviendo la cuerda con cuidado alrededor del gancho del remolque. El resentimiento comenzó a cocerse a fuego lento bajo la superficie y di patadas a un neumático con disgusto. Odiaba la forma en que vivíamos. Faye y yo. Es totalmente al revés. Faye era la mamá. ¿Verdad? La que se suponía tenía que cuidar de mí, la niña. No funcionaba así en mi mundo. Kizzy me dijo que necesitaba darle a Faye cierta holgura. Me explicó que mi madre estaba haciendo todo lo posible considerando lo que ella había pasado. Después de una serie de novios perdedores, Faye comenzó a mantenernos juntos. Esto sucedió cuando el novio número ocho, Jeremy, pronunció el golpe de gracia. Ella había estado trabajando en Quik Mart y había logrado guardar un poco de dinero así nosotras podríamos tener un techo sobre nuestras cabezas. Jeremy, la rata, encontró el dinero y huyó con él. Adiós apartamento. Poco tiempo después,
  34. 34. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 34 Faye vio un segmento sobre la fibromialgia en Oprah y lo llevó a la práctica. Ahora soy yo la que cuida de ella. —Bien, adelante sácalo, — llamé. Traté de mantener mi voz tranquila aún cuando, en este momento, estaba furiosa con Faye por estar furiosa conmigo. Ella pensaba que si mantenía esa actitud yo me echaría atrás. No esta vez. ¿Y qué si averiguo que mi padre fue un asesino en serie? Podría soportarlo. Sin mirar en mi dirección, Faye puso en marcha el motor y condujo la pick-up a su lugar habitual. Oí la puerta de la camioneta abrirse y cerrarse. No le hice caso y conecté la manguera del agua y bajé los soportes de nivelación. Cuando fijé los bloques de concreto, en nuestro pórtico, Faye me lanzó una mirada de repugnancia y caminó trabajosamente a una silla de jardín deformada. Ella se sentó con un suspiro de cansancio. Aquel suspiro lo decía todo. Supe que había ganado. Antes de que pudiera cambiar de opinión, abrí el remolque y recuperé la fotografía escondida al lado de la Piedra lunar. Puse la foto, boca arriba, sobre la mesa de carrete al lado de Faye. A pesar de que los colores se habían desvanecido, me di cuenta de que el hombre en la imagen tenía el pelo oscuro, rizado y ojos verdes exactamente como los míos. Faye me miró airadamente. —Has fisgoneado en mis cosas. — La fulminé con la mirada exactamente como ella lo hizo. — ¿Qué opción tenía? La única cosa que alguna vez me contaste sobre mi papá fue que él es moreno. — La ira y la frustración, mis cotidianos compañeros, brotaron en aquellas simples palabras. En aquel momento, esto significaba todo lo que estaba mal entre nosotras. —Ni siquiera me explicaste lo que significaba moreno. Tuve que preguntarle a mi profesor. Jeez, ¿alguna vez se te ha ocurrido que podría querer saber de dónde vengo? — Mi voz temblaba con la emoción contenida. La sentía como un gran taco de algodón pegado en mi garganta. No llores, Allie. —Quiero decir, míranos a las dos, — dije. —Es como si no estuviéramos relacionadas. Eres pequeña y con un bonito pelo rubio y ojos azules. Yo soy alta, delgada y oscura. ¡Sí, morena! Tal vez no soy tuya en absoluto. Tal vez alguien no me quiso y me abandonó en un cubo de basura. Tal vez encontraste a esta morena y pequeña bebé y, y... — Mi voz chirrió luego se desvaneció por completo. Faye se levantó y se acercó. Me jaló a sus brazos y me abrazó, que era un poco incomodo porque yo era más alta que ella. Sentí su aliento cálido y sus lágrimas calientes sobre mi cuello.
  35. 35. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 35 Después de un momento largo ella susurró, —Desde luego eres mía. Tu, pequeña niña tonta. Nunca dudes de ello. — Luego me liberó. —Además, si yo te hubiera encontrado en un basurero, nunca hubiera dejado que tu abuelo te llamara Alfrieda Carlotta. ¿No es esto prueba suficiente? — Ella sonrió a través de sus lágrimas y me reí tontamente. —Creo que sí. — Sequé mis ojos. Faye se instaló en la silla de jardín. Le di la foto y la colocó en la mesa de carrete. Su mano temblaba ligeramente cuando examinó la foto. Miré fijamente su cara, tratando de leer su expresión. Ella se mordió el labio y parpadeó con fuerza. ¿Arrepentimiento? ¿Rabia? No lo supe. —Esto dice Yo y Purdy en el reverso, — indiqué, con la esperanza de cebar la bomba. — ¿Es ese su nombre? ¿Purdy? — Yo sabía los detalles de la foto de memoria porque la miraba cada noche antes de que me fuera a dormir. Faye estaba vestida con vaqueros y un pequeño top, una explosión de pelo rizado rubio caía en cascada sobre un hombro. Algo en la curva de su mejilla, la dulce, confiada mirada de inocencia en su cara siempre se aferraba a mi corazón. Ella le sonreía a un hombre alto, oscuro que miraba fijamente hacia el frente. Su brazo derecho estaba sobre los hombros de Faye, el izquierdo extendido hacia la cámara, la palma hacia fuera. Tomé el gesto para saber que él no estaba contento sobre tomarse una fotografía. Faye suspiró y me devolvió la foto. —Mike Purdy. Ese es el nombre de tu padre. Todo el mundo lo llamaba Purdy. Esto fue tomado antes... — Su voz se apagó. — ¿Antes de qué? ¿Antes de que estuvieras embarazado de mi?, — oí la urgencia en mi voz y esperé que esto no amilanara a Faye. —No, — dijo. —Antes de que las cosas se fueran al diablo. Sabía que estaba embarazada cuando nos tomaron esta foto. — Ella agarró mi mano y finalmente encontró mis ojos. Se pareció a mirar un océano de dolor. —Yo estaba feliz por el embarazo, Allie. Quiero que lo sepas. — Tragué con fuerza. — ¿Qué pasó? — otra vez, mi voz se ahogo con las lágrimas. —No estoy orgullosa de mi pasado, — dijo Faye. —Las cosas estaban mal en casa. Yo no podía soportarlo así que me escapé cuando tuve diecisiete años. — Quise saber más sobre el Abuelo Claude, a quién no me permitían visitar, pero contuve mi lengua.
  36. 36. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 36 —Pedí ayuda para viajar a Seattle y conseguí un trabajo en Dennys, lavando platos. Una de las camareras le gustaban las fiestas. Así es como conocí a Purdy. Tenía un pequeño apartamento en la universidad del distrito. Me fui a vivir con él. Dijo que era un estudiante, pero Nunca lo vi abrir un libro. — Hizo una pausa, y su rostro se tensó. —Siempre había un montón de dinero pero él no me quería hablar sobre ello. Dios, fui una niña estúpida. Me gustaba Purdy. Pensé que me quería. — — ¿Así que te dejó? — —Oh, sí, él rompió conmigo. Cuando su familia averiguó que yo estaba embarazada, ellos amenazaron con interrumpirle los envíos. De pronto decidió que no estaba listo para ser padre. Entré en trabajo de parto al día siguiente. — —Podías haber pedido apoyo infantil, — protesté. —Tal vez todavía puedes. — Ella soltó mi mano. —Supe que dirías esto. Escúchame, Allie. No vamos a pedirle dinero. Su familia trató de pagarme. Les dije que yo nunca tomaría un centavo de ellos. — Miré fijamente a mi madre, sin palabras. Había invertido tanto tiempo en enojarme con ella y enojarme por la forma en que vivíamos, que nunca se me ocurrió que ella tenía carácter. De acuerdo, esto se había derrumbado un poco durante los años. Pero a los diecisiete y embarazada, sin dinero y sin esperanzas, ella había lanzado a mi padre y a su familia rica a la acera. Muy impresionante. Rodé un mechón de mi pelo y escogí mis palabras con cuidado. — ¿Alguna vez ha tratado él ponerse en contacto contigo?, — el resto de la frase era, — ¿y preguntado sobre mí? — dije abiertamente. —No. — Su labio se curvó con disgusto. —Ni una sola vez. — Estudié la foto otra vez. —Tal vez él no sabe dónde encontrarnos, — dije, aferrándome aún a mi sueño de una reunión padre-hija. —Estas desesperada, niña. — Faye sacudió su cabeza con fingida desesperación. —Hey, fue suficiente de Purdy. Ahora es tu turno. ¿Cómo hiciste que se mueva la pluma? — —Oh, eso, — me levanté y me estiré como si yo no tuviera ninguna preocupación en el mundo entonces me dejé caer y me senté con las piernas cruzadas sobre la mesa de carrete. — ¿Prométeme que no te volverás loca? — Faye rodó sus ojos.
  37. 37. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 37 Respiré profundamente, espire y comencé. — ¿Recuerdas cuándo Blaster corrió en reversa? — Ella asintió. —Eso fue cuando esto comenzó. Kizzy piensa que mi tercer ojo se abrió cuando golpeé el cerco eléctrico y... — Se retorcieron mis tripas. El poder telequinético, el cristal volando, el incidente con el comisario Philpott. Todo eso. Faye escuchó atentamente. — ¿Realmente puedes mover cosas con tu mente? ¡Muéstrame! — —No puedo hacerlo a la orden. Esto tiene que ser en una situación desesperada. — Algo brilló en los ojos de Faye. Algo mañoso y astuto. —Vamos, Allie, haz un intento. — Ella señaló la manguera que estaba al lado del remolque. —Mira si puedes mover aquella manguera. Debería ser muy fácil. Después de todo, hiciste que un toro corriera hacia atrás. — Presioné mis labios y actué como si tratara de mover la manguera, tratando de ganar tiempo mientras trataba de averiguar los planes de Faye. Yo estaba muy segura que tenía uno. En el momento justo, la siguiente escena apareció a todo color y se reprodujo en mi cabeza como una película: Faye, fascinada con la perspectiva de ganar dinero fácil, forzándome a una vida de crimen. Billetes de veinte dólares volando fuera de las cajas registradoras. Faye y yo corriendo, jalando nuestra casa detrás de nosotras. Locos pensamientos. Totalmente ilógico. ¡Vamos! ¿La mujer que rechazó tomar una delgada moneda de diez centavos de la familia de mi padre usaría a su hija para su beneficio personal? ¡De ninguna manera! Pero entonces de nuevo, la vida había golpeado a Faye derecho entre los ojos. Desesperadamente quería confiar en mi madre, pero no podía quitarme el sentimiento de que yo había cometido un terrible error. Gracias a Dios la manguera no se movió. Ni siquiera un diminuto desliz. —Te dije que no podía hacerlo. Los súper poderes no deben ser tomados a la
  38. 38. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 38 ligera. — traté de sonar enojada y superior, como la Sra. Burke cuando ella nos regaña por dejarla en ridículo frente a la clase. —Tal vez algo más pequeño, — dijo Faye. Cuando su mirada se fijó en la fotografía, comencé a balbucear en un esfuerzo por distraerla. Un torrente de palabras salió rápidamente de mi cerebro directamente a mi lengua sin el beneficio del pensamiento. En alguna parte de aquella conversación confusa debí haber mencionado la Piedra lunar. Los ojos de Faye se ensancharon sorprendidos. — ¿Ella te lo dio? ¿Dónde está? — —Bajo el sofá, — mascullé. — ¡Ve por él! — Caminé trabajosamente hacia el remolque con la esperanza de que no caería en el agujero gigantesco que acababa de cavar. Por supuesto, no tenía ninguna idea de cómo trabajaba la Piedra lunar. Voy a dejar a Faye revisarla, sacarla de su sistema y guardarla nuevamente. Levanté el sofá y recuperé el calcetín que contenía el pendiente de la Piedra lunar. Mi estómago hizo un pequeño y extraño capirotazo cuando la sostuve en mi mano. Estaba caliente al tacto, como si estuviera viva. Yo podía sentirla a través del calcetín. ¡Demasiado espeluznante! Lo puse en el regazo de Faye. Ella quitó el pendiente del calcetín y lo puso en la palma de su mano. — ¿Extraño cómo se siente caliente, huh?, — miré su cara. Las cejas de Faye se levantaron con sorpresa. — ¿De qué hablas? Esto esta frío como el hielo. — Me encogí de hombros, no queriendo reconocer lo obvio. Sólo se sentía caliente para mí. Ella frotó con un dedo la Piedra lunar. Fue reflejada por el sol y destelló con el fuego arco iris del cielo. —Interesante diseño. — Faye señaló las marcas extrañas grabadas en la pesada plata esterlina que rodeaba la Piedra lunar. —Parece un patrón. ¿Qué crees que significa? — Faye empuja la Piedra lunar hacia mí. Retrocedí ligeramente pero me forcé a mirarla. Realmente mirarla. Ella tenía razón. Había un diseño. Tres estrellas
  39. 39. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 39 grabadas seguidas de tres líneas verticales onduladas que asemejaban a diminutas serpientes. Cada juego de símbolos se repetía tres veces. —No tengo idea, — dije. —Probablemente no significa nada. — —Claro que si, — replicó mi madre. —De lo contrario no sería magia. — Ella comenzó a manipular la Piedra lunar, examinando la parte de atrás, pasando su dedo por el borde. Me molestó que mi madre estuviera tan dispuesta a suspender sus creencias y saltar en el maravilloso mundo de la magia. Ella necesitaba comprobar que era real. Tal vez lo hagamos. —La madre de Kizzy temía que le sucedieran algunas cosas malas. Tuvo que culpar algo, por lo que culpó a la Piedra lunar. Esto es sólo un trozo de roca, Faye, no es mágica. — Faye alzó la vista hacia mí y sonrió abiertamente. —Un trozo de roca que se mueve. — Ella sostuvo el pendiente por su cadena y extendió su brazo. La Piedra lunar se balanceaba hacia adelante y hacia atrás en el espacio entre nosotras. — ¿Qué?, — mi cabeza se movía de un lado a otro, siguiendo el arco. El extraño brillo de luz sobre la piedra redonda estaba perfectamente alineado con las tres estrellas directamente encima de ella. —Ahora, mira esto. — Los dedos de Faye se cerraron alrededor de la piedra. Ella la giró en el sentido de las agujas del reloj ajustándola. Oí un débil chasquido. — La piedra no sólo se mueve a una nueva posición, la luz se mueve con ella. ¿Extraño, huh? — Ella tenía razón. La luz ahora señalaba en las líneas onduladas en vez de a las estrellas. Mi mente buscó una explicación lógica. —Tal vez esto se abre, — dije. —ya sabes, como un medallón. — —Esto no lo hace. Inténtalo. — Antes de que yo tuviera el tiempo para reaccionar, ella resbaló el pendiente sobre mi cabeza. —Deberías llevarlo. — —Sí, sí. — Yo sabía que era inútil discutir. Además, ¿Cómo podía temerle a una joya? Resbalé el pendiente dentro de mi camiseta y sentí su calor apretado contra mi corazón.
  40. 40. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 40 —Es hora del almuerzo, — le dije. Estuve de pie, mi mente ahora enfocada en el gruñido de mi estómago. De pronto, la tierra bajo mis pies cambio como si el mundo decidiera cambiar su órbita. Tiré mis brazos y aullé sorprendida. La sensación era similar a caminar sobre una tabla pensando que era sólida, pero entonces ésta se mueve y una pequeña emoción de miedo se dispara por tu cuerpo cuando tratas de recuperar el equilibrio. Exactamente así. Faye se elevó medio agachada. — ¡Allie! ¿Qué está mal? estas blanca como una hoja. — —Estoy bien, — respondí. —Sólo hambrienta. — Con las piernas temblorosas, me moví hacia el remolque. Estaba segurísima de lo que había causado mi momento de Inclinación-en-vértigo. Pero tuve que escaparme de la mirada curiosa de Faye. Di un paso en los bloques de cemento y entré al remolque, mis dedos alcanzaron la Piedra lunar. Me senté sobre el sofá y con cuidado giré la piedra en sentido contrario a las agujas del reloj con un chasquido. Mi mundo volvió a la normalidad. Como yo quería mantenerlo de esa manera, supe lo que tenía que hacer.
  41. 41. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 41 Capítulo 6 Traducido por Liberi Corregido por Carmen — Allie. — La voz de Kizzy sonó amortiguada cuando ella se asomó detenidamente por la mirilla de su puerta principal. No podía culparla por ser cautelosa. Después de correr los cinco kilómetros que separaban nuestras casas en tiempo récord, me había precipitado a la puerta, corrí hacia las escaleras y golpeé la puerta con el puño cerrado. La puerta se abrió de golpe. La mano de Kizzy salió disparada, sujetó mi muñeca y me dio un tirón hacia dentro del vestíbulo. Me incliné hacia adelante y apoyé mis manos sobre mis rodillas, tragando el aire como un pez guppy17 sin oxigeno. Mi mechón de pelo empapado de sudor caía sobre mi cara. Kizzy lo cepilló atrás y lo metió detrás de mi oído. — ¿Qué ha pasado? ¿Está tu madre bien? ¿Quieres algo de limonada? — —Ninguna limonada, — jadeé, tirando fuera el pendiente de bajo de mi camisa. — Lo devuelvo. Soy solo una niña, Kizzy. No estoy preparada para esto. — Kizzy miró sobre su hombro nerviosamente hacia la cocina y puso un dedo en sus labios. Me condujo a la sala de estar y me señaló hacia una silla. —Mi hija está aquí. No es un buen momento para discutir sobre la Piedra lunar. — —Bueno, bien, — le repliqué, rebeldemente. —Te daré de vuelta la Piedra lunar y saldré de aquí. — Kizzy me empujó atrás en la silla, se acercó y susurró, — ¿pasó algo? ¿Con la Piedra lunar, quiero decir? — Le conté sobre Faye moviendo la piedra a una nueva posición y la sacudida que me dio girando a mi mundo en desorden. Cuando terminé, me contestó, —No puedes devolverla. Así lo dice la profecía. — 17 también se les conoce como pez mosquito y son uno de los más populares peces en la acuariofilia junto con los peces dorados y los betta, esto es porque sus necesidades son fáciles de cubrir, son peces de agua dulce, pequeños y activos, de colores hermosos y muchos acuariófilos los crían para desarrollar variedades más vistosas, y son peces vivíparos.
  42. 42. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 42 — ¿Profecía? ¿Cuál profecía? ¿Quieres decir que viene con instrucciones, como un manual mágico de Piedra lunar? — Mi voz se había elevado a un chillido. Supe que estaba enojada pero las palabras solo siguieron saliendo. — ¿Dónde está esa estúpida profecía? ¿Qué dice? ¿Por qué no me dijiste sobre ella el jueves? — Kizzy sujetó mi brazo. —Baja la voz, Allie. No quiero que Carmel se entere. — — ¿Por qué? — Kizzy metió la Piedra lunar dentro de mi camiseta con manos temblorosas. —Es complicado. Vuelve cuando ella se haya ido y contestaré tus preguntas. — Doblé mis brazos sobre mi pecho. —Dímelo ahora. — Otra vez Kizzy lanzó una mirada hacia la parte trasera de la casa. Se mordió un labio y apuntó hacia la puerta principal. —Porche. — La seguí fuera y me apoyé contra el pasamano. Kizzy se instaló en una silla de mimbre. —Si Carmel quiere la Piedra lunar, ella puede tenerla, — le contesté. —Después de todo, ella es tu hija. — Kizzy sacudió su cabeza. Líneas de preocupación surcaron su frente. Ella arrancó un hilo flojo en su falda. —Antes de que mi madre muriera, ella iba a la deriva dentro y fuera del conocimiento. Sus últimas palabras fueron, la profecía de la Piedra lunar... estas destinada a tenerla... lo lamento‘. — Miré atentamente a Kizzy, boquiabierta, tratando de entender donde encajo yo en este extraño escenario. —Por aquel entonces, pensé que esto era algo absurdo, el balbuceo de una mujer moribunda, — expresó Kizzy. Señaló la parte superior del tejado a dos aguas. — Embalé sus cosas y las almacené en el ático. Después de todo, la Piedra lunar se había ido. — Mis dedos volaron a la Piedra lunar. Podía sentir su calor a través de mi camiseta. —Mamá quería que se fuera de la casa. Ella se lo dio a Trilby, la hija de su ama de llaves. — — ¿Trilby? — repetí. ¿Podría ser mi Trilby?, — ¿Qué le paso a Trilby? —
  43. 43. MOONSTONE – MARILEE BROTHERS ALISHEA’S DREAMS & FEATHER AND PAPER 43 —Ella tuvo una racha de mala suerte. Culparon a la Piedra lunar. Para entonces, mamá estaba muerta cuando Trilby me la devolvió. Fue en ese momento que recordé que mamá habló sobre una profecía. La encontré en el forro de su caja de joyas. Estaba escrito en un papel tan viejo y frágil que se rompió por donde había estado doblado. El propietario original, el hombre que cortó la piedra, tuvo un sueño, una profecía, en realidad. — — ¿Puedo verlo? ¿Dónde está? — —En un lugar seguro. Pero sé lo que dice, y sé que se supone que tú la tengas. — Apreté mis dientes con frustración. — ¿Cómo lo sabes? — —Él lo escribió exactamente en el modo que se le apareció en el sueño. La Piedra lunar ha pasado de persona a persona exactamente como se predijo. Soy la número cinco. Termina en la seis. Claramente, tú, no Carmel, eres la número seis. — — ¿Claramente? — repetí. — ¿Según quién? ¿Está mi nombre en ella? ¿Dice Alfrieda Carlotta Emerson? — —No. — — ¿Entonces cómo sabes que soy yo? — Sus ojos rodaron hacia arriba mientras pensaba un momento. —Lo sé porque soy la Guardiana.’ Esto no tenía absolutamente ningún sentido para mí. —Y la Guardiana... Kizzy rió. —Busca a la chica cuya palma lleva el signo de la estrella. Esta eres tú, Allie. Devolverla no es una opción. El no hacer caso de la profecía crearía un desequilibrio en el universo. Cosas terribles podrían pasar... muerte, desastre. — ¡Whoa! Esto era demasiado extraño. — ¿Muerte? ¿Desastre? — mi voz era chillona con la ansiedad. —Que... que... quien... ¿quién? — Yo sonaba como un búho demente pero no podía dejar de tartamudear. La puerta principal se abrió y una rubia esbelta ingresó, sus pálidos ojos azules se dividían entre Kizzy y yo. Ella llevaba una camiseta blanca sin mangas dentro de los vaqueros ajustados, botas de motociclista negras y se movía con largos y sinuosos movimientos de una hermosa serpiente. Dio una pose, apoyando su

×