Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
dA   derecho ANIMAL                       la web center de los animales con derechoderechoanimal.info                     ...
Los animales no son sólo tutelados penalmente por su valor patrimonial,cinegético o medioambiental sino frente a su maltra...
instrucción completa de todas las pruebas de los hechos3.       Pero hasta llegar a este punto en que el animal es protegi...
La Filosofía griega estuvo marcada en la antigua Grecia por el primer caso decastigo por maltrato a un animal, en el siglo...
(“anima vivificans”) y el alma humana, sin que aquélla pueda en ningún momento porfalta de intelecto equipararse a la del ...
posición más elevada del hombre la que le obligaría moralmente a cuidar y no maltrataral animal, puesto que lo contrario l...
inicio de los años ochenta estableció su teoría de reconocimiento de una especie dederechos humanos a los animales en cuan...
deberes para éstos20, tratando de protegerlos no tanto por los perniciosos efectos queello podría tener para la población ...
Actualmente el Derecho civil somete al animal doméstico, al de compañía y alasilvestrado a las reglas de los bienes mueble...
animales originada desde los años setenta ha encontrado eco además en la legislacióncomunitaria y de los distintos países ...
ser el reconocimiento y desarrollo jurídico de este derecho un objetivo de la proteccióndel medio ambiente. Como respuesta...
desde el 6 de noviembre de 2003, en el sentido de limitar autorizaciones para eltransporte, prever una exacta definición d...
aplica a aquellos animales que se emplean para estos fines o están determinados a ellos,si el procedimiento puede causarle...
Transporte y Operaciones Conexas, o el Reglamento 998/2003 del Parlamento europeoy el Consejo de 26 de mayo de 2003 por el...
que se utilizarán en experimentos científicos y mejorando el trato de los que sigansiendo imprescindibles para la investig...
-Castilla León: Ley 5/1997 de 24 de abril, de Protección de los Animales de Compañía         -La Rioja: Ley 5/1995 de 22 d...
que garantice la uniformidad necesaria para la operatividad de la normativa aplicable yla debida proporcionalidad mínima d...
el desarrollo de objetivos estratégicos de cooperación española. Aunque presumiblemente excluía de suámbito los espectácul...
peleas de animales, drogarlos, envenenarlos, el abandono, practicarles operaciones sinanestesia, transportarlos de forma q...
diciembre de 1961 (BT-Drs IV/85) o de 22 de septiembre de 1966 (BT –Drs V/934)41que dieron origen a la Ley de 24 de julio ...
la tentativa del delito de daños, tentativa que constituye en el ordenamiento alemán unnumerus clausus.       AUSTRIA     ...
al erigirse en parte civil en los juicios de maltrato y ser las responsables de recoger alanimal maltratado. Actualmente F...
le hace trabajar duramente o le tortura u obliga a realizar labores inapropiadas por suedad o enfermedad. También se casti...
subjetivos pero se garantiza su integridad física y psíquica y su vida de manera absolutapor razones éticas y constitucion...
gratuitos. De este modo una ley belga de 1986 estableció la necesidad de satisfacer lasnecesidades fisiológicas y etiológi...
sufrimiento innecesarios del animal o las molestias significativas e impone la necesidadde la inspección del animal al men...
indirectamente por numerosos preceptos penales relativos al medio ambiente. Algunasconductas caen bajo prohibiciones gener...
derechos a que se respeten los animales y a no verlos sufrir, una sensibilidad ybenevolencia para con ellos, o una especia...
jurídico exclusivamente referido al animal.3. El tratamiento penal de los animales3.1.El delito de maltrato de animales do...
en el apartado anterior, algunas de las medidas previstas en las letras a) o e) del art. 129 de esteCódigo”.         A ell...
subsidiaria por impago puede dar lugar a la suspensión de la pena de prisión inicialmente sustituida, o a laprescripción d...
física ni psíquicamente ni menos aún matarlos o exterminarlos con crueldad einjustificadamente”. Ello además por una conce...
histórico o el delito ecológico57. Pero la colocación del delito de maltrato al animaldoméstico dentro de los delitos cont...
costumbres y al sentimiento jurídico que exigirían del Estado la imposición de penasgraves para acciones que fuesen contra...
abandono y el maltrato partirían de la misma raíz: “la creación y quiebra de un vínculointenso, con naturaleza legal aunqu...
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales

2,549 views

Published on

  • Be the first to comment

Requejo capitulo-libro-el-maltrato-de-animales

  1. 1. dA derecho ANIMAL la web center de los animales con derechoderechoanimal.info Julio- 2010LA PROTECCIÓN PENAL DE LA FAUNA. ESPECIAL CONSIDERACIÓN DELDELITO DE MALTRATO DE ANIMALES. Capítulo I. EL DELITO DEMALTRATO A LOS ANIMALES DOMÉSTICOSProf. Dr. Carmen Requejo CondePublicado en Comares (Sevilla 2010)Capítulo I. EL DELITO DE MALTRATO A LOS ANIMALES DOMÉSTICOS1.Los animales ante el Derecho. Evolución histórica2. Su actual regulación 2.1.Derecho civil, Derecho comunitario y Derecho administrativo 2.2.Derecho comparado 2.3. La protección penal de los animales 2.3.1. Los animales como valor patrimonial y cinegético 2.3.2. El animal como objeto de maltrato o abandono3. El tratamiento penal de los animales 3.1.El delito de maltrato de animales domésticos (art. 337) 3.1.1.Su origen 3.1.2. Bien jurídico 3.1.3. Objeto material 3.1.4. La acción 3.1.5. El resultado 3.1.6. Tipo subjetivo 3.2. La falta de maltrato cruel a los animales (art. 632.2) 3.3.La falta de abandono de un animal doméstico (art. 631.2) 3.4.Causas de justificación4. Excurso: La falta consistente en soltar a un animal feroz o dañino (art. 631.1)Capítulo I. El delito de maltrato a los animales domésticos1.Regulación legal 1.Los animales ante el Derecho. Evolución histórica
  2. 2. Los animales no son sólo tutelados penalmente por su valor patrimonial,cinegético o medioambiental sino frente a su maltrato o abandono. Se calcula que cadaaño son maltratados en España unos sesenta mil animales en fiestas populares y queunos doscientos mil perros y gatos son abandonados cada año por sus dueños, unabandono medio de dos mascotas cada hora. El maltrato conoce a veces de unaextraordinaria crueldad, por diversión o sadismo, durante el transporte, la caza, o elentrenamiento para espectáculos, siendo muchos de estos animales llevados hasta laextenuación, mutilación, desnutrición o incluso la muerte. Fue a raíz del suceso de laperrera de Tarragona en 2001 en el que quince perros resultaron gravemente mutiladoscuando se encendieron las alarmas ante la consideración de estos hechos como simplesdelitos o faltas de daños a la propiedad ajena y sancionables con una insignificante penade multa, en todo caso como advirtió la doctrina, de forma mucho más liviana que“cortar un ramo de acebo (especie de flora protegida)”, que según el art. 332 CP puedeser castigado hasta con dos años de cárcel1. Aunque la legislación administrativacontempla ejemplos de este tipo como falta muy grave, no existen muchos casos en quese ha llegado a abrir un procedimiento judicial para perseguirlos. Dando cumplimiento ala demanda de un sector de la doctrina de tipificar como delito el maltrato de animales yde castigarlo con pena de cárcel, desde la entrada en vigor en 2004 de la reforma delcódigo penal incluyendo expresamente el delito de maltrato a los animales domésticosse han iniciado multitud de procedimientos penales, de los que tan sólo en algunos deellos se ha impuesto pena de cárcel y casi siempre pena de multa, bien por falta deconcienciación social porque “la conciencia de atizarle al perro sigue estandoarraigada y eso tiene que cambiar”2, o bien por una dificultad de realizar una1 Sobre ello HIGUERA GUIMERÁ, “Los malos tratos crueles a los animalesen el Código penal de 1995”, en Actualidad penal 1998; RÍOS CORBACHO,“Los malos tratos a los animales en el código penal español: unamejora insuficiente”, en http://www.asanda.org/index.php?module, y“Los animales como posibles sujetos del Derecho penal. Algunasreferencias sobre los artículos 631 (suelta de animales feroces odañinos) y 632 (malos tratos crueles) del código penal español”, enhttp://www.unifr.ch/derecho penal/articulos/pdf/Rios2.pdf. Muchos de estos perros mutilados fueron después adoptados por lasociedad protectora alemana Europäischer Tier und Naturschutz (ETN).2 Como advertía el Fiscal coordinador de Medio Ambiente, AntonioVERCHER, en El País 1.11.2006.
  3. 3. instrucción completa de todas las pruebas de los hechos3. Pero hasta llegar a este punto en que el animal es protegido incluso con pena decárcel, anteriormente ha gozado de diferentes estatutos jurídicos, desde ser consideradoun objeto de adoración hasta una mera pieza de comercio pasando por su cualidad decriaturas capaces de cometer delitos y de ser condenadas a un castigo o expiación. Losanimales han sido protegidos por razones antropocéntricas, éticas y religiosas. Desde elpunto de vista antropocéntrico y en la medida en que el animal sirve al hombre comoproducto de comercio, objeto de propiedad o valor cultural, el maltrato al animalatentaría la sensibilidad humana, haciéndose dependiente de su perpetración pública odel escándalo social. Unido a lo anterior, existirían razones éticas o morales queaconsejarían la protección del animal y la compasión frente al maltrato, y razonesreligiosas que como las alegadas por el Budismo prohibirían dar muerte a los animales. Históricamente el hombre convive con los animales desde que habita la tierrasirviéndose de ellos a través de la caza o de la pesca para su alimentación oindumentaria o utilizándolos como instrumento de carga o trabajo. Así sucedió enépocas primitivas. En una sociedad agraria el animal era reclamado en interés delhombre como aprovechamiento de su trabajo. Si bien durante la época prehistórica seconsideró por un lado la muerte del animal de carga o de producción una simpleactividad dirigida a la obtención de materia prima como carne, pescado o piel, o bienfueron elevados a la categoría de divinos y adorados como una forma de liberación de laculpa (Totemismo), es posible encontrar la primera norma escrita de protección de losanimales remontándonos al Código de Hammurabi en el siglo 1700 a.C. en la antiguaBabilonia, sancionando al campesino que sobrecargaba demasiado al ganado,influyendo por su cercanía territorial a mitad del primer siglo a. C. en el Antiguo yNuevo Testamento, que recogían un catálogo de derechos y prohibiciones de losanimales, como el derecho del animal a descansar al séptimo día de la semana o laprohibición de usar animales de otros (vacas y burros) para la labranza4.3 Así sucedió en 2006 con el caso del perro Balto en el que el juezdenegó una prueba de balística para determinar la autoría del disparoque dejó paralítico al animal por estimar desproporcionada la peticiónde cárcel. Balto quedó con las patas traseras inmovilizadas a causadel proyectil que le dañó la médula y desde entonces camina sobre unaespecie de silla de ruedas. Aunque la asociación El Refugio aportó labala que dejó paralítico al animal el Juzgado de instrucción nº 2 deSegovia la rechazó.4 En el Nuevo Testamento se contemplaban obligaciones como la de salvarel ganado caído en la fuente (Lucas, cap. 14 Vers. 5), o buscar elpastor la oveja perdida en el desierto hasta el punto de dejarse allí
  4. 4. La Filosofía griega estuvo marcada en la antigua Grecia por el primer caso decastigo por maltrato a un animal, en el siglo 500 a.C., donde un sujeto fue condenado amuerte por desollar a un animal salvaje. El maltrato animal contradecía las aspiracionesgriegas de estética, belleza y equilibrio. Ello a pesar de que coexistían movimientosfilosóficos encontrados, el movimiento monista representado por HERÁCLITO, queafirmaba la unidad de esencia entre el hombre y el animal, y el pensamiento dualistaencabezado por ARISTÓTELES que atribuía un alma al animal pero no un intelecto, loque le privaría del derecho a una protección ética y jurídica. Por el contrario, carecía el Derecho romano de reglas especiales de protecciónde los animales contra el maltrato al ser considerados sólo cosas objeto del tráficosujetos al dominio y disposición del hombre y jurídicamente equiparados a los esclavos,mujeres o niños, lo que sin embargo fue visto como un paso importante en su protecciónsiquiera de forma mediata a través de su cualificación como cosa propiedad de otrodigna de ser tutelada. Sólo en el último período del Derecho romano y por influencia deULPIANO los animales fueron considerados sujetos del Derecho natural en el “CorpusIuris Civilis” de JUSTINIANO5, con escasa incidencia como demuestra la existenciapor entonces de luchas organizadas con animales. La Edad Media, el Derecho común y hasta comienzos del siglo XVI, no fuerontampoco épocas de sensibilidad y piedad para con los animales, salvo normas aisladasde algunos pueblos, como la Ley Sálica, de origen germánico, vigente en el siglo V yhasta el siglo IX, que castigaba con multa la acción de dar muerte a un animaldoméstico ajeno, o en la Alta Edad Media, algunos pueblos del Norte de Alemaniaestablecieron sistemas de multas frente al robo o muerte del animal de otro, másbasados en el valor del animal que en el contenido del injusto de la acción en sí6. En esesentido, y continuando la idea dualista aristotélica, SAN AGUSTÍN o SANTO TOMÁSDE AQUINO hacían referencia a la evidente diferencia entre el alma del animalla vida si era necesario (Lucas Cap. 15 Vers. 4-6 y Juan Cap. 10 Vers.11). Frase bíblica era además la de que “el justo se compadece delganado mientras que el corazón del ateo carece de piedad”.5 “Ius naturale est, quod natura omnia animalia docit; nam ius istud nonhumani generis proprium est, sed omnium animalium, quae in terra, quaein mari nascuntur, avium quoque commune est” (El Derecho natural esaquel derecho que pertenece a la naturaleza de toda criatura viviente,no sólo a la esencia humana sino a toda forma de vida que ha nacido dela tierra o del mar, también a los pájaros).6 BOLLIGER, Europäisches Tierschutzrecht. Tierschutzbestimmungen derEuropäischen Union und des Europarats (mit einer ergänzendenDarstellung der Schweizer Rechtslage), 2000 p. 10.
  5. 5. (“anima vivificans”) y el alma humana, sin que aquélla pueda en ningún momento porfalta de intelecto equipararse a la del hombre, teniendo éste pleno dominio sobre losanimales. Es más, aunque a partir del siglo XIII es posible encontrar en toda Europaprocesos penales contra animales que eran declarados culpables de delitos cometidos,condenados y ejecutados, equiparando sus acciones a las humanas, con posibilidadincluso de defensa procesal, ello no era tanto por considerarlos portadores de unasubjetividad jurídica propia sino más bien criaturas anómalas que encarnaban almasdemoniacas o criminales dignas de ser castigadas con la excomunión, destierro,maleficios o con la pena de muerte7, una Praxis jurídica que sancionaba al animal porsus fechorías y que se mantuvo hasta incluso el siglo XIX en Inglaterra. Esta concepción se va transformando hasta dar lugar en los años veinte a unaidea de veneración de la vida y de la naturaleza y a una consideración de animales yhombres como “criaturas” que comparten el mismo origen, que deben convivir enfamilia y ser protegidos8. Pero fue el movimiento racionalista encabezado porDESCARTES o KANT el que empezaría a marcar una distinción importante entre lapersona, dotada de alma, razón y entendimiento, capaz de diferenciar el mal del bien, yel animal, considerado cosa, máquinas complejas sometidas a la ley de la mecánica, quepueden expresar sufrimiento como mera reacción mecánica9. Y es precisamente esta7 Condenas como colgar o ahorcar al animal, apedrearlo, quemarlo,enterrarlo vivo o cortarle las orejas (por ejemplo en la ley sárdicade 1395) o las patas y hocico (en Francia, 1386, a un cerdo quelesionó a un niño) o incluso encarcelarlo (en Austria, siglo XVII, aun perro por morder el pie de un concejal), siendo menos frecuenteslos castigos corporales. También en España el destierro y laexcomunión, a unas langostas que asolaron unas cosechas en El Escorialallá por el año 1650, denunciadas por un sacerdote del lugar,nombrándose fiscal en un procedimiento que acabó con sentenciacondenatoria a las langostas culpables y a las venideras, PÉREZMONGUIÓ/RUIZ RODRÍGUEZ/SÁNCHEZ GONZÁLEZ, Los animales como agentes yvíctimas de daños, 2008, p. 25.8 Aunque se considera a SAN FRANCISCO DE ASÍS uno de los fundadores delmoderno pensamiento de protección de los animales, hasta el punto deque el aniversario de su muerte, el 4 de octubre, es la fechaestablecida como el Día Mundial de los Animales por iniciativa de laOrganización Mundial de Protección de los Animales en un Congresocelebrado en Viena en 1929. Además, el papa Juan Pablo II le nombróPatrono de los animales y de los ecologistas. Vid también este aspecto en GREVEN, Die Tierhaltung ausstrafrechtlicher Sicht, 1998 p. 6.9 El imperativo categórico de KANT impuso la idea de que “la máxima dela propia voluntad puede valer al mismo tiempo como principio de unaley general”. También SPINOZA indicaba que el hombre debe comportarsecon los animales según le dicta su voluntad, o LEIBNIZ, que calificóel razonamiento humano como sólo gradualmente diferente al del animalal faltarle a éste un conocimiento estructurado.
  6. 6. posición más elevada del hombre la que le obligaría moralmente a cuidar y no maltrataral animal, puesto que lo contrario le hace insensible y le lleva a actuar contranatura y aponer en duda su dignidad. Un paso más lo darían las ideas utilitaristas de DARWIN o SCHOPENHAUER,revolucionando el pensamiento racionalista, puesto que “el hombre ha descubierto queaunque goza de conciencia y lenguaje es sólo una pieza más de la naturaleza”10, y que acada vida le corresponde una voluntad y un cuerpo, con intelecto y carácter, convoluntad infinita aun cuando su cumplimiento sea limitado, y con capacidad de sentirdolor, necesidad, soledad o sufrimiento, tanto el hombre como el animal, lo que implicauna compasión y respeto hacia el otro. Fue además la concepción utilitarista del inglésBENTHAM en 1789 y después la de SINGER y su Ética práctica quienes hicieronconstar la capacidad de sufrimiento del animal, comparando por ejemplo la capacidadde raciocinio de un caballo adulto con la de un recién nacido. Con SINGER y su“movimiento de liberación animal” se abre un debate en pleno siglo XX sobre si losanimales deben formar parte de la comunidad moral y deben gozar de un status moral yjurídico, considerando que es su capacidad de sufrir la que ha de otorgarle protecciónmoral frente a todo acto de discriminación o de “especismo”, teniendo la mismaconsideración de intereses que los humanos. Sus ideas procedían del Utilitarismomoderno de BENTHAM que defendía igualmente los intereses de todos los afectadospor una acción en base a su capacidad de sentir y por tanto de tener intereses y con ellociertos derechos que los protejan11. Dentro de estas posiciones filosóficas destacaron otras que abogaron porreconocer derechos subjetivos a los animales. En ese sentido fue REGAN12 quien a10 RAOUL FRANCÉ, en LORZ/METZGER, Tierschutzgesetz mit allgemeinerVerwaltungsvorschrift, Rechtsverordnungen und EuropäischenÜbereinkommen sowie Erläuterungen des Art. 20a GG, 2008 p. 36.11 SINGER, Liberación animal, 1999; BENTHAM, An Introduction to thePrinciples of Morals and Legislation, 1970, según el cual “no debemospreguntarnos: ¿pueden razonar?, ni tampoco ¿pueden hablar?, sino:¿pueden sufrir?”; también Albert SCHWEITZER, Premio Nobel de la Paz1952, a los que calificaría como “hermanos y hermanas de loshombres”, de modo que “no me importa si un animal puede razonar. Sólosé que es capaz de sufrir y por eso lo considero mi prójimo”.12 The Case for Animal Rights, 1983. Distinguía entre agentes morales ypacientes morales. Mientras que los primeros gozan de autoconciencia,razón, lenguaje y autodeterminación, como serían los seres humanosadultos y racionales, los segundos gozan de deseo, memoria, sentido defuturo, un cierto grado de autoconciencia y capacidad de movimiento,pero carecen de la cualidad de formular principios morales yseguirlos, como los neonatos y niños pequeños, disminuidos mentales y
  7. 7. inicio de los años ochenta estableció su teoría de reconocimiento de una especie dederechos humanos a los animales en cuanto poseen un valor intrínseco y son “sujetos deuna vida” por su capacidad de sentir miedo, placer, dolor, angustia, de tener deseos,recuerdos, etc. De este modo reconoce como sujetos de derechos al menos a losanimales mamíferos de más de un año de vida, que no pueden ser meros recursos adisposición del hombre, debiendo igualmente abolirse toda forma de experimentación, eincluso a juicio de FRANCIONE13 de estar sujetos a la propiedad o dominio del hombredejando de ser considerados cosas o semovientes. Este movimiento de reconocimientos de intereses e incluso de derechos a losanimales por su capacidad de sentimiento y sufrimiento y no del raciocinio se dejaentrever en actuales legislaciones de nuestro entorno, dando paso a una protección penalque estaba ya presente en el siglo XIX en la praxis inglesa y que fue recogida en laMartin Act de 1822, la norma que marca el camino hacia las leyes nacionales deprotección penal de los animales, y a la que siguieron países como Alemania14, Suiza15,Austria16, Francia17, Italia18, y posteriormente España19. Estas ideas darían origen amovimientos como el Vegetarianismo, avanzado ya el siglo XX y antecedente delpartido político Los Verdes, o el Animalismo, que proponía mejorar las condiciones devida de los animales recociéndoles derechos similares a los humanos y los consiguienteslos humanos marginales, PÉREZ MONGUIÓ, Animales de compañía. Surégimen jurídico, 2005 pp. 45 ss.13 Animals, Property and the Law, 1995.14 Primero en el código penal de Sachsen de 1838 y a continuación en losde Bayern, Württemberg, Preussen, etc.15 Con diferencias según los cantones, pero hacia 1850 se contempla lapena de cárcel para el maltrato animal.16 Un Decreto del Ministerio del Interior de 1855 castigó a quienpúblicamente maltratase a un animal.17 Fue la “loi Grammont” de 1850 la que castigó con pena de prisión laacción pública y abusiva hacia un animal doméstico.18 El código penal italiano de 1889 castigó con pena de cárcel la acciónque de manera evidente era constitutiva de un maltrato excesivo.19 Aunque antes del siglo XX existían ya abundantes normasadministrativas de protección de la sanidad animal encaminadas aevitar focos de infección y contagio de enfermedades entre animales:así la Circular del Gobernador Civil de Cádiz de 23 de mayo de 1875,la Real Orden del Ministerio de Agricultura, Comercio y Obras Públicasde 26 de febrero de 1902, el Reglamento de Policía Sanitaria de losAnimales Domésticos de 2 de julio de 1904, el Real Decreto 684/1928por el que se regía el Patronato Central para la Protección deAnimales y Plantas, la Real Orden Circular 868/1929 en la que serecogían infracciones por maltrato a animales domésticos, etc,ampliamente en PÉREZ MONGUIÓ, Animales de compañía, cit. pp. 124 ss.
  8. 8. deberes para éstos20, tratando de protegerlos no tanto por los perniciosos efectos queello podría tener para la población sino porque la Ética no debe tener como fronteras lasde la misma especie. Y en esa línea se trataba de reconocer los derechos más básicos almenos a los animales más afines y cercanos al hombre, que se resumirían según PÉREZMONGUIÓ21 con tres argumentos: uno de orden moral, su capacidad de sufrimiento; unargumento ontológico, que asimilaría el animal al hombre en signos culturales, uso deherramientas y comunicación con un lenguaje22; y el argumento de los casosmarginales. El primer argumento otorgaría al animal el derecho a no ser maltratado,aunque no resulte tan evidente que “el otorgamiento de derechos constituya elinstrumento más propicio para los fines que se persiguen”. La existencia de signosculturales (en chimpancés o pingüinos) y su capacidad de aprendizaje y adquisición dehabilidades de supervivencia no sería suficiente para denominarles seres culturales.Pues tanto la cultura como el lenguaje o el uso de herramientas son conceptospuramente humanos, aunque los animales puedan emitir sonidos asemejados a laspalabras y tengan posibilidad de comunicarse en su argot. Tampoco comparar losanimales con los neonatos o los discapacitados psíquicos o enfermos en coma es unargumento de peso para reconocerles derechos puesto que pese a todo éstos siguenperteneciendo al género humano y a su cualidad de persona, que no cabe extender alanimal desvirtuando su esencia. Actualmente el Derecho le otorga al animal un status jurídico superior al decosa, al de los bienes inertes, pero sin llegar a ser sujetos de derechos al mismo nivelque los humanos, ni titulares de derechos subjetivos o gozar de capacidad jurídica. Suprotección, incluso penal frente al delito, se encamina a reprimir toda forma decomportamiento que les ocasionen sufrimientos innecesarios, como se expone en lassiguientes páginas. 2. Su actual regulación 2.1. Derecho civil, Derecho comunitario y Derecho administrativo20 Seguidores de este movimiento fueron MOSTERÍN o RIECHMANN, vid PÉREZMONGUIÓ, Animales de compañía. Su régimen jurídico, 2005 pp. 39 ss.21 Animales de compañía, cit. pp. 56 ss.22 Frente a ciertos rasgos físicos distintivos de la especie humana,como, con reservas, el celo continuo, la posición del dedo pulgar y elcaminar erguido.
  9. 9. Actualmente el Derecho civil somete al animal doméstico, al de compañía y alasilvestrado a las reglas de los bienes muebles, susceptibles de adquisición porocupación en tanto carezcan de dueño y no sean piezas de caza, o al régimen delhallazgo si es un animal doméstico perdido. Así, de forma general dispone por ejemploel art. 355 CC que son frutos naturales “las producciones espontáneas de la tierra, y lascrías y demás productos de los animales”, especificando el art. 357 que “no se reputanfrutos naturales, o industriales, sino los que están manifiestos o nacidos. Respecto a losanimales, basta que estén en el vientre de su madre, aunque no hayan nacido”. Pero laconsideración del animal como cosa queda aún más patente en el código civil en lasnormas sobre propiedad y posesión, puesto que respecto a los animales salvajes osalvajes domesticados dispone que “los animales fieros sólo se poseen mientras sehallen en nuestro poder; los domesticados o amansados se asimilan a los mansos odomésticos, si conservan la costumbre de volver a casa del poseedor” (art. 465), pero“el propietario de animales amansados podrá también reclamarlos dentro de veintedías, a contar desde su ocupación por otro. Pasado este término pertenecerán al quelos haya cogido y conservado” (art. 612). En cuanto a los animales que son objeto de lacaza y de la pesca, éstos se adquieren por ocupación (art. 610), y así “el propietario deun enjambre de abejas tendrá derecho a perseguirlo sobre el fundo ajeno,indemnizando al poseedor de éste del daño causado. Si estuviere cercado, necesitará elconsentimiento del dueño para penetrar en él. Cuando el propietario no hayaperseguido, o cese de perseguir el enjambre en dos días consecutivos, podrá elposeedor de la finca ocuparlo o retenerlo” (art. 612). Y respecto a palomas, conejos opeces en criaderos, si “de su respectivo criadero pasaren a otro perteneciente a distintodueño, serán propiedad de éste, siempre que no hayan sido atraídos por medio de algúnartificio o fraude” (art. 613). La exclusión por el Derecho natural a los animales de su capacidad de sersujetos de derechos ha ido dando paso a una concepción más iuspositivista que permiteque seres distintos de los humanos sean titulares de derechos y que al igual que sucedecon los niños o enfermos mentales existan apoderados o representantes encargados dehacer valer sus derechos, una especie incluso de Defensor del animal23. Una creciente sensibilización internacional de protección y respeto de los 23 MOSTERÍN/RIECHMANN, Animales y ciudadanos, 1995.
  10. 10. animales originada desde los años setenta ha encontrado eco además en la legislacióncomunitaria y de los distintos países europeos, que aparte de reprimir el maltrato yestablecer obligaciones higiénico-sanitarias mínimas ha ido poco a poco cobrando unanueva dimensión a través del concepto de “bienestar animal”, entendido como“condiciones de vida adecuadas a sus necesidades fisiológicas y de comportamiento,que no se satisfacen simplemente con alimentación, limpieza o alojamiento, sino que serequiere que todo ello vaya referido a la condición etológica”, en tanto el animal comoser sensible impone al hombre la obligación de evitar y minimizar los supuestos que lesgeneren sufrimiento físico o psíquico24. Un concepto de bienestar que se compondría delos siguientes elementos25: considerar al animal como una entidad física y mental; albienestar como un estado de armonía con el medio ambiente; que el bienestar estáíntimamente vinculado a la capacidad de adaptación del animal a las condiciones devida impuestas; y que es un concepto que admite gradaciones y fluctuaciones queobligarían a valorar el comportamiento o estado físico o anímico del animal paraincluirlo en un nivel aceptable de bienestar. Ello supondría la obligación de garantizar alanimal el no sufrir molestias; no padecer hambre ni sed; no sufrir miedo ni angustia; nidolor, heridas o enfermedad; y libertad para expresar su comportamiento natural. Así lo contempla actualmente el Derecho de la Unión Europea. Un derecho albienestar y un propio Estatuto jurídico al animal como seres titulares de derechos lereconoció en los años setenta la Declaración Universal de los Derechos del Animaladoptada por la Liga Internacional de los Derechos del Animal, celebrada en 1977 yproclamada el 15 de octubre de 1978, y finalmente aprobada por la UNESCO y por laAsamblea de la ONU, y en el ámbito europeo las Resoluciones del Parlamento Europeode 21 de enero de 1994 y de 6 de junio de 1996 sobre el Bienestar y el Estatuto de losAnimales, que reconocieron que los animales tiene derechos y están dotados dedignidad, solicitando a la “Comunidad que prevea, tras la Unión, una nuevamodificación de los Tratados, a fin de que los animales sean considerados como seressensibles y que, en consecuencia, su bienestar y su protección jurídica sean incluidosentre los objetivos de la política en materia de medio ambiente”. Sin especificar a quéanimales se refería, es evidente que todo animal tiene el derecho al bienestar, debiendo24 LÓPEZ-ALMANSA BEAUS, “Ética animal. Legislación europea sobreprotección de animales tras el Plan de Acción 2006-2010”, en Revistade Bioética y Derecho 2007 p. 1; PÉREZ MONGUIÓ, Animales de compañía,op. cit. p. 112.25 PÉREZ MONGUIÓ, Animales de compañía, op.cit. p. 114.
  11. 11. ser el reconocimiento y desarrollo jurídico de este derecho un objetivo de la proteccióndel medio ambiente. Como respuesta a ello se incorporó un Protocolo sobre Proteccióny Bienestar de los Animales al Tratado constitutivo de la Comunidad europea queeliminó la referencia a los derechos de los animales pero que establecía la obligación de“tener plenamente en cuenta las exigencias en materia de bienestar de los animales”26. Dentro a la abundante legislación comunitaria existen normas relacionadasindirectamente con su bienestar, relativas por ejemplo a importaciones e intercambiosintracomunitarios de animales o sus productos, y otras referentes al bienestar del animalen las distintas situaciones en que pueden encontrarse, como su transporte, explotación,sacrificio, tenencia en zoológicos, y experimentación científica27. Destacamos lassiguientes: 1.Convenios de protección de los animales: -Convenio Europeo de 13 de diciembre de 1968 sobre Protección de losAnimales durante el Transporte Internacional. -Convenio Europeo de 10 de marzo de 1976 sobre Protección de Animales enExplotaciones Ganaderas. -Convenio Europeo de 10 de mayo de 1979 sobre Sacrificio de Animales. -Convenio Europeo de 18 de marzo de 1986 sobre Protección de los AnimalesVertebrados Utilizados con Fines Experimentales y Otros Fines Científicos, ratificadopor España en 1988. -Convenio Europeo de 13 de noviembre de 1987 sobre Protección de AnimalesDomésticos. El Convenio Europeo de 13 de diciembre de 1968 sobre Protección de losAnimales durante el Transporte Internacional fue el primero que se elaboró en Europacon la finalidad de proteger a los animales de todo sufrimiento o dolor innecesarios,introduciéndose importantes novedades en una reforma de 20 de julio de 2002, vigente26 Incorporado después a la Constitución Europea de 2004: “La Unión ylos Estados miembros tendrán plenamente en cuenta las exigencias delbienestar de los animales como seres sensibles, al tiempo querespetarán las disposiciones legales o administrativas y los usos delos Estados miembros, en particular por lo que respecta a los ritosreligiosos, las tradiciones culturales y los patrimonios regionales”(art. III-121).27 LÓPEZ-ALMANSA BEAUS, “Ética animal. Legislación europea sobreprotección de animales tras el Plan de Acción 2006-2010”, en Revistade Bioética y Derecho 2007 p. 3.
  12. 12. desde el 6 de noviembre de 2003, en el sentido de limitar autorizaciones para eltransporte, prever una exacta definición de la capacidad, en concreto sobre condicionesde superficie mínima de traslado, alimentación y abrevadero del animal. El Convenioestablece la necesidad de una inspección facultativa del animal antes de su carga queexige su precisa identificación, su capacidad de transporte así como el medio a utilizar,indicando los tiempos y lugares de pausa y la necesidad de que el animal no pase másde veinticuatro horas sin comer ni beber, salvo excepciones en que la descarga delanimal tenga lugar en un tiempo prudencial. Sobre transporte y sacrificio de animales el Primer Encuentro Internacionalsobre Protección y Bienestar Animal y Producción Pecuaria celebrado en Toledo enjunio de 2009 quiso dejar patente que el concepto de bienestar animal compete a todoslos eslabones de producción, ganaderos, industria y transportistas. Al respecto sellegaron a relevantes conclusiones, como la no necesidad de tener que distinguir cuandose habla de bienestar animal entre animales que van destinados al sacrificio y los quevan destinados a vivir, la conveniencia de fijar condiciones para el transporte de largaduración y en las operaciones más estresantes para los animales como son durante lacarga y descarga, o en el diseño de los vehículos de transporte (ventilación,climatización, control de temperatura, espacio para cada animal, etc). En cuanto alsacrificio, la necesidad de valorar el adecuado aturdimiento y sus métodos, el vacíosanitario y el aturdimiento en mataderos. El Convenio Europeo de 10 de marzo de 1976 sobre Protección de Animales enExplotaciones Ganaderas, referido a animales de producción de alimentos, lana o piel,establece que cada animal debe según especie, edad y grado de domesticación yadaptación ser alimentado y cuidado conforme a sus necesidades fisiológicas yetiológicas de acuerdo a los conocimientos científicos y reglas de experiencia,evitándoles daños o sufrimientos. El Convenio Europeo de 10 de mayo de 1979 sobre Sacrificio de Animalesimpone la necesidad de regulación del lugar y método de llevar a cabo el sacrificio delanimal en la forma de ahorrarles el mayor número posible de dolores y sufrimientos. El Convenio Europeo de 18 de marzo de 1986 sobre Protección de los AnimalesVertebrados Utilizados con Fines Experimentales y Otros Fines Científicos recuerda eldeber moral del hombre de evitar sufrimientos al animal, un deber relativizado por uncompromiso de equilibrio entre la obligación de protección del animal de todo dolor osufrimiento y la experimentación e investigación en interés del hombre. El Convenio se
  13. 13. aplica a aquellos animales que se emplean para estos fines o están determinados a ellos,si el procedimiento puede causarles dolor, sufrimiento, miedo o daño permanente, sinque el Convenio defina en ningún momento estos términos, pero sí el concepto de“animal”, incluyendo los vertebrados, también las crías con capacidad de vida aunqueno los embriones ni los fetos. El procedimiento se llevará a cabo en la forma que lescause el menor dolor posible, sin que se especifiquen tampoco cuáles son estas formas,dado que las condiciones de traslado y cuidado del animal objeto de la experimentaciónsólo se delimitan de forma muy genérica. En ese sentido el Convenio está regido por unprincipio de subsidiariedad del procedimiento de experimentación frente a otros, esto es,que el facultativo confrontará diversos métodos alternativos, sin que le esté permitido eluso de medios audiovisuales, y elegirá aquél en que tenga que utilizar el menor númeroposible de animales y les ocasione el menor daño o sufrimiento posible, contandosiempre con técnicas de adormecimiento del animal. Por ello en caso de procedimientosque puedan producirles un mayor grado de sufrimiento (concepto por otro ladoindeterminado), cada Estado firmante, internamente, puede ser sometido a un deber dereclamación y fundamentación o de autorización debiendo demostrar haber observadolas debidas garantías de salud y seguridad. Por último, el Convenio Europeo de 13 de noviembre de 1987 sobre Protecciónde Animales Domésticos, define a éstos de una forma abierta como el “animal que elhombre posee en su casa para su propio disfrute o como animal de compañía odeterminado a estos fines”, y lo delimita del concepto de animal de explotaciónganadera, objeto del Convenio anteriormente citado, pudiendo a un animal serleaplicado un Convenio u otro dependiendo de la finalidad que le dé su poseedor. EsteConvenio prohíbe igualmente causarles dolor, sufrimiento o miedo innecesarios y suexposición a un peligro e impone la obligación a su poseedor de procurarles el mayorgrado de bienestar posible en su alimentación, alojamiento, etc. En la Unión Europea se establece además como obligación taxativa la deregular un régimen sancionador en caso de incumplimiento de la normativa sobrebienestar animal, y en ese sentido cabe citar los Reglamentos nº 854/2004 delParlamento europeo y del Consejo de 29 de abril de 2004 por el que se establecenNormas Específicas para la Organización de Controles Oficiales de los Productos deOrigen Animal destinados al Consumo Humano, el Reglamento nº 1/2005 delConsejo de 22 de diciembre de 2004 relativo a la Protección de los Animales durante el
  14. 14. Transporte y Operaciones Conexas, o el Reglamento 998/2003 del Parlamento europeoy el Consejo de 26 de mayo de 2003 por el que se aprueban las Normas Zoosanitariasaplicables a los Desplazamientos de Animales de Compañía sin Ánimo de Lucro. 2.Además existen importantes obligaciones derivadas de las normas de bienestaranimal recogidas en las siguientes Directivas: -Directiva 98/58 de 20 de julio de 1998 sobre Protección de Animales en lasExplotaciones. -Directiva 88/166 de 7 de marzo de 1988 y 99/74 de 19 de julio de 1999 sobreGallinas Ponedoras. -Directivas 91/629 y 91/630 de 19 de noviembre de 1991 sobre Protección deTerneros y Protección de Cerdos, respectivamente. -Directiva 93/119 del Consejo, de 23 de diciembre de 1993, incorporada alordenamiento jurídico español por Real Decreto de 20 de enero de 1995, sobreProtección de los Animales en el Momento de su Sacrificio o Matanza. -Directiva del Consejo de la Comunidad Europea 86/609/CEE de 24 denoviembre de 1986, relativa a la aproximación de las disposiciones legales,reglamentarias y administrativas de los Estados miembros respecto a la Protección deAnimales utilizados para la Experimentación y otros Fines Científicos. La intención deesta norma fue armonizar el tratamiento de los animales utilizados en investigacionescientíficas en todo el territorio de la Unión Europea, previendo unos mínimos requisitosde alojamiento y cuidado necesarios así como de usos alternativos a estos experimentosque se tradujo en la creación en 1991 del Centro Europeo de Validación de MétodosAlternativos (CEVMA). A partir de 2002 comenzó un proceso de reforma y revisiónética de esta Directiva (y de la Directiva 93/119 sobre Protección de los Animales en elMomento de su Sacrificio o Matanza) por la Comisión Técnica Científica de Salud yBienestar de los Animales, que dio como resultado el establecimiento de normasestrictas en el uso de primates no humanos con fines experimentales, “reduciendo” laduplicidad de experimentos (además de “refinar” y “reemplazar”, principio de las tres“erres”), salvo que se trate de evitar, prevenir o diagnosticar enfermedades mortales odebilitantes (como ocurre con los chimpancés en el desarrollo de la vacuna contra lahepatitis C). La Comisión resaltó la capacidad de sufrimiento de los animales haciendode ello un punto de referencia para su especial protección a tener en cuenta antes que elelemento de relación o no de éstos con los humanos, reduciendo el número de animales
  15. 15. que se utilizarán en experimentos científicos y mejorando el trato de los que sigansiendo imprescindibles para la investigación biomédica. En esta línea se promovió en la Unión Europa el Plan de Acción 2006-2010,como un conjunto de medidas generales destinadas a asegurar la protección y elbienestar de los animales, que incidirían en la mejora de las normas, el desarrollo de lainvestigación, y en la debida información a profesionales y consumidores. También unmiembro del Parlamento europeo, Mr. Alain Hutchinson, se comprometió a colaborarcon el bienestar del animal y conseguir que la denominada “Convención Europea deProtección de Animales Domésticos y Animales Abandonados” fuese una realidad, asícomo la existencia de una Ley europea de bienestar animal que penalice el maltrato y elabandono de un animal, establezca la necesidad de un chip electrónico identificativoque relacione al animal con su dueño y una política de control de natalidad que incluyaun presupuesto para la castración y vacunación de millones de animales sin hogar enEuropa, que permita además construir refugios que aseguren la confortabilidad de losanimales emplazados, y allí alimentados y tratados como corresponde,subvencionándolos en su caso, y que el responsable de dichos refugios garantice queeste rol sea llevado a cabo conforme a un estándar mínimo europeo28. Como consecuencia de esta creciente concienciación social para con losanimales, muchas son en España las legislaciones autonómicas y nacionales que losprotegen, imponiendo deberes y prohibiciones a sus dueños y recogiendo catálogos deinfracciones y sanciones: -Cataluña: Decreto Legislativo 2/2008, de 15 de abril, por el que se aprueba el Texto refundidode la Ley de Protección de los Animales -Aragón: Ley 11/2003 de 19 de marzo, de Protección Animal -Andalucía: Ley 11/2003 de 24 de noviembre, de Protección de los Animales, y Decreto 42/2008de 12 de febrero, de Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos -Extremadura: Ley 5/2002 de 23 de mayo, de Protección de los Animales -Asturias: Ley 13/2002 de 23 de diciembre, de Tenencia, Protección y Derechos de los Animales28 El Preámbulo de la Constitución Europea declara que la Unión prevéavanzar hacia el progreso y la civilización. El respeto para la vidaanimal no es un obstáculo para el progreso ni para el desarrolloeconómico y social y por ello una Unión que desea ser coherente yavanzar hacia el camino de la civilización tiene la obligación develar por el bienestar de los animales y asegurar que son tratadoscorrectamente por todos sus Estados miembros.
  16. 16. -Castilla León: Ley 5/1997 de 24 de abril, de Protección de los Animales de Compañía -La Rioja: Ley 5/1995 de 22 de marzo, de Protección de los Animales, modificada por la Ley2/2000 de 31 de mayo -Navarra: Ley 7/1994 de 31 de mayo, de Protección de los Animales -Valencia: Ley 4/1994 de 8 de julio, sobre Protección de los Animales de Compañía29 -Galicia: Ley 1/1993 de 13 de abril, de Protección de Animales Domésticos y Salvajes enCautividad -País Vasco: Ley 6/1993 de 29 de octubre, de Protección de los Animales -Cantabria: Ley 3/1992 de 18 de marzo, de Protección de los Animales -Baleares: Ley 1/1992 de 8 de abril, de Protección de los Animales que viven en el EntornoHumano -Canarias: Ley 8/1991 de 30 de abril, de Protección de los Animales -Madrid: Ley 1/1990 de 1 de febrero, de Protección de Animales los Domésticos, modificada porLey 1/2000 de 11 de febrero -Murcia: Ley 10/1990 de 27 de agosto, de Protección y Defensa de los Animales de Compañía -Castilla La Mancha: Ley 7/1990 de 28 de diciembre, de Protección de los Animales 30D o m é s t i c o s . Todas las legislaciones autonómicas son unánimes en castigar el maltrato deanimales con penas pecuniarias y con la incautación o comiso del animal, variando sóloen el importe de la sanción económica y eventualmente en la imposición de la pena deinhabilitación para la tenencia de mascotas (no la contempla por ejemplo la legislacióngallega), y permitiendo en su mayoría los festejos autorizados como la fiesta de lostoros. A nivel nacional los animales están además protegidos a través de otras normascomo: -la Ley 32/2007 de 7 de noviembre, sobre el Cuidado de los Animales en suExplotación, Transporte, Experimentación y Sacrificio, que procede a acatar unmandato comunitario para dar cumplimiento al art. 25 de la CO que estipula la reservade ley en la regulación de infracciones y sanciones, dotando de un común denominador29 La Comisión de Ambiente, Recursos Naturales y Ordenación delTerritorio aprobó en junio de 2009 un proyecto para la discusión de laLey de Protección de los Animales Domésticos.30 Actualmente Castilla La Mancha prepara una nueva ley de protección delos animales, dado que la actual recoge sanciones insuficientes. ElBorrador de la nueva norma supone la reelaboración del texto en sutotalidad para adaptarlo a los nuevos tiempos e incluir visiblementeun apartado específico que afecte a las prácticas cinegéticas en laregión, tratando de dar respuesta a la necesidad de perseguir con másc o n t u n d e n c i a e l m a l t r a t o a n i m a l .
  17. 17. que garantice la uniformidad necesaria para la operatividad de la normativa aplicable yla debida proporcionalidad mínima de las sanciones, según se dispone en el Preámbulo. -la Ley 8/2003, de Sanidad animal. -la Ley 31/2003 de 27 de octubre, de Conservación de la Fauna Silvestre en losParques Zoológicos. -la Ley 50/1999 de 23 de diciembre, sobre Régimen Jurídico de la Tenencia deAnimales Potencialmente Peligrosos y el Real Decreto 287/2002 de 22 de marzo que ladesarrolla, modificado por el Real Decreto 1570/2007 de 30 de noviembre. -Real Decreto 1082/2009, de 3 de julio, por el que se establecen los Requisitosde Sanidad Animal para el Movimiento de Animales de Explotaciones Cinegéticas, deAcuicultura Continental y de Núcleos Zoológicos, así como de Animales de FaunaSilvestre. -Real Decreto 751/2006 de 16 de junio, sobre Autorización y Registro deTransportistas y Medios de Transporte de Animales, por el que se crea el ComitéEspañol de Bienestar y Protección de Animales de Producción, modificado por el RealDecreto 363/2009 de 20 de marzo. -Real Decreto 1201/2005 de 10 de octubre, sobre Protección de AnimalesUtilizados para Experimentación y otros Fines Científicos. -Real Decreto 54/1995 de 20 de enero, sobre Protección de los Animales durantesu Sacrificio, modificado por Real Decreto 731/2007, de 8 de junio. El Congreso siguiendo además la línea de otros países aprobó en octubre de 2007 un Proyectode Ley Nacional de Protección y Defensa de los Animales con la intención de modificar los artículos delcódigo penal referidos al maltrato animal, facilitando la ejecución de sentencias y el cumplimiento decondenas. Se pretendía acabar con las desigualdades de las distintas normativas autonómicas31, endurecerlas penas de los maltratadores de animales, contemplando la inhabilitación permanente para loscondenados e imponer mínimos a las sanciones y mecanismos de vigilancia y control que garanticen sucumplimiento, prohibir el maltrato de animales en espectáculos públicos acabando con festejostradicionales como el del toro de la Vega de Tordesillas, y regular el uso de animales en investigacionesno médicas y su bienestar en explotaciones agrícolas y ganaderas. La ley pretendía endurecer la multapara el sacrificio de animales en espectáculos no autorizados, la utilización de animales en peleas, lasgrabaciones de anuncios o películas en las que se maltrate a animales y la utilización para laexperimentación de perros y gatos vagabundos. Se regulaba además el transporte de animales de granja, yrespecto a las prácticas de experimentación en laboratorios se trataba de eliminar toda forma de daño omaltrato en la investigación con animales, dando luz verde al Plan Anual de Cooperación Internacional en31 Oscilantes en las multas entre 3.000 y 150.000 euros: En Navarra,hasta 3.000 euros, Madrid, Extremadura, Galicia o País Vasco, hasta15.000 euros, Cataluña hasta 20.000, Andalucía, 30.000, Asturias90.000 y Aragón 150.000. Además mientras en la Comunidad de Madrid poruna falta muy grave se puede inhabilitar para la tenencia de animalesdurante diez años, en la Comunidad de Galicia sólo se impone una penade multa y pasado un tiempo el maltratador puede volver a tener unperro.
  18. 18. el desarrollo de objetivos estratégicos de cooperación española. Aunque presumiblemente excluía de suámbito los espectáculos taurinos, la caza y pesca y la fauna silvestre, no acotaba el concepto de animaldoméstico, y no elevaba la sanción frente al abandono de mascotas, previendo sólo un apercibimientoacompañado de un curso de reeducación cívica. En enero de 2009 el Ministerio de Medio Ambiente comunicó a la Federación de AsociacionesProtectoras y de Defensa Animal de la Comunidad de Madrid su decisión de no sacar la ley adelanteporque las competencias correspondían a las Comunidades Autónomas. Ante ello Iniciativa por Cataluñapresentó al Congreso una propuesta de creación de una Subcomisión que estudiase una reforma delcódigo penal “para corregir ciertas carencias de tipificación del maltrato a animales como delito”, comoregulación de armonización, proponiendo también la creación de un Defensor del Animal.2.2.Derecho comparadoINGLATERRA Inglaterra fue el primer país europeo que tipificó el maltrato animal como delito.Aunque existió una norma de 1785 que castigaba el maltrato despiadado al ganado, esprobablemente la denominada Martin Act de 22 de julio de 1822 la que recogería unajurisprudencia existente desde 1770 de protección de los derechos de los animales, unProyecto presentado por su precursor, Richard Martin, que iba dirigido en un principiosólo a la protección del ganado y del caballo, al ser rechazada su propuesta inicial deincluir también bajo el ámbito de protección de la ley a perros y gatos. La normamarcaría un gran hito, puesto que más tarde, en 1824, se crearía en Escocia la primeraSociedad Europea en Favor de los Animales, la Society for the Prevention of Cruelty toAnimals, que daría lugar en 1839 a la actual Royal Society for the Prevention of Crueltyto Animals -RSPCA), y en 1847 a la Vegetarian Society, siendo posteriormente otra leyde 1900 la que protegería en general al animal doméstico sin limitar la prohibición delmaltrato sólo a éste y sin necesidad de que fuese públicamente ni con alteración delorden. Más tarde un organismo consultivo independiente del gobierno británico, elFarm Animal Welfare Council (FAWC) adoptó en 1979 las cinco libertades básicas delos animales encaminadas a su bienestar32 proponiendo al gobierno las pertinentesmodificaciones legislativas. Actualmente, la Ley británica de Protección de Mamíferos Salvajes (“WildMammals Protection Act”) de 29 de febrero de 1996 castiga con pena de multa yprivación de libertad de hasta seis meses el maltrato animal, como hiciera su antecesorala “Protection of Animals Acts” de 1 de enero de 1912 que aplicaba también penas deprisión de hasta seis meses ante formas de maltrato como pegar, aterrorizar, organizar32 No sufrir molestias, no padecer hambre ni sed, no sufrir miedo niangustia, ni dolor, heridas o enfermedad, y libertad para expresar sucomportamiento natural.
  19. 19. peleas de animales, drogarlos, envenenarlos, el abandono, practicarles operaciones sinanestesia, transportarlos de forma que les cause sufrimiento, o dejarlos más de seishoras encerrados sin alimentación, castigando además al propietario que lo tolerase. Sise le llegaba a producir una lesión que obligara a sacrificarlo, debía el dueño pagar losgastos de la muerte o se le expropiaba el animal si llegaba a sobrevivir.ALEMANIA Otras legislaciones de nuestro entorno son igualmente represivas al sancionarcon penas de prisión el maltrato animal. Alemania ha ido reforzando la protección delos animales garantizando incluso desde 2002 sus derechos a nivel constitucional, yaque el art. 20 dice que “el Estado tiene la obligación de proteger los fundamentosnaturales de la vida y de los animales en el interés de futuras generaciones”, norma quese aprobó con 453 votos a favor, 19 en contra y 15 abstenciones. Históricamente los diferentes Estados alemanes tipificaron el maltrato animalcastigándolo con pena de prisión, primero el código penal de Sachsen33, yposteriormente los códigos de Bayern34, Waldeck35, Württemberg36, Prusia37, Baden38,Hamburgo39, o el código penal de 1871 ya durante la creación del Reich40. La idea eraproteger la sensibilidad el animal desde una concepción antropocéntrica que siguierontambién posteriores proyectos de legislaciones de 1913, 1919, 1925 y 1927, o el § 145bde la Ley de 26 de mayo de 1933, que castigaba el maltrato cruel y premeditado delanimal con pena de hasta seis meses de prisión o multa, o la Ley de protección de losanimales del Reich de 24 de noviembre de 1933, que introdujo el término“innecesariamente” al describir la acción de torturar o maltratar cruelmente. A partir delos años cincuenta se renovaron estas legislaciones con iniciativas como la de 14 de33 Art. 310 del código penal de 1838, castigando el maltrato animalperverso y malicioso con pena de prisión de hasta cuatro semanas omulta.34 Art. 100 del código de 10 de noviembre de 1861, castigando a quiencruelmente maltratara a un animal o se opusiera a las reglas jurídicaspara impedir el maltrato de cualquier clase a la pena de multa o dearresto de hasta ocho días.35 Castigando con cárcel de hasta seis semanas.36 Art. 55 del código penal de 2 de octubre de 1839, con arresto hastaocho días o multa.37 Art. 340-10 del código penal de 13 de mayo de 1851, con prisión hastaseis semanas, aludiendo a la cualidad pública del maltrato.38 Hasta ocho días de cárcel.39 Hasta cuatro semanas de cárcel.40 En su art. 360.13, castigando con pena de cárcel o multa exigiendotambién el carácter público del maltrato.
  20. 20. diciembre de 1961 (BT-Drs IV/85) o de 22 de septiembre de 1966 (BT –Drs V/934)41que dieron origen a la Ley de 24 de julio de 1972, vigente hasta hoy con ciertasmodificaciones, la última en julio de 2009, que asume una concepción ética basada en laresponsabilidad del hombre para con el animal. La ley especial “Tierschutzgesetz” en su§ 17 castiga “con pena de prisión de hasta tres años o multa a quien: 1.matare sin causa razonable a un animal vertebrado, 2. o a un animal vertebrado a)le causare cruelmente graves dolores o sufrimientos b)o le sometiera a ellos durante largo tiempo o de forma reiterada”. Finalidad de la ley es proteger la vida y bienestar del animal como criaturaviviente, puesto que “nadie puede sin causa razonable infligir sufrimiento, dolor o dañoa un animal” (§ 1). Su punto flaco es precisamente la integración del concepto “sincausa razonable”, que se pone siempre en relación con el interés de la persona42. En la jurisprudencia alemana encontramos hechos brutales condenados como el delLandgerichtsbezirk Osnabrück 18 Js 28/77 en que tres jóvenes meten a un gato en la bañera para intentarahogarlo. Aún vivo pero muy debilitado lo “lavan” en la lavadora, con detergente durante veinte minutos,y viendo cómo consigue sobrevivir terminan ahogándolo en la bañera; el del LandgerichtsbezirkHildesheim 14 Js 903/80, que condenó al dueño de un gato por dejarlo morir desangrado cuandoemborrachado y junto a otro que filmaba el hecho apuñaló al animal con un cuchillo de cocina. Tambiénel Landgerichtsbezirk Oldenburg 15 Js 158/81 condenó a dos cazadores aficionados que le cortaron elescroto a un perro vagabundo de tres años, y el Juzgado de Braunschweig 565/76 a quien dejó atadas atres vacas con una cadena de sólo un metro de largo a una pesada viga de madera causándoles graveslesiones. Posteriores propuestas de reforma de la ley del partido SPD (BT-Drs 13/2523),de Los Verdes (BT-Drs 13/3036) o del propio Gobierno (BR-Drs 763/96 y BT-Drs13/7015) han pretendido elevar la pena de prisión o tipificar expresamente la tentativa,que actualmente es impune, con el fin de dar coherencia en relación a la sí previsión de41 Ambas propuestas, con numerosas normas condenando con prisión y demultas, fueron tachadas de dudosa constitucionalidad ante el peligrode crear un Derecho penal desperdigado, sin propia autonomía, allídonde “el Derecho penal reclama una ley general de protección de losanimales”.42 Y que otros han querido sustituir por el término ”sin causasuficiente” (HÄNDEL, “Kritische Anmerkungen zur Novellierung desTierchutzgesetzes“, en ZRP 1993 pp. 426 ss), o “sin causa importantesostenible éticamente” (ERBEL, „Rechtschutz für Tiere. EineBestandsaufnahme anlässlich der Novellierung des Tierschutzgesetzes“,en DVBl 1986 pp. 1235 ss). Vid también sobre su naturaleza jurídicaBINDER, „Der „vernünftige Grund“ für die Tötung von Tieren“, en Nur2007 pp. 806 ss; BLUMENSTOCK, Tierschutzgesetzgebung in Europa, 1994p. 133.
  21. 21. la tentativa del delito de daños, tentativa que constituye en el ordenamiento alemán unnumerus clausus. AUSTRIA En la misma línea del país germano que dejó de considerar al animal como cosa,como reza su § 90 del código civil de 1 de septiembre de 1990, también Austria desde elaño 2000 le ha otorgado al animal un status jurídico distinto del de simple res. El § 285del código civil austriaco, vigente desde el 1 de julio de 1988 establece que “losanimales no son cosas sino que son protegidos a través de normas especiales. Lasnormas relativas a las cosas son aplicables a los animales en tanto no existadisposición al respecto”. Austria en cambio tipifica el delito de maltrato a un animal noen una ley especial sino en el propio código penal, cuyo art. 222 dispone que el quemaltratare cruelmente a un animal o le torturase innecesariamente será castigado conpena de prisión de hasta un año o multa. Igualmente será objeto de castigo quien deforma imprudente deje a un buen número de animales sin alimento o bebida o durantemucho tiempo en situaciones que les cause sufrimiento43. FRANCIA Más ambigua es la consideración jurídica del animal en Francia. Desde hacetiempo las leyes civiles prohíben al arrendador ceder al arrendatario o subarrendatario elmantenimiento del animal doméstico, siendo además la muerte o lesión del animalobjeto de compensación moral a su dueño. En 1791 Francia consideró delito elenvenenamiento de animales de propiedad ajena por perfidia o venganza o el propósitode dañarlos castigándolo con penas de hasta seis años de prisión o multa. Otra ley delmismo año castigó con pena de cárcel la acción de herir premeditadamente al ganado oa perros de guardia. Pero lo fundamental en todo caso más que la protección del animalen sí era el derecho de propiedad y productividad del dueño. Posteriormente, en 1845 secrearía la “Societé Protectrice des Animaux” a propuesta del general Grammontpromulgándose su ley de 1850 que castigó con pena de prisión o multa la acción públicay abusiva hacia un animal doméstico. La protección del animal per se no tendría lugarhasta la aparición de la “Carta del animal” en 1976 que lo definía como un “sersensible”, adquiriendo por entonces las asociaciones protectoras un papel fundamental43 Norma proveniente de un Decreto del Ministerio del Interior de 1855que castigaba a quien públicamente maltratase a un animal.
  22. 22. al erigirse en parte civil en los juicios de maltrato y ser las responsables de recoger alanimal maltratado. Actualmente Francia posee una normativa represiva de preceptosrecogidos en el código penal y otras normas también penales relativas al bienestaranimal incluidas en un Código rural. Respecto a este último, las Leyes 76/629 y 63/1143 indican que el animaldoméstico y el salvaje domesticado o en cautividad es un ser sensible y tiene derecho arecibir de su poseedor la satisfacción de sus necesidades biológicas, castigando conmulta y prisión a “los que sin necesidad, públicamente o no, ejerzan sevicias graves ocometan un acto de crueldad hacia un animal doméstico, amansado o en cautividad”.Además, y como disponen los Decretos 80/791 y 25/10/81 que las desarrollan, seprohíbe privar al animal de la alimentación adecuada a sus necesidades fisiológicas deacuerdo a su especie y edad, debiendo el poseedor preocuparse en caso de lesión oenfermedad, y procurarles el debido alojamiento tanto en su espacio y ubicación comoen el material y aclimatación. El art. 276 del Código rural define también el animal decompañía como aquel animal tenido o destinado por el hombre para su recreo. Por su parte el código penal castiga en su art. 521 con pena de cárcel o multa lassevicias graves o de carácter sexual y los actos de crueldad hacia animales domésticos,amansados o en cautividad, incluyendo el abandono, entendiendo por tales actos losrealizados de forma intencionada, con maldad y con ánimo de infligir sufrimientos. Lareforma de la ley n° 99 de 6 de enero de 1999 elevó la pena de prisión de seis meses ados años, aplicando además la pena de interdicción del animal, temporal o indefinida, ysu confiscación. El art. 654 tipifica por otra parte el maltrato también como falta o delitomenos grave y la castiga con sanción económica. Y finalmente los arts 653 y 655sancionan el atentado contra la vida de un animal, involuntario o doloso, con penas demulta. En Francia se dictó una sentencia en septiembre de 2009 que fue calificada como ejemplar alcondenar a tres años de cárcel, multa e interdicción definitiva para poseer animales a dos jóvenes quequemaron a un perro abandonado rociándole con alcohol y prendiéndole fuego en la localidad de Espira-De-L’Agly, cerca de Perpiñán, lo que le causó graves lesiones y sólo por “divertirse”. El animal seconvirtió en el primero en asistir a un juicio y en un símbolo para la justicia contra el maltrato animal. ITALIA El código penal italiano, modificado en 1993, castiga asimismo en sus arts 638 y727 con pena de prisión hasta un año o multa a quien mate o haga inservibles animalesque pertenezcan a otros, con especiales agravaciones en caso de uso de mediosespecialmente peligrosos, además de quien somete con rigor al animal o sin necesidad
  23. 23. le hace trabajar duramente o le tortura u obliga a realizar labores inapropiadas por suedad o enfermedad. También se castiga toda forma de maltrato como el abandono,organizar espectáculos donde se dañe al animal, captura o tenencia de pájaros o gatos enjaulas pequeñas, tenencia de perros con infecciones o desnutridos o dejarlos durante elverano encerrado en vehículos44. SUIZA En Suiza es la Tierschutzgesetz de 9 de marzo de 1978 la que prohíbe el maltratoa los animales. Fue el cantón de Schaffhausen en 1842 el primero en tipificar el maltratoanimal, al que siguieron otros, limitando el delito a que el maltrato no se hicieseprivadamente sino de cara al exterior, en presencia de otros. Actualmente leyesespeciales, la Tierschutzverordnung (TSchV) de 27 de mayo de 1981 y laTierschutzgesetz (TSchG) de 1978, en los arts 22 y 27, prohíben el maltrato, el descuidograve o las molestias innecesarias hacia cualquier animal, y en concreto, la muerte cruel,la acción perversa de disparar a animales domésticos, su empleo para espectáculos oanuncios cuando ello le supongan dolor o sufrimiento, dejarlos expuestos a algúnpeligro para deshacerse de ellos, la amputación o destrucción de algún miembro delcuerpo o doparlos para actividades deportivas, castigando con penas de cárcel o multa.Además se contemplan otras formas de maltrato como usar correas de sujeción quecausen dolor o sufrimiento, el no protegerlos durante el transporte del frío o calor o noaplicarles tratamiento veterinario en caso de enfermedad, cortar las garras a los gatos uotros felinos, emplear métodos impeditivos de las reacciones audibles de los animalesfrente al dolor, estimular mediante sustancias las capacidades físicas del animal con findeportivo, etc. Se establece además la obligación del poseedor de un animal deprocurarle su mayor bienestar y preocuparse por sus necesidades, obligando al poseedoro cuidador a alimentarlo y darle un adecuado alojamiento. La ley prohíbe infligir a unanimal de manera injustificada dolor, sufrimiento, daño o miedo. La Tierschutzgesetzadopta una teoría de protección de intereses en la que los animales carecen de derechos44 Italia contempla desde antiguo el castigo con pena de prisión delmaltrato animal. La primera ley se remonta a 1849, el Reglamento dePolicía de Toscana, que castigaba el ensañamiento contra los animalesdomésticos, al que le siguió el código penal de 1890, que eliminó lacualidad de doméstico y su necesaria realización en lugares públicosque había previsto una ley anterior de 1859, castigando elensañamiento o el maltrato innecesario contra los animales o lasmolestias especialmente graves, basándose en que la tortura a losanimales endurece a los hombres y les incita al crimen.
  24. 24. subjetivos pero se garantiza su integridad física y psíquica y su vida de manera absolutapor razones éticas y constitucionales, aunque limitada básicamente a los animalesvertebrados. Suiza cuenta además con Líneas jurídicas y normas de información del gobiernopara veterinarios (VET), normas administrativas de interpretación de indirecto efectojurídico sobre el ciudadano. Pero a diferencia de sus países vecinos, considera cosa alanimal, objeto de dominio y disposición del hombre, una idea contrapuesta a lasensibilidad y costumbres de la sociedad, pero que no ha encontrado respaldo legal enlas últimas iniciativas políticas de mejora del status del animal llevadas a cabo en agostoy noviembre de 2000. Pese a ello el art. 120 de la Constitución suiza de 1992 garantizala dignidad del animal, al que denomina criatura, obligando al gobierno a dictar normasde protección de animales, plantas y en general del medio ambiente45. GRECIA En Grecia fue una Ley 1197 de 3 de septiembre de 1981 la que castigó con penade prisión y multa al que matase a un animal, lo torturase o maltratase o lo expusiera aun peligro o abandonase, protegiendo especialmente a los animales domésticos, decarga o trabajo, estableciendo la obligación del poseedor de alimentarlos debidamente yalojarlos de forma cómoda, sana y natural. PORTUGAL En Portugal, Leyes como la 5650 de 10 de mayo de 1919, de violencia contra losanimales, considera delito utilizar para el trabajo animales enfermos, lesionados oagotados, así como toda forma de maltrato. Son destacables además otras normas comoel Decreto 11069 de 11 de septiembre de 1925, de protección de los animales de carga otrabajo contra el maltrato, o el Decreto 15355 de 11 de abril de 1928, de prohibición delas corridas de toros. PAÍSES BAJOS Los Países Bajos cuentan asimismo con leyes protectoras de animales queprohíben su muerte innecesaria, mutilación y la causación de dolores o sufrimientos45 BOLLIGER, Europäisches Tierschutzrecht. Tierschutzbestimmungen derEuropäischen Union und des Europarats (mit einer ergänzendenDarstellung der Schweizer Rechtslage), cit, pp. 14 ss; GREVEN, DieTierhaltung aus strafrechtlicher Sicht, 1998 pp. 255.
  25. 25. gratuitos. De este modo una ley belga de 1986 estableció la necesidad de satisfacer lasnecesidades fisiológicas y etiológicas del animal, cuidar su estado de salud, sucrecimiento, domesticación y adaptación, sin limitar su capacidad de movimiento hastael punto de producirles dolor, sufrimiento o daños, aun cuando tenga que estarencerrado o atado. Por su parte Holanda, a partir de una Ley para la salud y bienestar delos animales de 1911, o Luxemburgo, con una Ley para la protección de la vida ybienestar de los animales, de 15 de marzo de 1983, establecen normas precisas sobreintervenciones corporales, muerte, alojamiento, criaderos, transportes y utilización enluchas con apuestas. PAÍSES ESCANDINAVOS Los países escandinavos son igualmente contundentes en la protección delanimal contra toda forma de sufrimiento o daños innecesarios. Suecia prevé pena decárcel de hasta un año o multa conforme a dos leyes de protección de animales de 1988,provenientes de una ley anterior de 1944, relativa al cuidado y tratamiento de animalesdomésticos y otros mantenidos en cautividad. Actualmente la ley protege al animal detoda forma de daño o sufrimiento innecesarios, debiendo ser alimentado adecuadamentey procurado un espacio suficiente para su alojamiento, que gozará además de la debidahigiene. A los animales de carga o trabajo se les cuidará proporcionándoles un estado desalud que les permita comportarse de forma natural, con la suficiente capacidad demovimiento. De ello se ocupa además la Agencia sueca de Bienestar Animal, enfuncionamiento desde 2004. Por otro lado, la legislación noruega, desde una Ley de 20 de diciembre de 1974,en vigor desde 1977, puso su acento además en la necesidad de respetar el instintonatural del animal para no ponerlo en peligro de sufrir innecesariamente, debiendogozar de un alojamiento con espacio, temperatura, luz y aire suficientes según suespecie así como de alimentación adecuada. También la ley finlandesa de 15 dediciembre de 1971 protege al animal de todo sufrimiento innecesario, recalcando lanecesidad de un alojamiento grande, tranquilo, luminoso, limpio y adecuado a los finesdel animal, y de su protección contra el frío, la humedad o el calor excesivo. Imponeademás como pena por maltrato la privación de animales, de todas o de algunasespecies, de forma indefinida o temporal. Finalmente, una ley danesa de 6 de junio de1991 prohíbe toda forma de maltrato al animal e impone también al maltratadorcondenado la pena de inhabilitación. La ley castiga como las anteriores el daño o
  26. 26. sufrimiento innecesarios del animal o las molestias significativas e impone la necesidadde la inspección del animal al menos anualmente. También el Código civil general deDinamarca de 1866 dedica un capítulo a la destrucción y daño a la propiedad y almaltrato al animal.2.3. La protección penal de los animales2.3.1. Los animales como valor patrimonial y cinegético La amplia y progresiva incorporación al código penal español del medioambiente y sus marcados tintes ecocéntricos no vinculados necesariamente alcomponente humano no ha hecho desaparecer el carácter instrumental que aún posee elanimal, o ciertos animales, para el Derecho penal, bien por el peligro que puedarepresentar para bienes jurídicos personales, o bien por su valor económico opatrimonial de sustento familiar o de comercio, que ha hecho necesario protegerloscomo intereses básicos para la convivencia humana o para regular la convivencia entrehombres y animales. No es esta rama del Derecho, por su subsidiariedad frente a otras opor su carácter de ultima ratio, la más adecuada para ocuparse del animal en sí mismocomo su ámbito propio, siendo su regulación aún puntual y profusa. El animal, como cosa mueble sujeta al dominio ajeno, es objeto material de losdelitos contra el patrimonio, hurtos, robos (arts 234 ss) o daños, siendo un tipo agravadode daño a la propiedad ajena la infección o contagio de ganado46 poniendo en contactopor ejemplo animales enfermos con animales sanos durante períodos de inmovilizaciónde ganado por epidemias. En estas normas la vida del animal no es objeto de proteccióndirecta y su titularidad como bien mueble permite incluso su destrucción por el dueño,salvando los procedimientos de crueldad inadmisible. En los delitos patrimoniales quetienen por objeto un animal la merma del caudal económico del dueño por apropiación odestrucción de un tercero se traducirá en una pérdida del valor económico del animal,que será el valor objetivo medio de mercado, por mucho que sea mayor el daño afectivocuando se trate por ejemplo de un animal de compañía47. Además, el animal, ya sea como instrumento de comisión de un delito, o comosujeto pasivo del mismo a veces de relevante valor, es protegido directa o46 Actual art. 264.1.2, con la reforma de la Ley Orgánica 5/2010 pasa aser el art. 263.2.2.47 PÉREZ MONGUIÓ/RUIZ RODRÍGUEZ/SÁNCHEZ GONZÁLEZ, Los animales comoagentes y víctimas de daños, 2008 pp. 162 ss.
  27. 27. indirectamente por numerosos preceptos penales relativos al medio ambiente. Algunasconductas caen bajo prohibiciones generales, por ejemplo verter animales muertos acausa de graves enfermedades en un río con capacidad para afectar a la fauna propia delcaudal fluvial, o incluso emisión de ruidos de perros o aves en entornos urbanos porencima de los niveles permitidos que pueda hacer peligrar la salud de las personas (art.325), o dañar mediante el uso de ganado elementos definidores de un espacio naturalprotegido (art. 330)48. Otras veces la protección se hace depender de la especie enconcreto a proteger: fauna no autóctona (art. 333), especie amenazada frente a su caza opesca ilegal (art. 334.1), especie o subespecie en peligro de extinción (art. 334.2),especie no amenazada frente a la caza o pesca ilegal cuando ello esté expresamenteprohibido por las normas específicas (art. 335.1), o cuando la caza tenga lugar enterrenos públicos o privados ajenos sometidos a régimen cinegético especial sin eldebido permiso del titular (art. 335.2), o cuando se produzcan graves daños alpatrimonio cinegético de un terreno sometido a régimen cinegético especial (art. 335.3),o cuando se actúe en grupo de tres o más personas o utilizando artes o mediosprohibidos legal o reglamentariamente (art. 335.4), o finalmente cuando la caza o pescase realice con medios de gran eficacia destructiva o causando un daño de notoriaimportancia (art. 336).2.3.2. El animal como objeto de maltrato o abandono Fueron las organizaciones ecologistas las que hace algunos años comenzaron areclamar el castigo con penas privativas de libertad para toda forma de maltrato aanimales, a su abandono, así como su extensión a todas las especies, incluyendo toros,aves de cetrería y especies exóticas o silvestres, hasta llegar a una actual demanda socialde prohibición terminante de corridas de toros y otros espectáculos donde se maltratenanimales, como ha ocurrido en Cataluña como la Plataforma ciudadana Prou! y laIniciativa Legislativa Popular de abolición de la fiesta taurina, rechazando el Parlamentocatalán en diciembre de 2009 las Enmiendas a su totalidad. El fracaso e ineficacia del Derecho administrativo en la protección de losanimales, más en la aplicación de sus normas que en su contenido, hizo plantear laintervención penal sobre el bien jurídico digno de tutelar, que ha oscilado entre laprotección del animal y sus derechos, un bien jurídico referente a la persona y a sus48 PÉREZ MONGUIÓ/RUIZ RODRÍGUEZ/SÁNCHEZ GONZÁLEZ, Los animales comoagentes y víctimas de daños, ibidem.
  28. 28. derechos a que se respeten los animales y a no verlos sufrir, una sensibilidad ybenevolencia para con ellos, o una especial relación socio-afectiva que tendría elhumano con los animales más cercanos o afines a él. En esta línea, desde 1980, losAnteproyectos y Proyectos del código penal exigían en la falta de maltrato cruel que sehiciese “ofendiendo los sentimientos de los presentes”, elemento que fue puesto en telade juicio en el Proyecto de 1992 y aplicado más bien a toda forma de maltrato enespectáculos públicos no autorizados, requisito que con reservas en la doctrina no seconsidera necesario en la redacción actual de la falta del art. 632 para el maltrato cruelde animales domésticos. En el código penal vigente son “los intereses generales” elbien jurídico común a las diferentes faltas penales comprendidas en el Título III delLibro III (arts 629-632). Junto al maltrato cruel de animales, el abandono de animaldoméstico y la suelta de animal feroz o dañino se contemplan infracciones tan distintascomo la expendición de moneda falsa, abandono de jeringuillas o la destrucción leve deespecies de floras amenazadas. Por tan amplia expresión no puede más que entenderselos “objetos que el ser humano necesita para su libre autorrealización” en la vidasocial, aquellos valores latentes en la sociedad no individualizables en sí pero conrepercusiones indirectas sobre los individuos que requieren de una especial protecciónporque sus ataques puedan suponer un desequilibrio en el proceso de comunicación einteracción social49. Por estas razones y si bien la falta de maltrato cruel, presente ya en el códigopenal de 1995, protegía al animal en conexión con los intereses humanos, latransformación producida en 2003 supuso un cambio absoluto de posicióncomplementando la falta de maltrato con la falta de abandono y tipificando el delito demaltrato, desvinculando ambas infracciones de cualquier clase de actividad humana yconcediendo al animal un ámbito propio de tutela. La protección del animal y sobretodo del animal doméstico dejaría de ser un fiel reflejo de un interés humano individualo de intereses generales para la existencia humana. Será cada tipo penal relacionado conlos animales el que permita identificar en mayor o menor medida si son los intereseshumanos quienes están detrás de la tutela del animal o sería posible identificar un bien49 ROBLES PLANAS, “Las faltas contra los intereses generales en elcódigo penal. (A la vez, una contribución al análisis dogmático de lasfaltas en Derecho penal)”, en Actualidad penal 1996, pp. 700 ss, afavor de otra terminología más precisa del bien jurídico como “valoressociales” o “sentimientos colectivos”.
  29. 29. jurídico exclusivamente referido al animal.3. El tratamiento penal de los animales3.1.El delito de maltrato de animales domésticos (art. 337) Los que maltrataren con ensañamiento e injustificadamente a animalesdomésticos causándoles la muerte o provocándoles lesiones que produzcan ungrave menoscabo físico. Prisión de 3 meses a 1 año e inhabilitación especial de 1 a 3 años para elejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales50. 3.1.1. Su origen La Ley Orgánica 15/2003 reformó los arts 337 y 632, tipificando por vezprimera el delito de maltrato de animales domésticos y modificando la redacción de lafalta de maltrato, añadiéndose también por mor de una Enmienda de la mayoríaparlamentaria la falta de abandono del art 631. La idea era tipificar como delito elmaltrato grave en términos objetivos (por el daño causado) y subjetivos (por la especialcrueldad) y como falta el maltrato grave sólo en términos subjetivos, aunque existierondiferentes Enmiendas que pretendieron una protección más amplia de los animalesdistinta a la que finalmente resultó aprobada, como la del Grupo ParlamentarioSocialista con la siguiente redacción51: “Los que maltrataren cruelmente a los animales domésticos o amansados serán castigados conla pena de arresto de siete a doce fines de semana o multa de cuatro a doce meses e inhabilitaciónespecial de seis meses a cuatro años para ser propietario, poseedor o tener a su cuidado cualquieranimal. La misma pena se impondrá a quienes maltrataren cruelmente a cualquier animal enespectáculos o actividades no autorizados legalmente o promuevan la celebración de dichosespectáculos. Si con el maltrato se causare a los animales graves padecimientos que les comporten lamuerte o un grave menoscabo físico, se impondrá la pena de seis meses a un año de prisión y multa dedoce a veinticuatro meses e inhabilitación especial de dos a seis años para ser propietario, poseedor otener a su cuidado a cualquier animal. El juez o Tribunal podrá acordar, además de las penas previstas50 Con la reforma por LO 5/2010 queda redactado como sigue: “El que porcualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a unanimal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones quemenoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tresmeses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres añospara el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relacióncon los animales” (se resalta en negrita lo nuevo). Desaparece elelemento del ensañamiento, por su dificultad probatoria.51 SALÀS DARROCHA, El maltrato de animales en el Código penal: L.O.15/2003 de 25 de noviembre”, en BIB 2004/1335. p. 5.
  30. 30. en el apartado anterior, algunas de las medidas previstas en las letras a) o e) del art. 129 de esteCódigo”. A ello se acompañaron Enmiendas del Grupo Parlamentario Catalán deintroducir además del art. 337 sendos arts 337 bis y ter en el siguiente sentido: “Los que maltrataren a animales domésticos o a los que no siendo domésticos estuviesenprotegidos por la legislación estatal aplicable o los Convenios internacionales, fuera de los supuestoslegalmente autorizados, causándoles la muerte o provocándoles lesiones que produzcan un gravemenoscabo físico, serán castigados con la pena de multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio dela comunidad de tres a doce meses. Cuando en el maltrato mediare ensañamiento, especial crueldad,publicidad o difusión del mismo, o bien se desarrollara mediante espectáculos no autorizados, serácastigado con la pena de prisión de tres meses a un año, multa de seis a doce meses e inhabilitaciónespecial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con losanimales”. “1. Las personas que organicen combates de perros serán castigadas con la pena de multa decuatro a doce meses y con la de inhabilitación especial de seis a dos años para el ejercicio de cualquierprofesión, oficio o actividad comercial que tenga relación con los animales, además de la prohibición deposeer animales domésticos o de tenerlos a su cargo. 2. Las personas que participen o colaboren en losactos a que hace referencia el apartado 1 serán castigadas con la pena de grado inferior”. “Los que abandonen a animales domésticos o a los que no siendo domésticos estuvierenprotegidos por la legislación estatal o por los Convenios internacionales, y de cuya acción pudiesederivarse sufrimiento, maltrato o muerte del animal, serán castigados con la pena de multa de seis adoce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de tres a doce meses”. Tampoco se tuvo en cuenta una Propuesta de 2003 de la Junta de Fiscales de laSala del Tribunal Supremo de sustituir la pena de prisión por trabajo en beneficio de lacomunidad o de multa de acuerdo a la conducta realizada. Propuesta compartida por elGrupo Mixto que defendía la pena de arresto de ocho a veinticuatro fines de semana,por el Grupo Vasco, que aconsejaba la multa a fin de evitar que “matar o lesionar a ungato o a un canario pueda ser sancionado con pena más grave que causar a unapersona lesiones del art. 147.2 del Código penal”, desproporción que sólo podrá sercompensada en caso de reparación voluntaria del daño por aplicación del art. 340 CP. La reforma del art. 337 entró en vigor en 2004 después de dos años de campañade las asociaciones de defensa de los animales que presentaron propuestas en elCongreso que contaron con el apoyo del PSOE, Izquierda Unida y CiU y con lareticencia del PP y PNV. Posteriormente, un Proyecto de Ley 121/000119 de 15 de enero de 2007 de reforma del Códigopenal castigaba como delito de maltrato con la misma pena que el actual art. 337 a ”los que directamenteo a través de espectáculos no autorizados legalmente, maltrataren con ensañamiento e injustificadamentea animales domésticos, causándoles la muerte o provocándoles lesiones que produzcan un gravemenoscabo físico”. Se mantenía la misma pena pese a que se pedía su endurecimiento dado que la actualpena de prisión máxima de un año da lugar en la mayoría de los casos a su suspensión ante la falta decondenas anteriores o a su sustitución por multa. Y respecto a la inhabilitación especial no muchadificultad puede encontrar el maltratador del animal, veterinario, criador o ganadero en burlar la leyponiendo por ejemplo la clínica o explotación a nombre de otro, teniendo en cuenta además que no se hacontemplado la inhabilitación especial para la tenencia de animales, a no ser que se imponga como penaprincipal privativa de “otro derecho” a tenor de lo dispuesto en el art. 39b) y en el art. 45 CP, o bien comopena accesoria según el art. 56 CO52. Incluso en caso de sustitución por multa la responsabilidad personal52 MUÑOZ LORENTE, “Los delitos relativos a la flora, fauna y animalesdomésticos: o de cómo no legislar en Derecho Penal y cómo no incurrir
  31. 31. subsidiaria por impago puede dar lugar a la suspensión de la pena de prisión inicialmente sustituida, o a laprescripción de la misma sin haberla pagado. La pena de trabajo en beneficio de la comunidad previstacomo alternativa en la falta de maltrato apenas encuentra tampoco aplicación práctica por poco rentablesocialmente y requerir el consentimiento del penado. De ahí que aunque el Proyecto de Ley de 2007mantuvo la misma pena, ello dotaba a la norma de una función simbólica que justifica según un sectordoctrinal que deba quedar reducida al ámbito administrativo. Por su parte el Anteproyecto de Códigopenal de 14 de noviembre de 2008 dejaba intacta la regulación actual. Y también el Proyecto de Ley121/000052 de 27 de noviembre de 2009. Sin embargo la LO 5/2010 terminó dándole la redacciónindicada en la nota 50, que estará en vigor en el año 2011. 3.1.2.Bien jurídico La cuestión de la naturaleza del bien jurídico lesionado en el delito de maltrato aun animal doméstico ha sido bastante discutida. Al respecto existen varias posiciones:su calificación como delitos medioambientales, su consideración como un delito contrala naturaleza, como un delito contra los intereses generales, como un delito contra lossentimientos humanos de no ver sufrir a un animal, como un delito contra la relaciónsocio-afectiva que existe entre los hombres y los animales, o como un delito inclusocontra la vida e integridad física del animal como bien jurídico autónomo, no faltandotampoco partidarios que piensan que el delito carece propiamente de bien jurídico. 1-De forma minoritaria se considera el delito de maltrato al animal como undelito contra el medio ambiente o contra la naturaleza en la medida en que los animalesforman parte de ella. Y ello porque el legislador habría dado un cambio en laorientación del medio ambiente incluyendo ahora a los animales domésticos, en tanto lanorma del art. 337 se ubicó finalmente en el capítulo IV (“De los delitos relativos a laflora, fauna y animales domésticos”) del Título XVI (“De los delitos relativos a laordenación del territorio y la protección del patrimonio histórico y del medioambiente”), lo que dejaría entrever un bien jurídico de referente antropocéntrico que loentendería, indicaba HIGUERA GUIMERÁ53 como el “conjunto de obligaciones decarácter bioético que tiene el hombre para con los animales, conjunto de obligacioneso deberes en el sentido de tratar a los mismos con benevolencia y no maltratarlos, nien despropósitos jurídicos”, en Revista de Derecho penal yCriminología, 2007 p. 358. En ese sentido, una sentencia del Juzgado de Instrucción nº 4 deGranada de diciembre de 2009 decidió retirar la custodia del perro asu dueño que reiteradamente lo golpeaba cuando fue sorprendido dándoleuna brutal paliza, aparte de condenarle a una multa.53 En QUINTERO OLIVARES/MORALES PRATS, Comentarios al nuevo Código penal2004; MORIÉ, Das Vergehen der Tierquälerei. Eine strafrechtlicheUntersuchung zu § 17 T über bes. Berücksichtigungstaatsanwaltsschaftlicher und gerichtlicher Strafakten ausNiedersachsen in den Jahren 1974-1981, 1984.
  32. 32. física ni psíquicamente ni menos aún matarlos o exterminarlos con crueldad einjustificadamente”. Ello además por una concepción constitucional del Derecho penal(arts 10 y 45) según la cual el respeto, la protección y el bienestar de los animalesformarían parte de una inquietud humana dirigida a preservar la naturaleza y el medioambiente54. Como delito contra el medio ambiente y como un delito de peligro lo consideraigualmente en la doctrina alemana WIEGAND55, para quien la norma lejos de ubicarseen una ley especial, como sucede en su país, debería estar tipificada en el código penal,afirmando que “se pone en peligro el medio ambiente cuando se daña la integridadfísica o psíquica del animal al matarlo o maltratarlo cruelmente”, constituyéndosecomo un delito contra el animal como parte de la naturaleza y contra el medio ambiente. Según esta opinión se trata de un aspecto concreto y racional de la realidad queentiende el medio ambiente en un doble sentido: -como peligro al medio ambiente, en el sentido de que en tanto el desarrollo dela técnica ha permitido una cada vez mayor explotación de la naturaleza, sería ésta ensus distintos componentes, también el mundo animal, como presupuesto para laexistencia humana la que sería puesta en peligro. -como daño a la incolumidad de los animales en su aspecto físico y psíquico,como consecuencia de la acción de poner en peligro el medio ambiente. Contra esta consideración del bien jurídico como un delito contra el medioambiente o contra la naturaleza se objeta que no casa bien, como indica MUÑOZLORENTE56, con la nueva redacción de la rúbrica del capítulo IV del Título XVI queincluye precisamente a los animales domésticos de una manera expresa. Que además elDerecho penal español ha protegido el medio ambiente en sus diferentes formas deaparición y siguiendo una posición moderadamente ecocéntrica, puesto que en el TítuloXVI se agrupan delitos de muy distinta naturaleza, ordenación del territorio, patrimonio54 SALÀS DARROCHA, “El maltrato de animales en el Código penal: L.O.15/2003 de 25 de noviembre”, en BIB 2004/1335, p. 355 Vid en MORIÉ, op. cit. p. 186; GREVEN, op. cit. P. 237; RÖCKLE,Probleme und Entwicklungstendenzen des strafrechtlichen Tierschutzes,1996 p. 88.56 MUÑOZ LORENTE: “Algunos aspectos sobre la reforma de los delitosrelativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos”,en www.vlex.com/vid/323924, y “Los delitos relativos a la flora, faunay animales domésticos: o de cómo no legislar en Derecho Penal y cómono incurrir en despropósitos jurídicos”, en Revista de Derecho penal yCriminología, 2007 pp. 309-363.
  33. 33. histórico o el delito ecológico57. Pero la colocación del delito de maltrato al animaldoméstico dentro de los delitos contra la protección de la flora y la fauna se ha tachadode dislate y de poco acierto en cuanto que si bien la protección se realiza en tanto ciertasespecies de fauna silvestre forman parte de la diversidad biológica y del equilibrio delos ecosistemas naturales, el art. 337 circunscribe su tutela al animal doméstico comosujeto pasivo de un maltrato, y que incluso los intereses medioambientales puedencaminar en ocasiones en sentido contrario al bienestar de algunos animales en la medidaen que el restablecimiento de un ecosistema puede aconsejar el sacrificio masivo dealguno de ellos58. Sin embargo, a pesar de la heterogeneidad del contenido del Título XVI, laconsideración del delito de maltrato a un animal doméstico como un delito contra elmedio ambiente se compadece de todos modos mejor con la regulación penal españolaque con otras legislaciones europeas como la germana, en la que el legislador ha optadopor tipificarlo en una ley penal especial, la Ley de protección de los animales (TSchG),sin que el maltrato de los animales aparezca en ningún precepto del código penal,puesto que en la legislación germana el delito de maltrato al animal desapareció delcódigo penal en 1933 pero tampoco se contempló dentro de la ley de protección delmedio ambiente59. 2.En segundo lugar, el delito de maltrato a un animal doméstico se haconsiderado un delito contra los intereses generales, un bien jurídico que se haconfigurado de diferentes formas: unas veces ha sido entendido como “medio, portadory productor de valores culturales”60; otras veces como el derecho de los demás hombresa que “se protejan sus sentimientos de no ver sufrir al animal”61 conforme a las buenas57 Cuya rúbrica se ha visto ampliada en su redacción por LO 5/2010: “Delos delitos relativos a la ordenación del territorio y el urbanismo,la protección del patrimonio histórico y el medio ambiente”.58 HAVA GARCÍA, La tutela penal de los animales 2009 p. 114.59 Más afín a un delito medioambiental tiene en la legislación suiza alhallarse ubicado dentro de una Ley de protección de la naturaleza(BnatSchG).60 LORZ, MORIÉ, op. cit., ibidem; SERRANO TÁRRAGA, “El maltrato deanimales en el código penal”, en La Ley 2005.61 RÍOS CORBACHO, “Los animales como posibles sujetos del Derecho penal.Algunas referencias sobre los artículos 631 (suelta de animalesferoces o dañinos) y 632 (malos tratos crueles) del código penalespañol”, cit. p. 20; ARMENTEROS LEÓN, Las faltas: Derecho sustantivoy procesal. Comentario y jurisprudencia, 2007, p. 251; SERRANOTÁRRAGA, RODRÍGUEZ DEVESA y ROCA AGAPITO, “el titular del bienjurídico no es el animal, sino que es el hombre lesionado en sus
  34. 34. costumbres y al sentimiento jurídico que exigirían del Estado la imposición de penasgraves para acciones que fuesen contra estos valores; en otras ocasiones se ha entendidocomo el interés en el “mantenimiento de la paz de los ciudadanos” como función socialque vendría a cumplir la norma de prohibición del maltrato animal62; o por último como“seguridad ciudadana” en el sentido de que la vida y el bienestar del animal sonprotegidos sólo si ello se pone en relación con los intereses del hombre en el casoparticular, y en la medida en que la relación del hombre con el animal por motivoséticos haya de llevar a la protección de éstos63. En “esta relación especial que se produce entre lo humano y el animal” haencontrado RUIZ RODRÍGUEZ64 el bien jurídico protegido en el art. 337, en tanto ellegislador ha introducido el referente humano situando como objeto material de laacción de maltrato sólo a los animales domésticos, a fin de excluir de la prohibiciónciertas actividades especiales o bien para facilitar la identificación de su objeto. Segúneste autor debe rechazarse como bien jurídico protegido en el art. 337 tanto el valorpatrimonial del animal, en cuanto lo puede cometer el mismo dueño, como su propiavida o integridad física, pues de lo contrario no habría razón para haber previsto elelemento del ensañamiento, así como igualmente la ofensa a los sentimientos humanos,que haría absurda la distinción entre animales domésticos y no domésticos y el diferentetratamiento que se daría por ejemplo a un proceso de desangrado lento y doloroso de uncerdo durante su matanza que al uso de ensañamiento con un animal fiero. En estesentido los animales domésticos, sobre todo los de compañía, están sujetos a una ampliareglamentación y a una mayor protección jurídica, no basadas en la necesidad deconservación de la especie sino en que reciban del hombre un trato digno. En cambio,los animales no domésticos reciben sólo protección como partes de una especie que porsus características o razones de subsistencia merecen un amparo legal globalfundamentado en motivos principalmente ecológicos. Desde este punto de vista, elsentimientos por presenciar los malos tratos”, en PÉREZ MONGUIÓ/RUIZRODRÍGUEZ/SÁNCHEZ GONZÁLEZ, Los animales como agentes y víctimas dedaños, 2008 p. 185. También GIESE/KAHLER, en MORIÉ, ibidem.62 AMELUNG, en RÖCKLE, Probleme und Entwicklungstendenzen desstrafrechtlichen Tierschutzes, 1996 p. 90.63 RÖCKLE, Probleme und Entwicklungstendenzen des strafrechtlichenTierschutzes, 1996 p. 95.64 PÉREZ MONGUIÓ/RUIZ RODRÍGUEZ/SÁNCHEZ GONZÁLEZ, Los animales comoagentes y víctimas de daños, 2008 p. 187.
  35. 35. abandono y el maltrato partirían de la misma raíz: “la creación y quiebra de un vínculointenso, con naturaleza legal aunque no necesariamente afectivo, entre el humano y elanimal. Este vínculo puede ser objeto de mayor atención por parte del ordenamiento yel castigo con penas del abandono y el maltrato se fundamenta, no en la infracción dedeberes, sino en la lesión de la relación social reforzada que se crea entre los humanosy algunos animales, que obliga a aquéllos a tratar de forma justa, acorde con elderecho, a éstos”. Un vínculo además no personal como el que media entre humanos,sino genérico, que castiga a todo maltratador de animales por igual, con independenciade la existencia de obligaciones personales de mayor cuidado. Se trata de un componente humano que haría del bien jurídico del delito del art.337 un bien jurídico de naturaleza híbrida pero de referente antropocéntrico que loentendería como el conjunto de obligaciones de carácter bioético que tiene el hombrepara con los animales. Además, en las faltas que tienen por objeto un animal, aunque enmenor medida, sigue estando presente el componente humano por cuanto son esos“intereses generales”, definidos como aquellos “objetos que el ser humano necesitapara su libre autorrealización” en la vida social, el bien jurídico común a las diferentesfaltas penales comprendidas en el Título III del Libro III, donde no sólo se tipifican lafalta de maltrato cruel y la falta de abandono del animal doméstico, sino otras biendiferentes como la de dejar suelto a un animal feroz o dañino o el ataque leve contraespecies de floras amenazadas. Según esta concepción pietista del bien jurídico el maltrato animal causaría unsentimiento colectivo de compasión, de indignación de los demás frente a tales actos. Yen esa línea el art. 685 del Proyecto de Código penal de 1980 y el Anteproyecto de 1983castigaban como falta con pena de multa a los que “maltrataren cruelmente a losanimales, con ofensa de los sentimientos de los presentes”. También en el Derechocomparado el sistema penal italiano tipifica el maltrato de animales entre lascontravenciones de policía contra la moralidad pública, protegiéndose el sentimiento depiedad hacia los animales como seres capaces de sufrir, intentando evitar actos decrueldad que acostumbren al hombre a la dureza y a la insensibilidad frente al dolorajeno65, y de forma contraria por ejemplo a la evolución histórica de la ley de protecciónde los animales desarrollada en Alemania, donde después de que a principios de 1871sólo fuese protegido un bien jurídico relativo a un sentimiento de compasión del hombre65 SERRANO TÁRRAGA: “El maltrato de animales en el código penal”, en LaLey 2005 p. 2.

×