Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El pajaro nacerá en noviembre, pero ...Edición 416 abc

508 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El pajaro nacerá en noviembre, pero ...Edición 416 abc

  1. 1. HENRIQUE SALAS RÖMER Llama la atención que nadie haya asociado la can- celación del viaje de Maduro a Roma, con el recien- te periplo internacional de Diosdado Cabello. Hay muchos cabos sueltos. Intentemos nosotros, amigos lectores, atarlos paso a paso. - La cancelación del viaje a Roma Ningún Presidente cancelaría una audiencia priva- da con el Papa, que es un jefe de Estado y, a la vez, la figura espiritual de mayor relevancia en el mundo. Claro, a no ser que estuviera gravemente enfermo, o una crisis política le impidiera abandonar sus respon- sabilidades. ¿Una otitis? ¡No jile! - El viaje de Diosdado a Brasil Que Diosdado Cabello haya viajado a Brasil no tendría significación alguna. Lula es un ícono de la izquierda continental, pero que también haya sido recibido por la Presidente en ejercicio, Dilma Rousseff, le otorga especial significación. - El viaje a Haití Que Diosdado Cabello haya viajado a Haití no tiene por qué llamar la atención. Lo que a todos sor- prendió fue la reunión con Thomas Shannon, ¿Qué hace un alto funcionario norteamericano reuniéndo- se con una personalidad contra la cual EEUU ventila graves acusaciones? - La presencia de Shannon en Haití Thomas Shannon es Consejero del Departamento de Estado, pero entre 2009 y 2013, fue Embajador de EE.UU. en Brasil, coincidiendo con la etapa final del mandato de Lula y el inicio de la presidencia de Dilma. ¿Fue acaso Dilma quien solicitó formalmente el sorpresivo encuentro en un patio neutral? - Lo que se habló en Haití Fernando del Rincón de CNN señaló esta semana tener información absolutamente fidedigna, la una, procedente del propio Departamento de Estado, la otra, de un miembro de la comitiva del presidente haitiano, según la cual Diosdado Cabello habría soli- citado se levantaran las acusaciones en su contra, señalado, además, que de insistirse en las investiga- ciones sobre el narcotráfico, peligraría el entendi- miento entre EE.UU. con Cuba, siendo que parte de los cargamentos de droga han viajado a través de ese país. - La fecha de las elecciones parlamentarias Tambien revela Fernando del Rincón que, según sus fuentes, Shannon exigió la liberación de Leopoldo López y otros presos políticos. - El viaje a Cuba Diosdado Cabello viajó seguidamente a Cuba. El parte oficial señala que “en amplio y fructífero inter- cambio, Raúl Castro y Diosdado Cabello expresaron satisfacción por el excelente estado de las relaciones bilaterales y su desarrollo ascendente”. ¿Recibiría Diosdado la bendición? - Al regresar Diosdado, el CNE anunció la fecha de las elecciones parlamentarias, serán el 6 de diciem- bre, y bien sabemos que de perder el oficialismo la mayoría en la AN, la presidencia de la transición a la cual Cabello aspira, recaería en manos de un opositor. Completemos el recorrido haciéndonos algunas interrogantes. ¿Por qué canceló Maduro su encuentro con el jefe de Estado de El Vaticano? ¿Por qué, en cambio, Diosdado fue recibido por Dilma, Michel Martelly de Haití, y Raúl Castro, tres jefes de Estado en ejercicio? ¿Existe un entendimiento? Un pajarito me dijo que el muchacho nacerá en noviembre… pero que a lo mejor el parto se adelanta. hsr.personal@gmail.com @h-salasromer Heinz Dieterich Antonio María Delgado Antonio Elorza Marielba Núñez Maduro y Cabello arruinaron en menos de tres años a la revolución, a la nación y al pueblo / 12 y 13 Venezuela está quemando sus mermadas reservas a un ritmo de casi 2.500 millones de dólares por mes / 10 Tamara Sujú Roa: Las armas están en manos de la delincuencia, incluso las adquiridas por Chávez / 6 El ABC de Santiago Hernández Ron / Músico, productor y cantante - Estamos en un país que te cercena oportunidades o no te presenta alternativas para surgir. Eso causa frustración - Cada uno de nosotros ha tenido un caso cercano de violencia y hay que preguntarse si este es el sitio para vivir y progresar / 8 y 9 El ISIS no intenta controlar un país sino poner en pie un Estado Islámico, germen de un poder supranacional / 15 El venezolano come menos y come mal. La arepa sigue presente, pero se rellena de margarina o mayonesa / 16, 17 y 18 Venezuela Año 10 Número 416 Precio Bs.F. 30,00 26 de junio 2015 www.abcdelasemana.com ¿NACERÁ EL MUCHACHO EN NOVIEMBRE? EDITORIAL Como músico, si estás con el gobierno vas a sonar, de lo contrario se te pone cuesta arriba
  2. 2. Valencia, 26 de junio 2015Opinión2 LAS OPINIONES E INFORMACIONES QUE APARECEN EN ESTE SEMANARIO, SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DEL AUTOR Y EN NADA COMPROMETEN LA LÍNEA INFORMATIVA Y EDITORIAL DEL MEDIO. VENEZUELA C.A. www.abcdelasemana.com edicionesabcdelasemana@gmail.com Twitter: @abcdelasemana Facebook: abcdelasemanafb PRESIDENTE: Carlos Méndez DIRECTOR EDITORIAL: Orel Sambrano (1946-2009) CONSEJO EDITORIAL: Américo Martín María Sol Pérez Schael Manuel Felipe Sierra DIRECTOR: Manuel Felipe Sierra DIRECTOR DE REDACCIÓN: Nicomedes Boada DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN: José Santander (Jefe) Marianella Moreno COMERCIALIZACIÓN: DLB Group, C.A. Telf: 0212-400.18.00 (Master): 0412-335.82.70 E-mail: sales@dlbgroup.com DISTRIBUICIÓN EN MIAMI: E.C.O. Distribution 3625 NW 82 ave. # 406. Doral, Fl 33166. (786) 718-2675. E-mail: ecodistribution1@yahoo.com AV. BOLIVAR NORTE, RESD. MARGORIE Nº 122-4, PISO 2, APTO. 2-2. VALENCIA, EDO. CARABOBO. TELF: 0241-821.74.40 • ZONA POSTAL: 2001 RIF: J-29808286-0 DEPÓSITO LEGAL: PP200601CA944 CONTENIDO Crónica en vivo PAULINA GAMUS El Debate de la semana JULIO CASTILLO La Cátedra de ABC ELÍAS PINO ITURRIETA LUIS MANUEL ESCULPI Contrapunteo TAMARA SUJÚ ROA 6 MILAGROS SOCORRO 7 El ABC de SANTIAGO HERNÁNDEZ RON Alta Política ANTONIO MARÍA DELGADO 10 JEAN MANINAT 11 HEINZ DIETERICH 12 FERNANDO OCHOA ANTICH 14 ANTONIO ELORZA 15 Centrales MARIELBA NÚÑEZ Opinión YOLANDA MONGE 19 ÁXEL CAPRILES 20 AMÉRICO MARTÍN 21 SOLEDAD MORILLO 22 CATALINA LOBO-GUERRERO 22 SIMÓN GARCÍA 23 CARLOS BLANCO 23 MARIA MAS HERRERA 24 OSCAR SHERIFF 24 JUDITH SUKERMAN 24 MARIANO NAVA CONTRERAS 25 Salud Ciencia Crónica Cine Deporte Rodó 4 5 3 2 8 26 27 28 29 30 32 16 T elevisión Española (TVE) nos ha regalado con una serie ori- ginal y con buena carga de humor, que lleva el título de esta nota. El Ministerio del Tiempo es un despacho oficial y secreto creado en 2015 por el gobierno español. Su objetivo es cuidar que determinados hechos del pasado no se tuerzan, que no se cambie la his- toria o bien que se cambie pero con fines por lo general altruistas. Los encargados de cumplir tales tareas son un hom- bre nacido en los 80, una joven que fue pionera de los derechos de la mujer en los inicios del siglo XX y un soldado que viene desde el siglo XVI para trabajar en el Ministerio. Por supuesto, él vive impresionado por las costumbres y tecnología de nues- tro tiempo. A esa brigada heroica le ha tocado viajar a 1588 para impedir que Lope de Vega embarque en un buque de la Armada Invencible, de Felipe II, que será destruido por los ingleses. Así se salva la obra poética y la drama- turgia de este genio literario. En otro capítulo deben trasladarse a la población de Hendaya, en la fronte- ra hispano francesa en 1940, para impedir que Franco firme con Hitler el pacto que sellaría el ingreso de España en la Segunda Guerra mun- dial. Y en otro les toca arrancar de las garras de Torquemada y devolver a la vida a un judío que en los años de la Inquisición logra que la Reina Isabel garantice su vida y la de su familia a cambio de regalarle un prodigioso Libro del Tiempo. Las cosas que suceden en mi país desde la infausta llegada de Hugo Chávez al poder en 1999 me han llevado a pensar que en Venezuela se instaló, al unísono de esa desgracia, un Ministerio del Tiempo pero al revés. En lugar de ordenar viajes al pasado para preservar hechos históricos a punto de torcerse, o torcer algu- nos para hacer justicia, el despa- cho oficial pero secreto de la revo- lución chavista trae lo peor del pasado a nuestros días y nos obliga a convivir con él. Chávez debe haber sido el más ferviente admirador de Atila, rey de los Hunos, a quien se conoció como el Azote de Dios, pro- totipo de crueldad, destrucción y rapiña. De él dijo la historia, y se afirma hasta hoy, que por donde pasaba su caballo no volvía a crecer la hierba. La Venezuela arrasada de hoy, hundida en la miseria, es la obra de ese caudillo bárbaro traído al país desde los años 400 de la era cristiana. La vida cotidiana del venezolano, gracias al Ministerio del Tiempo del socialismo del siglo XXI, es la misma de la conquista del Oeste tantas veces narrada en los westerns: ban- didos, asaltantes, cuatreros, asesinos que pululan no en caballos sino en motocicletas y automóviles y que en vez de obsoletos revólveres, portan fusiles, granadas y ametra- lladoras. El sheriff, repre- sentante de la autori- dad, unas veces está en complicidad con los bandidos y en otras aquellos lo asesinan. Para la aplicación de la justicia, el Ministerio del Tiempo de Chávez y ahora de Nicolás Maduro importó a los Juristas del Horror de la Alemania nazi. Están aquí para dictar las sen- tencias más horripilantes, siempre vejatorias de la condición humana, que les vienen ordenadas por el mandamás Maduro o el cuasi man- damás Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional. Para todo lo demás: el manejo de la economía, la humillación al pue- blo en la búsqueda del sustento dia- rio, el atropello a las libertades ciu- dadanas, la propaganda oficialista, el control de los medios de comuni- cación, la censura, la represión a quienes protestan, el encarcelamien- to sin delito de líderes opositores, la creación de grupos de espías y dela- tores, la fabricación de poderosos enemigos externos y la mentira como norma han sido la reedición del estalinismo traído de la mano por Fidel y Raúl Castro. Los creadores de la serie de TVE bien podrían ins- pirarse en estos sucede- res de Venezuela para hacer los capítulos más insólitos de su extraor- dinario Ministerio del Tiempo. Aunque el mundo parece bastante enterado, se enteraría un poco más. @Paugamus ‘EL MINISTERIO DEL TIEMPO’ | CRÓNICA EN VIVO | Los creadores de la serie de TVE podrían inspirarse en Venezuela para hacer los capítulos más insólitos de su programa PAULINA GAMUS
  3. 3. 3Valencia, 26 de junio 2015 Opinión Entre la suerte del presidente Manuel Noriega… El Debate de la semana A ntes de convertirse en un mártir para cierta izquierda latinoamericana por la, sin duda insolente operación gringa para llevarse preso a Manuel Noriega, habría que recordar que este fue reclutado como agente de la CIA mientras hacía sus estudios en la acade- mia militar de Chorrillos. Cuando el General Torrijos firmó el histórico tratado que devolvió la soberanía del Canal a Panamá, Noriega era el hom- bre fuerte de la inteligencia de ese país. Como es sabido, en 1981, Torrijos muere en un extraño accidente y el aún agen- te de la CIA Manuel Noriega se convierte en jefe del gobierno. Pasan los años y la avaricia rompe el saco del dictador panameño. Las agencias internaciona- les de lucha contra la droga le señalan como pieza clave del narcotráfico mundial. De aquella época es la foto famosa y suspicaz que dio la vuelta al mundo de George Bush padre sentado junto a él departiendo ami- gablemente. No sabremos nunca, si ya se estaba preparando la invasión y su captura, cuando apuraban aquella cuba libre entre panas. Esta mini historia viene a cuento a propósito de la foto en la que recientemente ha aparecido Diosdado Cabello con el enviado de la adminis- tración de Obama, Mr. Shannon en Haití, abra- zados ambos por el cantante que funge de pre- sidente de ese país. Decía Von Clausewitz que la “La guerra es la continuación de la política por otros medios..” Y, no cabe duda, de que la diplomacia es el instru- mento de la política antes de que se convierta en guerra. Hoy, la diplomacia venezolana, no se juega en Caracas. Se discute en La Habana y en Washington. No hay que ser internacionalista para darse cuenta que la moneda de negocia- ción entre Cuba y los Estados Unidos es Venezuela y que la paz en Colombia, por la que apuesta el mundo, incluyendo al Papa Francisco es, junto con la transición en nuestro país, uno de los alfiles del tablero mundial. Todo el mundo sabe igualmente, pero sobre todo Cabello (no sabemos si Maduro) que el gobierno venezolano difícilmente cumpla su mandato. Acorralado por la crisis, la corrupción y la erosión de la popularidad del presidente, todo parece indicar que habrá nuevo gobierno antes del 2019. Lo que la comunidad internacional está pro- curando es que se logre una transición pacífica y democrática en nuestro país. Aquí todo el mundo (en el gobierno y en la oposición) tiene su transición debajo del brazo o de la manga, esperando como caimán en boca de caño, el desarrollo de los acontecimientos. No nos preocupemos, pues, de las fotos. Vamos a preocuparnos de acompañar a nuestro pueblo a hacer esa transición. juliocasagar@gmail.com @juliocasagar … y las aspiraciones presidenciales de Diosdado Cabello JULIO CASTILLO POLÍTICA Y GUERRA En 1983, George Bush, ex Director de la CIA y entonces vicepresidente de EEUU, se reúne con el General Manuel Noriega, hombre fuerte de Panamá y aliado estrecho de ese país. Seis años después, EEUU invadiría a Panamá para capturar y desalojar del poder al mismo General Noriega, acusado de actividades de narcotráfico, quien desde entonces es mantenido en prisión.
  4. 4. Valencia, 26 de junio 2015Opinión4 La Cátedra de ABC E l caso de las demandas que hace y va a hacer el presi- dente de la AN porque lo han difamado es uno de los más contradictorios de nuestra histo- ria. Tal vez el más insólito si con- sideramos cómo se ha manejado él directamente con la reputación ajena, sin siquie- ra pensar por un momento que pueda verse en el banquillo de los acusados por el ataque al honor del prójimo. La conducta no refleja un caso indi- vidual, por desdicha, sino una situación de descomposición moral que se ha establecido en el seno de la sociedad hasta poner- la a oler como una cloaca. El régimen ha puesto en prác- tica, desde su establecimiento durante la gestión del presidente Chávez, una pertinaz averigua- ción de la vida privada de los adversarios políticos para utili- zarla después, de la peor manera y sin ningún tipo de control, tras el objeto de inhibirlos en el papel que deben ejercer como activistas de oposición. En los programas de opinión que presentan ciertos voceros del chavismo (si se puede hablar ahora de opinión, malaconsejados por la benevo- lencia), ha sido frecuente la divulgación de murmuraciones destinadas a la deshonra de sus críticos. Los espacios de esa cala- ña no congenian con la discusión de los argumentos de los líderes, como puede esperarse en un sis- tema orientado al debate republi- cano de ideas. Quizá porque ape- nas conserven pocas de esas ideas en su almacén, se regodean en el descubrimiento de los lados supuestamente oscuros de la inti- midad de los rivales que conside- ran incómodos. Insinuaciones o alusiones directas sobre la incli- nación sexual de la víctima de turno, detalles escabrosos sobre asuntos personales, revelación de situaciones particulares que no debe conocer la opinión pública sin que se traspasen los límites de la legalidad y del respeto de los seres humanos, vivos o muertos; sesiones que invitan a escuchar a los espectadores unas conversa- ciones que solo incumben a quie- nes las realizan o a leer correos de los que no son destinatarios, exhibición de fotografías “com- prometedoras”… forman el des- preciable repertorio en cuyos contenidos han querido aficionar a la sociedad. Se ha demostrado, en muchos casos, que el tipo de “noticias” de tal ralea es producto de la mani- pulación. Se someten a un traba- jo de laboratorio para que los diálogos se escuchen como quie- re el espía, para que lo cristalino se vuelva turbio, para que un comentario corriente y legítimo sobre el gobierno aparezca como parte de una asonada, para que las metáforas propias de las char- las entre amigos se transformen en evidencia literal de un crimen contra el Estado, y así sucesiva- mente. Solo es cuestión de cortar y pegar, de que las tijeras y el engrudo de un régimen policial confeccionen a su medida las ver- siones que se debe tragar una colectividad que después verá, en medio de la duda sembrada y de la sospecha prefabricada, cómo las personas decentes pasan a la condición de villanos; o, si el negocio y el apuro lo requieren, dan con sus huesos en la cárcel. Un albañal al servicio de la “revo- lución”, en suma. En medio de esta hedentina, el presidente de la AN lleva a cabo acciones legales porque lo han difamado. Desde el centro del muladar, la flor acosada por la putrefacción quiere levantar un cercado de sanidad. Está en su derecho, no faltaba más. Inicia procesos inobjetables, lleva a cabo pasos que no se pueden someter a discusión. Nadie lo puede ofender de manera artera, desde luego. Nadie le puede levantar falsos testimonios, a menos que sea un canalla que merece castigo. El presidente de la AN no vive en el centro de la jungla, sin códigos alrededor. Las leyes lo respaldan, a él por lo menos. Las normas más caras de la civilidad apoyan las gestiones de su reputación sometida a escar- nio, aunque el resto de las repu- taciones quede atado a destinos distintos, pero es evidente que actúa como pudiera hacerlo cual- quier ciudadano apegado a la preceptos de la convivencia cuan- do se siente ofendido. Con una minúscula diferencia, sin embar- go: un ciudadano común no maneja un programa de televi- sión en el cual se transmiten, fal- tando a la Constitución, a la decencia y quizá también a la verdad, las conversaciones priva- das de dos políticos sometidos a prisión. epinoiturrieta@el-nacional.com DIFAMACIONES ELÍAS PINO ITURRIETA
  5. 5. 5Valencia, 26 de junio 2015 Opinión S uspende la cita con el Papa, envía al Vicepresidente a recibir el cuestionado premio de la FAO, tampoco asiste a la Cumbre del CELAC con la Unión Europea; tales ausencias no pueden ser consideradas una nade- ría. Tiene que haber una causa de ¡fuerza mayor! Pre- cisamente quien no se ha caracterizado por desperdiciar viajes, siempre acompañado con su nutrida comiti- va. En determinadas condiciones la otitis tiende a complicarse convirtiéndose en laberintitis. La verdad es que todo el entorno le es laberíntico. No es igual como cuando titulé hace unos años otro artículo El Comandante en su Laberinto, los recursos -en el más amplio sentido- no son los mismos. La situación era otra. La crisis cada vez se agrava y no haya qué hacer. Está cons- ciente de no poder seguir anunciando que anunciará. El enredo hoy es verda- deramente galáctico. El embrollo en que está lo sobrepasa. La indecisión lo abruma. El boato no compensa el agobio. Hay intranquili- dad y rebelión en la granja. No se ima- ginó nunca estar metido en semejante brete. El ambiente que le rodea es patético. En medio de una que otra ráfaga de lucidez piensa que las ten- dencias actuales se tornan irreversi- bles. No basta con acumular recursos para la campaña, no disponen de ellos como en épocas anteriores. Si bien aún posee campo para la maniobra, no con- sidera posible modificar el actual cua- dro. La perspicacia le anuncia la inevi- tabilidad de una derrota. Por mucho que lo intenta no puede disimular, no puede embelecar. A él, principalmente a él, le atribuirán la pérdida. No dispone de esa especie de teflón que parecía tener el antecesor. Por primera vez en quince años, las encuestas señalan un responsable de las calamidades que padecemos y es él. En su fuero interno debe recono- cer el trance. Cuando mira hacia ade- lante es prisionero de la desazón y la incertidumbre. ¡No puede ser de otra manera! El panorama no ofrece una perspec- tiva favorable al actual gobierno, para abordar la crisis más grave conocida en la historia contemporánea, más cuan- do él ha sido el principal causante de su agudización. La adopción de medi- das para superarla, supone romper con los arcaicos esquemas a que les rinden culto, no tienen la mínima disposición a la apertura. Su visión se los impide, mientras se estrecha su piso político y el tiempo se agota. La inconformidad, el malestar, el descontento y el rechazo recorren todos los espacios de la sociedad, transformándose en decididas aspira- ciones de cambio que constituyen una nueva mayoría social y política. Mayoría que deberá manifestarse electoralmente este año, modificando sustancialmente el mapa político del país y abriendo nuevos cauces a la Alternativa demo- crática. El que enfoquemos como aspecto central el proceso electoral, no implica en ningún caso, descuidar otras facetas de la coyuntura, la presencia y partici- pación de la oposición en ellas abona necesariamente el terreno para los resultados de las parlamentarias. Para alcanzar la victoria y lograr mayores avances la Unidad es un pre- rrequisito indispensable. En medio de la diversidad hay que fortalecer las coincidencias. No existe liderazgo, ni organización que por su propia cuenta pueda garantizar el triunfo. Nuestras diferencias fundamentales son con la macolla gobernante. El adversario aún no renuncia a la idea de dejar de ser mayoría, están afe- rrados al poder y a sus privilegios. Vendrán nuevas agresiones, hostilidad y bravatas, habrá que responder con entereza y valor sin caer en el terreno donde ellos pretenden ubicar la con- frontación. Con todas sus carencias y difi- cultades el instrumento en capacidad de conducir un proceso intrincado y complejo como este, es la Mesa de la Unidad. Le hacen un flaco servicio a la causa democrática quienes ubicándose en territorio opositor, enfi- lan sus principales baterías contra la alianza unitaria. La lucha social y política no es de- sahogo. El desasosiego y la exaspera- ción no son buenos consejeros. El estu- dio, análisis, la reflexión y la conside- ración de los diversos escenarios pro- bables es una tarea insoslayable para la Dirección de todo movimiento. En esta confrontación desigual requerimos de una conducción inteligente con talen- to, pasión y coraje. Necesariamente hay que conjugar esos atributos. La experiencia demuestra que la victoria -por lo general- es la resultante de la acertada combinación de esos factores. No puedo dejar de mencionar que el título de este artículo lo tomé prestado de una amiga, que gentilmente me autorizó a usarlo, se trata de Magdalena Boersner, internacionalista, librera e ingeniosa tuitera. @lmesculpi El embrollo en que está lo sobrepasa. La indecisión lo abruma. El boato no compensa el agobio. Hay intranquilidad y rebelión en la granja. No se imaginó nunca estar metido en semejante brete. El ambiente que le rodea es patético MADURO EN SU LABERINTITIS LUIS MANUEL ESCULPI
  6. 6. Valencia, 26 de junio 2015Opinión6 S egún cifras del Observatorio Venezolano Contra la Violencia, 24.980 personas fallecieron de forma violenta el año pasado, 82 por cada 100 mil habi- tantes, ubicando a nuestro país como el segundo más violento del mundo. En el mes de marzo de este año, fallecieron 485 per- sonas por hechos violentos, sólo en el Área Metropolitana de Caracas y 468 en el recién finalizado mes de mayo. 58 policías han sido ase- sinados al 31 de mayo, en su mayo- ría, para robarles el arma. Un venezolano muere cada hora víc- tima de la violencia en Venezuela. El abogado y criminólogo Fermín Már- mol García, dijo en una entrevista, que en Venezuela convivían más de 18 mil bandas criminales, de las cuales por lo menos 12 mil se dedican al delito vio- lento, como los robos, secuestros y asesinatos. Mármol García también afirmó que de cada 100 delitos que se cometen, solo 6 son castigados, que los colectivos armados, el Frente Bolivariano de Liberación Nacional y sus distintas fracciones en Apure, Barinitas y Táchira, los sindicatos de la construcción y las mega bandas crimi- nales de los pranes en las cárceles, son intocables. En los últimos 15 años, los venezola- nos hemos sido testigos de la forma cómo el gobierno nacional ha promovido y protegido a estas bandas, permitiendo que se creen micro estados dentro del Estado, donde los mismos organismos de seguridad tie- nen prohibido entrar. Las armas que se supone están controladas por el Estado, están en manos de la delin- cuencia, incluso las más modernas, adquiridas en el gobierno de Chávez. La descarada impunidad ha permitido que la delincuencia se reproduzca como la forma más fácil de obtener dinero y poder, porque nadie los casti- ga, nadie los busca y por lo tanto, actúan a sus anchas a todo lo largo del territorio nacional. Es decir, no sólo la delincuencia organizada consigue el camino libre para actuar, sino que la amateur se cobija en la impunidad para mantener en zozobra y pánico a la población. Además, el gobierno de Maduro ha fomentado la creación de nuevos gru- pos. Provea, ONG Venezolana en su informe anual, denunció la creación de los Comandos Populares Antigolpe, las Milicias Estudiantiles y Campe- sinas, las Brigadas contra los Grupos Generadores de Violencia y la Fuerza Choque de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que se suman a las Milicias Obreras —creadas en 2010— cuyo objetivo es enfrentar a sectores que protestan o disienten políticamen- te del gobierno. Grupos generadores de violencia para acallar el malestar social que actúan “legalmente”. ¿Podríamos entonces presumir que la impunidad y la permisivi- dad de grupos civiles armados es política de Estado? En muchas de las bandas de la delin- cuencia organizada, hay funcionarios de los distintos organismos de seguri- dad del Estado, eso explica por ejem- plo casos de secuestro exprés donde las víctimas han sido monitoreadas y bien escogidas. El empobrecimiento de la población es uno de los principales factores del incremento de los índices de criminalidad. Provea indicó, que si no hay cambios urgentes en las políti- cas del gobierno, a finales del 2015 habrá 12 millones de pobres, en un país donde los dividendos que produ- cen los recursos petroleros y naturales no son invertidos en el bienestar social ni en infraestructura. Para rematar este panorama, los organismos de seguridad del Estado están dedicados a perseguir a manifes- tantes que a lo largo del todo el país tienen más de un año protestando por las calamidades diarias que padece la población. Según cifras de Foro Penal Venezolano, más de 3.700 personas han sido detenidas entre febrero del 2014 y mayo de 2015. 2.053 de esos detenidos están siendo procesados penalmente, y 135 casos de torturas fueron registrados, denunciándose ensañamiento y crueldad especial en los jóvenes. Más de 600 personas fue- ron víctimas de tratos crueles, inhuma- nos y degradantes. Provea registró 1.032 heridos en el marco de éstas protestas. Nos preguntamos entonces, cuál es el significado exacto de las palabras pronunciadas por Maduro. Masacre y muerte es lo que ha padecido el pue- blo venezolano, entre el hampa y la persecución política. ¿A qué se refiere cuando dice “prepárense”? Porque los venezolanos decentes podríamos pre- sumir que la intención es alertar a sus radicales para un enfrentamiento civil, donde sólo un lado está armado y es justamente el gobierno nacional y sus bandas identificadas, a las que se suman los grupos criminales que han hecho del delito una fuente fácil para obtener ganancias, gracias a la impu- nidad. ¿Podríamos entonces presumir que la impunidad y la permisividad de grupos civiles armados es política de Estado? La violencia atrae violencia. Quien siembra odio, cosecha tempestades. La ciudadanía está como volcán a punto de erupción. Aguanta, callada hasta ahora, la humillación de hacer colas para obtener alimentos según su número de cédula, que la delincuencia les mate a los hijos, a los esposos, a las madres, a los padres y el gobierno sólo se vanaglorie por detener a los presun- tos culpables de la muerte de Serra, uno entre miles de venezolanos asesi- nados. La población observa como el gobierno en vez de atender la emer- gencia sanitaria y la crisis por la esca- sez de medicinas, se ocupa de fabricar- les expedientes a quienes disienten, de perseguir a los periodistas y medios de comunicación, de hacer pataletas por- que ex presidentes exigen liberar a los presos políticos, y sobre todo, como pierden el tiempo que deben emplear en gobernar en montar circos de TV para seguir haciéndose propaganda y tratar de remontar en las encuestas, que no le dan más del 15%. El tiempo de los shows terminó. Las consecuen- cias del desgobierno, de la corrupción y del despilfarro les están tocando la puerta a marrazos. @Tamara-Suju Contrapunteo “Prepárense para un tiempo de masacre y de muerte, si fracasara la revolución bolivariana, prepárense… pónganse las pilas todos”. Nicolás Maduro ¿PREPARARSE PARA MÁS MASACRE Y MUERTE? TAMARA SUJÚ ROA
  7. 7. 7Valencia, 26 de junio 2015 Opinión L a clave de la mentalidad del chavista ladrón en Venezuela es que está convencido de que tiene derecho a tomar los bienes de los demás. En cualquier lugar del mundo, el ladrón se esconde para perpetrar su fechoría. Espera a que caiga la noche, a que no haya nadie en el sitio donde dará el golpe. Intenta que nadie lo vea. Trata de dar el zarpazo y huir sin testigos. Procura la nocturnidad. El ladrón venezola- no, en cambio, no tiene ninguno de estos miramientos. Le da exactamente igual si la víctima lo mira a los ojos, si tiene tiempo de memorizar sus rasgos, incluso si lo conoce de algo o puede saber dónde vive. El ladrón venezolano actúa sin embozo. Con la cara al descubierto. Y, encima, trata a la víctima como a un subalterno que le debe obediencia y pronto acatamiento. Esto ocurre no solo porque el ladrón venezolano tiene ganada la impunidad. Cuenta, efecti- vamente, con que no habrá más conse- cuencia para sus actos que el disfrute de dinero y bienes que no trabajó para ganar. Pero no es solo por esto que el ladrón venezolano se conduce con tal desfachatez, humillando a la víctima, golpeándola, matándola incluso si considera que no lo ha tratado con la sumisión del caso. La clave de su forma de proceder es que está conven- cido de que tiene derecho a tomar los bienes de los demás. Pregúntele usted a cualquier vene- zolano. No hay uno solo que no tenga un testimonio de despojo hecho por alguien a quien nunca hubiera creído capaz de tal. Empleados de confianza, personal doméstico de años, de déca- das, se van un día llevándose consigo todo lo que pudieron arramblar. Un muchacho que vino a recoger unas cajas, aprovecha y se coge algo que estaba mal puesto. La hija de la señora que ha trabajado en Mantenimiento por 25 años se lleva teléfonos, ropa, lo que sea. Los empleados de las líneas aéreas en los aeropuertos, lo mismo que los uniformados, arrasan con el contenido de las maletas. Asaltantes que suben a las unidades de transpor- te colectivo y roban a todo el mundo, incluidas señoras humildes. Sin pudor. Como si no hubiera trasgresión. El otro día me contaban de una mujer que lloraba con un solo ojo, por- que el otro lo traía vendado. Venía del hospital y en la buseta la atracaron con un cuchillo. Ni el parche ni la evidente convalecencia detuvieron al criminal. Impera la psicología de la rapiña. Por qué no te voy a arrebatar lo tuyo si yo lo quiero, si yo también merezco tenerlo. No hay duda de que una década y media con un régimen haciendo expropiaciones sin más proyecto que el deseo de quitar lo suyo a otro, ha favorecido la implantación de esta mentalidad. Pero no es solo eso. El Estado venezolano ha robado a cente- nares de industriales, empresarios, constructores, hacendados y dueños de terrenos; los ha llevado a la ruina y ha acabado con esas fuentes de pro- ducción y de trabajo. Y, aunque Freddy Bernal reconoció hace poco que las expropiaciones “llevaron las empresas al fracaso”, todavía este modus ope- randi sigue gozando del lustre revolu- cionario. Más aún, la revolución con- siste básicamente en saquear todo lo que se pueda, siempre que se le dé al pillaje un barniz épico: expolio para vengarlos a ustedes, mis queridas huestes resentidas. Esa mentalidad del ladrón infatuado de estar ungido de un derecho sin límite ha encontrado por mucho tiempo una sociedad inerme. Lo dicho: no hay una sola persona en Venezuela que no haya sido robada (y su correlato, estafada por alguien conocido, incluso por un pariente). Pero todo tiene un límite. Y ya hemos empezado a ver indicios del hartazgo. Solo cabe esperar que la mentalidad del ladrón olímpico no encuentre freno en la del linchador convencido de ser vector de justicia. @milagrossocorro msocorro@el-nacional.com “No hay una sola persona en el país que no haya sido robada…” LA MENTALIDAD CHAVISTA DEL LADRÓN MILAGROS SOCORRO
  8. 8. Valencia, 26 de junio 2015Opinión8 El ABC de Santiago Hernández Ron / Músico, pr MACKY ARENAS Desde los siete años ya estaba seriamente “metido” en la música. Estudió piano, teoría y solfeo, armo- nía y todas esas complicaciones que tienen que ver con que las notas se organicen para convertirse en melo- día. Graduado de bachiller en el Colegio San Ignacio se lanzó de cabeza a la producción del grupo de gaitas de esa institución educativa, donde ejercía simultáneamente de profesor de canto y director de la agrupación. Paralelamente partici- paba en la producción del festival de gaitas, le encantó el trabajo y se involucró de lleno, sin dejar sus recién comenzados estudios de Economía Empresarial en la Uni- versidad Metropolitana. Culminó y se dedicó a la producción del grupo musical Vitamina. Pronto pasó a cantante y director vocal. Sigue dando clases de Historia de la Música en los bachilleratos pero ahora sus planes están fuera del país. Esto fue lo que nos dijo para los lectores de ABC de la Semana. ¿Seguirás con “Vitamina”? - Inicialmente era mi idea, pero ya terminé en la universidad y no quie- ro perder tiempo. Quiero hacer el Master. Ya tengo 25 años y deseo especializarme en Enterteinment Business (industria del entretenimien- to), con el firme propósito de obtener una visa de tra- bajo para artistas que me permitiría trabajar en los EEUU. ¿Qué valoras más de todo cuanto hiciste en Venezuela? - Mi experiencia con las gaitas y mi aporte en la parte educativa. Me motiva dejar un mensaje en todo lo que hago, guiar a los muchachos. Enseñar es lo que más me gusta y me llena, pero estoy seguro de que haciendo música igualmente se logra ese objetivo. Uno tiene que ser responsable y cuando se trabaja en equipo todo es importante pues si tú no suenas bien el otro tampoco lo hará. Es el tipo de conducta frente a la compe- tencia que me esmeré en inculcar a los muchachos y esa ha sido una de las mejores experiencias que guar- do. Las gaitas han sido toda una “marca” en los grupos colegia- les. ¿Siguen activas, dictando pauta cada fin de año? - Totalmente. Se han transforma- do en una industria, no necesaria- mente a nivel monetario sino en capacidad de producción. Los bailes son cada vez más profesionales, la música crece en calidad y se dedica al ensayo mucho más tiempo. El San Ignacio, por ejemplo, ensaya casi 500 horas al año, lo cual es conside- rable para ver un resultado final lo más profesional posible. Se sabe que los estudiantes son novatos, pero requiere un fuerte apoyo de todo el mundo. ¿Y lo tienen? - Lo tienen, los colegios apoyan, los padres también, algunas institu- ciones dan una mano. Las gaitas no son un fin, son un medio y la parte positiva es que son un instrumento transformador pues el chamo que entra a la agrupación adquiere habi- lidades, competencias, responsabili- dad, disciplina, todo lo cual lo hace mejor profesional pero también mejor persona. Es parte del proceso educativo, aporta calidad humana. Es imposible concebir la música sin esa responsabilidad ni hacer música sin ese compromiso. ¿Son experiencias colegiales que se agotan allí? - Increíblemente, las gaitas han sido plataforma para el lanzamiento de muchísimos grupos. De hecho, no pocos de los que escuchamos en la actualidad han surgido de los gru- pos de gaitas. Por otra parte, muchos de mis alumnos han viajado para estudiar en el exterior Inge- niería de Sonido o han montado su propia banda y les ha ido bastante bien. Tuve la oportunidad de traba- jar, en mis primeros años, con ban- das norteamericanas que estoy se- guro se nutrieron de la experiencia gaitera para complementar sus habilidades. ¿Los chamos que aspiran a mayor experiencia, se ven todos obligados a salir de aquí? - En mi caso particular, pienso que las oportunidades se encuen- tran pero el crecimiento, el movi- miento que requiere un músico es más lento. En esto hay que distin- guir la parte popu- lar de la acadé- mica pues los objeti- vos y las metas a largo plazo son diferentes. Si estamos hablando de un músico popular que quiere figurar dentro del medio, es más difícil. ¿Cómo hiciste tú? - Puede ser que el joven músico arranque, como lo hice yo, en un grupo bailable, lo que te da fogueo y tarima. Quizás llames la atención de algún cazatalentos que te contra- te para una banda profesional como en este momento pueden ser “Chino y Nacho”, “Guaco”, “Oscarcito”, bandas con proyección internacio- nal y a través de ellas puedas crecer. Pero todo eso es limitado. Hoy, el tema está en los grupos bailables pero luego la pregunta es “¿para donde sigo?” y aparecen las barreras para continuar la profesionaliza- ción, sobre todo en un medio tan masivo donde hay muchísimos artis- tas de alto nivel. PREPARACIÓN Y OPORTUNIDADES ¿Cómo están las posibilidades para la música, en este momen- to, en Venezuela? - Es bueno dejar claro que para la práctica y el fogueo sí hay chance. Siempre hay agrupaciones bailables que se están formando. Pero si el músico quiere continuar a largo plazo, tener una banda con prestigio internacional, encuentra frenos. Un músico que se encuentre en Estados Unidos puede aspirar a pertenecer a una gran cantidad de grupos artísti- cos que están en posibilidad de ofre- cerle trabajo. En Venezuela no ocu- rre eso, es más limitado el panora- ma. Pero desde el punto de vista de la educación musical y el crecimien- to, sí hay oportunidades en Venezuela. ¿Es un asunto de mercado o de la actual situación del país? ¿Cuánto incide el tema político en las limitaciones que padece un país tan musical, que ha generado tantos talentos como Venezuela? - Afecta el campo de la música por- que no hay apoyo para todo el mundo de la misma forma. El que desea emprender, formar su propia El gobierno apoya cierto tipo de música y sólo a ciertas personas. Todos los días me entero de jóvenes que se lanzan a la experiencia afuera. No podemos ignorar que estamos viviendo en un país que te cercena las oportunidades. Tengo ganas de ser exitoso y la situación de mi país no me ofrece esa posibilidad, señala el también economista venezolano A nivel musical, la meritocracia no existe hoy en Venezuela “En mi caso específico, jamás me plantearé no volver”.
  9. 9. 9Valencia, 26 de junio 2015 Opinión oductor y cantante banda, se ve muy limitado pues, por ejemplo, acceder a los medios de comunicación, a la radio, que suenen tus temas y el público se entere de lo que estás haciendo es complejo, requiere de dinero y los músicos no lo tienen. Hay que tener pulmón y no todo el mundo dispone de los recur- sos necesarios para impulsar una carrera. Eso quiere decir que hay gente muy talentosa que no puede ser conocida, escuchada de manera masiva porque carece de los medios para lograrlo. Por otro lado, tampoco es un secreto que el gobierno apoya cierto tipo de música y sólo a ciertas personas, no a todo el mundo. Si estás con el gobierno vas a sonar, de lo contrario se te pone cuesta arriba, te va a costar muchísimo más. En estos días conversaba con dos artistas, uno está en el mundo de la ópera y otro hace música popular folklórica. Ambos coincidían en que las oportunidades las hay, solo que los chamos hoy quieren surgir de un día para otro, ascender al estrellato sin el esfuerzo soste- nido que ello demanda, hacer dinero fácil. Todos pretenden ser “Chino y Nacho” de la noche a la mañana. Entonces optan por irse del país o elegir formas musicales más comerciales… ¿estás de acuerdo? - Pueden tener completa razón. Todos los artistas famosos han pasa- do por lo que llaman las 10 mil horas de vuelo y eso, en general, se aplica a la vida, no solo a la música. Para lograr un fogueo importante necesitas pasar por experiencias, esfuerzos de trabajo y eso, es ver- dad, no se hace de la noche a la mañana, se requiere muchísima constancia para lograr ser una per- sona artísticamente completa. Cada grupo famoso, fíjate Los Beattles, tocaron en cientos de bares antes de ser famosos. Pero también es cierto que acá, hoy por hoy, el entorno político y social no ayuda. Nadie que quiera surgir está cómodo en este país y a ello debes sumar que la meritocracia, a nivel de la música, no existe hoy en Venezuela: hay gru- pos que logran popularidad más fácilmente que otros sin ser necesa- riamente mejores talentos y allí interviene el favoritismo político. Eso frustra al músico y lo empuja a buscar mejores posibilidades. Ese tipo de situaciones, en otros países, hacen que la gente entienda que tiene que esforzarse más, que luchar con más ganas. ¿Desde tu experiencia como músi- co, piensas que esto hace que los jóvenes forjen su voluntad o esa frustración que mencionas los hace más facilistas? - También soy economista y todo está interconectado. Los jóvenes, es verdad, quieren todo rápido y fácil, no sólo los músicos, sino en todas las áreas de interés. No podemos ignorar que estamos viviendo en un país que te cercena las oportunida- des o no te presenta suficientes estí- mulos ni alternativas para surgir de una manera honesta, acorde con tus tiempos de vida. ¿Cuánto tiene que esperar un joven, aun graduándose con honores en cualquier carrera, para obtener su primer carro? En otro lugar, tendría acceso a los bene- ficios de su trabajo sin mayores complicaciones y en menor plazo. Eso no es facilismo, es merecimien- to. Ni hablar de su primera vivienda. Después de 5 años de estudio, estoy ganando más como músico que mis amigos economistas: eso es increí- ble, pues la mayoría tiene dos o tres años de graduados. No se puede ver logros en consecuencia al esfuerzo de estudios realizado. Entiendo que Venezuela es otra, que nuestras generaciones nacieron en democracia, que vivimos muchos años de opu- lencia petrolera. Pero pienso en los jóvenes que lo eran en tiem- pos de Gómez o Pérez Jiménez, quienes no solo no podían soñar con un carro y una casa, sino que ni siquiera veían luz al final del túnel porque los opri- mía el despotismo, la dictadu- ra. Ellos no pensaban en irse a ninguna parte, sino en luchar por cambiar las cosas y que Venezuela fuera libre y próspe- ra. Los animaba construir un país que luego nosotros disfru- tamos. ¿Nunca te has hecho ese planteamiento? - Por supuesto que sí, muchísimas veces. Estoy seguro que todo el que se ha ido o está pensando en hacer- lo, ha pensado vivamente en eso. No sé tanta historia y me gustaría cono- cer más acerca de las vivencias de la población en aquellos momentos. Tal vez hay un tema que ellos no vivieron, que es la inseguridad. Tengo entendido que la dictadura de Pérez Jiménez fue fuerte, pero garantizaba derechos como vivir tranquilo, cosa que en estos últimos años es imposible en Venezuela. Todo joven aprecia, antes que nada, su vida y aquí el temor cotidiano es salir a la calle, ser asaltado, secues- trado o asesinado. Protestas y vas preso, como tantos compañeros estudiantes a quienes se le vulneran sus derechos todos los días, tan sólo por manifestar pacíficamente. Cada uno de nosotros ha tenido un caso cercano de violencia que te hace pensar que no estás a salvo. Cuando es tu vida la que está amenazada tie- nes que preguntarte si este es el sitio para vivir y progresar. ¿De qué sirve luchar si te van a matar? ¿Es tan fácil expatriarse, dejar tu país, elegir irte de manera definitiva? Porque para muchos el proyecto no es ir a prepararse y regresar cuando esto mejore, sino desvincularse radicalmente… - El problema es que nada nos hace visualizar un país diferente, al menos a corto plazo. Las cosas no se arreglarán lo suficiente pronto… ÉXODO PROFESIONAL Es que tal vez las cosas no “se arreglan”, sino que hay que arreglarlas… - Es correcto, hay que preguntar más bien qué tanto hago por eso. Pero esas son decisiones personales que cada quien toma. Admiro mucho a quienes deciden el rumbo de apoyar al país, quedarse y bregar. Pero hay que entender, aunque suene egoísta, que la vida producti- va de un ser humano comienza al graduarse en la universidad y existe un límite para hacer currículo y experiencia. La vida productiva se acaba y si en un país no disponemos de suficientes posibilidades para crecer, luego será muy tarde. En mi caso específico, jamás me plantearé no volver, pero necesito condiciones básicas para prosperar y ahora no las encuentro aquí. Tengo ganas de ser exitoso y la situación de mi país no me ofrece esa posibilidad, por más que me esfuerce. ¿Una mayoría de jóvenes está tomando esa decisión? - Todoa los días me entero de jóvenes que se lanzan a la experien- cia afuera. Es masivo, sorprendente. En mi grupo familiar somos 8 pri- mos cercanos, soy el único que queda y ya me voy. Del colegio donde me gradué, quedamos 2. Nos conectamos por las redes sociales. La gran mayoría está instalada fuera, unos hablan desde Finlandia, otros desde España, otros desde Estados Unidos. Hasta tengo un amigo en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos en Washington, varios haciendo docto- rados en distintas universidades, otro trabaja como ingeniero -egresa- do de la UCAB- en Alemania y le va excelentemente bien. No hay uno que no haya sido exitoso afuera. Porque saben aprovechar el talento que ofrecemos. Entonces Venezuela exporta mucho talento, al menos prepa- ramos bien… - Seguro que sí, por eso se están destacando en todas partes. Pero también hay un tema de sobreviven- cia, el que sale sabe que tiene que competir duro pues para destacarte por encima de las personas, natura- les de esos países donde llegas, tie- nes que tener algo que ellos no ten- gan y por eso nos destacamos. Evidentemente estamos bien prepa- rados, pero así salgas de la mejor universidad, sale de cada uno lograr destacarse. De nuevo, es una deci- sión personal. Nadie lo hará por ti. @santihr mackyar@gmail.com @MackyArenas “Todo joven aprecia, antes que nada, su vida y aquí el temor cotidiano es salir a la calle”.
  10. 10. Valencia, 26 de junio 2015Opinión10 Alta Política L as reservas internacionales de Venezuela, la mayor parte de ellas preservada en barras de oro, han caído aceleradamente en los últimos meses en una mues- tra de los graves problemas que enfrenta el régimen de Nicolás Maduro. Esta situa- ción está acentuan- do las dudas en los mercados financie- ros sobre la capaci- dad de pago del país petrolero. En lo que refleja el dramático estado de sus finanzas, Vene- zuela está queman- do sus reservas internacionales a un ritmo de casi $2,500 millones por mes, una insostenible tendencia que amenaza con agotar su colchón financiero en sólo siete meses. La acelerada caída de las reservas, que se produce en medio de una de las peores crisis económicas del país, ha estado acentuando las dudas en los mercados financieros sobre la capacidad de pago del país petrolero, con analistas advirtiendo que las probabilidades de que entre en default a inicios del próximo año son muy altas. Y el precario estado de las cuentas externas también está incidiendo en la pronunciada pérdida de valor del bolí- var en el denominado mercado parale- lo, con el dólar apreciándose en un 56.65 por ciento en tan solo un mes ante la moneda nacional, pasando de los 275.56 bolívares por dólar con que cerró el 5 de mayo a los 431.36 bolíva- res en que se ubicaba al cierre de esta edición. Según un informe de la firma Latinvest Group Holdings, LLC, Venezuela ha perdido $7,357 millones de sus reservas internacionales en solo tres meses, llevándolas hasta los $16,897 millones, nivel que no había sido visto desde el 2003, cuando los precios del petróleo se encontraban cerca de los $20 el barril. “Ellos han estado quemando más de $500 millones por semana de sus reser- vas internacionales, y ya no pueden seguir haciendo eso”, advirtió Russell M. Dallen, socio gerente de Latinvest Group Holdings. “Pero lo más alarmante es que por los últimos tres meses, ellos han seguido quemando las reservas a ese ritmo, pese a que el país no ha estado enfrentando gran- des pa- gos de bonos. Las reser- vas han seguido cayendo cuando deberían estar recupe- rándose”, agregó. Eso es clave porque por estos días los compromisos de deuda no alcan- zan los $100 millones por mes, en con- traste con los grandes pagos que suman cerca de $5,000 millones que Venezuela tendrá que realizar para finales de año, explicó Dallen. AGENCIAS DETECTAN DETERIORO ECONÓMICO El acelerado deterioro de las finan- zas venezolanas no ha estado pasando desapercibida por las agencias de cali- ficación de riesgos, las cuales han comenzado a advertir que el régimen de Nicolás Maduro podría verse en serias dificultades para cumplir con la deuda ante Wall Street, salvo que se produzca un milagro y los precios del crudo venezolano —actualmente en $56 el barril— mejoran drásticamente. La agen- c i a Moody’s, por ejem- plo, dijo en un informe reciente a inversionistas que cree que el atribulado régi- men de Caracas encontrará alguna manera de cumplir con sus obligacio- nes externas en lo que resta del año. Pero “sí los precios del petróleo se mantienen en los actuales niveles a lo largo del 2016, el país podría agotar sus activos externos, incrementando aún más la probabilidad de un default pese a la fuerte voluntad de las autoridades de seguir cumpliendo con los compromi- sos de pago”, resaltó el informe. La agencia actualmente califica la deuda de la estatal PDVSA como “CAA”, lectura que significa que está sujeta a un riesgo de crédito muy alto. El cuadro económico del país se complica porque además de enfrentar elevados pagos de deuda en un esce- nario con una renta petrolera cada vez menor, el régimen debe también desti- nar gran parte de las pocas monedas duras que aún le quedan para tratar de evitar que la ya grave crisis de abaste- cimiento que sufre el país se agudice aún más. Economistas advierten que la rápi- da tasa de consumo está superando ampliamente la capacidad de las importaciones de productos y de la producción nacional de reponer el agotamiento de los inventarios, y que estos actualmente se encuentran en niveles alarmantemente bajos. DEPENDIENTE DE LAS IMPORTACIONES La sostenida destrucción del apara- to productivo a lo largo de los últimos 15 años ha convertido al país alta- mente dependiente de las importacio- nes para abastecer a los venezolanos de productos de primera necesidad. Pero la caída de la renta petrolera significa que cada vez son menos los dólares que están disponibles para importar alimentos, lo que actualmen- te se está traduciendo en largas colas para ingresar a los supermercados, anaqueles vacíos e intentos por parte del régimen por introducir mecanis- mos de racionamiento para adminis- trar la escasez como lo hacen sus mentores ideológicos cubanos. Además de la escasez, el deterioro de las cuentas externas también puede verse en la actual debilidad del bolívar frente al dólar en el mercado negro, el cual es ilegal pero es el único al que la inmensa mayoría de venezolanos tie- nen acceso. “El nivel de reservas disponibles en manos del gobierno, cuando cae a míni- mos, se siente en el tipo de cambio para- lelo inmediatamente”, dijo el economis- ta Alexander Guerrero, presidente de TecnoEconomica. Y eso explica parte de la sostenida debilidad de la moneda nacional, que de continuar podría llevar el tipo de cambio a tocar los 1,000 bolívares por dólar en cuestión de pocos meses, señaló. “Ante esta situación, el techo del para- lelo es el cielo, y es por eso que podemos ver como el dólar se ha apreciado frente al bolívar en más del 100 por ciento desde finales de enero. A esa velocidad —con un valor del dólar que se va doblando cada cuatro meses— vamos a superar los $1,000 bolívares por dólar antes de que termine el año”. adelgado@elnuevoherald.com @DelgadoAntonioM ANTONIO MARÍA DELGADO ANÁLISIS: VENEZUELA SE QUEDA RÁPIDAMENTE SIN DINERO
  11. 11. 11Valencia, 26 de junio 2015 Opinión C on un poco de imaginación, o posibilidades tecnológicas, el título de este artículo debería estar cubierto de una fina capa de escarcha, o de un alambre erizado de estalactitas heladas y puntiagudas, para ilustrar, en un flash a 35 grados bajo cero, la gélida soledad en la que se ha adentrado el go- bierno por su cuenta. Uno se pregunta si su estado natural es hoy la hipotermia, una pérdida de concien- cia, de memoria, de reconocimiento del mundo exterior. El universo hecho una estepa siberiana. Atrás, pero muy atrás en la ruta del socialismo del siglo XXI, han quedado los abrazos entusiastas con mandata- rios de toda especie, las filas de niños agitando banderas binacionales, los parlamentarios de otros países ansio- sos de ser recibidos en Miraflores, los militares de otros ejércitos que se cuadraban expectantes ante un gesto de reconocimiento del máximo líder, los intelectuales que llegaban llenos de ideas huecas y partían plenos de divisas extranjeras en el monedero. Todos se han ido convirtiendo en par- tículas frígidas de polvo cósmico, difíciles de abrazar, de mamar gallo con ellos. Frío, frío como el agua del río... cantaba Juan Luis Guerra. La reciente visita de Felipe Gon- zález al país contribuyó a subrayar, aún más, la soledad en la que está empecinado en encerrarse el gobier- no del presidente Maduro. A quien se le haya ocurrido la idea de organizar batallones de repudio para darle la bienvenida al expresidente español, no tiene la menor idea del prestigio e influencia del que todavía goza en el ámbito internacional, y le hizo un flaco favor al gobierno. Es tal el des- propósito, que uno llega a pensar que el susurrante de la iniciativa lo hizo a propósito, para abollar aún más la imagen internacional del presidente Maduro. (Es cierto, no luce probable, pero son muchas las noches de insomnio que tenemos viendo Scandal, y a uno le pega en el coco). En todo caso, la rabia comunicacio- nal desatada por el oficialismo, sólo propició un gesto de rubor en muchos gobernantes amigos del régi- men -que tanto celebraron el empeño democrático de González en horas más complicadas para ellos- y se tra- dujo en una gélida falta de solidari- dad ante la avanzada del conquista- dor español. Y, como si fuera poco, con antela- ción, se había decidido suspender la entrevista que se tendría con el Papa Francisco, aprovechando la asistencia del Presidente venezolano a la reu- nión de la FAO, en Roma. Es harto conocido lo desagradable que puede resultar viajar en avión con una otitis zumbándole en el oído -más aún si se viaja en un aparato ruso Tupolev de Cubana de Aviación-, pero la posibili- dad de ser recibido en audiencia pri- vada por el Papa, no se deja pasar así como así. Digamos, no es una reu- nión más entre el cura de pueblo, Don Camilo, y el alcalde comunista, Peppone, con cuya zaga deleitó al mundo el escritor italiano, Giovannino Guareschi, en la posgue- rra europea. La visita a su Santidad, merecía el sacrificio de unas incomo- das horas de vuelo; a menos que se quisiera propiciar, con el desplante, una guerra fría con el Vaticano. Además, los Papas suelen hablar muy quedo al oído de sus interlocutores. El último episodio -todavía en de- sarrollo- en la búsqueda internacio- nal del hielo, ha sido acusar a Guyana de ser un instrumento del imperialis- mo internacional por haber cobijado las exploraciones de Exxon Mobil en el territorio en diferendo con Vene- zuela. En vez de haberse dedicado, a tiempo, a contener diplomáticamente las pretensiones del país vecino -como bastante se les alertó- hoy se enfrentan a un hecho consumado que no podrán resolver en base a brava- tas. Ahora es cuando el petróleo repartido en el Caricom podría pagar sus réditos, pero éstos, también, están congelados en sus afectos cari- beños. Pasar frío en pleno inicio del vera- no europeo no es atractivo. Por eso se entiende la decisión de tampoco par- ticipar en la Cumbre Celac-UE en Bruselas, que contará con la asisten- cia de casi todos los presidentes y pri- meros ministros de ambos continen- tes. Era otra oportunidad única para encontrarse con los amigos de siem- pre, y denunciar la "guerra económi- ca" o la "agresión imperialista". Pero debe dar como enojo que a uno le apliquen la ley del hielo fuera de su país. maninatj@gmail.com @jeanmaninat LEY DEL HIELO JEAN MANINAT
  12. 12. LA PREOCUPACIÓN DEL MUNDO Ninguna persona sensata en el mundo se pregunta hoy día si Maduro va a ganar las elecciones de diciembre. Basta ver las estadísticas sobre la des- trucción de la econo- mía y las preferencias de sufragio, para en- tender que la derrota electoral de Maduro- Cabello-Arreaza es inevitable. La pregun- ta real, por lo tanto es, si la sustitución de este gobierno será pacífica y ordenada, o caótica y sangrienta, como en el Maidan de Ucrania. CABELLO EN EL CONSULTORIO DE LULA El 10 de junio pasado, Diosdado Cabello, el verdadero hombre fuerte del régimen, viajó en plan de emer- gencia al “Instituto Lula” en Sao Paolo. Ahí pidió al decano de la socialdemo- cracia latinoamericana un kit de su- pervivencia política, para escapar de la muerte electoral preanunciada. Quería un remedio rápido contra la creciente orfandad global del gobierno por los “derechos humanos”, reforzada por las (coordenadas) cábalas mundia- les de Felipe González y la (malinfor- mada) declaración del Premio Nobel de la Paz y Arzobispo emérito, Des- mond Tutu, sobre el “silencio ensorde- cedor” oficial latinoamericano ante “los presos de conciencia de Venezuela”; quiso también recetas electorales para evitar la catástrofe de diciembre. BRASIL MUESTRA LA TARJETA ROJA En ausencia de un proyecto nacio- nal propio de la troika y ante posibles fallas predictivas del pajarito de Mira- flores, era una opción lógica ir con Lula. Lógica, porque Lula es una de las dos eminencias históricas, cuyos confesionarios son frecuentados re- gularmente por Maduro y Cabello. Existía, sin embargo, un problema. Lula ya había planteado la estrategia de salvación del proceso venezolano en febrero de 2014, en vísperas de las negociaciones con la oposición. Públi- camente había abogado por la gran alianza nacional con la burguesía y negociaciones con Capriles, para ais- lar a los radicales. Pero, en su mo- mento, los iluminati de Miraflores no le hicieron caso. De hecho, implementa- ron la propuesta del confesionario alternativo y de fuerzas sectarias y corruptas internas, con los resultados desastrosos que vemos ahora. Llegado marzo, 2014, se acabó el “jogo bonito”. Lula se desesperó y cri- ticó abiertamente el sectarismo abusi- vo y suicida de Maduro-Cabello. Un año después (mayo 2015), Brasil per- dió la paciencia con la ignorante y arrogante cúpula “chavista” y le sacó la tarjeta roja: pasó de una posición pro-Maduro a una política abierta- mente injerencista, instrumentada mediante declaraciones del canciller, de la Presidenta y del Senado. La sumisa y silenciosa aceptación de ese intervencionismo reveló el extremo debilitamiento de la troika. Después de haber acusado al imperialismo gringo de causar el desastre en Venezuela, seguido por las acusacio- nes contra el rancio sub-imperialismo español, Miraflores carecía de fuer- za, para aplicar la estratagema de los diablos externos a Itamaraty. Por eso, y después de la humillan- te derrota en la Cumbre de las Américas, al hombre fuerte del régimen no le quedó de otra que emprender el “paseo al Canossa brasileiro”. LA CAUSA POLÍTICA DE LA CRISIS TERMINAL Trágicamente, el Presidente Chávez dejó su obra en una confi- guración improvisada y de incerti- dumbre, que prefiguraba el colapso actual. Por las circunstancias histó- ricas de la “Revolución Bolivariana” su construcción había sido vertical: el líder, basándose en los militares, el petróleo y las masas, conduciría la transición nacional. Pero, cuando por default llegaron al poder el activista maoista Nicolás Maduro y el appara- chik anti-comunista Diosdado Ca- bello, el delicado equilibrio de los cuatro vectores de poder se rompió. Ni el activista de izquierda, ni el sub- teniente de derecha tenían los dotes, que el proyecto desarrollista de Hugo Chávez requería. Puestos a la cabeza de un poderoso aparato estatal verti- cal, sin contrapesos en la conciencia y organización del pueblo, arruinaron en menos de tres años a la revolu- ción, la nación y al pueblo. LA CAUSA ECONÓMICA DE LA CRISIS TERMINAL Para agravar la catástrofe, la troika no sólo heredó un elaborado sistema de dominación política vertical, sino también económica. Cuando en la eco- nomía monoexportadora rentista ve- nezolana, Fidel le recomendó a Hugo Chávez —después del fallido golpe de Estado— el bloqueo de la fuga de capi- tales mediante el control de divisas, se concentró todo el poder económico del país en una sola variable: el dólar. El dólar se convirtió en rey de la econo- mía, es decir, en la madre de todos los precios relativos; y, a quién lo maneja- ba, lo volvía amo del destino económi- co de la nación. Tal medida fue tempo- ralmente necesaria para defender la revolución. Pero, al transcurrir el tiem- po, la medicina preventiva se convirtió en toxina y destruyó todo el tejido pro- ductivo y distributivo del país. Ante el autismo de la troika que, en lugar de gobernar, mira paralizada —como el Valencia, 26 de junio 2015Opinión12 VENEZUELA: ¿COLAPSO PACÍFICO O SANGRIENTO? Sin ideas, ética e iniciativa, el desgobierno no se atreve a atacar el problema destructivo fundamental de la economía nacional: el precio del dólar HEINZ DIETERICH Diosdado le pidió a Lula un kit de supervivencia política, para escapar de la muerte electoral preanunciada. A causa de un control de divisas prolongado, el dólar se convirtió en rey de la economía.
  13. 13. conejo ante la serpiente— al caos que ha producido, la revolución ha dejado de ser el gran vehículo del progreso. Los parámetros cuantitativos de esta involución son desgarradores. LA DIMENSIÓN DEL DESASTRE El Producto Interno Bruto (GDP) cayó en 2014 un 4% y para este año se espera una caída de 7.5%. Las reservas internacionales están en su nivel más bajo ($17.5 Mrd) desde el golpe de Estado petrolero del 2003. La inflación en 2013 alcanzó el 56%, en 2014 el 68% y para este año llegará probable- mente a 120-175% (HSBC). Los aumentos del salario mínimo 2014-2015, no cubrieron las pér- didas inflacionarias, lo que reper- cutió en un dramático deterioro de la calidad de vida de las clases populares. La tasa de pobreza estuvo en 1999 en 49%; en 2009 bajó a 33,5%, y en 2013 subió a 38,2%. Para 2015 se calcula en alrededor del 55% (Cesar Gallo). Ante los salarios simbólicos que se pagan, hay una extrema fuga de cerebros de las universidades, de PDVSA y de empresas priva- das. El sueño de la sustitución de importaciones quedó en el olvi- do. Ni en el campo, ni en la industria se ha reducido la extre- ma dependencia de las importa- ciones que caracterizó a los años prerevolucionarios. La industria nacional trabaja al 50% de su capacidad instalada (V. Álvarez); alrededor del 70% de los alimentos y medicinas se importan y los inmensos fondos crediticios chinos no se invier- ten en el aparato productivo, sino para financiar el consumo nacional. Por órdenes de su presidente, Nelson Merentes, el Banco Central (BCV), ha dejado de publicar las estadísticas de la escasez e inflación, desde hace cinco meses. Ante la escasez de divisas, el suministro de dólares al sector privado se ha reducido en un 70% durante el último año, mientras que la deprecia- ción de la moneda se calcula en 60%. La posibilidad de un default a inicios de 2016 es real, si no se consigue nue- vos préstamos externos. AL ABISMO – THE WALKING DEAD Sin ideas, ética e iniciativa, ni en lo nacional, ni en lo internacional, el desgobierno no se atreve a atacar el problema destructivo fundamental de la economía nacional: el precio del dólar y su absurdo sistema de segmen- tación que genera oportunidades de arbitraje sin fin. Este cáncer se tenía que haber removido hace tres años. Ahora el oficialismo ya no lo puede controlar y el paroxismo se acerca: La troika ha perdido el apoyo de las masas que la hace, correctamente, res- ponsable del desastre. El 74% de los venezolanos opina que, en términos generales, el país está mal o pésimo y sólo un 20% piensa que mejorará. El 76% evalúa negativamente la gestión de Maduro y el 45% quieren un gobierno de unidad nacional inmedia- tamente, para solucionar la crisis del país. Pero, un gobierno de unidad nacional requiere una negociación entre ambas partes, cuando la troika se ha quedado sin poder de negocia- ción, salvo, las bayonetas. LA SOLUCIÓN SANDINISTA Y EL NEOFASCISMO ESTADOUNIDENSE El último poder de negociación ofi- cialista es la fuerza militar. La troika podría tratar de negociar un gobierno de emergencia nacional con la oposi- ción, en el cual el control de la Fuerza Armada quedaría en manos del “cha- vismo”, mientras que las muy dolorosas medidas de sanación económica inevi- tablemente tendrán que adecuarse a la lógica de la economía de mercado (de la oposición), con cierta protección de las clases populares y medias. Esta fue la solución del Frente Sandinista en 1990, cuando se perdieron las eleccio- nes nacionales. Existen, sin embargo, dos obstácu- los a tal solución. No está nada claro, si Washington aceptaría tal solución institucional de la crisis. Es muy pro- bable, que el neofascismo estadouni- dense y su cínico presidente prefieren un escenario tipo Maidan que podría abrir la puerta a la separación del Zulia y Esequibo. El segun- do obstáculo es la maraña de intereses entre políticos, empresarios y militares, que tiene tres años llevando el país hacia el despeñadero, pensando sólo en sus intere- ses particulares. Esa camari- lla en el poder no acepta consejos ni razones. No tiene sentido pretender ase- sorarla. Para las fuerzas patrióticas que quieren impedir la solución san- grienta de Maidan hay una sola tarea: organizar el poder para sustituirla, sin hacerle el juego a la oligar- quía y a Washington. Tomado de la @LARAZON.NET 13Valencia, 26 de junio 2015 Opinión El último poder de negociación oficialista es la fuerza militar.
  14. 14. Valencia, 26 de junio 2015Opinión14 ¿ES ACERTADA LA RESPUESTA A GUYANA? L a sorprendente posición asumida recientemente por el gobierno de Nicolás Maduro al decretar la Zona de Defensa Integral de la Fachada Atlántica es una necesaria respuesta ante la provocativa e intransigente posición mantenida tanto por el ante- rior como el actual go- bierno de la República Cooperativa de Guya- na. Así lo mantuve en mi artículo de opinión titulado en “Defensa de nuestra soberanía” del 17 de mayo del pre- sente año al afirmar que “sólo existe una forma práctica de pre- servar nuestra soberanía: definir unila- teralmente los límites marítimos de Venezuela en su salida al Atlántico, incluyendo plataforma continental y zona económica exclusiva, y mantener un permanente patrullaje de nuestra Armada en dichas áreas marítimas con la finalidad de establecer claramente nuestra indiscutible posesión”. Esa ha sido siempre la posición de la Fuerza Armada Nacional al mantener nuestra Armada un constante y tradicional patrullaje en las áreas marítimas que corresponden a Venezuela y que garan- tizan nuestra salida al Atlántico. Digo sorprendente posición ya que durante los 16 años de gobierno cha- vista se ha mantenido una actitud entreguista ante las pretensiones guya- nesas. Eso lo confirman las declaraciones de Hugo Chávez, rayanas en trai- ción a la Patria, dadas en los años 2004 y 2007, al afirmar “que Venezuela no se opone a ningún proyecto de desarrollo en el Ese- quibo, autorizado unilate- ralmente por Guyana, si es en beneficio de su pueblo” y sostener que “Venezuela inició la reclamación del Esequibo por presiones de Estados Unidos para deses- tabilizar el gobierno comu- nista de Cheddy Jagan”, sin considerar que comprometía la autoridad moral de Venezuela. Esa misma posición la tuvo el canciller Maduro al no reaccionar, el año 2009, ante el informe del embajador de Venezuela en Guyana, Darío Morandi, que sostenía: “Al revisar el mapa anexo queda evidente que con esta acción Guyana le cerraría a Venezuela su salida al Atlántico, lo cual sería estratégica- mente inconveniente, además de los per- juicios económicos que representaría para nuestro país perder el acceso a los recursos marítimos y petroleros”. Esa actitud entreguista de Maduro ante Guyana también la ha mantenido desde la presidencia de la República. A finales de octubre de 2013 los venezo- lanos fuimos gratamente sorprendidos por la noticia de la detención por el patrullero venezolano Yekuana del buque RV Teknik Perdana, contratado por la transnacional Anadarko para realizar labores de exploración petrole- ra en la Fachada Atlántica venezolana al servicio de Guyana. Además, se conoció que la Armada venezolana había reiniciado sus tradicionales patrullaje en nuestra zona económica exclusiva. Esa decisión fue tomada por el entonces comandante de la Armada, almirante Gilberto Pinto Blanco. Curiosamente, al poco tiempo fue reemplazado de ese cargo. Además, Maduro declaró el año pasado, sin medir las graves consecuencias, que “recientemente han salido documentos desclasificados de la década de los 60, 70 y 80 que demuestran quiénes eran los intrigantes que preparaban una guerra con Guyana”… Una inexplicable posi- ción para un jefe de Estado. Estas son las razones por las cuales los venezolanos tenemos profundas dudas sobre el verdadero objetivo del Decreto Presidencial 1787 al conside- rar que tiene por objetivo fortalecer la decaída imagen de Maduro ante la cer- canía de las elecciones parlamentarias. Esta complaciente política exterior sólo reaccionó, en marzo de 2012, ante la absurda e inaceptable solicitud realiza- da por Guyana ante la Secretaría General de las Naciones Unidas para ampliar su plataforma continental a 350 millas, sólo consultando a Barbados, Trinidad y Tobago, y Surinam, y sin considerar que su solicitud limitaba totalmente la proyec- ción marítima venezolana generada por el Delta del Orinoco y desconocer la controversia territorial con Vene- zuela por el territorio Esequibo, la cual se rige por el Acuerdo de Ginebra, fir- mado en 1966, por Venezuela y el Reino Unido, junto con Guyana, próxi- ma a independizarse. La respuesta de Guyana a ese comunicado de Vene- zuela desconoce totalmente las conse- cuencias jurídicas de ese Acuerdo, irrespetando normas de Derecho Internacional. El embajador Emilio Figueredo, un experto en el tema de Guyana, mantu- vo recientemente en unas prudentes declaraciones que “el decreto es una res- puesta ante la inacción de la Cancillería venezolana durante muchos años con respecto a la actuación de Guyana. Pero si bien es un acto de dere- cho interno, desde el punto de vista del dere- cho internacional es cuestionable porque deja a Guyana prácticamente sin proyección maríti- ma. Es lo que quiso hacer Guyana con nues- tro Delta del Orinoco. Pero además el decreto afecta la proyección marítima de Surinam y de Guyana Francesa”. Es muy importante que la Cancillería consulte a expertos en el tema con la finalidad de evitar cometer nuevos erro- res. De todas maneras, hay que saber que la posición intransi- gente de Guyana por casi cincuenta años, al impedir “una solución práctica de la controversia” como lo establece el Acuerdo de Ginebra y atreverse a tomar medidas unilaterales en contra de la soberanía venezolana y de nues- tros derechos en la Zona en Reclamación, es la causa de la actual crisis. fochoaantich@gmail.com @FOchoaAntich FERNANDO OCHOA ANTICH Miraflores
  15. 15. 15Valencia, 26 de junio 2015 Opinión LA FUERZA DEL ISLAM C omo en los remakes de la fic- ción cinematográfica, la escena se repite, solo que con otros protagonistas. Ante el avance del Estado Islámico (EI) sobre Bagdad y Damasco, aquí en competencia con los alqaedistas de Al Nusra, las potencias occidentales se limitan a seguir como especta- dores, con preocupa- ción y pasividad, un desenlace militar de- sastroso. Es obvio que los bombardeos ame- ricanos no bastan. La gran coalición puesta en marcha por Oba- ma, inclusiva de las principales poten- cias árabes, es totalmente inútil hasta ahora, cuando no contraproducente. Así, al no bombardear a las fuerzas del EI (ISIS) que avanzaban sobre Palmira, para no incomodar a esos curiosos alia- dos, algunos de los cuales dan apoyo económico al Estado yihadista. Incluso persiste la entrega de arma- mento a una oposición islamista siria cuya entidad se desvanece ante al duo- polio ejercido por el EI y Al Nusra. De manera que, con un Ejército desmora- lizado como el sirio, el desplome es previsible. La caída de Bagdad, dada la paralela desmoralización del Ejército iraquí, visible en la derrota de Ramadi, cerca de la capital, augura asimismo lo peor. Vemos siempre al EI imponiéndo- se a adversarios desunidos (chíies de Irak, Irán, EE UU). A ritmo lento, va reproduciéndose la secuencia que bajo Nixon precedió a la conquista por el Vietcong y los jemeres rojos de Vietnam y Camboya. Sorprende ante todo, en esta era de yihad inaugurada el 11-S, el desfase entre el potencial de conocimiento en manos de Washington, tanto para la información como para el análisis, por no hablar de armamento, y el tremen- do vacío en la aplicación de esos recur- sos a la acción política. Resultaba obvio que la eliminación desde Occidente de un régimen consolidado en un país musulmán, por tiránica que fuese su naturaleza, sin tener listo un recambio que la población aceptara como pro- pio, equivalía a entrar en un avispero, donde además era segura la interven- ción de Al Qaeda. Desde ángulos dife- rentes, fuimos casandras en este diario tanto Gema Martín Muñoz (Irak, una sociedad torturada) como quien esto escribe (La conquista de Bagdad). La desinformación norteamericana ampa- ró así una secuencia de decisiones catastróficas, más allá del crimen con- tra la humanidad y la estupidez políti- ca que presidieron la invasión de Irak. Ahora con Obama ha prevalecido la clásica actitud de defensa de la estabi- lidad, respaldando a “dictadores ami- gos” (Egipto), y de desenganche a toda costa de la intervención directa, para evitar las víctimas norteamericanas. No es fácil. Ante la eclosión y avance del Estado Islámico, de sorpresa en sorpresa, la primera potencia militar del mundo practica la ceguera voluntaria. Al error Bush ha sucedido el error Obama. El EI practica el terrorismo, pero busca la expansión territo- rial como en las campañas del profeta. Un elemento clave para la infravalo- ración del EI ha sido su consideración como organización terrorista. Cierto que practica el terrorismo, llevando al extremo la consigna de ate- rrorizar al enemi- go, contenida en el versículo 10:60 del Corán, pero siempre con un carácter instrumental, jugando a fondo con el efecto de inti- midación. Según advirtiera Fernando Reinares, y como explica Loretta Napoleoni en su libro sobre el EI, la diferencia con Al Qaeda es sustancial, tanto en la rela- ción de medios a fines como en la defi- nición de éstos. No se trata de derrotar a los cruzados judeonorteamericanos y a sus aliados mediante el megaterroris- mo, sino de utilizar este como medio de guerra y de propaganda para el pro- greso de una estrategia fundada sobre la expansión del territorio, siguiendo el modelo trazado por las campañas del Profeta (aspecto que rechaza Napo- leoni). Va más allá de recuperar las tierras perdidas de Dar al Islam, como Palestina, ya que el objetivo último es cumplir el requerimiento coránico de expansión ilimitada del islam, hasta que cese la fitná, el enfrentamiento a la verdadera religión (2:193). De ahí la importancia simbólica de eliminar fronteras, como la que separaba Irak y Siria. No se intenta controlar un país, al modo de los talibanes, sino poner en pie un Estado islámico, germen de un poder supranacional, que batalla a batalla va imponiéndose al enemigo occidental y a sus aliados. Esto explica su potencial de atracción hacia musul- manes de otros países, y singularmente de Europa. El larvado enfrentamiento personal como creyentes a la yahiliyya, la ignorancia de Alá imperante en sus países de residencia, encuentra solu- ción lógica en la incorporación a la yihad desde el EI. Por eso el Estado Islámico insiste en presentarse como tal, fomentando incluso que televisiones occidentales —véase Islamic State en YouTube— muestren cómo funciona el equilibrio tradicional de la hisba con un cumpli- miento estricto de la sharía en una sociedad urbana moderna. “No quere- mos volver al tiempo de las palomas mensajeras”, advierte un responsable del EI en Raqqa. Exhibición de control de costumbres permanente y terror selectivo, incluidas decapitaciones y crucifixiones públicas, destrucción de iglesias y de mezquitas chíies, sí, pero también orden y abastecimiento regu- lar en la vida cotidiana, tal y como es organizada la exportación de petróleo. Todo en medio de una movilización permanente para fomentar la lucha a muerte contra el mundo infiel, que, con Estados Unidos a la cabeza, debe ser arrasado. Lo que calificamos de deshumanización en sus actos es, en realidad, la aplicación del patrón corá- nico de total dependencia del esclavo ante el amo, la subordinación radical del infiel al poder de los creyentes. Así como estos son esclavos de Alá (abd-Allah). Si se rebelan, no hay hom- bres, sino enemigos de Dios, y como tales serán tratados. Les toca la suerte de los templos hin- dúes destruidos hacia 1200 en Delhi por el conquistador afgano, con sus columnas convertidas en soportes de la mezquita consagrada al quwatt ul- islam, la fuerza del islam. Exhibe un control de costum- bres permanente y el terror selectivo hacia los rebeldes con- tra Alá. Para la puesta en práctica de su pro- yecto, el propósito del Estado Islámico consiste en trazar un puente que en el imaginario vincula puntualmente su actuación con el antecedente religioso- militar del primer islam. De ahí la importancia de la figura del califa, mito difícil de entender en Occidente, pero que sobrevivió en la mentalidad islámica como garantía de la necesaria unidad de la umma, la comunidad de los creyentes, en su misión sagrada. La modernización económica tampoco es causa de distanciamiento: salvo en la usura, la economía es omnipresente en el Corán, desde la limosna legal al botín. También está ahí la exigencia de una base territorial, Medina en el caso del Profeta, para organizar poder y expansión, así como la forma de llevar a cabo la guerra, mediante razias por sorpresa contra los bastiones del ene- migo. Por algo en el Estado Islámico se ha visto la conquista de Ramadi como nueva batalla de Badr, en la cual el Profeta logró una victoria decisiva con- tra sus adversarios de la Meca. *Antonio Elorza es catedrático de Ciencia Política. Tomado de @el-pais En esta era de yihad, sorprende el desfase entre el potencial de conocimiento y de armamento de Washington y la nula aplicación de esos recursos a la acción política. El Estado Islámico aplica el patrón coránico de sumisión del esclavo ante el amo ANTONIO ELORZA
  16. 16. C orrían los años noventa y una extraña epidemia que afectaba a los cubanos tenía repercusio- nes escandalosas. Más de 50.000 per- sonas habían perdido la visión a causa de lo que se había bautizado como neuritis óptica, una inflamación de los nervios oculares. El inusual y masivo cua- dro obligó a la isla a pedir asistencia internacional. La explicación se buscó en hipótesis como el ataque de virus o una intoxica- ción masiva pero finalmente se impuso la conclusión de que la causa fue la alimentación defi- ciente del período especial, como refle- jaron varios estudios, entre ellos uno publicado en The New England Journal of Medicine en 1995. La crisis de salud se superó sólo cuando se suministró una dieta completa y suple- mentos vitamínicos a los afectados. El episodio quedó como un recorda- torio de que el hambre oculta, como también se conoce a la falta de micro- nutrientes como vitaminas y minera- les, no siempre es una epidemia que pueda pasar desapercibida. No está de más rememorarlo, en momentos en que los expertos expresan su preo- cupación por las carencias nutriciona- les que puedan estar padeciendo buena parte de los venezolanos, a raíz de los cambios que ha experimentado la dieta criolla en los últimos años, provocados por la escasez y el alto costo de alimentos fundamentales. La Encuesta Condiciones de Vida del Venezolano 2014, realizada por investigadores de las universidades Central de Venezuela, Simón Bolívar y Católica Andrés Bello, y divulgada hace poco, alertó precisamente acerca del desequilibrio del menú que se sirve en los hogares. “La alimentación se ha deteriorado en todos los estratos sociales”, sentencia Maritza Landaeta, de la Fundación Bengoa, una de las líderes de la investigación. La comida, no sólo de los más desfavorecidos sino también de quienes tienen más poder de compra, “se caracteriza prin- cipalmente por los alimentos que la red oficial pública está ofreciendo: arroz, harinas, grasas y azúcares. La disponi- bilidad de proteínas, que viene dada por el pollo y por la carne, es muy baja”, señala. Se trata de una dieta compuesta básicamente por 10 alimentos, apun- ta la investigadora del Centro de Estudios del Desarrollo de la UCV, Marianella Herrera, que también encabezó la Encovi. “Entre los estratos socioeconómicos más altos y los más bajos hay muchas similitudes. El pri- mer alimento con intención de compra es la harina de maíz precocida, después el arroz, los panes y las pastas y las grasas. En los estratos socioeconómicos más bajos no aparecen frutas ni horta- lizas, pero en las categorías de mayor poder adquisitivo tampoco tienen la relevancia que uno esperaría”. La desaparición del huevo de la ruti- na cotidiana es uno de los cambios más preocupantes. “Hasta hace cinco años, ese alimento acompañaba las comidas, especialmente el desayuno. El primer plato del día siempre era una arepa con un complemento proteico, que también podía ser pollo o carne desme- chada o molida. La arepa sigue estando presente, pero se rellena de margarina o mayonesa”. Dice Landaeta. MENOS NO ES MÁS Otro dato que arrojó Encovi es que al menos 11,3% de los consultados confesaba que sólo comía dos o menos veces al día. Pero lo más grave es que no se trata de comidas de cali- dad, advierte Landaeta. “Por el contra- rio, a veces se trata simplemente de dos arepas sin relleno de proteínas”. En los estratos más pobres, el porcentaje de quienes no se alimentan 3 veces al día sube a 39%. Eufemismos aparte, estamos en presencia de hambre, indica Herrera, es decir, se come pero no se cubren los requerimientos del organismo. “Si eso ocurre en forma crónica trae conse- cuencias. En el caso de los niños, puede traducirse en retardo en el crecimiento, por ejemplo”. La cifra, en todo caso, contrasta con la que recoge el docu- mento que el gobierno venezolano presentó ante el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, de cara a la evaluación que rindió esta semana. Allí sostiene que “95,4% de los venezolanos come tres y más veces al día”. Por otra parte, las familias hacen sustituciones poco acertadas para cubrir los faltantes. En lugar de carne, los más pobres opta por mortadela, mucho más barata pero con un exceso de grasa y sin los aminoácidos esenciales necesarios para la reparación y reposición de las células del organismo que apor- tan proteínas de más calidad como la carne y el pollo, señala Virgilio Bosh, investigador de la Universidad Cen- tral de Venezuela y directivo de la Fundación Bengoa. “El gobierno se ufana mucho acerca de que Venezuela está entre los países que no tiene déficit calórico, pero la alimentación no tiene calidad, ni tiene balance”, añade. Los expertos también consideran grave que los granos hayan perdido el lugar destacado que ocupaban en la mesa local. Herrera contradice a quie- nes señalan que tiene que ver con la idiosincrasia de los venezolanos, que privilegia el maíz y el arroz. “En el pasado había combinaciones más efi- cientes, como la arepa con caraotas y queso, algo que ya casi no se ve”. 16 Opinión MARIELBA NÚÑEZ El venezolano come menos y come mal. En el me comunes como los granos y los huevos. La falta de la carne y las hortalizas, y la monotonía de una dieta en riesgo la salud de la población de todos los est consumo de comida se desplomó en los últimos do LA PEOR SECUELA La desnu que acompaña Niños que se ven físicamente sanos, están desnutridos porque son alimentados solo con teteros de harina de pasta que los engorda pero sin ningún valor nutricional.
  17. 17. No sólo la ausencia, sino la baja calidad del grano que se expende habrían influido en el abandono del hábito de consumirlo, así como otros costos asociados con su lenta cocción. “La población considera que es muy caro cocinar las leguminosas porque consumen mucho gas, que también es escaso”, apunta Landaeta, quien ase- gura que desde la Fundación Bengoa hacen esfuerzos por educar a la población en técnicas de cocción que les permitan aprovechar mejor los recursos. Los cambios en el menú diario tam- bién incluyen la desaparición de los alimentos del mar, “una fuente extraordinaria de proteínas”, señala Bosh. “Cualquier pescado se ha puesto carísimo. Todavía recuerdo cuando una lata de sardinas era catalogada como comida de pobres y ahora es un verda- dero lujo”. MICRONUTRIENTES EN FUGA A los investigadores les preocupa un posible resurgimiento de males como la anemia, causada por la defi- ciencia de hierro. La revista Archivos Latinoamericanos de Nutrición recoge ejemplos de investigaciones realiza- das a principios de la década pasada, que ya daban cuenta de algunas zonas donde la deficiencia del micro- nutriente en los estratos más pobres superaba el 30%. Sin embargo, Bosh, para quien la ausencia de información es uno de los mayores dramas en el área nutri- cional, señala que hace falta una eva- luación nacional, como la que lideró Fundacredesa a principios de los ochenta, que tome muestras sanguí- neas en todo el país para determinar la verdadera magnitud del problema. “Estamos en riesgo de presentar defi- ciencias que ya en Venezuela se habían superado”, coincide Herrera. “Por ejemplo, el déficit de calcio, gravísimo porque atenta contra el crecimiento de los niños”. En ese sentido, la ausencia de la leche, que se ha ido convirtien- do en un producto cada vez más raro en los anaqueles, figura entre los mayores motivos de alarma. Bosh recuerda que se trata de otro alimen- to fundamental. “Constituye una de las proteínas más fáciles de digerir y más eficiente de incorporar a los tejidos. Contiene nada menos que calcio, fósfo- ro, vitamina A”, indica. Otro micronutriente cuyo compor- tamiento debe vigilarse, recomienda Landaeta, es el ácido fólico, una vita- mina del complejo B que tiene entre otras funciones la de prevenir malfor- maciones congénitas, como la espina bífida o el labio leporino. Una posible deficiencia es especialmente preocu- pante en una población con altas cifras de embarazo en adolescentes, reflexiona. Hortalizas de hojas verdes y frutas cítricas son algunos de los productos que lo proveen. Estudios puntuales realizados en niños de poblaciones de Carabobo, Lara y Zulia, advierten asimismo sobre la falta de zinc, vital para el fun- cionamiento del sistema inmunológi- co que se activa para defender al organismo humano contra las enfer- medades, como explica la web Medlineplus, de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos. Las fuentes de este oligoele- mento son las carnes, los granos y las legumbres. La monotonía en la dieta es uno de los principales factores de riesgo. “Si las familias comen todo el tiempo cua- tro o cinco cosas van a sufrir de algún déficit, porque vitaminas y minerales están dispersos en distintos grupos de alimentos. De allí la campa- ña 5 al día, que recuerda que hay que tener variedad e ingerir al menos 5 raciones diarias de frutas y vegetales”, agrega Bosh. DISTORSIÓN PERVERSA La mesa de los venezolanos está sometida en este momento a un trián- gulo perverso: inflación, escasez y desabastecimiento, diagnostica Lan- daeta. “Está llegando un momento en el que cuando tenemos el dinero para comprar no conseguimos lo que necesi- tamos. Eso afecta sobre todo a los estra- tos más pobres, donde la posibilidad de compra está muy restringida y va muy ligada a la red oficial”, indica. La falta de información oficial sobre la inflación en los alimentos también impide ver la gravedad del cuadro. “Hay una distorsión que se manifiesta en ese dramático 80% de personas que, independientemente de su estrato so- cioeconómico, se siente preocupada porque percibe que el dinero no le va a alcanzar para comprar los alimentos”, señala Herrera, al referirse a los resul- tados de la Encovi. “Una madre que trabaje no tiene tiempo para estar 6 a 8 horas en una cola. Termina comprándole a los ba- chaqueros, que venden mucho más caro, y su poder adquisitivo no da para cubrir todas las necesidades. Por eso da prioridad a las fuentes de calorías: cereales y grasas. El patrón alimenticio de los estratos más desfavorecidos tien- de a estar básicamente sustentado sobre la base de carbohidratos, de gra- sas y de azúcares simples. ¿Qué signifi- ca eso? Que los niños no tienen las pro- teínas que necesitan para su crecimien- to, pero tampoco los adultos tienen lo que necesitan para una salud adecua- da”, agrega Landaeta. Los investigadores coinciden en que deben tomarse medidas correctivas a la brevedad, entre ellas la adopción de pautas para salvaguardar a la población más vulnerable. “¿Real- mente estamos cumpliendo la ley de protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes en cuanto a ali- mentación?”, se pregunta Landaeta. 17Opinión Continúa en la siguiente página enú criollo quedaron desplazados rubros que eran acceso a productos fundamentales, como la leche, que se basa principalmente en 10 alimentos, ponen tratos sociales. Según los últimos datos del INE, el s años y la población entró en insuficiencia calórica A DE LA ESCASEZ Valencia, 26 de junio 2015 utrición al hambre* En los estratos más pobres, el porcentaje de quienes no se alimentan 3 veces al día es de 39%.
  18. 18. Valencia, 26 de junio 2015Opinión18 “No hay posibilidades de brindar la dieta estructurada y balanceada que deberían estar recibiendo los venezola- nos a ciertas edades, porque la madre no tiene la disponibilidad adecuada y oportuna del alimento. En las condicio- nes actuales, el derecho está limitado”. Para Bosch atacar el problema debe estar por encima de cualquier priori- dad: “La nutrición no es un juego. No importa cuál sea el plan político que tengas, esto hay que resolverlo”. LA COMIDA SE ALEJA DE LA MESA Elizabeth Rendón sabe que su his- toria no es excepcional. Es secretaria de un ministerio desde hace 15 años y su esposo es cobrador. Viven en La Vega, ambos ganan el sueldo mínimo que rinden como pueden para ali- mentar una familia con 4 hijos entre 12 y 17 años y un nieto. “En la casa ya no hacemos mercado semanal, se com- pra el día a día, lo que se necesita”. Narra su última incursión al Bicen- tenario como una hazaña. Se levantó a las 3 de la mañana y a las 11:00 am, cuando después de hacer una larga cola por fin pudo entrar, consi- guió pollo, azúcar, aceite y margari- na. No logró comprar harina pan ni tampoco carne porque no había. Visitó otros dos mercados y compró jabón y champú. Sus almuerzos consisten principal- mente en arroz, tajadas y pollo. No hay meriendas, sino excepcional- mente. A veces hay jugo y a veces no, porque la fruta es muy cara. Recuer- da que hace dos años todavía com- praba enlatados, especialmente atún, y nata de leche, que ahora eliminó definitivamente de la dieta. En lugar de papa usa yuca y mortadela por jamón. Tampoco compra tomates, ni verduras. Un pimentón le parece un lujo, así que prefiere usar ají de vez en cuando. Evita comprar en la bode- ga de su calle porque los productos valen el doble. La reducción en la cantidad de comida que adquieren los hogares venezolanos quedó evidenciada en la Encuesta de Seguimiento al Consu- mo de Alimentos que publicó el Instituto Nacional de Estadísticas, divulgada recientemente en su pági- na web, y que da cuenta de lo que ha ocurrido entre 2012 y 2014. Luego de un análisis de datos, Maritza Landaeta, investigadora de la Fundación Bengoa, llama la aten- ción sobre el hecho de que la dismi- nución afectó rubros que forman parte habitual de la dieta de los vene- zolanos, como el arroz y la harina de maíz, a pesar de que están regulados y su distribución está a cargo del Es- tado. “La cantidad de leche, fuente de proteínas y calcio, indispensables para el crecimiento de los niños, de las mujeres embarazadas y madres que lactan, se redujo a la mitad”, añade. La encuesta también muestra una caída en la adquisición de pasta, pan, azúcar, pollo, carne de res, pescado fresco, atún y aceite. La situación parece afectar de manera similar a todos los estratos sociales. En el caso de la leche en polvo completa, las personas del estrato I, II y III, con más poder adquisitivo, consumían en promedio 19,39 gra- mos diarios para fines de 2012 (poco más de medio vaso) y pasaron a con- sumir 7,99 gramos (menos de un cuarto de vaso) en el primer semes- tre de 2014. En el estrato V pasaron de consumir en promedio 18,12 gra- mos diarios a ingerir 8,86 gramos al cabo de dos años. En el caso de la harina de maíz, a finales de 2012, mientras los venezolanos con más recursos económicos consumieron en promedio 69,83 gramos diarios y los más pobres 76 gramos al día (aproxi- madamente arepa y media), a princi- pios de 2014 el consumo diario de ese rubro era de 47,89 gramos y 52,22 gramos (una arepa), respecti- vamente. La reducción en el consumo pro- medio diario de calorías, que pasó de 2.285 en 2012 a 1.831 en 2014, supone una conmoción a los logros proclamados por el Estado venezola- no en los últimos tiempos, pues se sitúa por debajo del límite recomen- dado por la FAO de 2.304 calorías diarias y por el Estado venezolano de 2.300 calorías al día. “A partir de 2012, el venezolano ha disminuido el consumo de alimentos y actualmente está en insuficiencia calórica, que debe estar generando severos problemas para la alimentación en los grupos más vulnerables y en los sectores de menores recursos”, señala Landaeta. Llama la atención, sin embargo, que el con- sumo de bebidas alcohólicas se incre- mentó: de 13,83 mililitros diarios per cápita que se ingerían, en promedio, en el segundo semestre de 2012, pasó a 23,64 mililitros en promedio en el primer semestre de 2014, aun- que el aumento fue notable desde principios del año 2013. PARA LA FAO VENEZUELA SIGUE CUMPLIENDO LAS METAS En la web de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura se lee que los problemas nutricionales de Venezuela se vinculan con la crisis petrolera y que “los niveles de infla- ción han aumentado considerablemen- te mientras que el poder adquisitivo de la población ha disminuido”. Tan ati- nada observación, sin embargo, no se refiere al momento actual, sino al deterioro económico que ocurrió des- pués de 1979. Pero ni la vigencia de aquel diag- nóstico, ni la escasez de productos básicos, ni la caída del consumo caló- rico reportado por el INE en la En- cuesta de Seguimiento del Consumo de Alimentos con datos hasta el pri- mer semestre de 2014, ni las largas colas en los supermercados habrían impedido que hoy, en Roma, el presi- dente Nicolás Maduro recibiera, si no hubiese suspendido su viaje a la capi- tal italiana, el reconocimiento espe- cial que la FAO, en su 39º periodo de sesiones, le dará al Estado por haber logrado reducir a la mitad el número de personas que padecen hambre, meta que fue trazada en los Obje- tivos de Desarrollo del Milenio. Un comunicado de la representa- ción de la FAO en Venezuela señala que el país está entre las 72 naciones que alcanzaron ese objetivo antes de 2015 y en la lista de las 29 que han realizado “progresos notables y ex- traordinarios” en el área de alimenta- ción. Destaca, entre otras cosas, que “pasó de 2,8 millones de personas –14,1% de su población– con hambre en 1990, a una cifra que representa menos de 5% en la actualidad”. El premio ratificará hoy el reconoci- miento recibido en 2013. “Eso no significa que en Venezuela no hay hambre. Hay siempre grupos más vulnerables, como la población en situación de calle o indigentes, comu- nidades indígenas, niños y niñas y las personas de la tercera edad, sobre los cuales hay que mantener una atención especial y no perder de vista. Pero el hambre crónica como tal no es un grave problema en Venezuela”, señala el documento enviado por la FAO cuando se solicitó una entrevista para este reportaje. Aclaran que entienden por hambre crónica o subalimen- tación la que padecen quienes no consumen los requerimientos calóricos mínimos por un periodo de un año. “No se refiere a disponibili- dad o suministro de alimentos por corto o mediano plazo”. La FAO consi- dera que una persona debe obtener de su alimentación por lo menos 1.800 kilocalorías diarias y, según los datos que maneja la agencia, prove- nientes del Instituto Nacional de Estadísticas, los venezolanos consu- mían en promedio al día 2.285 kiloca- lorías para el momento del premio, un número cercano a las 2.304 kiloca- lorías que recomienda el organismo. Agrega el comunicado que, en el mundo, “el problema del hambre no es la oferta de alimentos si no las condi- ciones económicas para acceder a ellos”. En el caso venezolano, consi- deran que las Misiones, “sustentadas con los ingresos de la renta petrolera”, favorecieron “el acceso económico y la disponibilidad de alimentos de la población”. Marianella Herrera, investigadora del Centro de Estudios del Desarrollo de la UCV, califica de incongruente que el país reciba un premio como éste precisamente ahora, cuando el primer semestre de 2015 ha estado marcado por una aguda escasez. ADVERTENCIAS A LA FAO Hace dos años, cuando se anunció el premio de la FAO por primera vez, el Cendes, la Fundación Bengoa, el Observatorio Venezolano de la Salud y el Colegio de Nutricionistas y Dietistas emitieron observaciones a la metodología empleada por la FAO, entre otras cosas porque sostenían que los datos suministrados por insti- tuciones oficiales como Min Alimen- tación y el Instituto Nacional de Nutrición eran inconsistentes. “Las cifras reales de lo que ocurre en el país tienen retrasos de actualización y pu- blicación”, comenta Herrera. Añade que en su oportunidad recomenda- ron a la organización no sólo tomar en cuenta la disponibilidad calórica sino además contrastar esa informa- ción con el estado nutricional y de salud de la población. @marielbanunez Tomado de @ElNacionalWeb *Título original: EL HAMBRE OCULTA TRAS LA ESCASEZ Insólito, mientras el país es premiado por la FAO, la alimentación del venezolano se ha deteriorado en todos los estratos sociales.

×