Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Violencia simbólica de los medios de comunicación, Poder del                        Estado y entre-lugares                ...
comunicación. Asimismo, muchos de los estudios interculturales se refugian enla recuperación de propuestas demagógicas sob...
culturas subalternas, marginadas por el sistema económico, incrementa lasdesigualdades sociales y culturales.     La alian...
desarticular los Estados y, en algunos casos más radicales, hasta las propiassociedades.7      Si se reflexiona sobre el i...
El Estado-nación y los cambios en los mecanismos de poder      Desde las teorías sobre el poder podemos considerar que el ...
Michel Foucault ubica la transición hacia ese período en el siglo XVI, yconsidera que tiene su apogeo entre los siglos XVI...
En segundo lugar, por gubernamentalidad entiende la tendencia, la línea defuerza que, en Occidente, no ha dejado de conduc...
cuando define al Estado como una “comunidad humana”, nos enfrentamos a lacomplejidad del término comunidad y podemos consi...
20la postre, amenazaría con disolverlo”.                       Esta perspectiva del conceptoseguramente no la pensó Weber,...
De esa forma, la soberanía del Estado se define como una regulación deesta relación de fuerzas, entre las comunidades trad...
Para Bourdieu: “Si el Estado está en condiciones de ejercer una violenciasimbólica es porque se encarna a la vez en la obj...
universal de derecho. Es como si el soberano deviniese único en el mundo,abarcase todo el oikumene y ya sólo tuviera que v...
sus márgenes, nunca desde el centro. “Ahora de una manera muy obvia estocobra sentido. En estudios culturales y teoría pol...
intersticios es que las experiencias intersubjetivas y colectivas de la nación y de los interesescomunitarios o de valor c...
agonía. “Y si están en crisis, las luchas relativas a ellas son ya luchas enretaguardia”, plantea Deleuze. 39      Es cier...
(...) es el cuerpo penetrado por la vía de lo vivo, que sirve de soporte a los      procesos biológicos: la proliferación,...
El Estado nación en discusión     Para entender las estrategias de dominación y poder del Estado-nación yese pasaje que in...
espontáneamente de las interacciones de fuerzas globales radicalmenteheterogéneas, “como si este orden fuera un armonioso ...
porque éste siempre está entre dos puntos, ese entre-lugar                         (in-beetween)adquiere toda la consisten...
Ese “auge de los media” que plantea Fredric Jameson es de sumaimportancia en el análisis de las sociedades multiculturales...
las costas españolas. Hay que aclarar que no sostenemos la tesis del espejo,es decir, que los medios difunden informacione...
partir de nuevas y distintas aperturas intelectuales, se ve clausurado por estacirculación circular de la información, com...
misma capacidad de representación que la energía maquinística “con vistas auna reconstrucción prometeica de la sociedad hu...
políticas cada vez más represivas, transformándose en una especie de Estadonación, aunque no tengan en cuenta sus gobernan...
Ese tipo de políticas estatales, y de nuevos mecanismos de poder (elbiopoder), control y vigila, se ampara en legislacione...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Violencia simbólica de los medios de comunicación, poder del

1,650 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Violencia simbólica de los medios de comunicación, poder del

  1. 1. Violencia simbólica de los medios de comunicación, Poder del Estado y entre-lugares Lic. Víctor Manuel Silva Echeto1 El cruzar fronteras y la conmoción que esto me producía, me facilitaba la comprensión inmediata de la esencia de la nación a la que llegaba. Entraba menos dentro de un país que dentro de una imagen Jean Genet: Diario de un ladrón Nunca hay retorno, de ningún viaje. Esto no quiere decir que uno no revisite o reinscriba momentos anteriores, momentos del pasado en el presente. Uno siempre reinscribe y reelabora esos momentos. Pero esos momentos no están en el pasado, sino que son constantemente reescritos, y como ustedes saben, la temporalidad de mi trabajo es siempre acerca de la reinscripción. Una especie de futuro anterior, o cierta clase de retroactividad. Así en mi trayecto, como en mi trabajo, siempre hay una clase de retorno, que es también una forma de reinscripción Homi Bhabha en Entrevista con Homi K. Bhabha Los procesos multiculturales, plurales e híbridos, trazan actualmente lascartografías sociales. Que esos procesos se transformen en interculturales, esdecir, de convergencia, diálogo y conflicto en el interior de una cultura, pasanpor el desarrollo de los dispositivos de comunicación. De esa forma, los mediosde comunicación y la posible omnipresencia de la tecnología, ocupan un papelde importancia en los actuales conflictos culturales y en la consideraciónepistemológica de la comunicación inter o multicultural. Sin embargo, en muchas de las propuestas teóricas que se formulan, nose tienen en cuenta las violencias simbólicas y reales que se estánproduciendo por las actuaciones de los Estados naciones o los medios de1 Universidad de la República (Uruguay). Doctorando de la Universidad de Sevilla
  2. 2. comunicación. Asimismo, muchos de los estudios interculturales se refugian enla recuperación de propuestas demagógicas sobre la hibridez y el mestizaje,confundiendo la multi con la inter o pluriculturalidad o difundiendoproposiciones conservadoras y hasta racistas, en algunos casos. Amparadoslos estudios culturales por los sectores más conservadores de lasuniversidades de Estados Unidos, esos grupos tiñen las perspectivas políticase ideológicas de esas posiciones conservadoras. No hay que obviar –comoapunta Pierre Bourdieu- que en las ciencias, como en otras instancias socio-culturales, todos sus actores luchan por la supremacía del poder simbólico. “Eluniverso ‘puro’ de la ciencia más ‘pura’ es un campo social como cualquier otro,con sus relaciones de fuerza y sus monopolios, sus luchas y sus estrategias,sus intereses y sus beneficios”, pero donde todas estas invariantes revistenformas específicas. 2Por lo tanto, cuando se investiga en el campo de lasciencias humanas y sociales, hay que tener en cuenta esas luchas por elmonopolio del capital simbólico que se llevan a cabo en el interior del campo 3científico, porque “no hay crítica epistemológica sin crítica social”. Para citarun ejemplo nos referiremos brevemente al término multiculturalismo, que fueimportado a Europa para designar el pluralismo cultural en la esfera cívica,mientras que en Estados Unidos remite –“en el mismo movimiento que lasoculta”, señalan Pierre Bourdieu y Loïc Wacquant- a la continua exclusión delos negros y a la crisis “de la mitología nacional del ‘sueño americano’ de la 4“oportunidad para todos”. Estas crisis están acompañadas por la bancarrotaque afecta al sistema de enseñanza pública “en momentos en que lacompetencia por el capital cultural se intensifica y las desigualdades de claseaumentan de manera vertiginosa”.5 El multiculturalismo, en algunos de lossectores más conservadores de las universidades de Estados Unidos, se haconvertido en un discurso pantalla demagógico que, en lugar de integrar2 BOURDIEU, Pierre (1976) “El campo científico” en (1999) Intelectuales, política y poder, pág. 102.Buenos Aires, EUDEBA, 2000.3 BOURDIEU, Pierre (1982) Lección sobre la lección, pág. 11. Barcelona, Anagrama. 2002.4 BOURDIEU, Pierre y WACQUANT, Loïc (2000): “La lingua franca de la revolución neoliberal. Unanueva vulgata planetaria” en Pierre Bourdieu, pág. 44. Santiago. Chile. Editorial Aún creemos en lossueños. 2002.5 ibidem
  3. 3. culturas subalternas, marginadas por el sistema económico, incrementa lasdesigualdades sociales y culturales. La alianza entre capital cultural, ideología dominante y dominación políticaen el caso de Estados Unidos queda patente en algunos de los escritos deEdward Said. Este profesor universitario de origen palestino, pese a susesfuerzos en vincular ideología dominante y cultura en algunas de sus obrasclaves como Orientalismo o Cultura e Imperialismo, relata que durante suscuarenta años como profesor de literatura comparada en Columbia nuncaenseñó más que el canon occidental; “nada sobre el Oriente Medio”. Aunquedurante mucho tiempo ambicionó dictar un curso de literatura árabe moderna,nunca lo ha podido hacer. “Cuando menos durante 30 años he planeado unseminario sobre Vico y sobre Ibn Jaldún, el gran historiógrafo y filósofo de lahistoria del siglo XIV. Pero mi sentido de identidad como maestro de literaturaoccidental ha excluido este otro aspecto de mi actividad por lo que se refiere alaula”, escribe. Irónicamente, el que Said haya seguido escribiendo yenseñando literatura, les ha dado a los patrocinadores y las autoridadesuniversitarias que lo han invitado como conferenciante, una excusa para hacercaso omiso de su “embarazosa” actividad política al pedirle expresamente queenseñe temas literarios. “Y hay quienes se han referido a mis esfuerzos en prode mi pueblo, sin decir jamás de qué pueblo se trata. ‘Palestino’ era aún unapalabra que se prefería evitar”. 6 En este contexto en el presente ensayo nos referiremos a los dosdispositivos mencionados: el Estado-nación y los medios de comunicación,describiendo los mecanismos con los que ejercen la violencia simbólica,situación que obstaculiza la consolidación de diálogos interculturales. De estaforma confrontamos los discursos fronterizos, con aquellos que plantean que yano existen fronteras, afueras o márgenes. Es decir, nos encontramos con ladiscusión sobre la larga o corta vida de los Estados-naciones o con el pasajede las sociedades disciplinarias a las sociedades de control. Asimismo, nodescuidamos la discusión sobre la comunidad, como mecanismo de
  4. 4. desarticular los Estados y, en algunos casos más radicales, hasta las propiassociedades.7 Si se reflexiona sobre el intercambio de culturas, es preciso preguntarsepor la vida en comunidad, aunque esa comunidad sea “insospechada” o“imposible”, porque sería la demostración –nada más y nada menos- delmalestar de la sociedad. Es decir, “la insistencia de una demanda devinculación, de solidaridad, de unión que la sociedad no puede satisfacer”. 8 Nuestra propuesta, finalmente, es considerar los enunciados del entre (in-between)9, que generan grietas y pliegues en las sociedades multiculturales,movilizando los emplazamientos y propiciando nuevos emplazamientoshíbridos, mestizos e impuros, que no permiten que sé esencialicen losdiscursos identitarios, tanto por parte de los Estados o los medios decomunicación. Asimismo, alertamos sobre el peligro de algunas propuestasinterculturales, que han transformado esa noción en una nueva esenciaestática. Se están produciendo nuevas metanarrativas y universalizando untérmino, que debe ser considerado en su singularidad, no como esencia, sino –como nos enseñaron algunos autores posestructuralistas- como escriturasespecíficas y particulares. Si aceptamos seguir discutiendo cómo se construyenestratégicamente los momentos de verdad y de referencialidad, entonces nopodemos universalizar este período.6 SAID, Edward (2002): Edward Said. Entre dos mundos, http://www.fractal.com.mx, pág. 8. Este textofue publicado originalmente en London Review of Books, el 7 de mayo de 1998. Ver también laautobiografía de Said, Fuera de lugar (1999), Barcelona, Grijalbo. 2001.7 Sobre este tema ver de Maurice Blanchot La comunidad insospechada (1983-1999) y de José LuisPardo “La sociedad insospechable. Ensayo sobre la falta de comunidad” en Pongamos que se habla deMaurice Blanchot, revista Archipiélago. Cuadernos de crítica de la cultura, número 49. Barcelona.8 PARDO, José Luis (2001) “La sociedad insospechable. Ensayo sobre la falta de comunidad” pág. 30. EnPongamos que se habla de Maurice Blanchot, revista Archipiélago. Cuadernos de crítica de la cultura,número 49, Barcelona.9 La noción de in-between fue propuesta por Homi K. Bhabha, su traducción literal al español es entre-medio. Este término, traducido como entre, previo a Bhabha había sido utilizado por algunos autoresposestructuralistas y deconstruccionistas como Gilles Deleuze, Félix Guattari y Jacques Derrida. En elcaso de Bhabha y de algunos autores poscoloniales, se traduce como entre-lugar (traducción al portuguésde Location of Culture de Myriam Ávila, Eliana Lourenço de Lima Reis e Gláucia Renate Gonçalves) ose opta por utilizarla en Inglés (como en la obra publicada en Argentina La invención de la nación.Lecturas de la identidad de Herder a Homi Bhabha compilada por Álvaro Fernández Bravo). Más allá delas traducciones la concepción abarca entre-lugar, entre-tiempo y entre-medio. Nosotros utilizaremos lascategorías in-between, cuando hacemos referencia a Bhabha o a los autores poscoloniales porqueconsideramos que ninguna de las traducciones mencionadas abarca la riqueza del término, y entre, altomar citas literales de Deleuze, Guattari o Derrida porque esa es la traducción más aceptada en elespañol desde los años ‘70. Finalmente hay que señalar que la vinculación con la teoría del
  5. 5. El Estado-nación y los cambios en los mecanismos de poder Desde las teorías sobre el poder podemos considerar que el Estadorepresenta las sociedades disciplinarias mientras que los medios decomunicación implican el pasaje de éstas a las sociedades de control. Hay quetener en cuenta, que en el caso de los medios de comunicación, no se habuscado su función en su especificidad estética, sino en la función social decontrol y poder. Es decir, presentan nuevos formatos de vigilancia y, porconsiguiente, de sanciones. Con referencia al Estado, el pasaje de la jerarquía medieval a la disciplinamoderna, de la trascendencia teleológica al secularismo, con una nueva formade trascendencia, implicó la producción de la sociedad por parte del poder y elEstado. En la larga transición de la sociedad medieval a la sociedad modernala primera forma del régimen político se basó en la trascendencia. En esesentido, la sociedad medieval se organizaba según un esquema jerárquico degrados de poder. Este esquema fue desterrado por completo por la modernidad en el cursode su desarrollo. Michel Foucault se refiere a ese tránsito, en un curso brindadoen el Collège de France en el período 1977-1978, como el pasaje de lasoberanía a la gubernamentalidad. El primer régimen era jerárquico, seencontraba dominado por un punto único de mando que estaba situado porencima del campo social. Por su parte, en la gubernamentalidad la economíageneral que recorre toda la sociedad es la disciplina.10 Como señala Deleuze:el disciplinamiento “fue el sucesor de las sociedades de soberanía, cuyos finesy funciones eran completamente distintos (gravar la producción más queorganizarla, decidir la muerte para administrar la vida); la transición fueprogresiva, Napoleón parece ser quien obra la conversión de una sociedad aotra”. 11emplazamiento, propuesta por Manuel Ángel Vázquez Medel, es notoria, porque la noción deemplazamiento lleva implícita las categorías de tiempo y espacio, plaza y plazo.10 FOUCAULT, Michel (1978): “La ‘Gubernamentalidad’” en (1994) Estética, ética y hermenéutica.,págs. 175 a 197. Paidós. Barcelona. 1999.11 DELEUZE, Gilles (1990): “Post-scriptum sobre las sociedades de control”, (1993) Conversaciones,pág. 278. Valencia. Pre-textos. 1996.
  6. 6. Michel Foucault ubica la transición hacia ese período en el siglo XVI, yconsidera que tiene su apogeo entre los siglos XVII y XX. Las interrogantesque surgen en torno a la gubernamentalidad son cómo gobernarse, cómo sergobernado, cómo gobernar a los demás, por quién se debe aceptar sergobernado, qué hacer para ser el mejor gobernante posible. Para que estecambio se produjera tuvieron que cruzarse dos procesos: por un lado sedesarticularon las estructuras feudales y comienzan a instalarse los grandesEstados territoriales, administrativos y coloniales; y por otro, vuelve a ponerseen cuestión la manera bajo la que se quiere ser espiritualmente dirigido en estatierra hacia la propia salvación. 12 El arte de gobernar encuentra a finales del siglo XVI y principios del XVIIuna primera forma de cristalización: se organiza en torno al tema de una razónde Estado, “entendida no en el sentido peyorativo y negativo que hoy se le da(destruir los principios del derecho, de la equidad o de la humanidad por el sólo 13interés del Estado) sino en un sentido positivo y pleno”. El Estado segobierna según las leyes racionales que le son propias, que no se deducen delas solas leyes naturales o divinas, ni de los únicos preceptos de la sabiduría yde la prudencia. El Estado tiene su propia racionalidad que consiste en el artede gobernar, es decir, “en vez de ir a buscar sus fundamentos en reglastranscendentes, en un modelo cosmológico o en un ideal filosófico y moral”,deberá encontrar los principios de su racionalidad en aquello que constituye larealidad específica del Estado”. 14 Pero, ¿qué quiere decir Foucault con gubernamentalidad? Esa forma degobierno implica tres cosas: en primer lugar, el conjunto constituido por lasinstituciones, los procedimientos, análisis y reflexiones, los cálculos y lastácticas que permiten ejercer esta forma tan específica y compleja de poder,que tiene como finalidad la población, como forma primordial de saber, laeconomía política, y como instrumento técnico esencial los dispositivos deseguridad. Nos encontramos en el triple eje foucaultiano: poder (dispositivos devigilancia y seguridad), saber (economía política) y subjetivación (población).12 FOUCAULT, Michel (1978): “La ‘Gubernamentalidad’” en (1994) Estética, ética y hermenéutica.,pág. 176. Paidós. Barcelona. 1999.13 Ibidem, pág. 188.14 ibidem
  7. 7. En segundo lugar, por gubernamentalidad entiende la tendencia, la línea defuerza que, en Occidente, no ha dejado de conducir hacia la preeminencia deese tipo de poder que se puede llamar gobierno sobre otro tipo de poderes,como es el caso de la soberanía. En este sentido, se desarrollaron, por unaparte, toda una serie de aparatos específicos de gobierno, y por otra, toda unaserie de saberes. Por último, por gubernamentalidad habría que entender elresultado de un proceso por el que el Estado de la justicia de la Edad Media,convertido en los siglos XV y XVI en Estado administrativo, se vio poco a pocogubernamentalizado. “La pastoral, la nueva técnica diplomático-militar, yfinalmente la policía”, han sido los tres grandes elementos a partir de los cualesse ha podido producir ese fenómeno fundamental de la historia de Occidenteque es la gubernamentalización del Estado. 15 Antonio Negri y Michael Hardt matizan las formulaciones teóricas deMichel Foucault, y prefieren concebir ese pasaje entre la soberanía y eldisciplinamiento, como un tránsito “dentro de la noción de soberanía”, comouna transición “a una nueva forma de trascendencia”. La modernidadreemplazó la trascendencia tradicional del mando por la trascendencia de lafunción ordenadora. “Los ordenamientos de la disciplina ya habían comenzadoa cobrar forma en la edad clásica, pero sólo en la modernidad el diagrama 16disciplinario llega a ser el diagrama de la administración misma”. Durantetoda esta transformación, la administración hace un esfuerzo continuo, amplio eincansable para lograr que el Estado se introduzca cada vez más íntimamenteen la realidad social a fin de producir y ordenar el trabajo social. Antes que Michel Foucault, Max Weber señaló que “el Estado”, como“comunidad humana”, reivindica “con éxito (...) el monopolio del empleolegítimo de la violencia física en un territorio determinado”. Con referencia a la soberanía, Negri y Hardt destacan del análisis deWeber, la afirmación de que la modernidad comienza con una escisión queenfrenta “la condición creativa de los individuos y de la multitud” contra el 17intento de reapropiación del Estado. En ese contexto, si seguimos a Weber15 ibidem, pág. 197.16 NEGRI, Antonio y HARDT, Michael (2000) Imperio, pág. 93. Barcelona. Paidós. 200217 ibidem
  8. 8. cuando define al Estado como una “comunidad humana”, nos enfrentamos a lacomplejidad del término comunidad y podemos considerar que el Estadotambién se apropió de esa noción. Porque muchas comunidades con suscreativas y rebeldes multitudes se han enfrentado al Estado y, en algunoscasos como el mayo del ‘68, demostraron que, “sin proyecto, sin conjuración”,podía, “en lo repentino de un encuentro feliz, como una fiesta que trastornaralas formas sociales admitidas”, afirmarse la “comunicación explosiva”. Sinproyecto, según Blanchot, como rasgo “a la vez angustioso y afortunado”, deuna forma de sociedad incomparable “que no se deja aprehender, que noestaba llamada a subsistir, a instalarse”, aunque fuere a través de los múltiples“comités gracias a los cuales se simulaba un orden desordenado, una 18especialización imprecisa”. Otro ejemplo que se podía citar es el de loszapatistas, donde la existencia de la comunidad no depende de un líder, ni deuna organización jerarquizada o un partido político, sino de una red deindígenas y campesinos que están cansados de la explotación que sufren losindígenas mexicanos. Pero la comunidad no es sólo esto, por eso señalamos lacomplejidad del término y consideramos que Weber no se extiende, niprofundiza en su consideración. Por ello analizaremos brevemente esa noción,aunque no abarquemos toda la dimensión del término. Como lo problematizaMaurice Blanchot en La comunidad inconfesable, uno de los rasgos de lacomunidad es que cuando esa comunidad se disuelve, da la impresión de no 19haber sido nunca posible, “ni siquiera habiendo sido”. ¿Esto quiere decir quela comunidad será siempre, como afirmaba Bataille, la comunidad de los queno tienen comunidad? Frente a su volatilidad, dinamismo y a la permanente creación queconlleva, el Estado la intenta naturalizar, transformándola en una esencia. Sinembargo, como plantea José Luis Pardo, “la comunidad parece simbolizar elproblema que el Estado moderno –el Estado “de derecho”, con sus principiosjurídicos abstractos, formales y universales- no habría sabido resolver y que, a18 BLANCHOT, Maurice (1983) La comunidad inconfesable, pág. 75. Madrid, Arena.19 BLANCHOT, Maurice (1983) La comunidad inconfesable, pág. 124. Madrid, Arena.
  9. 9. 20la postre, amenazaría con disolverlo”. Esta perspectiva del conceptoseguramente no la pensó Weber, pero ya finalizamos un siglo, como el XX,donde las perspectivas comunitarias (desde socialistas hasta fascistas) hanestado presentes y nos obligan a pensar sobre la comunidad. Blanchotenumera los siguientes elementos que implican la necesidad de pensarla... Los grupos (de los cuales el grupo surrealista es el prototipo amado o execrado); las múltiples asambleas en torno a ideas que aún no existen y en torno a personas dominantes que existen demasiado: ante todo, el recuerdo de los soviets, el presentimiento de lo que es ya el fascismo, pero cuyo sentido, igual que su devenir, se escapan de los conceptos en uso, poniendo al pensamiento en la obligación de reducirlo a lo que aquél tiene de bajo y de miserable o, por el contrario, indicando que hay algo ahí importante y sorprendente que, al no estar bien pensado, corre el riesgo de ser mal combatido.21 La “extravagancia”, palabra utilizada por Blanchot, del término comunidado, su paradoja, es que no se puede distinguir con facilidad entre comunidadtradicional y comunidad electiva. A la primera se referiría Weber, ya que nos esimpuesta sin que decida sobre ella nuestra libertad, es la integración social dehecho y, por consiguiente, de derecho o, incluso, la glorificación de la raza, latierra, la sangre. La segunda, “se la llama electiva en el sentido de que sóloexistiría por una decisión que une a sus miembros en torno a una elección sin 22la que no podría haber tenido lugar”. Estas dos comunidades fueron las quese escindieron al inicio de la modernidad: la condición creativa de los individuosy de la multitud (comunidad electiva) y su intento de reapropiación por parte delEstado (comunidad tradicional). Cerramos el paréntesis con referencia a la Comunidad y volvemos a lassociedades disciplinarias. Las sociedades disciplinarias funcionaban con laidea de concentrar, “repartir en el espacio”, ordenar en el tiempo, “componer enel espacio-tiempo una fuerza productiva cuyo efecto debe superar la suma delas fuerzas componentes”. 2320 PARDO, José Luis (2001) “La sociedad insospechable. Ensayo sobre la falta de comunidad” pág. 29.En Pongamos que se habla de Maurice Blanchot, revista Archipiélago. Cuadernos de crítica de la cultura,número 49, Barcelona.21 BLANCHOT, Maurice (1983) La comunidad inconfesable, pág. 19. Madrid, Arena.22 Ibidem, pág.111.23 DELEUZE, Gilles (1990): “Post-scriptum sobre las sociedades de control”, (1993) Conversaciones,pág. 278. Valencia. Pre-textos. 1996.
  10. 10. De esa forma, la soberanía del Estado se define como una regulación deesta relación de fuerzas, entre las comunidades tradicionales y las electivas oentre los individuos rebeldes y el Estado. “La modernidad se caracteriza antetodo por la tensión entre fuerzas opuestas”. 24 Esa tensión regula todo el proceso de legitimación que pugna porbloquear la capacidad de ruptura y la iniciativa creadora del juego de fuerzasmencionado. La crisis en la modernidad se resuelve o bien de una forma “casinaturalista”, como es el caso de la legitimación tradicional, de una formasagrada o innovadora, “como es el caso de la legitimación carismática”; o,“finalmente –y, esta es, en gran medida, la forma más efectiva de lamodernidad tardía-, como una racionalidad administrativa”. El análisis de estasformas de legitimación es la segunda contribución importante de Weber, “quese construye sobre la primera”, es decir, sobre la tensión entre las fuerzasopuestas y en “el reconocimiento del dualismo del paradigma”. 25 El tercer aspecto que destacan Negri y Hardt del análisis de Weber es elestudio de los procedimientos de transformación, el entrelazamiento siemprepresente y posible de las diversas formas de legitimación, continuamentesusceptibles de ser extendidas e incorporadas en el control de la realidadsocial. “De ello se sigue una paradoja final: si bien, por una parte, este procesopone fin a la crisis de la modernidad, por otra parte la reabre. La forma de losprocesos de cierre es tan crítica y conflictiva como la génesis de lamodernidad”. 26 En este sentido, la obra de Weber tiene el gran mérito de haberdestruido por completo la concepción autosuficiente y triunfante de la soberaníadel Estado moderno que había producido Hegel. Así como mencionábamos las contribuciones en épocas distintas deWeber y Foucault, en el análisis de la soberanía del Estado, no podemos obviara Pierre Bourdieu, quien le sumó a las definiciones de Weber, el empleo de laviolencia simbólica en un territorio determinado y sobre el conjunto de lapoblación correspondiente.24 NEGRI, Antonio y HARDT, Michael (2000) Imperio, pág. 93. Barcelona. Paidós. 200225 Ibidem26 NEGRI, Antonio y Hardt, Michael: ibidem, pág. 94.
  11. 11. Para Bourdieu: “Si el Estado está en condiciones de ejercer una violenciasimbólica es porque se encarna a la vez en la objetividad bajo forma deestructuras y de mecanismos específicos y en la ‘subjetividad’ o, si se prefiere,en los cerebros, bajo forma de estructuras mentales, de percepción y de 27pensamiento”. Como es el resultado de un proceso que la instituye a la vezen las estructuras sociales y en las estructuras mentales adaptadas a esasestructuras28, la institución instituida hace olvidar que es fruto de una largaserie de actos de institución y se presenta con todas las apariencias de lonatural. Es decir, los asuntos de la cultura, y en especial las divisiones y lasjerarquías sociales que van asociadas a ellos, están constituidos comonaturales por la acción del Estado, el cual, al instituirlos a la vez en las cosas yen las mentes, confiere a un arbitrario cultural29 todas las apariencias de lonatural. El Estado –para llevar a cabo esa naturalidad del arbitrario- utilizamecanismos de culto, con sus fiestas civiles, sus ceremonias cívicas y susmitos nacionales o nacionalistas. Raymond Aron llamó la “religión secular” aeste culto de Estado, que como señala Bourdieu, “es un culto al Estado”. Enpalabras de este autor, esos cultos o mitos, siempre están “predispuestos asuscitar o a justificar el desprecio o la violencia racista”. Estas actuaciones noson privativas de los Estados totalitarios; “pienso también en el culto al arte y ala ciencia, que, a título de ídolos de sustitución, pueden contribuir a lalegitimación de un orden social en parte basado en la distribución desigual delcapital cultural”. 30 En ese contexto se produce una alianza interesante entre el pensamientoy el Estado, que, a su vez, va moldeando ese pensamiento de acuerdo a sunaturaleza. Como escriben Deleuze y Guattari: “Sólo el pensamiento puedeinventar la ficción de un Estado universal por derecho, elevar el Estado a lo27 BOURDIEU, Pierre (1991) “Espíritus de Estado. Génesis y estructura del campo burocrático” en(1994) Razones Prácticas. Sobre la teoría de la acción, pág. 98. Barcelona. Anagrama. 1998.28 Tener en cuenta el “aire de familia” que se produce en las reflexiones de Mauss, Bourdieu y Foucault.29 Los “arbitrarios culturales” (Bourdieu) no proponen totalidades, sino la contingencia de todaproducción simbólica. Como afirma Paul Ricoeur: “no hay comprensión de sí que no esté mediatizadapor los signos, símbolos y textos; la comprensión de sí coincide, en última instancia con la interpretaciónaplicada a estos términos mediadores” ( 1990, Sí mismo como otro, pág. 100. Madrid, Siglo XXI. 1996).En el caso del arbitrario cultural, considerar a toda producción como arbitraria implica un ejercicio dedesnaturalización, en tanto que las categorías y representaciones no surgen de hecho, ni de la naturalezade las cosas, sino de las luchas simbólicas concretas (Bourdieu).
  12. 12. universal de derecho. Es como si el soberano deviniese único en el mundo,abarcase todo el oikumene y ya sólo tuviera que ver con sujetos, actuales opotenciales.” Las organizaciones extrínsecas, “las bandas extrañas”, handejado de existir. El Estado deviene como el único capaz de distinguir entresujetos rebeldes, que se remiten al estado natural, y sujetos dóciles, queremiten a su forma. Nuevamente la dualidad entre comunidad electiva ycomunidad tradicional. En la filosofía llamada moderna y en el Estado llamado moderno o racional, todo gira alrededor del legislador y del sujeto. Es necesario que el Estado realice la distinción entre el legislador y el sujeto en tales condiciones formales que el pensamiento, por su parte, pueda pensar su identidad. 31 En este sentido, es de importancia el aporte de Benedict Anderson, aldefinir el Estado como una comunidad imaginada, y conferirle el carácter de 32artefacto cultural y no de esencia natural. Aunque como afirma Homi K.Bhabha, Anderson le devuelve el carácter monológico y homogéneo a la ideade nación, además de ignorar las violencias simbólicas que se producen porparte de los Estados. Para Bhabha, la moneda corriente del comparativismocrítico o del juicio estético, no es más la soberanía de la cultura nacionalconcebida, como propone Benedict Anderson, como una comunidad imaginadacon raíces en un tiempo vacío homogéneo de modernidad y progreso, porque –no hay que perder de vista- que los relatos contemporáneos sobre lasconstrucciones identitarias, se diseminan en un amplio abanico de discursossobre la sexualidad, el feminismo, la raza, las organizaciones sociales. 33 Hay que destacar que Homi K. Bhabha realiza una lectura particular ypoco ortodoxa sobre los Estados nacionales. Este autor considera que en elsiglo XIX, e incluso a fines del siglo XVIII, el ideario de la nación era tan central,tan centralizador y homogeneizante, que “la efectividad de la nación erasiempre una realidad liminal”. La nación era regida en sus márgenes y desde30 BOURDIEU, Pierre (1982) Lección sobre la lección, pág. 36. Barcelona. Anagrama. 2002.31 DELEUZE, Gilles y GUATTARI, Félix (1980): Mil mesetas, capitalismo y esquizofrenia, pág. 381.Valencia. Pre-textos. 2000.32 ANDERSON, Benedict (1983) Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión delnacionalismo. México, Fundación de Cultura Económica. 1991
  13. 13. sus márgenes, nunca desde el centro. “Ahora de una manera muy obvia estocobra sentido. En estudios culturales y teoría política, ha habido tanto énfasisen la nación como Estado”, que autores como Benedict Anderson habla de lanación como imaginario social y Pierre Bourdieu como arbitrario cultural. “Unavez que uno abre este problema empieza a ver que la nación es construida através de muchas formas de identificación contingentes, arbitrarias e 34indeterminadas”. De esa forma, hay que tener en cuenta que la nación esesa área liminal, una forma muy ambivalente y problemática de vivir. Homi K. Bhabha complicando el debate sobre la naturalidad y laarbitrariedad del Estado-nación, distingue dos temporalidades, un tiempopedagógico (que es el de la identidad fuerte y estable) y un tiempoperformativo. Mientras el primero es un proceso que construye la identidad apartir de la sedimentación histórica e implica una sucesión de momentoshistóricos que representa una eternidad producida por autogeneración, porejemplo el considerar que la nación es natural y eterna y no una construcciónhistórica. El segundo –como proceso en construcción constante- señala unaperdida de la identidad en un proceso de significación e identificación cultural.En la duplicidad y convivencia de estas dos temporalidades se produce unazona intermedia de inestabilidad. Es a partir de esa inestabilidad del significadocultural que la cultura nacional viene a ser articulada como una dialéctica detemporalidades diversas: moderna, colonial, poscolonial y nativa. Entre ellas nopuede producirse un acontecimiento que se estabilice en su enunciación. Esaconjugación de temporalidades (un inmigrante ilegal con trabajos miserablesque vive en el centro de una metrópoli) implica cambios radicales en lascartografías sociales y urbanas. Como señala Homi Bhabha: lo que es teóricamente innovador y políticamente crucial esla necesidad de pasar más allá de las narrativas de las subjetividades originarias e iniciales yde focalizar aquellos momentos de los procesos que son producidos en la articulación de lasdiferencias culturales. En ese in-between se abastece el terreno para la elaboración deestrategias de subjetivación –singulares o colectivas- que dan inicio a nuevos signos deidentidad y definiciones innovadoras de la propia idea de sociedad. En la emergencia de los33 BHABHA, Homi (1994): “Introduction: Locations of culture” en The location of culture, pág. 6.London-New York. Routledge London and New York.
  14. 14. intersticios es que las experiencias intersubjetivas y colectivas de la nación y de los interesescomunitarios o de valor cultural son negociados.35Violencia simbólica, habitus y biopoder Por otra parte, el Estado nación, con su carga de poder y violenciasimbólica, disciplina los sujetos y como cuerpo-mente-poder va conformandolos habitus36, intentando monopolizar la violencia simbólica y física. En palabrasde Bourdieu: “el cuerpo está en el mundo social, pero el mundo social está enel cuerpo”37 o formulada en forma de interrogación tal como la plantea MichelFoucault: “me pregunto (...) si antes de plantear la cuestión de la ideología, nose sería más materialista estudiando la cuestión del cuerpo y los efectos delpoder sobre él”.38 Sin embargo, si deconstruimos las tesis de Foucault y Bourdieu, nosencontramos con que estos autores quedaron atrapados en la estructura, y nose liberaron de esas ataduras, lo que vuelve problemático el análisis de losactuales mecanismos de poder, ya que actualmente las sociedades de controlhan diseminado los mecanismos de vigilancia, sanción, poder y violenciasimbólica, y por lo tanto no dominan exclusiva y absolutamente las institucionesdisciplinarias. Aunque seguimos hablando de emplazamientos carcelarios oescolares, estas instituciones (cárceles, escuelas u hospitales) ya seencuentran en una crisis profunda, es decir, no hacen más que administrar su34 FERNÁNDEZ Bravo, Álvaro-GARRAMUÑO, Florencia (2000) “Entrevista con Homi K. Bhabha” enLa invención de la nación. Lecturas de la identidad de Herder a Homi Bhabha, pág. 228. Buenos Aires.Manantial.35 BHABHA, Homi K. (1994) “DissemiNation: Time, narrative and the margins of the modern nation” enThe Location of Culture, págs 139 a 171. London-New York. Routledge London and New York.36 Sobre este tema ver de Marcel Mauss (1936-1950) Sociología y antropología. Madrid, Tecnos. 1971,pág. 340 y de Pierre Bourdieu (1979): La distinción. Criterio y bases sociales del gusto. Madrid, Taurus,1998, (1980) El sentido práctico. Madrid, Taurus, 1991, (1982) Lección sobre la lección. Barcelona,Anagrama, 2002, (1994): Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción. Barcelona, Anagrama, 1997.37 BOURDIEU, Pierre (1982): Lección sobre la lección, pág. 41. Barcelona. Anagrama. 2002.38 FOUCAULT, Michel (1979): Microfísica del poder, pág. 106. Madrid. La piqueta. 1982
  15. 15. agonía. “Y si están en crisis, las luchas relativas a ellas son ya luchas enretaguardia”, plantea Deleuze. 39 Es cierto que a Bourdieu la estructura lo atrapó más que a Foucault, comopuede observarse en ese pasaje de su obra, donde se refiere al poder delEstado, que citábamos más arriba. En cambio, Michel Foucault, reconoció lanaturaleza biopolítica del nuevo paradigma de poder, lo que implica dar unpaso más en el reconocimiento de las nuevas formas que tienen los poderes enla actualidad. La biopolítica puede entenderse como el intento de racionalizarlos problemas que planteaban a la práctica gubernamental fenómenos propiosde un conjunto de seres vivos constituidos como población: salud, higiene,natalidad, longevidad, razas. Estos problemas han ido ocupando, desde el sigloXIX, un lugar de importancia, y han supuesto hasta el día de hoy retos 40económicos y políticos que no se pueden obviar. En el caso del biopoder, yano solamente el poder ha penetrado en los cuerpos (como en los habitus), sinoque se incrustan en las mentes y en la propia vida de los sujetos. (...) Foucault (...) afirma que los procesos disciplinarios, puestos en práctica por la administración, penetran tan profundamente en la sociedad que consiguen configurarse como aparatos que tienen en cuenta la dimensión biológica colectiva de la reproducción de la población. La concreción de la soberanía moderna da nacimiento al biopoder. 41 El biopoder, según la descripción que realiza Foucault en La voluntad desaber, tiene dos polos de desarrollo: el primero, que este autor lo describió enVigilar y castigar y lo diagramó en la figura del Panóptico, “estuvo centrado enel cuerpo como máquina: su disciplina, la optimización de sus aptitudes, laextorsión de sus fuerzas, el crecimiento paralelo de su utilidad y de sudocilidad, su integración en sistemas de control eficaces y económicos”. Todosesos componentes caracterizaron las disciplinas y se trataba, en realidad, de la“anatomopolítica del cuerpo humano”. El segundo polo del biopoder, “que seformó algo más tarde”, estuvo centrado en el cuerpo-especie,39 DELEUZE, Gilles (1990): “Control y devenir” en Conversaciones, pág. 273. Valencia. Pre-textos.1996.40 FOUCAULT, Michel (1979) “Nacimiento de la biopolítica” en (1994) Estética, ética y hermenéutica,pág. 209. Barcelona. Paidós. 1999.
  16. 16. (...) es el cuerpo penetrado por la vía de lo vivo, que sirve de soporte a los procesos biológicos: la proliferación, los nacimientos y la mortalidad, el nivel de salud, la duración de la vida, la longevidad con todas las condiciones que pueden hacerla variar; toda una serie de intervenciones y de controles reguladores se hace cargo de estas cosas: se trata de una biopolítica de la población.42 Es decir, es una especie de Sistema Nervioso que nos atraviesa y nos daforma, un sistema que se enfrenta con su nerviosismo y el nerviosismo, a suvez, con el sistema. Michael Taussig analizó el mundo humano como unsistema nervioso en emergencia permanente, esas tesis se pueden relacionarcon las del biopoder propuestas por Michael Foucault. Si al Sistema Nervioso loconsideramos como sistema de orden, permite que nuestra existencia obtengaconfianza ya que percibimos que la existencia terrenal parte de un centro físico,pero por otro lado, esa tranquilidad se diluye al estar centrados sobre algo tanfrágil, “tan definitivamente otro, tan nervioso”.43 El nerviosismo desestabiliza elsistema y no permite consolidar ni orden, ni centro. Como citábamos deBhabha, la centralidad del Estado es una ilusión en la medida que su existenciapasaba (y pasa) por los espacios liminales, por los márgenes. En esenerviosismo del sistema es que el biopoder consolida mecanismos de vigilanciacorporales y mentales. Diagrama los nacimientos y las muertes, la enfermedady la salud. El control sanitario es una de las formas que adopta el biopoder,como en la gran fábula de Muerte en Venecia de Thomas Man, donde sedescribe la alianza entre creación y enfermedad y la plaga que afecta a Europaes de origen asiático. En la actualidad hay numerosas referencias en la prensa sobre lasenfermedades que pueden traer los inmigrantes y contagiar a los españoles,así como se utilizan metáforas en ese mismo sentido, que hacen referencia alas contaminaciones lingüísticas. “Se nos dice, se trata verdaderamente de lasalvación y la salud de un cuerpo social en torno del cual hay que tender uncordón, como también, se dice, sanitario”. 4441 NEGRI, Antonio y Hardt, Michael (2000): Imperio, pág. 93. Barcelona. Paidós. 2002.42 FOUCAULT, Michel (1976) Historia de la sexualidad, tomo I, La voluntad de saber, pág. 183.Madrid, Siglo XXI Editores. 1980.43 TAUSSIG, Michael (1992) Un gigante en convulsiones. El mundo humano como sistema nervioso enemergencia permanente, pág. 14. Barcelona. Gedisa. 1995.44 DERRIDA, Jacques y STIEGLER, Bernard (1996) Ecografías de la televisión, pág. 32. Buenos Aires.EUDEBA. 1998.
  17. 17. El Estado nación en discusión Para entender las estrategias de dominación y poder del Estado-nación yese pasaje que indicábamos del disciplinamiento al biopoder, y, a su vez, deéste a las sociedades de control, hay que tener en cuenta que en la actualidadhay visiones que plantean que el Estado nación se encuentra en crisis, porquese le escapan las tres características sustanciales: la soberanía militar, políticay cultural, absorbidas o reemplazadas por los poderes centrales del Imperio.45 A esta etapa histórica Bhabha la denomina como nuevo nacionalismoanglo-norteamericano, y señala que cada vez articula más su poder económicoy militar en actos políticos que expresan un desprecio neo-imperialista por laindependencia y la autonomía de pueblos y locales en el Tercer Mundo.46Conviene recordar la política de Estados Unidos en las dictaduraslatinoamericanas, el morbo patriótico y el glamour patricio de la campaña deGran Bretaña en las Islas Malvinas, el triunfalismo de los británicos y deEstados Unidos en la Guerra del Golfo y las recientes presiones de Blair y Busha los países europeos para propiciar una nueva escalada bélica en el GolfoPérsico. Bhabha está convencido de que esa dominación económica y políticatiene una profunda influencia hegemónica sobre las órdenes de información delmundo occidental, los medios populares y sus instituciones académicasespecializadas.47 Sin embargo, Negri y Hardt radicalizan sus posturas y no consideran alImperio como un nuevo nacionalismo anglo-norteamericano, ni como “un débileco de los imperialismos modernos”, sino como una nueva forma de dominio. Adiferencia del proyecto imperialista que diseminaba su poder de manera linealen espacios cerrados y tenía una clara estructura arborescente, el Imperio searticula (y rearticula) en espacios abiertos y reinventa incesantementerelaciones diversas y singulares en red a lo largo y ancho de un territorio sinfronteras. En este sentido, Negri y Hardt al comenzar su estudio intentan excluirdos concepciones comunes que se sitúan en los extremos opuestos delespectro: por un lado, la noción de que el orden presente de algún modo surge45 Esta tesis es expuesta por Negri y Hardt en Imperio (2000). Barcelona. Paidós. 2002.46 BHABHA, Homi (1989): “The commitment to theory” en The location of culture, pág. 20. London-New York. Routledge London and New York. 1994.
  18. 18. espontáneamente de las interacciones de fuerzas globales radicalmenteheterogéneas, “como si este orden fuera un armonioso concierto orquestadopor la mano oculta, natural y neutral del mercado mundial”; por otra parte, laidea de quien dicta el orden es un poder único, con un centro único deracionalidad “que trasciende las fuerzas globales y guías las diversas fases deldesarrollo histórico de acuerdo con su plan consciente y omnividente, algo así 48como una teoría de la conspiración de la globalización”. Visión similarexpresaba al comenzar los años ’90 Edward Said en Cultura e imperialismo,aunque continuaba hablando de imperialismo y no daba el paso que si danNegri y Hardt al definir al nuevo mecanismo de dominación como el Imperio. El Imperio está conformado –parafraseando a Deleuze y Guattari- pormanadas y bandas que son grupos de tipo rizoma, más que por órganos depoder que son de tipo arborescente. Nos encontramos en el espacio nómadaque se opone al espacio sedentario, porque en el primero el trayecto seproduce en espacios abiertos, indefinidos e incomunicantes, mientras que en elsegundo los hombres son distribuidos en espacios cerrados. El espaciosedentario es estriado, separado por muros, “lindes y caminos entre las lindes”,mientras que el espacio nómada es liso, sólo está marcado por “trazos” que seborran y desplazan en el trayecto. El nómada se distribuye en un espacio liso,ocupa, habita ese espacio porque ese es su principio territorial. Hay que tener en cuenta que el nómada no puede confundirse con elmigrante, porque el migrante va fundamentalmente de un punto a otro, inclusosi ese otro punto es dudoso, imprevisto o está mal localizado. Sin embargo, elnómada sólo va de un punto a otro como consecuencia y necesidad de hecho:en principio los puntos son para él etapas en un trayecto. “Los nómadas y losmigrantes pueden combinarse de muchas maneras, o formar un conjunto 49común; no por ello dejan de tener causas y condiciones muy diferentes”. Elnómada, no obstante, tiene un territorio, sigue trayectos habituales, el problemaes distinguir lo que es principio de lo que sólo es consecuencia en la vidanómada. Lo importante en el caso del nómada es considerar el trayecto,47 BHABHA, Homi: ibidem48 NEGRI, Antonio y HARDT, Michael (2000) Imperio, pág. 21. Barcelona. Paidós. 2002.49 DELEUZE, Gilles y GUATTARI, Félix (1980) Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia, pág. 385.Valencia. Pre-textos. 2000.
  19. 19. porque éste siempre está entre dos puntos, ese entre-lugar (in-beetween)adquiere toda la consistencia y goza de una autonomía como de una direcciónpropias. “La vida del nómada es intermezzo”. 50 Los rasgos esenciales de los espacios de tipo rizoma son la multiplicidadde las direcciones lo que implica una modificación permanente de sucartografía. El Imperio –en este sentido- no sigue circuitos, aunque losmercados lo crean, sino flujos nómadas.Imperio, espacio posmoderno y comunicación De esa forma ya no nos encontraríamos bajo los mecanismostradicionales de dominación y disciplinamiento como los que tejían los Estadosnaciones, sino que hoy los controles se diseminan y la cartografía del Imperiola dibuja el espacio posmoderno dominado por la Comunicación. Como escribeAntonio Méndez Rubio: “De hecho, lo novedoso y definitorio de nuestra épocaes que los viejos medios masivos, desde el principio en manos de podereslegales y legalizados, se han convertido en un foco de influencia decisivo parala configuración de nuestras sociedades”. 51 El espacio posmoderno es una realidad histórica y socio-económica“genuina”, en tanto y en cuanto, es la tercera gran expansión del capitalismopor el globo, “tras las expansiones más tempranas del mercado nacional y delantiguo sistema imperialista, que tenían sus respectivas idiosincrasiasculturales y generaban nuevos tipos de espacios adecuados a susdinámicas”.52 Fredric Jameson, siguiendo el esquema de Ernest Mandel de lastres rupturas, considera que nos encontramos en la era del Capitalismo Tardío. Así, el capitalismo más puro de nuestros días elimina los enclaves de la organización precapitalista que hasta ahora había tolerado y explotado de modo tributario. Siento la tentación de relacionar esto con la penetración y colonización, históricamente nueva y original, de la Naturaleza y el Inconsciente: esto es, la destrucción de la agricultura precapitalista del Tercer Mundo por la Revolución Verde, y el auge de los media y la industria publicitaria. 5350 Ibidem.51 MÉNDEZ Rubio, Antonio (1997) Encrucijada. Elementos de crítica de la cultura, pág. 28. Madrid.Cátedra, Universitat de Valencia.52 JAMESON, Fredric (1990) “La lógica cultural del capitalismo tardío” en Teoría de la posmodernidad,pág. 67. Madrid. Trotta. 1996.53 JAMESON, ibidem, pág. 55
  20. 20. Ese “auge de los media” que plantea Fredric Jameson es de sumaimportancia en el análisis de las sociedades multiculturales, porque lainformación que difunden algunos medios de comunicación es 54“espontáneamente” etnocéntrica, es decir, excluyen las alteridades. Desdelos medios de comunicación, se organizan los contenidos reduciendo lapluralidad de puntos de vista a una especie de decorado exótico, que se usapara adornar el discurso de autoridad dominante desde el que se focalizan lasinformaciones que van a ser divulgadas masivamente. Es cierto que no es fácildarse cuenta de ese etnocentrismo latente porque forma parte de un ciertosentido común o comunitario, y porque los propios medios de comunicación ensus discursos lo legitiman, refuerzan y reproducen. Como relata Bhabha, conreferencia a la prensa de Estados Unidos, “leer la sección local del New YorkTimes antes de ir al trabajo a la mañana es como meter la cabeza en el horno.Yo simplemente no puedo hacerlo. Creo que es un problema muy grave queestá saliendo a escena en estos momentos. Hay una falta fundamental devoluntad para enfrentarse de manera efectiva y democrática al problema delracismo”. 55 Los medios de comunicación, fundamentalmente la televisión, se hanapoderado de los debates públicos, monopolizando los temas de discusión ybanalizando los hechos, convirtiendo, por ejemplo, el debate sobre lainmigración, en un conjunto de imágenes etnocéntricas e intentando replantearbinariamente la discusión en la lógica nosotros contra ellos. Los inmigrantes sehan convertido en delincuentes, seres peligrosos de los que hay que proteger auna supuesta población nativa. Por ejemplo el telediario de Televisión Españoladel martes 14 de enero de 2003, difundió la información sobre losendurecimientos en las penas que está propiciando el gobierno español, queinvolucra parcialmente a los inmigrantes que se vean involucrados en delitos, yacompañó esa información con imágenes de inmigrantes llegando en pateras a54 DERRIDA, Jacques y STIEGLER, Bernard (1996) Ecografías de la televisión. Entrevistas filmadas.Buenos Aires, EUDEBA. 1998.55 FERNÁNDEZ Bravo, Álvaro-GARRAMUÑO, Florencia (2000) “Entrevista con Homi K. Bhabha” enLa invención de la nación. Lecturas de la identidad de Herder a Homi Bhabha, pág. 227. Buenos Aires.Manantial.
  21. 21. las costas españolas. Hay que aclarar que no sostenemos la tesis del espejo,es decir, que los medios difunden informaciones que se reflejan linealmente enla sociedad, pero sí consideramos que los nuevos mecanismos de controltienen como protagonistas centrales a los medios y, que desde los monopoliosmediáticos, se ha sustituido a las antiguas instituciones disciplinarias por esosnuevos mecanismos de vigilancia. En el contexto del debate multicultural, esosmedios reducen la pluralidad de visiones y profundizan la visión etnocéntrica dela cultura. Como señala Jean Baudrillard, para el poder mundial, tan integrista comola ortodoxia religiosa, todas las formas diferentes y singulares son herejías. Y,por ello, las otras culturas en su singularidad, no tienen más alternativa queintegrarse de buen grado o por la fuerza en el orden mundial o desaparecer.“La misión de Occidente (o, más bien del ex Occidente, puesto que desde hacemucho tiempo ya no tiene valores propios) es someter, por todos los medios, a 56las múltiples culturas a la ley feroz de la equivalencia”. El objetivo deOccidente, según el pensador francés, es reducir cualquier zona refractaria,colonizar y domesticar todos los espacios salvajes, tanto en el espaciogeográfico como en el universo mental. En este sentido, la mayoría de losmedios de comunicación, ligados a los grandes monopolios mediáticosmundiales, participan activamente en la colonización de esas otras zonas delmundo. Los ejemplos son numerosos, pero pueden citarse simplemente comoreferencia, la guerra del Golfo Pérsico y la reciente de Afganistán. Los periodistas, a través de los medios en que ejercen, participan de unatecnocracia que “manda a los ciudadanos de vacaciones, favoreciendo lairresponsabilidad organizada (...) y que encuentra una complicidad inmediataen la tecnocracia de la comunicación cada vez más presente a través de los 57medios.” Los agentes de estos medios están realizando, permanentemente,un ejercicio circular, leyéndose y comentándose a sí mismos e imposibilitandootros tipos de lecturas. El aire fresco que podría ingresar en las redacciones, a56 BAUDRILLARD, Jean (2002) “Del antiterrorismo a la guerra. La violencia de la globalización” en LeMonde Diplomatique, edición española, noviembre, pág. 17.57 BOURDIEU, Pierre (1992) “Por una internacional de los intelectuales” en (1999) Intelectuales, políticay poder, pág. 193 Buenos Aires, EUDEBA. 2000.
  22. 22. partir de nuevas y distintas aperturas intelectuales, se ve clausurado por estacirculación circular de la información, como le llamó Pierre Bourdieu en Sobrela televisión. Al respecto, este intelectual francés indica que la televisión (mediodominante económica y simbólicamente y dominado intelectualmente) nofavorece la expresión del pensamiento y lo considera un colosal instrumentodel orden simbólico, monopolizando la formación de las mentes. La búsquedade lo sensacional y de lo espectacular conduce directamente hacia labanalización y la uniformización de sus mensajes. 58 Nos encontramos en el marco de las sociedades de control, tal como lasdescribió Gilles Deleuze siguiendo a Burroughts. En palabras de Gilles Deleuze: Encuestas recientes revelan que uno de los espectáculos más apreciados es hoy la asistencia, en el plató, a un programa televisivo: no se trata ya de belleza ni de pensamiento, sino de entrar en contacto con la técnica, de tocar la técnica (...) la continuidad mediante la cual el arte embellecía y espiritualizaba la naturaleza, y después rivalizaba con ella, se ha convertido en inserción televisiva. La visita a la fábrica, con su severa disciplina, se ha convertido en el espectáculo ideal (¿cómo se fábrica un programa?), y lo enriquecedor en el valor estético supremo (“fue una experiencia tan enriquecedora...”). La enciclopedia del mundo y la pedagogía de la percepción han dejado su lugar a la formación profesional del ojo, un mundo de controladores y controlados que comulgan en su admiración por la técnica, por la mera técnica. Lentillas por todas partes. Este es el punto en el que su optimismo crítico se convierte en pesimismo crítico. 59 Con referencia a las nuevas formas de dominación, mientras que Bhabhaubica como centro de dominio imperial actual el imperialismo anglo-norteamericano, Jameson (en una posición similar a la de Negri y Hardt) señalaeste momento como “fase del capital multinacional” y como la “era de laTercera Máquina”.60 Jameson plantea que la tecnología actual no posee la58 SILVA, Víctor-BROWNE, Rodrigo (2002) “Homenaje a Pierre Bourdieu”, revista digitalcomuniquiatra http://comuniquiatra.dk3.com59 DELEUZE, Gilles (1990) “Optimismo, pesimismo y viaje. (Carta a Serge Daney)” en Conversaciones,pág. 219-220. Valencia. Pre-textos. 1996.60 JAMESON, Fredric (1990) “La lógica cultural del capitalismo tardío” en Teoría de la posmodernidad,pág. 67. Madrid. Trotta. 1996.
  23. 23. misma capacidad de representación que la energía maquinística “con vistas auna reconstrucción prometeica de la sociedad humana global”, es que “ya nose trata de la turbina”, ni de los ascensores “de grano y las chimeneas deSheeler, ni del barroquismo de las tuberías y cintas transportadoras, ni siquieradel perfil aerodinámico del ferrocarril –todos ellos vehículos veloces en reposo”-sino del ordenador y de la inmaterialidad de la tecnología, con armazonesexternas que carecen de poder emblemático o visual, “o incluso de losrevestimientos de los diversos media, como ese aparato casero llamadotelevisor que no articula nada sino que implosiona, acarreando consigo suaplanada superficie de imágenes”. 61El convaleciente se resiste a morir La posibilidad de que el Estado nación pierda el papel protagónico queocupaba en otras épocas, debido al nuevo dominio del Imperio, conduceparalelamente, a incrementar ciertas posiciones etnocéntricas de fronterascerradas y amuralladas. Lo que no es una metáfora ya que actualmenteabundan los muros en los límites de los Estados, como por ejemplo los quetiene construido España en sus fronteras con Marruecos o Estados Unidos conMéxico, por citar sólo dos ejemplos. En la cumbre del Consejo Europeo que se celebró en Sevilla el 22 y 23 dejunio de 2002, entre las medidas que se tomaron se encuentran algunasreferidas a la llamada “gestión integrada de las fronteras”. En las mismas sedecidió que antes de finalizar el 2002 se pondrían en práctica operacionesconjuntas en las fronteras exteriores y antes de junio de 2003 se fijaránpolíticas comunes para la formación de los guardias de fronteras y seelaborarán estudios por parte de la comisión sobre el reparto de cargas entrelos Estados miembros y la Unión Europea sobre la gestión de las fronterasexteriores. Pero lo más grave de esas reuniones fue la decisión de evaluarsistemáticamente las relaciones con los terceros países que no colaboren en lalucha contra la inmigración ilegal. La colaboración insuficiente de un paíspodría dificultar la intensificación de sus relaciones con la Unión Europea. Enresumen: la Unión Europea se atrinchera en el interior de sus fronteras, con61 Ibidem, pág. 56.
  24. 24. políticas cada vez más represivas, transformándose en una especie de Estadonación, aunque no tengan en cuenta sus gobernantes que el mundo avanzahacia el mestizaje, la hibridación y el multiculturalismo, generando nuevosconflictos pero también potenciales diálogos interculturales. En el caso de las fronteras entre México y Estados Unidos, EduardoSubirats escribe que “los muros fronterizos de Tijuana definen este territoriocomo grandes campos de concentración de la economía globalizada”. 62Configuración de los espacios liminares Al plantear radicalizar la política, como intercambio público, se proponetambién generar entres (in-between) o áreas de interfección entre las historiaslocales y las globales. Porque no hay que perder de vista que los muros sesiguen construyendo por parte de los Estados, como lo describíamos almencionar las reuniones de presidentes europeos, algunos son físicos ysimbólicos y otros solamente simbólicos, pero implican rechazar lenguas,religiones, músicas, literaturas, no teniendo en cuenta que millones depersonas deambulan por el mundo, se mezclan, sufren abusos y violacionesfísicas y simbólicas de toda clase, pero, por otro lado, proponen nuevosmecanismos de resistencia y liberación. El biopoder que controla física ymentalmente diagrama las vidas pero también las muertes. Como por ejemplopuede recordarse el caso del ex presidente de Perú Alberto Fujimori y de tresex ministros de Sanidad, quienes fueron denunciados por genocidio en elCongreso peruano, al haber dirigido un plan de esterilizaciones forzosas, bajopresiones, amenazas e incentivos con alimentos, sin que fueran debidamenteinformadas a más de 200 mil mujeres, la mayoría indígenas, de las cuales másde 18 murieron. Una información aparecida en el diario El País de Españaseñala: “La investigación precisa que entre 1996 y 2000 se realizaron 215.227ligaduras de trompas y 16.000 vasectomías, en el marco de un supuesto planmasivo de salud pública, cuyo objetivo no era la prevención de epidemias, sinoque disminuyera el número de nacimientos en los sectores más pobres dePerú”. 6362 SUBIRATS, Eduardo (2001) “Encontré una diosa verdadera en Tijuana”, en Revista Brecha, pág. 32,16 de febrero de 2001. Montevideo, Uruguay.63 Información aparecida en el diario El País (edición Andalucía), jueves 25 de julio de 2002, pág. 3.
  25. 25. Ese tipo de políticas estatales, y de nuevos mecanismos de poder (elbiopoder), control y vigila, se ampara en legislaciones de extranjería, enrechazos a-priori de la otredad que viene y traza nuevas cartografías impuras,mestizas e híbridas. Si como escribió un loco, a principios de siglo, en losmuros de un manicomio de Francia: “viajo para conocer mi geografía” o comoseñalaba Pessoa: “viajar, perder países”64, el nómada contemporáneo viaja, sepierde y encuentra las potencialidades de las fronteras, en su propia conmociónque produce el enfrentamiento de vivir en los espacios liminares. Como escribeEdward Said: “En mi opinión, no hay nada que caracterice tanto mi vida comolos dolorosos y paradójicamente deseados desplazamientos entre países,ciudades, moradas, idiomas y entornos que me han mantenido en movimientoconstante todos estos años”. 65 Es preciso trazar mapas propios, dibujar en las líneas del rizoma nuevasgeografías para emplazarse. Como ese vagabundo que describe el narrador deSuicidios ejemplares: Hace unos años comenzaron a aparecer unos graffiti misteriosos en los muros de la ciudad nueva de Fez, en Marruecos. Se descubrió que los trazaba un vagabundo, un campesino emigrado que no se había integrado a la vida urbana y que para orientarse debía marcar itinerarios de su propio mapa secreto, superponiéndolos a la topografía de la ciudad moderna que le era extraña y hostil (2000: 7). 6664 Citados por Enrique Vila-Matas en Suicidios ejemplares (2000), pág. 8. Barcelona. Anagrama.65 SAID, Edward (1991) Fuera de lugar, pág. 298. Barcelona, Grijalbo. 2001.66 Ibidem, pág. 7.

×