Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Los Siete Domingos de San JoseLos Siete Domingos de San Jose
Primer DomingoPrimer Domingo
El dolor: Cuando estaba dispuesto a repudiar a su inmaculada esposa.El dolor: Cuando estaba d...
Segundo DomingoSegundo Domingo
El dolor: al ver nacer el niño Jesús en la pobreza.El dolor: al ver nacer el niño Jesús en ...
Tercer DomingoTercer Domingo
El dolor: cuando la sangre del niño Salvador fue derramada en suEl dolor: cuando la sangre de...
Cuarto DomingoCuarto Domingo
El dolor: la profecía de Simeón, al predecir los sufrimientos de Jesús yEl dolor: la profecía...
Quinto DomingoQuinto Domingo
El dolor: en su afán de educar y servir al Hijo del Altísimo, especialmenteEl dolor: en su af...
Sexto DomingoSexto Domingo
El dolor: a regresar a su Nazaret por el miedo a Arquelao.El dolor: a regresar a su Nazaret por...
Septimo DomingoSeptimo Domingo
El dolor: cuando sin culpa pierde a Jesús, y lo busca con angustia porEl dolor: cuando sin ...
Invocación a San José de SanInvocación a San José de San
Juan XXIIIJuan XXIII
¡San José, guardián de Jesús y casto esposo ...
Glorioso Patriarca San José,Glorioso Patriarca San José,
¡Ruega por Nosotros!¡Ruega por Nosotros!
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Los Siete Domingos de San Jose

367 views

Published on

En Los Siete Domingos de San Jose meditamos los siete dolores y gozos del padre nutricio de Jesus.

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Los Siete Domingos de San Jose

  1. 1. Los Siete Domingos de San JoseLos Siete Domingos de San Jose
  2. 2. Primer DomingoPrimer Domingo El dolor: Cuando estaba dispuesto a repudiar a su inmaculada esposa.El dolor: Cuando estaba dispuesto a repudiar a su inmaculada esposa. La alegría: Cuando el Arcángel le reveló el sublime misterio de la encarnación.La alegría: Cuando el Arcángel le reveló el sublime misterio de la encarnación. Oh castísimo esposo de María, glorioso San José,Oh castísimo esposo de María, glorioso San José, ¡qué aflicción y angustia la de vuestro corazón en¡qué aflicción y angustia la de vuestro corazón en la perplejidad en que estabais sin saber si debíaisla perplejidad en que estabais sin saber si debíais abandonar o no a vuestra esposa sin mancilla!abandonar o no a vuestra esposa sin mancilla! Pero ¡cuál no fue también vuestra alegría cuandoPero ¡cuál no fue también vuestra alegría cuando el ángel os reveló el gran misterio de lael ángel os reveló el gran misterio de la Encarnación!Encarnación! Por este dolor y este gozo os pedimos consoléisPor este dolor y este gozo os pedimos consoléis nuestro corazón ahora y en nuestros últimosnuestro corazón ahora y en nuestros últimos dolores, con la alegría de una vida justa y de unadolores, con la alegría de una vida justa y de una santa muerte semejante a la vuestra, asistidos desanta muerte semejante a la vuestra, asistidos de Jesús y de María.Jesús y de María. Padrenuestro, Ave y Gloria.Padrenuestro, Ave y Gloria.
  3. 3. Segundo DomingoSegundo Domingo El dolor: al ver nacer el niño Jesús en la pobreza.El dolor: al ver nacer el niño Jesús en la pobreza. La alegría: al escuchar la armonía del coro de los ángeles y observar laLa alegría: al escuchar la armonía del coro de los ángeles y observar la gloria de esa noche.gloria de esa noche. Oh bienaventurado patriarca, glorioso San José,Oh bienaventurado patriarca, glorioso San José, escogido para ser padre adoptivo del Hijo de Diosescogido para ser padre adoptivo del Hijo de Dios hecho hombre: el dolor que sentisteis viendohecho hombre: el dolor que sentisteis viendo nacer al niño Jesús en tan gran pobreza senacer al niño Jesús en tan gran pobreza se cambió de pronto en alegría celestial al oír elcambió de pronto en alegría celestial al oír el armonioso concierto de los ángeles y alarmonioso concierto de los ángeles y al contemplar las maravillas de aquella noche tancontemplar las maravillas de aquella noche tan resplandeciente.resplandeciente. Por este dolor y gozo alcanzadnos que despuésPor este dolor y gozo alcanzadnos que después del camino de esta vida vayamos a escuchar lasdel camino de esta vida vayamos a escuchar las alabanzas de los ángeles y a gozar de losalabanzas de los ángeles y a gozar de los resplandores de la gloria celestial.resplandores de la gloria celestial. Padrenuestro, Ave y GloriaPadrenuestro, Ave y Gloria
  4. 4. Tercer DomingoTercer Domingo El dolor: cuando la sangre del niño Salvador fue derramada en suEl dolor: cuando la sangre del niño Salvador fue derramada en su circuncisión.circuncisión. La alegría: dada con el nombre de Jesús.La alegría: dada con el nombre de Jesús. Oh ejecutor obedientísimo de las leyesOh ejecutor obedientísimo de las leyes divinas, glorioso San José: la sangredivinas, glorioso San José: la sangre preciosísima que el Redentor Niñopreciosísima que el Redentor Niño derramó en su circuncisión os traspasó elderramó en su circuncisión os traspasó el corazón; pero el nombre de Jesús quecorazón; pero el nombre de Jesús que entonces se le impuso, os confortó y llenóentonces se le impuso, os confortó y llenó de alegría.de alegría. Por este dolor y este gozo alcanzadnos elPor este dolor y este gozo alcanzadnos el vivir alejados de todo pecado, a fin devivir alejados de todo pecado, a fin de expirar gozosos, con el santísimo nombreexpirar gozosos, con el santísimo nombre de Jesús en el corazón y en los labios.de Jesús en el corazón y en los labios. Padrenuestro, Ave y GloriaPadrenuestro, Ave y Gloria
  5. 5. Cuarto DomingoCuarto Domingo El dolor: la profecía de Simeón, al predecir los sufrimientos de Jesús yEl dolor: la profecía de Simeón, al predecir los sufrimientos de Jesús y María.María. La alegría: la predicción de la salvación y gloriosa resurrección deLa alegría: la predicción de la salvación y gloriosa resurrección de innumerables almas.innumerables almas. Oh Santo fidelísimo, que tuvisteis parte en losOh Santo fidelísimo, que tuvisteis parte en los misterios de nuestra redención, glorioso Sanmisterios de nuestra redención, glorioso San José; aunque la profecía de Simeón acerca de losJosé; aunque la profecía de Simeón acerca de los sufrimientos que debían pasar Jesús y María ossufrimientos que debían pasar Jesús y María os causó dolor mortal, sin embargo os llenó tambiéncausó dolor mortal, sin embargo os llenó también de alegría, anunciándoos al mismo tiempo lade alegría, anunciándoos al mismo tiempo la salvación y resurrección gloriosa que de ahí sesalvación y resurrección gloriosa que de ahí se seguiría para un gran número de almas.seguiría para un gran número de almas. Por este dolor y por este gozo conseguidnos serPor este dolor y por este gozo conseguidnos ser del número de los que, por los méritos de Jesús ydel número de los que, por los méritos de Jesús y la intercesión de la bienaventurada Virgen María,la intercesión de la bienaventurada Virgen María, han de resucitar gloriosamente.han de resucitar gloriosamente. Padrenuestro, Ave y Gloria.Padrenuestro, Ave y Gloria.
  6. 6. Quinto DomingoQuinto Domingo El dolor: en su afán de educar y servir al Hijo del Altísimo, especialmenteEl dolor: en su afán de educar y servir al Hijo del Altísimo, especialmente en el viaje a Egipto.en el viaje a Egipto. La alegría: al tener siempre con él a Dios mismo, y viendo la caída de losLa alegría: al tener siempre con él a Dios mismo, y viendo la caída de los ídolos de Egipto.ídolos de Egipto. Oh custodio vigilante, familiar íntimo del Hijo de Dios hechoOh custodio vigilante, familiar íntimo del Hijo de Dios hecho hombre, glorioso San José, ¡cuánto sufristeis teniendo quehombre, glorioso San José, ¡cuánto sufristeis teniendo que alimentar y servir al Hijo del Altísimo, particularmente enalimentar y servir al Hijo del Altísimo, particularmente en vuestra huida a Egipto!, pero cuán grande fue tambiénvuestra huida a Egipto!, pero cuán grande fue también vuestra alegría teniendo siempre con Vos al mismo Dios yvuestra alegría teniendo siempre con Vos al mismo Dios y viendo derribados los ídolos de Egipto.viendo derribados los ídolos de Egipto. Por este dolor y este gozo, alcanzadnos alejar para siemprePor este dolor y este gozo, alcanzadnos alejar para siempre de nosotros al tirano infernal, sobre todo huyendo de lasde nosotros al tirano infernal, sobre todo huyendo de las ocasiones peligrosas, y derribar de nuestro corazón todoocasiones peligrosas, y derribar de nuestro corazón todo ídolo de afecto terreno, para que, ocupados en servir aídolo de afecto terreno, para que, ocupados en servir a Jesús y María, vivamos tan sólo para ellos y muramosJesús y María, vivamos tan sólo para ellos y muramos gozosos en su amor.gozosos en su amor. Padrenuestro, Ave y GloriaPadrenuestro, Ave y Gloria
  7. 7. Sexto DomingoSexto Domingo El dolor: a regresar a su Nazaret por el miedo a Arquelao.El dolor: a regresar a su Nazaret por el miedo a Arquelao. La alegría: al regresar con Jesús de Egipto a Nazaret y la confianzaLa alegría: al regresar con Jesús de Egipto a Nazaret y la confianza establecida por el Ángel.establecida por el Ángel. Oh ángel de la tierra, glorioso San José, queOh ángel de la tierra, glorioso San José, que pudisteis . admirar al Rey de los cielos, sometidopudisteis . admirar al Rey de los cielos, sometido a vuestros más mínimos mandatos; aunque laa vuestros más mínimos mandatos; aunque la alegría al traerle de Egipto se turbó por temor aalegría al traerle de Egipto se turbó por temor a Arquelao, sin embargo, tranquilizado luego por elArquelao, sin embargo, tranquilizado luego por el ángel, vivisteis dichoso en Nazaret con Jesús yángel, vivisteis dichoso en Nazaret con Jesús y María.María. Por este dolor y este gozo, alcanzadnos la graciaPor este dolor y este gozo, alcanzadnos la gracia de desterrar de nuestro corazón todo temorde desterrar de nuestro corazón todo temor nocivo, poseer la paz de conciencia, vivir segurosnocivo, poseer la paz de conciencia, vivir seguros con Jesús y María y morir también asistidos porcon Jesús y María y morir también asistidos por ellos.ellos. Padrenuestro, Ave y Gloria.Padrenuestro, Ave y Gloria.
  8. 8. Septimo DomingoSeptimo Domingo El dolor: cuando sin culpa pierde a Jesús, y lo busca con angustia porEl dolor: cuando sin culpa pierde a Jesús, y lo busca con angustia por tres días.tres días. La alegría: al encontrarlo en medio de los doctores en el Templo.La alegría: al encontrarlo en medio de los doctores en el Templo. Oh modelo de toda santidad, glorioso San José,Oh modelo de toda santidad, glorioso San José, que habiendo perdido sin culpa vuestra al Niñoque habiendo perdido sin culpa vuestra al Niño Jesús, le buscasteis durante tres días conJesús, le buscasteis durante tres días con profundo dolor, hasta que, lleno de gozo, leprofundo dolor, hasta que, lleno de gozo, le hallasteis en el templo, en medio de los doctores.hallasteis en el templo, en medio de los doctores. Por este dolor y este gozo, os suplicamos conPor este dolor y este gozo, os suplicamos con palabras salidas del corazón, intercedáis enpalabras salidas del corazón, intercedáis en nuestro favor para que jamás nos suceda perdernuestro favor para que jamás nos suceda perder a Jesús por algún pecado grave. Mas, si pora Jesús por algún pecado grave. Mas, si por desgracia le perdiéramos, haced que ledesgracia le perdiéramos, haced que le busquemos con tal dolor que no hallemos sosiegobusquemos con tal dolor que no hallemos sosiego hasta encontrarle benigno sobre todo en nuestrahasta encontrarle benigno sobre todo en nuestra muerte, a fin de ir a gozarle en el cielo y cantarmuerte, a fin de ir a gozarle en el cielo y cantar eternamente con Vos sus divinas misericordias.eternamente con Vos sus divinas misericordias.
  9. 9. Invocación a San José de SanInvocación a San José de San Juan XXIIIJuan XXIII ¡San José, guardián de Jesús y casto esposo de¡San José, guardián de Jesús y casto esposo de María, tu empleaste toda tu vida en el perfectoMaría, tu empleaste toda tu vida en el perfecto cumplimiento de tu deber. Tu mantuviste a lacumplimiento de tu deber. Tu mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tusSagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tus manos. Protege bondadosamente a los que semanos. Protege bondadosamente a los que se vuelven confiadamente a ti. Tu conoces susvuelven confiadamente a ti. Tu conoces sus aspiraciones y sus esperanzas. Ellos se dirigen aaspiraciones y sus esperanzas. Ellos se dirigen a ti porque saben que tu los comprendes yti porque saben que tu los comprendes y proteges. Tu también supiste de pruebas,proteges. Tu también supiste de pruebas, cansancio y trabajo. Pero, aun dentro de lascansancio y trabajo. Pero, aun dentro de las preocupaciones materiales de la vida, tu almapreocupaciones materiales de la vida, tu alma estaba llena de profunda paz y cantó llena deestaba llena de profunda paz y cantó llena de verdadera alegría debido al íntimo trato queverdadera alegría debido al íntimo trato que gozaste con el Hijo de Dios que te fue confiado agozaste con el Hijo de Dios que te fue confiado a ti a la vez a María, su tierna Madre. Amén.ti a la vez a María, su tierna Madre. Amén.
  10. 10. Glorioso Patriarca San José,Glorioso Patriarca San José, ¡Ruega por Nosotros!¡Ruega por Nosotros!

×